You are on page 1of 594

Francisco Mochón SEXTA EDICIÓN

ECONOMÍA,
TEORÍA Y POLÍTICA

isi ito
cr r
a esc
s!
el o
nt xt
ra te
du nico
¡Ú
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA
SEXTA EDICIÓN
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA
SEXTA EDICIÓN

FRANCISCO MOCHÓN MORCILLO
CATEDRÁTICO DE ANÁLISIS ECONÓMICO
FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y EMPRESARIALES
UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN A DISTANCIA

."%3*%r#0(05¦r#6&/04"*3&4r$"3"$"4r(6"5&."-"r-*4#0"r.­9*$0
/6&7":03,r1"/".¦r4"/+6"/r4"/5*"(0r4«01"6-0
"6$,-"/%r)".#63(0r-0/%3&4r.*-¦/r.0/53&"-r/6&7"%&-)*r1"3±4
4"/'3"/$*4$0r4*%/&:r4*/("163r45-06*4r50,*0r5030/50
&$0/0.±" 5&03±":10-±5*$" – sexta edición

No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento
informático, ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio,
ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por registro u otros métodos,
TJOFMQFSNJTPQSFWJPZQPSFTDSJUPEFMPTUJUVMBSFTEFM$PQZSJHIU
%JSÎKBTFB$&%30 $FOUSP&TQBÒPMEF%FSFDIPT3FQSPHSÃàDPT XXXDFESPPSH)
TJOFDFTJUBGPUPDPQJBSPFTDBOFBSBMHÙOGSBHNFOUPEFFTUBPCSB

%FSFDIPTSFTFSWBEPT¥ SFTQFDUPBMBTFYUBFEJDJÓOFOFTQBÒPM QPS 

.D(SBX)JMM*OUFSBNFSJDBOBEF&TQBÒB 4"6 
&EJàDJP7BMSFBMUZ a planta 
#BTBVSJ  
"SBWBDB .BESJE

*4#/
%FQÓTJUPMFHBM

&EJUPSB$SJTUJOB4ÃODIF[
%JTFÒPEFDVCJFSUB$%'PSN4-TFSWJDJPTFEJUPSJBMFT
$PNQPTJDJÓO$%'PSN4-TFSWJDJPTFEJUPSJBMFT
*NQSFTJÓO

*.13&40&/&41"µ"13*/5&%*/41"*/
A mis hijas, María Asunción, Rocío,
María del Carmen y Paloma Mercedes
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA VII

SOBRE EL AUTOR
Francisco Mochón Morcillo es catedrático de Análisis económico en la
'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z &NQSFTBSJBMFT EF MB 6OJWFSTJEBE
/BDJPOBM EF &EVDBDJÓO B %JTUBODJB &T EPDUPS FO &DPOPNÎB QPS MB
6OJWFSTJEBE EF #MPPNJOHUPO  *OEJBOB &&66 
Z QPS MB 6OJWFSTJEBE
"VUÓOPNB EF .BESJE 5JFOF VOB BNQMJB FYQFSJFODJB EPDFOUF F
JOWFTUJHBEPSB Z IB QVCMJDBEP OVNFSPTPT USBCBKPT EF JOWFTUJHBDJÓO
Asimismo ha publicado un buen número de artículos sobre temas de
BDUVBMJEBEFOSFWJTUBTEFEJWVMHBDJÓOZFOMBQSFOTBFTDSJUBZEJHJUBM
&OJOJDJÓVOBGSVDUÎGFSBDPMBCPSBDJÓODPO .D(SBX)JMM que se
ha concretado en una serie de libros tanto de carácter universitario como
QBSB CBDIJMMFSBUP &OUSF MPT QSJNFSPT DBCF DJUBS Principios de Economía
 
‰FEJDJÓO; Introducción a la Macroeconomía  
‰FEJDJÓO
El arte de dirigir una empresa  
ZMacroeconomía Avanzada I  

y II  
FODPMBCPSBDJÓO 
1BSBCBDIJMMFSBUP MBTEPTPCSBTNÃTSFDJFO
tes son Economía  
ZEconomía de la empresa  

5JFOFBEFNÃTVOBBNQMJBFYQFSJFODJBQSPGFTJPOBM IBCJFOEPTJEPBTF
TPSFDPOÓNJDPEFM.JOJTUFSJPEF&DPOPNÎBZ)BDJFOEB %JSFDUPS(FOFSBM
EF1PMÎUJDB'JOBODJFSBFOFMHPCJFSOPBVUPOÓNJDPBOEBMV[Z%JSFDUPS(F
OFSBMEF'JOBO[BTZ $POUSPM1SFTVQVFTUBSJP $'0 
EFMHSVQP 5FMFGÓOJDB
&OMBBDUVBMJEBEFTNJFNCSPEFMDPOTFKPEFBENJOJTUSBDJÓOEFM.FSDBEP
EF'VUVSPTEFM"DFJUFEF0MJWB .'"0 
ZNJFNCSPEFMDPNJUÊBTFTPSEF
MCH private equity
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA IX

CONTENIDO RESUMIDO
I. INTRODUCCIÓN VIII. CONCEPTOS BÁSICOS DE MACROECONOMÍA
CAPÍTULO 1 - UN ENFOQUE GLOBAL DE LA ECONOMÍA ..........................3 CAPÍTULO 13 - UNA PERSPECTIVA MACRO DE LA ECONOMÍA ............. 259
CAPÍTULO 14 - EL PIB Y LOS PRECIOS ........................................... 277
II. CONCEPTOS BÁSICOS
CAPÍTULO 2 - ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS ......... 23 IX. LA ECONOMÍA EN EL CORTO PLAZO
CAPÍTULO 15 - EL MODELO DEL MULTIPLICADOR ............................. 303
III. EL FUNCIONAMIENTO DEL MERCADO
CAPÍTULO 16 -LA POLÍTICA FISCAL Y EL MODELO
CAPÍTULO 3 - LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: DEL MULTIPLICADOR AMPLIADO................................ 323
APLICACIONES ........................................................... 45
CAPÍTULO 4 - LA ELASTICIDAD Y SUS APLICACIONES ......................... 71 X. EL DINERO Y POLÍTICA MONETARIA
CAPÍTULO 17 - FUNCIONES DEL DINERO .......................................... 343
IV. EL CONSUMIDOR Y LA DEMANDA
CAPÍTULO 18 - LA POLÍTICA MONETARIA Y LOS PRECIOS .................. 365
CAPÍTULO 5 - LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO
DEL CONSUMIDOR ...................................................... 89 XI. LA ECONOMÍA ABIERTA Y LAS FINANZAS INTERNACIONALES
V. LAS EMPRESAS Y LOS MERCADOS CAPÍTULO 19 - LA ECONOMÍA ABIERTA: EL COMERCIO
INTERNACIONAL ..................................................... 391
CAPÍTULO 6 -LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES .............. 115
CAPÍTULO 20 - EL MERCADO DE DIVISAS ........................................ 421
CAPÍTULO 7 - LA EMPRESA EN LOS MERCADOS DE COMPETENCIA
PERFECTA ............................................................... 137 XII. LA ECONOMÍA EN EL MEDIO PLAZO
CAPÍTULO 8 - EL MONOPOLIO ........................................................ 153
CAPÍTULO 21 - OFERTA AGREGADA, DESEMPLEO Y PRECIOS ............. 447
CAPÍTULO 9 - EL OLIGOPOLIO Y LA COMPETENCIA MONOPOLÍSTICA ... 171
CAPÍTULO 22 - LAS POLÍTICAS MACROECONÓMICAS ......................... 467
VI. MERCADOS DE FACTORES CAPÍTULO 23 - INFLACIÓN Y CICLOS .............................................. 487
CAPÍTULO 10 - LOS MERCADOS DE FACTORES: EL MERCADO XIII. LA ECONOMÍA EN EL LARGO PLAZO
DE TRABAJO .......................................................... 193
CAPÍTULO 24 - CRECIMIENTO ECONÓMICO Y DESARROLLO ................ 515
VII. LOS FALLOS DEL MERCADO Y EL PAPEL DEL ESTADO
XIV. LA ECONOMÍA MUNDIAL Y LAS CRISIS FINANCIERAS
CAPÍTULO 11 - EFICIENCIA Y FALLOS DEL MERCADO:
EXTERNALIDADES, BIENES PÚBLICOS CAPÍTULO 25 - LA CRISIS FINANCIERA DE 2007-2009:
E INFORMACIÓN ASIMÉTRICA ................................... 219 EL FUNCIONAMIENTO DE LAS FINANZAS
CAPÍTULO 12 - ESTADO Y ECONOMÍA: IMPUESTOS, REGULACIÓN INTERNACIONALES.................................................. 537
Y DESIGUALDAD ..................................................... 239
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA XI

CONTENIDO
I. INTRODUCCIÓN .......................................................................1 -B'11ZMBFàDJFODJBFDPOÓNJDB 30
-B'11ZFMDSFDJNJFOUPFDPOÓNJDP 32
CAPÍTULO 1 - UN ENFOQUE GLOBAL DE LA ECONOMÍA ..........................3 2.6. ESPECIALIZACIÓN E INTERCAMBIO ................................................................ 34
*OUFSDBNCJPDPOEJOFSP 3
1.1. LAS ECONOMÍAS DOMÉSTICAS COMO DEMANDANTES DE BIENES -BFTQFDJBMJ[BDJÓO MBQSPEVDDJÓOBHSBOFTDBMBZFMDBQJUBM3
Y SERVICIOS ...............................................................................................4
Las economías domésticas como propietarias de los factores
2.7. LOS SISTEMAS ECONÓMICOS Y LAS DECISIONES BÁSICAS ............................. 36
productivos Las doctrinas económicas y los sistemas económicos3
-BTFDPOPNÎBTEFQMBOJàDBDJÓODFOUSBMJ[BEB 3
1.2. EL COMPORTAMIENTO DE LAS EMPRESAS EN UN ENTORNO GLOBAL ...................5 &MGVODJPOBNJFOUPEFMBTFNQSFTBTZFMBVNFOUP
-BEFTMPDBMJ[BDJÓO de la burocracia 3
&Moffshoring o outsourcing internacional de bienes y servicios &MTJTUFNBEFFDPOPNÎBEFNFSDBEP 3
intermedios
&MNFDBOJTNPEFNFSDBEP 3
Las estrategias de crecimiento empresarial
-BHMPCBMJ[BDJÓOZMBTFNQSFTBTNVMUJOBDJPOBMFT 2.8. LOS MERCADOS Y LA INTERVENCIÓN DEL ESTADO .......................................... 38
La economía mixta 39
1.3. LA DISTRIBUCIÓN DE LA RENTA Y LA POBREZA ................................................7
1.4. LOS FALLOS DEL MERCADO: LOS BIENES PÚBLICOS GLOBALES III. EL FUNCIONAMIENTO DEL MERCADO.....................................43
Y EL EFECTO DIFUSIÓN DEL CONOCIMIENTO .....................................................8
#JFOFTQÙCMJDPTHMPCBMFT8 CAPÍTULO 3 - LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO:
&GFDUPTEFMBEJGVTJÓOEFMBUFDOPMPHÎB 0
APLICACIONES ........................................................... 45
1.5. LAS CRISIS INTERNACIONALES EN UN MUNDO GLOBALIZADO ........................... 10
3.1. EL FUNCIONAMIENTO DE LOS MERCADOS ...........................................46
1.6. LA GLOBALIZACIÓN Y EL PROTAGONISMO CRECIENTE &MQSFDJPEFNFSDBEP 
DE LOS PAÍSES EMERGENTES....................................................................... 11 La diversidad de transacciones 
1.7. LAS POLÍTICAS MACROECONÓMICAS Y LA GLOBALIZACIÓN.............................. 12 5JQPTEFNFSDBEP 
-PTDJDMPT MBQPMÎUJDBFDPOÓNJDBZMBHMPCBMJ[BDJÓO 2 3.2. LA DEMANDA .............................................................................................. 47
1.8. EL CRECIMIENTO ECONÓMICO EN UN MUNDO GLOBALIZADO La tabla de demanda 
Y SUS EFECTOS .......................................................................................... 13 La curva de demanda 9
1SPUFDDJPOJTNPPMJCSFDBNCJP 3 La ley de la demanda 9
Crecimiento y convergencia 3 La función de demanda 0

APÉNDICE 1.A - REPRESENTACIONES GRÁFICAS ..................................................... 14 3.3. DESPLAZAMIENTOS DE LA CURVA DE DEMANDA ............................................. 51
La renta de los consumidores  
Los precios de los bienes relacionados 2
II. CONCEPTOS BÁSICOS ..........................................................21 Los gustos o preferencias de los consumidores 3
&MUBNBÒPEFMNFSDBEPZPUSPTGBDUPSFT 3
CAPÍTULO 2 - ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS ......... 23
3.4. LA OFERTA ................................................................................................. 53
2.1. EL CONCEPTO DE ECONOMÍA ........................................................................ 24 La tabla de oferta 3
-BFTDBTF[ZMBFMFDDJÓO2 La ley de la oferta  
"àSNBDJPOFTQPTJUJWBTZBàSNBDJPOFTOPSNBUJWBT 2 La curva de oferta 
2.2. ECONOMÍA COMO CIENCIA ............................................................................ 25 La función de oferta 
Los modelos económicos2 3.5. DESPLAZAMIENTOS DE LA CURVA DE OFERTA ............................................... 56
La ley de los grandes números2
3.6. LA OFERTA Y LA DEMANDA: EL EQUILIBRIO DEL MERCADO .............................. 56
La economía y política económica2
&MDPODFQUPEFFRVJMJCSJP 8
La investigación en economía2
-PTFGFDUPTEFEFTQMB[BNJFOUPTEF la curva de demanda
1FDVMJBSJEBEFTEFMBJOWFTUJHBDJÓOFDPOÓNJDB 2 o de oferta sobre el equilibrio 8
2.3. LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS FUNDAMENTALES DE TODA SOCIEDAD .............. 28 %FTQMB[BNJFOUPTEFVOBDVSWBZNPWJNJFOUPTBMPMBSHPEFFMMB 9
Factores productivos ................................................................... 28 -PTEFTQMB[BNJFOUPTUBOUPEFMBPGFSUBDPNPEFMBEFNBOEB 9
y2VÊ y$ÓNP y1BSBRVJÊO ........................................................ 28 3.7. EL FUNCIONAMIENTO DE LOS MERCADOS Y LA ASIGNACIÓN
2.4. LA FRONTERA DE POSIBILIDADES DE LA PRODUCCIÓN (FPP) .......................... 29 DE RECURSOS ............................................................................................ 61
-BGSPOUFSBEFQPTJCJMJEBEFTEFQSPEVDDJÓO '11 
Los precios como mecanismo equilibrador 
y las alternativas de elección29 &MNFDBOJTNPEFNFSDBEPZBTJHOBDJÓOEFSFDVSTPT 
&MDPTUFEFPQPSUVOJEBE30 &MTJTUFNBEFQSFDJPTZFMáVKPDJSDVMBSEFMBSFOUB 2
Los cambios marginales30
3.8. LA OFERTA, LA DEMANDA Y LA POLÍTICA MICROECONÓMICA:
2.5. APLICACIONES DE LA FPP: EFICIENCIA Y CRECIMIENTO .................................. 30 LOS CONTROLES DE PRECIOS ....................................................................... 63
XII ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA

Los efectos del establecimiento de un precio máximo  Análisis conjunto de la restricción presupuestaria y las curvas
La regulación del precio de los alquileres  de indiferencia 3
Los efectos del establecimiento de precios mínimos  La deducción de la curva de demanda 3
-BàKBDJÓOEFVOTBMBSJPNÎOJNP  &GFDUPTVTUJUVDJÓO 
&GFDUPSFOUB 
CAPÍTULO 4 - LA ELASTICIDAD Y SUS APLICACIONES ......................... 71 &GFDUPUPUBM 
&MFGFDUPUPUBMFOFMDBTPEFMPTCJFOFTJOGFSJPSFT 
4.1. LA ELASTICIDAD DE LA DEMANDA................................................................. 72 y&YJTUFOMPTCJFOFT(JGGFO  
La elasticidad precio de la demanda 2 La curva de demanda 
'BDUPSFTDPOEJDJPOBOUFTEFMBFMBTUJDJEBEQSFDJP
de la demanda 2
&MDÃMDVMPEFMBFMBTUJDJEBE 3 V. LAS EMPRESAS Y LOS MERCADOS ......................................113
&MTJHOPEFMBFMBTUJDJEBEQSFDJPEFMBEFNBOEB 
&MBTUJDJEBEQSPNFEJPEFMBEFNBOEB  CAPÍTULO 6 - LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES ............. 115
-BFMBTUJDJEBEEFMBEFNBOEBDVBOEPFTUBFTVOBMÎOFBSFDUB 6.1. LA EMPRESA Y EL EMPRESARIO ................................................................. 116
la elasticidad no es lo mismo que la pendiente 
Los economistas clásicos y neoclásicos y la empresa 
4.2. LA ELASTICIDAD PRECIO DE LA DEMANDA Y EL INGRESO TOTAL ...................... 76 &MFNQSFTBSJPZFMSJFTHP'SBOL),OJHIU  

-BNBYJNJ[BDJÓOEFMJOHSFTPUPUBM............................................... 78 &MFNQSFTBSJPJOOPWBEPS+PTFQI"4DIVNQFUFS
-BFMBTUJDJEBEZFMJOHSFTPUPUBMBQMJDBDJPOFT .............................. 78  

-BTDPNQBÒÎBTBÊSFBTZMBFMBTUJDJEBEEFMBEFNBOEB 9 -BTFQBSBDJÓOFOUSFQSPQJFEBEZDPOUSPMEFMBFNQSFTB
+PIO,(BMCSBJUI  

4.3. OTRAS ELASTICIDADES DE LA DEMANDA ....................................................... 79
-BPSHBOJ[BDJÓODJFOUÎàDBEFMUSBCBKP
&MBTUJDJEBEDSV[BEBEFMBEFNBOEBCJFOFTDPNQMFNFOUBSJPT
'SFEFSJDL85BZMPS  

ZCJFOFTTVTUJUVUJWPT ................................................................... 79
&MFNQSFTBSJP 
&MBTUJDJEBESFOUBEFMBEFNBOEBCJFOFTOPSNBMFT 
Las funciones básicas del empresario 
CJFOFTJOGFSJPSFTZCJFOFTEFlujo.................................................. 80
5JQPTEFFNQSFTBT .................................................................... 117
4.4. LA ELASTICIDAD DE LA OFERTA.................................................................... 82 4FHÙOMBQSPQJFEBEEFMDBQJUBM 
&MDÃMDVMPEFMBFMBTUJDJEBEQSFDJPEFMBPGFSUB 82 4FHÙOTVGPSNBKVSÎEJDB 8
La elasticidad de curvas de oferta isoelásticas 83
6.2. LA EMPRESA Y LA PRODUCCIÓN ................................................................. 118
-BGVODJÓOEFQSPEVDDJÓOFOFMDPSUPQMB[P 0
IV. EL CONSUMIDOR Y LA DEMANDA ..........................................87 'BDUPSFTàKPTZWBSJBCMFT 0
1SPEVDUPUPUBMZQSPEVDUPNBSHJOBM 0
CAPÍTULO 5 - LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR ....89 La ley de los rendimientos decrecientes 2
&MQSPEVDUPPQSPEVDUJWJEBENFEJB 2
5.1. LA ELECCIÓN Y LA UTILIDAD: UNA PERSPECTIVA HISTÓRICA............................ 90 -BQSPEVDDJÓOZFMMBSHPQMB[P 3
Utilidad cardinal y utilidad ordinal90
La utilidad total y la utilidad marginal90 6.3. LOS COSTES DE PRODUCCIÓN: COSTE CONTABLE Y COSTE
DE OPORTUNIDAD ...................................................................................... 123
5.2. LA IGUALDAD DE LAS UTILIDADES MARGINALES DE CADA EURO Costes contables y costes implícitos 
GASTADO EN CADA BIEN .............................................................................. 92 $PTUFTFDPOÓNJDPTZDPTUFTEFPQPSUVOJEBEVOFKFNQMP 
4JHOJàDBEPFDPOÓNJDPEFMBJHVBMEBE de las utilidades
marginales por euro gastado en cada bien92 6.4. LOS COSTES A CORTO PLAZO ..................................................................... 126
La inclinación decreciente de la curva de demanda 93 Los costes marginales y los costes medios 
Los costes medios o unitarios 
5.3. LA ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR: UN ENFOQUE ALTERNATIVO ........................... 93 La relación entre los costes medios y los costes marginales 9
&GFDUPTVTUJUVDJÓO93
&GFDUPSFOUB93 6.5. LOS COSTES MEDIOS A LARGO PLAZO: LOS RENDIMIENTOS
DE ESCALA .............................................................................................. 129
5.4. LA PARADOJA DEL VALOR Y EL EXCEDENTE DEL CONSUMIDOR ........................ 95
-BQBSBEPKBEFMBHVBZMPTEJBNBOUFT .......................................... 95 6.6. LAS DECISIONES DE PRODUCCIÓN DE LA EMPRESA
&MFYDFEFOUFEFMDPOTVNJEPS ....................................................... 95 Y LA MAXIMIZACIÓN DE BENEFICIOS ........................................................... 131
&MFYDFEFOUFEFMDPOTVNJEPSZMBEJTQPTJDJÓOBQBHBS 9 -PTCFOFàDJPT MPTJOHSFTPTNBSHJOBMFTZMPTDPTUFT
&MFYDFEFOUFEFMDPOTVNJEPSZMBDVSWBEFMBEFNBOEB 9 marginales 2
Aplicaciones del excedente del consumidor 9 -BNBYJNJ[BDJÓOEFMPTCFOFàDJPTMBEFDJTJÓOEFQSPEVDJS 3
Las pérdidas y la producción 3
APÉNDICE 5.A - LA TEORÍA DE LA ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR:
EL ENFOQUE DE LAS CURVAS DE INDIFERENCIA ...................................................... 98 CAPÍTULO 7 - LA EMPRESA EN LOS MERCADOS DE COMPETENCIA
" -BSFTUSJDDJÓOQSFTVQVFTUBSJBMPRVFQVFEF PERFECTA ............................................................... 137
QFSNJUJSTFFMDPOTVNJEPS ...................................................... 98
-BDVSWBEFJOEJGFSFODJBMPRVFRVJFSFFMDPOTVNJEPS 0 7.1. LA COMPETENCIA PERFECTA ...................................................................... 138
La relación marginal de sustitución  &MFNFOUPTDPOEJDJPOBOUFTEFMPTEJTUJOUPTNFSDBEPT 8
&MFRVJMJCSJPEFMDPOTVNJEPSFOFMFOGPRVFPSEJOBM 3 Las características de los mercados competitivos 8
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA XIII

La conducta de la empresa competitiva 9 Algunas conductas restrictivas 8
&MJOHSFTPNFEJPZFMJOHSFTPNBSHJOBMEFMBFNQSFTBD
ompetitiva 9 CAPÍTULO 9 - EL OLIGOPOLIO Y LA COMPETENCIA MONOPOLÍSTICA ... 171
7.2. LA MAXIMIZACIÓN DE LOS BENEFICIOS Y LA DECISIÓN 9.1. EL OLIGOPOLIO: CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS .......................................... 172
DE PRODUCIR DE LA EMPRESA COMPETITIVA ............................................... 141 La concentración y el oligopolio 3
6OFKFNQMPOVNÊSJDPEFNBYJNJ[BDJÓOEFCFOFàDJPT &MPMJHPQPMJPZMBJOUFSEFQFOEFODJB 3
de una empresa competitiva 
-BEFDJTJÓOEFQSPEVDJSBOÃMJTJTHSÃàDP 2
9.2. EL FUNCIONAMIENTO DEL OLIGOPOLIO: ALGUNOS MODELOS
La decisión de oferta de la empresa competitiva 2 EXPLICATIVOS .......................................................................................... 174
Un ejemplo numérico del funcionamiento de los distintos
7.3. LA CURVA DE OFERTA A CORTO PLAZO DE LA EMPRESA COMPETITIVA ................. 143 mercados 
-PTDPTUFTJSSFDVQFSBCMFTPDPTUFTàKPT 3 La competencia y el monopolio 
-BPGFSUBBDPSUPQMB[P  &MPMJHPQPMJPDPMVTPSJPPDÃSUFM 
-PTCFOFàDJPT MBTQÊSEJEBTZFMDJFSSFEFMBFNQSFTB -BNBYJNJ[BDJÓODPOKVOUBEFMPTCFOFàDJPT 
competitiva  4PMVDJPOFTOPDPMVTPSJBTMBSJWBMJEBEFOUSFVOBT
7.4. LA CURVA DE OFERTA DE UN MERCADO COMPETITIVO ................................... 145 QPDBTFNQSFTBT......................................................................... 176
-BDVSWBEFPGFSUBEFMNFSDBEPBDPSUPQMB[P  &MNPEFMPEF$PVSOPU 
&MMBSHPQMB[PFOMBJOEVTUSJBDPNQFUJUJWB  9.3 LA TEORÍA DE JUEGOS Y EL OLIGOPOLIO...................................................... 178
-BDVSWBEFPGFSUBEFMBJOEVTUSJBBMBSHPQMB[P 6OBHVFSSBEFQSFDJPT ............................................................... 178
TJOGBDUPSFTFTQFDÎàDPT .............................................................. 147 1PTJCMFTFTUSBUFHJBTBTFHVJS 9
-BDVSWBEFPGFSUBEFMBJOEVTUSJBDPOGBDUPSFTFTQFDÎàDPT 9 &MDBTPEFMBFTUSBUFHJBEPNJOBOUF 9
7.5 LOS MERCADOS COMPETITIVOS Y LA EFICIENCIA ECONÓMICA ......................... 149 &MKVFHPEFMBSJWBMJEBEPFMFRVJMJCSJPOPDPPQFSBUJWP
&MFYDFEFOUFEFMQSPEVDUPSZMBDVSWBEFPGFSUB 9 EF/BTI.................................................................................... 179
&MFYDFEFOUFUPUBM 0 -BUFPSÎBEFKVFHPTBMHVOPTIFDIPTSFMFWBOUFT ........................... 180
La cooperación y la contaminación 
CAPÍTULO 8 - EL MONOPOLIO ........................................................ 153 &MEJMFNBEFMQSJTJPOFSPZMBDPPQFSBDJÓO 
&MEVPQPMJPZMBDPPQFSBDJÓO 2
8.1. LA COMPETENCIA IMPERFECTA ................................................................... 154
-BTDBVTBTEFJNQFSGFDDJÓOFOMPTNFSDBEPT .............................. 154 9.4. LA COMPETENCIA MONOPOLÍSTICA Y LA DIFERENCIACIÓN
Las diferencias en los costes de producción  DEL PRODUCTO ......................................................................................... 183
#BSSFSBTBMBFOUSBEB  1PMÎUJDBEFNBSDBTZMJCFSUBEEFFOUSBEBZTBMJEB 
Los mercados de competencia imperfecta  &MFRVJMJCSJPFOFMNFSDBEPEFDPNQFUFODJBNPOPQPMÎTUJDB 
Los hechos clave de la competencia monopolística 
8.2 CONCEPTO Y CARACTERES GENERALES DEL MONOPOLIO ................................ 156
La competencia monopolística frente a la competencia
Causas que explican la aparición del monopolio 
perfecta 
-BFNQSFTBNPOPQPMÎTUJDByDVÃOUPQSPEVDJSZBRVÊQSFDJP  
La competencia monopolística y el bienestar 
&MJOHSFTPUPUBM NFEJPZNBSHJOBMEFMNPOPQPMJP 8
&MEFCBUFTPCSFMBQVCMJDJEBE 
La elasticidad de la curva de demanda, el IT y el IM
del monopolista 9
8.3. EL MONOPOLIO Y LA MAXIMIZACIÓN DE LOS BENEFICIOS .............................. 160 VI. MERCADOS DE FACTORES..................................................191
-PTCFOFàDJPTEFMNPOPQPMJP 
CAPÍTULO 10 - LOS MERCADOS DE FACTORES:
8.4. COMPARACIÓN ENTRE LA COMPETENCIA PERFECTA Y EL MONOPOLIO .................. 162 EL MERCADO DE TRABAJO....................................... 193
&MDPTUFTPDJBMEFMNPOPQPMJPVOBQÊSEJEBJSSFDVQFSBCMF
EFFàDJFODJB 2 10.1. LA DEMANDA DE TRABAJO: UNA DEMANDA DERIVADA ................................. 194
8.5. LA RESPUESTA DE LOS GOBIERNOS ANTE LOS MONOPOLIOS ......................... 163 La demanda de trabajo 
La regulación del monopolio 3 &MWBMPSEFMQSPEVDUPNBSHJOBMEFMUSBCBKPZMBEFNBOEB
La legislación en defensa de la competencia  de trabajo de una empresa 
La conversión de monopolios privados en empresas públicas -PTEFTQMB[BNJFOUPTEFMBDVSWBEFEFNBOEBEFUSBCBKP
ZMPTQSPDFTPTEFQSJWBUJ[BDJÓOZMJCFSBMJ[BDJÓO  y la curva de demanda del mercado 
&MNPOPQPMJPZMBJOOPWBDJÓOUFDOPMÓHJDB  La curva de demanda de trabajo del mercado 
La demanda de varios factores productivos 
8.6. LA DISCRIMINACIÓN DE PRECIOS EN EL MONOPOLIO ..................................... 165 La regla del coste mínimo 
Condiciones para la discriminación de precios en el monopolio  La sustitución entre factores 
La discriminación perfecta  Los precios relativos de los factores y la relación
APÉNDICE 8.A - LA DEFENSA DE LA COMPETENCIA EN ESPAÑA .............................. 167 USBCBKPDBQJUBM 8
-FHJTMBDJÓOFTQBÒPMBCÃTJDBBQMJDBCMFFONBUFSJBEFEFGFOTB 10.2. LA OFERTA DE TRABAJO .......................................................................... 199
EFMBDPNQFUFODJB 
-BQFOEJFOUFEFMBDVSWBEFPGFSUBJOEJWJEVBMEFUSBCBKP
¶SHBOPTBENJOJTUSBUJWPTFTQBÒPMFTDPODPNQFUFODJBT el efecto sustitución y el efecto renta 9
en materia de defensa de la competencia 8
La oferta de trabajo del mercado 200
0CKFUJWPTEFMBMFHJTMBDJÓOFONBUFSJBEFEFGFOTB
de la competencia 8 10.3. EL EQUILIBRIO DEL MERCADO DE TRABAJO ............................................... 200
XIV ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA

&GFDUPTTPCSFFMFRVJMJCSJPEFMNFSDBEPEFUSBCBKP 5JQPTJNQPTJUJWPTNBSHJOBMFTZNFEJPT 
EFEFTQMB[BNJFOUPTFOMBTDVSWBTEFEFNBOEBPEFPGFSUB 20 -PTJNQVFTUPTEFDVBOUÎBàKB 
10.4. SITUACIONES DE DESEQUILIBRIO: EL DESEMPLEO ...................................... 202 12.5. EL ESTADO Y LA REGULACIÓN .................................................................. 247
*NQFSGFDDJPOFT SJHJEFDFTFJOUFSWFODJÓOEFMPTQPEFSFT La regulación de la actividad empresarial 8
públicos en el mercado de trabajo 203 La regulación y el poder de mercado 8
-BQFSTJTUFODJBEFTJUVBDJPOFTEFEFTFRVJMJCSJPFMEFTFNQMFP 203 -BSFHVMBDJÓOEFMNPOPQPMJPVOBOÃMJTJTHSÃàDP 8
&MFTUBCMFDJNJFOUPEFVOTBMBSJPNÎOJNP 20 Los resultados de la regulación 9
La presión de los sindicatos 20 3FHVMBDJÓOZMJCFSBMJ[BDJÓO 9
12.6. EL ESTADO Y LA DISTRIBUCIÓN DE LA RENTA ............................................ 250
VII. LOS FALLOS DEL MERCADO Y EL PAPEL DEL ESTADO ................. 217 -BNFEJDJÓOEFMBTEJGFSFODJBTEFSFOUBMBDVSWBEF-PSFO[
ZFMÎOEJDFEF(JOJ 0
CAPÍTULO 11 - EFICIENCIA Y FALLOS DEL MERCADO: 1SPCMFNBTEFNFEJDJÓOEFMBEFTJHVBMEBE 
EXTERNALIDADES, BIENES PÚBLICOS Desigualdad y ciclo vital 
La desigualdad de la renta y las diferencias entre renta
E INFORMACIÓN ASIMÉTRICA ................................... 219 transitoria y renta permanente 2
11.1. LA INTERRELACIÓN DE TODOS LOS MERCADOS ........................................... 220 -BQPCSF[B 2
&MFRVJMJCSJPHFOFSBMDPNQFUJUJWPTVQVFTUPTZQSPQJFEBEFT 220 12.7. LA DISTRIBUCIÓN PERSONAL DE LA RENTA Y LA
11.2. EL EQUILIBRIO COMPETITIVO Y LA EFICIENCIA ECONÓMICA.......................... 221 POLÍTICA DISTRIBUTIVA ........................................................................... 252
-PTQSFDJPT MBBTJHOBDJÓOEFSFDVSTPTZMBFàDJFODJB 22 Los instrumentos de la política distributiva 3
Los impuestos 3
11.3. LOS FALLOS DEL MERCADO: LAS EXTERNALIDADES ................................... 222 Los gastos de transferencia 3
Las externalidades 222
*OUFSWFODJÓOEJSFDUBFOFMNFDBOJTNPEFNFSDBEP 3
-BTFYUFSOBMJEBEFTOFHBUJWBTMBDPOUBNJOBDJÓO 222
&MEFCBUFTPCSFMBMVDIBDPOUSBMBEFTJHVBMEBE 
*OUFSOBMJ[BSVOBFYUFSOBMJEBE 223
&MFTUBEPEFCJFOFTUBS 
&YUFSOBMJEBEFTQPTJUJWBTFMDBTPEFMB* % 22
&MEFCBUFTPCSFFMFTUBEPEFCJFOFTUBS 
*OUFSOBMJ[BSVOBFYUFSOBMJEBEQPTJUJWB 22
-BEJTZVOUJWBFOUSFFàDJFODJBZFRVJEBE 
&MNFSDBEPZMBTFYUFSOBMJEBEFT 22
-BEJàDVMUBEEFMBTTPMVDJPOFTQSJWBEBTBMBTFYUFSOBMJEBEFT 22
11.4. LOS BIENES PÚBLICOS ............................................................................ 226
VIII. CONCEPTOS BASICOS DE MACROECONOMÍA .......................257
La rivalidad y la exclusión 22 CAPÍTULO 13 - UNA PERSPECTIVA MACRO DE LA ECONOMÍA ............. 259
La provisión de bienes públicos 22
#JFOFTQÙCMJDPT MPTGBMMPTEFMNFSDBEP 13.1. DE LA MICROECONOMÍA A LA MACROECONOMÍA.......................................... 260
y el consumidor parásito 228 %FMDPSUPBMMBSHPQMB[PFMDSFDJNJFOUPFDPOÓNJDP 0
La función de producción, el ahorro y el crecimiento
11.5. LOS RECURSOS COMUNES ........................................................................ 229 de la producción 
11.6. LA INFORMACIÓN IMPERFECTA ................................................................. 231 &MFOUPSOPNBDSPFDPOÓNJDPZTVJODJEFODJBTPCSF
La información asimétrica 23 los agentes económicos privados 2
&MSJFTHPNPSBM  -BTDSJTJTàOBODJFSBTZMBQÊSEJEBEFDPOàBO[B 2
&MNFSDBEPEFTFHVSPTZFMSJFTHPNPSBM 232 13.2. LOS OBJETIVOS DE LA MACROECONOMÍA ................................................... 263
La selección adversa 232 &MDSFDJNJFOUPEFMBQSPEVDDJÓO 
&MNFSDBEPEFjDBDIBSSPTv 233 &MFNQMFP 
&MNFSDBEPEFjDBDIBSSPTv MPTQSFDJPTZMBDBMJEBE 233 -BFTUBCJMJEBEEFMPTQSFDJPT 
&MNFSDBEPEFTFHVSPTZMBTFMFDDJÓOBEWFSTB 23 0USPTPCKFUJWPTEFMBQPMÎUJDBNBDSPFDPOÓNJDB 
&MEÊàDJUQÙCMJDP 
CAPÍTULO 12 - ESTADO Y ECONOMÍA: IMPUESTOS, REGULACIÓN &MEFTFRVJMJCSJPFYUFSJPS 
Y DESIGUALDAD ..................................................... 239 13.3. LOS INSTRUMENTOS DE LA POLÍTICA MACROECONÓMICA ............................. 266
12.1. LAS FUNCIONES DEL ESTADO ................................................................... 240 La política monetaria 
-BQPMÎUJDBàTDBM 
12.2. EL ESTADO Y LA ACTIVIDAD ECONÓMICA: LOS IMPUESTOS 0USBTQPMÎUJDBTNBDSPFDPOÓNJDBT 
Y SU INCIDENCIA .................................................................................... 240
Los impuestos 0 13.4. EL FUNCIONAMIENTO DE LA ECONOMÍA: EL MODELO DE LA OFERTA
Los gastos 0 Y DEMANDA AGREGADAS ......................................................................... 267
La regulación  3FTVMUBEPTNBDSPFDPOÓNJDPTZGBDUPSFTEFUFSNJOBOUFT 
La incidencia de un impuesto  &MNPEFMPEFPGFSUBZEFNBOEBBHSFHBEBT 8
La demanda agregada 8
12.3. LOS IMPUESTOS Y LA EFICIENCIA ............................................................. 243 La curva de demanda agregada 9
-PTFGFDUPTEFVOJNQVFTUPTPCSFMBFàDJFODJBFDPOÓNJDB 
La oferta agregada 9
12.4. LOS IMPUESTOS Y LA EQUIDAD ................................................................ 245 Los costes y el nivel general de precios 9
&MQSBHNBUJTNPEFMBTTPMVDJPOFTUSJCVUBSJBT  La curva de oferta agregada 0
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA XV

&MFRVJMJCSJPNBDSPFDPOÓNJDP  -BGVODJÓOEFDPOTVNP ........................................................... 304
13.5 PERTURBACIONES DE LA DEMANDA AGREGADA -BGVODJÓOEFBIPSSP .............................................................. 305
Y DE LA OFERTA AGREGADA ...................................................................... 271 15.2. LOS CAMBIOS EN LA RENTA Y SU IMPACTO SOBRE EL CONSUMO
1FSUVSCBDJPOFTEFMBEFNBOEBBHSFHBEB  Y EL AHORRO ......................................................................................... 306
1FSUVSCBDJPOFTEFMBPGFSUBBHSFHBEB 2 La propensión marginal a consumir 30
13.6. EVOLUCIÓN RECIENTE DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA La propensión media a consumir 30
La propensión marginal y la propensión media a ahorrar 30
Y LAS CURVAS DE OFERTA Y DEMANDA AGREGADAS ................................... 273
La expansión de la postguerra 3 15.3. EL CONSUMO AGREGADO.......................................................................... 308
-BDSJTJTFDPOÓNJDBEFMPTBÒPTTFUFOUBVODBNCJP Determinantes del consumo 309
en la oferta con consecuencias negativas 3 La renta permanente 309
-BTOVFWBTUFDOPMPHÎBTVODBNCJPFOMBPGFSUB
15.4. LA DEMANDA DE INVERSIÓN ..................................................................... 311
con consecuencias positivas 
La curva de demanda de inversión 2
6OQMBOUFBNJFOUPBMBSHPQMB[PFMDSFDJNJFOUP
como primer protagonista  %FTQMB[BNJFOUPTEFMBDVSWBEFEFNBOEBEFJOWFSTJÓO 2
15.5. EL MODELO KEYNESIANO DEL MULTIPLICADOR .......................................... 314
CAPÍTULO 14 - EL PIB Y LOS PRECIOS............................................ 277 &MFRVJMJCSJPFOFMNPEFMPCÃTJDPEFMNVMUJQMJDBEPS
una economía cerrada y sin sector público 
14.1. EL PRODUCTO INTERIOR BRUTO (PIB) ........................................................ 278
&M1*#ZFMCJFOFTUBSFDPOÓNJDP 9 15.6. EL MULTIPLICADOR ................................................................................. 318
$PNQBSBDJPOFTJOUFSOBDJPOBMFTFOCBTFBM1*# 280 La dinámica del multiplicador 8
Determinación algebraica del multiplicador 8
14.2. EL PIB POR EL MÉTODO DEL GASTO .......................................................... 281
&MNVMUJQMJDBEPSBOÃMJTJTHSÃàDP 9
&MDPOTVNPQSJWBEP $
.......................................................... 281
*OWFSTJÓOQSJWBEB *
............................................................... 281 15.7. LA PARADOJA DE LA FRUGALIDAD O PARADOJA DEL AHORRO ..................... 320
La inversión privada y el stock de capital 282
(BTUPQÙCMJDP (
................................................................... 283 CAPÍTULO 16 - LA POLÍTICA FISCAL Y EL MODELO
&YQPSUBDJPOFTOFUBT 9/
....................................................... 283 DEL MULTIPLICADOR AMPLIADO............................... 323
&M1*#QPSFMNÊUPEPEFMHBTUP 283
16.1. LA POLÍTICA FISCAL EN EL CONTEXTO DEL MODELO KEYNESIANO ................ 324
14.3. EL PIB SEGÚN EL ENFOQUE DE LOS INGRESOS O LOS COSTES ..................... 284 &MFGFDUPEFMHBTUPQÙCMJDP ( 
TPCSFMBSFOUBEFFRVJMJCSJP 32
&RVJWBMFODJBEFMPTEPTFOGPRVFT 28 &MNVMUJQMJDBEPSEFMHBTUPQÙCMJDP 32
&M1*#BQBSUJSEFMBDPOUBCJMJEBEEFMBTFNQSFTBT 28
16.2 . EL IMPACTO DE LOS IMPUESTOS.............................................................. 326
14.4. EL PIB A PRECIOS DE MERCADO Y EL PIB AL COSTE Los impuestos proporcionales y la renta de equilibrio 32
DE LOS FACTORES .................................................................................. 286
16.3. LA POLÍTICA FISCAL DISCRECIONAL Y LOS ESTABILIZADORES
14.5. PIB REAL Y PIB NOMINAL: ÍNDICES DE PRECIOS E INFLACIÓN ...................... 287 AUTOMÁTICOS ........................................................................................ 328
.BHOJUVEFTOPNJOBMFTZSFBMFT 28 -PTFTUBCJMJ[BEPSFTBVUPNÃUJDPT 328
&M±OEJDFEF1SFDJPTEF$POTVNP *1$ 
288
&M*1$ZMBJOáBDJÓO 289 16.4. LA POLÍTICA FISCAL Y EL PRESUPUESTO PÚBLICO ..................................... 330
&MTFTHPEFM*1$ 289 &MQSFTVQVFTUPDPNPJOTUSVNFOUPEFQPMÎUJDBFDPOÓNJDB 33
-BJOáBDJÓONFEJEBQPSFMEFáBDUPSEFM1*# 289 -BTáVDUVBDJPOFTDÎDMJDBTZFMQSFTVQVFTUPQÙCMJDP 332
&MFGFDUPjEFTQMB[BNJFOUPvPFYQVMTJÓO 332
14.6. DEL PIB A LA RENTA DISPONIBLE ............................................................. 290
&M1SPEVDUP/BDJPOBM#SVUPZFM1SPEVDUP/BDJPOBM/FUP 29 16.5. EL DÉFICIT PÚBLICO Y SU FINANCIACIÓN ................................................... 333
-B3FOUB/BDJPOBM 292 %JTUJOUBTGPSNBTEFàOBODJBSFMEÊàDJU 333
La renta personal y la renta disponible 292 -PTEÊàDJUQÙCMJDPTZMBEFVEBQÙCMJDB 333
%ÊàDJUQÙCMJDP EFVEBQÙCMJDBZUJQPTEFJOUFSÊT
14.7. DE LAS IDENTIDADES DE LA CONTABILIDAD NACIONAL MBTPTUFOJCJMJEBEEFMBTàOBO[BTQÙCMJDBT 33
A LAS CONDICIONES DE EQUILIBRIO .......................................................... 293 16.6. EL MODELO DEL MULTIPLICADOR EN UNA ECONOMÍA CON SECTOR
-BJEFOUJEBEBIPSSPJOWFSTJÓO 293
PÚBLICO Y SECTOR EXTERNO ................................................................... 335
La inversión medida es exactamente igual al ahorro
NFEJEPI z S 293 &MNPEFMPEFMNVMUJQMJDBEPSFMSFBMJTNPZMBWBMJEF[
de sus supuestos 33
La ecuación de equilibrio de la economía 29
Correspondencia del modelo del multiplicador
&OUSBEBTZTBMJEBT 29
con el modelo de oferta y demanda agregadas 33
&MáVKPDJSDVMBSZMBFDVBDJÓOEFFRVJMJCSJPEFMBFDPOPNÎB 29
APÉNDICE 16.A - EL MODELO DEL MULTIPLICADOR AMPLIADO ............................... 337
APÉNDICE 14.A - EL CÁLCULO DEL IPC ................................................................ 296

IX. LA ECONOMÍA EN EL CORTO PLAZO ....................................301 X. EL DINERO Y POLÍTICA MONETARIA .......................................... 341
CAPÍTULO 15 - EL MODELO DEL MULTIPLICADOR ............................. 303 CAPÍTULO 17 - FUNCIONES DEL DINERO .......................................... 343
15.1. EL MODELO KEYNESIANO: EL CONSUMO Y EL AHORRO 17.1. EL DINERO: ORIGEN Y TIPOS DE DINERO .................................................... 344
DE UNA FAMILIA REPRESENTATIVA ........................................................... 304 &MQBQFMEFMEJOFSPBMPMBSHPEFMBIJTUPSJB 
XVI ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA

&MEJOFSPNFSDBODÎB  -BCBTFNPOFUBSJBGBDUPSFTBVUÓOPNPTZDPOUSPMBCMFT 0
&MEJOFSPàEVDJBSJP  Las operaciones de mercado abierto 0
-PTPSGFCSFTFMEJOFSPNFUÃMJDPZFMEJOFSPQBQFM  &MNVMUJQMJDBEPSEFMEJOFSPCBODBSJP 0
&MEJOFSPQBQFMjOPNJOBMNFOUFvDPOWFSUJCMFFOPSP  La relación entre la base monetaria y la oferta monetaria
&MEJOFSPFOFMTJTUFNBàOBODJFSPBDUVBM  y el proceso de expansión múltiple del crédito 3
&MEJOFSPFOMBTFDPOPNÎBTNPEFSOBTMBDBOUJEBEEFEJOFSP  18.3. EL EQUILIBRIO DEL MERCADO MONETARIO
17.2. OFERTA MONETARIA: LOS AGREGADOS MONETARIOS ................................... 347 Y LA POLÍTICA MONETARIA ...................................................................... 374
Agregados monetarios  y2VÊPDVSSFDVBOEPFMUJQPEFJOUFSÊTOPFTFMEFFRVJMJCSJP  
Componentes de los agregados monetarios  Alteraciones en la renta real y el mercado monetario 
17.3. LA DEMANDA DE DINERO.......................................................................... 348 -BQPMÎUJDBNPOFUBSJBJOTUSVNFOUPTZFGFDUPT 
Las funciones del dinero 8 &MNFDBOJTNPEFUSBOTNJTJÓO MBUSBNQBEFMBMJRVJEF[
y la política monetaria en una economía abierta 
Los costes de la tenencia de dinero 9
-BQPMÎUJDBNPOFUBSJBZMBUSBNQBEFMBMJRVJEF[ 
Los motivos por los que se demanda dinero 9
Demanda para transacciones 9 18.4. LA TEORÍA CUANTITATIVA Y LA POLÍTICA MONETARIA ................................. 378
Demanda como activo 0 Los monetaristas, la ecuación cuantitativa y la política
La demanda total de dinero  monetarias 9

17.4 LOS BANCOS Y LA CREACIÓN DE DINERO .................................................... 352 18.5. EL EQUILIBRIO CONJUNTO EN LOS MERCADOS DE DINERO
&MPSJHFOEFMOFHPDJPCBODBSJP 3 Y DE BIENES: LA CURVA DE DEMANDA AGREGADA ...................................... 380
&MGVODJPOBNJFOUPEFMPTCBODPT 3 .PWJNJFOUPTBMPMBSHPEFMBDVSWBEFDAZEFTQMB[BNJFOUPT
Las normas de comportamiento de los bancos  de la curva de DA...................................................................... 38
Los bancos y la creación de dinero bancario  APÉNDICE 18.A - EL DISEÑO DE LA POLÍTICA MONETARIA: EL CASO DEL BANCO
La puesta en marcha de la cadena de expansión  CENTRAL EUROPEO ............................................................................................ 381
-BQPTJDJÓOEFFRVJMJCSJPàOBMEFMTJTUFNBCBODBSJP  &M#BODP$FOUSBM&VSPQFP #$& 
ZMBQPMÎUJDBNPOFUBSJBÙOJDB 383
&MNVMUJQMJDBEPSEFMEJOFSPCBODBSJP  La política monetaria única 38
-BDSFBDJÓOEFMEJOFSPCBODBSJPBHFOUFTJOUFSWJOJFOUFT La estrategia de la política monetaria única 38
ZTVQVFTUPTTJNQMJàDBEPSFT  Los instrumentos de la política monetaria única 38
APÉNDICE 17.A - EL SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL ............................................ 358
" *OUFSNFEJBSJPTàOBODJFSPTCBODBSJPT ........................... 358
XI. LA ECONOMÍA ABIERTA Y LAS FINANZAS
&M#BODPEF&TQBÒB 8
#BODBQSJWBEB 9 INTERNACIONALES ................................................................389
Las cajas de ahorro 9
Las cooperativas de crédito y cajas rurales 0 CAPÍTULO 19 - LA ECONOMÍA ABIERTA: EL COMERCIO
" -PTJOUFSNFEJBSJPTàOBODJFSPTOPCBODBSJPT ................. 360 INTERNACIONAL ............................................................................ 391
&M*OTUJUVUPEF$SÊEJUP0àDJBM *$0 
0
-BTDPNQBÒÎBTBTFHVSBEPSBT 0 19.1. EL COMERCIO INTERNACIONAL.................................................................. 392
Los fondos de pensiones o mutualidades 0 &MDPNFSDJPJOUFSOBDJPOBMZMBWFOUBKBBCTPMVUB 392
Las sociedades y los fondos de inversión mobiliaria 0 &MQSJODJQJPEFMBWFOUBKBDPNQBSBUJWB 393
4PDJFEBEFTEFDSÊEJUPIJQPUFDBSJP 0 "OÃMJTJTHSÃàDPEFMQSJODJQJPEFMBWFOUBKBDPNQBSBUJWB 39
Las entidades de leasing ............................................................ 0 Las ganancias del comercio internacional 39
Las entidades de factoring ......................................................... 0 y-JCSFDPNFSDJPPQSPUFDDJPOJTNP  39
Las sociedades mediadoras en el mercado de dinero 0 19.2. LA POLÍTICA COMERCIAL: EL PROTECCIONISMO .......................................... 397
Las sociedades de garantía recíproca 0 Las principales medidas proteccionistas 398
" &MNFSDBEPEFWBMPSFTMB#PMTB ................................... 361 Los costes sociales de los aranceles 398
-B#PMTBFTQBÒPMB 2 Los contingentes o cuotas a la importación 399
Las subvenciones a la exportación 0
CAPÍTULO 18 - LA POLÍTICA MONETARIA Y LOS PRECIOS .................. 365 &Mdumping ................................................................................ 0
18.1. DEL BANCO DE ESPAÑA AL BANCO CENTRAL EUROPEO (BCE) ..................... 366 Las barreras no arancelarias y otros obstáculos al libre
comercio 
'VODJPOFTEFM#BODPEF&TQBÒB 
&M4JTUFNBFVSPQFPEFCBODPTDFOUSBMFT 4&#$ 
 19.3. LA BALANZA DE PAGOS ........................................................................... 401
&M&VSPTJTUFNB  &TUSVDUVSBEFMBCBMBO[BEFQBHPT 
&M#BODP$FOUSBM&VSPQFP #$& 
ZMPT#BODPT -BCBMBO[BDPNFSDJBMPEFNFSDBODÎBT 
Centrales Nacionales  La cuenta de servicios 2
&TUSVDUVSBEFMCBMBODFEFMCBODPDFOUSBM .................................. 367 La cuenta de rentas 3
&MBDUJWP  La cuenta de transferencias corrientes 
&MQBTJWPZQBUSJNPOJPOFUP  &MTBMEPEFMBDVFOUBDPSSJFOUF 
18.2. LA BASE MONETARIA, LA OFERTA MONETARIA 19.4. EL SALDO DE LA BALANZA DE PAGOS: EQUILIBRIO Y DESEQUILIBRIO ................ 407
Y EL MULTIPLICADOR DEL DINERO ............................................................ 369 &MTBMEPEFMBDVFOUBDPSSJFOUFZMBTQBSUJEBTàOBODJBEPSBT 0
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA XVII

-BCBMBO[BEFQBHPTDPNPGVFOUFEFQSPCMFNBT 2 20.4. LA TEORÍA DE LA PARIDAD DEL PODER ADQUISITIVO (PPA) ......................... 439
APÉNDICE 19.A - LAS RELACIONES ECONÓMICO-COMERCIALES 20.5. LOS EFECTOS DE LAS POLÍTICAS DE DEMANDA
ENTRE PAÍSES: LA UNIÓN EUROPEA ..................................................................... 414 EN UNA ECONOMÍA ABIERTA ..................................................................... 439
" .FEJEBTHMPCBMJ[BEPSBT .............................................. 414 La política monetaria en una economía abierta 0
&M("55 
APÉNDICE 20.A - LOS TIPOS DE CAMBIO EN LA UNIÓN EUROPEA: LA UNIÓN
-B0SHBOJ[BDJÓO.VOEJBMEFM$PNFSDJP 
#MPRVFTSFHJPOBMFT 
ECONÓMICA Y MONETARIA .................................................................................. 440
" $BSBDUFSÎTUJDBTCÃTJDBTZWFOUBKBTEFMB6&. .............. 441
¦SFBTEFMJCSFDPNFSDJP 
" -PTDPTUFTEFMB6OJÓO.POFUBSJB ............................... 441
Uniones aduaneras 
.FSDBEPTDPNVOFT 
19.A.2 -B6OJÓO&VSPQFB 6&
.............................................. 416 XII. LA ECONOMÍA EN EL MEDIO PLAZO ...................................445
-PTPSÎHFOFTEFMBBDUVBM6OJÓO&VSPQFB 
1SJODJQBMFTJOTUJUVDJPOFT  CAPÍTULO 21 - OFERTA AGREGADA, DESEMPLEO Y PRECIOS ............. 447
-BàOBODJBDJÓO 
1SJODJQBMFTQPMÎUJDBTEFMB6&  21.1. EL MERCADO DE TRABAJO ....................................................................... 448
'POEPTFTUSVDUVSBMFT  La demanda de trabajo 8
La oferta de trabajo 9
CAPÍTULO 20 - EL MERCADO DE DIVISAS ........................................ 421 &MFRVJMJCSJPEFMNFSDBEPEFUSBCBKP ........................................ 449
&OGPRVFDMÃTJDP 9
20.1. EL COMERCIO INTERNACIONAL Y EL TIPO DE CAMBIO .................................. 422 &OGPRVFLFZOFTJBOP 
La depreciación y la apreciación del tipo de cambio 2
&MUJQPEFDBNCJPSFBM 3
21.2. LA FUNCIÓN DE OFERTA AGREGADA .......................................................... 452
-PTjEFTBOJNBEPTvZMPTjTVCFNQMFBEPTv 2
Las alteraciones del tipo de cambio y su incidencia
en los precios  La función de oferta agregada clásica 3
-BGVODJÓOEFPGFSUBBHSFHBEBLFZOFTJBOB 3
20.2. EL MERCADO DE DIVISAS ......................................................................... 424
-BEFNBOEBEFFVSPT .............................................................. 424 21.3. INFLACIÓN Y PARO: LA CURVA DE PHILLIPS A CORTO PLAZO ....................... 454
Las variables que inciden en la demanda de euros  -BDVSWBEF1IJMMJQTPSJHJOBM 
La curva de demanda de euros  &MDSFDJNJFOUPEFMPTTBMBSJPTOPNJOBMFTZMBJOáBDJÓO 
La función de demanda de euros  -BDVSWBEF1IJMMJQTZMBQPMÎUJDBFDPOÓNJDBJOáBDJÓO
o paro 
-PTEFTQMB[BNJFOUPTEFMBDVSWBEFEFNBOEBEFFVSPT 
-BPGFSUBEFFVSPT .................................................................. 427 21.4. LA CURVA DE PHILLIPS A LARGO PLAZO:
.PUJWBDJPOFTQBSBPGFSUBSFVSPT  LA TASA DE PARO NATURAL ..................................................................... 457
Las variables que inciden en la oferta de euros 8 -PTEFTQMB[BNJFOUPTEFMBDVSWBEF1IJMMJQTZMBJOáBDJÓO
La curva de oferta de euros 8 con estancamiento 
-PTEFTQMB[BNJFOUPTEFMBDVSWBEFPGFSUBEFFVSPT 9 -BDVSWBEF1IJMMJQTBMBSHPQMB[P 8
La función de oferta de euros 9 -BIJQÓUFTJTEFMBTFYQFDUBUJWBTSBDJPOBMFTZMBDVSWBEF1IJMMJQT 8
-BEFUFSNJOBDJÓOEFMUJQPEFDBNCJPEFFRVJMJCSJP .................... 429 21.5. EL DESEMPLEO: EFECTOS Y POLÍTICAS PARA COMBATIRLO ......................... 459
&MBKVTUFEFMUJQPEFDBNCJPBOUFBMUFSBDJPOFT Las políticas contra el desempleo 9
de la demanda y la oferta de euros 9
Las políticas de oferta 0
20.3. LOS DISTINTOS SISTEMAS DE FIJACIÓN DEL TIPO DE CAMBIO ...................... 430
5JQPTEFDBNCJPáFYJCMFT ........................................................ 430 CAPÍTULO 22 - LAS POLÍTICAS MACROECONÓMICAS ......................... 467
-PTUJQPTEFDBNCJPáFYJCMFTZMBQPMÎUJDBNPOFUBSJB 
22.1. LA OFERTA Y LA DEMANDA AGREGADAS EN LOS MODELOS CLÁSICO,
-PTUJQPTEFDBNCJPáFYJCMFTZMBCBMBO[BEFQBHPT 
-JNJUBDJPOFTEFMTJTUFNBEFUJQPTEFDBNCJPáFYJCMFT 
KEYNESIANO Y DE LA SÍNTESIS ................................................................ 468
&MNPEFMPNBDSPFDPOÓNJDPDMÃTJDP 8
-BáPUBDJÓOTVDJBMBJOUFSWFODJÓOFOMPTNFSDBEPT
de divisas  &MNPEFMPLFZOFTJBOP 8
5JQPTEFDBNCJPàKPT .............................................................. 434 &MNPEFMPEFMBTÎOUFTJT 0
*OUFSWFODJÓOEFMCBODPDFOUSBMDPNQSBOEPFVSPT 22.2. LAS POLÍTICAS MACROECONÓMICAS EN EL MODELO CLÁSICO ...................... 471
para evitar la depreciación  1PMÎUJDBTEFEFNBOEB .............................................................. 472
*OUFSWFODJÓOEFMCBODPDFOUSBMWFOEJFOEPFVSPT &GFDUPTEFVOBFYQBOTJÓONPOFUBSJB 2
para evitar la apreciación  &GFDUPTEFVOBFYQBOTJÓOàTDBMFOFMNFSDBEPDMÃTJDP 2
-PTUJQPTEFDBNCJPàKPTZMPTFTQFDVMBEPSFT  1PMÎUJDBTEFPGFSUBFOFMNPEFMPDMÃTJDP .................................... 473
-PTUJQPTEFDBNCJPTàKPTZMBQPMÎUJDBNPOFUBSJB  &GFDUPTEFVOBJOOPWBDJÓOUFDOPMÓHJDBPEFVOJODSFNFOUP
La devaluación y la revaluación del tipo de cambio  en el stock de capital 3
&GFDUPTEFVOBEFWBMVBDJÓO 
22.3. DESARROLLOS RECIENTES DENTRO DE LA ESCUELA CLÁSICA ...................... 474
&GFDUPTEFVOBSFWBMVBDJÓO 
-BFTDVFMBDMÃTJDBNPOFUBSJTUB ................................................ 474
-PTUJQPTEFDBNCJPàKPTFOVOBQFSTQFDUJWBIJTUÓSJDB
el patrón oro  La nueva macroeconomía clásica 
*ODPOWFOJFOUFTEFMQBUSÓOPSP  Las expectativas racionales 
5JQPTEFDBNCJPTFNJàKPTPNJYUPT ......................................... 438 22.4. EL MODELO KEYNESIANO Y LAS POLÍTICAS MACROECONÓMICAS .................. 477
XVIII ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA

1PMÎUJDBTFOFMNPEFMPLFZOFTJBOPFTUSJDUP................................ 478 &MDSFDJNJFOUPFDPOÓNJDPNFEJDJÓOZDBSBDUFSÎTUJDBT............... 516
&GFDUPTEFVOBFYQBOTJÓONPOFUBSJB 8 &MDSFDJNJFOUPFDPOÓNJDPZTVNFEJDJÓO .................................. 516
&GFDUPTEFVOBFYQBOTJÓOàTDBM 8 La medición del crecimiento económico 
1PMÎUJDBTEFPGFSUB 9 -BUBTBEFDSFDJNJFOUPEFM1*#FOUÊSNJOPTSFBMFT 
22.5. LA NUEVA ESCUELA KEYNESIANA ............................................................. 479 &M1*#SFBMQPSIBCJUBOUF 

22.6. EL MODELO DE LA SÍNTESIS Y LA POLÍTICA ECONÓMICA ............................. 482 24.2. PRODUCTIVIDAD Y CRECIMIENTO ECONÓMICO:
1PMÎUJDBTFDPOÓNJDBTFOFMNPEFMPEFMBTÎOUFTJT ....................... 482 LAS FUENTES DEL CRECIMIENTO .............................................................. 517
&GFDUPTEFVOBFYQBOTJÓONPOFUBSJBFOFMDPSUPQMB[P 2 Las fuentes del crecimiento 8
&GFDUPTEFVOBFYQBOTJÓOàTDBMBDPSUPQMB[PZBMBSHPQMB[P  &MBVNFOUPEFMBEJTQPOJCJMJEBEZMBDBMJEBEEFMUSBCBKP ........... 518
&MBVNFOUPEFMBTEPUBDJPOFTEFDBQJUBMGÎTJDP .......................... 519
CAPÍTULO 23 - INFLACIÓN Y CICLOS .............................................. 487 -BNFKPSBEFMBUFDOPMPHÎB ...................................................... 520
-BTGVFOUFTEFMDSFDJNJFOUPFDPOÓNJDPFMFOGPRVF
23.1. LA INFLACIÓN EN EL MEDIO Y CORTO PLAZO.............................................. 488 de la contabilidad del crecimiento 0
-BJOáBDJÓOEFEFNBOEB 8
-BJOáBDJÓOEFDPTUFT 8 24.3. LAS TEORÍAS DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO EN PERSPECTIVA .................... 522
Crecimiento económico y convergencia 3
23.2. LA INFLACIÓN EN EL LARGO PLAZO: UNA PERSPECTIVA
-BDPOWFSHFODJBEFMBFDPOPNÎBFTQBÒPMBDPOMPTQBÎTFT
MONETARISTA ........................................................................................ 490 DFOUSBMFTEFMB6& 
&YQMJDBDJÓONPOFUBSJTUBEFMBJOáBDJÓO 0
&MTPQPSUFUFÓSJDPEFMPTNPOFUBSJTUBT  24.4. EL DESARROLLO ECONÓMICO ................................................................... 525
-BQPMÎUJDBFDPOÓNJDBZMBJOáBDJÓO 2 -PTJOEJDBEPSFTEFMHSBEPEFEFTBSSPMMP ................................... 525
&MFNFOUPTDPOEJDJPOBOUFTEFMTVCEFTBSSPMMP ............................. 526
23.2. LOS EFECTOS DE LA INFLACIÓN................................................................ 493
-BJOáBDJÓOFTQFSBEB .............................................................. 493
APÉNDICE 24.A - TEORÍAS EXPLICATIVAS DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO ................ 529
" &MNPEFMPEF"4NJUIZ5.BMUIVTMBFTDBTF[
&MOJWFMEFQSFDJPTZFMDPOTVNPFMFGFDUPSJRVF[B 
EFMBUJFSSBDPNPGBDUPSEFUFSNJOBOUF ...................................... 529
-BJOáBDJÓOFTQFSBEBZMPTJNQVFTUPT 
" &MDSFDJNJFOUPZMBBDVNVMBDJÓOEFDBQJUBM
-BJOáBDJÓOFTQFSBEBZMPTUJQPTEFJOUFSÊT 
FMNPEFMPOFPDMÃTJDPDPOUFDOPMPHÎBDPOTUBOUF ......................... 529
&MOJWFMEFQSFDJPTZMBJOWFSTJÓOFMFGFDUPUJQPEFJOUFSÊT
-BBDVNVMBDJÓOEFDBQJUBMBMBSHPQMB[P 
de Keynes 
" &MNPEFMPOFPDMÃTJDPDPODBNCJPUFDOPMÓHJDP
-BJOáBDJÓOJNQSFWJTUB ........................................................... 495
FMNPEFMPEF4PMPX ................................................................. 531
&GFDUPTTPCSFMBEJTUSJCVDJÓOEFMBSFOUB 
&MSFTJEVPEF4PMPX 
&GFDUPTTPCSFMBBDUJWJEBEFDPOÓNJDB 
"OÃMJTJTHSÃàDPEFMDBNCJPUFDOPMÓHJDP 
La incertidumbre 
" -BTGVFOUFTEFMQSPHSFTPUFDOPMÓHJDPFMDSFDJNJFOUP
-PTBHFOUFTFDPOÓNJDPTZMBMVDIBDPOUSBMBJOáBDJÓO .............. 496
FOEÓHFOP ................................................................................ 532
La indiciación o indexación 
23.3. LAS POLÍTICAS ANTIINFLACIONISTAS,LA DESINFLACIÓN
Y LA DEFLACIÓN ..................................................................................... 497
XIV. LA ECONOMÍA MUNDIAL Y LAS CRISIS FINANCIERAS ..........535
-BEFáBDJÓO 8
CAPÍTULO 25 - LA CRISIS FINANCIERA DE 2007-2009:
23.5. EL CICLO ECONÓMICO .............................................................................. 500
Los ciclos económicos y sus fases 0
EL FUNCIONAMIENTO DE LAS FINANZAS
-PTDJDMPTZFMOJWFMEFPDVQBDJÓOFMEFTFNQMFPDÎDMJDP 2 INTERNACIONALES.................................................. 537
23.6. ALGUNAS TEORÍAS EXPLICATIVAS DEL CICLO............................................. 503 25.1. UNA CRISIS FINANCIERA NO ES UN FENÓMENO NUEVO................................. 538
.PEFMPTLFZOFTJBOPTDJDMPTJOEVDJEPTQPSMBEFNBOEB 3 "OUFDFEFOUFTEFMBDSJTJTàOBODJFSBJOUFSOBDJPOBM
La síntesis neoclásica y el ciclo económico  EF 8
%FMBFYQMJDBDJÓONPOFUBSJTUBBMB3FWPMVDJÓO 5PEPVOSPTBSJPEFDSJTJTàOBODJFSBT 0
EFMBT&YQFDUBUJWBT3BDJPOBMFT 3&3 
 $SJTJTàOBODJFSBTFJONPCJMJBSJBT 2
$JDMPTFDPOÓNJDPTSFBMFT $&3 
MBDMBWFTPOMPTshock
de oferta  25.2 CRISIS BANCARIAS Y POLÍTICA MONETARIA: CRISIS
$SFDJNJFOUPZDJDMPTMBJNQPSUBODJBEFMPTGBDUPSFT DE ENDEUDAMIENTO ................................................................................. 543
endógenos 8 25.3. LA CRISIS FINANCIERA INTERNACIONAL DE 2007-2009 ............................. 545
23.7. LAS POLÍTICAS DE ESTABILIZACIÓN Y EL CICLO DE ORIGEN POLÍTICO .......... 508 Una burbuja crediticia a nivel mundial 
-BTQPMÎUJDBTEFFTUBCJMJ[BDJÓO 9 0SJHFOJONFEJBUPEFMBDSJTJTMBTIJQPUFDBTTVCQSJNF 
La política monetaria y las burbujas 0 3BTHPTTJOHVMBSFTEFMBDSJTJTàOBODJFSB
JOUFSOBDJPOBMEF 8

XIII. LA ECONOMÍA EN EL LARGO PLAZO ..................................513 25.4. LA SUPERACIÓN DE LA CRISIS.................................................................. 550
0CTUÃDVMPTBTVQFSBS 0
CAPÍTULO 24 - CRECIMIENTO ECONÓMICO Y DESARROLLO ................ 515 .FEJEBTQBSBTVQFSBSMBDSJTJTàOBODJFSBJOUFSOBDJPOBM 

23.1. EL CRECIMIENTO EN EL CORTO Y EN EL LARGO PLAZO ................................ 516 ÍNDICE ANALÍTICO ......................................................................... 557
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA XIX

PREFACIO
&MDPOUFOJEPEFVOMJCSPEFJOUSPEVDDJÓOBMB&DPOPNÎB do de acercar los conceptos y temas abordados a lo largo
debe abordar una serie de temas sobre los que existe un del libro a los problemas que se nos presentan en el día a
amplio consenso, por lo que no suelen ser apreciables las EÎB  Z FTUB RVJ[ÃT TFB MB NBZPS OPWFEBE RVF QSFTFOUB FM
EJGFSFODJBTFOUSFVOPTUFYUPTZPUSPT-BPCSBRVFBRVÎTF MJCSPFMFTGVFS[PBMPMBSHPEFUPEPTTVTDBQÎUVMPTQPSBDFS
QSFTFOUB  EFTQVÊT EF NÃT EF WFJOUF BÒPT FO FM NFSDBEP DBS FM DPOUFOJEP UFÓSJDP B MB WJEB SFBM 1BSB TVQFSBS DPO
FTQBÒPMZMBUJOPBNFSJDBOPZHSBDJBTBMBTTVHFSFODJBTEF éxito este reto, el autor se ha apoyado en su experiencia
QSPGFTPSFT Z BMVNOPT  IB JEP QFSàMBOEP TV DPOUFOJEP Z como administrador de un blog en un periódico digital,
EJSJHJÊOEPTFBMPRVFEFCFSTFSVOUFYUPNPEFSOPEF&DP con un artículo semanal, desde septiembre hasta diciem
OPNÎB CSFEF
&TUBTFYUBFEJDJÓOQSFTFOUB TJOFNCBSHP OPUBCMFTEJGF La forma en que se ha aproximado el contenido del
rencias de enfoque, y en parte de contenido, respecto a an libro a la economía real se puede concretar en los cuatro
UFSJPSFTFEJDJPOFTZBPUSPTMJCSPTEFUFYUP&MMPTFFYQMJDB QVOUPTTJHVJFOUFT
QPSRVFTFFNQF[ÓBFTDSJCJSBQFOBTVOPTNFTFTEFTQVÊTEF m 4F IBO BÒBEJEP EPT DBQÎUVMPT OVFWPT FTQFDÎàDBNFOUF
que estallara la crisis de las hipotecas subprime FO &TUB EFEJDBEPTBQSFTFOUBSMPTEPTSBTHPTRVFEFàOFOIPZ
EPT6OJEPT$POGPSNFIBOJEPQBTBOEPMPTNFTFT MPRVF B MB FDPOPNÎB 4F USBUB EF VOB FDPOPNÎB HMPCBM DPO
FNQF[ÓTJFOEPVOBDSJTJTàOBODJFSBNÃTTFIBDPOWFSUJEP QSPCMFNBT FTQFDÎàDPT EF MBT FDPOPNÎBT OBDJPOBMFT  Z
FOMPRVFBMHVOPTEFOPNJOBOMB(SBO3FDFTJÓO SFNFNP BTVFTUVEJPTFEFEJDBFMDBQÎUVMPQSJNFSPEFMMJCSP&T
SBOEP MB (SBO %FQSFTJÓO EF  5BOUP FT BTÎ RVF MPT además una economía en fase de superar una aguda
acontecimientos que han tenido lugar a lo largo de los dos SFDFTJÓO  RVF NPEJàDBSÃ BTQFDUPT TVTUBODJBMFT EF MB
ÙMUJNPT BÒPT QPOFO FO FWJEFODJB RVF TF IB BTJTUJEP Z TF QSPQJBFDPOPNÎBZFMTJTUFNBàOBODJFSPJOUFSOBDJPOBM
está asistiendo a uno de esos hechos que contribuyen a "MFTUVEJPEFMBDSJTJTàOBODJFSBJOUFSOBDJPOBMTFEFEJDB
DBNCJBS MB TPDJFEBE "TÎ  TJ MB (SBO %FQSFTJÓO EF  FMÙMUJNPDBQÎUVMPEFMMJCSP
USBKPDPOTJHPFMOBDJNJFOUPEFMB.BDSPFDPOPNÎB MBDSJTJT
– Dada la importancia actual del debate entre la econo
àOBODJFSBJOUFSOBDJPOBMEFIBWFOJEPBDBNCJBS
NÎBDMÃTJDB EFDPSUFMJCFSBM ZMBFDPOPNÎBLFZOFTJBOB 
algunos valores asumidos por el paradigma económico
de corte más intervencionista, se ha dedicado un ca
DPNÙONFOUFBDFQUBEP UBOUPFOFMDBNQPEFMB.JDSPFDP
QÎUVMPBMFTUVEJPEFMBQPMÎUJDBàTDBM EFTHBKÃOEPMPEFM
OPNÎBDPNPFOFMEFMB.BDSPFDPOPNÎB-BSFMFWBODJBEF
RVFBCPSEBFMNPEFMPEFMNVMUJQMJDBEPS
los bienes públicos globales, la importancia para los mer
DBEPT EF MBT TJUVBDJPOFT EF B[BS NPSBM Z MB EFTBQBSJDJÓO m -B FTUSVDUVSB EF MPT DBQÎUVMPT TF IB NPEJàDBEP MFWF
de las virtudes propias de la competencia perfecta cuando NFOUFZBMPTFMFNFOUPTUÎQJDPT JOUSPEVDDJÓO FQÎHSB
algunos agentes cuentan con más información que el resto fes, ampliaciones, apéndices, resumen, cuestiones para
son algunos ejemplos de los fallos del mercado que la cri MBBVUPFWBMVBDJÓOZFKFSDJDJPT 
TFIBOBÒBEJEPUSFTFMF
TJTàOBODJFSBIBQVFTUPFOFTDFOBBMBWJTUBEFUPEPT1PSMP NFOUPTBEJDJPOBMFTVOPTQÃSSBGPTJOJDJBMFTEFDBSÃDUFS
RVFSFTQFDUBBMB.BDSPFDPOPNÎB MBJODJEFODJBEFMBDSJTJT incentivador, para acercar al lector a los problemas
FTBÙONBZPS%FTQVÊTEFMBSHBTEÊDBEBTEFDSFDJNJFOUP  SFBMFT EF MB FDPOPNÎB FTQBÒPMB SFMBDJPOBEPT EJSFDUB
GSFDVFOUFNFOUF BDPNQBÒBEP EF UFOTJPOFT JOáBDJPOJTUBT  mente con el contenido del capítulo; una relación de
la crisis ha venido a recordarnos la plena vigencia de con los objetivos didácticos básicos que pretende cubrir el
DFQUPTUBMFTDPNPEFTJOáBDJÓO EFáBDJÓO QBSBEPKBEFMB capítulo en cuestión; y una serie de notas sobre la eco
GSVHBMJEBE BVORVF BIPSB B OJWFM JOUFSOBDJPOBM 
USBNQB OPNÎBFTQBÒPMBRVFEFTBSSPMMBOBMHVOPTEFMPTUFNBT
EF MB MJRVJEF[ Z DSJTJT EF TPCSFFOEFVEBNJFOUP -B DSJTJT QSFTFOUBEPTFOMPTQÃSSBGPTJOUSPEVDUPSJPT
ha vuelto a poner de plena actualidad el debate entre la m &OUPEPTMPTUFNBT JOUFSDBMBEPTFOFMEJTDVSTPUFÓSJDP
FDPOPNÎBDMÃTJDBZMBLFZOFTJBOB TJCJFOBIPSBDPODPO expositivo, se hace referencia a la economía real, en un
OPUBDJPOFTQSPQJBTEFVOBFDPOPNÎBHMPCBM5PEPTFTUPT intento de mostrar al lector que no tiene sentido pen
BTQFDUPTTFSFDPHFODPODJFSUPEFUBMMFFOFMMJCSP TBSRVFMBjUFPSÎBvFTBMHPEJTUJOUBBMBjQSÃDUJDBv TJOP
Al haberse redactado esta última edición en paralelo al que ambas son partes de una misma realidad, la eco
desarrollo de los acontecimientos citados, se ha estimado OPNÎB"EJDJPOBMNFOUF TFJODMVZFVOBTFSJFEFàHVSBT
conveniente ajustar tanto la tabla de contenidos como el y cuadros con información relevante sobre la econo
enfoque dado a la presentación de los temas a las nuevas NÎBFTQBÒPMB QSFDJTBNFOUFQBSBFYQMJDJUBSMBSFMBDJÓO
DJSDVOTUBODJBT EF MB FDPOPNÎB 4JFOEP QSFDJTBNFOUF MB existente entre el mundo de la teoría económica y la
&DPOPNÎBFMDFOUSPEFHSBWFEBEEFFTUBDSJTJT TFIBUSBUB FDPOPNÎBSFBM
CAPÍTULO 1

UN ENFOQUE GLOBAL DE LA ECONOMÍA
Un libro de introducción a la economía debe ofrecer los situación. Así mismo, se presentan las herramientas y las
instrumentos teóricos y conceptuales suficientes para en- políticas que las autoridades pueden utilizar para superar
tender el entorno económico y su evolución. El marco los retos que la crisis plantea.
conceptual que se ofrezca debe explicar el funcionamiento En un contexto globalizado todos los países están es-
de la economía con las características que la definen. Estas trechamente relacionados. Esto explica que una crisis ini-
son: una economía globalizada, que viene de experimentar ciada en EE.UU. a raíz de las hipotecas de alto riesgo haya
un periodo largo de crecimiento en buena parte debido al expandido sus efectos devastadores por todo el mundo a
uso intensivo de nuevas tecnologías y a la apertura al co- una velocidad vertiginosa. La pérdida de la confianza,
mercio internacional, pero que desde mediados de 2007 se condición imprescindible para el correcto funcionamiento
ha visto afectada por una crisis financiera que solo tiene de los mercados financieros, ha bloqueado el crédito y lo
parangón con la Gran Depresión de 1929. Esta es la rea- que era una crisis inmobiliario-financiera se ha convertido
lidad que caracteriza a la economía mundial. Los conoci- en una recesión. Al estudio y análisis de estos temas, y a la
mientos e instrumentos contenidos en este texto son sufi- presentación del modelo teórico que permite enmarcarlos,
cientes para explicar las razones que nos han llevado a esta se dedica este libro.

