You are on page 1of 15

Serie Geográfica, 1996, vol. 6, pp.

115-129

CARTOGRAFÍA DE LA CALIDAD VISUAL DELPAISAJE:
REFLEXIONES TEÓRICAS Y EJEMPLO DE APLICACIÓN

Femando Moreno Sanz y Javier García-Abad Alonso^

1. Introducción: Algunas consideraciones previas tal relevancia que estudia al paisaje en sí mismo,
acerca del paisaje habiéndose construido a partir de ella una rama de
El estudio del paisaje ha sido tradicional- la ciencia llamada Ecología del Paisaje, Geoecolo-
mente objeto de interés de la Geografía y, desde gía (TroU, 1971) o Ecogeografía (Tricart y Kilian,
principios del S. XX, constituye una rama especial 1982). Ésta tiene un carácter interdisciplinar y
de la misma (Passarge, 1913; Berg, 1913). Poste- convergente entre la Geografía y la Ecología;
riormente el paisaje también ha sido asumido como combina los aspectos globales y sectoriales, cuali-
tema de preocupación científica por parte de otras tativos y cuantitativos, y se apoya, en definitiva,
disciplinas, tanto en la vertiente pura como aplica- en las cartografías integradas a diferentes escalas.
da: desde la Botánica (Rivas Martínez, 1976; Por otra parte, el interés no ha sido mera-
Géhu, 1979; O. Bolos, 1984), las Ciencias Tecno- mente científico, sino también estético. Desde el
lógicas (Gómez Orea, 1976; Ramos Fernández et punto de vista artístico, el paisaje ha estimulado a
al, 1979; ETSIM, 1986; Escribano et al, 1987), pintores, especialmente en los tiempos modernos,
la Ecología (González Bernáldez, 1981; Tjallingii con una copiosísima producción en la historia de la
y De Veer, 1982; Naveh y Lieberman, 1984; pintura. Será el paisajismo una de las especialida-
GoUey, 1987; Lefeuvre y Barnaud, 1988; Rohden- des pictóricas más cultivadas y en la que famosos
burg, 1989; Gómez Sal, 1995), la Geografía creadores han mostrado su destreza y genio;
(Bertrand, 1968; Martínez de Pisón, 1983; Mateo podemos mencionar, por ejemplo, a Turner,
Rodríguez, 1984; M. Bolos et al, 1992) y otras Cézanne, Matisse, Van Gogh y, entre los españo-
como la Geología y Edafología (Sánchez Díaz et les, a Mir o a SoroUa. La sensibilidad perceptiva
al, 1984). que despiertan las formas y los colores, así como
Como es bien sabido, el concepto de la variabilidad temporal, llena de matices, de sus
paisaje ha sido utilizado a lo largo de la historia elementos naturales (estaciones del año y periodos
con diversos significados, existiendo actualmente a lo largo del día, etc) no han quedado desapercibi-
varias maneras de concebirlo y de abordar su das para el mundo del arte. Al respecto, Nardy
examen (Berdoulay y Phipps, 1985; Ramos Fer- (1982) expone una interesante revisión sobre la
nández y González Bernáldez, 1987; Rougerie y evolución histórica de la percepción del paisaje y
Beroutchachvili, 1991; Cáncer, 1994). En su del relieve terrestre, tan ligada al concepto de
tratamiento, una de las vías adoptadas ha adquirido arquitectura, en la historia del arte. Este valor
estético del paisaje constituye, además, un aspecto

1. Departamento de Geografía, Universidad de Alcalá, Colegios 2, 28801 Alcalá de Henares.

especial interés para la ciencia. Es. cial. En este medio en que habita y éstas afectan. Del gran interés de determinado estado o estructura interna (Bertrand. Muñoz Jiménez. sobre todo. A partir de esa percepción del que pueden ser aprehendidos a partir de la percep- paisaje. ordenada no reductible a la suma de sus partes. otras fuentes de conocimiento. los aspectos visuales nos da idea el que el 83 % de 1968. 1979. a perceptible o de lo más directamente perceptible y las actuaciones que el hombre ejerce sobre el que también forman parte del paisaje. la estructura de difícil o velada percepción visual. al aspecto perceptible del paisaje. Por un lado. pues. un sistema. condicionándose aspectos visibles de la realidad. 1981). de lo que se ve. al menos. distinguiéndose diferentes unidades . quedan. que expresan la fragilidad del paisaje ante la Este primer referente visual da pie a buscar acción antrópica. del medio ambiente. por tanto. nuestra percepción se realiza por la vista. dando lugar en un segundo pelda. En efecto. La contemplación del paisaje nos permite. las rocas y su revestimiento vegetal y animal y. se apreciarán. también de unos aspectos no visibles del paisaje nos naturales y culturales que se dan en una (criptosistema) o. la morfología cultural constituyen los componentes esenciales del y la estructura. esto es. Existe.116 que el conocimiento científico no desprecia (Géhu. co: la observación. el paisaje tiene una dimensión se concibe dentro de un esquema dinámico integra- perceptiva (González Bemáldez. se describe el territorio. el espacio geográ. en mayor o caso. el primer sus propios ojos sin tener en cuenta. una componente visual. do en otras fuentes de conocimiento. visibles del paisaje (fenosistema). En primera instan. mismo. necesariamen- peldaño del estudio del paisaje sería la descripción te. La inquietud científica del hombre se solapa to indisociable de todos esos elementos unidos a un al disfrute estético. Dicho conjunto posee una estructura modo unitario.5 % para el olfato y por tanto. normalmente. interesarnos por todos aquellos aspectos 1. apoya- menor medida. en definitiva. de tal forma que su función sólo cia. recíprocamente. aspecto do. Esta se vuelve una pieza de plan dos aspectos: el valor actual y el valor poten. que son los constituyentes se interrelacionan. que los procesos se encadenan. Así pues. estético y científico. En su método se contem. El paisaje es considerado como un conjun- 1988). un sistema este que constituye un paso inicial para llegar a su abierto que manifestará en cada momento un entendimiento y explicación. sino que constituye un sistema de relaciones en el El concepto de paisaje contiene. Sus elementos analiza aquello que el hombre ve. con el fm de al igual que pueden afectar a cualquier otro aspecto aprehender más ampliamente ese objeto de interés. de aspectos de más extensión de terreno. ción visual. lo que el observador ve con fico. el mismo González Bernáldez habla El paisaje integra un conjunto de fenóme. la dinámica del paisaje aquellos otros aspectos que están detrás de lo a corto y medio plazo responde. En este sentido. su aprehensión se mente.5 % para el tacto. intrínseca. entre otros). Por un lado. González Bemáldez (1981) habla de unos aspectos ño a la interpretación y explicación. do el 12 % para el oído. a partir de aquellos aspectos por otro. Se contempla o se realiza como un todo (integración). Estos pueden ser Esa misma línea de trabajo propone Ramos utilizados como eslabón inicial del método científi- Fernández et al. (1979). interesándose por el paisaje de territorio. un doble valor. la aportación del elemento humano y visibles. el afán inquisitivo del hombre opera. 3. Como indica García Ramón (1981).

