You are on page 1of 223

Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

SIN REGLAS DE COMPROMISO
(No Rules of Engagement)

POR TRACEY RICHARDSON

Traducido por Martha Lo 2017

2
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

PRIMERA PARTE

CAPÍTULO UNO

Kandahar, Afganistán

¡Jesús, no me digas que voy a morir antes de que llegue allí!

La ironía y la terribilidad del pensamiento horrorizaron y divirtieron a Jillian
Knight. Sería sólo su mala suerte, pensó con sorprendente desapego, morir en
un accidente de avión antes de su primera experiencia con la guerra y la gente
que se llamaban guerreros. Para ser asesinada antes de aprender sus historias y
entrenar su cámara en ellos, su portafolio carecía por siempre de la única cosa
que cualquier fotoperiodista galardonado anhelaba — un período en una zona de
guerra.

El descenso era tan pronunciado y agudo, que tenía la sensación de que sus
labios estaban siendo empujados hacía sus oídos. La piel de sus mejillas dolía
por la fuerza de una gravedad tan implacable. El avión, un transporte militar sin
adornos, frío y ruidoso, se balanceaba en perfecta sincronización con todos los
huesos de su cuerpo mientras se lanzaba hacia adelante — en aparente picada
directo hacia el desierto. Ahora no había ningún desapego emocional mientras
rezaba con fuerza para que los remaches se sostuvieran un poco más.

El joven cabo a su lado rió como si fuera una broma, y quería golpearlo con los
puños. "Esto no es nada," él dijo, su nariz crispada como si pudiera oler su
miedo. Pero sus palabras no estaban destinadas a consolar. Su agitación era
sólo otra oportunidad para burlarse de ella. "Deberías haber visto cuán abruptos
eran los aterrizajes antes de darnos cuenta de que los talibanes no tienen misiles
tierra-aire adecuados." Su risa era malvada. "Cristo, tus pelotas estarían
alrededor de tus oídos."

Ella trató de fruncir el ceño en su dirección, pero el golpe del rellano le dio una
sacudida final y dura. Lo habían logrado.

"Bienvenidos al Campo Aéreo de Kandahar," él murmuró sarcásticamente
mientras se desabrochaban. Ya se había presentado a él como fotoperiodista —
su primer error — y desde ese momento la había atormentado con sus historias y
sus fanfarronadas. "Sólo recuerda lo que dije. Si oyes el aullido agudo de un
cohete, cuerpo a tierra."

3
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Gracias, pero no estoy segura de cuánto voy a salir de la base," ella contestó,
deliberadamente vaga. Tendría que negociar cualquier incursión fuera de la base,
y la posibilidad de aventurarse en un territorio impredeciblemente peligroso la
aterrorizaba y la emocionaba alternativamente.

"Se llama ‘fuera de la alambrada’. Y no importa." Él guiñó un ojo, y con sus
palabras su estómago cayó como si el avión estuviera todavía en el aire.

El calor, cuando finalmente salió del avión, la golpeó como una pared. Aspiró su
respiración junto con cada gota de humedad en su cuerpo. Ella habría maldecido,
excepto que no pudo reunir el aliento para hacerlo. Y entonces quiso maldecir de
nuevo a lo poco afectados que parecían los otros doce civiles en la pista. Mark
Kennedy, el mejor amigo de Jillian desde sus primeros recuerdos y su asistente
de confianza, flojamente le rodeó los hombros con el brazo. No había una sola
preocupación en su hermoso rostro sin afeitar, y por un momento fue como si
estuvieran de nuevo en la escuela secundaria en Michigan, diseccionando uno de
los partidos de fútbol de Mark, él engreído y totalmente despreocupado, su
inquietud por la puntuación o una jugada perdida. Era asombroso lo poco que
habían cambiado en veinte años.

"Relájate," él dijo indiferentemente. "Lo hicimos."

"Sí, pero lo conseguiremos?" Jillian preguntó en silencio. Estar en Afganistán era
una tremenda oportunidad para su carrera. Solo esperaba que no fuera la última.

"Vamos. Son sólo dos semanas, Jill." Él le mostró esa sonrisa dentaria y juvenil
que aún hacía que las mujeres se desmayaran. Afortunadamente, ella era
inmune. "Además, vamos a rodar el mejor maldito reportaje fotográfico sobre
médicos de guerra que alguien haya hecho antes. Punto."

"Sí." Ella asintió con confianza. "Lo estamos." Él tenía razón.

Ya no existían las unidades móviles del hospital que se habían popularizado en
Corea y la Segunda Guerra Mundial, donde las ásperas cirugías se realizaban
prácticamente en el campo de batalla.

La guerra era diferente ahora. Los hospitales de la base son permanentes, con
su equipo elaborado y personal bien capacitado, proporcionaban el tratamiento
principal. Los métodos mejorados de evacuación y el hecho de que rara vez
existían ‘frentes de batalla’, también habían cambiado el trabajo de los médicos
militares. El reportaje fotográfico de Jillian, esperaba, mostraría cuánto más la

4
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

medicina de guerra avanzada se había vuelto, y por extensión, cuántas vidas
más se estaban salvando por eso.

También esperaba que sus fotos revelaran algo de las verdaderas
personalidades de los médicos y enfermeras que sacrificaban tanto. Estaban
entre los héroes no anunciados de la guerra, y era hora de brillar una luz en ellos.

Un teniente repartía chalecos antibalas y cascos de Kevlar (*) al grupo, junto con
una severa explicación para usarlos — a menudo. Como en todo el tiempo. Lo
que probablemente fue un buen consejo, tuvo que admitir mientras observaba a
sus alrededores. El acero polvoriento, la madera contrachapada e incluso las
instalaciones de lona parecía todo menos protectora. Todo parecía frágil,
transitorio, apresuradamente construido y extremadamente sucio.

Sus botas de tobillo de Gucci ya estaban bien cubiertas de fino polvo marrón, lo
cual no era inesperado, pero sí le molestó muchísimo. En algún lugar entre
Londres y Dubai sus pesadas botas de trabajo habían desaparecido en el vórtice
del equipaje perdido.

"Vamos," Mark le dijo y se unieron con el grupo. El teniente, un hombre de
mediana edad de rostro de piedra, los condujo hacia un gran hangar de metal.

Conversando calladamente entre ellos, los recién llegados fueron a donde se les
dijo. El hangar, hueco y con daños de batalla, resonaba con sus pasos y susurros
emocionados. Había pedazos retorcidos de láminas metálicas cada pocos
metros, y los agujeros de bala marcaban las paredes como el queso suizo. Jillian
no estaba asustada. No realmente, y de hecho no podía esperar a empezar a
tomar fotos de su entorno. Su fotografía la había llevado a muchos rincones
interesantes del mundo y la había arrojado a situaciones peligrosas — una
semana con el líder de un cártel de la droga en Colombia; unos días en una de
las cárceles de mujeres endurecidas en la Florida para un reportaje fotográfico
sobre mujeres detrás de las rejas; su obra premiada en un campo de refugiados
en Darfur. Fue la inesperada aleatoriedad de la guerra, sin embargo, la que le dio
una leve sensación de malestar en la boca del estómago. Bombarderos suicidas,
artefactos explosivos improvisados, minas terrestres, ataques de granadas con
cohetes, francotiradores. Un enemigo que no podías ver antes de que fuera
demasiado tarde. Podrías estar muerto antes de que supieras lo que te
golpeó. Eso era algo espantoso.

El teniente se acercó a ellos. "Tengo a alguien que lleva sus equipos al hospital."
Él miró a su alrededor, irritado. "Mierda. Pensaba que alguien debía encontrarte
aquí."

5
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

(*) Fibra artificial, ligera, robusta y con gran resistencia al calor

A Jill no se le habían dado muchos detalles anticipados de lo que podía esperar,
aparte de que casi le habían dado un amplio permiso para entrevistar y
fotografiar al personal médico de la Unidad Médica Multinacional o el hospital
‘Labor 3’ en la base. Cualquier cosa más allá de eso, tendría que negociarse.

El teniente se dirigió rápidamente a un teléfono de pared y ladró en él. Ella
esperaba que la camioneta de bienvenida oficial fuera más amigable.

"Alguien del hospital vendrá a buscarte," él dijo brevemente. "Puedes esperar
aquí."

Los otros empezaron a alejarse con sus escoltas soldados. Eran nuevos
trabajadores civiles, un puñado de periodistas de prensa y televisión, un par de
tipos del gobierno. Fueron fáciles de descifrar. Los trabajadores civiles parecían
ansiosos, como si estuvieran empezando su primer día de clases. Los periodistas
estaban tratando de parecer fríos, como si no estuvieran preocupados por nada,
mientras que los burócratas parecían un poco nerviosos y ... blandos. Habían
estado sentados detrás de sus escritorios demasiado tiempo, si el tamaño de sus
tripas era cualquier indicación.

Se preguntó cómo ella y Mark debían parecer ante los demás — probablemente
como una pareja extraña. Mark, el apuesto y envejecido atleta, de pelo arenoso
con la apariencia ligeramente desaliñada y la sonrisa rápida de un surfista y el
aire de alguien que se dirige a la playa para el día. Ella, de apariencia un poco
exótica, un poco tensa y demasiado sofisticada para todo este polvo y los
desperdicios de la guerra.

Pensó en la vieja maldición china: ‘Que vivas en tiempos interesantes.’ Esto, por
supuesto, calificaría. Ella no podía decir honestamente en este momento si tal
destino era una bendición o una maldición, pero tenía una sensación divertida de
que la respuesta se aclararía pronto.

6
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

El coronel Ron Patterson se sentó en su silla con las manos entrelazadas detrás
de la cabeza. Tenía la apariencia presuntuosa de alguien que no esperaba nada
más que una plena capitulación, que, por supuesto, tenía todo el derecho de
esperar. "Es tu día de suerte, Mayor Sharp."

Logan Sharp, una de una docena de médicos adscritos al hospital de la MMU
(Unidad Médica Multinacional), tuvo la clara sensación de que sería cualquier
cosa menos eso.

"¿Señor?"

El coronel miró de ella a la Capitán Meg Atwood, una de las mejores enfermeras
del hospital y también la mejor amiga de Logan. Habían llegado al KAF (Campo
Aéreo de Kandahar) con unos días una antes de la otra hace diez meses, y la
cálida conexión había sido inmediata.

"Tú también, Capitán Atwood," él añadió con sarcasmo.

Oh, mierda, pensó Logan.

"¿Dos semanas de permiso, señor?" Meg replicó. Tenía suerte de haber llegado
a capitán y sería incluso más afortunada si se mantenía en su rango. Ella
constantemente cortejaba la amenaza de la degradación con sus descaradas
respuestas y sus arriesgadas hazañas sexuales. Se hacía la tonta o descuidada
al respecto, pero Logan se encogió cada vez que Meg atraía la atención negativa
hacia sí misma.

El coronel frunció el ceño tan profundamente, que Logan temió que pudiera llegar
a ser permanente. "Difícilmente," él gruñó a Meg antes de que su indeseada
atención volviera a Logan. "Hay un fotógrafo especial que llegara más tarde
hoy. Es posible que hayas oído los rumores."

Logan lo había hecho, pero había aprendido a descartar los rumores —
especialmente en una base militar de diez mil personas — hasta que se
convertían en hechos. "¿De qué se trata, señor?"

"Ella está haciendo un reportaje de nosotros para National Geographic. Ella y su
asistente estarán aquí por dos semanas, y te he elegido ... y por extensión tú" —
él miró a Meg — para mantenerlos en tu bolsillo todo el tiempo. Estarán
integrados con nosotros."

7
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"¿Señor?" Genial, pensó Logan con irritación, evocando una imagen mental de sí
misma de que alguien constantemente le daba una cámara en la cara y la seguía
a cada movimiento como un cachorro ansioso y desagradable. "¿Habla en
serio?"

"Por supuesto que estoy hablando en serio." Sus gruesas manos cayeron
pesadamente sobre su escritorio de metal. "¿Crees que estarías aquí si no
estuviera?"

"No, señor." Ella quería rodar los ojos pero sabía que Patterson tendría su
cabeza si lo hacía. No sólo él estaba a cargo de administrar el hospital, sino que
era el único neurocirujano en el personal. Trabajar con él ya era difícil a
veces. Encabronarlo le haría casi imposible. "¿Qué quiere exactamente que
haga, señor?"

"Niñera, para empezar. Trabajar algún tipo de magia de relaciones públicas para
otro. Cristo, Mayor Sharp, haz que se sientan importantes. Bienvenidos. National
Geographic es una gran exposición para nuestra unidad, pero también quiero
asegurarme de que no se interpongan en nuestro camino, por lo que tendrá que
manejarlos."

Joder. Ella pasó por la escuela de medicina y la residencia y había pasado más
de tres años en el ejército para que pudiera ser niñera? Logan intentó frenar su
exasperación. Ella aclaró su garganta y dijo con toda la neutralidad que pudo
reunir, "¿No preferiría tener a Newman o Brown al frente? ¿O incluso Thorson?"

Ellos eran cirujanos, mientras que ella, Logan, era mucho más baja en la cadena
alimenticia como médico de urgencias. Los cirujanos parecerían mucho más
exóticos, más emocionantes para un fotógrafo consumado. Y si pudiera sacar a
esas plagas de su cabello ... Patterson puso fin rápidamente a sus tácticas de
diversión. "El Mayor Newman está tan malhumorado como un oso con el culo
dolorido incluso en uno de sus buenos días."

Meg soltó un resoplido.

"El Mayor Brown es absolutamente fóbico acerca de cualquier atención, y el
Capitán Thorson es demasiado nuevo aquí. Así que eso me lleva a usted, Mayor
Sharp."

El puñado de otros doctores en la base eran todos civiles, lo que significaba que
estaba definitivamente atrapada. La cadena de mando querría que alguien en las
Fuerzas vigilara de cerca a cualquier periodista enclavado. Logan se mordió el

8
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

labio inferior hasta que le picó, y le echó una mirada a Meg, que parecía muy feliz
por todo ello. Meg era la que debía retorcerse en el asiento caliente, no
Logan. Debe ser agradable tener tan mala memoria, Meg.

"Queremos poner nuestra mejor cara adelante con esto. No tengo que
recordarles que el apoyo a la misión está marcando el regreso a casa. Quiero a
alguien para esta asignación que sea competente. Y agradable. Alguien que no
nos avergüence ni nos haga ver mal. Y ustedes, Mayor, son agradables."

Él lo dijo casi como si fuera algo malo, pero sabía que su superior tenía un
respeto por ella tranquilo, aunque no expresado.

"¿Qué hay de mí?" Meg interrumpió con altivez. Logan casi se cayó de su silla
ante la descarada audacia de Meg — o la estupidez.

El coronel le frunció el ceño, lo cual, por supuesto, tuvo un efecto cero en
Meg. "No empujes tu suerte, Capitán Atwood. Considere esta asignación una
pequeña prueba. Serás el refuerzo de la Mayor Sharp en el departamento de
estrechar manos, y esta vez vas a ser un ángel perfecto." Él se inclinó
amenazadoramente sobre su escritorio. "La cagas y vas a limpiar orinales por el
resto de tu misión."
Meg trató de parecer escarmentada, lo cual fue ridículo para Logan. Sabía que
Meg no estaba preocupada. El ejército era la carrera de Meg, pero era arrogante
porque sabía que siempre había una escasez de enfermeras en los registros.

"Mira," Patterson dijo dirigiendo sus palabras a Logan, suavizando su tono. "Lo
que hacemos aquí no es sólo acerca de las cirugías y todas las cosas de la
gloria. Quieren una imagen completa del hospital base. Quiero que les den eso,
incluyendo llevarlos a la clínica de polio que han preparado para mañana. Nos
proporcionara una gran publicidad."

"¿Puedo sacarlos de la base, señor?" Logan estaba un poco sorprendida.
Conocía bien los peligros.

"A su discreción, Mayor."

"Sí señor. ¿Algo más?"

Patterson se levantó. "Adelántese y haga sus arreglos de alojamiento y recoja
sus pases de seguridad. Luego puede ir a recogerlos. Deberían llegar en
cualquier momento." Empujó unas pocas hojas sobre el escritorio hacia
ella. "Aquí hay un informe sobre lo que están tratando de lograr aquí, así como lo

9
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

que queremos que logren. Por lo que puedo ver, son casi iguales. Sólo
asegúrese de que se adhieran a hacernos parecer santos."

Logan también se puso de pie. "Sí, señor." Santos? De acuerdo, definitivamente
estaba bromeando.

Meg se deslizó por la puerta, pero el coronel mantuvo a Logan de nuevo con la
mano en su brazo.

"Mayor, ¿una palabra?"

"Por supuesto." Logan cerró la puerta. Ambos permanecieron de pie, señalando
que la plática sería breve.

"Es sobre la Capitán Atwood." El coronel habló en un tono bajo, como si Meg
pudiera tener su oído pegado al otro lado de la puerta, lo que Logan realmente no
lo descartaría. "No necesito recordarle lo que pasó la última vez que Atwood fue
asignada a un civil para mantenerlo protegido."

Logan se quedó inmóvil, permaneciendo callada. Maldita sea, ¿por qué tenía que
ser arrastrada en los líos de Meg? Logan tragó saliva, deseando no recordar la
pequeña calamidad que Meg había traído consigo al verse atrapada teniendo
relaciones sexuales con un reportero de noticias visitante de Associated
Press. "Sí, señor," dijo llanamente.
Los ojos de Patterson eran serios. "Esto es una pequeña prueba para ella, y para
ti también. Considérese no sólo el guardián de este fotógrafo, sino también el
guardián de la Capitán Atwood. Somos un equipo en este hospital. Y somos
profesionales. No podemos hacer que Atwood continúe siendo una plaga en
nosotros, particularmente donde hay forasteros de por medio. Usted debe
asegurar que eso no suceda. ¿Entendido?"

Grandioso, Logan pensó. Había intentado ser una hermana mayor para Meg o al
menos la voz de la razón para su imprudente, a menudo arrogante amiga. Ahora
era oficialmente responsable de ella durante los dos meses restantes de su visita.

Logan asintió cortantemente, saludó y casi chocó con Meg en el pasillo. Ella
frunció el ceño a Meg, sintiéndose todavía molesta acerca de su doble
asignación, y se quitó la boina verde de la indumentaria del ejército canadiense,
metiéndola con seguridad bajo su brazo. Se había puesto su camisa de vestir
verde pálido, almidonada y embutido sus pantalones verdes para la reunión con
el coronel. Meg, como de costumbre, usaba ropa médica, pero Logan era muy
rigurosa por el protocolo. Otra diferencia obvia entre ellas.

10
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Entonces, estabas recibiendo una charla de Patterson? ¿Alguna asignación
secreta que no me ha clasificado lo suficiente?" Meg estaba sonriendo, pero
pescando sin embargo. "Déjame adivinar, voy a ser la enfermera del mes!"

Logan frunció el ceño y sacudió la cabeza. Quería reír pero no se
atrevía. "Compórtate, Atwood, y eso es una orden." Chico, es siempre. Logan
sintió la necesidad de añadir ‘por favor’ pero no lo hizo. Ella no quería ser la
pesada con Meg y esperaba que no tuviera que llegar a eso.

"De todos modos, sé que no soy tan agradable como tú," Meg dijo, agradeciendo
cambiar la conversación. "Pero quieres que recoja a estos dos y les dé la gira de
diez centavos de la base?"

"Yo lo haré," Logan contestó con cansancio, el puñado de papeles del coronel en
la mano.

"Oh, vamos, ya cascarrabias." Meg la golpeó ligeramente en el hombro. "Es algo
emocionante, ¿no crees? Y es tu gran oportunidad de ser famosa, después de
todo."

Logan trató de darle una mirada fulminante. "No estoy buscando ser famosa. Y
tampoco tú."

Meg sonrió mientras caminaban hacia la sala del personal. "Ser famosa podría
tener su ventaja. Piensa en todas las mujeres que estarían detrás de ti."

Logan alzó la cabeza y le dirigió a su amiga otra mirada abrasadora. La mujer era
incorregible. "Tampoco estoy buscando eso."

"Te lo pierdes."

Meg siempre estaba en busca del amor — o de su facsímil. Una enfermera de
carrera militar, había estado en una relación a largo plazo que se rompió justo
antes de que fuera enviada, y ahora parecía estar recuperando el tiempo
perdido. Lo tomaría a donde fuera y siempre que pudiera, y no siempre
discretamente, a pesar de que afirmaba que intentaba serlo. Por ley, al ejército
canadiense no se le permite la discriminación contra los gays por más tiempo. No
había la política de ‘no preguntes, no digas’. Como rama del gobierno, la milicia
no podía negar la entrada de gays y lesbianas, ni negarles promociones u otros
derechos en el trabajo. De hecho, tenían que pagar beneficios y pensiones a sus
parejas del mismo sexo ahora, pero no significaba que estuvieran a punto de

11
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

lanzarlos a una cena baile. Meg hacía alarde de su sexualidad, o tal vez
simplemente no le importaba, ya que era su derecho dado por Dios, pero el
ejército era todavía una institución conservadora, de viejos chicos. Logan era
sensible a eso, junto con las reglas estrictas contra la fraternización con personas
por debajo de su rango. Seguir las reglas escritas y no escritas era su excusa
práctica para rechazar las ofertas de Meg de citas dobles. Eso era más fácil que
explicarle que simplemente no podía involucrarse en relaciones sin sentido o
transitorias. Ella estaba contenta con su vida de celibato, pero explicarle eso a
Meg sería como hablarle en un idioma extranjero.

Logan empujó los papeles a Meg. "¿Por qué no me los lees mientras me
preparo?"

Meg suspiró infelizmente pero obedeció. El punto del reportaje fotográfico, según
el breve resumen, era mostrar el trabajo del personal médico en una base militar
en una zona de combate. A la fotógrafa y a su asistente se les había dado carta
blanca para permanecer en KAF durante dos semanas y para fotografiar y
escribir lo que quisieran. Por supuesto, había alguna letra pequeña para proteger
la privacidad de los pacientes si se trataba de tropas de la OTAN — que tendrían
que difuminar o recortar sus rostros si hubiera algo gráfico — y tenían que
obedecer al personal. "Hmm, la parte obediente me gusta," Meg bromeó.

Logan marcó la combinación de su casillero y tomó su arma de mano. No la
usaba en el hospital, pero las reglas básicas dictaban que todos los soldados
debían llevar un arma en la base, y así lo hacía cada vez que salía del hospital,
aunque fuera por una taza de café. Aunque era un médico de profesión, para los
militares ella era un soldado primero. "¿Algo más?"

"La fotógrafa suena interesante." Meg, unas pulgadas más baja, miró a Logan,
que estaba tirando de su funda en el cinturón. "Jillian Knight. Tiene treinta y seis
años, de Michigan. Graduada de la Universidad de Columbia. Ganó un premio
Pulitzer por un reportaje fotográfico en Darfur hace tres años. Era
para Newsweek." Meg silbó. "Ella parece impresionante."

Logan también ató su buscapersonas a su cinturón. "El nombre o sus
credenciales no significan nada para mí." Ella no había esperado que lo hicieran.
Prestaba poca atención a reportajes fotográficos en revistas ilustradas. Leía
periódicos y libros religiosamente, así como el interminable montón de revistas
médicas que abarrotaban su correo cada semana. Si alguna vez había notado
una foto realmente buena, no podía recordar haber mirado nunca para ver quién
la había tomado.

12
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Las cejas de Meg se alzaron sugestivamente. "Bueno, con suerte, por lo menos
tendrá buena apariencia."

"Atwood, eres imposible." Logan suspiró, llena de fingido desprecio. No estaba
realmente molesta; encontraba a Meg divertida y refrescante. Eran opuestas de
muchas maneras — Meg la extrovertida, con una actitud diabólica y un ingenio
penetrante, Logan mucho más cuidadosa y reservada. Meg era extremadamente
leal, sin embargo, y una maldita buena enfermera. Logan estaba agradecida por
su amistad. Si sólo Meg se comportara durante el resto de su visita, haría la vida
más fácil para ambas. Tendría que hablar seriamente con Meg — otra vez. No
podía contar las amables advertencias y consejos que ya le había dado para ser
más cuidadosa, no llamar la atención sobre sí misma, pero esta vez tendría que
poner más peso detrás de ella. No había tiempo para hacerlo ahora mismo.

Logan cerró su casillero antes de reclamar un juego de llaves para uno de los
Jeeps a su disposición. "No me importa lo que parezca, siempre y cuando no nos
vuelva locas."

"No me engañas, Mayor Perfecta. No puedes decirme que no quieres que alguien
de buen aspecto por aquí — además de mí, por supuesto. Un fresco bombón
sería un regalo celestial justo ahora mismo."

Logan negó con la cabeza, pero una sonrisa inevitablemente escapó. "De todos
modos, sería inmune a ella."

"Lo sé. Sería bueno sacar una página de mi libro de vez en cuando."

"O no. ¿Cuál es el nombre del asistente? No lo dejemos fuera de la sociedad de
la admiración."

"Oh, Logan." Meg le pellizcó la mejilla afectuosamente. "Eres tan
condenadamente agradable. Siempre pensando en los demás. ¿Eras presidente
de clase o algo así?"
"Cállate, Atwood."

Meg se echó a reír, gritando mientras Logan se alejaba, "Mark Kennedy es su
nombre."

Logan agitó la mano sin dar la vuelta. "Vas a recoger sus pases de seguridad por
mí, ¿verdad?"

13
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Con un solo vistazo, Jillian supo que el joven oficial era un Mayor. Había tres
barras en sus hombreras — las dos afuera anchas, la de en medio
estrecha. Jillian había memorizado las insignias de los militares estadounidenses
y canadienses, ya que la base estaba llena de ambos, con un puñado de tropas
holandesas, australianas y británicas lanzadas. Los canadienses en realidad
dirigían el hospital, y así notó de inmediato la pequeña hoja de arce roja bordada
en los hombros de la fresca camisa de vestir del Mayor.

El Mayor saltó del jeep abierto y caminó con rapidez hacia ellos, pareciendo
limpio y fresco, un milagro en este calor. Ella extendió la mano después de que
sucintamente se presentó como la Mayor Logan Sharp. Les entregó sus pases de
seguridad y un pequeño manual que probablemente explicaba las reglas de la
casa con agonizantes detalles.

"¿Tenemos a un Mayor como nuestro guía?" Mark exclamó. "Genial."

Un diminuto ceño fruncido estaba allí y desapareció en un instante. El rostro de la
Mayor era ilegible cuando respondió: "Guía turístico, asistente y guardián, todo
en uno. También soy uno de los médicos del hospital."

El alivio atravesó a Jillian. Se alegraba de que no estuvieran atrapados con un
rango más bajo — alguien sin influencia ni poder y cuya cabeza tendría que ir
constantemente si querían algo. Tener a un oficial superior asignado a ella
significaba que los poderes-que-eran habían tomado su asignación seriamente.

"Es un placer, Mayor Sharp. Soy Jillian Knight y este es Mark Kennedy. Por
cierto, ¿nos referimos a usted como Doctora o Mayor?"

La mayor Sharp sonrió correspondientemente. Ella ciertamente tenía cortesía
debajo de la ciencia. "Un placer también, Sra. Knight. El protocolo va en ambos
sentidos, Mayor o Doctora." Estudió a Jillian y Mark, su expresión todavía
perfectamente en blanco, y se le ocurrió a Jillian cuán buenos eran estos tipos
militares en enmascarar la emoción. "Para la finalidad de tu estancia podrías
incluso llamarme Logan. Veremos cómo va." Ella entrecerró los ojos un poco, y
Jillian adivinó que era un intento de ser un poco juguetona, pero no podía estar
segura.
Tal vez incluso estaba desafiándolos a congraciarse. Ya lo veremos, Mayor
Logan Sharp. Jillian lanzó una sonrisa perfeccionada en el curso de halagar a los
sujetos en todo tipo de poses y niveles de cooperación a través de los años. Más
que eso, atrayéndolos a ser abiertos y sinceros con ella. Había derretido a
clientes mucho más duros que éste. "Estoy segura de que no nos encontrará

14
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

nada sino cooperativos. Queremos que esta asignación sea realmente algo
especial." Ella lanzó una mirada a Mark que le dijo que era mejor que no la
hiciera comer sus palabras. "¿Cierto, Mark?"

"No soñaría con nada más," Mark respondió automáticamente.

"¿Quieres una gira?"

"¿Tienes tiempo?" Jill preguntó con ansiedad.

Los ojos avellana de la mayor no mantenían nada de artificialidad, y Jill decidió
que era una tiradora directa — que podía confiar en ella y sería honesta con
ellos. Los dioses están de mi lado, pensó Jillian con desconcierto.

"Eso suena perfecto, Mayor Sharp." Jill decidió usar el rango militar. Ya que
estaban en una base, se dirigiría a las personas por sus rangos durante las
próximas dos semanas. Podría acostumbrarse a eso también.

Mark tiró las mochilas que habían traído con ellos a la parte trasera del jeep y
saltó al asiento trasero. Jill subió al lado de la mayor, el pequeño esfuerzo
haciéndola sudar más en el calor aplastante. Jesús. ¿Cómo la gente aquí lo
soporta?

"Lo siento, Mayor." Jillian no pudo evitar el tono quejumbroso en su voz. "Pero
esta armadura hace que sea ridículamente caluroso. ¿Realmente necesitamos
usarlo?"

Logan sonrió. "Deberías verlo en Julio por aquí. Pasa de los sesenta grados en el
día. Incluso las noches están muy por encima de los treinta."

Jill luchó con el cálculo mental. Logan, una canadiense, estaba usando Celsius, y
las habilidades métricas de Jill eran casi inexistentes.

Si sesenta estaba más caliente que esto, concluyó, debe ser extremadamente
caliente. En ese caso, estaba muy contenta de que era Marzo y no Julio.

"Lo siento," la mayor se disculpó. "Eso significa alrededor de ciento cuarenta en
Farenheit."

Era maravilloso cómo Logan Sharp parecía leer exactamente lo que pasaba por
su mente. Jillian se entregó a la fantasía de obtener respuestas antes de que
tuviera que plantear las preguntas. Hablando del sueño de un periodista!

15
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Y para responder a tu pregunta, sí. Necesitas usar esa armadura cuando andes
por aquí."

"Pero tú no estás llevandolo," Mark observó mientras el Jeep avanzaba.

"Tienes razón, no estoy, Sr. Kennedy." Le dirigió a Jill una mirada de soslayo. No
había sorprendentemente ningún aire de superioridad en su mirada o en su voz.
"Cuando firmé mi nombre en mis papeles de alistamiento hace casi cuatro años,
consentí en estos riesgos. Tú no lo hiciste."

Jillian asintió antes de mirar a Mark, que estaba sentado encorvado en el asiento
trasero. Su desafío había desaparecido — por ahora. Él no era exactamente un
ángel cuando se trataba de respetar la autoridad, y Jill quería reírse. En KAF,
estaban absolutamente rodeados de figuras de autoridad, y su libertad estaría
estrechamente controlada. Eran bienes de los militares ahora, y jugarían según
sus reglas, quisieran o no. La Mayor Sharp probablemente estaba siendo más
amable de lo que tenía que ser.

Había grava y arena por todas partes en la superficie plana, interminable que era
la base. Había montañas a lo lejos — grandes, marrones, majestuosas y
pequeñas, también, que parecían surgir de la nada. Pero el paisaje inmediato
estaba salpicado de filas e hileras de edificios feos, de techos abovedados, otros
que parecían cobertizos gigantes hechos de láminas de metal, contenedores de
transporte, incluso algunos de concreto.

La Mayor Sharp señaló uno de los edificios cuadrado, de cemento. "Eso es un
búnker. Hay algunos cada pocos cientos de yardas. Si oyes una sirena de
advertencia, entra en una de ellos tan rápido como puedas."

"¿Sucede a menudo?" Jill tragó saliva. "Las sirenas?" Lo que realmente quería
decir era ataques.

"Realmente no. Algunas veces a la semana."

La respuesta fue tan casual como si Jillian hubiera preguntado a qué hora se
servía la cena, pero la indiferencia de Logan no era nada tranquilizadora. Un par
de veces a la semana eran demasiadas veces.

"No te preocupes," Logan añadió con una sonrisa enigmática. "En general, son
bastante dóciles."

16
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Mark gruñó incrédulo en el asiento trasero, y Jill pudo darse cuenta que ya no
estaba en un estado de ánimo flotante por estar aquí. El aventurero Boy Scout
había desaparecido — al menos por ahora.

"¿Cuánto tiempo ha sido tu casa, Mayor Sharp?" Jillian necesitaba cambiar de
tema.

"Diez meses hasta ahora."

Eso era mucho tiempo para vivir en un entorno tan feo. La ausencia de belleza
sorprendió a Jill. Había pocos árboles, casi sin vegetación, sin cuerpos naturales
de agua. Sabía por lo que había leído que no todo Afganistán era así, pero la
base ciertamente lo era. Tal vez, pensó, estudiando el perfil de Logan, la gente
estaba demasiado ocupada para notarlo. Ellos estaban aquí para trabajar,
después de todo, y a los militares no les gustaban las distracciones. "¿Cuánto
tiempo más estarás aquí?"

Logan sonrió por completo, y Jillian decidió que era bonita y guapa de una
manera andrógina, con la mandíbula fuerte y la nariz recta, pero con una boca
muy femenina y sensual. Tenía una gran cara como un sujeto fotográfico con
esas líneas fuertes y simétricas. Su cabello era corto y ondulado, de color
castaño claro. Sus ojos seguramente eran para morirse — alternativamente
verdes y gris neblinosos, y Jillian estaba segura de que la joven mayor tenía un
establo lleno de hombres admiradores ... o mujeres.

"Sólo un par de meses más a menos que decida extenderlo." Logan
respondió. "La mayoría de las tropas canadienses están aquí por seis meses de
rotaciones, pero en la MMU, puede ser de tres a dieciocho meses. Mi recorrido
ahora es por un año."

Jill se apartó de la nube de polvo levantada por un camión volcador
pasando. Había fuertes y malolientes vehículos con motor diesel en todas partes
— tractores, cargadores frontales, camiones de todo tipo. Se preguntó cómo
Logan se sentía realmente por estar aquí tanto tiempo — el ambiente frugal, el
ruido, el olor y el polvo, la amenaza de ataques y, sabía por todo lo que había
leído, las bajas demasiado frecuentes, de militares y civiles. Tal vez, pensó,
estudiando de nuevo el perfil de Logan, le contaría algo sobre eso. Pero de
nuevo, Logan parecía un poco en el lado militar duro, con sus emociones
firmemente controladas y sus reglas inflexibles. Jillian tendría que ganar su
confianza si esperaba que ella revelara mucho de sí misma.

17
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Éste es nuestro famoso paseo entablado." Logan señaló un largo paseo cubierto
que rodeaba lo que parecía una pista de hockey, con tableros y luces.

Mark se animó de inmediato. "¿Es una pista de hockey?"

Logan se echó a reír. "Sí. Es perfecto que está justo enfrente del complejo
canadiense. Era todo lo que hacíamos, por supuesto."

Mark sonrió, casi sin poder contenerse. "¿Usted juega, Mayor?"

"En cada oportunidad que puedo."

Mark le dio un golpecito juguetón a Jillian en el hombro. "Una mujer que
comparte mis gustos. Me gusta."

Logan detuvo el jeep pero no hizo ningún movimiento para salir. "Más tarde,
puede verificar estos lugares por su cuenta. Pero en el paseo encontrará una
pizzería, un par de tiendas de café, una tienda general, ese tipo de cosas. Incluso
hay un restaurante cóomodo."

"¿Comemos en el restaurante o con ustedes?," Mark preguntó.

"Puedes comer aquí si quieres, pero como nuestros huéspedes, tienen acceso
completo a nuestro comedor. El DFAC esta justo adelante."

"El DFAC?," Jillian preguntó, su estómago torcido ante la perspectiva de comer
comida institucional durante las próximas dos semanas.

"Instalación de comedor," Logan contestó pacientemente. "La comida es bastante
buena."

Jillian sonrió con su respuesta. Ahí va de nuevo, leyendo mi mente.

"¿Es todo lo que puedes comer?" Mark preguntó con entusiasmo, sus
pensamientos claramente en su estómago.

"Más o menos, sí, pero que tendrá que luchar a través de una línea de algunos
soldados muy hambrientos."

Mark sonrió, su engreimiento de nuevo. "He jugado mucho fútbol y
hockey. Puedo cuidar de mí mismo."

18
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian puso los ojos en blanco. No dudaba de que dentro de uno o dos días Mark
estaría saliendo con los soldados, intercambiando historias deportivas, hablando
de lo que estaba pasando en casa, actuando como uno de ellos con toda su
fanfarronería y humor fácil. Él era del tipo de chicos, a pesar de su larga e intensa
amistad con Jillian.

Habían salido hace siglos, cuando eran adolescentes, antes de derivarse
naturalmente en amistad. Ellos eran mucho mejores amigos que amantes.
Una explosión, en algún lugar distante, sonó, seguida de cerca por el penetrante
ulular de la sirena de alarma.

"Ah, mierda," Logan gritó. "Vamos a ese búnker. Síganme."

Ella salió del jeep, con la cabeza hacia abajo, y salió corriendo hacia una de las
estructuras de hormigón en cuclillas a unas docenas de yardas de distancia.

Mark se mantuvo fácilmente, pero a Jillian le costo un poco. Estaba en forma,
pero no era una atleta. Justo en ese momento, un cohete silbó por encima de sus
cabezas, una corriente corta y delgada de luz roja arrastrándose detrás. Era todo
el incentivo que Jillian necesito para moverse más rápido de lo que nunca hizo en
su vida. Se oyó a sí misma gritando ‘joder’ una y otra vez, como una oración o
mantra. Fue divertido, pensó un momento después, cuando se sentó sin aliento
en el refugio, la forma en que había reconocido al instante que estaban siendo
atacados por un lanzacohetes, a pesar de que nunca había experimentado algo
así antes. Le recordaba el momento que se había quedado atrapada en un
terremoto en Centroamérica. Había sabido de inmediato y con indefensa claridad
exactamente lo que significaba el ruido y el temblor. Era como si el cuerpo
estuviera muy en sintonía con la identificación de amenazas físicas inmediatas,
incluso sin experiencia previa.

"Oyes eso?" Logan preguntó.

Jillian oyó el rítmico golpeteo de las aspas del helicóptero en la distancia.

"Esos son los Apaches que salen a echar un vistazo. Estarán de vuelta en unos
minutos, y luego obtendremos todo despejado."

"¿Te acostumbras a ellos?" Jill preguntó, su ritmo cardíaco finalmente volviendo
a la normalidad.

"Los ataques? No. No quieres acostumbrarte a ellos," Logan respondió con
frialdad, y Jillian supo de inmediato lo que quería decir. Tomando tu seguridad
por sentada aquí podrías hacer que te maten con mucha prisa. Pero la Mayor

19
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

parecía tan tranquila, como si esperase totalmente que todo saliera bien. Tal vez
esa es la clave para mantenerse cuerdo. Estar listo, esperar tu inevitabilidad,
pero confiar en que estarás bien. Mark estaba sentado tan cerca de Jillian que
sus hombros se tocaban.

"Este lugar me recuerda a esa vieja casa del árbol en el patio trasero de mi
vecino. Dónde tonteábamos por primera vez, recuerdas, Jillsy?" Él la golpeó
juguetonamente.

Oh, Dios. Jillian sintió que sus mejillas se calentaban de vergüenza.

Él siempre hacía este tipo de cosas de marcar cuando sentía que había una
competencia. Lo había hecho con Steph, también, cuando ella y Steph
empezaron a salir. Era su manera de decir que tenían un lazo largo e
inquebrantable — que él era importante en su vida. Que tenían una historia. Su
lado más cínico sabía que era también su pequeña manera de tratar de
controlarla, protegerla, aunque sabía condenadamente bien que ella podía cuidar
de sí misma. Que él hiciera este pequeño acto delante de Logan Sharp, a quién
apenas conocían, la desconcertó. Ella levantó los ojos hacia Logan, que le
sostuvo la mirada con una mirada curiosa, ligeramente divertida. Se esta
preguntando qué diablos somos el uno para el otro, Jillian se dio cuenta, y le dio
un pequeño e inexplicable destello de emoción.

Jillian se giró hacia Mark con una mirada penetrante. "Es también el lugar donde
te partí la nariz cuando trataste de ir demasiado lejos. Recuerdas eso, Markie?"

"Sí," Mark murmuró, frotándose inconscientemente la nariz.

Ella notó que los ojos de Logan caían a su dedo anular en la más rápida de las
miradas, y Jillian reprimió la sorprendente sensación de querer explicar. Cristo,
debe pensar que estoy casada con Mark.

No es que sería una suposición irrazonable dadas las circunstancias, pero quería
que Logan supiera que su compañera era una mujer, que la banda de oro en su
dedo no significaba que estaba casada con un hombre. Jillian era una persona
privada, pero explicarle su situación a Logan le importaba por una razón que no
podía nombrar. La compulsión no tenía sentido, por lo que se resistió.

"¿Alguna vez el hospital ha sido atacado?" Jillian decidió cambiar el tema.

"De vez en cuando. No a menudo."

"¿Qué haces con los pacientes?"

20
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"¿Me está entrevistando, Sra. Knight?" Logan preguntó suavemente, el más
mínimo indicio de una sonrisa en la comisura de los labios.

"No, en absoluto," Jillian respondió suavemente. Quería evitar las entrevistas
oficiales tanto como fuera posible, especialmente desde el principio. Todavía
necesitaba orientarse, para tener una idea de las personas que serían sus
temas. Sabía instintivamente que Logan nunca estaría completamente a gusto
con ella, si pensaba que estaba siempre grabando. "Sólo por curiosidad, eso es
todo."

"Es en su mayoría un reportaje fotográfico que estás haciendo, ¿verdad?"

"Voy a escribir unos cientos de palabras para acompañar las fotos. Nada
importante, pero te entrevistaré en algún momento. Será eso un problema?" Jill
esperaba que Logan no empezara a ponerse nerviosa y se callara la
boca. Cultivar la cooperación requeriría tiempo y esfuerzo precioso lejos de su
fotografía.

"No, pero espero que me digas cuando estemos grabando."

"Por supuesto, Mayor Sharp."

"Gracias." Logan deliberadamente estudió a Mark. "¿Cuál es su papel aquí, Sr.
Kennedy?"

Había el menor indicio de un desafío en su tono, y Jillian se encogió, esperando
que Mark no lo entendiera. Él era un poco sensible sobre los logros de Jillian. Era
un fotógrafo de noticias, también, pero mucho menos exitoso que ella. Era bueno,
pero no estaba a su nivel. Y mientras habían trabajado desde hace muchos años,
ella sabía que su orgullo todavía lastimaba a veces el ser su ayudante.

"Bueno," Mark dijo, con un toque desdeñoso. "Soy su mula, recadero, secretario,
encanto de buena suerte y guardaespaldas." Él estaba siendo deliberadamente
un pinchazo, marcando su territorio como un perro.

Mierda. Si estos dos iban a ser como agua y aceite, tendría que jugar de
mediadora y una amortiguadora — de nuevo más tiempo precioso lejos de su
trabajo.

Logan se quedó mirándolo fijamente durante un largo momento con su propia
marca de intimidación, luego rompió una lenta sonrisa que habría derretido al

21
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

enemigo más duro. "Seguro de que podría usar uno de esos. ¿Qué haces
cuando no te necesita?"

Jillian sintió a Mark relajarse junto a ella. Gracias, Señor.

"Siempre estoy abierto a ofertas," suministró rápidamente, y ese momento crucial
de si los tres podrían trabajar juntos o no había pasado. Por ahora.

La sirena de todo despejado atravesó el aire.

"Les dejaré que hagan algo más de exploración de la base más tarde," la mayor
dijo. "Probablemente están agotados de todos modos."

Eso fue un euferismo. Primero habían volado de Detroit a Heathrow y luego a
Dubai antes de coger un transporte militar a Kandahar. Jillian podría utilizar una
larga siesta, pero también estaba ansiosa por familiarizarse con la base. Cuanto
antes lo hiciera, más pronto podría ponerse a trabajar.

"Estoy muy cansada, Mayor, pero me encantaría un rápido recorrido por el
hospital."

Logan volvió a ponerse la boina. Jillian no se había dado cuenta de que se le
cayó. Tal vez en la carrera hacia el refugio? "¿Estás segura de que estás a la
altura?"

Jillian miró brevemente a Mark antes de aceptar.

"Estoy animoso por eso," añadió. "Además, me muero de hambre más de lo que
estoy cansado. ¿Cuándo comemos?"

Logan sacudió la cabeza y sonrió. "Veamos el hospital, luego te voy a mostrar
donde se alojaran. Entonces podemos cenar."

El hospital no se veía muy impresionante. Hecho de madera contrachapada y
acero con contenedores de transporte para los baños, era sin embargo una
fuente de orgullo para Logan. A pesar de estas condiciones frugales, ciento
veinte miembros del personal del hospital estaban equipados para hacer todo
desde realizar cirugías hasta realizar pruebas como ultrasonidos y radiografías. Y
realizaban todas esas cosas muy bien.

Había dos quirófanos, un tomógrafo de última tecnología, una sala de UCI, un
área para pacientes ambulatorios e incluso una carpa para pacientes
rebosados. Convenientemente situado al lado de la pista para hacer

22
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

transferencias rápidas desde los helicópteros de evacuación-medica, el hospital
era el mejor equipado de toda la provincia de Kandahar. Además de servir a los
miles de efectivos militares de la OTAN en la provincia, también proporcionaba
atención a las unidades del ejército y la policía afganos e incluso a algunos
civiles.

"No es exactamente la Clínica Mayo," Logan dijo a modo de excusa. "Pero hace
lo que fue diseñado para hacer."

Logan no había sido exactamente una doctora de traumatismo experta cuando se
unió al ejército, pero podía manejar casi cualquier cosa que atravesara las
puertas ahora — tubos torácicos, traqueotomías, arterias cortadas. Era su trabajo
estabilizar victimas antes de que los cirujanos las tomaran o hacer el tipo de
reparaciones que no requerían cirugía. Los heridos de gravedad, una vez
estabilizados, por lo general volaban a Landstuhl, Alemania, a diez horas de
distancia.

Los colegas de Logan eran excelentes. Eran dedicados, inventivos y
versátiles. Podrían hacer un trabajo increíble bajo condiciones extremas, pero
mejor dejar que Jillian Knight y Mark Kennedy lleguen a sus propias
conclusiones. No iba a ‘venderse’ a sí misma o al hospital. Era lo que era y las
conclusiones a las que llegara esta galardonada fotoperiodista estaban fuera del
control de Logan. Si Jill era inteligente y observadora y objetiva — y Logan
sospechaba que lo era — apreciaría rápidamente al hospital y su personal.
Jillian hizo preguntas acerca de la iluminación y donde podrían instalarse, y
Logan repasó las reglas básicas, discutiendo las cuestiones de privacidad y
recordándoles que se mantuvieran alejados del camino tanto como fuera posible.

"Se llena de gente con mucha prisa," Logan dijo. "Y cuando el equipo está bajo
estrés, pueden ser un poco ... tensos. No les dirán las cosas muy bien cuando
eso suceda."

Jillian asintió, y Logan intentó calibrar las intenciones de la fotógrafa. Intentaría
tomar fotos premiadas a cualquier precio, o sería paciente y trabajaría con
ellos? Se mezclaría, conocería su lugar, permanecer en segundo plano? ¿Estaba
interesada en ellos como personas y no sólo como temas? ¿Se tomaría la
molestia de entender realmente su trabajo en el hospital? Logan sólo podía
esperar que así sea. Ella y los otros invertirían dos semanas de su tiempo en
Jillian Knight y Mark Kennedy. Y no sólo el tiempo. También habría una inversión
emocional. En la exhibición estarían sus miedos, sus decepciones, sus victorias,
sus fortalezas y sus debilidades.

23
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Dios, ¿por qué no me dio Patterson un tiempo más difícil sobre esto? Logan se
quedó mirando a los ojos castaños, muy abiertos de Jillian — tan oscuros que
eran casi negros — y buscó respuestas. Fue en ese momento que Meg Atwood
dobló una esquina llevando una alta pila de batas de hospital y casi chocó con
ellos.

"Jesús, Atwood," Logan se quejó, enderezándose.

No se había dado cuenta de que había puesto su brazo protectoramente frente a
Jillian, pero definitivamente Jillian se había dado cuenta, porque tenía el ceño
fruncido hacia Logan y alejándose como si acabara de recibir una descarga
eléctrica.

Meg, por su parte, parecía demasiado presumida. Era obvio que ella también
había notado el gesto instintivo, protector de Logan, y Logan pudo ver en los ojos
de Meg que estaba ansiosa de entablar una implacable ronda de burlas. Oh,
sí. No voy a escuchar el final de esto en el corto plazo.

La cara de Logan se calentó. Era como si estuviera atrapada en algo, y fulminó a
Meg incluso mientras mantenía la voz neutral. "Capitán Atwood, esta es Jillian
Knight y Mark Kennedy. Sra. Knight, Sr. Kennedy, la Capitán Atwood es una de
nuestras enfermeras encargadas. De hecho ... " Sintió una sonrisa traviesa en los
labios. "Si hay algo que necesiten, y no puedan encontrarme, la Capitán Atwood
gustosamente les ayudara."

Meg tenía a Jillian estrictamente en su punto de mira mientras se dirigía a ella
con su mano libre y sus ojos interesados. "Por supuesto que estaría encantada
de ayudar, Sra. Knight. En cualquier momento." La mirada de Meg barrió
apreciativamente y sin remordimientos sobre la fotógrafa, y la paciencia de Logan
cayó peligrosamente. Cristo. Ella no quería pasar las próximas dos semanas
manteniendo a Meg de coquetear con Jillian. De hecho, la imagen de Meg
tratando de acercarse a Jillian, contando sus pequeños chistes, tocando su brazo
con complicidad mientras le susurraba pequeñas historias divertidas hacían sentir
a Logan una inexplicable pero innegable rabia. Eran profesionales, todos ellos, y
había trabajo importante que hacer aquí. No quería a Meg degradada, y por
extensión a Logan, con su conducta libidinosa. Por no mencionar que Meg había
sido efectivamente puesta sobre aviso por el coronel. Por mucho que lo odiaba,
Patterson tenía razón al obligar a Logan a asegurarse que Meg empezara a
comportarse mejor.

Logan suspiró con fuerza, queriendo patear el trasero de Meg pero sabiendo
ahora no era el momento ni el lugar. Se dio cuenta que Mark miraba
sospechosamente a Meg. Él había colocado su brazo posesivamente alrededor

24
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

de los hombros de Jillian antes de acercarse. Qué era esa posesividad de él, de
todos modos? Estaban él y Jillian en pareja? ¿Casados? Ella se había fijado en
el anillo en la mano izquierda de Jillian Knight, a pesar de que no llevaba uno. No
parecía como si fueran una pareja y aún así ... de alguna manera lo hacían.

Meg rápidamente cambió su encanto para incluir a ambos invitados y ahora los
invitaba a ver jugar al equipo de hockey de pelota del hospital en un par de
noches. Logan tomó una respiración lenta y profunda, aliviada de que Meg
parecía estar recibiendo una pista por una vez. Logan no podría confiar en ella
con su novia, si tuviera una, pero sin duda confiaría en Meg con su vida. Tan
tonta y exagerada como a veces llegaba a ser, en el fondo Meg era una de las
mejores soldados y enfermeras con las que Logan había trabajado nunca.

"Les ha enseñado la Mayor Sharp sus habitaciones todavía?" Meg preguntó con
una mirada significativa a Logan.

Perra, Logan quería decir, sabiendo muy bien lo que significaba esa mirada. El
único lugar disponible en la sección de mujeres del cuartel del hospital era el
segundo catre en el cubículo de Logan. Había estado vacante desde que su
compañera de cuarto técnico de sangre fue enviada a casa hace un par de
semanas.

"Estaba a punto de hacerlo," Logan respondió con toda la inocencia que pudo,
incluso cuando sus ojos dispararon dagas a Meg. Sabía que Meg se iba a divertir
con esto durante un tiempo, se burlaría de ella sin descanso por la hermosa
fotógrafa compartiendo con ella. Y Jillian Knight era preciosa, con ese pelo largo,
negro, brillante colocado limpiamente en una cola de caballo, amplios ojos
oscuros que eran tan grandes que casi podía caer directo en ellos, y un rostro
que era exótico que se te paraba el corazón, sin embargo abiertamente
amigable. Bueno, Meg tenía un punto. Estar en compañía de una mujer hermosa
— algo que Logan no se había permitido pensar en mucho tiempo — no era tan
malo. Casi podría hacer que te sientas normal de nuevo ... haciendo olvidar tu
entorno. Logan no había pensado que eso era posible aquí.
"No nos tienes atrapados en una tienda de campaña junto a las letrinas,
¿verdad?," Jillian preguntó con malicia.

Logan se rió por el humor inesperado de Jillian. "En realidad, no había pensado
en eso."

"Por suerte para nosotros," Mark dijo, mordiendo sus palabras.

Momentos después, Logan y Jillian estaban solas en la diminuta habitación de
Logan con sus dos catres y dos grandes gaveteros para almacenamiento. Las

25
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

paredes eran de madera contrachapada. Una manta de lana pesada sustituida
como una puerta. No era mucho, pero era al menos un pequeño santuario en un
lugar donde la privacidad era tan rara como una brisa fresca.

Jillian contempló fijamente sus alojamientos en blanco. Probablemente se había
quedado en peores lugares, Logan pensó. En particular desde que había estado
en Darfur. Sus bolsas y cajas de equipos de fotografía ya estaban apiladas
correctamente en un rincón, y Jillian le dio una sonrisa cansada de apreciación.

"Eres bienvenida a unirte a nosotros en el comedor en una hora o así." Jillian
negó con la cabeza. "Estoy hambrienta, pero probablemente dormiré por ... oh,
por los próximos tres días." Se sentó en su catre, sus párpados caídos.

"Te dejaré descansar un poco, Sra. Knight."

"Me gustaría mucho que no sigas llamándome Sra. Knight." Su voz era firme y en
contraste con los ojos cansados que alzó a Logan.

"Lo siento, yo –" Fue el ejército, y antes de eso fue la escuela de medicina y los
deportes. El hábito de usar apellidos y títulos estaba arraigado durante mucho
tiempo.

"Llámame Jillian, o Jill." Ella se rió de algún lugar profundo en su
garganta. "Simplemente no Jillsy. Por favor."

Logan se sentó en su propio catre, frente a Jillian, y tocó distraídamente la boina
en sus manos. "¿Apodo de la infancia?"

Jillian asintió. "¿Tiene uno, Mayor Sharp?"

Oh, no, Logan pensó. No iba allí. Había tenido algunos a lo largo de los años. Lo
peor había sido Mouse, desde sus primeros años como una niña callada, tímida
que tardo más tiempo en alcanzar su crecimiento que la mayoría, mientras que
su actual era Boomer, otorgado debido de su estruendoso tiro en el hockey. Pero
los apodos eran personales y ciertamente no eran objeto de debate con extraños
— especialmente los periodistas visitantes. Su estado de ánimo comenzó a
agriarse.

"Lo siento," Jillian interrumpió. "No era mi intención entrometerme."

"No estás," Logan contestó, demasiado rápido. Ella sería educada y servicial con
Jillian Knight, porque hacerlo sería en su mejor interés, pero no tenía ninguna
intención de ser amiga de ella. No quería correr el riesgo de exponerse

26
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

demasiado a sí misma a alguien que tenía la intención de capturarla en
fotografías para que extraños la vieran detenidamente o discutir a través de su
ocio, o en las oficinas de los dentistas y librerías. Era mejor mantener una
distancia cortés pero amigable y colocar los límites inmediatamente — para
establecer que estaban en el territorio de Logan, que estaba bien para Logan
para hacer preguntas personales, pero no al revés.

"Sabes," Jillian dijo, sentándose hacia atrás y apoyándose contra la pared de
madera contrachapada. Sus manos estaban flojas en su regazo. "Lamento que
estés atascada con Mark y conmigo. Estoy segura de que es una tarea que
prefieres no tener, especialmente tenerme bajo los pies justo en tu propia
habitación."

La disculpa sorprendió a Logan con la guardia baja. La mayoría de los periodistas
que habían visitado la base eran agresivos, creyendose con derechos e incluso
groseros a veces en su afán de conseguir la historia o la foto. Claro, aduladores
cuando necesitaban, pero disculparse por el simple hecho de estar allí? Nunca.

Jillian tenía su atención ahora, y Logan sintió la necesidad de sacar a relucir la
línea de la compañía, pero sin la agudeza de la misma. "Es parte de nuestro
trabajo, tener ..." gente como tú aquí ... "gente de los medios aquí y
ayudarlos. Está en nuestro mejor interés si entiendes lo que hacemos aquí."

Lo que realmente quería decir era que no se podía confiar en los medios de
comunicación para pasear a voluntad y mantenerlos a raya era la manera de los
militares de tratar de manipular y controlar la información y la imagen que se
presentaba para el consumo del mundo. Ella y Jillian eran simplemente los
personajes en una obra, cada una con su papel de guión, cada una al capricho
de fuerzas mayores.

Una fotoperiodista experimentada como Jillian entendería el juego.

Jillian sonrió a sabiendas. "No te preocupes. Tengo toda la intención de no darte
un mal rato. Sólo tengo dos semanas aquí. Si me paso la mayor parte del tiempo
contigo enojada conmigo, nunca voy a conseguir lo que necesito."

Y que es, exactamente, lo que necesitas? Logan quería preguntar. Y preguntaría,
pero no hoy, aunque sabía que Jillian tenía que hacer un plan. Cualquiera podía
tomar fotos de los equipos médicos en el trabajo. Pero fotos galardonadas? Eso
tiene que tener algo especial. Algo extra.

27
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Bueno," Logan dijo, sintiendo que era el momento de presionar a Jillian un poco,
de ver de lo que estaba hecha. "¿Qué tan lejos estás dispuesta a ir para
conseguir lo que quieres?"

La boca de Jillian se movió un poco, y sus ojos se abrieron ligeramente. Estudió
a Logan, indudablemente tratando de leer si un doble significado yacía debajo de
sus palabras. Ella estaba tratando aún más fuerte de no parecer sorprendida o
insultada.

Mierda. Ella piensa que acabo de hacerle una insinuación. Logan balbuceó con la
boina en sus manos con nerviosismo y se aclaró la garganta. "Sra. Knight —
quiero decir, Jillian. Lo que quise decir ... "

"Algo distinto a lo que parecía?" Un brillo travieso ascendido en los ojos de la
fotógrafa.

"Exactamente."

Jillian obviamente vio el humor en eso, afortunadamente. Pero aún así, dar a esta
mujer la impresión involuntaria de que la cooperación o el permiso de Logan
podría ser comprado sería un gran error. Por no mencionar de una grieta
irreparable en su propia credibilidad. Y para Logan — para la mayoría de los
soldados — el honor y la integridad significaban todo.

"Lo siento," ella dijo pesadamente, disculpándose más para sí misma.

Jillian arqueó una ceja curiosa, la estudió de nuevo. "Está bien. Realmente no
pensé que hayas querido ... ya sabes." Ella giró distraídamente la banda de oro
en su dedo.

Logan no pudo evitar preguntarse por sólo un mínimo instante lo que la reacción
de Jillian hubiera sido si Logan realmente hubiera querido decir que estaba
abierta a los favores sexuales. ¿Se habría sentido indignada? ¿Divertida? La
reportaría de inmediato? O habría jugado con la idea, que Logan creyera que
había una posibilidad ... seguirle el juego hasta que consiguiera lo que
quería sin tener que acostarse con ella. Las mujeres eran buenas en ese tipo de
cosas. Se llamaba supervivencia, y Jillian Knight parecía una sobreviviente.

"Supongo que te das cuenta ahora de que no es exactamente el Shangri-La
aquí." Logan fue franca, queriendo probar el temple de esta mujer. "Se trata de la
cosa más lejana de un complejo turístico que hay."

"Lo sé." Jillian cerró la boca.

28
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Estamos rodeados aquí por la muerte y la destrucción. La violencia sin
sentido. Hay personas en este país que desesperadamente nos quiere aquí, y
hay personas que desesperadamente quieren que nos vayamos. A cualquier
costo. No hay reglas de compromiso en esta guerra." Logan sabía a que longitud
irían los insurgentes — los ataques suicidas, las bombas en las carreteras, las
emboscadas, el asesinato de civiles indefensos. No se había visto tanto a sí
misma como visto los resultados terribles de ellos. "Lo que hacemos y vemos
aquí, Jillian, no es bonito."

La sonrisa de Jillian era muy estrecha, sus ojos oscuros e impermeables, como el
granito negro. "Soy consciente de eso, Mayor Sharp. No estoy aquí para mirar las
vistas bonitas o para vacacionar. Estoy aquí para trabajar. Y mi trabajo es
capturar tu trabajo, en toda su cruda realidad, no importa lo que sea. Eso es lo
que quiero. La verdad."

Logan asintió una vez, sintiendo que la tensión en su cuerpo se aliviaba un poco,
pero no había terminado con Jillian Knight todavía. "¿Hasta dónde estás
dispuesta a llegar? ¿Qué riesgos estás dispuesta a tomar?"

