You are on page 1of 30

Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo.

Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo.

Ética: Introducción

Podemos definir a la ética como el estudio científico en el aspecto moral de
la vida humana. Francisco la Cueva la define como “la ciencia que estudia y analiza
el comportamiento y conducta del ser humano.”

A la Ética en general, podemos llamarla también Filosofía Moral, pues la
palabra "moral" procede del vocablo latino "mos" que significa costumbre en
sentido ético. El término "Etica" viene del griego "ta ethiká" = los asuntos morales,
y se deriva de ethos= carácter; éste, a su vez, se deriva de ethos = costumbre. En
efecto, la Ética estudia las costumbres humanas, los principios de sus acciones, y
considera lo que constituye lo bueno y lo malo en tales principios y costumbres.

Podemos decir que la ética trata con los más profundos intereses y
necesidades de la humanidad. Trata de dar respuesta a preguntas tales como ¿Cuál
es el verdadero significado de la vida humana y el propósito de ésta? ¿De qué forma
determinamos que es lo bueno y como se considera a un humano bueno o malo?
¿Qué implicaciones tiene en la vida de las personas el sentido del deber y de hacer
lo correcto? y si hay obligaciones morales, ¿cómo se determinan?

Existen tres tipos de ética, a saber:
1) La ética normativa: es aquella que nos define qué es lo bueno, qué es lo
correcto. El conjunto de normas o preceptos que nos llevan hacia el bien.

2) La ética descriptiva: Es la que describe el comportamiento moral de un
determinado sector o grupo. Por ejemplo hablamos de la ética de los indios,
la ética de los pueblos orientales, la ética de los militares, etc.

3) La ética lógica, o mejor dicho, la lógica que se usa para definir la ética, la
forma de justificar la ética. Aquí podemos hablar de dos grandes
clasificaciones de la ética, éstas son:
a) Ética deontológica.
b) Ética teleológica.

La ética deontológica, cuya etimología proviene del griego: deon “lo que debe
ser” y logos “razón”, es la que dice que las normas deben cumplirse sin considerar
las consecuencias. La justicia de una acción es intrínseca a la acción misma.

En cambio, la ética teleológica, cuya etimología proviene también del griego:
telos “fin, medio” y logos “razón”, es la que se fija en el fin. El valor moral se define
por el fin que dichas acciones producen, por ejemplo: mentir está mal, pero si
mentir salva vidas humanas puede estar bien. Las cosas se miden por la cantidad
de bien o mal que producen.

Esta última es la ética del utilitarismo. Sin embargo, no la desechemos. Hay
muchas decisiones en la vida que son teleológicas. Este razonamiento ético suele
ser valioso para las relaciones sociales, pero peligroso en la ética individual.

Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo.

Ahora bien, profundicemos un poco estos conceptos: ¿cómo se justifican las
normas?, ¿qué hace que un acto sea correcto o incorrecto? ... la ética normativa
pretende decir que algo es bueno o es malo de acuerdo al cumplimiento del
precepto o la norma, pero vemos a través de la historia, que este razonamiento
ético, al menos es parcial y limitado. Los fariseos cumplían los preceptos al pie de
la letra, y Jesús los descalificó más que a cualquier otro grupo. El precepto no
implica la justicia, de por sí.

Entonces ¿cómo justificar los actos?. A veces una norma se puede
fundamentar desde un punto de vista utilitarista y no está mal (ética teleológica);
otras veces puede resultar una aberración este mismo razonamiento. Aquí es
bueno distinguir entre los bienes morales y los bienes no morales. Los primeros
tienen que ver directamente con las personas, los segundos no (ejemplo: está
bueno tal auto, qué día lindo, etc.).

Para la correcta toma de decisiones éticas, hay que definir el valor no moral
(por ejemplo: el placer es bueno, el dolor es malo, etc.); ahora, a nivel social, ¿qué
bien no moral tiene que ser maximizado? Kant hablaba de “maximizar tu creencia”
(¿te gustaría que todo el mundo haga esto?). Justamente la ética teleológica sirve,
a cabalidad, para definir valores no morales a nivel social.

Cuando nos topamos con los “bienes morales” (lo relacionado con el ser
humano), es conveniente volvernos sobre los pasos de la ética deontológica.
Desgranemos, entonces, este último término: Recordemos que la ética
deontológica decía: algo es intrínsecamente correcto o incorrecto sin importar las
consecuencias. Sin embargo, podemos hablar de dos tipos de ética deontológica:
a) Ética deontológica pura.
b) Ética deontológica mixta.

La pura es la más extrema. Por ejemplo: “nunca hay que mentir”, “El
divorcio es pecado siempre”. Esta ética puede ser letal, y dar por resultado lo
contrario a lo deseado.

La mixta, en cambio, interpreta las normas en el contexto en que se aplican.
Este tipo de ética es bastante bien aplicable, en nuestras vidas y en relaciones
interpersonales. Sin embargo, llevar este concepto un paso más allá, lo que se
llama deontología del acto, que sería decir “en esta situación hago esto, en aquella,
hago esto otro”, sería situacionalismo puro. Kant decía: “siempre hay un absoluto
que es indisputable”.

¿De dónde proviene la ética? Contestar esta pregunta puede darnos dos
paradigmas diferentes: el uno trata sobre hechos históricos y el otro tiene relación
con la autoridad.

Y la inquietud que han suscitado ambos paradigmas ha influido en la
configuración de varios mitos acerca de la creación del origen del universo. Peter
Sing dice “Estos mitos describen no sólo cómo comenzó la vida humana, sino
también por qué es tan dura, tan penosa, tan confusa y cargada de conflictos”. A
través de la historia se ha tratado de explicar el porqué lo humanos tienen que
someterse a normas y preceptos, que en muchas ocasiones pueden resultar

y concibe la moralidad como el intento de sintonizar nuestra naturaleza imperfecta con la voluntad de Dios. frustrantes para ellos. empezaron a aparecer reglas. nos dice que la ética es un mecanismo de la prudencia egoísta y su mito de origen es el contrato social. El estado preético era un estado de soledad y los problemas vinieron precisamente cuando las personas empezaron a reunirse entre ellas y como consecuencia de ello. con el fin de que todas pudieran vivir en comunidad y seguir relacionándose entre ellas.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. La segunda explicación viene del pensamiento y filosofía cristiana. el hombre cayó bajo el poder del pecado y eso trajo la imperfección a nuestra naturaleza humana. Y lógicamente salta la siguiente pregunta ¿entonces. cómo llegamos a perder ese estado preético? En nuestra cultura dos respuestas radicales han encontrado una amplia aceptación: la primera que proviene de los pensadores griegos principalmente. . según lo relata el libro de Génesis. Responder a esta interrogante nos lleva a pensar hacia atrás y preguntarnos si alguna vez existió un “estado de vida inocente” donde no había normas ni preceptos morales a cumplir. preceptos y procedimientos que debían regular la conducta y actuación de las personas. Es precisamente en esta segunda explicación que vamos a concentrar nuestra temática de estudio. Peter Sing escribe “Preguntar de dónde proviene la ética no es como preguntar lo mismo acerca de los meteoritos.