coyunturales y otras cuya manifesta. de procesos a través de los cuales el hombre de relación. 1987. 2. la posición del observador. profundidad del análisis visual que se realiza. Una vez tratada su naturaleza y método la cognición cumplida de la realidad percibida. tos. si se utiliza información nos adentraremos en el concepto de calidad visual complementaria. Es aconsejable que estas dos por la que además de la distancia. biológicos. la fase siguiente acude ción cartográfica. En la percepción. se pasa a del paisaje. de acuerdo a im orden temporal. 117 espaciales. el discernimiento prosigue. culturales. técnicos. Hernández y Pastor. o asistida. La visión directa sobre el terreno. en el que entran en juego dos ya al filtro axiológico de la mente humana que da modos bien distintos de percepción visual: la pie a la valoración paisajística. 1990). en unos casos. cuando sólo intervie- parcial del paisaje: la incidencia visual de los ne la pura razón/intuición del individuo o grupo elementos morfológicos básicos. pues de él depende en todo caso la racional de la realidad. individual y colectivamente conoce su entorno y se ción visual sobre el espacio es menos aparente o predispone a acmar sobre él (De Lucio. a partir de los aspectos no como percepción ambiental. de una situación momentánea otra más general conocida en la literamra científica y actual. Si de valoración. se atenderá a otras cuestiones de detalle. puede discurrir nuestra inteligencia vayan ligadas las condiciones atmosféricas y la iluminación. Los aspectos a tratar serán variadísi. De la percepción del paisaje a la evaluación desde un plano horizontal y panorámico o puntual. políticos. de su calidad visual aporta unas notas de generalidad. Así pues. cos. no debemos olvidar que el aprendizaje la realidad. por lo que en la metodología propuesta permita un mejor entendimiento de los otros por aquellos autores se aconseja la realización de aspectos menos visibles. A partir de ellos perceptor. La utilización de la técnica cartográfica para expresar a) Descripción prelimiimr del paisaje. cognitivio objetividad/subjetividad (Muñoz Jimé. Por otro lado. sociales. se aborda el tema de su representa. la interacción de elementos tales como los concep- económicos. además. requiere un conocimiento mucho más elaborado de Además. También interviene el tiempo que dure adquiere un valor destacado en la ordenación la observación. vos. Es lógico que un intervienen otros factores como el movimiento del acercamiento a los aspectos visibles del paisaje nos observador. una visual complicación añadida concerniente al binomio Aim reconociendo la componente subjetiva. 1991). es decir. Esta El objetivo del presente trabajo consiste en percepción va seguida de una interpretación del mostrar el tratamiento cartográfico de un aspecto medio que puede ser simple. psíqui. panorámico-real y la proyectada-simulada. los elementos del medio que conforman el territo- . pues esa percepción visual itinerarios. los estereotipos y los valores (Zube. sino que abarca mos: físicos. es posible describir el paisaje en términos objeti- nez. etc. Aspecto la calidad visual del paisaje posee. en otros. demográficos. De esta interpretación. 1981). químicos. si se entiende éste como la expresión visual del medio (recordemos el elevado porcentaje de impresiones que recibimos por los ojos). el conjimto visibles. y La percepción del paisaje se inscribe en de detalle. perceptual no es sólo concepmal.

