You are on page 1of 2

REFLEXIÓN

¿Por qué será que nos desanimamos tan fácilmente cuando no 'vemos'
las respuestas a nuestras oraciones? Jesús dice en el pasaje del
Evangelio de hoy: 'A menos que vean signos y prodigios, ustedes no
creerán.' Le dijo esto a un padre que quería que Jesús fuera a su casa a
sanar a su hijo.

La fe de este hombre dependía de lo mismo de lo que depende tan a
menudo la nuestra: 'Ver para creer'. Él creía que sólo podría obtener
un milagro si Jesús aparecía físicamente en su casa para orar por el niño.
Jesús lo invitó a crecer más allá.

¿Has deseado alguna vez que Jesús se te apareciera en persona para
asegurarte que todo saldría bien? ¡Yo sí! Pero entonces, ¿dónde está
nuestra confianza en el poder y la bondad de Dios? ¿Qué clase
de fe existe sin confianza?

Jesús le dijo al padre preocupado: 'Sigue con tu vida normal. Tu hijo
vivirá.'
Esto es lo que Jesús nos está diciendo a todos nosotros cada vez que
oramos. 'Sigue con tu vida normal', dice. 'Ahora que me has
entregado el problema a mí, confía en mi sabiduría y mis
tiempos perfectos. No me lo quites desconfiando de que estoy
trabajando en él. Sigue con tus trabajos normales como si yo
estuviera ocupándome más allá de lo que puedes ver, porque
realmente es así.'

Ese mensaje es tan verdadero, tan importante y tan esencial para vivir
en la fe que ¡debes copiarlo y pegarlo donde lo puedas ver cada día!

¿Sabes por qué el Génesis dice que Dios creó al mundo en seis días y
que descansó el séptimo? No porque estuviera cansado. ¡Nos está
asegurando que Dios nunca descansa hasta que su trabajo esté hecho!

Mientras tanto, deberíamos seguir orando con un espíritu de
agradecimiento y confianza. Esto nos permite escuchar a Dios cuando
dice: 'Bien, aquí está lo que quiero que hagas a continuación...', cuando
sea tiempo de que hagamos algo al respecto.

cuándo y dónde de cada uno de ellos será elección de Dios. qué. ¿Qué milagros necesitas? Piensa en tus oraciones más importantes y piensa cómo Dios no descansará hasta que tus oraciones sean contestadas. no una insinuación de que Dios está inactivo hasta que pedimos. escucha nuestra oración'. Los signos y prodigios sucederán. no nuestra. gracias por escuchar nuestra oración! Confío en tus tiempos y en tu manera de manejarlo. pero el quién. lo que realmente estamos diciendo es: '¡Señor. Después de todo. Así es como se vive en un estilo de vida 'amén' en lugar de preocuparse y desconfiar y buscar signos y prodigios para comprobar que Dios se está involucrando. ¿te gustaría realmente de otra forma? .' Eso es lo que significa 'amén'. cuando rezamos en la Iglesia: 'Señor. En fe. es una ofrenda.Recuerda.