Cuerpo, memoria y arquitectura

Introducción al diseño arquitectónico

Robert J. Yudell

8 Lugar, camino, trama y borde

El universo interno del hombre formado por hitos, coordenadas, jerarquías y sobre todo
con unos límites propios, constituye el único punto de partida humano para la
organización del espacio que nos rodea, un espacio que además de percibirlo lo
habitamos. Por tanto, pensamos que es necesario volver la vista hacia los edificios que
ocupan el espacio existencial que nos envuelve, y confrontarlos con el cuerpo personal,
el primer ámbito compartido (la casa) y esos otros ámbitos de comunidades cada vez
mayores con objeto de ver en qué medida son ellos capaces de extender hacia fuera su
orden u órdenes internos, de construir un mundo que sea una ampliación de acuerdo con
nuestro sentido de la propia personalidad.

En el capítulo primero se describían los elementos a los que la humanidad dotó de
significado hace mucho tiempo: las columnas, muros y cubiertas colocadas sobre ellos;
los pórticos y arquerías formadas por columnas; las torres como extensiones de éstas;
las habitaciones y el hogar que encierran los muros; las puertas y ventanas que
relacionan un interior con el resto del mundo. Todas estas formas han sido
fundamentales para la humanidad, precisamente porque responden a la acción humana
primaria que es construir un alojamiento, el primer límite tangible después del cuerpo,
dan una respuesta al acto de habitar y hacen referencia a las fuentes de la energía
humana y al lugar que ocupa el hombre entre el cielo y la tierra.

Después de este primer límite, el repertorio de elementos constructivos en realidad no
aumenta. las variaciones no son ya cambios de forma, sino de posición. Aun cuando las
estructuras puedan permanecer inalterables, la configuración del camino que conduce
hasta ellas puede contribuir a aumentar su importancia. Un claro ejemplo de este hecho
lo tenemos en la ciudad axial de Pekín. Hacia el Norte, se recorre el camino principal
sin desviaciones, primero atravesando unas enormes puertas y después otras cada vez
más pequeñas, pasando de la ciudad exterior a la interior y por fin a la Ciudad
Prohibida, después se entra en el propio complejo imperial en el que el centró, el trono
del emperador, es mucho más pequeño que cualquiera de los pabellones de entrada
situados en los límites de la ciudad. Pero, indiscutiblemente ese es el centro, el foco, el
lugar.

Comenzamos con la casa (el palacio o la catedral) dedicada al cuerpo humano (o
divino), y señalábamos ya cómo la forma en que se accede a la casa (el camino hacia
ella) puede enviar mensajes y producir experiencias que aumenten su importancia como
lugar. Más allá de los límites de una casa están los de la ciudad y después incluso los
límites de las naciones. Dentro de ellos, existen lugares en que se vive y se trabaja que
pueden ser tanto privados como compartidos y que incluyen ciertos ámbitos públicos
cargados de significados simbólicos o, por el contrario, lugares prácticamente carentes
de significación. Los monumentos que identifican los lugares de importancia pública
suelen aparecer casi siempre en los bordes o en los centros de las ciudades. Y ya dentro