OBJETIVOS DEL CAPÍTULO INTRODUCCIÓN
r &YQMJDBSMBGPSNBFORVFMBHMPCBMJ[BDJÓODPOEJDJPOBMPT La economía ofrece un conjunto de conceptos y teorías que
QSPCMFNBTBDUVBMFTEFMBFDPOPNÎB permiten entender los problemas económicos de nuestra so-
ciedad. En este sentido, este primer capítulo presenta el con-
r "OBMJ[BSFMJNQBDUPEFMBHMPCBMJ[BDJÓOTPCSFMBTFDPOP- tenido del libro, explicitando la forma en que la economía
NÎBTEPNÊTUJDBTZTPCSFMBTFNQSFTBT SFTBMUBOEPFMQB- puede ayudar a afrontar los problemas actuales. Dado que
QFMEFMBTNVMUJOBDJPOBMFT vivimos en un mundo globalizado y desde 2007 sometido a
r %FTUBDBS MPT FGFDUPT RVF MB HMPCBMJ[BDJÓO FTUÃ UFOJFOEP una fuerte crisis financiera internacional, el capítulo preten-
TPCSFMBEJTUSJCVDJÓOEFMBSFOUBZTPCSFMBQPCSF[BFOFM de ofrecer pautas que explican estos hechos.
NVOEP Todo manual de introducción a la economía debe, por
r "OBMJ[BSMBTDPOTFDVFODJBTEFMBHMPCBMJ[BDJÓOTPCSFMPT un lado, describir cómo las economías domésticas y las em-
EFOPNJOBEPTGBMMPTEFMNFSDBEP&ODPODSFUP OPTSFGFSJ- presas toman sus decisiones económicas y, por otro, analizar
SFNPTBUFNBTUBMFTDPNPMPTCJFOFTQÙCMJDPTHMPCBMFTZ los elementos fundamentales del funcionamiento general de
FMFGFDUPEJGVTJÓOEFMBUFDOPMPHÎB la economía. En este capítulo se esbozan las consecuencias
de adoptar un enfoque global para llevar a cabo el estudio
r 1SFTFOUBSMPTFGFDUPTEFMBHMPCBMJ[BDJÓOTPCSFMBTJUVB- de estos temas.
DJÓOFDPOÓNJDBHMPCBMZMBTQPMÎUJDBTNBDSPFDPOÓNJDBT La globalización está afectando y transformando mu-
RVFTFMMFWBOBDBCPFODBEBQBÎT chos aspectos de la sociedad, incidiendo en las condiciones
r %FTUBDBSMBGPSNBFORVFMPTEJTUJOUPTQBÎTFTTFJOUFHSBO de vida de un número creciente de individuos. En este capítu-
FOFMQSPDFTPHMPCBMJ[BEPSQVFTFMMPJODJEFFOMBNBZPSP lo se esbozan los principales tipos de problemas que la eco-
NFOPSJOUFOTJEBEDPORVFMBTEJGFSFOUFTFDPOPNÎBTTVGSFO nomía debe afrontar, que en todos los países son de natura-
MPTFGFDUPTEFMDJDMPEFMPTOFHPDJPT leza similar. Asimismo, se señala que si bien la globalización
puede ser una fuente de ventajas para los países integrados
r 1SFTFOUBSMBEJGVTJÓOEFMBDSJTJTàOBODJFSBJOUFSOBDJPOBM
en la economía mundial, la crisis financiera internacional ha
JOJDJBEBFODPNPVOFKFNQMPEFMHSBEPEFHMPCBMJ-
puesto de manifiesto que la globalización también puede ser
[BDJÓO BMDBO[BEP Z EFTUBDBS TVT SBTHPT EJGFSFODJBEPSFT
el vehículo para difundir las crisis económicas.
SFTQFDUPBPUSBTDSJTJT
XX ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA

Cómo utilizar este libro Consuelo Abellán Colodrón, 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF0WJFEP
.
Del análisis de la tabla de contenidos se desprende que la (FNNB"CJP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&NQSFTBSJB
estructura de este manual presenta dos bloques claramente MFT 6OJWFSTJEBEEF#BSDFMPOB 

EJGFSFODJBEPTVOPEFEJDBEPBMBNJDSPFDPOPNÎB $BQÎUV
MPTB 
ZPUSPBMBNBDSPFDPOPNÎB $BQÎUVMPTB 
*TBCFM "MNVEJ  'BDVMUBE EF $PNVOJDBDJÓO 6OJWFSTJEBE 4BO
además de los dos primeros capítulos que son de carácter +PSHF 

JOUSPEVDUPSJP1PSMPUBOUP FTUFMJCSPQVFEFUFOFSVOVTP *ONBDVMBEB¦MWBSF["ZVTP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBT
EPCMF6OBQSJNFSBQPTJCJMJEBETFSÎBVUJMJ[BSMPDPNPUFYUP Z&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF.BESJE 

EFSFGFSFODJBQBSBVODVSTPBOVBM FTUPFT EPTTFNFTUSFT
"TÎ MPT$BQÎUVMPTBDPSSFTQPOEFSÎBOBVOQSJNFSTF 3BGBFM¦MWBSF[$VFTUB 6OJWFSTJEBEEF0WJFEP 

NFTUSFEFEJDBEPBMB.JDSPFDPOPNÎB&MTFHVOEPTFNFT "OUPOJP.BSÎB¦MWBSF[1JOJMMB 'BDVMUBEEF$JFODJBTFDPOÓNJ
USFTFPDVQBSÎBEFMB.BDSPFDPOPNÎBFJODMVJSÎBEFTEFFM DBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF0WJFEP 

$BQÎUVMPBM0USBQPTJCJMJEBETFSÎBVUJMJ[BSMPQBSBVO
-VJT"NBEPS)JEBMHP &5&" 6OJWFSTJEBEEF$ÓSEPCB 

DVSTPTFNFTUSBMMPRVFTVQPOESÎBJOUFOTJàDBSBMHPFMSJUNP
de trabajo y recomendarle al alumno como lectura algu 1BCMP"NPSÓT(PO[ÃMF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ
nos de los temas incluidos en el libro, como por ejemplo &NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF.ÃMBHB 

MPTDBQÎUVMPT Z&ODVBMRVJFSDBTP FOGVODJÓOEF 'SBODJTDP+BWJFS"OESF(BSDÎB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&NQSFTB
las características de los destinatarios, será el profesor el SJBMFT 6OJWFSTJEBE1BCMPEF0MBWJEF 

que deba ajustar el contenido a sus necesidades y actuar
selectivamente en el tratamiento de algunos temas, esta +VMJP"SHVFMMFT¦MWBSF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT1PMÎUJDBTZ4PDJP
CMFDJFOEPMBTQSJPSJEBEFTPQPSUVOBT MPHÎB 6OJWFSTJEBE$PNQMVUFOTFEF.BESJE 

1FESP"SJBT7FJSB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&NQSF
TBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF4BOUJBHPEF$PNQPTUFMB 

Agradecimientos
.BSDFMB 4PMBOHF "SRVFSPT 8PPE  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DP
Las manifestaciones rutinarias de gratitud son apropia OÓNJDBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF(JSPOB 

EBTTPMPQBSBMBTEFVEBTQFRVFÒBT QFSPMBNÎBFTHSBOEF
&TUBTFEJSJHF FOQSJNFSMVHBS BUPEPTNJTBOUJHVPTDPN /FLBOF"SSBUJCFM 'BDVMUBEEF)VNBOJEBEFTZ$JFODJBTEFMB
QBÒFSPT EF EFQBSUBNFOUP EF MB 6OJWFSTJEBE EF .ÃMBHB &EVDBDJÓO 6OJWFSTJEBEEF.POESBHÓO 

Z B MPT BDUVBMFT EF MB 6/&% &O DVBMRVJFS DBTP EFTFP 4BSB"ZMMPO(BUOBV 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&N
IBDFSFYQMÎDJUPNJSFDPOPDJNJFOUPB+PTÊ.BSÎB-BCFBHB  QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF#BSDFMPOB 

"MGPOTP1BKVFMP 3FCFDBEF+VBO B4POJB#FOJUPZB+PTÊ
7JDFOUF#BF[$IFTB 'BDVMUBEEF$JFODJBT+VSÎEJDBT 6OJWFSTJ
.JHVFM "OESÊV QPS TVT TVHFSFODJBT  BQPZP Z FTUÎNVMP
EBEEF-BT1BMNBT 

De cara a esta sexta edición deseo dejar constancia de
NJ BHSBEFDJNJFOUP B 'SBODJTDP (BSDÎB "HVJMFSB QPS MB + +PTÊQ #BJYBVMJ #BJYBVMJ  &TDVFMB 5ÊDOJDB 4VQFSJPS EF *OHF
atenta lectura de todo el contenido y por sus oportunas OJFSPT*OEVTUSJBMFT 6OJWFSTJEBE1PMJUÊDOJDBEF7BMFODJB 

TVHFSFODJBT5BNCJÊORVJTJFSBSFDPOPDFSFMBQPZPRVFNF
'FSOBOEP#BMDFMMT(PO[ÃMF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBT
ha prestado Leandro Navarro en la compleja tarea de
Z&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF#BSDFMPOB 

SFDPHFS JOGPSNBDJÓO BDUVBMJ[BEB TPCSF MB FDPOPNÎB FT
QBÒPMB"TJNJTNPEFTFPSFDPOPDFSMBDPMBCPSBDJÓOQSFT .BOVFM #BMTFJSP 3BÒBM  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z
UBEBQPS(VTUBWP$BSWBKBMFOEJWFSTBTUBSFBTUBMFTDPNP &NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF4BOUJBHPEF$PNQPTUFMB 

FMEJTFÒPEFMBQPSUBEBZFOMBNBOJQVMBDJÓOEFDJFSUPT 3PCFSUP#BOEF3BNVEP 'BDVMUBEEF"ENJOJTUSBDJÓOZ%JSFD
EPDVNFOUPT DJÓO EF &NQSFTBT 6OJWFSTJEBE EF 4BOUJBHP EF $PNQPT
5BNCJÊOEFTFBSÎBFYQSFTBSNJBHSBEFDJNJFOUPBVOBN tela)
QMJPOÙNFSPEFQSPGFTPSFTRVFWJFOFOVUJMJ[BOEPFMNBOVBM
+PTÊ.BOVFM#BSSFJSP7JÒBO 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBT
ZMPTRVF CJFOEJSFDUBNFOUFPNFEJBOUFFMQFSTPOBMEF.D
Z&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEFMB$PSVÒB 

(SBX)JMM NFIBOGPSNVMBEPDJFSUBTTVHFSFODJBT&OFTUF
TFOUJEPNVFTUSPNJSFDPOPDJNJFOUPBMPTQSPGFTPSFT $BSNFO#BSSPTP$BNQPT &5&" 6OJWFSTJEBEEF$ÓSEPCB 

ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA XXI

¦OHFM #BSUPMPNF 1VFSUP  &TDVFMB 6OJWFSTJUBSJB EF &TUVEJPT #FBUSJ[$PSDIVFMP.BSUÎOF["[VB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DP
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF#BSDFMPOB 
OÓNJDBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF&YUSFNBEVSB 

1BMPNB#BZP3PWJSB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&N $FMJB$PVÒBHP(BSSJEP 6OJWFSTJEBEEF-B$PSVÒB 

QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF4BMBNBODB 

-VJT$MBVEJP$VSSBJT/VOFT 'BDVMUBEEF4PDJPMPHÎB 6OJWFS
#FMPLJ-BOEFS &5&0 6OJWFSTJEBEEF.POESBHÓO 
TJEBEEFMB$PSVÒB 

$SJTUJOB#FSCFM &4&31 .BSÎB "OHVTUJBT %ÃWJMB 7BSHBT.BDIVDB  'BDVMUBE EF $JFO
DJBT4PDJBMFTZ+VSÎEJDBT 6OJWFSTJEBEEF+BÊO 

3JDBSEP#MBODP.BSUÎOF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&NQSFTBSJBMFT
6OJWFSTJEBE1BCMPEF0MBWJEF 
3FCFDBEF+VBO%ÎB[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&N
QSFTBSJBMFT 6/&% 

%PNJOHP#POJMMP.VÒP[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF"MNFSÎB 
"OUPOJPEF.JHVFM)FSOBOEP &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF$JFODJBT
&NQSFTBSJBMFTZEFM5SBCBKP 6OJWFSTJEBEEF7BMMBEPMJE 

.BSDJBM#POOFU&TDVFMB 'BDVMUBEEF%FSFDIP 6OJWFSTJEBEEF
-B-BHVOB 
$PODFQDJÓOEF7JDFOUF5VUPS 'BDVMUBEEF$JFODJBT1PMÎUJDBTZ
4PDJPMPHÎB 6OJWFSTJEBE$PNQMVUFOTFEF.BESJE 

+PTÊ$BCSF(BSDÎB 'BDVMUBEEF*OGPSNÃUJDB 6OJWFSTJEBE1PMJ
UÊDOJDBEF$BUBMVÒB 
+BWJFSEFM3ÎP 'BDVMUBEEF$JFODJBT4PDJBMFTZ+VSÎEJDBT 6OJ
WFSTJEBE"MGPOTP9&M4BCJP 

+PTÊQ.BSÎB$BMWFU.BESJHBM &TDVFMB5ÊDOJDB4VQFSJPSEF*O
HFOJFSPT EF 5FMFDPNVOJDBDJPOFT 6OJWFSTJEBE 1PMJUÊDOJDB .BSUB%ÎB[#PMBEFSBT &TDVFMB6OJWFSTJUBSJB1PMJUÊDOJDB 6OJ
EF$BUBMVÒB 
WFSTJEBE1PMJUÊDOJDBEF$BUBMVÒB 

&WB $BNBDIP  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z &NQSFTB 'SBODJTDP+BWJFS %ÎB[3JODÓO&TDVFMB6OJWFSTJUBSJB1PMJUÊDOJ
SJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF.BESJE 
DB 6OJWFSTJEBEEF4BMBNBODB 

7JDFOUF $BNJOP #FMEBSSBJO  'BDVMUBE EF %FSFDIP 6OJWFSTJ /VSJB%PNFRVF$MBWFS &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF&TUVEJPT&N
EBEEFM1BÎT7BTDP 
QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF;BSBHP[B 

+VBO'SBODJTDP$BOBM%PNJOHVF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DP +PTÊ+VMJÃO&TDBSJP(SBDJB &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF&TUVEJPT
OÓNJDBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF0WJFEP 
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF;BSBHP[B 

+VBO$BOUFSP'FSOÃOEF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ +PSHF'BMBHBO.PUB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&N
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF$ÃEJ[ 
QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF7JHP 

&TUFMB $BSNPOB EF )BOMPO  'BDVMUBE EF $JFODJBT +VSÎEJDBT &MBEJP'FCSFSP1BÒPT 'BDVMUBEEF$JFODJBT4PDJBMFTZ+VSÎEJ
6OJWFSTJEBEEF-BT1BMNBT 
DBT 6OJWFSTJEBEEF$BTUJMMBMB.BODIB 

.FSDÊ$BSSFSBT 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&NQSFTB &MFOB 'FSOÃOEF[ "MPOTP  &TDVFMB 6OJWFSTJUBSJB EF &TUVEJPT
SJBMFT 6OJWFSTJEBEEF#BSDFMPOB 
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF7BMMBEPMJE 

"OTFMNP$BSSFUFSP(ÓNF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBT .¦OHFMFT'FSOÃOEF[-ÓQF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJ
Z&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF"MNFSÎB 
DBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF.BESJE 

$SV[$BSWBMMP+VBO 'BDVMUBEEF$JFODJBT&NQSFTBSJBMFT 6OJ +VBO$BSMPT'SFDIPTP3FNJSP &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF$JFODJBT
WFSTJEBEEF.POESBHÓO 
&NQSFTBSJBMFTZEFM5SBCBKP 6OJWFSTJEBEEF7BMMBEPMJE 

.BSÎB5FSFTB$BWFSP¦MWBSF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJ +FTÙT'SFTOP-P[BOP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&N
DBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF4BMBNBODB 
QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF#BSDFMPOB 

.BSJTB$IBT"NJM 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&NQSF +FTÙT (BSDÎB (PO[ÃMF[  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z
TBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF4BOUJBHPEF$PNQPTUFMB 
&NQSFTBSJBMFT  6OJWFSTJEBEEF-FÓO 

"SUVS$PMPN 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&NQSFTBSJB ¦OHFM (BSDÎB (PO[ÃMF[  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z
MFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF#BSDFMPOB 
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF0WJFEP 

+BWJFS$POEF$PMMBEP &TDVFMB5ÊDOJDB4VQFSJPSEF*OHFOJFSPT *TBCFM(BSDÎB(SBDJB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&N
*OEVTUSJBMFT 6/&% 
QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF.BESJE

XXII ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA

.JHVFM¦OHFM(BSDÎB-ÓQF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBT 4BOUPT +JNÊOF[ (PO[ÃMF[ $BÒPT  &TDVFMB 6OJWFSTJUBSJB EF
Z&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF#BSDFMPOB 
$JFODJBT&NQSFTBSJBMFTZ"ENJOJTUSBDJÓO1ÙCMJDB 6OJWFS
TJEBEEF$ÃEJ[ 

"OUPOJP(BSDÎB-PSFO[P 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEFMB$PSVÒB 
-VJT'FSOBOEP-BOBTQB4BOUPMBJSB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DP
OÓNJDBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF;BSBHP[B 

.BSÎB (BSDÎB 4BMWBEPS  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF.BESJE 
+VMJP-BSSBÒBHB3VCJP 'BDVMUBEEF$JFODJBTEFMB*OGPSNBDJÓO
6OJWFSTJEBE$PNQMVUFOTFEF.BESJE 

"OOB(BSSJHB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&NQSFTB
SJBMFT 6OJWFSTJEBEEF(JSPOB 
$BSMPT-FHOB7FSOB 'BDVMUBEEF%FSFDIP 6OJWFSTJEBEEF-B
-BHVOB 

1BUSJDJB (ÓNF[ $PTUJMMB  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z
'FSOBOEP-FJT;BT &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF3FMBDJPOFT-BCP
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF7BMMBEPMJE 

SBMFT 6OJWFSTJEBEEFMB$PSVÒB 

7JDUPS (ÓNF[ 'SÎBT  &TDVFMB 1PMJUÊDOJDB 4VQFSJPS 6OJWFSTJ
+PTÊ.JHVFM-FJWB"OHVMP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&NQSFTBSJBMFT
EBE$BSMPT*** 

6OJWFSTJEBEEF-B3JPKB 

.ÃYJNP(ÓNF[(BSDÎB 6OJWFSTJEBE$BUÓMJDBEF¦WJMB
)VNCFSUP -MBWBEPS  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT 6OJ
$BSNFO(PO[ÃMF[EF"HVJMBS 'BDVMUBEEF%FSFDIP 6OJWFSTJ WFSTJEBE1PNQFV'BCSB 

EBE$PNQMVUFOTFEF.BESJE 
1FESP1BCMP-MBWPOB¦MWBSF[ &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF5SBCB
*ONBDVMBEB (PO[ÃMF[ (VFNFT  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓ KP4PDJBM 6OJWFSTJEBEEF0WJFEP 

NJDBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF7BMMBEPMJE 
5YFNB-ÓQF[ &TDVFMBEF&DPOPNÎB %FSFDIPZ&NQSFTBSJBMFT
0MHB(PO[ÃMF[.PSBMFT 'BDVMUBEEF%FSFDIP 6OJWFSTJEBEEF 6OJWFSTJEBE&VSPQFBEF.BESJE 

-B-BHVOB 
9BWJFS-ÓQF["OESÊT 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&N
QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF#BSDFMPOB 

.JHVFM(PO[ÃMF[#MBODI3PDB 'BDVMUBEEF$JFODJBT+VSÎEJDBT
Z4PDJBMFT 6OJWFSTJEBE3FZ+VBO$BSMPT 
+PBRVÎO.‰-PSFODFT3PESÎHVF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓ
NJDBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF0WJFEP 

+VBO $BSMPT (SBDJBOP 3FHBMBEP  'BDVMUBE EF %FSFDIP 6OJ
WFSTJEBE$PNQMVUFOTFEF.BESJE 
.JHVFM ¦OHFM .BSJKVÃO #BSBOEB  &TDVFMB 6OJWFSTJUBSJB EF
$JFODJBT&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEFM1BÎT7BTDP

+PTÊ'SBODJTDP(SBOB-ÓQF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJ
DBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF.ÃMBHB 
.‰EFM3PTBSJP.BSÎO.VÒP[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJ
DBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF$ÃEJ[

"OUPOJP (SBOEJP %PQJDP  &TDVFMB 5ÊDOJDB 4VQFSJPS EF *OHF
OJFSPTEF$BNJOPT $BOBMFTZ1VFSUPT 6OJWFSTJEBEEFMB 5FSFTB .BSJÒP (BSSJEP  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF7JHP

$PSVÒB 

(BCSJFM.ÃSRVF[(BNFSP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&NQSFTBSJBMFT
+PTÊ-VJT(SPJ[BSE$BSEPTB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBT
6OJWFSTJEBE1BCMPEF0MBWJEF

Z&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF*TMBT#BMFBSFT 

+VBO .BSUÎO 'FSOÃOEF[  'BDVMUBE EF $JFODJBT 1PMÎUJDBT Z 4P
-FPOPS(VFSSB7Ã[RVF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ
DJPMPHÎB 6OJWFSTJEBE$PNQMVUFOTFEF.BESJE

&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF0WJFEP 

+PTÊ.BSÎB.BSUÎO.PSFOP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBT
"JOPB)FSSBSUF4ÃODIF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ Z&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF7JHP 

&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF.BESJE 

¦OHFM-VJT.BSUÎO3PNÃO &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF$JFODJBT
.BSÎB¦OHFMFT*HMFTJBT.BESJHBM &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF&T 4PDJBMFTZ+VSÎEJDBT 6OJWFSTJEBEEF4BMBNBODB 

UVEJPT&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF7BMMBEPMJE 

.BOVFM.BSUÎO$PCPT1VFCMB 'BDVMUBEEF%FSFDIP 6OJWFS
1BTDVBM*OJFTUB.BSUÎOF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT4PDJBMFTZ+VSÎ TJEBEEF(SBOBEB 

EJDBT 6OJWFSTJEBEEF$BTUJMMBMB.BODIB 

.BSÎB.BSUÎO(PO[ÃMF["EBMJE &TDVFMBEF$JFODJBT+VSÎEJDBT
$BSMPT*OTVB1JÒFJSP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&N Z EF MB &NQSFTB 6OJWFSTJEBE $BUÓMJDB EF 4BO "OUPOJP 
QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF4BOUJBHPEF$PNQPTUFMB 
.VSDJB 

ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA XXIII

+BWJFS .BSUÎOF[  'BDVMUBEEF $JFODJBT&DPOÓNJDBT 6OJWFSTJ #MBODB0MNFEJMMBT#MBODP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ
EBEEF%FVTUP 
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF.BESJE 

#FOKBNÎO.BSUÎOF[$BTUBÒFEB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJ 7JDUPSJB 0TVOB 1BEJMMB  'BDVMUBE EF $JFODJBT &NQSFTBSJBMFT
DBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF.BESJE 
6OJWFSTJEBE1BCMPEF0MBWJEF 

1JMBS.BSUÎOF['FSOÃOEF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ .BSUB 1BSFEFT .BSUÎOF[  &TDVFMB EF &DPOPNÎB  %FSFDIP Z
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF.ÃMBHB 
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE&VSPQFBEF.BESJE 

"OUPOJP .BSUÎOF[(PO[ÃMF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT+VSÎEJDBTZ $BSMPT1BUFJSP3PESÎHVF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ
4PDJBMFT 6OJWFSTJEBE3FZ+VBO$BSMPT 
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEFMB$PSVÒB 

%JFHP .BSUÎOF[ -ÓQF[  'BDVMUBE EF $JFODJBT &NQSFTBSJBMFT %JFHP+PTÊ1FESFHBM5FSDFSP &TDVFMB5ÊDOJDB4VQFSJPSEF*O
6OJWFSTJEBE1BCMPEF0MBWJEF 
HFOJFSÎB1PMJUÊDOJDB 6OJWFSTJEBEEF$BTUJMMBMB.BODIB 

.POUTFSSBU.BSUÎOF[.PSFOP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJ +PTÊ'SBODJTDP1FOEBT3VJ[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBT
DBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF#VSHPT 
Z&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF$ÃEJ[ 

1FESP .BSUÎOF[ 3PNÃO  &TDVFMB 6OJWFSTJUBSJB EF $JFODJBT "OUPOJP3BGBFM1FÒB4ÃODIF[ &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF$JFO
&NQSFTBSJBMFT Z "ENJOJTUSBDJÓO 1ÙCMJDB 6OJWFSTJEBE EF DJBT&NQSFTBSJBMFTZ"ENJOJTUSBDJÓO1ÙCMJDB 6OJWFSTJEBE
$ÃEJ[ 
EF$ÃEJ[ 

0TDBS.BTDBSJMMB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&NQSF 1FESP1BCMP1ÊSF[)FSOÃOEF[ &5&" 6OJWFSTJEBEEF$ÓSEP
TBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF#BSDFMPOB 
CB 

+PTÊ.BOVFM.FOVEP1BDIÓO 'BDVMUBEEF$JFODJBT&NQSFTB +BWJFS 1FSPUF 1FÒB  'BDVMUBE EF $JFODJBT +VSÎEJDBT Z 4PDJBMFT
SJBMFT 6OJWFSTJEBE1BCMPEF0MBWJEF 
6OJWFSTJEBE3FZ+VBO$BSMPT 

.‰ $SV[ .FSJOP -MPSFOUF  'BDVMUBE EF $JFODJBT EFM 5SBCBKP *SFOF.BSÎB1FSSPUF$PTUF &TDVFMBEF$JFODJBT+VSÎEJDBTZ&N
6OJWFSTJEBEEF7BMMBEPMJE 
QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF$BTUJMMBMB.BODIB 

+VBO -VJT .JMMÃO 1FSFJSB  'BDVMUBE EF %FSFDIP 6OJWFSTJEBE 'FSSÃO1PSUB &TDVFMBEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTj"CBE0MJWBv
EF.ÃMBHB 
6OJWFSTJEBE"CBU0MJCB 

3PTB.PSBM 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&NQSFTBSJB $BSNFO 1VFOUFT (SBÒB  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z
MFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF.BESJE 
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF$ÃEJ[ 

+PTÊ "OUPOJP .PSBM 4BOUÎO  'BDVMUBE EF $JFODJBT 1PMÎUJDBT Z 'FSOBOEP3BNPT3FBM &TDVFMB5ÊDOJDB4VQFSJPSEF*OHFOJFSPT
4PDJPMPHÎB 6OJWFSTJEBE$PNQMVUFOTFEF.BESJE 
"HSÓOPNPTZEF.POUFT 6OJWFSTJEBEEF$ÓSEPCB 

"NBMJB .PSBMFT ;VNBRVFSP  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJ &EVBSEP3BNPT3FBM &TDVFMB5ÊDOJDB4VQFSJPSEF*OHFOJFSPT
DBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF.ÃMBHB 
"HSÓOPNPTZEF.POUFT 6OJWFSTJEBEEF$ÓSEPCB 

%PMPSFT.PSFOP)FSSFSP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ :PMBOEB 3FCPMMP 4BO[  'BDVMUBE EF $JFODJBT &NQSFTBSJBMFT
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF(SBOBEB 
6OJWFSTJEBE1BCMPEF0MBWJEF 

1FESP .PSÓO #ÊDRVFS  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z #FHPÒB 3FWVFMUB "MPOTP  $ÃNBSB EF $PNFSDJP EF #JMCBP
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF.BESJE
6OJWFSTJEBEEFM1BÎT7BTDP 

$SJTUJOB .VÒJ[ "SUJNF  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z 1FESP.3FZ4VÃSF[ &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF3FMBDJPOFT-B
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF0WJFEP 
CPSBMFT 6OJWFSTJEBEEF4BOUJBHPEF$PNQPTUFMB

+PTÊ"OUPOJP /BWBSSP$BCBMMFSP'BDVMUBEEF$JFODJBT&NQSF $BSMPT3JDPZ3JFHP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&N
TBSJBMFT 6OJWFSTJEBE1BCMPEF0MBWJEF 
QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF4BOUJBHPEF$PNQPTUFMB 

.BSÎB$BSNFO/BWBSSPEFM¦HVJMB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DP "OUPOJP3JDPZ3JFHP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&N
OÓNJDBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF"MNFSÎB 
QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF4BOUJBHPEF$PNQPTUFMB 

+PTÊ-VJT/JFUP(PO[ÃMF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ -BVSB 3JFTHP ¦MWBSF[  'BDVMUBE EF $JFODJBT &NQSFTBSJBMFT
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF"MNFSÎB 
6OJWFSTJEBE1BCMPEF0MBWJEF 

XXIV ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA

&ODBSOBDJÓO 3JFUB 4ÃODIF[  'BDVMUBE EF $JFODJBT 4PDJBMFT Z $BSMPT4ÃODIF[7BDBT 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&N
+VSÎEJDBT 6OJWFSTJEBEEF$BTUJMMBMB.BODIB 
QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF4BMBNBODB 

3JDBSE 3JHBMM J 5PSSFOU  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z *OÊT4BO[%ÎF[ &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF&TUVEJPT&NQSFTBSJB
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF(JSPOB 
MFT 6OJWFSTJEBE%F7BMMBEPMJE 

..BS3JWFJSP1ÊSF[ &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF&TUVEJPT&N +PBRVJN4PMB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&NQSFTBSJB
QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF7JHP 
MFT 6OJWFSTJEBEEF#BSDFMPOB 

'SBODJTDB3JWFSP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&NQSF 'FEFSJDP4PUP%ÎB[$BTBSJFHP 'BDVMUBEEF$JFODJBT1PMÎUJDBTZ
TBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF.BESJE 
4PDJPMPHÎB 6OJWFSTJEBE$PNQMVUFOTFEF.BESJE 

&SOFTUP 3PESÎHVF[  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z &N 3PTBSJP 5PSJCJP .VÒP[  &TDVFMB 6OJWFSTJUBSJB EF $JFODJBT
QSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF(JSPOB 
&NQSFTBSJBMFT Z "ENJOJTUSBDJÓO 1ÙCMJDB 6OJWFSTJEBE EF
$ÃEJ[ 

"OB.BSÎB3PESÎHVF[¦MWBSF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJ
DBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF0WJFEP 
3BGBFM 5SFMMFT (PO[ÃMF[  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF4BOUJBHPEF$PNQPTUFMB 

¦OHFM 3PESÎHVF[ (BSDÎB#SB[BMFT  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DP
OÓNJDBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF.B "VSPSB5SJHP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ&NQSFTBSJB
ESJE 
MFT 6OJWFSTJEBE"VUÓOPNBEF#BSDFMPOB 

1MÃDJEP3PESÎHVF[(VFSSFSP &TDVFMB6OJWFSTJUBSJB+PWFMMBOPT 3PTBSJP7BMCVFOB3FZFSP 'BDVMUBEEF%FSFDIP 6OJWFSTJEBE
6OJWFSTJEBEEF0WJFEP 
$PNQMVUFOTFEF.BESJE 

0MHB.‰3PESÎHVF[3PESÎHVF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓ (VBEBMVQF7BMFSB#MBOFT 'BDVMUBEEF$JFODJBT&NQSFTBSJBMFT
NJDBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF-B-BHVOB 
6OJWFSTJEBE1BCMPEF0MBWJEF 

"[VDFOB 3PNÃO 0SUFHB  'BDVMUBE EF $JFODJBT EFM 5SBCBKP 3BNÓO7BSFMB4BOUBNBSÎB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBT
6OJWFSTJEBEEF7BMMBEPMJE 
Z&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEFMB$PSVÒB 

%JFHP3PNFSPEF¦WJMB5PSSJKPT 'BDVMUBEEF$JFODJBT&NQSF "MFKBOESP.7BTBMMP3BQFMB &TDVFMB5ÊDOJDB4VQFSJPSEF*O
TBSJBMFT 6OJWFSTJEBE1BCMPEF0MBWJEF 
HFOJFSPT EF $BNJOPT  $BOBMFT Z 1VFSUPT 6OJWFSTJEBE EF
MB$PSVÒB 

.BSÎB5FSFTB3VCJP4BO[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF7BMMBEPMJE 
+PTÊ 7JDBOEJ  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT 6OJWFSTJEBE
EF%FVTUP 

1SBEP3VJ[(PO[ÃMF[ &TDVFMBEF$JFODJBT+VSÎEJDBTZ&NQSF
TBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF$BTUJMMBMB.BODIB 
+VBO7JEBM.B[PO $&4*/& 

.BOVFM 4BMBT 7FMBTDP  'BDVMUBE EF $JFODJBT EF MB &EVDBDJÓO (VNFSTJOEP7JMMBS$BTBT 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ
6OJWFSTJEBEEF(SBOBEB 
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF4BOUJBHPEF$PNQPTUFMB 

+PTÊ7FOBODJP4BMDJOFT$SJTUBM 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJ "MBO8BMM 'BDVMUBEEF$JFODJBTFDPOÓNJDBTZ&NQSFTBSJBMFT
DBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEFMB$PSVÒB 
6OJWFSTJEBEEF0WJFEP 

"OB*TBCFM4BMWBEPS$IBNPSSP 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓ +BWJFS8SBOB5SBVUNBO 'BDVMUBEEF$JFODJBT+VSÎEJDBTZ4P
NJDBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF-FÓO 
DJBMFT 6OJWFSTJEBE3FZ+VBO$BSMPT 

&MJTFP4BNQFESP$BSSFSB 'BDVMUBEEF$JFODJBT&DPOÓNJDBTZ +VMJFUB;VCJBVSSF&J[BHVJSSF &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF&TUVEJPT
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF0WJFEP 
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF;BSBHP[B 

.‰ ¦OHFMFT 4ÃODIF[ %PNÎOHVF[  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DP
1PS ÙMUJNP  RVJTJFSB FYQSFTBS NJ BHSBEFDJNJFOUP BM
OÓNJDBTZ&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEF(SBOBEB 

FRVJQP EF .D(SBX)JMM*OUFSBNFSJDBOB Z  FO QBSUJDVMBS 
.BSÎB5FSFTB4ÃODIF[.BSUÎOF[ 'BDVMUBEEF$JFODJBT1PMÎUJDBT B$SJTUJOB4ÃODIF[ QPSTVTDPOTFKPTFODVBOUPBMBFTUSVD
Z4PDJPMPHÎB 6OJWFSTJEBEEF(SBOBEB 
turación del manual y por su valioso apoyo en la fase de
FEJDJÓO6OBNFODJÓOFTQFDJBMNFSFDFO&NNB/BWBSSPZ
*TBCFM4ÃODIF[4ÃODIF["NBZB &TDVFMB6OJWFSTJUBSJBEF$JFO
5FSFTB(BSBZQPSMBFàDJFODJBZSBQJEF[DPORVFIBODPO
DJBT&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBEEFM1BÎT7BTDP 

vertido en algo estructurado los originales, en ocasiones
$BSMPT 4ÃODIF[ 5PTUBEP  'BDVMUBE EF $JFODJBT &DPOÓNJDBT Z SFBMNFOUFDPNQMJDBEPT RVFMFTIFGBDJMJUBEP
&NQSFTBSJBMFT 6OJWFSTJEBE3PWJSBJ7JSHJMJ 
+VOJP
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA XXV

El sentido de la página web ta con un banco de ejercicios con acceso diferenciado
para profesores y alumnos, que tratan de facilitar las
&MMJCSPTFIBDPODFCJEPDPNPVONBOVBMNVMUJNFEJBZ UBSFBT EF FOTFÒBO[B Z FWBMVBDJÓO -PT BMVNOPT UJFOFO
para ello se ha creado una página web con dos bloques BDDFTP B VO NBUFSJBM EJEÃDUJDP SFTÙNFOFT  FTRVFNBT 
EJGFSFODJBEPTVOPQBSBQSPGFTPSFTZPUSPQBSBBMVNOPT HSÃàDPTRVFFMQSPQJPBMVNOPQVFEFEFTQMB[BS QSFHVO
Los profesores pueden acceder a una colección de ma tas tipo test y ejercicios) que pretende motivarles y fa
teriales que le pueden facilitar sus tareas docentes vía cilitarles la tarea de asimilación, así como acercarles al
FTRVFNBTZSFTÙNFOFT BTÎDPNPBZVEBSMFTFOFMEJTFÒP  NVOEP SFBM  WÎB MJOLT DPO PUSBT QÃHJOBT EF DPOUFOJEP
DPSSFDDJÓOZSFWJTJÓOEFFYÃNFOFT-BQÃHJOBXFCDVFO FDPOÓNJDP
4 UN ENFOQUE GLOBAL DE LA ECONOMÍA

1.1. Las economías domésticas como de unidades producidas se pueden reducir los costes por
unidad de producto.
demandantes de bienes y servicios
 BTFDPOPNÎBTEPNÊTUJDBTDPNPQSPQJFUBSJBTEFMPT
-
La HMPCBMJ[BDJÓO puede concebirse como el proceso de GBDUPSFTQSPEVDUJWPT
integración internacional de los mercados de bienes, ser-
Las economías domésticas u hogares además de actuar
vicios y factores. Desde una perspectiva NJDSPFDPOÓNJDB 
como demandantes de bienes y servicios son las propieta-
la incidencia de la globalización se evidencia al estudiar
rias últimas de los GBDUPSFTQSPEVDUJWPT esto es, del trabajo,
el funcionamiento de los agentes económicos, esto es las
del capital y de la tierra y demás recursos naturales. Estos
economías domésticas y las empresas.
recursos se los ofrecen, en venta o en alquiler a las em-
presas. Tradicionalmente, la oferta y la demanda de facto-
.JDSPFDPOPNÎB &TUVEJP EFM NPEP FO RVF UPNBO EFDJ-
res productivos se han realizado en un contexto nacional,
TJPOFTMBTFDPOPNÎBTEPNÊTUJDBTZMBTFNQSFTBTZMBGPS-
aunque es verdad que siempre han existido flujos interna-
NBFORVFJOUFSBDUÙBO
cionales de factores. Piense, por ejemplo, en los grandes
Como veremos en los Capítulos 4 a 7 las FDPOPNÎBT movimientos migratorios de europeos hacia América en
EPNÊTUJDBT actúan como demandantes y consumidores los últimos siglos, en busca de las oportunidades que ofre-
de bienes y servicios. En el mundo actual estas decisiones cía este nuevo continente.
las toman disponiendo de mucha información y teniendo Lo novedoso de la actual situación es que las economías
conocimiento de las características de una cantidad de domésticas, cada vez más, cuando piensan en ofrecer sus
bienes y servicios que hace unos años hubiese parecido servicios de trabajo no se limitan a las tradicionales fronte-
imposible. Basta pensar en las posibilidades que para el ras nacionales. Asimismo, las empresas, especialmente las
consumidor ofrece Internet, con sus distintas formas de multinacionales, al plantearse la contratación de mano de
comercio electrónico. Probablemente los bienes que mejor obra adoptan una perspectiva global. Esto explica la inten-
representan la transformación que desde la perspectiva de sificación de los movimientos migratorios y el carácter cada
los consumidores ha experimentado el mundo globaliza- vez más intercultural de las plantillas de las grandes empre-
do sean los denominados OVFWPTCJFOFT (new goods). Estos sas. Resulta, además, que algunos países se han especializa-
bienes, como los fax, los teléfonos móviles o las agendas do en suministrar determinado tipo de mano de obra, como
electrónicas, no se demandan ni se ofrecen de la misma es el caso de la India con los programadores de software.
manera que los demás. Para funcionar de forma apropiada La importancia de un enfoque global al analizar los
necesitan una masa crítica y una vez alcanzada generan factores productivos no se limita al trabajo. Las economías
las denominadas FDPOPNÎBTEFSFE Estas economías de red domésticas cuando toman decisiones respecto a cómo in-
hacen que el valor del producto para cada participante en vertir sus ahorros también adoptan una perspectiva glo-
la red sea mayor cuanto más elevado sea el número de co- bal. Ello explica la generalización de instituciones finan-
nexiones a la red. La utilidad de este tipo de bienes crece cieras que asesoran a las economías domésticas para colo-
conforme aumenta el número de usuarios siguiendo una car sus ahorros en activos distribuidos por todo el mundo.
progresión geométrica. Precisamente la rápida difusión de la crisis internacional
2007-2009, desencadenada a raíz de las hipotecas basura
-BTFDPOPNÎBTEFSFE4VSHFOEFCJEPBRVFFMWBMPSEFMCJFO (subprime) emitidas en EE.UU. es una buena prueba de la
BVNFOUBDVBOEPFMOÙNFSPEFJOUFHSBOUFTEFMBSFEDSFDF importancia de la globalización. Estos UÎUVMPTIJQPUFDBSJPT
de muy mala calidad, aunque originariamente emitidos en
La rápida generalización de los nuevos bienes solo es
EE.UU. se habían repartido a través de las instituciones
explicable gracias a la globalización. En un mundo glo-
financieras internacionales por muchos países.
balizado, debido a la rápida difusión de la información,
las ventajas de este tipo de bienes se conocen de forma 5JUVMJ[BS$POWFSUJSEFUFSNJOBEPTBDUJWPT HFOFSBMNFOUF
casi inmediata por amplias capas de la sociedad. La pro- QSÊTUBNPTFOWBMPSFTOFHPDJBCMFTFOFMNFSDBEP
liferación de redes de usuarios hace cada vez más inte- Titulos hipotecarios. Cuando una entidad financiera
resante el uso de estos bienes. Además, gracias a la glo- «empaqueta» las hipotecas convirtiéndolas en «obligacio-
balización, el tiempo de implantación o de penetración nes garantizadas por hipotecas» (Mortage Backed Secu-
en el mercado de los nuevos bienes se ha reducido drás- rities), de forma que donde antes había, digamos 1.000
ticamente respecto a lo que era usual. La consecuencia hipotecas «sueltas» ahora hay 10 paquetes de 100 hipo-
es que su producción resulta rentable en un breve plazo tecas cada uno que resulta más fácil de trasladar a otras
de tiempo pues al incrementarse rápidamente el número entidades financieras o inversores últimos.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 5

1.2. El comportamiento de las empresas compra en el propio país de bienes intermedios necesarios
para producir unCJFOàOBMEl offshoringPoutsourcingJO-
en un entorno global UFSOBDJPOBM es la obtención en el extranjero de CJFOFTJOUFS-
NFEJPT
La misión de las empresas, como veremos en los Capítulos
8 a 12, es producir y vender bienes y servicios. Durante los #JFO àOBM #JFO RVF TF QSPEVDF QBSB TV VTP àOBM Z OP
últimos años, impulsadas por la globalización han alterado QBSBWFOEFSMPEFOVFWPPQBSBQSPEVDJSPUSPCJFO
sus formas de actuar introduciendo nuevos hábitos de com-
portamiento. Se ha pasado del conocido como el NPEFMP #JFOJOUFSNFEJP#JFORVFIBTVGSJEPBMHVOBUSBOTGPSNB-
JOEVTUSJBM en el que lo fundamental de la producción es el DJÓO QFSPRVFUPEBWÎBOPIBBMDBO[BEPMBGBTFFORVFTF
capital físico (maquinaria y equipos) al NPEFMPJOGPSNBDJP- DPOWJFSUFFOCJFOàOBM
OBMen el que los aspectos claves del sistema productivo son
la información, el conocimiento y las nuevas tecnologías El offshoring se ha visto propiciado en gran medida por
que los articulan (véase Capítulo 24). los avances de la tecnología de la información y las co-
municaciones (TIC) y por la disminución de los costes de
Pero la globalización no solo condiciona el tipo de
transporte convencionales (aéreo y marítimo). Un ejem-
modelo productivo sino que incide en el comportamiento
plo de los nuevos tipos de offshoring facilitados por dichos
diario de la empresa. Pensemos, exclusivamente a título
avances en las TIC sería el caso de algunos hospitales esta-
de ejemplo en dos hechos, en la deslocalización y en las
dounidenses que contratan los servicios de radiólogos en
estrategias de crecimiento.
India, para que hagan a través de Internet, los diagnósti-
-BEFTMPDBMJ[BDJÓO cos de las radiografías.

La EFTMPDBMJ[BDJÓOde una actividad productiva realizada por -BTFTUSBUFHJBTEFDSFDJNJFOUPFNQSFTBSJBM
una empresa en un determinado lugar consiste en el despla-
La globalización se ha visto estimulada por los importan-
zamiento de la citada actividad (que puede ser todo el proce-
tes procesos de privatización y desregulación de los gran-
so productivo o parte del mismo) a otro país, generalmente
des monopolios nacionales suministradores de servicios
por razones de un menor coste de la mano de obra.
públicos, llevados a cabo principalmente en las décadas
Para que pueda tener lugar la deslocalización, una con- de los ochenta y noventa. Generalmente, los países que
dición previa es que la producción pueda fragmentarse. llevaron a cabo estos procesos de privatización requerían
Un ejemplo de GSBHNFOUBDJÓO FOMBQSPEVDDJÓOde activida- capital extranjero de forma que la internacionalización
des y posterior deslocalización es el de la muñeca Barbie. se convirtió en una vía muy utilizada para lograr el creci-
Se diseña en EE.UU.; el plástico y el pelo provienen de miento. La novedad es que la internacionalización se ha
Taiwan y Japón; la ropa, de China; y el molde, las pinturas convertido en algo normal no solo para las grandes em-
para decorarla y el embalaje, de EE.UU. Finalmente, el presas sino también para las pequeñas y medianas empre-
ensamblaje se lleva a cabo en Indonesia o Malasia. sas (PYMES).
'SBHNFOUBDJÓOEFMBQSPEVDDJÓO1PTJCJMJEBEEFEJWJEJS Las nuevas tecnologías facilitan el acceso al mercado
VOQSPDFTPQSPEVDUJWPFOGBTFTPUBSFBTTFQBSBCMFT mundial a las empresas, cualquiera que sea su tamaño. Con
mercados internacionales abiertos y libre flujo e intercam-
Otro ejemplo de fragmentación del proceso producti- bio de información, ideas y recursos, la expansión interna-
vo es el de la multinacional Nike. Durante la década de cional de las empresas resulta relativamente más fácil.
los noventa había 75.000 empleados en Asia producien- En los últimos años se ha observado que en el rápido
do artículos Nike, pero solo unos cientos pertenecían a la aumento experimentado por la inversión extranjera di-
compañía directamente. La mayoría eran empleados de recta, las empresas pequeñas y medianas han participado
fábricas subcontratadas. Esta forma de actuar de Nike con una importancia creciente. Se ha creado un entor-
constituye un ejemplo de contratación externa, y es una no favorable para alcanzar mayores tasas de crecimiento
muestra de la globalización de la producción. en el comercio internacional y acelerar la transferencia
de tecnología. Ha aumentado el número de países que
&MoffshoringPoutsourcingJOUFSOBDJPOBMEFCJFOFTZ han creado las condiciones favorables para la inversión
extranjera directa, lo que ha estimulado el crecimiento
TFSWJDJPTJOUFSNFEJPT
y la globalización. Uno de los instrumentos que ha im-
Otras actividades relacionadas con la deslocalización son pulsado este proceso ha sido la difusión de información
el outsorcing y el offshoring. El outsorcing consiste en la especialmente mediante Internet.
6 UN ENFOQUE GLOBAL DE LA ECONOMÍA

Economía española 1.1
El mercado del outsourcing en España
El momento que atraviesa la economía mundial está obligan- Entre estas vías destaca el llamado outsourcing, que no
do a las empresas a buscar nuevas vías para reducir sus costes es otra cosa que la externalización de tareas empresariales
y mantenerse más eficientes, intentando que estas medidas no relaciondas con las tecnologías de la la información o con
perjudiquen a su competitividad o ralenticen sus procesos de ciertos procesos de negocio para que sean gestionados por
negocio. terceros.

Evolución del outsourcing en España

Consultorías Mercado en tecnologías
*OHSFTPTEFMTFDUPSFO *OHSFTPTQSFWJTUPT .JMFTEFNJMMPOFTEFFVSPT
Desarrollo e Outsourcing Desarrollo e Outsourcing
integración integración 2,19 2,49 2,85 3,26 3,80 4,36
36 % 44 %
44 % 33 %

03 04 05 06 07 08

Consultoría 20 % Consultoría 23 %

Fuente: AEC y AETIC.

Ampliación 1.1 - La empresas pequeñas y medianas (PYMES)
Las empresas se pueden clasificar según el tamaño en mi- – .FEJBOBFNQSFTB El número de trabajadores es su-
croempresas, pequeñas, medianas y grandes empresas. Ge- perior a 50 e inferior a 250.
neralmente el tamaño se mide por el número de trabajadores
– (SBOFNQSFTB El número de trabajadores excede de
o por el volumen de ventas. En este sentido cabe hablar de:
250 personas.
– .JDSPFNQSFTB Sus dueños trabajan en la empresa y
el número de trabajadores no excede de 10. -BTQFRVFÒBTZNFEJBOBTFNQSFTBT 1:.& 
TPOMBTRVF
– 1FRVFÒBFNQSFTB El propietario no necesariamente FNQMFBOBNFOPTEFQFSTPOBT DVZPWPMVNFOEFOFHP
trabaja en la empresa y el número de trabajadores no DJPBOVBMOPFYDFEFEFNJMMPOFTEFFVSPT PCJFODVZP
excede de 50. CBMBODFHFOFSBMBOVBMOPFYDFEFEFNJMMPOFTEFFVSPT

Rasgos definitorios de las PYMES
.JDSPFNQSFTB &NQSFTBQFRVFÒB &NQSFTBNFEJBOB
/ÙNFSPEFFNQMFBEPT < 10 < 50 < 250
'BDUVSBDJÓONÃYJNB FONJMMPOFTEFFVSPT
– 7 40
7BMPSNÃYJNPEFMBDUJWPEFM#BMBODF FONJMMPOFTEFFVSPT
– 5 27
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 7

Internet, como paradigma de las nuevas tecnologías, se ha cionamiento de los mercados de factores; fundamental-
convertido en un potentísimo instrumento para desarrollar mente, del mercado de trabajo y del mercado de capi-
negocios y propagar y acelerar la innovación tecnológica. La tal. El hecho a resaltar es que gracias a la globalización,
multiplicidad de redes ha propiciado la convergencia de secto- la distribución de la renta, y sobre todo, su efecto más
res como las telecomunicaciones, comunicación, ocio y elec- preocupante, la pobreza ha experimentado una evolución
trónica, que está revolucionando la forma de hacer negocios. favorable (Cuadro 1.1).
En los últimos años, la pobreza a nivel mundial se ha
-BHMPCBMJ[BDJÓOZMBTFNQSFTBTNVMUJOBDJPOBMFT
reducido de forma notable debido sobre todo al fuerte
Las compañías multinacionales se han convertido en el me- crecimiento experimentado por los países asiáticos. Ello
canismo más potente para impulsar el proceso de globaliza- explica el creciente protagonismo adquirido en la presente
ción. Han actuado como un instrumento sumamente eficaz ola de globalización por los países situados en el Anillo del
para llevar a cabo la transferencia del progreso tecnológico y Pacífico (véase Ampliación 1.3).
para divulgar y transmitir las mejores prácticas de gestión. En un reciente estudio publicado por el profesor Sala-
La proliferación de grandes compañías multinaciona- i-Martin1 se evidencia que, para el periodo 1970-2000, la
les con presencia en casi todos los mercados mundiales ha pobreza y la desigualdad han disminuido en el mundo. El
facilitado el proceso de globalización de forma paralela a número de pobres se ha reducido en un número compren-
como lo ha hecho el progreso tecnológico en el campo de dido entre 212 y 428 millones de personas, según cuál sea
la informática y las telecomunicaciones. El aumento gra- la línea de pobreza original utilizada para el cálculo (1
dual del gasto per cápita en I+D tanto en los países de la dólar al día, 1,5 dólares al día, 2 dólares al día o 3 dólares
OCDE como en los no industrializados ha propiciado que al día).
un número creciente de empresas de cada vez más países se Estos resultados no ocultan el serio problema exis-
conviertan en multinacionales. tente en África subshariana, donde la pobreza se ha in-
crementado. Además, la crisis financiera internacional
1.3. La distribución de la renta y la pobreza desencadenada a partir de 2007, y la consiguiente re-
cesión, al contraer la actividad económica a nivel mun-
Como veremos en los Capítulos 10 y 12, la forma en dial contribuirá a que los niveles de pobreza vuelvan a
que se distribuye la renta en un país depende del fun- aumentar.
Economía española 1.2
La posición competitiva de la economía española
La competitividad de una economía condicionará las ventajas que pueda obtener de la globalización
Posición frente al resto del mundo Luces y sombras de España
1BÎTFTDPOFDPOPNÎBTNÃTMJCSFT (en porcentaje, respecto a la media mundial)
(en porcentaje, siendo 100 = máxima libertad)
Libertad de empresas 77,1
1. Hong Kong 89,3
Libertad comercial 76,6
2. Singapur 85,7
3. Australia 82,7 Fiscalidad 70,1
4. EE.UU. 82,0 Gasto público 63,6
5. Nueva Zelanda 81,6 Política monetaria 78,6
6. Reino Unido 81,6 Libertad de inversión 70,0
7. Irlanda 81,3
Libertad financiera 80,0
8. Luxemburgo 79,3
9. Suiza 79,1 Derecho de la propiedad 70,0
10. Canadá 78,7 Corrupción 70,0
27. España 70,9 Mercado laboral 52,7
(Fuente: Índice de la libertad económica).

1 «The world distribution of income: Falling poverty and convergence pe-
riod» Quarterly Journal of Economics CXXI: 351-397.
8 UN ENFOQUE GLOBAL DE LA ECONOMÍA

Ampliación 1.2 - Las olas de globalización
Desde una perspectiva histórica, el elemento desencade- 1800) tuvo como hecho más relevante el descubrimiento
nante de todo proceso de globalización es un avance tec- de América y se vio impulsada por la mejora de las téc-
nológico que se plasma en la reducción del coste del trans- nicas de navegación. Durante este periodo tuvo lugar el
porte y comunicaciones. Estos avances tecnológicos propi- nacimiento de Europa como bloque. La segunda ola de
cian una caída de las barreras al comercio y un aumento globalización (siglo XIX) llegó con la revolución industrial
del peso de las exportaciones y las importaciones sobre el y en ella se gestó Norteamérica como bloque. La tercera
la demanda total de los países. ola de globalización se inició a finales del siglo pasado y
En la historia moderna se pueden identificar tres olas ha propiciado el nacimiento como bloque del Anillo del
de globalización. La primera ola globalizadora (1400- Pacífico.

1.4. Los fallos del mercado: los bienes #JFOSJWBM6OCJFOFTSJWBMDVBOEPTVVTPQPSQBSUFEF
VOBQFSTPOBSFEVDFTVVTPQPSQBSUFEFPUSB
públicos globales y el efecto difusión del
En una perspectiva mundial aparecen una serie de
conocimiento cuestiones fundamentales tales como la igualdad social
Como veremos en los Capítulos 11 y 12 hay ocasiones y la justicia, la conservación del patrimonio cultural, el
en que los mercados no funcionan de forma correcta y medio ambiente, el acceso al conocimiento, el control de
tienen lugar los conocidos GBMMPT EFM NFSDBEP Algunos las epidemias, la paz o la estabilidad financiera que difí-
de estos fallos se hacen más patentes conforme el proce- cilmente se pueden abordar en el marco nacional. Todas
so globalizador se acentúa, siendo unos buenos ejemplos estas cuestiones, en mayor o menor grado, son ejemplos
los casos de los bienes públicos globales y el efecto difu- de bienes públicos globales. Son resultados de acciones
sión del conocimiento. conjuntas que en el caso ideal tienden a beneficiar al con-
junto de países, a todos los sectores de la población y a
'BMMPEFNFSDBEP*NQFSGFDDJÓOFOVOTJTUFNBEFQSFDJPT varias generaciones. De hecho el mundo lo que necesita
RVFJNQJEFVOBBTJHOBDJÓOFàDJFOUFEFMPTSFDVSTPT son remedios contra los complementarios males globales.
Dado que no todos los países tienen el mismo interés
#JFOFTQÙCMJDPTHMPCBMFT en cada uno de estos bienes, cabría pensar en la posibi-
lidad de negociar unos por otros: «yo te doy un poco de
En las cartas de navegación, los faros aparecen resaltados conservación de patrimonio cultural y tú me das un poco
en negrita. Sus haces de luz, visibles desde muy lejos, bene- de asistencia sanitaria». Aunque estamos muy lejos de
fician a todos los navegantes. A nadie se le puede impedir este tipo de mercado, algunas experiencias ya apuntan en
verlos (bien no excluible) y, por el hecho de que un timonel esta dirección: para salvaguardar el clima, por ejemplo,
los divise, otro no lo hará menos (bien no rival). El faro los Estados comercializan sus cupos de emisión de dióxi-
casa bien con los criterios que como veremos en el Capí- do de carbono.
tulo 11, definen a un CJFO QÙCMJDP Paz, justicia o acceso
Para que se puedan alcanzar soluciones que benefi-
a la educación son otros ejemplos de bienes públicos que
cien a todos es necesario que los estados cooperen y ello
tradicionalmente se analizan en el marco nacional, con un
requiere superar una serie de obstáculos conocidos: las
Estado encargado de proveerlos.
tres brechas (véase Ampliación 1.3).
#JFOQÙCMJDP#JFOEFDVZPEJTGSVUFOPQVFEFFYDMVJSTFB Una vez que se logren superar las brechas a la coopera-
MBQPCMBDJÓO JOEFQFOEJFOUFNFOUFEFRVJÊOQBHVFQPSÊM  ción internacional se deben instaurar una serie de normas
ZDVZPDPOTVNPQPSVOJOEJWJEVPOPSFEVDFMBDBOUJEBE de comportamiento concretas. Entre ellas cabe destacar
EJTQPOJCMFQBSBPUSPJOEJWJEVP las siguientes:
 "SSBJHBSMBDPPQFSBDJÓOJOUFSOBDJPOBMBOJWFMOBDJPOBM
Ya sea en lo que se refiere a la industria, el empleo o
#JFO FYDMVJCMF 6O CJFO FT FYDMVJCMF DVBOEP FT QPTJCMF el medio ambiente la clave radica en que los estados
JNQFEJSRVFMPVUJMJDFVOBQFSTPOB tomen conciencia de que sus políticas en muchas oca-
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 9

Ampliación 1.3 - Brechas a superar para lograr la cooperación internacional
Las tres brechas que deben superarse para lograr la coope- agentes implicados, pueden participar con voz y voto.
ración internacional son las siguientes. Ello implica incorporar plenamente a la toma de deci-
r -BCSFDIBKVSJTEJDDJPOBM Encorsetada en fronteras na- siones y puesta en práctica de la cooperación tanto a
cionales a la política le resulta difícil afrontar con éxi- los países menos desarrollados como a la empresa pri-
to los males globales. El remedio consistiría en incor- vada y a la sociedad civil.
porar sistemáticamente al cálculo nacional los costes r -B CSFDIB EF JODFOUJWPT La cooperación solo funcio-
y beneficios globales de cada una de las acciones que na si todos los partícipes obtienen beneficios netos que
se emprendan. Y es que, aunque solo sea por razones además consideran justos. En este sentido, son impor-
operativas, las medidas estrictamente nacionales siguen tantes los aspectos siguientes: las compensaciones a los
siendo las más apropiadas para contribuir a la creación que realizan el mayor esfuerzo, el establecimiento de
de bienes globales. Lógicamente a medida que se in- un sistema transparente de cobro para los que más se
crementa el número de países con los que se tenga que benefician o el sistema de contabilización de las ayudas
negociar, las cosas resultarán más complejas. de los países industrializados a los más pobres, ya no
r -BCSFDIBQBSUJDJQBUJWB Los bienes globales serán real- como ayuda al desarrollo sino como fondos para prio-
mente públicos, únicamente si todos los países, y los ridades globales.

siones no pueden calificarse como meramente nacio- 1*#EFMPTQBÎTFTEFM(
nales. Por ello debe llevarse a cabo una reorganización Países En billones de dólares (2007)
de diversas áreas gubernamentales para que tengan
UE* 16,90
en cuenta los efectos globales de su gestión domésti-
EE.UU. 13,81
ca. Esto llevaría a diseñar una contabilidad doble que
Japón 4,38
distinga entre los gastos nacionales y aquellos que se
destinan a una cooperación internacional de creciente Alemania 3,32
importancia. China 3,28
Reino Unido 2,80 
*NQVMTBS FM QSJODJQJP EF TVCTJEJBSJFEBE Muchos paí-
Francia 2,59
ses tienen verdaderas dificultades para enfrentarse a
los problemas globales. Por ello una forma eficaz de Italia 2,10
afrontarlos es contando con la colaboración de los or- Canadá 1,44
ganismos internacionales, tales como el Banco Mun- Brasil 1,31
dial o el Fondo Monetario Internacional, actuando Rusia 1,29
estos subsidiariamente. Para que su actuación fuese India 1,10
más cercana a los problemas estos organismos debe- México 1,02
rían regionalizarse. Corea del Sur 0,97 
-PHSBS NÃT SFQSFTFOUBDJÓO QBSB FM 4VS Para abordar Australia 0,91
con mayores probabilidades de éxito los problemas Turquía 0,66
derivados de los bienes públicos globales es necesa- Indonesia 0,43
rio mejorar la cooperación. Para ello es importante Arabia Saudí 0,38
aumentar la participación de los países no industriali- Sudáfrica 0,28
zados en las instancias de decisión de los organismos Argentina 0,26
internacionales. En este sentido, un buen comienzo ha
sido que en la lucha contra la crisis internacional el España** 1,44
protagonismo ha pasado del G-8 (EE.UU., Alemania, Figura 1.1 - Países que integran el G-20
Gran Bretaña, Francia, Japón, Italia, Canadá y Ru- * La Unión Europeas forma parte del G-20, representado por la
sia) al G-20 en el que junto a los países industrializa- presidencia rotativa del Consejo y el Banco Central Europeo.
dos se encuentra un número representativo de países ** No pertenece al G-20
emergentes (véase Figura 1.1). Fuente: FMI.
10 UN ENFOQUE GLOBAL DE LA ECONOMÍA

&GFDUPTEFMBEJGVTJÓOEFMBUFDOPMPHÎB conocidos como OJOKB hecho del que se tomó conciencia
a nivel mundial en agosto de 2007.
Como veremos en el Capítulo 11, los mercados no solo
fallan ante la aparición de bienes públicos. La existen- -PT OJOKB $MJFOUFT TJO SFOUB  TJO USBCBKP Z TJO BDUJWPT
cia de FYUFSOBMJEBEFTQPTJUJWBT como las derivadas de las jOJOKBv no income, no job, no assets 

innovaciones tecnológicas, también son un ejemplo de
fallo de mercado. La globalización, con lo que ha su-
La morosidad empezó a aparecer en el momento que
puesto de generalización de la información, ha actua-
el precio de los inmuebles dejó de crecer. Se habían hecho
do como instrumento impulsor de los efectos externos
hipotecas de creciente mala calidad, a las que solo se les
positivos derivados de la I+D+i y consecuentemente ha
podía hacer frente si el precio de las viviendas seguía cre-
estimulado el crecimiento. De hecho el fuerte crecimien-
ciendo año tras año. Estas hipotecas, una vez convertidas
to experimentado por algunos países como China, In-
en títulos transferibles se vendieron por todo el mundo.
dia, Singapur, México o Brasil en parte se explica por un
Quienes contrataban las hipotecas basura en EE.UU.
choque tecnológico positivo, esto es una acumulación de
eran agentes a comisión, esto es, que cobraban en fun-
innovaciones y de aplicación de nuevas tecnologías que
ción del número de hipotecas colocadas. Los ejecutivos
origina un brusco aumento de la productividad.
de estas entidades no se veían afectados por el creciente
Los efectos difusión de las nuevas tecnologías se han riesgo que el sistema financiero asumía. Su trabajo con-
visto potenciados en un contexto globalizado, en el que sistía en vender hipotecas y en ello les iba su sueldo, que
la información se transfiere y difunde con mucha velo- era en lo único que pensaban. Entre 2002 y 2006 estas
cidad. firmas triplicaron sus beneficios.
&YUFSOBMJEBE QPTJUJWB $VBOEP FM FGFDUP DPMBUFSBM P Por otro lado, los bancos que efectivamente conce-
TVCQSPEVDUP EF VOB BDUJWJEBE P TFSWJDJP CFOFàDJB B dían los préstamos tampoco eran muy sensibles al ries-
UFSDFSPT go. Se sacaban del balance esos préstamos al venderlos
en paquetes financieros titulizados. Además, la opacidad
En este proceso la necesidad de contar con una correc- del proceso implicaba que la localización última de los
ta definición de los derechos de propiedad es una muestra títulos y, en consecuencia, la exposición efectiva al riesgo
de las limitaciones del funcionamiento de los mercados y no era fácil de determinar. Una vez que se desencadenó
de la conveniencia de contar con instituciones y organis- la crisis, tuvo lugar un fuerte aumento de la desconfianza
mos internacionales que, desde una perspectiva global, entre los bancos. No se querían prestar unos a otros pues
regulen estos temas. no se sabía quiénes eran los que tenían los activos con-
taminados y cuál era su cuantía. El resultado fue que el
mercado de capitales quedó bloqueado.
1.5. Las crisis internacionales en un mundo Como factores impulsores de esta crisis cabe destacar:
una política monetaria expansiva que propició un gran
globalizado aumento del endeudamiento, una errónea evaluación del
La forma en que se ha difundido la actual crisis interna- riesgo, un exceso de avaricia por parte de los responsa-
cional es un ejemplo de la creciente interrelación existen- bles de las entidades financieras, una falta de regulación
te en el mundo. Todo está estrechamente relacionado: los externa por parte de la Fed y una incapacidad manifiesta
agentes económicos, los mercados y los países. Esto expli- por parte de las agencias de calificación crediticia.
ca que una crisis originada en un país concreto, EE.UU. El resultado fue que el valor de los títulos, no solo de
y en un sector específico, el inmobiliario, rápidamente se las hipotecas subprime sino de todos los productos finan-
haya esparcido por todo el mundo. cieros con ellas relacionados, se vino abajo dando paso a
Como veremos en los Capítulos 13 a 25, las econo- una crisis internacional de dimensiones solo comparables
mías de los distintos países se interrelacionan a través de a la Gran Depresión de 1929. La rapidez de su difusión
las exportaciones e importaciones de bienes y servicios y ha contado con el instrumento idóneo: la globalización.
de los movimientos internacionales de capitales. El de- La globalización de los mercados financieros ha actuado
tonante de la crisis actual fue la elevada morosidad de como autopista difusora de los efectos de la crisis.
las hipotecas de alto riesgo (subprime) desarrolladas en el La globalización es una realidad para difundir lo bue-
contexto del boom inmobiliario en EE.UU. y que se con- no (las nuevas tecnologías y la información) y lo malo;
cedieron sin ningún control del riesgo a muchos clientes una crisis financiera.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 11

Ampliación 1.4 - De debacle financiera a depresión global
y%FEFCBDMFàOBODJFSBBEFQSFTJÓOHMPCBM "QBMBODBNJFOUPEFCVSCVKBT
El TJTUFNBàOBODJFSP internacional se encamina a la debacle. La crisis fue causada por la mayor burbuja de activos apa-
Del lado de la economía real, todas las economías avanza- lancados y de crédito de la historia. El apalancamiento y
das, que representan el 55 % del PGB global, entraron en las burbujas no se limitaron al mercado de la vivienda en
recesión incluso antes de los shock financieros que comenza- EE.UU., sino que también fueron características en otros
ron el verano último. Así es que ahora tenemos recesión, una países. Además, más allá del mercado de la vivenda, en mu-
grave crisis bancaria en las economías avanzadas. chos países hubo un excesivo endeudamiento por parte de
Inicialmente, los mercados emergentes estuvieron vin- las instituciones financieras y algunos segmentos de los sec-
culados a estos problemas solo cuando los inversionistas tores público y corporativo. Como resultado, están estallan-
extranjeros comenzaron a sacar dinero de ellos. Luego, el do simultáneamente muchas burbujas, una de la vivienda,
pánico llegó a los mercados crediticios, los mercados mo- otra hipotecaria de renta variable, de bonos, de commodities
netarios y los de divisas, poniendo en evidencia las vul- de capitales privados y de fondos de cobertura.
nerabilidades de los sistemas financieros y sectores corpo- La ilusión de que la contracción económica en EE.UU.
rativos de varios países en desarrollo que habían vivido y otras economías avanzadas sería breve y poco profun-
auges de crédito y habían tomado préstamos cortos y en da —una recesión de seis meses en forma de V— ha sido
moneda extranjera. sustituida por la certeza de que será una recesión larga y
Los más frágiles han sido los países con grandes déficit de persistente en forma de U, que posiblemente durará dos
cuenta corriente y/o altos déficit fiscales, con grandes pasi- años en EE.UU. y cerca de dos años en la mayor parte del
vos a corto plazo en moneda extranjera. Sin embargo, inclu- resto del mundo, y dado el creciente riesgo de una debacle
so los que han mostrado mejores desempeños como Brasil, financiera sistémica local, tampoco se puede descartar la
Rusia, India y China, corren ahora el riesgo de un aterrizaje perspectiva de una recesión en forma de L, que dure toda
forzoso. Varios mercados emergentes se encuentran en ries- una década, como la que vivió Japón tras el colapso de su
go de sufrir también una severa crisis financiera. burbuja inmobiliaria y de renta variable.
Resumen de un artículo de Nouriel Roubini (Expansión del 20 de octubre de 2008).

1.6. La globalización y el protagonismo otro de economías más débiles e inestables (el Sur) está de-
jando de ser cierto. Se está dando paso a otro mundo cada
creciente de los países emergentes vez más interrelacionado, con un protagonismo crecien-
te de los países emergentes (China, India, Rusia, Brasil,
Como veremos en el Capítulo 24, el crecimiento no es algo México, Corea del Sur), y en el que las diferencias entre
que tiene lugar de forma uniforme entre los distintos paí- ambos bloques son cada vez menos nítidas. Un ejemplo de
ses. Tampoco los diferentes países presentan, a lo largo del lo señalado es que en 1988, el conjunto de países que inte-
tiempo, una estabilidad macroeconómica similar. En este gran el G-7 (EE.UU., Alemania, Gran Bretaña, Francia,
sentido resulta interesante analizar como se han distribui- Italia, Japón y Canadá) representaban 2/3 del PNB mun-
do los efectos de la crisis actual entre los distintos grandes dial mientras que en 2008 su peso relativo se ha reducido a
bloques regionales y países. algo más de 1/3. Asimismo, la economía estadounidense,
La crisis actual presenta algunos aspectos novedosos que durante la segunda mitad del siglo XX representaba el
respecto a las que han tenido lugar a lo largo de las últi- 40 % de la economía mundial, en 2008 apenas representa
mas décadas. En primer lugar, el origen de la crisis no ha un 20 %
estado en un país o región en vías de desarrollo (América En segundo lugar, precisamente los países emergentes
del Sur, Rusia o Asia), sino que el epicentro ha sido pre- son los que, en las primeras fases de la crisis se han visto
cisamente la economía más desarrollada, EE.UU. Esto es menos afectados. Este hecho tiene mucho que ver con algo
indicativo de cómo la globalización está alterando los cen- que ya se ha señalado: que en la presente ola de globali-
tros de poder económico. Así pues, la idea de que existe zación el protagonismo está correspondiendo a los países
un bloque de países desarrollados y estables (el Norte) y situados en el Anillo del Pacífico y a ciertos países emer-
12 UN ENFOQUE GLOBAL DE LA ECONOMÍA

gentes. Es un hecho que el mundo está cambiando desde todo el mundo le va a salir muy caro. Los fallos cometidos
la perspectiva de los centros de gravedad. Una consecuen- por determinadas instituciones financieras estadounidenses
cia de estos hechos es que en los centros empresariales del y permitidos por la Fed, y que el mundo solo ha conocido
mundo se ha generado una dinámica tendente a buscar con el estallido de la crisis, van a tener un coste elevado para
con una intensidad desconocida oportunidades de nego- todos, ya que los efectos de la crisis no son solo financie-
cio en los países emergentes. El futuro está en estos países ros. De hecho, se están concretando en términos de empleos
y es estratégicamente vital posicionarse de forma apropia- destruidos y empresas quebradas en todo el mundo, espe-
da en ellos. cialmente entre los países occidentales.
Cuando la crisis se ha convertido en un crash y se ha
tomado conciencia de que este dará paso a una severa re- -PTDJDMPT MBQPMÎUJDBFDPOÓNJDBZMBHMPCBMJ[BDJÓO
cesión, sus efectos sobre las economías emergentes han La actividad económica sigue una secuencia cíclica (véase
empezado a ser más preocupantes. La caída de los precios Capítulo 23). El DJDMPEFMPTOFHPDJPT con sus periodos de
de las materias primas y de la energía, y el retorno de capi- bonanza y de recesión se deja sentir en todos los países.
tales hacia los países industrializados, dadas sus carencias Precisamente, los responsables de la política económica lo
de liquidez, han empezado a incidir negativamente sobre que pretende es poner en práctica políticas que en la medi-
los países en desarrollo. La incertidumbre y la falta de da de los posible atenúen la intensidad de las fluctuaciones
confianza en el sistema y las dudas sobre su capacidad de cíclicas.
recuperación sugieren la conveniencia de soluciones glo-
balmente orquestadas para afrontar con ciertas garantías $JDMPEFMPTOFHPDJPT.PWJNJFOUPTBTDFOEFOUFTZEFT-
de éxito los problemas a los que se enfrenta el mundo. DFOEFOUFT NBTPNFOPTSFHVMBSFT EFMBQSPEVDDJÓOSFBM
FOUPSOPBVOBUFOEFODJBNFEJB
1.7. Las políticas macroeconómicas Desde finales de la década de los ochenta hasta 2007,
la economía internacional se vio favorecida por la conjun-
y la globalización ción de dos hechos; una creciente globalización y la irrup-
En un mundo globalizado, las políticas macroeconómicas ción de nuevas tecnologías. La globalización se concretó
que un país decide implantar deben elegirse teniendo en en un apertura creciente de las economías, de forma que el
cuenta las políticas que llevan a cabo el resto de los países. peso de las exportaciones más las importaciones sobre el
Pensemos en el caso de la QPMÎUJDB NPOFUBSJB Si un país PIB mundial creció de forma notable. Además del aumen-
decidiera aplicar una política monetaria muy estricta, esto to del comercio internacional, la masiva incorporación de
supondría que los tipos de interés en ese país serían más nuevas tecnologías generó un aumento muy relevante de
elevados que en el resto de los países y tendría lugar una la productividad, lo que estimuló el crecimiento y contri-
entrada de capitales, ya que los inversores de otros países buyó a contener los aumentos de precios. El resultado de
desearían beneficiarse de esos elevados tipos de interés. este conjunto de factores, por algunos denominados como
Esta entrada de capitales distorsionaría su política mone- Nueva Economía, fue un periodo muy largo de crecimien-
taria y el tipo de cambio, evidenciando las dificultades de to sostenido, prácticamente hasta 2007, a lo largo del cual
diseñar una política monetaria aisladamente del resto del la pobreza se redujo y un grupo de países, los conocidos
mundo en un contexto globalizado. como emergentes, se consagraron como verdaderos inter-
locutores económicos a nivel mundial.
1PMÎUJDBNPOFUBSJB.FEJEBTEFM#BODP$FOUSBMPSJFOUB- La crisis iniciada en 2007 ha venido a recordarnos la
EBTBDPOUSPMBSMBDBOUJEBEEFEJOFSPZMBTDPOEJDJPOFT dura realidad de los ciclos económicos. Incluso los países
EFDSÊEJUP emergentes, que en un principio se habían visto favorecidos
Ante la presente crisis los hechos vienen a decirnos que por el aumento del precio de las materias primas y de los
incluso en temas de regulación bancaria, lo ideal es estable- alimentos, al final también se están viendo afectados por
cer consensos a nivel internacional y aplicarlos en todos los la recesión generada por la crisis financiera. El tiempo nos
países. Téngase en cuenta que buena parte de los problemas dirá en qué medida su independencia inicial respecto del
de la crisis han tenido su origen en una deficiente regulación ciclo de los negocios del mundo occidental permitirá que la
del sector financiero estadounidense. La falta de regulación incidencia de la crisis sea menor. A nadie escapa que la des-
de determinadas instituciones financieras, la deficiente apre- aceleración sufrida por los países industrializados acabará
ciación del riesgo que conllevaban ciertas operaciones y en plasmándose en una menor demanda de importaciones
general los excesos de la ingeniería financiera es algo que a por parte estos, lo que incidirá en los países emergentes.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 13

1.8. El crecimiento económico en un mundo 1SPUFDDJPOJTNP%PDUSJOBPQSÃDUJDBEFJNQPOFSUBSJGBT
BMUBTQBSBQSPUFHFSMPTQSPEVDUPTOBDJPOBMFTEFMBDPN-
globalizado y sus efectos QFUFODJBFYUSBOKFSB
Los FDPOPNJTUBT DMÃTJDPT ya defendían que el libre movi- 5BSJGBBSBODFMBSJB*NQVFTUPTPCSFVOCJFOJNQPSUBEP
miento de los factores impulsa el crecimiento y el bienestar
económico. Las razones que explican una relación positi-
va entre libre comercio y crecimiento se pueden concretar La realidad es que la globalización ha abierto nuevas
en los puntos siguientes: 1) el comercio permite la especia- oportunidades a los países en vías de desarrollo para ex-
lización y la eficiencia, 2) favorece la aparición de econo- portar manufacturas y todo un abanico de servicios relati-
mías de escala en la producción (esto es, la disminución de vamente sofisticados de forma competitiva. De hecho cer-
los costes medios) al ampliarse los mercados, 3) estimula ca del 80 % de las exportaciones de los países en desarrollo
la competencia lo que hace más difícil la supremacía de son manufacturas. Esto es lo que está logrando China, que
monopolios locales, 4) contribuye a la estabilidad ma- ha entrado en un círculo virtuoso de crecimiento e indus-
croeconómica al propiciar la lucha contra la inflación, y trialización.
5) impulsa las inversiones directas extranjeras, pues hace En cualquier caso, los grandes triunfadores de las déca-
pensar no solo en el mercado nacional. das recientes no han sido todos plenamente partidarios del
libre comercio. Algunos han confiado en la inversión ex-
&DPOPNÎBDMÃTJDB%PDUSJOBRVFEFàFOEFRVFMBFDPOP-
tranjera directa (China, Irlanda y Singapur) y otros se han
NÎB EF NFSDBEP  TJO JOUFSWFODJÓO EFM FTUBEP  UJFOEF BM
resistido a la misma (Japón y Corea del Sur). Pero todos
QMFOPFNQMFPEFMPTSFDVSTPT
ellos han utilizado la economía mundial y, por lo tanto
Estos argumentos pueden utilizarse para afirmar que la el comercio internacional, como parte de su programa de
globalización estimula el crecimiento económico. La glo- desarrollo. Ambos grupos de países pueden considerarse
balización ha beneficiado de forma muy particular a los como casos en que se opta por la promoción de una indus-
países que han aprovechado las oportunidades que ofrece tria naciente orientada al exterior, más que propiamente
el comercio internacional abriendo nuevos mercados para como proteccionistas.
sus exportaciones y propiciando la entrada de inversiones
extranjeras. $SFDJNJFOUPZDPOWFSHFODJB
1SPUFDDJPOJTNPPMJCSFDBNCJP El crecimiento económico impulsado por la globaliza-
ción, ¿contribuye a reducir las diferencias entre los paí-
Las ideas de los economistas clásicos han sido criticadas ses, esto es propicia la convergencia? En otras palabras,
señalando que la intervención del estado no debe descar- ¿vivimos en un mundo donde el nivel de vida de los po-
tarse y en particular se ha señalado que el libre comercio bres tiende a mejorar más rápido que el de los ricos o en
sin ningún tipo de restricción puede no ser beneficioso un mundo donde los ricos se enriquecen y los pobres se
para los países en desarrollo. Se ha señalado que la prio- empobrecen?
ridad para el logro de un crecimiento rápido y sostenido
descansa en la industrialización y esto requiere un cierto El profesor Sala-i-Martin (2006) ha llevado a cabo
grado de QSPUFDDJPOJTNP La industria es el único sector un estudio exhaustivo para 138 países entre 1970 y 2000,
en el cual son posibles aumentos rápidos y sostenidos en concluyendo que las tasas globales de pobreza se han re-
productividad. Además, para industrializarse, los países ducido de forma significativa a lo largo de las tres déca-
deben mejorar su nivel tecnológico y sus capacidades de das bajo estudio. La razón de esta evolución ha sido que
gestión, lo que únicamente se puede conseguir si son capa- las rentas de algunos de los países más pobres y más po-
ces de arbitrar una cierta protección de su sector produc- blados (fundamentalmente India, China y otros países
tivo, compatible con una progresiva apertura al comercio de Asia) han mostrado una tendencia convergente con
internacional. Argumentan que este ha sido el caso de las las rentas de los ciudadanos de la OCDE. India y China,
economías exitosas a lo largo del último medio milenio, tomando como punto de arranque sus bajos costes labo-
como Japón, Corea del Sur o China. Estos críticos señalan rales, se han beneficiado de la integración económica, y
que la propia Organización Mundial del Comercio en las han optado de forma consciente por aprovecharse de las
últimas décadas ha ido tomando actitudes más permisivas oportunidades que ofrece la economía global, a través
hacia políticas desarrollistas, aceptando temporalmente del comercio y de las inversiones extranjeras. Este com-
cierto grado de protección, especialmente países en vías portamiento ha compensado la tendencia divergente de
de desarrollo. los países africanos.
14 UN ENFOQUE GLOBAL DE LA ECONOMÍA

La descomposición entre desigualdad en los compo- 70
nentes «en el país» y «entre países» muestra que la des- China
igualdad «en el país» ha aumentado a lo largo del perio- 60
do bajo estudio. Sin embargo, la disminución de la des-
50
igualdad «entre países» ha compensado el primer efecto Todos los países
y determina una reducción global de la desigualdad de 40 en desarrollo
la renta.
Lo que aún está por evaluar, pero los augurios no son 30

nada optimistas, es cómo se va a ver afectada la pobre- Todos los países en desarrollo
20 excepto China
za por la reciente crisis internacional. La destrucción de
riqueza inmobiliaria y financiera, la disminución de los 10
flujos financieros internacionales, el aumento del desem-
pleo y la reducción del comercio internacional son to- 0
1981 1990 2001
dos factores que están incidiendo negativamente sobre el
bienestar de los individuos y que acabarán haciendo que Figura 1.2 - Evolución de la pobreza
aumente la pobreza en el mundo.
Porcentaje de personas que viven con menos de 1 dólar al día
(tomada del Banco Mundial).

