PRIMER ACTO

El baño del departamento de Mónica. Un baño muy bien
amueblado y con acabados lujosos. La puerta está del lado
izquierdo. Azulejos de color amarillo pastel con figurillas que
se engarzan entre sí. El lavamanos tiene dos puertas en la
parte inferior, un espejo encima que toca el techo, al lado
derecho un retrete y a la diestra de este se encuentra la tina
de hidromasaje. Tres cuadros decorativos. Jabones de colores
y una maceta.

ESCENA I

Mónica entra al baño, trae en la mano un teléfono
inalámbrico, cierra la puerta y se mira en el espejo de forma
pensativa y como reconociéndose a sí misma, mirándose
extrañada como si su reflejo no fuera el de ella misma. Se
toca la cara.
Mónica: Mm! No cabe la menor duda; ya no tengo el mismo aspecto, no
soy la misma. Estos últimos veinte años han acabado conmigo. Las
bolsas debajo de mis ojos son de insomnio, las patas de gallo al lado de
las sienes son el resultado de la experiencia insatisfecha y mediocre que
he adquirido; esta marca (señalando la marca que la sonrisa deja al paso
del tiempo) es de hipocresía. De vivir siendo la que no soy,
mostrándome como muñeca de porcelana a la cual no se le permite
quebrarse y fingir afecto por aquellas personas que no soportaba,
(suspira con desánimo y resignación).

Hace una pausa leve mientras continúa explorando su cara.

Mónica: Las arrugas en mi frente son por resguardarme en los brazos
protectores de mami y papi y haber sido lo que ellos querían que fuera
y no la que necesito ser o más bien la que soy y se encuentra
comprimida dentro de mí; encerrada en una jaula irrompible e
infranqueable muy dentro de mí y que sólo el enfrentamiento con mis
miedos y conmigo misma rompería liberándola.

ESCENA II

(PAUSA) Mónica: Uf! (con asombro). Fuera los calzones. marca con impaciencia un número. Continúa con su mano acariciándose continuando con los senos hasta llegar al sexo. Comienza a masturbarse con la mano derecha e interrumpe la acción para acostarse dentro de la bañera. Mónica se queda recostada en la bañera haciendo gestos de placer y acariciándose por completo con ambas manos. Hace días que no nos vemos y ya te necesito aquí conmigo. Te necesito cerca. abre los ojos. comienza a jugar con su cabello. en todo lo que he podido pensar sin perder un gramo de concentración es en ti. El no tener tus caricias me ponen loca y me alteran.. se levanta y comienza a desvestirse. Está bien intentémoslo. Mónica: hola! (en tono sensual). ya extrañaba oír tu voz. (PAUSA) Mónica: Yo también te quiero (sentimental). SEGUNDO ACTO . tú sabes (susurrando). Mónica queda completamente desnuda y continúa extasiada. Se des abrocha desesperadamente uno a uno los botones del pantalón despojándose de éste y queda únicamente en calzones. Mónica: Mm! (en tono extasiado). Se desliza sobre el retrete.Descuelga el teléfono y sin dudarlo. se desabrocha el sostén y lo deja caer al suelo. Se quita la blusa con mucho tacto. Sostiene el teléfono con el hombro y con ambas manos se pellizca candentemente sus dos pezones hasta que se le ponen duros. Reacciona. siguiendo con su cuello y cierra los ojos. Mónica: Ahh! (en tono de suspiro). Mónica: ¡Prosigue por favor! No te detengas.. pero un poco temerosa. Los zapatos salen volando hasta el otro lado del baño.

La que estaba arriba se recuesta a un lado de la de abajo y comienzan a masturbarse la una a la otra. Se encuentran en la cama de tamaño King Size en medio de la estancia. llegando hasta sus caderas continuando con los besos y complementando con caricias da la vuelta a Mariana y continúa por la espalda donde se detiene unos instantes. que ningún tiempo ajeno nos separe y afrontemos con valor fortaleza y sinceridad todas las adversidades que se nos antepongan en esta senda hacia el clímax de nuestras vidas. Al llegar ahí se abrazan fuertemente y se besan con pasión desenfrenada. Es un departamento pequeño. eres lo único en mi vida.Mónica y Mariana en el departamento de soltera de ésta última. el cual parece no tener fin. Sin lujos. pero no se ven intenciones algunas de cesar con el acontecimiento. Mariana. encima de un edredón azul. pero sin una sola carencia. pero bien amueblado. Mónica: No cabe duda. La primera acaricia con delicadeza las piernas de la segunda y comienza a besarle los dedos de los pies subiendo sin prisa y con todo cuidado por sus piernas dándoles pequeños mordiscos entre beso y beso. Se alcanza a ver la cocina en segundo plano. Un tostador y un extractor de jugos. así. quién quedó sobre Mónica. Mónica se encuentra sentada sobre sus piernas y Mariana recostada frente a ella. Espero esto dure hasta la maldita eternidad. coloca su sexo sobre el de su pareja y comienzan a realizar movimientos pélvicos a lo largo de dos minutos. ESCENA I Mónica y Mariana se encuentran haciendo el amor en la cama de la segunda. diez años atrás. Dan vueltas de izquierda a derecha de derecha a izquierda en un acto de amor convirtiéndose en un solo ser como en un tiempo suspendido. Mariana: Yo sólo espero que se cumplan nuestros sueños y que todo lo que dices se convierta en realidad. Parece faltarles el aire. Llega hasta la punta de los cabellos y se los mese con movimientos bruscos y alegres. Mónica se sube literalmente en Mariana y se repiten .

