ro

.

LA INTERPRETACIÓN
EN LOS CONTRATOS
CON CLÁUSULAS
PREDISPUESTAS

.

Bogotá . BENÍTEZ CAORCI LA INTERPRETACIÓN EN LOS CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS EDITORIAL TEMIS S.Colombia 2002 . A. JUAN J.

la fotocopia de un libro (o de parte de este) protegido por derecho de autor (copyright) es ilícita. los correctores. en un primer momento. En un segundo momento. O Juan J. Esta edición y sus características gráficas son propiedad de Editorial Temis S. eolltorial@terriis. por medio de cualquier proceso. 2002 O Editorial Temis A.co Hecho el depósito que e. los ilustradores) solo se recuperan sí las ventas alcanzan determinado número de ejemplares. comprendidos la reprografía y el tratamiento informático.clispone a coger la última flor de esa especie. sin la autorización escrita de los titulares del copyright. LII3R0 CIENTÍFICO MUERA El libro científico es un organismo que se basa en un delicado equilibrio. De conformidad con la ley colombiana. . es delito. quien de cualquier modo fomenta esta práctica. los redactores. 17-854ogotá. C. S. La fotocopia no solo es ilícita. ISBN: 958-35-0402-5 2039 200200101300 Queda prohibida la reproducción parcial o total de este li- bro. D. Benítez Caorei. elimina de raíz la posibi- lidad económica de producir nuevos libros. 2* Calle 171W619-46:7Bagotá. C. sino que amenaza la supervivencia de un modo de transmitir la ciencia. sino que particularmente se encuentra en la situación de quien recoge una flor de una especie protegida. Los elevados costos iniciales (las horas de trabajo que requieren el autor. A. La fotocopia. D. y tal vez_sep..com.acige la ley. Por consiguiente. sobre todo científicos. toda fotocopia que burle la compra de un libro. reduce las ventas y por este motivo contribuye al aumento del precio. quien pone a disposición los medios para fotoco- piar. Impreso en Editorial Nomos. Quien fotocopia un libro. Carrera 39B. núm. A. no solo se alza contra la ley. ANTES QUE El.

A Leticia. la razón de mi vida .

.

Interpretación circunstanciada vs. CONSIDERACIONES PREVIAS 1 CAPÍTULO II LA INTERPRETACIÓN CONTRACTUAL EN GENERAL 5 CAPÍTULO III LA INTERPRETACIÓN EN EL ÁMBITO DEL DERECHO DE CONSUMO 1. La interpretación de términos técnicos 24 8. ÍNDICE GENERAL CAPÍTULO I PÁG. Fases requeridas 13 4. Habitualidad de la interpretación 16 5. Particularidades 11 2. Falta de participación 11 3. interpretación típica 20 7. Prevalencia de la interpretación objetiva 17 6. Principio de la confianza 25 .

Re- misión 43 CAPITULO VI INTERPRETACIÓN "CONTRA PROFERENTEM" O PRO CONSUMIDOR 12. La interpretación como actividad productiva 52 16. Consideraciones afines 71 21. Desmitificación del aforismo "in claris non fit interpretatio" 55 17. Función y presupuestos 74 A) Cláusulas ilegibles 75 B) Cláusulas incomprensibles 75 C) Cláusulas ambiguas 76 . NUMERAL 2 29 CAPITULO V REGLAS DE INTERPRETACIÓN AUTÉNTICAS EN EL DERECHO DE CONSUMO 9. Aclar»ación previa 35 10. Segunda posibilidad: texto ambiguo 58 19. Ilusoria contradicción 39 11. Genuina significación más favorable 51 14. defensa de la autonomía privada. Primera posiblidad: texto cierto 55 18. Críticas a la interpretación "contra proferentem" a la inversa 61 20. Crítica a la clásica concepción 45 13. EL ARTÍCULO 13.X ÍNDICE GENERAL Capítulo IV PÁG. Regla de la prevalencia. Viabilidad 52 15.

Límites a la integración interpretativa 121 37. 22. Funcionamiento 81 23. Cláusulas salvatorias 123 . Cláusula negociada Mi:losa 91 CAPÍTULO VIII REGLA DE LA CLÁUSULA MÁS RELEVANTE O IMPORTANTE 28. Solución propuesta 97 CAPÍTULO IX INTEGRACIÓN INTERPRETATIVA 32. Críticas a la integración interpretativa 112 35. Errónea aplicación 96 31. ÍNDICE GENERAL XI CAPÍTULO VII REGLA DE LA PREVALENCIA DE LAS CLÁUSULAS NEGOCIADAS SOBRE LAS CLÁUSULAS PREDISPUESTAS PÁG. Interacción entre la integración interpretativa y el derecho dis- positivo 117 36. Consideraciones preliminares 93 29. Preocupaciones para tener en cuenta 87 26. Regla de la prevalencia y resultado más favorable 85 25. Distinción de la integración interpretativa con figuras afines 109 34. ¿Verdadero arquetipo interpretativo? 82 24. Posibles causas de la contradicción 95 30. Noción de negociaciones 88 27. Consideraciones sumarias 101 33.

INTERPRETACIÓN RESTRICTIVA DE LAS CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 125 CAPÍTULO XI SITUACIÓN EN COLOMBIA 127 Bibliografía 131 . XII ÍNDICE GENERAL CAPÍTULO X PÁG.

a fin de cumplir con la tan célebre máxima de LACOR- DAIRE de que "entre elluerte y el débil. . para así poder aplicar sus clau- sulados contractuales a los consumidores. 1995. en- trada en vigencia dé la ley 17250. El derecho de consumo se presenta como un abanico de los más variopintos institutos jurídicos —entre ellos sobresalen la obli- gatoriedad de la publicidad. 5' edición. Oxford. Clarendon Press. elimina- do el desequilibrio fáctico y contractual existente entre empresa- rios y consumidores que hasta la irrupción de la presente normati- va se hacía del todo patente y producía una profunda indefensión de estos. pág. Introduction to the law of contract. 2000. 2 Al respecto. cuya principal finalidad consistirá en procurar que the rules must apply equally to both sides'. se establecieron una serie de exigencias y controles que los empresarios deberán de superar. L'essentiel du droit des contrats. 13. eliminación de cláusulas abusivas etc. la libertad esclaviza y la ley libera"2 El estudio que desarrollaremos en este momento consistirá en indagar en qué medida han variado las reglas de interpretación contractual aplicables al contrato con cláusulas predispuestas. y en caso de ser negativa la respuesta. al encontrarnos en el ámbito del derecho de 1 PATRICK SELIM ATIYAH. referente a las relaciones de consumo en adelante LRC. Paris. tendientes a garantizar un mínimo equilibrio y armonía en el mercado. las especialidades que existi- rán en esta materia. Gualino Éditetir. CAPÍTULO CONSIDERACIONES PREVIAS Con la bienaventurada por algunos y fatídica por otros. véase el concreto y gráfico desarrollo de CORINNE RENAULT- BRAHINSKY.—. 282. pág.

ya que su aplicación y pro- blemática surgirán cuando las partes contratantes ostenten una postura de desacuerdo. no ha variado en gran medida el procedimiento ya regulado en el código patrio acerca de las reglas de interpretación. en ese caso. . Así mismo. 1998. Carpeta N° 3258. por lo cual existirá (niki situación de tirantez y tensión entre ambas partes. en ningún momento. BENITEZ CAORCI consumo y no ante el contrato paritario regulado por el Código • Civil. 2 JUAN J.. 21 éd. por consecuencia lógica. Es fructífero recalcar que las pautas hermenéuticas tienen su campo de actuación cuando existe una dificultad en la "aplicación de la ley contractual"4. minería y turis- mo. Paris. energía. 2. Droit civil 4. Repartido 1289 julio de 1999. Resulta provechoso. sin embargo. la imposibilidad casi absoluta de recurrir a criterios de inter- pretación subjetivos. por ello el tribunal. estén desde un comienzo templados y diáfanos. la falta de participación del consumidor en la configuración del tipo contractual que se pondrá en funcionamiento y. Puf. no interviniendo en demasía en el contenido contractual estable- cido por las partes. puesto que es conveniente en todo momento que sus fun- ciones y criterios. sobremanera. pág. 3 Informe de la comisión asesora de industria. págs. advertir que la normativa sancionada no constituye un nuevo sistema jurídico. que como más adelante vislumbrare- mos. en relación con la magnitud de las obliga- ciones contraídas. 266 y SS. no deberá transformarse en un factor aún mayor de preocupación para las partes. desde ahora debe observarse y no perder de vis- ta. Les obligations. siendo en tal sentido las pautas normales de interpretación. las brindadas por patrones objetivos. sino la regula- ción de "un microsistetria"3. ocasión en que el intérprete deberá to- mar partido por alguno de los posicionamicntos. habrá que tener en cuenta muy especialmente a la hora de llevar adelante la actividad hermenéutica que nosotros hemos estudiado. la trascendencia que adquiere la tarea hermenétitica en el ámbito contractual. 4 JEAN CARBONNIER.

o ya sea su sentimiento. En sentido coincidente señala Mosco' las dificultades convergen- tes a fin de expresar lo que en verdad se desea. sin embargo. una inter- pretación ventajosa para quien no ha tenido la ocasión de influir en el contenido contractual. no aquella que pretende ser un instrumento de control de contenido encu- bierto —infra 19—. entendiendo por interpretación curativa. pág. . Y ello porque es imposible imaginar un sistema jurídico que prescinda de las pautas hermenéuticas en su contexto básico. Por ello. Buenos Aires. en muchas situaciones la realidad fáctica supe- rí extensamente lo plasmado en el gélido documento contractual. La interpretación de los contratos civiles. sino todo lo contrario: simplemente. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 3 Vale decir. Abeledo-Perrot. 4. pág. Jovene. nacida de la dificultad para hallare! vocablo que represente indubitablemente una idea'. convirtién- dola en uno de los temas quizá más estudiados en el ambiente jurídico. Escribe con acierto VIDELA ESCALADA que la interpretación es un reflejo de la imperfección esencial de los medios humanos. debe- rá realizar una "interpretación quirúrgica". Conviene resaltar la necesaria y trascendental actividad in- terpretativa. al cumplir con su ministerio. situación que se vislumbra en la importancia que a lo largo de los arios la doctrina privatista le ha asignado. 5 FEDERICO VIDELA ESCALADA. en donde quizá podría avanzarse un escalón más. 1952. que el tribunal. ya que existe una inevitable deficiencia terminológica. de manera que tercie en la menor medida posible en lo forjado por las partes en la rela- ción contractual. 7. encontrándose en- tre estas la imperfección del lenguaje y su variabilidad según la experiencia de quien hable. lo que es un dogma indiscutido en el derecho contractual clásico adquiere otros ribetes en el derecho de consumo. Principi sulla interpretazione dei negozi giuridici. como forzosa secuela de la au- sencia de participación del consumidor en la confección del tipo contractual. Edit. 6 LUIGI MOSCO. co- mo una "interpretación curativa". Nápo- les. 1964.

.

Contratación contemporánea. CAPITULO II LA INTERPRETACIÓN CONTRACTUAL EN GENERAL La interpretación contractual puede ser concebida como la actividad encaminada a determinar el significado jurídicamente relevante de una declaración negocial. de carácter jurídico2. el deber positivo asume otra perspectiva. "Interpretación del contrato en el régimen uruguayo". u. pág 497. O sea. Temis. Cedam. 2 GUSTAVO ORDOQUI CASTILLA. Ha de tenerse en cuenta que respecto a la presencia de ambi- güedades en los términos contractuales surgen a cargo del intér- prete dos tipos de deberes: el deber negativo de no limitarse al sentido literal de las palabras. 2000. pág. vol. y un deber positivo de indagar cuál ha sido la común intención de las partes3. Elementos de derecho civil. En el ámbito de los con- tratos con cláusulas predispuestas. 3 NATALINO IRTI. pág. el declarar cuál es la virtualidad (valor jurídico) de las palabras con que se ha expre- sado la voluntad de las partes'. 2001. 1. Madrid. en AA.VV. 615. t. sí bien continúan existiendo ambos tipos de deberes. Bogotá. Padova. 329. Derecho de obligaciones. u.. vol. Edit. "Principi e problemi di interpretazione contrattuale" en L'interpretazione del contrato nella dottrina italiana. Dykinson.VV.. . Debe puntualizarse que la interpretación del contrato no solo consiste en un proceso para analizar y descifrar la existencia de una determinada declaración. sino que también cumple el cometi- do final de atribuir a tal declaración un significado concreto. 1999. AA. JosÉ LUIS LACRUZ BERDEIO.

para algunos. 1992. 5 HANZ MERZ. 11 con- tratto. vol. O c<nurato. 501. Les contrats. 1987. 1. por lo co- mún se afirma que. no son tanto los efectos que corresponden a la reglamentación contractual tout court. comportan apenas la determinación del significado jurídicamente relevante. Igualmente puede consul- tarse. Paris. Atinadas palabras han sido las de ROPPO. pág. 2. vol. Éditions Universitaires. Milano. Fribourg. una manifestación de la libertad individual'. Coimbra. en cambio. 3' edición. Traité de droit privé suisse. 1999. 1993. por ende. vi. en Anuario di erme- neutica giuridica. sino so- bre todo los que corresponden a la reglamentación. Giuffr. observando las cosas de un modo realista. las reglas hermenéuticas tienden a fijar los efectos nego- ciales. BENÍTEZ CAORC1 en forma que el intérprete no solo se abstendrá de averiguar la común intención de los contratantes. tal labor debe de realizarse con suma cau- tela. para otros. véase a FRANCO CARRESI. Almedina. t.6 JUAN J. los efectos contractuales que en concreto vinculan a las partes y de- terminan sus posiciones jurídicas. "L'in- terpretazione giuridica fra ermeneutica e pragmatica". el cual no es sino —como dice MERZ-. yl que sí no se adoptara tal actitud. 169. Cedam. Droit des obligations. acerca del papel central de la interpretación. véase una propuesta parecida al tomar en consideración al contrato como ley entre las partes. en JEAN HAUSER. pág. Padova. 78. En este contexto. 1988. vol. resaltan- do así mismo la importancia del respeto a la autonomía privada en el ámbito de la interpretación contractual. pág. t. pág. . tal como es in- ENzo Roppo. 4. o bien cuál comporta mayor adecua- ción o proximidad tanto a la finalidad negocial como a su confian- za. ya sea cuál es el significado de la declaración negocial más ventajoso para el adherente. Puf. sino que su tarea será deter- minar. De esta manera. a MAURO BARBERIS. Es útil para nuestro estudio. hacer una breve exposición refe- rente al resultado de la tarea interpretativa. Al respecto. quien espléndida- mente enseña que la interpretación contractual consiste en una forma de intervención externa sobre la regulación del contenido contractual'. 20. podría afectarse el prin- cipio de la autonomía privada.

pág. Por tal motivo. 904. 1980. Obligaciones.. por tanto. en el enten- dido que de ella dependerá la exactitud y determinación de la ma- nifestación de voluntad. Biblioteca de la Revista de Derecho Privado. 208. que no son sino las obligaciones a cargo de los sujetos del acto'. o como propone DANZ aún más palmaria- mente al afirmar que es siempre la interpretación la que determi- na el efecto jurídico que nace7. realce la importancia de la labor interpretativa. la deter- minación de los efectos jurídicos es un posterius respecto al prius. afirma que la interpretación del negocio jurídico se distingue de la determinación de sus efec- tos. Santa Fe de Bogotá. 9 CESARE GRASSETCI. pág. las pautas hermenéuticas que debe utilizar el tribunal al llevar a cabo la ta- rea interpretativa. Librería General de Victoriano Suá- rez. VIII.. cuyo expositor más notable es el jurista italiano GRASSETTE. A este respec- to asiste razón al precitado jurista. 169... 6 ENZO ROPPO. la determinación de los efectos jurídi- cos envuelve una individualización de la norma jurídica que la interpretación no presupone. sus alcances y sus efectos. cit. Torino. 1999. . y. La interpretación de los negocios jurídicos. 1926. 77. que está constituido por la determinación del significado jurídico de la declaración negocial.. situación que por cierto no acontece en la LRC. pág. 8 JORGE CUBIDES CAMACHO. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 7 terpretado por el juez6. VOZ "Interpretazione dei negozi giuridici inter vi- vos" en Novissimo Digesto Italiano. con la mayor certeza y transparencia posibles. De ahí que el jurista colombiano CUBIDES. limitan o corrigen el contenido del negocio9. como apunta. lo cual resulta evidente en particular cuando intervienen normas imperativas que transforman. 4a edición complementada y actualizada por Juanita Camacho Delgado. Las consideraciones de estos autores originaron una reflexión más profunda. 7 ERICH DANZ. puesto que debe esta- blecer. O contrato. UTET. En términos rigurosos. así como la fijación de la premisa menor del silogismo final se distingue de la conclusión del silogismo mismo. vol. pág. ya que. C. Madrid. especial trascendencia adquiere la regulación legal. D.

por su lado. pág. al determinar la significación jurídica que surge de los términos negociales. BENÍTEZ CAORCI Otro punto interesante es el relativo al momento de funcio- namiento de las reglas hermenéuticas. En general. en la contratación masiva se enfatiza su in- '° VrroRizzo. la diferencia está en la intensidad de su participación en la etapa procedimental. como dice RESCIGNO". En rigor. desdoblar su intervención en ambos momentos. terza ristampa della undicesima edizione. No obstante. 106. Jovene. las reglas her- menéuticas intervienen en forma concurrente en dos momentos: bien en la fase procedimental como en la fase funcional. en la etapa procedimental actúa con carácter previo al control de contenido (adecuación de la regulación a los lineamien- tos de la buena fe y equilibrio negocial). en la fase funcional la interpretación cumple propiamente su ministe- rio. pág. Napoli. 356. interpretación y fase de eficacia responde más a una exigen- cia lógica que al concreto desenvolvimiento de la realidad.8 JUAN J. Es preciso. por tanto. la distinción entre el juicio de vali- dez. fijando el sentido jurídico de los términos contractuales. ya que el examen de la validez requiere frecuentemente reconstruir el sen- tido del acto. . Manuale de diritto privato italiano. Napoli. La plena eficacia de las pautas hermenéuticas en el derecho de con- sumo-se despliega tanto en la fase procedimental como funcional del negocio obligacional. 1996. en la medida en que es imperativo establecer el significado de la cláusula fiscalizada a fin de confirmar si se ha acomodado o no a este. Esi. se considera que la interpretación se coloca entre el juicio de validez y la fase de eficacia"). si bien dicha afir- mación puede ser aceptada hasta cierto punto en la contratación tradicional. " PIETRO RESCIGNO. sin em- bargo. Todo lo cual nos lleva a concluir que tanto en la con- tratación paritaria como en los contratos de masa. Interpretazione dei contratti e relativitá delle sue regole. con el advenimiento de la normativa sobre consumo el orden de actuación de las reglas interpretativas se desvirtúa. ya que su misión se desarrolla en el plano funcional de la relación contractual. 1997.

porque. si aparecen cláusulas ambiguas. Edit. delante de la voluntad común de las partes. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 9 tervención. según su criterio. clases y objeto de la interpretación. desde ahora. Puede apreciarse la influencia que detenta la voluntad contractual común. de- biendo en cada caso el amable lector recurrir a los manuales gene- 12 IVAL ROCCA. . sino que también hay culpabilidad por omisión de todos los firmantes. como que la otra parte haya silenciado su oposición a dicha cláusula. el predisponente responde por las inco- rrecciones semánticas que su proceder origina. en Revista Jurídica Argentina. a consecuencia de no haber una efectiva voluntad común. ya que es tan posible que el redactor haya in- corporado una cláusula oscura para usarla en su favor. la oscuridad lo favorecía o porque conocía que cuando de interpretar judicialmente el contrato se tratara. mientras que las reglas de control de contenido agregan a los requisitos de vali- dez los fundamentos de la buena fe y equilibrio negocial. en la contratación en serie. pág. a esta hay que atenerse. la fórmula adversus stipulatorem es una regla hermenéutica residual en orden a la idea de que. la cual depende del entorno en que vaya a ser aplicada. la distinta eficacia de la re- gla contra proferentem. Buenos Aires. De este modo. acertadamente se afirma que. lo cual implica la aplicación preferente de la regla contra stipulatorem. en orden a la mayor envergadura que tiene el control de contenido sobre el juicio de validez. "El deber de diligencia y la duda contractual en los con- tratos predispuestos". la respon- sabilidad es de todas las partes. La tarea que nos hemos propuesto entraña múltiples aristas por las cuales se extiende. como derivación de que este solo actúa en torno a los requisitos de validez. 594. la duda iría a obrar contra el redactor12. la que a menudo ex- cluye la aplicación de la regla contra proferentem. Por el contra- rio. La Ley 1987. Conviene observar. tales como la naturaleza jurídica de las normas interpretativas. no solamente el redactor ha resul- tado culpable. En la contratación paritaria. en la contratación tradicional.

lo cual nos llevará en ciertos casos a casi "interpretar el texto de interpretación" establecido tanto en el Código Civil como en la LRC. Los principios generales del derecho. a diferencia del leguleyo. Otra advertencia por hacer es la relativa al exiguo manejo de fuentes normativas. sino. a pesar de los imbricados textos legales y las posibles futuras críticas a consecuencia de la postura aquí adopta- da.10 JUAN J BENÍTEZ CAORCI rales que sobre el tema existen. 13 GIORGIO DEL VECCI110. 3' edi- ción. cumplir con el man- dato que majestuosamente nos enserió DEL VECCHIO al establecer que "El jurista. Bosch. 139. Sin embargo. no puede darse por sa- tisfecho con lo que en la ley está escrito. por el contrario. ya que no es el objetivo propuesto por nosotros. Barcelona. . sino que debe además in- vestigar su fundamento intrínseco"3. situa- ción inevitable ante la falta —en nuestro derecho— de directrices legales consagradas desde hace tiempo en la legislación compara- da. pág. 1971. responder a tales cuestiones. traducción al castellano de Juan Osorío Morales. el-propósito del presente estudio no tiene por aspiración limi- tarse a una lectura somera y sin amplia reflexión de los institutos jurídicos examinados. Casa editorial.

la tarea hermenéutica cuenta con una se- rie de particularidades que son dignas de diferenciar: a) la falta de participación del consumidor en la composición del contenido contractual. n. Paris. 1964. 21 edición. págs. IV.. 156. Bruylant. Droit civil. u. t. pág. 536 y 537. LAURENT HENRI BOYER. Les obligations. la li- ' Respecto de la falta de negociación puede consultarse HENRI DE PAGE. que en el terreno en el cual nos situamos. Paris. CAPÍTULO III LA INTERPRETACIÓN EN EL ÁMBITO DEL DERECHO DE CONSUMO 1. PARTICULARIDADES Con sumo acierto se resalta. 2.. Droit des obligations. b) las diversas fases requeridas a fin de desarrollar la interpretación negocial. 146. 6 ed.. YVES PHILIPPE LE- QUETrE. pág. 28 y 29. generalmente. Droit civil. . Paris. como lógica derivación. 3 ed. BORIS ROLAND STARCK. Litec. 3 ed. Cedam. RÉMY CABRILLAC. vol. FALTA DE PARTICIPACIÓN El ámbito donde se lleva a cabo la relación de consumo os- tenta como característica principal la ausencia de negociación en- tre el empresario y consumidor' y. Paris. 1996. Les obligations. FRANCESCO GALGANO. 52.. 2. pág. Padova. Dalloz. JEAN CARBONNIER. págs. Contrat. Puf. FRANCOIS SIMLER TERRÉ. Traité élémentaire de droit civil beige t. c) habitualidad de la interpretación o in- cremento en su frecuencia. 6' ed. Dalloz. 86 y 87. edición. Droit civil. 1999. t. II. Bruxelles. págs. 1998. Les obligations. 1998. 1998. Diritto civile e commerciale.

deri- vando de allí su apelativo. 'Uno de los autores que ha estudiado con mayor profundidad el tema ha sido ENZO ROPPO. Astrea. Bosch. Tratado de las relaciones obligacionales. o lasciare de los italianos. la autoría material del contrato recaerá sobre el predisponente o el tercero que lo haya redactado. corrigé. cuando el individuo accede a concretizar un negocio jurídico particular. 20. 4 CARLOS ALBERTO GIIERSI. "la vestimenta jurídica"' de la relación de consumo. En la actualidad. edición española de Ángel Martínez Sarrión. Droit des obligations. la modalidad general en que el contrato se concreta entre el consumidor y predisponente. O contrato. págs. situación que las pautas hermenéuticas no pueden desconocer y deben erigirse en uno más de los instrumentos dirigidos a lograr una mayor trasparencia e igualdad en el tráfico negocial. se caracteriza por el take it or leave ¡i de los americanos. o como más simbóli- camente se ha expresado.r ed. ingresa en una realidad social que se desarrolla con prescindencia de él''. 502. 297 y ss. Contratos civiles y comer- ciales. . 256. produciéndose lo que se ha conocido como la automatización u objetivización del fenómeno contractual'. También FRANCO CARRO'. Buenos Aires. regulados principalmen- te en el Código Civil.41 cd. DIETIÍR MIÍDICIIS. o como lo expre- Cfr. cir- cunstancia que hace infructuosa la búsqueda de la común inten- ción de los contratantes.12 JUAN J. En último término. Paris.. 1998. tal y como lo establecen las pautas hermenéuticas subjetivas. 3 PIIILIPPE PANSIIÍR DELEBECQUE. prenden. 1995. estará dada en su totalidad por el predisponente. Al no poder discutir los términos contractuales. acerca de la limitación de la libertad de codetermina- ción. BENÍTEZ CAORCI mitación a la libertad de codeterminación2. 1. Barcelona. o el pegar ou largar de los brasileños. 1998. debiendo recurrir en todo momento a los criterios de interpretación objetivos. Litec. cit. t... y colaboradores. cit. Edit. ll contratto. 1.. pág. entre otros. JÉROME FRÉDÉRIC. 44 y ss. págs. vol. pág. pág. representando por tanto la potestad nego- cial de tan solo una de las partes de la relación de consumo. Responsabilité civile-contrat..

CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS

sa ALMEIDA COSTA, sem alternativa de debate6, sin dejar de resal-
tar que la característica principal de la contratación en masa con-
siste en la falta de negociación o participación del consumidor en
la configuración del contenido contractual y no en la inevitabili-
dad a la que se ve sometido el consumidor-adherente.

3. FASES REQUERIDAS
Como hemos expresado, la segunda particularidad denotada
reside en las diversas fases necesarias para completar en forma
certera, indubitable y cabal el proceso de interpretación.
Dichos ciclos consisten' en primer lugar, en la imposibili-
dad de irrumpir de lleno y desde un principio en la tarea herme-
néutica, siendo absolutamente necesario un previo paso, consis-
tente en determinar cuál será el objeto de la interpretación negocial,
o sea, en buen romance, la fijación del contenido contractual; y en
segundo lugar, la fase primordial de interpretación propiamente
dicha, averiguando el alcance de la declaración negocial.
No resulta baladí advertir la absoluta primacía que sobre la
interpretación del contrato debe reconocerse al juicio sobre la exis-
tencia'. En términos semejantes se expresa PIETROBON9, al decir
que una simple exigencia lógica advierte que la actividad de inter-
pretación presupone la existencia y comprobación del hecho para
interpretar.
6 MARIO JULIO DE ALMEIDA COSTA, ObrigaÇoens, 7' ed., Coimbra, Alme-

dina 1998, pág. 211.
7 Conforme a JAVIER PAGADOR LÓPEZ, Condiciones generales y cláusulas

contractuales predispuestas, Madrid, Marcial Pons, 1998, pág. 447; JAIME SAN-
TOS BRIZ, Los contratos civiles. Nuevas perspectivas, Granada, Comares, 1992,
pág. 161. En Colombia, se puede consultar a CARLOS JosÉ GÓMEZ, Estudio
sobre los contratos por adhesión a condiciones generales, Tesis de grado, Pon-
tificia Universidad Javeriana, Bogotá, D. C., 1991, pág. 124.
8 VITO RIZZO, lnterpretazione dei contratti, cit., pág. 509.
9 VITTORIO PIETROBON, Erro re, volontá e afidamento nel negozio giuridi•

co, Padova, Cedam, 1990, pág. 250.

14 JUAN J. BENÍTEZ CAORCI

Las anteriores consideraciones tienen importancia, por cuanto
permiten determinar que con carácter previo a la interpretación,
se requiere delimitar la base literal sustento de la actividad herme-
néutica. En consecuencia, tanto la interpretación contractual tra-
dicional como la desarrollada en el ámbito del derecho de consu-
mo, como tarea previa, demandan la demarcación del material
hermenéutico para comprender.
Sin embargo, en el contexto de los negocios adhesivos se re-
quiere un paso más: previa interpretación, la normativa sobre con-
sumo exige que las cláusulas predispuestas cumplan con los re-
quisitós del control de incorporación; en nuestro país —como se
verá, infra 9—, a consecuencia de su normativa atípica, se requie-
re que la preformulación negocial respete los requisitos de legibi-
lidad y comprensión integrantes del control de contenido.
Ello es ast, en la medida en que los textos legales que se ocu-
pan de la relación entre consumidor y proveedor/empresario/pro-
fesional, no se limitan a tutelar la voluntad, —como acontecía en
el Código Civil—, si no q ue, por el contrario, se ocupan muy espe-
cialmente en fiscal izar el contenido de las cláusulas'°, a fin de que
se adapten a los patrones de normalidad, evitando lo que se ha
llegado a conocer en Europa como el terrorismo contractual".
Al tenor de lo antedicho, corresponde precisar que, en el caso
de cláusulas predispuestas, a fin de determinar su obligatoriedad
para con el adherente, resulta necesario que, previamente estas,
superen el control de incorporación impuesto por las disposicio-
nes que se ocupan de la defensa del consumidor.
En efecto, las diversas legislaciones que se han ocupado en
la protección del consumidor han plasmado una serie de controles
o barreras que los empresarios deben sobrepasar a fin de poder

i" MARIO JULIO DE ALMEIDA COSTA,Direito das obrigaÇoens, cit., pág. 215.
ANNE-CATHERINE IMHOFF-SCHEIER, Protection du consommateur et con-
trats internationaux, Schweizer Studien zum Intemationalen Recht, Band 22
Genéve, Librairie de L'Université Genéve, 1981, pág. 31.

CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 15

aplicar sus clausulados a los consumidores, no siendo nuestro país
una excepción en tal sentido. Previo desarrollo teórico de la cues-
tión, forzoso es remitir al atento lector a los renglones donde se
examinará la particular normativa existente en el derecho urugua-
yo y la conclusión acerca de la existencia o no del control de in-
clusión en el derecho patrio —infra 9—.
De este modo, la mayoría de las normativas reguladoras de
la actividad contractual en el marco del derecho de consumo con-
sagran el reconocido control de inclusión o incorporación de las
cláusulas contractuales, consistente este en los requerimientos for-
males que deben observar los predisponentes a fin de asegurar
el acoplamiento de las cláusulas con el contrato.
Sobre esta base, se advierte que reposa sobre los predispo-
nentes no solo un deber de informar de una manera veraz y sufi-
ciente, sino que debe añadirse el empleo de locuciones compren-
sibles y transparentes que permitan apreciar con naturalidad el
alcance de las obligaciones contraídas.
El lenguaje utilizado en la composición de las cláusulas pre-
dispuestas adquiere particular trascendencia en tal forma que, la
legitimidad de su incorporación a la lex contractus queda supedita-
da al empleo de un tenor literal sobrio e inteligible, el cual permita
captar con naturalidad y simpleza por el adherente medio, el alcan-
ce de las obligaciones que ha contraído; sin embargo, no debe ob-
viarse que, en alguna ocasión, resultaría ilusorio pretender arribar a
su íntegra comprensión por parte del adherente promedio, ya que, a
veces, la circunstancia que debe reglar el predisponente —piénsese
en la compra de alta tecnología— es de tal complejidad, que inhibe
la inutilización de conceptos técnicos o palabras foráneas.
Sobre el mismo tema, STELLA RICH1ERI2 considera que el um-
bral de la mínima inteligibilidad se eleva al grado del consumidor
medio, considerándose, para él, no comprensible la cláusula que
12 GIORGIO STELLA RICHTER, "L'interpretazione dei contratti dei consu-
matori" en Rivista Trimestrale di Diritto e Procedura Civile N° 4, Milano,
Giuffré, Dicembre 1997, pág. 1029.

HABITUALIDAD DE LA INTERPRETACIÓN Como derivación de la finalidad que propende a la estanda- rización del contenido contractual —racionalización. no ser de- claradas abusivas. a fin de obtener la validez y eficacia del contenido negocial. además de in- . no pueda resultar claro y comprensible su significado al conocedor de la materia. que no determine un claro e injustificado desequilibrio en- tre los derechos y obligaciones del consumidor y el predisponente.—. consistente en que la declaración negocial no debe en- contrarse en contradicción con el principio de buena fe o. La generalidad de las fórmulas empleadas. las reglas de interpretación se encuentran en un estadio intermedio entre el control de inclusión —preceden- te— y el control de contenido —ulterior—. envuelve en numerosas ocasiones su inadecuación a la realidad de cada consumidor particular. En síntesis. para que las cláusulas insertas en un contrato por adhesión sean oponibles al consumidor. indefectiblemente deben sortear los peldaños mencionados. ya que la eficacia de este requiere la previa dilucida- ción sobre el sentido y alcance de la lex contractus. en su caso. previamente corresponde delimitar cuál es el contenido obligacional oponible al adherente.16 JUAN J. la problemática interpretativa ha ido eh aumento. por tanto. 4. economía. o en su caso. La interpretación de las cláusulas predispuestas se produce con ulterioridad al control de inclusión. Por su lado. se plantea con anterioridad al control de contenido. el artículo 30 de la LRC establece el control de contenido. En consecuencia. y. puede afirmarse que. por lo cual. ya que como presupuesto lógico a fin de comprender la declaración negocial. es necesario que las cláusulas contrac- tuales sean comprendidas y no atenten contra la paridad obliga- cional de los sujetos contratantes. BENÍTEZ CAORCI por el uso de una terminología técnico-jurídica o científico-espe- cialista. A su vez. etc. imprecisión y vaguedad.