y mutuamente se incluyen. El cristianismo parte de la doctrina de un Dios trascendente. Ética en perspectiva teológica: Podemos saber y conocer únicamente por medio del conocimiento de Dios. Pero también resulta verdadero. Es una doctrina de salvación 1 Tesalonicenses 5:9 “pues Dios no nos destinó a sufrir el castigo sino a recibir la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo”. Cristo viene a ser el logos. A Dios lo podemos conocer por medio de la revelación general. Ha influido grandemente tanto en la cultura oriental como en la occidental. en la teología y en la vida cristiana. Aún los que no creen ni comparten con los valores cristianos. y por ello recibirá premio o castigo en la otra vida. esa Palabra personal. que la podemos conocer por medio de la Palabra escrita (La Biblia). La última fuente y criterio final para nuestro conocimiento de Dios y también para la vida moral cristiana es la Biblia. libertad e inmortalidad del alma humana. El alma es inmortal por ser el hombre un ser espiritual también. Providente porque siendo Dios causa total. Filósofos paganos como Platón y Aristóteles defendieron estas verdades. Trascendente porque es el ser subsistente.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. La libertad no excluye la creación. Creador porque comunica el ser al hombre y a todo cuanto existe. Entonces consideremos la ética en tres puntos: Teológica. que son las Escrituras inspiradas por el Espíritu Santo y que nos interpretan a Dios en Cristo. que cada término tiene sus particularidades y relaciones. La entrada del pecado hizo necesaria la aparición de otra revelación que la llamamos revelación especial y es por medio de Jesucristo. es decir. y por ende. más bien la supone: Dios creó libre al hombre. Lo que hace es mirar el mismo tema de un mismo enfoque pero desde un ángulo diferente y se da énfasis a un aspecto muy importante: la centralidad de Cristo en la revelación. todo lo gobierna. por lo que se hace necesario separarlos y definirlos. Dios revelado en la carne. La ética desde esta perspectiva encuentra su razón de ser en la revelación . El hombre es responsable por sus acciones. aún ante su creador. el hombre al ser creado tiene la capacidad de ver la grandeza de Dios en toda la creación Romanos 1:19-20. El asunto es que el pecado entró en la humanidad y distorsionó de muchas formas esa revelación general de Dios en el hombre. La ética cristiana es la creencia en la espiritualidad. creador y providente. Ética en perspectiva cristiana: Con respecto a la perspectiva teológica no se agrega nada en este punto. porque está presente en todo. pero a causa del cristianismo obtuvieron características particulares. cristiana y reformada. perfectísimo y diferente totalmente a todo lo creado.Acerca de ética cristiana El cristianismo no es una filosofía y es más que una religión. su influencia alcanza también a la filosofía. han aceptado el hecho histórico que con el advenimiento de la cristiandad hubo una transmutación de los valores éticos. ya que fundamentalmente e idealmente quieren decir lo mismo. Capítulo 1 . para la redención de la humanidad. Pero podemos conocer a Dios en la medida que él mismo se nos revele. En cierta forma podemos decir que estas tres designaciones son sinónimas. de tal manera que Dios es la causa única y total de todo. Por ello tiene autonomía.

y. Es una ciencia teológica que estudia la vida moral y cristiana. como el ideal fundamental para esa vida. inspirado especialmente en los relatos evangélicos. Sin Cristo no existiría el cristianismo y solamente la doctrina bíblica de Cristo hace que la ética sea verdaderamente cristiana. Nos identificamos con los grandes reformadores. singulares. y cuya encarnación y redención son absolutamente únicas. para Él. anchas y serias. Al creer firmemente que la verdad cristiana es la última verdad. Por ello es que a fin de evitar malos entendidos se hace necesario utilizar una designación precisa para indicar el verdadero contenido de la perspectiva cristiana y teológica. Hablamos aquí de fe. Es una ciencia teológica que determina cuál es la manera recta de vivir para el hombre. son todas las cosas» (Ro 11. pauta y norma de todo su pensamiento. Somos herederos de esta reforma. la norma y la realización práctica del deber de la vida. o sea. Ética en perspectiva reformada: Esta perspectiva estaría sobrando si el concepto de la auto-revelación sobrenatural de Dios. como la fuente. El enfoque reformado es el concepto más bíblico y teológico de la revelación ya que conscientemente toma la Biblia como la fuente.36). que está en el Cristo de las Escrituras. El enfoque reformado es el concepto relativamente más completo y puro del cristianismo. La interpretación de nuestra perspectiva teológica y cristiana es la interpretación reformada. que contiene creencias muy particulares y determinadas. profundas. «De Él. aquellos que. sobre el cual la Iglesia cristiana está fundada (y que esta autoridad lo sea no solamente de nombre. sino también en realidad). fuese uniforme entre todos los cristianos. las cuáles recomiendan un modo de comportarse muy particular. ¿Por qué el enfoque reformado? Varias razones sustentan este punto de vista: El enfoque reformado es relativamente el más alto y completo concepto de teología. llamaron a la iglesia a volver a la Biblia. Tiene un Cristo que es realmente divino. a la luz de la revelación de Dios en las Escrituras. revelada en su Palabra. y finales. A manera de conclusión: Podemos entender el cristianismo como una ética de todos los días. y por Él. Pero es una realidad que existen entre los cristianos muchos conceptos diferentes sobre la auto-revelación de Dios y sus enseñanzas. y que declara hacer la voluntad de Dios. Entonces con base a todo lo anterior formulado es que podemos replantear y dar nuestra definición de ética en cuatro puntos: Es una ciencia teológica cuya tarea es la de determinar la naturaleza y condiciones de la vida verdaderamente buena. en el siglo dieciséis. existen grandes diferencias. al Cristo de las Escrituras. de acuerdo a las normas de la Palabra de Dios. por ende. de una visión del mundo. en la fe cristiana. . la base y la norma de su pensamiento teológico. cristiana. se contempla todas las cuestiones morales a la luz de Cristo. Acentúan la autoridad y realeza del Divino Cristo. Y se llama cristiana esta revelación porque Cristo es el contenido central de ella. Es una ciencia teológica que estudia el fundamento.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. la de la reforma religiosa del siglo dieciséis. la inspirada Palabra de Dios. su pensamiento ético. Enaltece a Cristo. Tal es la perspectiva de la teología reformada. La perspectiva teológica tiene que empezar y terminar con Dios. en la manera determinada por la voluntad de Dios revelada en las Escrituras.

Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. el recelo e incluso rechazo al disfrute de la sexualidad tiene su origen en las sectas gnósticas. Jesús recomienda la renuncia a la venganza. pero que todavía hoy se confunden con las creencias genuinamente cristianas: por ejemplo. el rechazo de la hipocresía. en la medida de lo posible. la prioridad de las necesidades de las personas frente a las normas estrictas como la del sábado. el trato no discriminatorio a la mujer. etc. Sin embargo. de las adherencias históricas que deforman y hasta corrompen dicho mensaje original. Por ejemplo. En el cristianismo como ética cotidiana o moral vivida es preciso recuperar lo que corresponde verdaderamente al mensaje de Jesús de Nazaret y distinguirlo. Entonces podemos hablar de moral cristiana o lo que se denomina la ética del Sermón de la Montaña (ya que en ese sermón se condensan las principales orientaciones morales de Jesucristo) El cristianismo fue en su origen una propuesta bastante original porque suponía un desafío fuerte y directo a ciertas creencias judías muy extendidas en la época de Jesús. con el paso de los siglos el cristianismo quedó mezclado con otras creencias que nada tienen que ver con él. que consideraban que el cuerpo es producto del mal y que la sexualidad es algo “impuro”. el amor a los enemigos. la acogida cariñosa de los niños. .

Pero cada término determina un aspecto distinto de la naturaleza humana. pero es espíritu. puesto que al ser creado. resulta ser limitado y relativo. Capítulo 2 . pero la deterioración del cuerpo conduce irremediablemente al fin de la existencia mundana. Veamos algunos aspectos de la naturaleza del ser humano: El hombre es espíritu. Pero . Este fin se encuentra en glorificar a Dios. objetivos y también delimitar o ampliar su campo de acción. El hombre tiene cuerpo y habita un cuerpo. A diferencia de las otras especies de la creación el ser humano está dotado por Dios de una mente capaz de razonar y de un libre albedrío personal. Esencialmente el hombre es espíritu. fines. Un ser verdaderamente racional es moral. Hay una relación muy íntima en ellos en cuanto a la vida terrenal. Esa relación entre cuerpo y espíritu a veces resulta desconcertante. pero espíritu finito (es decir creado). el cuál le señala las metas y el camino a seguir. bíblico y cristiano del ser humano excluye la idea de que el hombre sea puramente físico o puramente espiritual. Como moral tiene conciencia de que su existencia tiene propósito o finalidad. y un ser verdaderamente moral es racional. Ya esto está implícito en el ser humano porque siendo espíritu. Al estudiar al hombre como ser ético se hace necesario considerar tanto el cuerpo como su espíritu. Esto lo hace ser semejante a su Creador. Con esto queremos decir que no hay nada absoluto en el hombre. La naturaleza del hombre es racional-moral. Siempre el concepto va a incluir esa indisoluble unión entre el cuerpo y el espíritu.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. pero tiene o habita en un cuerpo. El punto de vista teísta. Si bien es cierto que el cuerpo se incluye en la personalidad del hombre y condiciona a la ética en relación al hombre y sus deberes. por lo que depende existencialmente de su Creador.El hombre como agente moral cristiano. también es preciso considerar que el hombre es espíritu y lo es esencial y eternamente. lo que no pasa precisamente con el espíritu del hombre. La racionalidad y la moralidad se implican recíprocamente. Pero también el hombre debe reconocer que no es un ser autóctono. Es por ello que el ser humano puede trazarse metas. El fin verdadero del hombre. Como racional el hombre ve significado y coherencia en las cosas. está hecho a la imagen de Dios. ya que Dios es espíritu infinito. pero a la vez diferente. Esto lo eleva por encima del reino animal y le brinda un destino espiritual y eterno. Sin este fin por ejemplo servir al prójimo se constituiría en mero humanismo y servicio social humanitario. Dentro de sí mismo no tiene la fuente de la felicidad y la perfección.

