LA GLOBALIZACION, RACIONAL, AMBIENTAL Y DESARROLLO SUSTENIBLE

Como todos hemos visto dentro de la lucha por el poder, por la
exploración y así mismo la búsqueda por tener independencia, la
globalización ha transcendido todo nuestro planeta, ya que para nadie
es un secreto que dentro de ella se descentralizaron las empresas y por
supuesto se capitalizaron financieramente y económicamente en todos
los países, así de esta manera ahora lo importante era buscar nuevos
estilos de convivencia y sobretodo desarrollo sin importar el daño
ambiental que esto está generando, por lo contrario lo único importante
es la competitividad.
De allí surge la perspectiva de la destrucción de la naturaleza, la
destrucción de las bases ecológicas, tales como la destrucción del aire,
de los recursos hídricos del suelo, la deforestación y la perdida de la
biodiversidad así como la erosión, desertificación y la perdida de la
fertilidad de la tierra, el calentamiento global y por supuesto todo esto
nos conlleva a La degradación medioambiental en donde amenaza todos
los aspectos del bienestar de la humanidad.

Se ha demostrado que la degradación medioambiental está relacionada
con problemas de salud de las personas, como algunos tipos de cáncer,
las enfermedades de transmisión a través de portadores, la creciente
transmisión de enfermedades animales al ser humano, los déficits
nutricionales y las afecciones respiratorias.

La mala calidad de vida que ha generado los impactos ambientales de la
producción industrial para la explotación, exige un consumo intensivo de
energía que agota los recursos no renovables y tiene graves
repercusiones sobre el cambio del clima y la degradación
medioambiental amenaza todos los aspectos del bienestar de la
humanidad.

El discurso de la sustentabilidad busca reconciliar a los contrarios de la
dialéctica del desarrollo: el medio ambiente y el crecimiento económico.
En este propósito, no sólo se da una vuelta de tuerca a la racionalidad
económica, sino un torcimiento de la razón.

El móvil no es internalizar las condiciones ecológicas de la producción,
sino proclamar el crecimiento económico como un proceso sostenible,
sustentado en los mecanismos del libre mercado como medio eficaz
para asegurar el equilibrio ecológico y la igualdad social. La tecnología
se encargaría así de revertir los efectos de la degradación ambiental
generados por los procesos de producción, distribución y consumo de
mercancías.

La tecnología disolvería la escasez de recursos haciendo descansar la
producción en un manejo indiferenciado de materia y energía; El tránsito
hacia la sostenibilidad implica la contaminación del agua, el aire y la
generación de productos químicos tóxicos y el vertido de residuos, la
globalización económica han trasformado el ambiente tanto que existe
incluso un comercio de desechos y de residuos tóxicos, en donde la
mayor parte de ellos va destinado a países del sur.

Uno de los efectos negativos de la globalización es que sus beneficios no
están bien repartidos, porque mientras crecen las fortunas de los más
ricos, crece también la miseria de los más pobres, el desarrollo es un
proceso que permite a la población mejorar su bienestar, los activos
naturales entre los que se incluyen agua, suelos, plantas y animales
constituyen el sustento de las personas.
La racionabilidad ambiental tiene el gran reto de enfrentar a las fatales
estrategias que viene desarrollando la globalización, sin embargo la
organización de nuestra sociedad sigue dependiendo de una
racionalidad productivista que parece ignorar la noción del límite que
con el tiempo nos han embarcado en un proceso de destrucción
ecológica tan grande que solo se podrá frenar si se toman medidas
precisas y contundentes y para ello hace falta un cambio de mentalidad,
de valores que asumamos tanto a nivel individual como colectivo .