al domi- cartográfica. que influyó decisivamente en calidad del paisaje. se evocador de los levantamientos gráficos en pers- centrará el esmdio sobre todo en los aspectos pectiva del terreno o bloques diagrama. el correspondiente diagrama en sión sintética de las funciones de las distintas relieve. son relevantes del paisaje sin ambigüedad: quienes atributos muy importantes. sonidos. que un esquema visual apto para tomar los datos contribuyen a definir el paisaje y. línea. sin embargo. en escala y espacio. a la sintéresis (M. Esa explicación compleja y áreas fisiográficas que. estos aspectos no se cuenten con una educación artística comprenderán tendrán en cuenta. supuso el paso hacia una nueva forma de visual objetiva. junto a la Cartografía. aparecen composiciones que permiten diferen. para analizar el paisaje. Al representar individual o mediante la combinación de elemen. aunque seamos conscientes de que las propone que. a veces. Según señala acertada- be sobre las que más tarde se realizará la valora. olores. descubrimiento de sus leyes por Bruneleschi. bien de forma la pintura y arquitectura occidental. en nuestro caso. hay que elegir la cual la perspectiva pasó a formar parte de la esos elementos conociendo su naturaleza y su ciencia del dibujo. prognosis y. escapa. El visuales básicos: forma. Para ello. la tipificación ocupa un primer lugar. pasando En el largo proceso de la elaboración de la inmición mágica de la Edad Media. el observador deberá contar con rísticas no visuales. Para ello. mente Navarro de Zuvillaga (1996). finalmente. se incluya. que llevaría desde la diagnosis a la ten caracterizar esas grandes unidades paisajísticas. reconociendo el enorme valor caso. Gracias a ellos. como ya se ha dicho. ha sido soslayada por nosotros para básicos. Una visión el conjunto de rasgos con que se manifiesta el simplista sólo permitiría apreciar los aspectos más paisaje permite establecer diferencias y viene superficiales. nio de la razón científica. cuando sea preciso. el observador debe considerar algunas propiedades (también objetivas) intrínsecas del . Así pues. en buena medida. a partir de su extensión superficial. formas plásticas. "Géométñe descríptive". contribuyó a cambiar la visión del mundo. apreciando más la Hay un consenso general en considerar que variabilidad y los valores estéticos. En el presente Y es aquí.118 rio poseen unas propiedades visuales que constitu. plasmando en el plano bidimensional las tres ciar las distintas unidades que el observador perci. permi- pormenorizada. etc. centrarse. a partir del relieve. Bolos Además de los seis elementos visuales et al. Este avance se materiali- al tener como objetivo determinar las unidades de zó ya en la Ilustración con la obra de Gaspard paisaje según la integración de ciertos elementos y Monge (1798). donde se estéticos. la realidad visual. mejor las imágenes complejas. jerarquía (aspectos funcionales). por tratarse de una primera aproximación. color. sólo en lo percibi- yen la expresión plástica del paisaje. dimensiones del espacio. se pretendía lograr la fidelidad tos. especialmente en lo relativo al dominio debe atender en primer lugar a estos seis elementos de la perspectiva y la sucesión de planos. 1992). No se nos do visualmente y en su valoración visual. textura. se técnicos. la perspectiva ción. independiente de las preferencias o ver. por lo que siempre es recomendable siempre determinado por las características visuales tener los suficientes conocimientos artísticos y del territorio. son la expre. se aprecian inmediatamente las piezas del territorio. de representar. que son atributos de la expresión 1425. que también hay caracte. Con él.

si fuera simplificó hasta quedar sólo cinco variables cuyas preciso. etc). En ella. a veces. a las que se podría añadir en deter- lo que abunda por doquier. Moreno Sanz.. terraplenes. el conjunto se je. Morata de Tajuña. el adecuado conocimiento científico (información Cuando la relevancia de alguna de las complementaria) que le permita descifrar los variables es muy baja por su escasa incidencia mensajes invisibles de las relaciones entre los visual. variedad y contraste. la variedad. poniendo en relación cantidad con calidad en un 1992. • Ocupación del suelo. etc. agrupadas en torno a esos a los conocimientos previos del observador. Se valora la magnitud y el con- definirse variables que hay que considerar y cómo traste frente a la monotonía y a la artifi- debe realizarse la valoración de las mismas para cialidad (excavaciones. 1995. ocho) variables. se tres ámbitos. sintetizando aspectos minados casos la hidrografía. para luego entrar en la del medio físico como del humano. 1993. receptivi- nes estará potenciado si el observador cuenta con dad y singularidad. se han Tanto relieve como vegetación se valoraron considerado siete (y. b) Variables propuestas v su valoración En el ejemplo de aplicación que se presenta Una vez delimitadas las unidades de paisa. 119 paisaje como son las ligadas a la cuenca visual. se prescinde de ella. deben • Relieve. a las grandes unidades fisiográficas con claves de valoración pueden resumirse del siguien- las matizaciones introducidas por la ocupación y te modo: uso del suelo (cubierta vegetal. claro ejercicio de síntesis. el significado de las imáge. en Horche-Romanones (Figura 1). pedagógico. Bosque Sendra et ai.. Por otro lado. Moreno Sanz. densidad y presencia de la obtenido una Cartografía de la calidad visual del posible vegetación natural. de modo que con las diferentes componentes del paisaje. así como los paisaje en diversos ámbitos de la Región Central tipos de cultivo y morfología parcelaria. con de forma similar a la propuesta por Villari- . nuevamente hay que referirse Dichas variables. entendida ésta en oposición a lo vulgar.. Así mismo. • Apreciación global: Actividad. Sancho Comíns et al. históri. cada unidad. cultural. fueron las siguientes: deberá considerar la singularidad que presenta cada • Medio físico: Relieve y vegetación unidad. Sancho Comíns et al. las que se pretendía resumir el significado percep- particularmente la actividad y la receptividad de tual de elementos morfológicos procedentes tanto cada unidad de paisaje. (Moreno Sanz et al. al margen de consideradas de interés se elabora la matriz de otras consideraciones puramente subjetivas que se calificación. 1992. a natural. San Martín de la colorido. Arganda y Horche-Romanones). (Trijueque. Vega. Se valora el estado En anteriores ocasiones en que se ha de desarrollo. así como valoración de la calidad de las vistas emitidas y la apreciaciones globales de cada unidad paisajística de las vistas percibidas por y desde cada unidad. como se verá más 1995. construcciones. 1996). que podrían haberse simplificado. las unidades paisajísticas anteriormente diferencia- das (tipos de paisaje). la rareza. se va calificando cada una de tratarán de evitar. tales como el valor científico. • Medio humano: Ocupación agraria y co. sobre todo). García-Abad y adelante.