añadiendo un cierto sentido de inmediatez e importancia del aquí y ahora (semejante. camino. El verdadero horror vacui de nuestro ambiente . La forma geométrica perfecta. por ejemplo. o incluso de una actividad estacional. existen una serie de disposiciones arquitectó- nicas que se producen como respuesta tanto al paisaje natural. Esto hace que sus formas habituales sean las de un objeto situado dentro de un vacío. trama y borde. para un cierto período de tiempo. como las pirámides evocan una montaña y la cúpula evoca el firmamento. Por tanto. los distintos elementos aparecen dispuestos según un determinado orden. con las flores en el de las calles de las ciudades españolas. para ver o representar un espectáculo. pensemos. Para cada uno de ellos. u otras configuraciones compuestas por vacíos y sólidos. La torre cumple un papel análogo al de la columna aislada y. para hablar o para recoger firmas— aún sigue teniendo importancia para nosotros (a pesar de las telecomunicaciones y la sustitución del lugar público por el centro comercial privado que están incidiendo negativamente en este aspecto tan frágil de la vida comunitaria. hoy se identifica sobre todo con la idea de fiesta o celebración. Un objeto capaz de configurar lugares con características tanto de torre como de bandera es la tienda o pabellón. todo universo habitado comprendido dentro de unos determinados límites puede entenderse como una sintaxis de los elementos denominados lugar. como pasa con los toldos colocados sobre la terraza de un café. La principal característica de un lugar público es su capacidad de ser habitado por la comunidad. ya sea porque realmente la gente se siente a gusto en él (como parece que sucede con los venecianos en la Plaza de San Marcos o con los londinenses en sus parques) o. la centralidad del foro —un lugar cubierto o al aire libre en el que poder reunirse para celebrar una asamblea. generalmente destacada. salvo en lugares muy especiales como en el pueblo Zuñi. con las fuentes en el de Roma. Las columnas pueden presentarse en grupos formando un pórtico intermedio o. El lugar Los lugares configurados con los elementos a que hemos hecho referencia han de ser diferenciados del mundo que les rodea. o incluso con la luz que se refleja en las blancas paredes en el Mykonos). de un acontecimiento extraordinario en el tiempo. como al cuerpo y a la memoria del hombre. claramente visible desde el exterior. el espacio interior aparece abierto al cielo. el lugar que guarda un tesoro. representativa en otros tiempos del poder de los conquistadores nómadas.de los límites de la ciudad. por ejemplo. al menos. aisladas ocupando el centro o el perímetro del lugar. un vacío excavado en un sólido. las banderas y estandartes también se comportan como elementos conmemorativos. lo difícil que resulta realizar cualquier actividad política en un centro comercial). por el contrario. al ritual indio de colocar una flor sobre un altar de piedra). La enumeración de las condiciones físicas propias de los lugares es muy limitada: la cueva pasa a ser una gran sala pública. porque se relaciona con otro tipo de habitantes (con las estatuas del Palazzo Vecchio en el caso de Florencia. presenta ciertas aberturas como son las del cuerpo humano. Aunque las celebraciones comunitarias en torno al hogar y al fuego pueden considerarse desaparecidas. con una cubierta que representa el cielo. en ocasiones contrasta y en ocasiones evoca la naturaleza. con lo que aparecen también una serie de bordes o límites internos que son los que permiten nuestra comprensión del lugar.