. (PAUSA) Mónica: No es que no te amé. (PAUSA) Mónica: Ah! Entonces no es mi familia eres tú. Llevamos ya diez años así. Eres el motivo de cada mañana. Después de dos gritos (uno de cada una. Jabones de colores y una maceta. La puerta está del lado izquierdo. pero que se confunden por la uniformidad del tiempo en el orgasmo. ¿De qué voy a vivir?. Tres cuadros decorativos. Me van a dejar en la calle y luego que voy a hacer. No sé.los movimientos pélvicos. (PAUSA) Mónica: Si lo quiero pero no lo puedo. pero continúa dentro de la bañera dando vueltas. pero lo quiero hacer. Eres tú la que vuelve a lo mismo y lo mismo y lo mismo. ESCENA I Mónica continúa extasiada en la tina con el teléfono entre el hombro y la oreja. Imagínate me voy a vivir contigo y si no funciona. Mónica: ¿Mi familia? Ya empezaste. al lado derecho un retrete y a la diestra de este se encuentra la tina de hidromasaje. Mi inspiración. Para que cortar un momento tan hermoso como el que estábamos recordando sólo por mi familia. eres la razón de mi vida. Mónica: No. un espejo encima que toca el techo. Un baño muy bien amueblado y con acabados lujosos. (PAUSA) Mónica coge el teléfono y se para de un golpe. Azulejos de color amarillo pastel con figurillas que se engarzan entre sí.) ACTO TERCERO El baño del departamento de Mónica. porqué no continuar. Pero qué van a decir. esto es tan difícil y tan confuso. la luna de todas las noches oscuras. definitivamente no me atrevo. El lavamanos tiene dos puertas en la parte inferior.

pega una oreja en la puerta. pero ya se me pasaron. se acerca a la puerta del baño. Roberto: ¿Qué tienes pequeña? ¿Eh? Me preocupas (La abraza fuertemente contra su pecho y le da un beso en la mejilla).¿en dónde dormiré? y peor. ¿Te pasa algo? Mónica: ¿Roberto? Has llegado. no me pasa nada mi amor. . (PAUSA) Mónica: ¿Qué tome el riesgo? ¡Tú hablando de riesgos! No sabes el riesgo que corro cada vez que te veo. suelta un suspiro de desahogo. en serio no te preocupes (Mónica le da un beso apasionado en la boca a Roberto. desde que llegué estás ahí. se cubre la cara. Y toca: Roberto: ¿Mónica? ¿Qué tienes amor? ¿Te sientes bien? Llevas un buen rato ahí adentro. Alguien podría escuchar nuestra conversación. ¿qué voy a comer? No sé hacer nada. No sabes el riesgo que corro por la simple y sencilla razón de estar sentada aquí hablando contigo. ESCENA II Roberto sale a escena. cada vez que me hablas. se sostiene el cabello. un poco pesado pero sólo eso. no. lo toma de la mano y comienzan a caminar fuera de escena). en un momento salgo ya se me está pasando. ¿en qué trabajaría? (PAUSA) Mónica: Pues es necesario pensar en eso. Simples malestares estomacales ya sabes comes algo y te cae mal. Roberto: ¿En dónde siempre? Mónica: Porqué no. Lo deja sobre el lavabo. Mónica cuelga el teléfono sin decir una palabra. Mónica: ¿Tienes hambre para cenar? Mejor te invito un café. cada vez que nos amamos. para que cenemos. abre la puerta y se sale del baño. Mónica: Ya te lo he dicho simples malestares estomacales.

espero que no se haya descompuesto la contestadora. FIN . Porque ahorita que pasé por la sala estaba grabando.Roberto: Ha! Por cierto.