Incandescencia de exactitud

Centellea en el umbral de la consciencia

Con respecto a un trabajo más pormenorizado, el lenguaje

Cuanto me ha llegado a atañer dentro de un medio como el lenguaje tiene que
desglosarse en pocas pero acertadas palabras. La materia trascendente del mundo no
encuentra reposo en las desquiciadas formas del lenguaje

El acto de lenguaje es una emanación contraria a la voluntad. El manantial extraño y
bullente del inconsciente.

Manantial del cual surge inescrupulosamente, donde la efusión narra un
desangramiento del consciente

Efusión peligrosa si se atiende al hecho que la vida puede tranquilamente seguir sin
mayores reparos: el hombre habla inatento a estos dilemas, o, será mejor decir: «el
habla habla»; «el lenguaje habla al hombre» desde los más profanos momentos de su
consciencia.

Efusión cuanto más peligrosa si se atiende al hecho que la vida puede y talvez debe
pasar por alto semejantes trabalenguas, y seguir sin mayor reparo en el constante
ajetreo: el hombre habla desatento a estos dilemas, no resbala sobre sus oídos aquel
canto enloquecedor de las sirenas, despreocupado

Una vida dedicada al incesante cuchicheo de cuerdas vocales

Un crescendo inmediato e imparable que cubre cada uno de los

El esmero aproximativo, objeto inalcanzable, pero no por eso desprovisto

Parto, esclarecida la intención en la consecución de un objetivo: los pocos rayos que
atraviesan la densa neblina sólo hacen ver a este como uno más de esos viajes donde

Lo ausente de la expresión humana

Nada más extraño a un sentido común que el impulso y afán del religioso en posesión
de esa certeza, producto de la fe. ¿Cómo desemboca el sentido de toda una creencia
en la posesión irrealizable del objeto que se idolatra, del fetiche?

No es animadversión, no es incomprensión pero la constante

Parto. Un velo que se corrige inmediatamente cuando se opera un resquicio sobre él. Ésta me constriñe y me guía en su propia revelación. de tan amplio volumen y densidad. Capítulos como los de Eco sobre una perniciosa búsqueda en los anales lingüisticos Parto. Porque esta es una materia. esclarecida la intención de develar el lenguaje. un velo cambiante pero de perpetuidad indesgarrable. un velo cambiante pero indesgarrable. fruto del tumultuoso indagar en el lenguaje. Una materia de tan amplio garce no puede menos que entender una intención fallida e ilusoria. Un velo que se corrige inmediatamente cuando se opera un resquicio sobre él. ya comprobada y comprendida su autonomía. No innecesariamente se han añadido varios capítulos a un libro que llega a ser inconmensurable. fruto del tumultuoso indagar en el lenguaje. un velo cambiante pero de perpetuidad indesgarrable. Un esfuerzo eficazmente erótico es volver a las disimetrías De aquella intensa e incesante tarea se desprende casi sucedáneamente la elaboración poética. Un esfuerzo eficazmente erótico es volver a las disimetrías De aquella intensa e incesante tarea se desprende casi sucedáneamente la elaboración poética. si es que comprobadamente ya ha mostrado autonomía: me constriñe y me guía en su propia revelación. . Un velo que se corrige inmediatamente cuando se opera un resquicio sobre él. que es claro que la intención es de entrada descomunal Una materia de tan amplio garce no puede menos que entender una intención fallida e ilusoria. tan continuo que cubre todo en un descansado movimiento. Tan sólido velo. esclarecida la intención de develar un lenguaje. tan continuo que cubre todo en un descansado movimiento. Tan sólido velo. esclarecida la intención de develar el lenguaje. Ésta me constriñe y me guía en su propia revelación. Una materia de tan amplio garce no puede menos que entender una intención fallida e ilusoria. Un esfuerzo eficazmente erótico es volver a las disimetrías De aquella intensa e incesante tarea se desprende casi sucedáneamente la elaboración poética. ya comprobada y comprendida su autonomía. una desescatimada atención. Un lenguaje que amerita un desvelo continuo. fruto del tumultuoso indagar en el lenguaje.Parto.

pocas veces consciente . El lenguaje relegado a una función automática. SUCENTO CANTO Nada más entretenido que el lenguaje. el hombre es lenguaje. la materia cognoscible en cuanto atañe al hombre. desesperado si se atiende al hecho de que la necesidad de lenguaje no engendra una mayor posibilidad que AIRE FUEGO La amplia “La armadura no es sólo una protección. es ella misma que. pero sí el lenguaje encuentra resquicios habitables en el turbulento caos del mundo e informa a partir de éstos. trasmutada. una triangulación que permite asegurar que uno permite el surgimiento del otro. El hombre y su relación con el mundo encuentran una obligatoria dependencia con el pensamiento. no puede menos que seguir en un Parto.La materia se encuentra estancada en el amplio devenir del lenguaje. Nada más intrincado y relegado a una acción automática. sino es una invitación a la muerte” La materia trascendente del mundo no encuentra reposo en las desquiciadas formas del lenguaje.

