You are on page 1of 6

DUENDY KIRA RAMIREZ SANCHEZ

PSICOPATOLOGIA I

ENSAYO DSM-IV
Sipnosis y critica desde varias perspectivas

Esto quiere decir. 1 Podemos distinguir DSM IV por sus siglas en ingles que significan Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. a no ser que la desviación o el conflicto sean síntomas de una discapacidad. Examinemos entonces brevemente la definición de trastorno mental según el DSM y la OMS se conoce como al síndrome o patrón de carácter psicológico sujeto a interpretación clínica que por lo general se asocia a un malestar o una discapacidad. . Por esta razón el texto del DSM-IV evita el uso de expresiones como “esquizofrénico” o “alcohólico” y en cambio emplea las frases “un individuo con esquizofrenia” o un “individuo con dependencia del alcohol”. pero ninguno equivale a un concepto en sí y cada caso requiere una definición distinta. religioso. o sexual) ni los conflictos entre el individuo y la sociedad son trastornos mentales. que parece asociado a un malestar (el dolor). Hay que advertir que en esta revisión se incluyeron nuevos diagnósticos necesarios para mejorar la cobertura del sistema ya que era importante incluir a grupos de individuos que no podían ser diagnosticados por el DSM-III-R o que eran clasificados en la categoría de “no especificados”. ambientales o psicológicos. patrón sindrómico. Así que una enfermedad de tipo mental es aquella que se produce a raíz de una alteración que repercute sobre los procedimientos afectivos y cognitivos del desarrollo. la cual se traduce en dificultades para razonar alteraciones del comportamiento. y desviación estadística). haciendo una clasificación de todos ellos con su respectiva descripción y características específicas para así ayudar en el diagnóstico de los clínicos e investigadores dedicados a la salud mental. Llegado a este punto. La nomenclatura IV significa la cuarta revisión y edición de este manual creado por la American Psichiatric Association. impedimentos para comprender la realidad y para adaptarse a diversas situaciones. Por eso requieren de un abordaje multidisciplinario enfocado a mejorar la calidad de vida del sujeto fin mismo que propone el DSM-IV para un diagnóstico asertivo. descontrol. limitaciones. Cada uno de estos términos es indicador para un tipo de trastorno mental. discapacidad o pérdida de libertad de auto control. etiología. resulta importante mencionar que los trastornos mentales pueden ser consecuencia de factores biológicos (ya sean de orden genético. inflexibilidad. los trastornos mentales han sido definidos mediante una gran variedad de conceptos (malestar. irracionalidad. que ni el comportamiento desviado (político. su contenido se refiere a la extensa gama de trastornos mentales definidos hasta el momento de su publicación. Esta edición se centró en objetivos clínicos de investigación y educacionales. neurológico u otros). Por lo tanto en este manual cada trastorno mental es conceptualizado como un síndrome o un patrón comportamental o psicológico de significación clínica. a una discapacidad (deterioro en una o más áreas de funcionamiento) o a un riesgo significativamente aumentado de morir o de sufrir dolor. publicado en el año 2000. Dentro de este contexto. apoyandose en fundamentos empíricos sólidos para proporcionar una guía útil para la práctica clínica. incapacidad. Los códigos y términos del DSM-IV son completamente compatibles con el CIE-10.