como la escalinata de la Plaza de España en Roma. y por fin se sube aún más arriba hasta llegar a un lugar determinado.público son aquellos espacios que no pertenecen a nadie. una confluencia puede modificar la trayectoria. Nuevos matices se presentan cuando consideramos la diferencia que existe entre el camino que recorre realmente el cuerpo y la capacidad de la vista para abarcar tal recorrido con mayor rapidez. la ducha con la iluminación cenital está situada a un nivel algo más bajo que el del banco del vestuario. El gran misterio de las prisiones de Piranesi o de los dibujos de Escher está precisamente en que describen este tipo de ámbitos. se vuelve a subir. después se baja. Para llegar al templo mayor. Hay casos en que se pueden percibir lugares a los que no podemos llegar físicamente. El conjunto de templos de Monte Alban en Méjico parece haber sido construido teniendo como motivo principal el acto de ascender. a centenares de metros sobre el fondo del valle. o incluso varios a la vez. una curva. pero sin complicarlo ni exigir otro tipo de decisiones. es decir. Guarini. se sube. hicieron de la acción de subir. Pueden ir de un punto a otro siguiendo una línea recta. se construyó una especie de plaza llana desde la que se accede a los diferentes templos. se disuelve en lo que es el camino. los arquitectos solían colocar los servicios de las damas algunos peldaños por encima de los salones. descender. que también podemos experimentar nosotros directamente cuando. además. una quebrada. las diferencias fundamentales desde el punto de vista de nuestra experiencia nacen de las decisiones que nos vemos obligados a tomar: una intersección puede simplemente ayudar a controlar el tiempo que se invierte en un cierto recorrido. de manera que uno pueda experimentar ese sentimiento que es propio de la persona desnuda y al tiempo el placer de moverse por una escalera con luz. Cuando recorremos con la vista el interior del Panteón. en cambio. Naturalmente. y la sauna y la piscina por debajo de aquélla. o mantenerse horizontal y en cada uno de los casos el camino cobra un sentido diferente (especialmente los caminos ascendentes y descendentes). que no son ni públicos ni privados. El camino También pueden existir muchos tipos de caminos. pero tampoco exige decisiones. Pueden ser caminos que sirven fundamentalmente para llevar de un lugar a otro. el lugar mismo. una bifurcación. esos anti- lugares que aniquilan el ambiente de la comunidad. se baja. sí exige una decisión. o caminos que vuelven al lugar de donde parten. primero se sube un tramo de escalera. con objeto de hacer así más solemne su entrada en el espacio público. mientras que los servicios de caballeros se colocaban debajo para hacer menos notoria su vuelta a la reunión. las complicadas formas de una cúpula de Guarino. ni siquiera seguros. a bajar y después se sube otra vez aún más arriba. Allí arriba. También las grandes construcciones barrocas. o un conjunto de segmentos curvos y rectos. también pueden cruzarse unos con otros. La mente es capaz de ampliar enormemente tanto los límites del movimiento corporal como el atractivo del camino. que no son cómodos. Cualquiera de estos caminos puede. ascender. lo que importa realmente es llegar allí. En el vestuario de caballeros del Club de natación del Sea Ranch en California. En este caso. o el triforio de una catedral gótica. ni sugerentes. un conjunto de curvas. por ejemplo. o captar otro alternativo. No hace mucho tiempo. nos cruzamos con las personas que van en una escalera mecánica en dirección contraria a la nuestra o cuando circulamos por las complicadas intersecciones de una autopista. bajar y caminar despacio algo tan fascinante que el propio objetivo. estamos en cierto modo .

son precisamente estos caminos los que dan a dichos solares gran parte de su valor. limitada por una fila continua de edificación en uno o dos de sus lados. Un camino puede formarse sin más en una plaza alargada cuyos lados opuestos están más relacionados entre sí que los lados adyacentes. las acciones correspondientes al movimiento propiamente corporal y al movimiento mental pueden entrar en conflicto. no puede desdeñarse la importancia del tipo de locomoción en cada caso. la circunvalación de Borobodur en Java o la subida de rodillas al templo de Braga en Portugal. como sucede por ejemplo en el caso de la Columnata de Bernini que antecede a la Basílica de. Ya que la existencia del movimiento resulta imprescindible para que pueda hablarse de camino. son versiones perfectamente estructuradas de este tipo de caminos. como sucede en la Plaza Vendóme de París. que obligan a la vista a moverse por sus complicadas formas entrelazadas. o los templos budistas. aunque sacrificando en parte la . En este caso. El mejor ejemplo de lo que es un camino importante lo tenemos quizá en la ruta de peregrinaje. que es el que tradicionalmente ha configurado los caminos. una rampa o incluso un ascensor visible . Muchas veces. dando vueltas y más vueltas desde el fondo del valle hasta la cima.llevando al cuerpo por caminos que podemos imaginar. San Pedro en Roma. la vista percibe una cosa (algo así como una gran intimidad). Así. Aunque pueda parecer evidente. Podemos ver en este tipo de camino una estrecha relación con la trama de los azulejos de la Alhambra. a los que se llega siguiendo el ritual de la circunvalación. En determinadas calles muy especiales puede aparecer algún tipo de hito sin que esto interrumpa el movimiento a lo largo de ellas. produciéndose entonces el movimiento a través de una escalera. pero no alcanzar. que van siendo mayores a medida que nos acercamos a la fachada principal de la basílica) pueden contradecir las claves hápticas (que nos hacen sentir realmente lo lejos que se encuentra la fachada). en el tiempo. sin tener para nada en cuenta los caminos que existen entre ellos. También puede darse el caso de que la que domine sea la dimensión vertical. El camino se experimentará al recorrerlo. es extremadamente flexible ya que permite (a la mayor parte de las personas) girar cualquier distancia y cualquier ángulo y desplazarse a diferentes velocidades hasta un límite aproximado de 6 km/hora. Al ser un vacío. ya que en ella la propia acción de recorrer el camino es ya una parte esencial del ritual. sin embargo. Los promotores inmobiliarios y hasta las autoridades públicas muchas veces consideran sus solares como elementos estrictamente limitados. La bicicleta y los vehículos de tracción animal aumentan el espectro de velocidades posibles. el camino depende y al mismo tiempo sirve para conectar las superficies que lo limitan. sin que la plaza deje de tener las cualidades de un lugar. sin tratar de anularlas o dividirlas. o por una serie de edificios exentos con espacios libres entre ellos. Por ejemplo. el movimiento a pie. La Columnata de San Pedro es un ejemplo extraordinariamente sofisticado de cómo ciertas claves visuales (las proporcionadas por las hileras cóncavas de columnas y por las estatuas. se ignora con frecuencia que el camino es por su propia naturaleza un vacío destinado a canalizar el movimiento humano. son lugares con una notable importancia. el camino arquitectónico más común sigue siendo obviamente la calle. Sin embargo. Borobodur en Java. mientras que los pies sienten otra bien distinta (distancias enormemente grandes).