de modo similar. Lucio (1992). se ganaría también en • En la receptividad. que una aplicación mecaiücista de esta técnica dé 1981. ser pasadas por alto. como ya se adelantó. . La Cartografía de la Calidad Visual del histórico. para cada zona. A de sintonía. tendrá un carácter eminentemente técnico. Paisaje La escala propuesta para la valoración va Una vez expuesto el método particular de de cero a diez. al valor científico. didáctico que cada unidad posee. en su caso. por Ormaetxea y De el promedio de su calidad. aunque si ésta fuera la mayor preocu- valora conjuntamente la capacidad de pación. como se propone en el método comenzarse por puntualizar la naturaleza de la de Tandy (1971). Aunque podría haberse incluido alguna expresivo corrobora no sólo esa pertinencia. que combinan algunas de las ventajas de los valoración del paisaje. en orden a evitar dentro de los denominados mixtos (Villarino. • Por último. se habrían de adoptar otros métodos como recibir vistas de las unidades exteriores y los propuestos. Cartografía que. por tratarse de Por ello. ecológico. viendo el recorrido de las cifras y su entidad real tan vinculada al espacio como es el posible significado. sino más. y dado se trate de valores aceptables o no. 3. los resultados de la valoración de una partir de ahí. mensurables. se objetividad. análisis y una matriz como la descrita (unidades Poco se puede dudar sobre lo acertado que es espaciales-variables de valoración). mediante encuesta y fotografías. el carácter cartográfico de estas Jornadas. no añadirían información relevante. El uso cotidiano de este recurso técnico- de calidad. que será utilizada como una herramienta de visuali- con una ficha básica para cada evaluador previa. entre otros. • En la actividad. valoración cualitativa como la que se pretende. se establecen cuatro categorías paisaje. a pesar de todo. zación y de expresión de los resultados de aquella mente confeccionada. debe paisaje analizada. cabe a se pasa por el valor intermedio (cero) cuando se continuación hacer unas reflexiones sobre la quiere mostrar indiferencia frente a la variable complejidad que conlleva el modo de representar considerada o. se pensó que también aconseja su continuidad.120 no (1985). con elevado grado final. El método utilizado podría englobarse propiciar una profunda reflexión. la singularidad atiende. se estaría muy cerca de intenta valorar conjuntamente la capacidad los de subjetividad compartida. De este modo. al mismo tiempo. se Dentro de los primeros. Con ello. conviene recapacitar sobre algu- estados intermedios de difícil asignación en una nas cuestiones que no debieran. la punmación obtenida. con varios evalua- de emisión de vistas junto con la calidad de dores en el propio campo. en su cuadro de factores de 1987). Es bueno. pero operando sobre las esas vistas emitidas por cada unidad de mismas unidades espaciales y las mismas variables paisaje. basándose en las puntuaciones. ausencia en la unidad de tal valoración en un mapa. sumándose al acudir a los mapas para exhibir. con signo positivo o negativo según valoración de la calidad visual del paisaje. métodos directos con otras de los indirectos. ya un grupo de licenciados de distinta procedencia. como se dijo. Ramos Fernández y González Bernáldez. en el presente ejemplo de aplica- La valoración se realizó en el campo por ción. A estos efectos. donde se incluía la fecha de valoración.

Por otro lado. tridi- desde la vertical da una cobertura del espacio a mensional. presa-embalse. Por un lado. si no más. la visión que se tiene desde la escala se hace hasta cierto punto difícil el terreno es IIL panorámica. relación geométrica sencilla y fácil de cuente o excepcional percepciones desde aerona. no ocurre lo mismo en la modo de vuelo de pájaro. Esa imagen desde el terreno responde a una te distorsión de las formas y superficies oblicuidad o colateralidad muy distinta a la imagen (principales aspectos que cubre una mapa) vertical del mapa. apareciendo . deben ser soslayadas de tado en un mapa. pues en el caso de ción. desde ese punto de vista el paisaje que se presenta. predisponiendo a aceptarla acudir a un artificio que sólo simula la por su "belleza". corresponde fehacientemente a la posición original • Muy relacionado con lo anterior. etc) que ción de volúmenes y es. no se acomoda por igual en un el mundo a sus pies. extraplomos y otros casos poco frecuentes). manera sistemática. por tanto. aquella que de determinar. • El factor escala. la referida imagen cartográfica responde a una • La imagen del terreno permite la percep- proyección (cilindrica. variantes del trazado de vías pretender representar el relieve se debe de comunicación. Es un hecho ampliamente intermedio. se resumen • En el mapa. quienes desde los promontorios de su visual puede ser muy variable y. otro extremo de máxima lejanía y uno del Monte Olimpo. que preside ambas Desde la altura. la ni de percepción ni de toma de datos. en general. Ello lleva a una muy importan- ves). matices. la pro- utilizado por los publicistas para presentar una yección vertical del mapa se reduce a un alternativa interesada de uso del suelo (urbaniza. permite abarcar con la mayor amplitud posible un la amplicación o reducción obedece a una espacio o cuenca visual (se descarta por lo infre. con lo que Sin embargo. en el mapa. no por obvias. determinar. parece como si el hombre tuviese visiones. acimutal. por utilizar una expre.. aunque el usuario jamás verá pluralidad de planos. nos. de hecho. como aquellos montañeses a caso y en otro. No se nos escapa. Pero. sólo plano efectivo. que ésta no bidimensional. No obstante. así. visión impuesta por el mapa que. es decir. no dejan de • La visión desde el terreno es real y la presentarse. Las implicaciones que ello cuando lo reahnente percibido es represen- conlleva. y como es bien conocido. pues. se reduce a superficies. visión vertical del mapa es una representa- En este sentido. propia de la perspectiva del terreno permite la sucesión valoración visual del paisaje. prácticamente nada se comparativamente las más sobresalientes: oculta (salvo concavidades. cónica. Por contra. en la segunda mitad no la amplitud y profundidad de la cuenca del S. etc. la panorámica observada siempre es factible una diferenciación al desde gran altura le hace al hombre partícipe de menos entre un primer plano de proximi- una de las prerrogativas de los eternos habitantes dad. ción simulada de aquélla. sobre el terre- los que aludía Réclus (1975). etc).. se valle se asoman a la llanura y ven abrirse ante sí el incrementa o reduce la diversidad de pla- infinito. 121 cabida a deficiencias que. de diferentes planos de fondo. al ser sión coloquial. XIX. A continuación. relevancias.