Apéndice 1.A - REPRESENTACIONES GRÁFICAS
Un gráfico es una representación de un cuadro o tabla en Existen tres tipos de relación directa: lineal, con pen-
forma de diagrama y, por tanto, se trata de otra forma de diente creciente y con pendiente decreciente:
presentar la misma información. La representación gráfica  3FMBDJÓO EJSFDUB MJOFBM La QFOEJFOUF (véase Amplia-
de una función muestra de forma visual e intuitiva el com- ción 1A.1) es constante a lo largo de toda la curva, esta
portamiento que las variables relacionadas tienen entre sí, relación se representa mediante una línea recta. En la Fi-
así como determinar algunos rasgos claves de la misma o gura 1.A.1a se recoge una relación directa lineal entre el
patrones de comportamiento. número de horas que funciona una maquina que produce
Las variables relacionadas funcionalmente pueden pre- teléfonos y el número de teléfonos terminados. Al aumen-
sentar los siguientes comportamientos: tar el número de horas de funcionamiento de la maquina,
I. Variables que se mueven en la misma dirección: rela- variable x, aumenta el número de productos terminados,
ción directa. variable y.
II. Variables que se mueven en direcciones opuestas: rela- 3FMBDJÓOEJSFDUBMJOFBM&TMBSFQSFTFOUBDJÓOUFÓSJDBNÃT
ción inversa. TJNQMFRVFQVFEFBEPQUBSMBSFMBDJÓOFOUSFEPTWBSJBCMFT
III. Variables que muestran un máximo y un mínimo. -BQSPQPSDJÓOFOUSFMBTWBSJBCMFTxFyFTDPOTUBOUFNP-
* 7BSJBCMFTRVFTFNVFWFOFOMBNJTNBEJSFDDJÓOSFMBDJÓO WJÊOEPTFBNCBTFOMBNJTNBEJSFDDJÓO
EJSFDUB
 3FMBDJÓO EJSFDUB DPO QFOEJFOUF DSFDJFOUF En este caso
La relación entre las variables es directa cuando las dos
cuando aumenta la variable x, la variable y aumenta en
variables aumentan o disminuyen a la vez.
mayor proporción. La Figura 1.A.1b muestra la rela-
Así, por ejemplo, la cantidad ofrecida de un bien es ción existente entre la cantidad empleada de trabajo y
función directa de su precio, pues el productor aumenta la la cantidad de producto total obtenida. Conforme au-
oferta cuando aumenta el precio de mercado y se reduce la menta el empleo de mano de obra el incremento en la
oferta cuando el precio disminuye. cantidad obtenida de producto es cada vez mayor, esto
es, la producción experimenta rendimientos marginales
-BSFMBDJÓOPGVODJÓORVFMJHB y = f x

MBTWBSJBCMFT
crecientes. Como veremos en el Capítulo 6 (Cuadro 6.1
xFyFTEJSFDUBPDSFDJFOUFDVBOEPBVOJODSFNFOUP EF-
y Figura 6.1), esto es lo que suponemos que ocurre du-
DSFNFOUP 
EFMBQSJNFSBxMFDPSSFTQPOEFVOJODSFNFOUP
rante las primeras fases de la producción.
EFDSFNFOUP 
EFMBTFHVOEBy
 3FMBDJÓOEJSFDUBDPOQFOEJFOUFEFDSFDJFOUF Al aumentar
la variable x, la variable y aumenta en menor cuantía.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 15

Ampliación 1.A.1 - El concepto de pendiente
La pendiente de una línea representa el cambio que expe- es inversa, las dos variables se mueven en dirección opues-
rimenta la variable explicada (la representada en el eje de ta, es decir, una aumenta y la otra disminuye (Figura a).
ordenadas, esto es, la y) cuando cambia la variable explica- Cuando la línea es recta, la pendiente es constante a lo
tiva (la representada en el eje de abscisas, es decir, la x). largo de todo su recorrido. En el caso de una curva la pen-
La pendiente puede expresarse como un número que diente cambia durante su trayectoria (Figura c). Supon-
mide el cambio en y por cambio unitario en x. La pen- gamos que deseamos conocer la pendiente en un punto,
diente indica si la relación entre las variables es directa o digamos en el punto H. Para ello, calculamos la pendiente
inversa. Si la pendiente es positiva, la relación es directa, de la línea recta que es tangente a la curva en el punto
en el sentido de que las variables se mueven en la misma di- H. Así pues, la pendiente de una curva en un punto viene
rección, es decir, cuando crecen o decrecen conjuntamente dada por la pendiente de la línea recta que es tangente a la
(Figura b). Cuando la pendiente es negativa, la relación curva en el punto en cuestión.

a) b)

y BC y EG
Pendiente = – ––– Pendiente = –––
CD FG

E

B

F G

C D

0 x 0 x

c)
K
y

KJ I J
Pendiente = –––
JI

H

0 x
16 UN ENFOQUE GLOBAL DE LA ECONOMÍA

En la Figura 1.A.1c se observa que ante un aumento de te una línea recta siendo la pendiente constante a lo largo
la cantidad consumida de un bien el incremento de la de toda la curva. La Figura 1.A.2a muestra las alternati-
utilidad total que nos reporta el consumo de ese bien es vas que se le plantean a un individuo que destina toda su
cada vez menor (véanse Capítulo 5, Cuadro 5.1 y Figu- renta a comprar solo dos bienes. Si toda la renta la dedica
ra 5.1). Esta misma forma supondremos que adopta la a un bien (helado) no le quedará nada para comprar del
curva representativa del producto total a partir de un otro bien (limonada) y lo mismo ocurriría si toda la renta
cierto nivel. Como veremos en el Capítulo 6, a partir de la dedicase al consumo de limonada. Como veremos en el
un cierto nivel, cuando aumenta la cantidad empleada Capítulo 5, esta línea recta se conoce en economía como
de trabajo, los incrementos en la cantidad de producto recta de balance y muestra las combinaciones máximas
total obtenido supondremos que van siendo cada vez de bienes que el consumidor puede comprar, dados los
menores, esto es se obtienen rendimientos decrecientes. precios de los bienes y su renta.
La explicación de este comportamiento es que supon-
dremos que a partir de un cierto nivel de producción, 3FMBDJÓOJOWFSTBMJOFBMFTMBSFQSFTFOUBDJÓOUFÓSJDBNÃT
el empleo de mano de obra, dada una maquinaria que TJNQMFRVFQVFEFBEPQUBSMBSFMBDJÓOFOUSFEPTWBSJBCMFT
permanece fija, empieza a experimentar una cierta sa- -BQSPQPSDJÓOFOUSFMBTWBSJBCMFTxFyFTDPOTUBOUFNP-
turación y se reduce la productividad del trabajo (véan- WJÊOEPTFMBTWBSJBCMFTFOEJSFDDJÓOPQVFTUB
se Cuadro 6.1 y Figura 6.1).
**7BSJBCMFT RVF TF NVFWFO FO EJSFDDJPOFT PQVFTUBT SFMB-  3FMBDJÓOJOWFSTBDPOQFOEJFOUFDSFDJFOUF Al aumentar la
DJÓOJOWFSTB variable x, la variable y disminuye en una cuantía cada
Una relación entre dos variables es inversa cuando al aumentar vez mayor (Figura 1.A.2b). En el Capítulo 2 veremos
(disminuir) el valor de x disminuye (aumenta) el valor de y. que esta es la forma de la curva de transformación o
frontera de posibilidades de la producción. Esta curva
6OBSFMBDJÓOFTJOWFSTBPEFDSFDJFOUFDVBOEPFMTJHOPEF nos dice que si en una economía solo se producen dos
MPT DBNCJPT EF MBT WBSJBCMFT x F y TFBO DPOUSBSJPT  FT bienes, conforme incrementamos la producción de uno
EFDJS DVBOEPVOBWBSJBDJÓOQPTJUJWBEFxWBZBBTPDJBEB de ellos se requerirá sacrificar una cantidad creciente
BVOBWBSJBDJÓOOFHBUJWBEF y. del otro bien (véanse Figura 2.3 y Cuadro 2.2).
Así, por ejemplo, la cantidad demandada por el con-  3FMBDJÓOJOWFSTBDPOQFOEJFOUFEFDSFDJFOUF Al aumentar la
sumidor de un bien, es función inversa a su precio, ya variable x, disminuye y, presentando a lo largo de la curva
que al aumentar el precio del bien el consumidor reduce una pendiente cada vez más suavizada (Figura 1.A.2c). En
la demanda. Existen tres tipos de relación inversa: lineal, el Apéndice del Capítulo 5 veremo cómo esta es la forma
con pendiente creciente y con pendiente decreciente. de curvas que suponemos que tienen las curvas de indife- 
3FMBDJÓOJOWFSTBMJOFBM La relación se representa median- rencia (una curva de indiferencia muestra el conjunto de

B
C
D

y y y

x x x

3FMBDJÓOEJSFDUBMJOFBM 3FMBDJÓOEJSFDUBDPOQFOEJFOUFDSFDJFOUF 3FMBDJÓOEJSFDUBDPOQFOEJFOUFEFDSFDJFOUF
La relación entre las dos variables es Conforme aumenta el empleo de mano Ante aumentos de la cantidad consumi-
constante, moviéndose ambas en la mis- de obra el incremento en la cantidad ob- da de un bien el incremento de la utilidad
ma dirección. tenida de producto es cada vez mayor, total que nos reporta el consumo de ese
esto es, la producción experimenta rendi- bien es cada vez menor.
mientos marginales crecientes.

Figura 1.A.1 - Variaciones que se mueven en la misma dirección: relación directa
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 17

B
C
D

y y y

x x x

3FMBDJÓO JOWFSTB DPO QFOEJFOUF DSFDJFOUF 3FMBDJÓOJOWFSTBDPOQFOEJFOUFEFDSFDJFO-
3FMBDJÓOJOWFSTBMJOFBM
DÓODBWB
UF DPOWFYB

La relación se representa mediante una Al aumentar la variable x, la variable y Al aumentar la variable x, disminuye y,
línea recta siendo la pendiente constante disminuye en una cuantía cada vez ma- presentando a lo largo de la curva, una
a lo largo de toda la curva. yor, esto es, con una pendiente creciente. pendiente cada vez más suavizada.

Figura 1.A.2 - Variaciones que se mueven en direcciones opuestas: relación inversa

combinaciones de los dos únicos bienes que suponemos pítulo 6 la curva indicativa del producto total, esto es la
que consume el individuo, entre las que el consumidor es que recoge la evolución de la producción conforme se
indiferente), convexas hacia el origen de coordenadas, de incrementa la cantidad de trabajo presenta un máximo
forma que la pendiente de la curva se hace menos inclina- a partir del cual el producto total empieza a decrecer
da a medida que vamos sustituyendo un bien por otro, en (Figura 1.A.3). Este comportamiento se explica por la
el sentido de que el individuo se muestra cada vez menos ley de los rendimientos decrecientes, que nos dice que
dispuesto a sacrificar un bien, por ejemplo helado, por si en la producción de un bien permanece fijo al menos
otro, digamos limonada a medida que la cantidad de hela- un factor productivo, al ir añadiendo unidades sucesi-
do disminuye (véase Figura 1.A.2). vas de trabajo llegará un momento a partir del cual los
incrementos son cada vez menores.
*** 7BSJBCMFTRVFUJFOFOVONÃYJNPPVONÎOJNP
 3FMBDJÓODPOVONÎOJNPEl primer tramo de la curva tiene
Con frecuencia las funciones presentan máximos o míni-
una relación inversa (decreciente) con una pendiente que
mos en sus curvas, esto es, que un tramo de la curva tenga
se vuelve menos inclinada hasta llegar a su punto mínimo
una relación directa (inversa) y a partir de un punto la re- a partir del cual la relación se vuelve directa con una pen-
lación se vuelva inversa (directa). diente creciente. Como veremos en el Capítulo 6 la curva 
3FMBDJÓO DPO VO NÃYJNP Este tipo de curva presenta de costes marginales, a partir de la cual se deduce la curva
en su primer tramo una relación directa (creciente), al- de oferta de la empresa, presenta forma de «U», con un
canza un punto máximo, y seguidamente muestra una tramo decreciente y una vez que alcanza el mínimo tiene
relación inversa (decreciente). Como veremos en el Ca- un tramo creciente (véanse Cuadro 6.5 y Figura 6.2).

B
C

y y

x x

3FMBDJÓODPOVONÃYJNP 3FMBDJÓODPOVONÎOJNP

Figura 1.A.3 - Variables con un máximo y un mínimo
18 UN ENFOQUE GLOBAL DE LA ECONOMÍA

RESUMEN
r La globalización es el proceso de integración interna- un ejemplo de fallo de mercado. La globalización ha
cional de los mercados de bienes, servicios y factores. actuado como instrumento impulsor de los efectos ex-
r La deslocalización de una actividad productiva reali- ternos positivos derivados de la I+D+i y consecuente-
zada por una empresa en un determinado lugar con- mente ha estimulado el crecimiento.
siste en el desplazamiento de la citada actividad a otro r La globalización es una realidad para difundir lo
país, generalmente por razones de un menor coste de la bueno (las nuevas tecnologías y la información) y lo
mano de obra. malo; una crisis financiera como la iniciada en 2007 en
r El offshoring o outsourcing internacional es la obten- EE.UU.
ción en el extranjero de bienes o servicios intermedios. r En un mundo globalizado las políticas macroeconómi-
r Las compañías multinacionales se han convertido en cas que un país decide implantar deben elegirse tenien-
el mecanismo más potente para impulsar el proceso de do en cuenta las políticas que llevan a cabo el resto de
globalización mediante la transferencia del progreso los países.
tecnológico y al divulgar y transmitir las mejores prác- r El ciclo económico y el ciclo de los negocios consiste en
ticas de gestión. movimientos ascendentes y descendentes, mas o menos
r Durante el perido 1997-2007 la pobreza a nivel mun- regulares, de la producción real entorno a una tenden-
dial se redujo debido sobre todo al fuerte crecimiento cia media.
experimentado por los países asiáticos. r La economía clásica es la doctrina que defiende que
r Un bien público es un bien de cuyo disfrute no puede la economía de mercado, sin intervención del estado,
excluirse a la población, independientemente de quién tiende al pleno empleo de los recursos
pague por él, y cuyo consumo por un individuo no re- r El proteccionismo consiste en imponer tarifas altas
duce la cantidad disponible para otro individuo. para proteger los productos nacionales de la compe-
r La existencia de externalidades positivas, como las de- tencia extranjera.
rivadas de las innovaciones tecnológicas, también son

CONCEPTOS BÁSICOS
r Deslocalización r Externalidad positiva.
r Factores productivos. r Fallos del mercado.
r Bien excluible. r 
Fragmentación de la producción.
r Bien final. r Globalización.
r Bien intermedio. r 
Microeconomía.
r Bien público. r Offshoring o outsourcing internacional.
r Bien rival. r Outsorcing.
r 
Ciclo de los negocios. r 
Política monetaria.
r 
Economía clásica. r 
Proteccionismo.
r Economías de red.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 19

CUESTIONES PARA LA AUTOEVALUACIÓN
1. ¿En qué sentido es importante el número de partici- 7. ¿Debido a qué razones ciertos fallos de mercado se ha-
pantes en un mercado para que aparezcan las econo- cen más patentes conforme el proceso globalizado se
mías de red? acentúa?
2. Justifique por qué la globalización ha contribuido a 8. Analice en qué sentido la globalización ha potenciado
difundir la crisis financiera iniciada en EE.UU. en los efectos positivos derivados de las nuevas tecnolo-
2007. gías.
3. Analice el papel de la deslocalización como mecanis- 9. ¿Los países emergentes han desempeñado un papel di-
mo impulsor de la globalización. ferente en la crisis iniciada en 2007 respecto al jugado
4. ¿En qué medida los avances de la tecnología hacen po- en las crisis anteriores?
sible el offshoring de servicios? 10. ¿Qué factores pueden explicar una relación positiva
5. ¿Qué factores han convertido a las compañías multi- entre libre comercio, crecimiento económico y globali-
nacionales en el mecanismo más potente para impul- zación?
sar el proceso de globalización?
6. ¿Mediante qué factores la globalización ha podido con-
tribuir a que se reduzca la pobreza a nivel mundial?

EJERCICIOS Y APLICACIONES
1. ¿En qué sentido la crisis financiera internacional desen- – La brecha jurisdiccional.
cadenada en EE.UU. a mediados de 2007 ha evidencia- – La brecha participativa.
do algunos de los riesgos de la globalización?
– La brecha de incentivos.
2. Según determinados estudios empíricos, en las últimas
¿Cuál de ellas es la que ve más difícil de superar?
tres décadas del siglo XX la pobreza se redujo a nivel
mundial. ¿En qué sentido la crisis financiera interna- 4. Entre las denominadas externalidades positivas cabe
cional puede truncar esta tendencia? destacar los efectos difusión de la tecnología. ¿En qué
sentido el fuerte y sostenido crecimiento experimen-
3. La globalización ha puesto de manifiesto la existen-
tado por la economía mundial hasta 2007 ha estado
cia de los denominados males globales. Para que se
propiciado por los efectos difusión?
puedan alcanzar soluciones aparecen los tres tipos si-
guientes de inconvenientes o brechas:
II. CONCEPTOS BÁSICOS
CAPÍTULO 2 ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS
2.1 El concepto de economía
2.2 La economía como ciencia
2.3 Los problemas económicos fundamentales de toda sociedad
2.4 La frontera de posibilidades de la producción (FPP)
2.5 Aplicaciones de la FPP: eficiencia y crecimiento
2.6 Especialización e intercambio
2.7 Los sistemas económicos y las decisiones básicas
2.8 Los mercados y las intervención del mercado
CAPÍTULO 2

ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS
La economía es una ciencia en la que, al igual que ocurre en aceptación. Su lugar lo ocupó la nueva versión de la escue-
otras ciencias, las teorías enfrentadas tienen distinta acep- la clásica, representada por Friedman. Con la llegada de
tación según las circunstancias. Los dos cuerpos teóricos la crisis financiera internacional iniciada en 2007, las ideas
con mayor aceptación son la economía clásica y la teoría keynesianas han vuelto a cobrar actualidad. Dado que los
keynesiana. La economía clásica defendía que los merca- mercados de créditos se quedaron bloqueados, los bancos
dos por sí solos, gracias a la flexibilidad de los precios y los centrales de muchos países tuvieron que suministrar liqui-
salarios, alcanzan el equilibrio y no debe recurrirse a la in- dez al sistema y los gobiernos tuvieron que acudir a resca-
tervención del estado. La escuela clásica mantuvo su hege- tar a las entidades financieras para evitar que quebrasen.
monía hasta la Gran Depresión de 1929. Ante la quiebra Además, para tratar de evitar que la recesión provocada
generalizada de bancos y las enormes tasas de desempleo, por la crisis se convirtiese en una depresión, los gobiernos
a partir de 1929 se empezó a pensar en la conveniencia de tuvieron que poner en marcha importantes programas de
que el estado regulase y apoyase a las entidades financieras estímulos fiscales, con reducciones de impuestos para im-
y se llevaran a cabo obras públicas para reactivar la econo- pulsar el consumo, programas de obras públicas y ayudas
mía, tal como defendía Keynes. a determinados sectores productivos.
Las ideas keynesianas demostraron su validez para sa- Todo esto viene a confirmar lo defendido por la filo-
car a la economía de la Gran Depresión, pero a partir de la sofía de la ciencia: las teorías no se abandonan de forma
década de los setenta, con la aparición de la inflación con definitiva, sino que se sustituyen temporalmente por otras
estancamiento, las ideas keynesianas fueron perdiendo que explican mejor la realidad.

OBJETIVOS DEL CAPÍTULO INTRODUCCIÓN
r 1SFTFOUBSBMBFDPOPNÎBDPNPMBDJFODJBEFMBFMFDDJÓO Este capítulo analiza el concepto de economía. Se presenta
el papel que juegan las teorías y los modelos como medio
r &YQMJDBSMBTEJGFSFODJBTFOUSFMBFDPOPNÎBQPTJUJWBZMB para explicar los fenómenos económicos y se analizan las
FDPOPNÎBOPSNBUJWB peculiaridades de la investigación en Economía.
r "OBMJ[BS MPT QSPCMFNBT FDPOÓNJDPT GVOEBNFOUBMFT EF Así mismo, se presentan los principales problemas a los
UPEBTPDJFEBEy2VÊQSPEVDJS y$ÓNP y1BSBRVJÊO que desde un punto de vista económico debe hacer fren-
r *OUSPEVDJSBMMFDUPSFMDPODFQUPEFGSPOUFSBEFQPTJCJMJEB- te toda sociedad. Para ello se introducen los conceptos
EFTEFMBQSPEVDDJÓO '11 
de frontera de posibilidades de la producción y coste de
oportunidad. También se presenta el papel que juega el
r +VTUJàDBSMBJNQPSUBODJBEFMDPODFQUPEFDPTUFEFPQPS- intercambio en la economía como vía para facilitar la es-
UVOJEBEZNPTUSBSTVTBQMJDBDJPOFT pecialización y dar salida a los excedentes generados por
r "OBMJ[BSMPTDPODFQUPTEFFTQFDJBMJ[BDJÓOFJOUFSDBNCJP la propia especialización.
Por último, se presenta el concepto de sistema econó-
r 1SFTFOUBSFMDPODFQUPEFTJTUFNBFDPOÓNJDPZBDMBSBSFM
mico y se analizan los dos principales sistemas económi-
EJTUJOUPQBQFMRVFKVFHBMBBVUPSJEBEZFMNFSDBEP
cos existentes: el de economía centralizada y el de econo-
r "OBMJ[BSMBTDBSBDUFSÎTUJDBTEFMBTFDPOPNÎBTDFOUSBMJ[B- mía de mercado.
EBTZEFMBTFDPOPNÎBTEFNFSDBEP
24 ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS

2.1. El concepto de economía de ciertos servicios como los de asistencia médica, edu-
cación, transporte, etc. Una vez cubiertas las anteriores
El problema económico surge cuando se utilizan diversos necesidades, los individuos se ocupan de aquellas otras
medios para conseguir una serie de objetivos, de forma necesidades que hacen placentera la vida, si bien el nivel
que cabe preguntarse por el procedimiento más idóneo. de cobertura de estas dependerá del poder adquisitivo
La esencia de la actividad económica reside en la posibi- de cada individuo. Además los deseos son refinables y
lidad de elegir. Lo que pretende la &DPOPNÎB es ofrecer de forma que una vez satisfechas las necesidades prima-
un método para ordenar y establecer prioridades racio- rias desearemos algo más, de modo que a medida que
nalmente. aumenta el nivel de vida y aparecen nuevos productos,
surgen nuevos deseos.
&DPOPNÎB&TMBDJFODJBRVFFTUVEJBMBBTJHOBDJÓONÃT
DPOWFOJFOUFEFMPTSFDVSTPTFTDBTPTEFVOBTPDJFEBEQBSB "àSNBDJPOFTQPTJUJWBTZBàSNBDJPOFTOPSNBUJWBT
MBPCUFODJÓOEFVODPOKVOUPPSEFOBEPEFPCKFUJWPT En economía se formulan dos tipos de afirmaciones;
positivas y normativas. Las afirmaciones acerca de lo
Lo que caracteriza a la Economía es el método de aná-
que «es» reciben el nombre de BàSNBDJPOFT QPTJUJWBT
lisis aplicable al comportamiento humano y a las insti-
y pueden ser correctas o no. Las afirmaciones positi-
tuciones sociales, políticas y económicas, a través de las
vas se refieran a hechos concretos y observables. Por lo
cuales los individuos se relacionan entre sí. J. M. Keynes
tanto pueden ponerse a prueba al contrastarlas con la
al referirse a la Economía señala que «es un método más
evidencia empírica. Un ejemplo de afirmación positiva
bien que una doctrina, una disciplina de la mente, una téc-
es: la cantidad demandada aumenta cuando se reduce
nica de pensar, que ayuda a las personas que tienen que el precio. Las afirmaciones sobre lo que «debe ser» se
sacar conclusiones concretas». denominan BàSNBDJPOFTOPSNBUJWBT Estas afirmaciones
El análisis económico tiene lugar bajo dos enfoques: el dependen del punto de vista de quien las formula y no
NJDSPFDPOÓNJDP y el NBDSPFDPOÓNJDP pueden someterse a prueba. Un ejemplo de afirmación
normativa es: las entidades financieras deben regularse
.JDSPFDPOPNÎB &TUVEJB MPT DPNQPSUBNJFOUPT CÃTJDPT con mayor rigor.
EFMPTBHFOUFTFDPOÓNJDPTJOEJWJEVBMFTZMPTNFDBOJTNPT
EFGPSNBDJÓOEFMPTQSFDJPT
-BT BàSNBDJPOFT QPTJUJWBT TPO FYQMJDBDJPOFT PCKFUJ-
WBTEFMGVODJPOBNJFOUPEFMPTGFOÓNFOPTFDPOÓNJDPT
.BDSPFDPOPNÎB"OBMJ[BDPNQPSUBNJFOUPTBHSFHBEPTP
USBUBOTPCSFjMPRVFFTv-BTBàSNBDJPOFTOPSNBUJWBT
HMPCBMFTZTFPDVQBEFUFNBTDPNPFMFNQMFP MBJOáB-
PGSFDFO QSFTDSJQDJPOFT QBSB MB BDDJÓO CBTBEBT FO KVJ-
DJÓOPFMQSPEVDUPUPUBMEFVOBFDPOPNÎB
DJPTEFWBMPSQFSTPOBMFTZTVCKFUJWPTUSBUBOjEFMPRVF
EFCFSÎBTFSv
-BFTDBTF[ZMBFMFDDJÓO
La Economía surge porque las necesidades humanas son Las proposiciones sobre lo que debería ser responden
en la práctica ilimitadas mientras que los recursos eco- a unos criterios éticos, ideológicos o políticos sobre lo
nómicos son limitados, y por tanto también los bienes que se considera deseable o indeseable. Desde un punto
económicos. La FTDBTF[ no es un problema tecnológico, de vista normativo, los ciudadanos formulan afirmacio-
sino que surge como consecuencia de la disparidad entre nes sobre el sistema económico basándose en sus propios
los deseos humanos y los medios disponibles para satis- juicios y no exclusivamente en razonamientos científicos.
facerlos. Según se utilice un tipo u otro de proposiciones cabe ha-
blar de FDPOPNÎBQPTJUJWB y FDPOPNÎBOPSNBUJWB

-BFTDBTF[FTVODPODFQUPSFMBUJWP FOFMTFOUJEPEFRVF
FYJTUFVOEFTFPEFBERVJSJSVOBDBOUJEBEEFCJFOFTZTFS- -BFDPOPNÎBQPTJUJWBTFPDVQBEFFYQMJDBDJPOFTPCKFUJ-
WJDJPTNBZPSRVFMBEJTQPOJCMF WBTTPCSFFMGVODJPOBNJFOUPEFMBFDPOPNÎB-BFDPOP-
NÎBOPSNBUJWBTFSFàFSFBMPTQSFDFQUPTÊUJDPTZOPSNBT
EFKVTUJDJB
Los individuos tratan de cubrir inicialmente aque-
llas necesidades que son biológicas o primarias, esto
es, las relacionadas con la alimentación, la vivienda y En la vida real, sin embargo, los componentes positi-
el vestido. Los individuos, también necesitan proveerse vo y normativo de la ciencia económica, esto es, la eco-
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 25

nomía positiva y la economía normativa, se mezclan de en base a un razonamiento teórico y a un análisis de
forma que resulta muy difícil separarlos. Lo sucedido a los datos históricos sobre las variables económicas rele-
propósito del Plan de Rescate del sistema financiero lan- vantes. Estos razonamientos se concretan en los NPEFMPT
zado por el gobierno de EE.UU. en octubre de 2008 es un FDPOÓNJDPT
claro ejemplo de la importancia de las cuestiones éticas e
ideológicas. Aunque el Plan lo proponía el gobierno re-
publicano, los congresistas de este partido inicialmente 6ONPEFMPFTVOBTJNQMJàDBDJÓOZVOBBCTUSBDDJÓOEFMB
lo rechazaron por razones ideológicas. Sus creencias en SFBMJEBERVFBUSBWÊTEFTVQVFTUPT BSHVNFOUPTZDPODMV-
la economía libre de mercado y el rechazo a la interven- TJPOFTFYQMJDBVOBEFUFSNJOBEBQSPQPTJDJÓOPVOBTQFD-
ción del Estado les llevó, en una primera instancia, a no UPEFVOGFOÓNFOPNÃTBNQMJP
aceptar un Plan que suponía la intervención del gobier-
no estadounidense en el funcionamiento de las entidades Los modelos económicos suponen que el comporta-
financieras con dificultades. Aunque las razones dadas miento de los individuos es SBDJPOBM en el sentido de que
para la intervención fuesen salvar al sistema capitalista, toman aquellas decisiones que son más efectivas para al-
por principios ideológicos rechazaban lo que pensaban canzar sus propios objetivos, cualesquiera que estos sean.
era una nacionalización parcial de las entidades finan- La racionalidad garantiza al sujeto económico un crite-
cieras. rio estable, a partir del cual decide su actuación ante cada
situación. En la medida en que los sujetos económicos
actúen racionalmente, sus acciones serán predecibles y se
2.2. La economía como ciencia podrán estudiar las consecuencias que un cambio en el en-
La economía es una ciencia social y se ocupa de descu- torno tendrá sobre ellas.
brir cómo funcionan las economías de los distintos países.
Esta comprensión exige contar con UFPSÎBT que expliquen -B SBDJPOBMJEBE &M TVQVFTUP EF SBDJPOBMJEBE DPOMMF-
el funcionamiento de los fenómenos económicos. WBRVFMPTBHFOUFTQFSTJHBODJFSUPTPCKFUJWPTZRVFTVT
FMFDDJPOFT TFBO DPOTJTUFOUFT DPO MB FWBMVBDJÓO EF TV
6OBUFPSÎBFTVOBFYQMJDBDJÓOEFMNFDBOJTNPRVFTVCZB- QSPQJPJOUFSÊT
DFFOMPTGFOÓNFOPTPCTFSWBEPT

Las teorías pretenden explicar el porqué de ciertos -BMFZEFMPTHSBOEFTOÙNFSPT
acontecimientos o justificar la relación entre los mismos. El objeto de estudio primordial de los modelos econó-
Teorizar no es un lujo, sino una necesidad. La UFPSÎB micos es el hombre, y este es libre y no está sujeto a leyes
FDPOÓNJDB provee una estructura lógica para organizar inflexibles. Este hecho dificulta la investigación en Eco-
y analizar datos económicos. Sin teoría los economistas nomía y la modelización de los fenómenos económicos.
lo único que podrían hacer sería observar y describir lo La modelización requiere un comportamiento relativa-
que ven. mente estable que pueda predecirse dentro de un margen
aceptable de error. Afortunadamente, las predicciones
-BUFPSÎBFDPOÓNJDBMBVUJMJ[BNPTQBSBQPOFSFOPSEFO con éxito del comportamiento de los grupos humanos
MBTPCTFSWBDJPOFTEFMPTIFDIPTFDPOÓNJDPT DPOFMàOEF son factibles gracias a la denominada MFZEFMPTHSBOEFT
FYQMJDBSEFRVÊNBOFSBFTUÃOSFMBDJPOBEPT OÙNFSPT.

Las teorías, por un lado, pretenden explicar por qué se
observan en el mundo real determinados acontecimientos -BMFZEFMPTHSBOEFTOÙNFSPT TPTUJFOFRVF QPSQSPNF-
o por qué se da una relación entre dos o más variables, y, EJP MPTNPWJNJFOUPTGPSUVJUPTEFVOHSBOOÙNFSPEFJO-
por otro, facilitan la predicción de las consecuencias de EJWJEVPTUJFOEFOBFMJNJOBSTFVOPTDPOPUSPT
algunos acontecimientos. 
De esta ley se deduce que si bien algunos individuos
-PTNPEFMPTFDPOÓNJDPT
pueden actuar de una manera extraña, no por ello el com-
Para tratar de influir sobre la actividad económica, la portamiento del grupo deja de ser predecible, pues «las co-
economía se preocupa de establecer relaciones causa- sas raras» que algunos individuos puedan hacer tenderán
efecto. Este tipo de relaciones solo se pueden afrontar a eliminarse con las realizadas por otros.
26 ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS

Ampliación 2.1 - Las discrepancias entre los economistas
Si la Economía es una disciplina científica, ¿por qué los La información estadística que sería necesaria para hacerlo
economistas discuten tan a menudo de forma que parece normalmente no está disponible, y hay que recurrir a las
que discrepan sobre casi todo? En primer lugar hay que preferencias y opiniones, sobre las que los individuos con
señalar, que las discrepancias entre economistas no son frecuencia difieren. Estas opiniones éticas se traducen en
mucho más profundas que en otras ciencias, aunque sí son juicios de valor sin posibilidad de contrastación empírica
más visibles. Se trata de una ciencia social y los problemas y, a este respecto, los economistas no están mejor dotados
debatidos preocupan al pueblo en general, mientras que que los demás individuos. Así, por ejemplo, en el contexto
en otras ciencias generalmente quedan reducidos a la co- de la crisis financiera internacional se originó un profundo
munidad científica. debate en la sociedad en general sobre si los bancos con pro-
En segundo lugar, dado el tipo de temas bajo contro- blemas se deberían nacionalizar. Los argumentos no eran
versia, conviene precisar que la ciencia económica puede únicamente económicos ya que también se argumentaba
contribuir a su resolución, pero las decisiones finales sobre si era bueno que el estado interviniese directamente en el
temas de política económica rara vez se toman exclusiva- mercado financiero o si se debería dejar un mayor grado de
mente de acuerdo con las teorías y modelos económicos. libertad a los bancos para que resolviesen sus problemas.

-BFDPOPNÎBZQPMÎUJDBFDPOÓNJDB mía, para poder profundizar en el conocimiento de la reali-
dad y en la formulación de teorías explicativas, también es
Si no hubiese posibilidad de influir sobre la actividad eco-
necesario investigar. En Economía se emplea tanto el NÊUP-
nómica a través de políticas económicas, la Economía sería
EPJOEVDUJWP esto es se parte de la observación de la realidad
una disciplina meramente descriptiva e histórica. Se puede
acudir a dos tipos de políticas: las QPMÎUJDBT NJDSPFDPOÓ- para obtener principios generales, como el NÊUPEP EFEVD-
NJDBT y las QPMÎUJDBT NBDSPFDPOÓNJDBT Las políticas mi- UJWP es decir, se emplean deducciones lógicas extraídas de
croeconómicas son las que inciden en el funcionamiento de axiomas «a priori» sin recurrir a la observación empírica.
sectores específicos. Un ejemplo de estas son las medidas El procedimiento normalmente seguido en el desarro-
tomadas a favor del sector del automóvil ante el desplome llo de la investigación en Economía tiene tres fases:
de la demanda motivado por la reciente crisis internacio- r ‰PCTFSWBDJÓOEFVOGFOÓNFOP Nos preguntamos la ra-
nal. Las políticas macroeconómicas se ocupan de temas zón por la que puede existir una determinada relación
tales como controlar la inflación o estimular la creación entren dos variables, por ejemplo entre el precio de un
de empleo a nivel global. Así, para combatir la recesión bien y la cantidad demandada.
creada por la crisis financiera internacional originada en
r ‰GPSNVMBDJÓOVOBTFSJFEFIJQÓUFTJTSe desarrolla una
EE.UU. en 2007 los gobiernos de muchos países han pues-
teoría que intenta explicar el fenómeno observado,
to en marcha QPMÎUJDBTNPOFUBSJBT expansivas (véase Capí-
tulo 18), reduciendo los tipos de interés y aumentando la como puede ser que cuando se reduce el precio aumen-
cantidad de dinero para facilitar liquidez a las entidades ta la cantidad demandada.
financieras. Como estas medidas no han sido suficientes, r ‰DPOUSBTUBDJÓOPWFSJàDBDJÓO Las predicciones de la
pues los agentes económicos, al perder la confianza, han teoría se confrontan con los datos, esto es se verifica si
reducido el gasto, los gobiernos han recurrido a la QPMÎUJDB efectivamente se cumple la ley de la demanda, es decir
àTDBM y presupuestaria (véase Capítulo 16), y han llevado que a disminuciones en el precio le siguen aumentos en
a cabo medias como la reducción de impuestos y ayudas a la cantidad demandada.
las economías domésticas para hacer frente las hipotecas. Existe una relación continua entre los modelos y los
El objetivo es tratar de estimular la economía y ayudar hechos, pues estos proporcionan las relaciones que esta-
directamente a las empresas y familias. mos tratando de explicar y, posteriormente, una vez for-
muladas las teorías, de nuevo se recurre a los datos para
-BJOWFTUJHBDJÓOFOFDPOPNÎB comprobar las hipótesis que sugieren estas y para tratar de
Lo mismo que en Medicina para poder avanzar en el trata- medir las relaciones de las que dependen sus predicciones
miento de las enfermedades, hay que investigar, en Econo- (véase Esquema 2.1).
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 27

r -B EJàDVMUBE EF SFBMJ[BS FYQFSJNFOUPT DPOUSPMBEPT MB
Esquema 2.1 - Representación de la investigación en Economía DPOEJDJÓOceteris paribus
Para paliar la dificultad de realizar experimentos controla-
PROCEDIMIENTO DEL ANÁLISIS ECONÓMICO dos es frecuente introducir en los modelos económicos la
condición «ceteris paribus» y de esta forma poder identifi-
Observación car relaciones causa-efecto. Esta condición consiste en su-
poner que si, por ejemplo, estamos estudiando la inciden-
Inducción Método inductivo cia del precio de los automóviles en la cantidad demanda-
Hipótesis
da de estos, las demás variables que inciden en la demanda
de automóviles excepto el precio permanecen constantes.
Deducción Método deductivo Solo de esta forma podemos analizar el efecto de un cam-
bio en el precio de los automóviles «ceteris paribus», en la
Teorías, leyes
cantidad demandada de automóviles.
Verificación Contrastación
Ceteris paribus&TVOBMPDVDJÓOMBUJOBRVFTJHOJàDBjMBT
Observación PUSBTDPTBTQFSNBOFDFODPOTUBOUFTv

En cualquier caso, la imposibilidad de realizar expe-
rimentos controlados no es un problema exclusivo de la
Economía. Tampoco en Astronomía se pueden efectuar
experimentos, y ello no ha impedido su desarrollo como
1FDVMJBSJEBEFTEFMBJOWFTUJHBDJÓOFDPOÓNJDB
ciencia. El cambio continuo de las variables económicas
Las peculiaridades de la investigación en Economía tienen tampoco es un problema sin solución, ya que con técnicas
que ver con el realismo de los supuestos, la dificultad de de análisis apropiadas a la complejidad de los fenómenos
realizar experimentos controlados y el papel que juegan los dicho problema se puede superar.
juicios de valor.
r -PTKVJDJPTEFWBMPS
r &MSFBMJTNPEFMPTTVQVFTUPT En Economía se plantea también el problema de los
Los TVQVFTUPT que integran las distintas teorías son propo- juicios de valor. Los economistas son miembros de una
siciones cuya validez se toma como dada, y se introducen sociedad que tiene unos valores ideológicos que los in-
porque concretan los modos de conducta de los agentes dividuos aprenden y absorben, muchas veces de forma
económicos. inconsciente. Estos juicios de valor influencian las cues-
tiones que el científico estudia, el tipo de preguntas que
se hace, los conceptos que emplea y las hipótesis que for-
-PT TVQVFTUPT TPO QSPQPTJDJPOFT DVZB WBMJEF[ TF UPNB mula, y pueden restar objetividad al análisis de los fenó-
DPNP EBEB Z DPODSFUBO MPT NPEPT EF DPOEVDUB EF MPT menos económicos.
BHFOUFT
La incorporación de juicios de valor tampoco es exclu-
siva de la Economía y de hecho se acepta de forma genera-
Por lo que respecta al consumidor se supone que actúa
lizada que toda investigación científica implica elementos
racionalmente y maximiza la utilidad que le proporciona
subjetivos importantes. El ideal de una explicación de los
el consumo de los bienes (véase Capítulo 5). Respecto a la
hechos puramente objetivos, libre de juicios de valor y de
empresa suponemos que maximiza los beneficios, es decir, elementos subjetivos, ha sido abandonado. Además, cua-
la diferencia entre los ingresos por ventas y los costes de lesquiera que sean los factores inspiradores de una hipóte-
producción (véase Capítulo 6). sis, su proceso de manipulación puede acabar de depurarla
La introducción de supuestos como los señalados de los elementos ideológicos.
suele ser motivo de crítica debido a su falta de realismo. Por otro lado, la Economía tiene un problema me-
Sin embargo, las teorías no deben evaluarse por el mayor todológico adicional debido a que su objeto de estudio,
o menor realismo de los supuestos empleados, sino por los individuos, aprenden de los fenómenos económicos,
la validez de las predicciones de ellas derivadas. Desde cambian su conducta y sus hábitos de comportamiento
esta óptica una teoría será válida siempre y cuando lo a medida que avanza el conocimiento económico de los
sean las consecuencias o predicciones formuladas a par- fenómenos con la finalidad de sacarle provecho (véanse
tir de ella. Capítulos 21 y 23).
28 ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS

2.3. Los problemas económicos vestidos, o se le prestará una mayor atención a los bienes
de inversión, como fábricas, que permitirán incrementar el
fundamentales de toda sociedad consumo en el futuro? ¿Se van a producir muchos vestidos
de escasa calidad, o pocos de una calidad elevada? ¿Se in-
El problema económico básico surge cuando se utilizan crementará la producción de bienes materiales, tales como
diversos medios para conseguir una serie de objetivos, de alimentos y automóviles, o se potenciará la producción de
forma que cabe preguntarse por el procedimiento más servicios destinados a ocupar el ocio, tales como servicios
idóneo. La esencia de la actividad económica reside en la educativos y sanitarios?
posibilidad de elegir. El hecho de que los factores produc-
tivos estén disponibles en cantidades limitadas y que las r y$ÓNPQSPEVDJS
necesidades humanas sean prácticamente ilimitadas hace ¿Cómo se producirán los bienes y servicios? ¿Con qué re-
inevitable la elección cursos y con qué técnica producirán las empresas? ¿Qué
personas desarrollarán cada una de las distintas activida-
Factores productivos des? ¿La energía a emplear procederá de centrales hidráu-
Los GBDUPSFTPSFDVSTPTQSPEVDUJWPT inputs
son los recursos licas, térmicas, nucleares o solares? ¿La producción será
empleados por las empresas o unidades económicas de pro- prioritariamente artesanal o muy mecanizada, incluyendo
ducción para producir bienes y servicios. Los factores pro- la utilización de robot? ¿Las grandes empresas serán de
ductivos están disponibles es cantidades limitadas y en con- propiedad privada o de propiedad pública?
secuencia condicionan la producción de bienes y servicios.
r y1BSBRVJÊOQSPEVDJS
-PT GBDUPSFT QSPEVDUJWPT  FTUP FT  FM USBCBKP  MB UJFSSB  ¿Para quién será la producción? ¿Quiénes consumirán los bie-
MBTNÃRVJOBT MBTIFSSBNJFOUBT MPTFEJàDJPTZMBTNBUF- nes y servicios producidos? En otras palabras, ¿cómo se va a
SJBTQSJNBT TFVUJMJ[BOQBSBQSPEVDJSCJFOFTZTFSWJDJPT distribuir el total de la producción nacional entre los diferen-
La clasificación tradicional de los factores productivos tes individuos y familias? ¿Se va a tender a que la distribución
considera tres categorías: de la renta sea igualitaria o, por el contrario, se permitirá que
r La UJFSSB PSFDVSTPTOBUVSBMFT 
todo lo que aporta la se produzcan diferencias de renta muy acusadas?
naturaleza al proceso productivo. En una economía como la española las respuestas a las
r El USBCBKP el tiempo y las capacidades intelectuales de- tres preguntas básicas que se plantean en toda sociedad
dicadas a las actividades productivas. las dan los distintos agentes en una multitud de mercados
r ElDBQJUBM los bienes duraderos no dedicados al consu- (véase Epígrafe 2.7). Los individuos libremente deciden
mo sino a producir otros bienes. qué productos y servicios van a comprar, a qué profesión
se van a dedicar y cuánto dinero van a ahorrar. Las em-
En economía, a menos que se especifique lo contrario, presas deciden qué productos y servicios van a producir y
el término capital significa DBQJUBMGÎTJDP es decir, máqui- cómo van a hacerlo. Los gobiernos deciden qué proyectos
nas y edificios, y no capital financiero1. y programas van a realizar y cómo van a financiarlos.

¿Qué? ¿Cómo? ¿Para quién? Economía española 2.1
Dado que los factores productivos están disponibles en y2VÊQSPEVDFMBFDPOPNÎBFTQBÒPMBZDPORVÊFNQMFP
cantidades limitadas y es inevitable la elección, toda so- Valor añadido bruto (VAB) y empleo por sectores (% sobre el total)
ciedad debe dar respuesta a las tres preguntas siguientes.
¿Qué producir? ¿Cómo producir? ¿Para quién producir? "HSJDVMUVSB *OEVTUSJB $POTUSVDDJÓO 4FSWJDJPT

r y2VÊQSPEVDJS 1FSJPEP 7"# &NQMFP 7"# &NQMFP 7"# &NQMFP 7"# &NQMFP
¿Qué bienes y servicios se van a producir y en qué can-
tidad? ¿Se producirán muchos bienes de consumo, como
1998 4,5 6,6 20,9 19,9 8,1 10,0 66,5 63,5
1
La acciones que se cotizan en la bolsa de valores no constituyen un recurso que
produce bienes y servicios, y no son capital en sentido económico sino que son 2007 3,3 4,4 18,9 15,8 9,9 13,9 68,0 65,9
una forma de DBQJUBMàOBODJFSP De forma similar, cuando en economía habla-
mos de JOWFSTJÓO nos referimos a la inversión real, es decir, a la acumulación de Diferencia
–1,2 –2,2 –2,0 –4,1 1,8 3,9 1,5 2,4
máquinas y edificios, y no a la compra de bienes o activos financieros. 2007-1998
También es necesario distinguir el capital físico del DBQJUBM IVNBOP 
Fuente: INE.
esto es, los conocimientos y cualificaciones adquiridas por los individuos
por medio de la educación y la experiencia.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 29

2.4. La frontera de posibilidades -BGSPOUFSBEFQPTJCJMJEBEFTEFQSPEVDDJÓO '11 
ZMBT
BMUFSOBUJWBTEFFMFDDJÓO
de la producción (FPP) La FPP ilustra las alternativas de elección que se le plan-
Uno de los modelos económicos más simples, es la frontera tean a la economía. En el caso que estamos consideran-
de las posibilidades de la producción (FPP). Este modelo do las alternativas se plantean entre los dos únicos bienes
muestra que la cantidad de bienes que una economía pue- que hemos supuesto que se producen en nuestra economía
de producir cuando se ve limitada por la disponibilidad ideal. Por ello, si a partir de una situación dada se decide
de recursos y por la tecnología. Aunque en una economía producir más ordenadores personales, y se orientan los es-
se producen miles de bienes y servicios, en el modelo de fuerzos en esa dirección, se tendrá que estar dispuesto a
la FPP suponemos que solo se producen dos bienes. En producir menos teléfonos móviles. En otras palabras para
concreto supongamos, que los dos bienes que se producen poder cubrir mejor las necesidades de ordenadores perso-
son ordenadores personales y teléfonos móviles. Asimis- nales habrá que estar dispuestos a sacrificar una cierta can-
mo, supongamos que en la fabricación de los ordenadores tidad de teléfonos móviles, ya que se ha supuesto que solo
y los teléfonos móviles se utilizan todos los factores pro- se producen dos bienes. Por tanto, aumentar la producción
ductivos de la economía (Figura 2.1). Bajo esta serie de de ordenadores personales tiene un coste para la sociedad
supuestos simplificadores la FPP representa cómo la eco- en términos de los teléfonos móviles que se han dejado de
nomía ideal que estamos considerando puede transformar producir. Las diferentes posibilidades que se le presentan
los recursos productivos disponibles, dada la tecnología, a la economía en cuestión se pueden reflejar acudiendo al
existente en los dos productos que hemos considerado. La ejemplo recogido en el Cuadro 2.1 y en la Figura 2.1.
representación gráfica de este conjunto de bienes y servi- -B'11SFQSFTFOUBMBTBMUFSOBUJWBTEFFMFDDJÓORVFTFMF
cios se conoce como curva de transformación o GSPOUFSBEF QMBOUFBOBMBFDPOPNÎBFOUÊSNJOPEFMBTEJTUJOUBTDPN-
MBTQPTJCJMJEBEFTEFQSPEVDDJÓO '11
. CJOBDJPOFTEFMPTEPTQSPEVDUPTRVFMBFDPOPNÎBQVFEF
-BDVSWBEFUSBOTGPSNBDJÓOPGSPOUFSBEFQPTJCJMJEBEFT QSPEVDJS VUJMJ[BOEP UPEPT MPT SFDVSTPT FYJTUFOUFT .B-
EFMBQSPEVDDJÓO '11 
NVFTUSBMBDBOUJEBENÃYJNBQP- OJàFTUBMBEJTZVOUJWBFYJTUFOUFFOFMTFOUJEPEFRVFVOB
TJCMFEFVOPTCJFOFTPTFSWJDJPTRVFQVFEFQSPEVDJSVOB NBZPSDBOUJEBEQSPEVDJEBEFVOBNFSDBODÎBTVQPOFVOB
EFUFSNJOBEBFDPOPNÎBDPOMPTSFDVSTPTZMBUFDOPMPHÎB EJTNJOVDJÓOEFPUSB
EFRVFEJTQPOFZEBEBTMBTDBOUJEBEFTEFPUSPTCJFOFTZ
TFSWJDJPTRVFUBNCJÊOQSPEVDF Cuadro 2.1 - Tabla de las posibilidades de producción





0QDJPOFT 0SEFOBEPSFT 5FMÊGPOPT $PTUFEF
Cantidad A
QFSTPOBMFT NÓWJMFT PQPSUVOJEBE
de teléfonos 18 VOJEBEFT
VOJEBEFT

móviles B
16 A 0
14 C B 1 18 1
12 C 2 17 3
10 D 3 14 5
D
8 9 9
E 4
6 0
4
La FPP está formada por todos los puntos intermedios
2
E entre las situaciones recogidas en el Cuadro 2.1. Todos los
0 1 2 3 4 puntos de esta curva son, en principio, igualmente deseables.
Cantidad de ordenadores personales Si bien las posiciones más interesantes parecen ser aquellas
en que se produce cierta cantidad de ambos bienes, pues
Figura 2.1 - Frontera de posibilidades de la producción tanto teléfonos móviles como ordenadores son bienes que
desean los individuos. En el ejemplo de la tabla partimos de
La frontera de posibilidades de producción muestra el máximo una situación extrema (A), pues no se producen ordenado-
de combinaciones de productos que la economía puede pro- res, ya que todos los recursos se emplean en la producción
ducir utilizando todos los recursos existentes, y manifiesta la de teléfonos móviles. A partir de esta situación inicial se va
disyuntiva existente en el sentido de que una mayor cantidad
aumentando la producción de ordenadores a costa de redu-
producida de una mercancía supone una disminución de otra.
cir el número de unidades de teléfonos móviles.
30 ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS

La FPP ilustra que la Economía es la ciencia de la elec- Precisamente al presentar el coste de oportunidad de
ción. Hay que optar entre distintas alternativas, pues la producir ordenadores personales en términos de teléfonos
vida real siempre plantea disyuntivas entre las que hay que móviles hemos recurrido al análisis marginal, pues el cos-
establecer prioridades. te de oportunidad de obtener un ordenador personal lo
hemos definido como el número de unidades de teléfonos
&MDPTUFEFPQPSUVOJEBE móviles que es preciso dejar de producir para obtenerlo.
La Economía nos enseña que «no hay nada gratis», lo que Así, en términos de la Figura 2.1, a la posición que se
equivaldría al principio de que todo tiene un coste que deno- considere idónea de entre las alcanzables (representadas
minamos DPTUFEFPQPSUVOJEBE La idea que subyace es que el por los puntos A, B, C, D y E) se llegará argumentando a
verdadero coste de algo es aquello a lo que tenemos que re- la luz de cambios marginales o unitarios. La sociedad de-
nunciar para obtenerlo. Esto es así tanto para los individuos, berá decidir cuántos teléfonos móviles está dispuesta a sa-
los hogares o familias, como para las empresas o el Estado. crificar para obtener «un» ordenador personal adicional.
En términos más generales puede afirmarse que las perso-
&MDPTUFEFPQPSUVOJEBEEFVOBDPTBFTBRVFMMPBMPRVF nas toman muchas de sus decisiones en términos marginales.
SFOVODJBNPTQBSBDPOTFHVJSMB Así, cuando una persona decide cuántos cafés toma al día
lo hace comparando la satisfacción adicional que le reporta
El concepto de coste de oportunidad, entendido como lo tomarse un café más y el coste adicional en que incurre. Esto
que hay que entregar para obtener algo, podemos precisar- es, compara el beneficio o utilidad marginal y el DPTUFNBSHJ-
lo a partir de la FPP. Si una economía se encuentra sobre OBM ligado a tomarse una taza adicional de café. Supongamos
la FPP y todos los recursos están siendo plenamente uti- ahora el caso de una empresa que se dedica a diseñar y pro-
lizados, la economía se enfrenta a una disyuntiva: produ- gramar videojuegos. Esta empresa el año pasado produjo 10
cir una cantidad mayor de un bien exigirá necesariamente videojuegos y tenía contratados a 10 informáticos. De cara al
producir menos de otro. La opción que debe abandonarse próximo ejercicio, para decidir si contrata o no a un informá-
para poder producir u obtener otra cosa se asocia en eco- tico adicional el gerente comparará el beneficio que le repor-
nomía al concepto de DPTUFEFPQPSUVOJEBE ta producir un videojuego adicional con el coste adicional en
que incurrirá al contratar a un programador más.
&MDPTUFEFPQPSUVOJEBEEFVOBEFDJTJÓOFTBMPRVFTFEFCF
SFOVODJBSQBSBPCUFOFSBMHP.ÃTDPODSFUBNFOUF FMDPTUF
EFPQPSUVOJEBEEFVOCJFOPTFSWJDJPFTMBDBOUJEBEEFPUSPT $PTUFNBSHJOBM"VNFOUPEFMDPTUFOFDFTBSJPQBSBQSP-
CJFOFTPTFSWJDJPTBMBRVFTFEFCFSFOVODJBSQBSBPCUFOFSMP EVDJSVOBVOJEBEBEJDJPOBMEFMCJFO

En el ejemplo recogido el Cuadro 2.1 y en la Figura 2.1,
llamamos coste de oportunidad de obtener un ordenador 2.5. Aplicaciones de la FPP: eficiencia
personal al número de unidades de teléfonos móviles que es
preciso dejar de producir para obtenerlo. Como muestra el y crecimiento
Cuadro 2.1, columna (4), los incrementos de la producción En este epígrafe recurrimos al modelo de la frontera de
de ordenadores que resultan al irnos desplazando desde A posibilidades de la producción para introducir dos con-
hacia E conllevan un coste de oportunidad creciente en tér- ceptos; eficiencia económica y crecimiento económico.
minos de teléfonos móviles. Así, el coste de oportunidad de El primero tiene una gran importancia en el mundo de la
producir 1 ordenador personal es 1 teléfono móvil (la dife- empresa mientras que el enfoque del segundo es eminente-
rencia entre 18 y17), que debe sacrificarse para desplazarse mente macroeconómico. Tolos los países están interesados
desde el punto A al B. El siguiente ordenador tiene un coste en determinar las claves que les permitan alcanzar un ele-
de oportunidad de 3 teléfonos móviles (paso de B a C) y el vado y sostenido crecimiento económico.
cuarto ordenador exige el sacrificio de 9 teléfonos móviles.
-B'11ZMBFàDJFODJBFDPOÓNJDB
-PTDBNCJPTNBSHJOBMFT
La FPP de una economía, como su propio nombre indica, es
Las personas racionales piensan en términos marginales. En una frontera, pues delimita dos regiones: una en la que la eco-
la vida real muchas de las decisiones que se toman requieren nomía está despilfarrando recursos (la que está situada deba-
llevar a cabo pequeños ajustes adicionales. En Economía jo de la FPP), como el punto I, y otra que no es alcanzable (la
estos ajustes se conocen como DBNCJPTNBSHJOBMFT situada por encima de la FPP), como el punto H (Figura 2.2).
-PTDBNCJPTNBSHJOBMFTTPOQFRVFÒPTBKVTUFTBEJDJPOB- Los puntos que están situados sobre la curva reflejan situacio-
MFTEFVOQMBOEFBDDJÓO nes en las que se ha alcanzado la FàDJFODJB económica.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 31

Ampliación 2.2 - La forma de la FPP, la ley de los rendimientos decrecientes y el crecimiento
del coste de oportunidad
A partir del análisis de los valores contenidos en el Cua- experimento ilustran la ley de los rendimientos decrecientes.
dro 2.1, y en particular de la evolución del coste de oportu- Esta es una relación económica frecuentemente observada,
nidad, podemos justificar la forma de la FPP. En virtud de pero no tiene validez universal para todo tipo de tecnolo-
lo señalado resulta, que si se trasladan más recursos de la gías y se puede enunciar diciendo que al añadir unidades
producción de teléfonos móviles a la de ordenadores perso- adicionales iguales de trabajo a una unidad dada de factor
nales aumentará la producción de ordenadores personales fijo (capital y equipo), los incrementos que se obtienen en la
y disminuirá la de teléfonos móviles. En consecuencia, la producción de ordenadores son cada vez menores.
FPP de la Figura 2.1 es una curva descendente, y, por con-
siguiente, con pendiente negativa. Como los recursos pro-
Ley de los rendimientos decrecientes
ductivos no son igualmente aptos para la producción de un
bien u otro, los valores del coste de oportunidad aumentan 1SPEVDDJÓOEFPSEFOBEPSFTQFSTPOBMFT
de la manera que muestran el Cuadro 2.1 y la Figura 2.1.
Por ello normalmente la FPP adopta la forma representada &NQMFPFOMB 1SPEVDDJÓO 7BSJBDJÓOEF
en la Figura 2.1, es decir, cóncava. QSPEVDDJÓO UPUBM MBQSPEVDDJÓO
EFPSEFOBEPSFT
La concavidad de la frontera de posibilidades de pro-
ducción y, por tanto, el aumento del coste de oportunidad 0
se puede justificar recurriendo a la ley de los rendimientos 1 0
4
decrecientes. Esta ley se refiere a la relación entre factores 4
2 3
productivos y bienes obtenidos en el proceso productivo. De 3
7
2
forma intuitiva podemos establecerla diciendo que existen rendi- 9
mientos decrecientes en la producción de un bien si la cantidad 1
4 10
de producto adicional que obtenemos, cuando añadimos suce-
sivamente unidades adicionales iguales de algunos factores en
relación con otro u otros factores que permanecen fijos, es cada La ley de los rendimientos decrecientes refleja el hecho
vez menor (véase Capítulo 8). Supongamos que realizamos de que para conseguir cantidades adicionales iguales de un
un experimento controlado que consiste en añadir unidades bien, la sociedad ha de utilizar cantidades crecientes de fac-
sucesivas de trabajo a una cantidad fija de capital y equipo. tores. Si existen rendimientos decrecientes en la producción
Si inicialmente no empleamos ningún trabajador, lógicamente de un bien, el coste de oportunidad de producir unidades
no obtendremos nada de producto (véase cuadro adjunto). sucesivas del mismo es cada vez mayor. En una economía
Imaginémonos ahora que añadimos una unidad de tra- con solo dos bienes para producir unidades adicionales de
bajo (8 horas de trabajo al día) a la cantidad fija de capital. uno de ellos, dada la existencia de rendimientos decrecien-
En estas condiciones se obtienen 4 ordenadores al año. En tes, hará falta detraer cada vez más recursos de los que se
el cuadro adjunto se recogen los resultados de las distintas estaban utilizando en la producción del otro bien. Conse-
etapas del experimento, que consisten en ir añadiendo una cuentemente, el coste de oportunidad será creciente.
unidad de trabajo adicional. La primera unidad de trabajo De forma intuitiva podemos decir que el DPTUFEFPQPS-
añade a la producción 4 ordenadores, la segunda 3, la tercera UVOJEBE aumenta en función de la especialización de los
2 y la cuarta unidad 1 ordenador. Así pues, los resultados del factores productivos.

-B FàDJFODJB FT VOB QSPQJFEBE TFHÙO MB DVBM MB TPDJFEBE no puede producir una mayor cantidad de un bien sin producir
BQSPWFDIBEFMBNFKPSNBOFSBQPTJCMFTVTSFDVSTPTFTDBTPT una menor de otro. Los puntos situados por debajo de la FPP
(como el punto I de la Figura 2.2) representan asignaciones
Cuando una economía está situada sobre su frontera de de recursos ineficientes, pues se están despilfarrando recursos.
posibilidades de la producción se dice que la economía es efi- Con los medios disponibles, la economía podría producir más
ciente productivamente. Los puntos situados en la FPP repre- ordenadores personales y más teléfonos móviles. Toda reasig-
sentan asignaciones eficientes, en el sentido de que la sociedad nación de los recursos de I a un punto de la zona delimita-
32 ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS

da por las flechas generaría una mayor cantidad de ambos -B'11ZFMDSFDJNJFOUPFDPOÓNJDP
bienes. En otras palabras, partiendo del punto I podríamos
La FPP traza el límite de las opciones factibles; con los
producir más ordenadores personales y más teléfonos móviles
recursos disponibles los niveles de producción por encima
simplemente utilizando los recursos desempleados.
de la FPP son inalcanzables. Con el transcurso del tiempo,
sin embargo, tales puntos pueden estar a nuestro alcance
si la capacidad productiva de la economía crece, esto es,
Teléfonos A
móviles 18 B si la FPP se desplaza a la derecha (Figura 2.3). El creci-
H
16 miento económico puede tener lugar por cualquiera de los
C
14 siguientes hechos (véase Capítulo 24):
12
r Mejora técnica en el sentido de nuevos y métodos más
10 D
eficientes para producir bienes y servicios.
8
I
r Aumento del volumen de capital, fruto del incremento
en el ahorro y la inversión.
E r Aumento de la fuerza de trabajo.
0 1 2 3 4 r Descubrimiento de nuevos recursos naturales.
Ordenadores
personales Una mejora o perfeccionamiento en la producción de
uno de los bienes implica un desplazamiento de la frontera
Figura 2.2 - Situaciones eficientes e ineficientes en la dirección marcada por el eje en el que se represen-
ta el bien. En el caso de sendas mejoras tecnológicas, la
La frontera de posibilidades de producción muestra las combi- frontera se desplaza alejándose del origen de coordenadas.
naciones de productos con los que la sociedad está producien- En estos casos se dice que la economía ha experimentado
do eficientemente, maximizando la producción de un bien con DSFDJNJFOUPFDPOÓNJDP
un nivel dado de la producción del otro. Los puntos situados
bajo la frontera representan una producción ineficiente, en tan-
to que habrá recursos ociosos o no utilizados (punto I). En la &MDSFDJNJFOUPFDPOÓNJDPTVQPOFFMBVNFOUPEFMBDB-
frontera (puntos A, B, C, D, E) la producción es eficiente. Los QBDJEBE QSPEVDUJWB EF MB FDPOPNÎB Z HSÃàDBNFOUF TF
puntos más allá de ella (H) representan producciones inalcan- QVFEFSFQSFTFOUBSNFEJBOUFVOEFTQMB[BNJFOUPIBDJBMB
zables, pues la sociedad no tiene suficientes recursos para pro-
ducir esa combinación de bienes.
EFSFDIBEFMB'11

La frontera de posibilidades de producción muestra las Efectivamente, un desplazamiento hacia fuera de la
combinaciones de productos con las que la sociedad está pro- curva de posibilidades de la producción se puede lograr,
duciendo eficientemente, maximizando la producción de un por ejemplo, a través de una innovación tecnológica que
bien con un nivel dado de la producción del otro. Los puntos permita obtener, con los recursos existentes, un aumento
situados bajo la frontera representan una producción inefi- en la capacidad productiva de la economía. El empleo de
ciente, en tanto que habrá recursos ociosos o no utilizados nuevos métodos de producción o la utilización de nuevas
(punto I). En la frontera (puntos A, B, C, D, E) la producción tecnologías pueden lograr que utilizando la misma canti-
es eficiente. Los puntos más allá de ella (H) representan pro- dad de factores productivos se produzca una mayor can-
ducciones inalcanzables, pues la sociedad no tiene suficientes tidad de ordenadores personales sin necesidad de reducir
recursos para producir esa combinación de bienes. la cantidad producida de teléfonos móviles.

Teléfonos A' A' Figura 2.3 - El crecimiento económico.
móviles Las mejoras tecnológicas
A
A A
Una mejora o perfeccionamiento en
la producción de uno de los bienes
implica un desplazamiento de la
frontera en la dirección marcada por
el eje en el que se representa el bien.
En el caso de sendas mejoras tecno-
E E E' E E' lógicas, la frontera se desplaza ale-
jándose del origen de coordenadas.
Ordenadores personales
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 33

Economía española 2.2

"&MUBMFOUPDPNPGBDUPSEFDSFDJNJFOUP #&MDSFDJNJFOUPFDPOÓNJDPZMBDSJTJT
El índice global de talento, elaborado por The Economist Inte- La contracción mundial del crecimiento económico debida a la
lligence Unit y Heidrick & Struggles, ha tenido en cuenta unos crisis podría interpretarse en términos de la frontera de posibi-
indicadores capaces de incentivar o desanimar la generación lidades de producción, como un desplazamiento de coordena-
de talento: demografía, calidad de la enseñanza, calidad de das hacia el origen, basado en la estimación de PIB del cuadro
las universidades, calidad del entorno para cultivar talento y siguiente
capacidad para atraer talento, entre otros.
PIB
2007 2008
Índice global de talento 2007 2012
Economías avanzadas
&TUBEPT6OJEPT 52 53 &TUBEPT6OJEPT 2,2 0,5
3FJOP6OJEP 46 48 ;POBFVSP 2,6 1,4
'SBODJB 1,9 1,4
$BOBEÃ 47 47 *UBMJB 1,5 0,3
)PMBOEB 46 46 &TQBÒB 1,8 1,4
1PSUVHBM 1,8 1,8
4VFDJB 45 45 +BQÓO 2,1 1,4
$IJOB 42 44 3FJOP6OJEP 3,1 1,6
$BOBEÃ 2,7 1,3
"MFNBOJB 43 44
Economías emergentes de Europa
"VTUSBMJB 43 43 5VSRVÎB 5,0 5,3
'SBODJB 41 43 &TUPOJB 8,0 6,0
-FUPOJB 10,5 6,2
*OEJB 39 41 -JUVBOJB 8,0 6,5
&TQBÒB 37 37 )VOHSÎB 2,1 2,7
1PMPOJB 6,6 5,3
.BMBTJB 37 37
3FQÙCMJDB$IFDB 5,6 4,6
$PSFBEFM4VS 34 37 #VMHBSJB 6,0 5,9
$SPBDJB 5,6 4,7
+BQÓO 34 36
.BMUB 3,2 2,6
1PMPOJB 35 35 3VNBOÎB 6,3 6,0
*UBMJB 34 34 Exportadores de petróleo
*SÃO 6,0 6,0
6DSBOJB 33 34
,VXBJU 3,5 4,8
3VTJB 33 34 +PSEBOJB 6,0 6,0

.ÊYJDP 31 33 Comunidad de Estados independientes
3VTJB 7,0 6,5
(SFDJB 32 32 6DSBOJB 6,7 5,4
"SHFOUJOB 34 32 África
5BJMBOEJB 31 30 "SHFMJB 4,8 5,2
.BSSVFDPT 2,5 5,9
4VEÃGSJDB 29 30 5ÙOF[ 6,0 6,2
&HJQUP 29 29 &UJPQÎB 10,5 9,6

#SBTJM 30 29 América del sur
#SBTJM 4,4 4,0
5VSRVÎB 27 29 $IJMF 5,9 5,0
"SBCJB4BVEÎ 23 26 Asia
/JHFSJB 25 23 *OEJB 8,9 8,4

*OEPOFTJB 23 22 $PSFB 4,8 4,6

*SÃO 21 21 4JOHBQVS 7,5 5,8
Fuente: FMI.
34 ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS

2.6. Especialización e intercambio den del producto del que tienen excedentes y adquieren los
productos que necesitan.
Para poder responder a las preguntas ¿qué producir? y
¿cómo producir? todas las sociedades recurren al inter- &M USVFRVF FT FM JOUFSDBNCJP EF VO CJFO P TFSWJDJP QPS
cambio, ya que este permite laFTQFDJBMJ[BDJÓO PUSP&OVOBFDPOPNÎBEFUSVFRVFFMQSFDJPFTMBSFMBDJÓO
BMBRVFTFJOUFSDBNCJBOEPTDPTBT
-BFTQFDJBMJ[BDJÓOUJFOFMVHBSDVBOEPMPTJOEJWJEVPTZMPT Supongamos el caso de un agricultor: lo normal es que
QBÎTFTDPODFOUSBOTVTFTGVFS[PTFOVODPOKVOUPQBSUJDVMBS tenga más productos agrícolas de los que desee, mientras que
EFUBSFBT QFSNJUJFOEPRVFTFVUJMJDFOEFMBNFKPSNBOFSB probablemente deseará variar su dieta alimenticia y adquirir
QPTJCMFMBTDBQBDJEBEFTZMPTSFDVSTPTQSPEVDUJWPT algo de carne. Para que se produzca intercambio, el agricultor
La especialización permite reducir los costes de pro- deberá encontrar a un ganadero que esté dispuesto a aceptar
ducción y hace posible que los consumidores finalmente a cambio de una cierta cantidad de productos agrícolas una
obtengan los productos a un precio más bajo. Las venta- parte de su producción ganadera (Esquema 2.2).
jas de la especialización pueden alcanzarse gracias al in- 
tercambio. Cada individuo posee capacidades y recursos
distintos y desea consumir bienes diversificados. Por ello,
Esquema 2.2 - Intercambio sin dinero
la tendencia natural es a ponerse en contacto unos indivi-
duos con otros para cambiar aquello que poseen en abun-
dancia por lo que no tienen y beneficiarse mutuamente del Carne
intercambio. Agricultor Método inductivo
La forma más primaria de intercambio es el USVFRVF Cereales
esto es, transacciones en las que dos individuos intercam-
bian entre sí un bien por otro. Como es lógico, se despren-

Ampliación 2.3 - Las ventajas de la especialización y el intercambio
Para ilustrar las ventajas de la especialización y el intercam- posible aumentar la producción total de los dos bienes sin
bio, supongamos que los dos individuos antes considerados, el utilizar para ello más fuerza de trabajo. Este aumento en la
agricultor y el ganadero, para diversificar su dieta alimenticia, producción global se debe a que el intercambio ha permitido
de las 100 horas de trabajo dedican la mitad a la producción que cada individuo dedique su fuerza de trabajo únicamente
de trigo y la otra mitad al cuidado de los animales. El agricul- a la producción de aquel bien que obtiene con un coste la-
tor, dada la productividad del trabajo en términos de kilos de boral más bajo. Esta diferencia en los costes de fabricación
trigo y carne, obtiene por una hora de trabajo 1 kilo de trigo y de los dos bienes entre los dos países, medida en términos de
½ kilo de carne, mientras que lo contrario le ocurre al ganade- horas de trabajo, hace que, al recurrir al intercambio, los in-
ro. La producción obtenida por el agricultor en las cien horas dividuos puedan dedicar todo su tiempo a aquella actividad
de trabajo (cuadro adjunto) será 50 kilos de trigo (50 horas x 1 productiva en la que cada uno es más productivo.
unidad a la hora) y 25 kilos de carne (50 horas x 0,5 unidades
a la hora), mientras que la producción del ganadero será de
25 kilos de trigo y 50 kilos de carne. La producción total de
Producción total sin y con intercambio
ambos individuos sin que tenga lugar intercambio, esto es, sin (unidades físicas)
aprovechar sus ventajas de especializarse en la producción de 1SPEVDDJÓO 4JOJOUFSDBNCJP $POJOUFSDBNCJP
aquellos bienes en los que son más productivos, será de 150 Agricultor
kilos, 75 de trigo y 75 de carne.
Trigo 50 100
Si suponemos que tiene lugar intercambio, cada uno se Carne 25
especializará en la actividad en la que es más productivo, y
Ganadero
la producción conjunta pasará a ser de 200 kilos, esto es, 100
unidades de trigo, que correrán a cargo exclusivamente del Trigo 25 —
agricultor y 100 unidades de carne que producirá al gana- Carne 50 100
dero. Gracias al comercio entre ambos individuos ha sido Producción total 150 200
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 35

El trueque realizado de esta forma tiene serios inconve- cisamente aquello que ellos pretenden intercambiar (Es-
nientes. Por un lado, llevaría mucho tiempo, ya que exige quema 2.3). De esta forma, se facilitan las transacciones
que cada individuo encuentre alguien que desee adquirir multilaterales. Al introducir el dinero no solo desaparece
precisamente lo que él pretende intercambiar, o sea, que la estrecha relación bilateral entre los participantes en el
el trueque requiere una coincidencia de necesidades. Otro mercado, sino también se eliminan los problemas deriva-
inconveniente del trueque se deriva de la indivisibilidad de dos de la indivisibilidad. El desarrollo natural de inter-
algunos bienes. Además, cuando el intercambio involucra cambios de bienes por dinero tiene lugar en los NFSDBEPT
a muchos participantes, se vuelve muy complejo y las limi-
taciones básicas del trueque quedan patentes; esta coinci- .FSDBEP 0SHBOJ[BDJÓO EPOEF TF SFBMJ[BO DPNQSBT Z
dencia de necesidades e indivisibilidad es lo que hace que WFOUBTEFNFSDBODÎBTZEPOEFTFQPOFOFODPOUBDUPEF-
sea prácticamente inviable. NBOEBOUFTZPGFSFOUFT

*OUFSDBNCJPDPOEJOFSP -BFTQFDJBMJ[BDJÓO MBQSPEVDDJÓOBHSBOFTDBMB
Las limitaciones del trueque desaparecen cuando el in- ZFMDBQJUBM
tercambio se realiza con la intervención del EJOFSP (véase
El moderno sistema de la producción en cadena en las
Capítulo 17). Cuando interviene el dinero, el intercambio
es mucho más fácil y eficiente, pues ya no se requiere que fábricas demuestra las ventajas de la especialización. Las
coincidan las necesidades. economías derivadas de la producción en gran escala no
serían posibles si las técnicas productivas modernas no se
&MEJOFSPFTUPEPNFEJPEFQBHPHFOFSBMNFOUFBDFQUBEP basasen en la especialización y en la EJWJTJÓO EFM USBCBKP 
RVF QVFEF JOUFSDBNCJBSTF QPS TFSWJDJPT $PO EJOFSP FM entendida como la división de la producción en una serie
QSFDJPEFVOCJFOFTFMOÙNFSPEFVOJEBEFTEFEJOFSPRVF de pequeñas tareas o etapas. Mediante la división del tra-
TFJOUFSDBNCJBOQPSVOBVOJEBEEFCJFO bajo y la especialización se contribuye a la eficiencia, en el
Gracias al dinero el agricultor, el ganadero y en general doble sentido de alcanzar la combinación apropiada de los
todos los interesados en realizar intercambios satisfacen factores productivos y de obtener con la mínima cantidad
sus necesidades sin preocuparse de que alguien desee pre- de factores el mayor volumen de producción posible.