La mirada de Jillian permaneció fija en ella. "No estoy preparada para ser
totalmente imprudente. Estoy preparada para asumir el mayor riesgo que crees
que debería."

Logan la estudió durante un largo momento antes de que finalmente respondiera,
"Bien."

"Quiero hacer el mejor trabajo posible, pero quiero volver a casa al final de esto."
La expresión de Jillian se suavizó considerablemente. Sus ojos se humedecieron.
Había una debilidad allí. "Tengo una hija en casa. Tiene casi dos años."

Logan aprovechó esta nueva información como evidencia de que Jillian no iba a
hacer nada estúpido para ponerse a sí misma o a otros en peligro. Ella sería
sensata. Responsable. Tenía una buena razón para volver a casa. "¿Cuál es el
nombre de tu hija?" Logan sonrió, tratando de aliviar la tensión. Ella no estaba
realmente tratando de asustar a Jillian; sólo quería que entendiera los riesgos y
entendiera que eran un equipo. Si una persona se ponía en peligro, todos
estaban en peligro.

"Maddie." La sonrisa de Jillian fue deslumbrante y orgullosa. "Madison, en
realidad, pero siempre la hemos llamado Maddie."

"Tu marido está con ella?"

29
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

La sonrisa de Jillian vaciló un instante. Había una pequeña sacudida en su
garganta. "Mi pareja esta, sí."

Esa es una forma interesante de enmarcarlo, Logan pensó, antes de regresar
rápidamente a las formalidades. "Mañana, la Capitán Atwood y yo estaremos
tomando un helicóptero para hacer una clínica de la poliomielitis en un pueblo
cercano. ¿Te gustaría venir?"

"Oh, sí," Jillian respondió con entusiasmo. "Gracias."

"Bien." Logan se puso de pie y se coloco cuidadosamente la boina en la
cabeza. "Hay una última cosa, Jillian."

"¿Sí?" Jillian se puso de pie, también. Ella era unas buenas tres o cuatro
pulgadas más baja que Logan. Lucir en su mejor forma, también, Logan no pudo
dejar de notarlo. Incluso si la hacía parecer fuera de lugar en esas botas caras de
cuero de cuatrocientos dólares.

"¿Confías en mí?" Si no lo haces, pensó Logan, no tendrás ningún éxito aquí.

Jillian no necesitó mucho tiempo para pensar en ello. Parecía comprender la
enormidad de la pregunta. "Sí, Mayor Sharp. Confío en ti con mi vida."

Logan estaba acostumbrada que las personas pusieran sus vidas en sus manos,
pero nunca se tomó esa confianza por sentado, nunca pensó en tomar la
responsabilidad a la ligera. "Entonces ayúdame. Si te digo que hagas algo, debes
hacerlo sin lugar a dudas."

Jillian sonrió encantadoramente. "Tengo toda la intención de hacerlo."

CAPÍTULO DOS
Jillian estudió las flamantes botas de combate de color beige en sus pies,
sorprendida por lo bien que se veían y cuán sólidas y robustas se
sentían. Cuando se había despertado esta mañana, después de dormir justo
pasada la cena, las botas estaban alineadas debajo de la cama, rígidas y rectas
como pequeños soldados de cuero, con la punta de los pies apuntando hacia
afuera.

Dio las gracias a Logan, que se limitó a gruñir en reconocimiento antes de echar
un vistazo final, desdeñoso a sus botas de Gucci que hicieron que Jillian quisiera
reír. Cómo Logan había logrado adivinar su tamaño tan perfectamente de todos

30
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

modos? Se imaginó a Logan levantando su bota en la oscuridad para examinarla,
y sofocó una risa. Logan había usado una linterna para hacerlo? ¿Había sacado
una de las botas y la había llevado al depósito de suministros? Cualquiera que
fuera la forma en que lo había hecho, Jill estaba complacida de que Logan se
hubiera tomado la molestia.

El calor tan temprano en la mañana fue un shock. Eso y la cegadora, casi blanca
luz del sol. El polvo estaba por todas partes. Así como el escape diesel y el
rugido de los motores a reacción. Era un planeta escaso, maloliente y muy
ruidoso al que había aterrizado y uno al que simplemente no parecía capaz de
acostumbrarse, a pesar de que sólo había estado aquí unas veinte horas. Era tan
extraño para ella como habían sido los campos de refugiados en Sudán, a pesar
de que no se parecían entre sí en lo más mínimo.

El helicóptero era ruidoso, sus rotores tintineaban rítmicamente mientras
despegaban. Las dos puertas laterales deslizantes estaban abiertas, por lo que
Jillian estaba agradecida. Su cámara estaba lista, y ella estaba doblada para no
caerse mientras se inclina para una foto. Logan se sentó en el asiento a su
lado. Frente a ellos había dos artilleros arrodillados, sus rifles automáticos
apuntando hacia afuera, sus ojos ensombrecidos constantemente escaneando el
horizonte en busca de peligro. Mark, Meg Atwood y un técnico laboratorista
estaban en un Blackhawk acompañante.

Jillian no se permitió pensar acerca de los enemigos abajo que podrían estar
escondidos, esperando para lanzarles un disparo con un lanzacohetes o incluso
un rifle. Miró a Logan, tan rígida y serena, su rostro impasible, sus manos
completamente inmóviles en su regazo. Ella era tan fría en esto, pero entonces,
probablemente hacía este tipo de cosas todo el tiempo. Jillian sabía que el
personal médico a menudo se dirigía a los VMOs — Brigadas Médicas en las
comunidades — para tratar a los afganos comunes. Era importante para la misión
que los aldeanos llegaran a conocerlos, verlos ayudar y hacer el bien. Y la clínica
de hoy era la oportunidad perfecta para que Jillian y su cámara observaran a
Logan y su personal interactuando fuera de la base.

El helicóptero pasó rozando sobre la cordillera, el mismo marrón neutral como el
terreno plano de la pista de aterrizaje. Iban rápido — mucho más rápido que esos
helicópteros turísticos de veinte dólares que podrías tomar sobre las cataratas del
Niágara o el Gran Cañón. Debe ser una vista imponente para cualquier persona
que se encuentre abajo, se imaginó, al ver estas máquinas negras zumbando,
armas asomando, sostenidas por soldados anónimos.

La ciudad de Kandahar estaba justo detrás de las montañas, extendida plana y
ancha. Los caminos parecían estar en su mayoría hechos de tierra, y estaban

31
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

congestionados con pequeños coches, camiones desvencijados, burros jalando
de carretas y personas a pie y en bicicleta. Nadie hizo un gesto hacia
ellos. Pocos apenas siquiera miraban en su dirección.

"El pueblo está a sólo unas pocas millas más allá de la ciudad," Logan dijo por
encima del ruido. "Hemos tenido una compañía de tropas allí desde ayer
preparando las cosas para nosotros."

Hacerlo seguro para su llegada era lo que ciertamente Logan más
significaba. Los proveedores de atención de la salud de los militares eran un bien
muy preciado, y tendría sentido que el ejército hiciera todo lo posible para
asegurarse de que estaban protegidos. Tanto como sea posible, de todos modos.
Desde el aire, el pueblo parecía plano y el mismo tono de color marrón, las casas
todas de una sola planta y hechas de ladrillos y barro. Las paredes de barro a la
altura del pecho estaban por todas partes — alrededor de las casas y patios, a lo
largo de las calles de tierra. Los aldeanos agitaban hacia ellos esta vez, girando
sus rostros amplios, sonriendo hacia el cielo.

"Están felices de vernos," Jillian notó, complacida.

"Por lo general están en los pueblos," Logan respondió. "Los niños realmente son
acogedores con los soldados, a pesar de que son tímidos al principio. Los adultos
no dicen mucho, pero se puede decir que están contentos de estar recibiendo
ayuda médica."

"Debe ser muy gratificante."

La sonrisa de Logan era una de profunda satisfacción. "Lo es." Ella volvió la cara
hacia el suelo acercándose rápidamente, y Jillian tuvo que inclinarse más cerca
para escucharla. "La polio ha sido devastadora en este país. Ves a la gente por
todas partes lisiada de ella." Se volvió de nuevo hacia Jillian, su expresión una de
desprendimiento profesional que probablemente era vital para mantener sus
emociones bajo control. "La atención de la salud aquí es como retroceder
alrededor de los años veinte en Norteamérica. Ellos no tienen suficiente personal
médico capacitado, e incluso si lo tuvieran, tienen un pobre suministro de
medicamentos y equipos. A veces, lo que hacemos aquí se siente como si sólo
estuviéramos poniendo una curita en una herida en el pecho."

Jillian sintió que su corazón se hundía un poco mientras observaba a los niños
apilarse alrededor del perímetro de la zona de aterrizaje, protegiéndose sus ojos
contra el polvo, agrupados en pequeños grupos. Su futuro era sombrío, pensó
duramente. Pero si la curita de la que Logan hablaba funcionaba durante un día o
un mes o un año, entonces tenía que ser mejor que nada.

32
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian comenzó a tomar fotos mientras que el equipo médico y los soldados
comenzaron a descargar las cajas de agujas, vacunas y antiséptico. Mark se le
unió, entregándole una segunda cámara o una lente diferente cuando levantó la
vista sin decir nada. Tomó notas para ella, también, liberándola para
concentrarse en las fotos.

Logan tenía razón acerca de los niños. Eran tímidos al principio, amontonados
juntos o con el adulto que les había llevado, mirando con los ojos abiertos a los
soldados y al personal médico, sus sonrisas floreciendo lento pero
seguramente. Meg Atwood no tuvo que esperar mucho para ellos se encariñaran
con ella, simplemente abrazó a tantos como pudo, les habló alegremente sin
esperar a un intérprete, y les repartió sonrisas como si fueran caramelos. Los
más pequeños recibieron un animal de peluche y una palmadita en la cabeza o
un abrazo final después de su aguja, mientras que los demás esperaban
pacientemente en la fila.
Logan se agachó y saludó a cada niño en la fila, tocando su mano o su hombro
suavemente y luego la frente, la parte posterior de su cuello, preguntando, a
través de un intérprete, si habían estado enfermos recientemente y si les dolía en
cualquier lugar. Ella era metódica en sus preguntas, cuidadosa en su tacto, el
cual Jillian finalmente reconoció, era algo más que un cálido saludo. Ella estaba
encubiertamente comprobando si tenían fiebres, golpes, cortes, erupciones en la
piel, sin que ellos lo supieran. Ella sonrió todo el tiempo que les habló, dejándoles
tocar el sombrero estilo pescador flexible, de camuflaje que los canadienses
usaban en el campo cuando no llevaban puesto un casco o las placas de
identificación metálicas alrededor de su cuello.

Ella era buena con los niños, Jillian pensó mientras tomaba más fotos. Logan no
los sofocaba, no los abrumaba con su propia personalidad de la manera en que
Meg lo hacía. Ella era cálida y afectuosa sin invadir su espacio. Trataba a los
niños con respeto — los escuchaba aun cuando no hablaban, dejaba que
vinieran a ella. A Maddie podría al instante gustarle, se le ocurrió a Jillian. Maddie
era un poco tímida, al igual que estos niños, sin embargo le encantaba el afecto y
la atención de los adultos. Sí, a Maddie definitivamente le gustaría Logan.

Suerte su niña tendría, Jillian pensó. Qué afortunados todos ellos eran. Ella le dio
a Mark una mirada aguda, sacudió la cabeza un poco, sintió una lágrima en el
rabillo del ojo. Él puso su brazo alrededor de su hombro.

"Es duro, ¿verdad? Ver todos estos niños," él murmuró. Su breve matrimonio
nunca había producido ningún hijo, pero él amaba a los niños. Probablemente
porque él era como un niño grande. La conocía lo suficientemente bien, también,

33
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

para saber que estaría pensando en Maddie. "¿Porque no hay ninguna mujer
aquí?"

"Logan dice que las mujeres habitualmente no están permitidas en estos. Sólo
salen en público por razones específicas, y no se supone que deben mezclarse
con los hombres. Hay demasiados hombres aquí," dijo, señalando a los
soldados.

"Pero cómo obtienen ayuda si están enfermas?"

Jillian se encogió de hombros impotentemente. "Supongo que tienen algún tipo
de enfermera o matrona que las visita en su casa, o tal vez hay clínicas
especiales sólo para ellas. No sé, Mark. Pero es bastante pésimo,
¿verdad? Dios, estoy tan contenta de no ser una mujer de este país."

Mark echó un vistazo a los pocos hombres adultos allí. Estaban sin dientes, la
mayoría de ellos. Demacrados, también, y pareciendo mucho más viejos de lo
que probablemente eran. Su esperanza de vida era de no más de cincuenta
años.

"No es divertido ser un hombre aquí tampoco, supongo."
Un hombre afgano comenzó a hablar frenéticamente a Logan a través de un
intérprete, agitando los brazos, los ojos asustados y desesperados.

Logan asintió con calma hacia él, haciendo preguntas directas. Jillian se acercó
más, sintiendo algo inusual. La voz y las acciones del hombre se intensificaron, y
Jillian sintió que una nueva capa de sudor brotaba de su frente. Algo estaba
terriblemente mal. Justo entonces captó la atención de los ojos de Logan, por un
instante. Sólo captó una mirada, pero vio serena autoridad. Y claros signos de
que había tomando una decisión.

Logan señaló a Meg y un joven cabo bien armado, con el rifle automático
ajustado y listo en sus brazos.

"Este señor necesita que vayamos a su casa para atender a su esposa. Capitán
Atwood, ¿puedes venir conmigo? Y cabo, vamos a necesitar una escolta."

"¿Podemos caminar allí, Mayor?," el cabo preguntó.

"Sí. Dice que está a la vuelta de la esquina."

"De acuerdo. Enviaremos un par de tropas por delante para asegurarnos de que
esta despejado, y me quedaré contigo y la capitana. "

34
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian se acercó a Logan. "¿Podemos ir?"

La mirada de Logan era tan pétrea, que Jillian estaba segura de que acababa de
hacer la petición más ridícula que la Mayor jamás había escuchado en su vida.

"No sé qué tan seguro es," dijo después de un momento, sacando las palabras
como ramitas que se rompen bajo sus botas. "Podría ser una emboscada."

Jillian tragó saliva. Si Logan y Meg estaban dispuestas a correr el riesgo,
entonces ella también. Ella nunca había creído que su línea de trabajo fuera sin
riesgo. Y aunque no tenía intención de hacer nada estúpido, sabía que su mejor
trabajo a menudo ocurría espontáneamente, arriesgándose. Haciéndolo justo
así. "Estoy de acuerdo con esto si usted lo está, Mayor."

Logan le dio a Mark y Jillian una mirada final de valoración. Después de lo que
parecieron varios minutos, les dio un brusco asentimiento. "Quédense cerca de
nosotros, pero cuando estemos con el paciente, retrocedan y dénos espacio."

Logan dio instrucciones al técnico de laboratorio y otra enfermera que habían
traído con ellos para continuar con las vacunas, luego cogió una caja dura de
plástico que parecía una caja de los trastos de un pescador.
"Tú," ella dijo señalando a Jillian. "Sube el cierre de tu chaleco antibalas."

Ella quiso protestar, sobre todo porque Logan no estaba usando un casco o un
chaleco, pero no se atrevió. No después de la severa orden que acababa de ser
emitida. Hacía calor y la maldita cosa pesaba alrededor de una docena de libras,
pero hizo lo que le dijeron, porque sabía instintivamente que Logan no aceptaría
un desafío en ninguna medida. Ella no haría nada para echar a perder esta
oportunidad ahora.

Había una ventana cortada en la casa de barro. Sin vidrio. El techo era bajo —
Mark, de seis pies de alto, tuvo que agacharse un poco. Logan debía tener
alrededor de cinco pies y nueve pulgadas, y sólo había suficiente espacio libre
para ella.

El hombre afgano hizo un gesto a una habitación en la parte trasera. Estaba
oscuro allí y olía como a enfermedad. Esperaron a que él encendiera una
lámpara de gas, y mientras Jillian no podía ver más allá de Logan y Meg, podría
decir que ya habían comenzado a trabajar en el paciente — Meg sujetando un
manguito de presión arterial, Logan sacando su linterna para un examen más de
cerca. La mujer no vista gemía débilmente, y Jillian alcanzó a ver los ojos de su
marido, lanzados con preocupación. Él debe haber estado desesperado por la

35
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

asistencia para haber permitido que los hombres extranjeros vieran el rostro
descubierto de su esposa y por haber rogado a las mujeres cuidadores — que
llevaban pantalones — por su ayuda.

Jillian destapó su cámara, hizo clic en el flash y sacó un par de fotos rápidas
desde diferentes ángulos. Logan se movió para llenar una aguja de un frasco de
la caja de aparejos. Meg estaba tomando la temperatura de la mujer. Jillian pudo
ver que el lado de la cara de la mujer estaba hinchado al tamaño de una pelota
de softball. Quería preguntar que le estaba pasando, pero ahora no era el
momento.

Minutos después, Jillian siguió a Logan y Meg afuera. Oyó que Meg advertía a
Logan que el coronel iba a tener sus cabezas en una bandeja.

"¿Qué estás haciendo con ella?," Jillian preguntó a Meg, mientras Logan se
retiraba con uno de los escoltas soldado.

"Vamos a llevarla con nosotros al hospital de la base." Meg parecía resignada a
la decisión, pero una pequeña mueca reveló su disgusto.

"¿Es eso común?" Jillian no podía imaginarlos trayendo a cada enfermo civil de
vuelta al hospital. Ellos nunca tendrían habitaciones o el personal.

"No, pero con Logan ... quiero decir, la Mayor Sharp ..." Los ojos de Meg se
desviaron hacia su amiga. Había orgullo, afecto y un poco de desconcierto en su
expresión, que parecía decir que quería a su amiga y sin embargo a veces quería
estrangularla, también. "Digamos que ha hecho esto antes."

Que hace hacerlo? Jillian quería preguntar, pero sabía que no habría ninguna
respuesta concisa y fácil a la pregunta. Ella había conocido a Logan menos de
veinticuatro horas, pero se dio cuenta de que algo tan profundo e instintivo como
respirar obligaba a Logan a ayudar a los demás, incluso a riesgo o a expensa de
sí misma. Probablemente sólo era la forma en que estaba conectada, y las reglas
y amenazas de los militares no cambiaría eso. Tampoco lo haría un buen regaño
de un amigo.

"¿Qué le pasa al paciente?" Jillian presionó.

"Un diente severamente abscesado. Ella necesitará drenado y después
cirugía. La infección probablemente haya entrado en el hueso."

Ella nunca había pensado en algo tan simple como un dolor de muelas ser
potencialmente mortal. "¿Se pondrá bien?"

36
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Meg asintió tranquilizadora, su piel bronceada arrugando alrededor de sus ojos
azules. "Vamos a cuidar bien de ella."

"¿Cómo va a regresar aquí?"

Meg se encogió de hombros y observó como dos soldados llevaban una camilla
plegable hacia la casa. "Logan probablemente pagará por un taxi para traerla de
vuelta cuando sea el momento." Lo dijo con la confianza de haber visto a Logan
hacerlo antes.

Meg se fue para ayudar y Mark se puso al lado de Jillian. "Nuestra Mayor Sharp
es un héroe real, genuino." Él pronunció gen-u-vino, y su tono estaba cargado
con desprecio. Jillian lo miró fulminándolo, esperando que mostrara el menor
remordimiento por actuar como un bastardo. Él no le daría la satisfacción.

"Deja de ser un idiota," ella dijo de manera cortante, sin querer explorar sus
inmaduras razones para tener aversión a alguien que acababa de conocer. Ella
se giró bruscamente sobre sus talones.

Había una cualidad infantil en la manera en que Jillian recogía su cappuccino
helado espumoso con la pajita, usándolo como si fuera una cuchara. La atención
de Logan estaba fija en Jillian succionando la cremosa bebida, utilizando
alternativamente ambos extremos de la pajita, devorándola con dulce
satisfacción.

"Me parece que te gusta la bebida."

Jillian se congeló, alzó la vista con un gesto adorable de vergüenza. "Lo siento,"
dijo ella con timidez. "Estoy haciendo un espectáculo?"

Logan sonrió, sin querer que Jillian se detuviera por su causa. Había algo a sexy
e inocente en las acciones de la mujer. "De ningún modo. Me alegro de que te
guste. No tienen Tim Hortons en Michigan?"

"Creo que he conducido pasando uno o dos, pero nunca he entrado. Vivo en el
país de las Dunkin Donuts, me temo."

Estaban sentadas en una mesa en el paseo entablado, bebiendo café helado que
eran más como batidos de leche. Se había sorprendido cuando Jillian se había
aparecido sin su compañero, pero tampoco habían discutido su paradero. Un

37
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

cuaderno y un lápiz yacían sobre la mesa entre ellas, como una pequeña barrera
al principio, pero una que Logan olvidó rápidamente. Era ... diferente ... sentada
en silencio con una mujer que apenas conocía pero que sentía extrañamente
cómoda. Ella pasaba mucho tiempo con mujeres — muchos de sus colegas en
el hospital eran mujeres. Pero las raras ocasiones en que se sentaban alrededor
sin nada que hacer, el trabajo siempre se cernía sobre ellas y en última instancia
se filtraba en cada conversación. Ella sabía que esta vez también, pero las
preguntas y observaciones de Jillian, sin duda traerían una nueva perspectiva a
su trabajo, permitiendo verlo a Logan a través de los ojos de la periodista.

"¿Cómo te sientes acerca de estar aquí ahora?" Logan preguntó
suavemente. Sólo habían pasado un par de días completos en la base para
Jillian, pero fue un gran ajuste para los forasteros.

"Estoy bien." Jillian chupó la pajita de nuevo, sus ojos imposiblemente cada vez
más grandes con el esfuerzo. Realmente eran como piscinas suaves, brillantes,
oscuras que estaban llenas de misterio y profundidad — el tipo de ojos que
Logan había leído en la ficción, pero se mostró escéptica de que realmente
existieran. "Creo que lo que más noto sin embargo, es la extrema falta de belleza
aquí. No hay flores, ni árboles, ni césped, ni agua mineral."

"La noche puede ser hermosa," Logan respondió. "Las estrellas. Las
constelaciones."

Jillian pareció considerarlo por unos momentos. Un diminuto pliegue se formó
entre los ojos. "¿Sería más ... distracción aquí para ti si el paisaje fuera
hermoso?"

"Probablemente." Eres hermosa, Logan pensó con la repentina intensidad de un
meteorito encendiéndose a medida que caía a la tierra. Tú podrías ser una
distracción.

"Ninguna tentación para hacer un picnic junto a un río o salir a hurtadillas para
una tarde en la playa," Jillian ofreció con una sonrisa sombría.

"Eso es cierto, pero un poco de belleza de vez en cuando puede, no sé ..." Logan
estaba repentinamente incómoda con la conversación — por su fácil disposición
para compartir tales pensamientos privados. Más que eso, estaba avergonzada
por la facilidad con que sus pensamientos parecían desviarse de lado en la
presencia de esta mujer.

Sí, Jillian era una mujer hermosa, y se sentía como si hubieran pasado años
desde que realmente había notado e incluso encantado en la compañía de una

38
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

mujer hermosa. Pero Jillian estaba aquí sólo por un corto tiempo, y ambas tenían
trabajo que hacer, sin importar lo que la imaginación de su amiga Meg estuviera
tramando. Meg podía burlarse todo lo que quisiera; Logan no soñaría con tratar
de iniciar algo con Jillian Knight. Incluso si Jillian mostraba el más mínimo interés,
lo que no había hecho, simplemente no estaba en Logan. Ella no era
Meg. Estaba demasiado unida a sus códigos de honor y reglas y a su profunda
conducta orgullosa. Una zona de guerra y la grata presencia de esta intrigante
desconocida no iban a cambiar los hábitos de toda una vida. Además, Jillian
estaba casada ... o algo así.

"¿Qué ibas a decir?," Jillian preguntó en voz baja, sus ojos amables pero
penetrantes.

Logan se encogió de hombros un poco y tragó el nudo en su garganta. No había
nada que perder al responder a la pregunta. "Iba a decir, un poco de belleza de
vez en cuando podría ser un alivio bienvenido de toda la fealdad, ¿sabes?"

"Sí, creo que lo sé."

"Estaba un poco sorprendida por eso cuando llegué por mi primer viaje aquí."

"¿Quieres decir que esta no es la primera vez que has estado aquí?"

Logan sacudió la cabeza. "Hice un viaje de seis meses aquí hace poco más de
dos años." Su actual viaje era más fácil, porque sabía qué esperar en esta
ocasión. Miró a su alrededor, de repente agradecida por el café helado que le
recordaba a su hogar. Podía haberse quedado sentada así toda la tarde,
bebiendo café, sólo hablando como conocidas amistosas. Pero Jillian estaba
alcanzando de pronto por su cuaderno. Logan se puso tensa automáticamente un
poco, el gesto de Jillian le recordó la verdadera razón por la que estaban
sentadas aquí.

"La mujer afgana que trajiste ayer. Con el absceso dental. ¿Cómo está ella?"

"Nazirah? Lo está haciendo bien. Puedes visitarla, ya sabes."

"Puedo?" Jillian se iluminó.

"Por supuesto. Tienes carta blanca para ir a cualquier parte del hospital. Ella
podría como un visitante que no lo es, ya sabes, uno de nosotros para variar."

"¿Qué pasa con otras como ella? Mujeres que necesitan ayuda y no pueden
conseguirla?" Había indignación en el tono de voz de Jill.

39
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Jesús, te rompen el corazón, ¿no es así?" Logan soltó, con una espesa emoción
inusual en su voz. Nunca había confesado tan abiertamente antes sobre la
frustración que sentía con respecto a la gente que no podía ayudar o incluso a
los que sólo podía ayudar temporalmente. Tuvo que apartar la vista, su garganta
apretada y los ojos comenzando a arder.

Un cazabombardero despegó con fuerza, sus motores a reacción rugiendo por
encima de sus cabezas y ahogando cualquier intento de conversación por un
momento. Le dio tiempo a Logan para recuperar la compostura, para recordar
que las emociones sólo obstaculizaban su trabajo. Habría tiempo — mucho más
tarde — de preocuparse acerca de todas las cosas que no podía cambiar.
Además, sería espantoso estallar ante una desconocida así.

"Tratamos de mantener algún tipo de VMOs tan a menudo como podamos,"
Logan dijo, mucho más controlada ahora. "Al igual que la clínica de la
poliomielitis ayer, aunque la mayoría de ellos están más involucrados que eso.
Hemos tenido un par específicamente para mujeres desde que estoy aquí, y
quiero hacer otra pronto."

"Es arriesgado, ¿no es así?"

"Sí, pero pueden pagar grandes beneficios. Además de proporcionar la atención
médica esencial, las clínicas reciben a los civiles en el lado con nosotros.
Esperamos que aprendan a confiar y trabajar con nosotros."

Jillian se inclinó más y puso su bolígrafo abajo. "¿Vale la pena, estar aquí, Mayor
Sharp?"

Logan se preguntó por un instante si Jillian quería decir si valía la pena para ella
personal o merecía la pena desde el punto de vista de la misión. Ella recurrió a
su respuesta practicada — la de los periodistas, dignatarios y otros foráneos. Era
importante ser positiva acerca de la misión, ser embajadores, y sobre todo,
Logan lo creía. En su corazón, sentía que nunca sería capaz de hacer lo
suficiente por este país y su gente, pero lo que estaban haciendo era mejor que
nada. Estaban haciendo al menos una pequeña diferencia, y ese conocimiento
era lo que realmente la mantenía en marcha.

"¿Qué hay de ti?" Logan aventuró. "¿Crees que deberíamos estar aquí?"

La cara de Jillian se coloreó un poco, y trajo su confusión y frustración
claramente. A Logan le gustaba eso de ella — no ocultaba sus sentimientos. "No
lo sé, Mayor Sharp. Me parece que es todo tan inútil a veces. Me molesta que no
podemos ayudar a estas personas más. Y me molesta que haya algunas

40
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

personas en este país que parecen querer que todos aquí sigan
sufriendo. Supongo ... no lo sé." Ella se desinfló visiblemente, mirando su taza
vacía con decepción. "Supongo que pensé que cuando entramos en este país,
seríamos capaces de poder arreglar las cosas bien. Que se darían cuenta de
inmediato que había una mejor manera de vivir, y eso sería todo. Nuestros
soldados podrían volver a casa." Alzó los ojos hacia Logan. "No es tan sencillo,
¿verdad?"

Logan sacudió la cabeza pero quiso sonreír. Jillian lo consiguió, de acuerdo. Ella
consiguió exactamente cómo todos se sentían. "Es algo así como comprar una
casa que necesita reparaciones. Piensas que sólo necesita unas pocas capas de
pintura, tal vez un nuevo piso, ese tipo de cosas. Pero cuando entras allí,
encuentras que necesita un nuevo cableado, tuberías nuevas, un nuevo techo,
repellar los cimientos."

Jillian se echó a reír, y Logan no pudo evitar reírse, también. "¿Es la jerga militar
oficial?"

"No, no hay suficientes siglas."

Jillian miró a su alrededor, siguiendo a dos soldados cercanos que hablaban
holandés. "Es curioso estar todo el camino hasta aquí y sin embargo tomar un
café con alguien que creció probablemente a treinta millas de mí. ¿Eres de
Windsor, ¿verdad?"

"Sí. Estuve allí hasta el final de la escuela secundaria."

"¿Alguna vez fuiste al Centro del Renacimiento o El Estadio del Tigre?"

Logan sonrió, la nostalgia enviándola de nuevo a una época que no había
pensado en mucho tiempo. "Solía ir al Estadio del Tigre todo el tiempo. Dios, era
un estupendo lugar. La forma en que la gente estampaba y resonaba contra todo
ese viejo hierro. Todavía puedo oírlo."

"Sí, era impresionante. Mi padre me llevaba allí cinco o seis veces cada
verano. Olía a décadas de sudor y perritos calientes y cerveza rancia,
¿verdad? El césped fresco. Una especie de combinación extraña, pero tan
única."

Dios, lo que daría por sentarse en un estadio de béisbol de nuevo. La descripción
de Jillian era exactamente como recordaba el lugar.

"Sí, lo hizo, ¿verdad?"

41
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Tal vez estuvimos incluso allí en los mismos juegos. Es curioso cómo nos
movemos por el mundo, ¿no es así?"

Logan no podía discutir con eso. Como una estudiante de secundaria, la
atracción de la medicina en su sangre, ella nunca se hubiera imaginado que
terminaría en Afganistán. Ni siquiera era un país del que la mayoría de la gente
había oído hablar en aquel entonces.

"Tu trabajo te lleva por todas partes. Michigan sigue siendo tu casa?" Logan
preguntó.

"Sí. Creo que siempre lo será. Mis padres todavía viven a unas pocas millas de
distancia de mí. Y para que conste," Jillian sonrió con melancolía. "El nuevo
Comerica Park es bonito, pero no es el Estadio del Tigre."

Logan asintió con la cabeza. Todavía no había visitado el nuevo estadio de
béisbol.

"¿Vas a casa a menudo, Mayor Sharp?"

Casa. Realmente no había tenido un hogar desde aquellos años en
Windsor. Después de todos sus estudios, trabajó en la sala de urgencias del
Hospital Sunnybrook de Toronto por un par de años antes de que una separación
y una falta de dirección la llevara a firmar con los militares. Los dormitorios,
apartamentos y bases habían sido donde había vivido durante casi cuatro años,
pero no estaban en casa.

"Mi hermana aún vive en Windsor."

"¿Que hay de tus padres?"

"Ellos se mudaron a la Columbia Británica cuando se retiraron."

Jillian levantó las cejas. "Eso está muy lejos de Windsor."

"Ellos decidieron que querían montañas en lugar de todas esas tierras planas de
cultivo."

"¿A dónde iras después del ejercito? O harás una carrera de eso?"

La franqueza de las preguntas la confundió por un momento. Ella no tenía una
respuesta, pero no estaba dispuesta para compartir su incertidumbre. La duda
que estaba sintiendo de nuevo era demasiado vaga para hablar. Tenía treinta y

42
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

cuatro años de edad. Lo suficientemente joven como para llevar su carrera
médica a otro lugar. Pero dónde, no tenía idea.

Estaba segura de que no estaba destinada a ser un médico militar de
carrera. Era una gran calle lateral a la que se había dirigido, pero no es probable
que fuera su último camino. Sentía en su interior como si hubiera mucho más que
quería hacer con su vida. "Es difícil decirlo, pero no, no soy una militar de
carrera."

"Así que estás en algún tipo de contrato?"

"Lo estoy, y se acaba en unos meses. Estoy segura de que van a tratar de
extenderlo."

Jillian la miró directamente. "¿Te vas a ir?" Había puesto su libreta abajo, una
clara señal de que estaban fuera del registro.

Logan comenzó a inquietarse con su taza vacía, finalmente la arrugó entre sus
manos. Todo esto estaba haciéndose demasiado personal. Ya había revelado
mucho acerca de sí misma ..., probablemente más de lo que había echo a nadie
excepto a Meg durante los últimos diez meses. Era asombroso lo fácil que era
hacerlo con Jillian. Un pequeño nudo de pánico se reunió en el estómago de
Logan. La fácil conexión con una extraña era una experiencia desconocida para
ella. Miró a Jill y sintió que su boca se endurecía. "No lo sé." Era la verdad, pero
la agudeza de su tono también fue diseñado para indicar que el tema estaba
cerrado.

Logan se levantó para irse. Jillian se apresuró a recoger sus cosas. Parecía un
poco perpleja por la brusquedad de todo aquello.

"Escuché que la Capitana Atwood te invitó a ti y a Mark a venir a ver el partido
esta noche?" La pregunta estaba tan cerca como Logan podía manejar para
disculparse.

"Sí. Escuché que eres jugadora de hockey, Mayor Sharp. Te importaría si tomo
algunas fotos?"

"No es para su difusión de fotos, ¿verdad?" A Logan no le importaba ser un error
bajo el microscopio, especialmente durante su tiempo de inactividad.

Jillian le tocó ligeramente el antebrazo. "No, no lo es. Sólo pensé que a ti y tus
amigos les gustarían algunas fotos. ¿Esta bien?"

43
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Sí." Logan sonrió fácilmente. "Lo es."

Jillian se sorprendió. ¿Cómo podían estos hombres y mujeres correr alrededor de
una pista compactada jugando enérgicamente al hockey de pelota en un calor tan
opresivo? La noche había hecho poco para enfriar el aire. Las camisetas de los
jugadores estaban manchadas de sudor, su pelo estaba empapado, sus sonrisas
nunca se quitaban de sus rostros.

"¿No crees que esto es incluso un poco loco?," ella le preguntó a Mark mientras
se apretaba a su lado en un banco de madera.

"¿Estás bromeando?" Él sonrió. "Me encantaría estar ahí ahora mismo."

"¿Por qué no vas a firmar con los chicos de los medios de comunicación? Estoy
segura de que tienen un equipo."

Mark le dirigió una mirada que decía que estaba loca.

"¿Qué?" El calor había agotado hace sus horas de paciencia. No mucho tiempo
después del capuchino helado con Logan.

Él acarició la pequeña barriga que amenazaba con abultarse sobre la cintura de
sus pantalones de camuflaje. Con cada día que pasaba, había empezado a
asumir la apariencia de pertenecer aquí, con sus pantalones de estilo militar y
camisetas oliva. Era lindo, en un chico pequeño, de manera
aspirante. "Probablemente me mataría. ¿No sabes que estamos entrando en un
territorio de ataque al corazón a nuestra edad?"

Jillian frunció el ceño profundamente. "No creo que estemos condenados a los
treinta y seis."

"Sí, bueno, no bebes una caja de cerveza a la semana y comes en Burger King
como yo."

"Tienes un punto allí." Ella le dio unas palmaditas en la rodilla. "Es mejor dejar
este tipo de cosas a estos maniáticos del ejercicio."

Sin dejar de sonreír, ella volvió la cabeza a tiempo para ver a Logan saliendo al
centro de la pista, ambas manos agarrando su palo. Había llegado tarde,
atrapada en el hospital, Jillian supuso, y se veía mucho más fresca y más seca
que sus compañeros. Protegiéndose los ojos del sol implacable, Jillian observó a
Logan prepararse en el centro del círculo del enfrentamiento. No era el calor
apretando el pecho de Jillian ahora que exhalaba el aire de sus pulmones. Era la

44
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

visión de Logan, que parecía una especie de diosa guerrera, todo músculo tenso
debajo de su piel bronceada. Su cuerpo parecía fuerte, sus músculos aún más
fuertes, y había una inconfundible ferocidad concentrada en la tensión de su
cuerpo, como si tuviera la intención de masacrar a la oposición.

"Tengo que fotografiar esto," Jillian murmuró y se apresuró, levantando su
cámara digital a su cara.

Graduó su lente telefotográfico en Logan, su propulsión golpeando procesando
fotos a razón de un par de docenas por minuto. No parecía capaz de sacar la
lente de la cámara de la Mayor, que era claramente el mejor jugador, hombre o
mujer, en la pista. Se deslizó entre y alrededor de los cuerpos, las piernas
moviéndose mientras giraba y miró a un oponente más grande, el balón como un
yo-yo en su palo. Ella anotó una vez, luego otra vez un par de minutos más tarde,
nunca celebrando demasiado.

Después de varios instantes, Jillian se separó de su visor, deseando ver esta
demostración de gracia y atletismo sin obstrucciones. Sacudió la cabeza con
asombro ante la explosión de velocidad de Logan. De cero a sesenta en unos
tres pasos. Era asombroso, su poder disfrazado con una destreza casi elegante,
como un gato. Como atleta, era seductoramente hermosa y letal al mismo
tiempo. Sus oponentes se quedaron hipnotizados viéndola — como una presa
indefensa. Jillian se sintió decepcionada. Sabía ya que sus fotos no iban a llegar
al nivel. Ninguna cámara realmente podría capturar la esencia de las habilidades
atléticas de Logan.

Un silbato interrumpió el juego por un momento, y Logan, chorreando ahora en
sus pantalones cortos y camiseta sin mangas, su cabello castaño claro, oscuro
con el sudor, miró a Jillian. Ella sonrió inesperadamente, como si la atención de
Jillian la divirtiera, pero sus ojos seguían siendo de piedra y sin parpadear con la
intensidad de la batalla a la mano.

Jillian tomó unas cuantas fotos más, gustándole la forma en que Logan miraba
con esa sonrisa contradiciendo su fiereza. Esto golpeó a Jillian en lo similar que
Logan era en el juego y en el trabajo — gozo profundo unido con tal aguda
concentración. La fría competencia suavizada por una tranquila calidez y
facilidad. La confianza en sus habilidades, la humildad en sus victorias. Logan
Sharp era el paquete completo en el trabajo y en los deportes.

"¿Qué se siente?" Jill preguntó a Mark después de reclamar su asiento de nuevo.

"¿Qué?"

45
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Ser tan jodidamente bueno." Ella sabía que sonaba molesta, pero en realidad no
lo estaba. Estaba asombrada.

"En los deportes?"

En todo, Jillian quería decir, pero se limitó a asentir.

Mark se encogió de hombros. "¿Sinceramente? Se siente jodidamente genial!"

"Me lo imaginaba."

Mark, un futbolista de la escuela secundaria y estrella de hockey, había tenido
sus alas cortadas un poco en la universidad, pero todavía era bueno. Incluso
había jugado dos temporadas con un equipo profesional de hockey de bajo nivel,
ganando lo suficiente como para pagar por un apartamento de mierda y un
suministro regular de cerveza y pizza. Probablemente se habría mantenido en
ello más tiempo, excepto por su novia en ese momento, que más tarde se
convirtió en su esposa durante unos años agonizantes, lo había convencido de
conseguir un verdadero trabajo como un fotógrafo de prensa.

"No me digas que hay un atleta de armario rascando por salir en ese cuerpo
tuyo," él bromeó.

Jillian sonrió ante lo absurdo de su comentario. Ella nunca había sido una atleta,
aparte de incursionar en danza y patinaje artístico cuando era joven. Steph no
era ninguna atleta tampoco. De hecho, su pareja aborrecía y se burlaba de
cualquier cosa que tuviera que ver con el deporte. Sin embargo, Jillian siempre
había encontrado deportes interesantes. Eso era por lo que había pasado tantas
horas en su juventud viendo a Mark jugar al hockey y fútbol. Era como si pensara
que viendo lo suficiente, podría descifrar la fórmula mágica — desentrañar el
misterio indirectamente.

"No puedo imaginar," dijo ella, viendo a Logan, "lo que es como tener tu mente y
tu cuerpo en perfecta sincronía de esa manera."

"Seguro que puedes. Es como cuando tomas fotos, Jillsy."

Ella pensó en eso y se dio cuenta de que Mark había hecho la comparación
perfecta. "Todavía tienes esa capacidad de sorprenderme a veces, Mark."

"¿Qué, no esperas una pizca de sabiduría de mí de vez en cuando?" Él se rió
con auto desaprobación.

46
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Eso no es lo que quería decir, gran tonto."

"Lo sé, lo sé. Para eso está Steph, ¿verdad? Para darte toda la charla inteligente
de tu vida? Yo sólo soy el gran idiota del que no has sido capaz de deshacerte
desde la escuela secundaria." Él dijo a la ligera, pero ella sabía que estaba
buscando un buen ego acariciando.

"Oh, Mark. Cállate y mira el partido, quieres?" Ella le dejó caerse en silencio
durante un minuto. "Mira, eres el único gran idiota que tengo, ¿de acuerdo? Todo
el mundo necesita al menos uno en su vida. Por Dios!"

"Ah, finalmente me aprecias! Sólo se necesita llegar a una zona de guerra para
sentirse querido."

Los ojos de Jill y sus pensamientos se posaron de nuevo en Logan, observándola
mientras corría a lo largo de las tablas llevando la pelota, haciéndola pasar muy
bien al llegar lejos de la línea azul. Era consciente mientras lo hacía que Mark
estaba viéndola mirar a Logan.

"Ella es buena," él dijo finalmente en un largo suspiro.

"¿Por qué no te gusta ella, Mark?" La pregunta estaba fuera antes de que
hubiera pedido preguntar, pero ella y Mark habían sido amigos por mucho
tiempo, que por lo general reaccionaban entre sí sin pensar primero. Su relación
era una de causa y efecto en su forma más pura.

"¿Qué te hace pensar que no lo hago?" Mark respondió bruscamente.

"Debido a que ustedes dos son como leones encerrados juntos, esperando su
tiempo hasta que pueda llegar a la garganta del otro."

"Tonterías," él dijo, pero no había ningún reto en sus palabras.

"Sólo estoy tratando de entender."

"Mira, Jill, no hay nada que entender. Ni siquiera la conozco, ¿de acuerdo?"

"Sé eso. Es algo más básico que eso, eso es todo."

"Bueno, si es así, entonces por qué me pides que te lo explique?"

47
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian se encogió de hombros. Ella estaba cansada. Cansada de pelear con Mark
sobre las mismas cosas. Hace años era por qué actuaba como lo hacía con
Steph. Antes de eso, era alguien más con quién había salido.

Logan, sin embargo, no estaba en la misma categoría que los otros. Nunca
habían salido y nunca iban a hacerlo. "Tienes razón. Sólo parece que ... no sé,
Mark. Como si tuvieras un odio por cualquiera que pudiera competir por mi
atención o ser el objeto de mi afecto."

Él hizo un ruido de burla. "¿Eso es lo que la Mayor Sharp es? Alguien por quién
tienes afecto?"

Jillian sintió que su rostro adquirió un tipo diferente de calidez. "Olvídalo," dijo
ella, no queriendo prolongar la conversación.

Él estaba siendo juvenil, actuando como un celoso ex amante. Siendo
sobreprotector como de costumbre. Aparte de su breve relación romántica
cuando eran adolescentes, Mark era como su hermano mayor y mejor amigo,
todo en uno. Él no era casi el culo que se decía que era, porque ciertamente si lo
fuera, Jillian tendría poco uso para él en su vida. Sólo había veces que él no
podía dejar de actuar como ese chico de dieciséis años de edad, de nuevo.

"Hey." Meg trotó hasta ellos. El juego había terminado sin que Jillian o Mark se
hubieran dado cuenta.

"Un buen partido," Mark dijo, chocando esos cinco. "Ustedes mataron a esos
pobres bastardos del comedor."

Meg miró por encima del hombro a Logan, que trotaba detrás de ella. "Todo es
culpa de la Mayor Sharp si empiezan a alimentarnos de patas de cerdo y lenguas
de vaca a partir de ahora."

"Creo que no tenemos que preocuparnos," Logan dijo alegremente mientras se
unía a ellos. "Por alguna extraña razón ellos están preocupados acerca de cómo
obtener un pinchazo con una aguja desagradable si alguna vez necesitan un
tratamiento de nosotros."

Ella dio un empujón a Meg. "No has tenido algo que ver con eso, Atwood,
¿verdad?"

Meg le dio una mirada de ‘quien-yo’ y todos se rieron.

48
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Escucha," Mark dijo, bajando la voz. "Tengo una botella de Jack Daniels que me
las arreglé para esconder en mi bolsa. Les interesa a las señoras?" Miró de
soslayo a Jillian, asegurándose de que ella había notado que él había incluido a
Logan, también. Una especie de ofrenda de paz.

Los ojos de Meg se iluminaron inmediatamente. "Jesús, no hemos tomado una
bebida aquí desde el Año Nuevo. Nos dejaron a cada uno tener una cerveza para
recibir el nuevo año. Genial de ellos, ¿eh?"

"¿Es eso un sí?" Mark les sonrió como si fuera Santa Claus trayendo regalos
preciosos.

"Oh, Dios, sí!" Meg se desvaneció ridículamente, pero Logan seguía siendo un
enigma a su lado. Ella era como el chico en el grupo que sin tener que decir una
palabra, era un recordatorio visible de la cantidad de problemas que podían
tener.

"Sólo déjanos hacer un favor al mundo y ducharnos primero," Meg
continuó. "¿Por qué no vienen a mi habitación? Mi compañera de cuarto esta
trabajando por la noche."

Logan levantó las cejas en una mirada de diversión y desaprobación. No se
había comprometido de ninguna manera, y Jillian irracionalmente esperaba que
Logan se uniera a ellos. ¿Cómo sería la Mayor, se preguntó un poco culpable,
con esa armadura suya despojada por el alcohol? ¿Sería graciosa?¿Habladora?
¿Sería una borracha descuidada, cariñosa? O sería sombría y taciturna,
retrocediendo aún más en sí misma? Jillian consideró las posibilidades.

Para el momento en que Logan se unió a ellos, estaban bien en su camino a la
feliz intoxicación. Meg y Mark parecían los mejores amigos reencontrándose
emborrachándose juntos. Jillian, por el contrario, era mucho más contemplativa,
sentada sola en la cama opuesta, en silencio bebiendo y viendo a los otros dos.

"Hola, mi amiga," Meg dijo y ceremoniosamente sirvió a Logan un bebida en un
pequeño vaso de plástico. "¡Salud!"

Logan tomó un sorbo del líquido ardiente. A ella le había gustado el material una
vez, pero ahora sabía demasiado fuerte. "Teniendo un buen momento, ya veo."

Jillian dio unas palmaditas en el espacio vacío a su lado. Logan se sentó,
notando inmediatamente la mirada brumosa en los ojos de Jillian y la sonrisa
perezosa que estaba llena de invitación. Oh, chico.

49
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"¿No quieres pasar un buen rato también, Mayor?" Jillian preguntó con voz
ronca, tal vez incluso un poco sugestivamente si la imaginación de Logan era
exacta.

"Sí, Sharp, estás necesitando un buen momento," Meg añadió. "Bébelo todo."

Logan no tenía ninguna intención de emborracharse. Mañana era el día libre de
Meg, pero no de Logan. "Algunos de nosotros pobres babosas tenemos que
trabajar por la mañana, Atwood."

"Trabajo, puff," Meg respondió. "Demasiado trabajo nos hace tan aburridos como
... como esta puta mosca muerta en mi bebida! Jesús, ¿de dónde salió eso?"

"No te preocupes, el alcohol lo desinfectará," Logan dijo, tratando de no reírse de
su amiga. Meg era de lejos la peor adicta al trabajo de todos ellos, y verla así era
muy entretenido, aunque no sorprendente. Cuando Meg se soltaba, le gustaba
pasar un buen rato. "Entonces de qué han estado hablando los tres?"

Mark le sonrió. "Hemos estado hablando acerca de tus habilidades de hockey,
Mayor. Eres lo máximo!" Él levantó su bebida en señal de saludo.

Estaba siendo extraordinariamente amable, teniendo en cuenta las vibraciones
dudosas que le había estado dando antes. Podría ser simplemente el alcohol.

"Gracias, Mark. ¿Tu juegas?"

"Solía. En mi época."

"¿Por qué no jugas con nosotros este fin de semana? Vamos a estar cortos en
nuestro partido contra la Compañía Bravo."

"En serio?" Parecía que ella le había entregado el billete de lotería premiado.

"Claro." Ella se encogió de hombros y captó la aprobación inmediata en los ojos
de Jillian. Era obviamente importante para Jillian que ella y Mark se llevaran
bien. Y aunque no entendía las razones, realmente no había nada que perder por
ser amable con él, después de todo.

Mark se acercó y la golpeó ligeramente en el hombro. "Impresionante, Mayor. Tu
y yo. Goles!" Él dio un puñetazo en el aire. "Seremos como Gretzky y
Messier. Lindsay y Howe. Crosby y Malkin!"

50
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Los tres se rieron de él, Jillian sobre todo. Ella cayó sobre el hombro de Logan en
un arrebato de risa, y Logan le rodeó con un brazo para sostenerla.

Mark fijó a Jillian con una mirada de regaño. "Deja de reírte, Jillsy, o te haremos
estar en la portería!"

Jillian se calmó un poco ante su amenaza, endureciéndose un poco, pero todavía
apoyándose en Logan. No parecía tener prisa en alejarse, y eso estaba muy bien
con Logan. El contacto se sentía sorprendentemente bien, Jillian tan cálida y
suave contra ella.

"Oh no. Voy a estar tomando fotografías del dúo dinámico anotando todos esos
goles." Ella apoyó la cabeza en el hombro de Logan de nuevo, el movimiento tan
entrañable que el pulso de Logan se aceleró en respuesta. "Hablando de fotos,
creo que tengo que tomar algunas mañana en el hospital. Voy a estar viendo a
dos de todo el mundo si bebo más."

"Te ayudaré a volver a la habitación," Logan se ofreció rápidamente. No sabía
cuánto tiempo más podría soportar que Jillian se apoyara en ella de esta
manera. Estaba haciéndola sentir tantas cosas — nerviosa, emocionada, molesta
y sí ... excitada. Eran sentimientos que no se había permitido sentir en torno a
una mujer en mucho tiempo. Se puso de pie bruscamente, porque lo necesitaba,
y le ofreció una mano a Jillian, que juguetonamente la rechazó.

"Estoy bien. No necesito ninguna ayuda, Major Shhaarrp!" Ella se rió. "Me gusta
la forma en que suena. Shhaarrp."

"Vamos," Logan dijo, metiendo su mano otra vez hasta que Jillian la tomó.

"Te lo dije, estoy bien." Jillian se incorporó lentamente. Dio un paso y tropezó.

"Te tengo." Logan cruzó su brazo alrededor de la cintura de la mujer más
baja. Caminaron despacio por el pasillo hasta su habitación, Logan manteniendo
su agarre firme.

"¿Eres siempre tan caballeroso, Mayor?," Jillian preguntó mientras Logan la
depositaba en su catre.

Logan sonrió. "Sólo cuando hay una damisela en apuros alrededor."

Jillian, acostada de espaldas, se rió con ganas. "Bueno, encajas perfectamente
en el papel. Pero no estoy normalmente ... en apuros, ya sabes."

51
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Lo sé, Jillian. Déjame a ayudarte a quitarte las botas. Confía en mí, no quieres
quedarte dormida con esas puestas. Sólo me llevará un segundo." Le habló de la
misma manera que ella le hablaba a sus pacientes — con autoridad sin ser
degradante.

"De acuerdo." Jillian suspiró con fuerza, con sueño.

Logan desató hábilmente las pesadas botas y las deslizó con cuidado de una en
una.

"¿Vas a desnudarme, también?"

"Yo -" Logan levantó los ojos hacia Jillian, y su corazón comenzó a latir con
fuerza en la garganta. "¿Quieres que lo haga?" Podía ver que Jillian tenía un
gran cuerpo, pero no quería verla desnuda o casi desnuda. Había sido capaz de
evitar eso hasta ahora, incluso en los estrechos cuartos de su habitación
compartida. Y esta noche, no quería que el cuerpo de Jillian fuera lo último que
viera antes de irse a dormir.

No quería un doloroso recordatorio de lo solitaria que había estado estos últimos
años — de cuánto tiempo había pasado desde que había dejado que sus ojos y
su imaginación se deleitaran en una preciosa mujer. Por favor, no digas que sí.

"No te preocupes por ello," Jillian murmuró, sus párpados pesados.

Logan comenzó a girar suavemente a Jillian de su lado, preocupada de que
pudiera vomitar en la noche.

"Estoy bien, doc," Jillian murmuró.

"Solo me aseguro."

Logan rápidamente se quitó las botas y los pantalones y se metió en su cama
usando sus típicos boxers y camiseta. Estaban a unos pies de distancia,
acostadas de lado, frente a la otra, la diminuta lámpara de lectura de Logan
encendida.

"¿Quién es esa?" Jillian señaló a la foto clavada en la pared detrás de Logan.

Logan se dio la vuelta y quitó la foto de dos mujeres de la pared. "Es mi hermana
Lisa y su pareja, Dorothy." Se quedó mirando la imagen de Lisa y Dorothy
compartir un abrazo en una reunión familiar hace un año en Navidad. Mantenía
un contacto por correo electrónico regular con ellas, pero no se habían visto

52
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

desde que Logan había sido enviada hace casi un año. Las extrañaba
terriblemente, deseando alternativamente que estuvieran aquí con ella y contenta
como el infierno que estaban a salvo en casa.

"¿Tienes una relación cercana con tu hermana?"

Logan colocó la foto de nuevo y se dio la vuelta para hacer frente a Jillian otra
vez. "Sí, la tengo. Somos gemelas, así que supongo que se podría decir que
hemos estado juntas desde el principio."

"¿Gemelas?"

"Mellizas."

"Y su pareja. ¿Cuánto tiempo llevan juntas?"

"Casi tanto tiempo, parece." Logan sonrió. Ella amaba a Dorothy como una
hermana, también. "Se conocieron en la universidad hace catorce o quince años.
Dorothy era una estudiante graduada y Lisa era estudiante de primer año. Han
estado juntas desde entonces."

"Guau. Eso es genial." Jillian cerró los ojos, y Logan pensó que estaba dormida
hasta que alcanzo debajo de la cama y de repente sacó un libro. En el interior del
libro había una foto, que sostenía con manos temblorosas.

"Tengo una de esas, también, sabes."

"¿Qué, una hermana?"

Jillian negó con la cabeza, y Logan cogió la foto, sujetándola bajo su luz.

"Pareja," Jillian dijo en voz baja.

Jillian no tenía un esposo, Logan se maravilló, sino más bien una esposa. La
mujer de la foto tenía un brazo alrededor de los hombros de Jillian mientras Jillian
sostenía una niña en sus brazos. La niña se parecía a Jillian. El pelo oscuro
ondulado, grandes ojos marrones, una sonrisa juguetona y un tono de piel que
parecía perpetuamente bronceada. La pareja era alta y fuerte, más grande que
Jillian por algunos años, su corto cabello rubio volviéndose canoso en las
sienes. Se veían ... Logan no sabía si usaría la palabra feliz. Contentas, de todos
modos. Parecían una familia, y Logan sintió el conocido y agudo tirón de la
soledad.

53
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

A veces sentía como si todo el mundo estuviera en pareja excepto ella, pero
gracias a Dios, momentos como estos eran muy raros. Realmente le gustaba su
tiempo a solas, y era liberador tomar decisiones que sólo la afectaban.

Cuando Logan fue a entregar la foto de nuevo, descubrió a Jillian roncando
suavemente, un puño doblado debajo de su barbilla, viéndose de la forma en que
un niño pequeño puede parecer. Logan deslizó cuidadosamente la foto de nuevo
en el libro. Era un libro de tapa dura, una novela lésbica de Emma Donoghue.

Bueno, bueno, pensó Logan, apagando la luz y acostándose sobre su
espalda. Por qué no había antes descubierto las pistas de que Jillian era gay?
¿Hubiera cambiado algo? Probablemente no. La relación entre ellas era fácil,
cómoda. Y la innegable necesidad de proteger a Jillian hubiera estado ahí, sin
importar qué.

Ahora estaban en territorio personal, y las cosas cambiarían entre ellas. Esto las
dejaría a ambas más abiertas la una a la otra, y eso, Logan razonó, era un arma
de doble filo. Ella era responsable de esta mujer durante diez días más, y
conocerla mejor haría más fácil su tiempo juntas, pero también podría hacer que
se preocupe demasiado. Y preocuparse por alguien demasiado era un peligro
aquí. Una distracción arriesgada. Mantener su enfoque sería más difícil ahora,
pero no imposible.

Comenzó a quedarse dormida con visiones de Jillian, su bebé, y esta mujer
mayor compartiendo la felicidad doméstica en una casa que era probablemente
de tres dormitorios, de ladrillo, y en una bonita, arbolada, calle suburbana de
Michigan con céspedes bien cuidados y casas con largo porches de frente.

Bien por ti, Jillian Knight.

54
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

CAPÍTULO TRES
Jillian buscó torpemente con su lente de cámara, su habitual coordinación robada
por la resaca de la mañana.

"¿Cómo te sientes hoy?" Logan se había deslizado en silencio en la sala del
personal del hospital. Había un brillo juguetón en sus ojos mientras veía a Jillian
maldecir en la lente.

Jillian estaba demasiado molesta consigo misma en el momento de sentirse
culpable por su encuentro cercano con Jack Daniels. "No sé que me poseyó
anoche. Jesús." Sus dedos buscaron la parte dolorida de su frente. "No he tenido
nada fuerte de beber en tres años, desde antes de quedarme embarazada con
Maddie. Supongo que lo demostré, ¿eh?"

La sonrisa de Logan era de pura diversión. "No eras algo problemático. De
verdad."

Jillian se sentía como una mierda y no estaba de humor para bromear al
respecto.

"Lo siento, Mayor Sharp. Por tener que cuidar de mí y todo." Logan empezó a
decir algo, pero Jillian la hizo callar con una mano levantada. "Por favor no digas
que sólo estabas haciendo tu trabajo. Dudo mucho que tu trabajo incluye el
cuidar de fotógrafos borrachos."

"Está bien, me tienes allí, pero preferiría mucho evitar el papeleo de tener que
explicar algún accidente aconteciéndote bajo mi cuidado."

Logan no parecía en absoluto molesta con ella. Estaba sonriendo, y Jillian
decidió ahora que era un buen momento para averiguar lo mal que se había
comportado. "Entonces ... cuanto de ridículo hice?" Ella tragó. "¿Exactamente?"

Logan, llevando pantalones comunes de servicio público y una camisa azul
quirúrgica, cruzó los brazos sobre su pecho. Su sonrisa desapareció en un
instante.

Oh, mierda , Jillian pensó. ¿Qué demonios hice? Ella había empezado a sudar un
poco mientras Logan rompía en otra sonrisa. Era evidente que estaba de humor
para torturarla.

"Estabas bien. Estabas linda, de hecho."

55
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Las terminaciones nerviosas de Jillian palpitaron. "Linda?" gritó. Había sido
acusada de ser linda durante toda su vida, y había perdido su encanto hace
mucho tiempo. Ella pensaba de sí misma como dura, capaz, inteligente,
independiente, asertiva. Divertida, también, y su lado sensible no era ningún
secreto. Pero linda? Uf ! Linda era para las niñas, no para las fotógrafas
premiadas de treinta y seis años de edad.

"Lo siento." Logan se encogió de hombros, sin parecer sentirlo en absoluto. "Pero
lo estabas."

"Hmm. ¿Eso quiere decir que me estaba cayendo por todo el lugar, o estaba
tratando de abrazar a todo el mundo?"

"Un poco de ambas cosas." Logan arqueó las cejas juguetonamente.

"Está bien, ¿qué te parece entrañable? Es mejor que linda?"

Jillian no pudo evitar reírse. A ella le gustaba que Logan pudiera hacerla reír,
incluso cuando estaba de mal humor. "En realidad no, pero tengo elección?"

"No. Además, me quedaría con entrañable y linda sobre dura y reservada
cualquier día."

"¿Qué, tu?"

Logan se quedó callada y apretó los puños en los bolsillos. Su cara se cerró,
como cortinas que recorrían un escenario, la alegría rápidamente
desapareciendo. Ella parecía tan inaccesible a veces, tan feroz era su
concentración y su comportamiento formal. Seguía las reglas, le gustaba la
eficiencia, tenía altas expectativas. Era probablemente una perfeccionista, pero
Jillian sabía que debajo del exterior de Logan se ocultaba un alma sensible con
una interminable capacidad de cuidar y dar. Había visto el desinterés y la dulzura
de Logan cuando interactuaba con los niños o con sus pacientes.

"Logan," dijo, acercándose. "Sabes, tu – "

"Hey," Logan resonó, retrocediendo un paso, de repente un poco
nerviosa. "Tienes una familia agradable, por cierto. Tu niña se parece a ti."