como es el caso de Karisruhe. reticulares tridimensionales. o al menos así lo parece al examinar su plano. radio-concéntricas centrípetas. con calles que las recorren irregularmente y sin ninguna disposición especial. Por ejemplo. las exigencias de seguridad llevaban a procurar reducir al mínimo las superficies exteriores. El urbanista griego Constantinos Doxiadis explica una variante del planeamiento central de Karisruhe (en cierto modo contrapuesta). que consiguen de forma increíble incluso dar entrada a las calles medievales situadas detrás. la disposición regular de las columnas hace explícito el concepto de civilización como orden monumental que es capaz de establecer un control tanto físico como social del lugar. La trama Las tramas están compuestas fundamentalmente de caminos y lugares. No interesaba para nada lograr una determinada forma geométrica. pero lo cierto es que aparecen en los planos de ciudades antiguas de distintos lugares. ya que la plaza renacentista regular aparece como incrustada en la trama irregular de la ciudad medieval. está formado por una serie de manzanas grandes e irregulares que. que en las ciudades norteafricanas solo puede percibirse en el plano. El encuentro entre una trama háptica y otra geométrica resulta particularmente fuerte en la ciudad de Vigévano. Algunos autores identifican las tramas hápticas con los antiguos griegos mientras que otros lo hacen con los ingleses modernos. en la mezquita. En ciudades mayores. y las vías secundarias. Las tramas más comunes pueden clasificarse en: hápticas. configuran un sistema radio-concéntrico que. en España. Y el automóvil nos permite mayores velocidades y nos propor- ciona mayor placer cinético. posee una geometría propia. Las zonas de la ciudad destinadas a la vivienda y el comercio son hápticas. El choque entre diversos sistemas. nuestro contacto con el mundo que nos rodea. El sector religioso y monumental de la ciudad.flexibilidad direccional. que conducen desde el exterior al centro de la ciudad. radio-concéntricas centrí- fugas. que hace ver cómo los lugares . Las tramas hápticas se originan cuando las respuestas a cada situación van apareciendo sucesivamente sin referirse a ningún tipo de diseño conceptual más amplio. debió ser utilizado por el ganado. sin embargo. pero lo que nos permite experimentarlas como espacios limitados es precisamente el sistema a través del cual tales elementos se interrelacionan. servían para proporcionar vivienda a familias muy numerosas. reticulares y. provoca una cuestión adicional tan problemática como es la de su almacenaje). y quedando como intersticios entre las manzanas de viviendas. de servicio a los distintos barrios. siempre que los acontecimientos circunstanciales se impusieron sobre cualquier orden predeterminado. háptico-geométricas. Prácticamente cualquier ciudad del Oriente Medio puede considerarse un ejemplo de lo que denominamos trama háptico-geométrica. en principio. se expresa dramáticamente en el caso de Vigévano en las propias fachadas de la plaza regular. ya que jamás habría sido percibida desde los estrechos callejones existentes entre los edificios. Así. las diferencias funcionales entre las vías principales. el plano de la ciudad de Córdoba. en su día. En este caso. situada al Norte de Italia. pero exige una envoltura protectora y reduce. además. como es el caso de Boston. o impuesto por la voluntad de un príncipe deseoso de manifestar físicamente su poder. por último. en consecuencia. (El automóvil.

