You are on page 1of 2

¿LAS HUMANIDADES EN CRISIS O LA CRISIS DE LA HUMANIDAD?

INTRODUCCIÓN

Este artículo aborda el debilitamiento progresivo que han tenido las humanidades en la
ámbito educativo en el cual se ha perdido la cultura y el interés por el amor propio, el ser
felices y vivir en paz no solo individualmente sino colectivamente.
De acuerdo a lo que evidencia la autora Anatole France en su artículo desde que ella era
una niña no tuvo la mejor experiencia con sus maestros de humanidades ya que ellos no se
tomaban el tiempo de enseñar y es verdaderamente cierto ya que su opinión lo que quiere
conseguir es abrirle los ojos no solamente a los maestros sino a nosotros los jóvenes; a que
leamos su artículo con gran conciencia ya que ella insiste que seria mas fácil si se enseñara
desde el ámbito espiritual y no desde un ámbito de decadencia en donde la mayoría de
estudiantes no se llegan a acordar de lo que vieron en su niñez o adolescencia debido a que
para ellos esa enseñanza y esas materias se basan en perder el tiempo, condicionalmente las
materias que hablan de humanidades para los jóvenes y para todos nosotros siendo sinceros
son materias de rellenoy no nos aportan nada entre comillas esto se ve en todas las
instituciones pero esto realmente no es tan cierto porque todo va en el interés de cada
individuo y esto no ocurriría si nuestros maestros nos inculcaran desde que somos unos
niños que lo importante es no perder el espirito por las disciplinas humanísticas ya que
estas son de vital importancia en la sociedad.
Partiendo de esta breve introducción quiero enfocarme en este siglo XXI elcual se mueve
en la era de la tecnología y es aquí donde evidenciamos mucho mas la falta de las
humanidades ya que los computadores, tablets y celulares faci;itan mucho nuestras vidas
pero nos alejan cada dia mas de compartir con los demás y en nuestra vida tiene que existir
un equilibrio entre lo humano y lo tecnológico

.Al parecer para los jóvenes es mas importante aprender sobre sexualidad desde una edad temprana que disfrutar el día a día sin necesidad de querer adelantársele a la vida.