La pregunta clave es ¿es libre el hombre? Y tiene como corolario estas preguntas: ¿Es libre el hombre (y su voluntad) en cuanto a las fuerzas de la naturaleza? ¿Es libre el hombre (y su voluntad) en cuanto a la omnipotencia y providente voluntad de Dios? ¿Es libre el hombre (y su voluntad) con respecto a la realización de su verdadero fin? Trataremos de dar respuesta a estas tres preguntas: ¿Es libre la voluntad del hombre en cuanto a las fuerzas de la naturaleza? La pregunta no es si el hombre puede hacer lo que le dé la gana sin tomar en cuenta las limitaciones de las fuerzas naturales. No es una causa de tipo físico químico lo que determina su voluntad. La libertad de la voluntad del hombre. verdaderamente alcanzará su plenitud como hombre. es más y diferente. Es de suma importancia y de gran valor defender esta libertad. Una vez que el hombre glorifique a Dios. Este es el punto de vista de cada forma del naturalismo El hombre es libre.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. El hombre por supuesto no es soberano en el sentido absoluto. es decir. pero Dios sí le confirió un cierto tipo de «soberanía limitada » al poner ciertos aspectos de la creación bajo su jurisdicción y hacerle responsable en cuanto a estos. El criminal no puede disculparse y justificar su comportamiento como el resultado inevitable de la herencia y/o las fuerzas ambientales. sino que su voluntad está determinada por lo espiritual. Uno de estos atributos es la «soberanía». el servicio lo vemos como un propósito de Dios que se viene realizando en nuestras vidas. El hombre es responsable por sus hechos. Esta responsabilidad se basa en reconocer la existencia de una libertad que el naturalista niega. Auto realizarse separado del propósito de dar gloria a Dios. un autómata. el hombre es portador de los atributos de Dios que llamamos los atributos «comunicables». de acuerdo con la cual suceden todos los acontecimientos. lo que se indaga es: si la voluntad del hombre está esencialmente determinada por las fuerzas naturales. Más bien. Esta libertad suele llamarse «libertad formal». ni llegará a ser. esforzándose en toda su capacidad para hacer su santa voluntad. Podemos también decir que es libertad en el sentido psicológico. y por ser hecho a la imagen de Dios no puede ser. creado a su imagen. Como criatura de Dios. por consideraciones racionales y morales. un mero instrumento de las fuerzas naturales. el hombre sigue siendo libre en este sentido: la acción de su voluntad no es simplemente de un resultado de fuerzas físico-químicas. cuando subordinamos el servicio a la gloria de Dios. Todo lo que acontezca sucederá tal . Esta es una cuestión que a veces resulta frustrante tanto para la filosofía como para la teología. Aun en el estado de pecado. ¿Es libre la voluntad humana en relación con la voluntad omnipotente y determinante de Dios? Negamos que la voluntad del hombre sea determinada por fuerzas físico-químicas pero sí afirmamos que existe una voluntad divina que lo abarca todo. todos saben que esto es imposible. se convierte en puro individualismo.

Pero si la palabra «libertad» quiere decir que uno puede actuar por sus propios motivos. que Dios fuerce a uno a hacer cierto acto. El pecado no destruyó la libertad psicológica y teológica. Esto quiere decir que aunque el acontecimiento de todos los actos del hombre está asegurado por el decreto divino. pero cada tipo según sus reglas. La voluntad humana está determinada por la selección moral. y no implica. Sus movimientos están siempre restringidos. no quiere decir. Usando una frase de San Agustín. decimos que su estado era el de posse non peccare. Los actos morales (es decir. tenía la capacidad de lograr el fin verdadero de su existencia: el hacer lo bueno y el vivir de acuerdo con la voluntad de Dios. Dios es la causa última de cada evento pero las causas secundarias (agentes morales) no están esclavizadas por estos. pero sí destruyó el segundo tipo. podemos llamarlo psicológico. El decreto no constriñe la voluntad humana. y al segundo tipo. La voluntad del hombre no está forzada desde afuera. El evento en la esfera natural está determinado por Dios desde la eternidad y acontece en el tiempo de acuerdo con la ley de causa y efecto. por virtud de la creación. ¿Esto. la libertad moral. Ahora trataremos de la libertad moral de la voluntad. sin que nadie lo obligue a conducirse de cierta manera en la que nunca lo habría hecho por sí mismo. entonces el hombre es libre en este segundo sentido de la palabra. ¿Es libre el hombre en el sentido de ser capaz de realizar su verdadero fin moral? ¿Puede hacer el bien? ¿Está constituido para poder alcanzar el verdadero propósito de su existencia? El hombre como lo hizo Dios (es decir. Las limitaciones de esta soberanía restringida del hombre no quitan de él la soberanía que Dios le otorgó al crearlo a su imagen.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. . pero acontecen no en relación causal físico química sino como acontecimientos morales. no roba al hombre su libertad? Depende de lo que se quiera decir con el concepto de «libertad». El decreto divino asegura que todos los eventos morales sucedan. El hombre no puede hacer nada sin Dios. o sea. El decreto divino establece eterna y seguramente cada evento. Hay dos tipos de acontecimientos: los que están en la esfera natural y los que están en la esfera moral. por supuesto. Es y siempre fue completamente dependiente de su creador (aun antes de la caída). El decreto de Dios determina cada evento a su manera. como lo determina Dios. teológico. Y cada uno de los dos tipos de sucesos acontece seguramente. Pero como criatura de Dios. sostenido por su omnipotente poder. y nunca ha podido. ni aun cuando estaba en el estado de perfección. La certeza de un dato en la esfera moral difiere de la certeza de un hecho en la esfera natural. el hombre. El hombre nunca es libre para hacer lo que quiera. los actos de los hombres) acontecen con una certeza que es a su propio modo. ¿Es libre la voluntad humana con respecto a la realización de su verdadero fin? Al primer tipo de libertad de la voluntad de la cual hablamos. Esto. no quiere decir que el hombre retenga actualmente este poder salvo que haya una incursión de gracia divina en su vida. antes de su caída en el pecado) poseía esta libertad.

1 Pedro 2. 9.6. 3. 4. Por eso me escondí. 5.5. 10. para cubrirse entretejieron hojas de higuera.10.La conciencia como agente moral cristiano. 10.2. 29.2.16.2. 1 Corintios 8. Está claro que el hombre es un ser autoconsciente.1. Josué 14. 4. 2 Timoteo 1. Otros pasajes que podemos decir se refieren a la conciencia son: Génesis 4.7. es la facultad de juzgar sus hechos. y tomaron conciencia de su desnudez. 13. En ambos pasajes notamos que la vergüenza y el temor son evidencias de una conciencia ofendida.19.16.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. . Puede pensar en sí mismo y puede también contemplar sus pensamientos. 10.3.36. y también notables descripciones de la operación de la conciencia son las que vemos en el caso del apóstol Pablo en Hechos 26:9. pero si existen varios pasajes que se refieren a la manifestación de la conciencia y. Tito 1. Hebreos 9. En el nuevo testamento la palabra corazón también tiene una connotación de conciencia.15. El ser humano se da cuenta de que se da cuenta y está enterado de que está enterado. Job 27. 25. 22. Romanos 2. (Gén 3:10) El hombre contestó: Escuché que andabas por el jardín. futuros o pasados. y Proverbios 28. Puede ser a la vez sujeto y objeto de su manera de pensar. Cada juicio que haga conscientemente en cuanto a su conducta tiene su lado moral y a la vez está moralmente condicionado.44.7. La conciencia en la Biblia. La podemos encontrar cuatro veces en 1 de Juan 3:19-21.12. en el apóstol Pedro Mateo 26:75 Sin embargo una palabra que se utiliza en el Nuevo Testamento para conciencia es “suneideesis” y aparece no menos de 30 veces en el Nuevo Testamento. y tuve miedo porque estoy desnudo.5-6. 13.1. 27. 1 Samuel 24. Deuteronomio 28.15.9.18. 1 Timoteo 1. También podemos decir que la conciencia es la capacidad de estar consciente de que se está consciente”. 28. Hechos 23.13-14. Algunos textos en donde se muestra varias veces son: Juan 8.1. entre ellos.9. Capítulo 3 . Es decir se da cuenta de sí mismo. en Judas Mateo 27:3. 25. la palabra que más define la conciencia es corazón. Por eso.5-19.67 (véase también v. 65). Cuando miramos el Antiguo Testamento no encontramos una palabra especial que defina la conciencia. 2 Corintios 1. 1 Reyes 2.25. La naturaleza de la conciencia. aprobando los que considere correctos y condenando los que considere equivocados. 2.31. Una definición de conciencia por James P Ekman es: “La conciencia es la capacidad moral del hombre de enterarse o darse cuenta. 2 Samuel 24. Con esto queremos decir que evaluamos nuestras acciones a la luz de ciertas normas morales.11. Levítico 26.12. Génesis 3: 7 y 10 dice: “(Gén 3:7) En ese momento se les abrieron los ojos.9. 24. 14.

