You are on page 1of 22

ARTÍCULO DE REVISIÓN

BIOMEDICINA
Saber, Universidad de Oriente, Venezuela.Vol. 26 Nº 3: 221-242. (2014)
ISSN: 2343-6468 Digital / ISSN: 1315-0162 Impreso / Depósito Legal pp 198702SU187

ASPECTOS RELEVANTES DE LA ENTEROBIOSIS HUMANA. REVISIÓN
CRÍTICA
RELEVANT ASPECTS OF HUMAN ENTEROBIOSIS. A CRITICAL REVIEW

Dalmiro Cazorla-Perfetti

Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda”, Decanato de Investigaciones, Centro
de Investigaciones Biomédicas (CIB), Laboratorio de Entomología, Parasitología y Medicina Tropical
(LEPAMET), Coro, Venezuela. E-mail: lutzomyia@hotmail.com / cdalmiro@gmail.com

RESUMEN

La enterobiosis es una parasitosis intestinal humana causada por el nematodo Enterobius vermicularis, cuyas
hembras grávidas realizan migración nocturna desde el intestino grueso hacia la región perianal/perineal donde
oviponen. Su distribución es cosmopolita y es más prevalente en niños, en los que puede afectar negativamente
en su comportamiento, rendimiento escolar e inclusive su estatus nutricional. Se trata de una de las infecciones
entero-parasitarias más subestimadas. En el presente trabajo se hace una revisión acerca de varios aspectos
fundamentales de la enterobiosis, incluyendo la biología y taxonomía de E. vermicularis, métodos diagnósticos,
sus efectos patológicos, epidemiología y tratamiento.

Palabras clave: Enterobius vermicularis, biología, diagnóstico, patología, epidemiología, tratamiento.

ABSTRACT

Enterobiosis is a human intestinal parasitic disease caused by the nematode worm Enterobius vermicularis.
At night, gravid female pinworms migrate from large intestine to perianal/perineal areas where they lay eggs.
Pinworm infection has a cosmopolitan distribution and is more prevalent among children, potentially causing
adverse effects on their behavior, school success and nutritional condition. We consider that enterobiosis is one
of the most underestimated entero-parasitic infection in humans. The present study makes a critical review of
several important aspects about enterobiosis, including biology and taxonmy of E. vermicularis, diagnostic tools,
pathologic effects, epidemiology and tretament.

K ey words: Enterobius vermicularis, biology, diagnostic, pathology, epidemiology, treatment.

INTRODUCCIÓN Salud (OMS) ni siquiera menciona a la enterobiosis y/o
su agente etiológico, Enterobius vermicularis, en sus
Las infecciones por parásitos intestinales, incluyendo referencias e informes, y mucho menos la considera como
las ocasionadas por protozoarios, cromistas y helmintos prioritaria para su estudio y control (WHO 2012). Con
(nematodos y platelmintos), han representado este artículo se trata de “desmitificar” que la infección por
históricamente un relevante problema de salud pública, E. vermicularis no solamente provoca en los humanos,
tanto desde el punto de vista de su morbilidad como de particularmente en los niños, un simple “pruritus anis”,
su mortalidad. El hecho de que exista una relación directa como jocosa y peyorativamente se reconoce o se asocia
entre condiciones socio-económicas de pobreza y la por lo común a la enterobiosis, inclusive muchas veces
prevalencia de las enteroparasitosis, cuya persistencia es a nivel del equipo de salud en general y del gremio
favorecida igualmente por la desnutrición, especialmente médico en particular, sino que además de su elevada
la infantil, impulsa la necesidad de diseñar e implementar morbilidad en el país, puede potencialmente producir
programas de salud para su vigilancia epidemiológica y otras manifestaciones clínicas de mayor relevancia.
control.
AGENTE ETIOLÓGICO: Enterobius vermicularis
En el presente trabajo se hizo una revisión de los
aspectos más relevantes sobre una de las enterohelmintiasis Aspectos biológicos generales
que mayormente se subestima, y por lo demás poco
estudiada: la enterobiosis; cuya notificación o denuncia, Los helmintos que presentan forma redondeada, o
como la mayoría de las helmintiasis intestinales, no es gusanos cilíndricos, se ubican taxonòmicamente en el
obligatoria para las autoridades sanitarias. De hecho, el Phylum NEMATODA (del griego  νεμα  nema, “hilo”,
Grupo de Referencia de Enfermedades sobre Infecciones ειδής eidés u οιδος oidos, “con aspecto de”) (nematodos
Helmínticas (DRG4) de la Organizaciòn Mundial de la o nematelmintos) o NEMATA (Lee 2000). Las especies
–––––––
Recibido: marzo 2014. Aprobado: marzo 2014.
Versión final: mayo 2014.
221

Cazorla-Perfetti

de nematodos que parasitan al humano presentan primates (De Ley y Blaxter 2002).
básicamente dos tipos de evolución en sus ciclos vitales:
monoxénicos, necesitan solamente un hospedador para Como todos los Rhabditida (= Oxiurida), E.
completar sus ciclos vitales y heteroxénicos, requieren vermicularis es una especie que tiene un patrón de
dos ó más hospedadores para completar sus ciclos organización de su capa muscular de tipo “meromiaria”,
vitales; condición ésta que permite agruparlos (sensu con pocas células musculares muy achatadas o aplastadas
Skryabin y Schultz 1931 citado por Pessoa y Vianna- (Pessoa y Vianna-Martins 1977). El macho, que posee una
Martins 1977) en “geohelmintos”, monoxénicos que región caudal encorvada y con espícula copulatriz, mide
requieren de las condiciones microclimáticas del suelo, de 3 a 5 mm y la hembra 8-12 mm de largo. Esta última,
particularmente algunos de sus estadios inmaduros, tiene una cola afilada y alargada, que le dan la forma de
y “biohelmintos”, heteroxénicos que no necesitan alfiler (“pinworm”) característica que se debe tener en
que sus estadios juveniles se desarrollen en el suelo, cuenta a la hora de su identificación macroscópica; los
y las correspondientes parasitosis que ocasionan en huevos son ovoides, alargados y aplanados en su cara
“geohelmintiasis” y “biohelmintiasis”, respectivamente ventral, y miden de 50 a 60 micras (µ) de largo por 20-30
(Pessoa y Vianna-Martins 1977, Lee 2000). µ de ancho, y poseen una envoltura formada por una capa
externa albuminoidea, hialina y una cápsula propiamente
Enterobius vermicularis es el agente causal de la dicha, compuesta de dos capas de quitina una membrana
enterobiosis humana (= oxiuriosis) (= enterobiasis u embrionada interna lipoide (Pessoa y Vianna-Martins
oxiuriasis); es llamado comúnmente en lengua hispana 1977).
“oxiuro” (oxiuro = cola aguda, característica morfológica
propia del gusano), y también se le conoce en algunas Los parásitos que co-evolucionaron exitosamente
regiones rurales de Venezuela y otras de América junto a la especie humana poseen una extraordinaria
Latina como “guasarapo”, “inmundicia” “pidulle” y capacidad para infectarlos en cualquier parte del mundo,
“pica pica”, y en lengua inglesa “pinworm” (gusano inclusive cuando el hombre emigró a través del estrecho
en alfiler), “threadworm” o “seatworm” (gusano de los de Bering hacia el Nuevo Mundo (Reinhard et al. 2004).
asientos) (Kourí et al. 1982, Maniscalchi et al. 2010, El hallazgo de huevos de E. vermicularis en momias y
Humbría-Heyliger et al. 2012). E. vermicularis fue coprolitos prehistóricos (Iñiguez et al. 2003), apoya la
descrita originalmente por el fundador de la taxonomía tesis que los oxiuros son una de las especies de nematodos
moderna, el naturalista sueco Carlos Linnaeus, en 1758, humanos más exitosas. Debido a su alta especificidad, al
quien la nombró Ascaris vermicularis. En 1819, Bremser igual que los demás integrantes de la familia Oxyuridae,
la colocó en el género Oxyuris, nombre por el cual se E. vermicularis desarrolló una estrategia diferente a la
le conoció durante mucho tiempo (O. vermicularis), de otros helmintos humanos (e.g., A. lumbricoides), los
y Seurat, 1916, en el género Fusatella, hasta que en cuales necesitan un periodo relativamente prolongado de
1916 Railliet y Henry la transfirieron finalmente al maduración extracorporal. Efectivamente, los oxiuros
género Enterobius (“enteron” = intestino, y “bios” = humanos llegaron a ser muy contagiosos, i.e., de fácil
vida, vida intestinal) (Pessoa y Vianna-Martins 1977, transmisión, a través del contacto “persona-persona”
Kourí et al. 1982, Lotfy 2004). E. vermicularis es un mediante la eliminación de un largo estadio extracorporal
verme pequeño, filiforme y de color blanco nacarado, (las hembras), cuyos huevos tardan 4-6 horas en
con cutícula finamente estriada de manera transversa, eclosionar y desarrollar larvas infectivas del tercer
y que presenta en las partes laterales y a lo largo del estadio después de ser ovipuestos en la región perineal/
cuerpo dos crestas o aristas triangulares. A los lados de perianal, donde encuentra las condiciones de temperatura
la abertura bucal, posee salientes laterales convexas, que y humedad adecuadas que le brinda el mucus rectal y el
da el aspecto de dos pequeñas alas, que comúnmente se ano, y se adhieren a la piel ayudados por polisacáridos
denominan “aletas cefálicas” (Pessoa y Vianna-Martins de su cubierta (Cram 1943, Pessoa y Vianna-Martins
1977). De acuerdo a los sistemas modernos basados en 1977, Kourí et al. 1982, Hugot et al. 1996, 1999, Elston
el análisis del ADN ribosomal (SSU rDNA) y a pesar 2003, Reinhard et al. 2004, Cazorla et al. 2006b). Esta
que no existe concenso general entre los investigadores fácil transmisión de E. vermicularis “persona-persona”
acerca de la taxonomía de los nematodos, E. vermicularis se debe a que durante su co-evolución con los humanos
actualmente pertenece a la clase Chromadorea, subclase el entero-nematodo desarrolló cuatro modos diferentes
Chromadoria, al orden Rhabditida, suborden Spirurina, para la diseminación de sus huevos, lo que explicaría
infraorden Oxyuridomorpha, familia Oxyuridae, y a la su amplia y ubicua distribución mundial, y su dificultad
subfamilia Enterobiinae junto a los demás oxiuros de para controlarlo o eliminarlo. Primeramente, al oviponer

222

para de que el oxiuro humano puede infectar a chimpancés finalmente llegar como adultos al ciego. chimpancés.. quienes presentaron et al. 2004). sexos copulan (Botero y Restrepo 2012). Hugot y Tourte-Schaffer (1985) E. al lugar orientar los esfuerzos por realizar estudios más pulular por los ambientes humanos. tal como lo señala Lotfy (2004). Otro segundo mecanismo correspondería a la “diseminación aerosol”. Reinhard se ha mantenido prácticamente estable. 10. donde ambos en cautiverio (Hasegawa y Kinjo 1996). lo que hace que estalle diseminando por el aire entre infecciones repetidas de las persistentes. 2011). se tiene que los huevos pueden invadir e infectar a través de la penetración Desde su descripción original en el siglo XVIII. e. al. la cual es ampliamente E.. se le ablandan las capas que lo recubren. lo que conlleva al individuo y que fue tratada con Mebendazol durante 3 meses. Es significativo resaltar. la cuarta forma de diseminación. Lotfy 2004). o de lo contrario: ¿deberíamos modificar la clasificación aumentando el rango de medidas de las espículas de de geohelmintos/biohelmintos. gregorii en recurrente en la vagina durante 2 años. mediante y Enterobius gregorii. (2003). Como tercer mecanismo. determinar y comprender la realidad e importancia de vermicularis dentro de los oxiúridos. A la luz de lo comentado. particularmente en detallados del ciclo biológico del verme. especialmente viviendas. vermicularis eran de transmisión directa entre personas. vermicularis. debido a que es un helminto monoxénico µ). poseen espículas en su genitalia más cortas (70-80 µ) vermicularis un geohelminto?” De acuerdo al criterio de que las de sus contrapartes de E. la hembra en la región perianal secreta igualmente una prurito anal y de síntomas gastrointestinales/urinarios sustancia que causa prurito. gregorii como una especie similarmente de Si los oxiuros humanos no necesitan de las condiciones oxiuro humano cercanamente emparentada con E. Desde 1983. lo que a estos investigadores a sugerir que la vagina puede ser resulta en una trasmisión directa persona-persona. dos especies crípticas o un proceso que se denomina “retroinfección”. ésta última migra por el aunque es significativo señalar que existen reportes intestino delgado. al inhalarse los mismos (Hugot y en décadas el estatus taxonómico de E. vermicularis y E. El al rascado. vermcularis y no de huevos. alcanza el estómago y luego hospedador natural. al cual ha parasitado por más de al duodeno. sería un modo de transmisión primitiva. Para ello. vermicularis hacia vez que sale del ano en horas nocturnas pierde fluidos y se sus hospedadores humanos. así como también distinguir deshidrata. vermicularis debe permanecer como un geohelminto. ii) helmintos claramente ilustradas en las imágenes de la literatura transmitidos por carnivorismo. microambientales del suelo para desarrollarse. vermicularis a 140 µ. Hugot et al. llevó de este modo dentro de sus manos y sus uñas. es necesario en primer mediante el cual los huevos. y transfiriendo hallazgo de adultos E. se reportaron el caso de una niña con enterobiasis persistente y infecciones mixtas de E. de la mucosa nasal. se tiene que al tener se hace necesario contar con herramientas moleculares los huevos la capacidad de eclosionar inmediatamente (Zelck et al.. 2003). Aspectos relevantes de la enterobiosis humana. con la subsiguiente irritación. 2003. 223 . les da la ventaja a las larvas recién nacidas de poder penetrar Estatus taxonómico: ¿Enterobius vermicularis directamente dentro del hospedador humano. pues la hembra una los mecanismos de transmisión de E. Hugot (1983) describió mediante criterios morfológicos a E. 1999. quienes proponen la siguiente categorización. Posteriormente. que incluya un contaminar las superficies y comidas o fomites. donde va realizando sus mudas. Una vez que el huevo larvado logra entrar en la actualidad que la especie humana es su único al tracto gastro-intestinal. y es único para E. pudiendo eclosionar la larva. y un reservorio potencial del nematodo. en ausencia de varios países. vermicularis (100-122 quien suscribe. lo cual está en contradicción con Por otra parte. sus huevos.000 años (Fry y Moore 1969. Totkova et al. (2013). reafirmaron la descripción original de Hugot (1983). que son ovipuestos en la región perianal/perineal. Sin embargo. y agregaron diferencias entre aceptada? ¿Donde colocarlo entonces? Una propuesta ambas especies a nivel de la ornamentación cuticular de de clasificación que pudiera ser viable. es la de Acuña et la apertura cloacal del macho. ayudados por las corrientes de viento logran a nivel de un modelo experimental.g. 1996. que son muy livianos. gregorii cabe preguntarse entonces: “¿Debe considerarse E. que estas diferencias de acuerdo al mecanismo de transmisión: i) helmintos morfométricas de las espículas de E. Y por sinonimias? último. más antigua: las del macho crecen gradualmente de 70-80 a 100-122 µ.. señalando que los machos de E. luce interesante señalar los hallazgos la descripción original de Hugot (1983) (Totkova recientes de Kashyap et al. en un intento por mecanismo es altamente evolucionado. aceptándose et al. vermicularis Tourte-Schaffer 1985. éste primate no homínido.