por tanto. aplicar el Un tratamiento detallado o exhaustivo de sistema de valoración.. Villarino. pues son estas complejidades las que fomentan el Sin embargo. por tanto. Este hecho puede no ser importante Los mapas de calidad del paisaje recurren e. ¿qué recursos o conjunto de criterios que atienden a esas caracte- expresivos cartográficamente permiten perfilar rísticas intrínsecas del territorio. esta ción es. la percepción visual principio una distorsión artificial en formas y del paisaje. Sin embargo. 1988) y. muchas son las preguntas que Sin embargo. debe destacarse que esta percep.122 casi todos los espacios como observables. con objeto de insistir un mapa implica la confrontación de dos imágenes en la importancia de la misma. precisamente. ¿cuántos mapas consideran homogéneas de acuerdo a algún criterio deben elaborarse para cubrirlas?. no es éste el momento de de la escena. porque opción facilita la cuantificación y el tratamiento la posibilidad de observar un mismo espacio desde estadístico de la información. (Díaz de Terán. sesgada y parcial. 1981). las coropletas permiten pueden plantearse al respecto: ¿cómo cartografiar representar unidades discretas del paisaje que se esa riqueza de posibilidades?. El paisaje. conferir cierta propiedad plástica al diseño carto- lo que forma parte de la unidad armónica gráfico. Fernández et al. Este método considera el percepción a partir de elementos visuales de espacio como un continuo que varía de manera carácter objetivo. 1979. se asimie desde el representar es. por su parte. tamaños (estilización morfológico-figurativa) que En este sentido. Otro modo sería no estable- esta problemática sería sumamente interesante. más allá de lo morfológico- proporciona un solo punto de vista y. Un modo de mejor un punto de vista?. después. Frente a ello. en realidad. en puridad perceptivo-visual. Estas y muchas otras afrontar su demarcación es suponer "a priori" que más son las cuestiones que. cer una previa demarcación en el mapa. bien distintas. unen esencia. figurativo. en el terreno suelen ocultarse ingenio del cartógrafo y las que contribuyen a normalmente algunos o bastantes espacios. En este caso. Por tanto. Sin embargo. Este método no parece el espacio. así como la calidad visual del mismo. complican representan unidades uniformes por la integración la confección de una Cartografía de la calidad de múltiples aspectos o variables físico-naturales visual de paisaje. sino sólo . este mismo hecho sí pequeñas unidades regulares de base a las que se puede ser fundamental cuando lo que se quiere aplica un valor. discreta. el paisaje llevado a exponer dicha problemática. a pesar de que se pretenda vehiculizar tal puntos de igual valor.. diferentes puntos de vista constimye su misma Las líneas isométricas. tan sólo se ha pretendido plantear y Así pues. ser legítima su obviedad en la represen. aleja lo real de lo representado. hacerlo. retículas o celdillas dividen el espacio en quiere mostrar. se asimie una distorsión de las caracte- uniformiza y objetiviza plenamente esas diferentes rísticas intrínsecas del territorio en favor de una percepciones visuales que caben de un mismo estimación cuantitativa. en definitiva. sin embargo. incluso. por definición. Las pues no afecta a lo substantivo de aquello que se mallas. a diversos métodos de representación (Ramos tación de muchos aspectos y facetas del paisaje. porque el paisaje implica la reunión lo modela la propia visión y ésta es posible desde de caracteres y se expresa como un todo de forma múltiples puntos. el mapa sólo gradual y. más adecuado.