Esquema 2.3 - Intercambio con dinero: posibilidad de intercambios multilaterales

Agricultor Ganadero
Necesita vender Trigo Necesita vender
trigo y comprar carne y comprar
un arado trigo
Pago monetario
Pago monetario
Pago monetario

Carne
Arado

Herrero
Necesita vender
un arado
y comprar carne

Flujo de bienes Pago monetario

Cuando se introduce el dinero —es decir, en una economía monetaria— es posible realizar transacciones multilaterales entre
muchos participantes. En el ejercicio considerado, que se representa gráficamente en este esquema, el agricultor obtiene un arado
del herrero, aunque este no necesite trigo.
36 ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS

%JWJTJÓOEFMUSBCBKP$POTJTUFFOGSBDDJPOBSFMUSBCBKPFO 2.7. Los sistemas económicos
UBSFBTTJNQMFTZFàDJFOUFT
y las decisiones básicas
La producción en masa o a gran escala facilitada por la
especialización permite aumentar la relación entre el capital En España la economía, considerada desde un punto de
y el trabajo, es decir, el número de unidades de capital por vista global, funciona de una forma diferente a la de otros
unidad de trabajo, el empleo de nuevas fuentes de energía, países como Cuba, EE.UU. o Etiopía. La forma de com-
el uso de mecanismos automáticos, la división de procesos prar y vender los bienes y servicios, los impuestos que hay
complejos en simples operaciones repetitivas y el uso de fases que pagar, el tipo de maquinaria que utilizan las empre-
estandarizadas en la producción. El resultado de este proce- sas, el grado en que interviene el estado en la economía
so es el aumento de la QSPEVDUJWJEBE (véase Capítulo 6). y muchas cosas más son diferentes. También podemos
apreciar que, pese a las diferencias la economía española
-B QSPEVDUJWJEBE FT MB DBOUJEBE EF CJFOFT Z TFSWJDJPT
se parece más a la de unos países (como Francia) que a
QSPEVDJEPTQPSDBEBIPSBEFUSBCBKP
la de otros (como Cuba). De hecho desde que España se
Las ventajas de la especialización explican en buena me- integró en la Unión Europea, las diferencias con los paí-
dida el hecho de que muchos de los bienes que consumimos ses que la forman se irán eliminando lentamente. Estas
sean fabricados por grandes empresas. Debe señalarse, sin diferencias o similitudes en el funcionamiento global de
embargo, que la especialización y la división del trabajo la economía se pueden explicar apelando al concepto de
vienen limitadas por la extensión del mercado, pues solo si TJTUFNBFDPOÓNJDP.
existen mercados potenciales que puedan absorber los in-
crementos en la producción derivados de las FDPOPNÎBTEF 6OTJTUFNBFDPOÓNJDPFTFMDPOKVOUPEFSFMBDJPOFTCÃ-
FTDBMB resultarán aconsejables tales incrementos. TJDBT UÊDOJDBTFJOTUJUVDJPOBMFTRVFDBSBDUFSJ[BOMBPS-
HBOJ[BDJÓO FDPOÓNJDB EF VOB TPDJFEBE Z DPOEJDJPOBO
&DPOPNÎBTEFFTDBMB"VNFOUPTEFMBQSPEVDUJWJEBERVF FMTFOUJEPHFOFSBMEFTVTEFDJTJPOFTGVOEBNFOUBMFTZMPT
TFEFCFOBVOBVNFOUPEFUPEPTMPTGBDUPSFTEFQSPEVD- DBVDFTQSFEPNJOBOUFTEFTVBDUJWJEBE
DJÓOFOMBNJTNBQSPQPSDJÓO
Esta necesidad de contar con mercados más amplios que Si las relaciones entre los agentes sociales están pre-
permitan la especialización y el intercambio como forma de sididas por las decisiones que toma una autoridad, esta-
aumentar la producción de bienes y servicios es la que está de- ríamos ante una economía de QMBOJàDBDJÓODFOUSBMJ[BEB
trás de los procesos de integración económica de los países en Cuando los diferentes agentes sociales actúan libremente
áreas supranacionales, como la Unión Europea o Merco Sur, dentro de un marco institucional determinado estaría-
y del propio proceso de globalización de la Economía. mos hablando de una FDPOPNÎBEFNFSDBEP

Ampliación 2.4 - Las doctrinas económicas y los sistemas económicos 
-BTEPDUSJOBTFDPOÓNJDBTZMPTTJTUFNBTFDPOÓNJDPT do padre de la Economía, cada ciudadano es el mejor juez
de su propio interés y debe dársele libertad para satisfa-
Las doctrinas económicas han condicionado los aconteci-
cerlo puesto que así, en una especie de armonía natural,
mientos y han influido decisivamente en los cambios, re-
formas y revoluciones que han tenido lugar en el mundo impulsará el bien común.
desde, al menos, mediados del siglo XVIII. Cada individuo, al buscar su propio interés, contribuye
al bienestar de la colectividad. Por ello, el orden natural no
%PDUSJOBFDPOÓNJDBFTFMDPOKVOUPEFJEFBTVPQJOJPOFT debe ser violentado por la intervención del Estado, excep-
EFVOHSVQPEFFDPOPNJTUBTJNQPSUBOUFT to en casos muy concretos.
El NBSYJTNPrepresenta el polo opuesto del liberalismo
Se puede hablar de dos grandes doctrinas económicas: económico. Si Adam Smith fue el profeta de la revolución
el liberalismo y el marxismo. industrial y del desarrollo del capitalismo, ,BSM.BSY fue
El MJCFSBMJTNPle otorga una preeminencia absoluta al su crítico más profundo. Al afrontar los problemas econó-
funcionamiento del mercado. Según "EBN4NJUI funda- micos de la sociedad, el marxismo confía en la planifica-
dor del liberalismo económico y generalmente considera- ción central y en la potenciación del Estado.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 37

-PTEPTQSJODJQBMFTTJTUFNBTEFPSHBOJ[BDJÓOFDPOÓNJDBTPO eficientemente que el mercado la información y los incen-
MBBVUPSJEBE FDPOPNÎBEFQMBOJàDBDJÓODFOUSBMPFDPOPNÎB tivos que se requieren para coordinar eficientemente la
DFOUSBMJ[BEB 
ZFMNFSDBEP FDPOPNÎBEFNFSDBEP 
actividad económica de país. Esto explica que primero la
antigua U.R.S.S. y todos sus países satélites y después Chi-
-BTFDPOPNÎBTEFQMBOJàDBDJÓODFOUSBMJ[BEB na abandonaran el sistema de planificación centralizada y
optaran por la economía de mercado.
El sistema de economía centralizada es el que estuvo
vigente en al Unión Soviética, en los países del Este de &MTJTUFNBEFFDPOPNÎBEFNFSDBEP
Europa y en China. En la actualidad solo se aplica, con
algunas matizaciones, en algunos países como Cuba y El funcionamiento de una FDPOPNÎBEFNFSDBEP como es
Corea del Norte. Bajo un sistema económico de FDPOP- el caso de la economía española, descansa en un conjunto
NÎB DFOUSBMJ[BEB el poder económico se acumula en el de mercados donde se compran y venden los bienes y ser-
Estado, que además de ser el propietario de los medios vicios, así como los factores productivos. y de esta forma
de producción es quien rige el funcionamiento de la eco- se contestan las tres preguntas fundamentales que se plan-
nomía. Los agentes económicos se limitan a cumplir las tean a todo sistema económico: ¿qué producir?, ¿cómo
directrices asignadas por el Estado. producirlo? y ¿para quién producir?.

&DPOPNÎBDFOUSBMJ[BEBFTBRVFMMBFOMBRVFMPTNFEJPT &DPOPNÎB EF NFSDBEP 4JTUFNB FDPOÓNJDP FO FM RVF
EFQSPEVDDJÓOTPOQSPQJFEBEFTUBUBMZMBTEFDJTJPOFTDMB- MJCSFNFOUF MPT DPNQSBEPSFT Z MPT WFOEFEPSFT EFUFS-
WFMFDPSSFTQPOEFOBM&TUBEPPQPEFSDFOUSBM NJOBO DPOKVOUBNFOUF MPT QSFDJPT Z MBT DBOUJEBEFT B
JOUFSDBNCJBSEFMPTCJFOFTZTFSWJDJPTZEFMPTGBDUPSFT
El poder central distribuye no solo las tareas del plan,
QSPEVDUJWPT
sino también los medios de producción, tanto materiales
como financieros. El centro de planificación determina Algunos mercados son lugares concretos a los que acu-
cómo asignar la producción a las diferentes fábricas y pro- den muchos compradores y vendedores y en otros casos
cura que cada una tenga los factores de producción que unas pocas personas realizan la mayor parte de su activi-
necesita para poder obtener la cantidad que se le exige. dad en ocasiones por teléfono o Internet.
Si por un momento pensamos en la complejidad del
&MGVODJPOBNJFOUPEFMBTFNQSFTBTZFMBVNFOUP
sistema económico que cada día nos provee de todos los 
EFMBCVSPDSBDJB bienes y servicios que necesitamos, puede parecer algo
Las empresas no basan su actuación en el cálculo econó- milagroso que todo ocurra sin que exista alguien que lo
mico, esto es, no tienen incentivos para buscar la eficiencia dirija centralizadamente o de forma coercitiva. Para aten-
económica, maximizando los beneficios o minimizando der todas las necesidades que una sociedad moderna debe
los costes. Su objetivo es el cumplimiento del plan con- satisfacer hay millones de empresas (agrícolas, industriales
cretado en directivas. Esta forma de proceder conduce a y de servicios) y de consumidores que voluntariamente se
que las empresas centren su interés en asegurarse la mayor coordinan a través de un conjunto de mercados.
cantidad posible de recursos, muy por encima de sus nece-
sidades. De esta forma cumplen los objetivos del plan sin &OVOBFDPOPNÎBEFNFSDBEPMPTQSPCMFNBTGVOEBNFO-
correr riesgos, lo que es una fuente de ineficiencias. UBMFTTFSFTVFMWFOQPSNFEJPEFMBTEFDJTJPOFTEFTDFOUSB-
MJ[BEBTEFNVDIBTFNQSFTBTZIPHBSFTDPOGPSNFJOUFSBD-
-B GBMUB EF JODFOUJWPT QBSB RVF MBT FNQSFTBT SFEV[DBO UÙBOFOMPTNFSDBEPTEFCJFOFTZTFSWJDJPTZEFGBDUPSFT
TVTDPTUFTHFOFSBVOBQÊSEJEBQSPHSFTJWBEFFàDJFODJB
&MNFDBOJTNPEFNFSDBEP
Paralelamente el funcionamiento del sistema requiere
un enorme aparato administrativo para controlar las em- En una economía de mercado nadie decide cuántos au-
presas. De hecho el denominado infierno burocrático ha tomóviles se deben producir ni cuántas agencias de se-
sido uno de los factores claves para determinar la inviabi- guros deben existir. Los individuos, las actividades y las
lidad del sistema de planificación centralizada. Además, empresas se coordinan a través de un sistema de precios
las agencias centrales con frecuencia hacían previsiones y mercados. En cierto modo, el mecanismo de mercado
erróneas y no tenían en cuenta las necesidades reales de la es un instrumento de comunicación para interrelacionar
sociedad, de forma que se originaban despilfarro de recur- el conocimiento y las acciones de millones de individuos.
so a la vez que aparecían escaseces de productos básicos. Sin que nadie se encargue de diseñarlo, el NFDBOJTNPEF
La evidencia ha demostrado que ningún mecanismo NFSDBEP permite resolver de la mejor forma posible los
centralizado ha sido capaz de recoger y transmitir más problemas de consumo, producción y distribución.
38 ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS

Esquema 2.4 - Análisis comparativo del sistema de economía centralizada y de la economía de mercado

Análisis comparativo de los sistemas económicos

Economía de mercado Economía planificada

Propiedad de los medios
Los individuos El Estado
de producción

Reproducir y ¿qué cantidad? Los mercados a través de los precios La agencia de planificación

Las empresas buscando minimizar
¿Cómo producir? Las agencias de planificación
costes

¿Para quién producir? Los mercados de factores Los órganos de planificación

Las empresas determinan
¿Cuánto crecer? Los órganos de planificación
la inversión

&MNFDBOJTNPEFNFSDBEPTFQMBTNBFOFMGVODJPOBNJFO tuciones también tienen un papel relevante en el adecuado
UPEFMDPOKVOUPEFNFSDBEPTRVFJOUFHSBOVOBFDPOPNÎB funcionamiento de los mercados. El sector público (véan-
EFNFSDBEPZRVFBMàKBSMPTQSFDJPTQFSNJUFFMGVODJP se Capítulos 12 y 16) puede corregir y mejorar la forma
OBNJFOUP DPIFSFOUF EF VOB FDPOPNÎB UBM DPNP IPZ MB en la que actúan los mercados. Cuando estas instituciones
DPODFCJNPT donde se desarrolla la actividad económica no funcionan
adecuadamente, los mercados por sí mismos no pueden
En este mecanismo los precios juegan un papel deter-
actuar de garantes del orden institucional.
minante pues suministran la información clave. Los movi-
mientos de los precios actúan como señales que inducen a Precisamente la crisis financiera internacional iniciada
los productores a comportarse de una forma correcta, a la en 2007 en buena parte se ha debido una deficiente regula-
vez que tratan de alcanzar su propio interés. Asimismo, el ción y control de las entidades financieras estadounidenses
mercado motiva a los individuos a utilizar cuidadosamen- por parte de la Fed. Una regulación anticuada de la banca
te los recursos y bienes escasos, pues los precios actúan de inversión (desde su creación en 1933 no se había modi-
racionando las escasas cantidades disponibles. ficado la reglamentación) y una deficiente supervisión y
control de las nuevas operaciones ligadas a la ingeniería
financiera han sido unos factores determinantes para que
2.8. Los mercados y la intervención del Estado la crisis financiera llegue a las dimensiones que desgracia-
Cuando nos referimos a un sistema de economía de mer- damente alcanzó.
cado, no debemos olvidar que además de las instituciones Por lo general la economía de mercado funciona con un
económicas, donde se coordinan los compradores y ven- alto grado de eficiencia y el sistema de precios propicia que
dedores, existen otras instituciones, las más importantes las empresas produzcan los bienes que el público desea y
de carácter público, como son los organismos del Estado que utilicen cuidadosamente los recursos, pues los precios
encargados de regular la actividad económica. Estas insti- actúan racionando las escasas cantidades disponibles.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 39

menos frecuente de crisis, las economías mixtas de mer-
&MTJTUFNBEFFDPOPNÎBEFNFSDBEPGVODJPOBDPOVOBMUP
cado presenta un saldo claramente favorable cuando se
HSBEPEFFàDJFODJBZEFMJCFSUBEFDPOÓNJDBZFTUJNVMBB
compara con las economías de planificación centralizada
RVFMPTBHFOUFTFDPOÓNJDPT UBOUPMBTFNQSFTBTDPNPMBT
(Esquema 2.5).
QFSTPOBT JOEJWJEVBMFT  BM BDUVBS HVJBEPT QPS TV QSPQJP
JOUFSÊT DPOUSJCVZBOBMCJFOFTUBSHFOFSBM
&DPOPNÎBNJYUB$VBOEPFMTFDUPSQÙCMJDPDPMBCPSBDPOMB
JOJDJBUJWBQSJWBEBFOMBSFTQVFTUBBMBTQSFHVOUBTTPCSFFM
En cualquier caso, el Estado puede y debe intervenir
RVÊ FMDÓNPZFMQBSBRVJÊOEFMDPOKVOUPEFMBTPDJFEBE
corrigiendo o complementando el libre funcionamiento de
los mercados dado que estos en ocasiones fallan (véanse
Capítulos 11 y 12). Estos fallos de mercados se deben prin- En el caso de la economía española podemos compro-
cipalmente a la presencia de competencia imperfecta, de bar cómo se mezclan elementos propios de un sistema
externalidades o bienes públicos o a que la información a de economía de mercado con otros característicos de los
veces no es completa. sistemas de economía planificada o de socialismo de mer-
cado. El Estado lleva a cabo diferentes acciones planifi-
-BFDPOPNÎBNJYUB cadoras —tanto a nivel global, referidas al conjunto de
las actividades productivas, como a nivel más selectivo—
Las limitaciones y fallos que el funcionamiento de los
para coordinar la actuación de ciertos sectores, como el
mercados puede presentar sugieren la conveniencia de
eléctrico y el siderometalúrgico. También, a través de po-
que el Estado intervenga en la economía. El objetivo
líticas industriales, se hace hincapié en el desarrollo de
será tratar de mejorar su funcionamiento tanto a nivel
industrias de alta tecnología.
de mercados concretos, esto es, vía políticas microeconó-
micas, como desde una perspectiva global, esto es, me- Por otro lado, y en relación con la redistribución de
diante el recurso a las políticas macroeconómicas. Este la renta, el Estado ha desarrollado un amplio sistema de
tipo de intervenciones explica que en la vida real lo que prestaciones que tienden a elevar el nivel de vida de las
encontramos sean FDPOPNÎBTNJYUBT en las que el Estado clases menos privilegiadas y a garantizar un mínimo de
colabora para mejorar el funcionamiento de los merca- calidad de vida. Además, participa directamente en la pro-
dos. En cualquier caso, la evidencia ha demostrado que, visión de ciertos servicios públicos como la educación o la
a pesar de los fallos de mercado y la aparición más o sanidad.

Esquema 2.5 - Ventajas e inconvenientes de la economía de mercado

"TQFDUPTFTFODJBMFT 7FOUBKBTFJODPOWFOJFOUFT

r-PTQSPEVDUPSFTPGSFDFOBRVFMMPTCJFOFTZTFSWJDJPTRVF 7FOUBKBT
son rentables y para los que hay demanda. r-PTJOEJWJEVPTQVFEFOFMFHJS QSPEVDJSZDPOTVNJSTF-
r-PTDPOTVNJEPSFTQVFEFOFMFHJSMPRVFDPNQSBO EFO- gún sus preferencias y disponibilidades.
tro de sus posibilidades de renta. Suponemos que los r&MTJTUFNBEFQSFDJPTIBSÃQPTJCMFRVFMPTFYDFEFOUFTZ
consumidores tratarán de maximizar la satisfacción to- las escaseces de bienes y servicios no duren mucho.
tal, esto es, que gastarán su renta de la forma en que les
r1BSB EFDJEJS RVÊ TF EFCF QSPEVDJS OP TF OFDFTJUB RVF
reporte la mayor satisfacción posible.
intervenga el Estado.
r-PTJOEJWJEVPTQVFEFODPNQSBSPBMRVJMBSMPTGBDUPSFT
r-PTJOEJWJEVPTUJFOFOJODFOUJWPTQBSBBDUVBSEFGPSNB
de producción y, de este modo, convertirse en produc-
productiva. Si los productores lanzan al mercado lo
tores, y ofrecer los bienes y servicios demandados por
que los consumidores desean, pueden obtener grandes
el mercado.
beneficios.
r-PT DBNCJPT FO MB EFNBOEB P FO MB PGFSUB EF CJFOFT
*ODPOWFOJFOUFT
comportan cambios en el precio de los bienes. Los pre-
cios logran equilibrar la oferta y la demanda. r'BMMPTEFMNFSDBEPRVFEJàDVMUBOTVGVODJPOBNJFOUP
r(SBOEFTEJGFSFODJBTEFSFOUBRVFQMBOUFBOQSPCMFNBT
de equidad.
r "QBSJDJÓONÃTPNFOPTGSFDVFOUFEFDSJTJT
40 ECONOMÍA: CONCEPTO, MÉTODO E INSTRUMENTOS

RESUMEN
r La Economía se ocupa de cómo se administran los re- r La especialización contribuye a la eficiencia, en su do-
cursos disponibles con objeto de producir diversos bie- ble sentido de alcanzar la combinación correcta de re-
nes y distribuirlos para su consumo entre los miembros cursos y de obtener con la mínima cantidad factible de
de la sociedad. factores el mayor volumen de producción posible.
r Un modelo es una simplificación de la realidad que a r Cuando los trabajadores se especializan en una activi-
través de supuestos, argumentos y conclusiones explica dad determinada, surge la necesidad del intercambio
una determinada proposición. para poder cubrir las necesidades humanas y dar salida
r Las teorías no están aisladas de la realidad, sino que a los excedentes.
es preciso contrastar sus predicciones con la evidencia r Las limitaciones del trueque (coincidencia de necesidad
con objeto de verificar su validez. e indivisibilidad de algunos bienes) desaparecen cuando
r El problema económico surge cuando se utilizan diversos el intercambio se realiza con la intervención del dinero.
medios para conseguir una serie de objetivos, de forma r Economía centralizada. Es aquella en la que los medios
que cabe preguntarse por el procedimiento más idóneo. de producción son propiedad estatal y las decisiones
r La frontera de posibilidades de la producción recoge la clave le corresponden al Estado o poder central.
necesidad de reducir la producción de uno de los bienes r En una economía de mercado los recursos se asignan por
si se desea incrementar la del otro. El coste de oportu- medio de las decisiones descentralizadas de muchas em-
nidad de un producto es la opción que debe abando- presas y hogares en los mercados de bienes y servicios.
narse para poder obtener dicho producto.

CONCEPTOS BÁSICOS
r Condición ceteris paribus. r Frontera de posibilidades de la producción (FPP).
r Coste de oportunidad. r Intercambio.
r División del trabajo. r Ley de los grandes números.
r Economía. r Ley de los rendimientos decrecientes.
r Economía de mercado. r Método inductivo y método deductivo.
r Economía positiva y economía normativa. r Modelo económicos.
r Eficiencia económica. r Planificación centralizada.
r Especialización. r Realismo de los supuestos.
r Factores o recursos productivos. r Sistema económico.

CUESTIONES PARA LA AUTOEVALUACIÓN
1. ¿Qué cabe esperar de la Economía: recetas exactas 4. ¿El capital financiero es un recurso productivo?
para resolver los problemas económicos o simplemen- 5. ¿Cuáles son los factores productivos y qué aportan a la
te criterios que sean de aplicación práctica y que sirvan producción?
de guía para el control de la actividad económica?
6. ¿Qué explica la frontera de posibilidades de produc-
2. ¿Qué dificultades específicas encuentra la ciencia eco- ción?
nómica para modelizar los fenómenos económicos?
7. ¿Cómo evoluciona el coste de oportunidad a medida
¿En qué medida la ley de los grandes números contri-
que se producen más unidades de un bien?
buye a resolver estas dificultades?
8. ¿Qué ventajas tiene la especialización?
3. Responda a la siguiente pregunta: si la Economía es
una disciplina científica, ¿por qué los economistas dis- 9. ¿Qué papel desempeña el intercambio en relación a los
cuten tan a menudo de forma que parece que discre- excedentes?
pan acerca de casi todos los temas? 10. ¿Cuáles son las principales limitaciones del trueque?
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 41

EJERCICIOS Y APLICACIONES
1. Es cierto que cuando se produce una mejora tecnoló- 4. Analice las características del método científico que
gica en la producción de un bien después del cambio, utiliza la economía y comente los elementos que hacen
hacen falta menos cantidades de recursos para generar que la economía se diferencie de otras ciencias socia-
la misma cantidad de ese bien. les.
2. Comente la siguiente afirmación: 5. Analice las siguientes afirmaciones y señale las que
Cuando disminuye el desempleo en un país, la fronte- corresponderían a la economía positiva y cuáles a la
ra de posibilidades de producción se desplaza hacia la economía normativa.
derecha. a) Un incremento de los salarios generará un incre-
3. Considerando la frontera de posibilidades de pro- mento del consumo.
ducción entre cañones y mantequilla, se observa que b) El Estado debe garantizar la asistencia sanitaria a
cuando mejora la tecnología en la producción de man- toda la sociedad.
tequilla la frontera se desplaza de tal manera que per- c) Es conveniente reducir los impuestos para que así
mite producir no solo más cantidad de mantequilla, aumente el consumo de las familias.
sino también mayor cantidad de cañones para la mis-
d) Si aumenta el precio de la vivienda, los constructo-
ma cantidad de mantequilla. ¿Cómo se puede explicar
res tendrán más incentivos para seguir edificando.
este hecho?
III. EL FUNCIONAMIENTO DEL MERCADO
CAPÍTULO 3 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES
3.1 El funcionamiento de los mercados
3.2 La demanda
3.3 Desplazamientos de la curva de demanda
3.4 La oferta
3.5 Desplazamientos de la curva de oferta
3.6 La oferta y la demanda: el equilibrio del mercado
3.7 El funcionamiento de los mercados y la asignación de recursos
3.8 La oferta, la demanda y la política microeconómica: los controles de precio

CAPÍTULO 4 LA ELASTICIDAD Y SUS APLICACIONES
4.1 La elasticidad de la demanda
4.2 La elasticidad precio de la demanda y el ingreso total
4.3 Otras elasticidades de la demanda
4.4 La elasticidad de la oferta
CAPÍTULO 3

LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES
La oferta y la demanda son los dos elementos integrantes en que el valor de las hipotecas comenzó a ser más elevado
de todo mercado. Este capítulo estudia la lógica del funcio- que el de las viviendas. La consecuencia fue que muchos pro-
namiento del mercado, así como las consecuencias de la in- pietarios se encontraron con serios problemas para pagar sus
tervención de las autoridades sobre la fijación de los precios. hipotecas. Por otro lado, dado que muchos activos financie-
En concreto los mercados considerados son el de trabajo y el ros tenían como garantías las citadas hipotecas, el resultado
mercado de la vivienda. En este último caso se analiza cómo, fue que, por contagio, los precios de muchos activos también
cuando el deseo de las autoridades de evitar que los precios de cayeron. La desconfianza empezó a generalizarse entre las
los alquileres superen determinados niveles les lleva a estable- instituciones financieras (no se sabía qué entidades tenían los
cer un precio máximo a los alquileres, a largo plazo se reduce activos «tóxicos») y con ella vino la restricción del crédito.
la cantidad de viviendas ofertadas para alquilar. El resultado Además, en la larga fase expansiva del ciclo que había
final es que el precio final de los alquileres tiende a aumentar, experimentado la economía mundial, tanto las entidades fi-
que era lo que las autoridades trataban de impedir. nancieras como las familias y empresas se habían endeudado
La importancia del mercado de la vivienda ha quedado en mucho. Ante la restricción del crédito derivada de la crisis, es-
evidencia en el desarrollo de la crisis inmobiliario-financiera tas se vieron forzadas a reducir su endeudamiento, vendiendo
iniciada en EE.UU. en 2007. El mercado de la vivienda había activos, tanto inmobiliarios como financieros. Esto hizo que
experimentado un auténtico boom animado por una política los precios de los inmuebles intensificaran su caída, al igual
monetaria expansiva y una serie de medidas encaminadas a que los precios de otros muchos activos, creando un círculo
propiciar la compra de viviendas, incluso por parte de mu- vicioso que está en la base de la crisis internacional. El deno-
chas personas sin recursos suficientes. El resultado fue una minado círculo vicioso del desendeudamiento puede sinteti-
serie de años con fuertes aumentos de precios de la vivienda. zarse como sigue: para combatir los efectos de la caída de los
Cuando en 2006 se inició el descenso de los precios, provocó precios de la vivienda y la restricción crediticia consiguiente,
un aumento en la morosidad de las hipotecas. Como las fami- muchas entidades recurrieron a la venta de activos para redu-
lias estadounidenses estaban muy endeudadas, una forma de cir su endeudamiento y dotarse de liquidez. Con ello presio-
hacer frente a sus deudas había sido acudiendo a continuas naron aún más los precios a la baja agravando el problema
renovaciones-ampliaciones de las hipotecas, que se podían original y demostrando que si bien en condiciones normales
conceder por el fuerte aumento de los precios de las vivien- los mercados funcionan eficientemente, cuando se distorsio-
das. Cuando los precios iniciaron la caída, llegó un momento nan los resultados pueden ser descorazonadores.

OBJETIVOS DEL CAPÍTULO INTRODUCCIÓN
r 1SFTFOUBSFMDPODFQUPEFNFSDBEPZFYQPOFSMBEJWFSTJ- La acción conjunta de compradores y vendedores en los
EBEEFUJQPTEFNFSDBEPTFYJTUFOUFT mercados determina las cantidades y los precios de los dis-
tintos bienes y servicios. En este juego actúan dos fuerzas,
r *OUSPEVDJSMPTDPODFQUPTEFPGFSUBZEFNBOEB por un lado los demandantes o consumidores, que conjun-
r %JTUJOHVJSFOUSFEFNBOEBJOEJWJEVBMZEFNBOEBEFNFS- tamente constituyen la demanda y cuyo comportamiento
DBEPZPGFSUBJOEJWJEVBMZEFNFSDBEP sigue unas reglas que se sintetiza en la ley de la demanda.
r 1SFDJTBS MB EJGFSFODJB FOUSF NPWJNJFOUPT B MP MBSHP EF Por otro lado están los oferentes que integran la oferta y
VOB DVSWB EF EFNBOEB PGFSUB 
Z EFTQMB[BNJFOUPT B MP que se comportan de acuerdo con la ley de la oferta. La
MBSHPEFMBNJTNB interacción de la oferta y la demanda permite determinar
el equilibrio del mercado. La manera de relacionarse la
r "OBMJ[BSFMDPODFQUPEFFRVJMJCSJPEFNFSDBEPZFYQMJDJ- oferta y demanda determina la cantidad y precio de los
UBSDÓNPMBTTJUVBDJPOFTEFFYDFTPEFEFNBOEBPFTDBTF[ bienes y servicios, creando las «señales» para la asignación
ZFYDFTPEFPGFSUBPFYDFEFOUFHFOFSBOVOBEJOÃNJDBUFO- de los recursos escasos de la Economía.
EFOUFBMFRVJMJCSJP Para acercar al mundo real el contenido de este capítu-
r "OBMJ[BSMPTEFTFRVJMJCSJPTHFOFSBEPTQPSMBTJOUFSWFODJP- lo, el último epígrafe se dedica a analizar las consecuencias
OFTEFT&TUBEP FTUBCMFDJFOEPQSFDJPTNÃYJNPTPQSFDJPT de la intervención del Estado en el funcionamiento de al-
NÎOJNPT gunos mercados.
46 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES

3.1. El funcionamiento de los mercados acuerdo más importante es fijar el precio que satisface al
comprador y al vendedor.
Oferta y demanda son dos conceptos que en Economía se
utilizan muy a menudo, y esto es así con razón, pues son &MQSFDJPEFNFSDBEP
las fuerzas que hacen que funcionen las economías de mer- Los compradores y vendedores se ponen de acuerdo sobre
cado. La oferta y la demanda determinan la cantidad que el QSFDJPde un bien o un servicio de forma que se produci-
se produce de cada bien y servicio y el precio al que debe rá el intercambio de cantidades determinadas de ese bien o
venderse. Y esto lo hacen al interactuar en los mercados. servicio por una cantidad de dinero también determinada.
Un mercado es toda institución social en la que los Pero en cualquier circunstancia el precio es el instrumento
bienes y servicios, así como los factores productivos, se que permite que las transacciones se realicen con orden,
intercambian. Tal como señalamos en el capítulo anterior, pues cumple dos funciones básicas: la de suministrar in-
debido a la existencia del dinero el intercambio es indirec- formación (nos dice si el bien es barato o caro) y la de
to: un bien se cambia por dinero y este, posteriormente, proveer incentivos (si los precios son altos puede resultar
por otros bienes. Cuando en el intercambio se utiliza el interesante incrementar la oferta del bien y si son bajos
dinero existen dos tipos de agentes bien diferenciados: los disminuirla).
compradores y los vendedores. En los NFSDBEPTEFQSPEVD-
UPTes típico distinguir entre consumidores o compradores &MQSFDJPBCTPMVUPEFVOCJFOFTTVSFMBDJÓOEFDBNCJP
y productores o empresas. En estos mercados las econo- QPS EJOFSP  FTUP FT  FM OÙNFSP EF VOJEBEFT NPOFUBSJBT
mías domésticas compran bienes y servicios a las empre- RVFTFOFDFTJUBOQBSBPCUFOFSBDBNCJPVOBVOJEBEEFM
sas, que son las encargadas de producir y vender los bie- CJFO&MQSFDJPEFVOCJFOFOVOJEBEFTEFPUSPCJFOFTFM
nes y servicios. Así, si cuando deseamos adquirir un coche QSFDJPSFMBUJWP
nos informamos sobre los modelos y ofertas que existen
Los precios coordinan las decisiones de los productores
en el mercado y con toda la información disponible nos
y los consumidores en el mercado. Precios bajos estimu-
decidimos por adquirir un modelo concreto de automóvil
lan el consumo y desaniman la producción, mientras que
habremos actuado como un comprador típico. En los NFS-
precios altos tienden a reducir el consumo y estimulan la
DBEPT EF GBDUPSFT las economías domésticas, que son los
producción. Los precios actúan como el mecanismo que
propietarios de los factores de producción, se los venden
equilibra al mercado.
a las empresas (véase Capítulo 10). Estas contratan o uti-
lizan el trabajo, la tierra y el capital y abonan los salarios, Fijando precios para todos los bienes, los mercados
alquileres o rentas y beneficios correspondientes. Una ope- permiten la coordinación de compradores y vendedores y,
ración característica de un mercado de factores es cuando por tanto, aseguran la viabilidad del sistema de economía
buscamos trabajo y analizamos las demandas de empleo de mercado. Ha habido, sin embargo, ejemplos históricos
que publican los periódicos y las que aparecen en Internet. en los que el mercado y el sistema de precios no han fun-
Cuando una vez comparadas las oportunidades que ofrece cionado correctamente, causando una reducción de la pro-
el mercado nos decidimos por una empresa y le remitimos ducción y del consumo considerables. Lo ocurrido en los
nuestro currículum vitae actuaremos como un oferente o mercados inmobiliarios y financieros como consecuencia
vendedor de servicios de trabajo. de la crisis iniciada en EE.UU. en 2007 es el ejemplo más
reciente. Debido al sobreendeudamiento de las familias y
-PTNFSDBEPTEFCJFOFTZTFSWJDJPTFTUÃOGPSNBEPTQPS las empresas y a la consiguiente recesión se ha producido
UPEPT MPT DPNQSBEPSFT FDPOPNÎBT EPNÊTUJDBT 
Z WFO- un proceso generalizado de venta de activos (financieros e
EFEPSFT FNQSFTBT 
EFCJFOFTZTFSWJDJPT-PTNFSDBEPT inmobiliarios). La consecuencia ha sido una drástica caída
EF GBDUPSFT EF QSPEVDDJÓO FTUÃO GPSNBEPT QPS MPT RVF del valor de los activos, lo que agrava el problema de endeu-
DPNQSBO FNQSFTBT 
Z WFOEFO FDPOPNÎBT EPNÊTUJDBT 
damiento y hace que no sea fácil determinar el precio «sue-
GBDUPSFTQSPEVDUJWPT lo» a partir del cual pueda iniciarse la salida de la crisis.
Acudimos al mercado para buscar solución a muchas -BEJWFSTJEBEEFUSBOTBDDJPOFT
de nuestras necesidades y movidos por nuestro propio in-
terés. Esto es así tanto cuando actuamos como oferentes, En algunos casos las transacciones se ven obstaculizadas
como sería el caso de una empresa inmobiliaria que ofrece por la autoridad. Cuando se prohíbe el intercambio pri-
un piso a la venta, como cuando actuamos como deman- vado, generalmente porque se intenta mantener el precio
dantes, como sería el caso de una pareja joven que desea de un bien por debajo de su precio de equilibrio en el mer-
adquirir una vivienda. Sea cual sea el mercado lo impor- cado o porque el bien objeto de transacción se considera
tante es que en el seno del mismo se alcancen acuerdos; el perjudicial, como sería el caso de la droga, se crea una es-
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 47

casez del producto en cuestión al precio oficial y aparecen estos casos estaremos ante mercados de DPNQFUFODJBJN-
los mercados «negros». QFSGFDUB(véanse Capítulos 8 y 9).
En nuestro entorno económico la mayoría de los precios Un NFSDBEPDPNQFUJUJWPes aquel en el que hay muchos
son conocidos y se presentan de forma clara. Así, cuando compradores y muchos vendedores, de forma que cada
tomamos un tren sabemos de antemano la tarifa del viaje o uno de ellos ejerce una influencia insignificante en el pre-
cuando vamos a una tienda de música nos indica los euros cio de mercado.
que vale cada CD. Pero en muchas ocasiones los precios sur- El análisis que seguidamente vamos a presentar se re-
gen de la negociación entre el comprador y el vendedor. Por fiere a mercados competitivos, esto es, mercados en los que
ejemplo, en el Gran Bazar de Estambul o en algunos esta- ningún agente por sí mismo puede alterar el precio.
blecimientos de productos de importación de Nueva York,
si deseamos comprar una alfombra, el vendedor empezará
la negociación de la venta con una cantidad que puede ser el 3.2. La demanda
doble o el triple del precio final que acordemos.
Las DBOUJEBEFTEFNBOEBEBTde un bien que los consumido-
También es frecuente que algunos precios solo sean in-
res deseen y puedan comprar las denominamos demanda
dicativos y admitan la negociación entre el comprador y
de dicho bien.
el vendedor. Así, el precio de compra de un piso de segun-
da mano suele suponer una rebaja respecto al precio que %FNBOEBSsignifica estar dispuesto a comprar, mientras
inicialmente pedía el vendedor. En algunos casos, llegar a que DPNQSBSes efectuar realmente la adquisición. -BEFNBO-
fijar acuerdos sobre el precio puede ser muy complicado y EBrefleja una intención, mientras que laDPNQSBconstituye
costoso en términos de tiempo. A estos costes asociados a una acción. Un individuo demanda algo cuando lo desea y
la fijación del precio se les denomina DPTUFTEFUSBOTBDDJÓO además posee los recursos necesarios para tener acceso a él.
(véase Capítulo 11), y cuando son muy elevados pueden ser
un claro síntoma del mal funcionamiento del mercado. -BDBOUJEBEEFNBOEBEBFTMBDBOUJEBEEFVOCJFORVFMPT
DPNQSBEPSFTRVJFSFOZQVFEFODPNQSBS
$PTUFTEFUSBOTBDDJÓO4POMPTDPTUFTFOMPTRVFJODVSSFO
MBTQBSUFTFOFMQSPDFTPEFMMFHBSBVOBDVFSEPZEFWFMBS -BUBCMBEFEFNBOEB
QPSTVDVNQMJNJFOUP El simple análisis de la realidad nos dice que la cantidad
que un individuo demandará de un bien, en un momento
5JQPTEFNFSDBEP determinado del tiempo, dependerá fundamentalmente
En algunos mercados los compradores y vendedores se en- del precio. Cuanto mayor sea el precio que se cobre por
cuentran frente a frente, mientras que otros la transacción un bien, menor será la cantidad que el individuo estará
se puede realizar por teléfono o por Internet. Ciertos mer- dispuesto a comprar. Y, paralelamente, cuanto mayor sea
cados son muy simples y la transacción es directa, mien- el precio, menor será el número de unidades demandadas.
tras que en otros casos los intercambios son complejos. Lógicamente, la cantidad que el individuo en cuestión
Al analizar los mercados es frecuente establecer la si- demandará, digamos de discos compactos (CD) dependerá
guiente tipología: NFSDBEPTUSBOTQBSFOUFT cuando hay un del precios de los CD, y además de una serie de factores
solo punto de equilibrio, y NFSDBEPT PQBDPT cuando, de- entre los que cabe destacar la renta o ingresos de que dis-
bido a la existencia de información incompleta entre los pone el individuo en ese periodo, los gustos o preferencias
agentes, hay más de una situación de equilibrio. Asimismo, del individuo, los precios de los demás bienes y el tamaño
se puede distinguir entre NFSDBEPTMJCSFT sometidos al del mercado. Si consideramos constantes todos los factores
libre juego de las fuerzas de oferta y demanda, sin interven- salvo el precio del bien, esto es, si aplicamos la condición
ción por parte de una autoridad regulatoria y NFSDBEPTJO- ceteris paribus(véase Epígrafe 2.2) podemos obtener la UB-
UFSWFOJEPT cuando agentes externos al mercado, como por CMBEFEFNBOEB de CD de un consumidor determinado. La
ejemplo las autoridades económicas, fijan los precios. tabla de demanda nos muestra la relación que existe entre la
cantidad demandada y el precio de los discos compactos.
Si en un mercado existen muchos vendedores y muchos
compradores es muy probable que nadie, por sus propios 5BCMBEFEFNBOEBEFVODPOTVNJEPS3FDPHFMBTEJTUJO-
medios, sea capaz de imponer y manipular el precio. En UBT DBOUJEBEFT RVF EFTFB EFNBOEBS QBSB DBEB QSFDJP 
este caso diremos que es un NFSDBEP DPNQFUJUJWP (véase QFSNBOFDJFOEPMPTEFNÃTGBDUPSFTDPOTUBOUFTZNVFTUSB
Capítulo 7). Si sucede lo contrario y hay muy pocos ven- MBSFMBDJÓOFYJTUFOUFFOUSFMBDBOUJEBEEFNBOEBEBEFVO
dedores o incluso uno solo, existirán grandes posibilidades CJFOZTVQSFDJP
de que estos o este fijen un precio a su conveniencia. En
48 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES

Suponiendo que todos los factores que inciden en la mercado de CD. La cantidad demandada por el mercado
demanda de CD, exceptuando el precio de los CD, perma- será la suma de las cantidades demandadas por los de-
necen constantes obtenemos la tabla de demanda de CD mandantes que lo integran. La tabla de demanda de mer-
de un individuo cualquiera (Ampliación 3.1). Esta mues- cado muestra que cuanto mayor es el precio de un artículo,
tra las distintas cantidades que el individuo en cuestión menor será la cantidad que de ese bien estarán dispuestos
estaría dispuesto a demandar a distintos precios. Para un a comprar los consumidores, y paralelamente, cuanto más
precio determinado de los CD, la suma de las demandas bajo es el precio más unidades del mismo se demandarán.
individuales nos dará la EFNBOEBEFNFSDBEP de CD. En la
Ampliación 3.1 se recogen las tablas de demanda de discos %FNBOEB EFM NFSDBEP -B EFNBOEB EFM NFSDBEP FT 
compactos de los dos individuos que integran el mercado QBSBDBEBOJWFMEFQSFDJP MBTVNBEFMBTEFNBOEBTJOEJ-
supersimplificado que hemos considerado (integrado úni- WJEVBMFTRVFJOUFHSBOFMNFSDBEP
camente por Miguel y Víctor) y la tabla de demanda del

Ampliación 3.1 - La demanda individual y la demanda del mercado
La EFNBOEB EF NFSDBEP es la suma de todas las deman- La demanda del mercado es la suma de las dos deman-
das individuales de un determinado bien o servicio. Supo- das individuales. Las Figuras a y b muestran las curvas de
niendo que el mercado de discos compactos está integrado demanda que corresponden a estas tablas de demanda. La
únicamente por dos individuos: Miguel y Víctor, la tabla DVSWBEFEFNBOEBEFMNFSDBEP(Figura c)se obtiene sumando
adjunta muestra las tablas de demanda de discos compac- horizontalmente las curvas de demanda individuales, esto es,
tos de Miguel y Víctor. Las tablas de demanda de Miguel para hallar la cantidad total demandada a un precio cual-
y Víctor indican cuántos discos estarían dispuestos a com- quiera, sumamos las cantidades individuales que aparecen en
prar cada año a los distintos precios. el eje de abscisas de las curvas de demanda individuales.

1SFDJPEFVOEJTDPDPNQBDUP $BOUJEBEEFEJTDPTDPNQBDUPT $BOUJEBEEFEJTDPTDPNQBDUPTEF- %FNBOEBEFMNFSDBEP
FOFVSPT
EFNBOEBEBQPS.JHVFM NBOEBEBQPS7ÎDUPS
1,0 8 5 13
1,5 6 4 10
2,0 4 + 3 = 7
2,5 2 2 4
3,0 0 1 1

a) b) c)

Precio Demanda de Miguel Precio Demanda de Víctor Precio Demanda del mercado
de un de un de un
disco disco disco
compacto compacto compacto

3,00 3,00 3,00

2,50 2,50 2,50

2,00 2,00 2,00

1,50 1,50 1,50

1,00 1,00 1,00

0,50 0,50 0,50

0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 101112 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 101112 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10111213141516171819
Cantidad de Cantidad de Cantidad de
discos compactos discos compactos discos compactos
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 49

-BDVSWBEFEFNBOEB -BDVSWBEFEFNBOEBFTMBSFQSFTFOUBDJÓOHSÃàDBEFMB
Podemos representar gráficamente la tabla de demanda SFMBDJÓOFOUSFFMQSFDJPEFVOCJFOZMBDBOUJEBEEFNBO-
mediante una curva decreciente que relaciona la canti- EBEB"MUSB[BSMBDVSWBEFEFNBOEBTVQPOFNPTRVFTF
dad demandada de un bien con el precio de dicho bien. NBOUJFOFODPOTUBOUFTMPTEFNÃTGBDUPSFT FYDFQUPFMQSF-
Al reducirse el precio aumenta la cantidad demandada. DJP RVFQVFEBOBGFDUBSBMBDBOUJEBEEFNBOEBEB
A cada precio, P, le corresponde una cantidad, Q, que los
Al observar la Figura 3.1 y el Cuadro 3.1 se comprueba
demandantes están dispuestos a adquirir. La Figura 3.1
que a medida que el precio de los CD es mayor la cantidad
recoge cada par (P,Q) de números de la tabla de demanda
de CD que se desean demandar se reduce y, al contrario,
(Cuadro 3.1). Uniendo los respectivos puntos obtenemos
los individuos estarán más dispuestos a demandar una
la curva de demanda (Figura 3.1).
mayor cantidad de CD cuando el precio sea más bajo. En
La DVSWBEFEFNBOEBde un bien, como expresión grá- otras palabras, si se redujera el precio de los discos com-
fica de la demanda, muestra las cantidades del bien en pactos y los demás factores que inciden en la demanda de
cuestión que serían demandadas durante un periodo de CD no se alteraran, los individuos estarían dispuestos a
tiempo determinado por una población específica a cada demandar más CD durante el periodo considerado.
uno de los posibles precios.
-BMFZEFMBEFNBOEB
Cuadro 3.1 - Tabla de demanda La MFZEFMBEFNBOEB hace referencia a la relación inversa
1SFDJPTZDBOUJEBEFTEFNBOEBEBTEFEJTDPTDPNQBDUPT existente entre el precio de un bien y la cantidad deman-
Precio de un disco compacto Cantidad demandada de dis- dada, en el sentido de que al aumentar el precio disminuye
(en euros) cos compactos (unidades) la cantidad demandada, y lo contrario ocurre cuando se
1,0 13 reduce el precio
1,5 10
-BMFZEFMBEFNBOEBTFSFàFSFBMBSFMBDJÓOJOWFSTBFYJT-
2,0 7 UFOUFFOUSFFMQSFDJPEFVOCJFOZMBDBOUJEBEEFNBOEBEB 
2,5 4 FOFMTFOUJEPEFRVFBMBVNFOUBSFMQSFDJPEJTNJOVZFMB
3,0 1 DBOUJEBEEFNBOEBEB ZMPDPOUSBSJPPDVSSFDVBOEPTFSF-
EVDFFMQSFDJP
r &GFDUPTVTUJUVDJÓOZFGFDUPSFOUB
Precio de un La razón por la que cuando el precio del bien aumenta la
disco compacto
cantidad demandada por todos los consumidores dismi-
3,00
nuye es doble. Por un lado, cuando aumenta el precio de
2,50 un bien algunos consumidores que previamente lo adqui-
Curva de demanda rían dejarán de hacerlo o lo comprarán en menor cuantía
2,00 de discos compactos y buscarán otros bienes que lo sustituirán. Por ejemplo, si
1,50 aumenta el precio de los hoteles, los turistas procurarán
sustituir estos por hostales, casas rurales o apartamentos.
1,00
Esto se conoce como FGFDUP TVTUJUVDJÓO en el sentido de
0,50 que el bien o servicio que se encarece relativamente tiende
a ser sustituido por otros que ahora resultan más bara-
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10111213141516171819 tos en términos relativos, de manera que los demandan-
Cantidad de tes puedan mantener su consumo turístico ajustado a una
discos compactos
nueva realidad del mercado, obteniendo el mismo nivel de
satisfacción personal. El efecto sustitución recoge la inci-
Figura 3.1 - Curva de demanda dencia de un cambio en el QSFDJPSFMBUJWP esto es, el precio
de un bien en unidades de otro bien.
Este gráfico muestra cómo se pueden convertir los precios y &MFGFDUPTVTUJUVDJÓOSFDPHFMBJODJEFODJBEFVODBNCJP
las cantidades demandadas especificadas en el Cuadro 3.1 en FOMPTQSFDJPTSFMBUJWPTZOPTEJDFRVFDVBOEPBVNFOUB
una curva de demanda de discos compactos. La curva de de-
FM QSFDJP EF VO CJFO P TFSWJDJP MB DBOUJEBE EFNBOEBEB
manda presenta una pendiente negativa que refleja los aumen-
tos en la cantidad demandada cuando el precio se reduce.
EFFTUFCJFOTFSFEVDF QVFTTVDPOTVNPTFTVTUJUVZFQPS
PUSPTCJFOFTPTFSWJDJPT
50 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES

Por otro lado, cuando un bien se encarece los consumi- dada de un bien, su precio y las demás variables explicati-
dores demandarán menos unidades del mismo porque la vas se recoge en la GVODJÓOEFEFNBOEB
elevación del precio ha reducido la capacidad adquisitiva Cuando, por ejemplo, decimos que la cantidad deman-
de la renta, y esto hará que se pueda comprar menos de dada de un bien (QA) se ve influida por (o que es una fun-
todos los bienes y, en particular, del que estamos conside- ción de) el precio de ese bien (PA), la renta (Y), los precios
rando. Este hecho se conoce como el FGFDUPSFOUB e indica de otros bienes (PB ), los gustos de los consumidores (G)
que un incremento en los precios de, por ejemplo, los dis- o el tamaño del mercado (N) estamos refiriéndonos a la
cos compactos disminuye la capacidad adquisitiva de los GVODJÓOEFEFNBOEB, que podemos expresar de la siguiente
consumidores para un nivel de renta dado. Ante esta cir- forma:
cunstancia los consumidores se verán motivados a reducir
la compra de todos los bienes o servicios.
QA = D (PA , Y, PB, G, N)
&MFGFDUPSFOUBSFDPHFMBJODJEFODJBEFVODBNCJPFOMB
SFOUBSFBMEFMPTDPOTVNJEPSFTEFGPSNBRVFBMBVNFO-
UBS  QPS FKFNQMP  FM QSFDJP EF MPT EJTDPT DPNQBDUPT  MB -BGVODJÓOEFEFNBOEBFTVOBSFMBDJÓONBUFNÃUJDBRVF
SFOUBSFBMTFSFEVDFZFMDPOTVNJEPSDPNQSBSÃVOBNF- SFDPHF MB SFMBDJÓO FOUSF MB DBOUJEBE EFNBOEBEB EF VO
OPS DBOUJEBE EF UPEPT MPT CJFOFT  JODMVJEP FM CJFO DVZP CJFO TVQSFDJPZPUSBTWBSJBCMFT
QSFDJPTFIBJODSFNFOUBEP
Para representar la curva de la Figura 3.1 lo que he-
-BGVODJÓOEFEFNBOEB mos hecho ha sido suponer que en la expresión anterior,
Es frecuente pensar en la cantidad demandada como en esto es, en la función de demanda, los valores de todas
una cantidad fija. Así, un empresario que va a lanzar un las variables, salvo la cantidad demandada del bien A y su
nuevo producto al mercado se puede preguntar, ¿cuántas precio, permanecen constantes. Es decir, hemos aplicado
unidades podré vender?, ¿cuál es el potencial del mercado la condición ceteris paribus. En este sentido una pregunta
respecto al producto en cuestión? A estas preguntas el eco- que cabe formular es ¿qué sucederá cuando, aun perma-
nomista debe contestar diciendo que no hay una «única» neciendo invariable el precio del bien, se altera alguno de
respuesta, ya que ningún número describe la información los factores, tales como la renta o los precios de los de-
requerida, pues la cantidad demandada depende de diver- más bienes, que bajo la condición ceteris paribus hemos
sos factores, uno de los cuales es el precio que se cargue considerado constantes? La respuesta a esta pregunta se
por unidad. La relación existente entre la cantidad deman- presenta en el subepígrafe siguiente.

Ampliación 3.2 - La relación causa-efecto en la economía: la curva de demanda

Los economistas suelen emplear gráficos para explicar cómo se mide el efecto que produce una variable en otra. Si no
funcionan los fenómenos económicos e indicar cómo una es posible mantener constantes todas las demás variables,
serie de acontecimientos causa otra. En un gráfico como podríamos pensar que una de las que aparecen en el gráfico
la curva de la demanda (Figura 3.1) no cabe duda de cuál es la causa de las variaciones de la otra cuando, en realidad,
es la causa y cuál el efecto. Cuando por ejemplo se altera el esas variaciones son causadas por una tercera variable omi-
precio de los discos compactos y se mantienen constantes tida que no se representa en el gráfico (véase Figura 3.7).
todas las demás variables, sabemos que el precio de los dis- Por otro lado podemos encontrarnos con otro problema: la
cos compactos es la causa de las variaciones de la cantidad causalidad inversa. En otras palabras, podríamos extraer la
demandada. Recuérdese que la curva de la demanda de la conclusión de que P es la causa de Q cuando, en realidad,
Figura 3.1 procede de un ejemplo hipotético. Cuando re- Q es la causa de P. Los problemas de la variable omitida y
presentamos gráficamente datos del mundo real, suele ser de la causalidad inversa nos obligan a proceder con cautela
más difícil analizar cómo afecta una variable a otra. Por un cuando utilizamos gráficos para extraer conclusiones sobre
lado es difícil mantener todo lo demás constante cuando las causas y efectos.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 51

3.3. Desplazamientos de la curva de demanda desplazamiento de la curva de demanda que tiene lugar
cuando se altera una variable distinta al precio, tal como
Como se ha señalado, la representación gráfica de la cur- seguidamente se analiza.
va de demanda se realiza bajo la cláusula ceteris paribus, De los factores distintos del precio que desplazan la
es decir, suponiendo que todas las variables permanecen curva de demanda, los más importantes, tal como vimos
constantes, excepto el precio. Alteraciones de estos facto- en el epígrafe anterior, son:
res distintos al precio originan EFTQMB[BNJFOUPTEFMBDVS- r La renta o ingreso de los consumidores.
WBEFEFNBOEB Más concretamente puede afirmarse que
cuando la curva de demanda se aleja en su desplazamien- r Los precios de los bienes relacionados.
to del origen de ordenadas, decimos que se ha producido r Los gustos o preferencias de los consumidores.
un JODSFNFOUP FO MB EFNBOEB Cuando se desplaza hacia r El tamaño del mercado o número de consumidores.
el origen de ordenadas decimos que se ha producido una
EJTNJOVDJÓOEFMBEFNBOEB(Figura 3.2). -BSFOUBEFMPTDPOTVNJEPSFT

-BDVSWBEFEFNBOEBTFEFTQMB[BDVBOEPTFBMUFSBDVBM- Cuando tienen lugar aumentos en la renta media de los
RVJFSBEFMPTGBDUPSFTRVFJODJEFOFOMBEFNBOEBEJTUJO- consumidores, estos pueden consumir más de todos los
UPTEFMQSFDJPEFMCJFOFODVFTUJÓO bienes, cualquiera que sea el precio, por lo que la curva de
demanda se desplazará hacia la derecha (Figura 3.2). Por
Es importante no confundir los movimientos EFMBDVSWB el contrario, cuando la renta se reduce cabe esperar que
EFEFNBOEB (Figura 3.2) esto es, desplazamientos que obe- los individuos deseen demandar una cantidad menor, para
decen a las alteraciones en los factores que inciden sobre la cada precio, con lo que la curva se desplazará hacia la iz-
demanda distintos del precio del bien, con movimientos FO quierda. El análisis de los cambios en la demanda cuando
MBcurva de demanda, que se deben a modificaciones en el se altera la renta no solo ilustra los desplazamientos en la
precio del bien. En el primer caso se desplaza UPEBla curva curva de demanda, sino que permite clasificar los bienes
de demanda; en el segundo caso (Figura 3.3), la curva de en OPSNBMFTe JOGFSJPSFT
demanda permanece inalterada y lo que tiene lugar es un
movimiento desde un punto de la curva a otro. #JFO OPSNBM DVBOEP BM BVNFOUBS MB SFOUB MB DBOUJEBE
EFNBOEBEBBDBEBVOPEFMPTQSFDJPTTFJODSFNFOUB
En la Figura 3.3 se distingue lo que es un movimiento
a lo largo de la curva de demanda, por ejemplo, desde A Ejemplos de los bienes normales pueden ser los auto-
hasta B que tiene lugar cuando se reduce el precio, de un móviles, los teléfonos portátiles o los discos compactos.

Precio P Desplazamiento
de un D1 de la demanda
disco
compacto D0
A A’
D2 P0
Aumento de la
Mo la c
de

demanda
Disminución
vim urv

de la
i e n a de

demanda B
P1
to de
al m
o l an

D1 D1
ar da
go

D0
D2 D0
Cantidad de
discos compactos O Q

Figura 3.2 - Desplazamientos de la demanda Figura 3.3 - Movimientos a lo largo de la curva de demanda
Todo cambio que aumente la cantidad que desean adquirir los La curva de demanda ante alteraciones en los factores tales
compradores a un precio dado desplaza la curva de demanda como la renta se desplaza desde D0 hasta D1. Un tipo diferen-
hacia la derecha. Cualquier cambio que reduzca la cantidad te de movimiento no «de», sino «a lo largo de» la curva, es el
que deseen adquirir los compradores a un precio dado des- causado por alteraciones en el precio del bien que estamos
plaza la curva de demanda hacia la izquierda. considerando.
52 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES

#JFOJOGFSJPSDVBOEPBMBVNFOUBSMBSFOUBEFMPTDPOTV- de otros bienes. Pensemos en que, por ejemplo, aumenta el
NJEPSFTBDBEBVOPEFMPTQSFDJPTMBDBOUJEBEEFNBOEB- precio de los automóviles. Como consecuencia de este au-
EBEJTNJOVZF mento la gente tendrá menos interés en comprar aquellos
bienes que se utilizan conjuntamente con los automóviles
Un ejemplo de un bien inferior son los alimentos de como por ejemplo los GPS para automóviles. y, por tanto,
baja calidad. Si nuestros ingresos descienden, quizás ten- la curva de demanda de estos tenderá a desplazarse hacia
gamos que reducir el consumo de carne de primera y au- la izquierda. El aumento del precio de los automóviles ten-
mentar el de carne de menor calidad. drá, sin embargo, un efecto contrario sobre las cantidades
demandadas de otros productos que se utilizan de forma
-PTQSFDJPTEFMPTCJFOFTSFMBDJPOBEPT alternativa, tales como las motocicletas.
Las alteraciones en el precio de un bien no solo incidirán en De nuevo el sentido del cambio permite introducir una
la cantidad demandada de este bien, sino que pueden oca- nueva clasificación de los bienes: CJFOFTDPNQMFNFOUBSJPT,
sionar además desplazamientos en la curva de demanda CJFOFTTVTUJUVUJWPTy CJFOFTJOEFQFOEJFOUFT

Ampliación 3.3 - Dos formas de incrementar la demanda de las líneas ADSL
Las compañías telefónicas están muy interesadas en que que constituyen este mercado aumentando los contenidos
se incremente la demanda de las líneas ADSL, pues creen y los servicios a los que se puede acceder cuando se tiene
que de esta forma se incrementará el consumo de servicios una línea ADSL.
de telecomunicaciones que sus clientes llevarán a cabo y de En términos de la Figura a, con la primera de las estra-
esta forma aumentarán los ingresos de las operadoras. tegias seguidas lo que se pretende lograr es que, al reducir-
Para tratar de conseguir este objetivo las operadoras se el precio de las líneas ADSL desde 1,0 euros hasta 0,5
de telecomunicaciones han seguido fundamentalmente euros tenga lugar un movimiento a lo largo de la curva de
dos estrategias. Por un lado han puesto en práctica políti- demanda y que de esa forma se incremente el tráfico desde
cas agresivas de reducción de precios del uso de las líneas 8.000 minutos de tráfico diario a 12.000 minutos de media
ADSL, procurando con ello que se incremente el consumo diaria. Mediante la segunda estrategia, al incrementar el
que los clientes hacen de ese tipo de líneas de telecomu- número de usuarios de líneas ADSL lo que se pretende es
nicaciones, esto es, que aumente la cantidad demandada. que la curva de demanda se desplace hacia la derecha y de
Por otro lado, las operadoras han diseñado estrategias ten- esta forma se logre incrementar el tráfico a través de este
dentes a procurar que se incremente el número de clientes tipo de líneas de telecomunicaciones.

a) Un movimiento a lo largo de la curva de la demanda b) Un desplazamiento de la curva de la demanda

Precio de las
líneas ADSL Precio de las
1,0 líneas ADSL

B A
0,5
0,5

D2 D1
D1
0 8 12
0 8 12
Número de minutos (miles)
Número de minutos (miles)
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 53

#JFOFTDPNQMFNFOUBSJPTDVBOEPBMBVNFOUBSFMQSFDJP Otro factor que incide en la demanda son las expecta-
EF VOP EF FMMPT TF SFEVDF MB DBOUJEBE EFNBOEBEB EFM tivas sobre lo que puede ocurrir en el futuro. Si esperamos
PUSP DVBMRVJFSBRVFTFBFMQSFDJP que en unas semanas el precio de una determinada marca
de motocicletas va a experimentar una brusca subida es de
esperar que la demanda se incremente para anticiparse a
#JFOFTTVTUJUVUJWPTDVBOEPBMBVNFOUBSFMQSFDJPEFVOP la subida, o cuando esperamos que suba la gasolina, todos
EFFMMPTMBDBOUJEBEEFNBOEBEBEFMPUSPTFJODSFNFOUB  tratamos de llenar nuestro depósito. Por otro lado, uno
DVBMRVJFSBRVFTFBFMQSFDJP de los efectos de la crisis internacional iniciada en 2007
fue un brusco empeoramiento de las expectativas. Ante la
entrada en recesión de la economía mundial, la demanda
-PTCJFOFTJOEFQFOEJFOUFTTPOMPTRVFOPHVBSEBOOJOHVOB de consumo experimentó una fuerte contracción en prác-
SFMBDJÓOFOUSFTÎ EFGPSNBRVFMBWBSJBDJÓOEFMQSFDJPEF ticamente todos los países.
VOPEFFMMPTOPBGFDUBBMBDBOUJEBEEFNBOEBEBEFMPUSP
Cuadro 3.2 - Efectos sobre la curva de la demanda de
-PTHVTUPTPQSFGFSFODJBTEFMPTDPOTVNJEPSFT variaciones de las variables que inciden en la demanda
Los gustos o preferencias probablemente sean el determi- 6ODBNCJPFO 0SJHJOBVO
nante más evidente de la demanda, pues por lo general Movimiento a lo largo
Precio del bien
demandamos aquello que nos gusta. Los gustos también de la curva de la demanda
experimentan alteraciones que ocasionarán desplaza- Renta Desplazamiento de la curva
mientos en la curva de demanda. Las preferencias de los Precio bienes relacionados de la demanda
consumidores se pueden alterar simplemente porque los Número de empresas
gustos se modifiquen con el transcurso del tiempo, o bien
Gustos
por campañas publicitarias dirigidas a alterar los patro-
nes de consumo. Si los gustos se alteran en el sentido de Tamaño del mercado
desear demandar una mayor cantidad de un determinado
producto desplazarán la curva de demanda hacia la dere-
cha, mientras que si la modificación de las preferencias es
3.4. La oferta
en sentido contrario la curva de demanda se desplazará El lado de la oferta tiene que ver con los términos en los
hacia la izquierda. que las empresas desean producir y vender sus productos.
Sobre la influencia de los gustos en la demanda se basa Al igual que hicimos en el caso de la demanda, al distin-
buena parte de las técnicas publicitarias. Si con anuncios guir entre demandar y comprar ahora debemos precisar
en los medios de comunicación hacemos que los gustos o la diferencia entre ofrecery vender. Ofrecer es tener la in-
preferencias de los consumidores se vuelvan más favora- tención o estar dispuesto a vender, mientras que vender
bles al bien o servicio que anunciamos, la demanda se verá es hacerlo realmente. La oferta recoge las intenciones de
incrementada. La publicidad también puede influir para venta de los productores. Conviene distinguir entre oferta
desanimar el consumo de un bien. Las campañas contra y DBOUJEBEPGSFDJEB
las drogas tratan precisamente de disminuir la demanda de
estupefacientes mediante un cambio en las preferencias de -BDBOUJEBEPGSFDJEBEFVOCJFOFTMPRVFMPTWFOEFEPSFT
los posibles consumidores. RVJFSFOZQVFEFOWFOEFS

&MUBNBÒPEFMNFSDBEPZPUSPTGBDUPSFT
-BUBCMBEFPGFSUB
Junto a los factores citados también hay otros elementos
La información sobre la cantidad ofrecida de un bien y
que inciden sobre la demanda tales como el tamaño del
el precio aparece recogida en la tabla de oferta. La UBCMB
mercado y las expectativas. Así, si un producto que se está
EFPGFSUBJOEJWJEVBMrecoge las distintas cantidades que un
comercializando en un país logra implantarse en otro que
productor desea ofrecer para cada precio, por unidad de
tiene el doble de población que el primero su demanda ex-
tiempo, permaneciendo constantes los demás factores que
perimentará un aumento muy significativo. De hecho la
inciden en la oferta.
internacionalización de las empresas en buena medida se
ve motivada por el deseo de lograr incrementos en la canti-
-BUBCMBEFPGFSUBJOEJWJEVBMSFDPHFMBTEJTUJOUBTDBOUJEB-
dad demandada de sus productos, vía desplazamientos de
EFTRVFMBFNQSFTBEFTFBPGSFDFSQBSBDBEBQSFDJP
la demanda, al acceder a nuevos mercados.
54 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES

En la Ampliación 3.4 aparecen las tablas de oferta in- beneficios. Con precios elevados, nuevas empresas podrían
dividuales de las dos empresas que integran nuestro su- considerar interesante producir el bien, lo que también
persimplificado mercado de CD así como la tabla de ofer- contribuiría a una mayor oferta en el mercado.
ta del mercado. En términos generales la PGFSUB HMPCBM o
EFNFSDBEPse obtiene a partir de las ofertas individuales Cuadro 3.3 - Tabla de oferta de discos compactos
sumando para cada precio las cantidades que todos los
1SFDJPTZDBOUJEBEFTPGSFDJEBTEFEJTDPTDPNQBDUPT
productores de ese mercado desean ofrecer (véanse Am-
pliación 3.3 y Cuadro 3.3).
Cantidad de discos
Precio de un disco
compactos ofrecidos
-B UBCMB EF PGFSUB EFM NFSDBEP SFDPHF MBT DBOUJEBEFT compacto (en euros)
(unidades)
RVFMPTQSPEVDUPSFTFTUBSÎBOEJTQVFTUPTBPGSFDFSQBSB
DBEBQSFDJP 1,0 1
La tabla de oferta muestra que a precios muy bajos los 1,5 4
costes de producción no se cubren y los productores no 2,0 7
producirán nada; conforme los precios van aumentando 2,5 10
se empezarán a lanzar unidades al mercado y, a precios
3,0 13
más altos, la producción será mayor, pues se obtendrán

Ampliación 3.4 - La oferta individual y la oferta del mercado
Las tablas de oferta de los vendedores Disco Joven y Dis- es la suma de las dos ofertas de los vendedores. La curva
co Fun nos indican cuántos discos compactos ofrece cada de oferta del mercado se halla sumando horizontalmente
uno. La PGFSUBEFMNFSDBEP que en nuestro caso solo está las curvas de oferta individuales, en nuestro caso de los
integrado por las dos empresas, Disco Joven y Disco Fun, vendedores Disco Joven y Disco Fun.

1SFDJPEFVOEJTDPDPNQBDUP $BOUJEBEEFEJTDPTDPNQBDUPT $BOUJEBEEFEJTDPTDPNQBDUPTPGSF- 0GFSUBEFMNFSDBEP
FOFVSPT
PGSFDJEBQPS%JTDP+PWFO DJEBQPS%JTDP'VO
1,0 8 5 13
1,5 6 4 10
2,0 4 + 3 = 7
2,5 2 2 4
3,0 0 1 1

a) b) c)
Precio de Precio de Precio de
Oferta de Disco Joven Oferta de Disco Fun Oferta del mercado
un disco un disco un disco
3,00 3,00 3,00

2,50 2,50 2,50

2,00 2,00 2,00

1,50 1,50 1,50

1,00 1,00 1,00

0,50 0,50 0,50

0 1 234 0 1 23 0 1 23 4 5 67
Cantidad de Cantidad de Cantidad de
discos compactos discos compactos discos compactos
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 55

El argumento inverso también se puede utilizar; si se sas que integran el mercado. Para trazar la curva de oferta
desea una mayor producción de algún bien, habrá que ir introducimos la cláusula ceteris paribus y nos centramos
añadiendo mayores cantidades de mano de obra y, ape- en la cantidad y el precio del producto ofrecido, suponien-
lando a la ley de los rendimientos decrecientes (véanse Ca- do que las demás variables explicativas permanecen cons-
pítulos 2 y 6), resultará que a partir de un determinado tantes.
momento el coste necesario para elevar la producción en
una unidad más será cada vez mayor.
Precio de un
-BMFZEFMBPGFSUB disco compacto
2,50
Como se deduce de la tabla de oferta (Cuadro 3.3), cuanto
Curva de oferta
mayor es el precio de los bienes y servicios mayores son 2,00
de discos compactos
los deseos de venta de estos. Esta relación directa entre 1,50
precio y cantidad ofrecida se fundamenta en el supuesto
de que los bienes y servicios los producen empresas con 1,00
el objetivo fundamental de obtener beneficios. Y el precio 0,50
relativo de un producto con respecto a los demás bienes
es un determinante de los beneficios. Cuanto mayor sea el 0 1 2 3 4 5 6 7 Cantidad ofrecida
precio de un bien o servicio, más beneficiosa puede ser su de discos compactos
producción y mayor será su oferta. Este principio se cono-
ce como la MFZEFMBPGFSUB.
Figura 3.4 - Curva de oferta
-BMFZEFMBPGFSUBFYQSFTBMBSFMBDJÓOEJSFDUBRVFFYJT-
Los datos del Cuadro 3.3 reflejan la cantidad ofrecida por los
UFFOUSFFMQSFDJPZMBDBOUJEBEPGSFDJEBBMBVNFOUBSFM
vendedores a cada precio. La curva de oferta presenta una
QSFDJPTFJODSFNFOUBMBDBOUJEBEPGSFDJEB
pendiente positiva. Denota los aumentos producidos en la
cantidad ofrecida cuando aumenta el precio.
-BDVSWBEFPGFSUB
La DVSWBEFPGFSUBde la empresa es la representación gráfi-
ca de la tabla de oferta. A nivel agregado la curva de ofer-
-BGVODJÓOEFPGFSUB
ta del mercado es la representación gráfica de la tabla de Tal como señalamos al hablar de la demanda, la oferta
oferta del mercado. Muestra las cantidades del bien que no puede considerarse como una cantidad fija, sino como
todas las empresas ofrecerán a la venta durante un perio- una relación entre la cantidad ofrecida y el precio al cual
do de tiempo específico a diversos precios de mercado, dicha cantidad se ofrece en el mercado. En términos mate-
permaneciendo constantes los demás factores distintos al máticos la relación entre la cantidad ofrecida de un bien,
precio que inciden en la oferta del bien, tales como los pre- su precio y demás variables explicativas se conoce como
cios de otros bienes, los precios de los factores productivos función de oferta.
o la tecnología. La GVODJÓOEFPGFSUBestablece que la cantidad ofrecida
La curva de oferta de CD muestra la relación entre el del bien en un periodo de tiempo concreto (QA) depende
precio y cantidad ofrecida de CD. A cada precio le co- del precio de ese bien (PA), de los precios de otros bienes
rresponde una cantidad ofrecida, y uniendo los distintos (PB), de los precios de los factores productivos (r), de la
puntos obtenemos MBDVSWBEFPGFSUB(Figura 3.4). tecnología (z) y del número de empresas que actúan en este
mercado (H). De esta forma podemos escribir la GVODJÓO
-BDVSWBEFPGFSUBFTMBSFQSFTFOUBDJÓOHSÃàDBEFMBSF- EFPGFSUBsiguiente:
MBDJÓOFOUSFFMQSFDJPEFVOCJFOZMBDBOUJEBEPGSFDJEB
"MUSB[BSMBDVSWBEFPGFSUBTVQPOFNPTRVFTFNBOUJFOFO
DPOTUBOUFTUPEBTMBTEFNÃTWBSJBCMFTEJTUJOUBTEFMQSFDJP QA = O (PA, PB, r, z, H)
EF VO CJFO RVF QVFEFO BGFDUBS B MB DBOUJEBE PGSFDJEB 
UBMFTDPNPMPTQSFDJPTEFMPTGBDUPSFTQSPEVDUJWPT
-BGVODJÓOEFPGFSUBSFDPHFceteris paribusMBSFMBDJÓO
La oferta depende de una serie de factores como son el NBUFNÃUJDBFYJTUFOUFFOUSFMBDBOUJEBEPGSFDJEBEFVO
precio del producto que se desea ofrecer, la tecnología, los CJFO TVQSFDJPZMBTEFNÃTWBSJBCMFTRVFJOáVZFOFOMBT
precios de los factores productivos y el número de empre- EFDJTJPOFTEFQSPEVDDJÓO
56 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES

Precisamente la curva de oferta se ha obtenido intro- desplazamientos en la curva de oferta de forma que, en es-
duciendo la condición ceteris paribus en la anterior ex- tos casos, son las condiciones de oferta las que determinan
presión, en el sentido de que suponemos que en la fun- la conducta de los consumidores.
ción de oferta todas las variables permanecen constantes
excepto la cantidad ofrecida del bien A y el precio del Cuadro 3.4 - Efectos sobre la curva de la oferta de variaciones
mismo bien. Por ello la curva de oferta es la expresión de las variables que inciden en la oferta
gráfica de la función de oferta.
6ODBNCJPFOw 0SJHJOBVOw
Movimiento a lo largo
3.5. Desplazamientos de la curva de oferta Precio del bien
de la curva de la demanda

Para analizar los desplazamientos de la oferta, dado que Precio de los factores Desplazamiento de la curva
La tecnología de la demanda
la curva de oferta muestra exclusivamente los efectos de
variaciones en los precios sobre la cantidad ofrecida, de- Número de empresas
bemos centrarnos en las variaciones de las otras variables
distintas al precio, tales como:
Precio de los
r El precio de los factores productivos. discos compactos
r La tecnología existente. O2
O0
r El número de empresas oferentes.
O1
Disminución
de la oferta
-BDVSWBEFPGFSUBEFVOCJFOTFEFTQMB[BDVBOEPTFBM-
UFSBDVBMRVJFSBEFMPTGBDUPSFTRVFJODJEFOFOMBPGFSUB
EJTUJOUPTEFMQSFDJPEFMCJFO Aumento de la
O2 oferta
r 1SFDJPEFMPTGBDUPSFTQSPEVDUJWPT O0
O1
Si, por ejemplo, tiene lugar una reducción en el precio de
los fertilizantes, los agricultores se sentirán dispuestos a Cantidad de discos
compactos
producir más cereales que al precio anterior a la dismi-
nución. En términos gráficos, este deseo de producir más,
Figura 3.5 - Desplazamientos de la oferta
para cualquier nivel de precios, implica un desplazamiento
de la curva de oferta hacia la derecha (véase Figura 3.5). Toda alteración que eleve la cantidad que los vendedores de-
sean producir a un precio dado desplaza la curva de oferta
r 5FDOPMPHÎBFYJTUFOUF hacia la derecha. Las alteraciones que reducen la cantidad
Una mejora en la tecnología puede contribuir a reducir los que los vendedores desean producir a un precio dado despla-
costes de producción y a incrementar los rendimientos, lo za la curva de oferta hacia la izquierda.
que hará que los empresarios ofrezcan más productos a
cualquier precio y, en consecuencia, tendrá lugar un des-
plazamiento hacia la derecha de la curva de oferta. 3.6. La oferta y la demanda: el equilibrio
r &MOÙNFSPEFFNQSFTBTPGFSFOUFT del mercado
Un aumento del número de empresas, que se puede produ- Cuando ponemos en contacto a consumidores y produc-
cir por lo atractivo del precio o por otras razones como las tores con sus respectivos planes de consumo y producción,
facilidades que encuentran para establecerse en una zona esto es, con sus respectivas curvas de demanda y oferta en
o país, también se traduce en un aumento de la oferta. En un mercado particular, podemos analizar cómo se lleva a
términos gráficos este aumento se representa mediante cabo la coordinación de ambos tipos de agentes. Se ob-
un desplazamiento hacia la derecha de la curva de oferta serva cómo, en general, un precio arbitrario no logra que
(véase Figura 3.5). los planes de demanda y de oferta coincidan. Solo en el
Como parece lógico, las alteraciones de signo contrario punto de corte de las curvas de oferta y demanda se dará
a las analizadas harán que la curva de oferta en vez de des- esta coincidencia y solo un precio podrá producirla. A este
plazarse hacia la derecha lo haga hacia la izquierda. Lo re- precio lo denominamos QSFDJPEFFRVJMJCSJPy a la cantidad
levante es que ante alteraciones en determinados factores ofrecida y demandada, comprada y vendida a ese precio,
distintos del precio que influyen en la oferta, se producirán DBOUJEBEEFFRVJMJCSJP
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 57

&MQSFDJPEFFRVJMJCSJPPQSFDJPRVFWBDÎBFMNFSDBEPFT nuirse, mientras que del estudio de la curva de oferta se
BRVFMQBSBFMRVFMBDBOUJEBEEFNBOEBEBFTJHVBMBMB desprende que si se desea incrementar la oferta el precio
PGSFDJEB&TUBDBOUJEBEFTMBDBOUJEBEEFFRVJMJCSJP&M debe aumentar. Ni la sola curva de demanda ni la de ofer-
FRVJMJCSJPTFFODVFOUSBFOMBJOUFSTFDDJÓOEFMBTDVSWBT ta nos dirá hasta dónde pueden llegar los precios o qué
EFPGFSUBZEFNBOEB cantidad se producirá y consumirá para cada precio. Para
ello debemos realizar un estudio conjunto de ambas cur-
Para analizar la determinación del precio de equilibrio vas y proceder por «tanteo», analizando, para cada precio,
de un mercado dibujemos en un mismo gráfico las curvas la posible existencia deFYDFEFOUF o FYDFTPEFPGFSUB, de FT-
de oferta y demanda. Este gráfico muestra para un bien DBTF[o FYDFTPEFEFNBOEBo de FRVJMJCSJPEn el equilibrio,
en particular no solo cómo las cantidades demandadas dado que la cantidad ofrecida y la demanda se igualan, no
y ofrecidas se ven afectadas por el precio, sino también hay ni escasez ni excedente.
cómo el precio de equilibrio responde a las influencias de
la oferta y de la demanda (Cuadro 3.5 y Figura 3.6). 6OFYDFTPEFPGFSUBPFYDFEFOUF FTMBTJUVBDJÓOFOMB
RVFMBDBOUJEBEPGSFDJEBFTNBZPSRVFMBEFNBOEBEB
Cuadro 3.5 - Tabla de oferta y demanda de CD En términos de la Figura 3.6 y del Cuadro 3.5 vemos
cómo en la situación de equilibrio, es decir, para P = 2,
$BOUJEBE $BOUJEBE &YDFEFOUF &TDBTF[P 1SFTJÓO
se igualan las cantidades ofrecidas y demandadas. A cual-
1SFDJP EFNBOEBEB PGSFDJEB FYDFEFOUF TPCSFFM
1
%
0
QSFDJP
quier precio mayor que el de equilibrio, por ejemplo para
P = 2,5, la cantidad que los productores desean ofrecer ex-
1,0 13 1 Escasez Alza cede la cantidad que los demandantes desean adquirir y,
1,5 10 4 Escasez Alza debido a la presión de las cantidades no vendidas (existen-
2,0 7 7 – – cias), la competencia entre los vendedores hará que el pre-
2,5 4 10 Excedente Baja cio descienda hasta la situación de equilibrio. Las flechas
indican el sentido en el que tiende a variar el precio cuando
3,0 1 13 Excedente Baja
hay un excedente en el mercado. Por el contrario, si el pre-
cio es menor que el de equilibrio, por ejemplo para P = 1,5,
Precio de un dado que la cantidad que los demandantes desean adquirir
disco compacto
es mayor que la ofrecida por los productores, los compra-
Oferta dores que no hayan podido obtener la cantidad deseada del
Excedente producto presionarán al alza el precio tratando de adquirir
(exceso de oferta) la cantidad deseada. La escasez genera una presión ascen-
2,5 dente en el precio, tal y como indican las flechas.
PE = 2,0 Equilibrio
6OFYDFTPEFEFNBOEBPFTDBTF[ FTMBTJUVBDJÓOFOMB
RVFMBDBOUJEBEEFNBOEBEBFTNBZPSRVFMBPGSFDJEB
1,5
Escasez
(exceso de demanda) Solo al precio de equilibrio (PE = 2) se igualan la canti-
dad demandada y ofrecida, esto es, el mercado se vacía. Si
Demanda el precio fuese mayor que PE , el FYDFTPEFPGFSUBPFYDFEFOUF
haría descender el precio hasta PE y, si fuese menorFYDFTP
EFEFNBOEBPFTDBTF[ según la terminología de la tabla, lo
0 7 haría subir. En definitiva, son el exceso de oferta o excedente,
Cantidad de discos
compactos entendido como la cantidad en que la oferta es mayor que la
demanda cuando el precio es superior al de equilibrio, y el
Figura 3.6 - Determinación del equilibrio en el mercado exceso de demanda o escasez, entendido como la magnitud
Dado el precio de equilibrio, cuando el precio es inferior hay en que la cantidad demandada excede a la ofrecida cuando
un exceso de demanda (escasez), lo que tiende a elevarlo. el precio es menor al de equilibrio, los elementos que pre-
Cuando es superior hay un exceso de oferta (excedente) y ello sionan sobre el precio y lo hacen tender hacia el precio de
tiende a bajarlo. Por tanto, en un mercado libre, los precios equilibrio y, por tanto, igualar la oferta y la demanda. Esto
tienden a desplazarse hacia el nivel de equilibrio. se conoce como la MFZEFMBPGFSUBZMBEFNBOEB
De la curva de demanda deducimos que si se desea in- -BMFZEFMBPGFSUBZMBEFNBOEBFTUBCMFDFRVFFMQSFDJPEF
ducir un incremento en las compras, el precio debe dismi- VOCJFOTFBKVTUBQBSBFRVJMJCSBSMBPGFSUBZTVEFNBOEB
58 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES

&MDPODFQUPEFFRVJMJCSJP Así, por ejemplo, si la curva de demanda se desplaza hacia
la derecha, el precio y la cantidad de equilibrio aumenta-
En Economía entendemos por FRVJMJCSJPaquella situación
rán (Figura 3.7). Por otro lado, si se produce un aumento
en la que no hay fuerzas inherentes que inciten al cambio.
en la oferta, esto es, un desplazamiento hacia la derecha en
Cambios a partir de una situación de equilibrio ocurrirán
solo como resultado de factores exógenos que alteren el la curva de oferta, el precio de equilibrio descenderá y la
statu quo. Así pues, se tendrá una combinación de equili- cantidad de equilibrio aumentará (Figura 3.8).
brio en términos de precio, cantidad ofrecida y cantidad Si a partir de una posición de equilibrio tiene lugar un
demandada, cuando para el precio vigente en el merca- desplazamiento de la curva de demanda (o de oferta), se
do no haya ni compradores ni vendedores frustrados genera una situación de exceso de demanda (o de exceso
que tiendan a empujarlos precios al alza o a la baja para de oferta). En la nueva posición de equilibrio, el precio y
adquirir las cantidades deseadas o estimular sus ventas. la cantidad de equilibrio serán distintos de los iniciales y el
En este sentido, PE es un precio de equilibrio, pues es el sentido del cambio no será ambiguo.
único precio que puede durar, ya que solo a PE se igualan Acontecimientos como los recogidos en las Figuras 3.7
las cantidades demandadas y ofrecidas voluntariamente. o 3.8 se conocen en economía como de estática comparati-
Por tanto, el equilibrio se encuentra en el punto de inter- va, ya que implican comparar dos situaciones estáticas: el
sección de las curvas de oferta y de demanda, es decir, equilibrio inicial y el nuevo equilibrio. Para llevar a cabo este
donde se igualan las cantidades ofrecidas y demandadas. tipo de análisis, esto es, cuando pretendemos averiguar cómo
afecta un acontecimiento a un mercado, deben seguirse los
-PTFGFDUPTEFEFTQMB[BNJFOUPTEFMBDVSWBEFEFNBO- tres pasos siguientes. En primer lugar, debemos averiguar si
EBPEFPGFSUBTPCSFFMFRVJMJCSJP el acontecimiento desplaza la curva de oferta o la de deman-
Cuando se alteran los factores que subyacen a las curvas da. En segundo lugar, hay que determinar en qué sentido
de demanda o de oferta, estas experimentan desplazamien- se desplaza la curva. En tercer lugar, debemos recurrir al
tos y tienen lugar cambios en el precio y en la cantidad de análisis gráfico de las curvas de demanda y de oferta para
equilibrio. En concreto cuando se produce un desplaza- determinar cómo varían el precio y la cantidad de equilibrio
miento de la curva de demanda o de oferta, los efectos so- como consecuencia del desplazamiento. Para ello debemos
bre los precios y cantidades de equilibrio son predecibles. comparar el equilibrio inicial con el nuevo equilibrio.