Edic. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 17 crementarse el número de litigios. Contratos por adhesión. Por tal motivo se ha producido un incremento en la frecuen- cia de la tarea interpretativa. criterio rector en el Código Civil. de igual manera ha aumentado el número de ocasiones en que los tribunales son llamados a ter- ciar en materia interpretativa. 346. a la inversa en el ámbito del derecho del con- sumo. debiendo los tribunales darle vida a la letra muerta o cuerpo a la regla abstracta". ya que antes de aplicar cualquier texto. LGDJ 1976. págs. la interpretación objetiva se convierte en la regla domi- nante'4. es subsidiaria a la interpretación subjetiva. es importante resaltar que la regla de la interpre- tación contra proferentem. ayudados única- mente por los limitados criterios de la interpretación objetiva. que por es- tar sometida a un tercero imparcial. y muy especialmente en los contratos con cláusulas predis- puestas. " GEORGES BERILOZ. 5. Buenos Aires. es necesario la previa tarea interpreta- tiva. los beneficios de su utilización superan con amplio mar- gen las contrariedades de su aplicación. quien posee la autoridad para darle carácter de cosa juzgada. 122y 123. cuando nos referimos a la habitualidad de la interpretación o incremento en su frecuencia. lo hacemos en el entendido de la interpretación judicial. no teniendo de ninguna manera asidero la pretendida regla in claris non fit interpretatio (infra 16). MARCO CASSOTTANA. 14 LINA BIGLIAll1 GERI. RUBÉN y GABRIEL STIGLITZ. bien sea legal. es conflictiva para las partes liti- gantes. 78. Giuffré 1991. financie- ramente. Paris. pág.. sin dejar de relievar que. 2 ed. L'interpretazione del contratto. pág. Le contrat d'adhesion. 1985. Depalma. religioso o culinario. "II problema dell' interpretazione delle condizio- . Cláusulas abusivas y protección al consumidor. Milán. al ser una pauta de interpretación ob- jetiva.. Resulta imperioso precisar que. cien- tífico. PREVALENCIA DE LA INTERPRETACIÓN OBJETIVA Así mismo.

sino que. Napoli. constituye una indiscutible rea- lidad en la contratación con cláusulas predispuestas. pág. como se verá seguidamente. 16 FABIO ZICCARDI. Istituto della. 6. en consideración a los linea- mientos de buena fe. para que en su lugar se determine la significación negocial más adecuada a las expectati- vas de las partes y tipo negoeial. Roma. Milán. razonabilidad y equidad. Universitá degli Studio di Camerino. 625. vol. pág. 1989. Así las cosas. vol. a cura di Massi- mo Bianca. 1929. De la déclaration de volonté nouveau tira ge. 230. la cual. pág. 123.18 JUAN J. 1983. " Al respecto véase GtilugAmk. 1974. 1. Giuffré. L'interpretazione del contratto. como es ni generali di contratto" en Le condizioni generan di contratto. 1979. la doctrina tradicional. Appunti sull'interpretazione giuridi- ca. lo cual. el principio general de la búsqueda del significado comúnmente querido por las partes se sustituye por una opción de política legislativa basada en criterios medios y de experiencia integrantes de la política del derecho'6. no es razonable que el tribunal se dedique a buscar una común intención de los contratantes". LGDJ. cit. pág. 18 RAYMOND SALEILLES. Milán. xvit.Enciclopedia Italiana Fon- data da Giovanni Treccani. pág. 160. No se tra- ta de que las normas de interpretacIón ohletiv as no sean reglas lter- menéuticas. Como puede apreciarse. VOZ "Interpretazione del negozio giuridico" en Enci- clopedia Giuridica. Principi e problemi. Pa- ris. estableciendo entre ambas formas de interpretación un prin- cipio de jerarquía de aquella sobre esta y subsidiariedad de esta sobre aquella'. . conforme a su modus operandi. Giuffré. prescinden de la reconstrucción de la voluntad común. 17 NATALINO IRTI. En tal sentido. BENÍTEZ CAORCI A consecuencia de ser el contenido contractual manifesta- ción de la codeterminación de las partes y por el respeto a la auto- nomía de los particulares. considera la preva- lencia de las pautas de interpretación subjetivas sobre las objeti- vas. 57. basada en lo plasmado por las legislaciones decinlónicas. la interpretación objetiva presupone el raro ca- so hermenéutico de la común intención de los contratantes''. BIAGIO GRASSO. pág..

x. la intención del predisponen- té° . Cedam. Esi ristampa. cit„ pág. pág. 1994. de manera predominante. ya que esta. pág. 224. parece como lógica- mente inconcebible. caso 579. 60 entre otros. L'interpretazione dei contratti. Interpretazione del contratto e interessi dei contraenti. la que apenas como hilo conductor tiene posibilidad de recurrir a términos materiali- zados en la relación de consumo. su actividad debe tener como horizonte una interpretación objetiva. Nuestra magistratura ha afirmado con reiterada insistencia que la regla contra proferentem. el tribunal en todo momento debe tener presente tal pecu- liaridad. tomo xxxi. Es así como. por definición. Napoli. la postura de la doctrina moderna encabezada por ScoGNAmmuon. quien magníficamente ha establecido la ne- 19 GIORGIO STELLA RICHTER. el asiento de las desigualdades. Condizioni generali del contratto e predisposizione nor- mativa. si se tiene en cuenta la situación de desigualdad econó- mica y disímil poder negocial de los contratantes'. o a la inversa. 2' Cfr. como fruto de la existencia de cierta igualdad en la negociación de las partes. pág. caso 400. 1033. tratándose de una regulación uniforme particularmente pensada a fin de obrar para una serie indefinida de relaciones. xix. Anuario de Derecho Civil Uruguayo. caso 521. la in- terpretación contra proferentem ocupaba un lugar residual y se- cundario. pág. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 19 probable. La práctica ha demostrado que. en supuesto de controvertirse el clausulado con- tractual. En pocas palabras. con ello. la existencia de una voluntad común de los contratantes. como resultado del surgimiento y desarrollo de la socie- dad industrial y. caso 409. principalmente págs. se refuerza. pág. por tanto. a manera de co- mentario académico y a pesar de no integrar el objeto de la inda- gación cumplida. se observa. 250. 171. es variable caso por caso19. en los contratos con cláusulas predispuestas. no esté presente. por lo cual. Padova. 1992. Es. 22 CLAUDIO SCOGNAMIGLIO. 384 y ss. xxit. . tradicionalmente. como principio hermenéutico. dicha pauta interpretativa ocupará una posición primordial e imperante. 294. 20 Wro Rizzo. de un amplio interés teórico.

El deber de diligencia y la duda contractual. 6. cit.20 JUAN J. de ninguna manera puede premiarse su actitud. tomando en consideración las eventualidades concretas del caso. Como desenlace de lo antedicho. . o 23 IVAL ROCCA. INTERPRETACIÓN TÍPICA A consecuencia de la utilización masiva de cláusulas predis- puestas. que como el contrato paritario regulado por el Códi- go Civil es el resultado de la expresión de la autonomía privadaxle ambos contratantes. y al interpretarlo se produce una injerencia ex- terna a los intereses allí establecidos. resulta de menor complica- ción técnica y práctica para el jurista la interpretación de contrato con cláusulas predispuestas. en su caso. o sea. Puede verse que la falta de participación del consumidor en la redacción del contenido obligacional trae consigo la aplicación primordial de la regla contra proferentem. pág. 593. las demás pautas herrnenéuticas objetivas.. Buenos Aires. ya que se deberá actuar de conformi- dad con la interpretación adversas stipulatorem y sin afectar en mayor medida la autonomía de los particulares. La voluntad fusionada posterga la intervención primi- genia de la regla adversas stipulatorem. mediante su cola- boración en la composición de la voluntad común. puede afirmarse. te- niendo la oportunidad de ser diligente. proponiendo en su lugar. la unificación del procedimiento interpretativo. mientras que en la con- tratación tradicional la interpretación "contra-redactor" es impro- cedente. BENÍTEZ CAORCI cesidad de superar la contraposición tan rígida entre los dos mo- mentos interpretativos. a fin de evitar las complicacio- nes y defectos que sobrevienen al proceder de tal manera. propugnando una interpretación favorable a su interés. sin temor a equívocos. INTERPRETACIÓN CIRCUNSTANCIADA VS. en la medida en que por medio de ella se trate de cubrir la negligencia contractual". en materia interpretativa una de lás cuestiones más debati- das ha sido la de si la interpretación ha de ser circunstanciada. fue omiso. tornando aplicable. si el co-contratante.

La interpretación de las condiciones generales debe efectuarse de ma- nera invariable o uniforme en cumplimiento de la función que son llamadas a desempeñar.se consi- dera que las cláusulas predispuestas están recogidas en un contra- to singular. convendrá que sea típica. pues. Editorial Montecorvo. 25 GIORGIO STELLA RICHTER. 1966. de modo que sus declaraciones se interpretarán aten- diendo al sentido que les den los usos del tráfico'''. el tribunal actuante deberá optar entre uno de los dos caminos propuestos con anterioridad. 297. su interpretación debe ser lo más objetiva posible. debe afirmarse que todas las circunstancias que individualizan el contrato han de ser tenidas en cuenta en el proceso de interpretación26. 224. En términos semejantes se expresa STELLA RICHTER25. contraponiéndose "cliente" y "empresario". Según otro punto de vista —doctrina mayoritaria—. Madrid. Edit. Madrid. sumán- dose además la posibilidad de que las circunstancias en que se ce- lebró el contrato afecten de diversa manera a las partes. quedando en segundo término la personalidad de cada uno. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 21 si. procla- man que puesto que las cláusulas predispuestas son iguales en todos los contratos. tomando en cuenta su factor individual. 1991. pág. En tal sentido. pág. por el contrario. Luego de planteada la necesidad de interpretar la relación de consumo. ción. . Por ello. La contratación privada. Las condiciones generales de la contrata. pág. . 26 Ú ALFARO ÁGUILA-REAL. ya que en los contratos de masa es decisivo el sentido típi- co de las declaraciones de voluntad. todas ellas han de interpretarse en forma idén- tica. Civitas. en el cual pueden existir cláusulas negociadas.. 1033. los partida- rios de la interpretación típica (o mal llamada objetiva). cit. Sus problemas en el trá- fico moderno. atendiendo a la finali- dad de ser aplicadas a una multiplicidad de relaciones de consumo. quien sostiene que. en donde dar certeza a la serie de cambios constituye un punto de referencia a fin de garantizar la agilidad y seguridad del tráfico jurídico. 24 JAIME SANTOS BRIZ. ob. como el contrato estándar debe valer para una serie indefinida de rela- ciones.

"L'interpretazione dei contratti". Las anteriores consideraciones plantean un dilema optativo entre el interés del predisponente de reglar uniformemente y racio- nalizar costos de contratación. es indispensable atenernos al entorno general 27 GIUSIIPPII MESSINA. Si bien se refiere a los trabajos preparato- rios. similar en todas las relaciones de consumo. la consideración de los pormenores que rodea- ron a la celebración del contrato. por lo cual. 183-184. o sea. No existe margen de duda acerca de la adopción de esta última postura. se estaría ciego ante las circunstancias concretas que pueden haber acaeci- do. junio de 1987. "La interpretación de las condiciones gene- rales de los contratos". pág. Milán. dentro del so- porte predispuesto. por cuanto se ajusta al legítimo ejercicio de la libertad de configuración de ambas partes. 25. deberá proyec- tarse un significado acorde con el entorno de las circunstancias concretas. representan efectivamente la Voluntad común de las partes. Giuffrl. las circunstancias concretas operan come fari che servino ad iluminare i giudici".22 JUAN J. como por fuerza' y/o en derivación de lo que se denomina la razón del artillero. siendo imposible obviar las cláusulas negociadas que existan en el contrato por adhesión. 28Jissús ALFAR° ÁGUILA-REAL. en Revista de Derecho Mercantil. en vir- tud de su incorporación a una relación particular. BENÍTEZ CAORCI La solución que parece más conforme está dada por esta últi- ma posición. . las cuales pueden dar otro sentido a la declaración inicial del predisponente. la propuesta igualmente resulta aceptable. Sabido es que las cláusulas predispuestas comportan el sostén de una serie futu- ra eindeterminada de relaciones contractuales. Ma- drid. ya que de optar por la interpreta- ción típica. y el interés del adherente. en Scritti giuridi- ci. Se concluye entonces que. De hecho. lie per- mitirle incorporar atributos característicos y de especificidad con base en la particular relación para concretizar. ya sea en el momento de elaboración o celebración del respec- tivo contrato. 1948. pág. en la medida en que. núms. 164. tanto por una convicción dogmá- tica.

pág. atentaría contra la autonomía negocial de las partes.. A ello que se agrega que no tener en cuenta las circunstancias concretas. lo cual no parece legítimo ni adecuado. No debe desvanecerse de la perspectiva del intérprete que las cláusulas predispuestas no fueron formuladas para vivir autó- nomamente. Así las cosas. deberán tenerse muy especialmente en cuenta los acuerdos individuales o cláusulas negociadas. . como confirma- ción del extenso tiempo y elevado costo que acarrean los procesos judiciales individuales. cit. ejemplo de esta regulación 29VITO RIZZO. ob. 262. ob. se corre el riesgo de determinar la única voluntad del predisponente'. y por ello sería del todo desacertado dejar de lado el posible contenido ajeno a las Cláusulas predispuestas. ya que la tarea hermenéutica debe conside- rar en conjunto todo el contenido negocial y no solo lo plasmado inicialmente por el predisponente. VITO RIZZO. como el respeto del espíritu del artículo 1301 del Código Civil. en el derecho comparado se ha recorrido el camino de las acciones colectivas. por tanto. ya que de otra manera. por lo cual. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 23 del contrato. 253. con el ambiente en el cual están destinadas a actuar. 30 Conforme. cit. contraviniendo. el criterio rector de la búsqueda de la común intención de los contratantes. atendiéndose a los hechos de los contrayentes posteriores al contrato que tengan re- lación con lo que se discute. pág. Distinto planteamiento debe hacerse en el ámbito de las re- glas de control abstracto. el intérprete no debe limitarse a examinar las cláusulas predispuestas sin considerar la interacción de ellas. cuando ella esté presente y pueda ser fijada. más que fijar la voluntad co- mún de las partes. sino para darle vida a un contrato30.. sin una razón aparente ni justificada. Puede verse que cada cláusula predispuesta es una célula que compone el organismo vital llamado relación de consumo. al llevar adelante la tarea hermenéutica. y que es una postura arbitraria el dejar sin sentido una parcela de la relación de consumo. En los últimos arios.

330. salvo cuando sea posible individualizar una acepción concreta. requisito ineludible de la interpre- tación circunstanciada. orientadas a fin de prohibir su uso. resolver el problema que se plantea cuando el signifi- cado vulgar y el sentido técnico no concuerdan. Además. a veces no quedará imás remedio que utilizar tér- minos técnicos en concordancia con la cuestión para regular. Resta por aclarar que estas consideraciones tienen aplica- ción general. La doctrina es armónica. o. en virtud de que las cláusulas predispuestas aún no forman parte de un contrato particular. cit. Las condiciones generales. Im- porta... 7. de manera que deben disciplinar situaciones más dispares. excepto cuando los contratantes especifiquen que pretenden asignarles otra significación particular. la cual enumera las acciones colectivas. de cesación. . in- hibir y rectificarse su recomendación.24 JUAN J. atribuible a la voluntad común de las partes. ya que. retractación y declarativa. Sobre esta base no exis- ten mayores dudas acerca de la procedencia de la interpretación típica.. Esto significa que de ordinario el lenguaje utilizado será vulgar. pues.. en principio. — En definitiva. pág. o bien de la máxima complejidad. cuando el adherente es un experto o perito en el ámbito correspondiente. es lugar común la idea de que las palabras utilizadas en el coñtrato deben entenderse en su acepción corriente o habitual. aunque sean muy elementales. por el contrario. LA INTERPRETACIÓN DE TÉRMINOS TÉCNICOS Las cláusulas predispuestas están al servicio de la praxis jurí- dica. BENÍTEZ CAORC1 es la ley española sobre condiciones generales de la contratación 7 de 1998. 31 JESÚS ALFARO ÁGUILA-REAL. la interpretación circunstanciada tiene efecto ante una relación contractual individual. mientras que la interpre- tación típica interviene el ámbito de las acciones colectivas. o identificar su calidad de condiciones generales de la contratación y ordenar su inscripción en el Registro de Condiciones Generales. habrá de estarse el significado técnico como el más próximo a la voluntad presunta de las partes31.

por el contrario. siendo generalmente acep- tado que el destinatario debe tener confianza en la declaración que se le hace llegar y. o. etc. de conformidad con la significación proyectada por el adherente medio. Por tanto. ya sea en el sentido que este entendió asignarle. En tal sentido. adherente medio. como lo harían las personas honestas y razonables". debiendo atenerse al sentido que el destinatario razonable- mente le atribuyó. es de patentizar la utiliza- ción de conceptos jurídicos indeterminados. está dado por el principio de la confianza y su especial relación con la tarea interpretativa. 'Ha sido ENGEL quien más tajantemente propició la aplica- ción del principio de la confianza. tales como la hones- tidad. 101. el intérprete y deberá valorar el parecer del adhe- rente. PRINCIPIO DE LA CONFIANZA Un instrumento generalmente olvidado por la mayoría de la doctrina y que sin embargo incide sobre manera en la contrata- ción estandarizada. pág. 1992. ya que es importante el efecto que la declaración despier- ta".. al momento de la recepción. pág. . CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 25 8. Es así como la gran pregunta que se presenta es cómo debe entenderse la declaración del predisponente. nociones todas que tienen como finalidad preponderante el reconocimiento simple- 32 CARMEN ARANA COURREJOLLES. aceptar la apariencia que esta despertó en él. 1997. "Traité des obligations" en Droit suisse.. razonabilidad. La interpretación del acto jurídico. de nuevo adquiere trascendencia la circuns- tancia de la falta de participación absoluta del consumidor en la composición del contenido contractual. Berna. como deducción. 237. 2' ed. Lima. concluyendo que la declaración de voluntad debe ser valorada y comprendida desde el punto de vista del destinatario. Cultural Cuzco. " PIERRE ENGEL.

esta confianza exige estar legítimamente a lo que el adherente entendió. 404.26 JUAN J. lo cual significa que el intérprete debe atribuir a la declaración el sentido nórmal que le otorgaría la generalidad de lbs hombres según las tradiciones co- munes del espíritu. 34 Dejando expresa constancia de que no es el momento de exponer la discusión acerca de la conveniencia o no de la utilizacjón de conceptos jurídi- cos indeterminados. Los contratos. en cambio. JORGE LÓPEZ SANTA MARÍA. el contrato por adhesión es guiado por la confianza inherente a la noción misma de negocio adhesi- vo. 484. reposa un especial deber genera- dor de confianza". al atenerse tan solo al posi- cionamiento del adherente. por cierto. 35 JUAN CARLOS REZZONICO. porque en la contratación estandarizada yace sobre el predispo- nente una particular fuente productora de confianza o. tiago. 1998. La noción que gobierna el contrato negociado es el respeto a la palabra dada. Bue- nos Aires. pág. obviando en todo momento lo enten- dido por el predisponente. basada en la palabra empe- ñada. cit.. 174. que descansan en la idiosincrasia nacional". eri donde existe un pleno conocimiento de los contratantes y fundamentalmente una co-elaboración del contenido contractual. pues existe una suerte de correspondencia entre la efica- cia de la estipulación y el respeto de una esperanza legítima del ad- herente". Le contrat d'adhesion. como criterio primige- nio y facultativo de significación'''. II. La mayor objeción expuesta al principio de la confianza y su expansión a la tarea interpretativa está dada por el posible des- equilibrio o desigualdad consagrado. Editorial Astrea. Editorial Jurídica de Chile. pág. 1987. 56 GEORGES BERILOZ. pág. 2a ed. No se debe desconocer el asidero de la crítica en la contratación negociada. Contratos con cláusulas predispuestas. La interpretación objetiva debe entonces efectuarse aplican- do el patrón de individuo medio razonable. los cuales. . t. en esta oportunidad son en toda forma útiles y adecuados. San- 57 Conforme. como se ha dicho en la relación adhesiva.. BEN1TEZ CAORCI mente a la influencia del sentido común.

peca de error en una suposición básica. en aquellas ocasiones en que el contratante recibe una copia del documento signado. sino que es muy común que el adherente solo posea el título probatorio de su celebración. sobre el predisponente recaerá el conocido deber de hablar claro. " LuloiMosco. mas sobre el adherente recaerá la carga de emplear toda la dili- gencia para entender el verdadero sentido de la declaración. y como no ha usado la normal diligencia a fin de entender la declaración negocial.. . sobre la cabeza del adherente no fluye un especial deber de cono- cimiento. pág. idem. 53. Por tal causa. Tal razonamiento. " LUIGI Mosco. al exigir- le al consumidor la lectura de las cláusulas predispuestas. el deber de conocerla". ante tal paridad de difi- cultades será conforme a la justicia y la buena fe que corresponda una igual repartición de las obligaciones y cargas38. pero más aún. salvo que sea un jurista y se dedique a la presente temática. Principi sulla interprétazione. 54. siendo una de las pocas atri- buciones preferentes del consumidor/adherente. o. el cual se acarrearía en caso de su no respeto la consi- guiente responsabilidad. porque la ma- yoría de los contratos por adhesión se celebran verbalmente. nunca lo ojea. care- ciendo materialmente de la posibilidad de examinar su contenido. pues como el destinatario de la declaración padecerá de una particular dificultad para enten- derla y por su parte el declarante se topará con dificultades a fin de expresar y comunicar su pensamiento. en su caso. sino que el principio de cónfianza tan solo reposa sobre el predisponente. lo cual no parece ser certero ni razonable. Por ende. hoy día insostenible. en donde. sobre él re- caerá la responsabilidad de tal omisión. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 27 Un punto de vista muy particular ha sido sustentado en Ita- lia. en primer lugar. sin la entrega del respectivo contrato. Ello es así. el principio de la confianza tenía una bifurcación tanto para el predisponente como para el consumidor. pág. cit. ya que la lectura de todos los posibles contratos concluidos haría irrazonablemente tortuosas las pocas horas dedicadas al tiempo libre. en virtud de su diferenciada normativa.

.

CAPÍTULO IV EL ARTÍCULO 13. Buenos Ai- res. NUMERAL 2 Obsérvese que el único y por cierto parco. Editorial Herder. De la déclaration. el cual reza: "Cuando en la oferta sé dieran dos o más informaciones con- tradictorias prevalecerá la más favorable al consumidor": Ante este texto legal. . pág. las reglas de interpretación indivi- dual. se cues- tionaría: ¿Se encuentra plasmada la interpretación contra profe- rentem o pro consumidor? ¿Qué pasa con la regla de la prevalen- cia de las cláusulas negociadas o acuerdos individuales sobre las condiciones generales? Estas y otras serán las interrogantes que intentaremos responder en el desarrollo del presente estudio.. Resulta incontrastable la inadecuación de la sanción del pre- cepto tal como se encuentra redactado. pues no cumple con lo que profesó magníficamente el insuperable SALÉILLES-al estudiar una figura contractual que por faut de mieux (a falta de algo mejor o mejor terminología) culminó llamando contrato de adhesión. numeral 2 de la ley 17250. lo que 'JM GRONDIN. cualquier jurista extranjero. 1999. exi- giendo que ante tal supuesto.. 2 RAYMOND SALEILLFS.. es el artículo 13. debían sufrir sin duda importantes modificaciones. 169. que encontramos en ello una respuesta a nuestras preguntas'. pág. Introducción a la hermenéutica filosófica. sin necesidad &Cono- cer al dedillo la temática en examen y conforme a que entender una cosa significa haber aplicado algo de tal modo a nosotros. 229. exiguo y solitario texto que se refiere a la interpretación en el terreno del derecho del consumo. como consecuencia del predominio de una de las voluntades2.

refe- rente a la tarea hermenéutica en el ámbito del derecho de consumo. en tal sentido y como consecuencia del microsistema que constituye la temática examinada. al redactar un único y solitario artículo. al ser una exclusión del legislador por irrogar demasiados gastos al predisponente —lo que por cierto nunca se sabrá. BENITEZ CAORCI por cierto no ha sido tomado en consideración por parte del legis- lador patrio. in- cis62° de la LRC. deberá acudirse al andamiaje y los cánones interpretativos establecidos en el Código Civil. y "Deber de información en la ley 17250 de 20 de septiembre de 1999". Con una formulación no del todo ortodoxa. cuando establece que la interpretación pro consumidor no se encuentra recogida en nuestro derecho po- sitivo. Montevideo. númeral 2. en Derechos del consumidor en el marco de la legislación nacional y la integra- ción regional. basta solo observar el embarazoso proceso de sanción de la normativa estudiada—. 2000. analizaremos las reglas de la cláusula preva- lente y más relevante o esencial. su conexión con las pautas hermenéuticas del Código Civil y. pág. tal no será nuestra conclusión. Ingranusi. Flaco favor se hace al consumidor al no establecer normati- va alguna y coherente para el supuesto de interpretación. el artículo 13. Pareciera a primera vista asistirle razón a Oktxxx13. De conformidad con tal redacción. 33. más tarde. puede llegarse a concluir que no existe la interpretación adversus stipulatorem en el dere- cho de consumo. mas tal corolario no puede acogerse por las razo- nes que más adelante expresaremos.30 JUAN J. . diario El Observador 21 de junio de 2000. especialmente su artículo 1304. El desarrollo metodológico que llevaremos en adelante será examinar el contenido y consecuencias jurídicas del artículo 13. jurispruden- ciales y normativos. se materializa en el único texto normativo. sin embargo. La menuda tarea puesta sobre los hombros del ju- rista consistirá en aplicar las pautas interpretativas del Código 3 GUSTAVO ORDOQUI CASTILLA. dentro de una materia tan rica en desenvolvimientos doctrinarios.

y GIUSEPPE ZACARIA. pág. en tal sentido. lo cual varía en gran medida la potencialidad de negociación de ambas partes. en Emilio Betti e l'in- terpretazione a cura di Vito Rizzi. no encajaría dentro de los cánones requeridos y enseriados por la hermenéutica jurídica.. Roma-Bari. y TONINO GRIFFERO. Diritto e interpretazione. publicado en el libro precitado.1« podría pensar que la interpretación en el campo del consumo pa ha variado en ningún sentido. haya valorado o no a este. 111. nos situamos ante un contrato con cláusulas predispuestas. ellas se aplicarán. no nos enfrentaremos al contrato paritario regu- lado en el Código Civil. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 31 Civil'. En efecto. . 6 PIERRE-ANDRÉ COTÉ. pág. pero tomando en cuenta y consideración el contexto y am- biente5 en el cual se desarrolla la relación de consumo y la ratio de la nueva norma vigente. quienes consideran como presupuesto de la interpretación y consi- guiente aplicación el conocimiento del contexto. en relación con tal temática puede consultarse las soluciones propuestas PIETRO PERLINGIERI: "Emilio Betti e l'interpretazione7. pág. 1999. Sweet & Maxwell. 392. 121. por el contrario. en tomar en consideración siem- pre el ámbito donde se va a llevar a cabo la actividad interpretati- va. 1999. 124. tal y como se empleaban hasta la sanción de la normativa. 1997. 2a edición. 73 y ss. Editore Laterza. sino. *Igual se irá a aplicar el precepto legal. de suma trascendencia re- sulta la consideración del "medioambiente legal". estudiada por nosotros. Inteipretation of Contracts. ya que al tener que recurrir a las mas de de interpretación del Código Civil. de acuerdo a coma. Napoli. 3a ed. Montreal. dicho razonamiento. Les Édi- tions Thémis. págs. pudiendo variar en gran medida el resul- tado final de la tarea hermenéutica. no termine deviniendo como un freno al progreso del derecho y la socie- dad. pág. 1991. que consisten fundamentalmente. . Por esto nuestra tarea deberá tener como rumbo el que al utilizar con- / viejos. ceptos instrumentos pretéritos para una realidad completamente nue- va. Interprétation des bis. 'En relación con la importancia del contexto en el cual se lleva la tarea hermenéutica puede consultarse a KIM LEWISON. Universitá di Camerino. FRANCESCO VIOLA. "Interpretazione e astucia del dogma. En principio y con una lectura ligera del texto sanek101149. A partire de EMILIO BErn". empero. London.

ibídem. núms. las materias conexas a los cuales se podrá destinar.. La lettera e lo spirito della legge. corresponde establecer el contenido del aludido artículo. En efecto. pág. sino hacerlo intérprete y guardián del espíritu que a la ley da vida'. Milán. no debe aprisionarlo en el círculo mágico de la letra de la ley. 3 y 6. se hará adoptando el adn o la ratio de la LRC —ámbito al cual se destinará . epístola n a los Corintios. 9 San Pablo. En nuestro país. que al aplicar los textos lega. será la proyección del ar- tículo 1304 del Código Civil en los negocios adhesivos. 34. 8 CARLOS ALARCÓN CABRERA.32 JUAN J.. Obligaciones. La letra. 1925. dirigi- da a la aplicación de la norma legal'° . Barcelona. Claudio Gar- cía Editor. establece que "las cláusulas ambiguas 'ídem.. siendo mayoritariamente aceptado el carácter dinámico u global de la interpretación. 3* ed. '° Vtirronto FROSINI. puesto que las normas edificadas en el Código Civil se establecieron para un contexto específico. Montevideo.: les. . La conciencia del jurista. 13. y. Prólogo al libro de VITTORIO FROSINI.. el espíritu vi vifica"9. así mismo. BENITEZ CAORCI Señala magistralmente COTÉ7. entonces. que. 1995. Editorial Ariel. pág. 388. 1998. como es obvio. en primer lugar. debe existir una coherencia vertical y horizontal. en concordancia con lo que muy grá- ficamente expresó san Pablo en la segunda epístola a los corin- tios: "la letra mata. Lecciones de derecho civil. consistente en equilibrar las relaciones entre — consumidores y empresarios. pág. pág. 142. un esbozo de su desarrollo fue llevado adelante por el olvidado jurista DUVIMIOSO TERRA. al aplicar la regla contra proferentem del Código Civil. Lo que importa señalar. sin tomar en consideración.. 50. la primera exige la aplicación del texto sin contrariar normas jurídicas jerár- quicamente superiores. La letra y el espíritu de la ley. por su parte la coherencia horizontaf con- siste en aplicar el texto tomando en consideración. cit. pág. Giuf- fré. todas las hipótesis en las cuales se podrán destinar. en su primer inciso.

no queda otra opción que recurrir al segundo inciso del artículo 1304. no está destinado a proteger al débil... El giro que emplea el artículo ha sido ciertamente muy cues- tionado. cit. en toda circunstancia.. . Obligaciones. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 33 deben interpretarse a favor del deudor ". el cual prescribe que " las cláusulas ambiguas que hayan sido extendidas o dictadas por una de las partes. de acuerdo con la orientación universal. De esta manera. que.".. su vetustez y ajuste a los principios del liberalismo europeo e ideales de la Revolución francesa. puesto que en los contratos con prestaciones sinalagmáticas o interde- pendientes ambos son deudor y acreedor a un mismo tiempo. Creo que le asiste razón a CUBIDES11. y por ello la comprensión de los con- tratos con cláusulas predispuestas. pues se objeta en tal sentido quién es el deudor. es la consagración de la regla favor debito- ris. pág. sea acreedora o deudora. Se desprende de la fórmula empleada.. lo cual exigirá. 11 JORGE CUBIDES CAMACHO. la valora- ción de los cambios producidos en el contexto negocial. sino al deudor a fin de librarse de su obligación. se advierte que este primer inciso. se inter- pretarán contra ella. por tal motivo. se deberá apuntalar en la base de dicho pasaje.. 211. al expresar que quizá sea mejor indagar sobre la obligación respecto de la cual se presenta la cláu- sula ambigua y en ella determinar cuál es el deudor que puede invocar la favorabilidad.

.

