You are on page 1of 3

Las leptospiras son espiroquetas que causan una zoonosis importante con

manifestaciones clínicas muy amplias y diversas. Los microorganismos son lo
suficientemente pequeños como pasar por los fi ltros que se utilizan para esterilizar
los medios de cultivo. Las fuentes más importantes de transmisión para los
humanos son las ratas, los perros, el ganado bovino y el porcino. La transmisión se
produce durante el contacto con la orina y otras excretas (como placenta o
productos del parto) de animales infectados o durante la exposición a entornos
contaminados. En Estados Unidos se notifican de manera pasiva cada año a los CDC
sólo 50 a 100 casos, pero estas cifras posiblemente son menores de las reales,
porque la leptospirosis no es una enfermedad de notificación obligatoria. Después
de un periodo promedio de incubación de cinco a 14 días la infección por Leptospira
origina un cuadro subclínico, una enfermedad febril indiferenciada o la enfermedad
de Weil (la forma más grave). La leptospirosis es una enfermedad bifásica. La fase
leptospirémica inicial dura tres a 10 días y se caracteriza por fiebre. Luego de tres a
10 días más (fase inmunitaria) en algunos pacientes reaparece la fiebre, la cefalea y
otras manifestaciones sistémicas, y ello depende de la eliminación de las
leptospiras desde la sangre. Sólo la fase inicial mejora con antibioticoterapia. Entre
los signos físicos inespecíficos pueden estar hiperemia conjuntival, eritema faríngeo
no exudativo, mialgias a la palpación, crepitantes en la auscultación pulmonar,
ictericia, meningismo e hiporrefl exia o arreflexia (en particular en las piernas). La
enfermedad de Weil se caracteriza por combinaciones variables de ictericia, lesión
renal aguda, hipotensión y hemorragia, y los órganos afectados con mayor
frecuencia son los pulmones. También son comunes la afectación del corazón (p. ej.,
miocarditis), mialgias intensas (que en ocasiones remedan un cuadro abdominal
agudo), erupciones y signos neurológicos (como meningitis aséptica). Es de
importancia fundamental que el médico o el personal sospechen fuertemente la
presencia de la enfermedad y con ello interroguen con gran detalle al paciente en
busca de datos de exposición, situación que orienta la selección de estudios confi
rmatorios. El recurso diagnóstico fundamental para detectar leptospirosis son los
estudios seroló- gicos. El método de aglutinación microscópica es el estudio
“normativo” y se realiza típicamente sólo en laboratorios especializados como los de
los CDC en Estados Unidos. Otros métodos serológicos utilizan una leptospira
saprófi ta como antígeno y generan resultados inespecífi cos. El diagnóstico defi
nitivo depende de demostrar el microorganismo aislándolo en cultivo (para lo cual
se necesita el transcurso de semanas); detectar ácidos nucleicos o el antígeno en
líquidos corporales (método circunscrito típicamente a laboratorios de
investigación) o la visualización inmunohistoquímica en tejidos. − Las leptospiras de
la sangre y el LCR en los primeros siete a 10 días de la enfermedad. − Los cultivos
de orina son positivos en la segunda semana de la enfermedad, la positividad que
puede persistir durante meses o años a pesar de la antibioticoterapia. El inicio
rápido de la antibioticoterapia probablemente acorta la evolución de la leptospirosis
grave y evita la evolución de la enfermedad poco intensa. En la enfermedad poco
intensa el fármaco más indicado es la doxiciclina por vía oral. También puede ser
eficaz la azitromicina. En el caso de enfermedad grave se inicia el tratamiento