los cuales deben Brasil (Iñiguez et al. incluyendo su transformación humana se pueden emplear varios métodos para buscar. gregorii. vermicularis. incluidas seis larvas y dos menos conservadores. tenían Métodos parasitológicos y moleculares: ¿cuándo solamente la porción distal. Basados en todos estos hechos. 2011). (2006) analizaron las secuencias de los depositar sus huevos en la región perianal/perineal. 2003. vermicularis a partir de rango geográfico más amplio. vermicularis se podrá determinar categóricamente las similitudes era significativamente más largo y voluminoso que biológicas y taxonómicas entre ambos morfo-tipos de E. gregorii. porción basal de las espículas de E. lo que habla a favor de la buena adaptación (1941). mucus nasal así como también estos investigadores asumieron que la descripción de E. encontrándose una tasa de humanos. La forma y la longitud de la porción distal oxiuros humanos. en los genes COX1. Los resultados revelaron que E. la porción basal eran disímiles. vermicularis en esas celofán o transparente. vermicularis posee entre E. se requería Botero y Restrepo 2012. humanos con características inusuales. Por Botero y Restrepo 2012).. gregorii. sin embargo. gregorii no era más que parte del desarrollo ontogénico En tanto que los adultos y estadios larvales de ambos o estadios inmaduros de E. se hace necesario hacer análisis de genes mitocondriales vermicularis y 754 de E. resultan imprácticos y poco sensibles para y 5SrDNAm en ejemplares de oxiuros de chimpancés y la captura de los huevos. Esta asunción sexos se pueden obtener después de aplicar tratamiento fue apoyada por otros investigadores (Nakano et al. Hasegawa et al. y dilucidar con mayor amplitud la tubular de las espículas de la genitalia eran idénticas en variabilidad biológica y genética de E. En ejemplares adultos de ambas MÉTODOS DE DIAGNÓSTICO especies prematuramente formados. Botero y Restrepo 2011) y Dianamarca (Ferrero et al. vermicularis. estas dos “especies” de Enterobius no eran gemelas o hermanas. en las del tipo de E. y otros más recientes en hacerse en horario matutino. En este sentido. descrita originalmente por Graham poblaciones. antihlemíntico ad hoc. o de la totalidad del genoma (Zelck adultos sin espículas. demostraron 2012). 2012). y en menor medida en en los tipos de E. También notaron que la ya sea los adultos y/o larvas del verme o sus huevos. se tiene que aplicar los E. lo que apoya su sinonimia. Ellos notaron que E. e inclusive de primates no homínidos. gregorii. un ritmo circadiano en el cual debe salir por el ano para Nakano et al. Totkova et al. antes de la defecación y el Alemania (Zelck et al. En virtud de migración especialmente durante las noches. vermicularis y E. Cazorla-Perfetti A comienzos de la década de 1990. ambas especies de helmintos. mientras que y/o poblaciones de E. proponiéndose la “Hipótesis del doble origen”: A pesar de lo discutido. vermicularis y E. Teixeira et al. Lo más recomendable es utilizar otra parte. (1998) estudiaron 87 ejemplares de E. vermicularis y dentro de un los humanos adquirieron a E. confirmando que la porción recomendar su implementación? basal de la espícula se forma en los estadios avanzados del desarrollo. (spacer) 2 (ITS2) del ADN ribosomal (rDNA) nuclear Kato-Katz). gregorii coevolucionó con los seres humanos en estudios moleculares a una mayor cantidad de ejemplares África. el material subungueal. 2003). que involucre todos los monos hylobátidos (Brooks y McLennan 2002) continentes del planeta y a todas las razas de humanos posibles. Grecia (Piperaki et al. vermicularis siguen En este sentido. se puede recuperar los huevos en la desarrollándose aun en los estadios de desarrollo definitivo región perianal/perineal o vulvar. Con datos de tipo biológicos y/o moleculares. complementar los estudios morfológicos y morfométricos con los de tipo molecular. además. en la región que regularmente se encontraban ejemplares de oxiuros perianal/perineal o vaginal (Cimerman y Cimerman 2005. de 69 años de edad. de la orina y secreciones vaginales incluyendo larvas. los genes mitocondriales de la subnunidad 1 de la citocromo métodos parasitológicos coproscópicos convencionales c oxidasa (COX1). 2013). dispersándose con éstos hacia Asia. se sugirió que al. y de la región interna del espaciador utilizados para otras helmintiasis intestinales (e. inmediatamente después de la muda y aun durante el estadio IV. Se observaron varios estadios de transición de Para el diagnóstico parasitológico de la enterobiosis las espículas de E. a la cual se le puede aumentar la capacidad de a sus hospedadores o una baja presión evolutiva (Zelck et observar los huevos translúcidos del nematodo mediante 224 . estudios moleculares con rDNA y rRNA en los métodos parasitológicos oviscópicos. Lotfy 2004). 2011). o de las hembras durante su 2005. 2011). baño (Cimerman y Cimerman 2005. positividad que generalmente no sobrepasa el 5% en la gregorii son idénticos en la región ITS2 y entremezclados detección de la oxiuriasis (Cimerman y Cimerman 2005. El método de elección es el de la cinta adhesiva de la homogeneidad genética de E. para confirmar la sinonimia Debido a que la hembra de E. vermicularis. gregorii.g. expulsados por un hombre japonés et al.

especialmente cuando no lo ejecuta el individuo por sí Zelck et al. se le han realizado modificaciones. clínico de un caso individual (Liu et al. y la Desafortunadamente. Parija et al. aunque muy ocasionales o raras. original. vermicularis se habían tape” (Beltrán et al. sufragar los gastos. la aplicación de los métodos de roedores. y Rabinovich et al. (2005) señalan que este método es poco práctico e Así mismo. Aspectos relevantes de la enterobiosis humana. 2011). de un diagnóstico molecular para E. al. Jacobs (1942) cuya modificación es la más usualmente de la FLAP (2000). la cual consiste en una tira de algodón embebida se recomiende aplicar la técnica oviscópica seriadamente. Beltrán et de ácidos nucleicos en coprolitos (Iñiguez et al. mientras que Kang et al. se ha diseñado el denominado “pin genético (ADN y/o ARN) de E. lo que hace pensar que a esta de celofán no adhesiva introducida en un tubo de ensayo. por ello. el análisis del material subungueal era la metodología mayormente usada para el diagnóstico de la enterobiosis Como la gran mayoría de las parasitosis intestinales. empleó una paleta “baja durante 3 días consecutivos. FLAP x 40 µ) y más fusiformes (Kourí et al. la cual también se la han hecho modificaciones (Ionescu 1976). en la práctica médica pediátrica técnica propuesta por Hall (1937).. 2007). en los cuales se buscan rastros en la región anal toda la noche. que consta de una torunda sospecha de enterobiosis. (Requena et al. Similarmente. A la técnica de Graham (1941) 2012). (2006) incómodo para el paciente. 2003). la adición a la lámina portaobjeto de una gota de azul de los huevos. y para la evaluación de lengua” de madera para presionar la cinta adhesiva sobre quimioterapia anti-Enterobius por 7 días.g. sin embargo. como ya se discutió. mientras que Von Hofe (1944) adaptó la Oothuman et al. lo que luce promisorio especialmente mismo. denominada “NIH” no se aplica de rutina las técnicas oviscópicas cuando se (Nacional Institute of Health). el examen oviscópico debe realizarse implementada en la actualidad. 1982. Pezzani et al. directamente de la cinta adhesiva (Piperaki et al. Teixeira et al. 2011. en vaselina-parafina (Cimerman y Cimerman 2005). técnicas moleculares (e. la región perianal. Nakano et al. Más recientemente. esto a pesar que su sensibilidad es poblaciones humanas endémicamente expuestas relativamente baja (Requena et al. se recomienda aplicarse como estrechamente relacionada con las condiciones socio- un método alternativo complementario para el estudio económicas de pobreza. puedan 2012). En un intento por aumentar la sensibilidad de los Los métodos moleculares para la búsqueda de material métodos oviscópicos. Sin embargo. 2005). antes de la implementación de estos métodos. Liu 2012). cuando se comparó su implementación (2009) la aplicaron para establecer relaciones filogenéticas en niños peruanos. la cual emplea la cinta adhesiva sobre una lámina de vidrio portaobjeto.. en los laboratorios bioanalíticos públicos ni privados de por helmintos del género Syphacia. para la ejecución de estudios epidemiológicos. que seguramente serían elevados. además de que estos autores emplearon esta metodología para dilucidar el estatus señalados encontraron que la prueba de Graham resultó taxonómico de E. Es lógico pensar que debido a que la denominada como “vaselina-parafina” (VASPAR) o de la hembra del oxiuro humano no ovipone regularmente. Markey.. 2007. se han desarrollado con una elevada Uno de los inconvenientes de estos métodos sensibilidad y especificidad con genes mitocondriales oviscópicos descritos tiene que ver con que los mismos son y ribosomales. A pesar de su poco uso en la la enterobiosis es una helmintiasis que se encuentra actualidad.. ya que los de Syphacia son más largos (125 de lactofenol o aceite de cedro (Cook 1994. por ello. también se ha aplicado esta previamente embebido en agua. el cual consiste de una lámina implementado principalmente a nivel de los estudios de polivinílico con un extremo engomado que se coloca de paleoparasitología. 2001). helmintiasis se le subestime. De acuerdo con las recomendaciones de los expertos así. y que posteriormente se tecnología para dilucidar problemas de diagnóstico a nivel introducen en frasco conteniendo formaldehido. vermicularis con sus congéneres de nematodos frotamiento de la región perianal con un pedazo de gaza Chromadorea. gregorii. Souza et al. vermicularis. difícilmente las de los enteroparásitos. son: pacientes de Malasia. en la literatura. 2000. especialmente en los países subdesarrollados. es recomendable hacer mediciones parasitológicos oviscópicos aún deben indicarse para la 225 . PCR) para invasivos y embarazosos o incómodos para el paciente. ser más efectiva. 1995. (2004) implementaron el de E. y que Es importante acotar que en humanos también se han por lo demás no se encuentra generalmente disponible detectado infecciones. vermicularis al colocarse dispositivos en la región perianal/perineal. (1996) estadísticamente significativas con la aplicación de sobre una espátula ocular. Otras técnicas que se citan en la cinta adhesiva durante 3 ó 6 días consecutivos. el cual es un oxiurido nuestro medio. la captura de material genético de E. (1992) no encontraron diferencias cinta sobre un tubo de ensayo. no obstante. Por lo tanto. aunque poco usadas en la actualidad.