La doctrina mayoritaria acertadamente res- ponde a esta interrogante en forma negativa. t. lo cual tampoco legi- tima la solución legislada. FCU. pág. La disyuntiva está planteada en los siguientes términos: está o no consagrado el control de incorpora- ción en dicha norma. pero después agrega que si bien la regla de la tras- parencia se refiere a requisitos de forma del contrato. 731. pero a causa de que el legislador patrio omitió establecer sanción expresa. De esta norma se desprende la exigencia de requerimientos fórmales. de modo tal que faciliten la comprensión por el consumidor". xxxr. Señala al respecto MARIÑO LÓPEZ' que la ley uruguaya no instituye la sanción correspondiente a la violación del deber de "trasparencia". 2001. así. en tér- minos claros y con caracteres fácilmente legibles. "El control de contenido del contrato de adhe- sión en la ley uruguaya de relaciones de consumo" en Anuario de Derecho Civil Uruguayo. CAPÍTULO V REGLAS DE INTERPRETACIÓN AUTÉNTICAS EN EL DERECHO DE CONSUMO 9. Montevideo. . se califica dicho silencio como inexistencia del control de incorpo- ración. A este respecto. el artículo 29 de la LRC reza: "Los contratos de adhesión serán redactados en idioma español. ACLARACIÓN PREVIA De suma importancia resulta dilucidar la incógnita que expo- ne el artículo 29 de la LRC. corresponde reproducir el texto legal que origina la controversia. no puede 1 ANDRÉS MARIÑO LÓPEZ.

mientras que los requisitos de legibilidad y compren- 2 GUSTAVO ORDOQUI CASTILLA. sin embargo. 3 JOSEPH LLOBET I AGUADO. 34. finaliza su razona- miento expresando que "atentos a lo establecido en el artículo 32.. No se confunden sino que se complemen- tan a fin de que el adherente se percate de la obligación asumida. Montevideo. Además. Derecho del consumo. C. . De lo expuesto podemos deducir que el deber de informa- ción es exigido por la ley en el marco de una tutela sustantiva del adherente. la resolución o la ejecución forzada. en su ausencia. en toda esta doctrina. la trasgresión del deber de informar con claridad otorga al consumi- dor la opción por exigir la reparación. 1996. pág. los requisitos de legibili- dad y comprensión tienen como objetivo la exigencia de requisitos de forma que posibiliten al adherente el acceso y conocimiento del contenido obligacional. El deber de información en la formación de los contratos. 2000. de donde surge que la tras- gresión de una norma de orden público (C. Barcelona. Edi- ciones del Foro. art. pág. De esta manera queda clara la idea sobre la inexistencia del control de incorporación en el derecho uruguayo. En efecto. 199. no es posi- ble sostener esa conclusión.36 JUAN J. BENÍTEZ CAORC1 sostenerse que sea un requisito de incorporación. 8) apareja nu- lidad si en la norma no se dispone otra cosa. Editorial Marcial Pons. Con anterioridad ORD0QUI2 se había pronunciado de manera similar al decir que como consecuencia de la omisión legal hay que recurrir a los principios generales. subyace la idea errónea de asimilar —a lo me- nos en las consecuencias de su omisión— el deber de información con los requisitos de legibilidad y comprensión (que en nuestro derecho integran las reglas relativas al control de contenido). ya que la norma no prevé una sanción de tal entidad y. más los daños y perjuicios que correspondan". la información tiene como finalidad la comunicación por un contratante al otro de las condiciones y el alcance de los com- promisos que puede adquirir'.

". págs. El contenido del deber de información es siempre sustancial. Así mismo. Sentadas estas bases.. En tal sentido. en varios proyectos de ley.". Editorial La Ley 1994. en otras ocasiones.. al expresar el primero de estos que "Es abusiva. obran con finalidades disímiles. y si bien se comple- mentan. y su naturaleza jurídica se contrapone con exigencias de tipo sustancial. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 37 Sión se refieren a una tutela procedimental. Concretando esta idea. a nues- tro entender se encuentra regulada en los artículos 30 y 31 de la LRC. De este modo.. pues sin ella puede que el consumidor no se disponga a perfeccionar el negocio obliga- cional. por su lado. se establecía en forma atípica las reglas relativas al control de inclu- . 100 y ss. el artículo 31 reza: "La in- clusión de cláusulas abusivas da derecho al consumidor a exigir la nulidad de las mismas. véase EsTHER GÓMEZ CALLE. Buenos Aires. la in- formación en general es requerida como un elemento que auxilia a configurar la voluntad de los adherentes. Los deberes precontractuales de información. y ello lo hace con datos de- terminantes para formar la voluntad negocial favorable o no a la celebración del contrato. por su con- tenido o por su forma. En este contexto normativo' consideramos que las reglas de legibilidad y comprensión encuentran cabida en el artículo 30 en 4 Sobre la extensión y contenido del deber de inforn-lación. que este tenga la posibilidad de comprender el contenido contractual. o bien sobre los derechos que correspon- den a la otra parte'. corresponde decir que la sanción por la infracción de los requisitos de legibilidad y comprensión. no es difícil concluir que el deber de información y los requisitos de legibilidad y comprensión se re- quieren mutuamente pero no se confunden. los requisitos de legibilidad y comprensión requieren que tanto la información como las cláusu- las predispuestas sean accesibles al consumidor medio. 'Importa destacar los antecedentes legislativos referidos a la actual regu- lación del contrato de adhesión en la LRC. el deber de información se traduce en una obligación complementaria de la entrega de la cosa que per- mite su utilización con mayor efectividad..

si no les fue dada la oportunidad de tomar conocimiento previo de su contenido. textos escritos con caracteres de tama- ño considerablemente pequeño. el repartido No. menciona la abusividad formal enmarcando en dicha fórmula los requisitos de legibilidad y comprensibilidad que. en efecto. Con carácter previo. la abusividad en la forma única- mente puede concebirse respecto del incumplimiento de los re- quisitos de legibilidad y comprensibilidad del artículo 29. . portugués. acertadamente habían sido circunscritos en las reglas relativas al control de inclusión. La exigua discusión parlamentaria de los diversos proyectos de ley. el repartido No. o si los documentos donde consten están redactados de forma que tienda a dificultar su sentido y alcance". etc.. similar tenor ostentaba el artículo 23 del repartido No. en anteriores proyectos. nos lleva a "deducir" que el actual artículo 30. El abuso formal que menciona la norma se refiere al in- sión. El consumidor podrá alegar la nulidad de las cláusulas que contravengan esta disposición". porque. de nuestra parte. Nadie en su sano juicio puede considerar que mediante una cláusula in- colnprensible o ilegible se determine un claro e injustificado des- equilibrio entre los derechos y obligaciones de los contratantes. según la recta lógica y sentido común. 912 de octubre de 1997. dicho pensamiento se desenvuelve de conformidad con la redacción del artículo 30. pensamos que cuando el legislador men- ciona la abusividad formal. se está refiriendo a los requisitos de legibilidad y comprensión enmarcados dentro de las reglas relati- vas al control de contenido. No se entiende por qué razón debe recurrirse al artículo 32 de la LRC acerca de un caso en que haya una redacción equívoca o desleal.38 JUAN J. 1186 de septiembre de 1998 establecía en su artículo 25: "Cuando en un contrato de adhesión escrito con determinado ta- maño de caracteres existiesen. en serie o mediante cualquier otro procedimiento similar. el cual en su artículo 15 reza: "Los contratos que regulan las relaciones de consumo no obligarán a los consumi- dores. además. presentado en formu- larios. deberá ser redactado en idioma español. 28 de marzo de 1995 en su artículo 17 rezaba: "Todo contrato tipo o de adhesión. y con caracteres legibles a sim- ple vista para una persona de visión normal. El proyecto de ley que a nuestro entender regulaba la cuestión de forma más adecuada a su naturaleza jurídica fue el presentado por los senadores KORSENIAK y GARGANO —con fecha de 12 de agosto de 1997—. por su contenido o por su for- ma". éstos serán anulables y se entenderán como no escritos". BENÍTEZ CAORCI la frase que expresa: "Es abusiva.

y por ello deberían situarse en la fase de control de inclusión. a nuestro entender. los requisitos de legibilidad y comprensibilidad se erigen en uno de los tipos de con- trol de contenido con base en la buena fe objetiva. equili- brio negocial. 10. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 39 cierto tenor literal de una cláusula. deberá decretar la nulidad absoluta de las cláusulas que no lo observen. atribuyéndole cometidos que en nada se amoldan a su finalidad ni espíritu. en virtud de la sanción prevista en las reglas relativas al control de contenido. La regla de control de contenido conforme con su esencia. correspohde señalar que los requisitos de legibi- lidad y comprensión encuentran su fundamento en la buena fe ob- jetiva plasmada en el artículo 30. ILUSORIA CONTRADICCIÓN Por todos es sabido que el tema de la interpretación de las cláusulas predispuestas en las relaciones de consumo tan solo se . se refiere a cuestiones sustanciales. se ubica al desfigurar am- bas nociones. por ejemplo. Mediante la fórmula adoptada por el derecho uruguayo se desnaturalizan las reglas de control de contenido. dentro del control de contenido los requisitos de legibilidad y com- prensión. su no traducción al idioma es- pañol. frente a tales supuestos. Por último. en virtud de la preponderancia que detentan en la redacción de la lex contractus. En consecuencia. La corrección del lenguaje y transparencia del tenor literal exigida por la norma. Inconclusa quedaría nuestra idea si no resaltáramos el desacierto del legislador patrio. el tribunal. responden a la diligencia y lealtad con que deben actuar los predisponentes. según nuestro derecho. su ininteligibilidad.. el yerro. para el cabal entendimiento de la obligación contraída. mientras que los requisitos de legibilidad y com- prensión procuran resolver cuestiones procedimentales. cuya inobser- vancia apareja nulidad absoluta. La buena fe objetiva impone a estos la obligación de no defraudar la confianza que depositan los adherentes en que el instrumento ne- gocial confeccionado sea conforme a sus derechos y expectativas. etc. al regular..

40 JUAN J. en su caso. buena fe y equilibrio en los derechos y obligaciones generados por la relación de consumo. Con una solución parcialmente similar se presen- ta ALFARO. no debe de ser tal de no permitir la individualización de un significado unívoco. para quien el ámbito del control de inclusión deberá reservase exclusivamente para los casos más graves de falta de claridad. 2. págs. 1998. la regla contra proferentem se re- 6 JAVIER PAGADOR LÓPEZ. . corresponde diferenciar nítida- mente las dos posibilidades que se pueden presentar: acerca del control de inclusión. vol. cit. y. pues podría haber "dos o más in- formaciones contradictorias". expulsados de esta por no cumplir con las precitadas exigencias de incorpora- ción. legibilidad y comprensión por parte del consumidor o adherente medio y con anterioridad al control de contenido regu- lado por el artículo 30.. las re- glas de interpretación actúan sobre cláusulas que ya han superado el control de inclusión y de las cuales. aun para el lector despreveni- do. como dijimos. Milán. el pri- mero de estos requiere la legibilidad y claridad en la confección de las cláusulas contractuales.. o bien.. 680 y 681. "Clausola `dubbia' e interpretazione `piú favo- revole' al consumatore en Studi in Onore di Pietro Rescigno. 363. Giuffré. por el contrarío. la hesitación. dejando abierta la entrada de una elección entre diversas posibili- dades viables'. es resolver la aparente antinomia existente entre el control de inclusión y las reglas de interpretación. in. La situación que inmediatamente se nos plantea.. como dice el artículo 1304 Código Civil "casos dudosos". Obbligazioni e contratti. Condiciones generales. si. por el contrario. "lo que haría irrazona- blemente dificultoso y prácticamente inexigible el conocimiento de su contenido por parte del adherente"6. pág. BENITEZ CAORCI produce cuando estas han superado el control de inclusión o in- corporación. 'Conforme VITO RIZZO. integrantes de la relación de con- sumo y no han sido bien eliminadas o. Diritto privato. la declaración negocia' no lo evadirá en el supuesto de no poder individualizar ningún significado genuino y resultando la ininteligibilidad de aquella. Delante de tales incógnitas.

. 286.. Las con- diciones generales. La interpretación. por el contrario. En pri- mer lugar cuando las condiciones generales consideradas en su con- junto estén redactadas de tal modo que el conocimiento de su conteni- do no puede alcanzarse por un consumidor medio sin esfuerzos extraordinarios. Por lo anterior. se deduce que las reglas de incorporación actúan por lo menos en tres ocasiones —veáse infra 21-9. pág. 14. 9 Siguiendo en la materia los desarrollos de ALFARO. 13. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 41 servará para los demás supuestos de cláusulas dudosas8... En Italia se llega de ordinario a la misma conclusión.. . Por último.. en el supuesto de hecho que pretende posibilitar al adherente la com- prensión del contenido obligacional. En segundo lugar. cit. se aplica en aquellas situaciones en que las cláusu- las singulares contenidas en un precepto condicionado general que. pág. pág. al con- siderar al defecto de trasparencia —requisitos de legibilidad y comprensión— como una cláusula privada por entero de inteligibi- lidad (lo cual implica una cuestión de inexistencia de consentí- 8 JESÚS ALFARO ÁGUILA-REAL. restan los ca- sos en los que a pesar de su claridad aparente. o bien pueden serlo de muchas maneras. Es así co- mo el control de inclusión se aplicará a los supuestos de la exis- tencia de una dificultad insuperable. no resulta difícil delimitar el ámbito de aplicación del control de inclusión.. A la luz de las precedentes consideraciones. cit. la regla contra proferentem se aplicará a los supuestos de existen- cia de una dificultad más general. el tenor de la cláu- sula no permite que con su simple lectura pueda el adherente per- catarse del alcance de la obligación que asume... al admitir o tolerar dos o más significaciones de la cláusula contractual. o bien no pueden ser entendidas de ningún modo razonable. en La interpreta- ción. cit. tanto mediante el acceso al clausulado como por conducto del razonable entendimiento de su compromiso. al no poder establecer un sig- nificado viable de la declaración negocial. La incomprensibilidad veda el conocimiento.

12 CARMEN ARANA COURREJOLLES. aunque muy criticada. En este contexto no cabe duda de que las reglas de incorpo- ración procuran que el adherente aprecie la obligación que ha con- traído. Véase así mismo Luis CLARO SOLAR. pero por ° FRANCESCO Di GíovANNI. pág. Explicaciones de derecho civil chileno y comparado. Durand & Pedone Lauriel Hachette et Cie Cosse. t. vol. lo que se propone con esta regla no es desatar el nudo. Torino. mientras que las normas de interpretación contra profe- rentem se tornan aplicables ante una oscuridad en el sentido de la cláusula objetivamente realzado de modo que sean razonablemente atribuibles por lo menos dos significados diversos entre ellos in- compatiblesI°. La re gola di trasparenza nei contratti dei consumaron. De las obligaciones. Cours de Code Napoleón t. Gappichelli 1998. Santiago. vi. por el contrario. págs. Editorial Jurídica de Chi- le. 78 y 79.. págs. .42 JUAN J. BENÍTEZ CAORC1 miento). Traité des con- trats ou des obligations conventionnelles en général. 3a ed. 1882. pára quien la regla contra profe- rentem no sería en verdad un procedimiento de interpretación.. Paris. en el sentido más favorable al consumidor. 28. "CHARLES DEMOLOMBE. La interpretación. 1992. pág.. en cambio la regla adversus stip' ulatorem responde a la fijación del contenido de las estipulaciones contractuales. . cit. En último lugar. xxv.. 24. ya que él consiste en emplear ciertos procedimientos de raciocinio para descubrir el sentido oculto de una convención y para conocer la verdadera intención de las partes.. n. 278y 279. es ¡cortarlo! A simi- lar conclusión arriba en Perú ARANA COURREJOLLESI2. Por lo cual puede apreciarse que ambas pautas responden a una patología disímil. Marchal et Billard. mientras que la regla contra proferentem pretende deter- minar objetivamente el sentido jurídico de una declaración negocial con base en las diversas alternativas viables. es loable la mención de la postura de DEMOLOMBEI I. pues el control de inclusión tiene por meta la eliminación de redacciones desleales y pérfidas que como con- secuencia de las mayores prerrogativas puedan elucubrar los pre- disponentes.

sino a favór de quién se inter- pretará. un requisito ne- gativo de inclusión y un instituto garantizante del principio de la autonomía privada. en concordancia con la buena fe y otros principios cardinales que rigen la conducta de las partes. debiendo por tanto expresarse con claridad para que el otro la entienda. preci- samente por ser una pauta hermenéutica objetiva. por el contrario. además. no lleva a la búsqueda exacta de lo plasmado en el clausulado contractual por el poder de codeterminación de las partes. expresaremos tan solo que.REGLA DE LA PREVALENCIA. consistente en que ante la existencia de con- tradicciones en el clausulado contractual. siendo su única finalidad el castigo por no hablar claro. il. en ningún momento puede estable- cerse un alcance tan limitado al precepto hermenéutico. —lo cual además ence- rraría una amplia reflexión—. DEFENSA DE LA AUTONOMÍA PRIVADA. No siendo objeto del presente estudio. que de conformidad con la interpretación inteligente y bivalente que proponemos. . deben primar aquellas cláusulas que sean la más fiel personificación de la libre codeter- minación de los contratantes (infra 23). sino apenas a la com- prensión de lo allí establecido. y así como una de las partes cree en la palabra dada por el otro y confía en ella. sino. la otra debe lealtad. hay que resaltar que la regla de la prevalencia de los acuerdos individuales sobre las cláusulas predispuestas no es verdaderamente una regla de in- terpretación strictu sensu. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 43 distintos fundamentos. ello sería más bien una penalización (o castigo) ya que tanto el declarante como el receptor se deben lealtad y confianza. ya que no nos dice cómo se van a in- terpretar las cláusulas del contrato. al considerar que no nos encontramos ante una norma de interpretación. REMISIÓN Por último y tan solo a manera de adelanto.

.

tanto en el derecho del consumo y con anterioridad en sus respectivos Códigos Civiles. establecido en los artículos 30 y ss. Al respecto. núme- ral 2 de la LRC. En tal sentido. puede ser un indicio lo sucedido en otros orde- namientos jurídicos. que con anterioridad al nuestro han estable- cido normas similares. CAPÍTULO VI INTERPRETACION "CONTRA PROFERENTEM" O PRO CONSUMIDOR 12. CRITICA A LA CLÁSICA CONCEPCIÓN Al comenzar el estudio de las reglas de interpretación propia- mente dichas. Con una formulación del todo atípica. en todo mo- mento conviene tener presente que ellas consisten solamente en un escalón dentro del sistema de protección a que se encuentran some- tidos los contratos con cláusulas predispuestas. en el ámbito del derecho de consumo. ¿qué pautas hermenéuticas deben utilizarse en tal supuesto? A estas interro- gantes intentaremos dar respuesta en las líneas que siguen. para entonces sí considerar como oponibles al consumidor las cláusulas que lo hayan superado. introduce en la contratación estandarizada el único texto referente a la interpretación en dicho ámbito. sin embargo ¿qué sucede al concluirse la relación de consumo?. de la LRC. el artículo 13. debiendo más tarde continuarse con el control de contenido. mas con el al- cance limitado al supuesto de la oferta contractual.interpreta- ción pro consumatore como la continuación de la ya conocida por . puede observarse que tanto la opinión de la doctrina como la ju- risprudencia se han caracterizado por considerar a la.

Le condidoni generali di contratto nella giurisprudenza. y vol. págs. el yerro en que incurre MUÑOZ al afirmar que el adherente conoce previamente las cláusulas. págs. págs.. págs. aun si así lo fuera. vol. La interpretación.. pág. Edicio- nes Depalma. merece nuestra atención. 49 y ss. 1984. Condiciones generales de los contratos. Protección y defensa del consumidor. 1998. 1994. cit. Doctrina general del contrato. ROBERTO VÁSQUEZ FERREIRA y OSCAR ROMERA. 255. inclusive para el lector desprevenido. págs. ERNESTO CESARO. 550 y ss. En virtud de ser el único autor del mundo conocido por nosotros que ha sostenido tal razonamiento. en todo caso. MA- NUEL GARCíA AMIGO. págs. págs. 1996. 419 y 421. consistente en que las dudas que se produzcan en la interpretación de las cláusu- las contractuales se resolverán en contra de quien las haya redac- tado'. para quien no es aceptable que en la interpretación de las condiciones generales deba primar el criterio de favorecer al cliente ante el estipulante en caso de duda. Cedam 1993. El contrato por adhesión a condiciones ge- nerales. CARLOS GUSTAVO VALLESPINOS. Luis MUÑOZ. 318 y SS. pág. Buenos Aires. pág. Madrid.. 314 y SS. Véanse: -TILIO ANIBAL ALTERINI. Buenos Aires. La Rocca.. Buenos Aires. págs. Le condizioni generali di contratto. Cedam. SALVATORE Plum. 1997. Abeledo-Perrot. Condiciones generales.. n. 1992. F. ' Algunos autores manifestándolo expresamente y otros dejándolo indu- cir de sus ideas. 190 y ss. 1969. México D. págs..46 JUAN J. Buenos Aires.. Párrafo aparte amerita la opinión del mexicano MuÑoz2. como quien acepta las condiciones generales las conoce previamente a ser incorporadas a determinado contrato. 470 y ss. 194.. GABRIEL y RUBÉN STIGLITZ.. 1994. Cárdenas Editor. Universidad. 61 y ss. Padova.. 18. para este jurista. Padova... . cit. no se avista la razón del porqué no aplicar la interpretación contra el predisponente si. Derechos)' defensa del consumidor. nadie niega la realidad fáctica de que es este quien las incorpora al contrato. no tendría cabida la re- gla adversus stipulutorem. 83 y ss... BENITEZ CAORCI todos regla de interpretación contra proferentem. ni .. es fácilmente perceptible.. JAVIER PAGADOR LÓPEZ. acontece que. JESÚS ALFARO ÁGUILA-REAL. Editorial Revista de Derecho Privado... Cedam.. Contratos civiles-comercia- les-de consumo. Padova. cit.. Las condiciones.

págs. . ineficaz). págs. Institu- ciones de derecho privado. GIOVANNI PACCHIONI. 1978. Teoría de las obligaciones en el derecho moderno. inciso 2° del Código Civil. resulte de interpre- tación dudosa. Contratos por adhesión.. 1930. en tal supuesto se da la paradoja de que si se aplica la regla contra proferentem y. ristampa aggiorna• tu. 1950. cit.. el citado precepto legal prescribe: "las cláusulas ambiguas que hayan sido extendidas o dictadas por una de las partes. Edi- wrial Reus. Cedam. se interpretarán contra ella. por tanto. EDOUARD DE CALLATAY. o bien en el sentido "Y" (más gravoso para el consumidor: adherente. F.. Padova. 80 y 81. pág. pág. Cedam. Padova. The interpreta- :ion of contracts. NO y 81.. 316 y ss.. "se interpreta en perjuicio de quien la ha puesto. por tanto. Al respecto..... a GIUSEPPE BRANCA. GioVANNI CRISCOOLI.. JORGE ( ilORGI. 1996. ha sido Roo quien muy gráficamente ha insinuado el moderno alcance en que puede ser entendida la herramienta hermenéutica con un ejemplo por cierto muy ilustrativo: imagine- mos que una cláusula predispuesta en interés del profesional y. como consecuencia de la fórmula limitada establecida en el terreno del derecho de consumo. 1947. la interpretación contra proferentem se en- cuentra regulada en el artículo 1304. la cláusula se interpreta en el sentido "X". por consiguiente. Obligazioni e contratti. ella no podría 3 Al respecto puede consultarse. vol.. págs. o sea. GABRIEL y RUBÉN STIGLITZ.. el cual extiende su ámbito de aplicación a todo el derecho patrimo- nial. Madrid. sea acreedora o deudora. pág. cit. Ji contratto. 385. Diritto civile. tv. México D. a favor del otro". Études sur l'interpretation des conventions. nosotros reputamos desacertada tal opinión. FRANCESCO GALGANO. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 47 Como sabemos.". 442. hasta el punto de permitir considerar a la cláusula abu- siva y.. pág. 190. pues bien. LGDJ. 346. entre otros. cit. por ende. Editorial Pomía. pág. Sin embargo. la cláusula no se reputaría abusiva ni sería inefi- caz). contra el del consumidor-adherente. KIM LEwisoN. ella podría interpretarse en el sentido "X" (más favorable para el consumidor-adherente y conforme al ciml. Resulta que la doctrina tradicional considera que la inter- pretación más favorable al consumidor es aquella que se realiza siempre en contra del preclisponente3.. 140.

el consumidor adherente resultaría a la postre más beneficiado. que en no todos los casos la interpretación con- tra el predisponente puede favorecer al consumidor. 100. ya que la cláusula. En concordancia con lo ya manifestado. Condiciones generales de la contra- tación y cláusulas abusivas. y esa ha sido 4 VICENZO ROPPO. 2 Clausole abusive e assicurazione. por el contrario. el juez debe elegir la interpretación más perjudicial para el adherente.. 5 VITO Rtzzo. . La solución que en definitiva podría ser más favorable al con- sumidor. "Reglas de interpretación de las condiciones generales de los contratos". JAVIER PAGADOR LÓPEZ. con base en la elección del significado apa- rentemente más hostil. 1994. "La nuova disciplina delle clausole abusive nei con- tratti fra imprese e consumatori". corno modo de no impedir el pleno funcionamiento de las normas de Control de contenido y expulsar del tráfico jurídico empresarial a la cláusula plurívoca y a lo me- nos en alguno de sus significados. en cuanto abusiva. por tanto la cláusula se interpreta en el sentido "Y" —más gravoso para el consumidor—.... Madrid. cit. Así mismo. 1998. BENÍTEZ CAORCI llegar a declararse abusiva y permanecería en el contrato. 334. págs. C/auso/a "Dubai". Consejo General de los Colegios Ofi- ciales de Corredores de Comercio. Marcial Pons. de manera que de los varios significados que la cláu- sula plurfvoca permita. Milano. 62 y 63. VV. La directiva comunitaria sobre cláusulas con- tractuales abusivas. de hecho podría ser no tanto aquella que.48 JUAN J. sería ineficaz y desaparecería totalmente del contrato'. en AA. Se observa. pág. 682. 2000. Valladolid. en Diritto ed economia dell'assicurazione. mien- tras que. pág. pág. la hace incurrir en un juicio de opresión y por tanto la hace caer. si la regla contra proferentem no se apli- ca y. mediante la elección del significado aparentemente más ventajoso salve la cláu- sula. sino aquella que. 6 JUAN ROCA GUILLAMÓN. se afirma que la alte- ración en la comprensión de la regla contra proferentem supone una inversión en el sentido de la funcionalidad del criterio contra stipulatorem. Giuffré. ineficaz6.

en definitiva. La enseriaza del derecho y la Interpretación de las leyes. consistente en no ser favorecido con la interpretación. En efecto. cit. dándose el contrasentido de que una interpretación en contra del interés del consumidor le sea más favorable que la realizada en contra del predisponente. 1956. automática- mente se está favoreciendo al deudor-consumidor. quién explica que "no se puede pensar al intérprete como un mero repetidor de la fórmula de la ley". Fondo de Cultura Económica. la de un autómata que aplica mecánicamente la voluntad expresadel legislador.. al considerar que siempre que se interprete el contrato en su contra.. 1909. 7 Véase en MAX ASCOLI. 139. Las cláusulas ambiguas predispuestas implican por lo regu- lar una ventaja para el predisponente y la respectiva desventaja para el adherente. México. Milano. Montevideo. sin preocuparse si satisface o contraría las exigencias sociales y las tendencias más generales de la época". 116.. es. Tipográfica de la Escuela Nacional de Artes y Oficios. Buenos Aires. Nueva filosofía de la interpretación del derecho. al beneficiar al predispo- tiente con una interpretación que a la postre le resulte más favora- ble. ha insertado en la relación de consumo las cláusulas ambiguas. pág. pues en tal senti- do lo que se propone con la nueva forma de aplicación de la inter- pretación pro consumidor es evitar una aplicación mecánica7. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 49 la principal falencia de la doctrina tradicional. F. 1991. ya que se limitaría su cometido: "Su misión. sobre las importantes críticas a la aplicación mecánica y silogística por parte del intérprete de las normas jurídicas. D. La interpretazione delle leggi. pág. si se sostuviera la pauta de interpretación clásica. Es así como magistral- mente se ha enseñado en nuestro país que proceder de tal modo por parte del jurista no es adecuado. Diritto. pág. Resulta evidente la incongruencia que se produce al no adoptar la posición aquí propuesta. LUIS RECASÉNS S ICIIES. Giuffré. FRANCESCO VIOLA y GIUSEPPE ZACARIA. pues si estas se interpretan en contra de aquel. pág. si ha sido él quien ha propiciado el desvalor de la norma y quien. 30. 26. pues. . podría suceder que no se cumpliera con la sanción de la norma.. sin tomar en consideración las consecuencias jurídicas de asumir tal enfoque. FEDERICO ESCALADA.

quien con la innovación del artículo 1469 bis del Código Civil italiano. y más tarde.50 JUAN J. considera que la interpretación más favorable al consumidor se encuentra formal- mente modificada con respecto al antiguo 1370 del Código de 1942. o sea. consiste en realizar una inter- pretación "inteligente" del acto de predisposición impuesto al consumidor.. en un doble sentido: primero en una acep- ción más favorable al consumidor. en el supuesto de surgir dudas. En consecuencia. el jurista deberá en todos los casos utilizar un método de interpre- tación bivalente. lo que establecemos es una interpreta- ción bivalente del acto de predisposición. Asimismo debe patentizarse. es ilustrativo el pensamiento de Rizzo. en buen romance. 8 VITO Rizzo. según cuales sean las consecuencias jurídicas ver- daderamente más favorables al consumidor. titubeos. BENITEZ CAORCI puede ocurrir que se aminoren las consecuencias desfavorables para este. pág. incertidum- bres. en virtud del decaimiento de 4a cláusula y su ulterior consecuencia consistente en la eliminación de la ventaja para el predisponente y su sustitución —en caso de ser necesario— ya sea mediante la integración interpretativa o bien integración dispositiva. que ya se /impugnaba tal for- ma de interpretación. con textos legales similares a los nuestros. sí se interpretan en contra del interés del ad- herente. cit. supeditando la elección de una u otra alternativa al resultado que genuinamente otorgue mayores ventajas al adherente. en cambio. lo que se propone en lo tocante al instru- mento hermenéutico examinado. se optará por tal des- enlace. la interpretación más favorable al adhe- rente acaba por ser esta' última. . por una solución más justa. 674. ya sea en contra del consumidor y más tarde predisponente. en una orientación más perjudicial. según un significado que no atribuya plena validez al contenido obligacional. ob. pero en definitiva no innovando sobre la interpretación contra el autor de la cláusulas. vacilaciones en la interpretación de la declaración negocial.

ella está dada por las consecuencias jurídicas verdaderamente más favorables. en tal sentido. ya que su modus operandi no aten- ta contra la naturaleza operativa del sistema de control individual. lo que por cierto ocurre con la interpretación contra prpferentem clásica. interna o "circunstanciada"9. enten- dida tradicionalmente. Dicha utilización se debe a la inaplicabilidad de la interpretación adversus stipulato- rem en el sistema de control abstracto (no legislado en nuestro derecho). no debe obviarse la inexistencia de factor algu- no que impida su utilización en el ámbito del control individual de las cláusulas predispuestas. pág. Por tal motivo. encomendada a quienes tienen interés legítimo en la defensa de los consumidores. en el entendido de que la elección del significado 9 JUAN ROCA GUILLAMON1ob. pues a la inversa. Sin embargo. mientras que aquella solo devie- ne aplicable en el dominio individual. pues difícilmente podrá ser individualizada. esta resulta eficaz tanto en el sistema de control individual como en el abstracto. a esta altura. puesto que la interpretación ha de ser igualmente abstracta o "externa". es menor que la regla contra proferentem. ya que a consecuencia de la naturaleza objetiva de la legitimación para el ejercicio de las acciones judiciales o recursos administrativos. .. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 51 Resta por aclarar que la interpretación contra proferentem. ha sido utilizada por la doctrina y jurisprudencia ale- manas en el ámbito del control abstracto. el ámbito de aplicación de la regla adversus stipulatorem. aplicada al sistema de control abstracto. a la inversa. el establecer qué se entiende por interpretación más favorable al consumidor. GENUINA SIGNIFICACIÓN MÁS FAVORABLE Resulta necesario. cit. 13. impide que pueda hablarse de interpretación más favorable al consumidor o "parte débil" del con- trato. 333.

En tal caso y para no ser tildados de subjetivos o arbitrarios. lo cual no es sino la plasmación de la antigua máxima de que "quien se obliga. hay que atenerse a la intensidad y magnitud de las obliga- ciones impuestas al contratante. De suerte que la operación lógica que debe realizarse a fin de saber cuáles serán las repercusiones más favorables al consumidor. considerándo- lo benéfico por su claridad o. ambiguo. en tal sentido. por el contrario. sin expresar realmente cuál es el supuesto que consideramos correcto. de- beremos acudir a su interpretación teleológica o finalista. tendrá aplicación valedera en nuestro ordenamiento legal. optaremos por examinar el artículo 1304 en ambas hipótesis. por admitir varias lecturas y así recurrir al "espíritu de la ley". se obliga a lo menos". 14. sinq . de suma trascendencia será distinguir si el artículo 1304 del Código Civil es un precepto claro o si.más débil y así saber cuál tiene mayor gravitación y peso en el sinalagma de la relación de consu- mo. En tal sentido. es la de establecer claramente que la interpre- tación jurídica no es la aplicación mecánica de un mandato. será de suma utilidad establecer algunas breves considera- ciones acerca de la interpretación de los textos legales. no debe limitarse a ser un ejercicio aritmético.52 JUAN J. por el con- trario. lo que parece ser un enjundioso trabajo doctri- nal. BENÍTEZ CAORCI más ventajoso establezca realmente más derechos y menos obli- gaciones desde un punto de vista cualitativo y no cuantitativo. lo cual nos facilitará en gran medida la tarea de interpretación del artículo 1304 del Código Civil. sino que. 15. al contrarío. VIABILIDAD Ahora bien. LA INTERPRETACIÓN COMO ACTIVIDAD PRODUCTIVA Cuestión importante para considerar de conformidad con la doctrina moderna.