La frase «acusando o defendiendo» en el griego es kateegorountoon ee kai apologoumenoon (la versión de 1909 de la Biblia «Reina Valera» más atinadamente dice: «acusando o excusando»).16. Ahora bien la conciencia no solo condena sino también que aprueba. una conciencia sin ofensa” nos hablan acerca de una conciencia que aprueba o sea una conciencia positiva. Tanto en la literatura profana como en la sagrada encontramos. Con esto decimos que la conciencia aprueba o condena. Podemos decir que una “conciencia limpia.18. en el sentido de que Dios deja su testimonio a través del autoconocimiento moral de cada hombre. Conclusión: esta capacidad inherente en el hombre de darse cuenta y de funcionar como juez de sus propios actos es lo que se conoce como conciencia humana. Con base a lo anterior podemos afirmar que la conciencia no consiste en una mera capacidad psíquica del hombre.todo lo que dice Dios dentro de nuestro pecho”. Podríamos darle el nombre de conciencia a todo esto y llamarla también “una chispa del fuego celestial” pero es claro afirmar que la conciencia no es la voz divina salvo metafóricamente. o sea. Tales expresiones se encuentran en Hechos 23. ejemplos en que la conciencia condena. solemos hablar de la conciencia solamente como aquello que nos «pica» cuando hacemos o contemplamos algo malo. 2 Timoteo 1. Hebreos 13. Y hacemos referencia de esta condición de la conciencia cuando se habla de “paz en el corazón” o de la “tranquilidad del alma”.5.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. en mayor número. “una limpia conciencia”. aunque no tengan ley. “una conciencia sin ofensa” etc. y el sábado (día de reposo) perdurable de los santos”. estos. . y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos”.3. son ley para sí mismos. pero la verdad es que si existe este ángulo de positivo. expresó el mismo pensamiento de manera más elevada: “Una buena conciencia es el palacio de Cristo.. Como ya se ha dicho. 19.14-15 (uno de los pasajes más importantes en cuanto a la conciencia) lo podemos notar claramente: “Porque cuando los gentiles que no tienen ley. y 1 Pedro 3.1.16. Si lo vemos poéticamente hay mucha verdad en el dicho de Byron “La conciencia humana es el oráculo de Dios” o la descripción imaginativa que hace Goethe “. el templo del Espíritu Santo. (Véase también Ro 9. 24. hacen por naturaleza lo que es la ley. La conciencia es positiva y negativa. 21. Agustín de Hipona. El aspecto negativo de la conciencia es el más notable en nuestra experiencia. dando testimonio su conciencia.1 y 2 Co 1.12. En esta descripción de la conciencia del hombre natural se dice que su conciencia o lo condena o lo aprueba. Existen teólogos que no aceptan el lado positivo de la conciencia. 1 Timoteo 1. Pero tampoco es correcto llamarla “la voz de Dios” en el corazón de la humanidad. En Romanos 2. la palabra conciencia en el griego es suneideesis. el paraíso de gozo. mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones.) Además existen otras expresiones en el Nuevo Testamento tales como “una buena conciencia”.. excepto si lo hacemos en un sentido figurado. De hecho.

puede estar seguro de que está violando las demandas fundamentales y morales de la Ley de Dios para su vida” . no siempre tendrá la razón. James P Ekman escribe: “Esto indica que el hombre nunca será inocente. limpio. notamos que la conciencia está juzgando antes de que el acto propuesto se cumpla. tiene que ver con un acto ya cometido. Mira a un hecho pasado y lo juzga como acto cumplido. deseado. Es universal en la humanidad. La conciencia anticipante. ¿Dónde se manifiesta más comúnmente la conciencia? En la fase subsiguiente. a veces. siempre se relaciona con un curso de acción planeada o. Cuando emite un juicio la conciencia lo hace en base a una norma moral o regla que reconozca como propia. le da sentimientos de culpabilidad. ni moralmente justo por el simple hecho de que obedezca a su conciencia —aunque en verdad nunca hace esto—. La conciencia que juzga no crea ni inventa sus propias normas. La conciencia como anticipante y subsiguiente. Ekman: “Otra consideración de suma importancia para entender la operación de la conciencia es la de distinguir entre la conciencia en su fase anticipante y su fase subsiguiente. ya que siempre su conciencia le condena. El juicio de la conciencia se relaciona tanto con el futuro como con el pasado. La operación anticipante de la conciencia va acompañada de la experiencia de ser animado o alentado para hacer el hecho contemplado si se considera recto o decidir si se debe hacer. Sin embargo hay una norma que nos ayuda a prevenir esta situación y es la voluntad de Dios para la vida humana que viene a resultar la ley divina para la conducta humana. sino simplemente reconoce su existencia y su autoridad. va acompañado de una exhortación de no hacerlo si el hecho contemplado se juzga reprensible. de equivocación. Por el contrario. De acuerdo con la acción sea positiva o negativa. Con respecto a este tema. pero cuando uno dice: «Mi conciencia no me dejará hacer esto». La conciencia en su fase o aspecto anticipante se manifiesta como sentido de obligación de seguir el camino hacia el deber y de evitar el mal camino”. El que hace lo mejor que sabe hacer. no solo está presente en los cristianos. y no le molesta su conciencia. transcribo textualmente lo que dice James P. Cuando la conciencia nos remuerde. La conciencia no solamente habla después de actuar sino también antes de la acción. La conciencia del cristiano se distingue de los demás seres humanos en se guía por otras normas y por distintas reglas. La conciencia es falible. aprueba o condena el acto contemplado. mirando adelante.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. La referencia al tiempo se expresa con los términos «anticipante» y «subsiguiente». Otros aspectos relativos a la conciencia. A veces aprobará acciones equivocadas y reprensibles.

pero hay una reticencia fuerte en precisamente utilizar la palabra pecado. Viendo desde este punto de vista. pierde su afinación. como muchas otras cosas. hecho a imagen divina. El concepto naturalista y humanista del pecado: Busca interpretar la humanidad y el mundo en términos de fuerzas naturales. La realidad del pecado está ahí. En otras palabras. en su integridad. el pecado simplemente es un mal ajuste del ambiente que nos rodea. es que nos conviene entender la naturaleza del pecado. En la humanidad actual nos estamos dando cuenta que la palabra pecado está perdiendo rápidamente su sentido teológico. Para el humanista el pecado consiste en una desadaptación del medio ambiente. Es decir la falla viene por ver parcialmente las cosas. Hubo una catástrofe que afecto notoriamente su desarrollo moral. Es decir la conducta y actuación de la humanidad se deben exclusivamente a la influencia de fuerzas naturales en sus vidas. no ha sido gradual ni normal. poniendo barrotes las ventanas de nuestros hogares. Lo que nos muestra la Biblia y se confirma con la experiencia humana es que. contratando servicios de seguridad. un mayor ajuste y mejor utilidad de dicho ambiente. y hacer el bien. se considera al ser humano como una máquina finamente ajustada. ajustar y equilibrar para “poner a tiempo” esa fina máquina que es el ser humano. pero que a veces. El concepto panteísta y especulativo del pecado.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. el desarrollo del hombre. el pecado consiste en la falta de ver las cosas en su totalidad. etc. El pecado desaparecerá en el momento que tengamos un punto de vista más comprensivo y esto se logra por medio del “cultivo intelectual”. es decir la primera entrada del pecado en la historia humana. En la historia de la moralidad humana se le conoce como “la caída”. A fin de que nuestra ética quede estrechamente relacionada con la vida de la humanidad. La función de la ética es volver a afinar. En este esquema de pensamiento. Capítulo 4 – Ética con relación al pecado y a la redención. Para aquellos que aceptan un tipo idealista de la filosofía. Claro que nadie puede negar la realidad de la existencia del pecado. comprando armas. por algo seguimos construyendo cárceles. este es el concepto predilecto aplicado al pecado. La naturaleza del pecado. . resulta en un equilibrio.