Jillian se frotó la frente de nuevo. Los fragmentos de la noche volvían a ella; era
como armar un rompecabezas junto. Recordaba vagamente algo sobre una
fotografía ahora.

56
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Ella forzó una sonrisa amable. "Gracias. Yo, um, no me había dado cuenta de
que me mostré a ti."

Logan parecía como si quisiera decir algo, pero no lo hizo.

Jillian lo tomó como un signo de incomodidad por parte de Logan. "No me refiero
a ser evasiva sobre mi vida en casa. Es sólo que ... no estaba segura de cómo
ese tipo de cosas serían aceptadas en una base militar."

"En realidad, no es un gran problema que puedas imaginar," Logan respondió
con suavidad. "En el ejército canadiense, por lo menos. No han sido capaces de
discriminar contra nosotros de ninguna manera desde mil novecientos noventa y
dos. Hay incluso unas pocas parejas homosexuales en la base que están
casados."

Jillian todavía estaba atrapada en la primera parte. ¿Ha dicho nosotros?

Una alarma de tono bajo, como el zumbido de un reloj despertador, resonó desde
los altavoces de la pared, seguido por el golpeteo de los pies en todo el edificio.

"¿Qué está pasando?," Jillian preguntó, su latido acelerándose. "¿Estamos
siendo bombardeados o algo?"

Logan salió corriendo por la puerta, Jillian pisándole los talones. Logan se
encontró con una mujer en ropa quirúrgica que se apresuraba hacia las puertas
dobles traseras.

"Heridos en masa en camino," dijo la mujer sin darse la vuelta. "Bomba en la
carretera. ETA (Tiempo estimado de llegada) cerca de ocho minutos."

Mientras los equipos médicos se preparaban, también lo hizo Jillian, maldiciendo
la ausencia de Mark. Justo cuando lo hacía, él se acercó, con aspecto desaliñado
y despreocupado. Ella con impaciencia le ordenó montar su trípode y controlara
la luz mientras ella comprobaba la cámara remota que habían anteriormente
fijado en una esquina superior de una de las dos salas de trauma. Podía activar
la cámara por control remoto, y era perfecto ya que podría tomar fotos a vista de
pájaro mientras era totalmente discreta. Momentos después corrieron tras el
equipo de Logan y un segundo equipo, llegando justo a tiempo para saludar a
dos helicópteros que aterrizaban con sus heridos.

En el lenguaje conciso, dos médicos explicaron lo qué sucedió a las tres víctimas,
gritando por encima del ruido, mientras descargaban las camillas. El vehículo
blindado de los soldados había alcanzado un artefacto explosivo en la carretera,

57
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

y cuando los soldados trataron de salir del vehículo, fueron emboscados por
francotiradores esperando. Jillian observó la primera víctima, un hombre
corpulento, se bajó de la camilla e insistió en entrar al hospital caminando. Le
habían disparado atravesándole el cuello, la bala pasó limpiamente sin golpear
nada vital, según el médico. Las otras dos víctimas parecían sin vida, sus
uniformes de camuflaje empapados en sangre — uno de la cintura para abajo y
el otro una imagen de espejo, con el torso completamente ensangrentado. La
vista sorprendió a Jillian, y se balanceó sobre sus talones por un instante antes
de refugiarse detrás de la lente de su cámara.

Las cosas siempre parecían un poco menos reales una vez se puso la cámara
entre ella y el sujeto. Era una bienvenida barrera en momentos como éste, una
ventana a lo que estaba pasando delante de ella pero que le permitía ser una
observadora o intérprete en lugar de una participante.

Siguió al segundo equipo médico y el soldado cubierto de sangre desde la cintura
hacia abajo, viéndolos cortar la ropa para revelar su ingle destrozada,
ensangrentada. Todavía estaba chorreando sangre. El paciente se veía blanco y
tan inmóvil como un objeto de porcelana.

"Taponea esa herida," el doctor le gritó a un ayudante.

"Taponea más apretado que una maldita lata de atún hasta que lo metamos en
cirugía!"

Alguien más estaba tratando de iniciar una vía intravenosa, y Jillian disparo las
fotos — los primeros planos de una enfermera revisando la línea central y las
manos de otros empujando la gasa en la herida, los primeros planos de los
rostros que estaban preocupados, decididos, sombríos.

Ella señaló a Mark después de unos instantes para que la siguiera a la segunda
sala de tratamiento, donde sabía que Logan estaba trabajando en el otro
paciente. Mark parecía casi tan alarmado como ella por la sangre y el hecho y la
desolación de la situación, pero tenían trabajo que hacer, al igual que los
profesionales médicos. No había tiempo para detenerse y procesarlo ahora.

El caos les dio la bienvenida en la habitación contigua, con Logan gritando por un
cirujano, con las manos sobre el pecho del joven soldado cuyo uniforme estaba
empapado en sangre y medio cortado. Estaba parada en un charco de
sangre. Jillian inmediatamente comenzó a tomar fotografías. Esto era
exactamente el tipo de cosas que le parecían tan surrealistas, algo tan mundano
como las botas cubiertas de sangre de otra persona.

58
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Alzando los ojos de su visor por un momento, ella estudió la cara del joven
soldado. Sus ojos azules estaban muy abiertos y sin parpadear, su pelo corto
peinado con sudor y sangre. Él parece que no tiene ninguna preocupación en el
mundo , Jill pensó. Y es tan joven. Es sólo un niño. Su piel era tan blanca y sin
sangre; Jillian nunca había visto una piel tan blanca. Se está muriendo. Se está
muriendo justo delante de mí. Comenzó a apoyar fuerte por Logan y su equipo
para lograr algún tipo de milagro. Nunca había visto morir a nadie antes.

En Darfur, que había visto cosas casi como tan horribles — niños demacrados,
personas marcadas por tácticas de tortura, víctimas de violación, algunos
cadáveres. Pero no alguien realmente en el acto de morir. No alguien que estaba
vivo y sano sólo unos momentos antes. Y esto ... tragó contra el dolor en su
garganta. Esta era una persona que podría haber sido su hermano o un vecino o
un amigo. Este era alguien asesinado al azar por sólo estar haciendo su trabajo.

Estaban bombeando al soldado a través de un tubo en la garganta. Una vez más,
Logan llamó por un cirujano, su tono impaciente e implorante, pero sin pánico.

"Lo estamos perdiendo," dijo ella, su voz apenas audible. Miró el reloj de pared y
pareció tomar una decisión, porque se dio la vuelta y cogió un bisturí de una
mano extendida. Lo dirigió con decisión entre las costillas del soldado desde su
esternón y alrededor de su espalda. Sus pulmones sobresalían fuera de la
incisión, inflándose y desinflándose al tiempo que las manos estaban
exprimiendo el aire por su garganta. Pintas de sangre coagulada caían fuera de
su pecho en un montón gelatinoso. Ignorando todo eso, Logan tomó una sierra y
empezó a cortar bruscamente a través de su esternón, el sonido del
procedimiento casi enfermó a Jillian en el acto. Las transfusiones de sangre
estaban siendo bombeadas, pero la sangre le salía casi tan rápidamente.

"Mierda," Logan maldijo, más para sí misma. "Su aorta está destrozada."

Una mirada pasó entre Logan y su equipo que Jillian sabía no podía ser
buena. Su paciente se les escapaba de las manos. Sus hombros se hundieron de
repente un poco, y sus voces se hicieron más bruscas, más ásperas. Ellos,
también, tuvieron que reconocer que estaban peleando una batalla perdida, pero
no estaban dispuestos a conceder.

El cirujano, una pequeña mujer que parecía áspera y amarga, entró casi
inadvertidamente. Rápidamente miró hacia el pecho abierto y le preguntó cuánto
tiempo el paciente había estado ahí.

"Veinte minutos," fue la respuesta.

59
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Eso es todo, voy a declararlo muerto," anunció con toda naturalidad, como un
director de cine diciendo ‘corte.’ La habitación se quedó tan quieta como la
mañana. Estaba misteriosamente silenciosa.

Después de una rápida foto del cuadro sombrío, Jillian respetó el silencio y dejó
de tomar fotografías. Miró por última vez al soldado, que, con sus ojos azules y el
pelo rubio y su juventud, consiguió parecer incongruentemente alegre incluso en
la muerte.

Más tarde, en el pasillo, Jillian vio a Logan charlando con otro soldado — un
compañero de la víctima, concluyó. No podía oír lo que decían, pero vio a Logan
poner su brazo alrededor del hombre mientras él comenzó a llorar — en silencio
al principio, luego más violentamente.

Girándose de nuevo a Mark, Jillian se aclaró la garganta con brusquedad, su voz
como papel de lija. No podía tomar otro minuto de esto. "Vamos, salgamos de
aquí."

Jillian dejó caer las lágrimas mientras recorría las fotos en su computadora
portátil. Mark se sentó a su lado, en silencio respetando su emotivo
despliegue. Era difícil mirar las fotos, recordando lo que había visto hace unas
horas. Los médicos y las enfermeras habían trabajado tan duro para salvar la
vida de ese joven, y todo había sido en vano. Todos habían pasado por la
agitación emocional de tratar de salvar una vida que no podía ser salvada,
poniendo todo lo que tenían en ello.

Hubo un poco de consuelo en el hecho de que el otro soldado, el que tenía la
severa lesión en la pierna, había sobrevivido e iba a recuperarse. Pero Jillian no
pensaba que alguna vez sería capaz de olvidar la mirada en la cara de ese joven
soldado en la muerte o la mirada perseguida de desesperanza en la cara de
Logan y los otros. Cuando se hizo evidente que su trabajo estaba hecho, que la
lucha estaba perdida, parecía que apenas estuviera reteniendo un torrente de
emociones. Pero lo habían hecho, y ahora el corazón de Jillian se rompió un
poco por todas las cosas que Logan y sus colegas no pudieron expresar. Su
estoicismo era admirable, sin embargo, tenía que ser tan condenadamente difícil
de mantener.

"No creo que vuelva a mirar a un joven de la misma manera," ella dijo en voz
baja, sabiendo que su tiempo aquí los cambiaría a ella y a Mark.

Mark asintió, mirando fijamente la pantalla. Después de un largo rato, dijo,
"Sabes, cuando tenía esa edad ..." Él negó con la cabeza tristemente, sus ojos
húmedos con sus propios recuerdos. "Todo lo que me importaba era drogarme o

60
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

echar un polvo ... marcar el siguiente gran gol. Jesús. Ponerte así en la línea por
tu país? No podría hacerlo, Jill. Yo simplemente no podría."

Ella lo rodeó con el brazo, pensando en lo diferente que reaccionaban los
hombres y las mujeres a la guerra y el sacrificio. Mark, ella sabía, estaba
examinando su virilidad, cuestionando su sentido de altruismo y valor. Ella, por el
contrario, estaba pensando en su hija y las madres y esposas y esposos y cuánto
había que perder. Pensó en los costos emocionales, también, y sus
pensamientos se deslizaron a Logan y el precio que pagaba aquí, día tras día,
semana tras semana.¿Cómo lograba hacer frente a tanta pérdida? Y cómo
saldría ella?

Había visto en los ojos de Logan la mirada intermitente, atormentada después de
la muerte del joven soldado — el vacío donde la esperanza había surgido justo
momentos antes — seguido por la suprema mirada de tristeza y luego el
empañamiento de sus emociones. Jillian sintió que su corazón se contraía de
nuevo, mientras recordaba el abrumador deseo que había tenido de tomar a
Logan en sus brazos y consolarla, tratando de transfundirle un poco de luz de
nuevo en ella. La esperanza, ella sabía, era algo que las personas tenían que
descubrir y mantener para sí mismos. Pero la esperanza y la alegría por la vida
eran terribles cosas que perder, y no quería que Logan dejara de importarle,
dejara de vivir.

Reconociendo la profunda necesidad que sentía por proteger a Logan dio a Jillian
una repentina sacudida, inesperada. Logan estaba sufriendo, y el instinto de
Jillian era ir a ella. "Mark, ¿has visto a la Mayor Sharp?"

"No. Pero me encontré con Meg. Dice que la Mayor lo esta tomando muy duro."

¿Qué significaba eso, exactamente? Significaba que Logan estaba acurrucada
en una pequeña bola en alguna parte, llorando su corazón? No es
probable. ¿Estaba en el gimnasio golpeando la pesada bolsa? ¿Estaba en
brazos de otra persona ahora mismo, consiguiendo consuelo?

Su último pensamiento sacudió a Jillian, tan incómoda. Logan era gay. Lo había
dicho esta mañana. Jillian se preguntaba ahora, con más que una curiosidad
pasajera, si Logan tenía una novia aquí o en casa. ¿A quién le abra su corazón,
le cuenta sus penas, encuentra compañía? ¿En quién piensa cuando apaga la
luz en la noche? ¿Hay alguien con quien comparte sus pensamientos y
sentimientos más íntimos? O está totalmente por su cuenta?

Jillian no podía decir si honestamente quería saber las respuestas a sus
preguntas silenciosas, porque sentía una vaga sensación de soledad. Tal vez

61
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

soledad no era la palabra correcta, pero la soledad era, con seguridad, a pesar
de que tenía la vida idílica allá en casa con una pareja leal, fiable y la hija más
maravillosa del mundo. Su estable vida hogareña le permitía ir explorando el
mundo con su cámara, y sin embargo se sentía como si una parte de ella se
hubiera desvanecido como una fotografía vieja en los últimos años. Sacudió la
cabeza para despejarse. No quería pensar en esa parte perdida, marchita de sí
misma en este momento, porque realmente no tenía ninguna explicación racional
para sus sentimientos. Era como mirar hacia fuera en un cielo soleado incluso
cuando el barómetro en la pared advertía de cambios atmosféricos severos.

"Jill," Mark dijo suavemente, interrumpiendo sus pensamientos. "Tienes que dar
marcha atrás."

"¿Eh?" Ella no tenía ni idea de lo que estaba hablando. Sólo sabía que su
estómago se sentía como si estuviera tocando fondo.

"La Mayor Sharp. Tienes que dar un paso atrás. Te estás acercando demasiado."

Jillian sintió que su aliento la abandonaba. Él estaba en lo correcto. Ella se
estaba acercando. Pero no había hecho nada malo. Sentía una innegable
conexión con Logan Sharp, una atracción emocional que no podía ignorar, pero
no estaba mal. Ninguna de ellas habían sobrepasado cualquier límite, y se
resintió de la implicación. Su voz se endureció. "No hay nada de qué
preocuparse, Mark."

Estaba claro que él no se lo creía. La incredulidad estaba en sus ojos. "Hay algo
entre ustedes dos, Jill. Y creo que es peligroso."

"No hay nada entre nosotras. Por favor. ¿No crees que soy sólo un poco más
profesional que eso? Por no mencionar el hecho de que me tomo muy en serio
las relaciones comprometidas?" Su indignación estaba a punto de
explotar. Cómo se atreve a tratar de ser su conciencia, su policía de la
moral. Él de todas las personas!

"No he dicho que te la estes follando," él susurró. "Jesús, Jill. Todo lo que quería
decir era ... " suspiró con frustración. "No lo sé, ¿de acuerdo? Sólo puedo sentir
este verdadero vínculo entre las dos, y no quiero que nadie te
lastime. Simplemente no quiero que estés demasiado apegada a nadie aquí,"

Y que estaría mal en eso? ella quería preguntarle. Que había de malo en cuidar a
alguien? Con compartir una conexión emocional, aunque fuera sólo por un par de
semanas? ¿Qué demonios estaba mal con ser humano y tener sentimientos?

62
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Te juro, Mark, todo lo que los hombres piensan es en sexo. Que si no
estoy follando con la Mayor Sharp, como dices, entonces debo querer. O ella
debe querer. O vamos a cometer algún pecado carnal aquí. Cristo. ¿Qué es tan
malo en querer ser amiga de alguien? Es decir, tú y yo somos amigos, y no
tenemos relaciones sexuales ni hacemos nada que sea una amenaza para mi
relación con Steph. Entonces por qué estás tan preocupado por la Mayor Sharp?"

Él sacudió la cabeza, con la mandíbula apretada. Sus palabras claramente lo
habían picado. "Mira, sólo olvida lo que he dicho, ¿de acuerdo?" Miró a las
imágenes en la pantalla de nuevo, cambiando de tema, sugiriendo cuáles debía
editar y cuales debía mantener, pero la mente de Jillian seguía vagando a la
cuestión que él había planteado, a esta supuesta atracción mutua entre ella y
Logan, a la química obvia entre ellas. O por lo menos obvio para él.

Jillian trató de acorralar sus pensamientos, porque cuanto antes se apoderara de
ellos, mejor. Mark tenía razón en que había algo entre ella y Logan, pero podía
decir o pensar lo que quisiera, porque Jillian tenía un firme control sobre su
moral, maldición. Nunca había engañado a Steph en sus siete años juntas y
nunca lo haría. Su relación no era exactamente lo que quería gritar a los cuatro
vientos, pero que era segura y sólida. Era en lo que se convertían las relaciones
cuando las chispas salían y la química se disolvía.

"¿Vas a la ceremonia de la rampa al atardecer?," él preguntó después de un
momento. Ella acogió el nuevo tema.

"No me lo perdería," dijo con firmeza, aunque todavía estaba silenciosamente
perturbada.

Logan había estado en la rampa de ceremonias para los compañeros caídos
demasiadas veces. Decirles adiós nunca era más fácil; de hecho cada vez era
peor. Era la capa de tristeza sobre la tristeza hasta que era casi demasiado para
soportar. Este le dolía especialmente, ya que fue uno que ella misma no pudo
salvar. No era frecuente que alguien fuera traído al hospital de la base con vida y
dejado en una caja, y lo tomó como algo personal. Aunque sabía en su interior
que habían hecho todo lo posible, todavía se sentía como un fracaso. Todas las
muertes lo hicieron, pero ésta más que todas.

El vehículo de combate ligero que llevaba el ataúd se acercó a las tropas y civiles
reunidos, el polvo tardo mucho tiempo en asentarse. Al menos seiscientas
personas estaban presentes para dar un saludo final al joven soldado, para verlo
partir a casa por última vez. La rampa de la LAV (Vehículo de combate ligero)
cayó con un ruido sordo, metálico, y los portadores del féretro — compañeros
soldados en sus camastros — levantaron el ataúd cubierto por una bandera en

63
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

sus musculosos, cansados hombros y lentamente comenzaron a moverse entre
las líneas flanqueantes de tropas.

Logan y los otros estaban al menos catorce filas atrás — británicos,
estadounidenses, daneses, holandeses, estonios, australianos, franceses,
rumanos, canadienses. El ataúd avanzó lentamente hacia el vientre del Hércules
C-130 esperando. Un gaitero caminaba lentamente detrás y tocó una versión de
‘Amazing Grace’. Era a la vez desgarradora y lamentable.

Logan sintió el peso aplastante de tantas emociones — sobre todo
desesperación y profunda tristeza — mientras observaba la partida final de un
compañero caído. Aún así, se sentía impulsada por el enorme honor de servir en
compañía de esas personas valientes y desinteresadas. La breve ceremonia fue
digna, encantadora incluso, pero indescriptiblemente triste.

Ya, la gente de vuelta a casa estaba llorando la pérdida de este joven. Una vez
más, Logan estaba molesta por las dudas. Podría haber hecho algo
más? Intentado algo diferente? Habían renunciado demasiado pronto? Ella
odiaba las segundas suposiciones, pero siempre tenía que agotarse a sí misma
con ello antes de que pudiera encontrar la paz para seguir adelante. Volvió su
atención hacia el padre, que estaba pronunciando una breve oración. Luego al
Teniente Coronel, rígido como un asta de bandera, se volvió hacia ellos. "Grupo
de Trabajo de Afganistán, a su compañero caído, lo saludo!" Ellos cumplieron,
algunos con lágrimas rodando por sus mejillas, y luego se les ordenó, "Prosigan!"
Y lo harían, Logan lo sabía, pero con un pequeño pedazo de ellos yéndose en
ese enorme avión militar, gris pálido que pronto volaría a casa. La muerte de
cada colega los dejaba un poco más vacíos, un poco más expuestos y con
bordes más afilados, como cuando un pedazo de roca era cincelado lejos de un
peñasco.

Terminada la ceremonia, Logan anduvo alrededor, hablando tranquilamente con
sus compañeros. Se abrazaron y se consolaron mutuamente con palabras
simples y gestos. Ninguno de ellos habló con rabia. Nadie quería ser responsable
de ser una influencia negativa. Todos sabían instintivamente lo que se
necesitaría para continuar con su trabajo, y era el apoyo mutuo y su misión, no el
miedo o la ira o el arrepentimiento.

Logan se había dado cuenta antes de que Jillian discretamente tomaba fotos,
pero había mantenido una distancia respetuosa, dejando que los soldados se
afligieran juntos. Ella está esperando hablar conmigo, para ver si estoy bien,
Logan se dio cuenta. La idea era molesta y muy conmovedora.

64
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Hola." Logan se acercó a Jillian sin dudarlo. Si quiere hablar conmigo, bien. Aquí
estoy.

"Hola, tú." Cuando Jillian levantó la vista hacia ella, Logan vio la profundidad de
su inquietud y preocupación. Estaban tan claramente grabadas en su cara,
profundizando un poco sus finas líneas.

"¿Caminas conmigo?"

Los últimos rayos del sol prácticamente se habían ido ya, el cielo se oscureció
rápidamente a medida que se alejaban de la multitud, sus hombros casi, pero no
del todo, tocándose.

"¿Estás bien?"
La pregunta era inevitable, pero Logan no sabía cómo
responder. Desesperadamente quería decir que estaba muy bien, pero Jillian
querría una respuesta honesta — no estaba preguntando por cortesía. Por
razones que no podía descifrar, Logan quería decirle la verdad. Pero era tan
difícil. Con su hermana estaba abierta indefectiblemente, pero con nadie más. No
con sus ex amantes, no con el resto de su familia. No con sus amigos. Incluso
con sus colegas, era raro que confesara temores o debilidad, emoción en estado
puro. Era natural para ella resistir ahora.

"Yo ..." La garganta de Logan estaba irremediablemente seca, y las palabras sólo
vendría si las obligaba a salir. Incluso entonces, no estaba segura. Se estaba
ahogando en las emociones en este momento, impotente contra ellas. La
agitación en su interior era como un río crecido, furioso que aún no había
decidido en qué dirección iba a tronar y tallar su voluntad. "Es difícil," fue todo lo
que se atrevió.

"Oh, Lo – quiero decir, Mayor Sharp." Jill detuvo su progreso con una suave
mano en el hombro de Logan.

"Está bien." Logan trató de sonreír, pero fracasó. "Puedes llamarme Logan. Se
siente como que deberías."

"Sí, lo hace." La sonrisa de respuesta de Jill era tranquilizadora.

Permanecieron en silencio durante mucho tiempo, caminando de nuevo. El cielo
se había vuelto negro, y estaba misericordiosamente más fresco ahora. Las
estrellas eran claras y brillantes, como en el norte de Michigan o Canadá, y sin
embargo parecían diferentes de alguna manera. La luna creciente estaba
orientada hacia los lados, sus extremos se inclinaban hacia arriba en lugar de

65
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

verticalmente como en casa, y las estrellas y constelaciones no estaban en sus
posiciones habituales. Era desconcertante, y Logan aún no podía acostumbrarse
a ello.

"Tenías razón," Jillian dijo, inclinando su rostro hacia el cielo. "Es hermoso aquí
por la noche. Diferente pero hermoso."

Una estrella cayó a lo lejos — una bola de fuego disparada — y Logan sintió que
Jillian se tensaba a su lado.

"No te preocupes, no es un cohete."

Jillian rió nerviosamente. Enroscó su brazo alrededor del bícep de Logan y lo
agarró porque apenas podían ver un paso delante de ellas ahora. Caminaron de
nuevo en silencio durante un rato, dirigiéndose lentamente en dirección de sus
cuartos. "¿Los odias, Logan?"

"¿A quien?"

"Los talibanes."

La pregunta ardía en la garganta de Logan. Lo había contemplado tantas veces
en los últimos diez meses — antes de eso incluso. Oh, ella quería odiarlos, de
acuerdo. Pero si se dejaba caer en su marca de maldad y odio, se dañaría
irreparablemente a sí misma. Lo sabía con tanta seguridad como sabía cualquier
cosa real. "El odio nunca ha cambiado el mundo para mejor."

"No. No lo ha hecho. Pero son tu enemigo. Ellos quieren matarte, Logan."

"Somos profesionales. No es necesario odiar al enemigo."

"Ah, ya veo. Más bien como un partido de hockey. Sólo estás jugando el juego
por el bien del juego. En realidad no odias a tu oponente."

Logan sintió una sonrisa tratando de ejercerse. Jillian, según sus propias
palabras, no era ninguna atleta. Y no era ciertamente un soldado, y sin embargo
tenía un punto, incluso si Logan no se lo admitiera. "El odio te hace perder la
concentración, te distrae, te obliga a cometer errores. Perderás el juego si dejas
que tus emociones dominen."

"¿Y qué pasa cuando tu oponente te lastima o a alguien que te importa? Cuando
lo hacen algo personal? Cuando te odian? ¿Entonces que? Tú misma dijiste que
no había reglas de compromiso en esta guerra."

66
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Logan no quería continuar con esta conversación. Estaba haciéndola pensar
acerca de cosas que no quería pensar en este momento. Ella tenía dos meses
más para pasar, dos meses más para mantener su cabeza en el juego, para
mantener la compostura.

"Jill, mira. No tengo nada más que decir sobre el tema, ¿de acuerdo? Sólo estoy
tratando de hacer mi trabajo aquí de la mejor manera posible. Y para mí, eso
significa no pensar en ... ellos. No dejar que tengan ese poder sobre mí."

Jillian apretó más fuerte el brazo de Logan para detener su avance otra vez. "Vi
la mirada en tus ojos hoy. Cuando perdiste a ese soldado. Parecías
desconsolada, pero entonces volviste a embotellarlo todo. Empujas hacia abajo
esos sentimientos tan profundamente, Logan. Tengo miedo por ti. Me temo que
llegará un momento en el que no habrá ningún espacio para poner esos
sentimientos."

La ira comenzó a surgir a través de Logan — en pequeñas olas al principio, pero
luego con más fuerza. ¿Qué sabía esta mujer acerca de la guerra? Sobre perder
vidas? Sobre tratar hacer tu trabajo cuando todo a tu alrededor se va al
infierno? Qué es lo que sabía realmente sobre ella y que la hacía
moverse? Tomó todo el esfuerzo de Logan para no levantar la voz. "¿Qué crees
que debería hacer, Jillian? Romperme en frente de todos? Lanzar mis manos y
decir que no estoy haciendo esto más? ¿Qué?"

"Por supuesto que no. Pero hay alguien con quién puedas hablar?"

"¿Por qué te importa?" El tono de Logan era brusco y acusador, pero no podía
evitarlo. Si Jillian quería que mostrara sus emociones, muy bien, porque eso es
exactamente lo que iba a obtener.

"Porque sí." Jillian se acercó más, frente a Logan. Estaba tan oscuro, Logan sólo
podía ver el contorno de su cara. "Porque no quiero que este lugar robe a la
persona bondadosa, generosa que eres. No quiero que te haga amarga y ... no
sé. Diferente."

"Ni siquiera me conoces."

"Sé lo suficiente para saber que eres una buena persona, Logan. De la mejor
clase que hay."

Logan se rió con amargura. "Sí, bueno, sabes que, Jill? No es tu trabajo
preocuparte por mí, ¿de acuerdo? No es tu trabajo preocuparte por lo que algo
de esta mierda me está haciendo." Si era una cosa que no necesitaba ahora, era

67
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

alguien escudriñando cada movimiento y cada mirada para ver si estaba
bien. Alguien mirando en su alma. No quería sentirse como un espécimen en una
diapositiva, no necesitaba que alguien se preocupara por ella, controlándola todo
el tiempo como si fuera una lisiada emocional.

Jillian, claramente picada, retrocedió casi imperceptiblemente. Su voz se hizo
más tensa. "Por supuesto que no es mi trabajo, Logan. Pero si ... me preocupo,
¿de acuerdo? Quiero ser tu amiga."

Logan sintió el escozor de la culpa por ser una perra sin corazón. ¿Era tan
terrible que esta mujer había llegado a hacer un vínculo con ella y se preocupaba
por ella? Ella se habría ido en poco más de una semana, después de todo. ¿Qué
importaba si sus debilidades eran evidentes para Jillian Knight? Ellas nunca se
volverían a ver. Estaba a salvo con Jillian, ¿no?

"Jillian," dijo ásperamente. Su necesidad era tan grande en este momento, su
enormidad la asustaba como el infierno. No podía arriesgarse a abrir las
compuertas porque no tenía ni idea de si podría controlar sus emociones de
nuevo. Podría revertir el agua después de abrir una presa? Recuperar una
respiración una vez que se escapara? Tomar las palabras habladas de
vuelta? No.

De repente, los dedos como plumas de Jillian estaban en su mejilla. La sensación
que resultó fue como una corriente eléctrica, lo suficientemente fuerte como para
casi golpearla en el culo. Su aliento la dejó violentamente, y le dolió volver a
inhalar. Jesucristo. ¿Qué le estaba pasando? Se sentía mareada por el toque y
comenzó a balancearse un poco.

"Está bien." La voz de Jillian era suave mariposa antes de que fuera llevada por
la brisa suave y cálida.

"No, no está bien," Logan quería gritar. No tienes ni idea!

La mano en su cara, tan tierna, provocó un doloroso e inesperado anhelo de
todas las cosas que no tenía — un hogar, seguridad al final del día, el toque
amoroso, cuidadoso de una mujer. Dios. Cómo quería acariciar su mejilla contra
esa mano, caer en lo que estaba segura era un cálido abrazo, esperando ... para
dejarse ir, dejarse consolar y alimentarse de una manera que no se había
permitido en tanto tiempo. Sólo por esta vez.

En cambio, se obligó a pararse más derecha, a alejarse del alcance de
Jillian. Esta no es la mujer, Logan, y no es el momento. Era una tontería, tal vez
incluso peligroso, otorgar a Jillian el papel de su salvadora emocional. Con

68
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

esfuerzo, Logan arrastró su resolución de nuevo a la vanguardia, donde
pertenecía.

"Mira, Jillian, haznos un favor a ambas. No pierdas tu tiempo preocupándote por
mí, ¿de acuerdo?"

Jillian, rígida por la picadura de las palabras, no estaba cediendo. Su voz estaba
llena de dolor. "Quiero cuidarte, Logan. Es quién soy, ¿de acuerdo? No puedo
cerrar eso. Y tú tampoco puedes."

La última parte se sintió como una bofetada, pero Logan se negó a morder el
anzuelo. Ella quería atacar, herir a la mujer que había visto con tanta facilidad a
través de ella, que la hacía querer admitir cosas y compartir las cosas que debían
ser mejor dejadas enterradas, como el soldado que acababa de perder.

"Mira, Jill. Sólo vuelve con tu esposa y tu hija cuando termines aquí y olvidate de
todo, ¿de acuerdo? Vuelve a tu agradable vida y déjame en paz."

Se volvió bruscamente y se alejó, dejando a Jillian sola en la oscuridad, sabiendo
que Jillian estaba probablemente sufriendo tanto como ella.

CAPÍTULO CUATRO
Jillian volteó a otra página en su revista Michigan Hoy. Que había llevado con ella
más para recordarle su hogar que como material de lectura, y se le había
ocurrido esta mañana que podría a Nazirah gustarle las fotografías en la misma.
Y chico, lo hizo alguna vez. Especialmente el artículo sobre Mackinac Island ...
bueno, las fotos de todos modos. No había ningún intérprete disponible, por lo
Jillian hizo todo lo posible para explicar dónde estaba Mackinac Island, usando
un pedazo de papel, un lápiz, y sus habilidades de dibujo rudimentarias. Su
representación del Lago Michigan parecía un globo de agua caído y el Lago
Huron parecía el ala dentada de un pájaro. Oh bueno. No era como si Nazirah lo
tuviera en cuenta.

Nazirah estaba tocando la revista como si fuera sagrada, sus ojos bailando con
curiosidad y asombro. Acarició con reverencia las páginas brillantes, lustrosas,
casi con miedo de darles vuelta. Su alegría y aprecio de par en par al instante
levantaron a Jillian del mal humor oscuro con que había despertado. Logan ya se
había ido de la habitación, eliminando cualquier posibilidad de que hablaran de lo
que había sucedido la noche anterior, cualquier posibilidad para que Logan
mostrara remordimiento o culpa o malestar por la forma en que había tratado a

69
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian. Al menos Jillian esperaba que Logan sintiera esas cosas. Y que Logan
había perdido tanto sueño como lo había hecho ella. Sería justicia divina.

¿Por qué, Jillian se preguntó de nuevo por millonésima vez, cree que necesita
acallar sus sentimientos de todo el mundo ? ¿Por qué necesita ser tan
condenadamente estoica y obstinada todo el tiempo? ¿De que tiene miedo, que
me burlaré de ella? Pensar menos de ella? Creer que es débil? O que la
lastimaría de alguna manera?

Jillian sabía que podía llegar a ser un poco fuerte a veces. Le gustaba hablar las
cosas, incluso si se requería un montón de empujar y tirar. La introspección
estaba bien hasta cierto punto, pero sólo si terminaba en discusión. Y malhumor
o mala cara? No tenía tiempo para eso. Algunas de las batallas épicas con las
que ella y Steph habían luchado había resultado del choque de las formas
tranquilas, reflexivas de Steph y su propia apertura emocional. A Steph le
gustaba desaparecer en su estudio durante horas o sentarse en la mesa durante
una comida con su nariz en un periódico o un libro. Si se sentía enojada o
molesta, Steph se desvanecía para lamer sus heridas. Jillian, por el contrario,
emitía humo y tormenta. No eran exactamente un buen partido de esa
manera. Conducía a Jillian a la locura a veces.

Las gesticulaciones de Nazirah atrajeron la atención de Jillian hacía las imágenes
de caballos y calesas en el artículo de Mackinac. Asintiendo con entusiasmo,
imitó la conducción de un coche, y luego, a través de las señales de mano, trató
de explicar que no había coches en la isla.

Fue unos momentos antes de que ella notara a Logan apoyada en la pared de
madera contrachapada, observándolas, una sonrisa vacilante que se retorcía en
las comisuras de la boca. Los ojos de Logan, aunque cansados, parecían mucho
más agudos y vivos que anoche. Le sorprendió a Jillian cómo esos ojos podían
ser como las frías aguas del Lago Michigan en Noviembre en un minuto, luego
verde exuberante al siguiente, capaz de atravesarte un minuto y acunarte al
siguiente, dependiendo de su estado de ánimo. Esa era la clave para leer a
Logan, Jillian decidió, estudiando sus ojos.

"¿Querías verme?" Jillian preguntó finalmente.

"No si estoy interrumpiendo." Logan dirigió su atención a Nazirah. "Salam. Shoma
Chétori, Nazirah?"

"Man khoobam, mamnoon."

70
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian sonrió a Nazirah y le hizo señas para que mantuviera la revista. Siguió a
Logan fuera de la habitación a una zona de suministro vacía. Aislada en tres
lados por la madera contrachapada, el cuarto lado era una cortina, que ofrecía
tanta privacidad como se podría encontrar en cualquier lugar en la base.

"¿Cómo está ella?," Jillian preguntó.

"Bien, teniendo en cuenta lo mal que el absceso era. Estamos controlando la
infección y en un día o dos haremos una cirugía."

"Tu persa es muy impresionante," Jillian dijo.

"Cualquier persona puede aprender algunas palabras. Pero tú ... eres tan buena
con ella." Logan la miró con evidente aprecio. Su voz era profunda y suave y tan
alejada de los tonos huecos y ásperos de la noche anterior. "Tal vez deberíamos
mantenerte aquí como parte de nuestro programa de terapia."

Jillian rió cortésmente, y luego se quedó en silencio ante la emoción que
vislumbró en la cara de Logan. Estaba allí y se fue tan rápido, como la estrella
que cayó anoche ... casi demasiado rápido para que Jillian lo atrapara. ¿Era
tristeza? ¿Anhelo? ¿Arrepentimiento? Jillian no podía estar segura, pero sea lo
que fuera había ardido intensamente por un instante antes de desaparecer. Ella
se quedó sin aliento al darse cuenta de lo practicada que estaba Logan en
apaciguar sus emociones.

"Anoche, yo ... lo siento, Jillian. No fui muy amable contigo y sólo quiero
disculparme."

Jillian cruzó los brazos sobre su pecho, confundida. ¿Cómo podía esta mujer
inteligente y cariñosa ser tan despistada? Cómo no iba a conseguirlo? Sin
importar lo mucho que quería estrangular algo de sentido en Logan, necesitaba
reunir las palabras que quería decir, mantener su temperamento bajo control.
Castigando a Logan acabaría con su amistad en ciernes en un infierno de
prisa. "Logan." Ella respiró hondo y lo dejó salir lentamente. "No se trata de
mí. No tienes que disculparte."

El desconcierto ardió en los ojos de Logan. "Pero mi comportamiento ... estuvo
fuera de lugar."

"De acuerdo, bien. Acepto tu disculpa. Pero no lo ves?"

El temperamento de Jillian amenazó con volver a surgir, y tuvo que empujarlo de
nuevo. "Se trata de ti, Logan. Se trata de tener un lugar para expresar tus

71
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

sentimientos. Se trata de que trabajes a través de lo que pasó ayer con ese
soldado. Estaba tratando de ayudarte a encontrar ese lugar porque estaba
preocupada por ti."

Jillian observó la guapa mandíbula que previsiblemente se endurecía, los ojos se
oscurecían. Ahí va, retirándose de nuevo. "Lo sé," Jillian agregó suavemente. "Te
ocuparas con todo esto más tarde. Después de pasar por esto."

Ella dio un paso más cerca y bajó la voz. "Pero y si más tarde es demasiado
tarde? ¿Qué pasa si hay demasiado de ello para tratar? ¿Y si es demasiado
abrumador?"

"No lo ha sido todavía," Logan dijo en un susurro.

Jillian no esperó otra excusa o negación de Logan. Simplemente se acercó a ella
y la rodeó con sus brazos. Sin apretar, sin desesperar, simplemente suave y
calmante. Era lo que había querido hacer y debería haber hecho anoche. Esperó
para que Logan superara su sorpresa, relajara su cuerpo, para aceptar lo que
estaba dando. Después de unos instantes, los brazos de Logan flojamente le
devolvieron el abrazo y su cuerpo se hundió un poco en Jillian. Un ligero temblor
comenzó, y Jillian apretó su agarre. El abrazo se convirtió en más que un abrazo
— un abrazo que era dulce y cálido y reconfortante.

"No puedo, Jillian. No puedo hacer esto," Logan finalmente pronunció, su voz se
quebró.

"Sí, tu puedes. A veces esto es todo lo que podemos hacer por los demás."

Logan sacudió la cabeza y se apartó con fuerza. "No lo entiendes." Ella esperó
hasta que se miraban la una a la otra. "Mi necesidad es mucho mayor de lo que
puedes dar, Jill."

Lo dijo con un desapego casi clínico. Jillian se sorprendió por cuán rápido e
inequívocamente Logan estaba dispuesta a descartar lo que estaba
ofreciendo.¿Cómo sabe que lo que estoy dispuesta a darle no es suficiente? E
incluso si no fuera suficiente, no es un poco de calidez y comprensión mejor que
nada?

"Logan," comenzó a decir, pero sus palabras se encontraron con la espalda de
Logan.

72
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Era una especie de tregua. Logan hizo todo lo posible para evitar a Jillian en los
próximos días. Cuando se cruzaron sus caminos, era educada pero superficial.
Mantener las cosas como negocios entre ellas era lo mejor, aun cuando sabía
que esto irritaba a Jillian. A veces veía a la fotógrafa mirándola como si no
entendiera lo que estaba pasando. Logan entendía exactamente lo que estaba
haciendo, sin embargo. Ella se estaba cerrando, retirándose en una concha
protectora de la manera en que lo había hecho muchas veces antes con mujeres
que habían tratado de acercarse demasiado. No tenía otra opción. Estaba
caminando por un campo minado con Jillian, perdiendo algo de sí misma, y por
su propia protección, tenía que parar.

Empujando la barra para otra prensa de pecho, los músculos de Logan se
tensaron, pero su mente se mantuvo tranquila y con gran nitidez.

Jillian podría pensar que estaba ayudando, abriéndose camino hacia ese lugar
privado y profundo al que Logan sólo había permitido entrar a dos personas, pero
ella no estaba en absoluto. Todo lo que Jillian estaba haciendo la hacía sentir
vulnerable, expuesta, débil. Su hermana Lisa fue admitida en ese espacio, y
siempre lo sería, porque Logan confiaba en ella de forma implícita.

Nicole había estado una vez, pero eso había sido un gran error. Logan no estaba
a punto de repetir ese error de juicio de nuevo. La familia era diferente porque
estaban contigo para siempre. Los amigos y novias, por otra parte, eran
transitorios. Logan simplemente no era una Meg Atwood, alguien que era
confidente y amiga de todo el mundo. Tampoco era una Jillian Knight, tan segura
en sus maneras confesionales y delicadas. No. Ella tenía que protegerse a sí
misma primero. Confiar en sí misma en primer lugar porque en última instancia,
era todo lo que tenía.

Logan reemplazó la barra en el estante. Estaba tendida en el banco, respirando
con dificultad, su pecho ardiendo. Dios. No había pensado en Nicole en
meses. Más incluso. Nicole ya no despertaba mucha amargura en ella, pero
nunca olvidaría su traición, ni los años de dolor y dudas que la traición había
causado. Que todavía causaba, supuso. Pensando ahora en Nicole era como
examinar una cicatriz. Mientras que la herida ya no le dolía, su marca
permanecía, un claro recordatorio del dolor.

Se habían conocido en la universidad, cuando Logan estaba a medio camino de
la escuela de medicina y Nicole estaba empezando su maestría en Inglés. Se
convirtieron en amantes rápidamente y se fueron a vivir juntas después de unos
pocos meses. Podía hablar con Nicole — realmente hablar con ella, ser ella

73
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

misma con ella. Compartieron todo — sus metas, sus miedos, sus esperanzas y
sus sueños. Y entonces, un día, tres años después de su relación, Nicole anunció
que las ausencias de Logan y las largas preocupaciones por el trabajo y el
estudio le habían dejado un sentimiento de aislamiento y soledad. Tan aislada y
sola, de hecho, que no había tenido más remedio que encontrar consuelo en los
brazos de uno de sus compañeros profesores. Ya era bastante malo que Nic
había dejado a Logan por otra persona, pero culparla por eso? Diciendo que era
su culpa porque había tenido que pasar largas horas fuera de casa, en la escuela
de medicina y la residencia, porque ella no había prestado suficiente atención a
Nic? La experiencia le había enseñado a Logan lecciones inolvidables: que la
confianza era transitoria, que la persona que más amas podría ser no sólo poco
fiable, sino falsa, que el amor a menudo no era más que una apariencia y no algo
sólido hasta la médula.

Nicole había sido el fracaso de Logan. Era su único fracaso en la vida hasta
ahora, y eso la había cambiado, lo sabía. No tenía el deseo de volver hacer esa
inversión emocional en nadie más. Había suficiente dolor y decepción en este
mundo sin golpear una señal en la frente pidiendo ser lastimada de nuevo. Y por
eso no lo había hecho.

Se había hecho bastante buena en poner distancia entre ella y cualquier
perspectiva romántica. Realmente no necesitaba a nadie más, muchas
gracias. Tenía a su hermana como confidente de larga distancia, tenía gente en
su vida con la que podía ver una película o compartir una copa, y tenía su mano
izquierda cuando necesitaba un desahogo sexual. Había salido un puñado de
veces desde Nicole — lo suficiente como para preguntarse qué demonios estaba
haciendo sentada frente a alguien con quién tenía que luchar para conversar.

Logan recuperó la pesada barra de nuevo, luchando contra el peso, sintiendo su
ira arder con cada repetición. Jillian. Jillian fue la primera mujer desde Nicole que
había demostrado algún interés en tratar de despojar su actitud distante y
realmente entrar. Y no parecía querer nada a cambio, a diferencia de Nicole. Fue
un desastre. Intensamente perturbador. ¿Por qué se preocupaba Jillian por ella?
¿Y por qué actuaba como si la disección y el análisis de su corazón no fuera gran
cosa? Como si hablar de sentimientos fuera como hablar del tiempo? ¿Y cómo
podía tan desinteresadamente ofrecerse a sí misma como una muleta
emocional? ¿Acaso no sabía que ser necesitado por alguien era una carga — un
atolladero de responsabilidad que succionaba a ambas personas hasta que no se
reconocían más? Hasta que su necesidad por el otro ensombrecida y sofocaba
cualquier otra cosa?

Logan se incorporó, secándose el sudor de la frente. Jillian era ingenua, eso era
todo. Ella debía ser una de esas personas que pensaban que todo se podría

74
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

solucionar viendo al Dr. Phil, o comprando el último libro de autoayuda, o
confesando pecados profundos. Era lo suficientemente tonta como para pensar
que el amor podía superar cualquier cosa.

Por favor. Logan había amado a Nic una vez, y mira donde la había llevado. Y
... Dios mío. Jillian realmente pensó que un abrazo podía hacer todo mejor?
Logan ferozmente se aferró a sus advertencias silenciosas, usándolas para
justificar el malestar que Jillian había sembrado en ella. Incluso si Jillian tuviera
razón, y era un gran si, no había manera de que pudiera revelar sus sentimientos
o tener una buena charla íntima con un extraño.

Jillian podría ser capaz de decir todas las palabras correctas y repartir otro de
esos abrazos increíbles, pero ella nunca entendería la vida de un médico
militar. Nunca podría saber lo que era ser Logan — la necesidad de estar
siempre en control, para ser fiable, firme, confiable, decisivo, valiente. Para ser
capaz de producir todas esas cosas en demanda, sin prestar atención al costo
que tomaron.

"Hey, Mayor! Preparándote para el gran partido de esta noche?"

Mark se pavoneó en el gimnasio, una toalla sobre el hombro, una botella de agua
en la mano. Estaba siendo decididamente amistoso últimamente, aún más desde
que se había ampliado la distancia entre ella y Jillian.

Cuando se sentó en el banco frente a ella, lo hizo con la casualidad de haberlo
hecho cientos de veces antes, como si fueran los mejores amigos. "Tengo que
decirte, estoy tan emocionado que me pediste que jugara esta noche. Escuché
que esos tipos con los que nos estamos enfrentando son enormes, pero imagino,
si tenemos velocidad, nosotros – "

"Mark," ella interrumpió, no está de humor para hablar de hockey. Se dio cuenta
de que la manera caliente y fría con la que él había estado tratándola estaba
carcomiendola. Ella quería saber lo que el peso de su resentimiento era y por qué
demonios estaba llevándolo. Se dirigió a él como un oficial haría con un
subordinado — directo pero sin emociones. "No te he gustado mucho desde el
primer día que nos conocimos. Te importaría decirme exactamente lo que he
hecho para ofenderte?"

Las emociones se levantaron y cayeron sobre su cara — sorpresa y confusión al
principio, seguida de negación. Entonces una fría, dura honestidad afiló sus
facciones. "Tienes razón, no lo hice." Él suspiró pesadamente, mirando a su
alrededor antes de fijar sus ojos cautelosos en Logan de nuevo. "Casi conduce a
Jillian a la locura cuando hago eso."

75
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"¿Hacer qué?"

"Actuó como un culo cuando alguien se acerca a ella. Simplemente me lleva
mucho más tiempo que el primer día."

"Entonces estás celoso o algo?" El impacto de sus palabras resonaron en su
propio intestino. Sí. Él no estaría equivocado al estar celoso, ¿verdad?"¿Quieres
toda su atención para tí mismo? ¿Es así?"

Mark sonrió. "Tengo que admitírselo, Mayor. No te andas con rodeos."

"Prefiero tener la sensación de que no lo tendrías de ninguna otra manera."

La sonrisa de él se disolvió. "Tienes razón. Esto es bueno, yo y tú hablando. Y
no, no quiero a Jill para mí. He estado allí, he hecho eso."

Logan lo había sospechado. "¿Historia antigua?"

"Sí. Muy antigua."

"Entonces por qué te molesta que Jillian y yo ..." ¿Qué eran
exactamente? ¿Amigas rápidas? Amistosas conocidas? Amigas? Se le ocurrió
que ella realmente no lo sabía. Se aclaró la garganta y decidió ser lo más
honesta posible. "No estoy muy segura de que llamaría a Jill y yo amigas,
Mark. Pero me gustaría saber por qué ella estando alrededor de mí o verla dirigir
cualquier atención hacia mi parece molestarte."

Mark volvió a apartar la vista. Parecía estar luchando consigo mismo sobre cómo
responder, su agarre aflojándose y apretándose sobre su toalla. Cuando por fin la
miró, lo hizo con sorprendente apertura. "Verás, Jill y yo nos conocemos desde
hace mucho. Ella es como una hermana para mí. Mi mejor amiga. Soy muy
protector con ella. Y a veces, lo admito, actúo como un idiota. Pero no puedo
evitarlo. Es muy importante para mí, y me preocupo por ella."

Logan asintió, no teniendo ningún problema con su respuesta hasta el
momento. De hecho, estaba bien que Jillian tuviera a alguien como Mark a su
lado. "¿Dónde encajo yo en todo esto?"

"Major Sharp, yo – "

"Por favor. Llámame Logan."

76
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Probablemente no debería estar diciendo estas cosas, ya sabes. Ni siquiera se
lo he dicho a Jill."

Logan sintió que sus cejas se arqueaban hacia el cielo. "No tienes que – "

"Sí, tengo, porque no he sido muy justo contigo." Él se inclinó hacia adelante, con
los codos sobre las rodillas, y la miró tan intensamente que ella pudo ver de
inmediato que este hombre, a veces grosero, atleta inmaduro, tenía un lado
sensible. Él era un buen tipo debajo de toda esa basura machista, y no debería
haberla sorprendido. Una mujer como Jill no pondría su confianza y amistad en
Mark si no fuera uno de los buenos.

"Verás," él continuó. "Jill fue y eligió a la mujer equivocada hace siete años."

"¿Perdón?" No estaba preparada para esta admisión, porque nunca se le había
ocurrido que Jillian podría no ser feliz. ¿Por qué demonios me está diciendo
esto?

Él asintió severamente. "Me rompe el corazón que está con alguien que es tan ...
diferente a ella, por lo que no está bien para ella. Es difícil para mí explicarlo,
pero si entramos en una habitación con una docena de personas y nos
preguntaran cuales de ellos eran parejas, nunca imaginarías que Jill y Steph
estuvieran juntas."

Muy bien, así que Jillian no había tenido suerte ni la suficientemente inteligencia
como para elegir a la Sra. Correcta ¿Y qué? "¿Y qué hace esto –"

"Espera, Logan. Es más complicado que eso." Él miró a su alrededor
nerviosamente, como si esperara que Jillian entrara por la puerta en cualquier
momento y lo atrape en este acto de traición. "Dios, Jill nunca volvería hablarme
si me oyera hablar de esta manera. Durante todo este tiempo, nunca le he dicho
lo que sentía por ella y Steph por esa misma razón." Se encogió de
hombros. "Aunque estoy seguro de que ha descubierto que no soy el mayor fan
de Steph."

Logan sofocó una carcajada. "No eres exactamente bueno en ocultar tus
sentimientos."

Mark le devolvió la sonrisa. "Tú crees? De todos modos, tan cercanos como
estamos, no es mi lugar decirle que ella y Steph no debería estar juntas."

"Pero no eres su mejor amigo? ¿No se supone que debes decirle a tu mejor
amigo cuando algo no está bien para ellos?" Ella sabía que Lisa seguramente le

77
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

diría si pensaba que era infeliz o había cometido un error. Más que decirle, le
daría una patada en el culo.

"Sí claro. Tu mejor amigo salta por encima de ti acerca de su amante. ¿Quién
crees que va a perder esa pelea?"

Él tenía un punto. "Tienes razón. Probablemente no es una buena idea."

"Diablos, cuando ella me dijo que yo estaba loco por casarme con Linda ... mi ex
... estaba lívido. No hable con ella por tres meses. A pesar de que terminó
teniendo razón, por supuesto."

"Lamento que no sientas que Jill es feliz, Mark."

"Ves, de eso se trata. Ella ni siquiera sabe realmente que no es
feliz. Simplemente está metida en este lugar donde sólo, no sé, lo acepta. Ella
acepta que ya no salen, que no tienen amigos, no van de vacaciones juntas. Van
a la cama a las nueve cada noche. Acepta la segunda clase."

"Tener un niño pequeño puede sacar el estallido de una relación, estoy segura."

Él sacudió la cabeza con pesar. "No es eso. Jill siempre solía ser muy
divertida. Tan llena de vida. Ella ha cambiado con Steph. Y tú ... " Él la escudriño
como si fuera la vaca premiada en el círculo. "Eres la clase de mujer con la que
debería estar, Logan. Puedo decir que se siente viva cuando está a tu
alrededor. Es diferente contigo. Pero no es libre. Está tan lejos de estar
disponible, no es gracioso."

"¿Qué?" Logan deseó estar en cualquier parte menos aquí, anonadada como
estaba por lo absurdo de lo que él estaba diciendo. Se aferró a la más mínima
pizca de entendimiento. "Jesús, Mark! Cristo, apenas nos conocemos. ¿Cómo
podrías pensar que soy el tipo de persona con la que Jill debería estar? Eso es
absurdo."

Diablos, Jillian nunca la elegiría de todos modos. Logan no era del tipo para
comprometerse, para vivir la existencia de clase media suburbana de trabajar de
nueve a cinco, dos coches en la entrada, unas agradables vacaciones una vez al
año.

La sonrisa de Mark era diabólica. "No soy tan estúpido como parezco, sabes."

Ella no le devolvió la sonrisa. "No se trata de niveles de CI (Coeficiente
intelectual)."

78
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Está bien, no lo es. Pero tu eres exactamente por lo que Jill se sentiría atraída,
aunque no se lo admita."

"Mira, toda esta conversación me hace sentir incómoda."

"Lo siento. Es sólo que conozco a Jill mejor de lo que ella se conoce a veces. Y
viceversa. Es sólo que no la quiero, ya sabes, que haga algo estúpido en este
momento. Al darse cuenta de repente de lo equivocada que es Steph para ella,
cortesía tuya. No quiero que seas la causa de que gire su vida al revés. Nunca se
lo perdonaría. O a ti." Él se levantó y niveló una mirada hacia ella que podría
haber sido amenazante para alguien más. "Ten mucho cuidado con ella, Logan."

Una pequeña brisa podría haber golpeado a Logan en el suelo. Esto tenía que
clasificar como una de las conversaciones más extrañas que había tenido con
nadie. Y había tenido algunas, sobre todo durante su rotación de
psiquiatría. "Mira, Mark, realmente creo que eres sólo –"

"No, espera." Él levantó la mano como una señal de alto. "Por favor, no me hagas
parecer como si estuviera loco o algo así. Cristo, a pesar de que sé que debo
sonar como que estoy. Simplemente que no quiero que ella o Steph culpen sus
fallos en la relación en un tercero. Es una manera tan mala de terminar una
relación. Créeme, lo sé."

Logan se puso de pie, deseando terminar esta conversación tan pronto como sea
posible. "Mira, Mark. Admiro tus intenciones, de verdad. Sé que quieres lo mejor
para Jillian. Pero no hay nada entre nosotras, y ciertamente no quiero causarle
ningún problema." Ella no estaba sólo aplacandolo. Era la verdad. "No hay nada
de que preocuparse."

Él sacudió la cabeza. "Ahí es donde te equivocas, Logan. Dios, sé que no me
hecho muy claro. Pero sí sé esto. La química entre ustedes dos es como una
bomba atómica. Sólo no quiero que estalle."

"No tengo ninguna intención de hacer que ninguna bomba estalle. Créeme."

Mark pareció aliviado, pero no completamente convencido. "Bien."

Jillian volvió a lee el e-mail de Steph, más herida que enojada. Anoche, había
enviado a su amante un largo, emocionalmente agotador correo electrónico
describiendo la muerte del joven soldado y cómo valientemente el equipo médico
había trabajado tratando de salvarlo. Ella describió la ceremonia de la rampa y lo
honrada que se sentía de ser parte de todo esto, lo vacía que se sentía
después. Y sin embargo Steph apenas mencionó algo de esto en su respuesta,

79
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

salvo preguntar si el soldado muerto era estadounidense o canadiense. Como si
eso importara, Jillian pensó con rabia. Steph ni siquiera estaba tratando de
entender lo que estaba pasando. No le importaba. En lugar de ello continuó sobre
sus clases y las calificaciones a mitad de trimestre de mierda y como eso iba a
reflejarse en ella como profesora. Habló un poco acerca de Maddie, por
supuesto. También hizo una lista de todas las facturas que había pagado y las
cosas que había tenido que atender. Su pequeño modo, tal vez, de hacer que
Jillian se sienta culpable por estar lejos.

Jillian cerró con rabia su portátil. A Steph realmente no le importaba lo que le
estaba pasando aquí? Ella había estado fuera en asignaciones antes, pero nunca
tanto tiempo, ni había estado alguna vez en peligro de esta manera. Ya estaba
sintiéndose residente en este lugar, en lo que los soldados y el personal médico
estaban haciendo día tras día. Por supuesto Steph no lo entendería, pero sería
agradable si al menos lo intentara, Jillian pensó. Al menos podría mostrarle un
poco de empatía, tener una pequeña conversación al respecto. ¿Era tan difícil?
Oh, demonios. ¿Cuál era la finalidad de enojarse con Steph? No era como si
ayudaría en algo. Al menos Steph estaba haciendo su parte manteniendo el
fuego del hogar. En realidad, no era suficiente? Estaba esperando demasiado de
ella? ¿No debería estar feliz de tener la libertad para impulsar su carrera en un
nuevo territorio como este? ¿No debería estar agradecida de tener la oportunidad
de mostrar al mundo lo que los valientes trabajadores, médicos y enfermeras
estaban haciendo aquí?

Jillian estaba agradecida y honrada de dar testimonio de lo que estaba
sucediendo en KAF, y no iba a sentirse culpable por ello. Si no podía conseguir
una cierta comprensión de casa, había mucha gente aquí que sabía exactamente
lo que estaba sintiendo. Entendía ahora por qué Logan mantenía sus
pensamientos y sentimientos para sí misma. Tal vez ella también había intentado
infructuosamente de obtener el apoyo de sus seres queridos.

El hockey era la cosa más lejana de la mente de Logan mientras se vestía para el
juego. Siguió repitiendo la conversación con Mark en su cabeza, todavía sin creer
en sus palabras. Si Jillian era infeliz en su matrimonio, aunque no había dado
muestras de ello, era un problema de Jillian. Que no tenía absolutamente nada
que ver con Logan, sin importar qué tipo de extraña amenaza Mark pensó que
representaba.

Jesús, ¿qué piensa que Jillian y yo estamos haciendo en esa pequeña habitación
cada noche? ¿Cree que estamos haciéndolo? O al menos que estamos
deseando secretamente estarlo haciendo? Fue decepcionante que él no le diera
a ella más crédito que eso. Que no les diera a ellas más crédito que eso. Jillian
nunca había insinuado que fuera cualquier cosa excepto monógama, y Logan no

80
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

soñaría con seducir a alguien en la situación de Jillian y jugar el papel de
destruye hogares. Tenía mucho más respeto por ella y Jillian que por participar
en este tipo de juegos destructivos, juveniles.

Ella corrió hacia la pista y saludó a sus compañeros más cercanos con un chocar
esos cinco, distraída y malhumorada e inusitadamente sólo queriendo terminar el
juego. Ella le dio a Mark in asentir de cabeza superficial y se alineó en el centro
para tomar la confrontación.

Logan corrió duro, decidida a dejar que la acción limpiara su mente y aliviara su
estado de ánimo. Rápidamente anotó un gol independiente, luego estableció a
Mark para un doblete que apenas falló en anotar. Después de unos minutos, ella
corrió hacia el banquillo para un sustituto, su mente liberada
notablemente. Cuando practicaba deportes, especialmente aquellos tan rápidos
como el hockey, había poco tiempo para pensar en otra cosa que la tarea en
cuestión. Eso fue un maldito alivio hoy. Sus pulmones y piernas ardían, el dolor y
la falta de aire manteniéndola enfocada en el juego, incluso mientras estaba en la
banca. Después de uno o dos minutos, dejó que su mirada vagara
perezosamente sobre las pocas docenas de espectadores de pie o sentados
detrás de las tablas. Ella no estaba pensando en nada en absoluto cuando vio
una figura familiar sentada tranquilamente entre ellos — y todo se detuvo. Su
corazón acelerado.

Las respiraciones que había estado luchando hace unos momentos. Y sobre
todo, la serenidad que había estado disfrutando. Ella parpadeó con fuerza,
asegurándose de que la belleza oscura en las gradas era de hecho Jillian, luego
con calma se recordó a sí misma respirar de nuevo. Trató de recordarse no mirar,
también, pero no pudo evitarlo. Jillian se había cortado el pelo. Era corto, justo
debajo de la longitud del cuello, y grueso y ondulado y casi negro. La nueva
forma haciendo su cara, con sus imposiblemente grandes ojos y su boca suave,
pareciendo más juvenil. Más despreocupada. Se veía casi infantil, de hecho.