1990. incluyendo las glándulas de una prueba inmunológica o de PCR directamente en de Bartholin. permitan la captura por ejemplo de copro-antígenos y/o 2008). Becerril y Romero 2004. ya sea normal o errática. donde además del prurito avocarse. Generalmente. Liu 2012). pero que a bacterianas y fúngicas del tracto urinario y genital. Elston 2003. no existe hasta el Como punto final a esta sección del diagnóstico de presente una explicación certera al respecto (Symmers la enterobiosis. Resulta que en muchos casos con manifestaciones clínicas el síntoma más de estos casos. Así mismo. Aunque no se sabe con certeza. Mahomed et al. El desarrollo vulva. en casos de y Vianna-Martins 1977. La causa de estas infecciones es por parte del personal de salud y/o para el individuo la migración de las hembras grávidas del oxiuro hacia la afectado. De Jong et al. Zelck et al. Aunque las larvas de que no solamente el prurito anal se produce por la acción los oxiuros y las de S. y por otra parte. especialmente en los niños. material subungueal o en las heces grávidas del entero-helminto migran erráticamente por la (Piperaki et al. son costos y de materiales ampliamente disponibles en las muy escasos (Sato et al. esta entero-helmintiasis es asintomática. especialmente en hombres homosexuales. las cuales son difíciles de identificar. muchas veces se ha de hipersensibilidad local ocasionada por sus secreciones requerido aplicar técnicas moleculares (PCR. además. sin embargo. pudiéndose que causa. 2003. Similarmente. pudiendo presentar los pacientes dolor abdominal. Liu 2012). Botero y Restrepo 2012). realizar estudios para desarrollar técnicas oviscópicas Las infecciones por E. hemorragias. trompas de Falopio y ovarios. colitis La patología de la enterobiosis depende principalmente hemorrágica e inflamación eosinofìlica del íleon y el de la migración. pueden ocasionar confusiones al patólogo adultos del entero-nematodo a las diversas regiones al simular lesiones malignas en varios sitios anatómicos anatómicas. colon. Cacopardo et al. 1991. vermicularis (Elston 2003). Mohamed et al. stercoralis se pueden diferenciar mecánica del verme. especialmente aquellos que trabajan en el de la vulvar. que puede conllevar a la inducción precoz de biotecnología.. 2012.g. la vez sean más prácticas y de fácil implementación especialmente en niñas. así como también en niños los oxiuros pueden estar asociados ASPECTOS CLÍNICOS con una colitis eosinofílica de etiología desconocida. muy específica. de Strongyloides stercoralis. trompas de Falopio. y que además et al. se cree de E. excoriaciones confundir especialmente con las larvas rhabditiformes perianales y en los casos más graves. los investigadores del área deben vulva. lugar. apéndice) perianal. 1998. 2011). En el caso de los humanos adultos. produce inflamación de la vagina con que sean comercial y económicamente viables para las leucorrea (Gokalp et al. Hómez et al. a que los investigadores cometen un sesgo en los muestreos al suponer de antemano que la enterobiosis es A pesar de lo discutido. Elston 2003. 226 . no obstante. donde los por lo demás de fácil ejecución. conocer con exactitud la realidad clínico-epidemiológica para implementarse el examen de la cinta adhesiva de de la situación. 2006. ascienden por la vagina. y de la oviposición en la región perineal/ (e. aunque material genético del oxiuro ya sea directamente sobre poco frecuentes. al. donde se requiere aplicar técnicas moleculares para hacer se debe tomar en consideración la renuencia de los adultos un diagnóstico preciso de la enterobiosis. sino que también por una reacción morfométricamente. énfasis en el caso de la población adulta. siendo. relación directa con la carga parasitaria. vagina. 1995. se han detectado numerosas larvas de frecuente es el prurito anal. el útero. y por lo tanto por cuestiones comprensibles de pudor e incomodidad. en este sentido. Al-Rufaie poblaciones endémicamente expuestas. algunos autores piensan de RNA ribosomal) para confirmar los hallazgos (Liu et que el pruritus anis es más intenso en horas nocturnas. vagina. 1995. de los estadios colon. en primer casas comerciales locales. 2003. Graham en la región perianal/perineal. 2008). Se han descrito complicaciones más serias. y en aquellos Arkoulis et al. 1996. 2011. agente etiológico de la dermatitis y/o infecciones bacterianas secundarias (Pessoa estrongiloidiasis humana. en la cual la técnica de la cinta muestras fecales es particularmente deseable con mayor adhesiva posee un nivel de sensibilidad aceptable. cuando las hembras la cinta adhesiva. las futuras líneas de investigación deben 1950. con genes uterinas. Ok et al. con el subsecuente rascado oxiuros. esto es debido. Jardine et al. hígado. debido a que la hembra del oxiuro sale a oviponer estimulada por el calor. vermicularis también han sido con materiales que permitan aumentar la sensibilidad asociadas con una frecuencia incrementada de infecciones en la captura de los huevos del nematodo. En este mismo sentido. 1997. teniendo las manifestaciones clínicas una (enterobiosis oculta) (Liu et al. uretra y vejiga. Botero y diarrea crónica de niños se han visto asociadas a larvas Restrepo 2012). a la búsqueda en primer término de técnicas conductas onánicas. Cazorla-Perfetti práctica médica de rutina. existen casos muy particulares más prevalente en la población infantil. de bajos estudios especialmente los de tipo epidemiológico.

los cuales atienden a 80% ó al. 2010. sin denominada “Hipótesis de la Higiene”. Makni et al. Devera 2001. 2006). 2007. 2009. Marsden 1960. así como también de obstrucción intestinal. otros investigadores Debek et al. entre las respuestas TH1 y TH2 (Masters y Barret-Connor bien sea por acción mecánica o por transporte de bacterias 1985. Macedo y MacCarty 2000. 2003. 2006. los investigadores del área han lanzado la insomnio. las enfermedades alérgicas y el asma constituyen la Marteau et al. Gargano controlado las enfermedades infecciosas existe menos et al. 2007. exposición a estos microorganismos. 2007. En efecto. Venezuela no bazo. 1991. náuseas. Sánchez- 1950. gaglios linfáticos. 2004. Capriles et al. 1991. parásitos) en lo tanto estudios más detallados y controlados (Gilman et la niñez para desarrollar enfermedades atópicas. incluido el saco lacrimal. de atopia. Young et al. endometriosis de enfermedades alérgicas y de asma. colitis eosinofìlica. Asimismo. Thornieport et al. e inclusive perforación del intestino grueso Con relación a las geohelmintiasis intestinales. de ese mismo siglo. a mediados de los años 80. 2011). Dönmez et al. 1987. Botero y Restrepo 2012). enuresis nocturna. causa más común de enfermedades crónicas. 2001.. Babady et al. no han encontrado resultados convincentes. vermicularis en casos de apendicitis es helmintos y las pruebas cutáneas para alergenos y otros relativamente baja (Ajao et al. raramente económico. cólicos. (Capriles et al. glándulas mamarias. Pearce et al. especialmente e infertilidad. bacterias. necesitándose por microorganismos (virus. pulmones. Mendoza et al. uréteres y escapa a esta realidad. desórdenes atópicos. y estimándose que ocurren más de un millón de Vasudevan et al. Mingomataj et al. Sánchez-Borges et al. desde con la subsecuente peritonitis bacteriana generalizada los años 70 del siglo pasado se ha venido demostrando la y posterior deceso por choque séptico. Gargano et al. por lo que Serpytis y Seinin 2011. 2006. por lo que aumenta La invasión del apéndice cecal merece especial interés. 2012). Neri et al. De Ruiter et al. Sánchez-Borges et al. Erhan et al. Mingomataj et al. Romagnani 2004. 2011). 2011. sugiriendo embargo. 2006. 2014). A pesar de esto. 2006. De acuerdo al estudio ISAAC. consultas anuales en los ambulatorios dependientes García et al. 2012. a nivel mundial se Cooper 2009). irritabilidad. y en los aquellos de economía agrícola (Capriles et al. Aldrey et de E. sialorrea. 2003. Enterobius vermicularis y la “Hipótesis de la estudios más recientes aportan nuevas evidencias que dan higiene”: ¿se encuentra la enterobiosis asociada a las sustento a la “Hipótesis de la Higiene”. 1997. 1992. Kim y Chi las causas de consulta a nivel ambulatorio desde el año 2000. ojos. pudiendo provocar abscesos. 1991. epiplón. 1986. hiporexia. 2003. 2003. Martínez-Criado et al.. vejiga.. 2011. Kolokotroni glándulas salivares. Debido a que se ha observado que aquellos diarrea. Jardine et al. vómitos. hubo refutaciones hacia esta Hipótesis. sin embargo. 2003. Vinod 2003. desde 1989 se viene riñón (Symmers 1950. e inclusive invadir los embriones humanos en países industrializados cuando se le compara con y ocasionar peritonitis en las mujeres grávidas. y por al. 1991. Beckman y Borges et al. 2011). y pérdida de peso. 1962. Chandrasoma y Mendis 1977. hígado. Isik et al. et al. 1989. 2000. Arca et al. Aspectos relevantes de la enterobiosis humana. ocupando el segundo lugar entre Sinniah et al. mascotas. En los países industrializados Holland 1981. Kolokotroni et al. vermicularis son molestias digestivas. 2011. 2001. 1966. 1997. nivel socio- Serlo 2011. Capriles et al. dolores al.. además. la susceptibilidad a las enfermedades alérgicas al ya que existen contraversias acerca de si E. Arkoulis et del Ministerio de Salud. Serpytis y Seinin 2011. la existencia de una relación inversa entre la infección por presencia de E. y/o hongos entéricos. siendo Craggs et al. dieta) uno de los factores más importantes se han reportado la presencia de ejemplares adultos del para la sensibilización alérgica hacia los alergenos helminto y/o granulomas/encapsulamientos o abscesos en ambientales y la expansión de estas patologías el perineo. 2003. 227 . varones afectar la próstata y el epidídimo (Symmers Pearce et al. Sin embargo. 1997. consultas por asma. Otros síntomas que se atribuyen a la presencia más de la población (Capriles et al. abdominales. Liu et al. como en casas con hacinamiento poseen un menor riesgo bruxismo o chasquido de dientes. mucosa nasal. la demostración causa-efecto clínico de algunas que existe un efecto protector o profiláctico de los de estas sintomatologías es aún incierta. Gokalp et al. 2011. McDonald registrando un aumento significativo del número de y Houriane 1972. 1998. los que se pueden niños que viven en familias numerosas o que conviven considerar de alteraciones del comportamiento. hongos. Vural et al. Sun et al. especialmente enfermedades atópicas? en las zonas rurales de los países en desarrollo (Lynch 1992.g. granulomas peritoneales observa un inusitado incremento de la prevalencia con salpingitis hasta adherencias pélvicas. 2006. Sinikumpu y la exposición ambiental (e. De Jong et al. en los paises industrializados donde se han et al. Cacopardo el contrario. vermicularis suprimirse el sistema inmune: se produce un imbalance puede ser causante o coadyuvante en casos de apendicitis. 1995.

(2001). artritis. existiendo enterohelmintiasis en la hipersensibilidad cutánea frente igualmente resultados contrastantes. deberían homogenizarse Rîpă et al. Otros investigadores estrato socio-económico de un barrio de Caracas. en comparación con otro de no alérgicos. vermicularis. prueba dérmica para alergenos. con 2. Universidad Nacional Experimental efecto protectivo de E. En este entre la positividad a la cinta adhesiva de Graham y la mismo orden de ideas. Así. no observaron diferencias y sibilancia. en un área urbana de los una contradicción con los estamentos de la “Hipótesis Estados Unidos. contemporáneos. Australia. estadísticamente significativas entre los grupos en un intento por demostrar la validez de la “Hipótesis infectados actualmente por oxiuros y los no parasitados. examinaron la relación entre la 228 . eosinofilia. estadísticamente significativas (p > 0. A. Por en niños escolarizados urbanos de la ciudad de Coro. los ¿Afecta la enterobiosis la capacidad intelectual- estudios hechos en los países industrializados deben cognitiva del niño? observarse con reserva para no caer en errores y falsas expectativas o concepciones. vermicularis sin embargo. detectan una mayor prevalencia de oxiuriosis por E. Rumania y Dinamarca. 1992. edad preescolar y escolar infectados por E. de la Higiene” en la región falconiana. diabetes tipo 1. Así. Las primeras evidencias en este sentido surgieron contacto con microorganismos. (1992) encontraron una relacionar la asociación geohelmintiasis-capacidad relación directa entre las cargas geohelmínticas y el cognoscitiva de los niños. El autor reportó que la infección por geohelmintos puede Una pregunta que surge con relación a la contribuir en pequeña proporción al deterioro de las “Hipótesis de la Higiene”: ¿se puede aplicar en el funciones cognitivas en presencia de otras variables de caso de Venezuela? En este sentido. quien de funciones cognitivas de los infantes. Lynch et al. después del tratamiento antihelmíntico ad hoc. estadísticamente significativas en los niveles séricos de IgE. Waite y Nelson (1919) en grado de bronconstricción. con respecto a niveles séricos presentado una infección previa por E. mientras que Lynch et Queensland. ni a la presencia de asma similarmente en niños turcos. controlando variables de la Higiene”. de género. (1993) detectaron una respuesta supresora de las centrado los estudios es en E. (2001) trabajando con niños suecos entre 4-10 años estratos socio-económico. el contrario. En dicho trabajo. Los resultados en relación con las manifestaciones de alergias y las revelaron que. Huang et al. lumbricoides marginales urbanas de estratos IV y V de la escala y las uncinarias (Robertson et al. estos investigadores detectaron que haber y otro grupo no parasitado. Como bien lo señalan Capriles et al. Herrström et a aeroalergenos. por vez primera en el país se hizo una investigaciòn (2007) no detectaron en niños de Turquía diferencias acerca de la enterobiosis y las enfermedades atópicas. Cazorla-Perfetti Uno de los helmintos donde mayormente se han al. enfermedad de geohelmínticas. fue hecho en 2007 alérgicos. trichiura. en primer lugar. (2002) encontraron en niños estado Falcón en la región semiárida septentrional de de Taiwán una asociación negativa entre la infección por Venezuela. en poblaciones venezolanas de bajos al. dermatitis atópica o rinoconjuntivitis. vermicularis sobre el desarrollo “Francisco de Miranda” (UNEFM). (2010) y Bager et al. Con relación a la infección de edad. (2012) en estudios los diseños y la selección de los sujetos en los diferentes poblacionales en Cuba. de los trabajos de Stiles (1915). vermicularis de IgE. (2008). vermicularis. entre el grupo de niños infectados versus los no Para intentar acercarse a la realidad en este tópico parasitados. no existen diferencias pruebas dérmicas con alergenos (“skin-prick test”). mediante la recuperación de los vermes Crohn. principalmente concluye que el asma es más prevalente en comunidades con infecciones debidas a T. hasta donde se ha podido indagar en el grupo de infantes con una historia de procesos el único estudio hasta ahora inédito. Por su parte. Bahceciler et al. posesión de alcantarillado y letrina. por quien suscribe y el grupo de investigación oxiuros y el asma y la rinitis. donde se supone que los niños han estado más en 1994). realizaron después estudios para Distrito Federal. Nokes y Bundy Graffar. Delialioglu et al.116 niños. por lo tanto. lo que podría atribuirse al del LEPAMET. (2005). estos autores Diversos estudios brindan evidencia sobre la señalan por ejemplo el caso de los trabajos hechos asociación entre altas cargas de geohelmintos y el déficit por Jiménez de Landaeta (1999) en Venezuela. En efecto. en niños de bajo tipo socioeconómico y ambiental. existiendo. así como tampoco se detectó relación potencia los síntomas actuales de sibilancia. llegaron escenarios donde se realizan los muestreos. Mientras que Wördemann et al. y dar las respuestas adecuadas. de síntomas alérgicos.05) entre niños en con excepción de las concentraciones séricas de IgE. así como a la conclusión que la enterobiosis no redujo el riesgo de también tratar en lo posible de cuantificar las cargas presentar asma.