remitiendo el cuadro de diarrea con medicación empírica. Al examen físico llamó la atención la presencia de ictericia en las mucosas conjuntivales. Se suma cefalea y artralgias. estaba afebril. Al ingreso el paciente estaba en regular estado general con signos de deshidratación moderada. leptospirosis?. Cuatro días previos al ingreso a nuestro hospital. fiebre amarilla?. deposiciones liquidas sin moco ni sangre. pero persistiendo el cuadro de fiebre y vómitos.5 gr/dl respectivamente. Ecografía abdominal y tomografía de abdomen de abdomen muestran hepatoesplenomegalia. sexo femenino y que ingresó a nuestro servicio referida de la ciudad de Santa Ana. ceft riaxona o cefotaxima. el resto del examen físico fue normal. neutrófilos: 50 – 60%. Hg: FC 100 x minuto. que fue el motivo de traslado a nuestro hospital. En loslaboratorios destaco: anemia severa con Hb de 6. PA: 90/50 mm. con vesicula biliar dilatada de paredes engrosadas. en la leptospirosis grave se inicia el tratamiento parenteral empírico con fármacos de amplio espectro antes de confirmar el diagnóstico.9 k. por lo cual fue internada al 6º día de evolución del cuadro en el hospital de aquella ciudad. orientada. FR: 20 x minuto. no distendido y se palpaba una hepatomegalia a 4 travesees de dedo por debajo de reborde costal y esplenomegalia. Caso Clínico Paciente de 12 años de edad. Tenia buen llenado capilar. VES elevada: 50 mm. trombocitopenia: plaquetopenia en 127. TGO y TGP y fosfatasa alcalina levemente elevadas y bilirrubinas también elevadas a expensas de la directa.400 mm3. Además de leve edema en miembros inferiores. Ingresó con la sospecha diagnóstica de: dengue severo?. con líquido libre en cavidad en moderada . por el lapso de un mes. saturación de O2 : 94 %. recibiendo medicación en base a rehidratación y paracetamol ante la sospecha de dengue con signos de alarma y remitiendo todos los síntomas al 3º día de internación. No tiene vacuna contra fiebre amarilla. con palidez cutánea mucosa y no refería síntomas.000 mm3. el resto de la química sanguínea fue normal. que cede espontáneamente luego de 3 días. por un cuadro clínico de 13 días de evolución caracterizado por la presencia de fiebre no cuantificada. Cuenta con el antecedente de haber estado viviendo en una zona rural dos meses antes del cuadro clínico. Ante el cuadro se decidió: hidratación endovenosa con solución salina y transfusión de sangre entera en 3 oportunidades ante la persistencia de la rectorragía en moderada cantidad y en algunas ocasiones con coágulos en 2 a 3 oportunidades por día. El abdomen era moderadamente doloroso. vómitos en varias oportunidades. Desde un punto de vista pragmático. Peso: 66. TP normal.parenteral con penicilina. leucopenia: 2. la paciente presentó ictericia más hepatomegalia y 1 día antes se asocia rectorragía importante que amerita una transfusión de sangre entera.

La radiografía de tórax fue normal y el colon por enema mostró falta de llenado en sigmoides con pared engrosada. lo cual indicaba que la prueba era positiva. se descarta hipertensión portal. Dos gotas gruesas negativas y la serología para leptospirosis en un inicio fue negativa. citomegalovirus. Fue dada de alta. El decimoséptimo día de internación nos informan. urocultivos fueron negativos. se decidió iniciar de manera empírica. B y C. ceftriaxona que se suspendió al 5º día por que la fiebre persistía y ante esta evolución decidimos realizar estudios escalonados tal como dictan los protocolos de fiebre de origen desconocido. sin embargo la paciente no refiere síntomas acompañantes y la ictericia se hace menos evidente paulatinamente así como disminución de la hepatoesplenomegalia y descenso de las bilirrubinas. Serología para hepatitis A. así como 2 hemocultivos. A su ingreso. en buen estado general y con laboratorios de control normales. luego de 22 días de internación. transaminasas y fosfatasa alcalina. brucelosis. desde el centro de enfermedades tropicales (CENETROP). . Durante la evolución llamó la atención que la fiebre se presenta nuevamente el día de ingreso para mantenerse constante en mesetas diarias. que en la prueba para leptospirosis por el método ELISA existía una seroconversión de hasta 4 veces los títulos iniciales. se inició tratamiento con doxiciclina y la paciente empezó a mejorar paulatinamente.cantidad. coprocultivos. VIH. fiebre amarilla. dengue. Frente a este resultado. reacción de Widal.