El pecado es una violación a la voluntad de Dios y por tanto es pecaminoso. El pecado influye en el ideal final de la humanidad porque la lleva a rebelarse contra Dios y su Palabra. pero es definitivo que afecta y altera negativamente su conciencia. El pecado es un asunto de la voluntad. El pecado afecta la conciencia del hombre. El concepto cristiano y bíblico del pecado. Lo que hay en el ambiente es lo que estorba ese desarrollo potencial que tiene el ser humano. En esta forma de pensar todo ser humano es portador de varios aspectos de la divinidad. Nos vamos a concentrar en lo que dice el catecismo menor de Westminter: “ El pecado es la falta de conformidad con la Ley de Dios y la trasgresión de ella” (cf. Como dice Ekman: “Por decirlo en una forma metafórica: la semilla de la divinidad en el ser humano se desarrollará en una transformación gradual de la naturaleza humana en algo muy divino”. Pertenece a la esfera moral. Las dos posiciones anteriores mencionadas nos dan la idea que se debe ver algo correcto en el pecado pero esta no es la perspectiva bíblica. donde no se toma muy en cuenta el hecho de que somos seres creados. El pecado es universal. no le borra su carácter moral porque sigue siendo un ser moral.4). Algunas características del pecado. porque éste se convierte en esclavo del pecado. La esencia del pecado es espiritual. Su esencia es ir voluntariamente en contra de la voluntad de Dios. 1 Juan 3. No solamente transgrede la ley. sino que trasgrede la ley de Dios. Por ello la humanidad no puede confiar plenamente en la conciencia como guía final de sus pensamientos y actos. podrá llegar a alturas insospechadas. Afecta la conciencia humana. El pecado debilita a la conciencia para que pueda discernir entre lo que es bueno y lo que es malo. Como emanamos de lo divino y como somos manifestación de la divinidad no existen límites para el desarrollo del ser humano. Afecta la libertad del hombre. El hombre por sí mismo resulta incapaz de hacer lo bueno ante Dios. Cada ser humano posee dentro de sí las posibilidades de grandeza y si quita lo que estorba su desarrollo. . Ha corrompido a toda la naturaleza humana. Claro que en el pensar moderno. este tipo de pensamiento es muy atractivo. El pecado en esta filosofía de pensamiento es exclusivamente social.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo.

25. El hombre regenerado tiene una nueva perspectiva hacia toda la vida. Su ideal otra vez es el verdadero. la conciencia del creyente se somete a una doble influencia: .2 (véase también Ro 6. el original. y por este sacrificio la barrera entre el hombre y Dios está. La reconciliación del hombre. El pecado al ser una clara violación a la voluntad divina no puede ser perdonable a menos que haya una satisfacción moral. el teocéntrico. según la sana enseñanza de la Biblia.32-34. Si el pecado fuera necesario para la existencia finita de la humanidad. y que dio inicio precisamente por la regeneración en su vida. resulta ser el momento crucial en la redención objetiva. ¿Qué se quiere decir con esto? Pues simplemente que el pecado nunca ha sido parte de la esencia del hombre. El pecado humano viene a resultar perdonable porque es esencialmente la violación a la voluntad divina. creado a la imagen de Dios. Los impulsos más profundos de su corazón regenerado le empujan hacia el bien. es por medio de la operación del Espíritu Santo.12. Implicaciones éticas de la redención con respecto al pecado. como por ejemplo en Juan 8. resultaría entonces que la redención no tendría ningún sentido. experimentado y manifestado de esta obra es la conversión. en Romanos 8. Y la manera de lograrlo. Nuevamente puede escoger el bien. y en Santiago 1. Cuando la vida nueva esté implantada en el hombre. Por otra parte en el proceso de la santificación que empieza a experimentar en su vida. es la implantación de la nueva vida en el creyente. se ha dado completa satisfacción por el pecado del hombre. 2. El significado de esta libertad se enseña en muchas partes de la Biblia. que viene a ser la obra de Dios en la vida de un creyente. el creyente quedará restaurado a su verdadera libertad: la libertad espiritual. porque ha sido rota su relación con Dios a causa del pecado. quitada. Implicaciones de la redención El sacrificio infinito de Jesucristo. Existe la posibilidad del perdón hasta donde esa posibilidad resulte determinada por la naturaleza moral del pecado.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. en un principio. la regeneración. se demanda un cambio radical en el alma humana. El lado externo.16-23). el ideal de glorificar a Dios. Su servidumbre al pecado queda anulada. solamente puede ser posible quitando la barrera moral que se forma a causa del pecado. Ha redescubierto el verdadero fin de toda su existencia. Para conocer y servir verdaderamente a Dios. El pecado ha violado la santa y perfecta voluntad de Dios y sin satisfacción no habrá reconciliación. Esta obra del Espíritu.

la conciencia se vuelve más sensible y empieza a juzgar pensamientos. Primero se restaura su conciencia acerca de la verdadera norma. . actitudes y actos. Segundo. El creyente se hace más consciente de su pecado y de la grandeza de la redención en su vida. de lo que es correcto y de lo que es erróneo.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo.

Un ejemplo bíblico de esto fue lo que le ocurrió a Saulo de Tarso. sino el padre que ama a sus criaturas con la abundancia de la gratuidad y con la generosidad. sino que viene a ser una actitud profunda que nace del corazón. que hunde sus raíces en la metafísica de la resurrección y en lo que ella significa de acercamiento de Dios a la humanidad a través de una Persona que muestra un nuevo rostro de ese Dios. y el propósito de su existencia cambia para enseñar la vida. sino que dedica su vida a difundir el mensaje de salvación por todas partes. se convierte en Pablo el Apóstol. Ética de máximos y de mínimos. de modo que la ética personal que tuvo antes de ese encuentro. en la medida en que el ser humano tiene un encuentro personal con alguien. Para entender lo que significa afirmar que el cristianismo es “una ética de máximos”. a fin de que alcancen la salvación de sus almas. Es una experiencia que cambia su vida radicalmente.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. Lo verdaderamente esencial de la ética cristiana es que toda ella parte de un encuentro personal con alguien que no es únicamente de este mundo. que lo ama con mucha pasión e intensidad. ¿Qué es lo que define al cristianismo? Ese encuentro personal con Jesucristo que tiene el hombre. ni el juez legalista e intransigente que prepara castigos eternos. que luego de tener un encuentro y experiencia profunda con Jesucristo. Con esto no pretendo decir que la experiencia de un encuentro con Jesús vaya a resultar en los que lo tienen. a quien considera como alguien que está vivo para no volver a morir. La razón de lo anterior es porque la ética cristiana no viene a ser un conjunto de preceptos y normas que si se cumplen se gana un premio o si se incumplen se merece un castigo. aunque pasó por este mundo y conoció muy a fondo su injusticia. Todo el edificio institucional y el desarrollo doctrinal que han elaborado los cristianos desde hace más de dos mil años cobra su sentido a partir de la sacudida vital que supuso conocerle personalmente y experimentar que sigue vivo tras la resurrección y tras el envío de su Espíritu al mundo. y no solo deja de perseguir y dar muerte a los cristianos. Desde este punto de vista. al punto de ofrecerles el sacrificio de su único hijo Jesucristo. pero es definitivo que este encuentro y entrega de vida al señorío de Jesús resulta el núcleo de la ética cristiana. la ética cristiana es claramente una “ética de máximos”. Un Dios que no es el frío y distante motor del universo. así tan dramático e intenso como narra el libro de los hechos lo sucedido al apóstol Pablo. hay que partir de la distinción que se viene haciendo en Filosofía moral entre las éticas de máximos y la ética de mínimos: . Capítulo 5 – Una ética del amor a todos. obra y verdades de Jesús de Nazaret. queda relegada y no puede ser igual a la nueva que va inspirar el resto de su vida a partir del momento de ese encuentro con Jesucristo.