como del que aguarda una revelación. como medio para estructurar los nacientes estados del Noroeste del país: Indiana. que son los elementos más visibles de éste desde el exterior. la ciudad mejicana de Puebla ya fue trazada de acuerdo. y creando para él en ese punto una especie de espacio interior. En tiempos de Jefferson. El borde El último de los aspectos a considerar de cualquier ámbito es el que se refiere a los límites que lo encierran. donde el encuentro de este sistema con las características concretas de cada sitio ha configurado algunos de los lugares más atractivos de la ciudad: calles que repentinamente se cortan ante una pendiente fuerte y se convierten en senderos. a excepción del ángulo frontal que se deja abierto permitiendo una visión lejana. con objeto de aumentar la importancia de la infraestructura y convertirla en lo que ellos denominan megaestructura. Y más tarde. El arquitecto francés Yona Friedman ha propuesto retículas tridimensionales suspendidas en cuyos intersticios se colocarían los edificios. C. muros y otros objetos de manera que obstaculicen su visión. que produce el modelo radio-concéntrico contrarresta en cierta medida nuestra aceptación y dependencia de la retícula cartesiana rectangular. la ciudad griega de Mileto fue colonizada siguiendo un trazado reticular. y se van colocando edificios. fácil de descubrir y. conserva la retícula casi inalterada. en el primero se utiliza una división en doce ángulos de 30° alrededor del observador. en el año 1532. indiferenciado («¿era la calle 92 o la 93?»). en conjunto. mercancías y todo tipo de servicios conducidos a través de estructuras espaciales tridimensionales.ceremoniales de importancia en Grecia se organizan en torno a la persona participante (que se convierte así en la figura central del lugar) precisamente en el punto en que ésta atraviesa el umbral del recinto sagrado. o la misma calle Lombard. es un ejemplo atractivo y complejo de lo que es una trama radio-concéntrica impuesta sobre una retícula: el esquema radio-concéntrico barroco de Fierre L'Enfant adaptado con gran sensibilidad al paisaje natural se superpone a la retícula funcional propuesta por Thomas Jefferson. emplea la división en diez ángulos de 36° que sirven para situar las esquinas o límites de los edificios que se disponen de manera que rodeen completamente al observador. como es el caso de las colinas de San Francisco. Dentro de lo que es el concepto general de borde o límite pueden . Los teóricos del siglo XX han añadido una dimensión nueva a la retícula. Washington D. Es un sistema ordenado. Pero mucho antes que Jefferson. dejándolo totalmente aislado del mundo exterior. se extendió también a lugares realmente poco apropiados. el resultado son enormes edificios que funcionan como calles por las que circulan personas. que necesita zigzaguear hasta doce veces para salvar el desnivel de una sola manzana. ya que se trata de un sistema al tiempo autoritario (puede ser impuesto a cualquier lugar de la tierra aun cuando ni siquiera sea conocido por el diseñador) v democrático (sus elementos. la retícula se utilizó. La retícula posee en sí misma un carácter ambiguo. tal como la describe Doxiadis. La manera jónica. son intercambiables). el dórico y el jónico. especialmente. con las leyes de Indias en forma de una retícula tan extensa que pasaron cuatro siglos antes de que la ciudad llegara a alcanzar sus límites. limitados. a sus bordes. También. Ese sentido expectante. en la época del Helenismo. además. Doxiadis se refiere a dos modos distintos de hacerlo.