límite. erráticos o impredecibles y que incluye a el trastorno antisocial. Esta evaluación multiaxial está formado por 5 ejes y el uso de estos nos lleva a plantear una hipótesis que articula diferentes eventos pasados y presentes en términos de factores predisponentes. éstos últimos han servido para plantear junto con la esquizofrenia un continuo llamado espectro esquizofrénico. se pueden diagnosticar en personas con menos de 18 años pero hay que tener cuidado que la expresión de comportamientos que parecen indicar un trastorno. en el caso de existir comorbilidad. no se deban a las características propias de una etapa de desarrollo principalmente porque la personalidad muestra una variabilidad. de carácter egosintónicos. lo cual permite al clínico reconocer patrones dominantes de interacción de la persona sin que éstos constituyan un trastorno pero que sí pueden contribuir al problema objeto de atención clínica. 2) afectividad. precipitantes y consolidantes de la vida de la persona para comprender tentativamente el problema que le aqueja al sujeto y realizar una mirada prospectiva con o sin intervención. cuando el problema central de atención clínica es el trastorno de . se colocan en orden de atención clínica ya sea de forma indirecta o directa. 2009). esquizoide y esquizotípico. Segundo Eje II: Trastornos de personalidad (retraso mental). al atender el diagnóstico principal se pueden irradiar los efectos positivos a los otros trastornos o en su defecto. Esta pauta inflexible es evidente en varias situaciones personales y sociales y. aquellas manifestaciones particulares y esenciales que permiten establecer grupos de trastornos. Los primeros hacen referencia a “una pauta duradera e inadaptada de experiencia interna y comportamiento que se remonta a la adolescencia o principios de la edad adulta y que se manifiestan en por lo menos dos de los ámbitos siguientes: 1) cognición. este último diferenciado del trastorno de ansiedad denominado obsesivo compulsivo (TOC) dado que en este último los síntomas son egodistónicos y en el de personalidad. relacionarse y pensar sobre uno mismo y los demás. 2 Es necesario recalcar que uno de los apartados más importantes a mi juicio de este manual es el Sistema Multiaxial que implica una evaluación a varios ejes. ocasiona angustia o deterioro” (Halgin & Krauss. requerir una atención particular. cada uno de los cuales concierne a un área distinta de información que puede ayudar al clínico en el planteamiento del tratamiento y en la predicción de los resultados. 3) funcionamiento interpersonal y 4) control de impulsos. El único trastorno que no se diagnostica antes de este periodo es el antisocial de personalidad. 2000) las cuales están diferenciadas por síntomas nucleares. Por otra parte. Por otra parte. esto es. Y el grupo C cuyos rasgos distintivos son el temor y ansiedad que presentan las personas e incluye el trastorno de evitación. Estos ejes son: Primero EJE I Trastornos clínicos (otros problemas que pueden ser objetos de atención clínica) Aquí se indica el trastorno o problema específico de atención clínica que se ubica en una de las 16 categorías que propone el DSM IV TR (American Psychiatric Association. Es decir. es decir. histriónico y narcisista. Al señalar un trastorno o problema en este eje se entiende que el primero que se pone es el diagnóstico principal y los subsiguientes. el DSM IV sugiere anotar la leyenda rasgo de personalidad X. se entiende como trastorno de personalidad a estilos de percibir. Cuando los síntomas no rebasan el umbral diagnóstico. El grupo B caracterizado por ser dramáticos. Aquí se anota el nombre de alguno de los trastornos de personalidad que se indican en el DSM IV agrupados en tres sectores: grupo A cuya característica definitoria es el comportamiento extraño y excéntrico tomando como referencia la atipicidad cultural e incluye al trastorno paranoide. emocionales. dependencia y el obsesivo- compulsivo.

grave y profundo. 78 (al ingreso/ al egreso). ejemplo de esto sucede en México donde un grupo de especialistas en la materia discuten y preparan una versión mexicana llamada el MTP – Manual de Trastornos Psicológicos para compensar las limitaciones del DSM-IV en nuestro contexto y así no depender de este mismo ya que está elaborado más hacia un enfoque médico psiquiátrico estándar que hacia un enfoque psicológico-ambiental. ya que pueden aprender ciertas habilidades de autocuidado y el último nivel. 3 personalidad se coloca la leyenda (Diagnóstico principal). El primero se considera como educable en tanto que puede beneficiarse de conocimientos de educación básica. Tercero Eje III: Condiciones o enfermedades médicas. problemas de acceso a los servicios de asistencia sanitaria. problemas laborales. Claro está que necesitamos conocer la aportación médica-biológica para construir un diagnóstico psicológico y es de mi humilde opinión sin ser conocedora especialista del DSM-IV superar algunas limitaciones de este enfoque ya que no todas las causas son de origen metabólico y lograr una integración de teorías para lograr un tratamiento eficaz al diagnóstico estipulado por el DSM-IV. los dos siguientes niveles se ubican como adiestrables. las categorías de los restantes 22 son potencialmente codificables en este eje. . deterioro y riesgo en la persona. Habría que decir también que se ha hecho un gran esfuerzo en la edición del DSM-IV para que se ajuste a diferentes grupos étnicos y culturales pero aplicarlo a cabalidad puede ser complicado debido a la amplia variación cultural del concepto del “YO” de los estilos de comunicación y de los mecanismos de afrontamiento. cuando no existen evidencias de rasgos o trastornos importantes en este eje se coloca el código y la leyenda Z03. problemas económicos. problemas de vivienda. cultural-religioso individualizado. problemas relativos a la interacción con el sistema legal o la delincuencia y otros problemas psicosociales y ambientales. moderado. problemas relativos al ambiente social.2 Sin diagnóstico en el eje II. se espera que si ésta va funcionando se eleva el número asignado. problemas relativos a la enseñanza. Esta escala subjetiva representa una herramienta para valorar la intervención. Por ejemplo. Algunas de las dificultades que se expresan en este eje pueden ser el motivo de atención en psicología por lo que se tendrá que buscar su correspondiente categoría en la sección Otros problemas que pueden ser objeto de atención clínica y colocar específicamente el tipo de dificultad en el Eje I. En otros casos. con inicio anterior a los 18 años y que se subdivide en leve. En cuanto al retraso mental. implica la categoría de custodiables debido a las limitaciones que implica la necesidad de supervisión y ayuda para la realización de actividades. 55 (actual). hay que decir que éste implica una capacidad intelectual inferior a un CI de 70. Se elige un número según la gravedad de los signos y síntomas. En el cual se codifican las enfermedades médicas según la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE 10) la cual se divide en 23 apartados con excepción del quinto que corresponde a los desórdenes mentales. Las categorías con las que trabaja el DSM IV TR son: problemas relativos al grupo primario de apoyo. Cuarto Eje IV: Problemas psicosociales y ambientales. Aquí se especifica la categoría y el tipo de problema que se da en ésta. Por último el Eje V: Escala de Evaluación de la Actividad Global (EEAG) Implica una escala de 100 puntos donde a mayor puntaje menor malestar.