… Recordemos la insistencia del evangelio de Juan de que “la Ley vino por Moisés. acompañamiento. a través de la referencia al encuentro personal con el Dios vivo del amor y de la gratuidad. que se renueva en la comunidad. ni “mandamientos”.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. un ethos cristiano. y por ende apoya de buen grado los valores de la ética mínima compartida por dos razones: en primer lugar. Por ello se habla de respeto mutuo. de igualdad entre los creyentes. La ética de máximos está compuesta de propuestas de sentido y de plenitud humana que hacen las distintas religiones y filosofías. sabiendo que su misión es estar entre ellos. La limitante de la ética cristiana. respeto activo. de justicia. una motivación. Obsérvese que las éticas de máximos son muchas. nosotros debemos amarnos como hermanos y hermanas. paz y justicia entre los diferentes grupos que sostienen las diversas éticas de máximos. Es bueno aclarar que la ética cristiana no tiene “una respuesta para todo”. La ética de mínimos es un núcleo de valores que comparten los que integran la ética de máximos y que sirven de base. de servicio. solidaridad. mientras que la ética de mínimos es necesariamente una: la ética cívica o ética ciudadana. para convivir en armonía. porque somos hijos e hijas de ese Padre desde el momento de nuestra conversión al señorío y obediencia a Cristo. La ética cristiana proclama que Dios nos ama como un Padre y por tanto. ánimo. . una actitud de servicio al prójimo que nace del amor de Cristo. la ética compartida por todos los que se sienten diferentes en sus respectivas creencias. que no debe ofrecer primordialmente “normas”. El Dios de Amor. porque la mayor parte de cristianos acepta la convivencia justa y pacífica con grupos que tienen otras creencias. En una sociedad liberal moderna. consejo. de misericordia. sino aspectos como: acogida. para poder llevarles el mensaje de salvación de Jesucristo. comprensión. pero la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo”. renuncia a la violencia y actitud de diálogo) proceden en gran medida de la propia tradición cristiana. un sentido. y en segundo lugar. De este modo. tanto creyentes. pero jamás va a proveer un tipo de habilidad especial que permita solucionar todos los casos morales difíciles que se presenten. igualdad. como agnósticas y ateas. consuelo. la fe le proporciona al creyente una vitalidad nueva. la fe cristiana va perfilando un tipo de ética. el cristianismo Se constituye en una más de tales éticas. porque los valores de la ética mínima (libertad. caracterizada por el pluralismo de éticas de máximos que rivalizan entre sí para atraer seguidores.

A veces se ha querido cargar en los hombros de los creyentes ese pesado fardo. porque se trata de males evidentes que dañan la vida de las personas. por los enfermos y en general por los que necesitan ayuda. ni para resolver de un plumazo los intrincados problemas éticos que plantean las biotecnologías. Lo propio de las religiones no es responder a la pregunta “¿qué debemos hacer?” sino más bien dar respuesta a esta otra: “¿qué nos cabe esperar?” En consecuencia. una experiencia que proporciona alegría y esperanza. no significa que el cristianismo valore como algo positivo el sufrimiento. La ética cristiana no proporciona. compuesto de prohibiciones. Lo que ama el cristiano como fruto del encuentro amoroso con el Dios de la Vida es la persona que está sufriendo. En los evangelios queda muy claro la oposición de Jesús hacia el legalismo de la tradición anterior a él. Al contrario. rechazo y castigo que presentan esos documentos. comprensión y respeto. Ética cristiana y el sufrimiento Por otra parte. la ética cristiana considera que todas esas lacras son algo que se debe eliminar. no el sufrimiento mismo. por los que sufren. acogida. el ethos cristiano ha de incluir la necesaria actitud humilde de colaborar lealmente con creyentes y no creyentes en la búsqueda de soluciones justas a esos problemas del qué debemos hacer para comportarnos no solo como humanos. Esta preferencia por los excluidos. o al menos se debe reducir cuanto sea posible. y no de esas actitudes de condena. parecen caer en el legalismo y se olvidan que la clave de la ética cristiana está en las actitudes que nacen de la experiencia de ese encuentro personal con Jesucristo. a las víctimas de la historia.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. la enfermedad o cualquier otra causa de exclusión social. llenas de prohibiciones . que señalan y condenan a los que no se sujetan a ellas. pero lamentablemente en muchos documentos eclesiales que tratan de cuestiones morales. . la ética cristiana se caracteriza también por dar prioridad a los más pobres. a la vista de que la pregunta por el qué hacer no es propio de las religiones. la miseria. sino allanar el camino para un encuentro de fe con nuestro Señor y Salvador. reprensiones y castigos. una habilidad superior para resolver conflictos entre principios morales de igual nivel de exigencia. por ejemplo. a las personas que sufren por la injusticia estructural que hemos acumulado a lo largo de los siglos. reglas y normas absolutistas. cuando lo que se debería de dar es servicio.

su mayor exponente. El énfasis es exclusiva y exageradamente social. Olvida que también tiene un profundo significado teológico y redentor. presenta una distorsión en cuanto a la enseñanza del Nuevo Testamento por lo menos en cuatro vías: El concepto del reino es meramente moralista y ético. lo celestial y lo escatológico del Reino de Dios. La religión se ejecuta en moralidad y por eso la teología y la soteriología tienden a confundirse en la ética. Este es el rasgo principal en la doctrina de Ritschl. El énfasis es extremo y en algunos casos exclusivo de lo terrenal. Ambos han señalado el concepto del reino como la categoría básica para la interpretación del cristianismo. La gran falla es que desprecia lo sobrenatural. Capítulo 6 – Ética y el Reino de Dios Podemos formular el ideal moral de la ética cristiana con la expresión: hacer la voluntad de Dios mediante la realización de su Reino en la tierra. Expone la doctrina de una salvación por carácter. Aquí resulta que toda orientación es ética y social y su núcleo viene a ser el Reino de Dios. Para él el verdadero significado del cristianismo en una persona es que le proporciona una motivación noble a su actuar y pensar. Para Ritschl es repudiable toda doctrina de una redención objetiva. Pero ese reino ideal. político.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. Ambos tienen un concepto anti metafísico y acentúan la ética. social. Hay una indebida desvalorización de lo personal y lo individual. lo espiritual. . por muy bíblico que nos suene. La prominencia de este concepto en el pensamiento reciente se debe a la influencia de dos pensadores que han tenido demasiada influencia en todo pensamiento cristiano: Kant y Ritschl. la cual fue predicada por Kant. Dos aspectos correlativos en esta idea del Reino: La doctrina de un Dios Padre de todos y la de la fraternidad universal del hombre. económico y material. no resulta más que la realización de la virtud del amor en las relaciones humanas. Muchos consideran a este concepto el núcleo de la enseñanza moral del Nuevo Testamento. Ritschl tiene conceptos teológicos muy parecidos a los de Kant. Ambos conceptos son contrarios a las enseñanzas del Nuevo Testamento. La redención en el Nuevo Testamento es particular y no universal. En esta doctrina a Dios se le puede concebir como Amor y el concepto de Reino de Dios. Fraternidad humana y Dios como Padre están arraigados en la redención y no en la naturaleza. La conceptualización de Kant es extremadamente moralista y por tanto anti sobrenatural.

9. en la última hora de estar presente con sus discípulos. Lc 9. También. Existe una tendencia en el pensamiento cristiano conservador. En los últimos días de su vida terrenal. 1 Co 6. 12.3-6).7. Jesús mismo inició su ministerio anunciando su misión en términos semejantes (Mt 4. Mr 1. lo que indica que esta es una idea sobresaliente en cuanto al ideal moral del Nuevo Testamento.12). Aun el criminal que fue crucificado con Jesús reconoció que se hablaba de Él en términos del reino.5)” Las enseñanzas del Reino en el Antiguo Testamento son amplificadas en el Nuevo. en el Antiguo Testamento Jehová fue llamado Rey de su pueblo. El concepto que tiene la teología reformada moral del Nuevo Testamento pone el reino en un lugar céntrico. Lc 22.3.29.9). Reino de los Cielos.23-31).13.8). tanto los evangelios como las epístolas.50.2). Una de las equivocaciones que necesitan corrección en el pensamiento modernista es su concepto torcido del reino. 15. Pablo mismo caracterizaba toda su actividad misionera como ir «predicando el reino de Dios» (Hch 20. Cuando Pablo razonaba con los judíos en la sinagoga de Corinto.47. aparecen muchas veces en el Nuevo Testamento. Col 1. dice que el tema del que Pablo hablaba en Roma era «el reino de Dios» y «lo concerniente al Señor Jesucristo» (Hch 28. al enviar a los setenta (Lc 10. Mr 9.17.11- 12. Stg. en que. El solemne significado del reino de Dios se recalca también en la enseñanza del Nuevo Testamento. antes de la ascensión al cielo. resumió todo el significado de la venida de Jesús en las palabras: «Arrepentíos.22. Jn 3. Las profecías hablan de la salvación futura del pueblo de Dios mediante la llegada de un Rey singular y único. Heb 12.2). En general.15). Jesús hizo referencia repetidas veces al reino (Mt 26. 24.34.14).35.24. el precursor de Cristo. o ser del reino (Mt 8.16-29). siendo David el primer rey conforme al corazón de Jehová. 25-34.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. el tema de la conversación fue el reino (Hch 1. James p Ekman escribe: “Juan el Bautista. y el establecimiento de su Reino. procuraba persuadirles de los temas importantes «del reino de Dios» (Hch 19. Es un concepto básico del Nuevo Testamento. y el primero en recibir la .25). porque el reino de los cielos se ha acercado» (Mt 3. Pero nos equivocaríamos seriamente si pensáramos que la idea del reino es un concepto típico de los modernistas. Mr 14. La totalidad de la tarea de Jesús y de sus discípulos se resume a veces con la expresión «predicar el evangelio del reino» (Mt 9. Lo mismo es evidente en las parábolas del reino (Mt 13. cuando pidió que Jesús se acordara de él cuando viniera en su reino.28. En el Sermón del Monte toda la enseñanza del Señor gira alrededor del tema del reino. de tener en poco la importancia del reino. Cuando más tarde Jesús asignó tareas a sus discípulos. Mr 4. 10. en el último capítulo de Hechos.10. Reino de Jesucristo. De la misma manera. basada en una reacción contra el énfasis modernista en su concepto del reino. Términos como: Reino de Dios. y solo de ellos. 2.29. Lc 13. y Lc 13). Ekman dice: “La dinastía davídica sirve especialmente para ese propósito.25. Lucas. Es lamentable.14. La obra evangelística de Felipe entre los samaritanos consistió en que «anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesús» (Hch 8. Heb 14. igualan la salvación con el estar en el reino. la esencia de su predicación se advertiría en el mismo término (Mt 10.