Precio de un
disco compacto
€ Precio de un
disco compacto
D1 €
P Oferta P
O O0
D0
Equilibrio O1
inicial
Nuevo
2,5 E 1 equilibrio E0
P0
Nuevo
2,0 E 0 Equilibrio E1
equilibrio
inicial P1
O0
D1

O O1
D0 D

0 7 10 0 Q0 Q1 Q
Cantidad de discos Cantidad de discos compactos
compactos

Figura 3.7 - Aumento de la demanda Figura 3.8 - Aumento de la oferta
Si debido a alteraciones en el ingreso, los precios de otros bie- Si debido a alteraciones en el precio de los factores producti-
nes relacionados o las preferencias, la curva de demanda se vos, la tecnología o los precios de bienes relacionados, la cur-
desplaza hacia la derecha. El nuevo equilibrio se logra para va de oferta se desplaza hacia la derecha. Entonces el precio
precios y cantidades mayores. de equilibrio disminuirá con respecto a la situación inicial.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 59

%FTQMB[BNJFOUPTEFVOBDVSWBZNPWJNJFOUPTBMPMBS- la curva de oferta no se ha alterado, por lo que sería in-
HPEFFMMB correcto decir que la oferta aumenta. Pero, dado que la
cantidad ofrecida es mayor en E1 que en E0, lo correcto
Como antes se ha señalado, los desplazamientos de las cur- sería decir que la cantidad ofrecida aumenta. Conviene,
vas de demanda y oferta implican alteraciones de las situa- pues, distinguir entre un BVNFOUPFOMBEFNBOEB que tiene
ciones de equilibrio que pueden incluso inducir a error al lugar cuando se produce un desplazamiento de la curva de
interpretar la curva de demanda. Así, si nos detenemos en demanda (Figura 3.7), y VOBVNFOUPFOMBDBOUJEBEEFNBO-
la Figura 3.7, observamos que uniendo las dos situaciones EBEB (Figura 3.8); en este último caso lo que tiene lugar es
de equilibrio, E0 y E1, obtenemos una relación creciente un movimiento a lo largo de la curva de demanda.
entre el precio y la cantidad demandada. Una interpreta-
ción precipitada de esta relación podría hacer pensar que -PTEFTQMB[BNJFOUPTUBOUPEFMBPGFSUBDPNPEFMB
se está refutando la ley de la demanda en el sentido de que
EFNBOEB
entre E0 y E1, tiene lugar un aumento simultáneo del pre-
cio y de la cantidad demandada (véase Ampliación 3.2). Como se ha señalado, cuando se desplaza la curva de oferta
Un análisis más detallado mostraría que cuando el o de la demanda los efectos sobre el precio y la cantidad de
precio aumenta no se mantienen constantes las demás equilibrio no son ambiguos. Sin embargo, si se desplazan
condiciones, esto es, no se ha cumplido la cláusula ceteris ambas curvas, los efectos no son perfectamente predecibles.
paribus, ya que, al mismo tiempo, aumentó la renta de los Por ejemplo, en el caso de que tanto la oferta como la de-
consumidores originando un desplazamiento hacia la de- manda se desplacen hacia la derecha sabremos que la canti-
recha de la curva de demanda. dad de equilibrio ha aumentado, pero no podemos decir si
el precio ha experimentado un aumento o una disminución,
La tendencia a restringir las compras como consecuen-
pues ello dependerá de la intensidad de los desplazamientos
cia de haber aumentado el precio se ve compensada por el
relativos de ambas curvas (Figura 3.9). El carácter ambi-
efecto derivado del aumento de los ingresos. La clave del
guo de los resultados se recoge en el Cuadro 3.6.
problema radica en que no nos hemos movido a lo largo
de una curva de demanda, sino que se ha producido un 4J QBSUJFOEP EF VOB QPTJDJÓO EF FRVJMJCSJP UJFOFO MVHBS
desplazamiento de la misma. EFTQMB[BNJFOUPT TJNVMUÃOFPT EF MBT DVSWBT EF EFNBOEB
En términos de la Figura 3.7, a medida que el equilibrio Z EF PGFSUB  FM JNQBDUP TPCSF FM QSFDJP Z MB DBOUJEBE EF
se desplaza de E0 a E1, la demanda aumenta, pues toda la FRVJMJCSJP TFSÃ BNCJHVP QVFT EFQFOEFSÃ EF MB NBHOJUVE
curva se ha desplazado hacia la derecha. Por el contrario, EFMDBNCJPFYQFSJNFOUBEPQPSDBEBVOBEFMBTDVSWBT

a) b)
Precio de los
Precio de los discos
discos compactos
compactos
D1 O0 DI O0
D0 O1
Equilibrio D0
inicial OI

P0 Nuevo
P1 equilibrio
P1 Nuevo P0
equilibrio Equilibrio
inicial
O0 O0
O1 D1
DI
O1 D0 D0

0 Q0 Q1 0 Q0 Q1
Cantidad de discos Cantidad de discos
compactos compactos

Figura 3.9 - Desplazamientos simultáneos de oferta y demanda
Cuando las curvas de oferta y demanda simultáneamente se desplazan hacia la derecha, la cantidad demandada habrá
aumentado, pero no podemos afirmar nada del precio, pues este dependerá de la intensidad de los desplazamientos. El precio
disminuye en la Figura a y aumenta en la Figura b.
60 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES

Cuadro 3.6 - Efectos en el precio (P) y en la cantidad de equilibrio (Q) de desplazamientos (variaciones) de la oferta y la demanda
0GFSUB
0GFSUBDPOTUBOUF "VNFOUPEFMBPGFSUB %JTNJOVDJÓOEFMBPGFSUB
%FNBOEB

P Po Pm
%FNBOEBDPOTUBOUF –
Q Qm Qo
Pm P? Pm
"VNFOUPEFMBEFNBOEB
Qm Qm Q?

Po Po P?
%JTNJOVDJÓOEFMBEFNBOEB
Qo Q? Qo
– –
Notación utilizada: el precio no varía (P ), el precio sube (Pm), el precio baja (Po), la cantidad no varía (Q ), la cantidad aumenta (Qo), la cantidad dismi-
nuye (Qo), y efecto ambiguo en el precio (P?) y cantidad (Q?) .

Economía española 3.1
Crisis y volatilidad de los precios
&MQSFDJPEFMBDFJUFEFPMJWBáVDUÙBBMPMBSHPEFMUJFNQPFOGVODJÓOEFMPTDBNCJPTFOMBEFNBOEBZMBPGFSUB

EVOLUCIÓN DE LOS PRECIOS DEL ACEITE EN LOS MERCADOS DE FUTUROS
FUTUROS

Año 2004 Año 2005 Año 2006 Año 2007 Año 2008 Año 2009

4.100,00 €

3.600,00 €

3.100,00 €

2.600,00 €

2.100,00 €

1.600,00 €
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 61

3.7. El funcionamiento de los mercados -PT QSFDJPT DPPSEJOBO MBT EFDJTJPOFT EF MPT QSPEVDUPSFT
ZMPTDPOTVNJEPSFTFOFMNFSDBEP1SFDJPTCBKPTFTUJNV-
y la asignación de recursos MBOFMDPOTVNPZEFTBOJNBOMBQSPEVDDJÓO NJFOUSBTRVF
Como se indicó en el Epígrafe 2.7, el sistema de precios QSFDJPTBMUPTUJFOEFOBSFEVDJSFMDPOTVNPZFTUJNVMBOMB
es capaz, si se cumplen determinadas condiciones sobre QSPEVDDJÓO-PTQSFDJPTBDUÙBODPNPFMNFDBOJTNPFRVJ-
el comportamiento de los agentes, de guiar la asignación MJCSBEPSEFMNFSDBEP
de los recursos entre los diferentes sectores. Si supone-
mos que los productores desean producir más allí donde Fijando precios para todos los bienes, el conjunto de
los beneficios sean mayores, y que los consumidores de- mercados que integran una economía permite la coordi-
sean aumentar su satisfacción por medio del consumo, nación de compradores y vendedores y, por tanto, asegu-
un cambio, por ejemplo, en los gustos de los consumi- ra la viabilidad de un sistema de economía de mercado.
dores hará que estos deseen más de un bien y menos de Ha habido, sin embargo, ejemplos históricos en los que
otro. Este cambio puede hacer que aparezca escasez de el mercado y el sistema de precios no han sido capaces
un bien y exceso de oferta de otro. La escasez generará de funcionar, causando una reducción considerable de la
un aumento del precio, y el exceso de oferta un descenso. producción y del consumo. El más reciente apareció a
Estas alteraciones de precios tienen para los empresarios raíz de la crisis financiera internacional desencadenada a
una significación muy clara. partir de 2007 y se concretó inicialmente en el bloqueo de
Allí donde un precio se esté elevando aparecerán los mercados inmobiliario y financiero.
mayores posibilidades de beneficios que en un mercado
donde el precio esté disminuyendo. Por tanto, los empre- &OVOBFDPOPNÎBEFNFSDBEPMPTSFDVSTPTTFBTJHOBOQPS
sarios se desplazarán hacia el sector con mayores benefi- NFEJPEFMBTEFDJTJPOFTEFTDFOUSBMJ[BEBTEFNVDIBTFN-
cios y, conforme aumenta la producción en dicho sector, QSFTBT Z IPHBSFT DPOGPSNF JOUFSBDUÙBO FO MPT NFSDBEPT
necesitarán más factores de la producción, que podrán EFCJFOFTZTFSWJDJPT
obtenerse de los sectores en que la producción está dis-
minuyendo. Esta reasignación de factores ha sido el re- Cuando el mecanismo de mercado funciona, el con-
sultado de las alteraciones de precios y se ha producido junto de mercados que lo integran están continuamen-
precisamente para lograr uno de los objetivos de los em- te resolviendo los problemas básicos de la economía. Al
presarios de forma eficiente: aumentar los beneficios. equilibrar todas las fuerzas que operan en la economía,
En el sistema de FDPOPNÎB EF NFSDBEP lo esencial es los mercados encuentran el equilibrio de la oferta de bie-
que todos los bienes y servicios tienen su precio, y por nes y servicios y la demanda de bienes y servicios. En
tanto el tipo de ajustes descrito ocurre en los mercados este sentido el FRVJMJCSJPEFNFSDBEPes el FRVJMJCSJPentre
de bienes de consumo y en los mercados de los facto- todos los diferentes compradores y los vendedores. En la
res de producción. De este modo se dispone de un siste- determinación del equilibrio los precios juegan un papel
ma de tanteos y aproximaciones sucesivas a un sistema fundamental.
equilibrado de precios y producción mediante el que se
resuelven los tres problemas económicos básicos (¿qué?, &MNFDBOJTNPEFNFSDBEPZBTJHOBDJÓOEFSFDVSTPT
¿cómo? y ¿para quién?). El NFDBOJTNP EF NFSDBEP esto es, el conjunto de mer-
cados que integran una economía de mercado, es lo que
&OMBFDPOPNÎBEFNFSDBEP MBTTVCJEBTZCBKBEBTEFQSF- permite el funcionamiento coherente de una economía
DJPT ZMBDPSSFTQPOEJFOUFBQBSJDJÓOEFCFOFàDJPTZQÊSEJ- tal como hoy la concebimos. Si por un momento pensa-
EBT JOEVDFOBMBTFNQSFTBTBQSPEVDJSFàDJFOUFNFOUFMPT mos en la complejidad del sistema económico que cada
CJFOFTEFTFBEPT día nos provee de todos los bienes y servicios que necesi-
tamos, puede parecer algo milagroso que todo ocurra sin
que exista alguien que lo dirija centralizadamente o de
-PTQSFDJPTDPNPNFDBOJTNPFRVJMJCSBEPS forma coercitiva.
Los compradores y vendedores se ponen de acuerdo so-
bre el precio de un bien o un servicio de forma que se $VBOEPFMNFDBOJTNPEFNFSDBEPGVODJPOB FMDPOKVOUP
producirá el intercambio de cantidades determinadas de EF NFSDBEPT RVF JOUFHSBO MB FDPOPNÎB TF FRVJMJCSBO BM-
ese bien o servicio por una cantidad de dinero también DBO[BOEPFMFRVJMJCSJPEFNFSDBEP
determinada.
62 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES

La clave del mecanismo del mercado son las señales que &MTJTUFNBEFQSFDJPTZFMáVKPDJSDVMBSEFMBSFOUB
proporcionan los precios. Si se desea algo y se tiene sufi-
ciente dinero se compra y si hay un número suficiente de Los agentes económicos no viven aislados sino que es-
personas que hacen lo mismo, las ventas totales de ese tán permanentemente relacionados. Entre ellos existe un
producto aumentarán y probablemente también su pre- áVKPEFSFOUB es decir, un flujo continuo de bienes y ser-
cio. Paralelamente, los productores, al ver que aumentan vicios y como contraprestación el pago de dinero y renta
las ventas y los precios, procurarán incrementar la pro- (Esquema 3.1).
ducción de ese bien y emplearán más recursos (capital y
trabajo). &MáVKPDJSDVMBSEFMBSFOUBFTMBDPSSJFOUFEFCJFOFTZ
TFSWJDJPTZQBHPTFOUSFMBTFDPOPNÎBTEPNÊTUJDBTZMBT
FNQSFTBT &TUF áVKP JMVTUSB FM GVODJPOBNJFOUP EF VOB
-PTNFSDBEPTDPOTUJUVZFOOPSNBMNFOUFVOCVFONFDB-
FDPOPNÎBEFNFSDBEP
OJTNPQBSBPSHBOJ[BSMBBDUJWJEBEFDPOÓNJDB-BTFDP-
OPNÎBTEFNFSDBEPBQSPWFDIBOMBTGVFS[BTEFMBPGFSUBZ
MBEFNBOEBQBSBBTJHOBSMPTSFDVSTPT FOGVODJÓOEFMBT Para analizar el flujo circular de la renta, y centrándo-
TFÒBMFTRVFQSPQPSDJPOBOMPTQSFDJPT nos en la relación entre las familias y las empresas, pode-
mos distinguir dos bloques o tipos de transacciones:
1. El originado por la compra y venta de bienes y servi-
Esta forma de funcionar del sistema de economía de
cios: las economías domésticas demandan bienes y ser-
mercado fue denominada por Adam Smith como el QSJO-
vicios a las empresas y pagan por los mismos en dinero
DJQJPEFMBjNBOPJOWJTJCMFv En esencia, este principio es-
un precio determinado.
tablece que cada individuo al actuar egoístamente persi-
guiendo su propio interés personal, de hecho, se comporta 2. El generado por la compra y venta de los factores produc-
como guiado por una mano invisible de forma que se al- tivos: las empresas demandan los factores que les ofrecen
canza lo mejor para todos. las economías domésticas a cambio de unas rentas.

Esquema 3.1 - El sistema de precios y el flujo circular
El flujo circular representa esquemáticamente el funcionamiento de una economía. Las decisiones las toman las empresas y los
hogares o economías domésticas al interactuar en los mercados de bienes y factores.

Mercados de bienes
Gastos Ingresos
y servicios
! Empresas ofertan
! Familias demandan
Precios de los bienes
Demanda de Oferta de
bienes y servicios bienes y servicios

Hogares ¿Qué? Empresas
! Demandan y ! Producen y venden
consumen bienes ¿Cómo? bienes y servicios
y servicios
! Contratan y usan
! Poseen y venden ¿Para quién?
factores productivos factores productivos

Oferta de factores Demanda de factores
de producción de producción
Mercados de factores
! Empresas demandan
! Familias ofertan
Renta Precios de los factores Salarios, rentas
y beneficios

Flujo de bienes y servicios Flujo de unidades monetarias
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 63

En otras palabras, los miembros de las familias en
edad de trabajar cambian su trabajo por dinero que,
3.8. La oferta, la demanda y la política
posteriormente, lo volverán a cambiar por bienes de microeconómica: los controles de precios
consumo. Las empresas venden su producción cambian-
do bienes por dinero, y parte de sus ingresos los destinan Utilizando únicamente la oferta y la demanda vamos
a pagar a sus empleados, es decir, intercambiarán dinero a analizar las implicaciones de algunas políticas mi-
por trabajo (Esquema 3.1). Así pues, en todo mercado croeconómicas orientadas a controlar los precios. En
en el que se utiliza el dinero, considerando como tal todo concreto supongamos que las autoridades económicas
medio de pago legalmente aceptado, existen dos tipos de intervienen fijando, en unos casos, QSFDJPTNÃYJNPT y,
agentes bien diferenciados: los compradores y los ven- en otros, QSFDJPT NÎOJNPT En ambos casos lo relevan-
dedores. te es que el gobierno intenta mantener los precios de
Dado que hay estrechas relaciones entre los mercados unos determinados bienes en unos niveles que no son
de bienes y de factores, cabe decir que los mercados de de equilibrio.
productos son los más importantes para determinar RVÊ
QSPEVDJS y que los mercados de factores son los más rele- 6OQSFDJPNÃYJNPFTFMQSFDJPMFHBMNÃTBMUPBMRVFQVF-
vantes para determinar DÓNPQSPEVDJSbienes y QBSBRVJÊO EFWFOEFSTFVOCJFO
Así, cualquier alteración en las condiciones de la demanda
o en la oferta de factores modificará los ingresos de los 6OQSFDJPNÎOJNPFTFMQSFDJPMFHBMNÃTCBKPBMRVFQVFEF
individuos y estos cambios influirán sobre la demanda de WFOEFSTFVOCJFO
productos y a la inversa.

a) Un precio máximo que no es relevante b) Un precio máximo que es relevante

Precio de Oferta Precio de
una vacuna una vacuna Oferta
€ €

Precio
8 máximo
Precio de
equilibrio 6 Precio de
equilibrio 6
4 Precio
máximo

Escasez
Demanda Demanda

50.000 Cantidad de 35.000 75.000
Cantidad de
Cantidad de vacunas Cantidad de Cantidad vacunas
equilibrio equilibrio demandada

Figura 3.10 - El establecimiento de un precio máximo
En el Gráfico a el gobierno impone un precio máximo de 8 euros por vacuna contra la gripe. Como este es superior al precio de
equilibrio de 6 euros no tiene consecuencia alguna, la cantidad ofrecida y la demandada son ambas iguales a 50.000 vacunas. En
el Gráfico b el gobierno impone un precio máximo de 4 euros. Como este es inferior al precio de equilibrio de 6 euros el precio
de mercado es igual a 4 euros. A este precio, se demandan 75.000 vacunas y solo se ofrecen 35.000 vacunas, por lo que hay una
escasez de 40.000 vacunas.
64 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES

Este tipo de intervenciones gubernamentales genera ductores ajustarán su oferta a ese precio. Pero a dicho
excesos de demanda o de oferta, no ya transitorios, tal precio la cantidad demandada superará a la ofrecida. El
como ocurría en los casos analizados en el Epígrafe 3.6, exceso de demanda, y la escasez consiguiente, implican
sino que las situaciones de desequilibrio provocadas por la necesidad de racionar de alguna manera la cantidad
los controles de precios pueden permanecer indefinida- existente.
mente.

-PTFGFDUPTEFMFTUBCMFDJNJFOUPEFVOQSFDJPNÃYJNP $VBOEPFMHPCJFSOPFTUBCMFDFVOQSFDJPNÃYJNPRVFTV-
QPOFVOBSFTUSJDDJÓOFGFDUJWBFOVONFSDBEP BQBSFDFSÃ
Para analizar cómo afectan los precios máximos a los re- VOBFTDBTF[EFMCJFO QPSMPRVFMPTWFOEFEPSFTEFCFSÃO
sultados del mercado supongamos que el gobierno por SBDJPOBSFMCJFOFTDBTPFOUSFMPTDPNQSBEPSFT
razones sociales decide fijar un precio máximo para un
determinado bien o servicio. Con un QSFDJPNÃYJNPel go- Los mecanismos de racionamiento que surgen cuan-
bierno pretende mantener el precio de un bien por debajo de do hay un precio máximo rara vez son deseables y suelen
un determinado nivel. ser una fuente de ineficiencias. Las colas hacen perder el
tiempo a los compradores y generan ineficiencias, mien-
1BSBRVFVOQSFDJPNÃYJNPTFBSFMFWBOUFFTUFEFCFTFS tras que la discriminación basada en las características
JOGFSJPSBMQSFDJPEFFRVJMJCSJP de los compradores también es ineficiente, pues el bien
Así, en el Gráfico a de la Figura 3.10 se observa que no va a parar necesariamente a quien más lo valora, y
si el precio máximo fijado para una determinada vacuna, además puede ser injusta.
digamos 8 euros, está por encima del precio de equilibrio,
que es 6 euros, el precio máximo no es relevante y no tie- -BSFHVMBDJÓOEFMQSFDJPEFMPTBMRVJMFSFT
ne efectos económicos. Por otro lado, si el precio máximo La mayoría de los gobiernos suelen tomar medidas para
fijado por el gobierno para la vacuna, digamos 4 euros, es tratar de favorecer el acceso a la vivienda a los colecti-
inferior al precio de equilibrio en este caso sí actuará como vos más necesitados. Ante el elevado precio de los pisos
una restricción relevante (Figura 3.10b). Para el nivel del los gobiernos suelen tomar dos tipos de medidas. Por un
precio máximo, la cantidad demandada, o mejor dicho, la lado, promueven la construcción de viviendas protegi-
cantidad que los demandantes desean demandar será ma- das a precios subvencionados destinadas a los jóvenes
yor que la cantidad que los oferentes desean ofertar, por lo y a otros colectivos con pocos recursos. Por otro lado,
que aparecerá escasez en el mercado. regulan el precio de los alquileres. En este sentido, cabe
Cuando hay escasez de un determinado bien, en señalar que el mercado de las viviendas en alquiler es uno
nuestro caso de una vacuna, debido al establecimiento de los que con más frecuencia se han establecido precios
de un precio máximo se desarrollará algún mecanismo máximos.
que permita racionar la oferta existente al precio fijado Supongamos que las autoridades limitan los alquile-
por el gobierno. El NFDBOJTNPEFSBDJPOBNJFOUPse puede res máximos que los caseros pueden cobrar a sus inqui-
concretar, por ejemplo, en largas colas, de forma que los linos. Para analizar los efectos del establecimiento de un
demandantes que están dispuestos a llegar antes y hacer control sobre los alquileres distingamos entre el corto y
cola conseguirán la vacuna y los que no estén dispuestos el largo plazo.
no la conseguirán. Alternativamente los vendedores o
las propias autoridades pueden establecer criterios para r &GFDUPTBDPSUPQMB[P
racionar la vacuna. En este caso una posibilidad puede A corto plazo los caseros cuentan con un número fijo de
ser darle prioridad a determinados colectivos, como los pisos para alquilar, por lo que el establecimiento de un
jóvenes o las personas mayores. tope máximo a los alquileres no puede alterar el núme-
Por tanto, cuando el gobierno establece un precio ro de pisos en alquiler. En términos de la Figura 3.11a la
máximo, motivado por el deseo de beneficiar a todos los oferta fija de pisos en alquiler se representa mediante una
consumidores, resulta que no todos ellos se pueden be- línea vertical. Por otra parte, a corto plazo el número de
neficiar de la política puesta en práctica por las autori- personas que están buscando piso en una ciudad no será
dades. Solo algunos serán los que conseguirán adquirir muy sensible a los alquileres, pues los planes de vida es
la vacuna y pagarán un precio por debajo del precio de algo que requiere tiempo para modificarse. Por ello, la de-
mercado. La fijación de un tope máximo al precio no manda de viviendas en alquiler puede representarse como
permite que ningún oferente pueda cobrar por encima se recoge en la Figura 3.11a. El establecimiento de un tope
del precio máximo fijado, y consecuentemente los pro- máximo a los alquileres provoca escasez y dado que la
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 65

a) El mercado de alquiler a corto plazo b) El mercado de alquiler a largo plazo

Precio de Oferta Precio de
alquiler de alquiler de
un piso un piso

Oferta

Alquiler máximo Alquiler máximo

Escasez Escasez
Demanda
Demanda
0 0
Cantidad de pisos Cantidad de pisos

Figura 3.11 - El efecto de un precio máximo a corto y a largo plazo en el mercado de alquileres
En el Gráfico a se muestran los efectos a corto plazo del control de los alquileres: el precio máximo impuesto solo provoca una
pequeña escasez de vivienda. En el Gráfico b se muestran los efectos a largo plazo del control de los alquileres: el control de los
alquileres provoca una gran escasez de vivienda.

oferta es completamente vertical, la principal consecuen- -PTFGFDUPTEFMFTUBCMFDJNJFOUPEFQSFDJPTNÎOJNPT
cia a corto plazo será, además de la escasez mencionada,
Otro tipo de control de precios consiste en el establecimien-
una reducción del precio de los alquileres respecto al nivel
to de un QSFDJPNÎOJNPCon un precio mínimo, el gobierno
que libremente se alcanzaría en un mercado no regulado.
establece que el precio que se cobre por un determinado bien
r &GFDUPTBMBSHPQMB[P no descienda por debajo de un cierto nivel.
A largo plazo tanto los demandantes como los oferen- El establecimiento de precios mínimos ha sido fre-
tes de viviendas en alquiler responderán mucho más in- cuente en los mercados agrícolas. Supongamos que el go-
tensamente. Por lo que se refiere a la oferta, los caseros bierno, en un intento de evitar que se reduzca la renta de
reaccionarán a los bajos alquileres dejando de construir los agricultores, decide establecer un precio mínimo en el
nuevos pisos para alquilar y destinando menos dinero al mercado del trigo. Si el gobierno impone un tope mínimo
mantenimiento de las viviendas que ya tienen en alquiler. inferior al precio de equilibrio, el precio mínimo fijado no
Por lo que respecta a la demanda, los bajos alquileres será relevante. Así, si en términos de la Figura 3.12a, el
estimulan la demanda de pisos en alquiler frente a otras precio mínimo fijado para el trigo es 3 euros y el precio
alternativas (pisos en propiedad, vivir con la familia o de equilibrio es 4 euros, el tope mínimo fijado no tendrá
compartir piso con otras personas). Por estas razones, a ninguna consecuencia. En este caso el precio de mercado
largo plazo la oferta de viviendas en alquiler se reducirá se ajusta para equilibrar la oferta y la demanda. Por otro
de forma notable mientras que la demanda se incremen- lado, si el precio mínimo fijado para el trigo es 5 euros, y
tará (Figura 3.11b). Por tanto, a largo plazo, se originará por tanto está por encima del precio de equilibrio, 4 euros,
una notable escasez de viviendas en alquiler, por lo que el la cantidad ofertada, 180 kg, será superior a la cantidad
racionamiento se manifestará en listas de espera. Además demandada, 140 kg, por lo que aparecerá un FYDFTP EF
los caseros no tendrán incentivos para dedicar dinero al PGFSUBo FYDFEFOUFde trigo de 40 kg (véase Figura 3.12b).
mantenimiento de sus pisos de forma que los inquilinos Con este precio mínimo, aunque las fuerzas de la oferta y
que consigan casas, si bien pagarán unos alquileres infe- la demanda tienden a llevar al precio hasta el nivel de equi-
riores a los de un mercado libre, se encontrarán con unas librio, cuando el precio llega al tope mínimo fijado por el
viviendas peor mantenidas. gobierno, no puede bajar más, por lo que aparecerá un
66 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES

Economía española 3.2
El exceso de leche baja los precios
-B"ENJOJTUSBDJÓOQJEFBMB6OJÓO&VSPQFBRVFJOUFSWFOHB incremento de la oferta, sobre todo en Centroeuropa. La
Madrid caída de la demanda ha agravado además los problemas
de excedentes en todos los mercados. Esta situación se ha
La Administración española pide a la UE una política de traducido en precios solo ligeramente por encima de los
compras en el mercado para eliminar excedentes y elevar 0,30 euros-litro en Francia y de 0,35 en España frente a los
los precios de la leche. La propuesta ha sido defendida 0,48 euros que pagaron en la campaña anterior. España
igualmente por organizaciones agrarias, cooperativas y es un país deficitario en leche al tener solo una cuota de
la Federación Nacional de Industrias Lácteas. 6,1 millones de toneladas y una demanda en productos
En la actualidad, tras una campaña pasada de precios lácteos de casi nueve millones de toneladas.
muy elevados y producciones bajas, se ha registrado un Extraído de El País, 10 noviembre 2008

La información aparecida en prensa arriba reseñada es una muestra de las consecuencias de la intervención en los mercados. Al
fijar precios mínimos, aparecen excedentes.

a) Un precio mínimo que no es relevante b) Un precio mínimo que es relevante

Precio de Oferta Precio de
un Kg de trigo un Kg de trigo
€ € Oferta

Excedente
Precio de Precio
5
equilibrio 4 mínimo
Precio Precio de 3
3 mínimo equilibrio

Demanda Demanda
0 160 0
Cantidad 140 180 Cantidad
Cantidad de de trigo (Tkg) Cantidad Cantidad de trigo (Tkg)
equilibrio demandada ofrecida

Figura 3.12 - El establecimiento de un precio mínimo
En el Gráfico a el gobierno impone un precio mínimo al trigo de 3 euros. Como este es inferior al precio de equilibrio de 4 euros
no tiene consecuencia alguna y el precio del mercado se ajusta para equilibrar la oferta y la demanda. En el Gráfico b el gobier-
no impone un precio mínimo de 5 euros, que es superior al precio de equilibrio de 4 euros. Por tanto, el precio del mercado es
igual a 5 euros. Como a este precio se ofrecen 180 kg de trigo y se demandan 140 kg solamente hay un excedente de 40 kg de
trigo.

exceso de oferta. Al precio mínimo, que actúa como precio -BàKBDJÓOEFVOTBMBSJPNÎOJNP
de mercado, algunos agricultores que quieren vender trigo
Probablemente el ejemplo más importante de precio
al precio vigente no pueden vender todo lo que desean.
mínimo es el establecimiento de un salario mínimo. La
Por ello, los precios mínimos y los excedentes suelen dar
legislación sobre salario mínimo establece el salario
lugar a acumulación de excesos de producción ineficientes
más bajo que pueden pagar los empresarios a los tra-
y poco deseables.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 67

a) Un mercado de trabajo sin intervención b) Un mercado de trabajo con un salario mínimo relevante

Salario Salario

Oferta de
Oferta de trabajo trabajo
Exceso de trabajo
(desempleo)

Salario de Salario de
equilibrio equilibrio

Demanda Demanda
de trabajo de trabajo
0 0
Empleo de Cantidad Cantidad Cantidad Cantidad
equilibrio de trabajo demandada ofrecida de trabajo

Figura 3.13 - El establecimiento de un salario mínimo
El Gráfico a muestra un mercado de trabajo en el que el salario se ajusta para equilibrar la oferta y la demanda de trabajo. El
Gráfico b muestra el efecto de un salario mínimo relevante, que provoca excedente de trabajo: la cantidad ofrecida de trabajo
es superior a la demandada. El resultado es el desempleo.

bajadores. Aunque el hecho de fijar un salario mínimo reduce la renta o ingresos de los que no encuentran em-
suponga que ningún trabajador podrá recibir un sala- pleo.
rio inferior al establecido, esto no quiere decir que esta Téngase en cuenta que en la economía no hay un
medida acabe favoreciendo a todos los trabajadores, ya único mercado de trabajo, sino muchos, ya que el fac-
que generará un exceso de oferta y hará que el nivel de tor trabajo no es homogéneo, sino que se diferencia por
empleo sea inferior al nivel de empleo de equilibrio. el nivel de cualificación y experiencia y por el tipo de
En la Figura 3.13a se representa el funcionamiento actividad desarrollada. Aquellos trabajadores con un
del mercado de trabajo en el caso de que no tuviese lu- alto nivel de cualificación y mucha experiencia no se
gar ningún tipo de intervención por parte del gobierno. verán afectados por el salario mínimo, ya que su sala-
Como todos los mercados, las fuerzas de la oferta y rio será muy superior al mínimo legal. El efecto del sa-
la demanda determinan el equilibrio. Los trabajadores lario mínimo dependerá, por tanto, de la cualificación
determinan la oferta de trabajo y las empresas la de- de los trabajadores y de la experiencia y afectará sobre
manda, de forma que, sin intervención por parte del todo a los jóvenes y especialmente a los que acuden
gobierno, el salario se ajustará hasta que se alcance el por primera vez al mercado de trabajo. De hecho los
nivel de empleo de equilibrio y el salario de equilibrio jóvenes, a menudo están dispuestos a aceptar un salario
(Figura 3.13a). más bajo que el mínimo a cambio de adquirir experien-
Cuando el gobierno establece un TBMBSJP NÎOJNP y cia y formación en el trabajo. Incluso en algunos casos
este es superior al salario de equilibrio (Figura 5.13b), los jóvenes sin experiencia laboral están dispuestos a
la cantidad de trabajo ofrecida es superior a la deman- trabajar sin recibir remuneración alguna actuando, por
dada, esto es, aparece un FYDFTPEFPGFSUBEFUSBCBKPP ejemplo, como pasantes en los bufetes de abogados o
EFTFNQMFPPor tanto, el salario mínimo eleva el salario en general como becarios o meritorios, si bien en este
recibido por los trabajadores que tienen empleo, pero caso la normativa del salario mínimo no se aplica.
68 LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO: APLICACIONES

RESUMEN
r Un mercado es la institución social, que se corres- r La función de oferta de una empresa determinada de
ponde o no con un lugar físico, en la que los bienes y un bien concreto recoge la relación existente entre la
servicios y los factores se intercambian libre y volun- cantidad ofertada de dicho bien y el precio del mismo.
tariamente. La representación gráfica de la función de oferta es la
r La función de demanda de un consumidor determi- curva de oferta. Esta evidencia la denominada ley de
nado de un bien concreto recoge la relación existente oferta.
entre la cantidad demandada de dicho bien y el precio r Las variables más significativas que pueden originar
del mismo. La representación gráfica de la función de desplazamientos de la curva de oferta son:1) el precio
demanda es la curva de demanda. Esta evidencia la de los factores, 2) la tecnología, y 3) los precios de los
denominada ley de demanda. bienes relacionados.
r La función de oferta recoge la relación existente entre r En la situación de equilibrio se igualan las cantidades
el precio de un bien y las cantidades que un empre- ofrecidas y demandadas. Un precio mayor que el de
sario desearía ofrecer de ese bien. La curva de oferta equilibrio producirá un exceso de oferta, esto es, una
es la representación gráfica de la función de oferta y situación en la cual la cantidad ofrecida es superior a
refleja el comportamiento de los productores, que se la demandada, mientras que si el precio es menor se
concreta en que estos aumentarán la cantidad lanza- generará un exceso de demanda, es decir, una situa-
da al mercado si los precios aumentan. ción en la que la cantidad demandada es superior a la
r La curva de demanda se desplazará cuando algunos de cantidad ofrecida.
los siguientes factores experimente una alteración:1) r El establecimiento de precios máximos o precios mí-
la renta de los consumidores, 2) los precios de los de- nimos origina escasez o excedente en los mercados.
más bienes relacionados, 3) los gustos o preferencias, Estos desequilibrios pueden permanecer indefinida-
y 4) el tamaño del mercado. mente.
r Las variaciones del precio del bien demandado darán lu-
gar a movimientos a lo largo de la curva de demanda.

CONCEPTOS BÁSICOS
r Desplazamientos de las curvas de demanda y de oferta. r La ley de la oferta.
r Efecto renta. r Las funciones y la curva de oferta.
r Efecto sustitución. r Mercado.
r Equilibrio. r Mercado competitivo.
r Exceso de demanda o escasez. r Precios máximos y mínimos.
r Exceso de oferta o excedente. r Sistema de mercado.
r La función y la curva de demanda. r Sistema económico.
r La ley de la demanda.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 69

CUESTIONES PARA LA AUTOEVALUACIÓN
1. ¿Qué es un mercado? 7. ¿Qué ocurre cuando el precio de mercado al que se
2. ¿De qué factores depende la demanda de un bien? intercambia un bien es mayor al que correspondería al
equilibrio?
3. ¿Cuál es la diferencia entre las expresiones: demanda,
cantidad de demanda, función de demanda, curva de 8. ¿Por qué al bajar el precio de un bien las empresas es-
demanda y ley de demanda? tán interesadas en ofrecer menos cantidad si para ga-
nar lo mismo deben vender más?
4. ¿De qué factores depende la oferta de un bien?
9. ¿Por qué el mismo bien puede ser inferior para un in-
5. ¿Cómo se forman los precios en los mercados?
dividuo y superior para otro?
6. ¿En qué tipo de mercados se intercambian los siguien-
10. ¿En qué sentido un precio máximo genera una situa-
tes bienes que llegan a los consumidores: naranjas,
ción ineficiente?
electricidad en su ciudad, acciones de Telefónica, re-
vistas del corazón?

EJERCICIOS Y APLICACIONES
1. Analice la siguiente información: si se incrementa el 4. Estamos asistiendo a la subasta de un cuadro. El pre-
precio de un bien sustitutivo del que estamos consi- cio de salida ha sido de 80.000 euros. Tan solo hay tres
derando, la curva de demanda del bien en cuestión se personas dispuestas a pagar este precio por el cuadro:
desplaza hacia la izquierda. el señor A, que como máximo pagaría 85.000 euros. La
2. Es cierto que al aumentar los costes de producción, la señorita B, que está dispuesta a pagar como máximo
curva de oferta de un bien se desplaza hacia la izquier- 90.000 euros, y el señor C, que pagaría 93.000 euros,
da. pero no más.
3. La diferencia entre una función genérica de demanda a) Señale los motivos por los que el precio de salida
y una curva de demanda se debe a que: no es de equilibrio.
a) La curva se representa en un gráfico y la función b) Indique un posible precio con el que acabará la su-
mediante una ecuación matemática. basta.
b) Una curva de demanda es una función en la que c) Describa el papel del subastador.
todas las variables se mantienen constantes, a ex-
cepción del precio del bien.
CAPÍTULO 4

LA ELASTICIDAD Y SUS APLICACIONES
El análisis de la realidad nos dice que si bien la cantidad demanda es mayor que la unidad) o rígida (cuando la elasti-
demandada de todos los productos depende del precio, la cidad precio de la demanda es menor que la unidad). Por lo
«sensibilidad» o elasticidad de unos bienes a las variaciones tanto al empresario solo le interesará reducir el precio, si la
del precio es muy distinta a la de otros. Este hecho tiene, curva de demanda del producto que vende es elástica, pues
como seguidamente veremos, importantes consecuencias. en este caso su ingreso total aumentará.
Pensemos en un empresario que está analizando si le con- Este hecho puede ayudarnos a entender el sentido econó-
vendría bajar el precio del bien que vende. Él sabe que la mico de una noticia que con cierta frecuencia aparece en los
curva de demanda tiene pendiente negativa, de forma que medios de comunicación: «Los agricultores han destruido
si reduce el precio de su producto la cantidad que logrará parte de la cosecha obtenida debido a que la campaña había
vender será mayor, pero eso no es lo que más le importa. sido muy abundante». La lógica de este comportamiento se
Al empresario lo que le interesa saber es cómo evolucionará debe a que la elasticidad precio de la demanda de muchos
el ingreso total (el resultado de multiplicar el precio por la productos agrícolas es rígida de forma que una disminución
cantidad vendida) que obtendrá. El problema radica en que de la cantidad vendida hace que aumente el ingreso total de
ante una estrategia consistente en reducir el precio, para así los agricultores. En el capítulo también se analiza la sensibili-
lograr aumentar las ventas, lo único que conoce con certeza dad de la cantidad demandada ante variaciones en la renta.
es la reducción que realizará en el precio del producto. La
La cantidad demandada de bienes también es sensible
cantidad en que se incrementarán las ventas está por ver y en
a los cambios en la renta. Precisamente la distinta elastici-
cualquier caso dependerá de la elasticidad ante la variación
dad renta de la demanda de los diferentes bienes explica que
del precio de la curva de demanda.
ante alteraciones bruscas en la renta, como ha ocurrido a
Como se demuestra a lo largo del capítulo, ante una dis- consecuencia de la recesión experimentada por la economía
minución del precio de venta, el ingreso total que obtiene el española a partir de finales de 2008, el comportamiento de
empresario puede aumentar o disminuir según que la curva los bienes calificados como de primera necesidad haya sido
de demanda sea elástica (cuando la elasticidad precio de la muy distinto del de los bienes de lujo.

OBJETIVOS DEL CAPÍTULO agrícolas se observa que los ingresos totales de los agricul-
tores frecuentemente son menores cuando las cosechas son
r 1SFTFOUBSFMDPODFQUPEFFMBTUJDJEBEQSFDJPEFMBEFNBO- buenas que cuando son malas. Ello se debe a que cuando
EBZBOBMJ[BSMPTGBDUPSFTRVFEFUFSNJOBOTVWBMPS las cosechas son buenas los precios bajan de forma notable
y los agricultores se situarían en posiciones en las que el in-
r "OBMJ[BSMBSFMBDJÓOFOUSFFMJOHSFTPUPUBMZMBFMBTUJDJEBE
greso total disminuye cuando los aumentos de la cosecha
EFMBEFNBOEB
hacen que el precio baje.
r 1SFDJTBS MBT EJGFSFODJBT FOUSF FMBTUJDJEBE QSFDJP EF MB
El funcionamiento de la oferta y la demanda está detrás
EFNBOEB FMBTUJDJEBESFOUBEFMBEFNBOEBZFMBTUJDJEBE
de todos estos temas. Para poder utilizar la oferta y la deman-
DSV[BEB
da como instrumentos verdaderamente útiles necesitamos
r 6UJMJ[BSFMDPODFQUPEFFMBTUJDJEBEDSV[BEBQBSBFTUBCMFDFS saber en qué medida responden la oferta y la demanda a las
MBEJGFSFODJBFOUSFCJFOFTDPNQMFNFOUBSJPTZTVTUJUVUJWPT variaciones de los precios. Así, por ejemplo, el gasto en viajes
r 1SFDJTBSMBEJGFSFODJBFOUSFCJFOFTOPSNBMFT CJFOFTJOGF- de turismo o en barcos de vela es bastante sensible a las varia-
SJPSFT CJFOFTEFMVKPZCJFOFTEFQSJNFSBOFDFTJEBE ciones de los precios, mientras que los gastos en otros bienes
r 1SFTFOUBSFMDPODFQUPEFFMBTUJDJEBEEFMBPGFSUB considerados como necesarios son muy poco sensibles a las
variaciones de los precios. Para conocer las razones que expli-
can esta distinta sensibilidad de las cantidades demandadas
INTRODUCCIÓN ante cambios en los precios y sus consecuencias, se suele uti-
Con frecuencia aparecen en los medios de comunicación lizar un concepto fundamental en economía: la elasticidad,
noticias como la siguiente: «Tras unos años de grandes cam- que es una forma de cuantificar la sensibilidad de la oferta y
pañas y aumentos de los excedentes de leche, los ingresos la demanda a las variaciones de los precios. Y a su estudio le
de los agricultores han caído». En general en los mercados dedicamos este capítulo.
72 LA ELASTICIDAD Y SUS APLICACIONES

4.1. La elasticidad de la demanda En Economía es frecuente, sin embargo, referirse simple-
mente a la elasticidad de la demanda cuando se habla de la
El análisis de la oferta y la demanda puede utilizarse para elasticidad precio de la demanda. Cualquiera que sea la ter-
explicar una amplia variedad de cuestiones prácticas y en minología empleada, lo relevante es que una elasticidad alta
este sentido ya se presentaron algunos ejemplos en el capí- indica un elevado grado de respuesta de la cantidad demanda-
tulo anterior. Se señaló que los compradores normalmente da a la variación del precio, y una elasticidad baja indica una
demandan una cantidad mayor de un bien cuando su pre- escasa sensibilidad a las variaciones del precio.
cio se reduce, cuando su renta es mayor, cuando los pre- En términos gráficos, estas posibilidades, junto a los dos
cios de los bienes sustitutivos son más altos o cuando los casos extremos, es decir, cuando se trata de una curva de de-
precios de los bienes complementarios son más bajos. En manda completamente rígida (vertical) y cuando esta es com-
cualquier caso, para convertir la demanda y la oferta en pletamente elástica (horizontal), se recogen en la Figura 4.1.
unos instrumentos verdaderamente útiles necesitamos sa-
ber no solo el sentido en que varía la cantidad demandada 'BDUPSFTDPOEJDJPOBOUFTEFMBFMBTUJDJEBEQSFDJPEFMB
(u ofrecida) cuando cambia el precio, sino que lo relevante EFNBOEB
es saber la magnitud de la variación ante los cambios en el
precio (o en otro de sus determinantes). En otras palabras, Los factores que inciden sobre la elasticidad precio de la
lo interesante es conocer la relación cuantitativa entre el demanda pueden concretarse en los puntos siguientes:
precio y la cantidad demandada (u ofrecida) y para ello se  2VFTFUSBUFEFVOCJFOEFMVKPPEFVOCJFOOFDFTBSJP
utiliza el concepto de FMBTUJDJEBE Si se trata de un bien de primera necesidad, es de es-
perar que los valores de la elasticidad sean reducidos,
-B FMBTUJDJEBE FT VOB NFEJEB EF MB TFOTJCJMJEBE EF MB
pues difícilmente se puede dejar de consumir, y, por
DBOUJEBE EFNBOEBEB P EF MB DBOUJEBE PGSFDJEB BOUF FM
tanto, las variaciones de la cantidad demandada ante
DBNCJP FO BMHVOP EF TVT GBDUPSFT EFUFSNJOBOUFT  FTQF-
cambios en el precio serán pequeñas. Por el contrario,
DJBMNFOUFFOFMQSFDJPPFOMBSFOUB
los bienes de lujo suelen presentar una demanda bas-
De las distintas definiciones que presentaremos de elas- tante elástica, pues los compradores pueden abstener-
ticidad a lo largo de este capítulo vamos a centrarnos aho- se de comprarlos cuando sus precios suben.
ra en la elasticidad precio de la demanda.
 &YJTUFODJBEFCJFOFTTVTUJUVUJWPTDFSDBOPT
-BFMBTUJDJEBEQSFDJPEFMBEFNBOEB Los bienes que tienen fácil sustitución tienden a tener
una demanda más elástica que los que no la tienen,
Ya sabemos que la curva de demanda de pendiente negati- pues ante una subida del precio los demandantes pue-
va representa la conducta de los compradores y que según den sustituir la demanda del bien en cuestión por la
la ley de la demanda, cuando el precio de un bien se reduce de alguno de sus sustitutos. Así, la demanda de ener-
la cantidad demandada de ese bien aumenta. La elastici- gía eólica se ha visto incrementada en los últimos años
dad precio de la demanda mide el grado en que la cantidad debido a los fuertes aumentos experimentados por los
demandada responde a una variación del precio. precios de los productos petrolíferos.
En términos más concretos, podemos decir que el coefi-
1SPQPSDJÓOEFSFOUBHBTUBEBFOFMCJFO
ciente de elasticidad precio de la demanda, Ep, es la razón
entre la variación porcentual de la cantidad demandada de Los bienes que tienen una importancia considera-
un bien y la variación porcentual de su precio, mantenién- ble en el presupuesto de gasto de la familia tienden
dose constantes todos los demás factores que afectan a la a tener una demanda más elástica que los bienes que
cantidad demandada. cuentan con una participación reducida. Para es-
tos últimos bienes los consumidores suelen ser poco
-B FMBTUJDJEBE QSFDJP EF MB EFNBOEB NJEF FM HSBEP FO sensibles a los precios. Por ejemplo, una familia será
RVF MB DBOUJEBE EFNBOEBEB SFTQPOEF B MBT WBSJBDJPOFT mucho más sensible ante el aumento del precio de la
EFMQSFDJPEFNFSDBEP carne, a la que destina un porcentaje significativo de
su presupuesto de gasto en alimentación, que ante un
Para calcular el coeficiente de elasticidad precio de la incremento en el precio de la sal, que representa un
demanda (Ep) puede utilizarse la siguiente expresión: porcentaje ínfimo del total del gasto en alimentación.
7BSJBDJÓOQPSDFOUVBMEFMBDBOUJEBEEFNBOEBEB  1FSJPEPEFUJFNQPDPOTJEFSBEP
Ep =
7BSJBDJÓOQPSDFOUVBMEFMQSFDJP En general, cuanto mayor es el periodo del tiempo, más
[4.1] elástica será la demanda para la mayoría de los bienes.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 73

Esto se debe a que la adaptación de la conducta de los &MDÃMDVMPEFMBFMBTUJDJEBE
compradores a los cambios en los precios requiere tiempo
Para calcular numéricamente la elasticidad precio de la
antes de que se ajuste a la nueva situación. Otra razón por
demanda representemos el cambio porcentual en la can-
la que la demanda suele ser más sensible a largo que a cor-
tidad demandada (cambio en Q) por (ΔQ/Q). Si hacemos
to plazo radica en la dificultad de realizar cambios tecno-
lo mismo con el precio, el cambio porcentual del precio se
lógicos inmediatos, que permitan sustituir, en el consumo,
escribirá como (ΔP/P) y la expresión [4.1] representativa de
unos bienes por otros (véase Ampliación 4.1.)
la elasticidad se convierte en:
&MUBNBÒPEFMBTFMBTUJDJEBEFTEFMPTCJFOFTUJFOEFBTFS åQ
FMFWBEPDVBOEPTFUSBUBEFCJFOFTEFMVKP DVBOEPFYJTUFO
TVTUJUVUPTEJTQPOJCMFT DVBOEPSFQSFTFOUBOVOQPSDFOUBKF Q
Ep = – [4.2]
SFMFWBOUFEFMHBTUPUPUBMZDVBOEPMPTDPOTVNJEPSFTUJF- åP
OFONÃTUJFNQPQBSBBKVTUBSTVDPOEVDUB P

1
a) Demanda elástica b) Demanda de elasticidad unitaria c ) Demanda inelástica

P P P
D D D
A A A
5 3 5
1. Reducción 1. Reducción 1. Reducción
del 40 % del 33 % del 20 %
en el precio B en el precio en el precio B
B
3 2 4
D D
D

0 100 180 Q 0 15 20 Q 0 100 0 Q
11
2. Origina un incremento en 2. Origina un incremento en 2. Origina un incremento en
la cantidad demandada del 80 % la cantidad demandada del 33 % la cantidad demandada del 10 %

E p = 80/100 = 0,8 =2 E p = 5/15 = 0,33 = 1 E p = 10/100 = 0,1 = 0,5
2/5 0,4 1/3 0,33 1/5 0,2

d) Inelasticidad perfecta e) Elasticidad infinita

P Demanda P
permanentemente
inelástica Demanda
permanentemente
E p = ∞ elástica
Ep = 0 2

0 D Q 0 Q

Figura 4.1 - Elasticidad de la demanda
La elasticidad de la demanda permite establecer tres categorías fundamentales y dos casos extremos:
a) La demanda será elástica cuando una reducción porcentual del precio genere un aumento porcentual de la cantidad mayor: [Ep = 2].
b) Será unitaria cuando sean iguales la reducción porcentual del precio y el aumento porcentual de la cantidad: [Ep = 1].
c) Será inelástica cuando una reducción porcentual de precio suponga un aumento porcentual menor de la cantidad: [Ep = 0,5].
d) La curva de demanda será perfectamente inelástica o rígida cuando una reducción porcentual del precio no suponga ninguna variación
en la cantidad: [Ep = 0].
e) Será perfectamente elástica cuando la pendiente de la curva sea infinita: [Ep = ∞]. A cualquier precio por encima de 2 u.m. la cantidad
demandada es cero. Justo al precio de 2 u.m. los consumidores comprarán en cualquier cantidad y por debajo de 2 u.m. la cantidad de-
mandada será infinita.
1 En las Figuras a, b y c suponemos que se parte del punto A y se va al B.
74 LA ELASTICIDAD Y SUS APLICACIONES

Ampliación 4.1. Elasticidad a corto y largo plazo -BEFNBOEBFTFMÃTUJDBTJMBFMBTUJDJEBEQSFDJPEFMBEF-
NBOEBFTNBZPSRVFFTJOFMÃTUJDBTJFTNFOPSRVF Z
Uno de los determinantes de la elasticidad precio de la FTEFFMBTUJDJEBEVOJUBSJBTJFTJHVBMB
demanda señalado en el texto es el tiempo transcurrido
desde que tiene lugar la modificación del precio. Los da- Otros casos singulares de curva de demanda según el
tos disponibles sobre la función de demanda de la energía valor de la elasticidad precio de la demanda son: 1) la
eléctrica y sobre la demanda de tabaco en España confir- EFNBOEB QFSGFDUBNFOUF FMÃTUJDB P FMÃTUJDB JOàOJUB (Figu-
man esta hipótesis. Este hecho se debe a que al haber más ra 4.1e, que es cuando la curva de demanda es horizontal,
tiempo de reacción, la elasticidad precio aumenta. y 2) la EFNBOEBQFSGFDUBNFOUFJOFMÃTUJDB cuando la curva
de demanda es una línea vertical (Figura 4.1d).
Elasticidad precio de la demanda de
&MTJHOPEFMBFMBTUJDJEBEQSFDJPEFMBEFNBOEB
&OFSHÎBFMÊDUSJDB 
5BCBDP

Dado que la curva de demanda tiene una inclinación negati-
$PSUPQMB[P 0,12 0,68 va, las variaciones de P y Q son en sentido contrario, por lo
-BSHPQMB[P 0,21 0,71 que el cociente de incrementos tendría signo negativo. Para
poder trabajar con números positivos, el valor de la elasti-
cidad se multiplica por –1. Además, las variaciones están
(*) La demanda de energía eléctrica en España y sus factores. Compañía
Sevillana de Electricidad, 1988. expresadas en porcentaje, por lo que la unidad con la que
(**) J. M. Labeaga. A Dynamic Panel Data Model with Limited Dependent midamos el bien no influye en la elasticidad. Por tanto, todas
Variables: an Application to the Demand for Tobacco. Fundación Em- las elasticidades se escriben como números positivos, aun
presa Pública. Documento de Trabajo 9201, enero, 1992.
cuando los precios y las cantidades demandadas varíen en
sentido contrario debido a la ley de la demanda decreciente.

&MBTUJDJEBEQSPNFEJPEFMBEFNBOEB
Aplicando la fórmula [4.2] al cambio que tiene lugar La definición de elasticidad que hemos ofrecido solo es
entre los puntos A y B de la Figura 4.1a obtenemos la sigu- correcta cuando mide las consecuencias de cambios muy
iente aproximación al valor de la elasticidad: pequeños en los precios. Para evidenciar esta indetermina-
ción pensemos que en la Figura 4.1a se trata de medir la
 elasticidad de la curva cuando tiene lugar un movimiento
 del punto A al punto B. Si tomamos como punto inicial el
Ep = – punto A, el valor de la elasticidad:

 
  
Ep(A) = = =
De forma similar, se calculan los valores de la elastici-   
dad de la demanda de las Figuras 4.1b y 4.1c. 
El cálculo de la elasticidad precio de la demanda per- mientras que si se toma como punto de arranque el
mite establecer la siguiente tipología: punto B, el valor de la elasticidad será:
r Cuando una variación del precio de un 1 % provoca 
una variación de la cantidad demandada superior a ese   
porcentaje decimos que la EFNBOEBFTFMÃTUJDBDPOSFT- Ep(B) = = =  
  
QFDUPBMQSFDJP 3
r Cuando una variación del precio de un 1 % provoca
una variación de la cantidad demandada inferior a ese Para evitar esta indeterminación, es decir, que la elasti-
porcentaje decimos que la EFNBOEB FT JOFMÃTUJDB DPO cidad sea distinta según que comencemos en A o en B, se
SFTQFDUPBMQSFDJP puede calcular una FMBTUJDJEBEQSPNFEJPentre dichos pun-
r Cuando una variación del precio de un 1 % provoca tos2. Este método se conoce también como el NÊUPEPEFM
una variación de la cantidad demandada de ese mismo QVOUPNFEJP
porcentaje decimos que la EFNBOEB UJFOF FMBTUJDJEBE
2 La fórmula de la elasticidad arco (Figura 4.1a) mide la elasticidad en el
VOJUBSJB arco lineal trazado entre A y B cuando en realidad desearíamos medir la
elasticidad a lo largo de la curva de demanda.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 75

åQ MB
Q Q
Ep = = 1

åQ P P MA
Ep = = 
åP åP Q Q ya que los dos segmentos son iguales.
P P


Aplicando la misma regla podemos calcular la elastici-
dad precio de la demanda en el punto C, tendremos:

CB 3
-BFMBTUJDJEBEEFMBEFNBOEBDVBOEPFTUBFTVOBMÎOFB Ep = = = 3
SFDUBMBFMBTUJDJEBEOPFTMPNJTNPRVFMBQFOEJFOUF CA 1
De la expresión [4.2] se desprende que la elasticidad de la
demanda en un punto es igual a la pendiente de la función
en dicho punto, ΔQ/ΔP (olvidándonos del signo negativo
1PSFODJNBEFMQVOUPNFEJP M 
EFDVBMRVJFSDVSWB
por la razón apuntada), multiplicada por el cociente P/Q.
EF EFNBOEB RVF TFB VOB MÎOFB SFDUB  MB EFNBOEB FT
Es decir:
FMÃTUJDBEp &OFMQVOUPNFEJPMBFMBTUJDJEBEFT
VOJUBSJB Ep   
Z QPS EFCBKP EFM MB EFNBOEB FT
åQ Q JOFMÃTUJDBEp 
Ep = 
åP P

En el caso de que la función de demanda sea una lí-
nea recta y su pendiente sea constante, tendremos que
Precio
ΔQ/ΔP será constante, por lo que los valores que tome Ep = ∞
D
la elasticidad dependerán del cociente P/Q. En la Figu- 4
ra 4.2 se recogen los distintos valores de la elasticidad A
precio de una curva de demanda lineal con pendiente Ep > 1
constante e igual a –1 y se observa que estos oscilan des- 3
C
de ∞ (en el punto A) hasta cero (en el punto B), como
consecuencia únicamente de los distintos valores del co- Ep = 1

ciente, P/Q. Pm = 2
M
Así pues, tal como se recoge en la Figura 4.2, en las Ep < 1
cercanías del punto A una reducción en el precio del pro-
1
ducto en una unidad monetaria representa un cambio por- F
centual pequeño porque estamos comenzando desde un Ep = 0
nivel del precio alto, mientras que el incremento porcen- B Cantidad
tual en las ventas será grande, dado que partimos de un 0 1 2 3 4 D
nivel muy bajo de demanda, de forma que el valor de la
elasticidad será relativamente elevado. Lo contrario ocu-
rrirá en las proximidades del punto B. Se comprueba, por
Figura 4.2 - Elasticidad de la demanda en el caso
tanto, cómo la elasticidad de la demanda a lo largo de una
curva de demanda lineal es elevada cuando los precios son de una línea recta
altos, y baja cuando los precios son bajos.
Todos los puntos de la línea recta de demanda DD tienen
Debe destacarse asimismo que, en el caso de una fun- la misma pendiente absoluta; sin embargo, por encima del
ción de demanda lineal, la elasticidad en un punto viene precio medio (Pm), la demanda es elástica (Ep > 1), mientras
dada por la razón entre el segmento que está debajo del que por debajo es inelástica (Ep < 1). En el punto medio es
punto y el segmento encima del punto. Así, en la Figu- unitaria (Ep = 1). En los puntos que cortan los ejes de absci-
ra 4.2 la elasticidad de la demanda en el punto medio M, sas y ordenadas es nula e infinita, respectivamente.
viene dada por:
76 LA ELASTICIDAD Y SUS APLICACIONES

Ampliación 4.2 - La elasticidad de una curva de demanda

&MBTUJDJEBEQSFDJPEFVOBDVSWBEFEFNBOEB P D
Para calcular la elasticidad precio de una curva de de- A
manda en cualquiera de sus puntos tenemos que trazar
una línea tangente a la curva en el punto en cuestión
y calcular la elasticidad precio de la demanda en ese
punto aplicando la regla antes comentada para el caso C
de una función de demanda lineal. Así la elasticidad de
D
la curva de demanda de la figura adjunta en el punto
C vendría dada por la razón entre los segmentos CB y
CA, es decir:
B
0 Q
CB
Ep = La elasticidad precio de una curva de demanda en un punto
CA
El valor de la elasticidad precio de la demanda en el punto
C viene dado por el cociente entre los segmentos CB y CA
De forma genérica puede afirmarse que la elasticidad
de una función en un punto es la elasticidad de la recta
tangente a la función en ese punto y equivale a la razón CB
Ep =
entre la distancia, sobre la recta, desde el punto al eje de CA
abscisas y la distancia, sobre la recta, desde el punto al
eje de ordenadas.

4.2. La elasticidad precio de la demanda pasar de 10 euros/unidad a 8 euros/unidad, la situación
será muy distinta para la empresa según que estemos en
y el ingreso total el caso 1 o en el caso 2. En ambas situaciones la cantidad
demandada se incrementa, pero en el caso 1 el ingreso to-
Todas las empresas saben que, dada una curva de deman- tal disminuye, mientras que en el caso 2 el ingreso total
da, la cantidad demandada será mayor si baja el precio, aumenta respecto a la situación inicial, en la que la empre-
mientras que si este aumenta, la cantidad que los consumi- sa obtenía 3.000 euros. El sentido del cambio del ingreso
dores demandan se reducirá. Una información que tiene total cuando varía el precio depende de la «sensibilidad»
más interés para la empresa se refiere, sin embargo, a cómo de la cantidad demandada, esto es, de la FMBTUJDJEBEQSFDJP
se verá afectado el JOHSFTP UPUBM que la empresa obtiene EFMBEFNBOEB
como consecuencia del cambio en el precio. El ingreso to-
tal es la cantidad pagada por los compradores y percibida
por los vendedores de un bien: se calcula multiplicando el
Cuadro 4.1 - Cambio en el precio y en el ingreso total
precio por la cantidad vendida. 1SFDJP $BOUJEBEEFNBOEBEB *OHSFTP
FVSPT
PWFOEJEB 
QPSEÎB UPUBMQPS
EÎB FVSPT

*OHSFTPUPUBM IT 
QSFDJP P 
pDBOUJEBEEFNBOEBEB Q

4JUVBDJÓOJOJDJBM 10 300 3.000
Lo que el empresario quiere saber es si el cambio en el $BTP 8 340 2.720
precio elevará o reducirá el ingreso total. Como se recoge
$BTP 8 390 3.120
en el Cuadro 4.1, cuando se reduce el precio de venta, al
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 77

Como se recoge en el Cuadro 4.1, cuando se reduce el r No se altera si la demanda es unitaria (la elasticidad
precio, el JOHSFTPUPUBM (IT = P · Q) aumentará o disminui- precio de la demanda es igual a 1), de forma que el pre-
rá dependiendo de que la cantidad demandada aumente cio y el ingreso total se mantienen constantes cuando
lo suficiente o no como para contrarrestar el efecto de la varía el precio.
reducción del precio.
En los tres casos considerados en la Figura 4.3, el pre-
Para que el aumento de la cantidad demandada com- cio se reduce desde PA hasta PB y, consecuentemente, la
pense el efecto de la reducción del precio sobre el ingreso
cantidad demandada aumenta de QA a QB. El ingreso to-
total, la cantidad demandada debe ser suficientemente
tal inicial es igual a PA . QA, es decir, viene representado
sensible al precio, es decir, la elasticidad de la deman-
por el rectángulo OPAAQA. Cuando el precio baja a PB
da debe ser mayor que la unidad (Figura 4.3a). En caso
contrario, cuando la elasticidad de la demanda es me- el nuevo ingreso total es igual a PB.· QB, es decir, vendrá
nor que la unidad, el aumento de la cantidad demandada representado por el rectángulo OPBBQB. Consecuente-
no compensa la reducción del precio y el ingreso total se mente cuando el precio pasa de ser PA y toma el valor PB,
reducirá (Figura 4.3b). Cuando la elasticidad de la de- el ingreso total varía en la diferencia entre el área (+) y el
manda es unitaria, el ingreso total no varía si se reduce el área (–).
precio (Figura 4.3c). En la Figura 4.3a, cuando el cambio en el precio tie-
Cuando el precio se reduce, el JOHSFTPUPUBM ne lugar en la parte elástica de la curva de demanda, el
r Aumenta si la demanda es elástica (la elasticidad precio ingreso total aumenta si el precio se reduce. En la Figura
de la demanda es mayor que 1), de forma que el precio 4.3b, el cambio en el precio tiene lugar en la zona inelásti-
y el ingreso total varían en sentido contrario. ca de la curva de demanda y el ingreso total disminuye si
r Se reduce si la demanda es inelástica (la elasticidad pre- el precio se reduce. La Figura 6.3c representa el caso en el
cio de la demanda es menor que 1), de forma que el que la elasticidad de la demanda es unitaria y el ingreso
precio y el ingreso total varían en el mismo sentido. total no varía al reducirse el precio.

P P P

A
PA
PA A
(-)
B Demanda Demanda Demanda
PB (-)
PA A B
PB
(+)
(-)
B
PB (+)
(+)
0 QA QB Q 0 QA QB Q 0 QA QB Q

a) b) c)

En la parte elástica Cuando la demanda es inelástica, Si la elasticidad de la demanda
de la curva de demanda el ingreso total disminuye es unitaria el ingreso total no varía
el ingreso total aumenta si el precio se reduce. al reducirse el precio.
cuando el precio se reduce.

Figura 4.3 - La elasticidad de la demanda y la influencia de una reducción en el precio sobre el ingreso total
El gasto total realizado por los consumidores en el bien es el precio multiplicado por la cantidad y por tanto igual al ingreso
total. En términos gráficos esta cantidad es igual al rectángulo OPAAQA, cuando el precio es PA. Cuando el precio baja a PB el
nuevo ingreso total es igual a PB · QB, es decir, el rectángulo OPBBQB, de forma que el ingreso total varía en la diferencia entre
el área (+) y el área (–).
78 LA ELASTICIDAD Y SUS APLICACIONES

La maximización del ingreso total La elasticidad y el ingreso total: aplicaciones
Supongamos que en una ciudad hay un único teatro. El La información contenida en los Cuadros 4.2 y 4.3 puede
Cuadro 4.2 muestra numéricamente, para el caso de una ayudarnos a comprender algunos hechos y comportamien-
función de demanda lineal como la representada en la tos observados en los mercados agrícolas. Así, se observa
Figura 4.2, la incidencia de la elasticidad de la demanda que los ingresos totales de los agricultores normalmente
sobre la evolución del ingreso total. Como puede obser- son menores cuando todas las cosechas son buenas que
varse, la demanda es elástica para todos los precios su- cuando son malas. Ello se debe a que cuando las cose-
periores a 25 euros por entrada, e inelástica para todos chas son buenas los precios bajan de forma notable y los
los precios inferiores a 25 euros. La demanda es de elas- agricultores se situarían, en términos de lo señalado en el
ticidad unitaria para el precio de 25 euros por entrada. Cuadro 4.3, en posiciones en las que la elasticidad precio
El gerente estará interesado en averiguar qué precio de la demanda es menor que la unidad, de forma que el
debe cobrar para obtener los mayores ingresos totales ingreso total disminuye cuando al aumentar la cosecha el
posibles por la venta de entradas. Si la información so- precio baja.
bre la función de demanda es la contenida en el Cua-
dro 4.2, el precio que debe fijar el empresario es aquel
Precio
para el cual la elasticidad de la demanda es unitaria, es del trigo O0 O1
decir, 25 euros por entrada. Si se fija un precio más bajo,
el ingreso total puede elevarse aumentando el precio, y P0 E0
a un precio superior a 25 euros el teatro incrementaría
sus ingresos totales reduciendo el precio. Así pues, el
ingreso total de los vendedores, o lo que es lo mismo, el
gasto total de los consumidores se maximiza en el punto
en que la demanda tiene elasticidad unitaria. E1
P1

O0 O1
Cuadro 4.2 - La fijación del precio de las entradas al teatro: la
Q0 Q1 Cantidad de trigo
elasticidad precio de la demanda (Ep) y el ingreso total (IT).
Figura 4.4 - Impacto sobre el mercado del trigo de un
3FMBDJPOFTFOUSF
IT ZEp desplazamiento de la oferta
1SFDJP *OHSFTPUPUBM
$BOUJEBE Ep

FVSPT
*5 
FVSPT
Un desplazamiento hacia la derecha de la oferta de trigo hace
Cuando el precio
que el precio se reduzca y la cantidad de equilibrio aumente,
se reduce:
pero al ser la elasticidad precio de la demanda menor que la
unidad el ingreso total de los productores de trigo se reducirá.
45 100 9,00 4.500

40 200 4,00 el IT aumenta si 8.000
Ep > 1
Así, por ejemplo, el efecto sobre el mercado de trigo de
una cosecha extraordinaria podríamos representarla gráfi-
30 400 1,50 12.000 camente mediante un desplazamiento hacia la derecha de
IT es máximo si la curva de oferta (Figura 4.4). El equilibrio del mercado
25 500 1,00 12.500 del trigo pasaría de la posición E0 a la E1, lo que conlle-
Ep = 1
va una reducción del precio y un aumento de la cantidad.
20 600 0,67 12.000 Al estar situados en una posición de la curva de demanda
caracterizada por una elasticidad precio de la demanda
10 800 0,25 8.000 menor que la unidad, el ingreso total de los productores
el IT disminuye si de trigo se reducirá cuando la oferta de trigo aumente y el
5 900 0,09 4.500
Ep < 1 precio disminuya.
2 960 0,05 1.920 Esta relación entre elasticidad precio de la demanda y
el ingreso total puede explicar lo que a veces se presen-
0 1.000 — 0 ta como una paradoja y es que en los años de excelentes
cosechas a los agricultores les convenga destruir parte de
las mismas. En términos gráficos lo que hacen es tratar
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 79

de desplazar la curva de oferta hacia la izquierda. Dado tratarán de evitar que los que viajan por negocios puedan
que la elasticidad precio de la demanda es menor que la acceder a los precios con descuento de los turistas. Para
unidad, una elevación del precio (provocada por el despla- ello, los descuentos se suelen condicionar a sacar los bi-
zamiento de la oferta hacia la izquierda) elevará el ingreso lletes con antelación o a permanecer alguna noche del fin
total de los agricultores. de semana en el lugar de destino, algo que los clientes del
sector negocios tienden a rechazar. Asimismo, las compa-
-BTDPNQBÒÎBTBÊSFBTZMBFMBTUJDJEBEEFMBEFNBOEB ñías aéreas se han dotado de unos sistemas informáticos
Otra aplicación al mundo real del concepto de elasticidad muy sofisticados que les permiten gestionar los asientos
de la demanda tiene lugar en el sector de las compañías disponibles con mucha agilidad y ofrecer descuentos de
aéreas. Una pregunta que ya se ha hecho tradicional en las última hora y así minimizar el número de asientos vacíos
entrevistas que se les suelen hacer a los jóvenes licencia- en los vuelos.
dos cuando estos buscan su primer empleo es la siguiente: En cualquier caso, el análisis que hemos realizado ha
¿cómo fijaría usted los precios de los viajes en avión de for- sido suponiendo que las compañías ofrecen un mismo ser-
ma que se maximice el ingreso de la compañía aérea? Una vicio y lo que tratan es de venderlo a precios distintos a
primera respuesta a esta pregunta sería, tal como antes se clientes diferentes. Un paso más en el proceso de acercar-
ha señalado en el caso del teatro, fijar el precio para el nos a la realidad sería incluir en el análisis el hecho de que
cual la elasticidad precio de la demanda es unitaria. Pero si normalmente se ofrecen, al menos, dos tipos distintos de
analizamos el problema con más detenimiento observare- billetes con un servicio diferenciado.
mos que no todos los clientes de una compañía aérea son
iguales. Algunos viajarán por motivos de trabajo y otros
lo harán para ocupar su ocio como turistas. Centrándonos 4.3. Otras elasticidades de la demanda
simplemente en estas dos categorías las compañías aéreas
tratarán de cargar el máximo precio posible a los que via- Como se desprende de la función de demanda, la cantidad
jan por negocios, que se caracterizarán por ser poco sen- demandada de un bien no solo cambia cuando se altera
sibles al precio, esto es, por tener una FMBTUJDJEBE QSFDJP el precio del bien, sino que también depende de variables
CBTUBOUFCBKB mientras que a los turistas, que tienen una tales como los QSFDJPTEFMPTCJFOFTSFMBDJPOBEPTy MBSFOUB
FMBTUJDJEBEQSFDJPFMFWBEB les procurarán fijar un precio lo En este epígrafe nos ocupamos de calcular la sensibilidad
suficientemente bajo como para que los vuelos lleven el o más concretamente la elasticidad de la demanda ante los
mínimo número de asientos vacíos. Así pues, la clave está cambios en estas dos variables.
en identificar los clientes que tienen una elasticidad precio
distinta y fijar unos precios diferentes para cada tipo de Elasticidad cruzada de la demanda: bienes
cliente, esto es, en seguir una política de EJTDSJNJOBDJÓOEF
QSFDJPT complementarios y bienes sustitutivos
La clave para que una discriminación de precios sea La cantidad demandada de un bien, digamos el bien i, no
efectiva radica en poder evitar que los clientes que estarían solo muestra sensibilidad ante los cambios en el precio del
dispuestos a pagar un precio elevado accedan a las ofer- propio bien, sino también ante alteraciones en los precios
tas a precios bajos. En nuestro caso, las compañías aéreas de ciertos bienes que están estrechamente relacionados

Cuadro 4.3 - Elasticidad de la demanda y su relación con el ingreso total
7BMPSEFMBFMBTUJDJEBE
%FTDSJQDJÓO %FàOJDJÓO *OáVFODJBFOMPTJOHSFTPT
EFMBEFNBOEB
Variación porcentual
Los ingresosaumentan
Mayor que uno Ep >1) Demanda elástica de la cantidad mayor que la
cuando el precio baja
variación porcentual del precio
Variación porcentual de la
Demanda de elasticidad Los ingresos no varían
Igual a uno Ep =1) cantidad demanda igual que la
unitaria cuando el precio baja
variación porcentual del precio
Variación porcentual de la
Los ingresos disminuyen
Menor que uno Ep <1) Demanda inelástica cantidad menor que la variación
cuando el precio baja
porcentual del precio
80 LA ELASTICIDAD Y SUS APLICACIONES

con él. Recuérdese que al analizar los desplazamientos de Elasticidad renta de la demanda: bienes normales,
la curva de demanda se señaló este hecho y se habló de dos
tipos de bienes: DPNQMFNFOUBSJPT y TVTUJUVUJWPT Así, es de bienes inferiores y bienes de lujo
esperar que la cantidad demandada de gasolina dependa Cuando estudiamos la función de demanda se señaló que
del precio de los automóviles. Cuanto más baratos sean los otro factor que influye sobre la demanda es la renta de los
automóviles, es lógico pensar que la cantidad demandada consumidores. Cuando varía esta, cambian las demandas
de gasolina a un precio dado se incrementará. Asimismo, de bienes de los consumidores. Por lo general, la deman-
la cantidad demandada de motocicletas también se verá da de un bien aumentará cuando aumente la renta y dis-
afectada por la subida de los precios de los automóviles, minuirá si la renta se reduce. Precisando más la anterior
pero en sentido contrario al de la gasolina, pues es de es- afirmación, cabe distinguir los bienes según cómo varíe la
perar que si baja el precio de los automóviles se reduzca la proporción de la renta gastada por los consumidores en
demanda de motocicletas. un determinado bien. Cuando aumenta la renta algunos
Dada la existencia de la anterior relación, se precisa bienes se llevan una mayor proporción del presupuesto de
una medida de la sensibilidad de la cantidad demandada los consumidores y otros una menor.
de un bien ante las variaciones de los precios de los bienes La participación en el gasto de un bien se define como
relacionados con él. Esta medida es la FMBTUJDJEBEDSV[BEB la proporción de la renta de las economías domésticas gas-
EFMBEFNBOEB que se define de la forma siguiente: tada en una determinada mercancía.
La respuesta de la demanda a los cambios de la renta
7BSJBDJÓOQPSDFOUVBMEF ΔQi se mide por la FMBTUJDJEBESFOUBEFMBEFNBOEB Se define
&MBTUJDJEBE MBDBOUJEBEEFNBOEBEB como el cambio porcentual de la cantidad demandada di-
DSV[BEBEFM EFMCJFO i Qi vidido entre el cambio porcentual de la renta.
CJFO iDPO = =
SFTQFDUPBM ΔPi
7BSJBDJÓOQPSDFOUVBM
CJFOj EFMCJFO j
Pj 7BSJBDJÓOQPSDFOUVBM
EFMBDBOUJEBEEFNBOEBEB
&MBTUJDJEBESFOUB
Las expresiones «bien i», que aparecen en el numera- =
EFMBEFNOBEB
dor, y «bien j», en el denominador, ponen de relieve que la 7BSJBDJÓOQPSDFOUVBM
elasticidad precio cruzada de la demanda mide la influen- EFMBSFOUB
cia de una variación del precio de un bien en la cantidad
demandada de otro.
-BFMBTUJDJEBEDSV[BEBEFMBEFNBOEB puede ser posi- -BFMBTUJDJEBESFOUBEFMBEFNBOEBNJEFFMHSBEPFO
tiva o negativa: TFSÃQPTJUJWBTJMBDBOUJEBEEFNBOEBEBEFM RVFMBDBOUJEBEEFNBOEBEBEFVOCJFOSFTQPOEFBVOB
CJFOi BVNFOUBDVBOEPTFJODSFNFOUBFMQSFDJPEFMCJFOj WBSJBDJÓOEFMBSFOUBEFMPTDPOTVNJEPSFT4FFYQSFTB
En el ejemplo antes comentado sería el caso de la deman- NFEJBOUFFMDPDJFOUFFOUSFMBWBSJBDJÓOQPSDFOUVBMEF
da de motocicletas, ante un aumento del precio de los MB DBOUJEBE EFNBOEBEB Z MB WBSJBDJÓO QPSDFOUVBM EF
automóviles. Esto ocurrirá así cuando se trate de CJFOFT MBSFOUB
TVTUJUVUJWPT
-B FMBTUJDJEBE DSV[BEB EF MB EFNBOEB TFSÃ OFHBUJWB Como vimos en el capítulo anterior, los bienes se pue-
DVBOEP FM BVNFOUP EFM QSFDJP EFM CJFO j QSPWPRVF VOB SF- den clasificar en OPSNBMFT e JOGFSJPSFT según como se al-
EVDDJÓOFOMBDBOUJEBEEFNBOEBEBEFMCJFOi. Por ejemplo, tere la cantidad demandada cuando cambie la renta. La
un aumento del precio de la gasolina reducirá la cantidad demanda de un bien normal aumenta con la renta y la de
demandada de automóviles. Esto ocurrirá cuando se trate un bien inferior disminuye cuando aumenta la renta. Ba-
de CJFOFT DPNQMFNFOUBSJPT que tienden a utilizarse con- sándose en la definición de la elasticidad renta, se puede
juntamente. formular la siguiente clasificación:
r Un CJFOOPSNBMes aquel cuya FMBTUJDJEBESFOUBEFMBEF-
%PTCJFOFTTPOTVTUJUVUJWPTDVBOEPTVFMBTUJDJEBEDSV- NBOEBFTQPTJUJWB Un CJFOJOGFSJPS es aquel cuya FMBTUJ-
[BEBEFMBEFNBOEBFTQPTJUJWBMPTCJFOFTTPODPN- DJEBESFOUBEFMBEFNBOEBFTOFHBUJWBPrecisando más
QMFNFOUBSJPTDVBOEPMBFMBTUJDJEBEDSV[BEBFTOFHB- en el análisis de la sensibilidad de la demanda ante al-
UJWBMPTCJFOFTTFSÃOJOEFQFOEJFOUFTFOUSFTÎDVBOEP teraciones de la renta, cabe hacer además la siguiente
TVFMBTUJDJEBEDSV[BEBFTOVMB distinción:
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 81

r Un CJFOEFMVKPtiene una FMBTUJDJEBESFOUBEFMBEFNBO- Teniendo en cuenta que la cantidad demandada de los
EBNBZPSRVF Un CJFOOFDFTBSJP o no de lujo, tiene bienes de lujo aumenta proporcionalmente más que la ren-
una FMBTUJDJEBESFOUBEFMBEFNBOEBNFOPSRVF ta, a medida que esta se incrementa, la participación de
La participación de los CJFOFTEFMVKPen el gasto de los los bienes de lujo en el presupuesto de los consumidores
consumidores aumenta con la renta y ello explica el nom- aumentará. Por el contrario, la cantidad demandada de
bre de bienes de lujo. Por el contrario, la participación de bienes que no son de lujo aumenta menos que proporcio-
los CJFOFT EF QSJNFSB OFDFTJEBE disminuye con la renta. nalmente en relación a la renta y, por tanto, cuando se
Esto significa que los individuos situados en los estratos produzca un aumento de la renta, disminuirá su participa-
de renta más bajos gastan una parte mayor de su renta en ción en el presupuesto de los consumidores. En cualquier
bienes de primera necesidad. caso, debe señalarse que, si bien la proporción de la renta
gastada en bienes que no son de lujo disminuye cuando
Dado que a medida que aumenta la renta los consu-
aumenta la renta, el gasto total en dichos bienes aumenta
midores tenderán a desplazarse hacia las clases de mayor
cuando se incrementa la renta, siempre que el bien no sea
calidad de los distintos tipos de bienes, es de esperar que
inferior.
las categorías de baja calidad de cualquier tipo de bien
sean bienes inferiores. Por consiguiente, la participación Las relaciones entre la demanda de un bien y la renta
en el presupuesto de este tipo de bienes disminuirá. En el de un sujeto se pueden representar gráficamente3 (Figu-
grupo de bienes normales, los artículos de elevada calidad ra 4.5). La curva AA corresponde a un CJFO EF MVKP (la
tenderán a ser bienes de lujo. cantidad demandada crece más que proporcionalmente
con la renta). La curva intermedia BB es la de un bien
Economía española 4.1 normal de primera necesidad (la cantidad demandada
crece menos proporcionalmente con la renta). La curva
Elasticidad precio y renta de la demanda de cigarrillos en más cercana al eje de abscisas, CC, corresponde a un CJFO
España OPSNBM que, a partir de un determinado nivel de renta,
Según la información facilitada por la Dirección de Planifica- se convierte en CJFOJOGFSJPS(la demanda se reduce al au-
ción Corporativa de Tabacalera, S.A., la función de demanda mentar la renta).
a medio plazo de cigarrillos en España para valores mensuales
es la siguiente:

%FNBOEB(Q) m p1SFDJP(P)  p3FOUB(Y) A
Bienes de lujo
Cantidad
demandada Bienes normales
Para calcular la elasticidad precio y la elasticidad renta de del bien
B
la demanda, partamos de los siguientes valores medios según Bienes de primera
necesidad
la tasa de 1986 para las tres variables relevantes: cantidad de-
mandada (ventas), 324,2 miles de cajetillas; precio de las caje-
tillas, 75,1 (u.m.), y renta, 130,6 unidades monetarias. A

Empleando las definiciones contenidas en el texto resulta
C
que: B Bienes inferiores
C
&MBTUJDJEBE ΔQ Y 
SFOUBEFMB  p  p =  
EFNBOEB 0 1.000 Renta del individuo
ΔY Q  

Según los resultados obtenidos, la demanda de cigarrillos Figura 4.5 - Tipología de bienes según la relación demanda-
en España es inelástica (–0,74), de forma que un aumento del
10 % en el precio provoca una disminución en la cantidad de-
renta: las curvas de Engel
mandada del 7,4 %. Por lo que respecta a la renta, el valor
La curva superior representa un bien normal de lujo, la inter-
de la elasticidad renta obtenido indica que los cigarrillos en
media un bien normal de primera necesidad, y la más cercana
España se consideran un bien de lujo, ya que la elasticidad
al eje de abscisas un bien normal que se convierte en inferior
renta de la demanda es mayor que 1. En concreto, y según los
a partir de una determinada renta.
datos presentados, un aumento del 10 % en la renta monetaria
origina un incremento del 10,5 % en la demanda mensual de
cigarrillos.
3 La representación gráfica de la relación entre la cantidad consumida de un
bien y la renta se denomina curva de Engel.
82 LA ELASTICIDAD Y SUS APLICACIONES

presas no pueden modificar sus instalaciones para producir
Economía española 4.2
una mayor cantidad, por lo que la cantidad ofrecida no será
&OMBUBCMBTFSFDPHFOMBTFMBTUJDJEBEFTQSFDJPZSFOUBQBSB muy sensible. A largo plazo, sin embargo, las empresas pue-
EJTUJOUPTUJQPTEFCJFOFTQBSBMBFDPOPNÎBFTQBÒPMB
den dotarse de instalaciones más amplias y construir nuevas
5JQPEFCJFOFT &MBTUJDJEBE &MBTUJDJEBE fábricas y así mismo pueden crearse nuevas empresas. Por ello,
QSFDJP SFOUB a largo plazo la cantidad ofrecida puede responder significa-
Alimentos y bebidas no tivamente a las variaciones del precio. Esta posibilidad ya fue
0,87 0,76
alcohólicas considerada al analizar el efecto del establecimiento de precios
Bebidas alcohólicas 1,03 0,88 máximos sobre los pisos en alquiler (véase Capítulo 3).

