You are on page 1of 4

Informe texto “El Estado”, Frédéric Bastiat.

Brevemente, sobre el autor es bueno saber que fue un economista francés,
que murió en el 1850, y que es considerado uno de los mejores divulgadores del
liberalismo.

En el texto, el autor comienza interpelando a su lector: si usted hace
utopías, apuesto diez a uno que encarga al Estado a realizarlas. Hay que decir
que el texto usa mucho la retórica. Intenta ser liviano, de simple lectura, cómico a
ratos. La ironía está presente en toda la argumentación, presentando su tesis
como si hubiese llegado a una reflexión obvia. Cabe notar desde ya que para él
aquellas peticiones son utopías más que necesidades.

Según el autor, la gente suele encargar al Estado todo lo que requiere. (de
hecho enumera una larga lista de peticiones). Pues bien, Bastiat no considera que
sea lógico estar dependiendo del Estado para todo. Si así lo queremos, debemos
aportar, y esto no nos agrada. El Estado placería nuestras necesidades, pero
necesita para ello, (y lo pone como “obvio”) crear nuevos impuestos que debemos
pagar. La indignación de las personas es absoluta, y alegan que en lugar de ello
deberían quitar impuestos. Es así que Bastiat nos acusa de querer una fuente
inagotable de riquezas, como si el Estado fuera un tesoro sin fondo. Una idea muy
cómoda.

Paralelamente, ha desafiado a encontrar una definición de Estado,
pensando cómo sería una idea de Estado que se mantiene firme en el tiempo,
dejando a todos felices. Dice el autor que siempre que alguien plantea su
propuesta y la intenta ejecutar, termina siendo derrocado ¿Qué es entonces el
Estado?

Comienza diciendo que para alejar la “pena de las privaciones”, debemos
aceptar la pena de tener que trabajar. (Asumiendo así, por algún motivo, que el
trabajo es inherentemente una frustración. Esto es importante pues se trata de un
supuesto base de su argumentación). Indica que si hay una forma de evitar esas
dos penas, es “gozando del trabajo de otros”, rechazando así la pena hacia
algunos, y dejando la satisfacción para nosotros mismos. Esta especie de
condición humana sería la base de la esclavitud, de la expoliación, de las guerras
y los abusos.

Hoy, esta situación se mantiene pero ha cambiado de forma. Ahora el
opresor no actúa directamente sobre su oprimido, sino que pone al Estado de
intermediario, exigiendo que le facilite el camino. Disimula, así disfruta de la
expoliación, aprovechando el trabajo de otros, sin tener sobre sí los odios de los
demás.

donde la frase “Francia” (lo abstracto) y “los ciudadanos” (la realidad). ridiculiza sus ideas anteriores e indica que no le queda más que . se ponen los “ambiciosos” y los “utópicos”. los colmarían de beneficios y los liberarían de impuestos. En cambio. pero si intenta hacerlo. Estas dos promesas son incompatibles (según el autor). cuya retórica implica una alta consideración a este Estado abstracto. Es imposible que el Estado dé más de lo que ha tomado. (…). Es así como el autor llega a plantear su tesis principal: Plantear que es aquella personificación del Estado la que ha sido. se opone a la intervención excesiva del Estado en relaciones privadas. de luz y de bienestar". mas no cumplir. Pero lamentablemente. acrecentar el bienestar (…). "Francia se constituye en República para llamar a todos los ciudadanos a un grado siempre más elevado de moralidad. según el autor. El nuevo Estado. y será. debe (según Bastiat) redoblar los impuestos. el Estado termina adquiriendo “proporciones aplastantes”. Cuando se lo pone de intermediario entre opresor y oprimido. aproblemado. expresa lo absurdo de del axioma con que comienza su Constitución. ponen en su Constitución “Nosotros. que gritan al pueblo que si ellos estuviesen en su lugar. Es así como llega a su definición: “el Estado es la gran ficción a través de la cual todo el mundo se esfuerza por vivir a expensas de todo el mundo”. Y comienza una revolución. En el caso de Francia. dejando ver que no esperan nada que no venga de ellos mismos. los estadounidenses. Se trata. de quienes Bastiat tiene buena opinión. Entre este Estado prometedor de imposibles y la gente esperanzada. lo imposible se puede prometer. del cual es crítico. es acusado de impotencia. Según el autor. A este ritmo. el pueblo de los Estados Unidos. evidencian la escasa validez de un enunciado en que sujeto y predicado se pueden intercambiar sin alterar la comprensión. el Estado tiene dos manos: una para dar y otra para recibir. A continuación Bastiat se refiere a otras definiciones que han tomado algunas naciones. entonces. Claramente un defensor del libre mercado como Bastiat. (…) para asegurar la tranquilidad interior. a diferencia de los franceses. decretamos…”. el Estado comienza a ampliar cada vez más sus atribuciones. de mera retórica. Sucede que si el Estado se rehúsa a cumplir las exigencias. una fuente de calamidades y revoluciones. y es absurda la imagen de todos a su alrededor en actitud de mendigos.