otros recursos gráficos que contribuyan a mitigar . como un recurso plástico muy a un entendimiento más completo del significado y utilizado en dibujo y pintura. El bloque diagrama Esta deficiencia no puede ser solventada que presentamos posee el acimut más plenamente y. Cada tipo de representación aporta sus bondades y. presado con mayor grado de fidelidad entre sí. el procediiiúento de espacios y paisajes. se puede llegar a un mapa de valoración con la objetividad expresada por el uso de del paisaje mediante isolíneas. discretizar (regionalizar) el espacio mediante la En la Figura 2 se muestra un bloque dia. resultados similares. . por separado llevan aparejadas. que en nuestro caso lógico-figurativa propia de las diferentes visiones no hemos utilizado por no abundar en ya comentadas. al mismo (Guadalajara) tiempo que compatibiliza la subjetividad Con una valoración a partir de una malla introducida por la visión parcial de un suficientemente densa. Ejemplo de aplicación en Horche-Romanones más acorde con la realidad. otra posibi. así como la Temática. tan sólo. puede ser de . implicaría la distorsión morfo.Por otro lado. temática a estudiar. el mapa. el método de coropletas. según la a partir de la hipsometría del mapa 1:50. cabe "maquillar" parcial. o de un conjunto de puntos espacio y la valoración correspondiente. contando con las limitaciones de este recur- Se sugieren las dos técnicas siguientes: so gráfico que. 123 después de haberlas delimitado sobre el terreno. no obstante. pero visuales nacidas de la realidad misma. también puede ser muy útil lo más posible la falta de una representación disponer de panorámicas fotográficas. alcance del paisaje y de la valoración realizada. en este trabajo se propone elevación suficiente para apreciar sin obs- complementar este modo de representación con táculos (sombras) el conjunto. cubren en gran medida las desventajas que respecto a lo percibido realmente. tan sólo. aislados. como geógrafos. lidad de obtener estas perspectivas tridi- Este último caso sería el más próximo a respetar la mensionales está en el manejo de un Mode- realidad y. que en este caso parece exigir . el bloque diagrama y profundidad o tercera dimensión a partir de las imágenes fotográficas constituyen un conjunto la noción de perspectiva anteriormente gráfico cuya observación alternante acerca al lector referida. se ha una misma proyección común a todos los preferido. al menos un punto de vista puede ser ex. apreciación de criterios de homogeneidad seleccio- grama realizado con perspectiva isométrica nados entre los más representativos. lo Digital del Terreno. sobre todo. conveniente para situar la mayor concavi- mente las distorsiones con la diferente aplicación dad (confluencia de las vegas del Tajuña y de las variables visuales propias de la Cartografía Ungría) frente al espectador. fidedigna de la realidad-terreno. permite simular más apropiadamente la Finalmente. Por tanto. No obstante. para quienes no del paisaje valorado.000 por transferencia manual. Un examen comparado y alternante con el mapa facilita una comprensión del paisaje 4.Diseño de uno o más bloques-diagrama gran ayuda. En este caso. Esta representación de conservan en su memoria esas impresiones la realidad también es bidimensional.

secano. frente a Horche. queda luego. olivarera o forestal. como base para esa valora. Esini ctura geo lógica Clases agrológicas Valor superior (calidad media alta) obtienen Ocupación d t\ suelo en 1996 la Vega de San Andrés. En una Tabla se refleja el resultado cuantitativo de ción. la categoría de calidad muy alta Horche-Romanones doce unidades de paisaje. amplio en el que se inscribe. se pudo llegar a definir un El mapa resultante de la valoración (Figura conjunto de áreas de paisaje para someterlas. La variable también afecta a la forma y textura. a la cubierta vegetal.124 Entre los elementos visuales básicos del muchas más posibilidades dentro del estudio más paisaje. frente a Romanones. más complejo. Sancho en un trabajo en al mapa. 3). Éste muestra el predominio de la catego- curso: el mapa tipos de paisaje (1996) que al ría inferior. será relevante) y el color. talud y páramo). En efecto. en este caso. como (vega. de calidad visual media. muchas de las áreas se van a agrupar una vez sometidas a la valoración de la calidad paisajística). se ha preferido este mapa. bastante esquemático. ladera oriental del Monte Sierra). Aunque los resultados no serían muy diferentes (pues. pero con . gracias al proceso de generalización. etc) y la ocupación Monte Velasco. lo primero que se ve es la forma (y. en espacio en valoraciones diferentes. iguahnente. que referidos a las unidades superficiales. como las bajas de las vegas con cultivos sistemáticos de regadío y los glacis Model 0 topogr áñco cultivados tanto en secano como en regadío. a la valoración. aguas arriba de Romano- nes. pues una superficie. especialmente. primer lugar. se ha utilizado el mapa de tipos de paisaje la catalogación efectuada que más tarde se traladó elaborado por el Prof. tres queda reservada para el paisaje del talud cubierto por cada una de las unidades fisiográficas definidas exclusivamente por masa forestal densa. o al de cultivo (regadío. ganando en calidad y nitidez. tanto Unidades annbientales ^1 1 — ^ T IPOS DE PAISA JE . esto cruzar la información de los correspondientes es. principal propiedad visual de un mapa de coropletas de aspecto cualitativo. cultivada en secano e. como se verá. a ella mapas incluidos en el siguiente esquema: pertenecen tanto las áreas del páramo con cultivos sistemáticos de secano. En realidad.1996 ocupado con olivos o bien especies forestales (borde oriental del páramo de Horche. el volumen si la topografía es La solución cartográfica. la del > Ungría. en función del tipo corresponde al Monte Sierra. glacis. Dicho mapa representa para el caso de Por último. dentro de ella. De ahí que se visual valor resulta la más conveniente para la hayan elegido estos dos elementos de análisis: expresión cartográfica de un tema que jerarquiza el relieve y ocupación/uso del suelo/vegetación. normalmente asociado al uso del se trata de un fenómeno (la calidad) con datos suelo y. Se asigna calidad alta al paisaje del talud Tipos de relieve >^ descendente desde el páramo hacia las vegas. Con ello. dentro de las cuatro propuestas.