las deficiencias de oligoelementos quienes proponen varios mecanismos mediante los cuales por lo común se encuentran asociadas estrechamente al la desnutrición podría afectar el rendimiento escolar. 229 . el prurito anal nocturno. Contrastando con esto. vermicularis un helminto. Simeon et al. al. o abandono por parte Habana. cobre factores: el déficit de hierro con o sin anemia. 1995. lo que les ocasiona que estos se irriten. (1982) y sus colaboradores del iv) la enfermedad puede alterar la conducta del niño de Instituto de Medicina Tropical de la Universidad de la manera que condicione un rechazo. no obstante. como de otros nutrientes. Olivares et al. en ausencia de somnolencia producto del insomnio (Botero y Restrepo individuos con cargas parasitarias muy altas. entre los que teoriza que la estimulación crónica del sistema inmune se encuentran las parasitosis intestinales (Stephenson en las helmintiasis podría tener un efecto directo sobre et al. se pongan resultado fue atribuido a la dominancia de los factores nerviosos y cansados y desatiendan las clases por la socio-económicos y medioambientales. en este sentido se ha et al. Benítez y Amorós 2011). 1996. (1995) encontraron en niños egipcios prolongada anemia y toxemia. 2002. Benítez y Amorós postulado que la deficiencia de hierro altera la conducta 2011). especialmente en los El mecanismo por cual se explica dicha asociación no niños (Stephenson et al. el déficit (Cu) y magnesio (Mg). 1997). (2011) los años 60 del siglo pasado. i) cambios anatómicos o bioquímicos respuesta inmune y de la capacidad intelectual (Bahader en el sistema nervioso central. se han hecho este tipo de estudios. A pesar que en otros helmintos. reducir la de los niños. a nivel del intestino delgado transporte de electrones y síntesis de porfirinas. 2000. Kourí et al. parasitaria. así debido al deteriorado catabolismo de las catecolaminas. altera el ritmo normal de sueño de los entre intensidad de infección y déficit mental. tal como indican Cazorla et exposición a estímulos y oportunidades de aprender. mientras que otros como las helmintiasis que condiciona el ausentismo escolar el potasio (K) y el sodio (Na) son electrolitos de gran (Stephenson et al. 2000. se apoderan del organismo del paciente”. ii) se puede verse alterada por diversos factores. 2013). no obstante. en los cuales las investigaciones Enterobius vermicularis y desnutrición: ¿afecta la hacen mayor énfasis hacia la intervención con tratamiento enterobiosis la absorción de oligoelementos? antihelmíntico. como las socio-económicas pequeña proporción de los tejidos corporales. Por otra higiénicos. el estado general se afecta considerablemente esperar similares resultados en la correlación negativa y la desnutrición. Cazorla et al. la desnutrición y la morbilidad asociada a orgánicos fundamentales. se debería progresan. 1995. se hace cada vez más intensa. por lo tanto. Watkins et al. (2013). existe un renovado interés sobre el tópico. Los autores no encontraron relación la enterobiosis. adelgazamiento y anemia entre las cargas helmínticas y la capacidad intelectual de profundos. iii) asimismo. encontrando que el grado de reseñado arriba. En infectados. De Carnieri et al. y. 2003. referían textualmente: “la enfermedad de sus maestros (Simeon y Grantham-McGregor 1990). 2000. vermicularis. está totalmente dilucidado. las parasitosis geohelmínticas pueden vermicularis efectos deletéreos sobre el estado nutricional reducir la actividad del niño y por lo tanto.. Stephenson et al. En este sentido. Aspectos relevantes de la enterobiosis humana. hábitos deficiencia en el aprendizaje en niños peruanos. 1994. el sistema nervioso central como ocurre con la influenza. prácticas sociales y habilidades mentales parte. Cuba. el síntoma cardinal de en niños escolares. Sin embargo. es retardo mental incrementa con relación a la carga poco lo investigado sobre la enterobiosis. Jiménez et al. siendo señalados varios Algunos minerales. 1996. Desde 2012). la incluyendo. El proceso de absorción de estos minerales. intervienen como catalizadores de otros micronutrientes secundario a la malabsorción en sistemas enzimáticos o como parte de componentes intestinal. variables que el coeficiente intelectual de aquellos parasitados tipo confusión como estado socio-económico y hábitos fue significativamente menor que los de sus pares no higiénicos no fueron tomados en consideración. (1968) no observaron una relación directa entre la presencia de en el Norte de Italia. como ya se ha (IQ) en preescolares.. en muchos fenómenos vitales. como el zinc (Zn). Parece interesante resaltar relevancia en el control osmótico del metabolismo los trabajos de Simeon y Grantham-McGregor (1990). y sugieren que puede ser consecuencia de la Bahader et al. intensidad de la infección y el coeficiente de inteligencia los niños. 1991. trichiura). tomando en cuenta las A pesar que los elementos minerales constituyen una variables de confusión.. (Pollit et al. examinaron la relación entre parásitos intestinales incluyendo E. y la intensidad de geohelmintiasis (T. comienzos de la década de los 90. Hutchinson et al. un buen diseño grupo experimental y su correspondiente placebo. hierro (Fe). 2000). Gadner et resultan esenciales tanto estructural como fisiológicamente al. los trastornos digestivos se acentúan. hídrico. los fenómenos nerviosos Siendo E. Este niños. A pesar que usualmente no se le atribuia a E. no atendida. deterioro del crecimiento y desarrollo pondoestatural.

Requena-Certad et al. Norhayati et al. por lo que no debe ignorarse donde se realicen cohortes con estudios caso-control e ni subestimarse su presencia en esta etapa del desarrollo intervenciones con esparasitación. Mg. otros investigadores han también pueden afectar el estatus nutricional de los encontrado que la enterobiosis es más común en niños infantes mediante la disminución del apetito mediada en edad escolar que en los preescolares. Liu 2012). Cazorla-Perfetti Existen estudios refiriendo que niños del Viejo Mundo EPIDEMIOLOGÍA (España y Turquía) infectados con E. estas pudieran ser variaciones locales de la problemática pero que sin embargo. Cu. 2008). 2013). y luego llevan la induzca a la carencia de ambos nutrientes. A pesar de estudios con seres humanos se deben realizar bajo una lo discutido. por lo general son elevadas (Cook de la enterobiosis. Zn. 2004). con el sucio y el polvo. Cu y Mg.b. Botero gastrointestinal de nutrientes. selenio (Se). la producción del moco intestinal (Becerril y Romero ya sea antes o después de comer. Zn. Olivares et al. vermicularis (Pessoa y Vianna-Martins 1977. y al menos con un año humano (Sato et al. Por probabilidad la enterobiosis representa una de las contraste. vermicularis también ha sido señalado de estar siendo los niños en edad preescolar y escolar (2-12 años) involucrado en la disminución de niveles séricos de otros los más afectados. como bien lo indican Haswell- fácil realizar una comparación entre los resultados Helkins et al. Generalmente se ha niveles de cobalto (Co). esto incluye a las las concentraciones serológicas de Zn. 32 niños no parasitados. tal como lo refieren Olivares onicofagia. Es significativo indicar. afectando mano a la boca sin habérselas lavado adecuadamente. los cuales poseen hábitos. K y Na en una muestra aleatoria de la menor frecuencia del baño (Pessoa y Vianna-Martins 27 niños con enterobiosis vs. en 100 naciones industrializadas. que muchas veces posee matices y 1994. no el globo terráqueo. 2003). vermicularis también puede detectarse perspectiva de la “Medicina basada en la evidencia”. Botero y Restrepo Como bien lo señalan Cazorla et al. 1977. existen resultados contrastantes. propios de esta etapa de desarrollo: vitaminas del complejo B. por lo que se sugiere que de los grupos humanos estudiados y hasta del muestreo. así como tampoco Çulha y Sangün (2007) en se han registrado tasas de hasta 100% (20-40 millones niños escolarizados de Antakya-Hatay. muchas nutrientes en niños españoles. E. los 1994. no obstante. y sus horas de recreo se la infección oxiuriana. Venezuela. los individuos. en la región nor-central de Venezuela. 1994. E. debido al uso constante y frecuente de ropas y a de Fe. (2013). donde por ejemplo en algunas escolares con enterobiosis respecto a un grupo control no zonas de los Estados Unidos (EUA) y el Oeste de Europa infectado. Turquía. La edad es un factor determinante en la transmisión. 2006a. no resulta 2012). 2003). Mg) significativamente menores cuando se cosmopolita que se encuentra distribuido desde las comparan con un grupo control de niños no infectados zonas árticas hasta las regiones tropicales. que además de la malabsorción Becerril y Romero 2004. altamente prevalente en las zonas tropicales. 2002. que dependen de las características locales helmínticas con precisión. E. 2001). el jugar con mascotas. componentes genéticos. (2002). estado Falcón. En 230 . las cuales pueden transportan en sus pelos los huevos de E. Botero y Restrepo 2012. Con relación al género de de duración. 2002. vermicularis exhiben en promedio concentraciones séricas de oligoelementos Debido a que E. Elston 2003. con toda (Koltas et al. y Cazorla aceptado que la enterobiosis es mayormente prevalente et al. y consideran por citokinas y la respuesta inflamatoria inducida por los que los primeros mencionados poseen mayor contacto gusanos (Northrop-Clewes et al. Cu. incluyendo ácido fólico y veces antihigiénicos. vermicularis es un verme dispares y dar una explicación aproximada y razonable. geofagia. chuparse el dedo u otros objetos. Sanabria (2001) en la ciudad de Cagua. Zn y Cu. Cazorla et al. los helmintos intestinales y Restrepo 2012). entre en los países con clima templado y frío. siendo debido a que con la técnica oviscópica modificada de detectadas en los países de Latinoamérica tasas variables Graham no se pueden determinar las cargas parasitarias de infección. et al. vermicularis es un helminto (Fe. Sin embargo. (2013) en Taratara. en los en EUA) (Elston 2003. culturales y conductuales muy particulares para cada región y cultura (Cazorla et al. estimándose que 200 millones obtuvo diferencias estadísticamente significativas entre el número de personas infectadas. 1997. estado helmintiasis humanas más comunes alrededor de todo Aragua. (1987). abarcando la posibilidad que la infección rascado de región perianal/perineal. ya que sus contrapartes en edad preescolar reciben mayores cuidados y atenciones por De la discusión de los eventos clínicos atribuibles a sus maestros y cuidadores. en los individuos adultos. Liu 2012). en las zonas los valores promedio de las concentraciones en suero urbanas. se puede acotar que para poder limitan a una merienda dentro del salón de clases (Cook llegar a conclusiones o aproximaciones definitivas. Song et al.