el problema ha de ser el estado de las cosas de la lengua. al momento de proferir las voces y codificar el mundo. el ejercicio y uso del lenguaje es ese «hacerse sentir». Poco importa el origen. Me desvarían ideas ínfimas sobre el origen. el estado que siente –y mejor dicho sufre– el hablante.Si bien el lenguaje está relegado a una continuidad casi automática en la vida cotidiana. El poder de la palabra. ¿Acaso no perdemos el hilo cuando empezamos a sentir el hablar monótono de una persona mientras ésta intenta captar nuestra atención por diversos. pero fallidos métodos? Se lleva a pensar que el recto ejercicio de la palabra se da en el terreno de lo público siendo. como para amortizar la experiencia del hombre sobre la tierra. de igual manera. el marcar territorio. ¿no son acaso las verdades íntimas de un sistema que merece toda nuestra atención? El lenguaje La garganta tensada en el momento de hablar queda El habla queda enriquecida o entorpecida por el uso cotidiano. entendido como el habla y la elaboración del lenguaje en el hombre. el hacer lingüístico. el esfuerzo del esputo desgarrando la faringe. es un abjurar herético y antinatural. Que no crea el lenguaje la mayor red. Me desvarían ínfimas ideas y objetos difusos. Desde lo más profundo. Pero en la sociedad pululan los individuos que reman contra la marea en un esfuerzo paralelo. ¿es más?. es renegar de la esencia que nos hace humanos El abjurar de la sociedad y de su más rutilante arma –el lenguaje–. el texto actualiza su imposible Poética El buen nudo que tensa la garganta. la primigenia palabra incognoscible perdida ya en su propio eco. de la palabra que incuestionada nombra lo que está en justa posición de designar. El lenguaje no es más que el reflejo divino del hombre buscando una divinidad que no existe. pero no es éste el problema planteado aquí. pero. el objeto privilegiado del quehacer político. en su frágil abismalidad y centelleante veleidad. pero reinvindicador. el parlante loco que es el hombre. Puedo deducir que el más callado pasará desapercibido. Loco que por convención ha establecido el . diside de la Me increpa el constante uso de palabras que se hace de boca para afuera en un mundo donde no pueden comprender más allá de una mirada miope. es renegar de la misma esencia que nos humaniza. la característica El abjurar herético de la sociedad y de su más * arma.

¿Es que el hombre es sólo el instrumento de este avasallador ente que es el lenguaje? Pienso que el esgrimido acá. a plan de metáfora. pasa tarjeta por el lenguaje. sino por la arbitraria manifestación del destino lo ha decidido así.sistema que hunde su memoria en una perdición pero éste es la perdición misma que lo constituye. es el lenguaje. Se nota por debajo de esta sentencia. en una actitud recursiva. que “el habla habla” (Die Sprache spricht). no lo hace por convicción propia. no puede sino satisfacer el deseo de su maestro –transcrito propiamente en caracteres hebreos–. ¿no es el lenguaje ese vínculo entre una potestad mayor y el hombre? ¿O es el vínculo en sí. Después de todo el flujo imparable de reflexión sobre y acerca el lenguaje. No hay actividad que pueda agotar al lenguaje. desprovisto de uno de . informado por su creador. entre otras actividades simbólicas en el hombre. de darles forma. el afán de informar sentimientos e ideas. y puesta más allá de aquellas otras necesidades de comunicación interpersonal. Da vueltas la misma temática: el hombre deliberadamente Decididamente y después de todo el tumultuoso río de pensamiento dedicado al lenguaje. Existe internamente. Toda esa vida. un afán de informar. *** Existe internamente y más allá de necesidades de comunicación interpersonal. a éste debe Como el Golem que. una vez más. supera al hombre. Aún más: poniéndolo a disposición de su propia consciencia. la distancia entre el mundo y él. éste quehacer. entre otras actividades simbólicas del hombre. el lenguaje. e incluso de manera recursiva lo pone a disposición de su propia consciencia. extrañamente no agota las posibilidades que entraña el lenguaje. Pero si bien el hombre dispone de éste instrumento para salvar. es de un potencial inextinguible. El lenguaje responde a este afán. solamente. El lenguaje es una herramienta que (cor)responde a este afán. lo excede. Pero si bien el hombre dispone y extrae de éste un instrumentos de asimilación y creación de y para el mundo. la perdición del hombre es inevitable: es como si la maldición fabulosa de Babel. el valor del hombre hacia su inevitable destronamiento. no es suficiente decir. llevada de la mano por el lenguaje. en el sentido dar forma a sentimientos e ideas.

¿no es una tautología? La conversa no es más que UN depositorio de lo que la materia del lenguaje puede llegar a dar forma. por ende estas No son sino a efectos del interés del ser que Entre las más grandes puede y ha llegado a contarse esa que se pregunta qué aquella materia que El meollo. cadena que no obedece sino al agitar del abismo de dónde nace. infinita. de creer dominar el lenguaje. que es ella misma? ¿Quién jalaría de esta cadena significante. el foco de la atención donde han de desfogar las más intensas discusiones sus argumentos . es muy distinto Puede entablarse un diálogo sin retorno. un soliloquio? Pero más aún el diálogo entre el ser silente y su encapsulada memoria. sin embargo. exento de limitaciones? ¡Jálase la cadena! Y no *** El simbolizar del lenguaje. su codificado recuerdo.sus extremos confinantes. cuando surge en su faz el endiosamiento. sin embargo. quién conmovería la semiosis. desde la infinitud del abismo? El descaro. que se desplaza en una infinita cadena. El lenguaje da forma a las cosas. ¿no es él el tullido entre la enroscada cadena que trata de caminar.

éste ha sido engullido en el mismo afán nombrador del hombre: no existe más allá del lenguaje. Si el problema es el lazo sutil que une cosas y los artefactos lingüísticos que se conocen como palabras. entrenuda… entraîneuse . ¿podemos ubicar el hacer lenguaje como el acto sublimador de una La Garbascia. pero.El lenguaje no es más que el reflejo divino del hombre que busca erróneamente la divinidad fuera de sí.