You are on page 1of 1

Resumen

Una disolución corresponde a una mezcla homogénea entre dos componentes
que se encuentran en composiciones variables, la que puede encontrarse en los
tres estados de la materia, vale decir, sólido, líquido o gaseoso. Cuando una
sustancia (soluto; en menor concentración) se disuelve en otra (disolvente; en
mayor concentración) las partículas del soluto se dispersan sobre el disolvente,
por ende, las atracciones intermoleculares son de suma importancia en cuanto a la
formación estas mezclas, puesto que en el proceso de disolución se lleva a cabo
tanto la separación de las moléculas del disolvente como del soluto, por lo que se
requiere de energía para romper las fuerzas de atracción intermolecular, lo que
trae como consecuencia una reacción endotérmica. Sin embargo, cuando las
moléculas de ambos componentes se mezclan este proceso puede ser tanto una
reacción endotérmica como exotérmica.

Las disoluciones pueden prepararse mediante dos métodos diferentes:
 Por disolución, en donde se prepara una cantidad de soluto determinada en
un volumen de solvente previamente establecido.
 Por dilución, en la cual se rebaja la cantidad de soluto por unidad
de volumen de disolución, es decir, se toma una poca porción de una
solución y después esta misma se introduce en más disolvente.

En la elaboración de este práctico se realizaron ambos tipos de disoluciones con
Sulfato de Cobre (CuSO4), Hidróxido de Sodio (NaOH) y Ácido Clorhídrico (HCl),
en donde se evidenció que entre la dilución y disolución, correspondientes a cada
compuesto, existía una diferencia sustancial en cuanto a sus concentraciones
finales.