Excepto ... la mirada de Logan cayó un nivel a la camiseta azul turquesa
adhiriéndose a sus perfectas curvas. Jillian era indudablemente toda una mujer.

Logan consiguió pasar el resto del juego sin sufrir lesiones o hacer el ridículo,
pero no era exactamente estelar, fallando tres anotaciones y soplando varios
pases. Su mente estaba irrevocablemente fija en Jillian, y ni el juego ni el apretón
de manos después con los jugadores del equipo contrario podría provocar su
desplazamiento. ¿Cómo se había colado esta mujer dentro de ella tan
fácilmente? ¿Cómo podía Jillian llegar a ella de este modo? Matar esa
concentración como una navaja de afeitar que se enorgullecía en sí misma y la
convierte en una tarjeta de felicitación andante? Jesús.

81
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Era como estar de vuelta en la universidad o la escuela secundaria, con todas las
mariposas y ponerse tonta y estúpida por una chica. Una chica que ni siquiera
había mostrado ese tipo de interés en ella y, lo peor de todo, ni siquiera estaba
disponible. Podría tener un enamoramiento de alguien más inapropiado?

Un flechazo. La palabra se sentía tan infantil, pero sus sentimientos sin duda
tenían todas las características — la tensión nerviosa cuando veía a Jillian, la
pequeña emoción que sentía cuando Jillian la miraba o le hablaba, el tirón de
estar cerca de ella. También era mucho más que un enamoramiento. Jillian la
hizo pensar en cosas que era mejor dejar en paz. Hizo que amara y despreciara
las profundas conversaciones de Jillian y nadie más pudiera involucrarla. La hizo
desear — rezar — que Jillian simplemente cogería el siguiente vuelo a casa.

Logan, decidida a salir rápidamente, se mantuvo al margen apresuradamente
recogiendo sus cosas en una bolsa de lona cuando sintió el inevitable golpecito
en el hombro.

"Buen juego, Logan. Tú y Mark parecían que han estado jugando juntos desde
hace años."

Logan se dio la vuelta, inmediatamente fijada por los ojos de Jillian. El pánico se
apoderó de ella, el tipo de pánico que la hacía querer huir, del tipo que la
convertía al instante en una cobarde. "Yo, ah, no me di cuenta que estabas
aquí." Mentirosa. "Um, tu cabello," ella dijo como si acabara de notarlo. "Se ve
genial."

Jillian le dio una sonrisa burlona. "¿De verdad? No he tenido el pelo corto así
desde que era una niña. Se siente extraño, pero es tan increíblemente caluroso
aquí, no pude soportarlo más."

Logan todavía quería correr pero no tan rápido o tan rápidamente como lo hizo
hace un momento. "Te ves como esa cantante, Norah Jones."

Jillian ladeó la cabeza pensativamente. "Bueno, eso es todo un cumplido, sobre
todo porque soy una fan de la música de Norah. ¿Qué hay de tí?"

A regañadientes, Logan se permitió relajarse. Sí, ellas podrían hacer esto.
Podrían charlar como conocidas amistosas después de todo. No había nada
malo con esto, nada que sugiriera que estaban haciendo algo sin escrúpulos o
peligroso. "¿Quién no sería un fan de Norah Jones? De todos modos, realmente
se ve muy bien. Tienes suerte de tener un cabello tan bonito." Estaba tratando
tan fuerte de parecer amigable pero no demasiado amigable, educada pero sin
agrandar. Excepto ... Dios.

82
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Ella quería extender la mano y acariciar los mechones sedosos, sentir el espesor
ondulado entre sus dedos. Su mano temblaba ante la tentación.

Jillian estaba afortunadamente ajena a la pequeña batalla que Logan estaba
librando en su interior. Su sonrisa se amplió con la aceptación de un
cumplido. "Es mi herencia cubana. Por parte de mi madre," aclaró en la ceja
levantada de Logan.

"Ah. Es por eso que parecías bronceada, incluso antes de llegar aquí. Desde
luego, nunca lo habría adivinado por tu nombre."

"Mi segundo nombre es Amparo, así que estoy contenta de que al menos hay
algo de mi herencia en mi certificado de nacimiento. Es el segundo nombre de mi
hija, también."

Logan estaba siendo absorbida. Sabía que no debería continuar una
conversación tan personal, no debía violar la decisión que había tomado de
mantener su distancia emocional de Jillian. Era como saber que no debías salir
en esa nevada noche helada para jugar al hockey, pero maldita sea, era el
hockey y querías jugar tanto. "¿Qué significa Amparo en Inglés?"

"Significa protección o refugio."

Logan asintió con la cabeza. Tenía sentido. Jillian era
encantadora. Impresionantemente hermosa. Y sexy. ¿No había nada que no
fuera extraordinario en esta mujer? ¿Por qué no había notado antes cómo sólo
estar en su presencia le derretía el corazón como el hielo en una bebida
caliente? Jillian le hacía sentir tantas cosas — torpe, protectora, reconfortada,
energizada. Los sentimientos eran confusos, incluso inquietantes, y sin embargo
cuando estaba alrededor de Jillian, todo en su mundo de repente parecía encajar
en su lugar. Era como una rueda girando para descansar.

Las rodillas de Logan temblaron y no por el esfuerzo físico. El pecho le dolía,
también, cuando la realización se estrelló contra ella. No se trataba de un
enamoramiento juvenil o de un pequeño encaprichamiento. Mark tenía
razón. Había algo profundo y peligroso e intenso entre ellas, una química que
podía explotar en sus caras si no tenían cuidado. E incluso si Jillian no era
consciente de ello, Logan lo era, y eso era suficiente. Tendría que ser cuidadosa
por las dos.

"Vas –"

83
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Lo siento, tengo que correr," Logan soltó con una bocanada de aire. Se alejó sin
mirar hacia atrás, preguntándose sólo más tarde lo que Jillian había estado a
punto de preguntarle.

Una hora más tarde, se duchó y se re-energizó, Logan se dirigió hacia el hospital
y al atractivo de un territorio familiar. Necesitaba escapar de Jillian. Era vital en
este momento mantener la distancia física y emocional entre ellas, porque ya no
estaba segura de poder controlar su creciente atracción por Jillian. Tal vez Meg
podría distraerla con un poco de risa, si pudiera encontrarla.

Se dirigió a la sala de suministros por una enfermera, quien dijo que había visto
por última vez a Meg dirigiéndose hacia allí. Logan sacudió la manija, que estaba
o bien atascada o bloqueada. Maldita sea. Ella sacó su tarjeta de identificación
de plástico del bolsillo, sabiendo por experiencia que funcionaría igual de bien
que una llave. La deslizó a lo largo del interior del marco de la puerta, y la simple
cerradura se liberó. Abrió la puerta y se detuvo bruscamente.

La espalda de una mujer desnuda la saludó. Estaba sentada en un carrito de
metal, con el pelo oscuro y corto. Su cabeza se inclinó un poco hacia atrás
mientras gemía su éxtasis. Meg, la fuente del placer de la mujer, estaba
arrodillada delante de ella.

Oh, Cristo ! Meg, completamente vestida, estaba realizando animadamente sexo
oral a una mujer que — Jesús ! — parecía notablemente como Jillian por
detrás. Oh, Dios, por favor, no dejes que sea ella! Meg, te voy a matar si es!

"Cristo, Meg, ¿qué crees que estás haciendo?" Logan exigió, con el corazón en
la garganta.

La mujer chilló su alarma mientras Meg se extrajo de ella y sonrió a Logan. "Por
favor, no tienes modales, Logan?"

El corazón de Logan golpeaba, alimentando su pánico. Ella dio un paso alrededor
del carrito. Tenía que ver la cara de la mujer, tenía que estar segura de que no
era Jillian. Parpadeó con fuerza contra lo que pudiera ver.

"Gracias a Dios," pronunció con un fuerte suspiro. No era Jillian. Se dirigió al
uniforme arrugado en una silla en la esquina, mirando el nombre cosido en la
parte delantera. "Soldado Evans, ¿no tiene nada mejor que hacer en este
momento, como tal vez pelear una guerra?"

84
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

La joven bajó la mirada tímidamente, tratando de cubrirse con las manos. Ella
estaba apretando las piernas juntas en un vano esfuerzo por ocultar sus partes
íntimas. "Sí, señora."

"Y usted, Capitán Atwood, Nos vemos afuera."

Logan no tuvo que esperar mucho tiempo en el pasillo por Meg. "Cristo, Meg, que
pasa contigo? Cualquiera podría haber entrado en tu confraternizar así. Podrías
haber sido degradada inmediatamente a teniente."

Meg parecía completamente despreocupada, como si estuviera casi feliz por
ello. "La puerta estaba cerrada, sabes."

"Sí, bueno, un niño de ocho años de edad podría haber entrado allí como yo lo
hice."

"Lo siento, no sabía que teníamos niños vagando por los pasillos."

El temperamento de Logan brilló caliente. "Por el jodido amor de Dios, Meg, esto
no es la puta escuela secundaria."

"No jodas, Einstein. Es una zona de guerra donde todos podríamos ser carne
achicharrada mañana. Y si voy a morir mañana, entonces voy a tener un poco de
diversión primero."

Logan exhaló un largo suspiro, exasperado. Estaba enfadada consigo misma
porque se suponía que debía estar vigilando a Meg, asegurándose que seguía
las reglas. El coronel tendría las cabezas de ambas si se enteraba de la última
indiscreción de Meg.

Logan miró directamente a su amiga y se suavizó un poco. Ella no quería tirar el
rango y jugar al pesado. Necesitaba hablar con Meg como una amiga ahora. "Ah,
Meg. Sé que simplemente te estás divirtiendo un poco." Y lo estaba. Meg nunca
significó ningún daño a nadie, pero era un poco demasiado caballerosa acerca de
las consecuencias. "Sabes tan bien como yo que el alto mando por aquí
enloquecería si supieran lo que acabas de hacer allí." Logan levantó la mano
para detener la protesta de Meg. "Y no es por lo de ser gay. Tú lo
sabes. Demonios, ya han tenido bastantes años para acostumbrarse a todos
nosotros por ahora."

Meg puso los ojos en blanco. "Mira, erámos dos adultos que estaban de acuerdo
en esa habitación, Logan. Aunque admito que podría haber elegido un lugar más
privado. No es que existe tal cosa por aquí." agregó sarcásticamente.

85
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Sabíamos cuando nos unimos que la privacidad era una cosa del pasado. Y
Meg. ¿Un soldado? ¿Qué demonios es eso?"

"Lo sé, pero técnicamente no tengo ninguna autoridad sobre ella. Ella no está en
nuestra unidad. Está en comunicaciones."

Era el turno de Logan de poner los ojos en blanco. "Meg, ¿por qué siempre estás
cortejando problemas para tí misma? Sólo te quedan un par de meses más aquí,
igual que yo. Un polvo rápido en un armario de suministros no vale la pena dañar
tu carrera otra vez, ¿de acuerdo?"

Meg sacudió la cabeza. Ella estaba haciendo todo lo posible para permanecer
firme en su desafío, pero parecía a punto de llorar. "El ejército toma algo de ti,
Logan, algo que quizás nunca podrías tener de nuevo. Se llama tu espíritu, tu
personalidad. Y maldita sea, no van a robar la mía. No voy a convertirme en un
soldado de molde o enfermera."

Logan no estaba totalmente de acuerdo, pero entonces tal vez era mejor moldear
su propia personalidad a lo que el ejército necesitaba. Meg, obviamente, no lo
era. "¿Puedo preguntarte algo Meg?"

"Por supuesto."

"¿Qué hizo que te unieras?"

Meg se rió. "Además del hecho de que pagaron mi matrícula de enfermería y
llegar a estar rodeada de mujeres 24/7?"

Logan le concedió una sonrisa. "Sí, además de eso."

"Y además del hecho de que tengo la oportunidad de ver maravillosas partes del
mundo como ésta?"

Logan se rió. "Sí, además de todos los viajes glamorosos."

"Bien." Meg se animó. "Me gusta el reto. Es decir, es la vida y la muerte todos los
días, y no sólo para nuestros pacientes, sino para nosotros. Me encanta tomar
riesgos. Me encanta la emoción de ello. Y me encanta ayudar a las personas que
realmente lo necesitan, ¿sabes?"

"Sí." Logan lo sabía. El tratamiento de las infecciones del oído y la abstinencia de
drogas en una típica habitación de emergencia del hospital se esfumaban con

86
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

bastante rapidez. "Así que ese es mi punto, entonces. No arruinar todo teniendo
esa necesidad de emociones y los riesgos en tu tiempo personal, también. "

Meg cruzó los brazos sobre el pecho y miró hacia abajo. "Lo sé, Logan. Tienes
razón." Ella levantó los ojos hacia Logan, el desafío desaparecido. En su lugar
había una mirada tranquila de determinación. "He dado todo al ejército durante
los últimos siete años, y probablemente obtendrán otros dieciocho de mí. Hago el
mejor trabajo que puedo hacer, día tras día."

"Lo sé, Meg. Eres una enfermera impresionante."

"Vamos," Meg dijo, dirigiendo el camino por el pasillo. "Vamos afuera a caminar
un poco."

El aire caliente les golpeó como un muro, y Logan sintió que su aliento la dejaba
por un momento. Ella saludó a un par de soldados que conocía, ralentizando su
paso para el de Meg más corto.

"La cosa es, Logan, quiero mantener una pequeña parte de mí que el ejército no
pueda tener. No puedo sobrevivir en este ambiente si no lo hago. Y esa parte de
mí necesita ser un poco salvaje a veces. No loca, pero sólo un poco salvaje. Es
quién soy."

"Lo sé, lo sé," Logan admitió. No podía relacionarse totalmente, porque no era
como Meg. Ella era conservadora y prudente por naturaleza. Una seguidora de
las reglas y sobre todo una persona introvertida. Tampoco pensó que cumplía
cadena perpetua de la forma como Meg estaba. "Solo te estoy pidiendo que seas
inteligente al respecto. No corras riesgos tontos y no se los restriegues en la
cara."

"¿Qué? No restregar en sus caras nuestra sexualidad? Logan Sharp, me
decepcionas."

"No me avergüenza el hecho de que me siento atraída por mujeres, Meg. Sólo
estoy diciendo que es una institución conservadora, dominada por los hombres.
Todavía pueden hacer que sea incómodo para nosotros si lo desean. Y lo harán."

"Bueno, por mi parte puedo manejar un poco de incomodidad."

Bueno, yo no puedo. No tan fácilmente como tú de todos modos, Logan quería
decir, pero no lo hizo. Sabía que el mundo — y el ejército — podría utilizar toda
una serie de Meg Atwoods, personas con las agallas y personalidades
indomables para desafiar el status quo y forzar el cambio y la aceptación. Pero la

87
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

gente como Meg eran mejores escogiendo sus batallas. "Ten cuidado," dijo
ominosamente. "Te están observando."

"Ah-ha. Eso es por lo que el Coronel Patterson te llevó aparte? Para decirte que
te asegures que no salté sobre los huesos de Jillian Knight o algo así?"

"Algo así."

"Bastardo," Meg murmuró.

"Bueno, no es que fuera un territorio nuevo para ti." Ella sabía que su tono estaba
atado con desprecio, porque la idea de Meg tratando de seducir a Jillian la puso
ridículamente celosa.

"Oh, por el amor de Dios, tenemos que repasar eso otra vez?"

Tres meses antes, Meg había sido sorprendida en delito flagrante con un
periodista visitante. Podría no haber sido un problema, excepto que otro
periodista visitante los habían pillado, celoso que no estaba recibiendo el mismo
tratamiento favorito, divulgó.

"¿No crees que Patterson probablemente pueda olvidar ese tipo de vergüenza
para el hospital, ¿verdad?"

"Supongo que no, pero sabes que te lo prometí después de eso que lo
mantendría en la familia, por así decirlo."

Meg y sus reglas constantemente ajustadas eran de risa. "De acuerdo, mira. Aquí
está el trato. Si quieres seguir tentando al destino, bien. Sólo no tientes el mío,
también, ¿de acuerdo?"

"Logan, nunca deberías haber consentido en ser mi guardián."

"¿No? ¿Quién más? ¿Prefieres que sea alguien que te delataría en un abrir y
cerrar de ojos, sin el más mínimo remordimiento? Alguien que no te gustara o no
podrías confiar?"

"Bien, bien. Tienes un punto. Me comportaré con una condición."

Oh, no. Logan se detuvo porque Meg lo había hecho. Miró con temor la cara de
su amiga, donde encontró una expresión que era previsiblemente llena de
diabluras. "¿Qué?"

88
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Deja de ser una mierda con Jillian."

El corazón de Logan dio un vuelco. "¿De qué estás hablando?"

Meg la fulminó con la mirada. "Has estado tratando de evitarla últimamente, y
cuando no puedes, estás siendo una perra grosera."

"No estoy," respondió una Logan indignada. Bueno, al menos la parte de perra
grosera no era cierto.

"¿Qué hay en ella que te asusta tanto, Logan?"

Logan sacudió la cabeza. Tan cercanas como ella y Meg eran, esto no era algo
que pudiera compartir con ella. "Está bien, mira, me atrapaste. Me temo que voy
a empezar a adoptar su acento de Michigan."

Meg se rió, pero sólo por un instante. "Estás tan llena de mierda, Logan Sharp. Y
lo digo con el debido respeto."

"Sí, claro."

"De todos modos, puedes guardar tus pequeños secretos. Pero sé que en la
noche en ese pequeño catre tuyo, con el de ella a sólo pulgadas de distancia, la
obediente y muy profesional Logan Sharp está pensando algunos pensamientos
muy impropios."

"Cállate." Logan golpeó a su amiga ligeramente en el brazo.

"No todos los diques aquí son tan calientes como tú."

Meg se encogió de hombros. "Que pena."

CAPÍTULO CINCO
Jillian fijó sus ojos en la imagen de su hija en la pantalla de su ordenador
portátil. Maddie estaba sonriendo esa sonrisa sin dientes, adorable, sus ojos
negros carbón brillando con malicia. Ella cumpliría dos años en un par de
semanas, y Jillian estaba encantada de haber sido capaz de arreglar para estar
en casa para el evento. Steph había puesto a Maddie en la webcam una vez
desde que Jillian había llegado a Afganistán, y Jillian había llorado durante toda
la conversación.

89
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Echaba tanto de menos a Maddie, extrañaba el sentirla y olerla en sus brazos, la
charla constante y la curiosidad sin fin, los abrazos y besos al final de un día,
Maddie quedándose dormida en sus brazos.

El vacío hoy era casi demasiado para soportarlo. Quería llorar de
nuevo. Afganistán era el lugar más lejano y peligroso que había visitado desde
que quedó embarazada de Maddie, y aunque era una gran oportunidad para su
carrera, ahora calculaba el costo de una manera que nunca había hecho antes.

Ser madre había sido tan nuevo y extraño para ella al principio. Era como
atravesar un país extranjero, sin la ayuda de un mapa o un intérprete. Había leído
todos los manuales de bebé, hablado con otras mujeres que habían tenido
hijos. Había sabido esperar noches de insomnio, cansancio hasta el agotamiento,
la preocupación obsesiva por una tos o un estornudo. Para lo que no había sido
preparada era cómo había cambiado por dentro y tan rápidamente. No era sólo el
bienestar de Maddie que la preocupaba ahora, sino el suyo propio. La maternidad
había hecho a Jill consciente de su propia mortalidad. Se esforzó más en comer
bien, dormir bien, hacer ejercicio, no correr riesgos tontos con su cuerpo. Todo
porque quería estar allí para Maddie durante el tiempo que físicamente pudiera.

Maddie hizo que Jill dudase, la hizo cuestionarse el valor de las asignaciones
como ésta, le hizo sopesar los beneficios y las privaciones de nuevas
maneras. Sin embargo, no podía sacudir el hambre que todavía tenía
profesionalmente. Todavía disfrutaba de las grandes asignaciones, visitando
lugares exóticos, conociendo gente interesante, tratando de capturarlo todo con
su cámara digital. Su trabajo, había llegado a sentir, era mucho más que
proporcionar una ventana a la historia; lo estaba viviendo. Su involucramiento
emocional en tareas como ésta la hizo sentir no sólo como un testigo de la
historia, sino también como alguien que invirtió en ella.

En verdad, Jillian sabía, había comenzado a acercarse a su trabajo de manera
diferente mucho antes de que se convirtiera en madre. Cuando había comenzó a
salir, había tratado de ser objetiva y emocionalmente desconectada de sus
temas. Era la forma en que pensaba que se suponía sería. Y entonces un día, su
máscara no sólo se deslizó, sino que cayó para siempre. Ella había estado
haciendo un reportaje fotográfico sobre las personas sin hogar, todo el tiempo
diciéndose que estas personas eran borrachos o psicópatas o que de alguna
manera habían elegido ser indigentes.

Eran personas en circunstancias desafortunadas, pero no personas con las que
pudiera identificarse, porque no eran como ella. Entonces conoció a una mujer de
su edad con una hija pequeña. Huérfana desde que era adolescente, rebotando

90
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

de un pariente a otro. Violada y embarazada por un primo, abandonó la escuela y
huyó. No quería que le quitaran a su hija, y por eso se mantuvo moviéndose de
un lugar a otro, prostituyéndose periódicamente, robando comida y pequeñas
cosas. Fue triste y más triste aún mirar a los ojos a su pequeña hija y no ver
ninguna esperanza allí.

Después de encontrarse con el par, Jillian lloró hasta quedarse dormida cada
noche durante una semana. Luego se puso a buscar de nuevo a la mujer y a la
niña con los ojos fantasmagóricos. Estaba decidida a conectarlas con una
agencia social que pudiera ayudarlas. Oh, sí, iba a salvarlas. Ser el buen
samaritano. Pero no las pudo encontrar de nuevo. Sus huecas expresiones aún
la perseguían a veces.

Después de eso, Jillian nunca fue buena en distanciarse de sus temas. Se dejó
sentir su dolor, su alegría. Escuchaba y miraba, absorbiendo todo lo que podía de
ellos. Sus fotos se hicieron más fuertes a medida que su participación
crecía. Comenzó a ganar premios, hacerse notar en su profesión. Tomó mucho
de ella — demasiado quizás. Su familia era su salvación. Maddie traía tantas
cosas a su vida todos los días — alegría sobre todo, preocupación a veces —
pero siempre, siempre Maddie la hacía sentirse necesaria, la hacía sentirse parte
de algo mucho más grande que ella o su carrera o su relación con Steph. Fue
ese amor que actuó como un contrapeso a su carrera. Si no tenía cuidado, el
trabajo, especialmente del tipo profundo en que te involucras emocionalmente,
podría absolverte la vida. Podía ver que eso le pasaba a Logan, porque Logan no
parecía tener una la vida fuera del ejército.

Jillian hizo clic en una imagen de su amante. Steph se veía estudiosa y seria en
la foto. Tenía sus gafas de lectura porque la cámara de Jillian la había
sorprendido. Jillian la miró más de cerca. A decir verdad, Steph parecía irritada,
la diminuta arruga, familiar entre los ojos revelaba cómo se sentía. A Steph no le
gustaban las interrupciones cuando estaba trabajando. A ella le gustaba
compartimentar su vida, y a pesar de que había hecho la transición a la
paternidad mejor de lo que había esperado Jillian, Steph desdeñaba cualquier
cosa que no había tomado en cuenta o planeado. Su obsesión por la
organización la convirtió en un padre y pareja muy confiable, pero no
exactamente la hizo divertida y extrovertida. De hecho, Jillian no podía recordar
la última vez que habían salido en el calor del momento y habían hecho algo
divertido — y no sólo porque eran padres. Incluso antes de Maddie, no habían
hecho mucho de lo que se podría llamar espontáneo. Jill había rechazado
muchas ofertas de improvisadas barbacoas, paseos en barco con los amigos,
juegos de pelota, porque sabía que Steph no querría ir.

91
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian hizo clic a otra imagen, esta de las tres jugando en el parque. Demonios,
de que tenía que quejarse realmente? Aunque obsesiva y admirablemente
dedicada a su propio trabajo como profesora de economía, Steph siempre había
apoyado la carrera de Jillian y su tiempo lejos de trabajo, asegurándose de que
cuando se iba que todas las facturas se pagaban a tiempo y que las tarjetas de
cumpleaños y de Navidad se enviaran. Tomaba los coches para un servicio
regular y lavaba la ropa, también.

Ella también había apoyado a Jillian cuando quiso tener un bebé a pesar de la
interrupción que aportaría a sus vidas, y había hecho más que su parte con
Maddie después de su nacimiento. Aunque su relación no fue autorizada
legalmente, fueron comprometidas a través de Maddie.

Steph era estable y sólida como una roca, por lo que Jillian estaba
agradecida. Aunque se daba cuenta de que la gratitud no era lo mismo que el
amor con el corazón martillando, que Steph no era exactamente un meteorito que
ponía su corazón o cuerpo en llamas, había mucho que decir acerca de la
previsibilidad de su vida. Aunque mundana, su vida en casa era su refugio, su
santuario, después de asignaciones difíciles como ésta — asignaciones sabía
que estaría haciendo ahora con menos frecuencia.

Mark entró en la tienda de los medios de comunicación, silbando una vieja
melodía de Aerosmith. Parecía especialmente alegre. "Oh, bueno, Jills, esperaba
que estuvieras aquí."

"Te ves muy enérgico para un tipo que tuvo que correr el culo jugando al hockey
anoche. ¿No estás adolorido, viejo semental?"

"Ah, hay buen dolor y hay mal dolor. Y el hockey es definitivamente del tipo
bueno de dolor."

"Seguro que parecías que lo estabas pasando bien."

"Oh, sí, fue increíble!" Mark no podía dejar de sonreír. "Sabía que jugar con
Logan sería muy divertido. Creo que ella es en realidad una mejor persona
organizando que un anotador puro, aunque nunca lo sabrías la mayor parte del
tiempo. Ella misma tiene que hacer tanto del trabajo. Necesita un buen
compañero de juego, eso es lo que es."

Sí, probablemente sí, pensó Jillian, su mente alejada del hockey. No tenía
muchas ganas de bromear sobre el partido de anoche o de hablar de Logan.
Todavía estaba herida y confundida por la fría recepción que Logan le dio.

92
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Mark estaba hablando con entusiasmo y con todo detalle sobre las jugadas que
él y Logan había hecho juntos. Jillian asintió como si estuviera interesada, pero
dejó que su mente vagara. ¿Por qué Logan estaba trabajando muy duro
últimamente para evitarla? ¿Por qué estaba tan nerviosa a su alrededor cuando
no podían evitarse mutuamente, como en su diminuta habitación?

No debería importarle. Mark y ella se irían en pocos días, después de todo. Pero
Logan la fascinaba. Tiraba de sus fibras sensibles. Necesitaba saber de lo que
Logan tenía tanto miedo. Ella tenía una buena idea, sin embargo. Jillian
claramente planteaba una amenaza para el control que era tan esencial para
Logan. Jillian sintió pena y alegría por eso. Un poco de vulnerabilidad, un
relajamiento de ese control, era exactamente lo que Logan necesitaba, o el dolor
que seguramente debía estar sufriendo en el interior podría causar un daño
irreparable. Jillian no era ninguna psicóloga, pero había visto muchas personas
dañadas en su vida. Ella está huyendo de lo que necesita. Y lo que necesita es
dejar que sus emociones salgan de vez en cuando, para apoyarse en alguien
más de vez en cuando.

"He oído que hay un convoy saliendo mañana. Deberíamos engancharnos en él,
Jill."

Jillian obligó su atención a Mark de nuevo. "Lo siento, ¿qué?"

"Me quedé hasta media noche mirando todas nuestras fotos hasta el momento.
Has hecho un gran trabajo aquí en la base. Esas cuando el joven soldado murió
... increíbles. La ceremonia de rampa. Y esas fotos en esa clínica de poliomielitis
son fantásticas, también. Pero nos estamos perdiendo todo el aspecto médico de
las cosas. Sabes, en el campo. Hay un par de médicos que se dirigen a una
base de operaciones mañana para relevar a un par de otros allí. Creo que
deberíamos ir con ellos."

Jillian sabía exactamente de que estaba hablando Mark. Era el elemento que
faltaba — fotos de médicos poniéndose a sí mismos en peligro con el fin de
proporcionar a los soldados heridos ayuda inmediata de vida o muerte. Cerró su
computadora portátil con un zumbido, con el corazón latiendo con temor
inusitado. "Tienes razón, Mark. Supongo que lo he estado posponiendo."

Él acercó su silla y la miró con simpatía. "Puedes quedarte aquí y yo puedo ir, ya
sabes."

Jillian sonrió a su viejo amigo. Él siempre había estado dispuesto a caer de
espadas por ella. Simplemente nunca se sintió tan real antes.

93
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"No, Mark. Es mi proyecto. Necesito ir."

"Podría ser muy peligroso, Jill." Nunca se había visto más serio, y Jill sintió un
cosquilleo de miedo.

"Lo sé, Mark." Ella no podía vacilar si iban a hacer esto. Maldita sea. Debía
permanecer en la base donde era más seguro. Quedarse por el bien de
Maddie. Pero cuando había aceptado esta misión, fue con toda la intención de
hacer el mejor trabajo posible. No había llegado hasta aquí, conocer a todas
estas personas increíbles, desinteresadas, sólo para salir con algo a
medias. "Este proyecto no estará completo sin esas tomas. No voy a sentir como
que he hecho lo mejor que he podido — o hecho bien por los hombres y mujeres
que tienen que estar ahí afuera."

Odiaba cuando su sentido del deber y orgullo profesional se imponían sobre el
sentido común y el instinto de conservación. Ir a lo seguro no era lo que la
convertía en una gran fotógrafa, sin embargo ... nunca lo había hecho, nunca lo
haría. Y nunca volvería a tener esta oportunidad de nuevo.

"Maldita sea."

"Estaré contigo en cada paso, Jill."

Ella sonrió halagada, consolada de que Mark estaría a su lado, tal como lo había
estado durante gran parte de su vida. "Lo sé. Y estoy muy agradecida de tenerte
como mi amigo, Mark."

"No vas a enviar un correo electrónico a Steph, ¿verdad?"

"Diablos, no. Ella me diría que estoy loca." Y tendría razón.

"Supongo que tenemos que obtener el permiso de la Major Sharp, sin embargo."

"Sip."

Mark parecía inquieto. "Voy a hablar con ella."

Mark y Logan parecían llevarse mucho mejor ahora, pero estaban lejos de ser los
mejores amigos. Jillian sabía que tenía mejores probabilidades de conseguir que
Logan estuviera de acuerdo. "Hablaré con ella mientras vas a arreglando las
cosas con el comandante del convoy."

94
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Muy bien. Por cierto, se tarda la mayor parte del día para llegar a este FOB
(Base Operativa Avanzada) y otro día para volver. Sólo tendremos que ser
capaces de poder llevarlo a cabo antes de que nos vayamos."

Jillian asintió solemnemente. Sólo eran dos días. Dos días. Los convoyes entran
y salen de aquí todo el tiempo.

Cuando salieron de la tienda de los medios de comunicación, fueron azotados
por una tormenta de arena arremolinada. Casi golpeó a Jillian sobre su culo.

"Jesucristo!" Se giró para volver a entrar, pero Mark agarró su brazo en un
apretón de muerte y tiró de ella hacia el hospital.

"Es sólo una tormenta de arena! No te matará!"

No, pero podría mutilarte , pensó. La dura arena le picaba la piel sin
descanso. Era como estar en un chorro de arena. Instintivamente, se subió el
cuello de la camisa para taparse la nariz y la boca. Apenas podía ver a más de
tres pies delante de ella. Era como una tormenta de nieve, sólo que café, áspera
y dolorosa.

"Eres un hijo de puta, Mark," ella murmuró detrás de su camisa.

Logan inclinó suavemente la cabeza de Jillian hacia atrás y apretó un par de
gotas limpiadoras en cada ojo. Jillian parpadeó rápidamente y lanzó un gemido
de alivio.

"Oh, eso se siente mucho mejor, Logan. Gracias. Siento como si tuviera arena en
cada uno de los poros y orificios de mi cuerpo."

Logan se rió; podía entender totalmente. "Una ducha va a hacer maravillas, pero
aún así, no creo que alguna vez te sientas como si no estuvieras cubierta aquí."
La omnipresente arena apenas registró algo más, ella estaba tan acostumbrada a
eso. Era como la constante tierra bajo sus uñas cuando era una adolescente y
trabajaba en los campos de tomate. Simplemente se convertía en una parte de ti.

"Dios, mi equipo de cámara ha estado tomando una paliza de todo este polvo,
también. Tengo que pasar una buena hora al día teniendo todo aparte y
limpiándolo."

Logan sonrió. El polvo hizo estragos con su equipo médico a veces, también. "Es
sorprendente lo buena que te vuelves en esto aquí en limpiar la arena de las
cosas."

95
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian la miraba con curiosidad. "¿Extrañaras este lugar?" La pregunta fue
repentina y formidable, como una gran piedra salpicando en un estanque prístino.

Logan le entregó a Jillian un pañuelo para los ojos, comprando algo de tiempo.
No iba a extrañar el lugar, eso es seguro, pero echaría de menos las cosas
abstractas, como la camaradería de los juegos de hockey, las rápidas amistades,
haciendo un buen trabajo en condiciones adversas. "Voy a extrañar a la gente,"
dijo simplemente, sintiendo sus emociones burbujeando peligrosamente justo
debajo de la superficie.

Jillian la miró con afecto audaz. "Te echaré de menos, Logan."

El estómago de Logan cayó a sus botas. Ella parpadeó una vez, dos veces, sintió
que su boca se apretaba. Su pecho se tomó una pesadez que sus respiraciones
superficiales no podían aliviar. También extrañaría a Jillian. Más de lo que
probablemente debería, y ciertamente más de lo que razonablemente podría
justificar. Esta mujer se había acercado más de lo que nadie había hecho en
mucho tiempo para descubrir los secretos de su alma, para escuchar sin juzgar ni
intenciones ocultas, para preocuparse por ella por lo que realmente era y tal vez
podría ser.

Alguien dijo una vez que extrañas lo que no tienes, pero eso no es
verdad , pensó Logan . Ella echaría de menos la profunda amistad que casi tenía
con Jillian ... podría haber tenido, si tuvieran más tiempo juntas. Pero no podía
decirle esas cosas. No tenía ningún sentido. Su tiempo juntas casi había
terminado. Invertir más de sí misma en Jillian ahora equivaldría a pasar por
encima de un acantilado.

Jillian se aclaró la garganta con impaciencia. "Vine aquí para verte por una razón,
Logan."

"Muy bien," Logan respondió. Vio pasar una sombra sobre el rostro de Jillian. Se
apoyó en el mostrador de madera de la sala de tratamiento, los brazos cruzados
sobre su pecho. Por favor, no más confesiones de desnudar el alma. No podría
tomar otra.

"Mark y yo queremos unirnos a la compañía B mañana en un convoy a FOB
Hawksbridge. Estarán llevando suministros y relevando a un par de médicos."
Jillian habló con un sorprendente desapego, como si hubiera hecho una docena
de convoyes antes y no eran más que asuntos de rutina. Lo cual, por supuesto,
nunca fueron. "Sería un día allí, luego regresar al siguiente. Es esencial para
nuestra misión aquí. Me gustaría tu permiso para ir."

96
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Logan no dijo nada durante unos instantes. No podía, porque su voz la había
abandonado por completo. Jillian fuera de la base, y sin ella para garantizar la
seguridad de Jillian ... era impensable. Irresponsable. Los convoyes eran
increíblemente arriesgados. Ellos eran susceptibles a las minas terrestres,
emboscadas, ataques suicidas. No sería ella la que daría a Jillian un boleto en
dicho territorio peligroso.

"No," declaró.

"¿Que quieres decir con no? ¿Por qué no?" Jillian parecía indignada con
vehemencia, sus ojos centelleantes. "Mark lo está organizando con el
comandante de la Bravo."

"Soy responsable de ti aquí. Tú lo sabes. Y no voy a darte permiso."

"No hay ninguna razón para negármelo. Asumo toda la responsabilidad por Mark
y yo."

"No. Lo siento."

Jillian saltó de la mesa de tratamiento, afrontando con rigidez su cuerpo,
coloreando su rostro, haciéndola parecer adorablemente enojada. "¿Por
qué? ¿Por qué no me dejas ir?"

"No es seguro. De hecho, es increíblemente peligroso. Tienes una hija que te
espera de vuelta en casa." Y una pareja, pero no quiero pensar en eso. "No voy a
dejar que lo hagas. No vale la pena, Jillian."

Con las manos en las caderas, Jillian se enfureció. "La gente en ese convoy
también tienen hijos esperando por ellos, Logan. Ellos tienen un trabajo que
hacer, al igual que yo. Yo debería ser la que decida lo que se requiere, si vale la
pena el riesgo."

Logan sabía que estaba siendo una capulla por usar la tarjeta de autoridad y
tomar la decisión de las manos de Jillian. Pero tenía un mal presentimiento en la
boca del estómago. Se lo estaba diciendo, el modo en que sus atléticas rodillas le
decían que venía una tormenta, que Jillian no debería ir en este convoy.

Un frío estremecimiento la recorrió. Había sentido algo similar hace tres meses,
cuando un joven médico — Guy Forrester — fue asignado a una misión de una
semana de duración en dirección a Kabul. Había estado nervioso por ello y había
hablado con Logan sobre sus presentimientos.

97
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Se había sentido mal por él y todo mal por Logan, también. Pero eran impotentes
frente de sus órdenes. Así que se había ido. Él nunca regresó.

"Lo siento, Jillian." Logan tragó fuertemente contra la decepción y el enojo visible
de Jillian, pero estaba haciendo lo correcto, maldición.

Logan observó los vehículos blindados maniobrar en su posición. Las
monstruosidades ruidosas, polvorientas, malolientes y voluminosas parecían
imponentes e impenetrables, pero ella sabía que no lo eran. En este momento,
ese conocimiento la asustaba hasta la mierda. Porque Jillian estaba en una de
esas ambulancias Bison (Transporte blindado de personal), que no estaban
marcadas con el fin de negar al enemigo un objetivo. Con su pintura marrón
moteada, ocho neumáticos grandes y ametralladora montada, eran
indistinguibles del resto de los vehículos en el convoy.

Jillian no debería estar ahí. Aunque Logan había negado la solicitud de Jillian, no
significaba nada, como se vio después. Jillian había ido por encima de su cabeza
hacia el coronel, que sumariamente había decidido que si viajar con el convoy
era lo que necesitaba Jillian para su reportaje fotográfico, entonces eso es lo que
haría. Logan había discutido con él hasta hace unos momentos para revertir su
decisión, pero él se negó. Presionar aún más habría sido inútil, así que había
salido disparada, con la esperanza de atrapar a Jillian y que cambiara de
opinión. Lo que le habría dicho si la hubiera alcanzado, no estaba segura. Una
sensación de impotencia había absorbido gran parte de su lucha, pero no podía
haber estado por encima de mendigar. Lo que podría o no podría haber hecho no
importaba, porque era demasiado tarde. La ira y la preocupación se arraigaron en
su lugar.

Ella no quería despedirse así — parada rígida, con las manos detrás de la
espalda, mirando impotente a las grandes máquinas rodar lentamente en sus
posiciones, mientras que Jillian estaba sentada en algún lugar dentro,
probablemente sin siquiera saber que Logan estaba aquí viendo. Se sentía como
un pequeño guijarro en una tormenta de arena, expuesta y completamente
impotente contra fuerzas mucho mayores. Quería correr al Bison más cercano,
golpear su trampilla y sacar a Jillian si estaba allí. Pero Logan Sharp no se
atrevería a pensar en interferir con una operación militar. Ella iría al paredón por
un paciente, pero no rompería el protocolo y correría como una tonta al Bison de
Jillian.

Un brazo se deslizó alrededor de su cintura. "Ella va a estar bien," Meg dijo en
voz baja.

"Lo sé." La voz de Logan no contenía una pizca de convicción.

98
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

CAPÍTULO SEIS
El médico y el artillero que montaban en las entrañas del Bison con Jillian y Mark
eran buenos chicos — no como el soldado sádico que había sido su compañero
de asiento volando a la base casi dos semanas antes. Su charla amistosa ayudó
a pasar el tiempo mientras golpeaban a lo largo del interminable camino de
grava. Era casi como si estuvieran en una carretera en casa, en su camino hacia
los puestos locales de frutas y verduras.

Jillian estaba sudando mucho por debajo de su chaleco y casco, a pesar de que
el vehículo estaba supuestamente con aire acondicionado. El aire caliente
descendía continuamente como una nube pesada, invisible desde la torreta en la
azotea del cañonero, que estaba constantemente abierta. El artillero, un joven
agradable de las praderas canadienses, saltó arriba y abajo de la abertura como
una caja de sorpresa con esteroides.

No quería que los soldados sintieran que tenían que entretenerla a ella y Mark,
pero sospechaba que no podían dejar de hablar porque daban la bienvenida a la
refrescante compañía. Hablaban sin cesar de sus familias en casa. Uno tenía una
esposa y dos hijos, el otro era soltero pero tenía una novia estable y un golden
retriever (raza de perro).

Hablaron de las otras cosas que echaban de menos, como sus equipos
deportivos, sus mascotas, sus coches, la piscina de un amigo, el bar favorito del
vecindario, las barbacoas en el patio trasero, las rondas clasificatorias del hockey
a la vuelta de la esquina. Las cosas cotidianas que no extrañas hasta que se van.
La radio cobró vida con una advertencia. Había informes de que las mujeres y los
niños habían abandonado repentinamente el siguiente pueblo — una señal
segura, dijo el médico en un tono casi complaciente, que los talibanes estaban en
la zona y atrincherándose para la lucha.

"¿Qué significa eso?," Jillian preguntó, sus sentidos aumentando a una mayor
conciencia. "¿Van a emboscarnos?"

El artillero, el sargento Jack Wolfe, parecía decididamente infeliz, pero no
particularmente preocupado. "Podría no significar nada. O tal vez – "

Sus palabras fueron interrumpidas por una lluvia de balas que salían desde algún
lugar delante de ellos. La radio cobró vida con maldiciones y exclamaciones
precipitadas. El convoy – una docena de vehículos – fue atacado por el lado
norte de la carretera donde un lecho de un río, o una zanja seca, corrían en
paralelo. Wolfe saltó a su torreta, girando su ametralladora en bruscos

99
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

movimientos y ruidosamente disparando alrededor, todo su cuerpo temblando por
la reverberación.

Los casquillos vacíos del cañón caían como granizo, algunos aterrizando directo
a los pies de Jillian. ¡Jesús! ¿Podría esto realmente estar pasando? Ella echó
una mirada a Mark, que se había puesto un poco pálido. Él le dio una rápida
sonrisa que no llegó a sus ojos. "No te preocupes," susurró. "Esta cosa está
blindada."

El médico, el Cabo Torres, estaba mirando a través de un periscopio que
atravesaba el techo del vehículo. "Los hijos de puta están tratando de
acosarnos. No parece que tuvieran alguna artillería pesada para nosotros hoy."

Sus palabras no lograron tranquilizar a Jillian. Las balas seguían rebotando en el
Bison, emitiendo un sonido de tink tink al chocar. Se acurrucó con más fuerza en
la esquina trasera, tratando de hacerse más pequeña, y entonces, justo así, todo
había terminado. El tiroteo se desvaneció como un eco lejano, y dejó escapar un
suspiro prolongado en el silencio misericordioso.

"Primera vez bajo fuego?" El joven cabo sonrió a los dos, el alivio claramente
grabado en su rostro.

Mark asintió. "Supongo que se nota, eh?"

"Nah. Lo hiciste bien. Con suerte eso es todo por este paseo. Debemos estar en
FOB Hawksbridge en un par de horas más."

Jillian esperaba que él tuviera razón. Por favor, no dejes que esto sea el
calentamiento previo.

Los soldados de la Base Operativa Avanzada (FOB) se emocionaron al ver el
convoy. Recibieron a los recién llegados con un choque de manos y les dieron
una ovación ruidosa, saludándolos con fuerza y entusiasmo como si fueran un
equipo deportivo llevando a casa el gran trofeo. Jillian sabía que era sobre todo
porque estaban contentos de conseguir más comida y ropa, municiones y
suministros médicos. Los más felices eran la media docena de hombres que, por
una razón u otra, estaban siendo relevados. Ella se despediría del Cabo Torres,
que estaba reemplazando a otro médico que había estado estacionado en la
pequeña base de la ladera de la montaña durante tres semanas.

Jillian y Mark comieron con los soldados, jugaron cartas, tomaron fotos de
ellos. Los soldados no podían recibir suficientes noticias e historias de casa e
incluso de KAF. No había acceso a Internet en Hawksbridge. Ni televisión ni radio

100
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

tampoco. La base temporal estaba efectivamente aislada del mundo exterior. Era
como acampar, con tiendas de campaña y una cabaña de madera, letrinas que
eran sólo agujeros de lujo cavados en el suelo. La noche era hermosa, la luna y
las estrellas proporcionaban la única luz, y Mark y Jillian, agotados por los
acontecimientos del día, extendieron sus sacos de dormir en el interior del Bison.
Se sentía casi seguro en sus confines gruesos, de acero.

El sueño la reclamó rápidamente, y los sueños la llevaron a su casa por un
tiempo demasiado breve. Después de un desayuno de huevos revueltos y carne
seca, comenzaron a prepararse para el viaje de regreso a Kandahar.

"Maldita sea, no creo que vayamos a conseguir alguna foto de los médicos
haciendo su trabajo en el campo," Mark dijo con decepción. "Tendríamos que
quedarnos aquí por unos días y salir en algunos ejercicios con ellos. Quizás
entonces."

Jillian sacudió la cabeza con gravedad. "No podemos. Sabes que tenemos que
volver a casa en algo así como en treinta horas." ¿Eso es realmente tan pronto?

Ella sabía que a Mark le hubiera encantado que dijera que sí, pero no podía
perder su vuelo a casa. Sus planes de viaje estaban prácticamente tallados en
piedra, ya que a los militares no le gustaba desviar sus preciosos planes y
protocolo. Le dio un guiño lúdico. "Tal vez alguien se corte accidentalmente su
dedo o algo así."

Mark negó con la cabeza, pero estaba sonriendo. "Sí. Esa es la única acción que
probablemente veremos."

Fotos espectaculares de los médicos corriendo con soldados heridos,
ensangrentados serían la pieza principal de su misión en Afganistán. Era
mórbidamente egoísta quererlas, sin embargo, ya que vendrían a costa del dolor
de otra persona o tal vez de su vida.

Jillian tampoco sabía cuánta más sangre y violencia podría soportar, cuánta más
muerte y miedo y pérdida podría hacer frente. Estar bajo fuego en el convoy la
había convencido de que por su trabajo no valía la pena morir. Quería volver a
casa con Maddie. Estaba lista para dejar Afganistán detrás — el país y la
violencia de todos modos.

Se retiraron cuando el sol subió más alto, su Bison ocupó la parte trasera de
nuevo. Fue sólo cuando transportaron a los heridos que corrieron delante del
grupo, explicó el nuevo médico, el Cabo Simon. Mientras él hablaba, los
pensamientos de Jillian se volvieron a un fotógrafo que había conocido en la

101
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

parte temprana de su carrera. Era un perro viejo, un veterano de la guerra civil de
El Salvador a principios de la década de 1980. Había pasado meses allí,
incrustado alternativamente con ambos lados, hasta que un día, la pequeña
compañía de soldados con la que viajaba fue emboscada. Él se había arrojado al
suelo cuando comenzó el tiroteo, como le habían ordenado, y cuando finalmente
se detuvo, él fue el único que se levantó. Incluso ahora, Jillian recordó la mirada
torturada, lejana en sus ojos cuando él le había contado la historia. Su roce con
la muerte al instante terminó sus días como fotógrafo de guerra. Volvió a trabajar
en los Estados Unidos para un periódico, tomando fotografías de las ferias del
país y pequeños accidentes. Simplemente no valía la pena su vida, le había
dicho simplemente. Ahora entendía lo que él quería decir.

También entendía ahora por qué Logan no quería que ella y Mark hicieran este
viaje. Logan sólo había estado tratando de protegerla. Sin embargo, a Jillian no le
gustaba que otros tomaran las decisiones por ella, incluso si fueran bien
intencionadas. Era una de sus grandes fallas y había causado dolor con
personas que le importaban muchas, muchas veces. Su sentido del deber, su
compromiso de alcanzar los más altos estándares en su trabajo, habían anulado
su sentido común.

Por favor, Logan, que no estés en lo cierto esta vez.

Su vehículo blindado comenzó a ralentizarse, finalmente se detuvo. Jillian y Mark
intercambiaron una mirada de preocupación mientras que sus dos compañeros
sin palabras se deslizaron a través de la trampilla de acero en el techo.

"No me gusta esto, Mark," Jillian susurró con urgencia.

"Relajate. No escucho ningún disparo ni nada." Él sonrió. "Tal vez están perdidos,
y sólo están mirando un mapa."

"Muy gracioso. ¿Cómo puedes perderte por el único camino que conduce de
regreso a Kandahar?"

"Muy bien, así que tal vez se quedaron sin gasolina o algo así."

El pulso de Jillian se aceleró, y una sensación de malestar se metió en el
estómago. Parar significaba que algo estaba mal. Mark podría bromear todo lo
que quisiera, pero estaba asustado.

Pasaron los minutos. Los únicos sonidos eran voces amortiguadas y el ruido
metálico de acero golpeado. Mark ya no podía soportar el suspenso. Ignorando
las protestas de Jillian, sacó la cabeza hacia el sol de la tarde.

102
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"El camión por delante de nosotros parece haberse descompuesto," anunció a
Jillian. "Voy a averiguar lo que está pasando."

"Oh, no, no lo harás. No me quedaré sola en esta cosa."

Él había salido ya y estaba agachado en el techo, mirándola con el rostro
silueteado contra el sol. "Bueno, vamos entonces!"

Ella miró por un momento su mano extendida, luego la agarró y tiró de ella hacia
arriba. Qué diablos. Todo el convoy estaba aquí, después de todo. Era un
vehículo averiado que los había sacado de su paso, no una emboscada.

Después de más martillazos y una corta sesión de estrategia, el Cabo Simon les
dijo que la mayor parte del convoy seguiría adelante, mientras que su Bison y
otro situarían el vehículo descompuesto en una escolta lenta de regreso a
Kandahar. Habían logrado atascar el camión en la segunda marcha, pero la
transmisión fue disparada de otro modo, les dijo. Su Bison llevaría al trío de
regreso.

Jillian consideró engancharse en un paseo con uno de los vehículos más rápidos,
pero luego desechó la idea. No quería que nadie pensara que la ‘chica’ en esta
misión era un bebé, una pelele que necesitaba ser mimada. Las mujeres
periodistas tenían constantemente que demostrar su valía en los conflictos
armados, y no estaba dispuesta a poner a sus colegas de vuelta en una o dos
décadas por salir corriendo de regreso a KAF.

Su mini-convoy comenzó a serpentear hacia atrás, el viaje de regreso a la base
alargado ahora por lo menos un par de horas más. Sería de noche cuando
llegaran, y por una vez, ella tenía ganas de su pequeño catre y la estrecha
habitación que compartía con Logan. Sonrió un poco. Logan le daría mucha
actitud cuando regresara, pero sería capaz de contrarrestar diciéndole que su
preocupación y sobreprotección habían sido en vano.

Inclinó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos, sintiendo el peso de la cámara en
su mano. Siempre la tenía lista, como el arma cargada de un soldado. Si algo
debe pasar, no quería estar buscándola. No es que ella quisiera que pasara
algo. Mañana estaría regresando a casa. Volviendo a su hija. Volviendo a Steph,
que probablemente estaba muy por detrás en su trabajo y ansiosa para que
Jillian se hiciera cargo de las funciones parentales y domésticas. Los exámenes
finales de los estudiantes de Steph estaban a sólo un mes de distancia, lo que
significaba una montaña de trabajo de preparación para Steph. Jillian
sonrió. Sí. Steph volviéndose loca ahora, odiando que estaba retrasándose

103
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

paulatinamente, probablemente maldiciendo esta asignación a Afganistán,
aunque ella —

Lo sintió antes de escucharlo — una ola de energía convulsionando a través de
ella, succionando hasta que su interior se sentía como que estaba siendo sacado
de ella. Y entonces el sonido de la explosión llego, tan fuerte que la dejó
aturdida. El zumbido en los oídos temporalmente la ensordeció y desorientó. Por
un destello de un momento o tal vez más, la mente de Jillian quedó
completamente en blanco. Y luego, como si poco a poco saliera del sueño, trató
desesperadamente de comprender el significado de todo esto. Dios, que está
pasando, que está pasando? La pregunta daba vueltas por su mente, incluso
cuando sintió que el pesado vehículo blindado se deslizaba sobre su costado, el
metal chirriando como un animal salvaje. Ella estaba en el aire, y luego rebotaba
en algo duro, y todavía se esforzaba por darle sentido a todo mientras su cuerpo
absorbía más cortes y contusiones.

Alguien estaba gritando — una voz de hombre, así que supo que no era ella. Oh,
Dios, no voy a morir de esta manera. No voy a morir de esta manera. No aquí. No
moriré aquí, en este lugar, tan lejos de mi hija. Este horrible lugar. Lucharía
contra esta fuerza que estaba tratando de reclamarla. Lucharía por todo lo que
valiera la pena, porque ella valía más que morir de esta manera.

Se puso a sí misma en una posición sentada, desorientada porque todo estaba
de lado. Pero el movimiento y el ruido se habían detenido gracias a Dios. Estaba
extrañamente callado, como si el tiempo se hubiera congelado. Entonces Mark
gimió y maldijo, levantándose con cautela.

"Oh, Mark, gracias a Dios!"

"¿Estás bien?" Un pequeño hilo de sangre corría por su mejilla.

"Yo, creo que sí."

El Cabo Simon parecía estar de una sola pieza también. Él cogió el rifle que se
había caído de su mano. La rodilla en sus pantalones estaba rota y
ensangrentada, su barbilla raspada.

"Tenemos que salir de aquí. Hay municiones y oxígeno en esta cosa y
comenzara a cocerse. Movámonos. ¡Ahora!"

Su cámara de alguna manera seguía agarrada con fuerza a su mano, Jillian se
puso de rodillas y siguió a los dos hombres fuera de la escotilla del techo. Dado
que el Bison estaba de lado, era sólo un pequeño salto al suelo. El polvo y el

104
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

humo y gases del diesel la ahogaron de inmediato. Una nube rodeaba a los tres
vehículos blindados torcidos, accidentados, que ahora parecían juguetes Tonka
(Marca de camiones de juguete).

Casi se tropezó con su artillero, quien, sólo se dio cuenta entonces, que debió de
haber salido de la torreta. Se retorcía en el suelo, agarrándose el hombro, el
cuello lleno de sangre debido a la metralla.

El médico se inclinó hacia él, sacó un trapo de un bolsillo y lo presionó contra el
cuello de su compañero. "Aguanta, Wolfie. Conseguiremos un helicóptero aquí y
te evacuaremos, de acuerdo? Vas a estar bien. Kennedy," le gritó a
Mark. "Encuentra un radio que funcione antes de que estas malditas cosas nos
exploten."

Había más cuerpos esparcidos alrededor de los vehículos. Los brazos de un
soldado colgando flojamente desde la puerta del conductor de un segundo Bison,
como si se hubiera tratado de arrastrar hacia afuera y se hubiera rendido. Por
puro instinto, Jillian corrió hacia él, lanzando su cámara detrás de su espalda, e
intentó abrir la pesada puerta. Al principio no se movía. Tiro tan fuerte como
pudo, gruñendo por el esfuerzo. Finalmente se abrió con un crujido, el soldado
cayendo en sus brazos cuando la puerta finalmente cedió. Ella lo agarró por el
cuello de la chaqueta y lo arrastró lentamente lejos del vehículo, sus botas
raspando un sendero irregular en el polvo detrás de él. Mark corrió a su lado.

"Jesucristo, Jill! La próxima vez que quieras ser un héroe, no lo hagas todo por tu
cuenta, ¿de acuerdo?"

Justo como el Cabo Simon había predicho, la munición pronto comenzó a
explotar por el calor. Las balas que detonaban dentro sonaban como palomitas
de maíz. El fuego lamió la parte inferior del primero de los Bisons, y luego
otro. Hubo una fuerte explosión, y no pasó mucho tiempo antes de que todos los
restos estuvieran en llamas. El humo negro se elevaba en una columna siniestra,
como una nube de buitres dando vueltas al animal atropellado.

Simon y otro soldado estaban de rodillas atendiendo a los dos o tres
sobrevivientes, y Jillian finalmente pensó en su cámara.

Ella la llevó a sus ojos, ni siquiera segura de si aún funcionaba, y comenzó a
tomar fotos. Miró a través del visor sin ver realmente, tomando las imágenes por
rutina. Ella no tenía idea de cómo iban a resultar y no le importaba, porque en
este momento, sacar fotografías era lo único que se sentía normal sobre todo
esto. Necesitaba sentir que tenía un trabajo que hacer, también.

105
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Cristo," Mark dijo a su lado. "Espero que los talibanes no vean ese maldito humo
y empiecen a disparar sobre nosotros."

Ella apartó su cámara lejos y lo miró. Quería estrangularlo. Tenía que ser tan
maldito pesimista?

Logan estaba a punto de cambiarse de su ropa quirúrgica cuando Meg metió la
cabeza por la puerta de la sala del personal. Meg parecía algo más que
alarmada. Ella era inusualmente sombría, e inmediatamente Logan sintió que su
corazón se saltó un latido.

"Pensé que querrías saber, Logan. El convoy de Mark y Jillian están en ... "

Logan sintió que la sangre se le escurrió de la cara. Oh, mierda. "¿Que pasó?"

"Golpearon un IED (Artefacto explosivo improvisado) hace unos veinte minutos."

Los ojos de Logan se cerraron de golpe contra las noticias que había estado
temiendo y sin embargo casi esperando desde ayer. Su peor temor se había
hecho realidad. Golpeó su puño en su mano para detener lo que estaba dentro
de ella que quería explotar en este momento.

"¡Maldita sea! Lo sabía carajo."

Meg se acercó a ella y le frotó el brazo. Logan apenas registró la preocupación
de su amiga. Por el momento, había dejado de sentir, dejado de pensar.

"Sucedió sólo a un par de horas de distancia," Meg dijo sin que se lo
solicitara. "Los helicópteros están en camino para evacuar a las victimas."

Logan se obligó a mirar a Meg. Necesitaba ver la verdad en su
cara. "¿Victimas? Muertos, heridos, qué?"

"Ambos," Meg respondió rotundamente.

Logan sintió que se tambaleaba. Necesitaba pensar, pero era tan
condenadamente difícil. Imposible, en realidad. Meg cogió una silla, pero Logan
le indicó que se fuera. Tenía que recomponerse, tenía que estar lista para ayudar
a los heridos, quienes fueran y cualquiera que sea su condición.

106
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"No sabemos que vehículos fueron alcanzados, Logan. Lo más probable es que
ella esté bien."

Logan tomó una profunda y firme respiración, sabiendo muy bien que el intento
de Meg por tranquilizarla era como escupir en el viento. No había tónica para las
realidades de la guerra. No mirar por el lado bueno. Era lo que era, y era
terriblemente al azar en tratar las cartas de muerte y destrucción. Una docena de
escenarios diferentes competían en su mente. Jillian podría estar bien. O podría
estar muerta. O podría haber sufrido muchas lesiones, que van desde
superficiales a amenazar la vida.

"Vamos," Logan dijo con forzada calma y autoridad. Si alguna vez necesitaba
sacar la experiencia y la mecánica que la había llevado tan lejos en su carrera,
era ahora. "Preparémonos para ellos."

Seis bajas en total — tres DOAs (muertos camino al hospital), tres gravemente
heridos.

Afortunadamente Jillian y Mark no pertenecían en ninguna de esas dos
categorías. Logan no podía creer su buena suerte. Bueno, no era exactamente
su suerte, sino de Jillian y Mark, supuso. Excepto que para ella era casi tan
bueno como ganar una lotería. Casi se había desmayado de alegría cuando le
dijeron que estaban bien. No había duda en su mente que se habría culpado de
que Jillian hubiera sido gravemente herida. Probablemente se habría torturado
con culpabilidad, a pesar de que no era culpa de nadie más que de los talibanes
por plantar las minas que el convoy había pasado por encima.

Logan trabajó metódicamente en los soldados heridos, haciéndolo por rutina
porque su mente no estaba completamente allí. Ella quería ir con Jillian, porque
la rápida visión de ella en el pasillo y la breve reafirmación por parte de Meg de
que estaba bien no habían sido suficientes. Había ordenado tajantemente a Meg
para que volviera a revisar a Jillian, rayos X y todo, y mientras confiaba en Meg
absolutamente, su mente no descansaría hasta que pudiera ver con sus propios
ojos que Jillian estaba bien.

Pasaron otros tres horas antes de que Logan terminara. Miró su reloj con
impaciencia de nuevo. Era tarde, bien pasada la medianoche. Su mente seguía
volviendo a la pálida cara de Jillian y el vacío de su mirada. Algo en su mirada
había atravesado a Logan como una flecha. Había parecido tan pequeña, tan
vulnerable, tan torturada, que el corazón de Logan sufría por ella. Había querido
tomar a Jillian en sus brazos y suavizar el impacto de las cosas horribles que
había visto. Al diablo con que sea inapropiado o impropio o deshonroso o en

107
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

contra de las malditas reglas. Si pudiera darle a Jill consuelo, lo haría, sin
importar la situación o el costo.