. Harla. 148. del mismo autor.84 y 85. 12. EditorialTemis.. L' interpretazione giuridica. Elementos de derecho civil. 1959. 15 GUSTAV RADBRUCH.. Así mismo. Teoría de la interpretación jurídica. no limitándose en ningún caso a un superficial y sin ponderación examen de los textos legales y contractuales puestos a su consideración. Jacques Puam Faculté de droit et de science politique. 1997.. puede verse la crítica a BUGNET y su reflexión acerca de que "no conozco el derecho civil. MAX ASCOLL ob. productiva". en la actualidad.. pág 315". ANNE LAUDE. 12 PIERRE-ANDRÉ COTE. pág.. Luis RECASÉNS SICHES.. 96 y 140.. Interpretation. F... págs. Santa Fe de Bogotá. De manera que. 44. cit. ... "L'interpretation "active" du contrat par Ie j uge". pág. págs. véase. 9 y SS. con-stste-siempre en completarla.. MAURO BARBERIS. ya verse sobre las declaraciones de voluntad del legislador o de los particu- lares. cit... 148. pág. pág.. tiene que ser más inteligente que su autor15. con la profusa fulguración que lo caracteriza. en Le juge et l'exécution du contrat avant-propos de Mestre. 1993. C. 1. Madrid. Nueva filosofía. constitutiva'2. 14 ERICH DANZ. cit.. 1999. principalmente. Ha sido establecido por DANz14.. 139. vol. 35. que el resultado de toda interpretación. pág. La interpretación. cit. Vil-roleo FRO- s1N1. págs.. Filosofía de/derecho. en JULIEN BONNECASE. es más. sosteniendo que aquel puede entender la ley mejor de lo que la entendieron sus creadores.. Editorial Temis. deben tener una ac- titud activa''. Lle- pdndo algunos autores clásicos como VOLTAIRE a considerar que interpretar sma ley equivale a corromperla. pág. Filosofía. zla ed. Diritto. GUSTAV RADBRUCH.. 183. 45. Aix Mar- - sei I le.. Editorial Revista (le Derecho Privado. pág. Bogotá. y la ley puede ser mucho más inteligente que su autor. 285.. sólo enserio el código (le Napoleón". pág. en la cual intérprete y texto se fusionan y forman el círculo hermenéutico del que tanto nos hablaron HEIDDEGER y GADAMER. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 53 una actividad creadoram. .. se pretende que los jueces en la tarea hermenéutica que les corresponde. 13 JACQUES MESTRE. 11 FRANCESCO VIOLA y GIUSSEPPE ZACARIA. D. 1991. cit. Relativismo y derecho. cit.. RAD1RUCH ha resumido espléndidamente la relación entre el i ntérprete y\ el texto por comprender. México D... "implica algo nuevo".

Edicio- nes Sígueme. F. Ediciones Sígue- me. pág. 108. L'interpreta- cione giuridica. Verdad y método. GIUSEPPE ZACARIA. Con acierto la doctrina moderna enfatiza que de un texto jurídico —ya sea contractual o legal— resulta imposible fijar con precisión un único sentido. 1999. en tal sentido.. magistralmente. págs. ed. ni los textos legales a ser una mera suma de enunciados. HANS-GEORG GADAMER. II. y el que la gramática tiene una pausa mucho más vasta en su evolución que el derecho. pág 259. México D. II..54 JUAN J. 1980. al aplicar el derecho viviente o como su- blimemente se expresa al considerar a la norma jurídica como vi- da humana objetivizada' 8. 2" Al respecto véase. 17 ABEL NARANJO VILLEGAS. al respecto véase GIOVANNI TARELLO. MAURO BAREERIS. Editorial Temis. 16 HANS-GEORG GADAMER. más que individualizar una acepción de la norma..... 331 y ss. 324. por consiguiente el intérprete. Santa Fe de Bo- gotá. lo que se propone con la formulación aquí realizada se condice con el verdadero papel que le cabe a la magistratura. se sostiene que la comprensión de un texto supera a la comprensión que su propio autor tenía'6... debe recordarse el desacierto que significa li- mitarse en demasía al carácter gramatical de los textos y su análi- sis exegético. cit. 1998. pág 107. . cit. al cual hay que darle el valor adecua- do a susinterpretaciones. C. 323•y 324. 5' ed.. Verdad y método I. págs.... Salamanca. pág. así mismo. D. Diritto. 44. 170. lo cual se hace caudal de la potencial alteridad de todo texto". Luis RECAsENs SICHES. 1992. 291. enseñanza que tiene ple- na validez en el ámbito jurídico y evita la aplicación mecánica de los preceptos legales y la tan limitada misión de los jueces consis- tente en que solo fueran "la bouche qui prononce les paroles de la loi". L'interpretazione della legge. 3* ed. pág. No limitándose ni el lenguaje. 14' ed.. Giuffré. Filosofía del derecho. 19 FRANCESCO VIOLA. 1999. lo cual omitiría el carácter fenoménico del dere- cho''. BENÍTEZ CAORCI Así. cit. pág.. Tratado general de filosofía del derecho.. Salamanca.. Milano. deberá elegir entre los diversos enunciados posibles". Editorial Porrúa. como toda su obra.

págs 214 y 215. "que es imposible el estudio profundo y com- pleto del estado de enfermedad. 1. que. expone: "La interpretación no está restringida. En efecto.. 146. Por ello se observa fácilmente la inconveniencia del refrán popular que expresa "no aclares que oscurece". Teoría. consistente en que si la ley es clara. pues.. pág. en tal supuesto. 2. a menos que se tome por base el estado de salud". Sistema de derecho romano actual. quedando reservado al ambiente hogareño. Góngora y Compañía Editores.. el cual no tiene ninguna aplicación en la hermenéutica moderna. como un espe- jismo de que es posible prescindir del trabajo del intérprete". este adagio ha si- do magníficamente desmitificado por SAVIGNY21. todo lo cual ha llevado a catalogar el aforismo predicho. el canon hermenéutico primor- 21 FRIEDRICH SAVIGNY. RICARDO GUASTINI. 1878.. DESMIIIHCACIÓN DEL AFORISMO "IN CLARIS NON FTT INTERPRETATIO" Otro punto importante por considerar está dado por rechazar en forma contundente el aforismo in claris non fit interpretatio. la oscuridad es una imperfección de la ley. pág. cit. Así mismo.. t. vertido al castellano por Jacinto Mesía y Manuel Poley. Le fonti del diritto e l'interpretazione. " VITTORIO FROSINI.. como se observa. no cabe su interpretación.. F. o como se llama hoy día la interpretación negativa. tal razonamiento es falaz. 17. pág. y para buscar el remedio es preciso estudiarla en su estado normal".. Madrid. al caso accidental de oscuridad de la ley.. Así mismo en La letrera. es necesario interpretarla. cit. al afirmar con su elocuencia habitual. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 55 16. 76. ya que para saber si una ley es clara o no. Milano. PRIMERA POSIBILIDAD: TEXTO CIERTO Pasando a la primera posibilidad y considerando al precepto examinado con una irradiación de zafirina diafanidad. . como creen muchos.. máxima que no considera necesario como pre- supuesto de aplicación de cualquier texto legal su previa interpre- tación.. es por to- dos sabido.

págs. Montevideo. no vienen a ser tales... D.... determinando consecuencias jurídicas verda- deramente más favorables al consumidor: la fórmula propuesta por la doctrina tradicional.. Teoría general del contrato. no se de- satenderá su tenor literal. ya que el criterio esta- blecido por la doctrina tradicional. cit. Giuffré.. 146 y ss. FRANCESCO VIOLA.. L'interpretazione. GIOVANNI TA- RELLO. por ende. 33 y 34. GIUSEPPE ZACARIA.. artículo 1304 Código Civil. págs. Le norme intetpretative speciali. 43. vol. a pretexto de consultar su espíritu".. el cual preceptúa que "cuando el sentido de la ley es claro. o sea.. Interprétation. FCU. pág. FABIO ZICCARDI. cit. pág. Giuffré. Diritto. PIERRE-ANDRE COTE.. 1992. 1972. ya que soluciones que parecieran ser las más favorables al adherente. Milano. 201.. véase GUIDO ALPA. págs. aparentemente pareciera ser el que establece ventajas al deudor-consumidor. la regla adversus stipulatorem.. Tratado de derecho civil uruguayo. por cuanto no sería una postura correcta dejar al arbitrio to- tal y subjetivo del intérprete la respuesta. cit. pág 326. cit. Santa Fe de Bogotá. cuando se comienza a escudriñar y hurgar un poco su propuesta. CAR- MEN ARANA COURREJOLLES... ins- tituyendo el método literal o gramatical a fin de interpretar los textos legales. cit. debemos determinar cuál de las dos formas de encarar el precepto en estudio respeta en mayor medida su sentido grama- tical.. 358 y SS. . nos cuestio- namos ¿cuál es la interpretación que respetaría en mayor medida su tenor gramatical. Sin embargo. 1993. la regla pro consumidor o contra proferentem. En contra CHRISTIAN LARROUMET. 1. En el ámbito contractual. 87.. 116 y SS. C. De conformidad con tal criterio y con la claridad del texto por interpretar. págs.. tomo xvm. En nuestro país puede consultarse a JORGE GAMARRA.. BENITEZ CAORCI dial se encuentra establecido en el artículo 17 del Código Civil. o por al contrario. 1993. no podemos dejar inconclusa la respuesta y. resulta ser que en ocasiones no respeta el tenor literal establecido en el artícu- lo 1304. a la inversa?. L'intetpretazione... ed. pág 17. empero.. La interpretación.56 JUAN J.. pág. ¿cuál de las dos pautas hermenéuticas se encuentra de mayor conformidad con el precitado texto legal? En tal sentido no es fácil responder a tal interrogante.

de tratar igual a los iguales y desigual a los desiguales25. .. 402 y ss. 1999. Paris. Paris 1950. págs. L'interpretazione della norma civile. ya sea ante la ley. 1996. 169 y SS. Giappichelli.- ÁT ESSANDRO GIULIANI. Torino. en este aspecto la normativa recientemente san- cionada hace suyo lo ya afirmado por ARISTÓTELES hace más de dos milenios y establecido en forma abreviada por los civilistas. teleológico. en la ley o por la ley. se deberá acudir a los principios previstos en la Constitución a fin de podér deducir cuál sería la solución adecuada. uno de los pilares cardinales establecido en la Cons- titución está dado por el principio de igualdad. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 57 Al no poder responder la interrogante tomando únicamente como base el texto establecido en el artículo 17 del Código Civil. siendo el mismo el apropiado casi en su tota- lidad en el derecho privado patrimonial por la defensa al consu- midor o usuario24. al respeto y a lo establecido por la Carta magna. en toda interpretación de un texto legal. En efecto. e implícita para otras (igualdad por la ley). xxvn. también resultará atinado sostener que una inter- pretación demasiado ceñida a la letra de la norma puede conducir " Véase principalmente . A la postre. no puede caber ninguna duda de que la interpretación contra proferentem a la inversa. sistemático u histórico. tal y como la propugnamos. U- braire Garnier Fréres. Su coordinación con el prin- cipio de igualdad. ya sea con base en el método gramatical.. in y tv. es la que más se adecua al sentido grama- tical. Como magistralmente ha enseñado la doctrina italiana mo- derna". págs. Libro 5° caps. La autonomía de la voluntad y sus límites. Montevideo. debe existir conformidad con las pautas y principios establecidos en la Constitución. 24Postura similar que magníficamente ha introducido en nuestro país JUAN BLENGIO. 25 ARISTÓTELES. ANTONIO PALAllO.. principal- mente. Si la normativa sancionada encuentra su base en el principio de igualdad previsto en la Constitución en forma explícita para alguna de sus vertientes (léase igualdad ante la ley y en la ley). Éthique de Nicoma que. IONE FERRANTI. t. ADCU.

1994. SEGUNDA POSIBILIDAD: TEXTO AMBIGUO En segundo lugar.. cit. págs. que se anclaría en la gramática26..... 1996. págs. El negocio jurídico. 328 y 353. Cedam 1992. Dalloz. 120 y 121. GIORGIO OPPO. pág.. FRANK STEINMETZ. 25th reimpresión. 159. 527. consistente en el terreno del derecho del consumo.. CORBIN. La interpretación.. teniendo siempre en cuenta el ambiente donde se va a realizar la tarea hermenéutica. pág.sommation... Las condiciones. Teoria generale del negozio giuridico. Comentarios ao Código de Protevao e Defesa do Consu- . reimpresión. Teoría. Paul.. 140.. resulta imperioso siempre atender a la finalidad de la norma y su aplicación de conformidad con los patrones constitucionales. cit... y considerando hipotéticamente falto de claridad el artículo 1304 del Código Civil. Interpretazione del contratto. ed. basándose por cierto en el principio de autorresponsabili- dad del sujeto que hace una declaración negocia127 o en similar 26 ABEL NARANJO VILLEGAS. St. CARLOS MACHADO VIANNA y HÉLIO JosÉ CAvALcArrn BARROS.. pág. pág 552. Las condiciones. On Contracts. 132. Droit de la con. 191. JORGE GIORGI. a fin de establecer una forma de aplicación del precep- to que más se adapte a la realidad al ser sancionado por el legisla- dor. 259. pág. por tal motivo. obviamente. Editorial Civi- tas. Minnesota... 319. debemos atenernos a su espíritu. West Publishing.. cit.. pág. JEAN CALAIS-AULOY. FRANCO CARRESI... cit. GABRIEL y RUBÉN STIGLITZ. pág.. 11 Foro Italiano-Zanichelli. Obligazione e negozio giuridico.58 JUAN J. 1992. Bologna. pág 50. ARTHUR L.. 1992. "Profili dell'interpretazione oggettiva del negozio giuridico". ristampa corretta della u edizione. en GIORGIO OP- PO. De études sur l'interpretation. BENÍTEZ CAORCI al abuso y estancar la evolución del derecho. FEDERICO CASTRO Y BRAVO. Paris. 88. 27 EMILIO BETTI. EDOUARD CALLATAY. Con- tratos por adhesión... pág. Napoli. Scritti giuridici Padova. JESÚS ALFARO ÁGUILA-REAL. 18. JAVIER PAGADOR LÓPEZ. cit... 1997. Esi. Filosofía. pág. cit. cit. 79. "porque debe culparse a sí mismo de no haberse expresado mejor". No son pocas las voces que consideran a la precitada norma legal como una sanción por el incumplimiento del deber de hablar claro. Madrid.. pág.

328. en verdad. tomo 1. 1958. pág. Lumen Juns... cit. VV. pág. cit. 31 vrro Rizzo. 293. cit. 79. 28 Conforme. 32 ERICH DANZ.. 678.. puesto que.. 2. pág. The interpretation of contracts. Protección y defensa.. cit. La interpretación. CONTRATOS CONC LÁUSULAS PREDISPUESTAS 59 sentido al no permitirle al píe disponente tomar ventaja de su pro- pio error28. ROBERTO VÁSQUEZ FERREIRA y OSCAR ROMERA. pág. ROBERT JOSEPH Po- THIER. GABRIEL y RUBÉN STI- GLITZ. 62. cit. Editorial Revista de Derecho Privado.. para quien la ratio de la norma consistiría.. Tratado de las obligaciones.. JUAN MANUEL APARICIO. 15. pág. 612 y 613. 174. cit. xvu. págs. AA.... Contratos. la falta del cumplimiento de su deber se resolverá en una conducta autolesiva.. pág.. 1. KIM LEWISON. Rio de Janeiro. también. 1997. Madrid.dit le mot"". en Comentarios al Código Civil y Com- pilaciones Forales. "De la interpretación de los contratos". pág. pág. Cedam. GIUSEPPE STOLFI. Madrid. Contratos por adhesión. 71. vol. 1993. pág. 62y 63. Clausola "dubar .... 1991. cit. y Condizioni genera- li. 321. Editorial Revista de Derecho Privado.. 29 VALERIO DE LUCA. para quien la regla adversus stipulatorem encuentra su asidero en el proce- midor. L' intetpretation "active" du contrat. 119.. pág. t. ÁNGEL LÓPEZ y LÓPEZ. Los actos jurídicos. Editorial Revista de Derecho Privado. dirigido por Manuel Albaladejo y Silvia Díaz Alabart. Asimismo. Teoría del negocio jurídico.. a lo cual le agrega la finali- dad de protección del consurnidor''.. y . Editorial Heliasta..... Hammurabi.. págs.. 30 JACQUES MESTRE. Buenos Aires. "v interpretazione del contratto nell' analisi econo- mica del diritto".. 1995. Tratado de derecho civil español. quien al precitado texto lo llama "elemento penal de la interpretación". en la autorresponsab ilidad del profesional en la declara- ción negocial. n. Cabe resaltar en tal sentido la posición de DANz". cabe realzar la posición de Raza. 510.. pág. 2000. ANNE LAUDE. en L'interpretazione del contrato nella dottrina italiana. Padova. vol. Madrid. el deber de ciare loqui. pág. que en una de sus variantes deriva de la célebre fórmula de LoysEL "Qui vend le pot. FEDEIUCO PUIG PEÑA. Buenos Aires. 1959. 200. la cual será sopor- tada tan solo por el predisponente con base en el principio de auto- rresporxsabilidad (apoyándose sobre todo en la penalty default rule)29.

al igual que en Italia. La re gola di trasparenza.. Si bien resulta correcto sostener que el adn del artículo 1304 del Código Civil consistiría en el deber de parlar chiaro como manifestación de la buena fe objetiva. vol. II contratto.. en similar sentido.. Milano. pág. en Derecho de obligaciones)' contratos. BEN(TEZ CAORCI der de un hombre honrado. Derecho de obligaciones y contratos. pág. Ma. cit. pág. pág. tu. " Conforme. 82. t. 1998. Admitiendo el fundamento de la equidad de la norma puede consultarse a MARÍA JosÉ NÚÑEZ TOMÁS. FCU. 411.. máxime en nuestro país en donde la sanción de la LRC ape- nas tuvo como función abatir el desequilibrio existente entre los en "La interpretación del contrato". pág.. MARCO CASSOTTANA. 2000. conviene referirnos a la posición de CRiscuou34. .. cit. Québec. no puede seguirse afirman- do como preferente tal fundamento en el ámbito del derecho de consumo. Además. pág 129. Valencia. ti. 161.60 JUAN J. quien establece el fundamento de la precitada regla en el principio de buena fe en la etapa contractual. 1993. el cual explica que la mentada regla en estudio encontraría un fun- damento esencialmente equitativo en la protección del contratan- te más débil. En nuestro país puede consultarse a DORA SZAFIR. 441. II problema dell'interpretazione. Tirant lo Blanch. Bosch. Contratto. como se observa palmariamente. Giuffré. 34 GIOVANNI CRISCUOLI. el cual no se debe lucrar de las expre- siones dudosas. 35 FRANCESCO Di GIOVANNI. pág. pero en Canadá MAS- SE36. 127. cit. 1999. "soprattutto all'esigenza de protezione e di favore per l'aderente35". este considera como fundamento del precepto en estudio.. ed. Les Éditions Yvon Blais. pág. Mercado y derecho. siendo la regla.. Valpuesta Fernández. MASSIMO BIANCA. terreno en el cual primordialmente atiende a la viabili- dad de hacer cognoscible la totalidad del contenido contractual y... Diritto civile. la posibilidad de hacer fácil- mente conocible al adherente el contenido contractual. En otra vertiente se encuentra BIANCA". R. 212. 1995. En similar sentido EVA HOLZ. Barcelona. pág... 345.. El consumidor en el derecho comunitario. FCU. 1994.. una manifestación del principio de buena fe objetiva. 36CLAUDE Loi sur la protection du consommateur analyse et com- mentaires. Montevideo. Montevideo. 137.

Las condiciones. 150 y 151. 410.. consideran desacertada la forma de interpreta- ción de la precedente norma legal. al omitir regular el mercado. más que el incumplimiento del deber de ha- blar claro. la tendencia mayoritaria tanto de la doctrina como la jurisprudencia. Editorial Temis. las relaciones entre empresarios y otros. postura que se amolda plenamente al entorno en donde se empleará el derecho de consumo. por tanto. se manifiesta que las reglas de interpreta- ción contractual sirven para averiguar la voluntad negocial rele- vante y no para corregirla. Teoría general del contrato y del nego- cio jurídico. // problema dell'interpretazione.. en I contrati in generale... Torino. Destacando el yerro de proceder con base en la interpretación como control de contenido. De esta forma. CLAUDIO SCOG- NAMIGLIO. GUILLERMO OSPINA FERNÁNDEZ. resulta atinado sostener la pro- puesta que preconizamos. lo cual acarrearía como consecuencia establecer un control de contenido encubierto o disimulado. tomo secondo a cura de Enrico Gabrielli. 19.. 37 Lo que por cierto ha sido una importante falta cometida por el legisla- dor. 38 JAVIER PAGADOR LÓPEZ. el sostén primario de la regla contra proferentem.. 1005. reside en el establecimiento de un privilegio hermenéutico. págs.. véase MAR- CO CAssorrANA. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 61 contratantes'''. cit. "L' interpre ta zione . rectificarla o reemplazarla38.. pág. Bogotá. al tener como única finalidad la LRC la protección del consumidor y el establecimiento de un régi- men más favorable a su persona. " cit. 1999. se atiende a la debilidad del sujeto que resulta perjudi- cado. 474. 5' ed. como derivación de la posición residual que ocupa el adherente en la confección del contenido negocial. pág. cit. EDUARDO OSPINA ACOSTA. . CRÍTICAS A LA INTERPRETACIÓN "CONTRA PROFERENTEM" A LA INVERSA En cambio. y sus mayores objeciones son las siguientes: En primer lugar. Utet.. Se advierte que.. pág.

si bien es verdad que se alcanzaría tal resultado como conse- cuencia de aplicar la regla contra proferentem a la inversa. La regola di trasparenza. Si se llegara a la eliminación de una cláusula contractual del negocio. pág. si esta es clara y puede atribuírsele una significación jurídica. se considera que aplicar la regla pro con- sumidor de la manera propuesta. no respetaría el control de contenido establecido en el artículo 30. en Interpretación del contrato.. nadie niega que la her- menéutica jurídica se encuentra al servicio de la comprensión. La primera de las críticas no es tal. ya sea de los textos legales —latu sensu—. la validez de la cláusula con su aplicaciónr. en sentido concordante.. 331. o declaraciones contrac- tuales.. En último término. no sería en virtud de la interpretación pro consuma- tore a la cual no le cabe dicha actividad. resulta de confundir dos proble- mas distintos.. ¿No sucede lo mismo en muchas ocasiones aplicando el criterio tradi- cional de la interpretación adversus stipulatorem? ¿Por qué no aceptarlo en el supuesto de aplicar la intetpretación pro consuma- tore que propugnamos y por qué sí en el supuesto de aplicar el tradicional sentido de interpretación? En cualquier caso. la valoración de su contenido corresponderá a los sistemas de con- trol vigentes. 4° GUSTAVO ORDOQUI CASTILLA. cit. lo cual implica eliminar una reformu- lación del contrato". se expresa que mo- 39 FRANCESCO Di GIOVANNI. En similar sentido se afirma que la interpretación del contrato es una . las reglas hermenéuticas no considerarán en ningún sentido lo ventajoso u odioso de la estipulación concre- ta.62 JUAN J. 86y 87.... cit. actuar de la manera que proponemos po- dría ir en contradicción con el principio de conservación del con- trato. págs. BENÍTEZ CAORCI En segundo lugar. El profesor compatriota ORDOQUI manifiesta certeramente que en la actuación de pautas interpretativas siempre se trata de una "actividad hermenéutica". sino porque el acto de predisposición comprendido con base en las pautas hermenéuti- cas establecidas tanto en el Código Civil como en la propia LRC..

. consideramos que es similar a la primera de las críticas examinadas. las distintas posturas que se han mantenido.. puesto que el juez no tiene la posibilidad de modificar o rehacer el contrato. afirmacio- nes del todo compartibles puesto que en ocasiones. respecto a la objeción formulada por Di GIOVANNI. desde ahora.. porque.. 112 y 113. en muchos casos. puesto que decir que se confunde la aplicación de la multicitada pauta hermenéutica con la validez de las cláusulas. Droit civil. pág. conviene observar. es lo mismo que adjudicarle a la interpretación contra proferentem a la inversa. sobre la aplicación primordial o no. Con carácter previo al examen de la última de las crfticas... si hace esto. 174. Debe puntualizarse que en la contratación paritaria la inter- pretación conservadora del contrato prevalece sobre la regla con- interpretación estática.. se repite. pero no fingiendo su interpretación41. 41 ENZO ROPPO. ajustándolos a como los hubiera forjado un hombre razonable. como la proponemos. cit. lo cual no acontece. págs. mediante una pretendida "interpretación". CHRISTIAN LARROUMET. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 63 dificar un contrato. un rango de control de contenido encubierto.. contra la voluntad de las partes es. cit. O contratto.. de la regla contra proferentem sobre el principio de conservación del contrato. reelaborando los términos contractuales. pues... en especial en la doctrina italiana. cit.. la cláusula será declarada nula. pág. sino como consecuencia de no sobre- pasar el control de contenido. procura en todo momento el cabal cumpli- miento de lo que CARBONNIER42 enserió acerca de que la interpreta- ción es un homenaje a la autonomía de la voluntad. La forma de comprensión de la regla contra proferentem. no en vir- tud de la tarea interpretativa. posible. deformará las voluntades de las partes. En breves palabras. 42 JEAN CARBONNIER. 266. Teoría general del contrato. se procura fiscalizar el negocio obli- gacional. . mientras que la revisión se asoma como un desmentido de esta.

para algunos. Debe hacerse notar que... resulta palmaria la prevalencia de la interpretación adveltus stipulatorem sobre el principio de con- servación del contrato.. y sus argumentos son de los más sólidos. 1037. 906. quien habla de la preferencia del significado que da valor a la autonomía privada... pág. 1004. pág. adquiere otros ribetes en el ámbito de la contratación masiva. al determinar su significado eliminando la ambigüe- dad. prima la fórmula que atribuye máxima efectividad a la rela- ción contractual. 46 CLAUDIO SCOGNAMIGLIO. L'interpretazione. " LINA BIGLIAllI GERI. cit. Sin embargo.. El contrato tradicional surge de la voluntad fusionada de las partes. Profili dell' interpretazione. cit.64 JUAN J. L'interpretazione dei contratti. pág. 45 GIORGIO SUMA RICHTER. . L'interpretazione.... Véase igual- mente CESARE GRASSETTI... cit.. 347.- nal. de modo que estas han tenido recíproca participación en la elaboración del contenido obligacio.. el citado jurista estima que en el ámbito del derecho de consumo 43 GIORGIO OPPO.. procurando realizar el programa económico. cit. una que conduce a la eficacia y otra a la ineficacia de la cláusula. por ello. quedando como último remedio la aplicación de la regla contra stipulatorem. VOZ Interpretazione dei negozi giuridici. pág.. según parte de la doctrina. pág.. el principio de con- servación del contrato debe ceder ante el carácter dominante en la contratación estandarizada de la regla adversus stipulatorem. de manera que entre dos soluciones.. cuando tal solución resulte más favorable al adherente". la elección debe recaer contra la regla de conservación.. lo que es una verdad categórica y re- velada en la contratación tradicional. BENÍTEZ CAORC1 tra proferentem.. Para SCOGNAMIGLI046.. cit. entraña la elección de aquello inútil sobre lo útil pero fa- vorable al predisponente45. A igual solución se arriba cuando se afirma que preferir la regla contra proferentem sobre el principio de conser- vación. en la medida en que todo acto jurídico de signifi- cado plurívoco debe en la duda ser comprendido de acuerdo con su máximo significado útil43. 25.

CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 65

la aplicación prevalerte de la interpretación más favorable al con-
sumidor viene en consideración tan solo al éxito de la eliminación
de la regulación contractual de la cláusula abusiva, y, por ende,
implícitamente admite (ya que no se pronuncia en forma expresa
sobre el punto) que en caso de decaimiento total de la relación de
consumo, prevalecerá el criterio de la salvaguarda del contrato.
Desde otro punto de vista, se evidencia que la alternativa
que se presenta al intérprete no se traduce entre dos modos de ase-
gurar la eficacia de la cláusula, sino más bien entre la validez e in-
validez de esta, debiendo ser resuelto el conflicto en favor de la
interpretación conservadora del contrato'. Según este parecer, el
criterio de conservación del contrato predomina sobre la regla pro
consumidor, a menos que se quiera asignar en el ámbito del dere-
cho de consumo una aplicabilidad diversa de este principio, lo
cual no sería más que una propuesta arbitraria.
A nuestro entender, debe resolverse la disyuntiva adoptando
una posición ecléctica respetuosa tanto de la protección del adhe-
rente como del precepto de autonomía privada. Sobre esta base,
anteponemos la aplicación primordial de la regla contra profe-
rentem a la inversa sobre la conservación del contrato, siempre
que su aplicación, reporte un resultado más favorable al adheren-
te, conforme con la ratio de la normativa sobre consumo.
En efecto, de aplicarse la interpretación pro consumatore
como nos la propone Riza) y parte de la jurisprudencia alemana,
daría en parte cabida a la crítica precitada, ya que pretender que
invariablemente la interpretación más favorable al consumidor es
aquella que permite la eliminación de la cláusula sin importar el
desenlace último, o sea, sin considerar el resultado final sobrevi-
niente —léase nulidad íntegra del contrato—, desnaturaliza la fina-
lidad para la que fue configurada, consistente en la protección y
defensa del adherente. A ello debe sumarse, como premisa capi-
47 FRANCESCO Di GIOVANNI, La regola di trasparenza..., cit., pág. 85.

66 JUAN J. BENÍTEZ CAORCI

tal, que el principio favor negotii responde al respeto in tottim de
la autonomía privada, manifestación indubitable de la libertad
individual.
De todo lo antedicho podemos concluir, que es aceptable la
aplicación preferente de la regla contra proferentem pero condi-
cionada a la subsistencia última de la relación adhesiva.
A nuestro juicio, es desacertado el argumento aludido por
el precitado autor, consistente en buscar siempre la interpreta-
ción más favorable al consumidor expulsando las cláusulas so-
metidas a examen; al contrario, propusimos una interpretación
pro consumidor inteligente, procurando siempre la mayor ven-
taja para el adherente sometido al acto de predisposición, de
conformidad con la ratio y principios que inspiran e informan a
la LRC.
La interpretación pro consumidor inteligente que propone-
mos consiste en someter la cláusula contractual a todas las inter-
pretaciones viables, ya sea en contra del predisponente o en con-
tra del consumidor; en el primer supuesto, no habrá ningún tipo
de problema y será igual que la interpretación contra proferentem
ya conocida; por el contrario, si optamos por la interpretación con-
tra el consumidor por ser la aparentemente más favorable a su
interés, es necesarib un escalón más y observar si la nulidad de
dicha cláusula producirá la nulidad íntegra del contrato; si no se
produce tal resultado, aplicaremos la interpretación contra profe-
rentem a la inversa, se eliminará la cláusula y se mantendrá el
resto del contrato y, por ende, la relación de consumo; empero, de
no ser así y el invertir la aplicación de la regla adversus stipulato-
rem produce la nulidad de la cláusula y por ser esta la esencial de
todo el contrato, consideramos que no sería la solución más favo-
rable al consumidor, pues se desecharía y se aplicaría en la forma
tradicional como la conocíamos. La posición aquí sostenida se
encuentra de conformidad con la ratio de la LRC, porque, como
se ha demostrado ampliamente, el mantenimiento del contrato

CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 67

beneficia al consumidor, y, en cambio, sucede lo contrario con la
nulidad absoluta y decaimiento de la relación de consumo".
En puridad, se propende a que el tribunal realice un juicio
valorativo de las varias alternativas posibles y, entre ellas, se in-
cline por la que en definitiva sea más favorable al consumidor,
parte débil de la relación de consumo, a fin de equilibrar, así sea
solamente en el plano interpretativo, las posiciones de las partes,
sin olvidar que no debe de caerse en la tentación de utilizar la pre-
citada regla como una fórmula de control de contenido de la rela-
ción de consumo, máxime en la actualidad cuando se ha legislado
sobre dicho sistema de control.
De hecho, el interés supremo del consumidor consiste en sa-
tisfacer su necesidad material, la cual, sobre todo, se extiende en
dos ámbitos: ya sea un apremio vital a fin de proseguir con su vida
cotidiana, o baladí, creado ficticiamente por el marketing y la pu-
blicidad; no importando en cuál de ambos terrenos nos situemos,
su perspectiva y aspiración consisten en retener el bien o servicio
adquirido, ya que si tuviera que reintegrarlo al profesional, deberá
realizar otro contrato para obtener otra vez el bien o servicio con
distinto proveedor, con las consiguientes molestias y desembol-
sos que tal proceder producirá, además de que posiblemente el
clausulado manejado por este, sea similar al de su competidor.
Por lo cual, sin temor a equívocos, puede sostenerse que en el ám-
bito del derecho de consumo la regla y el principio general con-
sisten en la nulidad relativa de la relación de consumo y absoluta
de la cláusula o, en su caso, tenerla por no escrita, siendo un su-
puesto excepcionalísimo la nulidad absoluta del contrato, limitado
a las hipótesis de que una vez eliminadas las cláusulas de la rela-
ción de consumo en virtud de los controles establecidos en la LRC,
derivara la imposibilidad de conseguir el resultado propuesto al en-
tablar la nulidad.
48 JEAN CALAIS-AULOY, FRANK STEintErz, Droit de la consommation...,

cit., pág. 177; MIGUEL Ruiz MUÑOZ, La nulidad parcial del contrato y la defen-
sa de los consumidores, Madrid, Lex Nova, 1993, págs. 86, 272 y 278.