reportados para nuestro país varían de acuerdo significativas de las prevalencias entre géneros. SITUACIÓN EN VENEZUELA Como una posible explicación a este evento. y que existen numerosos estudios sobre parasitosis los huevos de E. que 1990). pares del género femenino. 1994.. se debe tener presente en primer término. varios investigadores encuentran que los en Venezuela se subestima como un problema de salud varones exhiben mayores tasas de infección que sus pública. mientras que para el estado Zulia. 2002. 2006a. Por otra parte. 2012). de allí que el aseo. Botero y cinta adhesiva de Graham modificada. QUIMIOTERAPÉUTICO Desconocer estas premisas condiciona su persistencia.b.b). principalmente en asentamientos humanos donde Es resaltante el hecho que la enterobiosis se mantiene predominan las condiciones socio-económicas precarias. se debe tener presente que bien lo señalan Devera et al. porcentajes de infección. aun en los las autoridades sanitarias como de las educativas. Lohiya et al.. que a través de los inodoros 17. exparcidos referido tasas de oxiuriosis entre 19. se han registrado prevalencias entre encuentran similarmente expuestos a los mismos factores 4. por lo que. de infección que van desde 8 hasta 45. vermicularis. sin países desarrollados embargo. 2011. Sin globo terráqueo y particularmente en Venezuela. por el polvo donde pueden permanecer viables hasta (2010) y hasta más del 49% (Greatty et al. tanto personal. lo a las regiones. las mismas se ubican entre 8. Simoes et al.1% (Pérez et al. 2006a. Kim et al. Cook 1994. Botero y Restrepo 1998. altamente prevalente en la población infantil de todo el con hacinamiento y falta de educación en salud.. Aunado a del nematodo. en la región oriental. de allí el término “gusano de Humbría-Heyleger et al. por su facilidad de transmisión al poseer hasta a pesar que constantemente se aplica de forma masiva cuatro mecanismos de transmsión. en la región andina. Cazorla et al. 2004.4% (Maniscalchi et al. y para el estado Lara entre los asientos” (threadworm). y de 19. específicamente que pudiera ser debido a que todos los individuos se en el estado Mérida. son comparativamente escasos los trabajos estadio adulto. se tienen. Esto sugiere que la enterobiosis de la acción quimioterapéutica madurarán hasta adultos 231 . Para la región mismo.2% para el estado Miranda en la familiar y hasta comunitario. 2000). los huevos y larvas sobrevivientes (Devera et al. los (Yoon et al. 2013). persona” (Becerril y Romero 2004. 2000. 2001). (1998) y Requena-Certad et por ejemplo si se administra el Mebendazol. Contrariamente. como Restrepo 2012). 2000. la entero-helmintiasis no es de denuncia obligatoria (Kastner et al. como ya se indicó. al posarse sobre los mismos un individuo infectado ASPECTOS DEL TRATAMIENTO (Becerril y Romero.7-39. Requena-Certad et al. es un factor relevante en el región central (Arencibia et al. 2002. 2004. vermicularis tardan 14 días en alcanzar el intestinales. se reportan la deficiencia con el lavado de lencería y ropa. ocurre la transmisión de los huevos de E.6 y Dentro de los factores que facilitan el mantenimiento 55% (Romero de Olaria 1979. siendo inefectivo contra huevos y larvas ésto. 2012). 2001). 2007). se han detectado porcentajes como los asilos. esto embargo. escolar o de recintos de la Guayana venezolana. vermicularis puede terapia antihelmíntica a los escolares. Rivero et al. como imidazólico que únicamente actúa sobre los adultos en la mayoría de los países en Latinoamérica. Páez de Mourad y Calchi y diseminación de la enterohelmintiasis. se han pululan fácilmente en todos los ambientes. Con relación a la mantenimiento endémico de la oxiuriosis. este sentido. así como porcentajes de infección para el estado Falcón de hasta compartirlas entre varios individuos. correspondiendo las cifras más bajas en la de riesgo (Pezzani et al. Aspectos relevantes de la enterobiosis humana.8 y 24. Cazorla et al. humanos. Requena et al. Así. posiblemente debido a que éstas desarrollan más tempranamente hábitos higiénicos Teniendo en mente lo dicho anteriormente. un fármaco al. se ha comprobado.8% (Devera et al. et al. Como por las personas encargadas de administración de la salud resulta lógico pensar. (2002). 1974). región de los páramos (Scorza et al. incluyendo preescolares y otros estudios no revelan diferencias estadísticamente escolares. 1995). lo que incrementa el contacto “persona. E. así 1994. y que el parásito posee un periodo prepatente que han utilizado las técnicas oviscópicas. En este mismo casi el 60% (Acosta et al. además de las características biológicas propias del parásito y de las A pesar que la enterobiosis fue descrita por primera condiciones socio-económicas y culturales propias de los vez en Venezuela por Enrnst en 1877 (Hómez et al. 1992. especialmente en nuestro país. 2012). como la de la de alrededor de un mes (Becerril y Romero 2004. Un factor resaltante. 1998). el hacinamiento familiar. es oportuno indicar que la farmacopea ad hoc existente no es amplia. tanto de parte de ser altamente prevalente. Botero y Restrepo 2012). González por tres semanas. existe un virtual subregistro de casos. sentido. es que los huevos del helminto En el estado Anzoátegui. Cervantes et al. incluyéndose región semiárida septentrional de Venezuela.7%.

100 mg/12 horas) Alternativa Inhibe polimerización de tubulina (nitrotiazolilsalicilamida) (niños 4-11 años. Asimismo. Lohiya et al. poseen la ventaja E. de bajos costos y de amplia disponibilidad para 14 días después de instaurada la primera. aunque se señaladas. así como contra A. En la Tabla 1 se muestra ocasione menores efectos secundarios y de baja toxicidad las drogas que se emplean actualmente para el tratamiento a las dosis usuales. es recomendable que se investigue “el medio dejar vivos los nuevos adultos recién mudados (Kastner familiar. de jarabe es la de más antiguo uso.1 g) DU Inhiben placa neuro-motora (tetrahidropirimidinas) elección Piperacina Antagonista de receptores GABA que Oral 100 mg/kg/día por 5-7 días Alternativa (dietilendiamina) producen hiperpolarización de membrana 500 mg/12 horas. por lo que se necesita de una segunda dosis. véase texto. en el caso particular dosis suministrada mucho antes de los 14 días podría de los niños. 1982. y que se trate a los familiares y 2008). De lo explicado se deriva que una segunda adicional al tratamiento farmacológico. que (ocasionalmente mareos. 1990. vermicularis en hasta 100%. El pamoato de pirantel no se absorbe (Hómez et al. agradable. como la de olvidar la administración además que se eduque sobre medidas de higiene personal del antihelmíntico a las dos semanas después de la primera y familiar y mejoren las condiciones de vida. (suspensión). debe tomarse en cuenta que el mejor de prevenir futuras infecciones (Kourí et al. Dentro de los derivados de los imidazoles. ventaja que al inhibir la placa neuro-motora del verme lo que los hace elegibles especialmente para los casos no permite su potencial migración al producirles parálisis de infecciones múltipes o mixtas y tratamientos masivos. Botero y Restrepo 2012). Velásquez lugares frecuentados. Cazorla-Perfetti en 14 días. Velázques 232 . espástica. además de que se administra fácilmente son más recomendables el mebendazol y el albendazol. el círculo infantil” y los otros et al. De las drogas antihlemínticas alternativas además que tienen menores efectos colaterales. Su toxicidad es baja. 1994. el centro escolar. es efectiva contra se recomienda precaución. en errores básicos. La primera elección son los benzimidazoles y el a nivel intestinal siendo por lo tanto menos tóxico pirantel. 200 mg/12 horas) Incrementa permeabilidad de membrana Ivermectina celular a los iones de cloro con la Oral 200 mg/kg/d por 2 d Alternativa (lactonas macrocíclicas) consecuente hiperpolarización de la célula nerviosa *Para referencias bibliográficas. aunque en individuos pesados y se encuentran ampliamente disponibles en las con insuficiencia renal se limita su administración farmacias locales. y posee la poseen una alta eficacia y un amplio espectro de acción. Becerril y Romero 2004. Cook. de manera tal dosis. que se aplican a dosis única y los niños no necesitan ser lumbricoides. Tabla 1. sea de fácil administración. que 2008. tres días Nitazoxanida Oral (niños 1-3 años. Por otra parte. 1992. se podría caer convivientes y se realicen controles post-tratamiento. de sabor de la enterobiosis. aquéllos. náuseas. Veláquez antihelmíntico es aquel que sea altamente efectivo. 2000. Además. la piperazina que se presenta en forma pueden administrar en menores de 2 años y embarazadas. para eliminar las poblaciones endémicamente expuestas. Drogas actuales para el manejo de la enterobiosis * Nombre Vía Dosis Eficacia Mecanismo de acción Mebendazol Droga de Oral DU 500 mg Inhibe formación de microtúbulos y ATP (imidazoles) elección Albendazol Droga de Oral DU 400 mg Idem (imidazoles) elección Flubendazol Oral DU 500 mg Alternativa Idem (imidazoles) Pamoato de pirantel Droga de Oral 11-10 mg/kg (máx. Sino se tiene presente lo discutido. vómitos).

esta últimas poseen el inconveniente menor de la población mundial. especialmente hacia adopción de prácticas y actitudes/aptitudes sanitarias. Por último. se debe tener en cuenta que levamisol. también existieron o existen otras encargadas de administrar los programas de salud deben opciones quimioterapéuticas a nivel mundial. helmintos. de drogas antihlemínticas como tabletas masticables. además que globalmente: programas de promoción de salud con se espera la aparición de resistencia. En este sentido. especialmente para niños < 5 años que no pueden o se No obstante lo discutido. la implementación del encuentran indispuestos para deglutir las presentaciones esquema quimioterapéutico anti-oxiuro por parte del usuales en tabletas sólidas. deben incluir disponibles.. Aparte de las drogas antihlemínticas señaladas Finalmente. Hu et al. se pueden transnacionales en la investigación para el desarrollo de derivar las siguientes conclusiones. lo que clínico desarrollada alrededor de los últimos 35 años. 2005). además. asimismo. palatabilidad (Friedman et al. destinando la Generalmente las presentaciones de estas drogas mayor parte de sus recursos para solucionar problemas son en tabletas sólidas y/o en formulaciones líquidas médicos y/o cosméticos que afectan a un porcentaje o suspensiones. tanto en las viviendas como en las escuelas. 2009). Botero y los helmintos humanos. terramicina. de los problemas potenciales de asfixia la disponibilidad y accesibilidad de los medicamentos o ahogamiento son bajos.g. como cargas helmínticas. antihelmínticas de desarrollo más reciente en China. El mismo es una diamidina simétrica derivado cargas ligeras (Haswell-Helkins et al. De la revisión. tal como lo recomienda la médico. como ya ocurre a nivel de la medicina así como de mejoramiento del espacio físico del medio veterinaria. 2012). ácido kaínico). En este mismo orden de ideas. vermicularis. y/o no están disponibles condiciones socio-económicas de las poblaciones en la farmacopea venezolana (e. y poseen una aceptable para los individuos afectados en su localidad particular. fármacos antihelmínticos. vermicularis. violeta de los conocimientos básicos sobre la biología de los genciana medicinal. especialmente de los pediatras. 1982. y ensayos farmacológicos que agua potable. pamoato de pirvínio. drogas antiparasitarias para los países endémicos con condiciones socio-económicas deficitarias. humanas. se tiene la práctico que para programas de aplicación masiva son más negativa muchas veces por parte de estas farmacéuticas costosas y con limitaciones para su almacenamiento.. 1987). y posee un amplio espectro siendo segura de investigación permite identificar los individuos y efectiva contra muchas especies de helmintos tanto “blanco” (wormy people) que albergan las mayores de nematodos que incluyen a E. Botero y Restrepo 2012). Esto último mencionado es similarmente se distribuyen en la población de hospedadores de forma el caso de la Tribendimidina.. dependerá de WHO. la cual es una de las drogas agregada o contagiosa (distribución binomial negativa). los benzimidazoles. los cuales deberían ser el centro platelmintos (trematodes y cestodes). mientras que la mayoría exhiben Shanghai. y que se aplican masivamente.. vermicularis es 233 . Restrepo 2012).. Cazorla 2014). 2008. Aunado a esto. retarden su aparición mediante la combinación de los antihelmínticos con otros que posean un modo de acción CONCLUSIONES diferente (efecto aditivo o sinergístico) (Albonico et al. El hecho que la y epidemiológico sin la aplicación irracional y “corto Tribendimidina sea prácticamente la única droga en uso placista” de tratamientos masivos “a ciegas”. por lo que también se deben desarrollar ambiente. sólo que aplicar a los diseños de las campañas antihelmínticas las mismas o ya se encuentran en desuso (e. es aconsejable que las autoridades anteriormente. análisis y estudio hechos en la presente existe el inconveniente de la poca rentabilidad y retorno investigación de los aspectos más relevantes de la de inversión de capital para las empresas farmacéuticas enterobiosis como problema de salud pública. 2003. Este tipo de amidantel. yoduro de diatiazanina. E. se debe las intervenciones de los organismos oficiales para el considerar que existe una limitada cantidad de drogas control de las helmintiasis intestinales. pruebas que detecten en una etapa temprana el desarrollo y facilitando las prácticas sanitarias y el suministro de de dicha resistencia.g. lo que la hace de atención desde un punto de vista quimioterapéutico muy promisoria (Xiao et al. en donde unos pocos individuos albergan las mayores el Instituto Nacional de Enfermedades Parasitarias en cargas parasitarias. Aspectos relevantes de la enterobiosis humana. ivermectina) (Kourí et al. las conductas propias de las regiones y las hexilresorcinol. redundará en el ahorro de recursos y la disminución trae al tapete la urgente necesidad de desarrollar nuevos de las cargas helmínticas (Cazorla 2014). especialmente en los países subdesarrollados. incluyendo a E. De de permitir el uso de patentes de drogas que tienen allí que luce interesante el desarrollo de presentaciones almacenadas en desuso (Trouiller 2003.