"Meg." Logan alcanzó a su amiga en el vestuario. "¿Está realmente bien?"

Meg parecía agotada, pero su sonrisa estaba energizada. "Sí, Logan. Ella estará
bien, lo prometo. Algunos cortes, golpes y contusiones. Un poco traumatizada,
como te puedes imaginar. Mark tiene un esguince en la muñeca. Ambos tuvieron
mucha suerte."

El corazón de Logan todavía latía de preocupación. Jillian no estaba
acostumbrada a la guerra, nunca había visto este tipo de violencia antes, nunca
había sido una parte de ella de esta manera. No tenía capas y capas de
experiencia en la guerra engrosando su corazón y embotando sus sentimientos
como lo hizo Logan. El hecho de que Jillian hubiera logrado engañar a la muerte
podría significar que habría culpa del superviviente por encima de todo lo
demás. ¿Cómo podría posiblemente estar bien de cara a todo eso?

"¿Donde esta ella?"

"Se ha ido a la cama."

"La dejaste sólo irse por su cuenta?" El tono de Logan era acusatorio, su
adrenalina infundiendo sus emociones. "¿Por qué no está Mark con ella?"

Meg se apoyó en un armario, absorbiendo tranquilamente la ira de Logan. "Mark
se estaba tratando a sí mismo, entonces él estaba corriendo por ahí tratando de
tomar algunas fotos. No había nadie en el personal disponible para quedarse con
ella. Sabes que todos ayudaron en lo posible. Es una mujer inteligente, Logan, y
una dura. Va a estar bien."

Logan apretó los dientes, un hábito cuando estaba estresada. Supuso que Meg
tenía razón. Jill estaría bien. Eventualmente. Pero no ahora, no cuando todavía
estaba tan terriblemente fresco. Ella estaría recordando durante días, tal vez
semanas, cada sonido, cada detalle espantoso de lo que había visto. Los olores
se quedaría con ella más tiempo, Logan lo sabía por experiencia. Jillian estaría
frágil y posiblemente en estado de shock.

Maldita sea, ¿por qué no me escuchaste, Jillian? ¿Por qué insististe en ir?

"No es tu culpa, Logan." Meg dijo, leyendo su mente. "Ella quería ir en ese
convoy, y se aseguró de hacerlo."

108
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Logan respiró profundamente, desigual. Podría seguir culpándose, al coronel, a
Jillian y Mark. Pero de qué serviría ahora? La culpa no ayudaría a Jillian, ni daría
a Logan la fuerza que necesitaría para ayudar a Jillian. Sería un desperdicio de
energía.

"Meg ..." Su voz la abandonó repentinamente. Meg dio un paso adelante y puso
sus brazos alrededor de ella.

"Lo sé, Logan. Sé lo mucho que significa para ti."

"¿Lo sabes?"

Meg se retiró del abrazo y le sonrió. Atrás quedó su habitual actitud de culo
inteligente. "Sí, lo sé. Ahora date prisa y duchate para que puedas ir con ella."

Logan le dio a su amiga una sonrisa de agradecimiento antes de correr hacía la
ducha. Se sintió aliviada que no había tenido que explicar sus sentimientos por
Jillian. Eso habría sido difícil, ya que no los comprendía por completo. En la
superficie, su vínculo tenía poco sentido. Aparte de haber crecido a unas pocas
millas la una de la otra, eran de mundos separados de muchas otras maneras.

Ella era profesional y personalmente inestable y sin dirección, y Jillian era el polo
opuesto, establecida tanto en su trabajo como en su vida en el hogar. El futuro de
Jillian no podría ser más evidente para Logan.

Está casada y tiene una hija, por amor de Dios. Esto no puede estar pasando. No
puedo sentir lo que siento por esta mujer. No hay un futuro en sentirse tan unida
a ella.

Pero era demasiado tarde; a ella le importaba Jillian. Y profundamente. Todo lo
que quería era darse prisa hacía sus cuartos compartidos, donde ofrecería a
Jillian el tipo de amor y protección que Jillian le había ofrecido antes.

Su mini linterna encontró a Jillian en la habitación oscura. Ella yacía en posición
fetal en su cama, mirando a la pared, ya sea dormida o fingiendo dormir. Logan
dudó sólo unos segundos antes de sentarse ligeramente en la cama de Jillian y
poner una suave mano en su hombro. El corazón le dio un vuelco ante el temblor
que encendió su toque.

"Oh, Jillian," ella susurró, tratando de mantener la voz firme mientras se inclinaba
más cerca. Frotó el hombro de Jillian, vestido en la delgada camiseta de algodón,
esperando una señal. Tal vez esto no era lo que quería o necesitaba Jillian. Tal
vez ella no era lo que quería Jillian en este momento. Tal vez Jillian sólo quería

109
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

estar sola, aunque seguramente si las cosas fueran al revés, ella no dejaría a
Logan sola.

Logan había sido informada sobre lo que había sucedido — cómo Jillian había
ayudado a salvar la vida de un soldado arrastrándolo desde un vehículo antes de
que se incendiara. Que Jillian, un no soldado, hiciera eso por un desconocido, le
dio un nuevo nivel de respeto por la fotógrafa — y recién descubierto temor por
su bienestar. Ella podría haber muerto tratando de salvar la vida de ese soldado,
y ni siquiera era su trabajo. Oh, al diablo, Logan pensó. Necesitaba abrazar a
Jillian ahora mismo, si era lo correcto de hacer o no. Tan suavemente como
pudo, se acostó junto a ella. Sus cuerpos se tocaron suavemente, y su mano se
mantuvo en el hombro de Jillian. Con el corazón latiendo con furia, mientras
esperaba a que Jillian la reconociera, para indicar lo que necesitaba. Le daría a
Jillian todo en este momento. Lo que ella requiriera.

Fue sólo un instante o dos antes de que Jillian se diera la vuelta y enterrara su
cara en el pecho de Logan, su cuerpo agitado por los silenciosos sollozos. Logan
apretó su agarre, apretándose contra Jillian, tratando de cubrir la mayor parte de
ella como pudiera, tratando de protegerla físicamente de su dolor.

"Oh, Jillian, estás aquí ahora. Ahora estás a salvo," Logan la consoló con
suavidad. "Se acabó. Se acabó. Te lo prometo, se acabó."

Jillian siguió sollozando contra su pecho, sin decir nada en respuesta. Logan le
acarició la cabeza, el cuello, la espalda y la dejó llorar, sin aflojar su agarre sobre
Jillian, incluso cuando Jillian intentó retroceder una fracción. Sus cuerpos
moldeados juntos perfectamente, como si hubieran hecho esto cientos de veces,
y Logan se retorció en la conmoción ante la repentina oleada de excitación entre
sus piernas.

Oh, Jesús, pensó en pánico. Ahora no, Logan, no ahora. Y no ella. Ella es la
esposa de otra persona, idiota! Y se supone que debo consolarla en este
momento, no ponerme excitada. ¿Cómo podría estar incluso pensando en el
sexo en un momento como este? ¡Cristo!

Jillian se movió contra su cuello como si estuviera leyendo el cambio en
ella. Logan podía sentir la boca de Jillian contra su piel y las lágrimas de Jillian en
su piel, también. Oh, mierda. Había pasado tanto tiempo desde que había tenido
a una mujer en sus brazos de esta manera, y sabiendo lo inapropiado de su
excitación no hizo nada para extinguirlo.

Francamente, su cuerpo la estaba haciendo enojar en este momento. Razonar
consigo misma no estaba logrando nada. Estaba aumentando su

110
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

humedad. Necesitaba alejarse, para poner distancia entre ellas. Excepto que no
podía físicamente separarse. ¿Dónde estaba su voluntad de hierro y sus
inflexibles códigos de conducta ahora? Maldita sea!

Jillian murmuró algo en contra de su cuello.

"Lo siento. ¿Qué?"

La boca de Jillian se deslizó hasta su mejilla. Junto a su oído, susurró, "Lo siento
mucho, Logan."

Logan se tragó el nudo dolorido en la garganta y acarició la parte posterior de la
cabeza de Jillian. "Oh, Cristo, Jill. No lo sientas." No te arrepientas de haber ido
en ese estúpido convoy, quería añadir, y no te arrepientas de estar en mis
brazos.

Jillian se movió para mirar a los ojos de Logan. Apenas podían verse en la
oscuridad. "Debería haberte escuchado. Debería —"

"Basta." Logan llevó su dedo a los labios increíblemente suaves de Jillian. "Ahora
estás aquí. Y estás a salvo. No dejaré que te pase nada, ¿de acuerdo? ¿Crees
eso?"

Después de un momento, Jillian asintió.

Oh, Dios, quiero besarla. Era algo más que un simple pensamiento, más que una
fantasía pasajera. Había un cierto destino en la mente de Logan. Antes de que
pudiera pensar en todas las razones por las que no debería besarla, sus labios
se encontraron los unos a los otros por voluntad propia.

Era un beso suave y tierno. El tipo de comunión de sus almas que sólo el
contacto íntimo como este podría traer. Era lo más pacifico que Logan podría
jamás recordar sentir. Luego se congeló. Esto simplemente no podía estar
sucediendo entre ellas. Logan terminó abruptamente el beso. Diablos, era sólo el
estrés de la situación y un antídoto contra el estrés, se dijo.

Jillian necesitaba el contacto físico para sentirse segura, para sentirse viva, y ella
... ella lo necesitaba para convencerse de que Jillian estaba realmente a salvo y
viva. Su cuerpo pedía a gritos lo que Jillian no podía darle y por lo que Logan
nunca permitiría. No lo haría, lo haría? Dios, ¿por qué siempre tengo que ser la
noble?

"Jill," susurró.

111
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian se inclinó hacia delante, restableciendo una conexión firme. Oh,
Dios , pensó Logan, justo antes de que su mente racional la abandonara por
completo. Voy a ir al infierno por esto. La pasión brotó dentro de ella ...
consumiéndola como un fuego siendo alimentado por el oxígeno. Estaba
lamiendo su camino hasta las piernas y directamente en su alma.

Si esto fuera un sueño, debería despertar ahora. Pero ... esto era real. Jillian en
sus brazos. La boca de Jillian sobre la suya hace un momento. Sus cuerpos
moldeados juntos de nuevo. El muslo de Logan a sólo pulgadas de distancia de
insinuarse entre las piernas de Jillian. Estaba realmente sucediendo. Cuando
Logan abrió la boca para decir ‘sí’, Jillian gimió — un suave, desesperado,
perdido gemido.

El desamparado sonido cristalizó ... todo. En ese instante Logan se dio cuenta de
que estaba dispuesta a hacer cualquier cosa por Jillian. Cualquier cosa, es decir,
excepto hacerle el amor esta noche. Eso no podía hacerlo, no con una mujer
casada y no con una mujer en una angustia tan obvia.

Logan puso un poco más de distancia entre ellas. "Tienes que dormir, Jill. Voy a
mantener mis brazos a tu alrededor y abrazarte, ¿de acuerdo? Y por la mañana,"
ella apretó los dientes, "por la mañana, cariño, tienes que volver a casa. Hogar
de paz y tranquilidad y verdor y algunas personas que van a estar muy, muy
felices de verte ... "

Jillian asintió contra ella, su cuerpo hundiéndose en el de Logan.

Logan agarró a la mujer menuda más fuertemente hacia ella y sintió que Jillian
empezaba a dormirse. Habría pocas horas de sueño para Logan esta noche. Ella
quería recordar cada minuto de cómo se sentía antes de que se hubiera ido para
siempre.

Era el amanecer cuando Jillian se deslizó de los brazos de Logan. Se alzó con
cansancio en el borde del catre cercano de Logan, estudiando la forma que
dormía en su cama. Ella sacudió la cabeza, tratando de despejarla.

Había empacado la noche anterior. No pasaría mucho tiempo antes de que ella y
Mark estarían abordando el avión para el hogar.

Hogar.

Jillian tuvo dificultades para comprender la palabra en este momento, a pesar de
que trató con todo su esfuerzo para concentrarse en ello. La palabra sonaba
bien. Sonaba segura. Sonaba sensata. Sonaba como algo que debería dar la

112
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

bienvenida y esperar con interés. Y lo sería ... si no se sintiera tan entumecida y
más que un poco perdida.

El hogar no era más que un concepto abstracto para ella en este momento, una
palabra extranjera que no podía traducir.

Dios, debería querer salir corriendo de aquí lo más rápido posible. Casi me
muero, por el amor de Dios! Estuve a punto de no volver a ver a mi hija, a punto
de ser otra víctima inocente de la guerra. Unos párrafos en un periódico. Unas
fotografías para que me recuerden. Otro tonto periodista atrapado en el punto de
mira.

Había engañado a la muerte, y en menos de veinticuatro horas vería a su hija. La
alegría que ese pensamiento le daba estaba acompañada por una punzada
inesperada de dolor. Nunca volvería a ver a Logan Sharp de nuevo. Miró
fijamente a la médico, memorizando los planos de su hermoso rostro, su cuerpo
fuerte y capaz.

Nunca se había sentido tan física y emocionalmente conectada a otro ser
humano como lo había hecho la noche anterior cuando Logan la había abrazado
y consolado, dándole exactamente el apoyo que necesitaba para sentirse segura
y viva. El desinteresado regalo de Logan, su ... amor ... le había quitado el
aliento. Todavía lo hacía.

Jillian sabía que tenía que irse, pero quería recordar a Logan de esta manera ...
sus brazos cubriendo protectoramente el espacio en el que Jillian había estado
acostada justo momentos antes, su cuerpo curvado ligeramente como para
protegerla de cualquier daño. Observó un momento más, adolorida por
dentro. Quería meterse de nuevo en los brazos de Logan y refugiarse allí. Tal vez
incluso encontrar consuelo en sus labios de nuevo.

Los recuerdos de su beso se precipitaron de nuevo a ella. Oh, mierda. No sólo
cualquier beso, sino el beso más maravilloso que había tenido nunca. No había
ido más allá. Gracias a Dios. Jillian se llevó los dedos a los labios, la suavidad
recordándole la misma suavidad que había sentido en la boca de Logan. Había
sido un error darle un beso. O tenerlo? Estoy esencialmente casada con
Steph. No se supone que debo ir por ahí besando a otras mujeres. Besé a Logan
y debo estar equivocada.

Jillian no había besado a ninguna mujer excepto a Steph en más de siete
años. Nunca antes había pensado siquiera en eso, y sin embargo no podría
haber detenido el beso con Logan incluso si lo hubiera intentado. Lo había
necesitado como necesitaba respirar.

113
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian se levantó, levantó sus dos maletas, miró por encima del hombro por última
vez y salió silenciosamente de la habitación. La manta que colgaba en la puerta
se agitaba en su lugar, destellos de polvo vagando perezosamente a través de
los rayos de la mañana.

SEGUNDA PARTE

CAPÍTULO SIETE
Detroit-Windsor, quince meses más tarde era cálido para principios de Junio —
un indicio seguro de un verano caluroso y húmedo por delante en la parte más
meridional de Canadá.

Logan secó el sudor de su frente al mirar de nuevo a las tres torres de vidrios
oscuros y acero Renaissance Center a través del río. Era el edificio emblemático
de Detroit, y aunque no es la estructura más alta de la ciudad, todavía era la más
bella. Logan no se cansaba de mirar a través del río en el paisaje urbano. Era
una pequeña broma privada entre los ciudadanos de Windsor que el horizonte de
Detroit había sido construido para ofrecer las mejores vistas desde el lado
canadiense. Gracias, Detroit, Logan pensó con una sonrisa.

"Nunca se vuelve aburrido, ¿verdad?" La hermana gemela de Logan, Lisa, igualó
su paso mientras trotaban su camino a lo largo del sendero pavimentado de la
orilla del río. "¿Has extrañado esto?"

Logan se detuvo para recuperar el aliento. Con la universidad, la escuela de
medicina, la residencia y luego el servicio, habían pasado quince años desde que
había vivido en Windsor, y era tan diferente de una base militar como se podría
imaginar. "Si, lo hice."

Ella apoyó los codos en la verja de hierro hasta la cintura, con la mirada en el
agua de color azul grisáceo. Las embarcaciones de recreo zigzagueaban
alrededor de su acuático patio de recreo, manteniendo su distancia del carguero
ocasional.

"Creo que no me di cuenta hasta ahora."

No fue la arquitectura del horizonte estadounidense que la impresionó tanto, sino
más bien la pacífica coexistencia de estos dos países que habían luchado una
sola vez, hace casi doscientos años, y con gran parte del conflicto teniendo lugar
aquí mismo. Guerra. Un concepto tan abstracto hasta que lo vivió. Era feo y

114
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

malvado. Trataba las vidas como prescindibles y hacía del caos la norma. Era el
infierno en la tierra.

Todo lo que realmente había conocido acerca de la guerra cuando había firmado
con los militares era lo que había en los libros de historia. Había firmado para
ayudar. Su profesión y sus intenciones la diferenciaban de los militares de
carrera, había pensado. Debido a que ella era todo acerca de salvar vidas, no
tomarlas. Pero era semántica, en realidad, porque la mayoría de esos soldados
no querían tomar vidas tampoco, ella había aprendido. En un mundo de odio y
violencia y codicia, no tenían muchas alternativas, sin embargo. Había aprendido
desde el principio que no había manera de darle sentido a las cosas en
Afganistán — y no había manera de hacer las cosas bien. No en un período de
servicio o incluso los dos que había puesto. Nunca se había sentido tan inútil e
impotente en toda su vida como lo había hecho durante sus recorridos en
Kandahar.

"Absorta en los pensamiento, ¿verdad?" Lisa le tocó el brazo ligeramente.

Desde que Logan había regresado a Windsor nueve meses antes, Lisa y su
pareja Dorothy habían estado especialmente atentas. Gallinas madre, más
bien. La consentían constantemente, menos porque pensaban que estaba frágil y
más porque estaban encantadas de tenerla alrededor. Pero Logan sabía que
también se preocupaban por ella y cómo se estaba adaptando a la vida civil. A
veces atrapaba a Lisa mirándola con los labios fruncidos y esa preocupada
arruga entre sus ojos. A veces Lisa era más directa, como ahora, sondeando sus
pensamientos.

"Sólo me preguntaba por qué nuestros dos países sólo fueron a la guerra una
vez."

Lisa le dio una risa desconcertada. "¿Qué diablos te hizo pensar acerca de la
guerra de 1812 y todas esas aburridas clases de historia de séptimo grado?"

"Me gusta la historia, ¿recuerdas?"

La ciencia y la medicina eran las obsesiones compartidas de las hermanas, pero
Lisa odiaba la historia, mientras que Logan le gustaba perderse en buenos libros
sobre diferentes épocas. Eso la hacía sentirse de alguna manera conectada con
sus antepasados y a otros que alguna vez habían caminado estos mismos
terrenos.

115
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Sí, lo sé. La gente siempre pensó que eras más inteligente que yo porque
siempre puedes proporcionar esas fechas y acontecimientos oscuros y esas
cosas."

Logan se rió. "No me hizo exactamente el alma de la fiesta en la escuela
secundaria y la universidad, si recuerdas."

"Cierto. Siempre parecía caer sobre mí para arreglar tus citas."

Logan le dio un puñetazo en el brazo un poco más fuerte de lo que
pretendía. Lisa era casi del mismo tamaño, pero más suave y menos
muscular. Ella no era la mitad de atleta de lo que era Logan.

"¡Ay!"

"Lo siento. Olvido lo frágil que eres."

Eso consiguió la respuesta deseada, con Lisa frunciendo la cara hacia arriba en
una mueca que recordaba de sus años de adolescencia, cuando Logan podría
ganar cómodamente todas sus peleas de juego. "Logan Sharp, todavía no has
aprendido cómo tratar a las damas? Puñetazos en el brazo es un gran no-no,
¿de acuerdo?¿No has aprendido nada en todos estos años?"

Logan no tenía la intención de que su suspiro fuera audible. "Supongo que no o
todavía no estaría soltera."

La expresión de Lisa se suavizó en simpatía. "Todavía estás sola porque te
cierras más apretada que un tambor. Sé que no te gusta dejar entrar a la gente,
pero es algo importante para abrirse a tu pareja, Logan. Compartir es todo en una
relación. Ese es mi consejo del día."

Logan comenzó a caminar, y Lisa cayó a su lado. "He estado allí, he hecho eso,
sé como es."

"En serio, Logan. ¿Es que nunca deseas una verdadera novia otra vez? Sobre
todo ahora que estás fuera del ejército?"

"¿Qué, en lugar de Betsy, mi muñeca explosiva?"

Lisa le dio un puñetazo en el brazo esta vez, pero Logan apenas lo sintió. "Eres
una niña pequeña, Lisa."

"Cállate. ¿Cómo está Betsy estos días?"

116
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"No está mal, aunque no es tan genial en prestar atención. Parece que le falta un
órgano vital para eso."

Lisa comenzó a reír con tanta fuerza que se dobló, y pronto su alegría se
convirtió en contagiosa. Logan se rió también desde lo más profundo de su
vientre, y las lágrimas rápidamente fluían por su rostro. Le encantaba poder
decirle cosas a su hermana que no soñaría decirle a nadie más. En el momento
en que se enderezaron y siguieron caminando, otros en el sendero les daban
miradas furtivas, como si una o ambas pudieran estar un poco locas.

"Maldita sea, Logan, es bueno verte reír."

Logan sonrió. Había pasado mucho tiempo desde que se había reído tanto y
fuerte. Demasiado largo.

"Así que," Lisa persistió. "Sobre las mujeres. En serio. Dorothy tiene una colega
que podría ser divertida para que puedas llegar a conocer. Es inteligente,
divertida, buena — "

"Lamento arruinarte la fiesta, Lisa. Pero, sinceramente, no estoy buscando, ¿de
acuerdo? "

"Nunca estás."

"Tal vez esa es la forma en que quiero."

Permanecieron en silencio durante un rato, ni ansiosas por volver a
correr. Ambas habían trabajado en el hospital la noche anterior, y Logan todavía
estaba sintiendo los efectos de un turno ocupado en la sala de
emergencias. Había dormido durante sólo cuatro horas esta mañana, así que era
como tener una resaca, pero sin los buenos recuerdos.

"Pienso," Lisa finalmente dijo, "solo lo quieres así porque es más fácil para que
no puedas exponerte allí. Para no tener que confiar en nadie, ni dejar tu corazón
vulnerable ya que Nic era una horrible perra para ti. Es toda una mierda, sin
embargo, sólo para que sepas que no estás engañando a nadie. Incluyéndote a ti
misma."

Logan estaba empezando a enojarse. Una vez al año tenían esta charla — Lisa
montada en su culo por no salir y Logan recordándole que le gustaba de esta
manera. "¿Realmente tenemos que pasar por todo esto de nuevo, cuando te
recuerdo que estoy perfectamente feliz por mi cuenta, y me dices que tengo que

117
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

echar un polvo o enamorarme o lo que sea que quieras que haga con otra
mujer?"

El suspiro de Lisa fue más divertido que molesto. "Bien, bien. Sólo quiero que
seas feliz, Logan. Y pensé, ahora que no tienes al ejército como excusa para
permanecer soltera ... "

"Soy feliz, Lisa. Razonablemente, al menos." Nunca habría admitido esa última
parte a alguien que no fuera su hermana.

"Lo sé. Es la parte razonable que me molesta. Simplemente creo que eres la
segunda mujer más maravillosa del mundo — junto con Dorothy, por supuesto —
y por eso quiero verte más razonablemente feliz. Quiero que seas ridículamente
feliz!"

Eso provocó una sonrisa de Logan. Ella simplemente no podía verse a sí misma
siendo ridículamente feliz. Y estaba en su mayoría bien con eso. Diablos, al
menos nunca sería lastimada o decepcionada por alguien de nuevo. "Tienen
pastillas para eso, doc."

Lisa sacudió la cabeza, pero estaba sonriendo. "Deja de ser una mierda. Hey,
¿alguna vez has escuchado de esa mujer fotógrafa que conociste en
Afganistán? Jillian Knight?"

Lisa había hecho un asunto importante de la pieza de National Geographic.
Había guardado una copia para Logan, por supuesto, y había dado copias a
todos sus conocidos. Todavía trotaba el artículo siempre que sea posible,
mostrando orgullosamente las fotos de Logan. Pero esta era la primera vez que
había mencionado a Jillian desde que Logan se había mudado aquí, y al
escuchar el nombre de Jillian ahora casi la hizo tropezar.

"No, no lo he hecho." Había esperado que Jillian la contactara, pero no lo había
hecho. Ni siquiera cuando el artículo salió. Fue Mark, quién le había enviado un
correo electrónico para hacerle saber que había sido publicado, y fue Mark quién
le había informado que las fotos de KAF de Jillian habían ganado el
reconocimiento nacional — un premio de la Asociación Nacional de Fotógrafos
de Prensa y dos premios en los Premios de Revista Nacional.

"¿No vive en las afueras de Detroit?"

"Sí, creo que sí." Logan estaba siendo deliberadamente vaga. Allá en KAF, había
cometido el error de escribir por correo electrónico a Lisa sobre Jillian. No los
detalles, por supuesto, pero lo suficiente para que Lisa tuviera la idea de que

118
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian era una mujer especial y que se habían hecho amigas. Amigas. Una
palabra útil, de uso general, pero que estaba muy lejos de cómo Logan había
llegado a sentirse por Jillian.

"¿Por qué no te has puesto en contacto con ella?"

Logan se encogió de hombros. "Probablemente está loca ocupada con su vida.
Incluso podría estar viajando por algún trabajo en alguna parte."

"Bueno, podrías averiguarlo, sabes."

"Ella probablemente ni siquiera se acuerda de mí." Bueno, eso no era cierto, pero
valía la pena intentarlo como una táctica dilatoria.

Lisa se carcajeó ruidosamente. "Como si se olvidara del tema de su galardonada
sesión de fotos! Jesús, Logan, necesitas un poco más de ego. Deberías haberte
convertido en cirujano."

"Bueno, al menos sería una capulla rica."

Lisa le dio un manotazo en el brazo con buen humor. "Los capullos ricos parecen
atrapar a todas las mujeres, eso es seguro." A ellas les gustaba bromear acerca
de los cirujanos y su orden jerárquico superior en el mundo de la medicina. Lisa
era pediatra y amaba su trabajo. Tampoco cambiaría nada acerca de su
especialidad elegida. "Creía que tú y Jillian habían llegado a ser amigas allí?"

"Supongo que sí." Logan no se atrevía a hablar de cómo Jillian había llegado y
tocó una parte de su alma que había pensado llevaba mucho tiempo muerta. Le
sorprendería a Lisa cuán rápido y profundamente Logan había dejado entrar a
Jillian. Pero no importaba lo bueno que había sido entre ellas, no importa lo
mucho que Jillian había hecho sentir a Logan, simplemente no estaba destinado
a ser.

"Llámala, ¿de acuerdo? No tienes muchos amigos por aquí. Puede ser que sea
bueno para ti."

"Oh, así que eso es todo! Tú y Dorothy está tratando de volcarme a otra persona,
¿eh? Ya estás harta de mí?"

Lisa se rió y negó con la cabeza. "Dios, te extrañé, Logan. Es tan genial que
estés de vuelta en mi vida de esta manera."

119
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Se detuvieron para ponerse cara a cara, y Logan envolvió a su hermana en un
fuerte abrazo. Había pasado mucho tiempo desde que habían vivido en la misma
ciudad. Demasiado tiempo. Y la vieja Logan tenía, más se dio cuenta la
necesidad de la familia y las raíces. Ella no estaba hecha para una vida larga y
transitoria en el ejército. Una base tenía su atractivo, y si alguna vez se aburría,
había cosas que podía hacer y lugares a los que podía ir durante períodos cortos
que no requerían reunirse con los militares.

"Entonces, cuéntame," Lisa dijo después de un momento. "¿Está Jillian Knight es
soltera?"

Logan puso los ojos en blanco. "Oh, basta, por el amor de Dios!"

"¡Solo comprobando!"

Logan no quería pensar en Jillian y su vida perfecta con su casa suburbana, su
‘esposa’ profesora y su pequeña hija.

Desde su beso, Logan se había preguntado muchas veces si Jillian simplemente
había vuelto a su vida y rápidamente desterrado todos los pensamientos de
Logan y lo que habían compartido. En realidad no la culpaba de haberlo hecho,
pero todavía dolía.

"Cariño," Lisa dijo. "Te ves triste. ¿Qué pasa?"

"Nada." La emoción cruda ardía en su garganta. Por un instante quiso llorar, y el
pensamiento la horrorizó.

Jillian sintió que la bolsa se deslizaba de su agarre y la atrapó justo a tiempo, las
nuevas copas de vino peligrosamente cerca de romperse en pedazos en el
pavimento. Si no fuera por Maddie a su lado, habría soltado su insulto favorito,
‘mierda’. Era reprimida en la mayoría de las normas, pero sin embargo, no era
algo que quería que una niña de tres años adoptara. Los niños tenían una
habilidad especial para elegir exactamente el peor momento para decir algo
totalmente inadecuado, y Maddie tenía una memoria espectacular para una
palabra que sólo escuchaba una vez, sobre todo si era una mala palabra.

"Mami, quiero intentarlo ahora! ¿Puedo por favor?"

Maddie estaba empujando el nuevo patinete que Jillian le acababa de
comprar. Había deseado uno durante meses, y el rojo en la tienda que acababan

120
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

de dejar era más de lo que un niño de tres años podía resistir. Jillian había
cedido, probablemente demasiado rápido. Era tan difícil decirle que no
últimamente. Por supuesto que había culpabilidad detrás de eso. Jillian no
necesitaba el costoso terapeuta familiar que habían contratado para decirle eso,
pero en este momento sólo quería ver feliz a su hija.

"No, cariño, tienes que esperar hasta que tengas un casco y estemos en casa,
¿de acuerdo?"

Jillian soltó la mano de Maddie para colocar las bolsas en la cajuela, su mente ya
pensando en lo que iba a cocinar para la cena y los artículos que necesitaría para
conseguir en el supermercado.

"Mira, mamá!"

Detrás de su espalda, Maddie había saltado sobre el patinete y despegado,
empujándolo tan rápido como su pequeña pierna podría impulsarla. Se dirigía
directamente hacia un coche estacionado, ajeno a ello porque su cabeza se
volvió para sonreír de nuevo a su madre.

"Maddie!"

Jillian estaba cerca y corriendo, con el corazón en la garganta. Lo único que
podía hacer era mirar como Maddie chocaba con el coche, golpeando su frente
en la defensa antes de caer en un montón. Ella comenzó a lamentarse
inmediatamente, lo cual tranquilizó y asustó hasta la mierda a Jillian.

"Oh, cariño!" Jillian suavemente arrastró a su hija en sus brazos.

Fueron unos segundos antes de que Maddie se calmara lo suficiente como para
dejar que la examinara. Había un rasguño ensangrentado en la frente, y se
estaba formando un bonito chichón. Mierda! Probablemente no era nada, pero las
lesiones en la cabeza no debían tomarse a la ligera. No correría riesgos.

"Cariño, ¿cómo te sientes? ¿Estás bien?"

Todavía había lágrimas en los ojos de Maddie y en sus mejillas, pero los sollozos
se habían calmado. "Me duele, mamá."

"Lo se, cariño. Quiero llevarte a un médico para hacer que todo mejore, ¿de
acuerdo? ¿Lo harías por mamá?"

121
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Maddie se encogió de hombros dudosamente mientras Jillian limpiaba la última
de las lágrimas de sus mejillas y limpió con cuidado la sangre de la
frente. "Puedes tener tu helado favorito después de que hayamos terminado.
¿Qué hay sobre eso?"

A regañadientes, asintió, y Jillian la levantó y la metió en el coche antes de que
pudiera cambiar de opinión. Habían conducido cruzando la frontera con Windsor
por un poco de compras. Sólo marginalmente estaba familiarizada con la ciudad,
pero Jillian sabía que el hospital del centro estaba en algún lugar de Ouellette
Avenue, la calle principal de la ciudad.

La ER (Sala de emergencias) estaba en silencio, y la recepcionista aseguró a
Jillian que no demoraría mucho. Maddie, aparentemente no peor por el desgaste,
se ocupó rápidamente con la caja de juguetes en la sala de espera. Habría
gruñido después desafiando las órdenes de su madre con el patinete, pero no
ahora.

"El doctor la verá ahora."

Jillian recogió a Maddie y siguió a la delgada mujer en ropa de hospital por un
pasillo estéril, de color crema y pasó las flechas y las señales pintadas de colores
brillantes. Se quedaron solas en la sala de tratamiento, donde Jillian intentó
mantener a Maddie ocupada con un juego de palabras, señalando las cosas y
preguntando a Maddie si sabía lo que eran.

Jillian estaba de espaldas a la puerta abierta cuando el crujir de los zapatos de
suela blanda al acercarse y luego frenar indicaba que el médico había
llegado. Se dio la vuelta para saludar, una sonrisa amable firmemente fijada en
su rostro. Fue arrancada en un nanosegundo.

"Logan!" Dios mío! Los pulmones de Jillian protestaron dolorosamente a su
intensa aguda respiración. Sentía como si cada terminación nerviosa estuviera en
llamas, tan aguda fue su reacción física ante la impresión de ver a Logan Sharp
parada ante ella de nuevo. No podía respirar por un momento. Ni siquiera podía
parpadear. Su mente se quedó en blanco.

Logan, con expresión igualmente congelada, se quedó completamente inmóvil,
su portapapeles firmemente agarró por los nudillos blancos de repente. Pareció al
menos un minuto antes de que hablara, y Jillian observó las emociones
parpadear atravesando su cara — sorpresa, confusión, alegría,
preocupación. Ella las frenó rápidamente, ofreciendo una sonrisa que estaba
entre educada y cálida.

122
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Jillian Knight," ella dijo suavemente. "Wow, esto es una sorpresa." Le tendió la
mano sin ningún entusiasmo especial, y Jillian lo sacudió con decepción. Un
abrazo habría sido mucho más apropiado. "¿Cómo estás, Jillian?"

"Estoy bien, Logan. ¿Y tú?" Jillian empezó a sonreír como una tonta ... ¿Cómo no
iba a hacerlo? Una mujer por la que había llegado a preocuparse profundamente
y cuya compañía había disfrutado tanto en tales circunstancias adversas estaba
de pie ante ella — rígida y un poco distante, pero la conexión todavía estaba
allí. "Cuando regresaste a Windsor?"

"Estoy bien, Jillian. Me mudé aquí el pasado otoño."

Un cosquilleo de placer revoloteó en el estómago de Jillian al saber que Logan
vivía tan cerca. ¡Dios! Era bueno volver a verla. Se había preguntado tantas
veces durante los últimos quince meses cómo estaba, si había terminado su viaje
de forma segura, si se había quedado en el ejército o ido a la práctica privada en
algún lugar. Ella debería haber escrito ... pero la vida y todo el drama con Steph
durante el año pasado había dejado poca energía para pensar en nada ni a
nadie.

Fue sin lugar a dudas más que eso, también, por supuesto. Los últimos
momentos que había pasado en la base con Logan habían sido tan intensos, las
sensaciones que la habían atravesado tan impactantes, que no se atrevía a
repasar nada de eso. Admitir el anhelo en ella que Logan había liberado podría
traer más que problemas, por lo que Jillian había dejado su necesidad y sus
deseos incómodos detrás en Afganistán. Donde pertenecían.

"Entonces," Logan continuó, sus ojos moviéndose a las pequeñas manos
agarrando los muslos de Jillian por atrás. "¿Qué te trae por aquí?"

Jillian tragó, esperando como que su cara no hubiera revelado sus
pensamientos. "Mi hija, Maddie." Ella se hizo a un lado, empujando suavemente
a Maddie hacia adelante. La niña parada con torpeza, la timidez en el modo
completo, mientras Jillian contaba lo que pasó.

Logan se arrodilló, mirando a Maddie a los ojos, pero sin tocarla. Su voz era baja
y amable, paciente, también, como si tuviera todo el tiempo del mundo. "Eso no
fue muy agradable de ese nuevo patinete, ¿verdad?" Ella esperó a que Maddie
estuviera de acuerdo. "Ahora, si te levantó en esa mesa de allí, me dejas echar
un vistazo a tu chichón, Maddie?"

Maddie obedeció, y Logan la levantó como si sus treinta libras no fueran nada.
"¿A qué velocidad iba cuando golpeó el coche?" Logan preguntó a

123
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian. "Digamos, en una escala del uno al diez, con diez siendo extremadamente
rápido, como si fuera un adolescente en una moto."

Jillian pensó por un momento, recordando el desesperado pánico al ver a Maddie
a punto de estrellarse. "Alrededor de un tres, tal vez cuatro, ya que era un poco
cuesta abajo."

Logan estaba revisando las piernas y los brazos de Maddie, doblándolos con
cuidado, preguntándole si algo le dolía. Ella sintió su cuello, manipuló su cabeza,
todo el rato hablando en voz baja a Maddie y dejando su dedo en el
estetoscopio. Su dulzura y simpatía con los niños no sorprendió a Jillian, pero le
complacía incluso más que ver a Logan tratar a los niños en Afganistán, porque
esta vez era su hija. Consolaba a Jillian, porque sabía que si había algo malo,
Logan lo encontraría y se encargaría de ello.

Logan hizo más preguntas a Jillian. Había llorado Maddie de inmediato después
de que ocurriera? Había estado actuando de manera diferente al momento desde
el accidente ... sueño, mala del estómago, excesivamente enérgica? Sus
respuestas parecían satisfacer a Logan, que sonrió una vez, luego comenzó a
revisar los ojos de Maddie con una linterna de bolsillo.

"Ella está bien, ¿verdad?"

"Sí," Logan respondió, y Jillian vio la verdad en sus ojos.

Logan sacó un pequeño oso de peluche de un armario y se lo entregó a Maddie,
quién lo aceptó con los ojos muy abiertos y tímidos. Logan pegó una tirita en su
cabeza. "Ahora, el oso tiene una pequeña pupita en su cabeza al igual que tú,
Maddie. Por lo que tu oso de peluche tiene que ser cuidado por unos días y no
hacer nada para herirse de nuevo, ¿de acuerdo? ¿Puedes recordar eso?"

Maddie asintió, agarrando al oso con ella, y el corazón de Jillian se elevó un
poco. Estaba agradecida de que Maddie no estaba gravemente herida y muy
contenta de que era Logan haciendo que su hija se sienta segura y especial y
cuidada.

"Voy a conseguir una bolsa de hielo para aplicar a ese bulto"

Logan le dijo a Jillian. "Y quiero que ustedes dos se queden por lo menos una
hora para asegurar que nada cambia. No quiero que estés atrapada en el tráfico
veinte minutos a partir de ahora y que repentinamente se ponga mal del
estómago o algo así, ¿de acuerdo?"

124
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Logan desapareció antes de que Jillian pudiera decir algo más, y luego regresó
con una pequeña bolsa de hielo. "¿Qué tal si llevo a ambas a pediatría y pueden
permanecer allí por un tiempo? Tienen una bonita sala de juegos que sé que
Maddie disfrutará."

"Claro, gracias." Jillian realmente quería preguntar si Logan podía sentarse con
ellas, pero sabía que sería imposible. Ella tenía muchas más preguntas para
Logan, la mayoría de las cuales giraban sobre cómo se encontraba. ¿Estaba feliz
de volver a la vida civil? Había llegado a algún tipo de paz con su tiempo en
Afganistán y todo lo que había sido parte de allí? Si había encontrado a alguien
con quién compartir su vida? La cara de Jillian empezó a calentarse en su
siguiente pregunta secreta. Logan había pensado mucho en ella en los últimos
quince meses, o si había rechazado los pensamientos como Jillian lo había
hecho, temerosa de que fueran demasiado inquietantes?

Logan no revelaba nada en su voz o sus modales, tratando a Jillian más como
una conocida lejana que como la amiga cercana que se había vuelto en la
base. Era como si nada especial hubiera pasado entre ellas — y no las
conversaciones profundas, el compartir de sus sentimientos, las lágrimas, los
abrazos, el beso que le derritió el corazón y la golpeó hasta el hueso. La tristeza
de todo golpeó a Jillian con una fuerza sorprendente. Tragó el doloroso nudo en
la garganta, afligiendo la pérdida de algo que había sido muy especial, al menos
para ella.

Logan las condujo hasta un piso y les mostró dónde esperar, instruyendo a Jillian
para aplicar el paquete de hielo lo mejor que pudiera. Ella prometió regresar y
revisarlas en una hora. Sus ojos eran remotos, su lenguaje corporal formal, como
si ella y Jillian apenas se conocieran. Una vez, en KAF, había un dolor en los ojos
de Logan, dolor que había permitido ver a Jillian. Confiar, también. No había
dado ninguna pequeña parte de sí misma a Jillian, y ahora se había ido como si
nunca se la hubiera dado.

Bueno, Jillian pensó malhumorada. No es como si tuviera a alguien a quien
culpar sino a mí misma. La dejé sin decir adiós y nunca la contacté de nuevo.

Jillian leyó una historia a Maddie mientras mantenía la bolsa de hielo sobre la
cabeza de su hija, tratando de no pensar en Logan. Tratando de no recordar lo
segura y amada y viva que se había sentido en sus brazos esa noche. Había
recurrido a esos sentimientos muchas veces en los meses de discordia y
finalmente separación de Steph, pero se había negado a vincularlos directamente
a Logan, se había negado a nombrar a Logan como la persona que había
desatado sentimientos tan maravillosamente tranquilizadores pero terriblemente
inapropiados en ella.

125
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Disculpe, ¿es usted Jillian Knight?"

Una mujer en una bata de laboratorio se acercó, con una expresión amable, pero
curiosa. Le resultaba vagamente familiar. Jillian se levantó y echó un vistazo a su
etiqueta con su nombre. Dra. Lisa Sharp, Pediatría.

"Hola," Jillian murmuró, dándose cuenta de la semejanza ahora. Se estrecharon
la mano, Lisa apretando ambas manos sobre las de Jillian. Fue un saludo mucho
más cálido que el de Logan antes. "Eres la hermana de Logan." Jillian no pudo
evitar sonreír a la mujer, que parecía tan genuinamente encantada de conocerla.

"Sí, o más bien, Logan es mi hermana." Ella se rió. "Yo soy la que tiene la
antigüedad por aquí." Ella volvió su atención a Maddie y se puso en cuclillas
frente a ella. "Y cuál es tu nombre, niña grande?"

Maddie se encogió de hombros y trató de fundirse en el sofá.

"Esa es mi hija, Maddie."

"Y cuantos años tienes, Maddie?"

Una vez más su hija se encogió de hombros, y Jillian se inclinó y le acarició la
cabeza con afecto. "Maddie acaba de cumplir tres esta primavera."

"Veo que tienes una pupita," Lisa murmuró con simpatía. "¿Te caíste y te
lastimaste la cabeza?"

Maddie asintió, y Jillian llenó los detalles. "Tu hermana está cuidándonos."

"Logan sabe que estás aquí?" Lisa sonrió. "Apuesto a que estaba tan contenta de
verte!"

Contenta no era exactamente la palabra que Jillian habría elegido para describir
la reacción de Logan. Sorprendida, inestable, confundida y finalmente resignada,
tal vez. "Fue una gran sorpresa para ambas," Jillian ofreció tranquilamente,
decepcionada de nuevo de que Logan no había parecido feliz de verla. Estaba
Logan molesta con ella por dejar la base sin despedirse? Decepcionada de que
nunca había vuelto a conectar con ella? O fue que le recordaba demasiadas
cosas dolorosas que prefería no pensar?

Maldita sea, Logan, no podemos hablar de ello? ¿No podemos hablar de lo que
hemos pasado? La intensidad con que nos preocupábamos la una de la
otra?¿Cuánto nos dimos voluntariamente de nosotras mismas y lo protegidas que

126
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

nos sentimos la una de la otra? Demonios, tal vez incluso podamos hablar de ese
beso y cómo me quemó como si mis entrañas fueran de lava, haciéndome olvidar
todo acerca de mi entera existencia exceptuando ese momento. Sí, hablaremos
de eso algún día Logan Sharp. Cuenta con ello.

"Bueno," Lisa dijo, poniéndose de pie. Ella era aproximadamente una pulgada
más baja que Logan y de complexión más fina, pero sus ojos eran de la misma
mezcla de gris, verde y azul, y sus rápidas sonrisas eran idénticas.

"Me alegro de que se hayan encontrado la una con la otra." Ella asintió con la
cabeza hacia Maddie. "Es una lástima que fuera bajo estas circunstancias." Giró
los ojos interrogantes en Jillian, como esperando una explicación de por qué
nunca se había puesto en contacto con Logan de nuevo.

"Sí, lo es." Una lágrima no deseada se alzó en el ojo de Jillian. Algo duro y
doloroso se movió dentro de ella. "Sabes, Lisa ..." Ella tartamudeó, empujó hacia
abajo el pánico tratando de esforzarse. ¿Cómo podía explicar el infierno que
había pasado en los últimos quince meses? Los meses alternos de supresión y
erupción de tantas emociones crudas, el creciente e irreparable abismo entre ella
y Steph, y su casi desesperada preocupación acerca de su propia mortalidad y la
de sus seres queridos. Durante días después de su regreso de Afganistán, no
dejó a Maddie fuera de su vista.

Y en última instancia, había examinado con detenimiento sus aspiraciones
profesionales, concluyendo que nunca volvería a hacer otra tarea que la pusiera
en un peligro tan grave. En su mayoría trabajaba para el periódico de Detroit y
revistas locales ahora, pegándose cerca de casa. No sabía cuándo estaría lista
mental y emocionalmente para aventurarse más lejos, y ser la madre primaria de
Maddie ahora la hacía querer permanecer cerca.

"Está bien," Lisa dijo con dulzura, dando un paso más cerca. "No puedo
realmente comenzar a entender todas las cosas que sucedieron allá. Logan me
ha contado algunas cosas. No es suficiente." La preocupación corrió por su
rostro. "Me contó un poco acerca de lo que te pasó."

Jillian asintió, miró rápidamente a su hija y luego a Lisa. Ella sabía que Lisa no
insistirá en el tema, y no lo hizo.

"Sabes," Lisa añadió cálidamente. "Tengo una idea maravillosa, y espero que al
menos lo consideres."

Logan vaciló afuera en la puerta. Ella tomó una respiración profunda, y luego
otra. Estaba superando el shock ahora de ver a Jillian. Su corazón acelerado se

127
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

había asentado bastante rápidamente una vez que había empezado a examinar
a la hija de Jillian, los deberes de su trabajo, ocupaban toda su atención.

Había intentado no mirar a los ojos de Jillian con demasiada frecuencia, no la
tocó de nuevo después del apretón de manos, y había esperado como el
demonio que las pequeñas paredes que colocó la protegieran. No lo habían
hecho. Ahora deseaba que le hubiera pedido a Lisa que examinara a Maddie una
última vez, para que no tuviera que ver a Jillian y otra vez sentir la fiebre de
tantas emociones tirando de ella como la invisible corriente submarina de una
corriente de lago.

Ella abrió la puerta y se sorprendió al encontrar a su hermana y Jillian
conversando como viejas amigas. Se detuvieron bruscamente, como atrapadas
en una especie de conspiración. Logan no estaba acostumbrada a ser la persona
ajena donde Lisa se preocupaba, y frunció el ceño. "¿Cómo está Maddie?"

Lisa respondió, mirando a su hermana de una manera enigmática pero crítica,
como si Logan había hecho algo malo y Lisa la castigaría por ello más tarde. "Lo
está haciendo bien, Logan. No hay signos de lentitud o náuseas. Mamá dice que
está comportándose con normalidad."

Logan miró a Jillian para su confirmación.

"Ella no está desmejorada." Jillian parecía la desmejorada, sin embargo. Se veía
cansada y resignada a la distancia que Logan se empeñaba en mantener entre
ellas.

Logan se acercó a Maddie, le hizo un par de preguntas, y la examinó
rápidamente. "Segura que la traerás a la sala de emergencia de inmediato si algo
cambia?," Le dijo a Jillian.

"Por supuesto que lo haré, Logan."

Logan sonrió, pero fue por cortesía, no por placer. Ella no encontró ninguna
alegría en ver a Jillian, sólo los recuerdos de algunos de los momentos más
terribles que jamás había tenido en su vida, cuando pensó que Jillian había
muerto o gravemente herida. Ver a Jillian también le recordó lo fácil que había
sido abrirse a esta mujer, cómo había dado algo de sí misma que nunca volvería
de nuevo. "Sé que lo harás."

Lisa se aclaró la garganta, mirando de una a la otra. Algo sin duda era diferente
con su hermana. "Tengo que correr," Lisa dijo rápidamente. "Fue un placer
conocerte, Jillian." Ella alcanzó a Jillian y le dio un abrazo, la espontaneidad y la

128
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

calidez de eso sorprendiendo a Logan y haciéndola balancearse sobre sus
talones por un instante. ¿Por qué es tan fácil para Lisa darle un abrazo a
Jillian? Y para Jillian regresárselo?

Lisa desapareció mientras Jillian se ocupaba de tener lista a Maddie. Se iría en
cuestión de minutos, y la idea hizo que Logan se moviera
incómodamente. Quería que Jillian desapareciera de su vida tan rápido como
había llegado de nuevo en ella, y sin embargo, la perspectiva de que esta mujer
saliera de su vida de nuevo le dejaba una sensación innegable de malestar en la
boca del estómago. Ya era bastante malo haber perdido la conexión con Jillian
todos estos meses. El aliento le atravesó la garganta. Si no tenía cuidado, incluso
podría hacer lo impensable y llorar. Dios, cualquier cosa menos eso!

"Bueno," Jillian dijo a través de una fina sonrisa. Sus ojos parecían húmedos,
como si las lágrimas estuvieran al alcance de la mano para ella,
también. "Nosotros estamos en nuestro camino. Gracias por cuidar de Maddie."

Logan bajó los ojos, incapaz de mirar esas piscinas oscuras sin necesitar mucho
más de Jillian de lo que Jillian podría alguna vez darle.

Jillian había tomado la mano de Maddie, y Logan sonrió al vínculo evidente entre
la madre y la hija y de lo mucho que se parecían. Se quedó mirando las manos
entrelazadas, sintiendo que algo era diferente. Ella torció la cabeza, tratando de
no ser obvia. Cristo, ¿por qué no lo había notado antes? El anillo de Jillian había
desaparecido. No había ni siquiera una marca para indicar que había estado allí
hasta hace poco.

La respiración de Logan se atrapó en su garganta. Ella sabía que tenía los ojos
muy abiertos por la sorpresa, confusión, excitación. Que su cara estaba ardiendo
y probablemente viva con todas las emociones luchando por la supremacía en
ella. Cuando levantó la vista de nuevo, Jillian había vuelto la cabeza y estaba
buscando su bolso. Antes de que Logan pudiera pensar en algo que decir para
hacer que se detuviera, se había ido.

129
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

CAPÍTULO OCHO
Era raro hoy en día tanto para Steph como para Jillian acomodar a Maddie en la
cama. Jillian observó desde la puerta mientras Steph sacaba la figura durmiente
de su hija desde el asiento del coche y la llevaba hasta la cama. Dejó que una ola
de tristeza cayera sobre ella. Sabía que Maddie todavía deseaba despertarse con
sus dos padres en la casa, meterse en su cama por las mañanas y hacer que se
turnaran para leerle por la noche. Maddie seguía llorando algunos días por no
tener a su familia viviendo bajo el mismo techo, y rompía el corazón de Jillian
cada vez. Maddie había tenido dificultades para acostumbrarse a ir y venir entre
las dos, por lo que habían acordado por el bien de ella que pasaría la mayor
parte de su tiempo con Jillian, quién conservó la custodia principal. No habían
luchado al respecto, afortunadamente, pero para Maddie el resultado era el
mismo — un hogar roto. Hizo a Jillian triste por el bien de Maddie, pero no
arrepentida. Por mucho que Jillian quería apaciguarla, no podía volver a una
relación en la que las dos personas involucradas ya no tenían mucho que decirse
la una a la otra.

Steph la culpaba de la ruptura. No había ningún misterio en eso. De acuerdo con
Steph, fue el viaje a Afganistán que había sido su perdición. Acusó a Jillian de
haber dejado parte de ella allí. No había regresado la misma persona, dijo. Jillian
tuvo que estar de acuerdo: Ella no era la misma persona. No había querido volver
a cerrarse a sí misma, a ser la esposa de Steph y la madre de Maddie, para
cumplir sus papeles a la perfección sin tiempo para ser ella misma. Sin tiempo
para sólo respirar. Dormir hasta tarde o dejar los platos sucios en el
fregadero. Para olvidarse de recoger la tintorería o dejar un tiempo la factura sin
pagar. Para pasar leyendo toda la noche si así lo deseaba. Ella había tenido el
impulso de hacer todas esas cosas cuando regresó de Afganistán, y le habían
dado palpitaciones a Steph.

Era una depresión, Steph le decía con impaciencia una y otra vez. Necesitaba
ayuda. Y si bien era cierto que durante unas semanas había estado entumecida
por el trauma que había presenciado en Kandahar, el malestar de un matrimonio
muriendo en la vid había profundizado y prolongado ese entumecimiento, había
hecho algo profundo dentro de Jillian querer gritar y escapar de sus confines
ahogados. Finalmente se había dado cuenta de que nunca se recuperaría a así
misma y su felicidad bajo el peso asfixiante de su relación con Steph.

"¿Qué tal una copa de vino juntas?," Steph preguntó esperanzadamente en la
planta baja. Se inclinó casualmente contra la encimera de la cocina, como si
todavía viviera allí.

130
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"¿Por qué? Tienes algo en mente?" Si era algo que ver con Maddie, no era
necesario hablar de ello con una copa de vino.

Steph parecía incierta por un momento. "No, um, no realmente. Sólo pensé que
sería bueno, eso es todo."

Muy bien, Jillian pensó cínicamente. ¿Qué es lo que quiere? Quiere cambiar el
horario con Maddie? Pedir prestado algo? Anunciar algún tipo de noticia? Era
difícil a veces para Steph ser franca y decir lo que quería decir. "Muy bien," Jillian
concedió, sintiéndose cansada repentinamente. Steph le hacía eso. La hacía
sentir como si fuera a colapsar por el agotamiento. Una especie de pesadez
parecía descender sobre su alma cuando tenía alrededor a Steph. Había sido así
desde Kandahar. Antes de eso, también, probablemente, excepto que no se
había dado cuenta.

Una media copa de vino después, Steph finalmente se acercó a su agenda,
acercándose a Jillian en el sofá. "Entonces," dijo suavemente, su brazo
arrastrándose sobre el respaldo del sofá. "Realmente quería decirte lo mucho
que te extraño."

Oh, Dios, pensó Jillian. Habían estado viviendo separadas durante siete
meses. No habían pasado esta mierda? Los viajes de culpabilidad y
necesidad? Steph jugando la carta solitaria?

"Mira," Jillian dijo con toda naturalidad. "Sabes que no quiero tener
conversaciones así, Steph."

"Lo sé. Sólo te estaba diciendo lo que siento, eso es todo."

Era algo más que eso, y Jillian sólo miró a su antigua amante, sintiéndose un
poco mal por ella, pero no demasiado. Salir de debajo de Steph los últimos
meses había sido como despertar de un profundo sueño, un lento emerger de la
infelicidad que había confundido con el aburrimiento o el destino.

"Steph, ¿hay algo que quieras?"

"Sí," respondió ella en voz baja. Y luego su boca estaba en la de Jillian,
suavemente al principio, pero rápidamente más y más insistente. Desesperada
casi, y era desagradable.

"Steph," Jillian murmuró contra su boca. "Detén esto."

No se detuvo, y su mano cubrió el pecho de Jillian.

131
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Maldita sea!" Jillian se levantó de un salto, la ira brillando intensamente por sus
venas. "¿Qué coño crees que estás haciendo?"

Steph se echó hacia atrás como si hubiera recibido una bofetada. "Jesús,
cálmate, Jill. Solo pense —"

"¿Qué? Que necesitaba algo y tú eres la mujer que me lo da?"

"Está bien, no tienes que actuar como si no vendrías a mí si yo fuera la última
mujer sobre la tierra, por amor de Dios. No parecía importarte tener relaciones
sexuales conmigo antes."

"Sí," Jillian respondió amargamente. "Las seis veces al año lo tenían."

"Oh, no." Steph saltó del sofá, su cara enrojeciendo. "No pongas todo eso en
mí. Casi no querías que te tocara después de que Maddie nació."

Tal vez sea porque ya no estaba enamorada de ti, Jillian quería gritar. "Es hora
de que te vayas, Steph."

"¿Qué, tienes miedo de la verdad?" Steph exigió airadamente.

"No tengo miedo de la verdad. Sólo creo que es demasiado tarde para la maldita
verdad, Steph."

"Bien. Lo que sea." Steph estaba en la puerta en unos pocos pasos rápidos. "No
esperes que vuelva a ofrecerme."

"No te preocupes," Jillian dijo a la puerta cerrada. "No lo haré."

Logan no podía recordar la última vez que se había sentido tan libre, tan relajada,
tan sin compromisos. Dejó que la cálida brisa le revolviera el pelo mientras
aceleraba a lo largo de la autopista EC Row, la barra T del techo de su Corvette
1978 a buen recaudo en el área trasera de la escotilla. A ella le encantaba así,
volando por la carretera, la sensación del sol y el calido aire de casi estar en un
convertible, la música maniobrada a niveles casi ensordecedores.

Comprar la clásica belleza plateada hace dos meses la había hecho sentir como
una niña otra vez. Era la primera indulgencia que había hecho por ella misma en
años. Le encantaba lo bajo que se sentaba en el suelo, cómo el coche parecía

132
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

casi levantarse del suelo en línea recta, cómo la gente la miraba como si fuera
una idiota. Sí, una idiota. Los conductores de Corvette tenían la reputación de ser
greñudos, de mediana edad, chicos usando cadenas de oro llenos de
testosterona y modales de mierda, pero a ella no le importaba. Casi se sentía
como uno de ellos cada vez que se sentaba en el asiento del conductor de cuero
y encendió el ronco motor.

Ella sonrió mientras ‘No has visto nada aún’ de Bachman-Turner Overdrive salía
desde los seis altavoces. Ella sólo había sido un bebé entonces, pero las viejas
canciones de rock de la década de 1970 siempre la hacía sentirse bien. Lo
mismo con viejas canciones de Motown. Se había alejado de escuchar música en
los últimos cuatro años. Todo en el Ejército estaba tan regimentado, no había
mucho tiempo ni privacidad para escuchar música. Bueno, no más. Logan
escuchaba música ahora tan a menudo como podía, en el coche, en su iPod
mientras está corriendo o en el gimnasio, cuando tenía tiempo para cocinar. A
ella le encanta ir a un club, pero era reacia a ir por su cuenta y no había hecho
muchos nuevos amigos todavía. Tal vez podría conseguir que Lisa y Dorothy
fueran con ella alguna noche. Eso sería una explosión. Había oído que había un
nuevo club de baile de lesbianas y gays en la ciudad. Era hora de poner un poco
de presión seria sobre su hermana gemela y su amante de irse de juerga con
ella. Las presionaría acerca de ello en la cena esta noche.

A Logan le encantaba el hecho de que Lisa y Dorothy vivían a pocas cuadras de
la antigua casa de la familia. Un casco antiguo con antiguas casas coloniales o
victorianas, Walkerville había sido gradualmente engullida por Windsor y ahora
parecía un pequeño enclave de la ciudad.

Redujo la velocidad al pasar junto a su antigua escuela secundaria, una
majestuosa estructura de piedra construida a finales del siglo pasado. Dios,
habían pasado realmente veinte años desde que ella no recorría los pasillos, la
estrella de los equipos de baloncesto y fútbol? Primera de la clase académica,
también, junto con Lisa. Las hermanas eran envidiadas, a veces incluso los
objetivos para los chicos celosos, de mente estrecha que nunca había llegado a
conocerlas. Especialmente a Logan, la más introvertida. Se burlaban de ella a
veces o la evitaban, pero su genuina humildad y honestidad siempre ganaban a
las personas con el tiempo. Una vez que se dieron cuenta de que ella realmente
no creía que era mejor que los demás, que no estaba tratando de demostrar
nada a nadie más que a sí misma, ellos la tomaron y se convirtieron en su amiga.

Boston estaba tocando en la radio del coche ahora, y Logan cerró los ojos por un
instante. No querría volver a la escuela secundaria, en realidad no. Fue un tiempo
tan catártico — al darse cuenta de que le gustaban las chicas, tratando de
averiguar quién era realmente y cómo sentirse cómoda en su propia piel,

133
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

decidiendo sobre su trayectoria profesional, realmente aprendiendo cómo hacer
frente a todas esas emociones adultas por primera vez. Fue una bendición y fue
un infierno, y sin embargo no cambiaría nada de eso. Tantas puertas se habían
abierto para ella, entonces ... puertas a si misma. Había sido el verdadero
comienzo de la persona que Logan Sharp llegaría a ser un día.