166. constituyan el centro de gravedad del contrato. 50ULRICH KLUG. su núcleo central. debiéndose realizar en tal sentido una interpretación correc- tora del texto legal. pág. 1560: "La nulidad producida por un objeto o causa ilícita. sea eficaz tan solo en el supuesto de que las cláusulas que no rebasen el margen del control de contenido. La trascripció0 del artículo exime de mayores comentarios y su posible desconocimiento. siempre que la o las cláusulas declaradas nulas fueran esendiales en la relación de consumo". al decir que si el contra- to careciere de causa se podrá declarar la nulidad del mismo. en consideración a su naturaleza y no a la calidad o estado de las personas que en ellos intervie- nen. .. nos podríamos cuestionar: ¿será que el legislador consideraba que si no establecía tal norma. podrá declarar la nulidad del mismo" (?) ¡Y qué será del 156049 del Código Ci- vil!. 369. En otras palabras. o dicho de otro modo: ¿que con el afán de proteger al consumidor podría subsistir un contrato sin causa? Por esto.. cit. Lógica jurídica.68 JUAN J. " Código Civil. 51 JAIME SANTOS BRIZ. el juez apreciara que con el conte- nido integrado del contrato este careciera de causa. Si bien resulta acertado establecer el princi- pio utile per Mutile non vitiatur. C. motor. págs. al leer la parte final del artículo 31 de la LRC. BENÍTEZ CAORCI Solo a manera de observación. se pretende que la nulidad íntegra del contrato.... 195 y 196. GIOVANNI TAREue. Santa Ve de Bogotá. art. el jurista queda entumecido con el dislate jurí- dico que se advierte en el precitado texto. se deberá atender a la nulidad absoluta de la relación de consumo. o sea.L'interpretazione.. Los contratos civiles. no podemos dejar pasar en forma inadvertida la revelación bíblica a la que nos somete el le- gislador al establecer asombrosamente en el final del artículo 31 de la LRC que "Si hecho esto.uG% nos informa acertadamente. 1998. cit.. el cual favorece en gran medida el tráfico negocial. y la producida por la omisión de algúil requisito o formalidad que las leyes prescriben para el valor de ciertos actos o contratos. son nulidades absolutas". podría existir un contrato sin causa y manterter su validez?. D.. con base en el simple argumento ad absuráum del cual 1(1... pág. Editorial Te- mis.

156... FRANK STEINM IL. la consagración del presente instituto tiene. cit.. cit. 352. pág. debiéndose. las cláusulas acceso- rias son aquellas que no determinan la voluntad de contratar... por el contrario. no tendría 52 JEAN CALAIS-AULOY. —al contrario de la mayoría de las normas de la LRC—.. pues que dicha función primará siempre y cuando que las circunstancias permitan proceder a recomponer la relación. Condiciones generales. Madrid. cit. los estudios y pos- turas doctrinarias ya asentadas hace varias décadas en el derecho comparado. pág. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 69 corazón. . asimismo.. que al tribunal le corresponderá. en GEMA BOTANA GARCÍA. pág. Vale decir. Curso sobre protección jurídica de los consumidores. A última hora. MIGUEL RUIZ MUÑOZ. "Las condiciones generales de la contratación: introducción y régimen jurídico de los contratos celebrados mediante ellas". que la posibilidad de declarar la nulidad total del con- trato es una regla excepcional y únicamente se aplicará ante el supuesto de que "las cláusulas declaradas abusivas fueran esen- ciales en la relación de consumo"". 182 y ss. ya que en tal caso las cláusulas que padecen la anomalía serán esenciales para la eficacia del contrato. 693. págs. siendo por lo tanto las obligaciones vitales de la relación de consumo. la finalidad de favorecer al predisponentem a que no se vea desproporcionadamente perjudicado de tener que soportar el mantenimiento de un contrato que como efecto de la falta de ciertas cláusúlas reputadas por él esenciales. derribar el contrato en el supuesto de una imposibilidad de reconstruir la relación.. Elementos de derecho civil... Como señala CALAIS-AULOY52. una tarea de zurcido de la re- lación de consumo. es loable resaltar —como consecuencia del panorama desértico existente en nuestro país—. " JosÉ Luis LACRUZ BERDEJO. 54 Al respecto puede consultarse la clara exposición de JAVIER PAGADOR LÓPEZ. y tienden solamente a mejorar la situación del predisponente.. 1999. JAVIER PAGADOR LÓPEZ. en tal situación —nulidad de ciertas cláusulas—.. Droit de la consommation.

sin la posibilidad de obtener alguno de los beneficios por él esperados al entablar la relación. en Suiza. no se encontraba en verdad en la mente del legislador al momento de su sanción. más favorable al consumidor. en el derecho de consumo. En resumidas cuentas. exige a las normas y su inter- pretación: la capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias56. cit. 13. Conviene sobre todo tener en cuenta. su fundamento gravita y está condicionado a que las irregularida- des padecidas se extiendan a las cláusulas esenciales o vitales del contrato. pág. a la inversa. 377. sino. contratto. la elección entre ambas alternativas no queda sometida al poder soberano del juez. por el contrario. y en definitiva. siendo que en el derecho contractual clásico su fundamento generalmente reside en la falta absoluta de consentimiento''. si con la interpretación pro consumi- dor o contra proferentem.70 JUAN J.. Así mismo.. pág. cit. teniendo como principal beneficiario al predisponente. Traité.. corresponderá recorrer el camino de la nuli- dad íntegra del contrato. se hace caer la relación de consumo por entero. la nulidad parcial coactiva del contrato tiene como propósito el beneficio del consumidor. BENÍTEZ CAORCI ningún sentido mantenerlo vigente. En ese orden. como acaecería si se adoptara —sin mati- ces— la postura que propugna Raz°. por el contrario la nulidad absoluta del contrato tiene como objetivo el beneficio del predis- ponente. es de patentizar que la forma de comprensión propuesta por el precepto legal.. el cambio y disímil asiento que introduce la LRC sobre la nulidad integral del contra- to. si aquella afecta a alguna cláusula fundamental del contra- to. " GIOVANNI CRISCUOLI.. coincidiendo ambos regímenes en su parácter excepcional. .. este deberá ob- servar. pero plasma en gran medida lo que MERZ. en cambio... 56 HANZ MERZ. opinamos que debe dese- charse tal criterio interpretativo y retornar a la clásica regla her- menéutica por considerarla más conforme con la ratio o adn de la LRC. y en tal supuesto. be- neficiando a ambas partes.

ya que la experiencia demuestra día a día la verdad de este fenómeno..L'arte dell'intetpretazione.. esta no solo puede evolucio- nar. 1971. la norma debería considerarse inapropiada. Resulta loable resaltar la imposibilidad de limitarle al juez la potestad de fundar su decisión sobre la base de una pluralidad de interpretaciones que representen el resultado de su actividad her- menéutica°.. Ediciones Jurídicas Europa-América. es inútil discutir acerca de la evolución de la interpretación. Teoría general del derecho. cit.. Manual de derecho civil y comercial. pág. 20. pág.. 206. y " GIUSEPPE ZACAR1A. De la déclaration.. 685. CONSIDERACIONES AFINES • También es preciso referirnos a lo que hace casi un siglo la jurisprudencia inglesa ha convertido en regla de interpretación. sino que no puede dejar de evolucionar. 96. págs... la norma vive con vida propia y es capaz de adaptarse a casos que el llamado legislador no previó en el momento en que se dictaba la norma. L 1. cit. .. Madrid. En sentido coincidente afirma MESSINE058 que una vez forjada. 96. siempre que se encuentren de conformidad con los textos legales y allí escoger la que en definitiva parece ser la más favorable al consumidor. Clausola "Dubia". 60 VéaSe por todos FRIEDRICH SAVIGNY. pág. Editorial Revista de Derecho Privado. pág. 58 FRANCESCO MESSINEO. cit. traducción espa- ñola de Carlos Posada. en donde establece que la única limitación a la libertad de la interpretación por parte del intérprete está dada por una nueva disposición legal que fije el sentido de la ley anterior.. si se atendiera a la voluntad del llamado legislador. 147. Buenos Aires.. pág. 246y ss. 61 Conforme VITO RIZZO. 1941. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 71 o como con más ingenio se ha expresado: la función de la inter- pretación reside principalmente en el acercamiento de las normas a la vida". tomo 1.. casos en los cuales. 59 FRANCESCO CARNELUTTI. RAYMOND SALE1LLES... Según CARNELurri"..

tanto al espíritu como a la letra de la ley. Trattato di diritto civile italiano. En último lugar. BENÍTEZ CAORCI que magníficamente LEwisoN62 ha resumido en the reasonable- ness of the result.. cit. meros criterios subjetivos de razonabilidad.. "biterpretazione del negozio giuridico" en Enciclopedia del Diritto. En análogo sentido. Ene! derecho italia- no puede verse sobre el comune buon senso.. pág. Sobre la racionalidad. 153 y 156. no pueden servir de fundamento de lo que es imperio legal. vol. 1. 63 FRANCESCO FERRARA.. es plausible no echar en saco roto lo que tan reiteradamente se ha enseriado. págs.72 JUAN J. cit. cit. que la voluntad legal no es sustituible por la individual. ristampa 1985. que tanto la hermenéutica jurídica como los demás instrumentos legales deben tener como propósito principal en el derecho de consumo... que la razonabilidad del resultado inter- pretativo es particularmente relevante en la elección entre dos in- terpretaciones contradictorias. Roma. 64 JACQUES MESTRE. se postula firmemente que la interpreta- ción de la voluntad contractual por parte de los jueces debe conte- ner un fuerte contenido de audacia".. Milano Giuffré.. se adecua en mayor medida. no queda margen de duda de que la interpretación racional o inteligente que propone- mos. 189. Athenaeun Universitá di Camerino. 206. tesis con la que propo- nemos un balance armónico entre la experiencia acreditada del precepto en estudio y una feliz intuición63. el equilibrio de los intereses privados. imprescindible para lle- gar a una cabal comprensión de los instrumentos jurídicos puestos a nuestro alcance. uno de los cánones fundamentales de la interpretación con- 62 KIM LEWISON. esto ha hecho que en otros ordenamientos jurí- dicos. L'interpre- tazione dei contratti. xxii.. o sea. 1972. vol. . inevitable en cualquier actividad de la vida del ser humano. ANNE LAUDE. 254. pág. véase PASCUALE VOCI.. pág. pág. The interpretation. o sea. en tal sentido. L'interpretation "active" du contrat.. Dottrine generali.. a GIUSEPPE MESSINA. Mi padre me enserió que al calificar e interpretar los institu- tos legales. 22.

Con acierto se ha puesto de relieve que la contratación pre- dispuesta debe existir y basarse en una "interpretación humanísti- ca". Buenos Aires. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 73 sista. 623. pág. imbuida de pragmatismo y consustanciada con la situación cultural del hombre común66. CARLOS GHERSI. 4a edición. y otros. la cual en forma preferente conside- re la ausencia de capacidad negocial y escoger una decisión que esté apegada al adherente medio. puede consultarse a NATALINO IR- TI. en su adecuación con la equidad°. 1. incardinándose en el horizonte de la rea- lidad contractual imperante. ya que no proceder de tal manera. por el contrario. . incardinarse en el fin que pueda haber estimulado su confección. podría decirse que planteamos los "mismos acordes. que en realidad la interpretación siempre es un problema de elección67 y que. Principi e problemi. ubicándonos en una interpretación conforme al texto legal. cit. no buscando por cierto una interpreta- ción verdadera y desmitificando una falsa. lo cual acontece por adop- tar la postura aquí profesada. 243. sino todo lo contrario. sino. como consecuencia de la forma como se concretiza la relación contractual. como enseña hm°. Se deriva de todo lo dicho. Musicalmente. pág.. resultará correcto beneficiar mayormente al consumidor.... pág. principalmente. distinta sinfonía". 611. 68 JORGE MOSSET ITURRASPE. 67 Acerca del problema de la elección. Astrea. pág. 1998. 70. con miras tan solo a una inter- pretación guiada a proteger al contratante más débil. Buenos Aires. es concederle al proveedor un desmedido privilegio y una posibilidad de especular en la construcción del contenido contractual. Rubinzal-Culzoni. t. 68 Ibídem. Contratos ciyiles y comerciales. Interpretación económica de los contratos. 71 y 72. en ningún momento tiene por objeto "prostituir" la norma ana- lizada. 66 Conforme. Conviene expresar que la forma de interpretación propues- ta. 1994.

. pág..74 JUAN J. con el consiguiente corolario de no ser favorecido con la interpretación70. 398. 51. a la inversa... corresponde establecer tanto la fun- ción como 1 s presupuestos requeridos.. Fundamentos del derecho civil patrimonial. Las condiciones. al activar el mecanismo establecido en el ar- tículo 1304 del Código Civil.. Contratos por adhesión.. 69 GABRIEL y RUBÉN STIGLITZ. Ob.. cit. a fin de que se ponga en movimiento la interpretación pro consumatore. ÓSCAR ROMERA. 21. se ha diafanizado que ella es doble: La primera de sería una función de distribución equita- tiva de los riesgos origffiados en la formulación ambigua'. y su íntima conexión con el ámbito del derecho de consumo. ed. 71 JAVIER PAGADOR LÓPEZ. pág. La interpretación. pág. BENÍTEZ CAORCI En conclusión. 553. 19... pág. La segunda función de la regla contra proferentem desarro- lla una tarea de prevención/estímulo a los predisponentes a fin de que éstos formulen sus clausulados predispuestos con el mayor grado posible de eficacia y transparencia?!. ROBERTO VÁSQUEZ FERREIRA. Editorial Civitas.. ene! ámbito del derecho de consumo. Madrid. 319. cit.. JE- SÚS ALFARO ÁGUILA-REAL. cit. t. Por último.. para poder aplicar el artículo 1304 del Código Civil... Protección y defensa. 7° Luis D1Ez-PicAzo. FUNCIÓN Y PRESUPUESTOS En otro rden de ideas. Acerca de la función de la interpretación pro consumidor. . pág. 82.. Cit.. 1996. pág. cit.. el intérprete deberá optar entre dos tipos diferentes de compren- sión de la pauta hermenéutica puesta a consideración y elegir en- tre una "sinrazón cierta y una razón incierta" (para algunos). es necesario establecer cuáles serán las condiciones o pre- supuestos fácticos necesarios para hacer funcionar la interpreta- ción contra proferentem.

En efecto. pues. estas se presentan cuando por su redac- ción confusa no surge entendimiento alguno. las cláusulas ilegibles no integrarán el negocio adhesi- vo al no superar el control de incorporación. que son: a) El carácter dudoso de la cláusula predispuesta. ya que estas adolecen de un vicio material que imposibilita la recta comprensión parcial de la lex contractus. Por tal motivo.. A) Cláusulas ilegibles Con carácter previo a la determinación del significado jurídi- co que surge de los términos negociales. se deben deslindar los diver- sos tipos de "oscuridad" posibles. según su entidad. se requiere la posibilidad de tener acceso al contenido obligacional. De esta manera. precisamente. pág. La interpretación. cit. b) La impu- tabilidad al predisponente de la duda. A nuestro modo de ver. la oscuridad es el género que engloba diversos tipos de incorrección semántica.. se contraponen al 72 JESÚS ALFARO ÁGUILA-REAL. Como corolario de lo antedicho. cláusulas ilegibles son aquellas que por su configuración material inadecuada impiden al adherente el conocimiento del contenido contractual. coexisten dentro de la oscuridad. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 75 Señala con acierto ALFARon que la aplicación de la regla ad- versus stipulatorem exige la concurrencia de tres requisitos. el cual requiere tanto la legibilidad como la comprensión de las cláusulas reguladoras de la relación obligacional. se advierte la inaplicabilidad de las normas interpretativas en el ámbito de las cláusulas ilegibles. cláusulas ilegibles. incomprensibles y ambiguas. B) Cláusulas incomprensibles En términos semejantes se plantea la cuestión de las cláu- sulas incomprensibles. c) El carácter subsidiario de la interpretación pro consumidor.. Antes de concretar estas ideas.. lo cual apareja la aplicación de dife- rentes sanciones. . existen varios grados de oscuridad. 54.

págs.. págs. en buen romance sería el enunciado que asiente o admite más de una versión semántica. The interpretation of contracts. ob. 588. GIORGIO OPPO. Concepto que se condice con su origen etimológico de "ambiguus" o sea "el hombre de dos caras". Manuel Valvuena. como dice RoccA74. con mayores veras su exclusión de la relación contractual se debe al no franquea- miento de las reglas relativas al control de inclusión. 47. 194 y 195... Proffii. pág 193. 1888.. produce certidumbre. al respecto puede consultarse en el Diccionario Latino- Español voz "Ambiguus". cit. BENÍTEZ CAORCI entender. no siendo viable la atribución de un significado comprensible. la cláusula ambigua origina dudas. 75 KIM LEWISON... traducción libre. mientras que la cláusula clara. La polisernia que proviene de la cláusula contractual emerge de la utilización de expresiones anfibológicas que impiden delimitar con seguridad una única acepción. págs. La ambigüedad patente fluye por sí sola del lenguaje utilizado por él instrumento.... y desde este punto de vista no es difícil arribar a similar conclusión que la expuesta en el párrafo anterior.. concisa.. 76 MARCO CASSOTIANA.76 JUAN J. Por eso. mientras que la ambigüedad latente deviene manifiesta cuando el lenguaje es aplicado a la situación actual.. conviene precisar qué entendemos por cláu- sula ambigua. " IVAL ROCCA. Librería de Garnier Her- manos. París. pág. cada uno de los cuales puede ser adoptado sin distorsión del lenguaje'. Es menester hacer referencia a la figura de CASSOTTANA".. cit. 130 y SS. O sea. cit.. inteligible. C) Cláusulas ambiguas Antes que todo. pág. 8 y 9. quien propone distinguir los diferentes motivos por los cuales una 73 KIM LEW1SON. II problema dell' interpretazione.. El deber de diligencia y la duda contractual.. . cit. esta ha sido definida como una "Declaración que cuenta con dos (o más) significados primarios. LEWISON" pone de manifiesto que la ambigüedad se ha divi- dido en dos tipos: patente y latente.

CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 77

cláusula es ambigua. A la luz de sus consideraciones, principal-
mente militan tres razones:
En primer lugar, la ambigüedad puede derivar de la indeter-
minación de la cláusula, al no delimitar con precisión su campo
de actuación, o sea, el adherente no percibe con claridad si la cláu-
sula predispuesta regula o no la situación fáctica.
En segundo lugar, una cláusula es dudosa cuando de sus ex-
presiones no fluye una solución concluyente, por lo cual la cláu-
sula es ambigua, por incierta. De suerte que la duda proviene del
tenor literal de la cláusula que no proporciona suficiente informa-
ción sobre su significado". Usualmente se pone como ejemplo el
caso de una cláusula compromisoria que no especifica si el arbi-
traje ha de ser de derecho o equidad.
Por último, la hesitación puede provenir de una cláusula
ambigua strictu sensu. La ambigüedad propiamente dicha se pre-
senta cuando el tenor literal sugiere una comprensión plurívoca.
De manera que la polisemia surge por la utilización de palabras
anfibológicas que suscitan diversos significados. Aquí la oscuri-
dad de que se habla es una oscuridad no absoluta, es decir, a pesar
de la falta de claridad, resulta yiable determinar un sentido o sen-
tidos no absurdos de la estipulación concreta".
Las anteriores consideraciones tienen suma importancia, por
cuanto permiten establecer los límites negativos del ámbito de
aplicación de la regla contra proferentem; conforme a lo dicho,
cuando la oscuridad surge en forma de cláusulas ilegibles o in-
comprensibles, debe recurrirse a las reglas de incorporación, mien-
tras que ante cláusulas ambiguas en cualquiera de sus manifesta-
ciones, opera la regla contra stipulatorem.

77 JESÚS ALFAR° ÁGUILA-REAL, La interpretación..., cit., pág. 54.
78 LÓPEZ y LÓPEZ, De la interpretación..., cit., pág. 66, y La inter-
pretación..., cit., pág. 409. También puede consultarse a BIAGIO GRASSO, Appunti
sull'interpretazione..., cit., págs. 57 y 58 para quien ene! supuesto de ininteli-
gibilidad resulta insuficiente la interpretación contra proferentem.

78 JUAN J. BENÍTEZ CAORCI

De ordinario se afirma que la duda que debe suscitarse en la
cláusula contractual o información debe ser relevante" e influir
en las consecuencias jurídicas y económicas al interpretar la rela-
ción de consumo de conformidad con alguna de las significacio-
nes posibles; ello parece ser cierto, ya que principalmente en mate-
ria jurídica, es del todo imposible expresar una idea o voluntad sin
que se deslice alguna posibilidad de equívoco o duda, debido a las
características del lenguaje que ocasiona problemas en la comu-
nicación y desacuerdos entre las partes'''.
Además, es bueno patentizar que la relevancia del titubeo no
debe limitarse tan solo a las cláusulas esenciales de la relación,
sino que en numerosos casos ciertas cláusulas, que pueden ser
consideradas secundarias también pueden influir en demasía en
las consecuencias jurídicas u económicas al cumplir la 'tarea her-
menéutica, por lo que en realidad interesa es resaltar la proyec-
ción en las consecuencias jurídicas de la duda existente.
Habida cuenta de que las cláusulas predispuestas surgen para
regular el desenvolvimiento de una relación contractual en parti-
cular, va de suyo que estas deben ser valoradas en vista de la glo-
bal relación obligacional. Se trata, pues, de que la hesitación o
duda a la cual nos referimos, no debe ser apreciada tan solo en
abstracto, sino, por el contrario, en muchas ocasiones, tomar muy
especialmente en cuenta los contextos particulares que rodearon a
la relación de consumo, ya que, como se ha observado'', en una
primera aproximación una cláusula contractual puede resultar am-
bigua o clara, pero a la luz de las circunstancias concretas —ya
sea informaciones complementarias, explicaciones, etc.— tal ca-
racterística se puede desvirtuar y pasar de ser confusa a compren-
sible, o viceversa.
Cabe señalar que la ambigüedad padecida por la relación de
consumo no tiene por qué disponer de un único génesis, sino que
79 Vrro Raza, ob. cit., pág. 312.
197/ CARMEN ARANA COURREJOLLES, La interpretación..., cit., pág 46.
Vrro Rezo, Condizioni generali..., cit., págs. 312y 313 especialmente.

CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 79

puede deberse a un malentendido, a la torpeza en la composición,
insuficiencia de cuidado en esta, o, en su caso, a un exceso de re-
dacción".
Dentro de este orden de ideas, es necesario observar que no
tiene ninguna trascendencia, el hecho de que el predisponente tenga
la calidad de acreedor o deudor —como sucede con la reglafavor
debitoris—, ya que el presupuesto primordial de aplicación de la
regla adversus stipulatorem reposa en la inclusión de la cláusula
ambigua en la relación contractual, con independencia del conte-
nido negocial de la estipulación.
El segundo de los presupuestos enunciados es la imputabili-
dad de la duda al predisponente, o sea, que este haya ocasionado
la hesitación, lo cual significa que el predisponente debe ser el
responsable de la intervención acerca de la causa-efecto que de-
termine la ambigüedad", es decir, que la interpretación irá contra
quien aporte la cláusula, aunque no la haya redactado", revelan-
do, a simple vista, que no importa que el predisponente no haya
redactado el clausulado contractual, sino, por el contrario, —y
ello resultará finalmente trascendental para aplicar la regla contra
proferentem y otras consecuencias jurídicas—, que el proveedor
haya sido quien alojó en la relación de consumo la predicha cláu-
sula, pues en numerosas ocasiones ocurre que en la ambigüedad
no es indefectiblemente siempre el desenlace de la deliberada ten-
tativa del predisponente, sino que a menudo puede provenir de la
imposibilidad de prever todas las potenciales circunstancias" que
se pueden presentar en el cumplimiento de la relación de consumo.
82 JACQUES MESTRE y ANNE LAUDE, L' interpretation "active" du contrat...,
cit., pág 10.
" Conforme, ÁNGEL LÓPEZ y LÓPEZ, De la interpretación..., cit., pág. 67;
del mismo autor, La interpretación..., cit., pág. 410: EDOUARD DE CALLATAY,
Études sur l'interpretation..., cit., pág. 142; VITO Rizzo, ob. cit., pág. 319.
" JosÉ Luis LACRUZ BERDEJO, Elementos de derecho civil..., cit., pág. 504.
85 MARCO CAssorrANA, 11 problema dell'interpretazione..., cit., pág. 135.

1. lo cual no debe ser óbice en ninguna circunstancia para aplicar el precepto de que se trata. a fin de valerse de la regla adversus stipulatorem. vol. mas en ningún momento se exige el intríngulis de obtener tal resultado. Se afirma. pues en torno a intencionalidad o no de tal actitud.. de ni- tidez en la redacción del contenido contractual''. como ya lo resaltamos anteriormente. parte general... pág. será subsidiaria de las reglas de interpretación subjetiva. Contratos con cláusulas. En suma. 529. que unas veces por ex- ceso de conocimientos y otras por imprudencia o presunción. Depalma. las reglas de interpretación objetiva pasan a ser los cánones estándares y habituales de interpretación en el ámbito del derecho de consumo (al respecto véase supra 5). 223. . la paternidad de la declaración comporta el presupuesto lógico reclamado a fin de que obre la eficacia repara- dora de la regla contra proferentem. pág. BENÍTEZ CAORCI En última instancia. como se ha subrayado un supuesto de entronización de una suerte de responsabilidad por resultado o riesgo". se cae en oscuridades de lenguaje.. 1945. pero por no haber participado el consumidor en la formación del conte- nido contractual. 'LUIS DE GÁSPERI. al ser la in- terpretación adversus stipulatorem una pauta interpretativa obje- tiva. ya sea doloso o culposo. Se observa que el único requerimiento reposa en que el pre- disponente sea el responsable de la introducción de la cláusula incierta en la relación de consumo. claramente y con acierto. lo cual se traduce en la innecesariedad del elemento subjetivo. 86 JUAN CARLOS REZZONICO. siendo. Buenos Aires. Tratado de las obligaciones en el derecho civil para- guayo y argentino. pero más sin haberlo deseado.80 JUAN J. a fin de conseguir la fi- nalidad para la que fue concebida. cit. la re- gla contra proferentem debe ser "ciega".

vol. en cambio. CAPITULO VII REGLA DE LA PREVALENCIA DE LAS CLÁUSULAS NEGOCIADAS SOBRE LAS CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 22. vol. 1. La precitada regla consiste en que ante el supuesto de con- tradicción entre una cláusula predispuesta y un acuerdo indivi- dual celebrado entre el consumidor y el predisponente.. in.. 35 y ss. la regla de la prevalencia de los acuerdos individuales sobre las cláusulas contractuales —una omisión y/o exclusión más de la ley—. La legitimidad que anima a las cláusulas negociadas está dada por el espíritu de los codificadores y el respeto a la autono- mía privada. no parece ser muy discutible su aplicación al ámbito del tráfico masivo. págs. por ser el que recoge en su totalidad la autonomía privada de ambas partes. predomi- nará esté último'. . siendo en definitiva antítesis de la autonomía contractual. FUNCIONAMIENTO A pesar de no encontrarse plasmada expresamente en la LRC. la desigual- dad acuñada por las fuerza de los hechos. Distinto ha sido el fundamento esbozado en el derecho an- glosajón para dar prevalencia a las cláusulas negociadas ante las 'Al respecto puede consultarse el amplio elenco jurisprudencial del que se hace eco la obra de ERNESTO CESARO: Le condizioni. págs. responden a la supremacía nezocial del predisponente. n..... vol. mientras que las cláusulas predispuestas. págs. 81 y ss. 55 y SS. cit.

. Los contratos civiles. mientras que aquellas tienen como finalidad ser acogidas a un contrato particular2.82 JUAN J. por cuanto en nin- gún momento se tolera o permite el indagar el sentido. por lo cual se da una suerte de jerarquía entre dichas cláusulas. a JAIME SANTOS BRIZ. para especificar la cláusula predispuesta. ..... Giuffré. 181.. por el contrario. pág.. por hallarse en discordancia con el contenido contractual predispuesto. The interpretation. a fin de modificar algún término contractual. finalmente. Milano. 227. "Le condizioni generali de contratto nella giuris prudenza". 250. y por ende.. 1981. también. La contratación privada. no incardinándose dentro de 2 Conforme. u. mal podría la receta de la prevalencia encuadrarse dentro de tal tarea.. cit.. por ello es fácilmen- te apreciable que la regla de la prevalencia no pertenece a lafami- lia de las pautas hermenéuticas. cit. en segundo término. pág. por el contrario. ¿VERDADERO ARQUETIPO INTERPRETATIVO? Antes de adentramos en un examen pormenorizado de tal re- gla. es algo más? Como la estructura general de la interpretación contractual consiste en ser una actividad encaminada a descifrar o determinar el significado de la declaración negocial. a efectos de tener un papel o representación meramente confirmatorio. 72.. 23. será sola- mente en este último caso en que se pondrá en marcha el anda- miaje de la regla de la prevalencia. sin más. véase. debemos responder una interrogante que se nos presenta: ¿Es realmente la regla de prevalencia una pauta de interpretación o. cit. t. ya sea del acuerdo individual o de la cláusula predispuesta. en Le condizioni generali di contratto a cura di Massimo Bianca.. pág. 3 EMILIO VITO NAPOLI. pág. resaltándose que estas responden al propósito de ser incorporadas a un sinnúmero de contratos. Kim LEW1SON. La función que primordialmente se les asigna a las cláusulas negociadas es triple': en primer lugar. BENÍTEZ CAORCI impresas. se admite la validez y aplicabilidad del acuerdo indivi- dual por encima de la cláusula predispuesta. y.

271. 520 y ss. y una de las más significa- tivas es la previa fijación del contenido obligacional mediante la superación de los respectivos controles. pero si tal máxima no es una receta interpretativa. como consecuencia de la negociación individual. como los requerimientos formales que deben observar los predisponentes a fin de asegurar el acoplamiento de las cláu- sulas con el contrato. Conforme se ha expresado anteriormente. entonces ¿qué es? Ante tal interrogante no queda otra respuesta que considerar a la regla de la prevalencia como un requisito negativo de inclu- sión o incorporación de las cláusulas contractuales en la relación de consumo4 y un instituto cuya principal finalidad consiste en ava- lar y garantir indemnemente el respeto de la autonomía privada de los particulares'. pág. . pues que.. ya que aquel as una manifestación de la codeter- minación del contenido negocial. las condiciones predispuestas que lo con- tradigan de ninguna manera integrarán el contenido del acto de predisposición. comúnmente se afirma que la prevalencia acordada a la cláusula particular cons- tituye una aplicación del principio según el cual la autonomía pri- vada solo cede ante normas imperativas6. al haber un acuerdo individual sobre ciertas cláusulas del contrato.. Es así como habíamos establecido el concepto del control de inclusión. tanto procedimentales corno sustantivos. se desva- nece la declaración negocial unilateral del predisponente que no 4 JAVIER PAGADOR LÓPEZ. y. por el contrario. De conformidad con lo antedicho... En tal sentido. Mal se podrá interpretar algo que no existe.. Condiciones generales. el campo aquí examinado presenta una serie importante de carac- terísticas que son dignas de remarcar. Supra 11. cit. 6 VITO RIZZO. a fin de saber cuál será el objeto de tal activi- dad. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 83 • ninguno de los caracteres generales de las reglas interpretativas. págs. Condizioni generali. estas tan solo responden a la supremacía negocial del predisponente y su poder de imposición. cit.

. pág.. cit. Los contratos civiles. si bien en el contrato paritario pareciera ser cierta dicha postura. en donde. En otro sentido se encuentra BETTI. en el respeto a la auto- EMILIO BETT1. estos resultan de la mani- festación de la potestad negocial del predisponente. para quien debe prevalecer la cláusula añadida en virtud de que esta ha sido la que ha llamado en mayor medida la atención de los contratantes. 9 FEDERICO DE CASTRO y BRAVO. pág. cit.. Teoria generale. 181. En tal sentido. no en virtud de una regla mecánica como la de la preponderancia de lo particular sobre lo general. es loable ponderar que un sector importante de la doctrina alemana considera a la regla de la prevalencia como la concretización del deber de venire contra factum proprium. considera a la regla de la preva- lencia únicamente como una manifestación del principio de pre- ponderancia de lo particular o especial sobre lo general. Teoria generale. BENÍTEZ CAORCI se encuentre de conformidad con lo estipulado por el consumidor y empresario individualmente. siendo tal situación la que exige que cuando el contrato o alguna de . Condizioni generali. El negocio jurídico.. 8 JAIME SANTOS BRIZ. cit. manifestación de su libertad consagrada constitucionalmente. En último lugar. pág... véase VITO Razo.. ya que nadie puede obrar en contradicción con sus precedentes nego- ciaciones'°. como ya se dijo antes. sino como la aptitud de la autono- mía privada de ambos copartícipes. '° Al respecto.. bien se sabe que la existencia jurídica' de la cláusula contractual consiste en el presu- puesto legítimo a fin de llevar adelante su interpretación. ya que si este contrato procede de la común intención de las partes. cit. preponderantemente... si bien parece cierta dicha calificación. a ella conviene atenerse. pág... 77. . 326. 350. resulta evi- dente que en el ámbito del derecho de consumo la naturaleza del precepto consistirá..sus cláu- sulas sea producto de la común intención de los contratantes. pág. no acon- tece similar situación en los contratos con cláusulas predíspues- tas.. o sea "realidad de querido por ambas partes"9..84 JUAN J.. Por su parte. cit.. SANTOS BR1Z8. 273.