Energía para uso doméstico 0,53 0,86 &MDÃMDVMPEFMBFMBTUJDJEBEQSFDJPEFMBPGFSUB
Bienes no duraderos La elasticidad precio de la oferta se calcula dividiendo la
0,14 1,49
del hogar
variación porcentual de la cantidad ofrecida por la varia-
Transporte público 1,27 1,13 ción porcentual del precio. Así pues, dado que la curva de
oferta tiene pendiente positiva, la elasticidad de la oferta
Fuente: J. M. Labeaga y A. López, «Simulaciones de cambios en la es-
siempre es positiva. La elasticidad precio de la oferta se
tructura impositiva indirecta en España con un sistema de demanda
flexible», en Modelos Microeconómicos y Política Fiscal, M. Avellano, calcula como sigue:
Instituto de Estudios
7BSJBDJÓOQPSDFOUVBM
&MBTUJDJEBE EFMBDBOUJEBEPGSFDJEB
=
EFMBPGFSUB 7BSJBDJÓOQPSDFOUVBM
4.4 La elasticidad de la oferta EFMQSFDJP
La pendiente positiva de la curva de la oferta se debe a
que los productores ofrecen más de un bien cuando sube Así, si la elasticidad de la oferta es 0,8 esto significa que
el precio, tal como lo establece la ley de la oferta. Para al aumentar el precio de un bien un 1 % los productores
transformar esta afirmación cualitativa en otra cuantita- están dispuestos a aumentar su oferta en un 0,8 %. En tér-
tiva se debe recurrir de nuevo al concepto de elasticidad. minos generales diremos que:
El concepto de elasticidad que se ha aplicado a la curva de r La oferta es elástica cuando su elasticidad es mayor que
demanda también puede referirse a la curva de la oferta. la unidad, esto es, cuando la variación de la cantidad
ofrecida es porcentualmente superior a la del precio.
La FMBTUJDJEBE QSFDJP EF MB PGFSUB es la variación por- r La oferta es inelástica cuando su elasticidad es menor que
centual experimentada por la cantidad ofrecida de un la unidad, es decir, cuando la variación de la cantidad
bien cuando varía su precio un 1 %, manteniéndose ofrecida es porcentualmente inferior a la del precio.
constantes los demás factores que afectan a la canti- r La oferta tiene elasticidad unitaria cuando su elasticidad
dad ofrecida. es uno, o dicho de otro modo, cuando la variación de la
La elasticidad precio de la oferta de un bien está con- cantidad ofrecida es porcentualmente equivalente a la
dicionada por la flexibilidad de los vendedores para alterar del precio.
la cantidad que producen del bien. Por ejemplo, la oferta En la Figura 4.6 se recogen dos curvas de oferta, una
de pisos en primera línea de playa en una pequeña ciudad elástica y otra inelástica. Se dice que la PGFSUB FT FMÃTUJ-
turística es inelástica porque es casi imposible producir DBcuando su elasticidad es mayor que la unidad, esto es,
una mayor cantidad de apartamentos de estas caracterís- la variación de la cantidad ofrecida es porcentualmente
ticas. Por el contrario, otros bienes como las motocicletas superior a la del precio (Figura 4.6a). Dado que la elasti-
o los electrodomésticos tienen una oferta elástica porque cidad de la oferta mide cómo responden los productores
las empresas que los producen pueden incrementar la pro- a los cambios de la economía, cuanto más elástica sea la
ducción cuando sube el precio. La elasticidad precio de la oferta, más fácil resultará a los vendedores incrementar la
oferta depende de la flexibilidad de los vendedores para producción ante el aumento del precio.
alterar la cantidad que producen del bien. La PGFSUBFTJOFMÃTUJDBcuando la elasticidad es menor
Otro determinante de la elasticidad precio de la oferta es el que la unidad, es decir, cuando la variación de la canti-
periodo de tiempo examinado. La oferta normalmente es más dad ofrecida es porcentualmente inferior a la del precio
elástica a largo plazo que a corto plazo. A corto plazo las em- (Figura 4.6b).
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 83

a) Oferta elástica: la elasticidad es mayor que 1 (E 0 > 1) b) Oferta inelástica: la elasticidad es menor que 1 (E 0 < 1)

Precio (€) Precio (€)

Una subida 6 Una subida 6
Oferta Oferta
del precio del precio
del 18,2 %… 5 del 18,2 %… 5

0 110 210 Cantidad 0 110 120 Cantidad
… provoca un aumento de la cantidad … provoca un aumento de la cantidad
ofrecida del 62,5 % ofrecida del 0,8 %

Figura 4.6 - Curvas de oferta elástica e inelástica
La curva de la oferta es más o menos inclinada dependiendo de la elasticidad precio de la oferta. Las variaciones se han calculado
utilizando el punto medio.

-BFMBTUJDJEBEEFDVSWBTEFPGFSUBJTPFMÃTUJDBT La cantidad ofrecida no aumenta, independientemente
de cómo varíe el precio.
Hay tres tipos de curvas de oferta que se caracterizan por r La FMBTUJDJEBE QSFDJP EF MB PGFSUB VOJUBSJB cuando las
tener una elasticidad constante a lo largo de todo su traza- variaciones porcentuales de la cantidad y del precio son
do. En este sentido cabe hablar de: iguales (Figura 4.7b)
r La elasticidad de la oferta es cero cuando la curva de la r La elasticidad de la oferta es infinita cuando la curva de
oferta es totalmente inelástica o WFSUJDBM (Figura 4.7a). oferta es IPSJ[POUBM(Figura 4.7c).

a) b) c)

P P P
Oferta Oferta
totalmente completamente
inelástica elástica
(E0 = 0) (E0 = ∞ )

Oferta de
elasticidad
unitaria
(E0 = 1)

0 Q 0 Q 0 Q

Figura 4.7 - curvas de la oferta isoelásticas
a) La oferta totalmente inelástica, b) la oferta de elasticidad unitaria, y c) la oferta totalmente elástica.
84 LA ELASTICIDAD Y SUS APLICACIONES

RESUMEN
r La elasticidad precio de la demanda mide el grado en ciones de los precios de los bienes relacionados con él.
que la cantidad demandada responde a las variacio- Cuando su valor es positivo se trata de bienes sustituti-
nes del precio de mercado. Una función de demanda vos y, si es negativo, los bienes son complementarios.
es rígida, de elasticidad unitaria y elástica, según que r La elasticidad renta de la demanda mide la respuesta
una variación porcentual del precio produzca una va- de la demanda a los cambios de la renta. Los bienes
riación porcentual de la cantidad demandada menor, normales son aquellos cuya elasticidad renta es positi-
igual o mayor que aquella. va, mientras que los bienes inferiores tienen una elas-
r Conociendo la elasticidad precio de la demanda de un ticidad renta negativa. Según la elasticidad renta sea
bien podremos saber en qué sentido variará el ingreso mayor o menor que la unidad, los bienes se consideran
total cuando lo haga el precio. como de lujo o de primera necesidad.
r Entre los factores que determinan el valor de la elastici- r La elasticidad de la oferta mide la capacidad de reacción
dad precio de la demanda cabe destacar los siguientes: de los productos ante alteraciones en el precio, y se
1) naturaleza de las necesidades que satisface el bien; mide como la variación porcentual de la cantidad ofre-
2) disponibilidad de bienes que puedan sustituir al bien cida en respuesta a la variación porcentual del precio.
en cuestión; 3) porcentaje de renta gastada en el bien, y Los valores dependen de la característica del proceso
4) periodo de tiempo considerado. productivo, de la necesidad o no de emplear factores
r La elasticidad cruzada de la demanda mide la sensibi- específicos para la producción del bien y del plazo de
lidad de la cantidad demandada de un bien a las varia- tiempo considerado.

CONCEPTOS BÁSICOS
r Bien de lujo. r Elasticidad cruzada de la demanda.
r Bien de primera necesidad. r Elasticidad de la oferta.
r Bien inferior. r Elasticidad precio de la demanda.
r Bien normal. r Elasticidad promedio de la demanda.
r Bienes complementarios. r Elasticidad renta de la demanda.
r Bienes sustitutivos. r Ingreso total.
r Demanda elástica, inelástica y unitaria.

CUESTIONES PARA LA AUTOEVALUACIÓN
1. ¿Qué mide la elasticidad? 7. Cuando aumenta la renta de los consumidores de un
2. Diferencie entre elasticidad precio, elasticidad renta y país, ¿aumenta o disminuye la porción de renta gasta-
elasticidad cruzada. da en los bienes de primera necesidad?
3. ¿Por qué se toma la elasticidad precio de la demanda 8. ¿Cómo le ayuda a la empresa conocer la elasticidad
en valores absolutos? precio de la demanda y de la oferta del bien que ofrece
para tomar sus decisiones económicas?
4. ¿Qué factores influyen en la alta o baja elasticidad
precio de la demanda de un bien? 9. ¿En que se distinguen los bienes normales de los bie-
nes inferiores?
5. ¿Qué diferencia existe entre los bienes sustitutivos y
los complementarios? 10. ¿Entre qué valores oscila la elasticidad precio de la
demanda en el caso de una línea recta?
6. ¿Qué efecto tiene sobre el ingreso total el incremento
del precio de un bien cuya demanda precio es elástica?
¿Qué efecto tendría en otro en el que fuera inelástica?
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 85

EJERCICIOS Y APLICACIONES
1. Comente la siguiente afirmación: si la elasticidad de 5. Al disminuir el precio de un producto de 10 a 9 euros,
la demanda del bien QA con respecto al precio del la cantidad demandada aumenta de 400.000 unidades
bien QB es (4), ambos son inferiores. a 460.000.
2. Es cierto que la demanda de un bien suele ser tanto a) Calcule la elasticidad arco de la demanda si el pre-
más elástica cuantos más y mejores sustitutivos tenga cio aumentase en un 4 %.
el bien. b) En qué porcentaje se reduciría la cantidad deman-
3. Si al aumentar el precio de dos bienes en un euro, la dada.
cantidad demandada de la primera desciende en 600 c) ¿Aumentarán o disminuirán los ingresos de los
toneladas, mientras que la de la segunda lo hace en vendedores al incrementarse el precio? ¿Por qué?
solo 400 toneladas, podemos afirmar que la deman-
6. La cantidad demandada del bien QA disminuye un
da de la primera fruta es más elástica que la de la
1,2 % cuando el precio del bien QA disminuye un 6 %.
segunda.
Calcule la elasticidad cruzada y explique la relación
4. Si la elasticidad de la demanda con respecto al precio existente entre estos dos bienes.
es 4, al aumentar el precio en un 4 %, los ingresos de
7. Se sabe que la cantidad demandada del bien QA dis-
los productores:
minuye un 8 % cuando la renta se reduce un 4 % y
a) aumentarán, que aumenta un 4 % cuando el precio del bien QB
b) disminuirán, se incrementa un 10 %. Calcule las correspondientes
c) permanecerán constantes, elasticidades de la demanda del bien QA y determine
sus características.
d) alcanzarán un máximo.
IV. EL CONSUMIDOR Y LA DEMANDA
CAPÍTULO 5 LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR
5.1 La elección y la utilidad: una perspectiva histórica
5.2 La igualdad de las utilidades marginales de cada euro gastado en cada bien
5.3 La elección del consumidor: un enfoque alternativo
5.4 La paradoja del valor y el excedente del consumidor
Apéndice 5.A: La teoría de la elección del consumidor: el enfoque de las curvas de indiferencia
CAPÍTULO 5

LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR
La teoría del consumidor presentada en este capítulo ex- familias y además sus expectativas se volvieron muy som-
plica cómo los consumidores distribuyen su renta entre brías. Ante estas circunstancias el comportamiento lógico
los distintos bienes de forma que logran maximizar su es reducir el consumo, mucho más cuando además la crisis
utilidad. Las variables fundamentales que tiene en cuen- iniciada en 2007 es una crisis de sobreendeudamiento. En
ta el consumidor representativo que actúa racionalmente estas circunstancias lo racional es reducir el consumo y
son la renta, los precios de los bienes y los gustos o pre- aumentar el ahorro.
ferencias. Con la crisis no solo se redujo el nivel de consumo,
Cada país tiene sus propios hábitos de consumo con- también se modificaron los patrones de consumo. Como
figurando la cesta de consumo representativa. Este tipo la evidencia ha demostrado los consumidores españoles se
de decisiones de consumo no son inmutables sino que de- defendieron de la recesión optando en una mayor medida
penden de las circunstancias. Así, ante la crisis financiera que antes de la crisis por las promociones y las marcas
desencadenada a partir de 2007 los hogares españoles se blancas. Este comportamiento muestra la racionalidad
han replanteado sus decisiones de consumo reduciéndolo del consumidor representativo; al ver reducido su nivel de
de forma notable. Esta decisión es racional ya que la rece- renta reacciona reduciendo su consumo y buscando bienes
sión que siguió a la crisis redujo el empleo y la renta de las más baratos.

OBJETIVOS DEL CAPÍTULO INTRODUCCIÓN
r 1SFTFOUBSMBFWPMVDJÓOIJTUÓSJDBEFMDPODFQUPEFVUJMJEBE Cuando en cada Navidad vamos a comprar los regalos de
EFTEFVOBVUJMJEBEDBSEJOBMZNFEJCMFIBTUBVOBVUJMJEBE Reyes nos encontramos con miles de bienes que podría-
TJNQMFNFOUFPSEJOBM mos adquirir. Para hacer estas compras tendremos un pre-
supuesto más o menos acotado y lógicamente no podemos
r "OBMJ[BSFMDPODFQUPEFVUJMJEBENBSHJOBMZKVTUJàDBSTV comprar todo lo que deseamos. Por ello, a partir de la lista
EFDSFDJNJFOUP de personas a las que les vamos a hacer regalos, en función
de cuáles creemos que son sus gustos, los precios de los
r &YQMJDBSFMTFOUJEPEFMBMFZEFMBTVUJMJEBEFTNBSHJOBMFT diversos bienes y dados nuestros recursos, compraremos
QPOEFSBEBTDPNPGPSNBEFBMDBO[BSFMFRVJMJCSJPEFMDPO- los que mejor se ajustan a nuestros deseos.
TVNJEPS
El resultado de las decisiones de consumo que diariamen-
r 1SFTFOUBSFMDPODFQUPEFFGFDUPTVTUJUVDJÓOZSFMBDJPOBSMP te tomamos, a partir de nuestro escaso dinero y tiempo es lo
DPOMBMFZEFMBEFNBOEB que está detrás de las curvas de demanda y las elasticidades
que hemos analizado en los dos capítulos anteriores. En este
r "OBMJ[BSFMDPODFQUPEFMFGFDUPSFOUB capítulo ampliamos el análisis de la demanda y examinamos
r 6UJMJ[BSMBUFPSÎBEFMBVUJMJEBEQBSBFYQMJDBSMBQBSBEPKB los principios básicos de la elección y la conducta del consu-
EFMWBMPSZFYDFEFOUFEFMDPOTVNJEPS midor. La teoría de conducta del consumidor pretende expli-
car los principios que orientan a los individuos cuando de-
mandan bienes y servicios. Los patrones de comportamiento
observados en la demanda del mercado se explican por el
proceso de elección mediante el que los individuos buscan la
cesta de bienes de consumo más preferida.
90 LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR

5.1. La elección y la utilidad: una perspectiva las explicaciones del comportamiento del consumidor y
poder deducir la curva de demanda. No obstante, y a
histórica efectos didácticos, en este Capítulo presentamos los dos
enfoques de la utilidad.
Todos los individuos realizamos diariamente multitud de
decisiones de consumo: ¿Tomamos un autobús o un taxi?
¿Desayunamos café o té? ¿Compramos un ordenador per- 5FPSÎB EF MB VUJMJEBE PSEJOBM 4VQPOF RVF MB VUJMJEBE
sonal nuevo o nos conformamos con el antiguo? Al estu- OPFTNFEJCMFDBSEJOBMNFOUF TPMPFTQPTJCMFFTUBCMF-
diar la conducta de los consumidores lo que pretendemos DFSVOPSEFOEFQSJPSJEBEFT FOFMTFOUJEPEFRVFVOB
es entender los principios que orientan a los individuos TJUVBDJÓO FT QSFGFSJEB B PUSB  QFSP OP QPEFNPT EFDJS
cuando demandan bienes y servicios. DVÃOUPNÃT
Para explicar el comportamiento de los consumidores
podemos aceptar como punto de partida que los indivi- En la teoría moderna de la demanda, se acepta el prin-
duos, dados los precios y la renta de la que disponen, tien- cipio de la VUJMJEBEPSEJOBMy solo se examina la ordenación
den a elegir aquellos bienes y servicios que valoran más, de cestas de bienes en base a las preferencias. La utilidad
es decir, aquellos que les reportan una mayor utilidad o ordinal pregunta si, por ejemplo, se prefiere la cesta de bie-
satisfacción. Suponemos que los individuos maximizan su nes A, a la cesta de bienes B, pero no exige saber cuánto
utilidad, lo que implica que eligen el conjunto de bienes de se prefiere A a B. Partiendo de esas ordenaciones basadas
consumo que más prefieren. en las preferencias, se pueden establecer formalmente las
El concepto de VUJMJEBEpermitió, hace más de un siglo, propiedades generales de las curvas de demanda de los in-
que los economistas establecieran los análisis de los que dividuos y del mercado. La utilidad se considera como un
se deriva la curva de demanda. Permitió plantear nuevos instrumento conceptual que se utiliza en economía para
enfoques en el comportamiento del consumidor y propi- entender cómo los consumidores racionales distribuyen
ció una mejor explicación de los comportamientos de los sus recursos entre los distintos bienes y servicios de forma
consumidores. que logran maximizar su satisfacción (véase el Apéndice
de este capítulo).
-BVUJMJEBEFTFMTFOUJNJFOUPTVCKFUJWPEFQMBDFSPTBUJT-
GBDDJÓORVFVOBQFSTPOBFYQFSJNFOUBDPNPDPOTFDVFO- -BVUJMJEBEUPUBMZMBVUJMJEBENBSHJOBM
DJBEFDPOTVNJSVOCJFOPVOTFSWJDJP
Desde una perspectiva histórica ya se ha señalado que el
concepto de utilidad empleado era el de VUJMJEBEDBSEJOBM 
6UJMJEBEDBSEJOBMZVUJMJEBEPSEJOBM esto es, el de utilidad como una magnitud medible. Si la
Uno de los problemas a los que se enfrentaron los eco- utilidad se supone mensurable, se podrán hacer afirmacio-
nomistas fue la posibilidad de «medir» la utilidad. Unos nes del siguiente orden: la utilidad que obtengo al tomar-
centraron su atención en la medición de la utilidad y desa- me un helado de fresa es el doble de la que me reporta un
rrollaron la teoría de la VUJMJEBEDBSEJOBM helado de coco.
Para analizar las decisiones del consumidor, empece-
5FPSÎBEFMBVUJMJEBEDBSEJOBM5FPSÎBEFMBVUJMJEBERVF mos por describir la relación que existe entre las cantida-
TVQPOFRVFMBVUJMJEBEFTVOBNBHOJUVENFEJCMFDVBOUJ- des consumidas de un bien y la utilidad que proporcio-
UBUJWBNFOUF nan. Parece lógico suponer, y la experiencia así lo sugiere,
Otro grupo de autores pensaron que no era muy rea- que, a medida que aumenta la cantidad consumida de un
lista pensar que la utilidad era medible cuantitativamen- bien, digamos helado, aumenta la satisfacción o VUJMJEBE
te. Creyeron preferible desarrollar una teoría que solo UPUBMproporcionada por dicha cantidad. Así, en el Cua-
exija que se pueda comparar la utilidad que reporta el dro 5.1 y en la Figura 5.1a se observa que conforme au-
consumo de los bienes y conocer qué bienes reportan una menta la cantidad consumida, esto es, el número de litros
mayor utilidad que otros. Estos autores desarrollaron la de helado consumidos a la semana, aumenta la utilidad
teoría de la VUJMJEBEPSEJOBMEn la actualidad la mayoría total. Pero lo importante no es que aumente la utilidad
de los economistas rechazan el concepto de utilidad car- total al incrementarse la cantidad consumida sino ver a
dinal mensurable. Además, señalan que la medición o no que ritmo lo hace, lo que requiere introducir el concepto
de la utilidad no es importante para explicar la curva de de VUJMJEBE NBSHJOBM entendida como el aumento de la
demanda y el comportamiento del consumidor. Es sufi- utilidad total cuando aumenta la cantidad consumida de
ciente con suponer que la utilidad es ordinal para realizar helado (Cuadro 5.1).
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 91

La justificación de la forma de las curvas recogidas en las
Cuadro 5.1 - Utilidad total y marginal derivada del consumo figuras 5.1a y 5.1b descansa en los valores del Cuadro 5.1,
de helado que reflejan la evolución de la utilidad total y marginal, co-


 
lumnas (2) y (3), respectivamente, derivadas del consumo de
$BOUJEBEDPOTVNJEB 6UJMJEBEUPUBM 6UJMJEBENBSHJOBM 
distintas cantidades de helado. Como se recoge en el Cua-
EFIFMBEPBMBTFNBOB ÙUJMFT
ÙUJMFT
dro 5.1, el consumo del primer litro de helado a la semana
MJUSPT
reporta al consumidor 100 unidades de utilidad, que podía-
0 0 mos denominar «útiles», el segundo 80 «útiles» adicionales, el
1 100 100 tercero 60 «útiles» adicionales, y así sucesivamente. El hecho
2 180 80 de que la utilidad marginal disminuya conforme aumenta
la cantidad consumida de un bien es lo que se conoce como
3 240 60
la MFZEFMBVUJMJEBENBSHJOBMEFDSFDJFOUF que gráficamente
4 280 40
se representa en la Figura 5.1b, y refleja la idea natural de
5 300 20
que cuanto más consumimos de un bien, menos satisfacción
(*) La utilidad marginal aparece entre las otras dos filas para reflejar el adicional reporta cada nueva unidad del mismo.
hecho de que la utilidad marginal se deriva de la adquisición de una
unidad adicional. Aunque de las preferencias de los individuos por la ma-
yoría de los bienes parece coherente deducir el principio de la
6UJMJEBE NBSHJOBM -B TBUJTGBDDJÓO RVF VO JOEJWJEVP utilidad marginal decreciente, puede ocurrir que, en ocasio-
SFDJCF BM DPOTVNJS VOB VOJEBE BEJDJPOBM EF VO CJFO P nes, esto no sea así. Por ejemplo, en el caso de un coleccionista
TFSWJDJP cabe esperar que al aumentar la cantidad de un determinado
bien aumente su utilidad marginal. Estos casos, sin embar-
Como se señaló en el Capítulo 2, el término jNBSHJOBMv go, se consideran como anormales. Asimismo, cabe señalar
es un concepto clave en Economía y siempre significa algo que, si bien la utilidad marginal por lo general disminuye
adicional o extra. Por lo que respecta a la evolución de la conforme se incrementa el número de unidades consumidas,
utilidad, supongamos que, a medida que aumenta la canti- en determinadas circunstancias puede que con las primeras
dad consumida de un bien, el incremento de utilidad total unidades la utilidad marginal aumente. Así, por ejemplo,
que proporciona la última unidad es cada vez menor. En si se consume una cantidad de una determinada fruta que
términos gráficos esto se refleja en dos hechos: por un lado, se desconocía es probable que la segunda o tercera unidad
en que la curva de utilidad total, si bien crece, lo hace a un produzcan una mayor satisfacción que la primera, pero in-
ritmo decreciente (Figura 5.1a) y, por otro, en que la utili- discutiblemente a partir de un cierto momento el individuo
dad marginal es decreciente (Figura 5.1b y Cuadro 5.1). empezará a sentirse saciado y la utilidad disminuirá.

a) Útiles b) Útiles
Utilidad
300 total 120
110
250 100
90
200 80
70 Utilidad
150 60 marginal
50
100 40
30
50 20
10

0 1 2 3 4 5 0 1 2 3 4 5 6
Cantidad de helado Cantidad de helado

Figura 5.1 - Utilidad total y marginal
Aunque la utilidad total aumenta con el consumo (Figura a), los valores del Cuadro 4.1 muestran que lo hace a un ritmo decrecien-
te. Esto demuestra que la utilidad marginal decrece conforme aumenta la cantidad consumida del bien (Figura b).
92 LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR

5.2. La igualdad de las utilidades marginales de cada euro decrecimiento de la utilidad marginal, hará que la utilidad
marginal del último euro gastado en helado aumente y se
gastado en cada bien aproxime al nivel del otro bien, la limonada.
Solo cuando la utilidad marginal por euro gastado en li-
Utilizaremos la teoría de la utilidad para explicar la de-
monada y en helado es la misma (y en general para todos los
manda del consumidor y para comprender la naturaleza
bienes y servicios que se demanden), el consumidor obtiene la
de las curvas de demanda. La maximización de la utilidad
máxima satisfacción derivada de su limitada renta monetaria.
del consumidor requiere tener en cuenta dos hechos: en
Pero recuérdese que la utilidad marginal de un litro de limo-
primer lugar que el consumidor cuenta con una renta limi-
nada, que vale por ejemplo 1 euro, no es igual que la utilidad
tada, que debe asignar entre el consumo de muchos bienes,
marginal de un litro de helado, que cuesta 3 euros, sino que
y en segundo lugar que la satisfacción que le reportan al
las utilidades marginales divididas por el precio por unidad,
consumidor los distintos bienes es muy diferente, ya que
es decir, las utilidades marginales por el último euro gastado
depende de las preferencias o gustos de este.
en cada bien, deben ser todas iguales con objeto de que el
El consumidor que pretende maximizar la utilidad que consumidor alcance una asignación óptima. De esta forma
le producen las compras de los distintos bienes no debe es- la condición de equilibrio del consumidor puede expresarse
perar que la utilidad marginal que, por ejemplo, le reporte como el cociente de las utilidades marginales (UM) de los bie-
el último litro de limonada consumido sea la misma que la nes consumidos, que en el ejemplo que estamos considerando
utilidad marginal que le proporciona el último litro de he- son dos, limonada y helado, y los precios (P) de cada bien:
lado. Si el precio del helado es tres veces el de la limonada,
lo razonable será comprar helado hasta aquel punto en que UML UMH
este le proporcione al consumidor una utilidad marginal el = = … = UM QPSFVSPEFSFOUB
triple de utilidad marginal que le reporta la limonada. PL PH
Este razonamiento nos lleva al QSJODJQJPFRVJNBSHJOBM
[5.1]
según el cual el consumidor, para maximizar la utilidad
derivada de sus compras, distribuirá su consumo entre to- Donde con UML y UMH denotamos las utilidades
dos los bienes, de manera que cada bien le proporcione marginales de la limonada y del helado, respectivamente,
una utilidad marginal proporcional a su precio. En otras y PL y PH representan los precios de la limonada y del
palabras, el consumidor que cuenta con una renta mone- helado, respectivamente.
taria dada y se enfrenta a unos precios para los distintos De esta expresión se desprende que una combinación
bienes que están determinados por el mercado solo maxi- de bienes en la que no se cumpla que la utilidad marginal
mizará su utilidad si cada bien se demanda hasta el punto del último euro gastado en todos los bienes es la misma no
en el que la utilidad marginal del último euro gastado en será una combinación de equilibrio y, en consecuencia, no
él sea exactamente igual a la utilidad marginal del último maximizará la utilidad del consumidor. Así, si un bien de-
euro gastado en cualquier otro bien. terminado generase una utilidad marginal por euro gastado
mayor que el nivel común del resto de los bienes, el consumi-
&MQSJODJQJPFRVJNBSHJOBMPEFMBJHVBMEBEEFMBTVUJMJEB-
dor retiraría parte del dinero que destina a los otros bienes y
EFTNBSHJOBMFTQPSFVSPHBTUBEPFTUBCMFDFRVFDBEBCJFO
lo gastaría en ese bien. El consumidor actuaría así hasta que
TFEFNBOEBIBTUBFMQVOUPFORVFMBVUJMJEBENBSHJOBM
la ley del decrecimiento de la utilidad marginal hiciese que la
EFMÙMUJNPFVSPHBTUBEPFOÊMFTFYBDUBNFOUFJHVBMBMB
utilidad marginal por euro gastado en el bien en cuestión fue-
VUJMJEBENBSHJOBMEFMÙMUJNPFVSPHBTUBEPFODVBMRVJFS
se igual a la de los demás. Si, por el contrario, resultase que
PUSPCJFO
el consumo de algún bien generase una utilidad marginal por
euro gastado menor que el nivel común de los otros bienes,
4JHOJàDBEPFDPOÓNJDPEFMBJHVBMEBEEFMBTVUJMJEBEFT el consumidor reduciría el consumo de este bien hasta que la
NBSHJOBMFTQPSFVSPHBTUBEPFODBEBCJFO utilidad marginal del último euro gastado hubiese aumenta-
do y se situase en el nivel común del resto de los bienes.
Si, por ejemplo, en un momento dado, un individuo estu-
viese consumiendo limonada y helado, de tal modo que el La utilidad marginal común por euro de todos los bie-
último euro gastado en limonada aumentase más la utili- nes en la situación de equilibrio del consumidor se deno-
dad del individuo que el último euro gastado en helado, mina VUJMJEBENBSHJOBMEFMBSFOUB
este no estaría adoptando una decisión correcta. Si el con-
6UJMJEBENBSHJOBMEFMBSFOUB/PTEJDFMBVUJMJEBEBEJ-
sumo de helado le proporciona al consumidor menos uti-
DJPOBMRVFPCUFOESÎBFMDPOTVNJEPSTJEJTGSVUBTFEFMDPO-
lidad marginal por euro gastado que el consumo de limo-
TVNPRVFQFSNJUFVOFVSPBEJDJPOBMEFSFOUB
nada, comprará menos cantidad de helado, lo que, dado el
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 93

-BJODMJOBDJÓOEFDSFDJFOUFEFMBDVSWBEFEFNBOEB 5.3. La elección del consumidor: un enfoque
Utilizando el concepto de utilidad marginal y más con- alternativo
cretamente la regla fundamental de la conducta del con-
sumidor sintetizada en la ecuación [5.1] antes presentada, Un enfoque alternativo sobre la teoría de las decisiones del
podemos evidenciar por qué las curvas de demanda tienen consumidor, que no requiere medir cardinalmente la utili-
pendiente negativa. Si la utilidad marginal por euro gasta- dad, ni exige que la utilidad marginal sea decreciente, es el
do en todos los bienes consumidos permanece constante, que utiliza las «curvas de indiferencia» y se presenta en el
resulta que si por ejemplo el precio de la limonada aumen- Apéndice de este capítulo. Este enfoque puede racionali-
ta y si la cantidad consumida no se altera, la razón zar y explicar el comportamiento de los consumidores con
supuestos menos rígidos. Solo se requiere que el consumi-
UML dor sea capaz de ordenar las combinaciones de bienes de
forma consistente (que incluye la posibilidad de declarar-
PL se indiferente ante varias alternativas). Este enfoque logra
explicar la inclinación decreciente de la curva de deman-
será inferior a las utilidades marginales ponderadas de da, así como los factores que hacen que la elasticidad o
los demás bienes. En consecuencia, el consumidor reajus- sensibilidad de la cantidad demandada ante cambios en el
tará el consumo de limonada. En particular reducirá su precio sea grande o pequeña.
consumo, de forma que la UML aumentará hasta que, al El enfoque de las curvas de indiferencia le presta una
«nuevo» nivel de consumo, la «nueva» utilidad marginal especial atención al FGFDUPTVTUJUVDJÓO y al FGFDUPSFOUB de
del último euro gastado en limonada sea otra vez igual a la las variaciones de los precios (véase Capítulo 3).
utilidad marginal por euro gastado en los demás bienes.
&GFDUPTVTUJUVDJÓO
6OBTVCJEBEFMQSFDJPEFVOCJFOSFEVDFFMDPOTVNPEF
EJDIPCJFOQPSQBSUFEFMDPOTVNJEPS NJFOUSBTRVFVOB El FGFDUPTVTUJUVDJÓOhace referencia a que cuando el precio
EJTNJOVDJÓOMPBVNFOUB MPRVFOPTEJDFRVFMBDVSWBEF de un bien se incrementa, el consumidor tenderá a sustituir el
EFNBOEBUJFOFQFOEJFOUFOFHBUJWB bien que se ha encarecido por otros bienes, de forma que lo-
gre satisfacer sus deseos de la forma menos cara posible. Así,
por ejemplo, si el precio del petróleo se incrementa, los con-
Economía española 5.1 sumidores tenderán a utilizar más intensivamente otros tipos
de energía alternativos, tales como la eólica o la nuclear. En
El gasto en consumo de los hogares españoles general, los consumidores tienden a reorientar sus patrones
(precios corrientes, 2007) de consumo en función de los precios, sustituyendo los bienes
1. Alimentos y bebidas no alcohólicas 85.110 que se han encarecido por otros más baratos, procurando ob-
2. Bebidas alcohólicas, tabaco y narcóticos 17.191 tener un nivel dado de satisfacción al menor coste posible.
3. Artículos de vestir y calzado 34.804 Este efecto sustitución es el factor más significativo
para explicar la inclinación decreciente de la curva de de-
4. Vivienda, agua, electricidad, gas y otros
105.001 manda. Así, por ejemplo si el precio de las tarifas aéreas,
combustibles
gracias a las compañías de bajo coste, se reduce, perma-
5. Mobiliario, equipamiento del hogar y gastos neciendo inalterados los precios de los demás bienes, los
33.098
corrientes de conservación de la vivienda consumidores tenderán a demandar más viajes en avión,
6. Salud 21.384 lo que justificaría la inclinación decreciente de la curva de
7. Transporte 73.862 demanda de este tipo de servicios.
8. Comunicaciones 16.009
&MFGFDUPTVTUJUVDJÓOOPTEJDFRVFDVBOEPTVCFFMQSFDJP
9. Ocio, espectáculos y cultura 54.208 EF VO CJFO  MPT DPOTVNJEPSFT UJFOEFO B TVTUJUVJSMP QPS
10. Educación 8.643 PUSPTDPOFMàOEFPCUFOFSMBTBUJTGBDDJÓOEFTFBEBEFVOB
11. Hoteles, cafés y restaurantes 114.021 GPSNBNÃTCBSBUB
12. Otros bienes y servicios 60.274
(BTUPFODPOTVNPàOBMEFMPTIPHBSFT 593.117
&GFDUPSFOUB
(Fuente: INE, Contabilidad Nacional Española) Si suponemos que la renta monetaria permanece fija, una
alteración del precio, y más concretamente un aumento
94 LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR

del precio del petróleo, tal como estábamos considerando, otras variables, tal como los precios, permanecen constan-
equivale a una reducción de la renta real, esto es, de la tes. Los bienes con una elevada elasticidad renta, como
cantidad efectiva de bienes y servicios que la renta mone- por ejemplo los perfumes de alta calidad, son aquellos
taria puede adquirir. El FGFDUPSFOUBhace referencia a que cuya demanda aumenta rápidamente conforme la renta se
cuando los precios suben y la renta monetaria permanece incrementa. Por otro lado, los bienes de baja elasticidad
fija, la renta real de los consumidores se reduce y es pro- renta, como el pan o el tabaco, muestran una escasa sensi-
bable que adquieran una menor cantidad de casi todos los bilidad de la demanda cuando la renta se altera.
bienes, incluido el bien cuyo precio se ha incrementado. La actuación conjunta de los efectos sustitución y
El FGFDUPSFOUBrecoge el impacto que un cambio en el renta determina las características más significativas de
precio genera en la cantidad demandada de un bien debi- los distintos bienes, y en concreto de la curva de deman-
do al efecto de la alteración en la «renta real» del consu- da. En algunos casos la curva de demanda resultante es
midor. muy sensible a las variaciones del precio, esto es, tiene
una elasticidad elevada, lo que se deberá a que el con-
Por lo general, una disminución de la renta real provo- sumidor destina una elevada proporción de su renta a
ca una disminución en el consumo, de forma que el efec- la compra del bien en cuestión y porque existen sustitu-
to renta motivado por el aumento del precio de un bien tos fácilmente disponibles. En estos casos, tanto el efecto
normalmente reforzará el efecto sustitución en el sentido sustitución como el efecto renta serán significativos y la
de hacer que la curva de demanda tenga inclinación de- cantidad demandada responderá de forma acusada a la
creciente. variación del precio.
Una aproximación cuantitativa del efecto renta se ob- En el caso de bienes que representan una reducida
tiene a partir de la FMBTUJDJEBE SFOUB. Como ya se señaló proporción en el gasto total de los consumidores y que
(véase Epígrafe 4.3), la elasticidad renta se define como no existen sustitutos fácilmente disponibles, como la sal,
el cambio porcentual de la cantidad demandada dividido los efectos sustitución y renta son pequeños y la demanda
por el cambio porcentual en la renta, suponiendo que las tiende a ser poco sensible a alteraciones en el precio.

Ampliación 5.1 - El equilibrio del consumidor en el enfoque ordinal

Como se señala en el Apéndice de este capítulo, el enfoque en esos términos (los dados por la relación de sustitución,
ordinal de la utilidad permite determinar el equilibrio del 1/3), ya que acudiendo al mercado, según el precio relativo
consumidor cuando se logra igualar las preferencias del de ambos bienes, por dos litros de limonada se puede ad-
individuo, representadas por la relación de sustitución, quirir un litro de helado. Como en el mercado solamente
esto es, la relación a la que está dispuesto a intercambiar he tenido que renunciar a dos unidades de limonada, he
un bien por otro, con los precios relativos de los bienes. La obtenido la unidad de helado y me he quedado con una de
relación de sustitución entre, por ejemplo, helado y limo- limonada de las tres que estaba dispuesto a entregar.
nada nos dice a qué cantidad de esta última está dispuesto La disparidad entre mi valoración subjetiva del cambio
a renunciar el consumidor para aumentar su consumo de helado por limonada (la relación de sustitución) y la valo-
helado en una unidad, sin que por ello pase a una situa- ración objetiva (la que viene dada por el precio relativo de
ción peor (menos preferida) ni mejor (más preferida). mercado) permite pasar a una combinación de consumo
Por otro lado, la relación entre el precio de la limonada y mejor situada en mi orden de preferencias, ya que dispon-
el del helado nos indica de qué cantidad de helado necesita go de la misma cantidad de helado y de una unidad más de
desprenderse en el mercado para adquirir una unidad más limonada. Este hecho indica que cuando hay una dispari-
de limonada. Si, por ejemplo, estoy dispuesto a cambiar dad entre la valoración subjetiva y la de mercado, no se
tres unidades de limonada por una de helado (la relación está optimizando la utilidad. Esta solo se optimiza cuando
de sustitución es 1/3), mientras que en el mercado el hela- la relación marginal de sustitución entre los dos bienes es
do vale el doble que la limonada (la relación de precios es igual a la relación de precios de los mismos. (Véase Apén-
1/2), no sería sensato por mi parte realizar un intercambio dice 5.A.)
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 95

5.4. La paradoja del valor y el excedente ofreciera la oportunidad de comprar un litro de agua con
un diamante, podemos asegurar que haría el intercambio
del consumidor gustosamente, pues en esas condiciones la utilidad margi-
nal del agua será mayor que la del diamante.
En este apartado vamos a analizar dos aplicaciones de la
teoría de la utilidad. La primera trata de responder a la
siguiente pregunta: ¿por qué el agua, que es tan útil para El excedente del consumidor
la vida humana, tiene un precio tan bajo mientras que los La paradoja del agua y los diamantes evidencia el hecho
diamantes, que son muy poco necesarios, tienen un precio de que el valor monetario del gasto realizado en un bien,
tan alto? La segunda cuestión analiza la diferencia entre que se calcula multiplicando el precio por la cantidad,
la utilidad total de un bien y su valor total de mercado, puede ser un indicador no representativo de lo que aporta
dando lugar a lo que se conoce como el excedente del con- al bienestar, esto es, de lo útil que resulta para el individuo.
sumidor. Así, el valor económico medido del agua que utilizamos es
relativamente bajo, pero su utilidad, es decir, su contribu-
La paradoja del agua y los diamantes ción al bienestar, es elevadísima.
El concepto de utilidad marginal se puede emplear para Esta diferencia entre la utilidad total de un bien y su
aclarar la paradoja del valor, también conocida como la QB- valor total de mercado se denomina FYDFEFOUFEFMDPOTV-
SBEPKBEFMBHVBZMPTEJBNBOUFT¿cómo es que el precio de NJEPSy tiene su origen en que debido a la ley de la utilidad
los diamantes es mucho más elevado que el precio del agua, marginal decreciente, «recibimos más de lo que pagamos».
siendo el agua un bien que tiene una utilidad mayor? En esencia el excedente del consumidor aparece porque
pagamos la misma cantidad por cada unidad de los bie-
La resolución de esta paradoja se basa en la distinción
nes que compramos, desde la primera hasta la última, y,
entre utilidad total y utilidad marginal (Figura 5.1). La
sin embargo, según la ley del decrecimiento de la utilidad
utilidad total del agua es, en realidad, mucho mayor que
marginal, las primeras unidades valen más para nosotros
la de los diamantes. Pero el precio, como vimos al anali-
que las últimas, por lo que por cada una de las primeras
zar la ley de las utilidades marginales ponderadas, no está
relacionado directamente con la utilidad total, sino con la obtenemos un excedente de utilidad. El excedente del con-
utilidad marginal. Téngase en cuenta que los consumido- sumidor surge, por lo tanto, de que el precio del mercado
res continúan comprando un bien hasta que el cociente en- viene determinado por la utilidad marginal y no por la
tre su utilidad marginal y el precio es igual al de los otros utilidad total.
bienes. En el margen, el último litro de agua que bebemos
&MFYDFEFOUFEFMDPOTVNJEPSEFVOCJFOFTMBEJGFSFODJB
o que utilizamos para lavar el coche reporta una utilidad
FOUSF MB DBOUJEBE NÃYJNB RVF FTUF FTUBSÎB EJTQVFTUP B
muy reducida; sin embargo, el último (y quizá único) dia-
QBHBSQPSFMOÙNFSPEFVOJEBEFTEFMCJFORVFEFNBOEB
mante que compra una persona generalmente le reporta
ZMBDBOUJEBERVFSFBMNFOUFQBHBFOFMNFSDBEP&MFY-
una gran satisfacción. Por ello, no debe extrañarnos que,
DFEFOUFEFMDPOTVNJEPSFTMBEJGFSFODJBFOUSFMBVUJMJEBE
por lo general, los individuos estén dispuestos a pagar
UPUBMEFVOCJFOZTVWBMPSUPUBMEFNFSDBEP
unos precios más elevados por los diamantes adicionales
que por el agua adicional. Téngase en cuenta que el consumidor paga en el mer-
Lo que debe destacarse es que la utilidad total que re- cado el mismo precio por cada vaso agua y, además, el
porta a un individuo toda el agua que utiliza con toda se- precio que paga se corresponde con lo que vale la última
guridad es mayor que la utilidad total que le reportan los unidad consumida (el último vaso de agua). A partir de
diamantes. Pero es la utilidad marginal, y no la total, la este hecho, y basándose en el decrecimiento de la utilidad
que determina el precio que están dispuestos a pagar los marginal, todas las demás unidades resultan más valiosas
consumidores por los bienes. para el consumidor que la última y, en consecuencia, cada
una de ellas genera un excedente de utilidad.
$VBOUPNBZPSFTMBDBOUJEBEFYJTUFOUFEFVOCJFO NFOPS
FT FM EFTFP SFMBUJWP EF DPOTFHVJS VOB ÙMUJNB VOJEBE FO &MFYDFEFOUFEFMDPOTVNJEPSZMBEJTQPTJDJÓOBQBHBS
DVFTUJÓO
Otra forma de presentar el concepto de excedente del con-
Para confirmar lo señalado piense que un individuo sumidor es apelando a la EJTQPTJDJÓO B QBHBS entendida
que tiene una bolsa con diamantes se ha perdido en el de- como la máxima cantidad de dinero que un individuo está
sierto y se le han terminado sus provisiones de agua. Si a dispuesto a pagar por un determinado bien, y compararla
este individuo, que corre peligro de morirse de sed, se le con el precio efectivamente pagado en el mercado.
96 LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR

Pensemos en el caso de un individuo que tiene un sello que le concede mayor valor. Dado que el señor Montijano
valioso y decide venderlo. Para ello organiza una subasta estaría dispuesto a pagar 50 euros y lo ha obtenido por
entre un reducido número de coleccionistas. Los realmente 31, puede decirse que recibe un FYDFEFOUFEFMDPOTVNJEPS
interesados en el sello son particulares; los señores Bermú- de 19 euros, definido como la cantidad que un consumi-
dez, Castro y Montijano. En el Cuadro 5.2 se recogen las dor está dispuesto a pagar por un bien menos la que paga
cantidades máximas que estarían dispuestos a pagar cada realmente.
uno de los tres coleccionistas mencionados. Cualquiera
que sea el precio de salida, este subirá rápidamente hasta Cuadro 5.2 - Disposición a pagar
10 euros y la puja continuará hasta los 30 euros, punto en
que se detendrá, pues el señor Montijano, aunque estaría $PNQSBEPSFT $BOUJEBENÃYJNBBQBHBS FOFVSPT

dispuesto a pagar 50 euros, no tendría interés en ofrecer Sr. Montijano 50
mucho más de 30 euros. En esta situación, digamos que Sr. Castro 30
en 31 euros, los señores Castro y Bermúdez se retiran de
la puja y el señor Montijano consigue el sello, pues es el Sr. Bermúdez 20

Economía española 5.2
Recetas del consumidor para hacer frente a la crisis
-PTIPHBSFTCVTDBOQSPNPDJPOFTZNBSDBTCMBODBT eliminar gastos de peluquería, ropa o equipamiento del
La crisis económica arrecia y el patrón de sonsumo de los hogar. Los únicos pagos que eluden el ajuste son los des-
españoles empieza a adaptarse a las nuevas circunstan- tinados a la salud, los de luz o agua, los impuestos, los
cias. Con precios más altos y un mayor riesgo de perder seguros y la hipoteca.
el empleo, el encargado de la cesta de la compra adquie- En estas condiciones, no es de extrañar el creciente
re hoy menos productos, busca las promociones incluso auge de las marcas blancas: los productos de la propia
cambia de establecimiento en busca de ofertas. cadena de distribución suponen ya el 33 % de la cesta de
Un estudio presentado por la consultora de mercados la compra, cinco puntos más que hace solo tres años.
Nielsen recoge que la economía aparece como la princi- Un vez satisfechas las necesidades básicas, un 45 % de
pal preocupación para el 52 % de los españoles y el 77 % los ciudadanos asegura que ahorra (un 5 % más que en
afirma que «no es el momento adecuado para comprar 2007), lo que demuestra la creciente preocupación por el
cosas». En consecuencia, las familias adoptan patrones futuro inmediato. Según Nielsen, la confianza del consu-
de gasto «más racionales» y buscan el ahorro, llegando a midor español ha caído 19 puntos en un año.

Formas de ahorro utilizadas
&O
Comprar más promoción 47
Cambiar relación calidad precio 40
Cambiar a marcas de distribuidor 39
Ser cuidadoso al utilizar los ingredientes 37
Comprar menos productos caros 35
Comprar productos en promoción 33
Comparar precios 31
Cambiar a marcas menos caras 30
Comparar precios de diferentes tiendas 27
Bucar tiendas con productos menos caros 13
Extraido de 5 Días, 8 octubre 2008
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 97

&MFYDFEFOUFEFMDPOTVNJEPSZMBDVSWBEFMBEFNBOEB En consecuencia, del análisis de la Figura 5.2 se despren-
de que el consumidor ha pagado por 6 litros de helado un
El excedente del consumidor puede relacionarse directa-
total de 6 euros, pero, sin embargo, el valor total del helado
mente con las curvas de demanda de los consumidores.
consumido, según la curva de demanda (téngase en cuen-
Así, la Figura 5.2, deducida a partir de la curva de de-
ta que esta muestra la cantidad máxima que el consumidor
manda de helado de un individuo, recoge el concepto de
estará dispuesto a pagar por cada litro de helado que con-
excedente del consumidor. Para simplificar, la exposición
sume), es 27 euros. Esta cantidad se obtiene sumando la uti-
de la curva de demanda tiene forma escalonada, corres-
lidad marginal que reporta cada litro de helado (7 euros + 6
pondiendo cada uno de sus escalones a un litro de helado.
euros + ... + 2 euros). Por tanto, el excedente del consumidor
Si el precio de venta del helado es de 1 euro por litro, el
derivado del consumo de 6 litros de helado es de 21 euros (27
excedente del consumidor viene representado por el área
euros, que es el valor total –6 euros, que es lo pagado).
sombreada situada debajo de la curva de demanda y enci-
ma de la línea representativa del precio de mercado P. Si se analiza el excedente en el caso de una curva de de-
manda de mercado continua (Figura 5.3), se observa que
Como indica la curva de demanda, el consumidor va-
el consumidor alcanza el equilibrio cuando la diferencia
lora mucho el primer litro de helado: estaría dispuesto a
entre lo que estaría dispuesto a pagar por la última unidad
pagar 7 euros. Pero de hecho solo tiene que pagar 1 euro,
y lo que efectivamente paga por ella es cero1.
de forma que el consumidor obtiene un excedente de 6
euros. En el caso del segundo litro de helado la valoración
"QMJDBDJPOFTEFMFYDFEFOUFEFMDPOTVNJEPS
es algo menor y el consumidor solo estará dispuesto a pa-
gar 6 euros, por lo que, dado el precio uniforme de 1 euro/ El concepto del excedente del consumidor puede utilizarse
litro, el excedente es ahora de 5 euros. para colaborar en la evaluación de muchas decisiones del
Un argumento similar se puede emplear hasta llegar al sector público y en concreto cuando se pretenden llevar
séptimo litro de helado. Por este litro el consumidor tendría a cabo análisis DPTUFCFOFàDJP En este tipo de estudios se
que pagar 1 euro, pero solo lo valora en 0,5 euros, lo que im- trata de determinar los costes y los beneficios de ciertos
plica que no lo comprará. Esto nos permite afirmar que el proyectos o programas públicos.
equilibrio del consumidor se alcanza en el punto E, cuando aAsí, supongamos que el Ayuntamiento de una ciu-
consume 6 litros de helado y los paga a 1 euro/litro. dad está valorando la posibilidad de construir un puente
para conectar un barrio, actualmente separado del cen-
tro de la ciudad por un río, con lo que a los residentes
Precio 7
del helado de ambos márgenes que diariamente tienen que ir de un
en euros 6 lado a otro se les ahorrarían unos veinte kilómetros. Se
Curva de está pensando que el uso del puente sea gratuito, por lo
5 demanda de helado
que el Ayuntamiento no obtendría ningún ingreso. El
4 Excedente valor del proyecto municipal para los usuarios que dia-
del consumidor
3 riamente tienen que ir de un lado al otro residirá en el
2 tiempo ahorrado y en el coste en gasolina, si utilizan ve-
E hículo propio o en transporte público derivado de la me-
P= 1 P
0,5 D nor distancia que habría que recorrer. Supongamos que
0 1 2 3 4 5 6 7
mediante una serie de estudios y de encuestas entre los
Cantidad de helado
1 Para calcular el excedente del consumidor expresamos la función de de-
manda de forma inversa a como normalmente se escribe, esto es, figuran-
Figura 5.2 - Excedente del consumidor de un individuo do el precio como variable explicada: P = F (Q). Si el precio es P1(P1=1) y
el consumidor adquiere Q1 (Q1=1) unidades del bien Q, el gasto total será
Debido al carácter decreciente de la utilidad marginal, la satis- P1 Q1 euros. Si el área por debajo de la curva de demanda hasta el punto
facción que obtiene el consumidor excede a la cantidad que paga Q1 representa la suma de dinero que el consumidor está dispuesto a pagar
por Q1 del bien antes de carecer de él, el excedente del consumidor vendrá
por la cantidad consumida. Para el primer litro de helado el ex- dado por la diferencia entre lo que estaría dispuesto a pagar y lo que paga
cedente es 6 euros; para el segundo litro, 5 euros; en el caso de la en realidad. Analíticamente:
sexta unidad, el excedente es de 1 euro, lo que hace un total de 21 Q
euros. En términos gráficos el excedente del consumidor de un in-
dividuo viene representado por el área sombreada comprendida ∫ 0
F (Q) dQ – P1Q1

entre la curva de demanda y la línea del precio PP. En el caso de que la función de demanda fuese una línea recta como se
recoge en la Figura 5.3, el excedente vendría dado por el área de un triángu-
lo.
98 LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR

posibles usuarios se ha estimado que el número medio de
personas que utilizarían el puente sería de unas 15.000
y que el excedente del consumidor que cada individuo Precio
obtiene del puente es de 400 euros. Bajo estos supuestos, del helado
en euros
la construcción del puente logrará aumentar el bienestar
de los consumidores siempre que su coste sea inferior a 6
A
millones de euros (15.000 x 400 euros). 7

Estudios similares se suelen llevar a cabo cuando se pre- 6
tende decidir preservar o no determinadas áreas como re- 5
Curva de
servas o parques naturales o exigir a las empresas industria- 4 demanda
les la instalación de ciertos equipos anticontaminantes. Excedente
3 del
El concepto de excedente del consumidor también consumidor
2
hace referencia a los grandes privilegios de que disfrutan B E
los ciudadanos de las sociedades modernas. Disponer de 1 P
0,5 D
una amplia gama de bienes muy valiosos que pueden ad- 0 C
quirirse a precios relativamente bajos es algo que tiende
Cantidad de helado
a no valorarse. Lo que las sociedades modernas pueden
producir es fruto del conocimiento, de los procedimientos
y de la tecnología, que se han ido acumulando generación Figura 5.3 - El excedente del consumidor (curva de demanda lineal)
tras generación, así como de la cooperación entre muchas
La curva total bajo la curva de demanda (AECO) muestra
instituciones y empresas. Si a ello se le une el proceso de la utilidad total asociada al consumo de helado. El exceden-
globalización que estimula la producción en gran escala y te se obtiene restando a dicha área el coste del helado con-
bajos costes, se comprende que el precio que se paga en el sumido (BECO), de forma que el excedente resulta ser el
mercado por muchos bienes sea compatible con un exce- triángulo AEB.
dente del consumidor significativo.

Apéndice 5.A - LA TEORÍA DE LA ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR:
EL ENFOQUE DE LAS CURVAS DE INDIFERENCIA
En este Apéndice se presenta la teoría de la elección del precios que debe pagar para acceder al consumo de los
consumidor basada en el enfoque de las curvas de indi- distintos bienes. Si los bienes fuesen gratuitos, el proble-
ferencia. El objetivo es extraer las principales consecuen- ma del consumo se reduciría al agotamiento de los bienes
cias de la conducta del consumidor y comprender mejor el disponibles. En el análisis del comportamiento del consu-
comportamiento de la demanda. midor individual supondremos que este representa una
Los instrumentos de análisis que vamos a utilizar son fracción de la demanda del mercado lo suficientemente
básicamente dos: la SFTUSJDDJÓOQSFTVQVFTUBSJBque lógica- pequeña como para no influir sobre los precios, de forma
mente está presente en toda decisión de consumo ya que que estos le vienen impuestos por el mercado. Respecto a
siempre tenemos que ajustarnos a una renta disponibley la renta de un periodo, supondremos que se gasta en su
las DVSWBTEFJOEJGFSFODJB que representan las preferencias integridad en bienes y servicios de consumo. Así pues, la
del individuo. renta y los precios de los bienes limitan las combinaciones
posibles de bienes que puede comprar el individuo.

5.A.1 La restricción presupuestaria: -B SFTUSJDDJÓO QSFTVQVFTUBSJB FTQFDJàDB MBT DFTUBT EF
DPOTVNPRVFQVFEFDPNQSBSFMDPOTVNJEPS
lo que puede permitirse el consumidor
Las posibilidades de elección del individuo se ven restrin- La restricción presupuestaria establece que la suma de
gidas por diversos factores. Los más destacados son la dis- las cantidades gastadas en cada bien (precio x cantidad
ponibilidad limitada de recursos para el consumo, deter- de cada bien) es igual a la renta. En el caso de que solo se
minada en principio por su renta, y la existencia de unos compren dos bienes, helado y limonada, resultará que:
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 99

(BTUPFOIFMBEP HBTUPFOMJNPOBEBSFOUB FOFVSPT
Cuadro 5.A.1 - Consumos alternativos de limonada y helado
YFVSPTPLFVSPPHFVSPT 

[5.A.1]
$PNCJOBDJÓO -JNPOBEB )FMBEP
El Cuadro 5.A.1 muestra algunas de las combinaciones
(BTUPFO (BTUPFO
posibles de bienes que puede comprar el consumidor con $BOUJEBE $BOUJEBE
MJNPOBEB IFMBEP
su renta. Suponiendo que esta es de 100 euros, y que los
" 0 0 5 100
precios de la limonada y del helado son, respectivamente,
10 euros y 20 euros, cuanta mas limonada elija, mas gasta- B 4 40 3 60
rá en ella y menos le quedará para helado. La restricción $ 6 60 2 40
presupuestaria muestra, pues, que se puede consumir más % 8 80 1 20
de un bien a costa de consumir menos del otro. Dado que & 10 100 0 0
hay una disyuntiva y el consumidor no puede tener todo
(*) Y denota la renta del consumidor; PL el precio de la limonada; PH el
lo que desea de todos los bienes, existe un problema de precio del helado.
elección del consumidor.
La restricción presupuestaria también se puede ana- Las dos intersecciones con los ejes, los puntos A y E,
lizar mediante la SFDUBEFCBMBODFo MÎOFBEFQSFTVQVFTUP determinan la posición y pendiente de la recta de balance.
que muestra las combinaciones máximas de limonada y El punto A muestra la cantidad máxima de helado que
helado que puede comprar el consumidor, dada su renta se puede comprar con el presupuesto disponible, mientras
y los precios de los dos bienes (Figura 5.A.1). La recta que el punto E corresponde a aquella situación en la que
de balance se construye representando las diferentes ces- toda la renta se dedica a comprar limonada. Los puntos A
tas o combinaciones de consumo calculadas en el Cua- y E muestran, por tanto, el poder adquisitivo de la renta,
dro 5.A.1. a los precios vigentes, en términos de helado y limonada,

Helado Helado Helado
5 A A’
PL Y
QH = - QL + P 0L
4 PH PH A’
PH1 PL0 > P 1L
B PL Y1
3 QH = - QL +
A PH0 > PH1
A PH PH
C
2 PL YO P 1L
QH = - QL +
D PH PH P 0L PH0
1
(Y1 > YO) PH0
E
0 0 E E’ 0 E E’
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Limonada Limonada Limonada
a) b) c)

Figura 5.A.1 - Restricción presupuestaria
a) La recta de balance muestra el máximo gasto posible del consumidor en función de su renta. Se representa como una recta
decreciente con pendiente igual a la razón de precios o precio relativo, apareciendo el precio del bien situado en abscisas (la
limonada) en el numerador de la razón. En todo punto de la recta la combinación de bienes de posible consumo iguala la
renta del individuo.
b) Un aumento (o disminución) de la renta desplaza paralelamente la recta de balance. El mismo efecto se produce cuando los
precios de ambos bienes varían en la misma proporción.
c) La variación del precio de un solo bien hace que la recta de balance gire en torno a su origen en el eje del otro bien. En con-
creto, cuando el precio de la limonada se reduce PL0 > PL1, la recta de balance gira sobre las ordenadas en el origen, punto A,
hacia la derecha, pasando de AE a AE’. Si el precio del helado es el que se reduce el giro sería de EA a EA’.
100 LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR

respectivamente. La Figura 5.A.1 presenta, además, toda Si esta ecuación se presenta como normalmente se es-
una gama de combinaciones intermedias entre esos dos cribe la ecuación de una recta, resultará:
puntos extremos.
 
¿Cuántas unidades de limonada debe sacrificar el con- QH = = QH
sumidor para obtener una más de helado? La respuesta  
viene dada por la QFOEJFOUF de la recta de balance, que [5.A.4]
muestra a cuántas unidades de helado hay que renunciar
para adquirir una unidad adicional de limonada. Para des- Como puede observarse, la ecuación [5.A.4] es la forma
plazarse del punto E al D de la Figura 5.A.1a debe reducir analítica de la recta representada en la Figura 5.A.1a.
el consumo de limonada de 10 unidades a 8, mientras el La pendiente de la recta de balance es la razón cambia-
consumo de helado aumenta de 0 unidades a 1. Por tanto, da de signo entre los precios de la limonada y del helado, y
el consumidor tiene que sacrificar 2 unidades de limonada la ordenada en el origen denota la cantidad máxima que se
para poder comprar 1 de helado puede consumir de helado cuando toda la renta se destina
Obsérvese que esta disyuntiva es constante a lo largo a la adquisición de este bien.
de la renta de balance y ello se debe a que la pendiente
de la SFTUSJDDJÓOQSFTVQVFTUBSJBes constante, de forma que Economía española 5.A.1
renunciando a 2 unidades de limonada (a un precio de 10 &MDPOTVNPZMBDSJTJTàOBODJFSBJOUFSOBDJPOBM
euros por unidad) se ahorran 20 euros, que es el precio de
El consumo de los hogares españoles muestra una fuerte
una unidad adicional de helado.
sensibilidad a la evolución de la renta disponible, cayen-
do fuertemente con la entrada en recesión de la econo-
-B QFOEJFOUF EF MB SFDUB EF CBMBODF FT JHVBM BM QSFDJP
mía española.
SFMBUJWPEFMPTEPTCJFOFT
Consumo de los hogares españoles
La recta de balance, como una disyuntiva entre las canti-
dades máximas de las dos mercancías que el consumidor Consumo Renta disponible
puede comprar, destaca el papel de los precios, esto es, el 6,18
precio relativo. De hecho, la pendiente de la recta de ba- 6
5,00
lance es el cociente de los precios. Cuanto más alto es el
precio del helado en relación con el de la limonada mayor
es la cantidad de unidades de limonada a la que debemos 4
renunciar para comprar una unidad adicional de helado.

-B SFDUB EF CBMBODF NVFTUSB MBT DPNCJOBDJPOFT NÃYJ 2 1,88
NBTEFCJFOFTRVFFMDPOTVNJEPSQVFEFDPNQSBS EBEPT
MPTQSFDJPTRVFUJFOFRVFQBHBSZTVSFOUB
0,08
0

Analíticamente, la recta de balance se puede escribir
–0,97
como sigue:
96 97 98 98 00 01 02 03 04 05 06 07 08

Y = PL pQL + PH pQL Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).
[5.A.2]
donde Y denota la renta del consumidor, PL el precio -BDVSWBEFJOEJGFSFODJBMPRVFRVJFSFFMDPOTVNJEPS
de la limonada, QL la cantidad consumida de limonada, Consideremos un consumidor con una renta monetaria
PH el precio del helado y QH la cantidad consumida de determinada, que gasta íntegramente en el consumo de
helado. dos bienes, a unos precios determinados. Al consumidor
Dados los valores del Cuadro 5.A.1, la ecuación [5.A.2] se le plantea el problema de elegir entre varias alternati-
adoptará la siguiente forma: vas, y respecto a las mismas suponemos que es capaz de
decir si prefiere una determinada combinación a otra o si
FVSPTmFVSPTQL + FVSPTQH es indiferente entre una y otra. Supongamos que el consu-
midor se muestra indiferente entre diversas combinaciones
[5.A.3] de limonada y helado. Estas diversas combinaciones se re-
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 101

cogen en la Figura 5.A.2 y no son más que una muestra de De esta forma se configura el denominado TVQVFTUPEF
las posibles combinaciones. A la línea que une estas dis- JOTBDJBCJMJEBEo de no saturación que garantiza que el su-
tintas combinaciones se le denomina DVSWBEFJOEJGFSFODJB  jeto no se conformará con situaciones que no absorban
pues cada uno de sus puntos representa una combinación toda su renta.
distinta de los dos bienes citados ante las que el consumi-
dor se muestra indiferente. -BSFMBDJÓONBSHJOBMEFTVTUJUVDJÓO
6OBDVSWBEFJOEJGFSFODJBNVFTUSBFMDPOKVOUPEFDPN- Las curvas de indiferencia son convexas respecto al origen
CJOBDJPOFT EF FOUSF MBT RVF FT JOEJGFSFOUF FM DPOTVNJ-
de coordenadas, de forma que la pendiente de la curva se
EPS FOFMTFOUJEPEFRVFMFSFQPSUBOFMNJTNPOJWFMEF hace menos marcada a medida que vamos sustituyendo
VUJMJEBE helado por limonada. Esto es, conforme nos vamos des-
plazando desde la combinación a hacia la e, el individuo
El punto de partida a de la Figura 5.A.2 no es sino un se muestra cada vez menos dispuesto a sacrificar helado
punto escogido al azar, pero para cualquier otro podría- por limonada a medida que la cantidad de helado dismi-
mos obtener otra serie de combinaciones indiferentes y, nuye (Figura 5.A.2). Este resultado se deriva de la idea in-
por tanto, trazar otras curvas de indiferencia. tuitiva de diversificación en el consumo y de la experiencia
En la Figura 5.A.3, designadas por I1, I2, I3, se repre- práctica. Una forma equivalente de formular este punto es
sentan tres de las infinitas curvas de indiferencia que se enunciarlo como el principio del decrecimiento de la rela-
podrían trazar y que construyen el denominado NBQBEF ción marginal de sustitución.
DVSWBTEFJOEJGFSFODJB. El consumidor no altera su utilidad La SFMBDJÓONBSHJOBMEFTVTUJUVDJÓO 3.4 
entre un bien
cuando se mueve dentro de una cualquiera de esas cur- (limonada) y otro (helado) se define como la cantidad máxi-
vas, pero si se desplaza en dirección nordeste, esto es, si se ma del segundo (helado) a que está dispuesto a renunciar un
incrementan las cantidades consumidas de ambos bienes, consumidor, sin reducir con ello su utilidad, para aumentar
pasará de una curva a otra alcanzando niveles cada vez el consumo del primer bien (limonada) en una unidad.
más elevados de utilidad. En consecuencia, I3 representa
un nivel de satisfacción más alto que I2, e I2 mayor que %JTNJOVDJÓO BVNFOUP
EF
3FMBDJÓONBSHJOBM MBDBOUJEBEEFVOCJFO IFMBEP

I1. La justificación de este hecho radica en que entre dos
EFTVTUJUVDJÓO =
combinaciones siempre reportará al individuo una mayor H "VNFOUP EJTNJOVDJÓO 
EFMB
(RMS)L
satisfacción aquella combinación que contenga más de al- DBOUJEBEEFPUSPCJFO MJNPOBEB

guno de los bienes y no menos de ninguno de ellos.

Helado
3 Helado
a

2 b
I3 > I2 > I1

c
1 d C
e
B
A I3
I2
0 I1
1 2 3
Limonada 0 Limonada

Figura 5.A.2 - Curva de indiferencia
Una curva de indiferencia representa un conjunto de puntos, Figura 5.A.3 - Mapa de indiferencia
tal que cada uno es una combinación distinta de cantidades de
los dos bienes entre las que el consumidor no establece relacio- Cuanto más alejada del origen se encuentra una curva de indi-
nes de preferencia: son igualmente aceptables al proporcionar- ferencia, mayor es la preferencia del consumidor por las com-
le idéntica satisfacción. La adquisición de una mayor cantidad binaciones de bienes que la forman. Al conjunto de curvas de
de un bien se compensa con la renuncia a parte del otro. indiferencia se le denomina mapa de indiferencia.
102 LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR

La RMS viene representada gráficamente por la pen- La justificación intuitiva sería que, a medida que va-
diente en un punto (en valor absoluto) de la curva de indi- mos consumiendo más y más de un bien (limonada, por
ferencia. El decrecimiento de esta relación de sustitución ejemplo), normalmente estaremos dispuestos a renunciar
equivale a que la curva de indiferencia se va haciendo más a menos cantidad de otro bien (helado) para seguir acu-
plana a medida que nos deslizamos hacia la derecha, ad- mulando el primero (limonada), pues la diversidad en el
quiriendo la típica forma convexa. consumo se considera más razonable que la extrema con-
centración en uno o en pocos artículos.