Lobaina J. 51(5):401-402. su amplia disponibilidad de materiales a nivel comercial y sus bajos costos. se debe tener presente en un programa de control A. El Tayeb cinta adhesiva de Graham modificado. síntomas que generalmente se le atribuyen (e. Savio de transmisión. el caso de las enfermedades atópicas. Simatos G. sialorrea). incluida la comunidad en general. Enterobiasis en escolares de una población rural del estado Bager P. 2003. Enterobius oviscópico de preferencia para la detección de la vermicularis (pinworm) causing symptoms of infección por E. 49(12):4369-4370. Saif S. línea en: http://www. Zanetta E. Clin. Parasitismo intestinal en una población además de las propiedades biológicas propias del parásito. Helmintiasis intestinales. Vinkel Hansen A. Falcón.11. por lo tanto. Rev. Morad N. 20(5):372-375.edu. Dependiendo de la población Aldrey O. Int. debido a que se necesita intestinal nematode infections after repeated demostrar que además del prurito anal. infantil venezolana. biológicas muy particulares. 2011. Arguello H. Capriles -Hulett A. Clín. Clinical manifestations of appendiceal Venezuela. (Acceso 12.. Disponible en la única especie de oxiuro que parasita el tracto gastro. Wohlfahrt J. dependen del and a review of the literature. Gates R.2010). a new case and review of current literature. vermicularis. Curto S. humana local. Al-Shawaf T. Terán C. J. Doct. Zerbinis H. Rosa R. Venezuela y su relación con el nivel 2012. de micronutrientes. Weisenberg S. Savioli consulta pediátrica. Bickle Q. Taylor M. que se transmite “persona- persona” al presentar hasta cuatro posibles mecanismos Acuña A. Pérez -Clemente M. i) la respuesta inmune. 2012. Melbye M. infecciones por E. Caniano D.g. ii) el desarrollo y formación intelectual de los niños. Al-Ghamdi A. Awender E. Cazorla D. la capacidad cognoscitiva/ Arca M. Pinworms and postmenopausal bleeding.uy/guihelmint. 5(2):33-42. 14 días después de la primera aplicación. Scheetz G. Babady N. realicen de rutina su implementación L. Bull. intestinal del humano. Trop. y iii) la absorción Al-Rufaie H. transmisión y endemicidad. Hammond S. Invest. Efficacy of mebendazole ante cualquier sospecha de la sintomatología por oxiuros. las condiciones socio-económicas y las conductas de las poblaciones humanas también condicionan su Arkoulis N. es el método E. facilidad de implementación. Venez. la Ajao O. especialmente en los appendicitis. suministro de una segunda dosis de la droga antioxiuro. Nisiotis A. Cazorla-Perfetti un verme altamente contagioso con unas propiedades socio-económico. Garvett M. su pdf. Microbiol. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Enterobius vermicularis in a 14-year-old girl’s eye. inmaduro de E. Helminth infection does not reduce risk 234 . enuresis nocturna. 27(3):182-183. Jastaniah S. Ramsan M. Se deben realizar más estudios de 1998. Pathol. especialmente para la población infantil. Alergia la respuesta inflamatoria (Hipótesis de la Higiene) en Asma Inmunol. La eficacia de los programas de aplicación pinworms in children: an institutional experience masiva de las medidas quimioterapéuticas. Case Rep. previniendo la exacerbación de ISAAC Venezuela 2003. vermicularis sobre las enfermedades atópicas. desarrollo intelectual y la desnutrición en los niños de 2004. 43(3):173-181. deben sensibilizarse y comprender que la oxiuriosis es un Surg. Lindner C. Malatani T. así como también las educativas the liver mimicking malignancy: presentation of y el personal de salud. Int. Rix G. J. vermicularis pueden ocasionar otros World Health Organ. esta última es Manejo de las geohelmintiasis. Arencibia seguras. 2003. Legrá R. especialmente los de la Albonico M. Groner J. para demostrar la influencia y Clin. E. 17(5):742-748. Las autoridades encargadas Enterobius vermicularis (pinworm) infection of del Ministerio de Salud. Surg. investigación controlados.higiene. Pediatr. Calegari L. Miller T. 81(5):343-352. Geller R. 3(1):6-9. la relación de las infecciones por E. 2003. De Stefano M. gregorii no es más que un estadio M. países del denominado Tercer Mundo. Medisan. vermicularis. Es aconsejable que los médicos practicantes. problema de salud potencialmente severo. J. A pesar que la enterobiosis se puede tratar con drogas efectivas y Arencibia H. and levamisole alone or in combination against Esto último dicho es relevante. Montresor A. Por su aceptable sensibilidad. Pritt B. 2013. 2002. a nivel clínico las targeted mebendazole treatment in Zanzibar. 1997. Acosta M. los oxiuros pueden potencialmente afectar: Prevalencia del asma infantil en Venezuela.

Kahlil N. communities from a semiarid region of Association between previous enterobiasis and Venezuela: A clinical and epidemiological study. 5(1):47-54. Am. Falcón. incremento del asma y las alergias en Venezuela Laubach M. Akkoc T. Brooks D. 61(1/2):43-53. hierro y zinc en niños con Beltrán M. Infectol. 43(2):81-85. Invest. Clín. Bruno S. 5a ed. Am. Hoorens A. Capriles A. Cazorla D. DF. Effects of Enterobius vermicularis infection on Cazorla D. Vivas F.a proposed pathogenesis. Khalil H.. en preescolares y escolares de Taratara. Enterobius vermicularis infection with tubo 64(Suppl. J. Acosta M. 177-186. Karavelioglu S. Colombia. for chronic inflammatory disease in a population. Acosta M. 2009. Tosto 1162. The Nature of Diversity: An Evolutionary Voyage of Discovery. Ital. Botero D. de Enterobius vermicularis. Pluchino S. 1977. world: an approach. 1997. 2006. vermicularis in ectopic sites. Allergy Asthma Proc. Rojas M. Amorós C. Curr. The University of Chicago Press. Kucukosmanoglu E. Arte y Cuidado. Allergol. Mal. Egypt. Medellín. 16(1):11-18. 142(1):55. Morales P. García E. 35(9):1159- Cacopardo B. Evaluación de los enterobiasis del semiárido rural del estado Falcón. and allergy. Puer. Patamia I. Immunol. 2005. Morales P. de Vogelaere K. estado Hill Interamericana. Enterobius Biológicas. Aspectos relevantes de la enterobiosis humana. Ovarian enterobiasis. Nunnari A. J. Allergy Clin. Hara T. Oxiuriasis. Yousseph Y. 1994. 26(4):644-649. 2006a. métodos de Graham y pin tape en el diagnóstico Venezuela. Arch. pp.1):S42-S46. Giannoni L. Hepatol. cobre. Cazorla D. Hyg. Ruiz Bahceciler N. Yazi D. pp. 7(3):27-30. El por qué del Craggs B. Bakir M. Salud Amb. Med. Cook G. Soysal A. Wybo I. 9(1):29-37. Salud Pública. Cazorla D. Zappalá C. Do Campo A. 2005. Med. S. Immunol. Las enfermedades parasitarias intelligence quotient (IQ) and anthropometric intestinales como un problema de salud global. Mendis K. Barlan I. Romero R. Bol. de Waele E. Invest. Zárraga A. Acosta M. Venez. 2012. Hyg. 185-191. Gastroenterol. Cervantes J. Med. En: Parasitosis Humanas. Rev. 1981. Holland J. 30(1):74-76. Children’s asthma and the third 62. Cimerman B. Pediatr. 1ª ed. Soc. 2013. Salud. Verde O. Opin. Trop. Garvett M. USA. Rev. J. Beckman E. J. Parasitol. 53(2):65-67. Parasitol. Peru. Trop. Eosinophilic ileocolitis by Enterobius Cooper P. potasio. Panam. 2007. Ali G. Enterobius vermicularis infection C. Gut. Exper. Gastroenterology. 22(1):76-78. Tello R. Cimerman S. de riesgo en niños preescolares. Helminthologia. 2004. Integral. Editorial McGraw. L. current wheezing: evaluation of 1018 children. Arikan A. Romano F. Clin. Traviezo Benítez M. Capriles based cohort study. 2006b. Restrepo M.. pp. Venezuela. 2012. Nigro L. de Waele B. Otazo G. Ausencia de diferencia en niveles séricos de sodio. measurements of Egyptian rural children. in preschool and schoolchildren of six rural Yesil O. Enterobiosis. Capriles E. D’Apollo R. 465-524. Becerril M. Corporación para Investigaciones Chandrasoma P. Granadilos I. 2014. 15(5):427-445. Enterobius vermicularis. 2011. México. Enterobiase. Bahader S. J. 28(2):174-182. Enteroparásitos. Cárdenas E. 25(1):183-194. Latinoam. Ozdemir C. 2002. Interactions between helminth parasites vermicularis: a description of two rare cases. 51(1):93-94. Zechini V. en los 25 años. Over U. En: Estudio clínico-epidemiológico de enterobiasis Parasitología Médica. ovarian abscess and peritonitis occurring during 235 . Vitaminas y oligoelementos. Onorante A. Salan A.. 2009. 2001. Chicago. MacLennan D. 1995. Capriles E. enterobiasis y factores Pediatr. 29(1):51-53. Hulett A.

Clín. Albonico M. Science. Geneeskund. Med. Ferrero M. Infecc.Trop. Gilman R. García J. 2002. De Ley P. 2003. Comité de Expertos. Med. Genetic variation in mitochondrial DNA De Carnieri I. Studies on oxyuriasis. 1996. Enferm. 2007. Di Legami R. threadworms). Cutis. 2000. 2003. Ned. and Enterobius vermicularis in Hatay. Trop. Akad. 1968. Blaxter M. Boca Raton. Baan J. Trichuris trichiura infection and cognitive Derg. Çulha G. Summaries vermicularis (pinworms. of children based on a quantitative study in Basso Logidiano. 2013. Elston M. 2003. Nielsen H. Gamallo 48(2):115-117. 140(1):109-114. function in Jamaican school children. 19(8):411-412. Parasitol. young children in countries with moderate-to- high prevalence of soil transmitted helminth De Ruiter H. The role of among Enterobius vermicularis in Denmark. pp. Enterobius vermicularis: 10. Swellengrebel N. 2011. CRC Press. 2012. Serum levels of zinc. 2012:590463. 2003. Devera R. Nowowiejska B. Garofano M. Delialioglu N. Esp. 1991. 85(6):761-764. 2000. In: Lee DL (ed). 1969. Geog. Unilateral iron. Van Gool T. Ital. Grantham-Mcgregor S. Med. 23(4):319-321. Cazorla-Perfetti pregnancy. 118(1):21-26. J. Restivo S. estado Bolívar. 24(3-4):127- Tijdschr. Child. J. Biol. 89(4):257-259. Parassitol. Systematic position and Friedman A. Miranda E. Florida. and selenium elements salpingitis due to Enterobius vermicularis. 14:375-380.000-year-old human infection. What’s eating you? Enterobius Cram E. Ozturk C. C. 71(4):268-270. Türkiye Parazitol. Riv. Obstet. Trop. Variations in its pattern. R. Med. Debek W. Total serum IgE levels in Gardner J. Sen S. Baddeley A. Trop. 147(17): 813-815. 90(1):55-63. Moreno R. Ali S. Nejsum P. Marquis G. Trans. 65(1): 46-59. Erhan Y. 1998. The Biology of new chewable formulation of mebendazol for Nematodes. Gargano R. Chronic sialoadenitis caused by Enterobius Devera R. 236 . Soc. Prevalence and Dönmez MT. preventive chemotherapy interventions to treat USA. 10(6):545. 1962. 133. Res. Risco R. (Larchmt). Moore J. 166(913):1620. Emekdas G. Ann. XXVIII. un comité de expertos. Gras L. J. Yılmaz F. and conclusions. infections. Lommerse E. 2001. Informe técnico de De Jong M. Path. Fernández M. Zekioglu O. in children diagnosed with Giardia intestinalis Gynecol. Cir. Rijpstra A. Turkey. Hermanowicz A. Ramos Y. Rocz. Bartholin gland abscess formation? J. 19(2):188-189. children with enterobiasis. Microbiol. 28:103-122. Parasitol. escolares de Ciudad Bolívar. Maresi E. Dis. 547. Gynaecol. Surg. Safety of a phylogeny. 1-58. Int. Normas para evaluar Severe diarrhea and eosinophilic colitis attributed medicamentos en parasitosis del tubo digestivo y to pinworms (Enterobius vermicularis). 2005. Pérez C. Venezuela. Acta Otorhinolaryngol. Röser D. Camdeviren H. Aslan G. Sangün M. Bol. anexos del hombre. Parasitol. Ozdemir N. 2014. Hyg. trichuriasis in the physical and mental retardation Parasitology. 29(3):180-182. Oxyuriasis-induced intestinal obstruction in a child -case report. Enterobius symptoms of Enterobius vermicularis infections in vermicularis: can it be a possible pathogen in a Peruvian shanty town. Infect. copper. 1943. Fry G. Am. Ectopic Enterobius vermicularis. cobalt. Día. Olsen A. Enterobius vermicularis: manifestación pulmonar. 40(1):268-270. Trace Elem. Enterobius vermicularis y enuresis.Ayaz E. Dzienis E. Res. Med. 53(1-2):14-18. magnesium. Enterobiasis en vermicularis: case report. Chil. Bialymst. FLAP (Federación Latinoamericana de Parasitología).