.. en un ámbito donde las cláusulas especialmente negociadas se encuentran más próxi- mas a la voluntad del adherente que las cláusulas predispuestas... la doctrina tradicional en el ámbito def derecho de consumo.. cit... pág.. pág. la legitimación que comprende a la regla de la prevalencia. cit. los propios autores que sostienen dicha idea la mitigan al establecer que el acuerdo individual o cláusula par- ticular.... pág... pues si el fundamento jurídico de la regla de la prevalencia está dado por el respeto incólume a la autonomía privada —postura com- " VITO Rizzo. L'interpretazione dei contratti.... 268. cit. La interpretación. GABRIEL y RUBÉN Incurrz.. cit. cit. Luis DÍEZ-PICAZO.. sobre todo en relación con la libertad de configu- ración del contenido negocial... pág. 299.. JESÚS ALFARO ÁGUILA-REAL. Contratos por adhesión. cit.. MANUEL GARCÍA AMIGO... sin temor a equívocos. prevalecerá siempre y cuando que resulte más beneficioso para el consumidor... pág. en donde la voluntad de este en nada ha influido. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 85 nomía privada. 77. JUAN MANUEL APARICIO. 1040.. . se sitúa. cit. 322. 412. pag. REGLA DE LA PREVALENCIA Y RESULTADO MÁS FAVORABLE En otro orden de ideas y pasando a lo más esencial de la cuestión de la regla de la prevalencia. En definitiva. págs. 190 y 200. 24. Fun- damentos. "la cláusula efecti- vamente contratada y por eso 'querida' por ambas partes". GIORGIO STELLA RICHTER. 30 y Las condiciones. siempre y cuan- do que sea más favorable al consumidor. Con- tratos.. pág. porque reflejan mejor la voluntad efectiva de las partes que las condiciones gene- rales". Al respecto es constante la doctrina en sostener que el fun- damento jurídico de la citada pauta hermenéutica consiste en que las condiciones particulares deben prevalecer. afguna con fundamento en textos legales —España— y otra en posturas doctririarias —Italia— ha considerado que el acuerdo individual prevalece. Condizioni generali..... cit. y es allí doricle surgen las discrepancias. Condiciones generales. Sin embargo.

cit. Giuffré. quien en España ha sus- tentado tal postura. por tal motivo. 12. ya que en caso contrario y de no adoptarse tal posi- ción. limi- tándola únicamente al supuesto de que sea más favorable al con- sumidor. Condiciones generares. podría llegarse a desconocer un principio constitucional car- dinal. En el supuesto en examen. desalentaríamos a los empresarios al permitirle al consumidor que en alguna ocasión intervenga en el contenido contractual y se le consienta hacer gala de la codeterminación que imaginaria y teóricamente ostenta.86 JUAN J. no nos hallamos dentro del "mi- crosistema" del derecho de consumo. debe sustentarse la prevalencia del acuer- do particular sobre la cláusula predispuesta. ha sido PAGADOR LOPEZ12. siempre corresponde atenerse a lo negociado individualmente. sea cual fuere el beneficiado o perjudicado con tal actitud. t2 JAVIER PAGADOR LÓPEZ. pues si asumiéramos dicha actitud. 519. en donde el principio por excelencia es el respeto en su to- talidad a la autonomía de los particulares. no puede ser que se la desvirtúe. el cual tan solo puede ser coartado por el interés general de la ley. al considerar que deberá primar la cláusula particular. ya que tal ha sido su aspiración y deseo. pág. En efecto. Tutele costituzionali della autonomia contrattuale. conviene hacer hincapié en que estaría reñido con el buen sentido no permitir la aplicación del acuerdo individual contradictorio con la cláusula predispuesta. por estar de conformidad con el principio de la autono- mía privada. aunque llegara a ser perjudicial para el consumidor. pág. en el ámbito del derecho patrimonial. Es así como con supre- ma claridad LISERRE ha expresado que el derecho constitucional siempre ha reivindicado un espacio de "inmunidad" a la voluntad privada'3. por el contrario. . BENITEZ CAORCI partible en su totalidad—.. Milano. situación que no sucede en tal 'supuesto. como tradicionalmente lo cono- cemos. por el contrario. luego que el consu- midor ha podido influir en algún sentido en la relación de con- sumo.. Asimismo. sino. 13 AnrroNio LISERRE.. 1971..

que tiene su razón de ser en el respe- to de la autonomía privada de ambas partes. pág. de la cláusula más relevante o las reglas del control de incorporación.. no hace daño recordar que... 71. PREOCUPACIONES PARA TENER EN CUENTA No obstante. además. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 87 25. De lo expuesto se deduce que. para la activación de la regla de la prevalencia se requieren dos presupuestos": en primer lu- 14 LISERRE. se aplicaría la regla contra proferentem. La interpretación. a fin de aplicar la precitada pauta hermenéutica. sagacidad. a las reglas de simulación. si la cláusula particular fuere producto de la introducción de la exclusiva vo- luntad del predisponente y estuviera en contradicción con las de- más. el respeto de la autonomía privada en el terre- no contractual está garantizado en la Constitución como uno de los aspectos del problema general de la persona y de su libertad" y como tal no admite excepción alguna que no se encuentre plas- mada en los textos legales. riesgo que debe correr- se en función del respeto a la autonomía privada de la partes.. en especial con algunos empresarios que se verían tentados a lograr una declara- ción por parte del consumidor como: "el presente contrato o cláu- sula ha sido negociado/a individualmente". Ob. no es da- ble aplicar la precitada regla. somos conscientes de que tal orientación po- dría acarrear varios inconvenientes al consumidor. cit. según el caso. Aunque ocioso. . 15 Conforme. debe- mos acudir. ya que si esta solo fuera obra del predisponente o de alguno de sus amanuenses. cit. 300. pág. situación que por cierto no se da en el predicho supuesto. se requiere que la cláusula particu- lar sea el fruto de negociación de ambas partes y como conse- cuencia represente su común intención. ante tal postura. JESÚS ALFARO ÁGUILA-REAL. como en muchas otras ocasiones. sin olvidar que no nos situamos en el campo de derecho de consumo. perspicacia y discernimiento de nuestra magistratura para evitar dichos supuestos.. Por lo demás.

y en segundo lugar que ambas cláusulas in- tegren el contrato. conviene concluir en la excepcionalidad con la que corresponde ser vista la negociación en el ámbito de los 16 JAVIER PAGADOR LÓPEZ. . se ha expresado con acierto que. ya que las consecuencias de una conclusión afirmativa en tal sentido adquieren real trascendencia y hacen inaplicable la normativa sobre cláusulas abusivas. ob. como derivación de la casi absoluta carencia de desarrollos en la materia y por su conexión con el tema que nos ocupa. y ello resultará de la combinación de circunstancias objetivas y subjeti- vas16. si no se aviene a la negociación requerida por el adherente. es indispensable que exista una situación de mercado tal.88 JUAN J. 17 Ibidem. NOCIÓN DE NEGOCIACIONES Aunque metodológicamente no forma parte de la interpreta- ción de las cláusulas predispuestas y sí del ámbito objetivo de apli- cación de las cláusulas abusivas. que sea posible inferir que el predisponerte. págs. pág. es necesario que impere una posibilidad real y seria de que el adherente pueda influir en el contenido negocial. Objetivamente. ládiscrepancia entre la cláusula especialmente negociada y la cláusula predispuesta. Ahora bien. Decididamente. 296 y 297. por ende. En tal sentido. 26. que sean eficaces y oponibles al consumidor. superando el control de inclusión y. BENÍTEZ CAORCI gar. pueda llegar a perder el interesado". este requerimiento tiene su razón de ser en la estrictez con que debe evaluarse la existencia de negociación en- tre el proveedor y consumidor.. consideramos necesario analizar en forma somera qué se entiende por acuerdo individual o cláu- sula negociada. a fin de ob- servar si ha existido negociación respecto de ciertas cláusulas del contrato. 297. cit.

cit. deberá examinar rigurosamente la aptitud del adherente para proceder con tal acti- tud. " Ibidem. Como pre- supuesto de sentido común se requiere la cognición del contenido contractual.. 312... co- rrespondiente a cada una de las partes integrantes de la relación de consumo. La nuova disciplina delle clausole abusive. Mal puede haber negociado algo que no conoce. Además. inequívoca y veraz. fútil. 312 y ss. que haya examinado y ponderado a cabalidad el contenido regulador de las cláusulas contractuales prerredac- tadas18. Es decir. allí no se agotan las condicionantes acerca del consumidor. 19 VICENZO ROPPO. págs. se patentiza la necesariedad de la con- currencia de requisitos subjetivos para tornar existente la menta- da negociación. es necesa- rio que exista la posibilidad efectiva de influir en forma determi- nante en el contenido de la relación de consumo19. timorato e intrascendente. ni tampoco la "buena intención a negociar" por parte del predisponente. JAVIER PAGADOR LÓPEZ.. sino que debe agregarse la facultad de compren- sión.. discernimiento y sapiencia del tenor de los términos nego- ciales. se exige una voluntad seria. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 89 contratos predispuestos... Condiciones generales. cit. y por ello el tribunal. empero. Tales requisitos se despliegan en una doble orientación. se exige que efectivamente tenga conocimiento del contenido contractual. En segundo término. En relación con el actor por excelencia del derecho de consu- mo. pág. o sea. ... en virtud de las graves consecuencias en que se traduce y de que la posible ilusión de la negociación podría tornar irrealizable la normativa sancionada. en el caso concreto. no colmando en ningún sentido un designio ligero... y respecto de la posición del proveedor. 44. pág.

con escasez de conocimientos ya sea jurídicos o mercantiles. sin experiencia. ante un sujeto carente de un grado medio de educación. por el contrario. se debe considerar en forma excep- cionalísima la posibilidad de influir en el contenido prerredactado y solo cuando no exista el más mínimo margen de duda. lo que se exige es la posibilidad de influir en la relación de consumo. no con- cuerda. que son las únicas que pueden descartar la aplicación de la normativa.90 JUAN J. Es mejor decir no armoniza. por ende. de modificar los términos contractuales por él impuestos. ya con- frontada la realidad fáctica. se dejará de aplicar la normativa so- bre consumo. etc. por el contrario. apremiado por las circuns- tancias. Resultaría reñido con la razón que un individuo de corta edad. de haber sido negociadas ciertas cláusulas. es preciso determinar en forma concreta y tangi- ble la existencia de negociaciones reales y materiales. haya podido persuadir al predisponente. la negociación en reali- dad se limite a aclarar el alcance de ciertas cláusulas. aun cuando todavía no ha sido ad- mitido indiscutiblemente. Por lo anterior. ya que puede ocurrir —y en alguna oca- sión así ha acontecido—. (El verbo condecir es poco usual en nuestro país y. A la postre resulta que.-por tanto. mas no es necesario que lo discutido y negociado se traduzca en una modificación material de los tér- minos contractuales. sino que. a menudo capacitado y con amplia experiencia en el ramo.). BENÍTEZ CAORCI Tampoco armoniza ni conviene a la finalidad del precepto. sino que. lo que por cierto puede considerarse como contenido contractual negocia- . no es muy claro su sentido. que al entrar en negociaciones el adhe- rente observe que la composición del contenido contractual está conforme a sus expectativas y. no es imperioso que en efecto la cláu- sula negociada se haya plasmado en el contenido negocial. la presencia de una manifestación o aserción formal por parte del adherente. privado de suficiente tiempo y desconocedor absoluto de las técnicas de negociación. sin capacidad económica. con conviene. o sí conviene o encaja dentro de tal cosa.

retornando a los clásicos patrones subjetivos de interpretación. se afirma que siendo el fruto de un efecti- vo consentimiento. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 91 do.. GIORGIO STELLA RICHTER. a consecuencia de la contingencia de perder al cliente y que este se encuentre en una situación de capacidad concreta de entender el contenido contrac- tual prerredactado. en la duda de cual sea la común intención. debe recurrirse antes que nada a las reglas de interpretación subjetiva. a las reglas de la interpretación objetiva".. CLÁUSULA NEGOCIADA DUDOSA Situación conflictiva sobremanera puede acontecer. Ante tal contingencia. cit. Concretando esta idea. 1041. L'interpretazione dei contratti. resulta indiscutible la predominancia en toda circunstancia de la cláusula especialmen- te negociada. ya que de ningún modo pareciera conveniente aplicar primigeniamente las pautas de interpretación objetiva sino todo lo opuesto: cuando es cercenada la manifestación de la auto- nomía privada. A fin de que no se suscite un brote desmedido de cláusulas negociadas. emplazadas a fin de desvelar la común intención de las partes y solo subsidiariamente. Otro tema es el referido a la normativa aplicable en cuanto a su interpretación. en virtud de haberse cumplido con las exigencias necesarias para excluir dichas cláusulas de los controles establecidos por las normas implantadas en la LRC. por cuanto el ámbito de apli- cación del control de incorporación no se extiende a la contratación tradicional. pág. es imperioso que exista una voluntad real y seria de permitir la posible influencia del adherente en el contenido pre- dispuesto —ya sea que se plasme o no—. pues que la posible oscuridad o ambigüedad de esta no adquiere particular trascendencia. .. en el su- puesto de que la cláusula negociada prevalente sobre la cláusula predispuesta sea dudosa. deberá buscarse la común voluntad de las partes. 27. .

.

por el contrario. por lo cual el entusiasta intér- prete se ve obligado a establecer soluciones que. Al igual que muchos otros temas. situación que no ocurre en la hipótesis en estudio. pues que. le incumbían en su totalidad al legislador. ya que en el derecho com- parado también ha sido tarea de la doctrina y jurisprudencia el de- sarrollo de la regla de la cláusula más relevante. cuando existen contradicciones entre dos cláusulas predispuestas integrantes de la misma relación de consumo. resulta obvia la im- posibilidad de aplicar la regla de la prevalencia. . como presupuesto lógico. La regulación de la temática abordada quedaría renga si no se diera solución a la discordancia fáctica que surge al encontrar- nos con divergencias dentro del contenido prerredactado del con- trato. Atendiendo a la existencia de discrepancias dentro del conte- nido predispuesto de la relación de consumo. requiere que haya cláusulas especialmente negociadas. Peculiaridad que no es patrimonio único de nuestra normativa. tampoco puede tener cabida la regla adversus stipula- torem. CAPÍTULO VIII REGLA DE LA CLÁUSULA MÁS RELEVANTE O IMPORTANTE 28. la cual exige como supuesto la ambigüedad de una cláusula contractual. la normativa sancionada guarda un rimbombante silencio. CONSIDERACIONES PRELIMINARES Ha llegado el momento de examinar y dar respuesta a la situa- ción fáctica que se presenta.

es decir. ratificándose otra vez aquí. el consumidor considerará legítimamente concluida la relación con base en lo conocido. y por ello serán causa sustancial determinante de la conclusión del negocio. ya que solo constituyen un indicio encaminado a clarificar la voluntad negocial conclusiva.94 JUAN J. En el contrato clásico.Ma- drid. siempre primarán las pautas publicitarias o informaciones proporcionadas al consumidor so- bre lo recogido en el documento contractual. las partes cam- biaron de parecer y por actitudes anteriores no puede aprisionarse un proceder legítimo ulterior. que tendrían un campo fértil a fin de explotar la incredulidad de los consumidores. esto se debe ala simple razón de. Además. 349. los tratos preliminares cumplirán una función esrlecificadora de la voluntad negocial. pues de ninguna manera pueden situarse en contradicción con lo finalmente plas- mado. ciertamente se puntualiza que en los contratos ne- gociados los tratos preliminares podrán ser utilizados con el único límite de la incompatibilidad. 1975. En efecto. Editorial Revista de Derecho Privado. y. la veracidad de tal afirmación. En contraposición acérrima. al concretizar la relación contractual. por tanto. ya que al sustituirse los tratos preliminares por la publicidad o folletos informativos. es- tos causarán una mayor impresión en el radio de comprensión del adherente medio. BENÍTEZ CAORCI Como se explicó antes. en la medida en que no se hallen en contradicción y sean en cualquier modo compatibles con la declaración conclusiva'. se sitúa la regla de la cláusula más relevante. pág. ENnuo BErri. En el derecho de consumo. este razo- namiento impedirá en todo caso maniobras ignominiosas de los predisporientes. que quizás. La interpretación de la ley y de los actos jurídicos. la contratación estandarizada even- tualmente determina la aparición de una serie de modificaciones al régimen general interpretativo. . en vir- tud de la influencia de la publicidad o información al público.

407. los ele- mentos esenciales y el núcleo de las prestaciones2 o. Las con- diciones. Milano. será la que prevalecerá y continuará integrando el contenido de la declara- ción negocial. Interpretazione dei contratto. que ante la contradicción de cláusulas prerredactadas. 4 MARIO CASELLA. pág. O sea... la naturaleza u objeto del contrato'.. . pág. las cláusulas más relevantes o principales serían aquellas sin las cuales la estructura del contra- 2 JESÚS ALFARO ÁGUILA-REAL La interpretación. cit. págs. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 95 29. tam- bién podría ocurrir que en la extensión de algunos contratos con cláusulas predispuestas los expertos dedicados a su redacción sin prudencia ni razón establecieran cláusulas intrínsecamente con- tradictorias.. 127 y SS.. cit. la solución unánime de la doctrina considera que deben prevalecer las cláusulas que reflejen mejor la voluntad común deducida del tipo contractual celebrado. 46. de conformidad con la que se encuentre más afín con tales elementos. lo cual es como decir que preva- lecerán las cláusulas más importantes o relevantes del contrato. 3 A1 respecto véase a FRANCO CARRESI.. Ante esas situaciones.. 1974.. POSIBLES CAUSAS DE LA CONTRADICCIÓN A menudo los empresarios utilizan cláusulas particulares o clausulados redactados por otros predisponentes. Al decir de CASELLA''. Nullitá parziale del contratto e inserzione automatica di clausole. 22. obvian- do inadvertidamente que alguna de las cláusulas prerredactadas por el otro empresario podría encontrarse en discordancia con lo ya establecido en la versión original redactada por él mismo.. Siguiendo esta línea de pensamiento. conviene aclarar cuá- les son las cláusulas que se pueden considerar más relevantes o im- portantes... en su caso. sus cláusulas determinantes o esenciales y. el tribunal deberá indagar acerca de la calificación negocial del con- trato.... pasando a inte- grarlos al negocio adhesivo entablado con el consumidor. cit. CLAUDIO ScooNamicuo. págs... Interpretazione. Giuffré. pág.. 315 y ss. cit.

que las cláusulas contradictorias estén plas- madas en el mismo dominio (en el supuesto de contrato verbal) o documento que oficiará de contrato para con el consumidor. y la cláusula que se aproxime más a estos será la que debe imperar.. 413. BENÍTEZ CAORGI to no tendría existencia. como la que hemos desarrollado antes. como profesamos y procuramos un manejo racional.96 JUAN J. Es así como lo que se propone consiste en diferenciar dos supuestos en la aplicación de la precitada regla: El primero de ellos estaría dado por la discrepancia entre dos cláusulas prerredactadas integrantes física y materialmente del mis- mo contrato.. pág. esto es. cit. Fundamentos.. . a pesar de su ausencia. las cláusulas secundarias serían aquellas que.. el tribunal en todo momento deberá ate- nerse a las cláusulas o condiciones de mayor trascendencia en la economía del contrato o a aquellas que establecen el núcleo cen- tral de las prestaciones contractualess o. reflexivo y sensato de todos los instrumentos jurídicos. se aplicará la regla de la cláusula más relevante. las que lin- den más con estas. tomando en considera- ción los elementos esenciales o determinantes del contrato. ante tal supuesto. En otras palabras. El segundo supuesto lo generaría la contradicción entre dos cláusulas integrantes del contrato. al realizar una aplica- ción mecanicista de ella. pero que materialmente pue- Luis DtEz-PlcAzo. no impiden la configuración de la estructura contractual. además. en su caso. no podemos dejar pasar inadvertidamente la errónea manera como la doctrina y jurisprudencia aplican la regla de la cláusula más relevante que se produce reiteradamente. es decir. ERRÓNEA APLICACIÓN En tal sentido. 30.

en definitiva... Con base en de la publicidad. si existen contradicciones entre una cláusula prerredactada y la información o publicidad proporcionada al consumidor. el artículo 14 de la LRC establece que toda información.. por ser la que más se adecua a las expectativas del consumidor y la que. por ello no sería correcto defraudar las expectativas del adherente. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 97 dan no encontrarse plasmadas en el mismo dominio o documento que oficiará de futuro contrato. Es evidente que el contenido contractual que se integra a la relación de consumo mediante la información o publicidad. SOLUCIÓN PROPUESTA Lo que proponemos es aplicar la regla de la cláusula más importante en diferentes términos. puede ocurrir que la información o publicidad estable- cida en un folleto. la que decididamente influirá en la deliberación final de este a fin de contratar con tal o cual proveedor. al aplicar una cláusula predispuesta que en nada ha influido en su disposición a contratar. y también es el más relevante para el empre- sario. muchas veces el único que conoce. quien asumió esfuerzos y gastos a fin de que tales cláusulas que integrarán el futuro contrato sean conocidas por el consumi- dor y así estimular a los demás a contratar con él. 6 CARLOS GHERSI. Contratos civiles. en definitiva.. ante tal caso. integrará el contenido contractual. Así. el predisponente intenta pro- yectar en el intelecto del consumidor una "imagen de estado de bienestar6". aun la proporciona- da por avisos publicitarios. consideramos errónea la apli- cación de la regla de la cláusula más relevante. . 31. en un aviso en la televisión o en un banner de Internet. Es decir. como se sabe. cit. en tal sentido. y. debe primar esta última. como se ha venido realizando hasta el momento. 254. pág. es el más relevante para el consumidor y. sea contradictoria con cláusulas dispuestas en el docu- mento contractual. mayormente lo inclina a entablar la relación de consu- mo.

. sino que en ocasiones existen circunstancias extrínsecas que pueden influir en la conducta del adherente e impulsarlo a contratar. la publicidad o información que recibe por conducto de los medios de comunicación. Es de advertir que quizá dogmática y metodológicamente sería más correcto incardinar la presente solución dentro del su- 7 VITO RIZZO. . con la publicidad. resulta ser más contem- plativo con la representación que el adherente desempeña dentro del mercado. siendo dicho mensaje el que se encuentra en su esfera de comprensión7 y. en toda circunstancia. 289 y 300.. Condizioni generali. En consecuencia. el proveedor deberá cumplir con su promesa. cit. el manejo reflexivo de la regla de la cláusula relevante a causa de la discrepancia entre la publicidad y el contenido predispuesto del contrato. lo que se llama el centro de atención del consumi- dor no son las cláusulas prerredactadas.. en la mayoría de los casos. la búsqueda de las cláusulas más relevan- tes no debe circunscribirse al contenido del contrato. el adherente siempre tendrá presente que como tal información o publicidad se ha difundido extensamente y es de conocimiento público. por esto. por tanto. será guardado en una carpeta sin leerlo —únicamente con una finalidad probatoria—. sin conocer las conjeturas que la dóctri- na ha desarrollado. por el contrario. Por ello es necesario darle especial consideración a la im- presión del destinatario. sino. debe darse primacía a la publici- dad sobre el documento contractual.. De este modo. pues este. para concretizar la relación de consumo. el enfoque propuesto tiene como principal objetivo proteger al consumidor. en efecto. lo cual acon- tece en la generalidad de los casos. el que ha tomado en conside- ración.•págs. puesto que en el entorno del derecho de consumo. mediante la salvaguarda de la confianza que el profano deposita en el profesional al materializar la relación de consumo. cuando no extraviado.98 JUAN J. BENÍTEZ CAORCI En efecto.

el proveedor o empresario será a su vez responsa- ble en virtud del artículo 33 de la LRC. distinguiendo los supuestos de contradicciones entre dos cláusulas predispuestas. sucedería que el consumidor vería fraguadas sus expectativas. se podría dejar abierta la posibilidad de que empresarios inescrupulosos obten- gan superlativas ventajas ( al prevalecer la cláusula predispuesta sobre la publicidad o información dada al consumidor) desvir- tuando en mayor medida un mercado ya de por sí muy convulsio- nado. Sin embargo. o resol- ver el contrato con el reajuste respectivo. ya que si examináramos. ade- más. contradicciones producidas entre la publicidad o información con una cláusula contractual. pues es del todo incorrecto plantear la hipótesis precitada dentro de la regla de la cláusula más relevante. en el primer supues- . o. mas a con- secuencia del panorama desértico de estudios y su estrecha vincu- lación con la temática aquí examinada. el cual concede al consu- midor —en el supuesto examinado— la opción entre reclamar el cumplimiento coactivo de lo prometido en la publicidad. de no afiliarse a la posición aquí propuesta. proponemos de nuevo una aplicación inte- ligente de la regla de la cláusula más relevante. por el contrario. se adecua en gran medida al principio de buena fe. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 99 puesto de cláusulas contractuales sorprendentes —como conse- cuencia de defraudar las expectativas del adherente—. al prevalecer la cláusula prerre- dactada sobre la información o publicidad por él conocida. no debe olvidarse que en el supuesto de in- compatibilidad entre la publicidad o información y las cláusulas contractuales. en el segundo supuesto. cuál sería el contenido que más se adapta al tipo contractual y concluyéramos que con- sistiría en la cláusula predispuesta. y por ello es imperioso adoptar dicha postura. Por lo demás. la comprensión de la pauta hermenéutica aquí examinada en la doble vertiente propuesta. En tal sentido. presupuesto de toda relación con- tractual.

. buena fe y. prevalecerá la cláusula que más se adecue al tipo contractual y elementos determinantes o esenciales del contrato.100 JUAN J. BENÍTEZ CAORCI to. a fin de que el posi- ble consumidor conozca con más amplitud el negocio. sien- do verdaderamente la cláusula más importante para él y también para el predisponente que asumió esfuerzos. en cambio. en el segundo supuesto prevalecerá siempre el contenido establecido mediante la publicidad o información por ser el que mejor se ajusta a las expectativas del consumidor. en definitiva.

el universo jurídico ha puesto a disposición de las partes tanto la integración interpretativa como la integración dispositiva. La laguna negocial que pone en funcionamiento el mecanis- mo de la integración interpretativa nunca puede ser total. du- rante su ejecución pueden surgir cuestiones dudosas. Si bien. cuestio- nes prácticas quedaren irresolutas. como consecuencia de la falta de regulación expresa. en forma breve expon- dremos sus cuestiones más relevantes. Como . la integración interpretativa pertenece por lo general al campo de la nulidad negocial. deben resolverse a fin de evitar el fra- caso de la finalidad del contrato. CONSIDERACIONES SUMARIAS Como consecuencia de la falta de criterios dogmáticos. contemplando su único interés. Si durante su ejecución. Por integración interpretativa se entiende la complementa- ción de la regulación contractual insuficiente con base en la consi- deración del contenido negocial dispuesto por las partes en con- junto. metódicamente. CAPITULO IX INTEGRACIÓN INTERPRETATIVA 32. es necesario el desarrollo teorético de la integración interpretativa. no es posible que para proseguir la relación obligacional las partes actúen de hecho. que al no ha- ber sido reglamentadas expresamente por las partes —cualquiera que haya sido el motivo—. No obstante que los contratantes regulen en forma completa y detallada los términos esenciales de la relación contractual. a fin de evitar dicha fatalidad.

la insuficiencia puede ser resuelta con apoyo en la propia lex privata. De esta manera. igualmente se desprende el inequívoco criterio patrocinado por las partes. si la insuficiencia negocial es querida o volunta- ria. . 115. BENÍTEZ CAORCI veremos más adelante. debiendo acudirse a las normas dispositivas a fin de que regulen Ja cuestión lagunosa. Milano. puesto que el remedio a la posible querella se halla latente en la lex contractus. lo cual comporta la utilización de recursos integradores ajenos a la voluntad de las partes. conviene indicar que no cualquier laguna debe tenerse en cuenta. 1 FABIO ZICCARDI. Particularmente sobre el tema. como dice ZICCARDI1. pág. por el otro lado.102 JUAN J. nada tiene que hacer la integración interpretativa. De ahí que en la integración interpretativa la regulación sea furtiva. Decimos furtiva. "L'integrazione del contratto" en Rivista trimestrale di diritto e procedura civile N° I. por lo cual. están las lagunas sistémi- cas. Sin embargo. puesto que si bien la situación fáctica no se ha regulado en forma expresa. puede extraer- se una solución satisfactoria de sus intereses. de suerte que si bien los datos que se toman en cuenta por la integración interpretativa no fueron establecidos para resolver la situación fáctica lagunosa de estos. acaso adquirido inconsciente- mente. de que todo el resto del negocio permanece regulado se- gún las reglas comúnmente aplicables. 1969. ya que. Estas consideraciones originan la división de las lagunas negociales en dos clases. en donde hay ausencia total de regulación. efectua- do con base en el convencimiento. Giuffré. están las lagunas parciales. la impresión de que muchas de las omisiones constituyen un consiente ahorro de cláusulas. de la voluntad contractual puede extraerse la solución sobre el asunto. para proceder con la integración interpretativa. Por un lado. más de una reconsideración del contenido obligacional en conjunto y con apoyo en la efectiva voluntad común de las partes. esta se apoya en datos objetivos y espíritu negocial reveladores de la voluntad común de las partes. en donde no hay regulación específica. impide el empleo de esta.

usos y cos- tumbre. por ello. Al conteni- do negocial debe ceñirse con preeminencia. etc. puesto que es génesis del contrato y dispone del propósito pretendido por las partes. ya que así la solución patrocinada será más respetuosa de la lex . los vacíos producidos por la carencia de regu- lación privada.—. en el orden contractual. las partes no pueden prever las innúmeras contingencias que durante el período de ejecución se pueden presentar. ante realidades no reguladas en forma por la lex privata. a veces resulta más efectivo darle una oportunidad al propio contenido obligacional. Planteada la disyuntiva y no habiendo norma prohibitiva algu- na. a medios inte- gradores ajenos a la lex contractus —verbigracia ley. De hecho. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 103 A pesar de que las soluciones negociales no estén incorpora- das expresamente en la lex contractus. y también. 2JosÉ Luis LACRUZ BERDEJO. ya que es primordial recurrir a la propia relación obligacional. estas se encuentran circunscritas en el programa negocial que los contratantes han reglamentado. Ineludiblemente. pueden llenarse en virtud de la fuerza expansiva de la propia regulación. La doctrina tradicional invariablemente recurre —pa- ra lograr la eficacia de la relación contractual—. procura incorporar en la relación obli- gacional soluciones conformes a patrones extraños al contenido negocial... procede la integración. por eso. pues. Se trata. de la voluntad común y finalidad negocial se desprende una res- puesta conforme a las expectativas jurídicas de las partes.contractus y por ende obtendrá mayor conformidad en las partes. los cuales en ocasiones pueden no estar en plena armonía con la reglamentación establecida por las partes. excluyendo la necesidad de intervencio- nes externas2. equidad. lo cual apareja la insuficien- cia de la regulación contractual.. Este planteamiento puede no responder cabalmente a la auto- nomía privada. por ello juzgamos desacertada dicha actitud. pág.. cit. de colmar las lagunas gracias a la potencialidad de las normas vigentes. 507. cuando se perfecciona el negocio obligacio- nal. . Elementos de derecho civil.

por ello. la denominación de la figura exami- nada comienza con el nombre de integración. Iría en 3 Emulo BErri. En suma. por tal motivo. particular valía asume la valoración de la base del negocio ju- rídico. por nuestra parte. de ninguna manera puede concebirse la realización de la tarea interpretativa ante la falta del ingrediente hermenéutico expreso. hay en definitiva "integración de sus efec- tos'''. consideramos del todo desacertada esa denominación. Según el propio Boll —uno de los autores que más entusias- tamente ha sustentado esta categoría negocial—. pues solo se puede inter- pretar lo que existe. en la interpre- tación integradora. El punto de partida del análisis de la integración interpretativa requiere previamente la realización de una serie de reflexiones.104 JUAN J. mediante la in- tegración interpretativa. ya que de ella brota una contradictio in se. mediante la valoración contextual objeti- vizada en la base de la relación contractual. . es posible afirmar que. Por este moti- vo. el primer paso lógico consiste en advertir la falta de regulación expresa — laguna—. y darle solución al cuestionamiento. pág. ante su ausencia ni) cabe otro camino que la integración. la integración privatista consiste en un proceso de integración contractual. supuesto posible de ocurrir. en virtud del propio contenido negocial del contrato. Precisamente porque se desea erigir una regulación objetiva con base en lo que las partes han materializado. ya que eso es lo que es. BENÍTEZ CAORCI Sentadas estas bases. 345. En primer lugar. al apelar a factores ajenos al contenido obligacional. cit. Teoria generale. se procura evitar una pérdida de unidad en el sentido interno del contrato. para luego autointegrar. cabe decir que tan solo la dogmática jurí- dica ha llamado interpretación integradora a lo que nosotros en- tendemos como integración interpretativa.. nos situamos en el terreno de la integración y no de la interpretación.