Ampliación 5.A.1 - Formas alternativas de las curvas de indiferencia
En el texto analizamos el tipo normal de curvas de indi- cantidad de otro, el individuo permanece en la misma
ferencia. Según las preferencias, cabría considerar, sin em- curva de indiferencia.
bargo, los tipos de curvas de indiferencia recogidas en los c) El consumidor considera Q QFSKVEJDJBM  por ejemplo,
1
gráficos adjuntos: basura, y solo se manifestará indiferente cuando con
a) El consumidor considera ambos bienes como sVTUJUVUPT un mayor «consumo» de este mal se asocie con un ma-
QFSGFDUPT o, en otras palabras, como equivalentes. Por yor consumo del bien Q2, que puede ser, por ejemplo,
ejemplo, los bienes Q1 y Q2 son dos objetos que solo se comida.
diferencian en el color, y este se considera irrelevante d) El bien Q1 se considera neutral (o totalmente inútil)
para la necesidad que satisfacen. por un individuo cuando este se muestra indiferente
b) El consumo de bienes que son DPNQMFNFOUBSJPTQFSGFD- ante cualquier cantidad consumida.
UPT ha de realizarse en proporciones fijas. Cuando la e) Las curvas de indiferencia serían horizontales si el bien
cantidad de un bien permanece constante y aumenta la neutral fuese Q2.

a) b) c)
Q1 Q1 Q1

Bienes
sustitutivos Complementarios
perfectos perfectos Bien perjudicial Q1
y bien beneficioso Q2

Q2 Q2 Q2

d) e)
Q1 Q1

El bien Q2
El bien Q1 es neutral
es neutral

Q2 Q2
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 103

&MFRVJMJCSJPEFMDPOTVNJEPSFOFMFOGPRVFPSEJOBM
Tal como se señala en la Ampliación 5.A.1, el equilibrio Helado
del consumidor en el enfoque ordinal se alcanza cuando
A
la relación marginal de sustitución entre los dos bienes 7
consumidos se iguala a la relación de precios de los dos 6
bienes. B
5
F
-BFMFDDJÓOÓQUJNBEFMBTDBOUJEBEFTDPOTVNJEBTQPSFM 4
DPOTVNJEPSTFDBSBDUFSJ[BQPSMBJHVBMBDJÓOFOUSFMBSF- E
3
MBDJÓONBSHJOBMEFTVTUJUVDJÓOFOUSFEPTCJFOFTZFMQSF- I3
DJPSFMBUJWP 2 I2
D
Resulta, pues, que con la introducción del concepto de 1 I1
relación marginal de sustitución hemos logrado definir las C
características de la elección óptima del consumidor. Un 0 1 2 3 4 5 6
procedimiento más intuitivo para determinar el equilibrio Limonada
del consumidor es el que resulta de analizar conjuntamen-
te los dos instrumentos presentados, esto es, la restricción
presupuestaria o recta de balance y las curvas de indife- Figura 5.A.4 - Óptimo del consumidor
rencia, como elemento representativo de las preferencias o
gustos del consumidor. Ahora combinamos en un diagrama el mapa de indiferencia
y la restricción presupuestaria. En el punto de tangencia de
"OÃMJTJTDPOKVOUPEFMBSFTUSJDDJÓOQSFTVQVFTUBSJBZMBT la restricción presupuestaria y la curva de indiferencia I2,
el consumidor está maximizando su satisfacción sujeto a la
DVSWBTEFJOEJGFSFODJB restricción presupuestaria al alcanzar la curva de indiferen-
En términos de lo señalado anteriormente, la decisión óp- cia más elevada que le permite su renta fija. En este punto se
tima del consumidor puede formularse como sigue: el con- logra el equilibrio del consumidor, donde la relación margi-
sumidor estará en equilibrio cuando la relación marginal nal de sustitución es igual a la razón de precios.
de sustitución entre bienes iguale a la relación de precios.
La relación de sustitución entre bienes, por ejemplo, limo-
nada por helado, nos dice a qué cantidad de limonada está Tal como se muestra gráficamente (Figura 5.A.4), el
dispuesto a renunciar un consumidor para aumentar su consumidor se mueve a lo largo de su recta de balance
consumo de helado, sin que por ello pase a una situación hasta que alcanza el punto E. En esta combinación, la
peor (menos preferida) ni mejor (más preferida). La rela- línea de presupuesto es tangente a la curva de indife-
ción entre el precio de la limonada y el del helado indica rencia. Si las pendientes no fueran iguales, la primera
de qué cantidad de limonada necesita desprenderse en el cortaría a la segunda y el consumidor podría continuar
mercado para adquirir una unidad más de helado. su camino a lo largo de la recta AC hasta otra curva de
mayor utilidad.
Para determinar de forma intuitiva el equilibrio del
consumidor representamos gráficamente las curvas de
indiferencia y la restricción presupuestaria. El individuo &M FRVJMJCSJP EFM DPOTVNJEPS TF BMDBO[B DVBOEP MB SF-
estará interesado en consumir toda su renta, por lo que MBDJÓO NBSHJOBM EF TVTUJUVDJÓO EFM DPOTVNJEPS MB QFO-
buscará una combinación de limonada y helado que esté EJFOUFFOVOQVOUPEFMBDVSWBEFJOEJGFSFODJB 
FTJHVBMB
sobre la recta de balance y que a la vez le facilite la máxi- MBQFOEJFOUFEFMBSFTUSJDDJÓOQSFTVQVFTUBSJB FTUPFT BM
ma satisfacción. Esto se conseguirá cuando ese punto co- QSFDJPSFMBUJWP
rresponda a la curva de indiferencia que esté más arriba
y a la derecha de todas las que se puedan alcanzar. Esto -BEFEVDDJÓOEFMBDVSWBEFEFNBOEB
ocurrirá en términos de la Figura 5.A.4, en el punto E,
pues en puntos tales como B o D el consumidor se en- La curva de demanda de un bien muestra cómo responde
contrará en una curva de indiferencia más baja y en el F el consumidor a cambios en el precio del bien en cuestión.
no puede situarse, porque la renta de que dispone no se Vamos ahora, tomando como marco de referencia los con-
lo permite. ceptos introducidos en el análisis ordinal del consumidor,
a deducir la curva de demanda.
104 LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR

Supongamos que el consumidor dispone de una renta Para determinar el efecto sustitución debemos analizar
monetaria que es fija, que solo consume dos bienes, limo- cuál será la combinación elegida como consecuencia de
nada y helado, y que tiene lugar una reducción de precio un cambio en los precios relativos, pero permaneciendo la
de la limonada. Cuando esto ocurre, las preferencias de renta real inalterada.4.A.5 Efectos renta y sustitución
los consumidores no tienen por qué cambiar, pero sí lo En términos gráficos (Figura 5.A.5), este efecto se
hacen las posibilidades de elección, ya que, por un lado, puede representar mediante el movimiento a lo largo de
se altera la estructura de precios relativos y, por otro, se la curva de indiferencia I0 desde la posición inicial, E0,
modifica la renta real del consumidor. Téngase en cuenta hasta la posición H, punto en el que la pendiente de la
que cuando se reduce el precio de la limonada podemos curva de indiferencia inicial coincide con la nueva rela-
seguir comprando la misma cantidad de limonada y he- ción de precios. Esta posición se ha obtenido trazando
lado que antes, y todavía nos quedará algo de renta dis- una recta de balance A’C’, que siendo paralela a la recta
ponible. El efecto en la restricción presupuestaria de una de balance AC1, esto es, con los nuevos precios relativos,
alteración en los precios relativos aparece recogido en la «compensa» al consumidor por el incremento de renta
Figura 5.A.1c. real experimentado al reducirse el precio de la limonada
Dado, sin embargo, que ahora estamos interesados en en el sentido de que le permite alcanzar la misma curva
el efecto sobre la situación de equilibrio, vamos a cen- de indiferencia que en la posición de equilibrio inicial.
trarnos en la Figura 5.A.5: cuando el precio de la limo-
nada se reduce, la recta de balance gira desde la posición
AC0 hasta la AC1, pues si toda la renta la dedicáramos a Helado
A
consumir limonada, la cantidad que podríamos adquirir
sería mayor.
Para analizar el efecto de una reducción en el precio Óptimo incial
A’
de la limonada sobre la cantidad demandada vamos a
descomponerlo en dos partes. En primer lugar, aislare-
E0
mos el efecto de una alteración de los precios relativos,
es decir, de la pendiente de la recta de balance, y a este le E1 Número óptimo
H
llamaremos FGFDUPTVTUJUVDJÓO En segundo lugar, analiza-
remos el efecto de una alteración en la renta real, que se D
I1
concreta en un desplazamiento de la recta de balance, y I0
C0 C1
le llamamos efecto renta. Limonada
0 ES ER C’
ET
&GFDUPTVTUJUVDJÓO
La reducción del precio de la limonada altera el precio Figura 5.A.5 - Efectos renta y sustitución
relativo de la limonada en relación al helado. La limona-
da se hace, comparativamente, más barata en términos El efecto total (ET) de un cambio de precios es el cambio
de mercado. Si el consumidor racional se situaba en una total en la cantidad demandada al pasar el consumidor de un
posición en la que la valoración de mercado igualaba a equilibrio a otro, y puede descomponerse en dos: efecto renta
la valoración subjetiva (en términos de relación margi- y efecto sustitución.
nal de sustitución), ahora se encontrará con que, si no La variación en el precio se denota por la rotación de la
cambia su elección, estará en una situación en la cual su restricción presupuestaria. La figura adjunta presenta una
valoración subjetiva de la limonada (la cantidad de he- disminución del precio de la limonada.
lado a que está dispuesto a renunciar para obtener una El efecto sustitución (ES) se representa por el paso del
unidad adicional de limonada) supera el valor relativo punto de equilibrio (E0) a un punto imaginario (H) en la
de mercado. Por tanto, su elección anterior deja de satis- misma curva de indiferencia, obtenido como tangencia de
facer los requisitos del óptimo, y se pone en marcha la esta curva con una recta de balance «compensatoria» del in-
posibilidad de un reajuste que conduzca a una situación cremento de la renta real (A’C’).
preferida a la inicial. Concretamente, se abre la posibili- El efecto renta (ER) supone el paso de este punto imagi-
dad de obtener una mayor cantidad de limonada a pre- nario (H) al punto de tangencia de la nueva recta de balance
cios de mercado, con un sacrificio menor en términos de con la curva de indiferencia más elevada (E1). El efecto total
helado. (ET) es la suma de ambos, es decir, el paso de E0 a E1.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 105

&M FGFDUP TVTUJUVDJÓO EF VOB WBSJBDJÓO EF VO QSFDJP FT del bien. En el caso contrario, esto es, cuando se trate de
FMBKVTUFEFMBDBOUJEBEEFNBOEBEBFOSFTQVFTUBÙOJDB- un bien inferior, el efecto renta actuará en el sentido de
NFOUFBMBWBSJBDJÓOEFMQSFDJPSFMBUJWP EFGPSNBRVFFM asociar reducciones en el precio con disminuciones en la
DPOTVNJEPSTFUSBTMBEBBMPMBSHPEFVOBDVSWBEFJOEJ- cantidad demandada.
GFSFODJB EBEB B VO QVOUP RVF UJFOF VOB OVFWB SFMBDJÓO
NBSHJOBMEFTVTUJUVDJÓO &GFDUPUPUBM
El FGFDUPUPUBMde una reducción del precio de la limonada es
Así pues, el efecto sustitución recoge el paso de la posi-
el cambio total en la cantidad demandada y es el resultante
ción de equilibrio inicial, E0, a un punto imaginario, el H,
de la suma del efecto sustitución (motivado por un cambio
en el cual la recta de balance «compensada» es tangente a
en el precio relativo de la limonada) y el efecto renta (deriva-
la curva de indiferencia I0, y, en este sentido, refleja el efec-
do de la variación del poder adquisitivo o renta real).
to de una alteración «pura» de los precios relativos.
En términos de la Figura 5.A.5, el efecto total (ET )
Al sustituir en el consumo el bien que no se ha abara-
en la cantidad demandada de limonada, esto es, el paso
tado (el helado) por aquel cuyo precio se ha reducido (la
de E0 a E1, es igual a la suma del efecto sustitución (ES),
limonada), los consumidores tratan de obtener el máximo
paso de la posición E0 al punto imaginario H y el efecto
de satisfacción a partir del consumo de los bienes de la
renta (ER), paso desde el punto imaginario H a la posi-
forma más barata posible, dado que el nivel de renta per-
manece inalterado. ción final E1. Si el bien cuyo precio se altera es un bien
normal, tanto el efecto renta como el efecto sustitución
&GFDUPSFOUB se moverán en el mismo sentido, como en nuestro caso,
haciendo que la cantidad demandada de limonada au-
Al disminuir el precio de un bien, sin variar los de los mente al reducirse su precio. En otras palabras, en el caso
demás bienes, aumentan las combinaciones de bienes al- de que el bien cuyo precio se altera sea un bien normal, el
canzables con una renta dada. Cuando se reduce el pre- efecto renta y el efecto sustitución se reforzarán mutua-
cio de la limonada podemos seguir comprando la misma mente. Si el bien es inferior, el efecto renta y el efecto
cantidad de limonada y helado que antes, y todavía nos sustitución se contrarrestarán.
quedará algo de dinero (renta) disponible (concretamen-
te, lo que nos hayamos ahorrado al comprar la misma &MFGFDUPUPUBMFOFMDBTPEFMPTCJFOFTJOGFSJPSFT
cantidad de limonada a un precio inferior). La reducción
del precio de la limonada «libera» una cierta porción de Supongamos que el bien cuyo precio se ha alterado fuese
renta, y con ella se pueden comprar artículos de consumo un bien inferior, por ejemplo un vino común o de mala
adicionales. Así pues, el efecto renta refleja el ajuste de la calidad. En este caso, al reducirse el precio del vino y al
cantidad demandada ante la variación resultante del po- incrementarse la renta real del consumidor, la cantidad
der adquisitivo. En términos gráficos (Figura 5.A.5), el demandada de vino común se reducirá, ya que los bienes
efecto renta recoge el paso del punto imaginario H hasta inferiores se caracterizan precisamente porque la elastici-
la nueva posición final de equilibrio, la E1, como con- dad renta de la demanda es negativa, es decir, incrementos
secuencia de un desplazamiento de la recta de balance en la renta se corresponden con reducciones en la cantidad
desde A’C’ hasta AC1. La nueva posición de equilibrio se demandada.
alcanza en el punto de tangencia de la recta de balance Resulta, por tanto, que en el caso de los bienes inferiores,
AC1. y la curva de indiferencia I1. los efectos sustitución y renta no actúan en el mismo sen-
tido. Así, el efecto sustitución derivado de la reducción del
&MFGFDUPSFOUBEFMBWBSJBDJÓOEFVOQSFDJPFTMBQPSDJÓO precio del vino común nos dice que la cantidad consumida
EFMBKVTUFEFMBDBOUJEBEEFNBOEBEBEFSJWBEBEFMBWB- de vino común se incrementará, ya que este se ha abaratado
SJBDJÓO EF MB SFOUB SFBM  RVF USBTMBEB BM DPOTVNJEPS B relativamente. En el caso del efecto renta, sin embargo, al
VOBDVSWBEFJOEJGFSFODJBNÃTBMUBPNÃTCBKB ser un bien inferior, la cantidad demandada se reducirá al
incrementarse la renta real. Así pues, ambos efectos actúan
En la medida en que al reducirse el precio de la limo- de forma contrapuesta y, para analizar el sentido del efecto
nada, o de cualquier otro bien, el aumento de la renta total de una reducción en el precio del vino común sobre la
«real», en el sentido de mayor poder adquisitivo, redun- cantidad demandada, hay que analizar comparativamente
de en un incremento del consumo, se habla de un efecto el efecto renta y el efecto sustitución.
renta de signo normal; es decir, una disminución del pre- Prácticamente en todas las ocasiones, el efecto sus-
cio conduce a un incremento en la cantidad demandada titución superará al efecto renta, de forma que el efecto
106 LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR

total reflejará el hecho de que al reducirse el precio de la Giffen, esto es, bienes con curvas de demanda con pen-
cantidad demandada se incrementará, aunque se trate de diente positiva, pues la mayoría de los bienes representan
un bien inferior. En otras palabras, la curva de demanda solo una pequeña parte del presupuesto de gasto de los
tendrá inclinación negativa de forma genérica, aunque se consumidores, por lo que la incidencia de las variaciones
trate de bienes inferiores. de los precios en las rentas reales de los consumidores no
Solo en aquellos casos rarísimos en los que, además de es grande. Además, no es probable que existan bienes in-
tratarse de un bien inferior, el gasto en el mismo represente feriores cuya cantidad demandada sea muy sensible a las
un porcentaje muy elevado del total del gasto familiar, de variaciones de la renta. Por ello, podemos afirmar que, en
forma que un cambio en el precio conlleve una alteración la práctica, la ley de la demanda también se cumple en el
muy apreciable de la renta real, el efecto renta podría com- caso de los bienes inferiores, incluso aunque la teoría de
pensar al efecto sustitución y hacer que cuando, por ejem- la conducta del consumidor no lo exija.
plo, se reduce el precio de un bien, la cantidad demandada
del mismo aumente. Solo para este tipo de bienes, que en -BDVSWBEFEFNBOEB
la literatura económica se conocen como CJFOFT(JGGFO es A partir del análisis del equilibrio del consumidor se de-
cuando no se cumple la ley de la demanda, ya que la curva duce la curva de demanda y, en consecuencia, se ofrece
de demanda sería ascendente. una justificación de la ley de la demanda, según la cual,
cuando tienen lugar disminuciones (aumentos) en el pre-
6OCJFO(JGGFOFTBRVFMCJFOJOGFSJPSQBSBFMRVFTFDVN- cio de un bien, la cantidad demandada se verá incremen-
QMFRVFFMWBMPSBCTPMVUPEFMFGFDUPSFOUBTVQFSBFMWBMPS tada (disminuida).
BCTPMVUPEFMFGFDUPTVTUJUVDJÓO
Gráficamente, podemos ver cómo se deriva la relación
entre la demanda de un bien y el precio a partir de una
y&YJTUFOMPTCJFOFT(JGGFO situación de equilibrio inicial E0 (Figura 5.A.6). Supon-
La denominación de bienes Giffen les fue otorgada en ho- gamos que el precio de la limonada es de 10 euros/litro
nor del economista británico sir Robert Giffen, del cual y permanecen constantes las demás variables, esto es, la
se dice que en el siglo XIX sugirió la posibilidad de que la renta, el precio del helado y las preferencias del consu-
curva de demanda de las patatas en Irlanda hubiera teni- midor, definidas por las curvas de indiferencia. Suponga-
do una pendiente positiva. Según esta tradición, Robert mos que se reduce el precio de la limonada, inicialmente
Giffen observó que en 1846, debido a una mala cosecha, hasta el nivel de 9 euros/litro y, posteriormente, a 8 euros/
la población pasó mucha hambre, resultando además litro. Estos cambios en el precio se traducen en cambios
que las patatas constituían una gran parte de la dieta de de la recta de balance, que va rotando hacia la derecha
la familia media irlandesa. Debido a la escasez, el precio (Figura 5.A.6).
de las patatas, que era un bien inferior en Irlanda, expe- Si toda la renta se gasta en limonada, el consumidor
rimentó una brusca subida. Ante una subida del precio, podrá comprar ahora una mayor cantidad. Como se ha
la renta real de los irlandeses experimentó una reducción supuesto que ni el precio del helado ni la renta se alteran,
apreciable y la familia media irlandesa que consumía un la nueva recta de balance seguirá partiendo del punto A,
poco de carne y muchas patatas pudo verse obligada a de forma que una reducción en el precio de la limonada
renunciar a consumir la poca carne que incluía en su die- supondrá un giro de la recta de balance en sentido con-
ta y a comprar más patatas, aunque el precio de estas trario a las agujas del reloj. Esto es, partiendo de AC0, las
hubiese subido. nuevas rectas de balance serán AC1, AC2.
Es decir, el aumento del precio de las patatas hizo a los En las nuevas rectas de balance, el consumidor en-
irlandeses más dependientes de estas, pues su empobre- cuentra su equilibrio en los puntos E1 y E2. En la combi-
cimiento les forzó a consumir más patatas que antes. En nación E1 el consumidor adquiere una mayor cantidad
estas circunstancias, técnicamente diríamos que el efecto de limonada que en E0, como consecuencia de que su
sustitución fue contrarrestado por el efecto renta de las precio se ha abaratado relativamente al del helado y del
patatas, que era un bien inferior, en el sentido de que el aumento de la renta real. Lo mismo ocurre en la combi-
consumo aumentó cuando la renta real se redujo. nación E2.
Respecto a esta curiosidad teórica deben formularse En el gráfico aparece la DVSWBQSFDJPDPOTVNP la cual
dos precisiones: en primer lugar, que a pesar de las nu- pasa por todos los puntos de equilibrio (E0, E1, E2), y es
merosas investigaciones realizadas no se ha podido de- equivalente a la curva de demanda. Si los puntos E0, E1
mostrar que Giffen en realidad hiciese esa sugerencia y, y E2 los trasladáramos del espacio (sistema de coordena-
en segundo lugar, que en el mundo real no existen bienes das) de los bienes, al formado por el precio y la cantidad
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 107

demandada de limonada, resultaría que tendríamos tres
puntos de la curva de demanda de limonada. A cada pre- Cuadro 5.A.2 - Tabla de la demanda *
cio le correspondería una cantidad de limonada distinta, 1SFDJPEFMBMJNPOBEB $BOUJEBEEFNBOEBEB
que el consumidor estará dispuesto a comprar. De esta FVSPTMJUSP 
EFMJNPOBEB MJUSPT

manera se determinaría una tabla o curva de demanda. 10 1
Esta forma de deducir la curva de demanda pone de ma-
9 2
nifiesto que dicha curva representa las cantidades que
maximizan la utilidad del consumidor a cada precio, de 8 3
manera que todos los puntos de la curva de demanda son * Para el caso analizado en la Figura 5.A.6.
puntos de equilibrio del consumidor.

a) b)
Helado A

Curva precio-consumo Precio de la
limonada
0
1 2 10
0
1
9
2
Curva de
8 demanda

I2
PL = 10 L= 8
I1
C0 C1 L= 9 C2 I0
0 1 2 3 Limonada 0 1 2 3 Limonada

Figura 5.A.6 - Curva de precio-consumo y curva de demanda
La curva de precio-consumo es el lugar geométrico de las combinaciones de equilibrio que se producen al variar la relación
de precios, cuando la renta es constante, sin que podamos afirmar nada a priori sobre su pendiente. Si la curva precio-
consumo la trasladamos al espacio formado por el precio y la cantidad demandada de limonada, obtenemos la curva de
demanda.

Ampliación 5.A.2 - La disyuntiva entre trabajo y ocio y la pendiente de la curva de oferta de trabajo
El análisis de las curvas de indiferencia puede utilizarse La Figura 5.A.7 muestra la restricción presupuestaria
para estudiar cómo un trabajador decide repartir su tiem- de Yago. Si dedica las 16 horas disponibles al ocio, no
po entre trabajo y ocio y consecuentemente para justificar tendrá posibilidad de realizar ningún consumo, lo que
la pendiente de la curva de oferta de trabajo. gráficamente se representa por el punto A de la recta
Consideremos que la decisión sobre ocio o trabajo la de balance. Alternativamente, si las 16 horas las dedica
tiene que tomar Yago, consultor informático, por cuenta a trabajar no disfrutará de ninguna hora de ocio pero
propia. Supongamos que duerme una media de 8 horas al podrá realizar consumo por valor de 480 euros (16 ho-
día de forma que le quedarán 16 horas para dedicarlas a ras x 30 euros la hora). Esta posibilidad se corresponde-
trabajar o a ocio. Si por sus servicios de consultor cobra ría con el punto B de la recta de balance. Si su jornada
un salario de 30 euros a la hora, este será el coste de opor- laboral media fuese de 8 horas de trabajo al día y dedi-
tunidad de dedicar una hora al ocio. case otras 8 horas al ocio se situaría en el punto E de su
108 LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR

recta de balance. En la Figura 5.A.7 también se recogen desde RP1 a RP2, hasta alcanzar un máximo de consu-
las preferencias de Yago entre ocio y trabajo mediante mo de 640 euros (16 horas x 40 euros = 640 euros). Este
unas curvas de indiferencia. En este caso los dos «bienes» resultado se debe a que al aumentar el salario se obtiene
entre los que se puede elegir son el consumo y el ocio. más consumo por cada hora de ocio a la que se renuncia.
Yago preferirá más ocio y más consumo, lo que equivale La distinta respuesta en términos de ocio y consumo,
a decir que prefiere los puntos situados en las curvas de observada en los paneles a y b de la Figura 5.A.8, se
indiferencia más altas a los puntos situados en las curvas explica por las preferencias representadas por las curvas
más bajas. Para un salario de 30 euros a la hora y un de indiferencia. Como puede observarse en ambos casos
total de 16 horas disponibles, elige una combinación de el consumo aumenta, pero, sin embargo, la respuesta del
consumo y ocio representada por el punto de tangencia ocio a la variación del salario es diferente. En el panel a
con la recta de balance, punto E. Esta es la combinación Yago responde al aumento del salario disfrutando de
de equilibrio y en el gráfico coincide con dedicar 8 horas menos ocio, mientras que en el panel b) opta por disfru-
al trabajo y 8 horas al ocio. Es el punto de la restricción tar de más ocio.
presupuestaria que se encuentra en la curva más alta po-
El hecho a destacar es que Yago, BMFMFHJSFOUSFPDJPZ
sible, la I2.
DPOTVNPEFUFSNJOBTVPGFSUBEFUSBCBKPDVBOUPNBZPSFT
FMPDJPEFRVFEJTGSVUB NFOPTUJFNQPMFRVFEBQBSBUSBCB-
KBS Cada panel de la derecha de la Figura 5.A.8 recoge
la curva de oferta de trabajo que se infiere de la decisión
Consumo
(€) de Yago. En el panel a, un aumento del salario le induce
a trabajar más, de forma que la curva de oferta tiene
480 B pendiente positiva; mientras que en el panel b, un incre-
Restricción
presupuestaria mento del salario hace que Yago disfrute de más ocio y
trabaje menos, por lo que la curva de oferta de trabajo
muestra pendiente negativa («se vuelve hacia atrás»).
E La explicación de la «vuelta hacia atrás» de la curva
240 (Equilibrio) de oferta de trabajo se obtiene examinando el efecto sus-
I3
titución y el efecto renta de un aumento del salario. Se-
I2 Curvas de
D indiferencia gún el efecto sustitución, cuando sube el salario, el ocio
I1 resulta más costoso en relación con el consumo, lo que
A lleva a sustituir ocio por consumo. El efecto sustitución
0 8 16 Horas diarias induce a Yago a trabajar más como respuesta al aumen-
de ocio to del salario, lo que tiende a que la curva de oferta de
trabajo tenga pendiente positiva. Para analizar el efec-
to renta, téngase en cuenta que una subida del salario
Figura 5.A.7 - La elección ocio-consumo hace que Yago se traslade a una curva de indiferencia
más alta, pues su renta real se ha incrementado. En la
La disyuntiva entre el trabajo y el ocio viene dada por las 16
horas disponibles para distribuir entre trabajo y ocio y por el
medida que el consumo y el ocio sean bienes normales el
salario de 30 euros a la hora. Las curvas de indiferencia mues- aumento de la renta real hará que desee disfrutar tanto
tran las preferencias entre trabajo y ocio. de más consumo como de un mayor tiempo de ocio. En
otras palabras, el efecto renta induce a trabajar menos,
lo que tiende a hacer que la curva de oferta de trabajo se
Para poder formular alguna inferencia sobre la pen- «vuelva hacia atrás». Consecuentemente, una subida del
diente de la curva de oferta supongamos que el salario salario inducirá a Yago a trabajar más si el efecto sus-
de Yago sube de 30 euros a la hora a 40 euros. En la Fi- titución es mayor que el efecto renta o a trabajar menos
gura 5.A.8 se recogen dos resultados posibles. En ambos si el efecto sustitución es menor que el efecto renta. Por
casos la restricción presupuestaria (RP), representada tanto la curva de oferta de trabajo puede tener pendiente
por el gráfico de la izquierda, se desplaza hacia arriba positiva o negativa.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 109

a) Dadas estas preferencias: ante un aumento de salario … … la curva de oferta de trabajo presenta pendiente positiva

Consumo Salario
(€) (€)
640 RP2

Oferta
RP1 de trabajo
480
E’2
E2

E’1
E1

I2

I1

0 16 Horas de ocio 0 Horas ofrecidas
de trabajo
… las horas de ocio disminuyen … … y las horas de trabajo aumentan.

b) Dadas estas preferencias: ante un aumento de salario … … la curva de oferta de trabajo se vuelve hacia atrás

Consumo Salario
(€) (€)
640 RP2

RP1
480
E’2
Oferta
de trabajo
E2
E’1
E1

I2
I1

0 16 Horas de ocio 0 Horas ofrecidas
de trabajo
…las horas de ocio aumentan … … y las horas de trabajo disminuyen.

Figura 5.A.8 - La elección ocio-consumo y la curva de oferta de trabajo
Ante una subida del salario, la oferta de trabajo puede aumentar (panel a) o disminuir (panel b).
110 LA DEMANDA Y EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR

RESUMEN
r El estudio de la utilidad se puede realizar siguiendo el r El excedente del consumidor de un bien es la diferencia
enfoque de la teoría de la utilidad cardinal, que supo- entre la cantidad máxima que este estaría dispuesto a
ne que esta es cuantificable, o el de la utilidad ordinal, pagar por el número de unidades del bien que demanda
que solo requiere que el consumidor pueda ordenar sus y la cantidad que realmente paga en el mercado.
preferencias de forma consistente. r Las posibilidades de elección del consumidor se ven
r La teoría de la utilidad cardinal, establece que la uti- restringidas por la renta y los precios. La restricción
lidad marginal es decreciente, esto es, que la utilidad presupuestaria, o recta de balance nos dice que la suma
que reporta al consumidor la última unidad consumida de las cantidades gastadas en cada bien es igual a la
disminuye conforme aumenta la cantidad consumida renta. Las combinaciones de dos bienes que propor-
del bien. cionan la misma satisfacción pueden representarse me-
diante una curva de indiferencia (véase Apéndice).
r La ley de las utilidades marginales ponderadas señala
que la contribución a la satisfacción del sujeto, debi- r Las curvas de indiferencia son convexas hacia el origen
da a la última unidad monetaria gastada en cada bien, de coordenadas, en virtud del principio de la disminu-
debe ser la misma. ción de la relación marginal de sustitución, que dice: al
aumentar la cantidad poseída de un bien, disminuye su
r El enfoque de la utilidad ordinal solo exige que el con-
relación de sustitución (véase Apéndice).
sumidor sea capaz de ordenar las combinaciones de
bienes en un orden de preferencias. Las preferencias, o r El consumidor estará en equilibrio cuando la relación
gustos de los consumidores, deben permitirle comparar marginal de sustitución entre bienes iguale a la relación
las diversas alternativas expresando su preferencia o su de precios. El cambio en el precio de un bien genera dos
indiferencia de forma consistente. tipos de efecto. El efecto renta, que recoge el hecho de
que cuando, por ejemplo, disminuye el precio de un bien
r El efecto sustitución establece que cuando sube el pre- se «libera» una porción de dinero, de forma que esta ma-
cio de un bien, los consumidores tienden a sustituirlo yor renta real, en el sentido de mayor poder adquisitivo,
por otros con el fin de obtener la satisfacción deseada redunda en un incremento del consumo del propio bien,
de una forma más barata. en caso de que este sea normal. El efecto sustitución re-
r El efecto renta recoge el impacto que un cambio en el coge la incidencia de un cambio en los precios relativos
precio tiene sobre la cantidad demandada debido a la de los bienes. La curva de demanda se obtiene trasladan-
alteración de la renta real. do la curva precio-consumo (véase Apéndice ).

CONCEPTOS BÁSICOS
r Curva de indiferencia. r Pendiente de la recta de balance.
r Efecto renta. r Recta de balance.
r Efecto sustitución. r Relación marginal de sustitución.
r Excedente del consumidor. r Utilidad cardinal.
r Ley de la utilidad marginal decreciente. r Utilidad marginal.
r Ley de las utilidades marginales ponderadas. r Utilidad ordinal.
r Mapa de indiferencia. r Utilidad total.
r Pendiente de la curva de indiferencia.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 111

CUESTIONES PARA LA AUTOEVALUACIÓN
1. ¿Qué es la utilidad? ¿Se puede medir la utilidad que 7. ¿Cómo se determina la elección óptima de los consu-
proporciona el consumo de un bien? ¿De qué forma? midores? ¿Esa elección óptima es siempre una situa-
2. ¿Cuál es el significado de la ley de las utilidades margi- ción de equilibrio? ¿Por qué?
nales ponderadas? 8. Si el precio de un bien se reduce, ¿cómo se puede es-
3. ¿Qué es el excedente del consumidor? tudiar el efecto sobre la cantidad demandada del mis-
mo?
4. ¿Cómo se calcula la utilidad marginal?
9. ¿En qué consisten el efecto sustitución y el efecto
5. ¿Cómo influyen los ingresos del consumidor en la
renta?
toma de decisiones ante la demanda de un bien? ¿Qué
es la recta de balance? 10. ¿Qué es un bien Giffen?
6. ¿Qué es una curva de indiferencia? ¿Es cierto que el
consumidor puede ser indiferente ante el consumo de
dos combinaciones distintas de bienes?

EJERCICIOS Y APLICACIONES
1. ¿En qué medida las preferencias del consumidor están 5. Si su salario aumenta el 6 % y los precios un 6 %, ¿qué
caracterizadas por una curva de indiferencia? ha cambiado? Si tuviera que elegir entre:
2. ¿En qué condiciones la relación marginal de sustitu- a) Incremento de precios del 10 % y su salario se
ción coincide con la pendiente de la curva de indife- mantenga constante.
rencia? b) Que le bajen el salario el 10 % y que los precios no
3. Es cierto que en la posición de equilibro del consumi- cambien.
dor, la relación a la que está dispuesto el consumidor c) ¿Cuál preferiría?¿Por qué?
a intercambiar dos bienes (manteniéndose indiferente)
6. Un consumidor que tiene una renta de 16.000 euros
coincide con la relación a la que el mercado intercam-
puede elegir entre los bienes X e Y. Su recta de balance
bia esos dos bienes.
corta al eje en el que se mide X en 40 unidades y corta
4. Una combinación de bienes es inaccesible para el con- al eje en el que se mide Y en 10 unidades.
sumidor cuando:
a) Dibuje la recta de balance.
a) Está situada sobre la renta de balance.
b) Calcule los precios de los bienes, la expresión de la
b) Está situada a la izquierda de la renta de balance. restricción presupuestaria y de la recta de balance.
c) Se encuentra dentro del conjunto presupuestario. c) ¿Cuál es el precio relativo de los bienes?
d) Se encuentra fuera del conjunto presupuestario.
V. LAS EMPRESAS Y LOS MERCADOS
CAPÍTULO 6 LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES
6.1 La empresa y el empresario
6.2 La empresa y la producción
6.3 Los costes de producción: coste contable y coste de oportunidad
6.4 Los costes a corto plazo
6.5 Los costes medios a largo plazo: los rendimientos de escala
6.6 Las decisiones de producción de la empresa y la maximización de los beneficios

CAPÍTULO 7 LA EMPRESA EN LOS MERCADOS DE COMPETENCIA PERFECTA
7.1 La competencia perfecta
7.2 La maximización de beneficios y la decisión de producir de la empresa competitiva
7.3 La curva de oferta a corto plazo de la empresa competitiva
7.4 La curva de oferta de un mercado competitivo
7.5 Los mercados competitivos y la eficiencia económica

CAPÍTULO 8 EL MONOPOLIO
8.1 La competencia imperfecta
8.2 Concepto y caracteres generales del monopolio
8.3 El monopolio y la maximización de los beneficios
8.4 Comparación entre la competencia perfecta y el monopolio
8.5 La respuesta de los gobiernos ante los monopolios
8.6 La discriminación de precios en el monopolio
Apéndice 8.A: La defensa de la competencia en España

CAPÍTULO 9 EL OLIGOPOLIO Y LA COMPETENCIA MONOPOLÍSTICA
9.1 El oligopolio: concepto y características
9.2 El funcionamiento del oligopolio: algunos modelos explicativos
9.3 La teoría de los juegos y el oligopolio
9.4 La competencia monopolística y la diferenciación del producto
CAPÍTULO 6

LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES
La importancia de las empresas para el bienestar general competitivo pues existe un consenso generalmente acepta-
de la sociedad se debe a su papel en el aumento de la pro- do en el sentido de que la acumulación de conocimientos
ductividad. Si comparamos los niveles de vida actuales empresariales, es decir, el capital humano empresarial, es
con los de hace unos siglos, así como las diferencias entre un pieza clave del desarrollo y del bienestar.
los distintos países, resulta que en buena medida estas se
En el caso de España la evolución de la actividad em-
pueden explicar por el comportamiento de la productivi-
dad, esto es, la cantidad de bienes y servicios producidos presarial ha mantenido una estrecha relación con el ciclo
por un trabajador en una hora. En aquellos países en los económico. En los momentos de auge, como ocurrió des-
que los trabajadores pueden producir una gran cantidad de la segunda mitad de la década de los ochenta hasta el
de bienes y servicios por hora de trabajo, buena parte de estallido de la crisis financiera internacional en 2007, ha
los ciudadanos pueden disfrutar de un nivel de vida ele- mostrado un dinamismo, tanto en creación de empresas
vado. En aquellos países en los que el sistema productivo como en crecimiento del PIB, superior a los países de la
hace que los trabajadores tengan una productividad muy UE-15. Pero en los momentos de declive la contracción
baja, la mayoría de los ciudadanos tendrán una escasa del PIB y la destrucción de empresas también ha supe-
capacidad para adquirir bienes y servicios. Esta impor- rado a la media de la UE-15, en parte porque muchos
tante relación nos lleva a preguntarnos cuáles son los
proyectos empresariales no tenían la solidez financiera
factores que determinan la capacidad de producir más o
requerida, haciéndoles muy difícil superar las fases en
menos bienes y servicios. En este sentido las variables clave
son: tener acceso a la mejor tecnología, contar con maqui- las que el crédito se contrae. En cualquier caso, el hecho
naria y herramientas idóneas, contar con trabajadores bien determinante es la baja productividad y la excasa compe-
educados y entrenados, tener implantados procesos y sis- titividad de la empresa española, que viene determinada
temas de producción bien diseñados y contar con buenos por la dependencia tecnológica y las rigideces institucio-
gestores. Todo ello equivale a tener un tejido empresarial nales de la economía española.

OBJETIVOS DEL CAPÍTULO encargada de la producción. Al estudiar la producción se
destaca la diferencia entre el corto plazo y el largo plazo.
r &YQPOFSFMQBQFMEFMFNQSFTBSJPZQSFTFOUBSBMBFNQSFTB Al producir, la empresa incurre en una serie de costes
DPNPMBSFTQPOTBCMFEFMBQSPEVDDJÓO que tendrá que valorar adecuadamente para que la diferen-
r *OUSPEVDJSFMDPODFQUPEFGVODJÓOEFQSPEVDDJÓO cia entre los ingresos que obtiene y los costes sea lo mayor
r &YQMJDBSMBEJGFSFODJBFOUSFFMDPSUPZFMMBSHPQMB[PFOMB posible. En cualquier caso, la decisión básica que toda
QSPEVDDJÓOZFOMPTDPTUFT empresa debe tomar es la cantidad que va a producir y esta
depende del precio de venta y del coste de producción. En
r "OBMJ[BSMPTEJTUJOUPTUJQPTEFDPTUFTZKVTUJàDBSMBGPSNB
el proceso que toda empresa sigue para determinar la canti-
FO6EFMBDVSWBEFDPTUFT
dad de producto que va a colocar en el mercado se guía por
r 1SFTFOUBSMBTFDPOPNÎBTEFFTDBMBFOUÊSNJOPTEFSFOEJ- el deseo de maximizar los beneficios.
NJFOUPZEFDPTUFTNFEJPT
Para analizar estos temas se arranca del concepto de fun-
r "OBMJ[BSMBSFMBDJÓOFOUSFMBDBOUJEBERVFEFCFQSPEVDJS
ción de producción, se analizan los rendimientos a corto y a
VOBFNQSFTB FMJOHSFTPNBSHJOBM FMDPTUFNBSHJOBMZFM
largo plazo y se presentan los distintos tipos de costes. Al
CFOFàDJP
estudiar los criterios que sigue la empresa para determinar
la cantidad de producto que lanzará al mercado se parte del
INTRODUCCIÓN principio de maximización de los beneficios y se demuestra
En este capítulo, partiendo de la figural del empresario, se que en determinadas circunstancia a la empresa le conviene
destaca el papel de la empresa como la unidad económica producir con pérdidas antes que cerrar.
116 LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES

6.1. La empresa y el empresario siempre estarán sujetos a una amplia gama de incertidum-
bres, unas ligadas a las oscilaciones de la demanda y otras
Para explicar el funcionamiento de la empresa se han for- derivadas de la gestión empresarial y productiva.
mulado diversas teorías. En este epígrafe revisamos aque-
llas que desde una perspectiva histórica han tenido una &MFNQSFTBSJPJOOPWBEPS+PTFQI"4DIVNQFUFS
mayor relevancia.  

Para Joseph A. Schumpeter el empresario es el impulsor fun-
-PTFDPOPNJTUBTDMÃTJDPTZOFPDMÃTJDPTZMBFNQSFTB
damental del desarrollo económico del sistema capitalista.
Adam. Smith (1723-1790), David Ricardo (1772-1823) y J. Su función principal consiste en innovar, es decir, aplicar las
Stuart Mill (1773-1836) identificaron al empresario como invenciones tecnológicas a usos comerciales o industriales.
el capitalista o el propietario único de la empresa. Este la Según Schumpeter las economías tienden a estar en una si-
dirige y controla personalmente asumiendo el riesgo in- tuación de equilibrio. En ella los ingresos de las unidades
herente de la propiedad. Esta concepción clásica del em- económicas de producción son iguales a los costes de pro-
presario también se observa en K. Marx (1818-1883) que ducción más el salario del empresario, que es un beneficio
lo considera como el capitalista que explota la fuerza de ordinario. En esas circunstancias, el empresario no obtiene
trabajo. un beneficio extraordinario. Sin embargo, cuando el empre-
La teoría neoclásica de la empresa surge en el siglo sario introduce innovaciones se altera la situación de equili-
XIX y uno de sus autores más destacados fue A. Marshall brio del sistema. Al anticiparse y diferenciarse de los demás,
(1842-1024). La empresa se considera como una unidad el empresario consigue temporalmente una situación de mo-
económica de producción que se sitúa entre el mercado de nopolio que permite que la empresa obtenga unos benefi-
factores y el mercado de productos y su misión consiste en cios extraordinarios. Esta es la recompensa que percibe el
combinar los factores para transformarlos en productos.La empresario por haber sido capaz de realizar una innovación
empresa busca la combinación más adecuada de factores aplicable al mercado.
productivos para obtener los bienes y servicios de forma se Los beneficios extraordinarios que a corto plazo obtie-
que alcance el máximo beneficio. El empresario actúa como ne el empresario innovador constituyen un poderoso mo-
el cuarto factor productivo (junto a la tierra, el trabajo y el tor que empuja a otros empresarios a encontrar la forma
capital): es el factor organizativo. A. Marshall le atribuía de producir el mismo bien mediante otros procedimientos y
una especial importancia en la creación de grandes empre- a crearse su propio poder monopolista. Esta sustitución de
sas que empezaban a nacer en su época. un monopolio por otro lo denominó Schumpeter «el proce-
so de destrucción creativa». Con el paso del tiempo los be-
&MFNQSFTBSJPZFMSJFTHP'SBOL),OJHIU 
neficios extraordinarios empiezan a reducirse hasta volver
de nuevo a una situación de equilibrio en la que el benefi-
Frank H. Knight destacó el riesgo como característica
cio se sitúa al nivel ordinario. En estas circunstancias ya no
esencial de la gestión empresarial. La tarea principal del
existen incentivos a la entrada de nuevos imitadores.
empresario consiste en asegurar las rentas de los factores
productivos soportando el riesgo de la actividad económi-
-BTFQBSBDJÓOFOUSFQSPQJFEBEZDPOUSPMEFMBFNQSF-
ca de la empresa. El beneficio empresarial aparece como la
recompensa por asumir dicho riesgo. El empresario con-
TB+PIO,(BMCSBJUI 

trata los factores productivos a unos precios determinados, John K. Galbraith considera que la configuración empresa-
que representan los costes de la empresa y de esta forma rial de los países occidentales está dominada por las grandes
genera las rentas monetarias. Estas rentas las anticipa a los corporaciones, que tienen el suficiente poder para influir so-
factores que participan en la producción antes de cono- bre los precios y pueden modelar el mercado según su conve-
cer los resultados de la actividad económica emprendida. niencia. Las grandes organizaciones empresariales, dada su
El beneficio tiene carácter residual, siempre de carácter complejidad, no son dirigidas por una sola persona, sino por
incierto, dado que los ingresos que espera obtener solo un conjunto de profesionales, los directivos que actúan de
son unas previsiones. Si acierta en sus previsiones, y los forma colegiada, constituyendo la tecnoestructura. De esta
ingresos son mayores que las rentas pagadas a los factores forma en las grandes sociedades anónimas se ha producido
productivos, conseguirá un beneficio. Si, por el contrario un divorcio entre la propiedad y el control de la empresa. La
sus previsiones son erróneas, tendrá que soportar las pér- propiedad de la sociedad está dividida entre un gran número
didas que se originen. El beneficio es una compensación de pequeños accionistas que en teoría deberían ser quienes
por asumir el riesgo consistente en adelantar el pago de los controlaran la gestión, pero en la realidad los que realmente
factores productivos sin haber obtenido los ingresos. Estos gobiernan las grandes empresas son los directivos profesio-
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 117

nales, que en muchos casos ni siquiera son accionistas. Los -BTGVODJPOFTCÃTJDBTEFMFNQSFTBSJP
accionistas al estar muy divididos mantienen una actitud pa-
Las funciones básicas del empresario como administrador
siva y suelen ceder sus derechos a los directivos, conformán-
y gestor de la empresa son las siguientes: QMBOJàDBS, PSHB
dose con obtener una rentabilidad adecuada por sus apor-
OJ[BS EJSJHJSyDPOUSPMBS
taciones de capital, en forma de dividendos. Los directivos
quedan, así, como detentadores del poder en la empresa y 1MBOJàDBS consiste en especificar los objetivos que de-
son los que ejercen la función empresarial. ben alcanzarse y decidir anticipadamente las acciones que
deben tomarse para lograr tales objetivos. La planificación
-BPSHBOJ[BDJÓODJFOUÎàDBEFMUSBCBKP'SFEFSJDL consiste en establecer un puente entre la situación actual
85BZMPS 
y otra futura deseable. 0SHBOJ[BS consiste en ordenar y
coordinar los recursos humanos, financieros, físicos y
La teoría moderna de la dirección de empresas empezó en otros que son necesarios para alcanzar los objetivos de la
las últimas décadas del siglo XIX, después de la revolución empresa. %JSJHJS o liderar consiste en motivar a los miem-
industrial. Baste decir que los conceptos de EJWJTJÓOEFMUSB bros de la empresa para que desempeñen su actividad con
CBKP y especialización en el empleo son aportaciones de la altos niveles de rendimiento. $POUSPMBS consiste en super-
teoría científica de la dirección de empresas y aún perma- visar el progreso y la implementación de los cambios que
necen como la base para el diseño de puestos de trabajo toda empresa debe estar continuamente llevando a cabo.
en las organizaciones modernas. Frederick W. Taylor, el
fundador de esta teoría de la gestión empresarial, fue uno Esquema 6.1 - Las funciones del empresario
de los pioneros en estudiar el comportamiento y el rendi-
miento de los individuos en el trabajo.

%JWJTJÓOEFMUSBCBKP$VBOEPMPTQSPDFTPTQSPEVDUJWPTTF
EJWJEFO P EFTDPNQPOFO FO WBSJBT BDUJWJEBEFT NÃT TJN Planificar
QMFT RVFTPOSFBMJ[BEBTDBEBVOBEFFMMBTQPSEJGFSFOUFT
JOEJWJEVPT
Las funciones
Controlar Organizar
&MFNQSFTBSJP del empresario
En las pequeñas empresas, frecuentemente de carácter fa-
miliar, el empresario es a la vez propietario de la empresa
y es quien la dirige. La doble condición de propietario y
administrador implica que asume un riesgo patrimonial
Dirigir
ya que su objetivo es hacer rentable el dinero invertido,
que al menos parcialmente es suyo.

&MFNQSFTBSJPFTUBCMFDFMPTPCKFUJWPTEFMBFNQSFTB OF
HPDJBDPOMPTEJTUJOUPTGBDUPSFTEFMBFNQSFTBZDPPSEJOB Tipos de empresas
MBTSFMBDJPOFTFOFMFOUPSOPFOFMRVFFTUBTFEFTBSSPMMB
Las empresas pueden clasificarse según diversos criterios
En las grandes organizaciones empresariales, tal como entre los que cabe señalar la propiedad del capital y su
señaló J. K. Galbraith, se produce un divorcio entre la pro- forma jurídica.
piedad y el control: la propiedad está dividida entre un gran
número de pequeños accionistas y los directivos son los que 4FHÙOMBQSPQJFEBEEFMDBQJUBM
ejercen la gestión empresarial. En cualquier caso, existe una En función de quien detente la propiedad del DBQJUBMTP
estrecha relación entre los propietarios del capital o accio- DJBM esto es, el capital suscrito por parte de los socios, las
nistas y los directivos, ya que estos últimos están interesados empresas se clasifican en:
en hacer bien su trabajo para no perder su empleo y man-
r &NQSFTBQSJWBEB Organizada y controlada por propieta-
tener la confianza de los accionistas. Su finalidad es que la
rios particulares cuya finalidad es lucrativa y mercantil.
empresa obtenga beneficios, para remunerar al capital de los
accionistas y para que la empresa crezca y cumpla con sus r & NQSFTBQÙCMJDB Controlada por el Estado o por cual-
otros objetivos. De hecho, los directivos no tienen un poder quier otra entidad de carácter público. Su finalidad es
ilimitado, y además, parte del sueldo de los directivos está el bien público y su actividad suele consistir en la pres-
condicionado a los resultados que obtenga la empresa. tación de un servicio público.
118 LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES

r &
 NQSFTBNJYUB La propiedad y la gestión están com-
Economía española 6.1
partidas entre el Estado y particulares. Es frecuente
que cuando el capital es mayoritariamente del Estado Número de empresas según su estructura económica
se le denomine empresa pública. 
Personas físicas 1.857.776
m4FHÙOTVGPSNBKVSÎEJDB
Sociedades anónimas 112.807
Dentro de las empresas con QFSTPOBMJEBEKVSÎEJDB esto es, Sociedades de responsabilidad limitada 1.144.939
las que están inscritas en el Registro Mercantil y tienen
capacidad para ser titulares de derechos y obligaciones, los Otras formas jurídicas 305.183
tres tipos de sociedades más representativas son: las TPDJF- Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).
EBEFTEFSFTQPOTBCJMJEBEMJNJUBEB las TPDJFEBEFTBOÓOJNBT
y las DPPQFSBUJWBT
6.2. La empresa y la producción
m4PDJFEBEEF3FTQPOTBCJMJEBE-JNJUBEB 43-P4-
Las condiciones en las que la FNQSFTBdesempeña su ac-
6OB TPDJFEBE EF SFTQPOTBCJMJEBE MJNJUBEB FT VOB TPDJFEBE tividad han cambiado mucho a lo largo de la historia. A
FO MB RVF FM DBQJUBM TPDJBM FTUÃ EJWJEJEP FO QBSUJDJQBDJPOFT pesar de ello su finalidad siempre ha sido esencialmente la
TPDJBMFTJOEJWJTJCMFTZBDVNVMBCMFT&TUFDBQJUBMTFJOUFHSBSÃ misma; atender a las necesidades de consumo de los indi-
QPSMBTBQPSUBDJPOFTEFMPTTPDJPT RVJFOFTOPSFTQPOEFSÃO viduos mediante la producción de bienes y servicios.
QFSTPOBMNFOUFEFMBTEFVEBTTPDJBMFT La empresa es la organización encargada de llevar a
Este tipo de sociedad es la más utilizada por las empre- cabo las actividades productivas y como tal compra o con-
sas de tamaño pequeño o mediano porque es muy flexible trata factores productivos y los transforma para crear pro-
y se ajusta a sus necesidades. Es la más apropiada para ductos o servicios que vende en el mercado.
empresas con pocos socios y que no necesitan una cifra La empresa tiene como función básica transformar los
elevada de capital. factores de producción para convertirlos en bienes y servicios
aptos para el consumo o para la inversión. Las empresas pue-
m4PDJFEBE"OÓOJNB 4"
den explotar las ventajas de la producción en masa o a gran
escala, reunir los recursos financieros necesarios y organizar
6OBTPDJFEBEBOÓOJNBFTVOBTPDJFEBEFOMBRVFFMDBQJUBM
y gestionar todas las actividades precisas para llevar a cabo
TPDJBM RVFFTUÃEJWJEJEPFOBDDJPOFT TFJOUFHSBQPSMBTBQPS-
la producción y distribución de bienes y servicios.
UBDJPOFTEFMPTTPDJPT RVJFOFTOPSFTQPOEFSÃOQFSTPOBMNFO-
UFEFMBTEFVEBTTPDJBMFT
-BQSPEVDDJÓOTFPSHBOJ[BFOFNQSFTBTQPSRVFMBFàDJFO-
Es el tipo de sociedad que se adapta mejor a las nece- DJBHFOFSBMNFOUFPCMJHBBQSPEVDJSFOHSBOFTDBMB BSFVOJS
sidades de las grandes empresas. Todas las empresas que VOFMFWBEPWPMVNFOEFSFDVSTPTFYUFSOPTZBHFTUJPOBSZ
cotizan en bolsa necesariamente han de tener esta forma TVQFSWJTBSDVJEBEPTBNFOUFMBTBDUJWJEBEFTEJBSJBT
societaria.
Al transformar los factores de producción en productos
m-BTDPPQFSBUJWBT terminados la empresa incrementa la capacidad de satisfa-
cer necesidades que tienen las cosas, es decir, aumenta su
6OB TPDJFEBE DPPQFSBUJWB FT BRVFMMB DPOTUJUVJEB QPS QFS- utilidad. Conforme aumenta la utilidad de un producto, se
TPOBTRVFTFBTPDJBO FOSÊHJNFOEFMJCSFBEIFTJÓOZCBKB incrementa su valor para los consumidores y, consiguien-
WPMVOUBSJB QBSBSFBMJ[BSBDUJWJEBEFTFNQSFTBSJBMFT FODB- temente, el precio que están dispuestos a pagar por él.
NJOBEBTBTBUJTGBDFSTVTOFDFTJEBEFTZBTQJSBDJPOFTFDPOÓ-
Los factores de producción constituyen las FOUSBEBT o
NJDBT Z TPDJBMFT  DPO FTUSVDUVSB Z GVODJPOBNJFOUP EFNP-
intputs del proceso y son de muy diversa índole: mano de obra,
DSÃUJDP-PTSFTVMUBEPTFDPOÓNJDPT EFOPNJOBEPTFYDFEFO-
capital (equipos productivos y otros activos), materias primas,
UFT TFJNQVUBOBMPTTPDJPT VOBWF[BUFOEJEPTMPTGPOEPT
energía, tecnología. Las TBMJEBT o outputs son productos ter-
DPNVOJUBSJPT
minados, es decir, bienes y servicios (Esquema 6.2).
La cooperativa española con mayor poder económico
es la Cooperativa de Mondragón, que ha creado un grupo &M QSPDFTP EF QSPEVDDJÓO DPOTJTUF FO MB BQMJDBDJÓO EF
de empresas con actividad en sectores muy diversos. En la QSPDFEJNJFOUPT UFDOPMÓHJDPT QBSB USBOTGPSNBS GBDUPSFT
agricultura, y en el sector pesquero son muy frecuentes las EFQSPEVDDJÓOZMPTinputsJOUFSNFEJPTFOQSPEVDUPTUFS-
cooperativas. NJOBEPT
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 119

Esquema 6.2 - El proceso productivo

.BOPEFPCSB

$BQJUBM 1SPDFTPQSPEVDUJWP #JFOFTZTFSWJDJPT

.BUFSJBTQSJNBT

Economía española 6.2
La estructura productiva de la economía española Año 2007
1SPEVDDJÓO 
"HSJDVMUVSB HBOBEFSÎB QFTDB   
&OFSHÎB   
*OEVTUSJB   
Industria de alimentación, bebidas y tabaco 18.947 2,0 %
Industria textil y de la confección, cuero y calzado, madera y corcho 9.633 1,0 %
Industria del papel, edición y artes gráficas 12.978 1,4 %
Industria química, transformación del caucho y materias plásticas 18.674 2,0 %
Fabricación de otros productos minerales no metálicos 11.905 1,3 %
Metalúrgica y productos metálicos 25.563 2,7 %
Maquinaria y equipo mecánico 11.388 1,2 %
Otras industrias 31.849 3,4 %
$POTUSVDDJÓO   
4FSWJDJPT   
Comerico y reparación 97.891 10,45 %
Hostelería 67.524 7,2 %
Transporte y comunicaciones 64.173 6,8 %
Intermediación financiera 49.059 5,2 %
Inmobiliarias y servicios empresariales 159.068 16,09 %
Administración pública 56.976 6,0 %
Educación 44.573 4,7 %
Sanidad y servicios sociales 52.714 5,6 %
Otros servicios y actividades sociales, personal doméstico 42.605 4,5 %
505"-130%6$$*¶/%&50%04-044&$503&4  
Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).

Economía española 6.3
Número de empresas según su tamaño
5PUBM .JDSPFNQSFTBTEFB 1FRVFÒBEFB .FEJBOBEFB (SBOEFEFP
BTBMBSJBEPT BTBMBSJBEPT BTBMBSJBEPT NÃTBTBMBSJBEPT
/ÙNFSPEFFNQSFTBT 2.212.538 2.108.334 90.748 11.489 1.996
Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).
120 LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES

-BGVODJÓOEFQSPEVDDJÓOFOFMDPSUPQMB[P 'BDUPSFTàKPTZWBSJBCMFT
Dada una cantidad fija de factores, la cantidad de produc- Muchos de los factores que se emplean en la producción son
to u output que se puede obtener depende del estado de bienes de capital, tales como maquinarias, edificios, etc. Si
la tecnología. Podemos describir la tecnología, esto es, el quisiéramos aumentar la producción a DPSUPQMB[P algunos
estado de los conocimientos técnicos de la sociedad, en un de estos factores (los factores fijos) no podrían incrementar-
momento determinado, mediante el concepto de GVODJÓO se y solo sería posible aumentar la producción con mayores
EFQSPEVDDJÓO cantidades de aquellos otros (los factores variables), como
el factor trabajo, cuya adquisición en mayores cantidades sí
-BGVODJÓOEFQSPEVDDJÓOFTQFDJàDBMBSFMBDJÓOFOUSFMB resulta factible en un breve periodo de tiempo.
DBOUJEBEEFGBDUPSFTVUJMJ[BEPTQBSBQSPEVDJSVOCJFOZMB
DBOUJEBEQSPEVDJEBEFFTFCJFO &MDPSUPQMB[PFTVOQFSJPEPEFUJFNQPBMPMBSHPEFMDVBM
MBT FNQSFTBT QVFEFO BKVTUBS MB QSPEVDDJÓO DBNCJBOEP
Analíticamente la función de producción se puede re- MPTGBDUPSFTWBSJBCMFT UBMFTDPNPFMUSBCBKPZMPTNBUF-
presentar como sigue: SJBMFT&OFMDPSUPQMB[PMPTGBDUPSFTàKPT UBMFTDPNPFM
FEJàDJPZFMFRVJQP OPQVFEFOBKVTUBSTFQMFOBNFOUF
q = F (L, K)
1SPEVDUPUPUBMZQSPEVDUPNBSHJOBM
donde q es el producto total asociado a cada nivel de Para facilitar el análisis consideremos que estamos estudian-
utilización de los factores productivos expresado en uni- do la producción de mercado de una fábrica de helado y que
dades físicas, F expresa la UFDOPMPHÎB L el factor trabajo tan solo pueden producirse variaciones en las cantidades
y K el capital. Una función de producción representa una utilizadas de trabajo, permaneciendo constantes los demás
tecnología concreta, si se cambia la tecnología, la función factores productivos, fundamentalmente el capital físico.
de producción será otra. En el Cuadro 6.1, en la primera columna, aparece la
cantidad de trabajo que se emplea en la producción de he-
5FDOPMPHÎB &T VOB GPSNB DPODSFUB EF DPNCJOBS VOPT lado. La segunda columna muestra el producto o produc-
GBDUPSFT EF QSPEVDDJÓO DPO MB àOBMJEBE EF QSPEVDJS VO tividad total (PT), esto es, la cantidad de helado que se
CJFOPVOTFSWJDJP$BEBCJFOPTFSWJDJPUJFOFBTJHOBEB obtiene para diferentes niveles de trabajo. El rendimiento
VOBUFDOPMPHÎBQSPEVDUJWB de un proceso de producción o productividad total es la re-
lación existente entre la cantidad producida y la cantidad
La empresa procurará obtener la cantidad máxima de de factores productivos empleada. La importancia de este
producto (output) con una cantidad dada de factores pro- concepto radica en que la producción de bienes y servi-
ductivos. Esta información es la facilitada por la función cios depende no solo de la cantidad de recursos o factores
de producción. productivos empleados, sino también de cómo se emplean.

Cuadro 6.1 - Producto total, producto medio y producto marginal
$BOUJEBEEFUSBCBKP 1SPEVDUPUPUBM 1SPEVDUPNBSHJOBM MJUSPTEF 1SPEVDUPNFEJP MJUSPTEF
USBCBKBEPSFTBMBTFNBOB 
MJUSPTEFIFMBEPBMBTFNBOB
IFMBEPQPSUSBCBKBEPS
IFMBEPQPSUSBCBKBEPS

(L) (PT) (PML) (PMeL)
0 0 0 0
1 55 55 – 0 = 55 55
2 142 142 – 55 = 87 71
3 250 250 – 142 = 108 83
4 381 381 – 250 = 131 95
5 500 500 – 381 = 119 100
6 580 580 – 500 = 80 97
7 653 653 – 580 = 73 93
8 695 695 – 653 = 42 87
9 720 720 – 695 = 25 80
10 720 720 – 720 = 0 72
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 121

Para conseguir la máxima producción se deben emplear ciéndolo a un ritmo creciente hasta que se contrata el cuarto
los recursos lo más eficientemente posible, con ello se con- trabajador. En este momento la curva del producto total
sigue la máxima producción por cada factor empleado. tiene un punto de inflexión y pasa de aumentar a un ritmo
La tercera columna del Cuadro 6.1 recoge los valores creciente a hacerlo a uno decreciente. En este mismo inter-
del producto o productividad marginal del trabajo (PML). valo, el QSPEVDUPNBSHJOBM(que en términos geométricos se
define como la pendiente en cada uno de sus puntos de la
El QSPEVDUPNBSHJOBM(PML) mide la variación que se
curva representativa del producto total) es creciente (Figu-
produce en el producto total (PT) cuando se utiliza una
ra 6.1b), pasando de ser 55 litros de helado a la semana, el
unidad más de trabajo (PML = ΔPT/ ΔL). Así el producto
correspondiente al primer trabajador, a 131 litros, para el
marginal generado por el primer trabajador es 55 unida-
cuarto trabajador. A partir de este trabajador la cantidad
des, que es la diferencia entre el producto total al emplear
total de helado continúa aumentando, pero a un ritmo de-
un trabajador (55 unidades) y cuando no se contrata a na-
creciente hasta alcanzar un máximo, el NÃYJNP M, cuando
die (0 unidades). En otra palabras el producto marginal
se emplean 10 trabajadores, y después decrece.
es el producto extra que se obtiene cuando la cantidad de
trabajo utilizada se incrementa en una unidad. Como consecuencia de la forma de la curva del QSPEVD-
UPUPUBM la curva del QSPEVDUPNBSHJOBMinicialmente crece
ΔPT hasta alcanzar un máximo, al nivel del cuarto trabajador,
PML = en el punto de inflexión de la curva del producto total, y
ΔL después decrece. Así, el producto marginal del quinto tra-
bajador es 119 litros de helado y continúa disminuyendo
La representación gráfica de la cantidad total de helado hasta alcanzar un valor nulo, en el caso del décimo traba-
(PT) producida por la empresa que estamos analizando y jador (Cuadro 6.1, columna 3.ª). Los valores del produc-
del producto marginal, esto es la cantidad adicional pro- to total y el producto marginal del Cuadro 6.1, aparecen
ducida por cada trabajador adicional (PML) contenidos «suavizados» en la Figura 6.1.
en el Cuadro 6.1 se recogen en la Figura 6.1.
-BDVSWBEFQSPEVDUPUPUBMNVFTUSBMBSFMBDJÓOFOUSFMB
Como puede observarse en la Figura 6.1a, el QSPEVDUP
DBOUJEBEEFVOGBDUPSWBSJBCMF FMUSBCBKP 
ZMBDBOUJEBE
UPUBMdel trabajo arranca del origen de coordenadas, pues si
EFQSPEVDUPPCUFOJEB-BDVSWBEFQSPEVDUPNBSHJOBMEF
se utilizan 0 unidades de trabajo, se obtienen 0 unidades de
VOGBDUPSWBSJBCMF FMUSBCBKP 
NVFTUSBFMBVNFOUPFOFM
producto y es creciente. Aumenta de forma continua con-
QSPEVDUPUPUBMPCUFOJEPVUJMJ[BOEPVOBVOJEBEBEJDJPOBM
forme se incrementa la cantidad empleada de trabajo, ha-
EFFTFGBDUPS

a) b)
El máximo se alcanza
Producto medio y marginal del trabajo

cuando la cantidad de
Producción de helados a la semana

trabajo es 10
750 M 150
(helados por trabajador)

Óptimo
Producto total técnico
o función de Producto medio
500 producción 100 (PMeL)
(PT)
Máximo

250 50 Producto
marginal
(PML)

0
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Cantidad de trabajo Cantidad de trabajo
(trabajadores a la semana) (trabajadores a la semana)

Figura 6.1 - Producto total, producto marginal y producto medio
Como se deduce de los valores contenidos en el Cuadro 6.1, el producto total inicialmente aumenta a un ritmo creciente y poste-
riormente lo hace de forma decreciente hasta alcanzar un máximo, a partir del cual decrece.
En consecuencia, el producto medio y el producto marginal primero crecen, alcanzan un máximo y luego decrecen. El máximo
de la curva del producto medio se denomina óptimo técnico.
122 LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES

-BMFZEFMPTSFOEJNJFOUPTEFDSFDJFOUFT &MQSPEVDUPPQSPEVDUJWJEBENFEJB
La justificación del comportamiento observado en la Figu- La cuarta columna del Cuadro 6.1 recoge el producto me-
ra 6.1 descansa en la llamada MFZEFMPTSFOEJNJFOUPTEFDSF- dio o productividad media del trabajo (PMeL). El produc-
DJFOUFT que se refiere a la cantidad de producto adicional to medio o unitario del trabajo indica el número medio de
que se obtiene cuando se añaden sucesivamente unidades litros de helado preparados por cada trabajador.
adicionales iguales de un factor variable a una cantidad fija El producto medio del trabajo analíticamente se define
de uno o varios factores. Según esta ley, a partir de un cierto como el cociente entre el producto total y el número de uni-
nivel de empleo (en el caso del Cuadro 6.1, el cuarto traba- dades físicas del factor de producción variable
jador), se obtienen cantidades de producto sucesivamente
menores (en nuestro caso, de helado) al añadir dosis iguales
PT q
de un factor variable (trabajo) a una cantidad fija de un fac- PMeL = =
tor (por ejemplo, el edificio) (véase Ampliación 6.3). L L

-BMFZEFSFOEJNJFOUPTEFDSFDJFOUFTFTUBCMFDFRVFTJFOMB
QSPEVDDJÓOIBZBMNFOPTVOGBDUPSàKPZTFWBOBÒBEJFOEP donde, PMeL denota la productividad media del trabajo,
VOJEBEFTTVDFTJWBTEFMGBDUPSWBSJBCMF MMFHBSÃVONPNFO- q el output o producto total obtenido y L las unidades
UPBQBSUJSEFMDVBMMPTJODSFNFOUPTEFMBQSPEVDDJÓOTFSÃO físicas de trabajo empleadas. Esta es una medida de la pro-
DBEBWF[NFOPSFT ductividad que se emplea cuando trabajamos con unida-
des físicas y no monetarias. Indica el número de unidades
Esta ley constituye una importante regularidad técnica ge- de producto que se consiguen por unidad de trabajo em-
neralmente observada, pero no goza de validez universal. Es pleado en su producción.
frecuente que solo se cumpla después de haber añadido un De forma genérica, el concepto de QSPEVDUJWJEBEse aso-
número considerable de dosis iguales del factor variable. Es- cia con el cociente entre el producto total y el número de
tos resultados se pueden justificar argumentando que el factor trabajadores. Precisamente el corto plazo se caracteriza
variable tiene cada vez menos cantidad de factor fijo con que por estudiar la productividad de un factor variable, esto
operar, por lo que a partir de un determinado momento se van es, la evolución de la cantidad producida cuando uno de
generando incrementos de producto cada vez menores. los factores permanece fijo y el otro varía. En este sentido,
la productividad es una medida del grado de empleo en la
Economía española - 6.4 producción de los factores productivos.
Productividad por ocupado La productividad es la capacidad para producir que
tiene un factor la producción. Este concepto surge de rela-
7BSJBDJÓOJOUFSBOVBMFO
cionar la producción con los inputs o factores productivos
Total economía Industria manufac. empleados en la producción en un momento determinado.
Construcción Servicios de mercado En términos generales la productividad individual de un
factor respecto a un producto indica el número de unida-
16
des de producto que se obtienen por unidad empleada del
14
factor productivo.
12
10
La representación gráfica de los valores del produc-
8
to medio (PMeL) contenidos en el Cuadro 6.1, columna
6 cuarta, muestra que, al igual que el producto marginal
4 (PML), el producto medio aumenta inicialmente cuando
2 se incrementa la cantidad de trabajo, y, a partir de un cier-
0 to nivel, en el ejemplo considerado el quinto trabajador,
–2 empieza a decrecer. El máximo del producto o producti-
–4 vidad media se denomina ÓQUJNPUÊDOJDP La Figura 6.1b)
–6 muestra, además, que cuando el producto marginal es ma-
yor que el producto medio, la curva de producto medio es
2005 2006 2007 2008 creciente, y cuando es menor, la curva de producto medio
es decreciente, de forma que cuando la curva de producto
Fuente: FUNCAS. marginal corta a la curva de producto medio esta alcanza
su máximo.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 123

-BQSPEVDDJÓOZFMMBSHPQMB[P Cuadro 6.3 - Rendimientos a escala: un ejemplo
Si el producto que una empresa lanza al mercado expe- 'BDUPSDBQJUBM 'BDUPS /JWFMEF 3FOEJNJFOUPT
rimenta una demanda creciente, esta deseará expandir la
USBCBKP
QSPEVDDJÓO
producción. De forma inmediata la empresa puede hacer
que la mano de obra existente trabaje horas extraordina- 1 16 1.000
rias, y también puede incrementar el número de emplea- 2 32 2.000 Constantes
dos contratados. A MBSHP QMB[P y si continúa la presión
de la demanda, los gerentes de la empresa se plantearán 2 32 1.700 Decrecientes
la conveniencia de ampliar las instalaciones e incluso de 2 32 2.200 Crecientes
construir una nueva fábrica. (*) Unidades físicas de factor: en nuestro caso el edificio de la fábrica y el
equipo necesario para producir helado.

"MBSHPQMB[PMBTFNQSFTBTUJFOFOMBQPTJCJMJEBEEFBMUF-
Existen SFOEJNJFOUPTDPOTUBOUFTBFTDBMBcuando la canti-
SBSMBDBOUJEBEEFDVBMRVJFSBEFMPTGBDUPSFTRVFFNQMFBO
dad utilizada de todos los factores y la cantidad obtenida de
FOMBQSPEVDDJÓO JODMVJEPFMDBQJUBM
producto varían en la misma proporción. Finalmente, existen
SFOEJNJFOUPTBFTDBMBEFDSFDJFOUFTcuando al variar la cantidad
En Economía, la distinción entre corto y largo plazo se es-
utilizada de todos los factores en una proporción determinada,
tablece únicamente atendiendo a la existencia o no de factores
la cantidad obtenida de producto varía en una proporción me-
fijos (Cuadro 6.2). Las propiedades técnicas de la producción
nor (véase Cuadro 6.4.).
a largo plazo se establecen en torno al concepto de SFOEJNJFO-
UPTBFTDBMB Escala significa el tamaño de la empresa medido
-BQSPEVDDJÓONVFTUSBSFOEJNJFOUPTEFFTDBMBDSFDJFO-
por su producción.
UFT EFDSFDJFOUFTPDPOTUBOUFTDVBOEPVOJODSFNFOUPQSP-
QPSDJPOBMEFUPEPTMPTGBDUPSFTQSPWPDBFOFMQSPEVDUPVO
-PTSFOEJNJFOUPTBFTDBMBSFáFKBOMBSFTQVFTUBEFMQSP- JODSFNFOUP  NÃT RVF QSPQPSDJPOBM  NFOPT RVF QSPQPS-
EVDUP UPUBM DVBOEP UPEPT MPT GBDUPSFT TF JODSFNFOUBO DJPOBMPKVTUBNFOUFQSPQPSDJPOBM
QSPQPSDJPOBMNFOUF

Cuadro 6.4 - Los rendimientos de escala
Cuadro 6.2 - El corto, el largo plazo y los rendimientos
Si al multiplicar todos los factores por
Los rendimientos
un número (n) la producción se multipli-
Evolución de la pro- a escala son
Estudiamos... ca por otro número (m)
ducción cuando...
n es mayor que m (n > m) decrecientes
$PSUP … uno de los factores n es igual a m (n = m) constantes
QMB[P … la productividad de
productivos se mantie- n es menor que m (n < m) crecientes
un factor variable
ne fijo y el otro varía
-BSHP … todos los factores … los rendimientos a
QMB[P productivos varían en escala de la función de
la misma proporción producción 6.3. Los costes de producción: coste contable
y coste de oportunidad
Fijándonos en el comportamiento de la cantidad pro-
La producción conlleva la utilización de inputs (factores
ducida de un bien, existen SFOEJNJFOUPTPFDPOPNÎBTBFT-
productivos, de materias primas y productos intermedios),
DBMBDSFDJFOUFTcuando al variar la cantidad utilizada de to-
lo que genera un DPTUF En algunos casos, incluso sin pro-
dos los factores, en una determinada proporción, la cantidad
ducir se puede incurrir en determinados costes, ya que
obtenida del producto varía en una proporción mayor. Este
hay ciertos factores que se contratan en periodos anterio-
sería el caso si, al doblar las cantidades utilizadas de todos
res que la empresa debe pagarlos con independencia de
los factores, obtenemos más del doble del producto. En el
que produzca o no.
ejemplo considerado (Cuadro 6.3), se pasa de contar con
una fábrica y 16 empleados al doble, esto es, dos fábricas y
32 trabajadores y la cantidad producida de helado pasa de $PTUF&TFMWBMPSEFMPTGBDUPSFTQSPEVDUJWPTFNQMFBEPT
1.000 litros a 2.200 litros de helado. FOMBQSPEVDDJÓOEFMBFNQSFTB
124 LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES

Ampliación 6.1 - Eficiencia técnica y eficiencia económica: un ejemplo
Para un empresario utilizar los recusrsos productivos de de vista estrictamente tecnológico, ambas son eficientes
forma eficiente es un hecho fundamental. En cualquier y la empresa no puede elegir entre ellas. Sin embargo, la
caso, tal como se ha señalado resulta necesario distinguir técnica C emplea más cantidad de ambos factores que la
entre eficiencia técnica y eficiencia económica. técnica A, y no será elegida en ningún caso o, lo que es lo
&àDJFODJBUÊDOJDB mismo, es ineficiente.
La empresa siempre tratará de actuar racionalmente a la Pero el criterio de eficiencia técnica no nos permite es-
hora de escoger la combinación de factores que le permita coger entre los métodos A y B. Para poder hacer esto, ne-
obtener la cantidad de producto que él desee. El conoci- cesitamos la información que proporcionan los precios de
miento de la tecnología es un primer paso de esta elección: los factores y hacerlo en términos de costes.
la empresa buscará los procesos que sean técnicamente &àDJFODJBFDPOÓNJDB
eficientes, los que empleen la menor cantidad posible de Una técnica o procedimiento productivo es eficiente eco-
recursos, y desechará los ineficientes. nómicamente cuando su coste es el menor, dados los pre-
Supongamos que con la tecnología disponible se pueden cios de los factores. En el Cuadro II se evalúan los costes
emplear tres técnicas o procedimientos productivos diferen- de las dos técnicas o métodos de producción que son téc-
tes para obtener una unidad de producto empleando dos nicamente eficientes, la técnica A y la B, del Cuadro I. En
factores de la producción: capital y trabajo (Cuadro I). el cálculo de los costes se ha supuesto que el precio del
– La técnica A emplea 2 unidades de capital y 16 de trabajo. capital es 5 euros al día por máquina y de que el precio del
trabajo es de 1 euro al día por trabajador. De acuerdo con
– La técnica B emplea 4 unidades de capital y 8 de trabajo.
estos precios de los factores, el coste total en que se incurre
– La técnica C emplea 3 unidades de capital y 17 de trabajo. es inferior en el caso de la técnica A que en la B, por lo
que la empresa optará por la primera, pues es la técnica
Cuadro I - Eficiencia técnica eficiente desde una perspectiva económica.
Unidades físicas de factor Características
por unidad de producto desde el punto de Cuadro II - Eficiencia económica
Capital Trabajo vista tecnológico Unidades físicas Coste del Coste del Coste
de factor capital trabajo total
Técnica A 2 16 Eficiente
Capital Trabajo (€) (€) (€)
Técnica B 4 8 Eficiente
Técnica C 3 17 Ineficiente Técnica A 2 16 10 (2 x 5) 16 (16 x 1) 26

La técnica A emplea menos unidades de capital que Técnica B 4 8 20 (4 x 5) 8 (8 x 1) 28
la B, pero requiere más unidades de trabajo por unidad Precios iniciales: precio del capital 5 euros al día; precio del trabajo 1 euro
de producto empleada: en consecuencia, desde un punto al día.