. Madrid. 145-182. Análisis automático de Conde del Valle Salazar.Géhu.16 pp. des paysages végétaux: la Symphytosociologie" en hischen Zonen der Sowjetunion". part 1. Madrid. De et al. Leipzig. . (2). (1988): "Couleurs et formes dans les Physique Globale. F. M. Desarrollo de un procedimiento para la . y Moreno formulación y representación de los valores paisa- Sanz.C. (memoria fotográfica). paitsage" en L'EQUIP: / Coloquio Paisaje y .M. J. Le point de vue du phytosociologue" en Revue Géographique des Pyrenées et du Sud. -Berg. Ecology" en Landscape Ecology. Toulouse: 249-272. 20 (6). Bd. (1981): Métodos y concep. D. . M.Gómez Orea. Mataix.Géhu.González Bernáldez. pp. Bibliografía . G. J.M.. 11 pp. M. + 4 microfichas. (1976): "La calidad del medio Geosistema. pp. V. té d'Ottawa..Bolos. J. -Eds. y Moreno Sanz. Colloques Phytosociologiques. Madrid. (1988): "Tipos y metodolo. F.. . J. F.GoUey. Fimdación teorías más representativas de la Ciencia del Bancaja. pp.Berdoulay. Iglesias. Madrid. 39 (3).VV. (1968): "Paysage et Géographie . (1913): Landscape-geographicalzones . Barcelona. (1991): El cas" en AA. paisaje. Paisaje" en Geographicalia.. (1987): "Introducing Landscape del Paisaje.Bolos. 1-3. Frutos. 17. Henares. (1979): "Pour un approche nouvelle ofRussia.D. pp. I. Madrid. 53-107. 273 pp. J.Gómez Sal. noma de Madrid. y Torrecilla. jísticos de los espacios naturales" en Geographica. E.(1985): tal y Ecológica': Propuesta de reforestación con Paysage et systéme.Lefeuvre. & Phipps. pp. De. Oikos-Tau. G. Problemas. aprendizaje perceptual del entorno. "Die geograp. F. J. criterios ambientales" en Geogaceta. Madrid. actitudes ambientales. . O. 459 pp. Fundación y eduación ambiental. Rey en las Vegas de Madrid" en Catastro. & Bamaud. (1995): "El paisaje agrario desde pp.Hernández Sánchez. (1994): "Aproximación crítica a las de Agricultura y Ecología. 1 (1). L. 125 5.VV. Bulletin de la Société Botanique de France.García-Abad. Doctoral).J. 251 pp.: Geología Ambiental.Blume. 1463-1466. (1981): Ecología y . y Pastor. Alcalá de ITGE.Lucio.: Ciclo . -I. Ouest. gías de cartografías geoambientales o geocientífi.ETSIM (1986): Curso Monográfico sobre Restau. (1987): El Paisaje. Esquisse méthodologique" en paysages. (1993): "La dinámica del paisaje: aplica. Sancho Comíns.J. (1996): "Una aplicación didáctica en 'Cartografía Ambien- . J. Libro microfilmado (Tesis tos en Geografía rural. The . Barcelona.M. Valencia. 1. . Paris: 221-231. Éditions de l'Universi. ración del Paisaje.García Ramón. du Paysage: Mythe ou réalité?" en Bulletin d'Éco- . la perspectiva de la Ecología" en AA. Zaragoza: 17-30.Escribano. .S.B. A. 107 pp.Bertrand.Cáncer. Bailleul. De (1984): "Una visió geobotánica del Hague. 239-257. MOPU. 493-522.V. 19 (4). 31. pp. De (1990): Interpretación del medio Técnicas de Recuperación. (1992): Manual de Ciencia . H. logie. Universidad Autó- . J. Bases Científicas y . 119-133. pp. 126 1958 (en alemán). 195 p. 335-345. M. ciones de un SIG ráster al ejemplo de Arganda del 18. pp. C. (1988): "Écologie Madrid.Díaz de Terán.Bosque Sendra. Madrid.R. M. ambiente. Otawa. . ICE de la Universidad de Alcalá. Barcelona. 35-51. Masson. J. 124 pp. A. L. Moskva (en ruso).

Catena paisaje-objeto en los planteamientos integrados de Paperback. J. J.Navarro de Zuvillaga. Madrid. ca. . Métodos para su consideración objetiva como en una sociedad urbana: valoración ambiental y criterio de conservación" en Beascoetxea. 302 pp. Diccionario de la Naturaleza. (1996): Imágenes de la . región of Spain" en Landscape and Urban Springer-Verlag. Armand Colin. Habana. (1995): "Los paisajes de papel" física y Ecología. del paisaje" en Agricultura y Sociedad. .. (1913): "Physiogeographie und . Sanz. J. 470 pp. pp. Espasa-Calpe. G. 651-662. y Santaolalla.Naveh. 155-166. J. J. y González Bernáldez. Universidad de Oviedo. Géoystémes et Paysages.Moreno Sanz. J. F. fía de los Paisajes. 2. 3 (27). drid: 9-31. . Paris. 771-782. 491-504. pp. pp. 682-690.Rivas-Martínez. S.S. y Riestra.Ramos Fernández. J. F. Salvador historique de la perception géographique du relief Sanchis.. (1979): El lugar de la Geo. E. La Habana. -Ed. Siruela. -Coord.. 177 pp. P.Martínez de Pisón. vegetal" en Anales del Instituto Botánico A. 20.Sancho Comíns. 27. H. J. al investigador Félix M" Ugarte Elorza. Madrid.-: . J. De (1992): "Valo. (1992): "Crisis and permanence of the . EMESA. 44 pp. 113-119. Paisaje y paisanaje.Mateo Rodríguez. Revista fotográfica española. Hamb..Nardy. 55-61. A. -Eds. Oviedo. -Dir.Réclus. F. ñol de Geología. (1984): Landscape traditional Mediterranean landscape in the central Ecology. Bosque Sendra. J. & Beroutchachvili. (1984): "Metodolo- terrestre" enL'Éspace Géographique. en Gómez-Pantoja. Bilan et méthodes.L. antepasados. p. (1982): "Réflexions sur I'évolution . ca. ICE de la (1987): "Paisaje" en Ramos Fdez. (1995): "El espacio rural ción. Madrid.Susanna. Doncel. . . pp. (1992): "El paisaje rural a vista de . 3. Z. Cavanilles. pp. J.Sancho Comíns.M. (1976): "Sinfitosociología. (1984): Apuntes de Geogra. A. . (1981): "Paisaje-vivencia y Geomorphology. F.. una nueva metodología para el estudio del paisaje . «fe Lieberman. Los satélite: propuesta de trabajo práctico en el suroes. Mitt. gía de la Cartografía Básica" en / Congreso Espa- 232. Sancho Comíns. 33. análisis geográfico" en / Congreso Ibérico de . Segovia. Tomo I. 27. F. paisajística" en Anales de Geografía de la Univer- Meaza. Madrid.J. Cremlingen-Destedt.Muñoz Jiménez. 15. (1975): El hombre y la Tierra. y García. Ecología. (1989): Landscape Ecology- . 338 pp. J. Madrid. Planning.Rohdenburg. San Sebastián. ..-: Universidad de Alcalá. -Eds. J. Alcalá de Henares. y Serrano Abad. vergleichende Landschaftsgeographie". Universidad de La geogr. Madrid. . 356 pp.(1946): Sombras.Rougerie. Madrid: 179-188.. O. y Moreno perspectiva. (1991): Geografía. J. . Cuadernos . pp.L..Sánchez Díaz. E. P. E. A. S. Navalpo- ración de la calidad del paisaje vasco por la pobla. y Amal García. grafía Física. Hombre. Moreno Sanz. Rubio Delgado. pp.. A.Moreno Sanz. 548 pp. N.J. 224. Ges.. A. 163-170. 23. J.-: Homenaje sidad Complutense. 216 pp. P. G.Muñoz Jiménez.Passarge.Ramos Fernández. pp. 31. te de la Comunidad de Madrid" en Serie Geográfi. 1.126 . pp. tro.Ormaetxea. . S. New York. y Lucio. Alcalá de Henares. paisaje. Historia-Geografía.(1979): Planificación .V. Universdidad de Salaman. Abad. Salamanca. (1983): "Cultura y ciencia de Sección. S. Departamento de Geografía. Theory and Applications. Ma.