. el interpretar la nada. equidad. pero lo cierto y a fin de no introducir mayores variantes en los de por sí vertiginosos tiem- pos actuales. Al respecto se han planteado dos posturas: para la primera. En tercer lugar.. con la integración dispositiva. para la segunda. se recurre a criterios extrínsecos que en ocasiones pueden no responder a las expectativas de las partes. cit. se llama integración interpretativa. por el contrario. o in- tegración vinculada al contenido negocial. Según CARNELUTTI. se integra el negocio jurídico mediante una interpretación. cuando se colma una laguna mediante los recursos de la misma fuente.. usos nego- ciales. . nos encontramos ante un fenómeno de autointegración4. por conducto de esta. pág. Mientras que con la integración in- terpretativa se recurre a la propia lex negotii para colmar el va- cío contractual y darle una solución acorde con los intereses de los contratantes.. consistentes en la aplicación. queda por resolver la interrogante acerca de la naturaleza jurídica de la integración interpretativa. resulta de la aplicación de nor- mas jurídicas complementarias a la relación constituida negocial- 4 FRANCESCO CARNELurri. se acude a la propia regulación aportada por los contratantes. el vacío. por- que que se aparta de los cánones clásicos de la integración como los conocemos. En segundo lugar. precisamente lo que sucede con la integración interpretativa. y. Quizá no sea la denominación más correcta la de integración interpretativa y pueda sustituirse por integración privatista. donde los propios datos del contrato son los que nos permitirán reconstruir la voluntad negocial y solucionar interro- gantes inconclusas. en caso de vacío contractual de la ley. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 105 contra del buen sentido y recta lógica. en vez de la utilización de los tradicionales recur- sos legislados en el artículo 1291 del Código Civil. 116. en cambio. conservaremos el nombre de integración interpre- tativa. Teoría general. por el contrario.

Al respecto. se refiere al resultado de la integración interpretativa. la conexión ideológica del contrato como creación intelectual objetiva e inteligible. pág. al incorporar elementos no regulados en forma explícita por las partes a la relación contractual. pero que representa el sentido. diremos que la integración interpretativa no se traduce en una aplicación normativa suplementaria a la rela- ción obligacional. Por nuestra parte. para otros. a mi entender se encuentra dicho respetable posicionamiento. Introducción al derecho civil. por cuanto precisamente con ella. en cam- bio. 6 PAUL OERTMANN. 1998. puesto que sí así fuera. Madrid. ¿la ed. evitar la aplicación de criterios inte- gradores ajenos a lo reglado por las partes. El negocio jurídico. Lejos de cualquier certidumbre. al decir que se trata de determinar. consagrando la buena tesis el maestro LARENZ. en caso de duda. Fundación Cultural del Notariado. 387. no lo que sea exactamente la voluntad declarada. y que ha de valer. sino lo que con arreglo a los fines perseguidos conoci- damente en el contrato. acerca de la cual no existe unanimidad en la doctrina. Otra cuestión. el primer planteamiento lo recoge OERT'MANN6. procura que se complete la relación obligacional con base en la recíproca conexión objetiva de sus preceptos. sería necesaria su con- sagración a texto expreso. 271.106 JUAN J. la complementación del contenido negocial tiende a reconstruir la voluntad hipotética de las partes.. Buenos Aires. Así. . Pa- ra algunos. BENÍTEZ CAORCI mentes. en consideración a la finalidad negocial. Edito-1 rial Labor. mediante la consideración del contenido negocial existente. pág. puntualiza que la integración priva- tista difiere mucho de la búsqueda de la voluntad hipotética de la partes. traducción a cargo de José María Miguel González y Esther Gómez Calle. como voluntad de las partes (la llamada voluntad constructiva o volun- tad hipotética). se procura. 1933. norma 5 WERNER FLUME. al ser una cuestión de escasa o nula trascendencia práctica.

expresada por las partes en la finlidad negocial. Ante el andamiaje de la integración interpretativa. podemos concluir que el resultado de la integra- ción interpretativa se sustenta en la relevancia funcional de la re- lación contractual. Por eso no interesa en forma alguna averiguar lo que las partes hubieran querido de haber previsto la cuestión. el citado jurista afirma que ni siquiera debe ser utilizada la fórmu- la de la hipotética voluntad. lo cual conduciría a la situa- ción de una batalla de campo. porque solo sir- ve para describir que la decisión hallada por la interpretación inte- gradora es justa9. Sería una tarea harto difícil. . t. FLUME ha extendido parti- da de defunción a la doctrina que pretende atribuir a una voluntad hipotética el resultado de la integración interpretativa. de- sarrollándolo objetivamente conforme a su sentido'. ya que esta es inocua. contraviniendo su fundamento. Aclaro que comparto el fundamento general atribuyendo a la autonomía privada la razón de ser de la puesta en funcionamiento de la integración privativa. considero erróneo el afán de argüir como la voluntad probable o hipotética de las partes el resultado final de la integra- ción interpretativa. cada una de la partes trataría de que se ampararan sus intereses generalmente en con- traposición con los de su contraparte. sino lo que en el contrato se contiene y de él puede deducirse por un intérprete imparcial y razonable. 7 KARL LARENZ. si no imposible. la averiguación de una voluntad presunta de las partes. la solución de una situación incierta en función de los cánones obli- gacionales aportados por las partes litigantes. ob. Dentro de este marco conceptual. Derecko de obligaciones. 119. Editorial Revista de Derecho Privado. sin embargo. cit. En virtud de estas consideraciones. En efecto. 392. Madrid. Ibidem. máxime cuando una de las características principales del contrato es la existencia de un conflicto de intereses entre los contratantes. pág. 9 WERNER.. t. pág. 1958. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 107 vinculante desde ahora a ambas partes'. que resultan evidente- mente fundadas.

108 JUAN J. BENÍTEZ CAORCI

Lo cual implica la interacción entre la cuestión dudosa para
solucionar y la finalidad negocial; en efecto, el tribunal, al llenar
el vacío contractual, acudirá al contenido negocial considerado en
función del problema para resolver, y si de esta interacción sur-
giera alguna respuesta acorde con lo reglado por las partes, debe-
rá ceñirse a esta; por el contrario, si su actuación arrojara un des-
enlace reñido con la autonomía privada o improductivo, se auxiliará
en los lineamientos integradores tradicionales.
La cuestión que al instante se presenta consiste en solucio-
nar las interrogantes que se plantean al obrar el supuesto de la
nulidad parcial del contrato. Cuando en virtud del control de in-
clusión a ciertas cláusulas se las considera no integrantes del ne-
gocio adhesivo, o se declara su nulidad a consecuencia del control
de contenido, ¿qué normativa se aplicará para prevenir las contro-
versias que puedan plantearse en las áreas del negocio que ha sido
cercenado? La respuesta de la doctrina clásica considera que debe
acudirse siempre al derecho dispositivo, la regulación sustitutiva
fundada en la equidad, usos negociales, etc. Sin embargo, fre-
cuentemente no resultará ser la solución más satisfactoria para
con las partes, pues basta con observar que, de conformidad con
tales fuentes, puede llegarse a resultados impensados por estas y
quizá no queridos; habiendo una oportunidad de regular el conte-
nido negocial con base en la voluntad de los contratantes, no sería
lógico cercenar tal posibilidad, máxime cuando la integración in-
terpretadora se asienta en un fundamento tan encumbrado como
lo es el respeto a la autonomía privada.
No obstante, de caballeros forzoso es concluir que la inte-
gración interpretativa detenta un campo de acción mucho más li-
mitado en la contratación estandarizada, ya que como derivación
de las necesidades negociales del tráfico jurídico el contenido
contractual se ha empobrecido en aumento de racionalización de
costes y proliferación exponencial de las relaciones adhesivas. Por
ello, al disminuir el material hermenéutico, proporcionalmente se
reducirá la aplicación de la integración interpretativa.

CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 109

33. DISTINCIÓN DE LA INTEGRACIÓN INTERPRETATIVA
CON FIGURAS AFINES

Dentro de la línea de pensamiento que venimos desarrollan-
do, corresponde distinguir la integración interpretativa de dos dis-
positivos hermenéuticos con los cuales parece confundirse.
El campo de estudio no estaría completo si no aludiéramos a
la diferenciación entre la integración interpretativa y la interpre-
tación sistemática.
Una circunstancia concluyente para diferenciar ambos cáno-
nes se hace con resaltar la finalidad que estos pretenden. Debe
hacerse notar que la interpretación en general se propone deter-
minar el significado jurídico relevante de la declaración negocial;
en cambio, la integración interpretativa tiende muy visiblemente
a definir el contenido obligacional. A fin de obtener dichos re-
sultados, se utilizan medios distintos. Por un lado, por conducto
de la interpretación, se procura determinar el significado jurídi-
co de la declaración negocial, mediante la clarificación del conte-
nido contractual ambiguo o dudoso; en cambio, con fundamento
en la integración interpretativa se propone concretar los efectos
negociales, complementando la regulación contractual insuficiente
o lagunosa. Por consiguiente, la interpretación requiere como pre-
supuesto lógico la existencia de material hermenéutico delimita-
do, del cual partir para aclarar la controversia; por el contrario, en
la integración interpretativa el ingrediente hermenéutico no está
concretado. En otras palabras, la tarea interpretativa siempre parte
de cláusulas determinadas, expresas, aisladas o en interacción
con el contenido negocial, de donde sustrae sus co9clusiones; en
cambio, la integración interpretativa parte de la laguna negocial y
extrae las respuestas del negocio sin partir de cláusula alguna,
sino siempre en consideración de la finalidad negocial, la que a su
vez reposa en la voluntad común de las partes.
De esta manera, la interpretación sistemática emerge de un
principio de coherencia, el cual impone al intérprete entender la

110 JUAN J. BENÍTEZ CAORC1

cláusula singular en recíproca conexión con el fin contractualu);
por ello dicha pauta manda que se interpreten unas por medio de las
otras, siendo el resultado final el fruto de la conjunción de todas
las disposiciones obligacionales. Puede verse que la interpreta-
ción requiere siempre partir de una cláusula singular, mientras
que la integración interpretativa tiene su origen en una controver-
sia ocasionada por la insuficiencia del contendido negocial. La
interpretación sistemática exige que la visión totalizadora del con-
trato emerja de una cláusula particular a la que procura dar res-
puesta, mientras que la visión totalizadora que exige la integra-
ción interpretativa se funda en la finalidad negocial y mediante
esta se colmará la laguna contractual, sin notable consideración
de cláusula contractual alguna. Ahora bien, la finalidad negocial
se desprende de la voluntad común de las partes, la cual está plas-
mada en las cláusulas contractuales cuya configuración responde
a la reciprocidad de intereses, puesto que representan en efecto la
voluntad consensuada. En consecuencia, el tribunal no acudirá a
cláusula alguna, sino a la voluntad común emergente de la conexión
sustancial existente entre las diversas cláusulas legítimamente acor-
dadas.
Queda por anotar que el contenido contractual tiene una espe-
cie de fuerza amplificadora, puesto que, no se circunscribe sola-
mente a reglar situaciones aisladas, sino que de su cabal compren-
sión surge el espíritu negocial, y ello implica que ante una laguna
contractual, no puede, sin más, obviarse la reconsideración del
contenido obligacional integral, pues excluir dicha posibilidad,
argumentando la falta de consagración expresa de la integración
interpretativa, significa desconocer su fundamento en el respeto
de la autonomía privada.
Mayor interés reviste dentro de nuestro análisis la diferencia
entre la integración interpretativa y la buena fe en su pauta inte-
gradora.
I° LINA BIGUAll1GERI, L'intelpretazione..., cit., pág. 157.

el surgimien- to de un vacío contractual. usos. C. y por consiguiente obligan. como pauta integradora. C. igual a como sucede en el caso de la equidad. pues. la buena fe objetiva cumple una función propiamente integradora al colmar las lagunas negociales. puede examinarse des- de una doble perspectiva. En segundo lugar. lineamientos básicos requeridos por nuestro derecho. 1362 del C. ya que es inconcebible como presupuesto de su aplicación. prescindiendo de la consideración sobre la completa legi- timidad de la lex contractus. la buena fe objetiva traducida en una regla de conducta. . italiano. sino al comportamiento de las partes. De manera que. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 111 La buena fe. 1603 del C. es clásica la considera- ción de la buena fe como fuente generadora de deberes accesorios al contenido obligacional —verbigracia obligación de seOidad. chileno. sino a todas las consecuencias que según su naturaleza sean conformes a la equidad. debien- do estas ajustar su conducta a la lealtad. de información. los efectos negociales no depen- den de la lex contractus sino de un factor objetivo externo. 1374 del C. existan o no. impone al tribunal completar la lex privata en forma " Similares disposiciones pueden advertirse en art. no solo a lo que en ellos se expre- sa. esta pri- mera vertiente de la buena fe es del todo ajena a la existencia de lagunas negociales. argentino. al uso o a la ley". art. C. Como se ve. etc. Por ello nos situamos en el contexto del desenvolvimiento del negocio obliga- cional. Los deberes secundarios de préstación encuentran su origen en el artículo 1291 del Código Civil. • De este modo. entre otros. 1546 del C. en toda relación obligacio- nal los deberes secundarios de prestación están presentes. 1258 del C. 1198 del C. y costumbres y normas dispositivas. C. peruano. por medio de esta. consi- derado con base en el actuar de un hombre razonable. C. al decir que "Todos [se refiere a los contratos] deben ejecutarse de buena fe.—. Aquí la buena fe no se refiere tanto al contenido negocial. español. corrección y rectitud. En primer lugar. C. co- lombiano.

el cual establece: "A falta de disposición espe- cial. como señalamos. se plantea su utilización en las siguientes situaciones preferentemente. establecer en qué posibles oca- siones puede activarse el mecanismo de la integración interpretativa. Sin dejar de resaltar el valor de la disposición. la declaración negocial debe ser integrada en armonía con la voluntad que las partes hubieran tenido si hubiesen previsto el punto omitido. en cambio. etc. mediante el cual se procuró consa- grar a texto expreso tanto la integración interpretativa como la buena fe integradora.112 JUAN J. se haga con apoyo en la regulación contrac- tual válidamente constituida por las partes. 34. está legislado en el artículo 239 del Código Civil portugués. re- sulta necesario. Conforme a esto. aquella logra su eficacia de la rela- ción contractual por conducto de la potencialidad de la propia lex contractus. que. cuando otra sea la solución por ellos impuesta". honrado. no siendo estándar de conducta ajeno al contenido obligacional. Un esbozo de gran valía.—. La primera de ellas se origina en . al exigir que la integración mediante el re- curso de la buena fe. actuar de un hombre decente. o de acuerdo a los dictámenes de la buena fe. por otro lado. Salta a la vista la diferencia existente entre la integración interpretativa y la buena fe integradora. es ilusoria. a fin de comprender su funcionamiento. BENÍTEZ CAORCI abstracta y típica. se observa su inexactitud al referirse a una hipotética voluntad. Sin embargo. atendiendo al entorno negocial considerado en su con- junto. porque al colmar la laguna el tribunal se apoya en datos objetivos emergen- tes de la base negocial. CRfTICAS A LA INTEGRACIÓN INTERPRETATIVA Con anterioridad a la consideración de las objeciones y ape- gos que ha suscitado. como paso previo. esta obtiene la efectividad de la relación obligacional mediante la incorporación de factores externos a la regulación privada —verbigracia. como lo haría un hombre medio y honrado. gran mérito le cabe a la disposición.

y la única diferencia es la manera de darles una regulación coherente. son estas las que de mejor manera y conforme a su voluntad pueden resolver el vacío contractual. a fin de conservar el contrato. .. en virtud de la imposibilidad de prever todas las posibles variantes. apenas. aquella. vacíos. la solución a la in- suficiencia contractual. cuya pre- caria e incompleta regulación implica que el camino más adecua- do para colmar las lagunas contractuales sea mediante el propio contenido obligacional. etc. la integración interpretativa es un paso preliminar a la integración contractual. ya que esta se presenta ante lagunas en el contenido contractual. a consecuencia de la nulidad parcial del contrato. ordena acudir a la ley. en orden a la idea de que. La segunda circunstancia acaece cuando. en uso de la prerrogativa de la integración interpretativa. a conse- cuencia de su inadecuación. deja renga a la relación adhesiva en la regulación de alguno de sus elementos. por cuanto la regulación legal supletoria no está forjada para adaptarse apropiadamente a circunstancias im- previstas ni categorías forenses inexploradas. del contexto negocial sur- ge la voluntad de los contratantes y. cual se pueden plantear en el desenvolvi- miento de la relación negocial. Debe señalarse la gran utilidad que presta la integración in- terpretativa en el ámbito de los nuevos tipos negociales. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 113 que no está cubierta completamente en la regulación contractual. sin embargo. lagunas negociales. que de no resolverse. sin embargo. en virtud del prin- cipio de conservación contractual —que es más favorable al ad- herente—. Como se observa. equidad. buena fe. sino que surgen del contexto contractual. Por último. La integración dispositiva defecciona ante la atipicidad negocial. debiendo. responde también a la existencia de datos exiguos. por ende. dejarían inerte y sin solución efectos del negocio. aunque no menos frecuente. apelar con preferencia a la propia lex privata. por ello el le- gislador. dejándose inducir de la reglamentación convencional ciertos efec- tos. como las partes dieron vida a un contra- to atípico. se presenta. mas no especificados en forma precisa.

El fundamento unánime que se ha esbozado para la integra- ción interpretativa se funda en el respeto a la autonomía privada'2. en numerosas ocasiones. En el plano dogmático ha sido muy cuestionada la existencia de la integración interpretativa. "el juez ha de moverse no en el ámbito de la certeza sino en el de la probabili- dad"". BENÍTEZ CAORCI que en el caso de la integración interpretativa. el tribunal. según la doctrina mayoritaria. sino una probabilidad cierta conforme a los datos aportados por los partícipes de la rela- ción de consumo. lo cual presumiblemente quisieron establecer.. El posicionamiento aquí adoptado emerge inmune ante la 12 JESÚS AJLFARO ÁGUILA-REAL. 383. ya que. responde a la voluntad hipo- tética de las partes. atribuye un significado obje- tivo a las declaraciones contractuales y. Aceptando la existencia de la integración interpretativa —para nosotros— se encuentra DÍEZ- . expediente que para este autor no es concebible. Conforme a esto. además. a partir de la base de una voluntad presunta de las partes. pág.. 120. mas no una simple conjetura o posibilidad. por tanto. enero-marzo 1980. Las condiciones. Madrid. ya que la interpretación ordinaria actúa sobre las dudas de la voluntad real. en Revista de Derecho Notarial. págs.. ob.. existirá una suerte de supremacía de la integración interpretativa ante la integración dispositiva y subsi- diaridad de esta para con aquella. Así GARCÍA Ammon ha señalado que mediante dicho instrumento se pretende llenar las lagunas de la lex negotii. 386 y 387. teniendo su fundamento en los datos objetivos plasmados en la regulación contractual. 14 JESÚS ALFARO ÁGUILA-REAL.. 13 MANUEL GARCÍA AMIGO. cit. se recurre a la com- plementación de su contenido apoyada en la voluntad de las pro- pias partes. la integración doméstica —por así llamarla— siempre será el fruto del más fiel reflejo de lo querido por las partes. "Integración del negocio jurídico".114 JUAN J. Por ende. cit. pág. Soslayando este punto se recalca que las reglas de interpretación objetiva no tienen en su mira la voluntad real de las partes y nadie duda en considerarlas verdaderas reglas interpretativas.

basado en argumentos de estricta lógica y concepción de las categorías jurídicas. La crítica más aceptada a la integración interpretativa pro- viene de LÓPEZ y LOPEZ15. precisamente.. Aunque parece ser cierta la crítica de LÓPEZ y LÓPEZ. pág.. También subraya que la interpretación integradora no logra salir de una insanable contradicción lógica. 15 ÁNGEL LÓPEZ y LÓPEZ. sustentada en los datos objetivos plasmados en el documento con- tractual. Ob. se ha opuesto rei- teradamente a este instrumento. 14. pág. porque no puede ha- ber interpretación cuando no hay material hermenéutico'6 o. preocupación ajena a nuestro enfoque. pero a fin de lograr la plenitud del contrato y eliminar las posibles lagunas negociales. no supera la perplejidad de una interpretación sin adjetivos". cit..... quien. sin tener en mira la presunta voluntad de las partes no manifestada. En tal sentido.. no parece correcto el ataque que se formula. hay una auténtica integración interpretativa. cit. De la interpretación de los contratos. repitiendo lo dicho líneas atrás. como afirma BIGLIAllI. y si no hay laguna. 17 LINA BIGLIAllI GERI. en virtud de que. 406. sin embargo no tiene ninguna aplicación a la postura desarrollada en el presente. la integración privatista desarrolla su accionar con la voluntad real de las partes. cit. ni interpreta- ción integradora: solo interpretación a secas. 25.. porque.. no hay integración. . 13. ya que consi- deramos que en vez de una interpretación integradora. El punto de partida de la obje- ción del citado autor consiente y discrepa en que cómo pueden existir datos predispuestos por una de las partes y se puede hablar de laguna. pág. 16 Ibidem. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 115 repetida objeción. se utiliza el me- canismo de la integración precisamente a consecuencia de la im- previsión de las partes o de la invalidez parcial de la lex negotii. Picazo. quien admite el lleno de lagunas a partir de la declaración de la volun- tad extracontractual. pág. se acude a la propia voluntad de los partícipes. Fundamentos.

. Madrid. S. Sobre la integración del contrato: la buena fe en la contratación. que legitime el desconocimiento de las con- secuencias o efectos contractuales impuestos por las más elemen- tales reglas del tráfico jurídico2'.. págs. los cuestionamien- tos no son oportunos. pues. así. Intetpretazione del contratto. En realidad. BENÍTEZ CAORCI la cual se encuentra expresada en otras cláusulas contractuales o en las condiciones predispuestas disminuidas en virtud de la inva- lidez parcial. en Revista de Derecho Privado. 21 CARLOS LASARTE. cit. del 27 de enero de 1977. 2° EMILIO BErri. enero de 1980). ob....116 JUAN J. se parte de esos datos exiguos y se construye la vo- luntad de las partes. " Véase GUIDO ALFA. la consideración del propósito negocial que emerge del contrato objetivamente considerado19. la remisión a los criterios integradores no tiene como finalidad reintetpretar el contrato. sino en la inducción sobre el conte- nido lógico y práctico del negocio específico considerado en su conjunto y en su conexión con el ambiente social'''. art. por tanto.. sino en procurar que esta no se eleve al grado de coartada.. cit. 71. se caracteriza por no apoyarse en una específica fórmula o cláusula. en su caso. En última instancia. (En torno a la sent.. 345. 1291) no pueden ocultar el hecho de que presuponen la previa culminación de la actividad interpretativa y que. pág. del T.. pág. En Italia se prefiere hablar de la construcción del contrato tomando en cuenta su base económica" o. 352 y ss. 93. L'interpretazione. C.. cit. 19 CLAUDIO SCOGNAMIGLIO.. pág. se ha reprochado que los recursos in- tegradores (C. la función de tales criterios no reside en redes- cubrir el significado del acuerdo contractual dentro de los márge- nes de la autonomía privada. BETrI nos informa que siendo la integración interpretativa —según nuestra denominación— siempre la reconstrucción de la idea concreta del negocio. No se ha reparado en que la integración dispositiva presupone el fracaso de la integración interpretativa y. sino incardinarlo en un ambiente normativo que excede ya a la propia disponibilidad de las partes.

no existe regla ni principio jurídico que coarte la posibilidad de llenar el vacío negocial con base en la propia voluntad común de las partes. 1994. Serán aplicables las normas dis- 22 KARL LARENZ. por lo cual se debe reconocer en este caso primacía nor- mativa. de toda actividad hermenéutica. comúnmente se concluye por establecer la aplicación pri- mordial del derecho dispositivo ante la integración interpretativa. INTERACCIÓN ENTRE LA INTEGRACIÓN INTERPRETATIVA Y EL DERECHO DISPOSITIVO La doctrina alemana plantea el asunto acerca de la correla- ción existente entre la integración interpretativa y el derecho dis- positivo. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 117 por tanto. pág. En apoyo a esta idea. Barcelona. A todo ello debe agregarse que el tribunal no rehace ni reformula el contrato a su arbitrio. se hace hincapié en que cuando de la ley se des- prende una regulación dispositiva para determinados tipos de con- trato y este corresponde plenamente al tipo. Por lo general. . la aplicación de la norma legal dispositiva puede ser inadecuada a la situación de los inte- reses subyacentes y al sentido del contrato resultante de ella22. 35. sino que se limita a tratar de encauzarlo dentro de las expectativas de las partes. con el derecho dispositivo legal. En realidad. entonces. Metodología de la ciencia del derecho. las lagunas del contra- to se colmarán a menudo. Edi- torial Ariel. solo si el contrato concreto se aparta mucho del tipo regular al que la norma positiva se adapta. la cuestión no puede plantearse si el negocio se ajusta al tipo regulado por la ley. de ningún precepto normativo surge la prohibición expresa de acudir al propio conte- nido obligacional para colmar la laguna. debe precisarse que la integración interpretativa no descansa en la bue- na fe como criterio integrador. 297. sino en el respeto de la antonornía privada. y por ello no es posible impedir la autointegración.

En efecto. sino que apenas se de- termina su inaplicabilidad.. ya que puede suscitarse el problema de la interpretación integradora23. por causa de la insoslaya- ble contradicción emergente de ella. 390. la integra- ción interpretativa como instrumento de cobertura de las lagunas negociales. no se afirma la subordinación de la integración in- terpretativa sobre el derecho dispositivo. empero. 390. por otro lado. El factor que alimenta su mie- 23 WERNER FLUME. Acerca de la utilización deformada de la integración interpretativa. cit. . apareja la frustración de las expectativas normativas de la partes. bien por su vetustez. BENÍTEZ CAORCI positivas relativas a ese tipo solo en la medida en que el negocio se desvíe del tipo regulado legalmente. Expuesta la doctrina mayoritaria en el derecho alemán. al ámbito de los contratos atípicos. en donde la regulación dispositiva. pág. de ordinario. por un lado se recurre al expediente de. ob. Las condiciones. véase WERNER FLUME. 24 puede verse JESÚS ALFARO ÁGUILA-REAL. Por tal motivo en el derecho alemán la aplicación de la integración interpretativa se circunscribe. al valerse de esta.... Con respecto al desplazamiento del derecho dispositivo. Se arguye que si las partes conside- raran la regulación dispositiva inadecuada a sus expectativas. o bien por su inadaptabilidad como consecuencia del superlativo apartamiento del esquema negocial concreto para con la regulación tradicional. las lagunas del contrato se colmarán de acuerdo con las expectativas de las partes.. ob. En rigor. preferentemente en el marco de los contratos atípicos.118 JUAN J. por ser el recurso más respetuoso de la lex negotii. pág. hu- bieran reglado expresamente la cuestión. en virtud de que mediante el derecho dispositivo. págs. o en cuanto se presenten cuestiones que no estén reguladas por las normas dispositivas para ese tipo. cit. a nuestro entender hay que desestimarla. La única explicación que cabe a la postura asumida por los juristas alemanes se origina en "el temor" a un desmedido despla- zamiento del derecho dispositivo24. 437 y ss. cit. se desvirtúa su finalidad..

La preocupa- ción es infundada. Condiciones generales. . anteponer la aplicación de la in- tegración interpretativa ante el derecho dispositivo sería preferir la voluntad exclusiva del predisponente a la de la ley. los cuales se reflejan en los datos negociales tomados en cuenta por esta. procede de la creencia errónea de que en el ámbito de los con- tratos con cláusulas predispuestas. La integración privatista. Estas consideraciones dan lugar a que. como derivación de la ausencia de una verdadera volun- tad común. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 119 do. no resulta difícil compro- bar que. 673. Mediante el recurso de la integración interpretativa se pre- tende evitar la aplicación de una normativa foránea y genérica... valiéndose. la integración interpretativa reduce considerablemente su campo de actuación en el ámbito de las condiciones generales. sin temor a equívo- cos. pág. de una vernácula y específica más acorde con las expectativas de los contratantes. como instrumento de cobertura obligacional. responde en mejor medida que el derecho dispositi- vo a las expectativas normativas de las partes.. A la luz de estas consideraciones. en las cuales efectivamente ha exis- tido participación o pleno conocimiento del consumidor. cuando sea posible. en su caso. cit. porque los datos objetivos y espíritu negocial que guían la integración interpretativa responden en todos los casos a la voluntad común de los contratantes. que la operación de cobertura de las lagunas negociales debe- rá seguir el siguiente orden procedimental: " JAVIER PAGADOR LÓPEZ. puesto que su es- tructura representa auténticamente los intereses de ambos contra- tantes. las lagunas surgidas en la reglamentación negocial deberán ser colma- das mediante el recurso a la interpretación integradora del contrato. y cuando esta no sea posible. • De todo lo expuesto podemos deducir. será preciso acudir a la aplicación de las reglas generales en materia de integración contractual25. Debe puntualizarse que la integración interpretativa solo contempla como datos hermenéuti- cos a las cláusulas negociadas..

Importa. 1964. Centro de estudiantes de derecho. por la ley o por los usos. el tribunal debe sujetarse a la integración interpretativa. Montevideo. art. deter- minar si entre las distintas técnicas integradoras existe o no una suerte de orden jerárquico. deberá auxiliarse en las reglas generales de integración contractual (C. BENÍTEZ CAORCI En primer lugar. En segundo lugar. Queda por resolver la controversia que se plantea en torno a la graduación de los recursos integradores. págs. en general. es en realidad la equidad que surge como criterio general de determinación. A partir del estudio del doctor GAMARRA27.. y si no las hay.fuentes se entienden. no existe un sentido de preferencia.. 27 GAMARRA. cit. los usos no son en verdad una fuente autónoma.. porque solo integran el contenido 26 JORGE PEIRANO FACIO. En última instancia. pág. Según PEIRANO FACIO26. definitivamente se consagró en nuestro país la tesis según la cual el artículo 1291 fija un orden jerárquico entre los diversos recursos integradores.C. 11 con- tratto. por último. puesto que no se trata de decir que hay que buscar normas primero en la equidad. puesto que invariablemente son sustitutorias de las cláu- sulas lesí vas. En si- milar sentido puede verse BIANCA quien espléndidamente expresa que los usos normativos o la costumbre se aplican a las materias no reguladas por la ley. o reguladas cuando esta sea reclamada por tal norma. se debe acudir a las normas imperativas que- brantadas. pág. colocadas en pie de igualdad. en primer lugar —conti- núa explicando el autor— es de toda evidencia que la equidad opera subordinadamente a la ley. Tratado de derecho civil uruguayo. 355. en relación con la equidad manifiesta que todos los aspectos del contrato que no son determinados por las partes. Diritto civile. pues. Curso de obligaciones. II. sino que estas tres. de existir cláusulas negociadas o datos indi- viduales reveladores de la voluntad común de las partes. . así. t. nI. en la ley. que solo cuando falta so- lución legal puede ingresar esta fuente. por carencia tanto de normas imperativas como de datos objetivos. MASSIMO BIANcA. 517 y 518.. o sea. además. 1291). en el uso o.120 JUAN J. 243..

. 29 KARL LARENZ. y. .. advertir su fundamento en la observancia de la autonomía privada y no mutarse en un control de contenido encubierto. Derecho de obligaciones. cit. la integración privatista encuentra sus límites allí donde la solución buscada no puede ser deducida del contrato mismo.. y... 28 CLAUDIO SCOGNAMIGLIO. de ordinario tendrá aplicación preferente la ley. ya que de existir.. se amoldan a las expecta- tivas de las partes. se acudirá ya sea a la equidad o a los usos negociales.. el intérprete. que se relacionan con la propia regulación contractual. pág. LÍMITES A LA INTEGRACIÓN INTERPRETATIVA En suma. antítesis de la autonomía negocial. no debe apartarse de la finalidad del contrato. De estas ideas generales se desprende con claridad que en primer lugar debe recurrirse a las normas dispositivas. de ninguna ma- nera puede conducir a resultados que estén en contraste con el propósito querido por las partes y mucho menos traducirse en una reformulación del contenido de la operación negocia128. dependiendo de la situación fáctica. puesto que fueron forjadas con base en un sen- tido de utilidad o justicia. en lo que llama límites genera- les. sí es discrecional. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 121 del contrato cuando una ley los reclama. nos resta por establecer las barreras a las que está sujeta la integración interpretativa. pág. por ende. Como enseña el maestro. pero tomando como soportes el interés de los contratantes y la signifi- cación más congrua con el objetivo de las partes. 36. cuando así no suceda. ni considerada como declarada por ambas partes29. En todo momento debe respetarse la función llamada a cumplir por la in- tegración interpretativa. cit. 94. 119. Interpretazione del contrario. LARENZ los sitúa en primer lugar.. por consiguiente en los contratos típi- cos. su tarea no puede ser arbitraria. Al referirse a los límites de la integración interpretativa. es de- cir.

