You are on page 1of 4

NO SOLO DE PAN VIVE EL HOMBRE, O DANOS EL PAN DE CADA DÍA

Uno de los versículos peor interpretados de la Escritura es ese que dice
“comerás tu pan con el sudor de tu frente”. Porque en una lectura superficial
parecería decir que el trabajo es consecuencia del pecado. Lo cual contradice
ciertas experiencias de trabajo, aunque estas requieran esfuerzo: por salirnos
del mundo occidental y entrar en la ética confucionista y, es decir, china, el ser
humano se proyecta en cuanto trabaja. La contrapartida ha sido el escaso
aprecio del tiempo libre. Pero a nivel individual podemos apreciar la labor del
artista, el artesano, el orfebre, el investigador, el académico, el intelectual, el
profesor, el médico… que siente pasión por lo que hace de manera universal.
Recuerdo el caso de un adolescente campesino en Mérida, quien me guiaba
para darle los sacramentos a unos abuelos; en una parada en el ascenso de la
montaña, para yo tomar aire, el sentado dijo casi para sí, viendo el campo:
“Provoca ponerse a chaguar el campo” (“chaguar” es desmalezar con un
machete). Esto no niega que algo tan grandioso como el trabajo, que el
Génesis evoca al principio con la labor de un administrador o un jardinero, el
papa Juan Pablo II llegó a señalar como una forma de participar de la labor
creadora de Dios, no pueda pervertirse a niveles infrahumanos, como ocurre
cuando hay explotación o esclavitud más o menos evidente. El creyente ve en
eso los efectos del pecado, no en el trabajo.

Así que el primer designio, con todo el realismo religioso de quien lee la
Escritura y levanta los ojos a la vida, se da cuenta que, en efecto, la tarea de
subsistencia es atroz. No solo porque ha significado una carrera contra la
muerte, para muchos pueblos en situaciones dramáticas, sino porque es la
única forma como el ser humano interviene en su entorno para hacerlo
habitable. Y el conservar estos ambientes, que son culturales en muchos
aspectos, implica un ejercicio constante de las habilidades humanas. Las
sociedades consumen constantemente cantidad de insumos de todo tipo
(alimentos, vestido, energía, transporte, educación…) que involucra a toda la
colectividad, sea una sociedad capitalista, socialista, feudal o cualquier otra
denominación que se le quiera otorgar. Un capitalismo siempre va a necesitar
consumidores que, para consumir, deben tener poder adquisitivo que se basa,
al menos, en el trabajo. Una sociedad comunista plantearía en teoría que toda
la producción se distribuye equitativamente en toda la colectividad, que en
teoría debería ser proletaria, o sea, trabajadores de las fábricas, pero que, en la
práctica, puesto que teorizar sobre la materia prima que es la vida humana es
harto complicado, pretende hacerlo sobre todos, con pigros resultados. Porque
en la prehistoria y en muchos pueblos cualquier trabajo debe ser mínimamente
exitoso: un soldado en zona de guerra no puede darse el lujo de pretender
ganarse el pan sin sudárselo, por el riesgo de no necesitar pan en el más allá;
los operadores que hacen mantenimiento a los sistemas hidroeléctrico no
debería tampoco dormirse en los laureles, excepto que tengan la conciencia
narcotizada como para no sentir remordimiento por las consecuencias de todo