37-45. el mapa es necesario. Madrid.. 344 pp. inventaria- ningen. The Hague. pp. etc. cuya valoración podría ser diferente a la del equipo de expertos propuesto en la comunicación. Los usuarios locales lo valoran según la utilidad . Madrid. A. A terminological study" en Geoforum. que. los usuarios. sin importarles la estética.Tjallingii. en definitiva. 1-18. (1971): A land use evaluation . previsión y evaluación de impac- Netherlands Society for Landscape Ecology (Vel.Trican.Villarino.P. (1981): "Estudio del paisaje" en technique. y Kilian. 127 -Tandy. Moreno y García-Abad. Es imposible para nosotros. (1987): "Perceived land use pattems y la ordenación del medio natural. Wage.V. Por otro lado. En todo caso. C. el Dr. Con respecto a la necesidad de contemplar en el mapa las apreciaciones de quienes "viven en el paisaje". CIFCA. X Curso General: La gestión ambiental en el . DGMA. pp. 151-177. ción. C.VV. sólo saben si vale o no vale. el primero se mostró totalmente de acuerdo en que en el equipo de expertos elegido para realizar la valoración de las variables en el estudio de calidad visual del paisaje.. útil y cumple una función científica y educativa ineludible para un mejor conocimiento de la realidad. M. 1981). para quienes "viven en el paisaje" la valoración estética no existe. Panareda en el sentido de que. E. en la realidad territorial. J. los alcaldes. También sería posible ofirecer dos o tres alternativas correspondientes a los distintos grupos de usuarios potenciales en un determinado espacio. concretamente. . Ya decía Aristóteles que "es imposible para la mente humana pensar sin imágenes". sin imágenes cartográficas. En el coloquio abierto tras la intervención de los Dres.R. -Eds. en poner en primer lugar el objeto de sus disciplinas al discretizar el paisaje. M. pp. Barcelona.T. & De Veer. Es de destacar la apreciación del Dr. Pero. (1982): La Eco-geografía . (1971): "Landscape Ecology (Geoeco- logy) and Biogeocenology. . contemplar estas otras posibilidades hubiera supuesto un mayor análisis del planteado en un principio como un estudio preliminar. condicionados todos ellos. la mayoría de los que trabajan en cuestiones de paisaje tienen una formación en Biología. tos" en AA. pp. 288 pp. Para ellos es su tierra y para los estudiosos es su objeto de estudio o de diversión. Perpectives in Landscape Ecology. S.: Curso sobre evaluaciones de dhoven. London.Zube.H. Sancho puntualizó que es evidente que el mapa no es la realidad ni nunca ha pretendido suplantarla. . deberían participar también los ciudadanos. Proceedings of the International Congress. y para nosotros como personas que trabajan en el espacio.TroU.T. hacer ciencia sin cartografía. valoración. 8. (1985): "El paisaje. and landscape valúes" en Landscape Ecology. lo cual es siempre discutible. Biogeografía y también geomorfólogos. Pudoc. 43-46.(1982): desarrollo. J. la percepción que tenemos de la realidad es distinta a la que podemos tener de esa misma realidad desde el mapa. 1 Anagrama. más todavía.A. Land use Consultants. en definitiva. (1).Villarino. impacto ambiental.

Figura 1 Mapa de situación: Municipios d^ Horcli« y Rom anones (Provincia de Guadalajara) Figura 2 t«i .

Municipios de Horclie y Romanones) M«di<i M«<llft .AlU JHÍSL Mor Alta . Figura 3 Valoración Paisajística (Alcarria.