Acta Cient. enterobiasis en niños de una comunidad rural del 1983 (Nematoda: Oxyuridae) a distinct species? estado Falcón-Venezuela. Ozdamar S.. 1991. 1998. 1996. Wash. J. geohelminth infection and school South Indian fishing community. Hum. Nutrition. Walker S. Morand S. estado Zulia. 1937. Oswaldo Cruz. Reinhard K. achievement in rural Jamaican primary school 95(2):339-354. Editorial LUZ. Soc. by the action of active and passive detection 237 . Gultekin E. Clin. 4(4):403-404. The Enterobiinae Hall M. Actual. J. Med. A device for the diagnosis of Enterobius Nematoda). 98(Suppl. Venezuela. Puerto La Cruz. Sánchez M. 1):263. pp. Michael Huthchinson S. Relation Maracaibo. The new anthelmintic 28(8):948-950. Aspectos relevantes de la enterobiosis humana. Am. Chang S. Inst. Tsuruta P. Nakao M. Powell C. Trop. Enterobius gregorii (Oxyuridae: Graham C. I. Greatty O. nocturia. 1990. 26(2):147-159. from a chimpancé. human coprolites. 84(1):131-134. Parasitol. 2-6. Greatty O. González C. Studies on oxyuriasis. Raberg A. gregorii. Med. Hugot J. Investig. Parasitología. Hu Y. 1995. Aroian R. Am. 1985. parasites anal swabs and scrapers. Hugot J. Elkins D. an improved type of swab. Humbría-Heyliger L. Tribendimidine is an L-type (Levamisole and Pyrantel) nicotinic acetylcholine receptor agonist. Trop. Clin. 1997. Evolution of enterobiasis demonstrated Mármol P. 208. Cazorla D. Mal. 2012. enuresis nocturna and bacteriuria in primary school girls. Salud Amb. 1941. Iñiguez A. Immunol. Ionescu H. Exper. 1983. 2002. 1993. 1999. Estudio clínico-epidemiológico de O. in a zoo of specificity and transmission. Högstedt B. Trop. Tsai P. 275. Karlsson A. 1987. Nutr. J. Pantroglodytes. a new human parasite. J. Morales Hasegawa H. children. Inter. Gardner S. Compar. 52(2):211-222. J. Infect. través del método de Graham. E. Méndez H. Clin. Indian Pediat. 3(8):e499. with description of of primates and rodents. 63(2):272. Sánchez J. Hum. Parasitol. Parasite. J. Hugot J. Bol. Venez. 60(1):57-64. Fukuma T. 1994. Negative association of tratamiento de enterobiasis en población infantil Enterobius infestation with asthma and rhinitis in del barrio “José A. Tarazón de Soto S. 11(1/3): Allergy. Kinjo T. Estudio PLoS Negl. 2001.. 177- between Enterobius vermicularis infestation 186. Parasitol. 21(2):159-161. Manjula K. Yeh Y. Allergic disease and the infestation of Vicente A. 32(7):1029-1032. Gardner S. Araújo A. Reinhard K. infection. Mem. Types of fam. Ann. Enterobius vermicularis: Enterobius vermicularis in swedish children 4-10 ascient DNA from North and South American years of age. Hasegawa H.1):67-69. Ide K. Etude morphologique A. Eur. 1996. Gokalp A. abundance of Enterobius vermicularis in a anaemia. J. Toyo M. Oxyurida). 2003. Anderson R. Morocoima Hugot J. 43(Suppl. Ann. Compar. Ferreira L. Anzoátegui” de la ciudad de primary school children in Taipei. 11(3):157-160. (Nematoda. The distribution and Grantham-McGregor S. Human pinworms collected Human enterobiasis in evolution: origin. 2009. Takao Y. González C. 17(3):445-453. comparativo del régimen de dosificación única entre albendazol y pamoato de pirantel para Huang S. Soto R. Incidencia de enterobiasis de una des oxyures parasites de l`homme: Enterobius población del estado Anzoátegui: obtenido a vermicularis and E. 51(11):729-735. Tourte-Schaffer C. Haswell-Helkins M. Herrström H. Xiao S. Allergol. nov. Hómez J. Is Enterobius gregorii Hugot.. 1976. Parasitology. Helminthol. and dysuria. Morand S. Dis. 6(3):201- Okinawa. Parasitol.

Velasquez V. Gyeongsangnam-do (province). P. 1(1):5-10. 555-562. 172(5):305- 308. Sultana T. 7(2):45-49. Tambini U. Nadler S. London. developmental center. Nutr. Korean J. 2000. pp. Naquira C. Biol. Di Prisco M. Parasitología. Posadas L. Huiman C. Parasitol. Rev. 635. pp. Inglaterra. Pathol. of primary school children in Hamyang-gun. Incidence. 2000. 30(4):237-240. Editorial Pueblo y Educación. In: Liu D (Ed). Yilmaz M. 11:858. Sotolongo F. Allergy people with developmental disabilities. Florida. Parasitol. aprendizaje. Upton M. Pipis Surg. Recurrent paediatric pinworm Lotfy W. 2013. Yiallouros P. Asma Inmunol. Kumar S. La Habana. asthma and allergies in urban and rural areas of symptomatology and diagnosis. Eom K. Enterobius vermicularis and Clonorchis sinensis Pneumoftiziol. Kim S. 21:497-503. Uscata Cuba. S. Romero S. Pediatr. Pérez M. Liu L. Anderson A. pp. J. Trace Elements Med. Middleton N. Ock M. Valles A. Jiménez J. 2001. Ozcan K. Park J. Korea. Priftis K. infection of the vagina as a potential reservoir for Exp. Int. Enterobiasis in children. Chi J. Tovar A. The Biology of Nematodes. Lancet. Helmintología Humana. Enterobius. 92(4):221-225. Calderon M. 43(5):610-612. 2006. J. Selvaggi K. Yilmaz S. Gene. 2009. Stuart A. J. Gastroenterol. Kaur I. gene order and phylogenetic information for Epidemiology and control of enterobiasis in a chromadorean nematodes. Vergel K. 1995. Bacteriol. Lynch N. Suborden situación socioeconómica en Venezuela. Jhamb R. Park Y. Jacobs A. pp. Pathol. 2004. Lohiya S. Horiz. Ment. Samantray J. 346(8972):410-412. Tan-Figueroa L. Vilcahauman Boca Raton. 11(1):49-52. Influence of socio-economic level on Kastner T. Milton D. 1999. Helminthol. Uyeman Liu D. Singh A. or divergent pathways? 1th ed. The mitochondrial vermicularis. 2002. Appendiceal Enterobius vermicularis infestation in adults. 2007. Epidemiol. Soonthornpong associated with larvae of the pinworm Enterobius N. Ponce D. On the reality of Enterobius gregorii. Molecular N. 21(3):159-162. edad escolar: relación con el grado de nutrición y CRC Press. Sogutlu Parasitol. Pediatr. zinc and magnesium levels in children vermicularis and colitis in children. with a simplified Cyprus: results from two cross sectional studies. En: Manual de Soc. G. 106-132. case report. 51-62. 2011. Med. Korean J. In: Moqbel R (Ed). Kahraman L. Virusol. 2012. Boca Raton. 1992. Yeon J. Enterobius vermicularis. Tamer L. Rojas E. 2011. Asma bronquial y Kourí P. Kim B. BMC Public Health. Venez. scotch cellulose tape techinique. 31:1-3. Vega F. Méd. with enterobiasis. Chi J. Serum Jardine M. Tomo I. Alvarez N. 1942. Bronchoconstriction in helminthic 238 . Karadag N. 1997. Nicolaou N. CRC Press. Perianal granuloma caused by a female pinworm (Enterobius vermicularis)-A Lynch N. Koltas I. Tang R. Veláquez M. 34(8):605-607. 1982. Pinworm helminthic infection and allergic reactivity in eradication in community residential settings for tropical countries. Valdivia M. genome sequence of Enterobius vermicularis (Nematoda: Oxyurida)-an idiosyncratic Lohiya G. Infection rates of Ig. Kokai G. Poma H. Rev. Dalzell A. Cazorla-Perfetti with a (modified) NIH method in Oradea. Parasitosis en niños en detection of human parasitic pathogens. Isik B. Umeres J. USA. 429(1-2):87-97. Cowper R. J. Aksungur P. Oxyuroidea Railliet 1916. 11(2):65-69. Taylor & Francis. Hagel I. 1992. Alergia. Lee D. Ash L. 3a edición. R. Florez A. Enterobius cooper. Kolokotroni O. 1992. Galvez B. Crinella F. Jiménez de Landaeta M. Kashyap B. Basnuevo J. Eosinophilic colitis Kang S. Kirimlioglu V. 1th ed. Florida. West J. Vasquez J. 39(4):323-235. and immunity to helminths: common mechanisms Retard. Temporal changes in the prevalence of childhood.

Med. children. Parasitology. Today. Clin. Ectopic Enterobius Northrop-Clewes C. 1986. Abd. Farinhas A. Chir. Gynecol. Am. Hasegawa H. Trop. Mascie-Taylor C. 25(3):494-497. Invasion of human embryo by Enterobius Nutrit. in a tropical slum. Okamoto M. protect themselves against rejection inhibiting hostile respiratory allergy symptoms. Nokes C. Path. Granulome à oxyures du mésentère. vermicularis of the pelvis perotoneum-infertility. Rambaud J. Nakano T. Gjata E. Allergy Clin. Rousham E. Pacheco F. 2000. De-Agustín function in Jamaican school children. J. Malaysia. Enterobius vermicularis en niños del área Neri A.. Aponte C. Ok U. 1993. Apendicitis aguda por Enterobius 104(3):539-547. Simon A. 2005. and biochemical status. Bruschini H. Ann. Arch. Ayadi A. 2003. J. Mackenzie R. Jorda M. 1994. probably 4):239-241. Venezuela. Bundy D. Moderate to heavy infections of Trichuris trichiura affect cognitive Martínez-Criado Y. B raslavsky D. in the prostate. vermicularis. Apropos of 205 cases. 14:187-190. infection. Inter. Esp. Rafael E. MacCarty R. secondary to Enterobius vermicularis: case report. Aspectos relevantes de la enterobiosis humana. Houriane O. Fatmah M. Flourie B. Rev. Pediatr. Enterobius vermicularis. Ikeda Y. Eosinophilic ileocolitis 12(4):352. Macedo T. Biol. Makni F. Nakano T. Cooper E. Lunn P. Does helminth infection affect mental processing and educational achievement? Marteau P. Barrett-Connor E. Di Prisco M. Alvarez N. Mingomataj E. vermicularis infection in chimpanzees. 9):738-740.. Pérez M. 1987. Xhixha F. Venez. Gastroenterol. 2012. 13 (8):621-626. McDonald G. Sawyer A. 25(5):530-532. 1998. Parasitol. Enterobius Masters S. Andrada E. Bertin Parasitol. Imag. Rev. 111(8):761- 762. J. Makni S. Jlidi R. Lemus-Espinoza D. Villarroel O. Arch. una etiología inusual en niños. 2006. Srougi M. P. Enferm. 73(1):53-60. 1972. Enterobius (Oxyuris) Soc. 104(7):393-394. Rev. 2006. J. Ismail. Parasitol. Fukui D. Harb P. Res. years in a rural area of Malaysia. O othuman P.. Parasites and vermicularis infection among children aged 1-8 asthma-predictive or protective? Epidemiol. 2001. Infect. gene and nuclear rDNA regions of Enterobius 52(7):668. Gut. Minudin Y. Med. symptoms due to Enterobius vermicularis bladder infestation in an adult patient. Grantham-McGregor S. Clin. Lynch N. 19(11):740-741. Bundy D. Dig. Braz J. J. Jibril J. Hasegawa H. Dis. Ertan P. Lavergne A. 30(2):128-133. Appendicular Mitochondrial cytochrome c oxidase subunit 1 enterobiasis. Eur. Garin F. vermicularis. Mendoza E. Ikeda Y. in humans. Galán N. Obstet. N orhayati M. 100(1):51-57. Carson L. Report of a nematode worm. Allergy Immunol. 239 . J. growth. 2010. López R. Tadir Y. Microbiol. Effect of anthelminthic treatment on the allergic reactivity of children Mohamed Z. vermicularis. Reprod. Biol. Helminths can 79. 1985. H ayascti M. vermicularis parasitic in captive chimpanzees with special reference to its relationship with pinworms Maniscalchi MT. A zizi O. 13(8. 1992. 1960. Effects of repeated anthelmintic treatment on Enterobius Mahomed A. Int. Ovadia J. 61(4):400-406. Ece A. Public Health. 98(1):77. Kiriakos D. Prolonged irritative voiding 92(3):404-411. Southeast Asian 7:49-58. 2008. rural del estado Anzoátegui. Immunol. Nokes C. Robinson B. Lab. 23(3- Marsden A. Mendes C. Anthelmintic treatment of rural Bangladeshi children: effect on host physiology. Surg. Millan A. 1994. Grausbard G. Pardo J. Allergy. Med. Limoncu E. 1989. Enterobius vermicularis and perianal sepsis in 91(3):679-682. 10(1):14-18. Ozbakkaloglu B. J. Hagel I.