pero no a los oficios viles. llamado Felipe II. también reprocha por vía epistolar las piedades holgazanas de algunos que esperan el retorno del Señor recostados sobre las mesas de quienes trabajan. Por supuesto que el hambre puede ser una motivación o un disuasivo. Las corrientes reformadas que poblaron Estados Unidos. Y no solo por el retrato que brinda el nobel comunista José Saramago en su obra El Evangelio según Jesucristo. Un Estado que pretenda alimentar a la población como si le estuviera echando alpiste a un canario. pero que desde la España de Carlos V hasta nuestros días ha cruzado los mares. . en el contexto de la comunidad de Tesalónica. La excepción ha sido la picaresca española. o comilonas al aire libre. del griego “artós”. De hecho. es una prioridad ineludible. aspirando a hidalguías… y produciendo quiebres económicos (con el hijo del susodicho. Visión ésta que se abolió en Francia. Los monasterios así han dado testimonio durante 1500 años. La máquina humana sobrevivió a los peores depredadores como para perder conciencia de sus capacidades no puede caer rendido ante la fatalidad política. el trabajo ha sido fiel compañero de la piedad devocional. Debe redescubrir la relación entre pan y trabajo. Jesús sabe de la tentación de los políticos con corona y los que escalan a los tronos con votos: obtener apoyo y seguidores comprando las conciencias por el estómago. donde las multitudes de los alrededores del lago de Tiberíades creerían resuelta su vida con el rabino Jesús (nada de noches en vela. elude esa forma de ser mesías. Jesús. en las tentaciones en el desierto. teología y poesía. como en el caso de su pariente mayor. Por lo que el “panis et circenses” (pan y circo) debía ser toda una gozosa tentación. vivía de rentas y otros beneficios. Debe sentir el reto del esmero. a lo largo de la historia del cristianismo. en eso que llaman los mítines y las cadenas del ejercicio de la política o su versión de fábrica. como manera de mantener la línea de flotación de la existencia por encima de la muerte. pues Jesús sabía muy bien donde debían tirar el copo en el lago. el judaísmo. Así que. fuera de quienes teorizan de forma hipnótica sobre la gente. como los manuales. luego de la Revolución. Pues el evangelista Juan recuerda a Jesús señalando la auténtica intención de quienes lo siguen: saciar el hambre (“hartarse”. España entró en dos ocasiones en bancarrota). Las sociedades de antaño vivían en constante escape a las hambrunas.tipo si acontece la suspensión del suministro eléctrico. es un insulto. Así que la nobleza (¿en verdad se dedicaba a esas labores intangibles?) no trabajaba. que pueden ser los sindicatos. técnica. obsequio de la casa. o el personal del sector salud. Así que el trabajo como supervivencia. San Pablo. y no pagaban impuestos. para que la tierra no dé solo cardos y espinos. que consideró que lo sublime estaba en las disquisiciones y no en la techné que transformaba el mundo material (arte. propia de las sinuosas maniobras del maligno. que es pan). según se pensaba. son otro ejemplo. oficio): el ser humano superior podía dedicarse a la filosofía. aunque ello implique el mecanismo de la sudoración. como en la multiplicación de los panes y peces).

que él advierte que es pan sucio que le brinda el corrupto a sus hijos. provoca la atracción por la fuerza misma de su Bondad y Belleza. en sí misma. adormece o hipnotiza. en el mejor de los casos. torpezas. en totalidad. recuperar el país.Pero el pan sudado es pan de la dignidad. cuando he sido despojado de aquello sobre lo que debía decidir? Mas en el caso de Jesús. Es la Palabra que se revela como lúcida verdad: una Palabra que ilumina la realidad. entre lo que alguien pronuncia. Sin embargo. No debería provenir de la corrupción. lo que realmente piensa y lo que ve que ocurre. En esta tragedia que se llama Venezuela. para pensar y decidir. hilvanar una hermosa y coherente respuesta. por lo tanto. No hay verdad. como recuerda el papa Francisco. El Pan de la Palabra no es el de la palabrería hueca y sin sentido. las tragedias. siempre podemos señalar quién es la Verdad: es Jesús. . Que es distinto a confundirla con expropiaciones para propiedades comunitarias que terminan bajo el dominio del administrador de turno ¿Cómo puedo decidir ser justo. hasta estar en condiciones de dar la estocada final. Se supone que. que aturde. vandalismo. Él sacia un hambre todavía más profunda que el hambre corporal. No hay un descubrirse o mostrar las cartas o prestarle al otro mis ojos para que vea lo que veo. Es una táctica distractoria que oculta bajo sucesivas capas lo que se pretende disimular. para transformarse en Pan de Comunión. el Pan Eucarístico está unido al Pan de la Palabra. Y no sepamos. delitos. Porque el problema no es que no coincidamos con lo que es cierto y verdadero. porque sé que lo que va a ver son las mentiras que camuflajean lo inexcusable: negligencia. donde los presidentes no gobiernan sino bailan y hablan y hablan y hablan. recuperar la verdad es un primer paso para recuperar la conciencia y. el pan del esfuerzo es el que se deposita en el altar. Que es más vital y que está a la raíz de su negativa de seguir la maligna conseja de convertir las piedras en panes. o sea. pues siempre es Él y solo Él. la historia. corruptelas. donde se salta de una trinchera a otra. Pan de Fraternidad: el Pan de Vida que es Jesucristo. los dramas. Una Palabra que sirve para ver y. posteriormente. muy nominalista. la vida. pero también exige justicia. existe el diálogo. que se da. porque todo es una guerra de posiciones. mediocridad. El problema es el divorcio. Puede que como Pilatos nos preguntemos qué es la Verdad. Y. en sentido más cristiano. para comprender la visión del otro. Una celebración cuya presencia real hermana. La Verdad. esperando que el contrario de un mal paso y se despeñe en su popularidad.

a sacrificio de quienes les toque hacer del plumífero personaje. Y muchos canarios. Arrebatarle a la gente el derecho de trabajar por el pan. . Mientras tanto. de trabajar haciendo pan y de poder comprarlo. Porque el experimento seguirá fallando. va a hacer falta mucho alpiste. es populismo en negativo como las películas fotografías de antes. No es lo mismo dirigir a un pueblo que maniatarlo hasta conseguir domesticarlo. de tonalidades inversas.Encontrarse con la verdad que desnuda es inicio de redención.