. Desde la época del reino. del cual la realeza del Antiguo Testamento no era más sino una anticipación.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. Un gran Rey estaba por venir. promesa de un reino perdurable (2 S 7. emplea el lenguaje y las figuras derivadas del reino davídico basados en la teocracia. Esta figura junto a la de mesías – rey escatológicamente son la misma persona. al prefigurar la edad venidera. la profecía del Antiguo Testamento.12-16). y una sombra que iba delante” Otro gran paso que dio la revelación del reino venidero en el Antiguo Testamento es cuando predica acerca del Siervo sufrido de Jehová. el reino de Jehová sobre su pueblo es uno que se realizaría en algún tiempo futuro y se establecería de una manera única y gloriosa. una prefiguración. En la profecía.

quienes se solidarizan con los últimos.) de modo que seáis hijos de vuestro Padre del cielo. 20). La expresión “dichosos” (en griego makárioi) significa el estado de felicidad de quien está libre de preocupaciones y de sufrimientos: Quienes viven sobriamente. • Se invita a amar no sólo al amigo sino al enemigo (Mateo 5. Pero ese amor al prójimo va siempre acompañado del amor a Dios. sino comunitaria. El programa ético de las bienaventuranzas es un programa de felicidad colectiva. Las normas tradicionales han de ser tenidas en cuenta. mientras que nosotros los humanos deberíamos ceñirnos a juzgar únicamente los comportamientos (como hace Jesús cuando reprocha a los mercaderes en el Templo el haber convertido la religión en un negocio o al rico Epulón su comportamiento de indiferencia ante los sufrimientos del pobre Lázaro). 3-12 y Lucas 6. 2. para significar que la plenitud y alegría que han de experimentar quienes vivan el mensaje cristiano no es una felicidad individualista. No basta lo externo. • Jesús criticó el legalismo religioso: “El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado” (Marcos. 1). 27). 5. de modo que la exhortación final habría que interpretarla como “Sed compasivos como es compasivo vuestro Padre del cielo” • Se recomienda que renunciemos a juzgar al prójimo (Mateo. acompañado de la convicción de que ésta no triunfará. de la oración y el ayuno (Mateo 6.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo.). Se supone que solo Dios conoce a fondo las circunstancias y las intenciones profundas de cada cual. pero sin entrar a juzgar a las personas como buenas o malas. “Amad a vuestros enemigos (. 44. Se recomienda la renuncia a la venganza y se prescribe devolver bien por mal: “Amad a vuestros enemigos. pero con tal que su cumplimiento no traiga como consecuencia más sufrimientos. el corazón: sencillez en la comunicación (Mateo 5. porque la recibirán de Dios en abundancia (Mateo 5. Invita a abandonar la observancia literal de las normas religiosas para adoptar una actitud de sinceridad y generosidad. así como la idea de que el egoísmo humano es la principal causa de la injusticia. • Su actitud fue contraria al ritualismo que obsesionaba a los fariseos y escribas de su época. de manera que solo Él tiene los datos necesarios para juzgar a las personas. 3. Para “entrar en el Reino” lo prioritario ha de ser el trato justo y cuidadoso con las demás personas. como es perfecto vuestro Padre del cielo” (Mateo 5. Según los expertos.. Mateo.). 38-48). Capítulo 7 – Algunos rasgos de la ética de Jesucristo con respecto al Reino. la perfección a la que alude este pasaje se refiere la compasión que Dios tiene con todo lo humano. 7. 44-45 y 48. en plural. tendrán la dicha más elevada que se puede tener. huida de la ostentación en la práctica de la ayuda. Lucas 6.. 37). 6 y 18). 27-28. 5. En las bienaventuranzas se usa la expresión “dichosos”.. Clamor radical contra la injusticia. en el que se invita a cada .. bendecid a los que os maldicen. Sed perfectos. rezad por los que os injurian” (Lucas 6. es menester lo interno. que hace salir el sol sobre buenos y malos y manda la lluvia sobre justos e injustos (. haced el bien a los que os odian. quienes luchan por un mundo más justo y pacífico. quienes van por la vida con un corazón sincero y abierto. desgracias y desastres para la humanidad. 35-36). especialmente con quienes padecen sufrimientos e injusticias (Mateo. 20-23).

basadas en un sistema rígido de normas en las que la . 37-40). 12). la actitud de Jesús no es el puritanismo. Lo que Jesús quiere es que todos podamos vivir y gozar de la vida.. de la bondad de su corazón saca el bien” (Lucas 6.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. • Cuando le preguntan cuál es el “mandamiento mayor de la ley” (Marcos 12. entre tanto. y solo de ese modo se logra también la felicidad personal. 46-60 y Lucas 8. económica.. con lo que esa fórmula se convierte también en una síntesis de la ética cristiana y de la interpretación cristiana de la ética de Antiguo Testamento. 44). sexual. 26-27) y daba prioridad a las relaciones personales respecto a las relaciones de parentesco (Marcos 3. En otros pasajes evangélicos se ofrece una formulación de la regla de oro: “Todo lo que queráis que los hombres os hagan. 51-53 y 14. …” Mateo 25.. tal como se muestra en el pasaje de Mateo 11. es la indiferencia ante el sufrimiento humano (Mateo 25. • Con respecto a los pequeños placeres de la vida. Mateo 12. en una dinámica de donación de bienes. racial. en la que se come y se bebe con alegría. uno a buscar la felicidad de los demás. 29-37).. Por eso no siempre es posible que podamos gozar tranquilamente de lo que tengamos. Allí se muestra que el prójimo es cualquier persona que necesita ayuda. 31). Mateo añade: “Esto es la Ley y los Profetas” (Mateo 7. 30) se muestra que Jesús invita a atender las necesidades de los últimos sin faltar a las obligaciones contraídas con los primeros: lo justo es cumplir lo debido con los que han tenido mejor suerte en la vida e ir más allá de lo debido. 4-6).”) y prefiere la positiva (“haced.. pero sobre todo de donación de uno mismo. 34-35. porque “el que es bueno. Es interesante notar que la fórmula evangélica de la regla de oro evita la formulación negativa (“no hagas. el criterio para valorar lo positivo es lo que realmente se haya hecho (“Tuve hambre y me disteis de comer. 45). y “amarás al prójimo como a ti mismo” (Levítico 18. En la parábola de los jornaleros contratados a lo largo del día para trabajar en la viña (Mateo19. con quienes han tenido peor suerte. • Jesús se mostró crítico con el modelo de la familia patriarcal (Mateo 10. responde mediante una doble fórmula: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón (. pero el criterio para valorar el mal es más bien lo que dejó de hacerse. 16-19: allí Jesús compara su propia actitud con el invitado a una boda. sino más bien una actitud de sano disfrute de la vida.”). En este terreno la ética cristiana invita sobre todo a compartir y a ser solidarios. • Jesús no devaluaba las obras por el hecho de insistir en la actitud interior: “El árbol se conoce por sus frutos” (Lucas 6. con generosidad y solidaridad. • El modo cristiano de entender al “prójimo” en sentido universalista se aclara en la parábola del samaritano (Lucas 10. miles de personas padecen injustamente por necesidades insatisfechas. hacedlo vosotros a ellos” (Lucas 6.)” (Deuteronomio 6. Esto se comprende mejor si observamos que las relaciones de parentesco son relaciones institucionales. Se supone que la obra externa manifiesta la bondad interna. con independencia de sus merecimientos y de su condición social. Lucas 12. etc. 28 34). 19). 19-21). 35). La parábola en la que sugiere qué tipo de comportamientos en esta vida son preferidos por Dios. porque sabemos que. pero sin exclusiones injustas de quienes no han tenido tanta suerte como nosotros.. 31-35.

