You are on page 1of 1

” La primera sugestión que le sea formulada se implantará inmediatamente, por

medio de un proceso de contagio, en los cerebros de todos los reunidos y la
orientación idéntica de los sentimientos de la masa será inmediatamente un hecho
consumado”.

Recuperado de: http://slideplayer.es/slide/141140/

Sugestibilidad y credulidad de las masas.

Por neutra que se la suponga, la masa se encuentra generalmente en un estado
de atención expectante favorable a la sugestión. La primera sugestión formulada
se impone inmediatamente, por contagio, a todos los cerebros y establece en
seguida la orientación. En los seres sugestionados, la idea fija tiende a
transformarse en acto. Ya se trate de incendiar un palacio o de realizar un
sacrificio, la masa se entrega a ello con idéntica facilidad. Todo dependerá de la
naturaleza del excitante y no, como en el individuo aislado, de las relaciones
existentes entre el acto sugerido y las razones que pueden oponerse a su
realización (Le Bon, 1895).

En palabras de Le Bon (1895) la masa es esclava de impulsos, sean generosos o
crueles; por neutra que se le considere, la masa se encuentra en un estado de
atención favorable a la sugestión, que se da por contagio, que se transforma en
acto, sea para incendiar un palacio o realizar un sacrificio, esto es gracias a la
limitación de inconsciencia, desprovista de sentido crítico, la masa no manifiesta
otra cosa que no sea credulidad.

Le Bon (1895) también dice que no hace falta que la masa sea numerosa, puesto
que sustituyen hechos reales por alucinaciones, que se da siempre en un
individuo, que contagia mediante la afirmación de dicha ilusión.

Le Bon, G. (1895). Psicología de las masas. Recuperado de:
https://libroweb.wordpress.com/2007/10/12/gustave-le-bon-psicologia-de-las-
masas-lebon/#Impulsividad_movilidad