Logan giró hacia la calle de Lisa. Envidiaba a hermana y a su idílica vida,
viviendo en su maravillosa casa antigua con el amor de su vida. Así era como se
imaginaba viviendo un día, a pesar de que aún no estaba convencida de que era
algo más que una fantasía. Ella no era Lisa. Ella no era material de
‘matrimonio’. No era del tipo de establecerse en cualquier lugar durante mucho
tiempo, para abrirse realmente y confiar en alguien de nuevo. Para perderse con
alguien. Se había convencido que no era para ella.

Salir sola para tomar largos paseos en bicicleta o caminatas, paseos en su Vette
— esa era la Logan Sharp que conocía y era cómodo. Así que por mucho que le
gustara entretenerse con la idea de una vida como la de su hermana, en esos
momentos de quietud, débiles antes de dormir o al despertar, era casi tan
probable que le sucediera como un meteorito cayendo del cielo y aterrizando en
su precioso coche.

Logan no reconocío el nuevo Chevy Malibu con placas de Michigan en la calzada
de entrada de Lisa. Lisa no había mencionado nada sobre otro invitado para
cenar, pero Lisa y Dorothy eran populares, y su piscina también. No era
exactamente inaudito que un amigo saliera a nadar por la tarde. Logan había
venido hace un par de meses para lo que pensaba que iba a ser una cena
tranquila para las tres, sólo para descubrir que era una cena para siete.

Dorothy, con sus cálidos ojos marrones centelleando de placer, saludó con
entusiasmo a Logan con un beso en ambas mejillas. Entonces le lanzó una
mirada fulminante que Logan sabía que no significaba.

"Oh, Logan. Han pasado veinte y seis días desde que estuviste aquí por última
vez, sabes. Casi pensé que te habías mudado de nuevo."

Logan puso los ojos en blanco. Dorothy, seis años mayor, era como una gallina
madre para ella, y Logan disfrutaba en secreto la atención.

"¿Has estado comiendo?" Dorothy la barrió con ojos penetrantes sobre ella.

"Sí, Madre, he estado comiendo."

"Bueno, esta noche te llevaras las sobras a casa."

134
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Dorothy era una buena cocinera, y puesto que era la reina de las cazuelas,
Logan confiaba que habría suficientes buenas sobras para el congelador. "No es
necesario que me lo digas dos veces!"

Lisa entró en el vestíbulo, envuelta en una toalla grande, los tirantes de su traje
de baño, asomándose a través. "Hey, hermana." Ella envolvió los brazos
húmedos alrededor de Logan para un rápido abrazo. Sus ojos brillaban con
malicia.

"¿Qué?" Logan preguntó, mirando a Lisa dudosamente.

"¿Qué quieres decir?"

"No me vengas con eso. ¿Que piensas hacer?"

"Nada," Lisa respondió con astucia, con una sonrisa en su voz.

Logan miró a Dorothy en busca de ayuda, pero simplemente se encogió de
hombros y se acercó de nuevo a la cocina.

"Te importa nadar, Logan? Está bastante caluroso afuera hoy. O tu Vette se
enfría?"

Logan sacudió la cabeza, resignada a someterse a las maquinaciones más
evidentes de su hermana para meterla en la piscina. Quizás Lisa estaba de
humor para una buena pelea pateando el culo con fideos flotadores.

Si ese fuera el caso, Logan se lo agradecería. Más fuerte y un poco más grande
que Lisa, Logan siempre había sido capaz de dominar físicamente a su gemela
en sus pequeños juegos de superioridad.

"Claro, sólo déjame ponerme mis cosas. Oye, a quién pertenece el coche
misterio?"

Lisa se encogió de hombros, fingiendo indiferencia. "A sólo un amigo que pasó."

"Hu huh." El sentido arácnido de Logan estaba hormigueando, pero lo dejó
pasar. Alcanzó la bolsa de deporte que había puesto junto a la puerta, y luego
trotó a un dormitorio de invitados a cambiarse. No era del tipo de usar bikini y
nunca lo había sido. Si bien apreciaba un bikini o una sexy pieza en una mujer
atractiva, Logan personalmente prefería la comodidad y la funcionalidad de un
short y un sujetador deportivo.

135
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Dorothy presionó una cerveza en sus manos y le dio una sonrisa cómplice
mientras Logan salía por las puertas correderas de cristal a la piscina. ¿Qué
estaba pasando con esas dos, de todos mod — Logan se detuvo
repentinamente. Todo se detuvo excepto sus ojos, que nadaban con la imagen
de Jillian y su hija sentadas en los escalones de la piscina, jugando con un pato
de goma, haciendo que el agua saliera de su pico como por arte de magia. Con
desesperación, sus ojos buscaron a Lisa, que estaba sentada en el borde de la
piscina, con los pies colgando en el agua, parecía avergonzada pero no
exactamente arrepentida. Ella le dio a Logan una sonrisa de impotencia, como si
dijera, ‘sólo estoy haciendo esto por tu propio bien.’

Logan frunció el ceño hacia ella. Maldita sea de todos modos por pensar que
sabía lo que era mejor. Lisa siempre había sido así, arrastrándola a fiestas,
tratando de convencerla de las citas, haciendo interferencias con sus
padres. Siempre le había amamantado, ahora que lo pensaba. Siempre había
visto a Logan como emocionalmente frágil.

Tal vez todo era parte de su vínculo. Donde una era fuerte, la otro era débil. Lisa
la cuidaba emocionalmente, mientras que Logan la protegía físicamente. Sólo
que en este momento, le gustaría ir allí y ahogarla en la piscina durante un buen
minuto más o menos. Eso le enseñaría! De acuerdo, no lo haría, pero seguro que
sería divertido.

Después de lo que parecieron minutos, Jillian finalmente la vio. Ella no parecía
sorprendida en absoluto. Lejos de eso. De hecho, parecía como si hubiera
totalmente anticipado la llegada de Logan.

Maldita sea, te voy a matar, Lisa! Pero la idea fue sólo un destello, porque
cuando volvió a mirar a Jillian, sólo sintió alegría, el tipo de alegría que levantó su
alma, le infundía el corazón, y la hacía sentir más ligera que el aire.

"Hola, Logan." La sonrisa de Jillian era genuina, pero tentativa, como si estuviera
preocupada por la reacción de Logan.

Tomó un momento a Logan para encontrar su voz. "Hola." Sí, eso fue
brillante. Así se hace, Logan. Vaya manera de mostrarle lo que sólo mirarla te
hace.

Maddie estaba siendo tímida, agarrándose a su madre, y Jillian murmuró algo
alentador para ella.

Logan se puso en cuclillas frente a ellas, agradecida por el desvío de Maddie,
porque realmente no quería tener que echar un buen vistazo a Jillian en ese

136
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

bikini blanco. Que debería ser ilegal en un cuerpo como el suyo. Lo había notado
lo suficiente como para saber cuanto.

"Hola, Maddie. ¿Te sientes mejor después de tu pequeño accidente?"

Ella asintió una vez, miró a su madre para responder por ella. Había pasado una
semana, y Jillian explicó que Maddie estaba de nuevo en su antiguo yo, el
percance en el olvido. Sólo un rasguño y un leve moretón eran evidentes.

Dorothy salió con una bandeja y llamó a Maddie. Una merienda de galletas de
animales y una caja de jugo ahuyentaron su timidez y tenía sus pequeñas
piernas corriendo hacia el patio lo más rápido que la llevarían. "Hey, Maddie, no
corras cerca de la piscina," Jillian gritó, luego se volvió hacia Logan. "Ella tiene un
apetito muy grande para una niña pequeña." Jillian sonrió. "Se parece a su padre
biológico de esa manera."

Logan se sentó en el borde de la piscina y metió las piernas en el agua, con
cuidado de tocar accidentalmente a Jillian. Nunca había logrado desalojar el
recuerdo del último día de Jillian en KAF. Había estado tan asustada al principio
que Jillian hubiera resultado herida — o algo peor. Más asustada de lo que había
estado en su vida. Y entonces no había deseado nada más que abrazarla, para
calmarla, para borrar todas las cosas terribles que le habían ocurrido. Sostener a
Jillian en sus brazos, besarla, consolarla, se había sentido como el regalo más
natural y maravilloso para su alma y cuerpo. Se había sentido más viva, más
llena de propósito sostener a Jillian de lo que había sentido en años. El cuerpo de
Jillian contra el de ella había disuelto todas las capas protectoras en las que se
había resguardado. Debería haber sido aterrador o amenazante, pero se había
sentido tan sorprendentemente bien. Tan bien, de hecho, que había querido
inapropiadamente mucho más. Fue una suerte que Jillian se había apartado de
ella al amanecer y fuera de su vida por lo que había pensado que era para
siempre. No habría sido capaz de perdonarse a sí misma si algo más hubiera
sucedido entre ellas esa noche.

Logan luchó por recuperar su concentración, porque las cosas se agitaban en
ella. Cosas que había aprendido tan bien cómo cerrar e ignorar. Jillian había
dicho algo sobre el padre de Maddie, y era la oportunidad perfecta para Logan
para hacer la pregunta que siempre había querido. "Es Mark su padre biológico?"

Jillian se limitó a mirarla por un momento, midiendo si contestar tal vez, y luego
una pizca de incomodidad pasó rápidamente. "Sí. ¿Como supiste? ¿Fue el
comentario del apetito? "

137
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Logan sonrió. Era casi como en los viejos tiempos otra vez. "Sí. Eso y sólo lo
pensé, a quién más puedes ir sino a tu mejor amigo?"

"Me conoces mejor de lo que pensaba, Logan." Jillian dijo tan tranquilamente,
pero las palabras estaban llenas de significado, y algo se encendió en Logan,
como una llama atrayente.

Se metieron en el agua al mismo tiempo, paradas en la parte menos profunda,
tratando de no mirarse la una a la otra, pero era inútil. Logan estaba hipnotizada.
Jillian era preciosa, con su corto cabello alborotado, oscuro, y sus ojos negros tan
llenos de inteligencia y compasión. Logan había encontrado a Jillian fascinante
mucho antes de que alguna vez hubiera hablado con ella, y ahora no quería dejar
de mirarla. Sus ojos cayeron con una aparente mente propia de los suyos, y
cuando tomó todo de Jillian, sintió su aliento puesto en su pecho. Su corazón
comenzó a martillear en serio. Sabía que sus ojos se habían ensanchado con la
agradable impresión de la impresionante visión delante de ella y que sus labios
se habían separado en anticipación.

Sí, probablemente se veía como una adolescente con sobrecarga de
hormonas. Y sí, sentía como la brisa más leve podría derribarla en este
momento, pero estaba más allá de preocuparse. No podía controlar más su
reacción ante Jillian en ese bikini revelador de lo que podía controlar el
clima. Jillian era sencillamente impresionante. Ella era la mujer más sexy que
Logan había visto en su vida, sin excepción. Sus pechos eran absolutamente
perfectos. Redondos, llenos. No demasiado grandes o demasiado pequeños.

Los pezones como capullos de rosa debajo de la delgada tela. Su cintura era
ajustada, su piel tensa y bronceada, sus piernas debajo del agua
musculares. Una pequeña protuberancia en el fondo del bikini hizo agua la boca
de Logan.

Dios. No se había sentido tan locamente atraída por el cuerpo de una mujer en
años. El impulso primario en ella era a la vez desconcertante y delicioso. Era todo
lo que podía hacer para no alcanzar y tocar.

Jillian se zambulló de cabeza en el agua y comenzó a cortar su camino a la parte
más profunda. Logan no podía estar segura de cuánto de su reacción había
resonado en Jillian. Mierda. Tenía que comportarse, hacer un llamamiento a su
antiguo soldado o su personalidad médica. Mostrar un poco de distancia
profesional y respeto. Sí claro. Como le mostré esa última noche en KAF cuando
se aferraban mutuamente tan desesperadamente en esa diminuta cama?

138
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Los ojos de Logan se desviaron hacia su hermana. Lisa estaba sonriendo como
si estuviera enterada de todo, y Logan se arrastró fuera y la salpicó con tanta
agua como pudo. Lisa chilló, pero no hizo nada para borrar la sonrisa de su cara.

"Entonces," Logan dijo en voz baja, acercándose hasta Lisa. "¿Vas a decirme de
que se trata todo esto?"

Lisa no trató de negarlo. Ellas estaban más allá de fingir inocencia la una con la
otra. "Quería llegar a conocerla mejor."

"¿Y?"

"Y ..." Lisa vio a Jillian salir del agua, envolverse una toalla alrededor, luego ir
hacia su hija. Su mirada se posó de nuevo en Logan, un mirada de acero de no-
discutas-conmigo. "Logan, sé cuánto tiempo ha pasado desde que has estado
con una mujer."

La mandíbula de Logan se puso rígida. "Cristo, Lisa. Si sólo quisiera echar un
polvo, no piensas — "

"Por supuesto que no se trata sólo de sexo. Eso no es lo que quería decir,
Logan."

Logan dejó escapar un suspiro de exasperación. No quería pensar en el sexo con
Jillian. Era demasiado difícil contemplar algo tan imposible como eso.

"Quiero decir," Lisa continuó en un susurro, "que te acercaste mucho a Jillian en
Afganistán. Creo que algo muy profundo ocurrió allí entre ustedes dos."

Las cejas de Logan se dispararon en la frente. Ella nunca le había dicho a Lisa lo
cerca que ella y Jillian habían llegado en ese breve tiempo juntas en KAF. Nunca
había mencionado cómo Jill había llegado dentro de ella, la había tocado de una
forma que nadie más había hecho. Había insinuado algunas cosas tal vez, pero
ni siquiera había llegado a darle a Lisa una idea de lo mucho que había llegado a
preocuparse por Jillian.

Logan tragó duro. "Eso fue hace más de un año, Lisa. No nos hemos visto ni
hemos estado en contacto desde entonces. Fue sólo un breve momento que algo
... no sé. Simplemente ya no importa, ¿de acuerdo? Se acabó. Sea lo que fuere."
Se había resignado a eso hace mucho tiempo. Y había estado más que bien con
eso hasta que Lisa comenzó a entrometerse.

139
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Logan, creo que esa mujer te hace feliz. Más feliz de lo que nunca has sido. Ella
es buena para ti, así que admítelo."

"Ella está casada," Logan susurró. "Cristo, Lisa. ¿A qué diablos crees que estás
jugando?"

"No estoy jugando a nada, y no estés demasiado segura de que no es soltera."

"Sólo por el hecho de que ya no lleva un anillo?"

"No sé nada de eso. Pero Maddie soltó algo a Dorothy sobre la casa de su otra
mamá y que a veces se queda con su otra mamá."

Logan sacudió la cabeza con ferocidad, las lágrimas ardiendo justo debajo de la
superficie. No le importaba si Jillian era soltera o no. No quería importarle, al
menos, cuáles eran sus condiciones de vida o si estaba con alguien. Logan
estaba muy bien por su cuenta, muchas gracias. Sin drama, sin angustia, sin
preocuparse por los sentimientos de otra persona o el estado civil o cualquiera de
esa mierda.

Ella comenzó a salir de la piscina, pero Lisa le puso una mano en su
antebrazo. "No te vas a ir, ¿verdad?"

Logan se contuvo de decir algo malintencionado. Ella quería irse, pero no le haría
eso a Lisa y Dorothy. O a Jillian, que sin duda debía estar tan confundida e
incómoda con todo esto como ella. "Prométeme esto, Lisa. No más mierda
haciendo a mis espaldas en lo que se refiere a Jillian, ¿de acuerdo? Necesito que
dejes esto por sí solo."

Lisa asintió gravemente. "De acuerdo."

Jillian era muy consciente de que Logan no podía apartar los ojos de ella en la
piscina. Había sido un tipo de crueldad usar el bikini blanco, nítido. Había querido
que Logan se fijara en ella, y chico, lo hizo! Los ojos de Logan la habían cubierto
como un artista acariciando la pintura sobre un lienzo, llenando cada hendidura,
cada golpe suave y minucioso y texturizado. Apartó la mirada rápidamente,
fingiendo desinterés, cuando Jillian intentó atraparla en ello, pero Jillian sintió la
cálida mirada de Logan sobre ella como la luz del sol sobre su piel. No había sido
su imaginación, la forma en que Logan la había tocado, la había besado con
tanto sentimiento, allá en la base de Kandahar. Y todo seguía allí, cada último
jirón de su vínculo, visible allí en los ojos de Logan. Era casi como si no hubiera
pasado el tiempo.

140
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Mierda, pensó Jillian. ¿Qué demonios voy a hacer ahora? Logan no era alguien
con quién jugar, ni tampoco ella, para el caso. Ellas no eran simplemente el tipo
de mujeres que se entregaban a un sexo estúpido, sin sentido, y por lo tanto una
cita estaba fuera de la cuestión. Logan era demasiado honorable para ese tipo de
cosas, de todos modos, y Jillian estaba saliendo de una relación a largo plazo y
que aún estaba luchando con todo su equipaje adormeciendo su mente. También
estaba Maddie para tener en cuenta. Jillian no tenía intención de introducir
mujeres en la vida de su hija que podrían no estar alrededor para el desayuno o
la cena la noche siguiente.

Las yemas de los dedos de Logan rozaron su brazo mientras le daba a Jillian una
toalla, y con ese toque electrizante, era dolorosamente, irritantemente claro que
nunca podrían ser sólo amigas. El tiempo para eso había ido y venido.

"Gracias," Jillian murmuró, un cosquilleo en el estómago en la suave sonrisa de
Logan.

"Cuando quieras."

Tenía que mirar hacia otro lado, porque esos ojos color avellana estaban
húmedos y penetrantemente llenos de algo que Jillian no quería descifrar en este
momento. Había aceptado la invitación de Lisa para nadar y cenar porque pensó
que tal vez había llegado el momento de renovar su amistad con Logan. Estaba
claro que la idea había sido un error. No podría haber una inocente amistad,
porque la lujuria y el deseo y algo mucho más profundo estaban firmemente
arraigados en ambas.

Explorar una relación con Logan, aunque profundamente atractiva, simplemente
no era posible en este momento. Jillian decidió que ella y Maddie cenarían y se
irían tan pronto como fuera posible cortésmente.

Jillian intentó evitar mirar a Logan. Se centró principalmente en Lisa y Dorothy,
que eran muy curiosas acerca de su trabajo y todos los lugares en que había
estado. Las dos se apasionaron por Maddie, que comió el favorito de los niños
por excelencia, macarrones con queso, mientras que el resto de ellas cenó la
pasta de Dorothy y la cazuela de pollo Alfredo.

Logan no parecía exactamente sombría, pero parecía preocupada.

"Entonces," Dorothy dijo señalando a Jillian después de una larga pausa sobre el
pastel de limón. "¿Has comenzado a salir?"

141
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian casi se atragantó con la boca llena de pastel. Por el rabillo del ojo vio a
Logan hacer una toma doble, mientras que Lisa dio a su amante un golpe en la
rodilla.

"B-bueno," Dorothy balbuceó, su cara volviéndose de color rosa. "Lo siento, se
me escapó. No tienes que responder a eso."

Jillian no se molesto. Dorothy era una trabajadora social, y hacer preguntas
personales no fue una sorpresa. Que la pregunta había sido hecha en presencia
de Logan hizo que Jillian se encogiera internamente por una razón que no quería
pensar.

Las tres se inclinaron hacia adelante en sus asientos, esperando claramente su
respuesta. Logan era obviamente la más interesada porque miraba a todas
partes excepto a Jillian, y el corazón de Jillian se apretó. Ella le debía a Logan
una explicación de lo que había sucedido en su vida los últimos meses,
pensó. No por la innegable atracción crepitando entre ellas, sino porque en el
fondo, había un lazo de amistad y respeto mutuo. No podían sentarse aquí y ser
educadas extrañas, fingiendo indiferencia. No después de lo que habían pasado
juntas el año pasado. Dirigió su respuesta a Logan y trató de sonar casual.

"No, no lo he hecho. Supongo que no me he acostumbrado todavía a todo el
asunto de ser soltera de nuevo." Ella sonrió impotente, como pensando que ellas
lo entenderían todo. " No creo que sea tan fácil como las películas y los libros
hacen que parezca. Especialmente cuando eres padre, también."

Maddie chupó las migajas de sus dedos, completamente ajena al tema.

"Supongo que algunas mujeres se asustan por los niños, ¿eh?" Lisa estaba
tratando de sonar comprensiva, pero en verdad, Jillian no tenía idea de si las
mujeres tenían miedo de salir con ella porque tenía una niña.

No había llegado tan lejos con nadie todavía, ni tenía ningún deseo real de
hacerlo. Jillian fue evasiva. "Estoy segura de que el tipo de mujer correcto no lo
es."

Dorothy inclinó la taza de café hacia Jillian. "Aquí está el tipo de mujer que no
está asustada por los niños. Ellas están ahí fuera, ya sabes."

"Gracias, pero en realidad no me importa en este momento."

Logan le dirigió una mirada empática, y Jillian comprendió de inmediato que
Logan era una de esas mujeres que no tenía miedo de involucrarse con una

142
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

madre soltera. Ella era buena con los niños. No, estupenda con los niños. Ella
estaba con los pies en la tierra cuando llegaran.

Inesperadamente vinieron imágenes de Logan jugando con Maddie —
enseñándole a andar en bicicleta, leyendo una historia para ella, jugando a la
pelota con ella. Jadeó un poco, sólo para sí misma, porque pensar en Logan
como parte de la vida de Maddie se sentía más real que abstracta, más como un
recuerdo o tal vez una premonición que una simple fantasía.

"Mami, es hora de bailar," Maddie anunció a todo el mundo.

"Eso es algo que hacemos en casa, cariño, no cuando estamos en casa de otra
persona."

"¿Por qué?" Maddie no estaba exactamente quejándose, pero estaba cerca de
eso. Jillian se disculpó con sus anfitrionas. "Es algo que hacemos todas las
noches después de cenar. Bailamos por una canción o dos."

Dorothy se levantó de un salto, deleite puro en su cara. Ella aplaudió las manos
con entusiasmo. "Oh, sí, vamos a poner algo de música."

Lisa se rió y estuvo de acuerdo con la idea, pero Logan parecía horrorizada. Hizo
a Jillian sonreír. Sí, sería como tener miedo de que Jillian la viera hacer algo tan
primitivo y despreocupado como bailar. La sonrisa de Jillian se convirtió en una
risita. Esto solamente podría valer el precio de la entrada.

"¿Podemos, mamá?"

"Muy bien, cariño, siempre y cuando esté bien con Dorothy y Lisa."

"Oh, está más que bien," Dorothy dijo antes de salir corriendo por el adaptador de
iPod en la habitación de al lado.

En unos instantes llamó para que se unieran a ella. Maddie estaba casi
rebotando del techo en anticipación. Logan se deslizó al cuarto por último, como
un perro con las orejas hacia abajo, temiendo lo siguiente. Su resistencia fue
cómica, especialmente cuando Dorothy maniobró a Natalie Cole ‘Esto será (Un
amor eterno).’

Logan trató de fundirse en la pared mientras el resto de ellas comenzaron a
moverse sin reparos al ritmo de la música disco. Maddie siempre salía de su
caparazón a la música. Se perdió en cualquier ritmo loco que estaba pasando en
su cabeza, que nunca coincidía con la canción. Pero eso estaba más que bien

143
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

con Jillian, a quien le gustaba ver la felicidad en el rostro de su hija y los
movimientos desiguales, totalmente espontáneos.

Lisa y Dorothy estaban pasando un buen rato juntas, girando entre sí, riéndose
como adolescentes, mientras eran transportadas en su propio pequeño mundo.
Logan se acercó más, y Lisa la agarró de la mano y la llevó hacia el círculo. Para
el momento en que llegó The Temptations ‘No es demasiado orgullo para rogar’,
Logan estaba riendo con la cabeza hacia atrás y moviéndose tan hábilmente y
con alegría como el resto de ellas. Jillian se movió a su lado, y empezaron a
bailar juntas. Fueron sutiles sobre eso, pero sus cuerpos encontraron una
sincronía inmediata. Era como si ambas fueran parte del mismo instrumento, el
movimiento de una llenando y guiando a la otra, como una vela que responde a
una ráfaga de viento. No se tocaron, pero Jillian se encontró deseándolo,
aunque fueran sólo sus manos o el rozar sus caderas. Algo, cualquier cosa, para
sentir el calor y la electricidad del cuerpo de Logan.

La canción terminó y Maddie se quejó con decepción, con ganas de más. "No,
cariño, es hora de que nos vayamos. Será tarde cuando lleguemos a casa, ¿de
acuerdo?"

Maddie volvió a protestar, pero no desafió a su madre. Jillian dio las gracias a sus
anfitrionas. Ella tenía sentimientos encontrados acerca de irse. Era lo mejor, a
pesar de que no podía negar que quería más tiempo con Logan. Como si leyera
su mente, Logan se ofreció a acompañarla a ella y a Maddie a su coche. Por lo
tanto, tendrían un momento a solas. O algo así, si no contaba a Maddie.

Jillian abrochó a su hija en el asiento del coche y se paró junto a su propia puerta
abierta, esperando que Logan dijera algo o esperando una epifanía que le
proporcionara algo brillante que decir y la forma correcta de decirlo — cualquier
cosa que les daría la oportunidad de quizás verse otra vez sin ningún tipo de
presión, sin que parezca una cita. Jillian quería ver a Logan de nuevo, pero
mientras veía a Logan sentirse más incómoda por segundos, sintió que sus
perspectivas se oscurecían.

"¿Estás molesta con tu hermana por no decirte que yo iba a estar aquí?" Jillian
aventuró.

Logan se rió, más para sí misma. "Estaba un poco al principio."

"¿Y ahora?"

Logan dejó escapar un suspiro nervioso, tomando tiempo para ordenar sus
pensamientos. A Jillian le gustaba eso de Logan. Rara vez dejaba escapar las

144
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

cosas. Sus palabras fueron medidas, debidamente razonadas, honestas aunque
un poco distante a veces. Vamos a trabajar en eso, Logan Sharp.

"Ahora estoy contenta."

"Sólo ... contenta?"

"Sí. Contenta." Logan se apoyó en la puerta del conductor abierta mientras Jillian
se metía y se sentaba.

"Estoy contenta, también." En realidad, Jillian se sintió
aliviada. Emocionada. Asustada. Ver a Logan le hizo todas esas cosas y mucho
más. Cerró los ojos por un momento, del modo en que un nadador haría antes de
sumergirse en una piscina. "Logan?"

"¿Sí?"

Jillian tragó rápidamente su miedo antes de sucumbir a el. "¿Te gustaría venir a
mi casa a cenar el próximo fin de semana? Sólo seríamos nosotras. Maddie
estará con Steph."

Los ojos de Logan escudriñaron el horizonte, ahora oscureciendo con la
progresión de la puesta del sol. La espera estaba matando a Jillian, y pasó por lo
menos un minuto antes de que Logan la mirara de nuevo. La sonrisa más
pequeña curvó sus labios, y había una rara petulancia en su expresión.

"Me encantaría. ¿Me equivoco al pensar en ello como una cita?"

La boca de Jillian se había secado. Una cita. Iba a ser una cita. Por supuesto que
era, sólo ellas dos, cenar en su casa. ¿Qué más podía pensar Logan? Y merecía
una respuesta sincera.

"Sí," Jillian dijo con determinación. "Una cita."

145
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

CAPÍTULO NUEVE
Era justo lo que siempre se había imaginado: la casa de Jillian estaba en una
calle con amplias avenidas y bordeada de árboles de arce perfectamente
espaciados. La casa era un bungalow de ladrillo. Pragmática, acogedora,
agradable, sin pretensiones. Logan aparcó su Corvette en frente de ella y se
sentó por un momento. Estaba nerviosa. Esta noche era una cita, y tanto
emocionada como asustada. No había estado en una verdadera cita en ... no
podía recordar cuándo. Ni siquiera sabía lo que se esperaba de ella. Podría
besar a Jillian al fin? Dios, eso esperaba! Y qué tipo de beso debería ser? ¿Un
beso en la mejilla? Un beso rápido en los labios, o de la forma en que la había
besado en Kandahar?

Oh, Jesús, Logan, superalo!

Logan se rió y sacudió la cabeza a sí misma y sus reflexiones
adolescentes. Podría volverse loca con las posibilidades, o simplemente podía
dejar que lo que iba a suceder, sucediera, y no preocuparse por ello.

Jillian la saludó en el porche, no con una sonrisa sino con el ceño fruncido. Por
supuesto, era el ceño más adorable que Logan había visto nunca. Logan casi
soltó la botella de vino en su mano repentinamente húmeda mientras el disgusto
de Jillian se intensificaba. Mierda. "¿Qué pasa, Jillian?"

Jillian sonrió, pero no fue alegre. "Lo siento mucho, Logan. Mi horno se
descompuso. Estaba todo listo para poner el pollo parmesano adentro, y sólo
dejó de funcionar. No lo puedo creer. De todas las veces para que esto ocurra."

Logan la siguió hasta la cocina y puso el vino en la encimera.

"Gracias por traer eso, Logan. No tenías que hacer eso." Ella se inclinó hacia
delante de puntillas y le dio a Logan un rápido beso en la mejilla. "Lo siento por el
pésimo saludo antes."

Logan pasó sus ojos sobre la figura ceñida, blusa de manga corta y pantalones
de diseño de Jillian. Maldita sea, iba a ser difícil de comportarse, pero lo último
que quería hacer era presionar a Jillian para arrojarse a ella. Oh, sí, me
encantaría arrojarme a sus pies en este instante! Había muchas cosas que podía
hacerle a Jillian mientras estaba de rodillas, Logan pensó, sintiendo de inmediato
un rubor abrirse camino hasta su cuello. Se aclaró la garganta y forzosamente
borró su pequeña fantasía traviesa.

"Me alegro de verte, Jillian, aunque tu estufa no funcione."

146
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Ella dejó escapar un suspiro nervioso. "¿Por qué no echo un vistazo y veo lo que
está pasando con ella?"

Jillian dejó escapar una risa. Dios. Estaba tan nerviosa como Logan, y el
pensamiento era tranquilizador. "No me digas que tienes un segundo trabajo
arreglando electrodomésticos o algo así."

"No. Sólo una preocupación antinatural de cómo funcionan las cosas." Logan
abrió la puerta del horno y se dio cuenta de inmediato que el elemento de fondo
se había quemado. Le señaló a Jillian, que llevaba su decepción en el más lindo
ceño fruncido que Logan había visto.

"Maldición, quería cocinarte algo agradable, Logan. Esto realmente es una
mierda. Lo siento mucho por esto."

Logan dedicó a Jillian con una sonrisa. Ella realmente quería inclinar su barbilla
con su dedo índice y darle un beso en los labios, pero no era lo suficientemente
valiente para ese nivel de intimidad todavía. Demonios, ni siquiera sabía a donde
iba todo esto. Por lo que sabía, podría ser su primera y última cita, aunque
seguro esperaba que no.

"Me gustaría llevarte a cenar," Logan dijo, entonces preocupada que podría
haber insultado a Jillian, que todavía llevaba un adorable pequeño delantal
alrededor de su cintura. "Quiero decir, me encanta que cocinaste, pero
podríamos tomar eso en otra ocasión y salir a cenar esta noche."

Jillian negó con la cabeza, pero estaba sonriendo. "Honestamente, no estaba
tratando de conseguir que me llevaras a cenar, sabes."

Ahora Logan realmente quería besarla. El repentino impulso la sorprendió. Nunca
había tenido el deseo de besar a una mujer en la primera cita de la manera en
que quería besar a Jillian en este momento. Casi podía imaginarse a sí misma
cerrando la distancia entre ellas, presionando a Jillian contra la encimera, con las
manos a cada lado de ella en la superficie de granito, su cuerpo duro y excitado
contra Jillian, sus labios rozando los de Jillian suavemente al principio, luego
mucho más exigente. Oh, diablos sí, le gustaría ...

"Hay un grandioso pequeño lugar italiano a sólo unas cuadras de distancia."

"¿Eh?" Logan tuvo que recuperar su mente de nuevo a lo que Jillian estaba
diciendo.

"Un restaurante. Un italiano que es muy bueno."

147
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Bien bien. Suena bien para mí."

Los manteles eran a cuadros y las velas parpadeaban en cada superficie. Dean
Martin, Frank Sinatra y Mel Torme cantaron desde los altavoces ocultos. Era un
lugar pequeño, una docena de mesas íntimas, y sólo la mitad de ellas estaban
llenas.

"Esto es maravilloso," Logan dijo, tomando en su entorno.

No había estado en un buen restaurante en un rato, y el italiano era su
favorito. Ella inhaló profundamente, cerró los ojos contra los olores maravillosos
de la albahaca, ajo y queso. Estar en un restaurante con Jillian no era algo que
hubiera imaginado hace un par de semanas. Tanto podría cambiar en un corto
lapso de tiempo. Ella sin duda había aprendido esa lección sirviendo en
Afganistán.

Encontrarse con Jillian de nuevo hace dos semanas en el hospital, y luego en
casa de su hermana, y ahora en una cita. Fue un inesperado, aunque totalmente
delicioso, giro de los acontecimientos.

"Espera hasta que pruebes la comida." Jillian le hizo un guiño, y con ello, un
destello de humedad surgió entre las piernas de Logan, enviándola
momentáneamente revoloteando. Los recuerdos de Jillian en su bikini blanco
inundaron su mente con repentina ferocidad, haciendo que Logan sujetara las
piernas juntas. Jillian era ardiente. Mucho más ardiente incluso de lo que Logan
recordaba de su tiempo en Kandahar. Estaba segura de que Jillian había estado
tan ardiente entonces. Logan probablemente sólo no se había permitido
apreciarlo completamente. Ahora era diferente. Ellas no estaban confinadas por
ningún tipo de protocolo o los estrechos cuarteles de la base. Más que eso,
Jillian estaba soltera ahora.

Oh, Dios, necesito tranquilizarme. Ella no había tenido relaciones sexuales en un
par de años, no desde un rollo de una noche mientras estaba fuera un fin de
semana cerca de su base en Petawawa, Ontario. Había estado muy lejos de ser
una experiencia satisfactoria y no había estado ansiosa por repetir.

Desde entonces, había encontrado que su mano izquierda hizo el truco igual de
bien y sin las complicaciones. Ahora, sin embargo, ella quería sexo. Sexo con
Jillian. Hacer el amor con Jillian. La necesidad de tocar y ser tocada por Jillian la
quemaba como un fuego que no podía ser extinguido.

148
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian estaba hablando de sus restaurantes favoritos en la ciudad. Logan tuvo
que forzar su atención lejos del sexo y trató de concentrarse en lo que estaba
diciendo. Era sólo que... Jillian se metió en este lugar de tal sentimiento crudo en
su interior. No podía dejar de pensar en todas las cosas maravillosas que le
gustaría hacer con ella — todas las formas que quería amarla.

Logan casi se ahoga con el agua que había comenzado a beber, la palabra
‘amor’ reververaba en su mente y la agitaba de una manera que no recordaba
haber estado nerviosa. Maldita sea, que me está pasando! Y ahora Jillian la
miraba divertida, como si le leyera la mente. Los dioses deben haber estado
pendiente de ella, sin embargo, porque la camarera, una mujer mayor, corpulenta
con un fuerte acento italiano, escogió ese momento para traer su dominante
personalidad a su mesa.

Era exactamente lo que Logan necesitaba para volver a concentrar su atención
— cinco minutos de la mujer demostrativa y conversadora y su casi ininteligible
resumen del menú, por no mencionar la corta serenata, de risa que les dio. Era
todo lo que Logan y Jillian podían hacer para sofocar sus risas y pedir su
comidas, pero en el momento en que desapareció, ambas rieron mucho y fuerte.

"Dios," Jillian dijo, con los ojos todavía brillantes de lágrimas de risa. "Es tan
bueno reír contigo, Logan. Es bueno reírse, y punto."

"No has tenido mucho de eso últimamente, supongo."

"No" Jillian suspiró profundamente, pero su rostro permaneció impasible. "No lo
he hecho."

Logan necesitaba saber que había pasado entre Jillian y su pareja. Cada
detalle. Ahora. Ella le preguntó con toda la suavidad que pudo, "¿Qué pasó
contigo y Steph? ¿Me diras?"

Pasó un largo rato antes de que Jillian respondiera. Tanto tiempo que Logan
pensó que no lo haría.

"Nada era lo mismo para mí cuando volví de Afganistán. Yo sólo ... no sé. No
volví a ver nada igual, ¿sabes? Recuerdo estar sentada en un restaurante con
Steph poco después. Era extraño, pero me di cuenta de cosas como nunca las
había visto. Los reflejos en los lentes de un hombre, la arruga en el vestido de
una mujer en la mesa de al lado, la forma en que Steph sostenía el cuchillo y
tenedor. Era como si hubiera estado en alguna niebla antes, y de repente no sólo
estaba notando las cosas más comunes y mundanas, sino las encontraba

149
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

fascinantes. Fue así para ti, Logan? Fue como salir de una habitación oscura a la
luz?"

La intrusiva camarera llegó con una botella de Toscana Chianti e hizo una gran
demostración de servirles una copa mientras charlaba acerca de que es un muy
buen año. Logan nunca había querido poner un bozal a nadie de la manera que
quería en esta mujer. O tal vez podría simplemente hacer una pequeña cirugía en
su laringe, sí. Eso la silenciaría para siempre.

Jillian sonrió a través de la mesa hacia ella, probablemente pensando en sus
propias maneras de deshacerse de la desagradable camarera. Esperaron a que
se fuera, no entablararon conversación con ella hasta que finalmente captó la
indirecta y se fue.

"Lo siento, Logan. Ella debe ser nueva aquí. No te habría traído – "

"Está bien, de verdad." Logan se inclinó sobre la mesa y tocó la mano de Jillian
por tan sólo unos segundos — segundos que deseaba fueran minutos.

"Entonces," Jillian dijo suavemente. "Lo que decía antes. ¿Te sentiste diferente
después de que saliste de Afganistán?"

Sentirse diferente ni siquiera empezaba a describir las cosas. Todavía se sentía
como una extraña en una habitación llena de gente que todos se conocían entre
sí — inconexa, un poco fuera de sí misma, un poco ajena. Era como ser la última
persona en la habitación para conseguir una broma o la única persona que
aparecía en ropa de calle a un evento de etiqueta. Sabía que nunca sería la
misma otra vez, que tenía cicatrices invisibles. Sin embargo, al mismo tiempo, se
sentía terriblemente expuesta. "Sí, por supuesto," Logan replicó. "¿Cómo puedo
no hacerlo?"

"Pero ni siquiera vi el cinco por ciento de lo que viste allí."

"No importa. Viste lo suficiente para saber que la vida es barata en algunos
lugares, que el horror y la tragedia pueden visitar a cualquiera, en cualquier
momento. Que la vida es para ser apreciada, siempre."

"Creo que Steph simplemente pensó que yo estaba totalmente jodida por estar
allí y que debería superarlo y volver a nuestra vida. No podía ver cómo las cosas
habían cambiado para mí."

"¿Cómo eran diferentes? Es decir además de notar cosas que no habías notado
antes?"

150
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Oh, Dios." Jillian pensó por un momento, su frente un adorable mapa de
concentración. Logan quería besar las líneas suaves de nuevo. "Apenas podía
siquiera mirarla. Era como si algo hubiera cambiado en mí, como si ya no fuera la
misma persona, ¿sabes? Y cuando la miraba, y a mi, y a nosotras como pareja,
me sentí como una impostora."

"Una impostora?"

Jillian tomó un largo sorbo de vino. "Sí. Como si estuviera viviendo esta vida de
domesticidad pero que no era realmente yo. Era otra persona, porque
seguramente no me sentía feliz con Steph. Simplemente no sentía más mi vida,
¿sabes? Quiero decir, ¿cómo podría sentarme en casa doblando la ropa lavada
una semana después de casi volar por los aires?" Su comida llegó. La camarera
apenas les dijo dos palabras, lo que casi sobresalto a Logan de la silla.

"Los milagros nunca cesan." Logan hizo un guiño a través de la mesa y vio como
Jillian estalló en risas.

"Oh," Logan gimió después de tomar su primer bocado de la penne de cuatro
setas en salsa de crema de gorgonzola. "Esto es maravilloso."

"La comida es genial si puedes aguantar a la camarera."

"Por esto, aguantaría todo." Logan saludó a Jillian con su copa de vino y tomó un
sorbo. Por esta comida, el vino y la mujer sentada frente a ella, Logan haría
cualquier cosa, incluso besar los zapatos de la molesta camarera!

Comieron en silencio durante unos minutos hasta que Logan abordó de nuevo el
tema de Jillian y Steph. Tenía que saber si Jillian había terminado con esa parte
de su vida, porque nunca podría ser sólo amiga de esta mujer otra vez, no de la
forma en que habían sido en Kandahar. "Entonces te diste cuenta después de
haber estado en Afganistán que no eras feliz con Steph?"

"Sí. Dios, suena como una especie de película de clase B, no es cierto? La mujer
tiene un cambio de vida, una experiencia traumática y decide que no puede
volver a la vida que estaba viviendo." Jillian se quedó mirando la copa de vino por
un largo momento, luego volvió los ojos grandes y húmedos hacia Logan. "Nunca
pensé que sería un cliché, que me despertaría un día y me sentiría totalmente
infeliz con ella."

Logan nunca había tenido esa experiencia. Su única relación seria, Nic, había
terminado en sorpresa y no de su elección.

151
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Pero sabía lo que se sentía tener quitada la alfombra de debajo de ella. Sabía lo
que era sentir que la relación había sido una mentira. "¿Crees que siempre
estabas infeliz con ella o simplemente de repente?" Recordó las palabras de
Mark, cómo Jillian y Steph nunca habían sido la una para la otra, pero esto
dependía de Jillian para decirle eso.

"Pensé que era feliz, desde el principio. Y ella siempre me dejó viajar a todo el
mundo para mis asignaciones de fotos, que me pareció genial. Entonces
comencé a darme cuenta que cuando me dejaba ir, siempre jugaba a la mártir,
siempre me hacía sentir culpable por lo generosa que estaba siendo en dejarme
ir. Habíamos empezado a resentirnos sin admitirlo." Una lágrima se deslizó por la
mejilla de Jillian, y Logan casi lamentó empujarla sobre el tema. "Me perdí con
ella. Un poco a la vez para que ni siquiera realmente notara que había
cambiado. Pero era como si ni siquiera me reconociera más. Al volver de
Afganistán, acabe de darme cuenta de que tenía que vivir mi vida por mí, cuidar
de mi propia felicidad por un cambio, porque la vida es condenadamente
demasiado corta, ¿sabes?"

Logan asintió con la cabeza. Ella lo sabía muy bien. Lisa había hablado con ella
sobre lo mismo después de que regresara de su segundo viaje. Le había
preguntado a Logan a quemarropa cuando iba a empezar a vivir la vida por sí
misma, para encontrar lo que realmente la hacía feliz. Logan había decidido no
renovar su contrato con el ejército, pero había rechazado a Lisa, no queriendo
pensar tan profundamente acerca de cosas como la felicidad personal. Ahora no
podía evitarlo. Jillian había encontrado el coraje para hacerlo, y Logan tenía tanto
respeto y admiración por ella que casi le quitó el aliento. "¿Fue duro?"

Jillian se rió, pero no era de alegría. "Oh mi dios, Logan. Fue lo más difícil que he
tenido que hacer. Maddie es lo que lo hizo tan difícil, cambiando la única forma
de vida que había conocido." Jillian se limpió una última lágrima de la
mejilla. "Algún día ella entenderá por qué tuve que hacerlo. Espero que lo haga,
de todos modos. Quiero que sepa que tienes que vivir tu vida por tí mismo en
primer lugar. Qué tienes que ser fiel a ti misma."

Dios. Lo que no haría por un poco del coraje de Jillian. Por supuesto, Logan
había sido valiente ante la guerra y valiente en luchar contra los traumas médicos
diarios. Pero la marca de valentía que Jill tenía ... no, eso era algo que Logan no
tenía. A sus propios oídos su voz sonó áspera, emocional. "¿Maddie se divide el
tiempo entre las dos?"

"Sí. Tengo la custodia legal exclusiva, pero generalmente Steph la recibe todos
los fines de semana. Bajo la ley de Michigan, a Steph nunca se le permitiría

152
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

adoptar a Maddie, pero ella quiere tener una relación con Maddie, y nunca
privaría a Maddie de eso."

Logan levantó la ceja. Era sorprendente cuán lejos estaba detrás de este estado
vecino con respecto a los derechos de los homosexuales. En el país de Logan, a
los homosexuales se les había permitido casarse legalmente desde el año 2003 y
se les permitió adoptar legalmente a los niños desde mucho antes de eso. "¿Está
Maddie adaptándose bien?"

"Ahora lo está. Fue muy difícil los primeros meses."

"¿Y tú? ¿Cómo te estás adaptando?" Logan prácticamente tuvo que sentarse en
su mano para evitar llegar a través de la mesa y sostener firmemente la de Jillian.

"Estoy bien." La sonrisa de Jillian iluminó el corazón de Logan. "Estoy haciéndolo
mucho mejor ahora."

Ahora como últimamente o ahora porque estamos en una cita? Logan se moría
por preguntar. Ella le dio una sonrisa a Jillian inocua en cambio. "Me alegro."

Ellas terminaron de comer en agradable silencio, hasta que Logan, después de
deliberar durante unos instantes, le preguntó, "¿Alguna vez pensaste en ponerte
en contacto conmigo los últimos meses?"

Jillian, a pesar de su piel perpetuamente bronceada, se sonrojó un poco.
"Sí. Muchas veces, Logan. Pero no quería confundir mis problemas. Necesitaba
hacer lo que estaba haciendo por las razones correctas. Era algo que tenía que
hacer por mi cuenta, por mí misma, sin ninguna distracción."

Logan no quería presionar el tema más lejos. Ella tenía miedo. "¿Nos vamos?"

"Sí, pero sólo si vienes a tomar un café a mi casa."

Logan asintió con entusiasmo. No le gustaría nada mejor.

Jillian no podía recordar haber estado tan nerviosa en una cita.

Esto se debe a que no es una cita con cualquier mujer. Es una cita con Logan
Sharp. La mujer por la que sientes algo tan profundo y tratabas de fingir que no
estaba sucediendo. Una mujer que te ha hecho finalmente darte cuenta de lo
mucho que te habías perdido de tí misma.

153
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

La realización casi succionó el aliento de Jillian. Deliberadamente no había
pensado mucho o darle el crédito a la influencia de Logan en ella desde que
había dejado Kandahar. No había querido admitir lo mucho que su tiempo con
Logan la había obligado a mirar su vida y buscar cambios. Sólo ser capaz de
hablar con Logan como lo había hecho, para expresar los sentimientos que había
sofocado tan expertamente en los últimos años — le había hecho comprender
que necesitaba recuperarse. Puede que haya estado en un nivel subconsciente
en KAF, pero ahora sabía que con Logan no sólo podía ser verdaderamente ella
misma, sino también ser apreciada por ser ella misma.

Jillian le dio a Logan una larga mirada escrutadora mientras se sentaba en el otro
extremo del sofá, contemplativamente sorbiendo su café. Era difícil de imaginar lo
que estaba pasando en su cabeza la mayor parte del tiempo. A Logan le gustaba
mantener sus pensamientos y sentimientos cerca — a veces demasiado cerca —
y eso dejaba a Jillian jugando un juego de adivinanzas.

"¿Qué estás pensando ahora mismo?" Jillian aventuró valientemente.

Logan se veía tan seria, su boca fija, los ojos más oscuro que de costumbre, y
por un instante, parecía tal vez que la cita era una mala idea. Pero la voz de
Logan salió suave y delicada, y Jillian sabía que había sido lo correcto para
preguntar.

"Dijiste que dejar a Steph y salir por tu cuenta fue lo más difícil que has
hecho. ¿Cómo te sientes ahora?"

Logan era tan dulce con su preocupación, tan sincera, que hizo que Jillian
quisiera confesarlo todo. "Me siento mejor, como si estuviera regresando a la
persona que soy y estaba destinada a ser. Como si estuviera aprendiendo a
amarme de nuevo. Dios, sin embargo, me sentía como un fracaso por un tiempo.
Todavía lo hago, hasta cierto punto."

"¿Por qué?"

"Dejar una relación, especialmente con un niño pequeño, me hizo sentir, no sé,
como si hubiera tomado malas decisiones todo el tiempo y todo el mundo me
juzgaría. Como si hubiera metido la pata y todavía estuviera metiendo la pata."

"¿Tus padres o amigos te dieron ese tipo de dolor?"

"No, no lo han hecho. He sido afortunada de esa manera. Mis padres realmente
han sido un apoyo, y Mark siempre está ahí para mí, sin importar qué. Supongo
que era más como me veía a mí misma, eso es todo. Es decir, cuando piensas

154
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

en mi éxito desde una perspectiva profesional ... a no ser capaz de copiar eso en
mi vida personal me hizo sentir como un fracaso."

"Pero ahora sabes que eso no es cierto, ¿verdad?"

"Sí." Jillian rodó los ojos. "En su mayoría." Ella probablemente nunca se sentiría
libre de culpa de todas las decisiones que había tomado, pero lo importante era
aceptar el pasado y seguir adelante. "Mi vida con Steph simplemente fue lo que
era. No puedo cambiarlo."

Tajantemente, Logan preguntó, "¿Te sientes lista para seguir adelante?"

Ella había seguido adelante al dejar a Steph, ¿o no? Y sin embargo, eso no
parecía ser lo que Logan estaba preguntando. Seguro que se había alejado de
Steph, pero realmente no había seguido hacía delante todavía. Se mantenía
ocupada haciendo fotografía independiente local, pero sobre todo sólo estaba
pasando por sus días hasta que se apilaban como fichas de póquer. "Realmente
me gustaría intentarlo. Eso es todo lo que puedo hacer .

Logan dejó la taza de café sobre la mesa delante de ellas, sus movimientos muy
deliberados. Se volvió hacía Jillian, acercándose, y mientras lo hacía, algo
cambió en sus ojos. Estaban bailando de repente. Hubo alegría en ellos. Y algo
un poco misterioso.

El corazón de Jillian se agitó, y los sentimientos encendidos por el beso tierno,
suave que habían compartido en su diminuto catre en la base aérea se
precipitaron de nuevo. Se sentía de nuevo como si sus entrañas fueran ardiente
lava, caliente y fluida e impredecible. Sólo que esta vez, se permitió absorber la
emoción de ello, aceptarla como adecuada y merecedora. Lo deseaba con cada
molécula de su cuerpo.

Bésame, Logan. Por favor, bésame.

Logan se acercó aún más y apoyó una cálida mano en la rodilla de Jillian, sus
rostros sólo a pulgadas de distancia. Pero no la besó. En cambio, con los labios a
un solo suspiro de la oreja de Jillian, susurró, "Me gustaría mucho besarte,
Jillian. Estaría bien?"

El corazón de Jillian dio un vuelco en anticipación. Fue un milagro que encontrara
su voz. "Estaría más que bien."

La boca de Logan era suave como una mariposa sobre la de ella. Las
sensaciones que desencadenó recorrieron a Jillian en pequeñas ondas de

155
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

choque, haciendo que sus ojos se cerraran y dejando todas las terminaciones
nerviosas pinchando dulcemente. Los labios de Logan exploraron los suyos, con
ternura y luego más firmemente, y Jillian se presionó atrás, indicando su
deseo. El beso fue puro deleite. Era mejor que el de Kandahar, si eso fuera
posible, porque Jillian no sólo lo quería, sino que lo aceptaba plenamente y lo
anhelaba. No había ninguna culpa, o vergüenza. Simplemente lo quería.

Logan movió su boca, tan suave y cálida, a la parte inferior de la mandíbula de
Jillian, sus labios acariciando su piel con el más infimo de los besos.

Oh, Dios mío, Jillian pensó, sus entrañas fundiendose. Los besos de otra mujer
nunca la habían hecho sentir así. Nunca. Esto era a la vez dulce y deliciosamente
electrificante, convirtiendo su cuerpo en una masa temblorosa de necesidad
apenas controlada. Necesitaba el toque de esta mujer. Ella lo había necesitado
toda su vida. Presionó a Logan, necesitando más de ese cuerpo fuerte y hermoso
contra el de ella.

"Oh," Jillian gimió suavemente. Volvió la cabeza hacia Logan, atrapando su boca
para un beso largo y abrasador. Por mucho que no quería que terminara, era ...
demasiado. Se apartó bruscamente, necesitando un momento para
recomponerse. "¿Quieres bailar una canción conmigo?," Preguntó.

"Sí. Me encantaría."

Jillian encontró la lista de reproducción de jazz en su iPod, que estaba listo para
ir en su soporte. Pulsó el botón de reproducción. Joss Stone y Al Green cantaron
los primeros compases de ‘¿Cómo puedes reparar un corazón roto?’ Sí, eso es
perfecto. Jillian empezó a balancearse con la música. Torció su dedo, invitando a
Logan a unirse a ella.

La sonrisa de Logan era evidente incluso en la penumbra de la sala de
estar. Tomó las dos manos de Jillian en las suyas y comenzó a balancearse con
ella. Sus ojos seguían fijos la una en la otra. El timpo se suspendió. Nada más
importaba excepto este momento, la música y la maravilla de sus cuerpos,
moviéndose al ritmo, a sólo pulgadas de distancia.

Jillian entró en los brazos de Logan. Sus cuerpos moldeándose naturalmente
entre sí, se movían en perfecta sincronización lenta. Jillian cerró los ojos y se
acurrucó en el hombro de Logan, dejando que la música y el cuerpo fuerte de
Logan guiara el suyo. No podía recordar haberse sentido más feliz. Había sabido
en lo más profundo que iba a ser así bailar con Logan tan íntimamente, pero al
mismo tiempo, fue increíblemente mejor de lo que podría haber imaginado. Era

156
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

como si hubieran hecho esto toda su vida, y sin embargo había la magia y la
maravilla del descubrimiento.

Jillian levantó la cabeza, pidiendo de repente ser besada de nuevo, necesitando
los labios de Logan una vez más. Ella era como una flor abriéndose y
extendiéndose para los besos del sol, por la ondulación de una cálida brisa. Sin
palabras, Logan cumplió. El resultado fue tan chisporroteante como los que
habían sido en el sofá. Dejaron de moverse a la música. El beso se hizo más
profundo. Las lenguas comenzaron a explorar los labios, y luego a danzar
provocativamente dentro. El deseo de Jillian por Logan se intensificó aún más. El
sudor empezó a picarle en la frente. Las mariposas en su estómago se
intensificaron, y la humedad entre sus piernas destelló caliente. Oh, Dios, te
deseo, Logan Sharp.

No estaba segura de qué hacer con su deseo. No quería pensar en el sexo en
este momento, porque honestamente no sabía si estaba preparada para eso. No
pienses, Jillian, su cuerpo traidor ordenó. Simplemente siente.

Las manos de Logan habían caído, ahuecando las caderas. Jillian podía sentir su
calor a través de sus pantalones. Ella siguió besándola, silenciosamente dando la
bienvenida a los pequeños círculos acariciantes que los dedos de Logan
trazaban. Jillian sintió que sus pezones se endurecían. Apretó los brazos que
había envuelto alrededor del cuello de Logan y empujó hacia adelante, ansíando
algún tipo de alivio. Como si lo ordenara, las manos de Logan serpenteaban por
los costados de Jillian, suaves contra su blusa de seda, deslizándose hacia su
necesidad. Los labios de Logan se movieron hacia la garganta, enviando
ardientes pulsaciones a través de ella. Gimió suavemente. Quería el toque de
Logan tanto ...

"Jillian, eres tan hermosa," Logan susurró. "Eres la mujer más hermosa que he
visto."

Jillian rebosaba de felicidad. Nunca se había sentido tan deseable como lo hizo
esta noche. "Gracias, Logan," ella dijo con voz entrecortada una vez que
encontró su voz. "Me haces sentir hermosa."

Logan movió a un lado la blusa lo suficiente para que sus labios pudieran besar
los omóplatos de Jillian. Se estremeció con cada caricia exquisita. Cuando
finalmente Logan deslizó una mano sobre su pecho, rozando suavemente el
pezón, Jillian casi explotó. Ella estaba cerca, tan cerca. Era lo único que podía
hacer para no quitarse la blusa y empujar su pecho desnudo contra la palma de
la mano de Logan. Se oyó gemir desde algún lugar profundo en su garganta.

157
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Logan, yo –"

Logan se puso rígida en su contra. Ella se retiró sólo una fracción, y luego
otra. "Jillian, espera."

"No."

"Sí," Logan dijo, el aliento atrapado en la garganta. Dejó caer las manos a la
cintura de Jillian, al instante amortiguando la intimidad entre ellas.

"¿Qué?," Jillian preguntó temblando.

Logan parecía nerviosa, como si quisiera escaparse. "No estoy segura de poder
hacer esto contigo en este momento."

¿Que demonios? Jillian tragó saliva, su orgullo dolorosamente magullado. ¿No
era lo suficientemente atractiva? ¿Acaso estaba la mercancía dañada en la
mente de Logan? Estaba Logan resentida porque Jillian no la había contactado
después de dejar Afganistán? O era porque era una madre soltera?

Logan presionó suavemente el dedo en los labios de Jillian. "No es por ti, Jill. No
has hecho nada malo, y disfruté cada minuto de esta noche." Se dio la vuelta y
se dirigió hacía la puerta.

Jillian sintió que sus ojos se abrieron con desconcierto. Sabría que no habría
ninguna explicación adicional, lo sabía. Esta era la forma en que Logan estaba
programada. Mantendría sus pensamientos para sí misma hasta que llegara el
momento adecuado, hasta que estuviera lista.

Maldita sea, Logan Sharp! Eres una mujer exasperante a veces!

Logan le dio una última mirada de disculpa.

"¿Te veré de nuevo?" Jillian exigió, temerosa de la respuesta.

Parecían horas antes de que Logan respondiera. "Nos veremos de nuevo,
Jillian."

Cerró la puerta silenciosamente tras ella.

158
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

CAPÍTULO DIEZ
Logan recogió su bagel y queso crema en la cafetería del hospital. Su apetito era
casi inexistente, pero no su auto flagelación, que era irritantemente
abundante. No debería haber sólo dejado a Jillian de pie allí la otra noche,
pareciendo tan desconcertada y abatida. Si ella estaba la mitad de excitada como
yo ... Dios, debe estar lista para matarme. O describirme como demente. Fui una
tonta, rechazándola.

Lisa asintió severamente entre bocados voraces de su burrito de desayuno
mientras Logan le contaba lo que había sucedido. Nada se interpuso entre Lisa y
su apetito. "No podías hacerlo con ella? ¿Qué quieres exactamente decir con
eso?"

Logan se encogió de hombros. "Dormir con ella, supongo."

"¿Y por qué no? Ustedes dos se sienten ridículamente atraídas la una a la
otra. Dios mío, Logan. En nuestra casa hace dos semanas, pude
prácticamente probar cuanto que las dos querían saltar entre sí." Alzó una ceja
acusadora a Logan. "No te preocupa que no hay suficiente lujuria entre ustedes,
verdad?"

"No. Definitivamente hay lujuria allí."

Lisa clavó el tenedor para otro bocado. "Bueno. Por un minuto pensé que tal vez
habías perdido la cabeza. O tu tarjeta de membresía de lesbiana."

Logan puso los ojos en blanco. "No te preocupes, todavía soy un miembro
cuerdo, portando la tarjera." Bueno, sobre todo cuerdo.

"Bueno. Estoy segura de que hay un par de docenas de mujeres en este hospital
solteras que estarían encantadas de escuchar eso. No es que alguna vez les
prestas atención."

"Tierra a Lisa. Estamos hablando de Jillian aquí y no esas mujeres imaginarias
que siempre afirmas que me están mirando."

"Ahí vas de nuevo, no tienes ni idea de cuantas mujeres te encuentran
atractiva. Sin embargo." Lisa agitó su tenedor en el aire. "Estás fuera del gancho
porque Jillian Knight parece una gran captura por ejemplo. Y ella está loca por ti."

159
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

El ánimo de Logan cayó otra muesca. "Más como enojada conmigo que por mí."
Ella explicó cómo abandonó abruptamente a Jillian después de una sesión de
besos calientes. Mierda. Probablemente piensa que no estoy interesada en ella
como algo más que una amiga, y no puedo exactamente culparla.

"Entonces por qué te fuiste? ¿Por qué no la llevaste al dormitorio más cercano y
se lo hiciste de la manera que sabes que quieres?"

Si la vida fuera tan simple como Lisa la hacía ser. "Es demasiado rápido, Lisa. Es
decir, fue la primera cita!"

"Demasiado rápido?" La boca de Lisa estaba abierta. "Jesús, Logan, es 2009! La
mayoría de las lesbianas tienen relaciones sexuales en la primera cita o al menos
algunos juegos previos muy significativos. No es como una primera cita, de todos
modos. Se conocen desde casi casi un año y medio, y, además, no le estás
pidiendo que se case contigo, por el amor de Dios."

Logan suspiró. "Casi no la he visto en ese año y medio, y por supuesto que no le
estoy pidiendo que se case conmigo. Jesús, Lisa!"

"Lo que sea. El punto es que ustedes dos están locas la una por la otra y están
atraídas entre sí y las dos están solteras. Entonces, ¿qué diablos estás
esperando?"

"No lo sé." Logan tuvo que admitir que realmente no tenía ni idea cuando se
trataba de mujeres. No desde la ruptura con Nic.