implicación personal es secundaria. . de transparencia. bondad y ternura. de donación de sí mismo. de sinceridad.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. de fidelidad sin condiciones y comunicación emocional que se expresa en afecto. mientras que las relaciones personales suponen un mayor grado de responsabilidad personal.

desde hace aproximadamente unos pocos años a esta parte. que tratan de expresar una lectura correcta. Mardones nos sugiere que una de las maneras de entender al postmodernismo es por medio de sus efectos empíricos a nivel socio-cultural. etc. está en las antagónicos del razonamiento de la modernidad. buena. Pretendiendo ser pragmáticos se recluyen en los rincones de la privacidad. a cabalidad. los sistemas e ideologías unitarios. sino sean transformados mediante la renovación de su mente. más libre. poder. y es superador del modelo de la modernidad. el cambio fue expedito. • La consigna es vivir lo mejor que se pueda en la situación que te fue dada. nace de. ha derrumbado cualquier . dinero. Conceptos de José María Mardones Uno de los autores que analiza el postmodernismo de una forma simple y a la vez.ej. es decir que no solamente cambian los hechos y las ideas. lo importante es “pasarla bien” (hedonismo). • Los maduros están de vuelta de los ideales: hay un descreimiento de los ideales de justicia. juzgados. José María Mardones. surge de. “No se amolden al mundo actual. A continuación. más racional (postulado de la modernidad). etc. y de esta forma. y a la vez contradice. desde un punto de vista movilizador para la fe cristiana. totalizadores. Ha llegado el denominado “postmodernismo”. amor. absolutos. 12:2) Es definitivo que hoy en día los tiempos son absolutamente distintos a los de hace una generación atrás. esos hechos e ideas eran sopesados. se contrapone con. inequívoca y unívoca de la realidad. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios.. Capítulo 8 – Ética Cristiana en un mundo postmoderno. un fenómeno. lo cual presupone que ya no existen o al menos no son creíbles. igualdad. sino que también se mueve el punto de apoyo sobre el cual a través de las edades. verteremos algunos de sus conceptos. es el Dr. • Hay una huída de la realidad: drogas. agradable y perfecta” (Rom. En síntesis. Se dice que el postmodernismo es la expresión de la conciencia fragmentada. que paradojalmente. él señala algunos conceptos importantes para entender este fenómeno. Lo dicho. implica un cambio de paradigmas. Ya no hay lugar para la creencia de que por medio de la razón lograremos arribar a una sociedad más justa. es producto. revolución. sensualidad. vestimentas y peinados punkies. percibidos y ejecutados. La realidad. el abismo entre teoría y praxis. El postmodernismo desconfía radicalmente del optimismo racionalista ilustrado. podemos asegurar que el desvío se dio rotundamente. como por ejemplo: • Exhibicionismo esteticista: p.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. es más.

marginación de las grandes masas populares. ya que está fundamentada en un mandato del mismo Cristo. tan importantes o más. narcotráfico. Hoy. terrorismo. Ni el marxismo logró instaurar una sociedad más justa. ni el capitalismo cumplió su promesa de progreso ilimitado.. a dar. un espíritu de desencanto.. genocidios. sin temor a equivocarnos. a tener compasión. al desechado. o marcamos rumbos y somos factores de cambio. y así preparamos el camino para la venida del Gran Rey (parousía). entre muchas cosas. opresión. hedonismo extremo. como bien señalara el pastor y luchador por la igualdad Martin Luther King: “los fines preexisten en los medios”. fanatismo religioso. de descreimiento. muerte). vivimos un momento crucial.. alienación.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. materialismo. al marginado. establishment. homicidios. Por lo expuesto. escribamos la historia presente poniéndonos en el punto de arranque en donde el Espíritu Santo pueda obrar con libertad. es el ejército de Dios en una guerra espiritual. Y así como no hay misión sin iglesia. utilitarismo. sistema financiero usurario internacional. individualismo. en síntesis. podemos decir que no hay misión (fin) sin un caminar “ético” hacia esa misión (medios) por parte del pueblo de Dios. podemos acordar. así también tiene una ética que trasciende los tiempos. violencia de cualquier índole. egocentrismo enfermizo. el rechazo de los grandes relatos y el fin de la historia.. . una crítica ácida a los postulados más caros de la modernidad. es el enclave en este tierra del Reino de Dios y su Justicia. concentración económica. vemos en el postmodernismo. a ayudar. Algunos puntos a reflexionar en la actuación de la Iglesia. que la iglesia de Jesucristo tiene una misión que trasciende los espacios y los tiempos. destrucción. al necesitado. en donde el rival comandado por el mismísimo príncipe de este mundo Lucifer y secundado por poderes espirituales en los aires se hizo fuerte metiendo presión en los hombres y las mujeres mediante los “poderes de este mundo” (imperialismo.. a servir. en tanto en cuanto se expresa en un desencanto de la razón. envenenadas por el diablo: las dos cosas ya pasaron en la historia. aún no ha desplegado bandera blanca ni ha entregado sus armas. aborto. Por lo tanto. del “Shalom de Yavhé”. Cuando olvidamos que la iglesia del Señor está llamada. La iglesia es el agente de la Salvación de Dios. monopolios. indudable e ineludiblemente vencido. en ética situacional del postmodernismo? . a ser la diakonisa de la sociedad. al desoído. pero donde a la vez dicho rival está vencido. posibilidad de credibilidad. que trasciende las culturas de los pueblos y los sistemas políticos imperantes. caos.. o nos diluimos en las tendencias filosóficas de este mundo. pero que sin embargo. la aceptación de la pérdida de todo fundamento. El papel de la iglesia de Cristo en la postmodernidad. negocio de la prostitución. posee medios para actuar. al enfermo. a dispensar misericordia. que los propios fines. racismo. al “pobre” en todas sus dimensiones ¿no estamos transformando la ética cristiana. o la emancipación de la multiplicación de los horizontes de sentido.. desprecio por la vida humana.

Deben ser comunidades por elección. para que nuestro Señor nos ponga sobre lo mucho. pero fuertes en su interior. ¿sabemos que debemos actuar de esa manera? . quizá a veces “pequeñas comunidades de resistencia”. y no enseñamos a vivir en comunidad. Estamos llamados a continuar la obra del Mesías. es necesario responder. sino por elección. sino que pueden vivir un estilo de vida basado en los valores del Reino de Dios. es el relato absoluto. es el gran relato. ¡Esto sí que es un Gran Relato!.. Como decía una popular canción del cantautor Facundo Cabral “vuele bajo. y del mundo que nos rodea. a pesar de nuestras limitaciones y pecados.. con la formación de “Comunidades de Resistencia”. Seguimos los valores cristianos. ¿no estaremos caminando al revés? Y en otro orden de cosas: ¿hay conciencia de la responsabilidad mesiánica de la iglesia?. iglesias que no sólo crecen numéricamente. en el poder de su Espíritu. el Evangelio es un gran relato. La meta: Reunir todas las cosas en Cristo. Cuando enfatizamos solamente el aspecto personal de la salvación. radical y transformador.. Si el evangelio no nos moviliza a seguir creyendo.. Sueños grandes se van a lograr de la mano de servicios chicos. no hay salida alternativa alguna. Debemos vivir una ética basada en la Comunidad. no por obligación. totalizador.. que podamos decir persuadidos: ¡nosotros elegimos esto!. en una época donde uno de sus valores máximos es la libertad.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. cuando decimos: “olvídate del que tenéis al lado. porque abajo está la verdad.. ¿actuamos como representantes de Jesucristo?. único.”. . y una comunidad que comparte ciertos valores básicos en común.”. y sin espíritu de juicio. Pequeñas “comunidades de resistencia” Debemos ser fieles en lo poco. Ante los desafíos de la postmodernidad.

Editorial Unilit.Ética Cristiana: para una correcta vida moral y cristiana Por: Eduardo Artavia Murillo. España. Casa Bautista de Publicaciones. El Paso. BIBLIOGRAFIA Peter Singer. Texas. 2002 Francisco La Cueva. La ética cristiana. Madrid. Usa. Curso de Educación Teológica. Compendio de ética. Ética Cristiana. Miami. Eckman. Tomo 10 . 2004 Donald Bond West. USA. Florida. Alianza Editorial. 1997 Gerald Nyenhuis y James P.