You are on page 1of 2

COLUMNISTAS

FILOSOFO SOCIALISTA
El amigo americano
Por Tomas Abraham

Richard Rorty no es sólo un filósofo norteamericano conocido por
ser pragmatista. Es un estuario. Confluyen en él las principales
corrientes de la filosofía contemporánea. Es además uno de los
escritores más refinados de la filosofía. Desde Bertrand Russell no
Tomas Abraham
se aprecia un estilo filosófico en el que la elegancia, el humor, la
ironía y la economía de los argumentos ofrecen el placer de la
lectura. Una de las particularidades de su pensamiento es que ha pasado por un proceso de
conversión. Formado en la filosofía analítica, abandona esta tradición luego de escribir sus
primeros textos en el marco del “giro lingüístico”, y muda su pensamiento hacia el llamado
continente. Inicia así un diálogo europeo con la hermenéutica alemana a través de la obras de
Heidegger, Gadamer y Habermas. Se interesa por la producción de la filosofía francesa y se
declara admirador de Jacques Derrida. Por otra parte, bucea en las raíces del pensamiento de su
país y rescata a un olvidado John Dewey, a quien considera uno de los principales filósofos del
siglo XX.
No rechaza la obra de Heidegger por sus posiciones políticas. Ni El ser y la nada de Sartre –a
quien lee y valora– está contaminado por el stalinismo, ni Ser y tiempo por el nazismo.
Se considera a sí mismo un intelectual; es decir, un escritor de filosofía que conversa con sus
lectores y con un público. Cita al obispo de Berkeley, que decía que el filósofo debía hablar con el
vulgo y pensar con el docto. Vulgo no quiere decir vulgar sino ámbito de la opinión y de la
observación cotidiana.
Decide abandonar los departamentos de filosofía de universidades. Dice que lo que se elabora allí
es relleno rancio con el que se embalsaman cadáveres. Las interminables disquisiciones sobre la
verdad, el referente, la objetividad, la creencia y la justificación no son más que pasta de congresos
y pretextos para tediosas tesinas. Además de un buen método de reproducción burocrática y
fortalecimiento de alianzas corporativas. Cambia de domicilio y se instala como pupilo en los
departamentos de literatura.
El clan analítico no conoce las leyes de la exogamia. Le teme a todo lo que viene de afuera. Con
los recursos de la semántica y la epistemología discurren como en el medioevo acerca de las
bondades y los peligros del realismo, el idealismo y el nominalismo. El resultado es un montón de
palabras abrazadas entre sí. No hay aire, ni siquiera ventanas.
Rorty ha sido acusado de ignorar que existe un mundo exterior a nuestro vocabulario. Se cansó de
decir que jamás se le ocurrió pensar que no existen los dinosaurios si no los nombramos. Que sólo
un psicótico puede pensar así. Pero no sabe qué podría decirse sobre los dinosaurios sin la
paleontología. No mucho, sólo que existieron. Sostiene que las palabras y las cosas no se
superponen una a una. Reality has no joints quiere decir que lenguaje y mundo no se ajustan como
una tapa con su olla. Hay autonomía relativa de instancias y estructuras de recepción sistémicas
que anulan la correspondencia inmediata ya fuere atomista u holística.
Rorty es hijo del siglo de la novela. Señala que los últimos maestros de la juventud fueron los
grandes escritores de ficción. Aprecia en especial la novela de protesta moral. Pero no
necesariamente puritana. Le interesa el modo en que Harriet Beecher Stove y Charles Dickens
presentan los mundos del tío Tom y de Oliver Twist, como Vladimir Nabokov a su Lolita. Estas
novelas muestran que la humillación y la crueldad son los polos de nuestra indignación moral. Es lo
inaceptable que nos hace reaccionar casi instintivamente. La acción solidaria es la respuesta a la
moralidad abominable. Pero la preocupación por los otros no es racional. Deriva de un sentimiento

Ni el sentido de la historia que ha de ser lo que debe ser. No cree que necesitemos de un horizonte ideal para que la vida tenga sentido ni siquiera para tener una escala de valores. No considera que lo más importante para cada grupo o minoría sea tener su cultura y sufrir por lo que sufrieron sus tatarabuelos. No por eso apela a la violencia revolucionaria en cualquiera de sus formas.de participación en el dolor del prójimo. alguien que cree que no es poco deseo querer que la gente viva mejor. Cree en el progreso social impulsado por las reformas legislativas y las políticas educativas. el cuidado del otro de acuerdo con los relatos de T. Todorov de lo ocurrido en los campos de exterminio. La desigualdad es el nudo de los conflictos contemporáneos. la presentación de lo que sucede en sociedades extrañas a la nuestra nos muestran otras condiciones de vida. no quería que los negros recuperaran su cultura. Confucio pensó que la obediencia a los padres era la muestra de una existencia virtuosa. sonido y grafos. Autor de El amigo americano-Introducción a Richard Rorty. ni un Dios que también es lo que es impiden que nuestro mundo sea contingente. Fue educado en una familia y un ambiente en que el socialismo se manifestaba en la lucha sindical y las batallas políticas de los partidos de izquierda. Cuando le señalan que ante los dilemas morales debemos aplicar nuestra idea del bien y del mal. Rorty no le teme a la palabra compasión. y aquello que piensa Paul Veyne sobre la conducta de rebaño. Los documentales. * Filósofo. Dice ser parte de la izquierda sencilla. La Guerra de los Balcanes hizo que se preguntara sobre los procesos de deshumanización que permiten la irrupción de actos sádicos poco antes inimaginables entre miembros de una misma comunidad. la opresión. San Pablo consideró que la castidad era una virtud fundamental. Es el modo en que los cambios se solidifican y son duraderos. alguien que admite la intervención del azar y la posibilidad de la invención de nuevas formas. Les dice que no quiere ser más que un pragmático. los informes trasmitidos por los medios masivos de comunicación. se elabora una educación sentimental a través de las nuevas tecnologías de imagen. agrega. dice que en general elegimos aquello que nos hace soportable mirarnos el día de mañana en el espejo. Propone una política de los sentimientos. sin la cual no se entiende el sacrificio de los soldados en las guerras incomprensibles como la del ’14. tangenciales respecto de nuestro decir. colegas chinos elevan su filosofía a las alturas de la sabiduría de Confucio. y nosotros. es bueno saber qué clase de espanto repeler y de qué situaciones alejarse. Martin Luther King. Su antistalinismo lo alejó desde joven del comunismo. agradece el cumplido. ni el mundo externo que es lo que es. muestran cómo las racionalidades argumentativas son débiles en los momentos en que la vida está en juego. es decir. La universalidad ética proclamada por Jürgen Habermas no es más que la búsqueda de un auditorio ideal. Piensa que el socialismo se decide en el problema de la distribución de la riqueza. Además de la literatura. Rorty afirma que lo que mejor entienden los seres humanos de culturas diferentes es lo que les provoca dolor. Precisa que más que ideales que nombrar. Se define como ironista. Cuando en un encuentro en Shangai. El sentimiento de sí o vergüenza en Rorty. y un mismo sufrimiento. sino que vivieran tan bien como los blancos. Afirma que en los EE.UU el tema de la pobreza fue desplazado largo tiempo por las reinvindicaciones de las minorías. Es amigo de Vattimo y sabe que el amor cristiano no es exclusividad del Vaticano ni del Opus Dei. las vejaciones. sus habitantes. La muerte de un ser querido. Rorty es socialista. los trabajos de etnología. la crueldad son canales de un idioma común. pero estima que ser confuciano es ser como un paulino. Transitorio en su devenir. .