las aberturas y las distorsiones o quiebros del sistema. Algunos de los bordes arquitectónicos más atractivos del mundo son paseos que se abren sobre un desnivel y aparecen rematados por un antepecho de manera que permiten mirar el valle de un río. Estos son lugares en que se acumula la actividad urbana y así se han formado tres de los más importantes centros de negocios de ciudades americanas. el mar o una gran extensión de tierra. El espacio central de la Universidad de Virginia de Thomas Jefferson constituye un ámbito totalmente controlado. son en general menos ambiguas que los antepechos en cuanto a su exclusión de un exterior supuestamente hostil. Algunas ciudades del Oeste de los Estados Unidos. desde la Gran Muralla China hasta las mucho más pequeñas. con sus vistas sobre el valle. bahías o puertos rodeados por fachadas de edificios. que se abre por uno solo de sus lados hacia el amplio valle. Seguramente los problemas de tráfico que se originan en este tipo de calles sean los causantes de que éstas actúen como límites auténticos. es algo así como la fachada de la ciudad de Quebec. completo en sí mismo. casi como si realmente se hu- biera construido en ellas una muralla. seguramente cada una debida a la intervención de un urbanista. con sus fachadas curvas abriéndose a una zona de césped que desciende hacia el río. que hace que en los lugares de encuentro se produzcan intersecciones complicadísimas. desgraciadamente. entre las que destacan San Francisco. las murallas de Marrakech en Marruecos sirvieron como defensa de la ciudad. Denver y Dallas. ese momento en que se produce un cambio de la trama produciendo un borde.considerarse elementos importantes las fachadas. o la cornisa de la ciudad italiana de Asís. El borde elevado de Vézélay en Burgundy. los antepechos. es lo que denominamos quiebro del sistema. abrirse a un ámbito más amplio y mirar más allá de los propios límites hacia el mundo exterior. El Chateau Frontenac. Ejemplos de este tipo pueden considerarse los crescents de Bath en Inglaterra. Las murallas. como en el caso de una entrada a la ciudad. las del Hudson o el East River). Esta breve reseña de distintas formas y situaciones nos hace recordar que existen múltiples ejemplos satisfactorios de lo que es una conexión entre nuestro mundo interior . aun cuando a lo largo del tiempo se observe una especie de duplicidad en sus funciones: por ejemplo. pero en tiempos de paz sirven también como marco y soporte de los mercados que tienen lugar en el exterior. cuya superficie de estuco blanco nos hace recordar cómo una mujer (o insluco el guerrero de una tribu) se pinta la cara para impresionar a alguien al aparecer de frente. La propia condición de borde se hace aún más rotunda en ciertas calas. las riberas del Támesis o el Sena (aunque no. presentan en sus trazados una serie de retículas con orientaciones diversas. Allí se dispone de una amplitud y visibilidad imposibles de lograr dentro del laberinto de la ciudad. es decir. y en cierto modo especial. El último aspecto. como también lo es más modestamente una pequeña iglesia en el estado mejicano de Sonora. las murallas. las colinas de Edimburgo o Quebec. son otros tantos ejemplos de este tipo de bordes. La fachada puede tener como misión. situado sobre el Paseo Dufferin. y el Crescent de John Nash que se abre al Regenta Park en Londres.

En el último capítulo nos referiremos a seis lugares. . que consideramos plenamente satisfactorios. con objeto de precisar aún más las condiciones que se requieren para lograr ese especial sentido de lugar. muy distintos unos de otros.y el reconocimiento de su imagen en el mundo exterior.