EVALUACION IMPACTO AMBIENTAL EN PERU

La toma de conciencia del impacto ambiental por parte de la sociedad y las autoridades (científicas
y políticas) ha abierto una línea de reflexión y de actuación política sobre el modelo de desarrollo
actual, planteándose otras alternativas ligadas a la sostenibilidad, que hacen referencia a la
necesidad de disminuir el nivel de consumo, a pensar en el futuro del planeta y a buscar formas de
vida más solidarias y respetuosas con la Tierra, que fue lo pensado por Perú con la implementación
de los estándares de calidad ambiental.

En el año 2001 se aprobó la ley que creó el Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental
(SEIA), su aplicación se vio mermada por no haberse emitido las disposiciones específicas propias
de normas reglamentarias, hecho que se dio progresivamente y motivado por el nuevo Ministerio
del Ambiente como ente rector del SEIA. A partir de la creación del Ministerio del Ambiente en
mayo de 2008, se activa y dinamiza la gestión ambiental nacional. La creación del Ministerio del
Ambiente desarrolla una dinámica propia en el Sistema Nacional de Evaluación de Impacto
Ambiental, ya que con la aprobación y aplicación del Reglamento de la Ley n.° 27446 y las demás
normativas específicas adecuadas a dicho reglamento, se desarrollan criterios de protección
ambiental generales, y hace del estudio de impacto ambiental una herramienta de gestión y de
mejora continua. Como bien se conoce, durante muchos años los emprendimientos empresariales
fueron ejecutados en el país para el aprovechamiento de los recursos naturales sin mayores
exigencias o recaudos ambientales y sociales por parte del Estado. Esta situación se releva debido a
la preocupación de la comunidad internacional por dar respuestas a grandes problemas de
contaminación del aire, agua, suelos, deforestación, pasivos ambientales, entre otros.

El planeta Tierra, desde la aparición de los seres humanos, ha sido capaz de regenerarse y asumir
los impactos que sobre él se hacían, manteniendo su equilibrio como ecosistema global. Sin
embargo, desde hace unos doscientos años, con la revolución industrial, el incremento de la
población y la utilización irresponsable de los recursos, se está produciendo un cambio global
caracterizado por las graves alteraciones y problemas ambientales que rompen su equilibrio:
Sobreexplotación de los océanos, pérdida de suelo, contaminación del agua, pérdida de diversidad
biológica, deforestación y, entre otros el calentamiento global, que está dando lugar al cambio
climático, siendo igual de preocupante para Perú, Colombia y demás países. Pero aún más si el
gobierno y las entidades encargadas no proporcionan los recursos suficientes y/o necesarios para la
implementación de proyectos y la gestión para mejorar los impactos ambientales que acaban con
nuestro planeta. La percepción de la comunidad respecto a las entidades públicas sigue siendo
negativa debido a su limitada capacidad de gestión y a la escasa provisión de servicios de calidad
que sería un problema en común entre los dos países.

La toma de conciencia de la gravedad de los impactos ambientales por parte de la sociedad y las
autoridades (científicas y políticas) ha abierto una línea de reflexión y de actuación política sobre el
modelo de desarrollo actual, planteándose otras alternativas ligadas a la sostenibilidad, que hacen
referencia a la necesidad de disminuir el nivel de consumo, a pensar en el futuro del planeta y a
buscar formas de vida más solidarias y respetuosas con la Tierra.