Cualquiera que sea la habilidad o perla de conocimiento que había aprendido
acerca de las relaciones y citas se había evaporado después de eso, y eso
estaba muy bien con ella. Hasta ahora. Ahora quería tener una pista, porque no
quería arruinar las cosas con Jillian. Simplemente no sabía cómo no hacerlo.

"Mira, Logan." Lisa puso una mano en su brazo en compañerismo fraternal. "No
pierdas a esta mujer por tu orgullo o tus miedos o lo que sea, ¿de
acuerdo? Habla con ella. O por lo menos háblame de lo que estás sintiendo. Y
luego habla con ella."

Logan hizo una pausa durante unos minutos. Ella no era como Lisa, o Jillian para
el caso. Parecían capaces de aprovechar sus sentimientos con tanta facilidad
como sacar un libro de una estantería. "No quiero apurarla, Lisa. Ella acaba de
salir de una relación a largo plazo."

160
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Tal vez deberías dejar que ella sea quién juzgue eso." Los ojos de Lisa se
clavaron en ella, como lo hacían cuando estaba a punto de darle a Logan un
santo infierno por algo."Creo que no quieres precipitarte tú misma, por la razón
que sea."

Confía Lisa en darme un cambio de opinión. Ella nunca se ha contenido de
detenerse solamente por no dar una opinión. Ahora, sin embargo, Logan sólo
quería irse y meditar, para averiguar si Lisa tenía razón. Le tomaba un tiempo a
veces para ahondar en ese profundo caldero de sentimientos agitandose dentro
de ella y clasificarlos. No tenía miedo de mucho. No tenía miedo de la sangre y la
violencia, el trauma, la miseria de la gente, las zonas de guerra, las figuras de
autoridad. Las relaciones la asustaban de muerte, sin embargo. No quería
hacerlo estallar con Jillian, pero tampoco quería hacerse daño. No de la forma en
que había sido herida por Nic.

Logan se levantó bruscamente. "Tengo que volver al trabajo." Echó un vistazo a
su reloj. Eran las ocho y media. "Va a ser una locura pronto, si no es ya. Hablo
contigo más tarde."

Lisa se puso de pie también, y tocó la manga de la camisa de Logan. "¿Vas a
llamar por lo menos a Jillian pronto? Es decir, debe estar preguntándose qué
demonios está pasando contigo."

"Sí, voy a llamarla," Logan murmuró. Ella no estaba segura de cuándo.

Las mañanas de los lunes en la sala de emergencias eran uno de los momentos
más ocupados de la semana en la experiencia de Logan. Tropeles de gente
enferma comenzarían a amontonarse alrededor de las nueve. La gente del
vecindario que apenas había despertado después de un largo fin de semana duro
de beber o consumir drogas y se sentían como la mierda. Aquellos con los
resfriados molestos que vendrían antes del trabajo porque los resfriados no iban
a desaparecer y qué demonios, les sacaba del trabajo por un par de horas.

Había aquellos quienes no tenían un médico familiar y que podrían venir en
cualquier momento del día o de la noche, pero sólo les gusta iniciar su semana
de descanso con una visita a la sala de emergencias. Era mundano, pero era un
trabajo, y en este momento el trabajo era algo bueno. Mantenía su mente lejos de
Jillian, mantenía su mente lejos de Afganistán y las tribulaciones cotidianas que
seguramente estaban pasando en su ausencia. Había mucho que decir para no
tener que preocuparse de conseguir una bala en su culo o su cabeza arrancada
por un proyectil. Logan sonrió mientras observaba la inofensiva carnicería a su
alrededor.

161
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Su rutina comenzó bastante bien. Logan y los otros dos médicos de urgencias
estaban moviendo a los pacientes dentro y fuera como si estuvieran en una línea
de montaje. Pronto, sin embargo, los casos complicados que requerían mucho
más que una receta y una conferencia comenzaron a obstruir las cosas, y la
gente empezó a ponerse de mal humor. Logan los escuchó acercándose hasta el
escritorio y preguntando con voz quejumbrosa cuánto tiempo más sería. Si la
línea se extendía alrededor del mundo, estarías en Siberia, pensó con
sarcasmo. Cuando las sillas comenzaron a escasear, la gente comenzó a
pararse contra la pared, y los niños inquietos comenzaron a correr. La seguridad
del hospital fue llamada para tratar con un borracho que se estaba saliendo de
control. Una enfermera estaba mímicando y lentamente pronunciando palabras
para alguien que no podía hablar Inglés. Un viajero frecuente entró por la puerta
justo en ese momento. Uno de los asiduos, probablemente se había quedado sin
sus medicamentos para el dolor.

Oh, Dios, Logan pensó. Las zonas de guerra son más eficientes que esto. Un
equipo de ambulancia pasó corriendo con una persona de 96 años de edad que
habían entubado. Sí, seguro, vamos a ver si podemos conseguir otros dos años
para la pobre anciana. El bipolar Ben estaba siendo dejado caer por sus padres,
que pedían no tan tranquilamente si sólo pudieran dejarlo y volver en un día o
dos. Era como un huracán, soplando fuerte y sin señal de calma. Tomó algunas
respiraciones profundas y se sumergió de nuevo en su trabajo.

Era temprano por la tarde cuando una niña de trece años de edad, entró con sus
padres. Ella estaba mostrando signos clásicos de una infección del tracto
urinario, o al menos eso fue lo que pensó Logan al principio. Pero una semilla de
duda la molestaba. La niña, Malina, dijo que estaba teniendo problemas para
orinar en lugar de la sensación de ardor más común. Había estado en una sala
de emergencia diferente en la ciudad hace tres días y había sido diagnosticada
con una infección urinaria, pero no estaba mejorando con los antibióticos. De
hecho, las cosas estaban empeorando. Malina estaba cansada y débil, apenas
orinando en absoluto, explicó la madre de la chica. Cuando Logan le pidió a la
chica que le diera una muestra de orina para el análisis, apenas podía producir
más de unas cuantas gotas. La infección puede haberse propagado a los
riñones, pensó Logan, lo que explicaría el malestar de la niña. Dirigió a una
enfermera a sondar a Malina, pensando que el procedimiento podría ayudar a las
cosas, así como producir una muestra para ellos.

Veinte minutos más tarde, la enfermera buscó a Logan y le dijo que había más de
un litro de orina en la vejiga de la chica.

"Wow," Logan murmuró apenas en voz baja. Dejó el historial que había estado
mirando. Esa cantidad de orina era rara, un volumen generalmente reservado

162
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

para los ancianos con próstatas gigantescas que estaban en peligro grave. Pero
esta chica no se veía en peligro en absoluto.

"Está bien, voy a echarle otra mirada."

Tanto por una simple infección del tracto urinario, Logan pensó, su preocupación
cada vez mayor. Ella examinó a la niña de nuevo y observó que apenas podía
pararse, y mucho menos caminar, aunque la parte superior del cuerpo era
normal. No tenía reflejos en las rodillas o los tobillos y poca sensibilidad en sus
piernas.

Los padres de la niña estaban claramente preocupados también, y Logan trató de
tranquilizarlos de que llegaría al fondo del mismo. Podría ser una hernia de disco
o alguna otra cosa comprimiendo los nervios? Fuera lo que fuese, decidió, no
podía diagnosticarlo por su cuenta. Envío a la chica arriba para una resonancia
magnética, llamó a Lisa para ayudar a guiar el caso. A su gemela le encantaba
conseguir una grieta en casos interesantes, y este sin duda calificaba.

Era cerca de la hora de la cena y el final del turno de Logan cuando fue llamada
para ver los resultados del MRI (Resonancia magnética) de Malina. Se
sorprendió al ver una masa en la zona lumbar media de su médula espinal.

"De acuerdo." Logan exhaló de manera constante. Al menos tenían una pista
ahora. "Probablemente benigno a su edad," le dijo a Lisa.

La boca de Lisa se retorció en la preocupación. "Voy a arreglar para más pruebas
y llamar a cirugía para una mirada. Es posible que quieran hacer una biopsia."

"Puedo arreglarlo. ¿Por qué no vas a casa con Dorothy?"

"Ya casi has terminado, también, Logan. Podrías ir a casa y darle a esa novia
tuya una llamada."

Logan frunció el ceño a su hermana. "Buen intento. En serio, vete a casa y
empezaré las cosas aquí."

Lisa le lanzó una sonrisa cínica. "Sé que es una táctica de evasión, pero está
bien. No te quedes hasta tarde, ¿de acuerdo? Van a ingresar a Malina y
comenzaran las pruebas mañana. No tiene sentido que te quedes aquí la mitad
de la noche."

Logan consiguió que Malina se instalara, convenció a sus padres de irse a casa,
y ordenó las pruebas y una consulta de cirugía. Había poco más que podía

163
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

hacer, y era frustrante como el infierno. En el hospital de la base en KAF, los
diagnósticos y las cirugías ocurrían muy rápidamente, y lo que no podían manejar
lo mandaban de inmediato a Alemania. Estaba acostumbrada a la acción rápida,
a la inmediatez de la guerra, y no el paso de tortuga de la medicina civil. Condujo
su Vette a su casa a través de las calles oscureciéndose lentamente, puso algo
de Kanye West y trató de sacudir el trabajo y su preocupación por la chica de su
mente. Fue un error comparar este tipo de medicina con su tiempo en KAF. Lo
sabía, pero no pudo evitarlo. Por mucho que odiaba admitirlo, parte de ella
todavía seguía allí, como un fantasma, luchando contra esa maldita guerra.

Sus pensamientos se dirigieron naturalmente a Jillian, que estaba conectada
siempre a su tiempo en Afganistán. Al menos Jillian entendía un poco de lo que
era allí, de lo que todos ellos pasaban día tras día. Lisa tenía razón. Debería
llamar a Jillian. Sólo que no tenía ni idea de qué decir.

"Hola, Jillian. Siento no haberme quedado y hacer el amor contigo o al menos
salir contigo más tiempo. Realmente estaba excitada, de verdad. Sé que fue una
manera divertida de demostrarlo." ¿O qué tal , "Hola, Jillian, lo siento soy una
idiota, huyendo de ti de esa manera y no llamarte antes. Realmente, no tengo
ninguna excusa." O bien, ella podría simplemente intentar la verdad. "Lo siento,
Jillian. Estoy asustada y confundida, ¿de acuerdo? No quiero herirte, y tampoco
quiero hacerme daño, y no sé cómo hacer esto."

Logan consideró las posibilidades, cada vez más pesimista con cada milla. No
importaba lo que le dijera a Jillian, sus acciones habían hablado más fuerte que
cualquier palabra pudiera. Jillian probablemente pensó que era alguna loca del
trabajo o al menos alguien con una gran cantidad de equipaje
emocional. Demasiado para una mujer en la situación de Jillian querer tratar con
eso ahora mismo.

En casa, Logan mexclo un jugo de naranja y vodka y se sentó en la oscuridad
hasta que estaba demasiado cansada para incluso sentarse con la espalda recta.
En menos de veinticuatro horas tenía que volver al trabajo para otro turno de
doce horas. Podría pensar más tarde.

Cuando Lisa la localizó en el trabajo la noche siguiente, Logan pudo decir
inmediatamente que tenía malas noticias.

"Malina, el caso de ayer?" Lisa pronunció.

"Como si pudiera olvidarlo," Logan murmuró. Casos desafiantes como los de
Malina no llegaban todos los días. Ella disfrutaba de un buen misterio y quería
ver éste resuelto. Malina no era sólo un problema matemático o un experimento

164
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

científico, sin embargo. Era una chica con toda su vida por delante. Logan trató
de no olvidar nunca la gente detrás de los casos. "¿Que pasa?"

"No es bueno."

Logan apagó sus emociones. Ella podía hacer eso cuando lo necesitaba, que era
a menudo en su línea de trabajo. Tenía que hacerlo con el fin de ser capaz de
funcionar. Los hechos fríos y duros, eso es lo que necesitaba ahora.

"Martínez se hizo cargo del caso," Lisa continuó. El oncólogo. ¡Maldita sea! "Él
piensa que es Glioblastoma Multiforme de la médula espinal. Y estoy de
acuerdo."

"¿Qué?" Logan cerró los ojos contra la noticia, tratando de mantener la calma,
aunque su estómago estaba agitado. Era el peor tumor cerebral que había y uno
que era generalmente mortal en cuestión de meses. "Maldita sea, Lisa." Salió
apenas audible.

"Lo sé."

"Cristo, ni siquiera sabía que podría ocurrir en la médula espinal. Y a su edad?"

"Es muy poco frecuente en la médula espinal y muy poco común para su edad,
también. Por lo general ocurre a las personas en sus cincuenta años y más a los
hombres que en las mujeres."

"La familia lo sabe?"

Lisa asintió solemnemente. Logan se alegró de no había tenido que dar la
noticia. Habría sido casi más de lo que podía soportar.

"Martínez y yo hablamos con ellos hace un par de horas. Se lo tomaron muy
duro, como te puedes imaginar."

No, Logan realmente no podía imaginarlo. Recordó el miedo y la preocupación en
la cara de Jillian cuando había llevado a Maddie al hospital. Lo había visto y
sentido lo suficiente, pero en realidad no sabía lo que era temer por el bienestar
de un niño. Querer hacer todo bien, saber la sensación de haber fallado en
protegerlos. ¿Cómo diablos encuentras la fuerza para cuidar de un niño
moribundo? ¿Cómo demonios aprendes a vivir con tu propia inutilidad y fracaso?

Por el resto de la noche, Logan acabo de pasar por los movimientos, trabajando
en piloto automático. Ella no estaba dedicando el cien por ciento al trabajo, lo

165
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

sabía. Difícil. Algunos cambios que simplemente no tenía que dar. No muy a
menudo, pero de vez en cuando, tenía que contener algo para sí misma. Esta fue
una de esas veces. Necesitaba distanciarse, retirarse dentro, no sentir nada
durante unas horas o incluso un día entero. Mantener las cosas a raya de esta
manera mantenía su funcionamiento, la mantenía bien en su trabajo, la hizo
ajustarse para volver y hacerlo todo de nuevo al día siguiente.

Jillian probablemente le diría, como Lisa siempre lo hacía, que se estaba
haciendo daño a sí misma cada vez que se cerraba de esta manera, cuando se
amurallaba a sí misma. No. Ellas estaban equivocadas. Se estaba protegiendo a
sí misma, simple y llanamente. Era lo que funcionaba para ella. Le había
permitido funcionar en KAF por dos recorridos sangrientos e incluso antes de
eso. Seguiría haciéndolo. Tendría que hacerlo.

Jillian y Mark se mantenían al margen, viendo a Maddie y una docena de otros
niños correr alrededor de la cancha de fútbol. Era cómico, ya que corrían
alrededor con poca consideración por el balón. Era en realidad sólo ejercicio y
socialización, en su mayoría juegos de perseguir y mantenerse alejado.

"No puedo esperar hasta que tenga la edad suficiente para jugar al hockey," Mark
entusiasmado, radiante orgullo de su hija biológica. Hace mucho tiempo atrás
había firmado la cesión de ningún derecho legal, pero Jillian le había dado su
palabra de que ella quería que él fuera siempre una parte de la vida de Maddie.

Algún día, cuando Maddie fuera mayor, le dirían que él era su donante de
esperma. Por ahora, sin embargo, Mark era el tio divertido, adorador.

"No tengo ningún problema con ella jugando al hockey, siempre y cuando tú seas
el que este sentado en las frías pistas durante horas, escuchando a los otros
padres cabrones quejarse de los entrenadores que no dan a su hijo el tiempo
suficiente en el hielo o suficiente atención."

"¿Cómo sabes que no seré uno de esos padres?"

Jillian le dio a Mark una fría mirada una vez más. "Lo haces y te voy a dar una
patada en donde cuenta."

"Ouch." Mark hizo una mueca y apretó las piernas cerradas. "No es necesario ser
desagradable!"

"No es necesario ser uno de esos padres deportivos cabeza de pito, tampoco."

166
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Estaría en mi mejor comportamiento, lo prometo. Demonios, tal vez incluso
entrene a los pequeños chiquillos algún día."

Mark había sorprendido gratamente a Jillian con su paciencia alrededor de
Maddie, aunque no estaba sorprendida por ser juguetón con ella ya que el mismo
era un niño grande.

"A Maddie le encantaría si la entrenaras."

Mark estiró las piernas delante de él. Se sentaron en un banco al margen,
saludando y gritando ánimo a los niños, luego disfrutando de unos minutos de
silencio amigable.

"¿Qué?" Jillian notó la sonrisa en la cara de Mark. Él estaba tramando algo.

Él se encogió de hombros evasivamente.

"No me vengas con eso, estás pensando en algo."

La sonrisa era un poco maligna, incluso para él. "Entonces quién es la mujer
misteriosa?"

El corazón de Jillian dio un vuelco. "¿Cual mujer misteriosa?"

Mark la miró como si tuviera la combinación secreta de un cofre del tesoro. "La
noche del sábado pasado."

Mierda, ¿cómo sabe él eso? La boca de Jillian se secó. Ella no había querido
decirle a nadie acerca de la cita de antemano, y desde luego no quería hablar de
eso ahora. No sólo había terminado de manera tan abrupta y sin explicación, sino
que Logan no había llamado, haciéndolo mucho peor. Jillian estaba confundida,
herida y más molesta por el día. ¿Era demasiado pedirle a Logan que hablara
simplemente con ella y explicarle sus sentimientos? Si se estaban moviendo
demasiado rápido para Logan, había una solución más fácil que simplemente
salir.

Ella trató de hacerse la tonta. "¿Quieres decirme de que estás hablando o se
supone que tengo que adivinar?"

"Tu cita del sábado por la noche! No me digas que ya la has olvidado. Por Dios,
la misteriosa mujer no debe haber sido mucho para atrapar, ¿eh?" Él le dio un
codazo juguetonamente, pero Jillian no estaba de humor para bromear al
respecto.

167
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"¿Qué te hace pensar que fui a una cita el sábado por la noche?"

Mark siguió mirando con aire satisfecho. "Mi amigo Jake y su esposa estaban en
Azzura cenando y te vieron allí."

Mierda. Jodida. "Muy bien, así que estaba en una cita. Gran cosa."

"Es una gran cosa!" Mark parecía herido de repente. "Tu primera cita desde
Steph, y no me ibas a decir?"

Jillian se encogió de hombros y volvió sus ojos de nuevo a la cancha de fútbol.
Mark tenía razón, era una gran cosa. No había estado en una cita con nadie
desde su ruptura con Steph. Ella no era del tipo de citas casualmente, y Mark
también lo sabía. "Está bien, lo siento."

Lo decía en serio. Ella le debería haber dicho porque era su mejor amigo.

"No te fue bien? Es por eso que no me querías decir?"

Jillian miró a Mark otra vez. La decepción cayó sobre sus hombros y aplastó su
voz. Ella nunca había sido buena en ocultar sus sentimientos. "Todo salió bien."

"Entonces cómo es que no te ves más feliz?"

"Simplemente no terminó de la manera que quería."

"¿Eso quiere decir que no tuviste suerte?"

"Cállate."

"Bien, bien. ¿Vas a volver a ver a esta mujer o qué?"

Jillian respiró profundamente y se dejó caer. Qué demonios, bien podría saber
toda la verdad. "Estaba con Logan Sharp, Mark."

Mark casi se cae de la banca. De hecho, estaba sin habla por un
momento. Primera vez para todo!

"Logan Sharp? ¿Cómo — no importa." La estudió durante un largo rato,
moviendo lentamente la cabeza y pareciendo desconcertado. "¿Por qué no me
dijiste que estaba de vuelta en tu vida?"

168
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Tú y ella no eran precisamente los mejores amigos en Kandahar. Supuse que
simplemente iba a tratar de convencerme de que no la viera."

"Bueno, estás equivocada, Jill. Me gusta Logan. Mucho."

"¿En serio?" Era el turno de Jillian de estar sorprendida. Las relaciones sin duda
se habían descongelado un poco entre ellos cuando se habían ido de la base el
año pasado, pero nunca habría esperado que Mark fuera un defensor de Logan.

"Ella es una buena mujer, Jill. Podrías hacerlo mucho peor, ya sabes."

"Como con Steph?"

La mandíbula de Mark se endureció predeciblemente. No era un secreto que
nunca había sido un gran fan de su pareja, pero en realidad nunca lo había
discutido antes. "Bueno. Nunca me importó mucho Steph. Ya que estamos
siendo honestos."

"Sé eso. Supuse que no te importaría quien fuera que elegí."

"¿Por qué, porque soy una especie de lunatico celoso o algo así? Por
favor. Dame más crédito que eso."

"Bueno. Entonces dime por qué nunca te gustó."

Mark apartó la mirada. No era propio de él considerar sus palabras antes de
hablar, pero ahora lo hizo. "Nunca pensé que ella era lo suficientemente buena
para ti."

Jillian sintió que su estado de ánimo se hacía más oscuro, si eso fuera
posible. "Podrías haberme hablado honestamente sobre ella todos estos años en
lugar de decir todas esas pequeñas cosas con doble intención de ella en
cambio."

"Tienes razón. Era un bastardo, ¿de acuerdo? No quería perder tu amistad
diciéndote la verdad."

Jillian dejó escapar un suspiro de exasperación. "Podrías haberme dado más
crédito que eso, ya sabes."

"Tal vez. Pero por lo general el amigo pierde si interviene entre una pareja."

169
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian lo consideró. "Tienes razón, supongo. No te habría escuchado acerca de
Steph. Pero ahora me estás diciendo que apruebas a Logan?"

Mark le sonrió, su respuesta más que evidente en su rostro. "Vi cómo estaban
juntas, Jill. Creo que podría ser lo mejor que te haya pasado. Al lado de Maddie y
de mí, es decir." Jillian sonrió, su estado de ánimo levantándose como una
cometa tomando vuelo. Mark la sorprendía a veces con su perspicacia y
sensibilidad. Se inclinó y le besó su mejilla.

"¿Por qué es eso?"

"Por ser un buen tipo."

"De acuerdo, lo tomaré. Sólo recuerda lo que dijste la próxima vez que te enfades
conmigo."

Jillian frunció el ceño. "¿Lo cual será probablemente mañana."

"Entonces, no vas a preguntarle por otra cita?"

"Le pregunté la primera vez. La siguiente depende de ella."

Mark rió. "Está bien, entiendo, haciendo lo de la igualdad, ¿eh? Es posible que
desees decirle de esta regla del cincuenta y cincuenta, sin embargo, en caso de
que ella esté esperando que tú llames."

Los ojos de Jillian cayeron al suelo. No iba a llamar a Logan. Logan es la que se
fue, la que dijo que no podía hacerlo con ella, lo que fuera. No. Había hecho todo
el trabajo hasta ahora. Correspondía a Logan dar un paso adelante, decirle lo
que quería o no quería.

Logan daba vueltas en la cama, su cuerpo húmedo por el sudor. Las sábanas
estaban enredadas alrededor de sus piernas. Su camiseta estaba húmeda por el
sudor. Así como su pelo. Joder. Ella dijo que la palabra una y otra para sí misma,
en silencio, y luego en voz alta. El sueño era tan vívido, era como si estuviera de
nuevo en Afganistán. De vuelta en el hospital de la base.

Le tomó un momento para determinar si había sido un recuerdo o una
invención. Víctimas habían estado llegando. Tantos que no podían manejarlos a
todos. Estaban llegando por docenas, estos cuerpos mutilados, algunos apenas
con vida, otros destrozados y quemados más allá del reconocimiento como

170
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

formas humanas. Meg estaba allí, al igual que algunos otros médicos y
enfermeras con los que había trabajado. Ellos estaban tratando con todas sus
fuerzas para hacer lo que fuera posible. Estaban frenéticos, gritando órdenes,
diciendo en voz alta las respuestas. Logan puso un tubo torácico en un paciente,
corrió a otro para realizar una traqueotomía de emergencia. Palpó el corazón de
otro. ¡Cristo!

Era de nunca acabar, esta montaña de soldados maltratados era interminable, y
ella los estaba perdiendo. Perder a todos porque había demasiados y no había
suficiente personal médico. Era frustrante e inútil, y por último el despertar, Logan
dejó que la frustración corriera a través de sus venas y golpeara en cada latido
de su corazón. A veces, simplemente no era suficiente. Sin importar lo que
hiciera, sin importar cuánto conocimiento y experiencia tuviera, sin importar quién
estaba ayudandola, simplemente no era suficiente.

No podía salvar a todos los que tocaba. Ella lo sabía. Le había ocurrido
suficientes veces para que el mensaje más penetrara, pero nunca fue
fácil. Nunca se hizo cómodo para vivir. Logan se quedó mirando el techo, apenas
perceptible en la oscuridad, excepto por el débil resplandor de la farola.

"No puedes salvarlos a todos." Fue una de las primeras cosas que sus
profesores de la escuela de medicina le habían enseñado a sus ansiosos jóvenes
cargos. Logan había archivado la información lejos, sin saber entonces, por
supuesto, lo que sería vivir con ese conocimiento.

Malina, la chica con el tumor de la médula espinal, era una de aquellos a los que
no podía salvar. Saberlo y sentirlo eran dos cosas totalmente diferentes e
incompatibles. Y ahora, Logan admitió, el conocimiento era cada vez más difícil
de vivir. Tal vez porque cuanto más avanzaba en su propio viaje, más se daba
cuenta de cuánto había en la vida que perder. Y lo poco que uno tenía que decir
en ello.

Logan pasó las piernas a un lado de la cama y se sentó. Estaba
temblando. Estaba asustada. Quería llorar, pero no se lo permitiría. Necesitaba
refugio. Necesarios amantes brazos a su alrededor, palabras tranquilizadoras
para decirle que todo iba a estar bien. Había vivido gran parte de su vida sin esas
cosas, y estaba cansada de eso. Tan cansada. Miró el reloj. 5:15. Demasiado
pronto para llamar a Jillian. Se recostó, calmando su respiración mientras lo
hacía. Sí. Llamaría a Jillian en unas pocas horas. Necesitaba llamar a Jillian. Ya
no podía negarlo por más tiempo. Necesitaba a Jillian Knight en su vida, porque
si había alguna posibilidad de que volviera a sentirse completa de nuevo y
calmada y amada, estaba segura de que sería con Jillian.

171
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

CAPÍTULO ONCE
Jillian dejó que su GPS la guiara hacia el estacionamiento del condominio de
Logan. Sintió que su sonrisa se profundizaba al ver a Logan parada junto a su
Corvette, recostada contra el, observándola. Para el observador casual, Logan
parecía completamente relajada, como si no tuviera ninguna preocupación en el
mundo. Pero Jillian observó la leve rigidez de sus hombros, la forma en que sus
ojos estaban ocupados escudriñando los coches que se aproximaban aunque su
cabeza apenas se movía. Logan no se perdía mucho. Ella siempre estaba en
guardia. Sin lugar a dudas los dos viajes a Afganistán habían moldeado esa parte
de su personalidad, porque era una cuestión de supervivencia allí.

Jillian se acercó a su lado y salió, sin saber cómo iban a saludarse. Realmente no
sabía qué esperar. La llamada telefónica de Logan esta mañana pidiendo volver
a verla había sido incómoda, dada la abrupta manera en que su primera y única
cita había terminado. Jillian no sabía muy bien qué hacer con todo, pero estaba
eufórica de que Logan la había llamado y ella hubiera hecho un mal trabajo
ocultandolo. Debería haber sido un poco más distante, dejando que Logan
supiera que estaba enojada con ella. Pero, demonios. La vida era demasiado
corta para juegos idiotas. Logan finalmente había llamado y se estaban viendo
otra vez, y eso era todo lo que realmente importaba. El resto se resolvería por sí
solo.

"Hola," Logan dijo, sonriente.

Jillian no pudo evitar devolverle la sonrisa. "Hola tú misma."

Logan se inclinó y la besó en la mejilla. "Te ves genial. Gracias por venir."

"Gracias por invitarme." Tendrían que hablar de su cita de la semana pasada y lo
que había salido mal, pero no en este instante. Jillian quería disfrutar de este
cálido y soleado día de verano, y por el momento al menos, no quería ningún tipo
de complicación. Maddie estaba con Steph, y Jillian no tenía otras
responsabilidades para el día.

"Te importaría entrar?" Logan hizo un gesto hacia el asiento del pasajero.

"Por supuesto. ¿A dónde vamos?"

"A uno de mis lugares preferidos por aquí. ¿Te importa si hacemos una cena de
picnic?"

172
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian se asomó y vio una cesta de picnic en la parte posterior del Vette. No sabía
que Logan era una romántica, pero entonces, nunca había tenido la oportunidad
de mostrar ese lado de sí misma. "Bonito. Pero no vas a darme una pista?"

"No." Logan dio la vuelta al coche y abrió la puerta del pasajero para
Jillian. "Impaciente, ¿verdad?"

Jillian entró, riendo. "Nunca."

Logan, sonriendo, se metió en el asiento del conductor y arrancó el coche, el
potente motor ruidoso e intimidante. Jillian había identificado a Logan como una
conductora cuidadosa, metódica, y no estaba equivocada.

Logan manejó el coche expertamente a través de la ciudad, cambiando
suavemente, girando sobre una carretera que las llevó al suroeste y hacia el
campo.

Hicieron una pequeña charla mientras Alicia Keys y Annie Lennox cantaron en
voz alta en el estéreo. Ya habría tiempo para una conversación sentimental más
tarde. Por ahora, Jillian estaba feliz con sólo estar con Logan en este coche de
suspensión baja. Era como una cabina en el interior, y con el techo descapotable,
el cálido viento le revolvía el pelo.

"Ella no es mucho para las curvas."

La mente de Jillian tomó un desvío ante la mención de las curvas. Le gustaban a
Logan sus curvas? Recordó que los dedos de Logan rozaron el exterior de sus
pechos cuando bailaban, y la forma en que su mano se había apoyado sobre la
suave curva de su cadera. Pero esas no eran las curvas a las que Logan
probablemente se referería. "¿Disculpa?"

Logan dio unas palmaditas en el volante. "Este bebé. A ella le gustan las rectas
mejor."

Era obvio lo mucho que Logan amaba a su Corvette, al punto de casi producir
una punzada de celos en Jillian. "¿Cuánto hace que lo tienes?"

"Lo compré en Marzo."

"¿Siempre quisiste un coche como éste?"

173
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Logan se encogió de hombros, pero había alegría en su voz cuando habló sobre
el coche. "Siempre me han gustado los viejos Vettes. Me encanta casi cualquier
cosa de los años setenta, supongo."

Jillian se rió cuando Stevie Wonder vino a la radio, cantando ‘Firmado, Sellado
Entregado, Soy Tuyo.’ Cuán apropiado. "Puedo ver eso."

"Lo siento."

"No lo estés. Me encanta la música de los años setenta, también. Incluso los
coches. Bueno, de acuerdo, no los Gremlins y los Pacers (*). O aquellos que
estallaban como si fueran golpeados por detrás."

Logan se rió largo y duro. "Buen punto. No todo lo que salió de los años setenta
fue bueno."

"La década nos produjo, no es así? Eso fue bastante bueno."

Logan la miró, sus ojos brillaban con algo que hizo que el corazón de Jillian se
sacudiera con nerviosa emoción. "Sí, eso fue bastante bueno."

Logan se metió en una cafetería Tim Hortons y en el carril de conducción.

"Ah, capuchinos helados," Jillian anunció, recordando la cremosa bebida helada
de café en KAF.

"Recuerdo que te gustaron." Logan le dio un guiño que casi la derritió, luego
ordenó dos de las bebidas.

El recuerdo de ellas bebiendo los capuchinos helados en la base fue inundando
de nuevo a Jillian mientras bebía en su pajita. Logan obviamente lo recordaba,
también, a juzgar por la expresión de su cara. Había sido la primera vez que
habían comenzado a sentirse cómodas juntas a solas. La primera vez que habían
hablado a solas, la primera vez que Jillian empezó a ver a la verdadera Logan
Sharp detrás de la máscara médico / soldado.

"¿Qué?" Logan la miró, sonriendo.

"Sólo pensando en el momento en que estábamos bebiendo éstos en el paseo
entablado en KAF."

(*) Es un automóvil americano subcompacto introducido en 1970 diseñado, fabricado y
comercializado en un estilo único.

174
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Yo también. Estaba tratando tan duro de entenderte entonces."

"Lo estabas?" Eso fue una sorpresa. Logan era tan seria cuando hablaba de la
misión, por lo menos cuando hablaban de crecer a pocas decenas de millas de
distancia. Pero no tenía ni idea de que Logan estaba tratando de
entenderla. "¿En qué manera?"

Logan dio la vuelta al Vette en una calle estrecha, pesadamente sombreada. Se
dirigían hacia el agua, al Río Detroit. "Tratando de averiguar si estabas casada,
debido al anillo en tu dedo. Tratando de averiguar si eras el tipo de periodista
buitre o crítico de la misión o un amistoso. Sólo ... tratando de averiguar cómo
una mujer tan hermosa podría estar sentada allí en ese feo lugar. Conmigo."

"Bueno, supongo que encontraste las respuestas a tus preguntas, ¿eh?"

"Algunas de ellas," Logan respondió evasivamente.

"Así que hay más?"

"Oh, muchas más." Lo dijo con una sonrisa que penetró hasta la raíz del pelo de
Jillian. Cuando Logan la miraba así, como si fuera la única persona en el mundo
que le importaba, era como si todo se detuviera por un momento breve,
deslumbrante.

"Bien," Jillian respondió después de estabilizar su voz. "Porque tengo unas
cuantas yo misma."

Se detuvieron en un estacionamiento que anunciaba que estaban en el Fort
Malden.

"¿Qué es este lugar, Logan? Es decir, además de lo obvio."

"Los británicos lo construyeron a finales del siglo XIX. Fue uno de los puntos
focales en la guerra de 1812. Mucha acción sucedió aquí."

"Ah, cierto, la única vez que nuestros dos países lucharon."

Logan recuperó la cesta de picnic, y Jillian se puso a caminar a su lado,
deseando sostener su mano pero resistiendo. Logan había estado asustada en
su primera cita, y Jillian no quería asustarla ahora. Conociendo a Logan,
probablemente le había costado mucho llamarla esta mañana.

175
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Bueno," Jillian dijo a la ligera. "Me alegro de que nuestros países se besaron y
se arreglaron, por así decirlo."

"Sí. No creo que podamos patearles el culo de nuevo."

Jillian se carcajeó ruidosamente. "¡Disculpame! Fue oficialmente un empate!"

"Muy bien," Logan concedió con un fingido suspiro que estaba destinado a
molestar. "Lo fue. Ambos tuvimos nuestras victorias y nuestras pérdidas."

Caminaron a lo largo del sendero curvo, el río a su derecha, las laderas cubiertas
de hierba de los terraplenes a su izquierda, cañones posados encima y
apuntando hacia el río y los enemigos imaginarios.

Se sentaron en un banco, la cesta de picnic sin abrir a sus pies. "Has leído algo
sobre la guerra?," Jillian preguntó.

"Me encanta la historia, especialmente la historia militar. ¿Sabías que esta
fortaleza fue prácticamente destruida en el otoño de 1813 cuando los
estadounidenses persiguieron a los británicos? Los británicos la quemaron justo
antes de que la abandonaran. La reconstruyeron después de la guerra."

"Es muy tranquilo aquí." La mirada de Jillian se posó en el río, calmado como si
fuera temprano por la mañana y no por la tarde. Un carguero avanzó lentamente
mientras que las gaviotas en la distancia descendieron en picada hacia el agua,
graznando, haciendo el único sonido.

"Increíble, ¿verdad? Y pensar que una vez se dispararon cañones desde aquí, y
acorazados, justo aquí frente a nosotros, atacándose el uno al otro."

"Sí. Es asombroso que la paz pueda venir de tal brutalidad. ¿Crees que
Afganistán alguna vez será pacífico?"

Logan sacudió la cabeza con tristeza. "No lo sé, Jillian. Sinceramente, no lo sé."

Jillian sabía que se había metido en territorio potencialmente peligroso con
Logan. Sólo esperaba como el infierno que no fuera a pisar una mina
terrestre. "¿Te sientes como si hicieras una diferencia allí, Logan?"

Fue un largo tiempo antes de que Logan contestara, y cuando miró a Jillian, sus
ojos eran duros y desolados. "A veces creo que sí, otras veces no."

176
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian deslizó su mano en la de Logan y la sostuvo con suavidad. "Salvaste vidas,
Logan. Ayudaste a la gente. ¿Cómo podría eso no hacer una diferencia?"

Logan se encogió de hombros. "Todo lo que sé es que la guerra aún continúa por
allá, y sin indicios de que termine. Se siente como que el trabajo nunca termina."

Jillian respiró hondo, convenciéndose para hacer la pregunta que quería
hacer. Tenía miedo de la respuesta, pero necesitaba oírla. "¿Deseas que aún
estuvieras allí?"

Logan la miró pensativamente. "Hice lo que pude. Creo que estoy más allá de
pensar que mi presencia allí podría hacer una diferencia real."

De acuerdo, Jillian pensó. Realmente no contestaste la pregunta, pero no creo
que pudiera soportarla si quisieras volver a ese lugar. "¿Puedo preguntarte algo
más?"

"Por supuesto. Dentro de lo razonable, quiero decir." Logan sonrió
nerviosamente.

"No te preocupes. No voy a pedirte que reveles tus números de tarjetas bancarias
ni nada."

"¡Uf! Por un momento me preocupé de que estuvieras detrás de mi dinero."

"Está bien, voy a recordar ese comentario. Sólo piensas que te has salido con la
tuya."

Los ojos de Logan se iluminaron considerablemente, y su sonrisa fue
traviesa. "No puedo esperar por mi castigo."

Jillian abrió la boca sorprendida. "Creo que voy a ignorar eso, Logan Sharp."

"Oh, realmente debo estar en problemas para que uses mi nombre completo!"

Jillian negó con la cabeza, amando el sentido del humor de Logan. Miró a Logan
abrir la cesta de picnic y mirar a su alrededor rápidamente para asegurarse de
que estaban realmente solas antes de sacar dos vasos de plástico y una botella
de Chablis con una práctica taparosca. Sirvió los vasos para ambas y entregó
uno a Jillian. Logan, aficionada a las reglas, estaba indudablemente preocupada
por ser atrapada bebiendo licor en público.

"Entonces," Logan dijo después de un momento. "Tenías una pregunta para mí."

177
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian tomó un sorbo de su vino pacientemente. Otra respuesta a la que casi
temía."¿Por qué de repente me llamaste esta mañana, después de más de una
semana de no saber de tí?"

"Lo siento por eso, Jill."

"No estaba buscando una disculpa, pero gracias. Estaba más interesada en la
explicación."

Interesada era un eufemismo. Ella merecía una explicación. Logan parecía
adecuadamente castigada, lo que hizo que Jillian se sintiera mejor al
instante. "Tenía miedo, Jillian."

"De mí?" Bueno, no esperaba eso.

"Sí, pero más miedo de mí."

"¿Te estaba dando señales mixtas o algo así? Porque no pensé — "

"No no. No estabas. Yo sólo ... no estaba segura de lo que iba a ocurrir a
continuación y lo que quería."

La molestia de Jillian se alzó lentamente en ella como la inundación de la marea
alta. "Podríamos haber hablado de ello, Logan. Huyendo como lo hiciste no
resuelve nada."

"Sé eso. Es simplemente difícil para mí a veces hablar de lo que está pasando
dentro de mí."

Oh, chico, eso es cierto. Tomó un momento de contemplar el agua tranquila para
que Jillian dominara sus emociones. "De acuerdo, ¿qué es exactamente lo
que está pasando contigo, Logan?"

Logan se compró más tiempo, jugueteando con la cesta de picnic y sacando dos
sándwiches envueltos en celofán.

"Lo siento, mis habilidades culinarias no son las mejores. Sándwich de pollo está
bien contigo?"

Jillian tomó el suyo, contenta de dejar que Logan se tomara su tiempo. "Sí,
gracias." En realidad parecía hecho en casa, con mostaza y lechuga y el queso
suizo y mayonesa. Sabía muy bien, también, y el hecho de que Logan los hubiera
hecho con sus propias manos hizo que Jillian se riera un poco.

178
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Logan finalmente respondió una vez que sus sándwiches en su mayoría habían
desaparecido. "Tenía miedo de que te quisiera asustar. Que me estaba moviendo
demasiado rápido para ti."

"Sabes, podrías dejarme decidir si me estaba asustando o si pensaba que te
estabas moviendo demasiado rápido."

"Lo sé. Dios, sé que necesito ser más confiada. Dejar ir y no controlar todo."

"Es difícil, ¿verdad?"

Logan parecía como si estuviera parpadeando para contener las lágrimas. "No sé
cómo hacerlo."

Jillian tiró lo último de su sándwich hacia una gaviota que se cernía y agarró la
mano de Logan con las suyas. "Puedes intentar. Conmigo." Logan no respondió
durante mucho tiempo. Era como si ni siquiera había oído la última
parte. Maldición. Esta era una mujer dura para entrar, tan gruesas eran las
paredes que había construido a su alrededor. Pero de alguna manera, Jillian
sabía que el esfuerzo valdría la pena. No iba a renunciar a Logan Sharp.

"Logan," Jillian empujó suavemente. "¿Me dirás quién te ha roto el corazón?"

El sol estaba poniéndose, cintas de color rosa y oro bailando en el agua. Sus
miradas fijas en la vista cautivadora, las mujeres se sentaron en silencio, sus
manos sin apretar, sin prisa por nada.

Jillian sabía que Logan le hablaría de su pasado cuando estuviera lista. Ella no
era una mujer que se apresurara a compartir las cosas que guardaba con tanta
fuerza. Obligarla a hacerlo sería solamente apartarla. Jillian siempre había sido
capaz de percibir el dolor en Logan; sabía que estaba al acecho en silencio pero
potentemente justo debajo de la superficie de su calma y control. Era una especie
de dolor que frecuentaba, uno que Jillian quería ver eliminado para siempre del
corazón de Logan.

"Su nombre era Nicole." Logan habló en voz tan baja que Jillian tuvo que
esforzarse para escuchar. "Fue hace mucho tiempo." Dio una mirada de disculpa
a Jillian. "De verdad. Ya no significa nada."

Eso podía no ser cierto. Puede haber sido hace mucho tiempo, pero todavía
había grilletes invisibles allí, impidiéndole a Logan dejar entrar al amor en su
corazón de nuevo, impidiéndole tomar una oportunidad con una mujer de

179
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

nuevo. Y era una maldita vergüenza. "Adelante. Me gustaría que me lo dijeras de
todos modos."

"Jillian, fue sólo —"

"No, Logan. Deja de disculparte por tus sentimientos, por lo que te hizo, y sólo
dime, ¿de acuerdo?"

Logan dejó escapar un largo suspiro, irregular. "Nos conocimos mientras todavía
estabamos en la escuela. Ella era una estudiante graduada. Yo estaba en la
escuela de medicina. Fue más o menos amor a primera vista, mi primera relación
significativa. Estaba loca por ella."

"¿Estaba ella loca por ti, también?"

"Sí. Podría mentir y decir que no tengo idea. Pero es verdad, estábamos locas la
una por la otra. Nos mudamos juntas después de unos meses."

"¿Cómo era tu relación?"

"Buena al principio. Genial, quiero decir. Éramos jóvenes, totalmente
enamoradas. Podríamos hablar de cualquier cosa y de todo, ¿sabes? Pensé que
estábamos hechas la una para la otra."

Jillian lo sabía, porque se había sentido de esa manera con Steph al principio,
antes de que las pequeñas dudas insignificantes que le molestaban comenzaran
a crecer, finalmente explotaron después de Afganistán. A veces eso era sólo la
forma en que era, las dudas tan diminutas e infrecuentes que eran fáciles de
ignorar, hasta que finalmente un día de repente se cernían lo suficientemente
grandes como para tragarte entera. "¿Cuándo las cosas salieron mal?"

"No sabía que las tuvieramos, en realidad. Fueron unos tres años más tarde.
Ambas estábamos ocupadas en nuestras vidas, haciendo nuestras cosas. Yo
estaba haciendo una residencia, estaba contratada para enseñar en la
universidad, esperando conseguir la plaza titular." Los ojos de Logan se
desviaron hacia el río otra vez, y cuando habló, su voz era áspera por la
emoción. "Nunca vi las señales, ¿sabes? No tenía ni idea de que estaba teniendo
una aventura con un compañero profesor. Cristo, y ni siquiera con una mujer."

Jillian se oyó jadear. "Lo siento mucho, Logan."

"Ella me echó la culpa, por supuesto."

180
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"¿Qué, por hacerla hetero de repente?"

Logan se rió con amargura. "No. Por empujarla hacia los brazos de otra persona
porque yo no estaba mucho."

"Pero ella no estaba mucho tampoco, ¿verdad?"

Logan se encogió de hombros. "Ahora ya no importa. En algún momento ella
perdió el interés en mí, obviamente. Ni siquiera tuvo la decencia de
decirmelo. Sólo me dejó encontrarla en la cama con ese tipo."

"Oh, Dios." Jillian no podía imaginar que golpe en el estómago debe haber sido
para Logan. Podía imaginar a Logan entrando, ajena de estar a punto de tener su
corazón roto. Casi hizo que Jillian se enfermara. "Realmente no te culpaste,
¿verdad?" Si Logan había estado llevando ese lastre alrededor de su cuello
durante todos estos años, era una verguenza. Y un desperdicio.

Logan sacudió la cabeza. "No. Supongo que lo creí por un tiempo, pero no. Estar
ocupada con mi residencia fue una excusa para ella para tener la aventura, para
evitar enfrentarse al hecho de que ya no me amaba. Duele, sin embargo, porque
yo todavía estaba enamorada de ella. Pensé que todo estaba bien, ¿sabes?"

Jillian apretó la mano de Logan. "Es Nicole la razón por la que no te has
enamorado de alguien más? Porque, quiero decir ... " Jillian contuvo la
respiración por un momento antes de dar el paso. "Eso es realmente de lo que
tienes miedo, ¿verdad? ¿De enamorarte?"

Logan se veía tan frágil, tan vulnerable que Jillian quería tomarla en sus brazos y
abrazarla, calmar todas las heridas del pasado.

Pero Logan era una niña grande ahora. Tenía que pararse en sus propios pies,
asumir sus propios temores. "Suena patético, ¿no es así?"

"¿Qué, tener miedo de ser herida de nuevo?"

"Sí, eso es parte de ello." Logan contempló el agua que se oscurecía
rápidamente. Las luces de los barcos brillaban a lo lejos. "La parte más difícil es
no querer volver a fallar. Fallé, Jillian."

Ah, eso tenía sentido. Logan era una perfeccionista. Su relación con Nicole había
sido un fracaso en su mente. Un fracaso que no podía perdonarse. Jillian sabía
algo de eso. "Oh, Logan. No has fracasado. Fracasó. La relación fracasó por

181
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

probablemente un centenar de razones. Dios. ¿No crees que he estado luchando
con lo mismo durante los últimos meses?"

Logan apretó la mano de Jillian a cambio. "Tienes razón, lo siento. Estoy tan
ocupada hablando acerca de mí misma, no pienso en lo que has estado
pasando."

"No, Logan. No lo hagas. Estamos hablando de ti en este momento. Sólo quiero
que sepas que lo entiendo, ¿de acuerdo? Las dos somos mujeres impulsadas,
consumadas que no les gusta cuando las cosas no salen bien. Sólo pienso que
tenemos que encontrar una manera de superar eso si queremos ser
verdaderamente libres para seguir adelante en nuestras vidas, ¿sabes?"

"Sí. Lo sé. Es sólo tan difícil."

"Sé que lo es. Créeme, lo sé. No hay una fórmula secreta, eso es seguro."

"Se está haciendo de noche. Más oscuro y no vamos a ser capaces de ver
nuestro camino de vuelta al coche." Logan se levantó, protectoramente
agarrando la mano de Jillian. "¿Estás bien si empacamos y volvemos?"

Jillian se puso de puntillas y le dio a Logan un rápido beso en la
mejilla. "Sí. Vamos." Ella no quería que la noche terminara, pero no podían
permanecer allí afuera en la oscuridad durante toda la noche.

Logan tiró de la palanca de las luces delanteras y observó como las luces del
Corvette emergían del capó. Siempre soltaba un suspiro de alivio cuando el
mecanismo funcionaba. Las piezas para el automóvil de 31 años, eran un dolor
en el trasero de encontrar.

El viaje de regreso a la ciudad estuvo en silencio, las palabras de Jillian todavía
resonaban en la mente de Logan. Tenemos que encontrar una manera de
superar eso si queremos ser verdaderamente libres para seguir adelante en
nuestras vidas. Era cierto, hacía mucho tiempo se había culpado por Nic, pero el
fracaso dejó un mal sabor en la boca. Por eso casi la mató por dentro cada vez
que perdía un paciente. Todas esas pérdidas se sentían como fracasos.

No puedes salvarlos a todos. Era un gran lema, un increíble consejo, sobre todo
en su profesión. Ella no era Dios, no podía salvar a todos, pero a veces era tan
condenadamente difícil pasar al siguiente. Su trabajo lo exigía, sin
embargo. Siempre habría más enfermos y heridos que necesitaban sus
servicios. Sin embargo nunca olvidó a los que no podía salvar.

182
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Y nunca se perdonó por no ser perfecta ni capaz de hacer lo imposible. Era su
naturaleza y supuso que no cambiaría ahora, pero Jillian tenía un buen
punto. Culparse a sí misma la mantuvo atascada, le impidió realmente seguir
adelante.

Logan puso su mano derecha ligeramente sobre la palanca de cambios. Ella
deseaba tanto colarse en el muslo de Jillian o simplemente tomarle la
mano.Tomadas de la mano en el banco del fuerte le había dado una paz que no
había conocido en un tiempo tan largo. Jillian le hizo eso. La hacía sentirse de
alguna manera completa, intacta, casi perfecta.

Ella quería darle a Jillian esas cosas, también. Dios. Cómo quería darle a Jillian
cosas que nunca había dado totalmente a otra mujer. Ni siquiera a Nic. Jesús,
Logan. No empiecces a comparar. Pero no podía evitarlo. Las dos no eran
iguales. En retrospectiva, pudo ver que Nicole había sido egoísta, absorta en sí
misma. Se había preocupado por cosas que Logan no, como asistir a las fiestas
adecuadas, tener las mejores ropas, ser vista con ciertas personas. Todo ello
eran parte de lo que Nic afirmaba que era necesario para obtener la plaza
permanente, para obtener la aprobación que necesitaba, pero Logan no estaba
de acuerdo. La calidad de su trabajo era lo que importaba, no esa otra mierda
superficial. Jillian dejó que la calidad de su trabajo hablara por sí misma. Y Jillian
verdaderamente se preocupaba por los demás y se preocupaba por hacer lo
correcto. El respeto era realmente un ingrediente importante en una relación,
decidió, y respetaba a Jillian de una manera que nunca había respetado a Nicole.
Logan tembló por dentro un poco. ¿Es eso lo que era con Jillian, una
relación? Los nuevos temores comenzaron a meterse, sutil y sin dolor pero igual
de tóxicos. Jillian incluso quería una relación? ¿Logan quería una, con todas sus
responsabilidades y desconocimientos?

Logan miró a Jillian, su cabeza hacia atrás, con los ojos cerrados, el más
pequeño indicio de una sonrisa en los labios. Se preocupaba por esta mujer. Ella
deseaba a esta mujer. Quería hablar con ella, tocarla, mirarla a los ojos,
simplemente estar a su lado. No quería dejarla ir de nuevo, de eso estaba
segura.

Los ojos de Jillian se abrieron tan pronto como Logan entró en su
estacionamiento.

"¿Cansada?" Logan preguntó.

Jillian negó con la cabeza ligeramente. "No. ¿Tú?"

183
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"De ningún modo. Um ... " Logan tragó dudosa. "¿Te gustaría venir a tomar una
copa?"

Los ojos de Jillian no dieron nada mientras examinaba los de Logan. Entonces
sonrió ampliamente, y el corazón de Logan se derritió. Sí. Por favor, di que sí.

"Me encantaría," Jillian respondió.

Logan estaba infinitamente contenta cuando Jillian la tomó del brazo y permitió a
Logan que la condujera hacia el edificio de treinta pisos. El departamento de dos
dormitorios de Logan estaba en el piso 19 — suficiente alto para ofrecer una gran
vista del río y del horizonte de Detroit, que se veía espectacular por la noche.

El lugar no era particularmente acogedor, algo que Logan era muy consciente de
como Jillian tomó en su entorno. Había un par de fotos enmarcadas de su familia
en el mantel de la chimenea de gas, y libros y revistas médicas llenaron una
estantería contra la pared. El mobiliario era de cuero y genérico, la mesa de café
y mesas de los extremos eran contemporánea y también carecían de
personalidad. Había tenido la intención de quedarse sólo unos meses y luego
empezar a buscar una casa para comprar, pero el tiempo se alejaba de
ella. Todavía no había buscado seriamente una casa.

Jillian se trasladó a las ventanas del piso al techo, de espaldas a Logan. "Wow,
Logan. Esta es una vista increíble!"

Las luces de la Renaissance Center, la Torre Cadillac y los otros rascacielos
proporcionaron un deslumbrante espectáculo de luces. Era fácil quedar
hipnotizado por las luces, y Logan había pasado muchas noches simplemente
viéndolas en la oscuridad mientras tomaba una copa de vino o un refresco.

"Podría sentarme aquí toda la noche y mirar esta vista," Jillian entusiasmó.

"Siéntete libre. Puedo traerte una manta y una almohada." Logan no estaba del
todo bromeando. "En serio, si estás demasiado cansada para conducir de vuelta
esta noche, eres bienvenida a quedarte."

Jillian se volvió para mirarla, tal vez midiendo si su oferta contenía alguna agenda
oculta. "Estaré bien. Todavía es temprano."

"¿Puedo traerte una copa de vino o algo más?"

184
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Un copa de vino sería genial. Sólo una, sin embargo, si voy a conducir de
vuelta." Ella le hizo un guiño. "No quiero que los guardias fronterizos me
detengan."

"Viniendo." Logan no quería que Jillian se fuera. Le encantaría despertar y
encontrar a Jillian todavía en su departamento. Demonios, a quién estaba
engañando? Le encantaría despertar y encontrar a Jillian acostada junto a
ella. Sólo para, Logan. Te estás moviendo demasiado rápido, tanto por su bien y
el tuyo.

Logan trajo dos copas de vino y las puso sobre la mesa de café, sus manos
temblando un poco. Jillian se unió a ella en el sofá, parecía mucho más relajada
de lo que Logan se sentía. Dios, tengo que relajarme. Tomó un rápido sorbo de
su vino.

"¿Sabes que nunca he tenido una mujer aquí antes," Logan dijo a modo de
disculpar su nerviosismo.

"Me alegro de que sea la primera." Jillian tomó un sorbo de vino, contemplando a
Logan sobre su copa. "¿Te pone nerviosa tener una mujer aquí?"

"No eres una mujer cualquiera, Jillian." Logan se obligó a acercarse más. Si
dejaba que sus nervios se apoderaran de ella, acabaría como una colegiala, toda
estúpida y tartamudeando y sintiéndose más y más tonta a cada minuto. Mucho
mejor tratar de ser valiente. "Me alegra que estes aqui."

"Yo también. Y todavía no me has contestado. Qué hizo que me llamaras esta
mañana?"

Logan tenía que decirle a Jillian. Ella no iba a dejar que se saliera con la
suya. Era desalentador, revelandose a sí misma así. Lisa conocía la mayoría,
pero no todas, sus zonas vulnerables. Su amiga Meg en KAF había visto algunas
de ellas, también, pero Jillian — sus ojos afilados parecían verlas todas. No había
escondite. Y Logan no estaba segura de querer ocultarse, lo cual era notable en
sí mismo.

"Lo pasé mal en el trabajo el otro día. Malas noticias sobre un paciente."

Jillian tomó un sorbo de vino. "Continúa."

"Un tumor fatal para una joven. Fue impactante porque era tan raro e
inesperado. Su familia está devastada, por supuesto. Yo sólo ... a veces el
resultado de estas cosas es difícil de vivir."

185
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Has tenido mucho de eso en tu vida, ¿verdad?"

"Sí." Logan tomó un sorbo de vino, disfrutando del sabor fresco del mismo. Le
sorprendió lo fácil que era hablar con Jillian de este modo. "Sé que solo soy
humana, sé que sólo puedo hacer mucho. Créeme, lo sé. Pero sigue siendo tan
condenadamente frustrante a veces y simplemente triste. Y me di cuenta cuando
me desperté esta mañana que realmente necesitaba hablar contigo. Estar
contigo."

Jillian se acercó y le acarició la mano, y Logan lo sintió hasta el fondo de su
vientre y por sus piernas. Era como pequeñas descargas eléctricas en su piel y
un cosquilleo muy agradable en el interior. Amaba la forma en que se sentía
cuando Jillian la tocaba. Y quería más, mucho más.

"Estoy aquí para ti, Logan. En cualquier momento que me necesites."

Logan no podía soportar la distancia que las separaba más. Ella puso sus brazos
alrededor de Jillian y enterró la cara en su hombro. Cerró los ojos y olió el aroma
único de Jillian —su piel, jabón y champú, sudor. Necesitaba a esta mujer como
nunca había necesitado a nadie antes. Ni siquiera cerca. Jillian la hizo querer
atender a todas esas viejas heridas, restablecerse y luego tomar el mundo otra
vez.

"Oh, Logan." Jillian estaba ligeramente sin aliento, su pecho agitado un poco del
contacto íntimo. Sus brazos encerraron a Logan firmemente.

Oh, sí, esto es lo que se siente ser sostenida por la mujer que amas. Basada en
la práctica anterior, Logan sabía, debería estar temblando de miedo en este
punto — o huir de estos sentimientos abrumadores. En lugar de eso solo quería
abrazarlos, para explorarlos más profundamente. Estaba a salvo con Jillian. Era
muy amada por Jillian. Y en este momento, eso significaba todo.

Las palabras salieron antes de que incluso las pensara. "Te necesito, Jillian."

"Oh, cariño," Jillian susurró, moviendo los labios ligeramente a lo largo de la sien
de Logan. "Estoy aquí."

Logan acarició el cuello de Jillian, disfrutando de los besos, deseando más. Ella
besó el cuello de Jillian, la parte inferior de la mandíbula. Quería que sus besos le
dijeran a Jillian exactamente cuanto la quería y la necesitaba, porque las
palabras ciertamente no eran suficientes para esa tarea.

186
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Sus labios encontraron los de Jillian, suavemente, casi vacilante. Era suficiente
por ahora, por el momento. O lo era hasta que Jillian empezó a besarla, sus
labios presionando firmemente de nuevo contra los de Logan, luego
separándose, luego chupando el labio inferior de Logan. Oh, Dios. Esto era casi
demasiado, era tan condenadamente bueno. El clítoris de Logan estaba duro y
en llamas, cada músculo de su cuerpo estaba tenso y listo para ser
tocado. Quería a esta mujer en ella, debajo de ella, dentro de ella.

Logan gimió de lo más profundo de su garganta. Su lengua exploró los labios y la
boca de Jillian, se abrió camino en el interior, participó en un baile juguetón con la
lengua de Jillian. Su mano derecha se movió hacia arriba del costado de Jillian,
acariciando con diminutos e insistentes círculos. No podía dejar de tocar a Jillian
ahora, no podía dejar de hacer las cosas que había querido hacerle en su
primera cita, cuando bailaban juntas. Sí, había querido tocar a Jillian entonces y
de todas las maneras que dos mujeres atraídas la una a la otra necesitaban
tocar.

Ella tomó el pecho de Jillian, y fue sólo un momento antes de que su pulgar
encontrara el pezón de Jillian, tieso y erecto. Lo deslizo suavemente hasta que
Jillian grito contra su boca. Respirando con dificultad, expuso su cuello a Logan,
quén captó la indirecta y empezó a chupar la suave piel allí.

"Oh, Dios, Logan. No puedo ... creer ... lo que ... me haces."

Sí puedo, porque me haces lo mismo. La boca de Logan se movió más abajo,
hasta la expuesta V del pecho de Jillian, donde plantó más besos. Ahuecó los
pechos de Jillian con ambas manos, sintiendo su peso, midiendo su
suavidad. Eran un poco más que un puñado. Eran redondos y perfectos.

"Necesito tocarte," Logan instó, sin aliento ahora. "Necesito sentir tu piel."

Jillian alcanzó con su dedo, inclinando la barbilla de Logan para que pudiera
mirarla. "Cuando llegue el momento de que me toques así, Logan, no hay vuelta
atrás. Esto significa algo para mí. Significa todo."

"Para mí, también, Jillian. Eres muy especial para mi. Te quiero tanto." Tanto,
que duele.

"Te quiero, también, Logan, pero tenías razón antes cuando estabas preocupada
por moverte demasiado rápido. Yo no ... " Los ojos de Jillian se humedecieron, y
apartó la mirada por un momento. "Tengo que confiar en ti. Que no vas a tener
miedo de fallar y de fiarte de mí. Si te conviertes en una parte de mi vida y de

187
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Maddie y ... " Jillian parecía asustada, un poco triste, también. "No puedo tenerte
por un día y luego no al siguiente."