. sino en aquellos datos o circunstancias imputa- bles realmente a ambas partes y que contribuyan a poner de mani- fiesto la regulación que estas se habrían dado para el supuesto de que se trate32.. ha sido FLUME quien apoyado en su estudio ha sentado los límites infranqueables sobre los que reposa la integra- ción interpretativa. Un contrato "insensato" o "injusto" no debe ser trasformado mediante la interpretación integradora en otro "razo- nable" o "justo"30. La doctrina se ha encargado de establecer terminantemente que los-datos para tomar en consideración a fin de averiguar la voluntad de las partes. ya que estas no producen efecto vinculante. por el WERNER FLUME.. Un segundo límite no desarrollado por la doctrina consiste en las cláusulas que recojan normativa legal. ante tal supuesto.. ni tienen eficacia interpreta- tiva. pág. " Ibidem. Señala al respecto que el principio esencial de la interpretación integradora implica el sometimiento a la regla- mentación jurídico-negocial de la forma que haya sido estableci- da por las partes. de ninguna manera pueden provenir de las cláusulas consideradas nulas o no incorporadas al contrato. Las condiciones. 671. cit. 436. 32 JAVIER PAGADOR LÓPEZ.. cit. de modo que se incluya ulteriormente a favor de éste la re- gulación que precisamente habría hecho objeto del contrato si hu- biera estado bien asesorado... leyes. . pero que apenas ha dejado fuera del objeto del contrato31.. cit. Así. pág. 391.122 JUAN J. Condiciones generales. pág. sino. la jurispru- dencia alemana ha declarado que la interpretación integradora no sirve para corregir el olvido o la irreflexión de uno de los contra- tantes. pág. se ha dicho que la integración interpretadora del contra- to habrá de apoyarse no en el contenido regulador de la condición general ineficaz. la copia de ar- tículos de códigos. BENITEZ CAORCI Ahora bien. 392. etc. JESÚS ALFA- RO ÁGUILA-REAL.. de ninguna mane- ra podrá realizarse una integración interpretativa.. En virtud de estas consideraciones. o sea. El negocio jurídico.

se llegaría probablemente a contrapuestos puntos de vista. . pág. sino. debe aten- derse a esta con preeminencia. comportamientos externos y verificables). cláusulas efectivamente consensuadas. interacción entre estas. donde el conflicto de intereses ya ha sido concertado. 37. deberá acu- dirse a los criterios interpretativos de los textos legales. tanto por no superar el control de inclusión como el del contenido.. 367. que no responda en ninguna circunstancia al preferente interés de uno de los contratantes. actuaciones bi- laterales.. . CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 123 contrario. no debe olvidarse que la integración inter- pretativa se apoya en datos objetivos (tales como función del negocio. útil y ajustada a la voluntad objetivizada de las partes. por el contrario. de conformidad con los principios generales. sin embargo. 33 Emilio BET-rt. La interpretación de la ley. ya que cada una tendería a orientarse hacia el propio interés individual en conflic- to con el de su contraparte.. CLÁUSULAS SALVATORIAS Una cuestión que ha suscitado la atención de la doctrina mo- derna es la posibilidad de que las partes prevean la regulación para emplear ante el caso en que parte del contenido negocial re- sulte inaplicable. A primera vista seduce el plantea- miento. Un cercenamiento importante del campo de acción de la inte- gración interpretativa proviene del propio BErri" —idea que no compartimos—. compartida por ambas partes. cit. Desprendiéndose de la relación contractual una voluntad factible. si las partes fueran llamadas a señalar las directrices según las cuales las lagunas del negocio deben ser colmadas. ello resulta de la evidente reflexión según la cual. al común propósito que la relación obligacional se desenvuelva de manera efectiva. basada en la fhn- ción económica-social desempeñada por el instrumento negocial. debiendo las partes respeto de la palabra empeñada de acuerdo con lo estipulado. para quien esta no puede ser aceptada en los ne- gocios intervivos..

no parece difícil confirmar que el instrumento de las cláusulas sanatorias no tiene cabida en los contratos con cláu- sulas predispuestas. ob. en las relaciones de consumo.. Así. buena fe). dejando nuevamente desamparado al contratante débil. BENÍTEZ CAORCI Para ALFAR°. por lo general.124 JUAN J. de carácter imperativo. de igual manera no se recurra a los cánones integradores clásicos (equidad. pág. por lá integración con base en la lex contractus o ante la imposibili- dad de su utilización. las cláusulas salvatorias tienen como principal finalidad ser un régimen jurídico sustitutivo34 a causa de la des- aparición de parte del contenido predispuesto. y. tendrá como principal finalidad evadir las reglas legales de inva- lidez. . en donde su incardinación. por ende. a fin de completar la laguna negocial. Dicho esto. por tanto. 338. el consumidor no se vea favorecido. 34 JESÚS ALFAR° ÁGUILA-REAL. Es sumamente provechoso advertir que nos situamos ante una ley de orden público. cit. usos negociales. cualquier contravención aparejará como sanción la invali- dez. se comprueba que cuando en un contrato con cláusulas predispuestas existen cláusulas salvatorias. se intuye que el predisponente tiene cola de paja y mediante estas aspira a que para el supuesto de detección de la anormalidad en su clausulado predispuesto.

bien en relación con las circunstancias existentes al momento de con- JESÚS ALFAR° ÁGUILA-REAL. puede decirse. CAPÍTULO X INTERPRETACIÓN RESTRICTIVA DE LAS CLÁUSULAS PREDISPUESTAS Finalmente. la mayor vecindad con el verdadero sentido y alcance de la declaración. .. entonces. pág. Es habitual considerar que los resultados de la interpretación pueden ser encasillados dentro de una cuádruple categorización. cit. nos resta por realizar un somero esbozo sobre la pretendida regla de la interpretación restringida de las cláusulas impuestas por el predisponente. En tal sentido. quedaría encuadrada en el supuesto de la regla contra proferentemi La precitada pauta hermenéutica podría activarse o impulsar- se en forma teórica cuando los términos contractuales son sufi- cientemente claros pero han sido utilizados de manera dudosa. la interpretación restrictiva consistiría en no contemplar englobados en la relación de consumo más derechos y menos obligaciones que los concretamente previstos. esto es. declarativos o progresivos.. Las condiciones. 328.. Sin adoptar posicionamiento alguno y limitándonos solo a expresar que el resultado final de la interpretación es en todos los casos unitario. ya sean restrictivos. extensivos. ya que si fuera entendida en el sentido de que entre los posibles significados de una cláusula dudosa debe escogerse el que más limite su aplicación.. siendo esta la única acepción posible de la regla. que quizá dichas clasifica- ciones respondan a la comparación del sentimiento que en una pri- mera lectura se tenía de la declaración y la conclusión final a que se arriba luego de concluir la tarea hermenéutica.

por lo cual. Tal hipótesis es la explicación palmaria de la interpretación restrictiva de las cláusulas contrac- tuales.. decidió que tales términos debían concernir a Jean. ya que allí existe una hipótesis prevista típicamente: la sanción por el incumplimiento de la obli- gación de información. Études sur interpretation.126 JUAN J. Si acontece la última situación. el mayor -de los hijos de su segundo lecho. así: "Jean du Soleil tuvo de su primer matrimo- nio un hijo llamado Jean. valiéndose de un caso real. o en la sanción por el incumplimiento de la obligación de información del predisponente para con el consumi- dor. de su segundo matrimonio tuvo ocho hijos.. debe restringirse la aplicación de la precita- da cláusula contractual a lo que expresamente allí se establece. . no sería de aplicación la precitada pauta hermenéutica. para el supuesto del derecho contractual que podríamos llamar tradicional. cit. que era verdaderamente el mayor". en un fallo del 11 de mayo de 1714. Por el contrario. en el supuesto de que existieran términos con- tractuales precisos. contra proferentem. puesto que en definitiva deberá atenderse a su tenor literal. En su testamento. Se observa que. de lo cual se concluye que ello no es más que ceñirse rigu- rosamente a lo plasmado por el autor de dicha cláusula.. CALLATAY2. EDOUARD DE CALLATAY. explica esta pauta her- menéutica. de ninguna manera se aplicará la re- gla de la interpretación restrictiva. en realidad. en definitiva. que era enfermo de cuerpo y espíritu. de los cuales el mayor se llamaba Etienne. sino que apenas atende- ríamos al tenor fiel de lo plasmado por el predisponente. pero dudosos en su aplicación por las circunstan- cias que rodean al caso. pág. aunque existían fundadas presunciones de que el testador había tenido en vista a Etienne. porque en cualquiera de sus vertientes se subsumirá en la categoría de la interpretación literal. BENÍTEZ CAORCI cretar la relación de consumo o bien cuando son insuficientes. el Parlamento. 46. él emplea las palabras «prefie- ro el mayor a los otros».. la regla de la interpretación res- trictiva de las cláusulas predispuestas no es tal. mas restringien- do el alcance de la previsión en lo tocante a las obligaciones impues- tas al adherente-consumidor.

si se observa con atención. como se sabe. si bien dista mucho de so- lucionar la totalidad de los problemas existentes. Soy cons- ciente de que no es el camino adecuado. con excepción del decreto 3466 de 1982'. ambos por desdicha concuerdan en la falencia colindadamente con la inde- fensión de soluciones legales requeridas desde hace tiempo por vastos sectores de la sociedad. mas ante la carencia de instrumentos legales adecuados. En efecto. 'Téngase en cuenta que me refiero a normativa amparadora de protec- ción contractual en el establecimiento ya sea del control de contenido. en el libro cuarto del Código Civil. inclu- sión etc. . es uno de los senderos que vis- lumbro. se presenta al jurista colombiano la posibilidad de encontrar en las normas de interpre- tación un remedio factible a los abusos que continuamente se pro- ducen. el jurisconsulto colombiano encontrará un salvavidas. puesto que diversos decretos han reglamentado un sistema de control administrativo. entre otros. "De la interpretación de los contratos" artículos 1618 a 1624 in- clusive. algunos fueron bien resueltos. título mit. además. la cual. en lo relativo a la normativa sobre consumo. 1441 y 3467 de 1982. peor es nada. a fin de lograr una muy menguada protección al adherente. Un respiro importante soliviantó el derecho uruguayo con la sanción de la ley 17250. CAPITULO SITUACIÓN EN COLOMBIA A pesar de las distancias geográficas que separan al derecho uruguayo del colombiano. A consecuencia de la escasez de normativa puntual en el dere- cho colombiano que respalde ya sea al consumidor o adherente. a saber: decretos 1320.

Como principio tienen las cosas. cit. Tesis de grado. Agrava aún más la situación la falta cuasi absoluta de estu- dios doctrinarios que puedan irradiar luz en un panorama tan som- brío. principio de la intencionalidad'. Estudio sobre los contratos por adhesión. el panorama general se pre- senta en el artículo 1618. interpretación funcional.. en los contratos por adhesión. 2 GEORGES BERILOZ. BERILOZ2 propuso. el breve excursus que sigue tiene como úni- co objetivo. el cual consagra la búsqueda de la co- mún intención de los contratantes. el lograr la tan augurada disminución de los abusos contractuales. la cual constituye un gran avance en la dogmática nacional colombiana... pues si bien es perceptible la fachada de control de contenido encu- bierto. me limitaré muy sucintamen- te a indicar en qué medida pueden ser aplicadas las pautas hernie- néuticas ut supra examinadas.. JORGE CUBIDES CAMACHO. Estudio sobre los contratos por adhesión a condiciones generales. pág.. se corrobora la habitualidad de la utilización de la regla adversus stipulatorem. Con el mismo rigor. según la unani- midad de la doctrina colombiana. por medio de la interpreta- ción ingeniosa o en su otra vertiente. A fin de evitar repeticiones innecesarias que harían odiosa la lectura de los siguientes renglones. pág.... págs. BENÍTEZ CAORCI En Francia. 1991. "CARLOS JosÉ GÓMEZ.. Un muy buen ejemplo de cómo encarar la temática en Co- lombia lo propició CARLOS GÓMEZ3 con su tesis de grado... cit. 125.. Pontificia Universidad Javeriana. A consecuencia de mi condición de irreverente en cuanto al derecho colombiano. 131. iniciar una tarea que los jurisconsultos colombianos avezados deberán continuar y profundizar. Obligaciones. denominado. 209. 137 entre otras. ello de ninguna manera es aconsejable porque cuando exis- ten textos legales adecuados. Le contrat d'adhésion. . Bogotá. pero no ante la ausencia de estos. cit.128 JUAN J. se impone por la fuerza de los hechos.

las conclu- siones ut supra expuestas son aplicables mutatis mutandis. 1603 y 1621 del Código Civil. en virtud de la aplicación del principio universal de la confianza despertada. . por ello. en conso- nancia con el respeto a la autonomía privada de los contratantes. En lo relativo a la prevalencia de las cláusulas negociadas por sobre las predispuestas. en virtud de los artículos 1501. Mayores complicaciones puede despertar el admitir la inte- gración interpretativa del contenido negocial. ambos países carecen de textos ex- presos. inciso 2 del Código Civil uruguayo. cuyo segundo inciso —a excepción de cinco palabras sin mayor connotación— es idéntico al artículo 1304. pero es unánimemente admitida su aplicación. Similar corolario debe ser el que reine la regla de la cláusula más relevante o importante. CONTRATOS CON CLÁUSULAS PREDISPUESTAS 129 El punto neurálgico de la interpretación en los contratos con cláusulas predispuestas se encuentra reglamentado en el artículo 1624 del Código Civil. empero tal obstáculo. no creo sea óbice para valerse de la regla contra proferentem a la inversa. sin embargo. en com- binación con el principio constitucional de reconocimiento de la autonomía negocial. como se propugna en este trabajo. La única complicación mayor que deberá padecer el jurista colom- biano será la inexistencia de un medioambiente legal como el uru- guayo. y. podría aceptarse también la aplicación de la integración privatista.

.

ARISTÓTELES: Éthique de Nicomaque. 183-184. LGDJ. r ed. vol. 1998. La letra y el espíritu de la ley. Clarendon Press. Paris. ALTERINI. APARICIO. ATILIO ANÍBAL: Contratos civiles y comerciales de consumo. MAURO: "L'interpretazione giuridica fra ermeneutica e prag- matica" en Anuario di ermeneutica giuridica. Exlic. 1995. enero–junio. Civitas. Edit. ALFAR° ÁGUILA-REAL. Coim- bra. 4. 1976. ALMEIDA COSTA. ni. 4992. ASCOLL MAX: La interpretazione delle leggi. Buenos Aires. Giuffré. Libraire Garnier Fréres. ATIYAH. Oxford. Almedina.. ed. Libro 5 Cap. 1997. Paris. — "La interpretación de las condiciones generales de los contratos" en Revista de Derecho Mercantil. Guioo: L'interpretazione del contratto. 1995. Ce- dam. 1998. GEORGES: Le contrat d'adhesion. . JESÚS: Las condiciones generales de la con- tratación. JUAN MANUEL: Contratos /1. Lima. MARIO JULIO: de Direito das obrigavoes. BIBLIOGRAFÍA ALARCÓN CABRERA. BERILOZ. 1999. Abeledo-Perrot. ARANA COURREJOLLES. Cultural Cuzco. 1991. BARBERIS. núms. ÁLPA. 1950.. Padova. ed. Barcelona. Giuffré. Milano. Ariel.. PATRICK SELIM: An Introduction to the law of contract. 1983. CARLOS: Prólogo al libro de VITTORIO FROSINI. Madrid. Madrid. 1987. CARMEN: La interpretación del acto jurídico. Buenos Aires. 1991. Milano. Hammurabi.

xxvit. 1993. 1987. 21're éd. MASSIMO: Diritto civile nl. 2000. Dalloz. EDOUARD DE: Études sur l'interpretation des conventions.Milano. 3' ed. BIGLIAllI GERI. vol. Giu- ffré. JULIEN: Elementos de derecho civil. CABRILLAC. 1998. Dalloz. t. Giuffré. u. I. 1991. BLENGIO. vol. Montevideo. Milano. Paris. Paris. MARCO: "Il problema dell' interpretazione delle condi- zioni generali di contratto". JUAN: "La autonomía de la voluntad y sus límites. 1947. CARBONNIER. BONNECASE. Il Foro Italiano-Zanichelli. Porrúa. LGDJ. FRANK: Droit de la consommation. Cedam. Editorial Revista de Derecho Privado. Madrid. CARRESI. — Interpretazione del contratto. Puf.. anuo: Teoria generale del negozio giuridico. FRANCESCO: Teoría general del derecho. MARIO: Nullitá parziale del contratto e inserzione automa- tica di clausole. — Interpretación de la ley y de los actos jurídicos.. JEAN y STEINMETZ. en Anuario de derecho civil uruguayo. 1941. JEAN: Droit civil t. Giuffré. CASSOTTANA. F. México D. 1974.. . F.. CALAts-AuboY. 1992. LINA: L'interpretazione del contratto.. México D. CALLATAY. 1996. 1975. 2a ed. en Le condizioni generali di contratto nella giurisprudenza. FRANCO: II contratto. Harla. CARNELUTTI. 1978. iv. Editorial Revista de Derecho Privado. París. Les obligations. Padova.. Milano. Madrid. Ji contratto. CASELLA. Su coor- dinación con el principio de igualdad". 1998. traducción de Carlos Posada. 4a ed. 1997. BRANCA. RÉMY: Droit des obligations. BIANCA. ristampa corre- tta.132 BIBLIOGRAFÍA BETn. vol II. . Milano Giu- ffré. Edizione Esi. Paris. GIUSEPPE: Instituciones de derecho privado. 1994.

DANZ. vol. ristampa aggiornata. BIBLIOGRAFIA 133 CLARO SOLAR. DEL VECCHIO. LUIS: Explicaciones de derecho civil chileno y compa- rado. CRISCUOLI. DELEBECQUE. Universidad Ja- veriana. 1998. COTE. 1996. complementada y ac- tualizada por Juanita Camacho Delgado. Madrid. Litec. t. CUBIDES CAMACHO. Paris. t. FRANCESCO: La re gola di trasparenza nei contratti dei consumatori. 2Pine éd. 31'ne éd. 1971. n. DEMOLOMBE. 3' ed. 1926. Civifas.. 1998. 1882. 25th reimpre- sión.. DI GIOVANNI. Librería General de Victoriano Suárez. Bogotá. xxv. Torino. Dinz-PicAzo. GIORGIO: Los principios generales del derecho. t. ARTHUR L.. 1997. FEDERICO: La enseñanza del derecho y la interpretación de las leyes. . 4' ed. 1999. ERICH: La interpretación de los negocios jurídicos. De las obligaciones. Mar- chal et Billard. Paris.. CORBIN. 1992. Traité des contrats ou des obligations conventionnelles en général. Madrid. Padova. FRÉDÉRIC-JÉRÓME PANSIER: Droit des obligations responsabilité civile-contrat. Montréal.: On contracts. GIOVANNI: II contratto. Durand & Pedone Lauriel Hachette et Cie Cosse. 1909. PIERRE: Traité des obligations en droit suisse. ENGEL. t. Tipográfica de la Escuela Nacional de Artes y Oficios. Bosch. ESCALADA. Les Éditions Thémis. 3' ed. PIERRE-ANDRÉ: Interprétation des bis. West publishing. Bruylant. 1996. CHARLES: Cours de code Napoleón.. ed. Montevideo. Editorial Temis-Editorial Jurídica de Chile. r. 1964. vi. 2'me éd. Barcelona. traducción de Juan Osorio Morales. Bruselas. Santa Fe de Bogotá-Santiago. Giappichelli. HENRI: Traité élémentaire de droit civil beige. n. Ce- dam.. 5' ed. Luis: Fundamentos del derecho civil patrimonial. JORGE: Obligaciones. DE PAGE. PHILIPPE.. Beme. 1992.

n. 1969. — Teoría de la interpretación jurídica. MANUEL. Salamanca. 3 ed. zia ed. ristarnj pa. TorMo. FLUME. tesis de grado. CARLOS JosÉ: Estudio sobre los contratos por adhesión a con- diciones generales. Ma- drid. Bogotá. 3' ed. GIORGI. vol. GARCÍA AMIGO. 1998. xvm. WERNER: El negocio jurídico. vol. 1991. Cedam. FRANCESCO: Diritto civile e commerciale. Universitá degli studio di Camerino. Universitá di Camerino. Giappichelli. GRASSO. — "Integración del negocio jurídico" en Revista de derecho nota- rial. 1980. 8a` ed. — Verdad y método H. VIII. vol. en Novissimo digesto italiano. Buenos Aires. Giuffrl. t. GADAMER. 1991. BIAGIO: Appunti sull'interpretazione giuridica. 1998. Bogotá. GÓMEZ. FCU. 1996. 3' ed. 1. iv. Pontificia Universi- dad Javeriana. t. Milano. JORGE: Teoría de las obligaciones en el derecho moderno. ALESSANDRO y ANTONIO IONE FERRANTI: L'nteirre- tazione della norma civile. traducción a cargo de José María Miguel González y Esther Gómez Calle. 1974. Madrid. I. 3a ed. Fundación' Cultural del Notariado. CESARE: VOZ "Interpretazione dei negozi giuridici inter- vivos".. 1930. Temis. Astrea.134 BIBLIOGRAFÍA FERRARA. CARLOS ALBERTO et alter: Contratos civiles y comerciales. 1980. 1998. traducción de Jorge Guerre- ro. 1985. Utet. FROSINI. 1. Edit. GAMARRA. Torino. Edi- ciones Sígueme. . vol. GIULIANI PALAllO. VrrroRio: La lettera e lo spi rito della legge. Reus.: Condiciones generales de los contratos.. enero-marzo. FRANCESCO: Trattato di diritto civile italiano. Padova. HANS-GEORG: Verdad y método 1. 1999. 1998. Montevideo. GALGANO. 1999. JORGE: Tratado de derecho civil uruguayo. 1992. Dottrine generali.. Ediciones Sígueme.. GRASSETTI.. Salamanca. t. Editorial Revista de Derecho Privado. GHERSI.

Padova. FCU.. RICARDO: Le fonti del diritto e l'interpretazione. CARLOS: "Sobre la integración del contrato. Paris. vol. LARENZ. r ed. t. HOLZ. Editorial Re- vista de Derecho Privado. 1. u. 3' ed. . Buenos Aires. ANTONIO: Tutele costituzionali della autonomia contrattua- le. — Metodología de la ciencia del derecho. LARROUMET. 1997. Giuffré. CHRISTIAN: Teoría general del contrato. Librairie de L 'Université Genéve. EVA: Mercado y derecho. GUASTINI. 1993. 1992. LEWISON. Schweizer studien zum internationalen Recht. La buena fe en la contratación". BIBLIOGRAFÍA 135 GRONDIN. LÓPEZ Y LÓPEZ. Milano. 1958. ÁNGEL: De la interpretación de los contratos en co- mentarios al Código Civil y compilaciones forales. Santiago. 1995.. XVII. Santa Fe de Bogotá. 1995. KIM: The interpretation of contracts. Edi- torial Jurídica de Chile. KARL: Derecho de obligaciones. u. Herder. 1993. 1993. t. 2' ed. Giuffré. JEAN: Introducción a la hermenéutica filosófica. Editorial Temis. band 22. HAUSER. Madrid. IRTI. Madrid. LASARTE. Sweet & Maxwell. JORGE: Los contratos.. ANNE-CATHERINE: Protection du consommateur et contrats internationaux. Barcelona. I. — "La interpretación del contrato" en Derecho de obligaciones y contratos. 1999. 1998. AA. 1981. IMHOFF-SCHEIER. Cedam. Valencia. Montevideo. 1994. Tirant lo Blanch. Milano. en Revista de Derecho Privado. NATALINO: "Principi e problemi di interpretazione contrattuale" en L'interpretazione del contrato nena dottrina italiana. Editorial Revista de Derecho Privado.. LÓPEZ SANTA MARÍA. enero de 1980. LISERRE. 1971. Puf. 2000. traducción de Jorge Guerrero. Ariel.VV. JEAN: Les contrats. t. vol. dirigido por Manuel Albaladejo y Silvia Díaz Alabart.

Les Éditions Yvon.. Barcelona. Labor. 1994. 1992. vol. Bar- celona. Giuffré. MARÍA JOSÉ: Derecho de obligaciones y contratos. Aix-Marseille. 2001. Éditions Universitaires Fribourg. Rubinzal-Culzoni. NARANJO VILLEGAS. Faculté de Droit et de Science Politique. JORGE: Interpretación económica de los contra- tos. Droit des obligations. 1991. LUIGI: Principi sulla interpretazione dei negozi giuridici. MESSINA. MARIÑO LÓPEZ. GIUSEPPE: "L'interpretazione dei contratti". OERTMANN. Ná- poles. Rosario. t. PAUL: Introducción al derecho civil. t. NÚÑEZ TOMÁS. 1995. Giuffrl. 5' ed. 1981. Milano. en Le condizioni generali di contratto a cura di Massi- mo Bianca. CLAUDE: Loi sur la protection du consommateur analyse et commentaires. Mosco. Montevideo. . anuo: "Le condizioni generali de contratto nella giuris- prudenza". MUÑOZ.Blais. en Le juge et l'exécution du contrat. I. Barcelona. Cárdenas Editor. México D. Editorial Temis. MOSSET ITURRASPE. Lumen Juris. FCU. xxxi. Santa Fe de Bogotá. traducción de Ángel Martínez Sarrión. vol. u. DIETER: Tratado de las relaciones obligacionales. 1994. Bosch. Jovene. Milano. MEDICUS. 1952. vi. i.136 BIBLIOGRAFíA MACHADO VIANNA. 1933. MESTRE JACQUES. ABEL: Filosofía del derecho. 1993. LAUDE ANNE: "L' interpretation 'active' du contra par le juge". F. NAPOLI Vrro. 1993. ANDRÉS: "El control de contenido del contrato de ad- hesión en la ley uruguaya de relaciones de consumo". Bosch.. CARLOS y HÉLIO JosÉ CAVALCANTI BARROS: Comen- tarios ao Código de Protevao e Defesa do Consumidor. t. 1948. 1999. en Anuario de derecho civil uruguayo. 1992. Luis: Doctrina general del contrato. HANZ: Traité de droit privé suisse. MERZ. Québec. en Scritti Giu- ridici. MASSE.

Santa Fe de Bo- gotá. 1958. Contratación contemporánea vol. GUSTAVO: "Deber de información en la ley 17. 1993. SALVATORE: Le condizioni generali di contrato. JORGE: Curso de obligaciones. 1999. Universitá di Cameri- no. Padova. PEIRANO FACIO. 4' ed. — Derecho del consumo. Madrid. Ce- dam. Editorial Temis. 2000. Madrid. VITTORIO:Erro re. PIETROBON. PACCHIONI. 2001. OSPINAFERNÁNDEZ. PIETRO y EMILIO BETTI: "L'finelpTetaZiOne". Cedam. u. Lima Bogotá. 1959. Marcial Pons. — "Interpretación del contrato en el régimen uruguayo". 53 ed.. vol. Cen- tro de estudiantes de derecho..1. Madrid. 1964. 1998. GUILLERMO y EDUARDO OSPINA AcorrA: Teoría ge- neral del contrato y del negocio jurídico. GIOVANNI: Obligazioni e contratti. Marcial Pons. en Derechos del consumidor en el marco de la legislación nacional y la integración regional.. Heliasta. volontá e afidamento nel negozio giuri- dico. ORDOQUI CASTILLA. Los actos jurídicos. GUSTAV: Filosofía del derecho. Padova. PUIG PEÑA. Palestra. 1950. Mon- tevideo. Cedam. Ediciones del Foro. RADBRUCH. Padova. en AA. . 1992. Padova. Buenos Aires. BIBLIOGRAFfA 137 OPPO. FEDERICO: Tratado de derecho civil español. PERLINGIERI. t. PATTI. JAVIER: La directiva comunitaria sobre cláusulas contractuales abusivas. PAGADOR LÓPEZ. en Scritti giuridici ni. POTHIER. Montevideo. Editorial Revista de Derecho Privado. Editorial Revista de Derecho Privado. Cedam. — Condiciones generales y cláusulas contractuales predispuestas. GIORGIO: "Profili dell'interpretazione oggettiva del negozio giuridico". Montevideo. Madrid. Edi- - torial Temis. 1990.250 de 20 de septiembre de 1999". t. 2000. 1991. Ingranusi. II. en Emilio Betti e l'nterpretazione a cura di Vito Rizzo. it. 1996. 1998. ROBERT JOSEPH: Tratado de las obligaciones.VV.

ROCA GUILLAMÓN. ROPPO. RESCIGNO. Jovene. — Tratado general de filosofía de/derecho. PIETRO: Manuale del diritto privato italiano. 1997. Fondo de Cultura Económica. 1988. Ruiz MUÑOZ. Milano. F. Giuffré. Diritto pri- vato 2 Obbligazioni e contratti. Esi.. Gualino Éditeur. Pa- ris. 1987. NAL: "El deber de diligencia y la duda contractual en los contratos predispuestos". RIZZO. Edito- rial Porrúa. Giuffré. ROCCA. México. Consejo General de los Colegios Oficiales de Corredores de Comercio. Madrid.. RECASÉNS SICHES. . México D. en Diritto ed economia dell'as- sicurazione. Condiciones generales de la contratación y cláusulas abusivas. en Studi in Onore di Pietro Rescigno. Coimbra. Editorial Temis.138 BIBLIOGRAFÍA — Relativismo y derecho. 2000. Astrea. RFYZÓNICO. ROPPO. RENAULT-BRAHINSKY. en AA. en Revista Jurídica Argentina La Ley. Milano. 1994. Lex Nova. CORINNE: L'essentiel du droit des contrats. Mmedina. 1998. Nápoles.VV. iu. MIGUEL: La nulidad parcial del contrato y la defensa de los consumidores. JUAN: "Reglas de interpretación de las condiciones generales de los contratos". — "Clausola «dubbia» e interpretazione «piú favorevole» al consu- matore". VICENZO: "La nuova disciplina delle clausole abusive nei con- tratti fra imprese e consumatori". 1996. Buenos Aires. JUAN CARLOS: Contratos con cláusulas predispuestas. Santa Fe de Bogotá. VITO:Condizioni generali del contratto e predisposizione nor- mativa. 1999.vol. Paris. 1929. Esi. SALEILLES. 1987. 1999. RAYMOND: De la déclaration de volonté. LUIS: Nueva filosofía de la interpretación del dere- cho. ENZO: O contrato.. 14' ed. — Interpretazione dei contratti e relativitá de/le sue regole. 2000. 1994. LGDJ. terza ristam- pa della 1P edízione. 1993. 1956.

cláusu- las abusivas y protección al consumidor. t. 1959. Universidad. F. Madrid. FEDERICO: La interpretación de los contratos civi- les. STELLA RICHTER. 1998. VALLESPINOS. DORA: El consumidor en el derecho comunitario. 1925. Utet. Milano. a cura de Enrico Gabrielli. 1997. GIORGIO: "L'interpretazione dei contratti dei consu- matori" en Rivista trimestrale di diritto e procedura civile. Padova. Guenoux. t. VIDELA ESCALADA. Buenos Aires. 1984. 1998. TARELLO. Dalloz. SZAFIR. 1992. TERRA. FRIEDRICH:Sistema de derecho romano actual. Buenos Aires. "L'interpretazione" en I contrati in generale. Abeledo-Perrot. n. STARCK. 61me éd. Cedam. FRANçOIS SIMLER'e YVES PHILIPF'E LEQUETTE. Madrid. BIBLIOGRAFÍA 139 SAVIGNY. GIOVANNI: L'interpretazione della legge. 1994. 1994. Droit civil les obli- TERRÉ. BORIS ROLAND y HENRI BOYER: Droit civil les obligations. STOLFI. dicembre. 1980. Montevi- deo. . 1878. Claudio García Editor. 1. Paris. 1964. FCU. La Rocca. N° 4. CLAUDIO: lnterpretazione del contratto e interessi dei contraenti. traduci40 del alemán por M. Buenos Aires. Torino. Depalma. CH. Depalma. — Derechos y defensa del consumidor. 1996. Giuffré. DUVIMIOSO: Lecciones de derecho civil obligaciones.. Góngora y Compa- ñía Editores. SCOGNAMIGLIO. 6'me éd. RUBÉN y GABRIEL STIGLITZ: Contratos por adhesión. STIGLITZ. Paris.. Litec. VÁSQUEZ FERREIRA. Editorial Re- vista de Derecho Privado. Buenos Aires. gations. GIUSEPPE: Teoría del negocio jurídico. Monte- video. 1985. Buenos Aires. 1999. CARLOS GUSTAVO: El contrato por adhesión a condicio- nes generales. ROBERTO y ÓSCAR ROMERA: Protección y defensa del consumidor.

Giovanni Treccani. Edítori Laterza.140 BIBLIOGRAFÍA VIOLA. en Rivista trimestrale di diritto e procedura civile N° 1. 1989. Giuffré. Roma. vol. FRANCESCO. 1969. . Milano. ZICCARDI. PASCUALE: "Interpretazione del negozio giuriclico". "Interpretazione del negozio giuridico". Giuffré. 1999. en Enciclopedia Giuridi- ca. 1972. 1972. VOCI. Milano. Roma. Instituto della Enciclopedia Italiana Fondata da. — "L'integrazione del contratto". GIUSEPPE: Diritto e interpretazione. ZACARIA. vol. xvii. en Enci- clopedia del Diritto. FABIO: Le norme interpretative speciali. xxii.

.

1.ESTE LIBRO SE TERMINÓ DE IMPRIMIg EN LOS TALLERES DIEDI-50%/1..DSADIE2.%0MS.U. 1863). ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE EDUARDO ACEVEDO (n. IX. 23. 10.1~Tizem AÑO DOS MIL DOS. 1815 y m. LABORE ET CONSTANTIA . VIII.