You are on page 1of 1

Daniel Fernando Mendivelso

201513296
Párrafo N.1
Las proporciones naturalistas se evidencian mediante, las poses y expresiones, la especificidad e
individualidad del sujeto, la complejidad de la composición y el detalle, y el emocionalismo en la
escultura tallada. De manera que, el Mirón del período Clásico expone la uniformidad y un Contraposto,
en el que el peso se traslada a una pierna. Se asemeja a la realidad de un atleta por medio de los detalles
en los músculos debido a que aparecen perfectamente definidos aunque resultan un tanto planos pese a la
pose en la cual propone lanzar un disco. Por su parte, la escultura de Venus de Milo, es una clásica
representación del período helenístico, hay más énfasis en el movimiento y la expresión personal como lo
es el semidesnudo. Hay una tendencia hacia el realismo, nos muestra una belleza con un estilo ecléctico
de nostalgia aunque con un rostro sereno. Cabe resaltar la composición con detalle del juego de paños en
la obra, así mismo reproduciendo un provocativo y dinámico Contraposto anclado en un movimiento
equilibrado generando una sensación de feminidad. Finalmente, podemos ver la herencia del periodo
clásico en el helenístico. Los dos enfatizan en el contrapunto y la naturalidad por medio de las
proporciones naturalistas.