Según cuál sea la retribución de los factores que se em- de helado considerada en el capítulo anterior: la forma de
plean en la producción, así serán los costes a los que se competir con otras empresas del mismo segmento del mer-
enfrenta el empresario. El nivel de costes es una variable cado es a través del precio. Por ello, el coste es una variable
importante para la empresa, pues a partir del precio de estratégica para la empresa.
los bienes que se venden, y consecuentemente del ingreso
obtenido, y del coste, el empresario decidirá qué cantidad $PTUFTDPOUBCMFTZDPTUFTJNQMÎDJUPT
del bien debe producir. Además, en un entorno cada vez En economía el concepto de coste utilizado es más amplio
más competitivo, la reducción de los costes es un elemento que el coste empleado en contabilidad, que se corresponde
clave para poder fijar el precio a un nivel que permita com- con el gasto monetario en que se incurre por la utiliza-
petir en el mercado. Así, piénsese en el caso de la fábrica ción de los factores productivos. En economía el concepto
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 125

de coste relevante es el coste de oportunidad e incluye los
DPTUFTFYQMÎDJUPTo DPOUBCMFT y los DPTUFTJNQMÎDJUPTo costes $PTUFFDPOÓNJDP$PTUFTFYQMÎDJUPT $PTUFTJN-
de los factores que no exigen un desembolso en dinero. QMÎDJUPTé éé
Cuando la empresa contrata los recursos en el mercado el
coste monetario de estos coincide con el coste de oportu-
nidad, pero cuando los recursos se obtienen en el seno de Este coste económico incluye tanto los costes explícitos
la empresa, el coste contable puede ser inferior al coste de como los costes implícitos, valorando los factores produc-
oportunidad, pues el factor productivo en cuestión podría tivos por el criterio del coste de oportunidad. Y será el
utilizarse en otra actividad alternativa. concepto que utilizaremos al analizar los costes de pro-
ducción en el resto del capítulo.
-PTDPTUFTFYQMÎDJUPTTPOMPTDPTUFTEFMPTGBDUPSFTRVF El DPTUFFDPOÓNJDPconsidera el coste de oportunidad
FYJHFOBMBFNQSFTBVOEFTFNCPMTPEFEJOFSPNJFOUSBT de todos los recursos utilizados, esto es, lo que todos los
RVF MPT DPTUFT JNQMÎDJUPT TPO MPT DPTUFT EF MPT GBDUPSFT recursos podrían obtener en su mejor uso alternativo.
RVFOPFYJHFOBMBFNQSFTBVOEFTFNCPMTPEFEJOFSP

$PTUFTFDPOÓNJDPTZDPTUFTEFPQPSUVOJEBEVOFKFNQMP Economía española 6.5
Para explicitar la diferencia entre costes contables o costes Estructura de la cuenta de resultados y de los costes de la empresa española
explícitos, costes implícitos y coste de oportunidad vamos &TUSVDUVSB
a recurrir a un ejemplo. Pensemos en un pequeño fabrican-
te de helado que al mes paga, entre materias primas y los 
sueldos de un empleado, 10.000 euros. Dado que utiliza CUENTA DE RESULTADOS
un local de su propiedad no tiene que desembolsar dinero
en concepto de alquiler, pero la renta mensual que pagan 1. VALOR DE LA PRODUCCIÓN
100,00
otras empresas por locales similares es de 5.000 euros. Por (incluidas subvenciones)
otro lado, el pequeño empresario trabaja para su propia De ella:
empresa, pero sabe que si se emplease como electricista, – Importe neto de la cifra de negocios y otros ingresos 138,6
que era su profesión, ganaría 2.000 euros al mes. de explotación
Para calcular los costes totales en los que incurre la
2. CONSUMOS INTERMEDIOS (incluidos tributos) 69,2
empresa empecemos por los costes explícitos, esto es, las
materias primas y los sueldos que paga mensualmente son De ellos:
de 10.000 euros. Por tanto, estos son los costes contables: Compras netas 41,0
Otros gastos de explotación 28,0
$PTUFTDPOUBCMFT$PTUFTFYQMÎDJUPTé S.1. VALOR AÑADIDOD BURTO AL COSTE DE
30,8
LOS FACTORES (1 – 2)
Estos no son, sin embargo, todos los costes en los que
3. Gastos de personal 15,6
incurre. La empresa no paga por utilizar el local, pero está
renunciando a los 5.000 euros que podría obtener si lo al- S.2. RESULTADO ECONÓMICO BRUTO DE LA
15,2
quilara, lo que supone un coste de oportunidad. Además, EXPLOTACIÓN (S.1 – 3)
el empresario está renunciando a 2.000 euros al mes por 4. Ingresos financieros 4,4
trabajar en su propia empresa en lugar de trabajar como
electricista. Por tanto los costes implícitos en los que men- 5. Gastos financieros 4,2
sualmente incurre por dedicarse a fabricar helado serían 6. Amortizaciones y provisiones de explotación 5,6
los siguientes:
S.3. RESULTADO ORDINARIO NETO (S.2+4–5-6) 9,8

$PTUFTJNQMÎDJUPTé éé 7. Ingresos y gastos extraordinarios 4,8
8. Restantes rúbricas (provisiones e impuestos) 6,1
El DPTUF EF PQPSUVOJEBE en que el empresario incurre
por dedicarse a producir helado, esto es, el coste econó- S.4. RESULTADO NETO (S.3 +7-8) 8,4
mico será la suma de los costes explícitos y los costes im- Fuente: Central de Balances, banco de España.
plícitos:
126 LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES

6.4. Los costes a corto plazo ΔCT
CM =
Al analizar los costes debe distinguirse entre el corto y el Δq
largo plazo, pues existen distintos tipos de costes depen-
diendo del plazo en el que se tomen las decisiones. Como
&MDPTUFNBSHJOBM CM 
FTFMDPTUFBEJDJPOBMPFYUSBMJHB-
vimos en el epígrafe anterior el corto y el largo plazo se refie-
EPBMBQSPEVDDJÓOEFVOBVOJEBEBEJDJPOBMEFMPVUQVU
ren a la perspectiva temporal en que se desarrollan los planes
de la empresa y guardan relación con la posibilidad de modi-
En el Cuadro 6.5 se recoge el producto total y los distin-
ficar los factores fijos y reducir los costes de producción.
tos tipos de costes de la fábrica de helado antes comentada.
Así, por ejemplo, las instalaciones donde se ubica la fábri- El coste marginal nos dice qué es lo que aporta al coste total
ca que venimos considerando y el equipo necesario (maqui- de la fábrica la preparación de un litro de helado adicio-
naria, mobiliario, instalaciones, etc.) son factores fijos, pues nal. Así, el coste marginal del primer litro de helado es 22,5
no pueden adaptarse con facilidad en un corto plazo de tiem- euros, que es la diferencia entre el coste total incurrido al
po a las fluctuaciones de la producción y además requieren producir una unidad y el coste total cuando no se produce
un mantenimiento. Los costes que generan los factores fijos nada, esto es los 45 euros de los costes fijos. El coste margi-
y no dependen del volumen de producción se denominan nal de preparar el segundo litro de helado es 12,5 euros, y al
DPTUFTàKPT De hecho, las instalaciones iniciales de cualquier aumentar la producción sigue disminuyendo hasta que con
fábrica se realizan en base al volumen de actividad que se la cuarta unidad alcanza un valor de 7,5 euros. A partir de
espera alcanzar en años futuros y es lógico que al principio este valor el coste marginal aumenta (Cuadro 6.1.)
parte de las instalaciones de este inmovilizado permanezcan
Esta evolución del coste marginal se explica por la exis-
desocupadas; sin embargo, originan costes de mantenimien-
tencia de rendimientos crecientes en una primera fase, que
to, amortización, etcétera, que no dependen del volumen de
hacen que el coste marginal disminuya, pues los nuevos tra-
producción y que forman parte de los costes fijos. Estos cos-
bajadores contratados añaden más a la producción que al
tes solo se pueden evitar cerrando totalmente.
coste. En una segunda fase, como ya se señaló al estudiar el
Los DPTUFTWBSJBCMFT son los que varían con el nivel de producto marginal, los rendimientos marginales son decre-
producción y están asociados al uso de los factores varia- cientes, lo que justifica el aumento de los costes marginales
bles, como la mano de obra y las materias primas. Dado a partir de un cierto nivel, pues los nuevos trabajadores dis-
que las cantidades de factores aumentan conforme se in- ponen de menos capital (edificios, instalaciones, etc.) con el
crementa la producción, los costes variables aumentan que trabajar y su productividad se reduce, lo que conlleva
cuando esta lo hace. El DPTUFUPUBMes la suma de los costes que los costes marginales aumenten. La representación grá-
fijos y los costes variables. Por tanto, los tres tipos de cos- fica (Figura 6.2) de los valores del coste marginal es la curva
tes comentados son: de coste marginal (CM).
r LosDPTUFTàKPT CF
son los costes de los factores fijos
de la empresa y, por tanto, a corto plazo son indepen-
CM
dientes del nivel de producción. CM
r Los DPTUFTWBSJBCMFT CV
dependen de la cantidad em- CTMe CTMe
CVMe
pleada de los factores variables y, por tanto, del nivel de (€ )
producción. CVMe

r Los DPTUFTUPUBMFT CT
son iguales a los costes fijos más
los costes variables y representan el menor gasto necesa-
rio para producir cada nivel de output. Analíticamente:

CT = CF + CV

q
-PTDPTUFTNBSHJOBMFTZMPTDPTUFTNFEJPT
Analizando la evolución del coste total se obtiene el DPTUF Figura 6.2 - Coste variable medio (CVMe), Coste total medio (CTMe),
NBSHJOBM CM 
El coste marginal mide la variación que se Coste marginal (CM)
produce en el coste total cuando la cantidad producida se El coste marginal (CM) corta al coste total medio
incrementa en una unidad. Analíticamente el coste margi- (CTMe) y al coste variable medio (CVMe) en sus míni-
nal se expresa como sigue: mos respectivos.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 127

Cuadro 6.5 - Los costes de la producción de helado (*)
1SPEVDUPUPUBM $PTUFàKP $PTUFWBSJBCMF $PTUFUPUBM $PTUF $PTUFàKP $PTUFWBSJBCMF $PTUFUPUBM
1SPEVDDJÓO FVSPT
FVSPT
FVSPT
NBSHJOBM NFEJP NFEJP NFEJP
MJUSPTEF FVSPT
 FVSPT
FVSPT
FVSPT

IFMBEP

q CF CV CT CM CFMe CVMe CTMe
0 45 0,0 45,0 ∞ Indefinido ∞
1 45 22,5 67,5 22,5 45,0 22,5 67,5
2 45 35,0 80,0 12,5 22,5 17,5 40,0
3 45 45,0 90,0 10,0 15,0 15,0 30,0
4 45 52,5 97,5 7,5 11,2 13,1 24,3
5 45 62,5 107,5 10,0 9,0 12,5 21,5
6 45 77,5 122,5 15,0 7,5 12,9 20,4
7 45 93,7 138,7 16,2 6,4 13,3 19,8
8 45 115,0 160,0 21,2 5,6 14,3 20,0
9 45 143,7 188,7 28,7 5,0 15,9 20,9
10 45 177,5 222,5 33,7 4,5 17,7 22,2

(*) Como nota aclaratoria se presentan las definiciones de los distintos ti- CF = 45 euros.
pos de costes y, asimismo, se evalúan para el caso de que se produzcan CV = 2,8 · 12,5 = 35 euros.
2 litros de helado. En el caso del CM lo que se mide es el incremento en CT = CF + CV = 45 + 35 euros = 80 euros.
el coste total al pasar de producir 1 litro de helado a producir 2 litros CM = ΔCT/Δq = (80 – 67,5) = 12,5 euros.
de helado. Los datos de este cuadro son consistentes con los del Cua- CFMe = CF/q = 45/2 = 22,5 euros/litro.
dro 6.1, si bien en el presente cuadro la magnitud que varía de forma CVMe = CV/q = 35/2 = 17,5 euros/litro.
unitaria es la producción y en el Cuadro 6.1 era la cantidad de trabajo. CTMe = CT/q = 80/2 = 40 euros/litro.

-BDVSWBEFCMUJFOFVOUSBNPEFDSFDJFOUF BMDBO[BVO CF
NÎOJNPZQPTUFSJPSNFOUFUJFOFVOUSBNPDSFDJFOUF CFMe =
q
La forma en «U» de la curva de costes marginales a cor-
to plazo, con un tramo decreciente, un determinado nivel de
producción en el que alcanza un mínimo, y a partir de este
nivel, con un tramo creciente, se debe a la ley de los rendi- CV
mientos decrecientes (véase Epígrafe 6.2 y Ampliación 6.2). CVMe =
q
-PTDPTUFTNFEJPTPVOJUBSJPT
Los DPTUFTNFEJPTo VOJUBSJPTson los costes por unidad de
producción. El concepto de coste medio se puede aplicar CT
a las categorías de costes antes señaladas, esto es, a los CTMe = = CFMe + CVMe
costes fijos, variables y totales. q
El coste fijo medio (CFMe) es el cociente entre el coste fijo
(CF) y el nivel de producción; el coste variable medio (CVMe)
es el coste variable (CV) dividido por el nivel de producción, y &M DPTUF àKP NFEJP CFMe 
BM WFOJS EFàOJEP DPNP FM
el coste total medio (CTMe) es el coste total (CT = CF + CV) DPDJFOUFFOUSFVOBDBOUJEBEàKBZFMQSPEVDUP TVWBMPS
dividido por el nivel de producción u output (q). TFJSÃSFEVDJFOEPEFGPSNBDPOUJOVBDPOGPSNFBVNFOUB
De forma analítica, estas definiciones podemos expre- MBQSPEVDDJÓO
sarlas como sigue:
128 LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES

Ampliación 6.2 - La producción y los costes
-BSFMBDJÓOFOUSFMBDVSWBEFQSPEVDUPUPUBMZMBTDVSWBTEF de ritmo de crecimiento, deja de crecer a un ritmo decre-
DPTUFT ciente para hacerlo a otro creciente. Así pues, la curva de
Cuando la curva de producto total tiene su punto de in- coste variable viene a ser la inversa de la curva de producto
flexión, es decir, pasa de aumentar a un ritmo creciente a total. La razón de este comportamiento descansa en la ley
otro decreciente, la curva de coste variable también cambia de los rendimientos marginales decrecientes.

a) b)
Producto Coste
total variable
TRAMO I TRAMO II
Rendimientos Rendimientos Coste
crecientes: decrecientes: variable
Producto los costes los costes
total crecen a ritmo crecen a ritmo
decreciente creciente
Rendimientos
crecientes
q1
Rendimientos
decrecientes

L1 Trabajo q1 Producto total

La relación entre productividad marginal del factor variable (trabajo) y los costes marginales puede establecerse esque-
máticamente como sigue:

$VBOEPMBQSPEVDUJWJEBENBSHJOBMEFMUSBCBKPFTw n &MDPTUFNBSHJOBMTFSÎBw

creciente decreciente
constante constante
decreciente creciente

Las curvas CTMe y CVMe tienen en esencia la misma de helado, primero disminuye, alcanza un mínimo (en tér-
forma y pueden describirse como curvas en forma de «U». minos del Cuadro 6.5 el coste medio de preparar un litro
Tal como se señaló en el caso de la curva de coste margi- de helado pasa de 67,5 euros hasta alcanzar un mínimo de
nal, la justificación de esta forma en «U» descansa en la 19,8 euros) y posteriormente crece. Como se recoge en la
ley de los rendimientos decrecientes y, en particular, en la Figura 6.2 la curva de costes totales medios tiene forma
forma de la curva del PMe. de «U».
El DPTUF UPUBM NFEJP (CTMe) nos dice lo que cuesta El fondo de la «U», esto es, la cantidad donde se alcan-
por término medio cada unidad de producto. En el caso za el mínimo de la curva de coste total medio, a veces se
de la fábrica de helado el CTMe será el coste medio de un denomina FTDBMB FàDJFOUF de la empresa. Si produce una
helado, información a tener en cuenta para fijar el precio cantidad mayor o menor que esta, el coste total medio es
por unidad de producto. El coste total medio varía cuando superior al mínimo.
se altera el nivel de producción. Al aumentar el número de
-BFTDBMBNÎOJNBFàDJFOUFFTMBDBOUJEBEEFQSPEVDDJÓO
litros de helado que se preparan el coste medio de un litro
RVFNJOJNJ[BFMDPTUFUPUBMNFEJP
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 129

-BSFMBDJÓOFOUSFMPTDPTUFTNFEJPTZMPTDPTUFTNBS- Cuadro 6.6 - Relación entre el coste marginal y el coste medio
HJOBMFT
Cuando el coste marginal es… El coste total medio…
La relación entre los costes medios y los costes margi-
nales se recoge en la Figura 6.2, en el Cuadro 6.5 y en la inferior al coste total medio decrece
Ampliación 6.3. Si la producción de una unidad adicio-
igual al coste total medio alcanza su mínimo
nal hace disminuir el coste medio, el coste marginal ha de
ser inferior al coste medio. Por otro lado, si la producción superior al coste total medio crece
de una unidad adicional hace que aumenten los costes
medios, el coste de esa unidad (coste marginal) ha de ser
mayor que el coste medio. Por consiguiente, la curva de 6.5. Los costes medios a largo plazo: los
costes marginales ha de cortar a la curva de costes medios
en su mínimo. Esta relación entre el coste medio y el coste rendimientos de escala
marginal nos dice que una empresa que pretenda alcan- Al analizar la producción se habló de rendimientos o econo-
zar el coste medio mínimo deberá situarse en aquel nivel mías de escala (véase Epígrafe 6.2) en relación con la posi-
de producción para el cual el coste marginal es igual al bilidad de que la empresa alterase las cantidades utilizadas
coste medio (Cuadro 6.6). de todos los factores productivos. Este concepto también se
puede aproximar a partir del análisis de la DVSWBEFDPTUFT
4JFNQSFRVFFMDPTUFNBSHJOBMFTNFOPSRVFFMDPTUFNF-
NFEJPTBMBSHPQMB[P CMeL 
En la Figura 6.3 se presentan
EJP  FTUF ÙMUJNP FT EFDSFDJFOUF 4JFNQSF RVF FT NBZPS
los tres tipos posibles de rendimientos (crecientes, decrecien-
RVFFMDPTUFNFEJP FTUFÙMUJNPFTDSFDJFOUF
tes y constantes) en función de la evolución de los CMeL.

a) b) c)
Rendimientos crecientes de escala Rendimientos decrecientes de escala Rendimientos constantes
o economías de escala. o deseconomías de escala. de escala.

q q q
q = f (escala) q = f (escala) q = f (escala)

Escala Escala Escala

CMeL CMeL CMeL

CMeL

CMeL
CMeL

q q q
Producción Producción Producción

Figura 6.3 - Los rendimientos de escala y los costes medios a largo plazo

Cuando hay rendimientos crecientes, los CMeL decrecen (Gráfico a); si los rendimientos son decrecientes, los CMeL crecen (Grá-
fico b) y si existen rendimientos constantes, los CMeL son constantes (Gráfico c).
130 LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES

Ampliación 6.3 - Los costes medios y marginales: análisis geométrico
De la definición de coste medio se deduce que el coste me- la curva de CTMe midiendo la pendiente del radio vec-
dio es, en términos geométricos, la pendiente de los radios tor trazado desde el origen hasta el punto correspondiente
vectores trazadosdesde el origen de coordenadas a cada sobre la curva CT. Al nivel de producción q3, los costes
uno de los puntos de la curva de costes totales. El valor de totales medios alcanzan su mínimo, puesto que, hasta el
la pendiente en una primera fase disminuye y posterior- punto C, la pendiente de cualquier radio vector trazado
mente, a partir del punto C aumenta (Figura I). hasta la curva CT va disminuyendo y, a partir del punto C,
Por otro lado, el coste marginal, ΔCT/Δq, se mide a través la pendiente comienza a aumentar. La Figura II muestra
de la pendiente de la curva de costes totales en cada uno de la relación entre el coste total (CT) y el coste marginal
sus puntos, esto es, la tangente a cada uno de los puntos de la (CM). La curva de coste marginal se deriva de las respec-
curva de costes totales. Las curvas de coste medio y marginal tivas pendientes de las tangentes trazadas a la curva de
tienen forma de «U», pues tanto las pendientes de los radios coste total a diferentes niveles de producción, tales como
vectores respectivos (en el caso de los costes medios) como q1 , q2, q3 y q4. Los costes marginales alcanzan su punto
la pendiente a la curva en cada uno de sus puntos (es decir, mínimo en el punto de inflexión B sobre la curva CT, a
el coste marginal), en primer lugar decrecen, luego alcanzan un nivel de producción q2. Obsérvese que al nivel de pro-
un mínimo (que en el caso de la curva de coste marginal se ducción q3, la tangente a la curva de CT en el punto C es
corresponde con el punto de inflexión de la curva de coste también el radio vector trazado desde el origen. De esta
total) y, finalmente, durante otro tramo crecen. manera, a este nivel de producción, el CM y el CTMe se-
La Figura I adjunta muestra la relación entre el coste rán iguales. Ello implica que la curva de CM corta a la de
total (CT) y el coste total medio (CTMe). Para cualquier CTMe en el mínimo de esta, ya que en ese punto ambos
nivel de producción, tal como q1 o q2, podemos obtener costes coinciden.

CT Coste total (CT) CT Coste total (CT)
D D

C C
B a) B a’)
A A

0 q1 q2 q3 q4 q 0 q1 q2 q3 q4 q

CTMe CM
Coste marginal
Coste total (CM)
medio (CTMe)
A
Producto D
B D b) b’)
C A
C
B

0 q1 q2 q3 q4 q 0 q1 q2 q3 q4 q

Figura I Figura II
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 131

r La empresa a (Figura 6.3) presenta una curva de costes La curva de costes medios a largo plazo, si bien también
medios decrecientes, de modo que una expansión de la tiene forma en «U», es bastante más plana que en el caso de
producción va asociada con una reducción del coste uni- las curvas de costes medios a corto plazo. Ello se debe a que
tario. Si se suponen constantes los precios de los factores, a largo plazo los rendimientos decrecientes son menos im-
una disminución del coste unitario se debe a que el pro- portantes, pues cuando se incrementa la producción pue-
ducto crece más rápidamente que las cantidades requeri- den aumentarse tanto los factores fijos como los variables.
das de factores productivos. Frecuentemente, al referirse a La GPSNBEFMBDVSWBEFCMeL se justifica por la existen-
este tipo de empresa, se dice que disfruta de SFOEJNJFOUPT cia, en distintas fase de la producción, de economías y de-
EFFTDBMBDSFDJFOUFTo FDPOPNÎBTEFFTDBMB seconomías de escala, respectivamente. Cuando hay rendi-
r En en caso de la empresa b (Figura 6.3) se observa que mientos de escala crecientes, el CMeL disminuye conforme
conforme aumenta la producción tiene lugar un incremen- aumenta el nivel de producción; cuando hay rendimientos
to de los costes medios por unidad de producto. Si supone- constantes de escala, el CMeL es plano y cuando hay rendi-
mos de nuevo que los precios de los factores son constan- mientos de escala decrecientes, el CMeL es creciente.
tes, el incremento en los costes se debe a que el producto
aumenta menos que proporcionalmente respecto al incre-
mento de los factores. En este caso habrá SFOEJNJFOUPTEF 6.6 . Las decisiones de producción de la empresa
FTDBMBEFDSFDJFOUFTo EFTFDPOPNÎBTEFFTDBMB y la maximización de los beneficios
r La empresa c (Figura 6.3), representa el caso de una em-
presa de costes constantes, en la que los costes medios La decisión básica que toda empresa debe tomar es la can-
por unidad de producto no varían al cambiar el volumen tidad que producirá. Esta decisión dependerá del precio al
de producción. En este caso, el producto y los factores que pueda vender y del coste de producción. En el proceso
productivos varían en la misma proporción y se dice que que toda empresa sigue para determinar la cantidad de
la empresa muestra SFOEJNJFOUPTEFFTDBMBDPOTUBOUFT producto que colocará en el mercado se guía por el deseo
La existencia de costes medios constantes puede expli- de maximizar los beneficios, definidos como la diferencia
carse a partir de la hipótesis de la reaplicación o de répli- entre los ingresos totales y los costes totales:
ca, en el sentido de que, si todos los factores productivos
pueden variar libremente, siempre es posible incrementar el #FOFàDJP B 
*OHSFTPTUPUBMFT IT 
m$PTUFTUPUBMFT CT

producto en un múltiplo entero aumentando la cantidad de [6.1]
cada uno de los factores empleados en ese mismo múltiplo.
El ingreso total (IT) se calcula multiplicando el precio
La forma en «U» de la curva de costes medios a largo pla- de venta del producto o servicio (P) por el número de uni-
zo de la Figura 6.4 se debe a que se supone que la empresa dades vendidas (q).
experimenta para distintos niveles o tramos de output eco-
nomías de escala, posteriormente rendimientos de escala En este apartado se analizan los principios generales
constantes y por último deseconomías de escala. que guían a toda empresa en su intento de maximizar los
beneficios. Como veremos en los Capítulos 7 a 9, estos se
particularizan de distinta forma según el tipo de mercado
CMe
CMeC CMeC CMeC
en el que actúe la empresa, esto es, competencia perfecta,
con factoría
pequeña
con factoría
mediana
con factoría
grande
CMeL monopolio, oligopolio o competencia monopolista.
-PTCFOFàDJPTFDPOÓNJDPTZMPTCFOFàDJPTDPOUBCMFT La
diferencia entre coste económico y coste contable presen-
tada en el Epígrafe 6.3 determina que también debamos
distinguir entre beneficio económico y beneficio contable.
Economías Rendimientos Deseconomías
constantes
de
de escala
de &MCFOFàDJPFDPOÓNJDPFTFMJOHSFTPUPUBMNFOPTFMDPTUF
escala escala
UPUBM JODMVJEPTMPTDPTUFTFYQMÎDJUPTZMPTJNQMÎDJUPT&M
0 Producción CFOFàDJPDPOUBCMFFTJHVBMBMJOHSFTPUPUBMNFOPTFMDPTUF
FYQMÎDJUPUPUBM
Figura 6.4 - Costes medios a corto y a largo plazo
El beneficio económico incluye por tanto el coste de
Debido a que a largo plazo la empresa tiene más flexibili- oportunidad de todos los recursos utilizados, esto es, lo
dad, los costes medios a corto plazo están por encima de que todos los recursos podrían obtener en su mejor uso al-
los costes medios a largo plazo.
ternativo. De esta forma el cálculo del beneficio económi-
132 LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES

co permite comparar lo que obtienen los recursos utiliza- -PTCFOFàDJPT MPTJOHSFTPTNBSHJOBMFTZMPTDPTUFT
dos por la empresa y lo que esos mismos recursos podrían NBSHJOBMFT
obtener si se emplease en su mejor opción alternativa.
La maximización de los beneficios se alcanza cuando la
Volviendo al ejemplo presentado en el Epígrafe 6.3 del diferencia entre el ingreso total y el coste total es máxima.
pequeño fabricante de helado y suponiendo que mensual- Como se desprende del análisis de la Figura 6.6, la diferen-
mente obtiene unos ingresos totales de 19.000 euros, es inte- cia positiva máxima entre el ingreso total y el coste total
resante analizar las diferencias entre el beneficio económico se logra en el punto en el que la pendiente de la curva de
y el beneficio contable. Recuérdese que el coste contable ex- ingreso total es igual a la pendiente de la curva de coste to-
plícito o contable en que incurría el fabricante de helado era tal. Dado que la pendiente de una curva lo que mide es el
10.000 euros y que el coste implícito era de 7.000 euros. De cambio experimentado por la variable representada en el
esta forma las diferencias entre el beneficio económico y el eje de ordenadas cuando cambia la variable representada
beneficio contable pueden expresarse como sigue: en el eje de abscisas, en realidad la maximización del bene-
#FOFàDJP *OHSFTP $PTUFT ficio lo que exige es que el DPTUFNBSHJOBM (CM) sea igual
 m é al JOHSFTPNBSHJOBM(IM).
DPOUBCMF UPUBM FYQMÎDJUPT

$PTUFUPUBMEF
PQPSUVOJEBE
#FOFàDJP *OHSFTP IT
 m DPTUFTFYQMÎDJUPT é Coste total (CT)
FDPOÓNJDP UPUBM CT
Ingreso total (IT)
 B IM
DPTUFTJNQMÎDJUPT

En la Figura 6.5 se recoge la diferencia entre el beneficio CM
económico y el beneficio contable, que tal como se ha seña-
lado se debe a que el beneficio contable no tiene en cuenta
los costes implícitos, que en el ejemplo que se está analizado Beneficio
son de 7.000 euros. Este hecho explica que normalmente el
beneficio contable sea mayor que el beneficio económico. q
Para que un negocio sea rentable desde un punto de vista Pérdidas
económico, el ingreso total debe cubrir todos los costes de
oportunidad, tanto los explícitos como los implícitos.
Las diferencias entre beneficio contable y beneficio eco-
nómico hace necesario evaluar con rigor las implicaciones Figura 6.6 - La maximización de los beneficios
de que el beneficio económico sea negativo, nulo o positivo.
La empresa maximizadora de beneficios producirá aquella
Cómo ve un economista Cómo ve un contable
cantidad en la que la diferencia positiva entre el ingreso to-
una empresa una empresa tal (IT) y el coste total (CT) es máxima. En esta situación
el ingreso marginal es igual al coste marginal. En términos
Beneficio
económico
gráficos el CM se mide por la pendiente del CT y el IM por la
Beneficio pendiente del IT. El beneficio es máximo cuando se igualan
Ingreso (19.000 €)

Ingreso (19.000 €)

(2.000 €)
contable ambas pendientes.
Costes
implícitos (9.000 €)

(7.000 €)
Coste total de
El JOHSFTPNBSHJOBMse define como el cambio del ingreso
oportunidad Costes
total que se produce cuando se altera en una unidad la can-
Costes
explícitos explícitos
tidad producida.
(10.000 €) (10.000 €)
7BSJBDJÓOEFMJOHSFTP
FIGURA 6.5 - Beneficio económico y beneficio contable UPUBMEFSJWBEPEFMB ΔIT
IM  
En Economía se incluyen todos los costes de oportunidad WFOUBEFVOJEBE Δq
cuando se analiza una empresa, mientras que contablemente NÃTEFQSPEVDUP
solo se miden los costes explícitos. Por ello el beneficio econó-
mico es menor que el beneficio contable.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 133

Así pues, toda empresa que trata de maximizar el be- 6OCFOFàDJPFDPOÓNJDPQPTJUJWPPFYUSBPSEJOBSJPTJHOJ-
neficio lanzará al mercado aquella cantidad de producto àDB RVF MB FNQSFTB PCUJFOF NBT CFOFàDJPT RVF MP RVF
para la que se cumpla la siguiente condición: PCUFOESÎBOMPTSFDVSTPTQPSFMMBFNQMFBEPTFOTVNFKPS
PQDJÓOBMUFSOBUJWB
*OHSFTPNBSHJOBM$PTUFNBSHJOBM
1ÊSEJEBT IT < C n B

La empresa maximiza su beneficio total en aquel punto La tercera posibilidad surge cuando los ingresos totales
en el que no es posible obtener ningún beneficio adicional son inferiores a los costes totales y, por tanto, la empresa
incrementando la producción, y esto ocurre cuando la úl- incurre en pérdidas. El caso en el que la empresa experi-
tima unidad producida añade lo mismo al ingreso total mente pérdidas, merece la pena analizarlo con más detalle.
que al coste total. Obsérvese que la empresa incrementa el Para ello recordemos que en el corto plazo los costes to-
beneficio total siempre que el ingreso adicional generado tales tienen dos componentes, los costes fijos y los costes
por la última unidad vendida resulte ser mayor que su cos- variables: CT = CF + CV. En consecuencia, a partir de
te marginal. Por otro lado, siempre que el ingreso marginal [6.1] tendremos que:
sea menor que el coste marginal, será posible aumentar
los beneficios reduciendo el nivel de producción. En con- CF + (CV- IT)1ÊSEJEBT
secuencia, la empresa únicamente maximizará su beneficio
en aquel nivel de producción en el que se equilibra el ingre-
so marginal y el coste marginal. -BTQÊSEJEBTPCFOFàDJPFDPOÓNJDPOFHBUJWPOPTJHOJàDB
RVFMBFNQSFTBOPEFCBQSPEVDJS
El nivel de producción que maximiza el beneficio o
nivel de producción óptimo tiene lugar cuando el ingre- -BTQÊSEJEBTZMBQSPEVDDJÓO
so marginal es igual al coste marginal, esto es, cuando se
cumple que IM = CM. Si tomamos como referencia la ecuación anterior y com-
paramos las pérdidas con los costes fijos, obtenemos tres
-BNBYJNJ[BDJÓOEFMPTCFOFàDJPTMBEFDJTJÓOEFQSP- situaciones alternativas que debemos analizar para deter-
EVDJS minar en qué casos, al empresario, aunque incurra en pér-
didas, le convendrá producir.
Para evidenciar la relación existente entre las decisiones
r 1ÊSEJEBTNBZPSFTRVFMPTDPTUFTàKPT Esta situación se
de producción por parte de la empresa y los beneficios,
dará cuando CV > IT o sea, las pérdidas en que incu-
retomemos la Ecuación 6.1 del texto:
rrirá la empresa serán mayores que los costes fijos, y la
empresa debería cerrar. Dado que CV > IT, la empresa
#FOFàDJP (B) *OHSFTPT5PUBMFT (IT)m$PTUFT5PUBMFT(CT)
incurrirá en mayores pérdidas produciendo que si deja-
ra de producir y solo incurriera en los costes fijos. 
#FOFàDJPTOPSNBMFTPOVMPT IT = CT nB = 0

r 1ÊSEJEBTJHVBMFTBMPTDPTUFTàKPT Esto es lo que ocurri-
Cuando la empresa logra igualar los ingresos totales y los rá cuando el CV = IT. En esta situación los únicos cos-
costes totales, el beneficio es igual a cero y se dice que la tes que quedan por cubrir son los fijos y a la empresa le
empresa obtiene beneficios normales o contables, pues los será indiferente producir o no, ya que si decide hacerlo,
costes totales comprenden todos los costes de producción, las pérdidas en que incurrirá serán en cuantía iguales a
incluido el coste de oportunidad del capital y la gestión los costes que tendría que soportar si no produce, esto
aportada por los propietarios de la empresa. es, los costes fijos.
6OCFOFàDJPFDPOÓNJDPOPSNBMPOVMPTJHOJàDBRVFMB r 1ÊSEJEBTNFOPSFTRVFMPTDPTUFTàKPT Una empresa in-
FNQSFTBPCUJFOFMPNJTNPRVFMPRVFPCUFOESÎBOMPTSF- currirá en unas pérdidas inferiores a los costes fijos
DVSTPTVUJMJ[BEPTFOTVNFKPSPQDJÓOBMUFSOBUJWB cuando CV < IT. Si el ingreso total es mayor que el
coste variable, quiere decir que en parte se están cu-
briendo los costes fijos, de forma que las pérdidas en 
#FOFàDJPTFYUSBPSEJOBSJPT IT > CT n B 
las que se incurren al producir son inferiores a los cos-
La segunda posibilidad es que los ingresos totales sean tes fijos. En esta situación, el empresario, aun tenien-
superiores a los costes totales. En este caso diremos que do pérdidas, decidirá producir. Su deseo de maximi-
la empresa obtiene beneficios extraordinarios, en el sen- zar los beneficios le lleva a minimizar las pérdidas, es
tido de que son superiores a los normales de la explota- decir, a cubrir parte de los costes fijos, pues les tendría
ción. que hacer frente aunque dejara de producir.
134 LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES

Ampliación 6.4 - Umbral de rentabilidad o punto muerto: enfoque empresarial
En términos empresariales el punto muerto se define como aquel costes fijos. En la Figura I se recogen, además de las distintas
nivel de producción y ventas en el que la empresa cubre sus cos- funciones de costes, con su expresión analítica, la función de in-
tes totales, esto es, los costes fijos más los costes variables, co- gresos (IT = p ∙ q), que también adopta la forma de una línea
rrespondientes a ese volumen de producción y ventas. Se llama recta que arranca del origen de coordenadas y cuya pendiente es
también umbral de rentabilidad porque a partir de ese nivel de el precio, que suponemos constante.
producción y ventas la empresa empieza a obtener beneficios. En
el punto muerto la empresa no obtiene ni pérdidas ni beneficios. %FEVDDJÓOBOBMÎUJDBZHSÃàDBEFMQVOUPNVFSUPPVNCSBMEFSFO-
UBCJMJEBE
Este concepto equivale a la situación antes analizada en el
texto de beneficios normales o nulos. La utilización del punto El punto muerto tendrá lugar para aquel volumen de producción
de equilibrio como instrumento de gestión empresarial presenta, en el cual el beneficio es igual a cero, de forma que los ingresos
sin embargo una notable diferencia con el análisis presentado en totales se igualan a los costes totales. En base a las definiciones
el texto. La forma de las curva de costes presentadas en todo el que hemos presentado la igualdad entre ingresos totales y costes
capítulo es la propia de la teoría neoclásica: hemos supuesto que totales se expresa como sigue:
los costes totales, durante una fase crecen menos que proporcio-
nalmente y a partir del punto de inflexión lo hacen más que pro- p ∙ q = CF + CV
porcionalmente. Desde la perspectiva de la práctica empresarial, Despejando de la anterior ecuación, obtenemos la cantidad
sin embargo, se supone que los costes totales (CT = CF + CV) que determina el punto muerto de la empresa
son proporcionales a la cantidad producida.
En términos gráficos los coste fijos (CF), tal como también CF
q* = – CVMe
se ha supuesto en el texto, se representan mediante una línea p
completamente horizontal paralela al eje de abscisas y que co- Por medio de la representación gráfica (Figura II) podemos
mienza cuando la producción es 0 (Figura I). Los costes varia- comentar tres zonas de interés para comprender el punto muerto:
bles (CV) suponemos que son una función lineal de la cantidad
producida, esto es, aumentan en una proporción constante cada – Si la producción vendida oscila entre 0 y q* (punto muerto) la
vez que aumenta la producción. En términos gráficos se supone empresa obtiene pérdidas porque los CT > IT y eso implica
que la función de costes variables es una línea recta que arranca un Beneficio < 0.
del origen de coordenadas, siendo su pendiente el valor del coste – Si la producción vendida coincide con el punto muerto (q*)
variable medio o coste unitario: no se obtienen ni pérdidas ni ganancias, es decir, IT = CT lo
que implica un Beneficio = 0.
CV
CVMe = n CV = CVMe ∙ q – Si la producción vendida es mayor que el punto muerto quie-
q re decir que los IT > CT y los Beneficios > 0.
La representación gráfica de los costes totales, que son el re- En términos gráficos el punto muerto tiene lugar en la inter-
sultado de agregar a los costes variables los costes fijos será una sección entre la recta que representa los ingresos totales en fun-
línea recta; crece con el volumen de producción, su pendiente es ción de la cantidad vendida y la recta que representa los costes
el coste unitario y arranca del eje de ordenadas al nivel de los totales en función de la cantidad producida.

Ingresos p∙q IT
y costes CV + CF Costes
ingresos
Punto muerto S
CIO
EFI CT
CV BEN

AS
CF DID CF
PÉR

0 q* q 0 q*

Figura I - Ingresos y costes Figura II - Representación gráfica del punto muerto
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 135

RESUMEN
r La empresa es la encargada de producir y poner en r La ley de los rendimientos decrecientes: cuando per-
manos del público la mayor parte de bienes y servicios manece fija la cantidad de un factor, la productividad
existentes en la economía. total del factor variable, por ejemplo el trabajo, aumen-
r La producción es un proceso en el que, por un lado, se ta con la cantidad empleada de trabajo, pero a partir de
incorporan algunos factores (materias primas, los ser- un determinado momento lo hace menos que propor-
vicios del capital y del trabajo) y por otro aparece el cionalmente.
producto. r Existen rendimientos o economías crecientes (decre-
r La función de producción es la relación técnica que nos cientes o constantes) a escala cuando al variar la canti-
dice, para un estado dado de conocimiento tecnológi- dad utilizada de todos los factores, la cantidad obteni-
co, qué cantidad máxima de producto se puede obtener da de producto varía en una proporción mayor (menor,
con cada combinación de factores productivos por pe- o la misma).
riodo de tiempo. r A corto plazo hay dos tipos de costes: los fijos y los
r El corto plazo es un periodo de tiempo a lo largo del variables. El coste total es la suma de ambos. Los costes
cual las empresas pueden ajustar la producción cam- medios se obtienen dividiendo el coste respectivo entre
biando los factores variables, tales como el trabajo y el número de unidades de producto obtenido. El coste
los materiales. En el corto plazo los factores fijos, tales marginal es el que tiene lugar cuando se produce una
como el edificio y el equipo, no pueden ajustarse ple- unidad adicional.
namente. r El beneficio económico es el ingreso total menos el cos-
r El producto marginal de trabajo es el producto extra te total, incluidos los costes explícitos y los implícitos.
que se obtiene cuando la cantidad de trabajo utilizada El beneficio contable es el ingreso total menos el coste
se incrementa en una unidad. explícito total.
r La productividad media del trabajo es una medida de r El nivel de producción que maximiza el beneficio tie-
la productividad que se emplea cuando trabajamos con ne lugar cuando el ingreso marginal es igual al coste
unidades físicas y no monetarias. Indica el número de marginal.
unidades de producto que se consiguen por unidad de
trabajo empleado en su producción.

CONCEPTOS BÁSICOS
r Beneficios. r Ingreso total.
r Corto plazo. r Largo plazo.
r Costes económicos y costes contables. r Ley de los rendimientos decrecientes.
r Costes fijos, variables, marginales y totales. r Producto marginal.
r Empresa. r Productividad media.
r Empresario. r Producto total.
r Función de producción. r Rendimientos de escala.
r Ingreso marginal.
136 LA EMPRESA, LA PRODUCCIÓN Y LOS COSTES

CUESTIONES PARA LA AUTOEVALUACIÓN
1. ¿Un avance tecnológico en una empresa implica un 7. ¿Por qué las curvas de costes medios y marginales tie-
cambio de su función de producción? nen forma de «U»? ¿Qué relación existe entre los cos-
2 Es cierto que el óptimo técnico es aquel en que coinci- tes medios y los marginales?
den la producción media y la marginal. 8. ¿Existe un tamaño mínimo de producción eficiente
3. ¿Cómo se establece la distinción entre el corto plazo y para cada empresa? ¿Qué significado tiene este con-
el largo plazo? cepto?
4. ¿A qué se debe que la curva de producto marginal ten- 9. ¿Qué diferencia existe entre los conceptos de benefi-
ga un máximo y luego disminuya? cios normales y beneficios extraordinarios?
5. ¿Por qué no existen costes fijos a largo plazo? ¿Qué 10. ¿En qué medida le interesa producir a una empresa
efectos tiene el hecho de que a largo plazo todos los que tiene pérdidas?
costes sean variables?
6. Cuando los rendimientos marginales son decrecientes,
¿cómo son los costes totales?, ¿y los costes medios?

EJERCICIOS Y APLICACIONES
1. Una función de producción relaciona: c) La curva de coste marginal de estos factores se
a) La cantidad producida por los costes. desplaza en sentido ascendente.
b) La cantidad producida por el precio de los factores d) La curva de coste marginal de estos factores se
productivos. desplaza en sentido descendente.
c) La cantidad producida con la cantidad de factores 3. ¿Como cambiaría la curva de coste marginal si los pre-
utilizados. cios de los factores se incrementasen un 15 %?
d) La cantidad producida con el precio de venta del 4. El coste total de una empresa puede expresarse como:
producto. CT = 4q2 + 4q + 16
2. Cuando tiene lugar un incremento del precio de los siendo q la cantidad en toneladas.
factores: a) Obtenga el coste fijo y el coste variable de la em-
a) La curva de productividad marginal de estos fac- presa.
tores se desplaza en sentido ascendente. b) Calcule la expresión del coste total medio, la del
b) La curva de producitividad marginal de estos fac- coste variable medio y la del coste marginal.
tores se desplaza en sentido descendente.
CAPÍTULO 7

LA EMPRESA EN LOS MERCADOS DE COMPETENCIA PERFECTA
Hablar de la competencia perfecta y de cómo los mercados miento del mercado de tomates se aproxima bastante al
competitivos conducen a la eficiencia económica, en unos modelo competitivo. Hay muchos vendedores y muchos
momentos en los que debido a la crisis muchos mercados demandantes y ninguno tiene capacidad para influir en el
se han bloqueado puede parecer algo propio de los teóricos precio de mercado.
de la economía. Resulta sin embargo, que incluso en me- Por el contrario, si la empresa que suministra el gas
dio de una crisis hay unos mercados que funcionan como ciudad (después del correspondiente trámite administrati-
si fuesen mercados competitivos y otros no. En el caso de vo) decidiese subir el precio en un 10 %, los usuarios difí-
la economía española los mercados de muchos productos cilmente podrían buscar un suministrador alternativo. Se
agrícolas reúnen muchas de las características de la compe- trata de un mercado no competitivo, y además la cantidad
tencia perfecta, mientras que los mercados de los productos consumida de gas no se vería sensiblemente alterada, pues
energéticos (petróleo y gas) son no competitivos. cuando en una casa se tiene una instalación de gas no es
Para ilustrar estas ideas pensemos en que al comienzo fácil utilizar una energía alternativa.
de la campaña el director de compras de una fábrica de Estos comentarios sugieren que hay notables diferen-
zumo de tomate se reúne con uno de sus suministradores cias de unos mercados a otros y que aquellos que más se
habituales. El agricultor, al que en las últimas campañas le acercan a la competencia perfecta son los que funcionan
ha comprado unas cantidades importantes de tomate, este más eficientemente. Precisamente la crisis internacional
año pretende vendérselo un 5 % más caro que el precio de iniciada en 2007 lo que ha venido a demostrar es que los
mercado. Lógicamente el director de compras optará por mercados financieros distan mucho de funcionar eficiente-
comprarle los tomates a otros agricultores. De hecho, si mente. La falta de simetría en la información y la ausencia
el agricultor continúa tratando de vender sus tomates a de una supervisión y regulación eficaz han creado un cal-
un precio superior al precio de mercado, tendrá muchas do de cultivo idóneo para comportamientos irregulares y
dificultades para hacerlo. Esto es así porque el funciona- abusivos, cuando no fraudulentos.

OBJETIVOS DEL CAPÍTULO INTRODUCCIÓN
r "OBMJ[BSMBTDPOEJDJPOFTEFVONFSDBEPEFDPNQFUFODJB Cuando observamos a los compradores y vendedores,
QFSGFDUB vemos que los distintos bienes y servicios se venden de
diversas maneras. De hecho todos los días nos vemos
r &YQMJDBS MBT EJGFSFODJBT FOUSF MB DVSWB EF EFNBOEB EF VO
inundados con anuncios en todos los medios de comu-
NFSDBEPDPNQFUJUJWPZMBDVSWBEFEFNBOEBEFMBFNQSFTB
nicación de una amplia lista de productos y servicios:
r %FUFSNJOBS MB DPOEJDJÓO EF FRVJMJCSJP EF MB FNQSFTB perfumes, automóviles, detergentes, servicios financieros,
DPNQFUJUJWB viajes, y muchos más. Pero nuca veremos a un agricultor
r &YQMJDBSMPTDPODFQUPTEFQVOUPEFDJFSSFZQVOUPEFOJ- intentando vender su cebada, ni a un accionista de Tele-
WFMBDJÓO fónica tratando de vender sus acciones. Esto nos dice que
r %FEVDJSMBDVSWBEFPGFSUBEFVONFSDBEPEFDPNQFUFO- la distinta naturaleza de los mercados tiene importantes
DJBQFSGFDUB consecuencias y condiciona los comportamientos de los
compradores y los vendedores.
r &YQMJDBSMBTEJGFSFODJBTFOUSFFMFRVJMJCSJPBDPSUPQMB[P
ZBMBSHPQMB[PFOVONFSDBEPDPNQFUJUJWP En este capítulo analizamos el comportamiento de las
empresas que desarrollan su actividad en un entorno com-
r +VTUJàDBSRVFFOVONFSDBEPDPNQFUJUJWPBMBSHPQMB[P
petitivo, esto es, mercados en los que hay muchos compra-
OPIBCSÃOJCFOFàDJPTOJQÊSEJEBT
dores y muchos vendedores, de forma que individualmente
r &YQMJDBSMBTSB[POFTQPSMBTRVFFMNFSDBEPDPNQFUJUJWP ni las empresas ni los demandantes tienen capacidad para
FTFàDJFOUF incidir en los precios de mercado. La conclusión a la que
r "OBMJ[BSMPTDPODFQUPTEFFYDFEFOUFEFMQSPEVDUPSZFY- llegamos es que en los mercados de competencia perfecta
DFEFOUFUPUBM se alcanza la eficiencia económica.
138 LA EMPRESA EN LOS MERCADOS DE COMPETENCIA PERFECTA

7.1. La competencia perfecta La capacidad para fijar el precio depende sobre todo
del número de empresas que venden el producto. Si en
En el Cuadro 7.1 se presentan distintas estructuras de un mercado hay una sola empresa o un número muy
mercado. La competencia que se produzca entre un gran reducido la posibilidad de influir sobre el precio será
número de oferentes que venden un producto o servicio elevada. Así mismo, las empresas tienen una mayor
homogéneo DPNQFUFODJBQFSGFDUB
será distinta de aque- capacidad para fijar el precio cuando su producto es
lla que se genere en un mercado donde los competidores algo distinto de los fabricados por sus competidores,
son numerosos pero logran diferenciar el producto o ser- mientras que si los productos son idénticos, esta ca-
vicio que ofertan DPNQFUFODJBNPOPQPMÎTUJDB
y de aquella pacidad se reduce. Cuando una empresa puede influir
donde concurra un número reducido de vendedores PMJ- en el precio de mercado del bien que vende se dice que
HPQPMJP 
Como caso extremo, en donde la competencia es tiene QPEFSEFNFSDBEP
inexistente, destaca aquel en que el mercado es controlado 4. Existencia de barreras de entrada y salida del merca-
por un solo productor NPOPQPMJP 
En cualquiera de estas do. En algunos mercados resulta complicado para los
situaciones, los productores compartirán el mercado con posibles nuevos competidores entrar debido a impedi-
un elevado número de compradores. En general, puede mentos legales o tecnológicos. Estos impedimentos se
afirmarse que cuanto más alto resulte el número de parti- conocen como CBSSFSBTBMBFOUSBEB En otros merca-
cipantes, más competitivo será el mercado. dos, sin embargo, resulta muy sencillo para un nuevo
competidor entrar, producir y vender. Cuando no hay
Cuadro 7.1 - Tipos de estructura del mercado barreras de entrada, se dice que en el mercado existe
/ÙNFSPEFWFOEFEPSFT MJCSFDPODVSSFODJB
.VDIPT 1PDPT 6OP Las DBSBDUFSÎTUJDBT EF VO NFSDBEP se pueden describir
en base al número de empresas que participan en el mer-
cado, el grado de diferenciación de los bienes producidos,
la capacidad que cada empresa individualmente tiene para
Competencia Competencia
perfecta monopolística fijar el precio del producto, y la existencia o no de barreras
Oligopolio Monopolio de entrada.
(Productos (Productos
idénticos) diferenciados)
-BTDBSBDUFSÎTUJDBTEFMPTNFSDBEPTDPNQFUJUJWPT
Los mercados competitivos se caracterizan básicamente
&MFNFOUPTDPOEJDJPOBOUFTEFMPTEJTUJOUPTNFSDBEPT por los hechos siguientes:
Los elementos condicionantes para clasificar a los distin- 1. Las empresas pueden entrar o salir libremente del mer-
tos mercados se pueden agrupar en los puntos siguientes: cado. En los mercados competitivos no hay barreras
1. Número de empresas que participan en el mercado. Las de entrada, sino que las empresas pueden entrar y salir
posibilidades van, como se señala en el Cuadro 7.1, libremente, esto es, existe MJCSFDPODVSSFODJB
desde una sola empresa hasta un número muy elevado 2. Existencia de un número elevado de compradores y vende-
de empresas. Cuando participan muchas empresas y dores. Esto implica que la cantidad que cada una de las
cada una de ellas representa una porción muy reduci- empresas participantes ofrece en el mercado representa
da de la producción total se dice que el mercado está una proporción muy pequeña en el total, de forma que
BUPNJ[BEP su comportamiento individual no puede tener efectos
2. Grado de diferenciación de los bienes producidos. Cuan- perceptibles sobre el conjunto del mercado. Los mer-
do los bienes producidos por las empresas son idénti- cados competitivos son BUPNJ[BEPT por lo que resulta
cos se dice que los productos son homogéneos. Por el necesario distinguir entre la situación de una empresa
contrario, cuando es posible diferenciar los productos individual y la situación general del mercado.
de una empresa de los producidos por las demás, los 3. Los bienes ofrecidos por los distintos vendedores son
bienes se denominan EJGFSFODJBEPTo IFUFSPHÊOFPT prácticamente idénticos. Dada la similitud de los bie-
3. Grado de capacidad que cada empresa tiene individual- nes ofrecidos, los consumidores no son capaces de
mente para fijar el precio del producto. En algunos mer- identificar la empresa que ha ofertado un producto ni
cados la capacidad que cada empresa tiene para fijar el de distinguirlo de lo ofertado por los demás. En los
precio cuando actúa individualmente es nula, mientras mercados competitivos se intercambian CJFOFT IPNP-
que en otros tienen una gran capacidad de actuación. HÊOFPT
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 139

4. Las empresas individualmente no tienen capacidad para -BDPOEVDUBEFMBFNQSFTBDPNQFUJUJWB
fijar el precio del producto. Dado que no hay barre-
Piénsese en el mercado del trigo. En este mercado se cum-
ras de entrada, que el mercado es atomizado y que
plen en un grado razonable las condiciones antes mencio-
el producto es homogéneo, ninguna empresa indivi-
nadas de los mercados competitivos: hay muchas pequeñas
dualmente puede influir sobre el precio de venta. Las
empresas, cada una de ellas produce un producto idéntico y
empresas competitivas tienen que aceptar el precio
es demasiado pequeña para influir en el precio de mercado.
como un dato, esto es, tienen un comportamiento que
se denomina como de QSFDJPBDFQUBOUF Cada empresa El funcionamiento de este mercado puede esquema-
vende su producto al precio que ha fijado el mercado. tizarse como sigue: la oferta y la demanda del mercado
La empresa sabe que si fijase un precio por encima del determinan un precio de equilibrio y a dicho precio las
precio de mercado no podría vender nada de su pro- empresas deciden libremente qué cantidad producir. En
ducción, ya que los consumidores saben que hay otras términos de la Figura 7.1, el mercado determina el pre-
muchas empresas que venden un producto idéntico a cio de equilibrio, PE, y cada empresa de las muchas que
un precio menor. integran el mercado acepta dicho precio como un dato
fijo sobre el que no puede influir. Al precio de equilibrio
5. Existe información perfecta. Requiere que todos los
una empresa concreta puede vender la cantidad que de-
participantes tengan pleno conocimiento de las condi-
cida, pues individualmente su peso en el conjunto del
ciones generales en que opera el mercado.
mercado no es significativo y no influirá en el precio. Por
$BSBDUFSÎTUJDBTEFMPTNFSDBEPTDPNQFUJUJWPT ello, MBDVSWBEFEFNBOEBEFMBFNQSFTBJOEJWJEVBMFTIP-
r 6OFMFWBEPOÙNFSPEFPGFSFOUFTZEFNBOEBOUFT SJ[POUBM A un precio algo superior a PE perderá todos
r &MQSPEVDUPFTIPNPHÊOFP los clientes.
r -BFNQSFTBFTQSFDJPBDFQUBOUF
r *OGPSNBDJÓOQFSGFDUB -B FNQSFTB DPNQFUJUJWB TF FOGSFOUB B VOB DVSWB EF
r -JCFSUBEEFFOUSBEBZTBMJEBEFFNQSFTBT EFNBOEB IPSJ[POUBM P DPNQMFUBNFOUF FMÃTUJDB &MMP
TFEFCFBRVFFMQSFDJPàKBEPQPSFMNFSDBEPMBFN-
QSFTBMPUPNBDPNPVOEBUPàKP FTUPFT MBFNQSFTB
Economía española 7.1 FTQSFDJPBDFQUBOUF
Empresas por estrato de asalariados La horizontalidad de la curva de demanda se debe a
6OJEBEFT/ÙNFSPEFFNQSFTBT que la empresa puede vender toda la cantidad que produz-
ca al precio vigente en el mercado, esto es, a PE o a un pre-
 cio más bajo; pero a un precio algo superior la cantidad
5PUBM   demandada será cero, ya que perderá todos los clientes
(véase Figura 7.1). El precio PE está dado y no se ve afec-
Sin asalariados 1.754.374,0 tado por la cantidad vendida por la empresa individual, al
De 1 a 2 asalariados 958.711,0 ser esta una parte diminuta del mercado. La decisión clave
que debe tomar la empresa perfectamente competitiva es
De 3 a 5 asalariados 345.848,0
si debe producir o no y, en caso afirmativo, qué cantidad
De 6 a 9 asalariados 160.450,0 debe lanzar al mercado.
De 10 a 19 asalariados 110.369,0
&MJOHSFTPNFEJPZFMJOHSFTPNBSHJOBMEFMBFNQSFTB
De 20 a 49 asalariados 61.709,0
DPNQFUJUJWB
De 50 a 99 asalariados 16.242,0
El ingreso medio o unitario es igual al ingreso total dividi-
De 100 a 199 asalariados 8.061,0 do por el número de unidades vendidas. Dada la definición
De 200 a 499 asalariados 4.511,0 de ingreso total (IT = P · q), el ingreso medio es el precio
del bien, de modo que podemos escribir:
De 500 a 999 asalariados 1.117,0
De 1000 a 4999 asalariados 725,0 P∙q
IMe = =P
De 5000 o más asalariados 112,0 q
Fuente: INE.
Como se observa gráficamente (Figura 7.1), la em-
presa competitiva no puede influir en el precio, pues se
140 LA EMPRESA EN LOS MERCADOS DE COMPETENCIA PERFECTA

a) Equilibrio del mercado b) Curva de demanda de la empresa competitiva

P P

D O (oferta del mercado)

3

d d = P = IMe = IM
PE PE d
(demanda de la empresa)
1

O D (demanda del mercado)

0 QE Q Producción en miles 0 q Producción
de unidades en unidades

Figura 7.1 - El equilibrio del mercado y la curva de demanda de la empresa competitiva
La oferta y la demanda del mercado determinan el precio de equilibrio PE. A este precio la empresa perfectamente competitiva
puede vender tanto como desee. Por ello, la curva de demanda de la empresa competitiva es horizontal, mientras que la curva de
demanda del mercado es descendente. En el caso de una empresa competitiva, el precio o ingreso medio (IMe) es igual al ingreso
marginal (IM).

enfrenta a una curva de demanda totalmente horizontal,
Economía española 7.2
de forma que el JOHSFTPBEJDJPOBMo JOHSFTPNBSHJOBM IM 

derivado de cada unidad adicional vendida es el precio Empleo y productividad no son incompatibles
de mercado. El precio o IMe es constante e igual al IM, $SFDJNJFOUPNFEJPBOVBMFO
pues el precio de mercado no se ve afectado por las va-
Productividad del trabajador Ocupación
riaciones en la producción de la empresa. Para vender
unidades adicionales de producto no es preciso bajar el Irlanda
precio, por lo que cada unidad adicional vendida añade
EE.UU.
al IT exactamente el valor del precio1.
Resulta, por lo tanto que una empresa competitiva se Alemania
enfrenta a una curva de demanda totalmente horizontal,
dd, y el ingreso adicional derivado de cada unidad extra Finlandia
vendida es igual al precio de mercado (Figura 7.1b). Reino Unido
En la columna quinta del Cuadro 7.2, y para el caso
de una pequeña empresa agrícola que opera en un mer- Dinamarca
cado competitivo, se presenta el ingreso marginal (IM) Japón
correspondiente a cada unidad producida. El ingreso
marginal se calcula a partir de las variaciones del ingreso Francia
total. En el caso de la empresa competitiva se cumple que
UE-15
IMe = IM = P.
Países Bajos

Portugal
1 El valor del IM en un mercado competitivo, teniendo en cuenta que el pre-
cio es fijo, viene dado por el resultado de derivar el ingreso total respecto Italia
al output:
España
d (P ∙ q)
IM = =P -0,5 0,0 0,5 1,0 1,5 2,0 2,5 3,0 3,5 4,0 4,5
dq
Fuente: OCDE.
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 141

7.2. La maximización de los beneficios Alternativamente, la decisión de maximizar los benefi-
cios por parte de la empresa agrícola que se viene conside-
y la decisión de producir de la empresa rando se puede realizar comparando el ingreso marginal
y el coste marginal correspondiente a cada unidad produ-
competitiva cida. En competencia perfecta, la última unidad producida
La aplicación de las condiciones analizadas en el Epígrafe 6.6 aporta a los ingresos de la empresa, esto es, genera un in-
nos dice que la empresa maximiza su beneficio (o minimiza su greso marginal que es igual al precio, mientras que el coste
pérdida) cuando ofrece la cantidad para la que el ingreso mar- de producción de esta última unidad es el coste marginal.
ginal es igual al coste marginal. Vamos ahora a determinar En la quinta y sexta columna del Cuadro 7.2 se recogen el
el nivel de producción que lanzará al mercado el empresario ingreso marginal y el coste marginal, calculados a partir
competitivo que trata de maximizar sus beneficios, y para ello de las variaciones del ingreso total y del coste total. En la
recurramos en primer lugar a un ejemplo numérico. última columna se presenta la variación del beneficio por
cada kilo adicional de trigo producido. El primer kilo de
6OFKFNQMPOVNÊSJDPEFNBYJNJ[BDJÓOEFCFOFàDJPT trigo producido por la empresa tiene un ingreso marginal
EFVOBFNQSFTBDPNQFUJUJWB de 12 euros y un coste marginal de 4 euros, de forma que
la producción de este primer kilo hace que los beneficios
El Cuadro 7.2 permite ilustrar cómo la empresa maximiza los
aumenten en 8 euros.
beneficios y cómo esta decisión permite determinar la curva
de oferta. En la primera columna se recoge el número de kilos Como puede observarse, mientras el ingreso marginal
de trigo que produce la empresa agrícola. La segunda muestra sea mayor que el coste marginal, el aumento de la cantidad
el ingreso total, que es igual al precio de venta, 12 euros, mul- producida eleva los beneficios y a la empresa le convendría
tiplicado por el número de kilos. En la tercera columna figura incrementar la producción, ya que cada unidad adicional
el coste total, cuando el volumen de producción es nulo, el añade más a los ingresos que a los costes. Sin embargo,
coste fijo es su único elemento, y en este caso toma el valor de cuando la empresa llega a producir 5 kilos de trigo, dado
6 euros. La diferencia entre el ingreso total y el coste total, esto que el ingreso marginal y el coste marginal son iguales a
es, el beneficio, se recoge en la cuarta columna. Cuando el agri- 12 euros, la variación del beneficio es igual a 0. La empresa
cultor no produce nada incurre en una pérdida de 6 euros, que dejará de aumentar su producción justo en la unidad en la
es el coste fijo. Si produce 1 kilo, la empresa agrícola obtiene que el coste marginal iguala al precio. Si la empresa produ-
un beneficio de 2 euros, y así sucesivamente. De la evolución jese el sexto kilo de trigo el ingreso marginal sería inferior
de los beneficios, calculados como la diferencia entre el ingre- al coste marginal (y lo mismo ocurriría para el caso de 7 y
so total y el coste total, se observa que si el agricultor desea 8 kilos), lo que haría que el beneficio se redujese, de forma
maximizar los beneficios este elegirá producir 4 o 5 kilos de que la empresa debería reducir la producción. Cuando el
trigo, es decir, cuando los beneficios son 14 euros. ingreso de la unidad adicional sea inferior al coste de pro-

Cuadro 7.2 - La maximización de beneficios de una empresa competitiva: un ejemplo numérico
$BOUJEBE *OHSFTPUPUBM $PTUFUPUBM #FOFàDJPT *OHSFTPNBSHJOBM $PTUFNBSHJOBM 7BSJBDJÓOEFMPT
,JMPT
é
é
é
é
é
CFOFàDJPT é

Q IT CT IT – CT IM=ΔIT / Δq CM=ΔCT / Δq IM – CM
   m
1      
      
3      
      
      
      m
      m
      m
(*) El beneficio se maximiza produciendo aquella cantidad para la que IM = CM. En competencia perfecta resulta que
IM = IMe = P, de forma que en el ejemplo considerado el beneficio es máximo cuando P = CM = 12.
142 LA EMPRESA EN LOS MERCADOS DE COMPETENCIA PERFECTA

ducirla (coste marginal), la empresa no deberá producirla,
CM
ya que la empresa obtendría una pérdida por esa unidad y el P La empresa maximiza el beneficio CM
beneficio total decrecería. produciendo la cantidad
Del análisis del Cuadro 7.2 se infiere que si la empresa para la que P = CM
toma decisiones en términos marginales, y se va incremen- CM2
tando sucesivamente el nivel de producción, la empresa P1 P = IMe = IM
cuando actúa racionalmente producirá la cantidad que CM0
maximiza los beneficios.

-B FNQSFTB DPNQFUJUJWB NBYJNJ[B MPT CFOFàDJPT
DVBOEPQSPEVDFFOFMOJWFMEFQSPEVDDJÓOFOFMRVFFM 0
q
q0 q1 q2
JOHSFTPNBSHJOBM RVFFTJHVBMBMQSFDJP TFJHVBMBBM
DPTUFNBSHJOBMP = CM. Beneficio
(€)

-BEFDJTJÓOEFQSPEVDJSBOÃMJTJTHSÃàDP
En la Figura 7.2 junto al coste marginal aparece una línea
recta horizontal en el nivel del precio de mercado, P1. La
recta, al nivel del precio de mercado es horizontal porque
la empresa competitiva considera el precio como un dato,
es precio aceptante El precio de su producto es el mismo
cualquiera que sea la cantidad que decida producir. En
términos gráficos, y tal como se señaló en la Figura 7.1, 0
esto equivale a decir que la curva de demanda de la empre-
sa competitiva es una línea horizontal al nivel del precio fi- Figura 7.2 - La curva de CM y la oferta de la empresa
jado en el mercado. Además, para la empresa competitiva Dada la curva de coste marginal, la condición de maximiza-
se cumple P = IM = IMe. ción de beneficio es que el volumen de producción (q1) sea
La Figura 7.2 permite determinar la cantidad de pro- aquel para el que el precio de mercado, P1 (ingreso marginal),
ducción que maximiza los beneficios. Supongamos que iguale al coste marginal.
el precio de mercado es P1 e imaginemos que la empresa
produce la cantidad q0. Para este nivel de producción el -BFNQSFTBDPNQFUJUJWBPCUJFOFVOCFOFàDJPNÃYJNP
ingreso marginal es mayor que el coste marginal. En estas DVBOEPàKBFMOJWFMEFQSPEVDDJÓORVFJHVBMBFMQSFDJP
circunstancias si la empresa produjera una unidad más, BMDPTUFNBSHJOBM
el ingreso adicional (IM) sería superior al coste adicional
(CM) y el beneficio aumentaría. Por tanto, si el ingreso Un planteamiento alternativo del análisis gráfico de la
marginal es mayor que el coste marginal (IM >CM), como maximización de los beneficios de la empresa competitiva
ocurre en q0, la empresa puede obtener más beneficios au- se puede realizar en términos de la curva de coste total y de
mentando la producción. la recta de ingresos totales (Figura 7.3). En el análisis que
Por otro lado, si el nivel de producción fuese q2, resul- se realizó en la Figura 6.6 del capítulo anterior, el ingreso
taría que el coste marginal sería mayor que el ingreso mar- total se representó mediante una curva mientras que aho-
ginal. En este caso, si la empresa produjera una unidad ra, dado que el precio de la empresa competitiva es fijo, se
menos, el coste adicional ahorrado (CM) sería superior al representa mediante una línea recta cuya pendiente mide el
ingreso adicional que se dejaría de obtener (IM). Por tan- ingreso marginal, esto es el precio. El beneficio se maximiza
to, cuando el ingreso marginal es inferior al coste marginal cuando el ingreso marginal (pendiente del ingreso total) es
(IM < CM), como ocurre en q2, la empresa puede obtener igual al coste marginal (pendiente del coste total).
más beneficios reduciendo la producción.
-BEFDJTJÓOEFPGFSUBEFMBFNQSFTBDPNQFUJUJWB
Cuando para el precio de mercado P1, la empresa pro-
duce la cantidad q1, resulta que el ingreso marginal de la En la Figura 7.2 se ha evidenciado que cuado el precio de
empresa competitiva es igual al precio y a su vez es igual mercado es P1 la cantidad que maximiza el beneficio es q1.
al coste marginal (IM = CM). En estas circunstancias, la Si tiene lugar un cambio en las condiciones de merca-
empresa no tiene ningún incentivo para alterar la cantidad do y el nuevo precio de equilibrio es P2, la nueva curva de
producida ya que está maximizando los beneficios. demanda de la empresa competitiva será d2 (Figura 7.4).
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 143

CT IT CM
P CM
IT

CT P2 d2

P1 d1
P0 d0

Cantidad q
0 q0 q1 q2

Figura 7.3 - El nivel de producción de la empresa competitiva Figura 7.4 - La curva de CM y la oferta de la empresa
El beneficio es máximo cuando la pendiente del ingreso total
Cuando el precio de mercado es P1 la cantidad que maximiza
(IT) es igual a la pendiente del coste total (CT), es decir,
los beneficios es q1. Cuando el precio es P2 la cantidad será q2
cuando
y si el precio se reduce a P0 la cantidad será q0.
P = CM.

La empresa responderá a este aumento incrementando su -BDVSWBEFPGFSUBBDPSUPQMB[PEFVOBFNQSFTBQFS-
producción hasta q2, para el cual su coste marginal es de GFDUBNFOUF DPNQFUJUJWB DPJODJEF DPO FM TFHNFOUP EF
nuevo igual al precio. Por otro lado, si el precio de mercado TVDVSWBEFDPTUFNBSHJOBMRVFTFFODVFOUSBQPSFODJ-
se reduce hasta P0, el volumen de producción que maximiza NBEFMWBMPSNÎOJNPEFMDPTUFWBSJBCMFNFEJP
los beneficios de la empresa será q0. Vemos, pues, que con-
forme varía el precio la curva de costes marginales permite La justificación de que una empresa deba cerrar si el
conocer la cantidad que maximiza el beneficio y, lo que es lo precio del bien es menor que el CVMe resulta lógico, ya
mismo, la forma en que responde la oferta de la empresa a que si el precio no cubre el CVMe, la empresa mejora su si-
los cambios en el precio. Así pues, el criterio de P = CM nos tuación dejando totalmente de producir. Téngase en cuen-
permite determinar la DVSWBEFPGFSUBEFMBFNQSFTB ta que si cierra, su pérdida se reduce a los costes fijos.
La estrategia maximizadora de beneficios de la empre-
-BDVSWBEFPGFSUBEFMBFNQSFTBSFQSFTFOUBMBDBOUJ- sa competitiva nos permite afirmar que si esta produce
EBEEFQSPEVDUPRVFPGSFDFSÃBUPEPTMPTWBMPSFTQPTJ- algo, producirá la cantidad para la que el precio iguale al
CMFTEFMQSFDJPEFNFSDBEP coste marginal (P = CM). Pero si el precio es más bajo que
el CVMe correspondiente a esa cantidad, la empresa me-
jorará su situación cerrando y no produciendo nada.
7.3. La curva de oferta a corto plazo -PTDPTUFTJSSFDVQFSBCMFTPDPTUFTàKPT
de la empresa competitiva Decir que la condición para producir exige que el precio
sea igual o mayor que el coste variable medio equivale a
Para determinar la curva de oferta de la empresa competitiva, afirmar que a la empresa que incurre en pérdidas solo le
esto es, la cantidad que se deberá ofrecer para cada precio, compensará producir si estas son iguales o menores que
la regla de optimización (P = CM) nos obliga a centrarnos los costes fijos.
en la curva de costes marginales (CM). En cualquier caso,
esta regla únicamente nos dice que cuando se cumple, la Ese análisis nos lleva al concepto de DPTUFàKPoDPTUFIVO-
empresa maximizará su beneficio o minimizará su pérdida, EJEP que es aquel coste que ya se ha comprometido y no pue-
de forma que aun siguiéndola puede que esté perdiendo di- de recuperarse. Es un coste que pertenece al pasado. Dado
nero. Por tanto, para decidir a corto plazo si producir o no, que con los costes irrecuperables no se puede hacer nada con
la empresa debe comparar, al nivel de producción en que ellos, de cara a las decisiones que toma el empresario sobre
maximiza el beneficio (P = CM), el precio y el coste varia- producir o no lo más adecuado es pasarlos por alto.
ble medio (CVMe). Si el precio es igual o superior al coste -PTDPTUFTàKPTPJSSFDVQFSBCMFTTPOBRVFMMPTRVFZB
variable medio (P ≥ CVMe), a la empresa le convendrá pro- TF IBO DPNQSPNFUJEP Z RVF OP QVFEFO SFDVQFSBSTF
ducir, mientras que si dicho precio es menor que el coste 1FSUFOFDFO BM QBTBEP Z OP BGFDUBO B MBT EFDJTJPOFT
variable medio (P < CVMe), deberá cerrar (Figura 7.5). QSFTFOUFTEFMBFNQSFTB
144 LA EMPRESA EN LOS MERCADOS DE COMPETENCIA PERFECTA

El análisis que se ha presentado evidencia que, de cara Para cualquier precio de mercado superior al precio de
de la decisión de producir o cerrar, los costes irrecupera- nivelación, la empresa obtiene beneficios económicos su-
bles son irrelevantes. Se supone que este tipo de costes no periores a los beneficios contables y, en consecuencia, le
se pueden recuperar deteniendo temporalmente la pro- resultará muy provechoso producir.
ducción. En este sentido los costes fijos de la empresa son En el punto C (Figura 7.5) la empresa cubre estrictamen-
irrecuperables a corto plazo y por tanto se pueden dejar de te los costes variables, por lo que para cualquier precio supe-
lado cuando se decide la cantidad de producción. rior a Pc le convendrá producir, ya que al menos parcialmen-
te cubre los costes fijos. Pero si el precio está por debajo de
-BPGFSUBBDPSUPQMB[P
este nivel, la empresa no podrá cubrir sus costes variables y
Como puede observarse (Figura 7.5), si el precio de mer- se verá obligada a cerrar la fábrica. El punto C determina el
cado es Pn, la curva de demanda de la empresa es la línea QVOUPEFDJFSSFo NÎOJNPEFFYQMPUBDJÓOde la empresa y, por
horizontal que pasa por los puntos Pn y N. Esta línea cor- ello, al precio Pc se le denomina QSFDJPEFDJFSSF
ta a la curva de coste marginal en el QVOUPEFOJWFMBDJÓO N,
en el cual el CTMe alcanza su mínimo y se corresponde &MQVOUPEFDJFSSFFTBRVFMFOFMRVFMPTJOHSFTPTDV-
con el nivel de producción óptimo, esto es, aquel para el CSFOFYBDUBNFOUFMPTDPTUFTWBSJBCMFT EFGPSNBRVF
que P = CTMe. En esta situación la empresa no obtiene ni MBTQÊSEJEBTTPOJHVBMFTBMPTDPTUFTàKPT$VBOEPFM
beneficios extraordinarios ni pérdidas, ya que justamente QSFDJPEFTDJFOEFQPSEFCBKPEFMOJWFMFOFMRVFMPTJO-
cubre los costes totales medios. HSFTPTTPOJHVBMFTBMPTDPTUFTWBSJBCMFT MBFNQSFTB
NJOJNJ[BTVTQÊSEJEBTDFSSBOEP
Al precio de mercado que determina esta situación, Pn,
se le denomina QSFDJPEFOJWFMBDJÓOo de CFOFàDJPOVMPy al Por tanto, la curva de oferta de la empresa competitiva
punto N de la curva de coste marginal, QVOUPEFOJWFMBDJÓO viene representada por la línea con el tramo grueso, y se
y se corresponde con el ÓQUJNPEFFYQMPUBDJÓO Para cual- corresponde con la curva de CM a partir del mínimo de la
quier precio de mercado superior al precio de nivelación, la curva CVMe, esto es, a partir del mínimo de explotación
empresa obtiene beneficios económicos extraordinarios. o punto de cierre. Así pues, el precio mínimo exigido por
la empresa para producir viene dado por el mínimo de sus
&MQSFDJPEFNFSDBEPRVFDPJODJEFDPOFMNÎOJNPEFMPT costes variables medios.
CTMe Pn,TFEFOPNJOBQSFDJPEFOJWFMBDJÓOPEFCFOF-
àDJP OVMP Z BM QVOUP N EF MB DVSWB EF DPTUF NBSHJOBM  -PTCFOFàDJPT MBTQÊSEJEBTZFMDJFSSFEFMBFNQSFTB
QVOUP EF OJWFMBDJÓO  Z TF DPSSFTQPOEF DPO FM ÓQUJNP EF DPNQFUJUJWB
FYQMPUBDJÓO Cuando la empresa competitiva establece la producción que
maximiza el beneficio siguiendo la regla de P = CM, nada
C C garantiza que el beneficio sea positivo. Recuérdese que siem-
C pre nos estamos refiriendo al beneficio económico y que este
Punto de
puede ser negativo y entonces el nivel óptimo de producción
nivelación o sería aquel que minimizase la pérdida. Vamos a destacar las
de beneficio C
nulo condiciones que determinan que el beneficio sea positivo o
C
negativo, así como el punto a partir del cual lo más conve-
niente para la empresa es el cierre (véase Epígrafe 6.6).
Punto de
cierre 1. Cuando hay CFOFàDJPFDPOÓNJDPQPTJUJWPPFYUSBPSEJOB-
C
SJP B > 0 n P > CTMe
el ingreso total es superior
al coste total, lo que equivale a decir que el precio es
mayor que el coste total medio. En estas circunstancias
0 se dice que la empresa obtiene un beneficio positivo o
extraordinario. En términos de la Figura 7.6 esto ocurre
Figura 7.5 - El punto de cierre, el de nivelación y la curva de oferta a partir del punto en que el precio es superior a Pn.
El punto de nivelación (N) se encuentra donde la curva de 2. Si el CFOFàDJP FDPOÓNJDP FT OVMP P OPSNBM B = 0 n
CM corta a la de costes totales medios en su mínimo. El pun- P = CTMe 
el ingreso total es igual al coste total, lo
to de cierre (C) es aquel en el que la curva de CM corta a los que equivale a decir que el precio es igual al coste to-
costes variables medios también en su mínimo. En cualquier tal medio en el nivel de producción elegido, conocido
punto entre (N) y (C) la empresa cubre sus costes variables y como óptimo de explotación. En estas condiciones se
parte de los fijos, interesándole producir. dice que la empresa obtiene un beneficio económico
nulo o beneficio normal. Cuando el beneficio es nulo,
ECONOMÍA, TEORÍA Y POLÍTICA 145

la empresa se sitúa en el punto de nivelación u óptimo
de explotación, que corresponde al mínimo de la curva B
de coste total medio (punto N de la Figura 7.6). CM
CMe
3. Un CFOFàDJP FDPOÓNJDP OFHBUJWP P QÊSEJEB B < 0 n P
P < CTMe 
tendrá lugar cuando el ingreso total es CM
inferior al coste total, lo que equivale a decir que el
precio es inferior al coste total medio. En este caso
Punto de CTMe
la empresa obtiene beneficios económicos negativos nivelación o
o pérdidas. En términos de la Figura 7.6 esto ocurre B>0 de beneficio CVMe
nulo
para precios inferiores Pn. B=0 Pn N
Si se da esta circunstancia, la pregunta es si la empresa Punto de
B<0 cierre
producirá con pérdidas o suspenderá la producción y ce- C
Cierre Pc
rrará la instalación. La empresa comparará las pérdidas
en las que incurre si sigue produciendo con aquellas en las
que incurriría al cerrar y se puede encontrar en alguna de q
0
las tres situaciones siguientes:
a) 1SPEVDJS BVORVF TFB DPO QÊSEJEBT TJ P > CVMe Figura 7.6 - La producción y los beneficios
En este caso lo más adecuado es seguir producien-
do pues se pierde menos que cerrando. Si cerrara Beneficio económico positivo (B > 0), beneficio nulo (B = 0),
beneficio económico negativo o pérdidas (B < 0).
incurriría en unos costes iguales a los costes fijos,
mientras que si produce cubriría parte de ellos, ya
que el precio es superior al coste variable medio. En
términos de la Figura 7.6 cuando una empresa tie-
7.4. La curva de oferta de un mercado competitivo
ne pérdidas pero le conviene producir es porque el Una vez analizada la curva de oferta de la empresa com-
precio es inferior al CTMe pero superior al CVMe petitiva podemos examinar la curva de oferta del mercado.
(CTMe > P > CVMe). Téngase en cuenta que grá- Este análisis lo podemos realizar bajo dos perspectivas, a
ficamente los costes fijos medios se representan por corto plazo, cuando hay un número fijo de empresas, y a
el tramo entre los CTMe y los CVMe de forma que largo plazo, cuando pueden salir empresas del mercado y
si el precio es superior a los CVMe quiere decir que entrar otras nuevas.
se está cubriendo parte de ese tramo, esto es, que las
pérdidas serán inferiores a los costes fijos. -BDVSWBEFPGFSUBEFMNFSDBEPBDPSUPQMB[P
b) 1SPEVDJSPDFSSBSDVBOEPP = CVMe, QVFTQJFSEFMP En un breve periodo de tiempo es difícil para las empresas
NJTNP QSPEVDJFOEP RVF DFSSBOEP Cuando el pre- entrar y salir, por lo que lo apropiado es considerar que el
cio es igual al coste variable medio a la empresa le número de empresas es fijo.
resultará indiferente producir o no hacerlo, pues A corto plazo la DVSWBEFPGFSUBEFMNFSDBEP(véase Am-
la empresa pierde lo mismo produciendo que ce- pliación 3.4) o más concretamente de una industria com-
rrando. En la Figura 7.6, cuando el precio es Pc, y petitiva, entendiendo por industria el grupo de empresas
si la empresa decide no cerrar, la cantidad produ- que producen bienes prácticamente idénticos, depende de
cida sería la correspondiente al mínimo del coste las reacciones de todas las empresas que integran la indus-
variable medio, y el punto C se denomina punto de tria ante cambios en el precio.
cierre o mínimo de explotación. Su denominación
se debe a que si el precio fuese inferior a Pc la em- -BDVSWBEFPGFSUBEFMNFSDBEP PEFMBJOEVTUSJB 
B
presa cerraría pues perdería más produciendo. DPSUPQMB[PTFPCUJFOFTVNBOEPMBTDBOUJEBEFTPGSFDJ-
c) $FSSBSTJP < CVMe QVFTQJFSEFNFOPTTJDJFSSB" EBTQPSUPEBTMBTFNQSFTBTBDBEBOJWFMEFMQSFDJP
MB FNQSFTB MF DPOWJFOF DFSSBS DVBOEP QSPEVDJS TVQP- La oferta de mercado será, pues, la suma de las ofer-
OF VOBT QÊSEJEBT TVQFSJPSFT B MBT BTPDJBEBT BM DJFSSF tas individuales. Esto es, a cada precio que se considere,
Si cierra los ingresos serán nulos y solo deberá hacer la cantidad ofrecida por todas las empresas que integran
frente al coste fijo. Por el contrario, si decide continuar el mercado será la suma de las cantidades ofrecidas por
produciendo, dado que el precio, esto es, el ingreso cada una de ellas. Gráficamente, la oferta de mercado de
por unidad producida, sería inferior al coste variable un bien determinado se construye como la suma horizon-
medio las pérdidas serían superiores a los costes fijos. tal de las ofertas individuales (Figura 7.7).
146 LA EMPRESA EN LOS MERCADOS DE COMPETENCIA PERFECTA

Supóngase por simplicidad que el mercado está com- tado será que la curva de oferta del mercado se desplaza-
puesto solo por tres empresas, A, B y C. La empresa C em- rá hacia la izquierda y el precio subirá lo suficiente como
pieza a producir al precio P0, siendo la única que lo hace para que la industria sea rentable. Así pues, a largo plazo
a este precio. Al precio P1 ofrecen las empresas C y B, esta también hay un punto de cierre por debajo del cual la em-
última solo ofrece cuando el precio toma valores supe