como tampoco normal y patológica. etc. deterioro. es decir no hay problemas a priori sino a partir de las relaciones que establece la persona con su medio y las consecuencias de estas. Rodríguez (2002) dice al respecto “la conducta como tal no es intrinsicamente buena o mala. y por último el no tener una preparación previa a los lineamientos del manual puede resultar en el mal uso de este y ser contraproducente al diagnóstico ya que puede repercutir hasta en la vida del paciente. y atipicidad tanto para la persona que los expresa como para el entorno de esta.) identificados como “anormales” debido a su intensidad y frecuencia que se traducen en malestar. Esta perspectiva hace alusión a muchos pacientes que fueron diagnosticados en base a la clasificación del DSM-IV traduciéndose en la realidad del contexto a una serie de obstáculos para la terapia y resultados óptimos personales en cada sujeto. sino que puede adjetivarse de este modo en tales formas de conducta formando parte de un sistema de relaciones sociales cuya valoración representa una expresión ideológica dentro de un proceso social complejo”. las investigaciones epidemiológicas y como guía de intervención clínica (aspectos fundamentales de su edición). Concluyamos entonces que el Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos Mentales (DSM-IV) se constituye como una herramienta para el planteamiento del diagnóstico y a pesar de las críticas justificadas su uso es algo real en la práctica institucional principalmente en el cumplimiento de 3 funciones básicas: la comunicación profesional. las listas de síntomas no incluyen todos los que reportan las personas en la descripción de su problema por lo que un uso al pie de la letra del DSM sería erróneo. son señaladas por Gomes de Matos (2005) haciendo referencia a la excesiva fragmentación de los trastornos mentales. Este manual sirve de apoyo para el diagnóstico en psicología clínica al proponer un sistema de clasificación de patrones de comportamiento (formas de pensar. por lo que es común que las personas reciban varios diagnósticos al mismo tiempo. De manera que el conocimiento del DSM-IV no tiene que ser ajeno al psicólogo y aunque este no lo comparta del todo tiene que reconocer que este manual le ha servido como herramienta para la práctica clínica así como para diferentes áreas de la salud mental. . de experimentar la emoción. signos y delimitación de cuadros nosológicos. sino la problematización de esta forma de conceptualización de lo psicopatológico y evitar una etiqueta diagnóstica la cual tiene repercusiones en la vida de las personas. riesgo. interacción con los demás. En este marco de las críticas la perspectiva humanista también hace una respecto al uso de taxonomías psiquiátricas en el diagnóstico y abordaje de los problemas psicológicos. Sin embargo y para finalizar este argumento el que sea una herramienta eficaz no es la panacea para la psicología clínica hay que seguir pensando e investigando nuevas teorías y técnicas para seguir escudriñando los trastornos mentales y psicopatologías donde no se limite a la enunciación de una lista de síntomas. 4 Me parece que una limitación del DSM-IV podría ser desde la perspectiva del análisis funcional de la conducta a partir de la cual se critica los universales “anormal-normal” que enfatiza este manual a través de la descripción morfológica de los trastornos dejando de lado la interacción particular en la que se genera el problema y lo hace ser tal. Otras desventajas y críticas al DSM-IV.

5 .