La reacción de los padres es una caricatura perfecta del disgusto que produce esta idea. en tal caso. Según el otro. Habla como si la única fuente de recursos de un Estado fueran los impuestos. Pero estos tienen el arte de mostrar la mano blanda escondiendo la mano ruda. por el contrario.administrar en la impopularidad (y como Bastiat. Para Bastiat esto parace significar mermar su superfluo. Primero. Según uno. el Estado debe hacer mucho. que promete para ganar tiempo. Para ellos el Estado debe dar mucho a los ciudadanos y tomar poco de ellos. Y termina: el Estado es la fuerza común instituida no para ser entre los ciudadanos un instrumento de opresión y de expoliación recíproca sino. que como no puede cumplir ambas promesas (porque es imposible). Luego una Asamblea Nacional. La amenaza del alza impuestos es antigua y repetida. es totalmente absurdo e irrealizable. casi como cortar su libertad. dice. pero también debe tomar mucho. Según ellos. Tal es la situación de las doctrinas socialistas. no en lo necesario. Pero ocurre que es una gran falacia que el alza de impuestos sea la única manera en que un Estado obtiene recursos. o se engañan a ellos mismos. va retirando lentamente los decretos del gobierno provisional. Pero aquél tercer sistema. que consiste en exigir del Estado sin darle nada. El pueblo se jura no equivocarse nunca más. es en lo superfluo donde debe atacar el impuesto. cuyo pueblo esperaba que abrieran una gran fuente de beneficios y los liberaran de los impuestos. con la exportación? Sucede que los recursos naturales de los países liberales son . Quisiera ahora presentar varias críticas a la argumentación de Bastiat. Finalmente Bastiat reflexiona así: tenemos dos sistemas políticos. se hace gubernamental). y un director amenaza con el alza de los impuestos que ello significa. De nuevo el mismo “error”. Con un nuevo ejemplo. atacar su reduccionismo. para garantizar a cada uno lo suyo y hacer reinar la justicia y la seguridad. con sus ventajas comparativas? ¿Qué hay con la posibilidad de una industrialización estatal? ¿Qué pasa. Viene un gobierno provisional. Quienes lo propugnan nos engañan. Parece dejar todo en dos opciones posibles y absolutas. como si no hubiese otra opción que ser una de dos. ¿Qué pasa con sus recursos naturales. esa doble función se debe hacer sentir poco. una profesora exige mejoras educativas para sus hijos. Hasta en Los Simpsons (famoso dibujo animado) en cierto capitulo se trata el tema en forma muy ilustradora: en una reunión de apoderados. Entre los dos se debe optar. Bastiat critica el manifiesto de los “Montagnards” a propósito de una elección presidencial.

con la cobranza del mismo monto. me parece que el autor confunde los conceptos de Estado y Gobierno. Por otro lado. y se limitan a cumplir su rol económico pagando unos sueldos absurdos. En segundo lugar. incluso pareciendo que sugiere que el Estado debe dejar de ser intermediario en esa relación? No pretendo que deje de existir el Estado. . me parece que es bastante objetivo que se advierte una tributación desmedida. en nuestro país. Es cierto que son importantes y básicas las recaudaciones de los impuestos. donde nuestro país es puntero entre muchos. ¿Por qué no se pronuncia respecto de la injusticia que supone este orden de las cosas. no es lo mismo que pagar impuestos para un gran empresario. tal vez por el contexto o el tiempo en que escribió. las tener un automóvil significa varios impuestos carísimos. En ese sentido. o tal vez sí en la forma en que se da hoy. Ahí tenemos el tema de moda de la reforma tributaria. esa no es la situación en regiones. es escuchar nuevamente a un liberal que no comprende la subjetividad más que como un ente que responde al ataque a su bolsillo. y dos. que para una familia asalariada. sino ser capaces de autogestionar ciertas áreas de la vida con nuestra comunidad. y que la exportación (con la explotación de suelo y/o materias primas que conlleva) están en manos también de privados que a lo sumo pagan una leve tarifa arancelaria. Peor no en el sentido que propone el autor. A partir de su última reflexión. Sí me parece que es necesaria una regulación de nuestras relaciones. obteniendo sólo una pizca de su verdadero valor. pero no son la única manera de financiar proyectos del Estado. Es obvio que hay un bolsillo que sufre menos y uno más.privatizados. y que el autor tiene razón en el punto en que nos interpela por pedírselo todo al Estado. Otros ejemplos pueden ser la música y los libros. me pregunto qué sucede con la idea de la relación opresores-oprimidos. Sobre el contraargumento de que así se controla un poco la sobrepoblación de vehículos. tema en que no es necesario ahondar para captar la idea. podemos decir dos cosas. Sobre el mismo tema de los impuestos. creo en un Estado que fomente la educación y la colectividad. Uno. invitando a la libertad individual. Sólo por dar un ejemplo.