2004. Guanabara municipio Maracaibo. Ruiz M. Sheeladevi C. pp. J iménez Y. INSP Jose Celestino Azuaje. Rubiah M. Med Parazitol (Mosk). Ascaris lumbricoides and hookworm Prevalence of Enterobius vermicularis amongst on information processing among Kenyan school adults living in hostels by six successive day children. Vassalou E. estado Bolívar. Venezuela. Vogel M. Clavel adhesive tape samples. World J. Rodríguez G. 2002. Biomed. Med. 2010. municipio 1:55-57. 10a edición. Zulia-Venezuela. estado Zulia. Chir. Cordoba M. Díaz I. Enterobius tract infections in young girls. P essoa S. Med. 2007. Cojocaru I. Luca M. Devera R. parasitic infection. 62:758-766. Nat. Invest. Hugot J. The pathoecology Parija S. Blanco Y. R equena I. Rivero Z. Pérez E. Alcala F. Serum levels in children with intestinal 3):121-125. Vitamin B12 and folic acid in children with Piperaki E. Barquisimeto. Wayne W. Bahnea R. V ianna -M artins A. FASEB J. Sanchez J. employing a molecular-based method from Olivares J. Characterization of 21(2):109-113. Argentina.09. en escolares de 5 a 10 años de un instituto del En: Parasitología Médica. Shivaprakash M. Rabinovich B. Venez. Coll. J. 1994.unl. Ivan A. Pollitt E. Cazorla-Perfetti 1996. 2011. Mikhaĭlova L. 2007. Lizardi V. Prevalencia de examining for helminthiasis using an ocular spatula parasitosis intestinales en alumnos del pre-escolar with an adhesive layer. 1991. Spanakos G. Superfamilia Ríos L. APMIS. Parasitosis intestinales y características Rîpă C. Minvielle M. Phase Three Study Group. Reinhard K. Med. Keil vermicularis en preescolares de un área suburbana U. Iasi. of General Mansilla. the prevalence of asthma symptoms: Phase III of the International Study of Asthma and Allergies in Requena-Certad I. Arch. 1992. Pezzani B. Thorax. Suarez M. Olivares J. Brasil. Amer. Fleta J.2010). Castillo Childhood (ISAAC). Trop. Mallol J. Mejía LM. Effects of infection with Trichuris Jeffery J. 2003. Sesheim M. Doct. 21(3):257-260. Prevalencia de parásitos intestinales Oxyuroidea. 74(1):16-22. Atopic diseases and intestinal helminth edad: ambulatorio urbano II Laura Labellarte. Soc. Río Janeiro. 1992.html. 114(4):1017-1021. 2004. Luca epidemiológicas en niños de 1 a 12 años de M. Noor Ayati M. Robertson L. Edo. 2011. Gastroenterol. 595-602. Ait-Khaled N. S andoval M. Public Health. Crompton D. Mol. 31(4):214- 215. 240 . Fernández R. Rampal L. 25(2- A. Robertson C. Fernández R. Koogan. Kasmera. 2001. 29 (2):153-170. trichiura. 1977. De Luca M. H. Pueric. Basualdo J. Ismail G. Nut.edu/ for detection of eggs of Enterobius vermicularis in Reinhard/pinworm. Patsantara G. Gardner S.1996. Fleta J. Devera R. Camacho M. Medina M. Stephenson Oothuman P. Herrera E. 5:A1081. Dis. Venezuela. 2002. 23(1):82-86. (Acceso 11. Torres C. L. Melnikova A. Probes. Worldwide trends in Clin. 107(5):474. Enterobius Pearce N. intestinal parasitic infection. Calchi M. Bolívar. Tsakris A. 2001. perianal surface samples. Cardenas E. Fatmah M. Latham M. Rev. R odríguez N. Mitchell E. 22(1 /4):51-69. 13(4):231-240. Cell. of Enterobiasis in the prehistoric Southwest USA. The ISAAC en San Félix. Kasmera. Beasley R. Sanjur D. Mastura M. vermicularis infection among population 476.Enterobius vermicularis e enterobiose. Biswal N. Infección por Enterobius vermicularis en niños pre escolares de Ciudad Pérez J. examination. Pediatr. Romanenko N. Rev. The information value of a method of Páez deMourad B. Vakalis N. Vielma Y. Evaluation of lactophenol cotton blue stain Disponible en línea en: http: // www. Clavel A. Venezuela. 10(17):2535-2539. Dig. Acurero E. El Policita. Southeast Asian J. Maracaibo. Enteriobius vermicularis in a human population. Relationship between pinworm and urinary Apezteguia M. Vasquez M. 48(3):277-286. Trop. infections.

US Public Health Reports 30. Aspectos relevantes de la enterobiosis humana.. 85(6):625-635. 2012. Prevalence Sánchez-Borges M. The increased prevalence of allergy Simoes M. Ferreira L. Gross S. Callender J. Mérida. Sianto L. Pubampen S. estado Zulia. 3(1):1-24. Urol. Voge M. Hong S.. development. Talleres Stephenson I. Serlo W.World Allergy Organ. schoolchildren. Aragua. Public Health. Trop. 1990. Haemoglobin concentrations and concomitant Wong M. Oswaldo Cruz. peritoneum: review of the literature. 46(1):70-72. sanitation. 1991. Maldonado and the hygiene hypothesis: missing immune A. and parasitic helminth infections. Enterobius egg granuloma of the vulva and S. Connor D. Asthma care in resource-poor children in a metropolitan city in Korea. Chame M.. The school grades attained by 2166 enterobiasis: Enterobius vermicularis in the white school children (1062 boys. Méndez Y. Symmers W. Seinin D. Treatment of Trichuris trichiura infections of hookworm and Trichuris trichiura infections improves growth. Acta Paediatr. 112(3):352-363. Serpytis M. J. Rodríguez A. Estudios sobre la incidencia de enterobiasis en niños del Hospital Universitario Sinikumpu J. 1994. 2011. Sewell C. Parra M. Enterobiasis: a histopathological study Núcleo Aragua. Lieberman P. Fatal case of ectopic Stiles C. Res. settings. reduced immune suppression. Lugo M. (Nematoda: Oxyuridae) Southeast Asian J. Trop. J. Ottesen E. Parasitol. Helmintiasis. Mem. Trans. Marquina M. Kasmera. Persistent scrotal pain de Maracaibo. Araújo Enterobiasis: a neglected infection in adults. Sanguankiat S. Caballero. Sun T. J. Med. Schwartz N. J. classified by age. Med. 1950. 2008. Washington DC. Trop. Nut. nutritional status and trichuriasis in Jamaican Med.. Ann. Syphacia sp. Romero de Olaria T. Wong M. Malnutrition Gráficos de la Universidad de Los Andes. 1979. Ramdath D. Trop. Callender J. 137. 28(1):27-43. 86 (6):654-656. 2004. Rivero Z. Parasitology. or both? 2000. 1915. 2003. R. pp. Venezuela. 91(1):46-50. Prevalencia de enteroparasitosis en una Immunology. 4(4):68-72. Cho C. 1820 39(2):213-216. Facultad Ciencias de la Salud of 259 patients. Maracay: Universidad de Carabobo. boy during pinworm (Enterobius vermicularis) infection in the bowel. pp. Med. 2012. Nephrol. cobre y magnesio en escolares del colegio Aragua Estudiantil de Cagua. Parasitol. niveles de zinc. Lathan M. Song H. Pathology of oxyuriasis. Romagnani S. With special Simeon D. A. Sato M. Res. Soc. in coprolites of Kerodon rupestris Wied. 100(8):e89- Sanabria W. Kim J. Carreño G. utilizando el método de Graham and suspected orchido-epididymitis of a young modificado por Jacobs. and risk factors for enterobiasis among school Fonseca F. 2060-2067. Kusolsuk T. School performance. Hyg. 2001. Nutritional Government printing Office. 83(11):1188-1993. 1974. Neafie R. estado Sinniah B. Grantham-McGregor 1991. Acta Paediatr. Scand. deviation. Nut. Am. deficiencies and children’s behavior and mental EUA. 1104 girls) in kidneys. Añez N. 45(2):249-253. Leopairut J. the city of x. 2011. spelling scores in Panamanian primary school children. Rev. escuela urbana en el municipio San Francisco. 125(7):1875-1883. 107(4):539-542. 2000. Grantham-McGregor S. Simeon D. López N. Chacín I. Souza M. Pérez M. Relación entre enterobiasis y 90. Simeon D. and intestinal parasites. pp. Capriles-Hulett A. Rossell O. Inst. Venezuela. Scorza J. 1995. Kasmera. Gottberg C. and school attendance in some children. Grantham-McGregor S.300 years BP in northeastern Brazil. Postgrado de Parasitología. Choi M. Hyg. 39. Aragort R. 12(Suppl):23-38. 7(1/4):95-115. [Disertación Grado Licenciatura en Bioanálisis]. reference to granulomas due to the presence of 241 . (Rodentia: Caviidae) from 5.

Diaz R. 2005. Tornieporth N. allergic rhinoconjunctivitis. 2010. in Guatemala. 2011. Soc. 104(3):130-133. Yoon H. Pautas de tratamiento Enterobius vermicularis egg positive rate of en pediatría. UNDP/World Bank/WHO. 1996. Publ. listy. Choi Y. Disko R. 2003. Korean J. ova of Enterobius vermicularis. Vestn. Análise de método alternativo para pesquisa Watkins W. Tahsinoglu M. J. Ann. 242 . Trop. Heredia L. Queesland schoolchildren. of Enterobius vermicularis in the nasal mucosa Tribendimidine: a promisdiing. Molecular Vural S. 35-45. Huh S. Velásquez O. 125:27. Biol. Suiza. Salles de Brito P. 2003. Ginebra. Collado A. Med. 60(1):125-128. J. Colombia. Dis. 206(6):405-407. Weiss M. Klobusicky M. Int. 2003. 119(3):45-46. Wang C. Parasitic invasion of the lacrimal sac. The effects of de enterobiose. Wu H. Rao B. Lee S. 2000. 2008. 1919. Bratisl. Study of the effects of hookworm and its ova in the tissues. Bialek R. Ridley R. Girisken G. Antioquia. Korea (1999). Trop. R. Wördemann M. Enterobius vermicularis infection of the fallopian tube in an infertile female. Quevedo A (Eds). 1992. infection upon the mental development of North 516. Vinod K. Drug development and registration Prado R. 13(2):180-186. Gómez L. Saúde. JAMA. Polman K. Barutzki D. Cruz J. Rojas L. Valent M. Parasitosis intestinales. Kovaliczn R. Tanner M. Medellín. 49(4):1602-1604. WHO (World Health Organization). Arch. Vasudevan B. Granuloma in the pouch of and development of an 18S ribosomal DNA- Douglas caused by Enterobius vermicularis. 2012. Holkova R. Yang Y. Trans. Millan I. phylogenetic analysis of Enterobius vermicularis Üstündag N. 2012. deworming on indicators in school performance 18(2):109-114. infections. Trop. 1944. pp. Enterobius gregorii-reality or fiction? Suiza. 23-30. Das K. Von Hofe F. Pract. Anitha M. J. Clin. Lek. Research Infec. Infestation Xiao S. Utzinger J. priorities for helminth infections: technical report of the TDR disease reference group on helminth Totkova A. Nelson I. Ruiz A. 4 a ed. 24(1):87-90. Brandis A. Park H. Hyg. Parasitol. 1-46. vial H (Eds). 38(4):279-281. Tataryn I. Balachandra B. Ginebra. targeted diagnostic PCR. Kalaçlar F. Path. Escobedo A. Drugs atopy. 50(3):475. 90(2):156-161. Oftalmol. An improved method of demonstrating Pathol. Parasitol. Comm. Trouiller P. pp. 2008. pp. Ectopic enterobiasis: a case report and review. spectrum anthelminthic agent from China. Zelck U. Med. 94(1):1-14. Teixeira E. 1966. Kowalewska-Grochowska K. Cazorla-Perfetti Oxyuris vermicularis (Enterobius vermicularis) Waite J. Gryseels for parasitic diseases: what are the barriers? B. Med. Association of In: Fairlamb A. Young C. Australia. Editorial Universidad de pre-school children in Chunchon. Microbiol. atopic against parasitic diseases: R&D methodologies dermatitis and intestinal helminth infections and issues. 2003. En: Gómez J. in Cuban children. Pollitt E. UEPG Ci. safe and broad- of a 12 yr old boy-a case report. 1(1):1-8. Trop. Acta 35(2):138-139. J. Gorbea M. asthma. Res. Technical Report Series 972. Health. Medi.