Logan tragó saliva. "Entiendo eso, Jillian." Tenía que recomponerse a sí misma,
para averiguar exactamente qué era lo que Jillian le estaba pidiendo. Por mucho
que se preocupaba por Jillian, la amaba incluso, la deseaba, no estaba lista para
hacer el tipo de compromiso que Jillian podría estar pidiendo. "Tienes razón, no
debemos movernos demasiado rápido."

Se tomaría su tiempo, se prometió. Le demostraría a Jillian que permanecería, se
demostraría a sí misma que podía hacer esta cosa de la relación. Jillian estaba
en lo cierto. Tomaría algún tiempo.

Jillian se enderezó y empujó suavemente hacia atrás a Logan unas pocas
pulgadas. "Entonces." Una lenta sonrisa se extendió por su cara. "Reglas de
compromiso. ¿No crees que deberíamos dejarlas fuera?"

La mandíbula de Logan se aflojó. Luego sonrió, sabiendo que podría disfrutar de
este pequeño juego. "Bueno. ¿Quieres reglas, ¿verdad?"

La duda estaba en los ojos de Jillian. Pero fue demasiado tarde. Se había
atrapado a sí misma, y Logan quería verla retorcerse.

"Claro," Jillian dijo ligeramente, teniendo que aclararse la garganta. Estaba
tratando de actuar de manera fría acerca de esto, pero era claramente un
acto. "Las reglas son buenas, sólo para que no vayamos demasiado lejos."

"Muy bien. El beso está definitivamente permitido, ¿verdad?"

"Por supuesto."

"Algunos toques, también, porque no puedo no tocarte cuando te beso, Jillian."
Maldición, esto iba a ser difícil.

"Sí. Tocar está definitivamente permitido. Encima de la ropa, sin embargo."

Maldición. La decepción se apoderó de ella. Bajo la ropa habría sido el
cielo. Pero eso estaba bien. Iba a conseguir que Jillian le pidiera más
eventualmente. Pidiendo que dichas reglas sean tiradas por la ventana. ¡Oh
si! "Así que besar y tocar todo lo que queramos por tanto tiempo siempre y
cuando sea por encima de la ropa."

188
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian hizo una pausa por un momento, y Logan temió que quisisera definir aún
más la regla de tocar — confinarla justo por encima de la cintura o algo así.
Porque eso seguro que no va a funcionar. Logan necesitaba tocar a Jillian por
todas partes, aunque fuera a través de una barrera de tela.

"Muy bien," Jillian estuvo de acuerdo, no pareciendo tan segura ahora.

"Bueno, entonces, ¿dónde estábamos?"

Fue una hora más tarde antes de que Jillian dolorosamente se desprendiera de
los brazos de Logan, insistiendo en que era tarde y necesitaba llegar a su casa.
Mierda. Era mucho más difícil, estas malditas estúpidas reglas, de lo que
pensaba que iba a ser. Era divino estar en los fuertes brazos de Logan, besarla,
ser besada por ella, teniendo la boca y las manos de Logan viajando a sus
pechos, trabajandolos, amándolos, dándole una probada de lo que podría
ser. Los pezones de Jillian, dolorosamente tensos por el deseo, habían gritado
por misericordia. Casi se había desmayado con el mareo cuando el dedo de
Logan trazó una línea invisible hasta la costura del pantalón, deteniéndose
apenas una pulgada o menos de su goteante centro caliente. Durante unos
minutos que parecieron horas, Logan había acariciado el interior de sus muslos,
hasta que Jillian pensó que iba a explotar. Estaba tan húmeda, tan dura, tan
palpitante de deseo que casi se había empujado a sí misma en la mano de Logan
y le hubiera exigido que la hiciera venirse. Logan había parecido sorprendida,
conmocionada incluso, cuando Jillian de pronto la apartó y se puso de pie,
insistiendo en que era hora de irse.

Jillian le dio una sonrisa burlona. "Pensaste que me quebrarías, ¿eh?"

El cuerpo entero de Logan flaqueaba mientras se levantaba, pero consiguió una
sonrisa cansada. "La próxima vez."

Jillian se lanzó a los brazos de Logan por un largo abrazo. "Gracias por una cita
maravillosa, Logan. He disfrutado cada minuto. Incluso la sesión de tortura en el
sofá."

Logan se rió. "De nada, creo." Sus ojos vagaron por Jillian, una pregunta en
ellos. "No vas a imitar mi estilo y no llamarme por una semana, ¿verdad?"

Jillian entrecerró los ojos juguetonamente. "Probablemente debería, pero
no. ¿Tienes una noche libre en la semana en la que podrías unirte con Maddie y
conmigo para cenar?"

"Me encantaría. Estoy libre el jueves por la noche."

189
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Bien, es una cita." Besó a Logan en los labios — un beso suave, lento y
tentador. "Ahora no tienes que preocuparte acerca de si voy a llamarte para una
cita. Todo está listo."

Logan volvió hacia ella por otro beso abrasador. "Estaré allí."

Jillian todavía podía sentir la humedad en su ropa interior en el camino a su
casa. Todavía estaba apretada y excitada, recordando cada toque, cada caricia,
cada beso. Había tanta promesa en el toque de Logan y en sus besos. Tanto
amor. Pero Jillian no estaba segura de si podía confiar en lo que había
allí. Necesitaba tiempo. Necesitaba aprender cómo hacer esto. Necesitaba ver si
Logan estaba preparada para esto, también.

Las luces anaranjadas de la pared del túnel Detroit-Windsor brillaron pasando a
su lado mientras conducía, el tráfico era bastante ligero. Recordaba haber
pasando por el túnel cuando era niña, y la fantasía aterradora pero intrigante que
solía tener entonces de agua que brotaba de repentinas grietas en las
paredes. Sus temores nunca se habían hecho realidad.

Por favor, no permitas que se hagan realidad con Logan.

CAPÍTULO DOCE
La tranquilidad que inundó a Jillian la sorprendió. Ella sabía que Maddie se
llevaría con Logan. Lo había sabido en Afganistán, y por lo tanto no debería
haber estado tan sorprendida. Pero verlo sucediendo tan naturalmente la hacía
sentir tan feliz, tan completa.

Habían comido una cena de espaguetis juntas — Maddie haciendo su habitual
trabajo de hacer un desastre supremo en su cara y el plato — y ahora, en un
intento por superar el crepúsculo, Logan estaba enseñando a Maddie a volar una
cometa. Tenían el parque del vecindario para sí mismas, y Maddie gritó de
alegría cada vez que la cometa tomaba vuelo, como si fuera magica.

Jillian se echo a reír cuando Logan le entregó la bola de cuerda a Maddie y le dijo
que corriera tan rápido como pudiera. Sus pequeñas piernas bombeaban
cómicamente, pero tratando como podía, no pudo conseguir la suficiente
velocidad para hacer que la cometa se elevara. Maddie frunció el ceño
profundamente, a punto de llorar, hasta que Logan puso su brazo alrededor de
ella y le prometió que conseguiría volar la cometa alto, y que una vez que lo
hiciera, Maddie podía sujetarse a la cuerda. Eso lo logró. Maddie se echó a reír y

190
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

aplaudió mientras Logan corrió hasta que la cometa tomó vuelo. Corrió rápido y
duro, soltando cuerda hasta que la cometa estaba bien en su camino.

Asegurando de que estuviera estable, Logan trotó hasta Maddie y Jillian. Entregó
con cuidado la bola de cuerda a Maddie, quien la tomó obedientemente y
prometió no dejarla ir. Era linda la seriedad que tomó su tarea. Jillian sonrió y
parpadeó sus gracias a Logan. Era sólo su tercera cita y realmente no era
necesario que Logan se congraciara con su hija, pero Jillian sabía que Logan no
estaba tratando de impresionarla o seguir algún guión. Estaba haciendo lo que le
vino naturalmente, y ella era natural con los niños.

"Eres muy experta en esto," Jillian observó.

"Por dios. No he volado una cometa desde que era una adolescente. Fue una
gran idea que tuviste."

"Maddie me ha estado pidiendo desde la primavera para tomar su cometa
volando. Lo vio en un comercial, y ha estado hablando de eso sin parar."

Logan le dirigió una mirada que era tan tierna que Jillian sintió su aliento la dejó
en un apuro. Las tres juntas de esta manera se sentía más como una familia para
ella de lo que se había sentido en mucho tiempo con Steph. En el primer año de
Maddie estaban ocupadas simplemente cuidando sus necesidades, y en su
segundo año ambas estaban tan ocupadas con sus trabajos que en realidad no
hicieron tiempo ni esfuerzo para hacer cosas divertidas juntas. Sí, pensó Jillian,
esto es lo que se siente ser una familia.

"¿Estás bien?" Jillian le susurró a Logan.

"No podría estar mejor."

"¿Estás segura?"

"Jillian, haciendo esto me hace sentir como una niña de nuevo. Gracias, es
maravilloso." Ella se inclinó y besó la mejilla de Jillian, luego le susurró al oído,
"Viéndote así amable me excita."

"¿Qué quieres decir, viéndome así?"

La sonrisa de Logan era desigual y sexy como el infierno. La lujuria oscureció sus
ojos. "Como una M.I.L.F."

"¿Una qué?"

191
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Ya sabes." Logan se puso adorablemente tímida. "De esa estúpida película
de American Pie." Ella echó un rápido vistazo a Maddie, asegurándose de que
aún estaba ocupada con la cometa antes de inclinarse al oído de
Jillian. "Significa 'Madre a la que me gustaría follar.'"

Jillian casi se tropezó. Miró a Logan con la boca abierta, y luego se echó a reír
desde lo profundo de su vientre. La frase era algo que habría esperado que
saliera de la boca de Mark, no de Logan. "Pero, Logan Sharp, no sabía que lo
llevabas dentro!"

"Que, ser una pervertida?" Logan se rió y le echo un beso. "Sacas ciertas cosas
en mí."

Jillian le devolvió la sonrisa, pero su interior se agitó con incertidumbre. Se sentía
atraída por Logan. La deseaba de una manera que no había deseado a otra
mujer en años. Quería saltar sobre los huesos de Logan, y estaba bastante
segura de que Logan felizmente se rendiría.

No tenía ni idea de lo que sucedería después, una vez que Maddie fue puesta en
la cama. Había estado tratando de no pensar en ello toda la noche, pero siempre
estaba ahí en el fondo de su mente, como el zumbido casi imperceptible de las
farolas. Ahora parecía que no podía dejar de pensar en estar en los brazos de
Logan más tarde, en besarse de la forma en que se habían besado en el
departamento de Logan, sobre las manos de Logan ahuecando y acariciando sus
pechos. Oh, Dios. Ella pulsaba con un anhelo tan fuerte, parecía que sólo podría
consumirse en la siguiente respiración. Estaba húmeda, también. Muy húmeda.

Logan parecía un poco mortificada. "¿Estás bien? No te ofendí, ¿verdad?"

"No, Logan, no lo hiciste." Ella tomó respiraciones profundas, tranquilizadoras.
"Todo lo contrario, en realidad." Volvió su atención a Maddie. "Lo estás haciendo
genial, cariño. ¿Te estás divirtiendo?"

"Mira lo alto que es, mamá!" Con eso, Maddie intentó apuntar a la cometa, y
previsiblemente la bola de la cuerda salió de sus manos. Logan salió corriendo,
milagrosamente cerrando la distancia entre ella y la cometa fuera de control en
pocos pasos. Maddie comenzó a gimotear, las lágrimas a unos segundos, y
Jillian en silencio aclamó a Logan.

"Ah, siempre el héroe," Jillian dijo cariñosamente cuando Logan regresó
triunfalmente con la cometa en la mano.

Logan se inclinó y le dio la cometa a Maddie. "Su cometa, señora."

192
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Maddie soltó una risita y tomó la cometa, que era casi más grande que ella.

"Está bien, puedo sostenerla por ti," Logan ofreció.

Caminaron hacia la casa con Maddie entre ellas, sosteniendo la mano de su
madre. No pasó mucho tiempo antes de que su mano libre buscara la de
Logan. De vuelta en la casa, Maddie se resistió a cepillarse los dientes y
prepararse para la cama. Un pequeño soborno finalmente resolvió el
problema. Se daría prisa si Logan prometía leerle un cuento antes de dormir.

"¿Te molestaría?," Jillian preguntó. "Lo siento, ha estado aprendiendo el arte de
la manipulación y la negociación últimamente."

"No me molesta en absoluto."

"Bueno. Voy a poner un poco de té. Y que sea breve, ¿de acuerdo?"

Logan le guiñó un ojo, sabiendo muy bien que Jillian estaba ansiosa por algún
tiempo a solas. "No te preocupes, no tengo intención de leerle Guerra y Paz!"

El té estaba todavía caliente para el momento en que Logan regresó a la sala de
estar.

"Gracias por hacer eso, Logan."

Logan se sentó en el sofá junto a Jillian y tomó la taza que le ofrecía. "Es una
niña estupenda, Jillian. Has hecho un gran trabajo con ella."

"Gracias, Logan. Ella no es demasiado para ti?"

"De ninguna manera. ¿Me estás tomando el pelo?"

"Pero todo esto es tan nuevo para ti."

Logan dejó la taza sobre la mesa y tomó las dos manos de Jillian en las
suyas. "Jillian, me encanta pasar tiempo contigo. Sé que tú y Maddie vienen en el
mismo paquete, y quiero que sepaz que esta más que bien conmigo. Me siento
honrada de que me estés dando esta oportunidad."

Jillian se inclinó y beso a Logan en la boca. No había otra persona en esta tierra
a la que quisiera dar esta oportunidad. Quería que Logan fuera parte de su vida y
de Maddie. Una gran parte. Aún así, no podía dejar de preocuparse acerca de
cómo una familia instantánea se sentiría para Logan — ya sea que despertara

193
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

una mañana y quisiera volver a su vida sola, sin complicaciones. Cristo, Jill, te
estás precipitando con todo. Como la vida con Maddie constantemente le
recordaba, era crucial vivir sólo un día a la vez. Eso es lo que Jillian tenía que
hacer ahora.

Logan estaba intensificando el beso, su lengua separando los labios de Jillian
antes de lanzarse deliberadamente dentro. Sus manos acariciaron suavemente
los lados del jersey, de manga corta de Jillian, y Jillian sintió que sus entrañas se
volvían lentamente en líquido. Las yemas de los dedos subieron hacia sus
pechos, y su mente se deslizó en un abismo gosozo. Estaba decidida a solo
sentir y no pensar.

Jillian se apartó de la boca de Logan y gimió en el cuello de Logan. Su cuerpo
estaba en llamas, deseando mucho más. Esas malditas reglas. Sería divertido si
no fuera tan doloroso en este momento. Quería las manos de Logan en su piel,
su boca, también. Quería el cuerpo de Logan completamente contra el suyo,
presionando en ella, frotando contra ella.

"¿Me quieres tanto como yo te quiero?" Logan susurró con urgencia. Sus dedos
rozaron los pechos de Jillian. Sus labios plantaron pequeños besos a lo largo de
la garganta de Jillian.

"Oh, Dios," Jillian murmuró, su voz estrangulada. "Sí."

La boca de Logan encontró la de ella otra vez, y se besaron con una urgencia
que bordeaba en la desesperación. Sus manos se dirigieron a la otra, todo sobre
la otra. Jillian jaló a Logan hacia abajo encima de ella. "Esas malditas reglas
tuyas," Logan dijo entre respiraciones.

"Lo sé. Bésame otra vez, Logan."

La boca de Logan estaba caliente contra la suya, y su cuerpo también.

Jillian pasó las manos por los firmes músculos de la espalda de Logan y abajo,
hacia su culo. ¡Dios! Logan se sintió tan bien bajo sus dedos. Tan fuerte. Tan
capaz. Cuando Logan se movió y colocó su muslo entre las piernas de Jillian,
Jillian tuvo que morderse la lengua para no gritar. Logan se balanceó contra ella,
lenta y suavemente, y Jillian sintió que su clítoris se endurecía y palpitaba a la
vez de los empujes. Si no se detenían en un segundo, no habría vuelta atrás. No
habría ningún accionar de interruptor y apagar todo ese deseo.

Las manos de Logan se deslizaron bajo la camisa y bailaron sobre su vientre
desnudo, dibujando minúsculos círculos ardientes. De acuerdo, esto es

194
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

definitivamente contra las reglas! Pero Jillian no pudo protestar más de lo que
podía levantarse del sofá y alejarse. Además, le importaba un comino esas reglas
en este momento. De quién fue la estúpida idea de todos modos?

Los labios de Logan se movieron bajando por la garganta de Jillian. Mordisqueó y
chupó, su muslo todavía balanceándose suavemente en el centro de
Jillian. Jillian temía que podría explotar en ese mismo momento en el más dulce,
más profundo orgasmo que había tenido nunca. Ella podría también, con sólo un
poco más de presión. Pero cuando Logan la hiciera venirse, quería que ambas
estuvieran desnudas, su piel caliente fundiéndose. Ellas no eran adolescentes
jugando, tratando de llegar a la segunda o tercera base.

"Logan, espera."

Logan se detuvo y miró bruscamente a Jillian, probablemente esperando lo peor.

"Esto me está matando," Jillian dijo sin aliento, la frustración anudando sus
entrañas.

Logan lanzó una sonrisa lenta y maliciosa. Sus ojos brillaron con la
victoria. "Quieres cambiar las reglas?"

"Cristo, no. Quiero tirarlas!"

Logan se rió tanto que su cuerpo se sacudió.

"Está bien, no tienes que disfrutar de eso tanto."

Logan se tocó la cara, las lágrimas de risa todavía en sus ojos. "Oh, cariño, lo
siento. Pero tu pediste por ello."

Jillian rodó los ojos. Era lo suficientemente mujer para admitir la derrota. "Sé que
lo hice, pero eso fue antes de que supiera que eras tan buena en esto."

Logan la besó rápidamente. Su muslo todavía descansaba entre los de
Jillian. "Cariño, haría el amor contigo ahora mismo en un instante."

Jillian oyó la sonrisa en su propia voz. "¿Lo harías?"

"Más rápido que un instante. Pero quiero que estés segura de qué es lo que
quieres." Su dedo trazó el contorno de los labios de Jillian. "Estoy lista para dar el
siguiente paso cuando tú lo estés."

195
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Jillian contuvo el aliento. Su estómago revoloteaba ante las posibilidades. Su
cuerpo quería a Logan, no había duda de eso. Su corazón la quería,
también. Ella amaba a Logan, incluso si ella estaba demasiado asustada de
pronunciar las palabras en este momento. No era lo que había esperado, no tan
pronto después de Steph. Nada de esto hubiera estado en su radar cuando fue a
Afganistán. Era como una tormenta que había soplado durante la noche y había
vuelto su vida al revés, borrando todo lo que había conocido, pero el sol brillaba
en su estela y había una prístina superficie sobre la que empezar de nuevo.

Jillian estudió los ojos de Logan durante un largo momento. Vio el amor reflejado
en ellos — el suyo y el de Logan, también. "Sí, Logan. Estoy lista."

Logan se levantó del sofá y le tendió la mano. Ella dio a Jillian una sonrisa
libertina, y sus ojos brillaron. "¿Me llevas a tu alcoba, mi amor?"

Tan difícil que era para ella ser paciente, Logan se tomó su dulce tiempo con
Jillian, queriendo saborear cada toque de su cuerpo. Deslumbrarla de la forma
que ella quería podía esperar. Por ahora, pasó un dedo sobre el estómago de
Jillian, regocijandose cuando la sintió apretarse en respuesta. Se habían
despojado de su ropa hace un momento — un acto que fue sorprendentemente
fácil, sobre todo porque era algo que Logan no había hecho con otra mujer en
bastante tiempo. No de esta manera de todos modos. Había tenido una vida de
ver a mujeres desnudas en los vestidores y dormitorios, pero nada de eso se
comparaba con la exquisita intimidad de esto.

"Eres hermosa, Jillian. Justo como sabía que lo serías." Y lo era. Su cuerpo era
fuerte y tonificado, su piel suave, sus curvas sexy como el infierno. Sus pechos
eran los más perfectos que Logan había visto jamás — firmes, redondos,
suaves. Sus pezones estaban rígidos, y Logan ya no podía resistirlos. Plantó con
firmeza su boca sobre uno, haciendo girar la lengua alrededor de su dureza
mientras su mano ahuecaba la parte inferior carnosa del pecho de Jillian. Jillian
se retorcía de placer.

"Oh, Logan. Dios mío, me encanta la forma en que me tocas." Jillian apreto los
ojos cerrados y echó la cabeza hacia atrás en la almohada, su cuerpo
completamente abierto a Logan.

Logan alternativamente succionó y lamió, ralentizando y acelerando el ritmo,
sabiendo y amando que estaba conduciendo a Jillian al borde. Se movió más
completamente hacia Jillian, cuyo cuerpo estaba tenso de deseo. Sus caderas
ondulaban contra Logan, pidiendo más.

196
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Oh, sí. Ella me quiere tanto como yo la quiero. Logan gimió. Ella empujó su
muslo entre las piernas de Jillian, se movió contra ella lentamente pero con
firmeza, y sintió la humedad de Jillian en su propia piel. Estaba empapada, pero
era la humedad de Jillian la que casi la volvía loca. Necesitaba sentirla allí, con
los dedos y con la lengua.

Deslizó su boca sobre el abdomen de Jillian, deteniendose por algunos pellizcos
juguetones y movimientos rápidos de la lengua. Descendiendo lentamente pero
firme, Logan se demoró sobre el centro de Jillian y sumergió sus sentidos en la
belleza y el deseo que era Jillian. Inhaló el olor de Jillian antes de llevar su boca a
su suavidad cálida, resbaladiza.

Su lengua se deslizó lánguidamente sobre el clítoris de Jillian y hasta su
apertura. Jillian gimió y movió sus caderas, inclinándose para traer la boca de
Logan con más fuerza. Logan cumplió. Su lengua jugueteó con la apertura de
Jillian, girando justo en el interior, su humedad mezclandose
deliciosamente. Jillian comenzó a oscilar en su boca, débilmente y luego con más
fuerza, su cuerpo pidiendo mucho más de la lengua de Logan. Logan
complació. Con un movimiento rápido hundió su lengua en Jillian lo más lejos que
pudo. Bombeó furiosamente y fue recibida con un grito amortiguado de alegría —
Jillian estaba cubriendo su boca con su brazo para mantenerse
callada. Maldición, eso es correcto. No queremos despertar a Maddie.

Logan no quería detenerse. Podría haberse quedado para siempre en esa carne
suave y húmeda, pero no quería que Jillian todavía se viniera. Había mucho más
que quería descubrir. Mucho más que quería compartir. Retiró su lengua e
insertó un dedo.

"Oh, Dios, Logan," Jillian susurró con urgencia. Su respiración era corta y
superficial. Cuando la lengua de Logan encontró su clítoris y comenzó a
acariciarla con firmeza, Jillian contuvo el aliento con fuerza. "Oh, sí, me voy a
venir!"

Logan se separó. "No quiero que te vengas demasiado rápido."

Jillian agitaba la cabeza alrededor. "No puedo evitarlo. No me hagas esperar,
Logan. Te necesito tanto."

Logan reanudó alegremente sus orales atenciones, encontrando la sincronización
correcta para su lengua y su dedo. Trabajaba el clítoris de Jillian, metió un
segundo dedo en el interior y sintió algo intangible en el interior de Jillian. Era
como truenos retumbando en la distancia, luego acercándose más y más. El
orgasmo de Jillian se acercó con fuerza creciente, el comienzo tembloroso de sus

197
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

piernas y surgiendo a través de su cuerpo, como un terremoto ondulando hacia
afuera. Logan sintió las contracciones cuando Jillian apretó y tuvo un espasmo
contra sus dedos.

Jillian gritó cuando dio un último y violento empuje, luego se calmó en pequeños
temblores. Logan se retiró lentamente y se arrastró hasta Jillian, envolviendo sus
brazos alrededor de ella. La abrazo con fuerza mientras Jillian se meció contra
ella. ¡Dios! Quería mantener a Jillian así todas las noches. La intensidad del
impulso la sacudió. ¿Quién era esta persona que se convirtió en la presencia de
Jillian? Nunca había querido abrazar a alguien y mantenerse de esta manera
como lo hacía ahora. Ni siquiera con Nic. Hacer el amor con Nic había sido como
un deporte, cada sesión un ejercicio para subir más alto, ir más rápido, correrse
más duro sólo para demostrar que podían. No era tierno y lleno de asombro
como esto.

"Oh, cariño," Logan calmó, acariciando la cabeza de Jillian. "Te sentiste tan
maravillosa. Eres tan maravillosa."

Jillian tembló suavemente contra ella. Logan se apartó para mirarla y vio las
lágrimas deslizándose por sus mejillas. Besó a cada una y apartó las
lágrimas."¿Estás bien? ¿No te moleste de alguna manera?"

Jillian negó con la cabeza en el hombro de Logan, hundiéndose más
profundamente. "Estoy bien," ella finalmente murmuró. "Estoy mejor que bien."

"¿Estás segura?"

"Sí estoy segura. Tú sólo ... me haces sentir cosas que nunca había sentido
antes. Me haces sentir tan amada y deseada. "

Logan se congeló. No habían mencionado la palabra ‘L’ (love) antes, pero era
exactamente la forma en que sentía por Jillian. La amaba y la deseaba y lo hizo
desde hace mucho tiempo, se dio cuenta. "Esto se debe a que eres tú." Lo dijo
suavemente. No confiaba en sí misma para mirar a los ojos de Jillian, sabiendo
que probablemente perdería si lo hacía.

La mano de Jillian estaba en su muslo, trazando un patrón invisible, enviando
diminutas corrientes de electricidad emergiendo a través de su cuerpo. Estaba
mojada. Estaba ardiendo de deseo. Quería que la mano se moviera hacia arriba,
para tocarla, para tomarla.

Logan cerró los ojos. "Oh, Jillian. Necesito…"

198
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"¿Sí?" Los ojos de Jillian le dijeron a Logan qjue estaba dispuesta a darle todo.

Oh, Dios. Necesitaba tanto de Jillian. Amor. Sensibilidad. Comodidad. También lo
necesitaba rápido y duro en este momento. Y profundo . Oh, sí, te necesito muy
dentro de mí.

"Necesito ... necesito que me hagas el amor." Tragó con fuerza contra su
garganta apretada. "Y no quiero que seas amable."

Sin palabras, Jillian se movió encima de ella y empezó a chupar duro en sus
pechos. Los pezones de Logan respondieron, casi dolorosamente.

Oh, sí, necesitaba esto de Jillian. Necesitaba sentir su deseo de la una por la otra
profundamente en cada músculo y tejido. Nunca tendría suficiente de Jillian de
este modo. Sólo si sus cuerpos pudieran escalar uno dentro del otro sería
suficiente.

Logan gimió en voz baja y se retorció un poco debajo de Jillian. "Oh, sí,
Jillian. Eres tan hermosa. Me haces querer venirme así."

"No," Jillian susurró. "Aún no."

Ella movió su mano hacia abajo y apretó el clítoris de Logan entre dos
dedos. Logan movió sus caderas en un movimiento circular al ritmo mientras
Jillian comenzó a pasarle la mano. Estaba tan húmeda y palpitaba dentro. Tener
solamente los dedos de Jillian allí podría saciar su deseo. En ese preciso
momento, Jillian puso un dedo en el interior.

La sensación absorbió el aliento de Logan. Sentir a Jillian allí, donde más la
necesitaba, era abrumador. Era como volver a casa, un tren que entraba en la
estación después de un largo viaje. Era una unión que era mucho más que sólo
sexo.

Cuando Jillian metió un segundo dedo y comenzó a bombear duro, Logan dejó
escapar un grito ahogado. Su mente se vació mientras su cuerpo absorbió la
sensación de Jillian sobre y dentro de ella.

Sacudió sus caderas al tiempo de las poderosas embestidas de Jillian, su
coordinación en perfecta sincronía como si lo hubieran hecho cientos de veces
antes. Cuando el pulgar de Jillian encontró su clítoris y presionó sobre el, Logan
ya no pudo contenerse. Echó la cabeza hacia atrás mientras su cuerpo se
tensaba con el orgasmo. Comenzó en el centro y se disparó hacia afuera,
encrespando los dedos de los pies y en puños. Dejó que las poderosas

199
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

convulsiones oscilaran su cuerpo, montando las olas mientras los colores
brillaban detrás de sus párpados.

Jillian la abrazó con fuerza mientras las últimas ondulaciones del orgasmo
disminuían. Logan hundió la cara en el pelo de Jillian, sorprendida por las
lágrimas que subieron repentinamente y burbujeaban justo debajo de la
superficie. Nunca había llorado durante el sexo, pero estaba lista ahora. Estaba
agotada pero tan increíblemente saciada también ... en mente, cuerpo y alma.
Sostuvo a Jillian más cerca, necesitándola apretada así, la longitud de su
cuerpo. Te necesito, casi murmuró, pero no lo hizo.

Jillian la besó en los labios. "Eres maravillosa, Logan. ¿Estás bien?"

Una sonrisa borró las lágrimas no derramadas de Logan. "Me siento genial. Me
siento como si hubiera alcanzado y tocado el sol."

"Oh, cariño." Jillian besó la punta de su nariz, luego sus párpados. "No sabía que
eras una poeta! Dios, eres polifacética, ¿verdad?"

Logan se rió. "Tengo muchos más talentos para mostrarte, ¿no lo sabías?"

"Bien, porque espero ansiosamente todos y cada uno!"

Logan rodó sobre Jillian, inmovilizándola con su cuerpo mucho más fuerte. "Te
podría mostrar más de ellos en este momento."

Los ojos de Jillian se agrandaron de placer. "No tendrás ningún argumento de mí
parte."

Logan mordió su cuello, disfrutando de los pequeños escalofríos que le daba a
Jillian. No pasó mucho tiempo antes de que sintiera a Jillian ondulando contra
ella otra vez, exigiendo, empujando en ella. Deslizó su mano entre ellas, sonrió a
la humedad de Jillian y metió un dedo.

"Oh, sí, Logan," Jillian susurró con urgencia. "Necesito que me tomes así."

Logan deslizó otro dedo dentro. Colocó su muslo detrás de su mano y comenzó a
embestir en Jillian. Las caderas, la pelvis y los dedos se alzaron y cayeron juntos
a un ritmo acelerado. La vela en la mesilla de noche parpadeaba, su baile de luz
naranja en las paredes mientras Jillian se corría contra ella, lanzando su
humedad sobre la mano de Logan.

200
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Dios, me encanta cuando te vienes, bebé," Logan pronunció suavemente. Ella
podeía hacerle esto a Jillian durante toda la noche.

"Oh, Logan. Me haces sentir tan segura, tan amada."

Logan la besó suavemente, mientras Jillian se quedaba inerte en sus brazos.
"¿Puedo abrazarte mientras duermes? Parece como si estuviera a punto de
quedarte dormida."

Los párpados de Jillian se abrieron. "No hasta que vuelva a hacerte el amor."

"Oh no. Hay mucho tiempo para eso después, cariño. En este momento
necesitas dormir."

Jillian se acurrucó más fuerte, con la cabeza sobre el hombro de Logan.
"Bueno. Solo por un rato."

Logan se durmió instantes después de sentir que Jillian respiraba rítmicamente
contra su pecho. Soñó que ella y Jillian caminaban por una playa en algún lugar,
los pantalones enrollados hasta las rodillas, el agua golpeando contra sus
tobillos, la arena aplastada entre sus dedos de los pies. No sabía cuánto tiempo
había estado dormida cuando sintió que Jillian se extraía de su abrazo y se
levantaba de la cama.

Años de ser un médico y un soldado despertaron bruscamente a Logan. Al
instante estaba alerta. "¿Qué sucede?"

"Escuché a Maddie despierta. Tengo que ir a ver cómo está."

Era un cuarto para las tres. "¿Quieres que vaya también? ¿Crees que está
enferma?"

"No, estoy segura de que está bien. Lo hace a veces, probablemente malos
sueños."

Jillian desapareció, y Logan se acomodó en la cama con las manos detrás de la
cabeza. Casi no podía creer que estuviera en la cama de Jillian. Jillian, quién
siempre sería una madre primero. Este era un nuevo territorio para Logan, y sin
embargo le complacía sin fin que Jillian fuera una madre. Y una buena en
eso. Ella era paciente, considerada, amable y cariñosa. Todas las cualidades tan
indiscutiblemente en exhibición con su hija. Logan se enamoró aún más de
ella. Le encantaba que Jillian se entregaba tan fácil y tan desinteresadamente.

201
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Logan volvió a dormirse, reanudando su sueño de ellas dos en la misteriosa
playa. No sabía cuando Jillian se había metido de nuevo en la cama, solo que lo
había hecho. Su cuerpo, como un imán, se deslizó hacia Jillian y se acurrucó en
ella. Acomodadas en forma curvada, sus cálidos cuerpos mezclandose. Un
suspiro de satisfacción escapó de Logan.

Ella podría yacer solo así para siempre, olvidando que había personas enfermas
y moribundas allí afuera, olvidando que había una guerra en un lugar lejano,
olvidado de Dios. Este era un santuario donde nada podía tocarlas.

CAPÍTULO TRECE
Logan permaneció largo rato mirando el sobre, temiendo abrirlo. Era del
Departamento de Defensa Nacional — las fuerzas armadas. Ella había terminado
con ellos, su contrato había expirado hace meses. Había hecho sus cuatro años,
más unos cuantos meses para ayudar a entrenar a otros médicos que salían de
viaje. Era libre de irse, ellos le dieron las gracias por sus servicios con una
medalla por servir dos recorridos en Afganistán. Ella estaba de regreso en la vida
civil y feliz de estar allí. No es así? Cuando ya no pudo soportar el suspenso,
abrió el sobre. Necesitaba saber lo que querían con ella.

Lo leyó rápidamente, luego lo leyó de nuevo más despacio. Ellos se apoyaban en
los médicos — como siempre — y querían que ella se incorporara a las fuerzas
regulares para un viaje de seis meses, que sería de nuevo en KAF.

Ellos le darían un buen bono si lo hacía y posiblemente otra promoción. Logan
dobló cuidadosamente la carta y la dejó sobre su escritorio. Ella la ignoraría. Eso
es lo que haría. Ellos conseguirían la indirecta cuando no recibieran una
respuesta de ella. O seguirían molestandola, conociéndolos, en cuyo caso de
plano les diría que no.

Logan se preparó para el trabajo — otro turno de noche — y dejó que su mente
se desplazara hacia Jillian. Sólo dos noches más y estarían juntas de nuevo, esta
vez en casa de Logan porque sería el fin de semana lejos de Maddie. A Logan le
gustaban los números. Hacía exactamente trece días desde que ella y Jillian
habían hecho el amor por primera vez, no es que estuviera contando ni nada. No
podía esperar hasta ver a Jillian de nuevo, lo que a este ritmo era
aproximadamente cada cinco días. Las dos estaban ocupadas, y aunque no era
suficiente, tendría que serlo por ahora.

202
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Logan acababa de ponerse su ropa quirúrgica en la sala de médicos cuando
sonó su teléfono celular. El número desconocido apareció, pero lo constestó de
todos modos, en caso de que fuera Jillian.

"Sharp aquí."

"Hola, Logan. Es Meg! ¿Cómo estás?"

"Jesús, Atwood, eres tú?" Logan replicó sorprendida. Habían pasado meses
desde que había oído de Meg, y eso había sido un e-mail, no una llamada
telefónica.

Meg se rió entre dientes en el otro extremo. "Si, soy yo. ¿Te atrapé en un mal
momento?"

Logan echo un vistazo a su reloj. "Empiezo mi turno en cuatro minutos."

"Muy bien, lo haré rápido, Mayor."

"Simplemente la vieja Logan ahora."

"Lo sé, lo sé. Escucha, voy a estar en la ciudad mañana. Nos vemos para tomar
una copa?"

"Claro, me encantaría, pero qué demonios estás haciendo en Windsor?"

"Tengo que estar en Sarnia en un par de días para hacer algo de reclutamiento
de mierda PR (Relaciones públicas). Pensé en desviarme a Windsor por una
noche y verte. ¿Estás libre mañana por la noche por casualidad?"

"Afortunadamente, sí. ¿Qué tal cenar y una copa?"

"Perfecto. Sólo dime dónde."

Logan le dio el nombre de un restaurante en Riverside Drive y prometió reunirse
con ella a las seis y media.

"¿Te reconoceré sin el uniforme o de tu ropa de hospital?" Logan bromeó.

"Sí, voy a ser la que está en tacones de aguja y el vestido revelador."

203
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Pagaría por ver eso!" Meg vestirse de esa manera era tan poco probable como
Logan de hacerlo, pero la visión le dio unos minutos de entretenimiento.

Meg le dio un largo abrazo exuberante en el restaurante. "Dios, es bueno verte,
Logan. ¿Me extrañaste?"

Logan sonrió a su amiga, quién, estaba feliz de notar, no llevaba tacones y un
vestido revelador. Sólo pantalones caqui y una camisa polo azul. El mundo no
estaba preparado para Meg ser toda una nenaza. "Si, lo hice. Es genial verte. Te
ves bien, Meg." Ella se veía feliz, en forma. Como si no tuviera ninguna
preocupación en el mundo, que era tan típico de Meg.

"Mi Dios, Logan, te ves por una vez como si no tuvieras el peso del mundo sobre
tus hombros. Algo — o alguien — te está tratando bien." Le hizo un guiño para el
efecto, pero Logan ignoró el cebo.

Se sentaron junto a las ventanas del piso al techo que daban al otro lado del río y
del horizonte de Detroit. La escena era tan familiar para Logan que apenas lo
notaba ahora.

"Gran vista," Meg comentó entusiasmada.

"¿No has estado en Windsor antes?"

"Una o dos veces cuando era una niña, eso es todo."

"Esparando tus deberes de reclutamiento mañana?"

Meg rodó los ojos. "No exactamente, pero es mejor que sentarme en mi base
tratando resfriados o desgarres de MCLs (Ligamento Colateral Medial) durante
todo el día."

Logan sabía como era eso. En casa, la vida de base era bastante aburrida, y al
menos este viaje por carretera estaba sacando a Meg de la base, haciendo algo
diferente, conociendo gente. Con su personalidad extrovertida, Logan estaba
segura de que Meg sobresalía en el reclutamiento, aunque al parecer según los
informes cada vez se estaba haciendo más fácil en los últimos años.

Erróneamente, la guerra estaba ayudando, junto con una agria economía. Los
reclutas potenciales fueron atraídos no sólo por un sentido del deber y de la
realización, sino también por la perspectiva de la acción, la emoción de la guerra.

204
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

El miedo se deslizó en el estómago de Logan. Seguramente Meg no estaba aquí
para reclutarla! ¿Lo estaba? No era como si Meg fuera falsa, pero el momento
era ciertamente sospechoso. "No sabras nada acerca de que la DND
(Departamento de Defensa Nacional) me contacto, ¿verdad?"

Meg parecía realmente perpleja, y Logan se permitió relajarse un poco. Meg era
su amiga primero, un miembro de las fuerzas armadas en segundo lugar, en lo
que se refiere a Logan.

"Se pusieron en contacto contigo?"

"Recibí una carta ayer. Están buscando una nueva gira de seis meses."

Meg se ordenó un whisky doble. Logan ordenó una Bud Light. No tenían prisa por
pedir la cena.

"Jesús, Logan." Meg soltó un silbido bajo. "Sabía que era difícil para los doctores,
pero apenas he tenido incluso un descanso aún."

Logan no había abandonado por completo a los militares todavía. Al menos no
mentalmente. Había puesto su uniforme en una caja y no lo había mirado desde
su regreso, pero la vida civil todavía parecía un poco desconocida para ella. Era
como visitar un lugar en donde habías vivido una vez. Conocías todos los puntos
de referencia, conocías el camino alrededor, pero no te sentías como en casa.

Logan se había acostumbrado a la rutina, le gustaba estar ocupada en el trabajo,
le gustaba ver a su hermana con regularidad. Y Jillian ... Bueno! Jillian era la luz
de su vida. Pero una parte de ella sólo estaba pasando por los movimientos, aún
no plenamente aquí. Como si un pie todavía estuviera en Afganistán.

"Me estoy acostumbrando," Logan contestó, intencionalmente evasiva.

Meg no podía entender verdaderamente cómo era. Meg era un soldado de
carrera y enfermera militar, alguien que una vez dijo que la única forma en que
dejaría el ejército era en un ataud.

Sus bebidas llegaron, y Meg tomó un largo trago de la suya. Eso era lo único
sobre el ejército que a Logan no le gustaba, la cultura de la bebida. Ella entendía
las razones. El alcohol proporcionaba entumecimiento instantáneo, un antídoto
contra las pesadillas y los recuerdos, una manera de vivir cada día como que
podría ser el último. Y mientras lo entendía, siempre había evitado ir por ese
camino. Era demasiado condenadamente tentador caer en esa trampa.
Potencialmente destructiva, también.

205
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"¿Lo extrañas?," Meg preguntó.

Logan se encogió de hombros. "A veces. Echo de menos la camaradería, ese
sentimiento de ser parte de una familia instantánea, ¿sabes?" Meg asintió ante
su respuesta. "Echo de menos trabajar hacia un objetivo común todo el tiempo,
como si todos fueran parte del mismo trabajo. Echo de menos el trabajo."

"Pero obtienes toda la acción que necesitas en el trabajo aquí, ¿verdad? Es
decir, por supuesto que no es lo mismo, pero ... "

"No es lo mismo en absoluto. Aquí no tengo que preocuparme de que el chico
con el que acabo de tomar un café vaya a entrar con sus intestinos colgando
fuera de su cavidad corporal dos horas más tarde."

"Jesús, yo sé." Los ojos de Meg se desviaron hacia el río afuera. Estaba perdida
en sus propios pensamientos, sus propios recuerdos terribles.

"¿Has cambiado de opinión acerca de dejar el ejército algún día, Meg?"

Una sonrisa nerviosa apareció en la cara de Meg. "Es curioso, te iba a preguntar
si alguna vez regresarías."

Logan vaciló, e incluso mientras lo hacía, sabía que su vacilación le decía mucho
a Meg. "No es fácil ajustarse. Quiero decir, es más difícil de lo que pensaba."

"Pero debe ayudar que tienes a tu hermana aquí. Además del hecho de que
creciste aquí."

Logan tomó un sorbo de cerveza. "Ayuda. Es ciertamente más fácil que si
hubiera intentado establecerme en otro lugar." Logan se encogió de
hombros. Cristo.

¿Cómo podía destilar sus sentimientos en un par de frases? Explicar este
sentimiento de no estar completamente allí? Como la única vez que realmente se
sentía en el ahora en estos días fue cuando estaba con Jillian y ocasionalmente
en el trabajo. "A veces siento que la única vez que realmente estaba viviendo en
el momento era allí." Lo dijo en voz tan baja que no estaba segura de que Meg la
hubiera escuchado excepto que Meg comenzó a asentir lentamente detrás de su
vaso.

"Esto se debe a que tenemos que estar allí. No puedes permitirte el lujo de no
estar totalmente al cien por ciento allí. Las personas pueden morir si no lo
estás. Nosotros podemos morir."

206
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Es casi como una droga, ¿verdad?"

Meg sonrió. "Sip. Y soy adicta."

Esa fue la parte que hizo que Logan se fuera. No quería ser adicta a ese estilo de
vida. No quería ser adicta a nada — para renunciar a tanto control. "Entonces tal
vez es como si estuviera en retiro o algo así."

"¿Tienes algún recuerdo o pesadillas?"

Logan no podía recordar un momento en que ella y Meg habían hablado tan libre
y abiertamente antes. Habían sido amigas cercanas, pero esto era un nuevo nivel
de su amistad. A ella le gustaba.

"Sí, tengo algunas." Eso era un eufemismo, pero no tenía ganas de entrar en
muchos detalles con Meg. Sólo la estaba viendo por unas pocas horas. No quería
hablar de cómo los viajes las habían jodido a ambas.

Meg terminó su bebida y señaló por otra. "A veces también las tengo. Van
desapareciendo. Esto ayuda." Ella señaló su vaso vacío.

"Creo que voy a dejar que ellas desaperezcan por sí solas."

"Sí, bueno, tú siempre has sido la pura." Los ojos de Meg estaban siguiendo a
una hermosa mujer que estaba graciosamente tomando un asiento en el bar.

Logan se rió. "Veo que no has cambiado."

"Demonios, no. Una buena mujer siempre es la cura a todos tus problemas,
créeme."

"Muy bien, tienes un punto."

Tomó un minuto para que el comentario se registrara con Meg. Cuando lo hizo,
sus ojos se abrieron y dejó escapar un grito. "Bueno, ¡Mierda! No me digas que
finalmente has conocido a alguien!"

Logan sintió un rubor trabajar su camino hasta sus mejillas. Maldita sea. Odiaba
cuando eso pasaba. Sabía que estaba escrito en toda su cara que se había
enamorado de alguien. No sólo de alguien. Jillian. Logan trató de ser evasiva,
fría, aunque sabía que Meg no la dejaría salir del gancho. "Podría haberlo hecho,
sí."

207
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Oh, Dios mío!" Meg sostuvo su refrescante su vaso a modo de saludo y tomó su
cinturón. "Logan, no lo creo. ¡Finalmente! Dios, ¿cómo incluso lo
manejaste? ¿Por lo menos sabes cómo preguntarle a una mujer?"

"Está bien, Atwood, ahora estás siendo desagradable." Ella sonreía mientras
hablaba. No podía no sonreír al pensar en Jillian.

"Lo siento, no pude resistir." Los ojos de Meg brillaban con malicia. "¿Eso
significa que has perdido tu virginidad con ella?"

"Cállate." Logan la fulminó con la mirada, luego rompió en una sonrisa. "Tal vez
lo haya hecho."

"Dios, Logan, ya era hora. Entonces quién es esta maravillosa mujer, porque
tengo que conocerla."

Logan soltó un aliento nervioso. Era difícil decirle a Meg la siguiente parte, que
era Jillian. Por un lado, no quería que Meg pensara que tenían algo allá en KAF
cuando no lo tenían. Por otro lado, Meg iba a burlarse de ella que lo supo todo el
tiempo. Argh! "Es alguien que ya conoces," ella dijo, tratando de ganar tiempo.

"Hmm. No me lo digas. La pequeña linda técnica de rayos X que regresó al
mismo tiempo que tú?" Meg meneó las cejas. "No me hubiera importado una
ronda con ella."

"Como lo hiciste en la sala de suministro con esa soldado con la que te
encontre?"

No estaba en Meg ruborizarse o parecer castigada. Estaba predeciblemente
presumida en cambio. Ella nunca se había disculpado por ser una
jugadora. Como había dicho muchas veces, había estado allí y hecho la relación
a largo plazo. "Algo por el estilo." Suspiró para el efecto. "Algunos de ellas son
mucho más difíciles de conseguir que otras."

"Bueno, siempre diste la prueba de la vieja escuela, ¿verdad?"

Meg entrecerró los ojos hacia Logan. "Estamos hablando de tu vida amorosa, no
la mía. Así que dime mi pequeño cordero, quién es?"

Logan cuadró los hombros y miró directamente a los ojos de Meg. "Jillian Knight."

"¡Oh Dios mío! Esa hermosa fotógrafa?"

208
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Logan asintió con la cabeza. No podía mantener la sonrisa de sus labios que
apenas podía dejar de respirar. "Sí. Ella es la única." Incluso su voz se había
suavizado ante la mera mención de Jillian. Dios. Jillian le hacía eso. La convirtía
en instantánea papilla.

La boca de Meg se abrió. "Me estás tomando el pelo."

"¿Parezco como que estoy bromeando?"

"Tienes razón, en que estoy pensando? Nunca harías bromas sobre algo
así. Jesús." Meg empezó a sonreír como la sabelotodo que era. "Está bien,
siempre supe que había algo caliente entre ustedes dos. Por no mencionar que
podía decirte que estabas loca por ella."

"¿De verdad lo supiste todo el tiempo?"

"Oh sí. Eras un caso completamente perdido cuando pensabas que había sido
herida."

Una avalancha de emociones sacudió a Logan. Incluso entonces, no sabía lo que
haría si algo le pasaba a Jillian. Ahora ... Cristo. Ahora estaría absolutamente
devastada. Sólo considerar la posibilidad la hacía sentirse mal del estómago.

"Jesús, Logan. Lo siento. Te ves verde de repente."

Logan se recompuso. "Estoy bien. Lo siento. No es un buen recuerdo, eso es
todo."

"Lo sé. Entonces cómo contactaste con ella otra vez?"

Logan le contó la historia de que Maddie se lastimó y Lisa invitó a Jillian y Maddie
a su casa para cenar sin decirle a Logan.

"¿Y?" Meg preguntó, ese brillo allí en sus ojos otra vez, y no era del whisky.

"¿Y qué?" Meg tendría que trabajar por ello si quería más de Logan.

"¿Comenzaste a salir de inmediato? ¿Estás durmiendo con ella? Y ...
espera. Mierda. Pensé que tenía pareja o algo así."

209
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Logan se rió. Era tan típico de Meg dejar que su boca se adelantara a sus
pensamientos. "Sí a los tres, pero ella y su pareja se separaron hace unos
meses."

Meg asintió lentamente, tomando todo. Procesandolo. Atrás quedó la actitud de
culo inteligente de hace unos momentos cuando se dio cuenta de la realización.
"Estás totalmente enamorada de ella, ¿verdad?"

Logan compró unos minutos tomando un largo sorbo de su cerveza ahora
tibia. Tendrían que pedir comida pronto o Meg estaría bien en su camino para
emborracharse. "Pedimos la cena?"

"Sí, pero no hasta que contestes a mi pregunta."

Logan suspiró y cedió ante la inevitabilidad de la persistencia de Meg. "Creo que
estoy enamorada de ella." Era un eufemismo, pero no iba a declarar su amor por
Jillian a otros cuando aún no había dicho las palabras a Jillian.

Meg se reclinó en su silla, evaluando a Logan con una sonrisa descuidada en su
cara. Permaneció en silencio durante un largo minuto. "Logan, no sabía que lo
tenías en ti. Mi Dios, ¿sabes lo grandioso que creo que es eso?"

"¿Lo sabes? No me vas a dar tu charla motivacional de Meg de cuántos peces
hay en el mar esperando engancharse?"

Meg sacudió la cabeza lentamente. Parecía que no podía borrar la sonrisa tonta
de la cara. "No importa lo mucho que haya bromeado con tu celibato y lo loca
que pensé que eras, sé que no eres del tipo de salir y dormir por
ahí. Simplemente no eres de esa manera, Logan Sharp."

"Tienes razón sobre eso. Tengo casi treinta y seis años. Si no he echado una
cana al aire hasta ahora, no voy a hacerlo."

"¿Es ella la única, Logan?"

"¿La única?"

Meg la miró astutamente. "Sí. Como la que has estado esperando?"

Logan era recelosa. Todavía medio esperaba que Meg comenzara a burlarse de
ella o castigarla para dejar pasar todas las otras oportunidades. Oportunidades
en las que Logan no tenía ningún interés. Logan miró directamente a los ojos de
Meg. "¿Y si te dijera que creo que ella es la única?"

210
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Meg le sostuvo la mirada durante mucho tiempo, hasta que sus ojos comenzaron
a humedecerse. "Diría que eres una condenada mujer afortunada. Yo no podría
ser hecha para ese tipo de vida en este momento, pero por ti, mi amiga? No
podría estar más feliz."

"¿De verdad?"

"Absolutamente."

Logan sabía y apreciaba que Meg fuera tan sincera y genuina. "Gracias."

"Entonces." Meg le guiñó un ojo. "Cuéntame todo sobre ella. Y su hija, también."

Durante la cena, Logan habló sin parar sobre Jillian y Maddie. Incluso le dijo a
Meg acerca de su visita al antiguo fuerte. Lo mejor de todo era que hablaba de
cómo Jillian la hacía sentirse — amada, deseada, apoyada. Como si realmente
importaba. Contenta. Completa.

"Parece que has golpeado el premio gordo, mi amiga. Se nota en tu
cara. Demonios, en todo tu cuerpo."

Logan sonrió con timidez. "No me verás en desacuerdo con eso."

"Supongo que eso significa que vas a romper esa carta de la DND, ¿eh?"

"¿Qué quieres decir?"

"Estar enamorada y todo, no es exactamente propicio para salir corriendo a
Afganistán."

Logan se encogió de hombros. "Mucha gente allí están casados o tienen otras
personas importantes aquí."

"Crees que Jillian estaría bien con eso?"

Logan instintivamente sabía que no iba a estar bien con Jillian. Del mismo modo
que no estaría bien si Jillian se fuera a Afganistán o Irak en otra asignación de
fotos. Sería diferente si Logan estuviera allí para vigilarla, para ayudar a
mantenerse a salvo. Pero ir allí sola? Logan nunca permitiría que eso
ocurriera. "No creo que a ella le guste, no. Y no la culpo."

"¿Entonces?"

211
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Eso no tiene importancia. ¿Quién dijo que quería volver allí para otro viaje?"

"No lo hiciste, pero al menos has pensado en ello, ¿no es así?"

Mierda. Bueno. Era sólo un núcleo de pensamiento, pero Meg tenía razón. No
había descartado la opción de las manos. "No estoy considerandolo seriamente,
¿de acuerdo?"

"Está bien, lo que tú digas. Pero necesitas hablar con Jillian al respecto. Incluso
si no estás pensando seriamente en ello, ¿de acuerdo? Habla con ella."

"¿Cómo sabes tanto de novias, Señorita Chica-en-cada-Puerto?"

Meg echó la cabeza hacia atrás y se echó a reír. "Siempre he sido una buena
oyente, y a las mujeres les encanta hablar conmigo."

Logan se carcajeó ruidosamente. "Tienes tiempo para conversar en la cama?"

"¿Cómo crees que las meto en la cama?"

Logan sacudió la cabeza. "Realmente eres algo, mi amiga."

"Así es, y no lo olvides."

CAPÍTULO CATORCE
El apetito voraz de Logan ocultaba su nerviosismo. Habían traído comida para
llevar, y ahora estaban bebiendo vino frente a los ventanales del departamento
de Logan, disfrutando del horizonte de Detroit otra vez. El sol se ponía detrás de
los rascacielos, lo que les dejaba en la sombra, sus ángulos mitigados parecían
de alguna manera más suaves. Habían tenido una pequeña sesión de besos
antes de la cena. Logan esperaba que fuera sólo el calentamiento para lo que
vendría después.

Se estaba muriendo por meter a Jillian en la cama. Forzó a los pensamientos de
sexo de su mente, imágenes de chupar los pechos de Jillian, de tocarla en los
lugares que hacían a Jillian clamar por más. Ya habría tiempo para eso más
tarde. En este momento necesitaban hablar. Tenían que hablar de la
carta. Tenían que hablar de lo que estaba empujando y tirando de Logan, acerca
de lo que la atraía y la rechazaba sobre la oferta del ejército. Y tenían que hablar
de las dos.

212
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Se acurrucaron juntas en el sofá, sus piernas sobre la mesa de café en frente de
ellas. El brazo de Logan estaba envuelto holgadamente sobre los hombros de
Jillian, y la cabeza de Jillian descansaba contra Logan.

El horizonte se alzaba ante ellas, las luces parpadeaban. Logan casi no quería
romper el silencio amigable. Era agradable así. Era perfecto, en realidad. Sólo
estar juntas sin distracciones, sin interrupciones, sin agendas. Aparte de ir a la
cama, por supuesto.

"Algo está en tu mente," Jillian aventuró suavemente, su presagio sacudiendo a
Logan. No debería haberla sorprendido porque, cara a cara, era difícil ocultar
algo de Jillian. Estaban demasiado conectadas para que eso sucediera.

"No voy a negarlo, pero que te hace pensar así?"

"Puedo sentirlo en los latidos de tu corazón."

"¿Puedes?"

Jillian asintió contra ella. "¿Es algo serio?"

"Algo así."

Ambas se enderezaron, ambas tensas. Jillian la miró a los ojos, amabilidad en su
expresión, pero preocupación, también. Ella forzó una sonrisa. "Todo lo que
tengas que decirme, Logan, quiero que sepas que eso no cambia lo mucho que
te respeto y te adoro."

El corazón de Logan saltó a la garganta. No había esperado eso. Cristo, debe
pensar que estoy rompiendo con ella o algo así. Efectivamente, Jillian había
palidecido un poco. Logan instintivamente alcanzó la mano de Jillian y le dio un
apretón. "Recibí una carta el otro día del Departamento de Defensa Nacional."

Jillian tragó visiblemente. "¿Y?"

"Me pidieron que volviera a Afganistán para una misión de seis meses."

Jillian se desplomó un poco. Sus ojos se cerraron, y luego se abrieron. Su boca
era una línea recta de preocupación. "Tenía miedo de esto."

"No puedo decir que me sorprenda tampoco."

Jillian se puso muy quieta. "¿Qué vas a hacer?"

213
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Yo ... no quiero ir."

"Eso no responde a la pregunta, Logan." Jillian se levantó de un saltó y comenzó
a caminar. "Cristo, no puedo hacer que salgas allá. No cuando simplemente te
encontré de nuevo. No cuando te has convertido en una parte tan importante de
Maddie y de mi vida." Su voz se perdió, y el corazón de Logan se derritió. Odiaba
que ella estaba poniendo a Jillian a través de esta angustia, pero era la angustia
que estaba pasando ella misma. No podía dejar de compartirlo.

"Está bien, espera, Jill. Estás saltando a conclusiones."

Jillian se dio la vuelta. "Lo estoy?"

"Sí. Nunca dije que me iba."

"Nunca dijiste que no fueras"

Logan respiró hondo para calmarse. No era una de escapar en el alcohol, pero
podría tomar una bebida ahora. "Me estás poniendo un poco nerviosa
paseandote alrededor de esa manera."

Logan dio unas palmaditas en el sofá, y Jillian consintió. "Lo siento. No quiero
hacerlo, pero me estás asustando."

"Lo siento. Yo solo ... " Logan se dejó llevar su propio espacio, tratando de
encontrar la mejor manera de expresarse. Era nueva en estas cosas, nueva
incluyendo a otra persona en sus pensamientos y planes y acciones. A ella le
gustaban los manuales, podría devorarlos rápidamente, y en este momento sería
divino tener uno sobre cómo comunicarse con su novia. La inspiración divina no
estaba a punto de atacar, sin embargo, y ya no podía detenerse.

"No sé si puedo hacer más diferencia allá de lo que ya he hecho. He hecho mi
parte. He hecho un recorrido de un año y una de seis meses antes de eso ... "

"Y sin embargo se siente como un asunto pendiente?"

"Sí." Eso es exactamente cómo se sentía, y sin embargo, este era el tipo de
asunto que probablemente nunca sería terminado, sin importar cuántos cuerpos,
o recursos, o dinero el mundo lanzó a la guerra.

"¿Es un asunto pendiente para ti, Logan? Porque eso es lo que importa aquí."

214
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"No depende de mí salvar el mundo. Sé eso. Creo eso. No puedo hacer una
diferencia en el resultado de la guerra. Pero puedo hacer una diferencia en la
vida de algunas personas."

"Estás haciendo una diferencia en la vida de las personas aquí, Logan, y no sólo
en tu trabajo. Estás haciendo una gran diferencia en mi vida y en la vida de mi
hija."

Las palabras de Jillian resonaron en Logan, se arraigaron en sus entrañas. Sí,
Jillian estaba en lo cierto. No se trataba sólo de Logan y de la maldita guerra ni
de los soldados allí, ni de las personas aquí que ayudaba a sanar
diariamente. Había que pensar en Jillian y Maddie. La familia. Podrían ser una
familia juntas. Logan supo instintivamente que su mundo, su destino, estaba
sentado a su lado. Se trataba de construir un futuro juntas, de ser amada y de dar
amor. Por el resto de su vida.

Logan tiró de Jillian en un fuerte abrazo. Estaba segura de que estaría a salvo en
Afganistán, de que podía superarlo muy bien, al menos físicamente. Pero a qué
costo? Podría esperar realmente que Jillian la esperara? Para poner su relación
en ciernes en espera y luego recogerlo de nuevo como si nada hubiera pasado?
Iban a ser incluso las mismas personas en seis meses? Volvería ella con
recuerdos y pesadillas aún más devastadoras que las que ahora tenía?

Las lágrimas brotaron de ella con una fuerza sorprendente. Jillian la abrazó
mientras los sollozos sacudían su cuerpo, meciéndola suavemente. Logan nunca
había llorado así delante de nadie. La conmoción la horrorizó por un instante,
pero permitió que las emociones se derramaran hasta que estuvieran
gastadas. Le permitió a Jillian absorber todo su dolor, confusión, temores. Estaba
a salvo con Jillian. Ella era amada por Jillian.

"Logan, escúchame," Jillian susurró finalmente, tomando la cara de Logan
suavemente en sus manos. "No voy a lanzar mis miedos y necesidades a ti en
este momento, ¿de acuerdo? Sólo quiero decir esto. Es tu vida, Logan. Tu
vida. Que quieres hacer con eso? ¿Qué te hace feliz?"

"Tú me haces feliz," Logan dijo, con la voz quebrada.

"Y tú me haces feliz. Más feliz de lo que nunca he estado. Pero tienes que decidir
lo que te satisface como médico y como persona."

Logan se apartó lentamente de los brazos de Jillian y se sentó en el sofá. Cerró
los ojos, pensó en la niña con la forma rara de cáncer. Había un montón de gente
a la que no podía salvar, mucha gente a la que apenas podía ayudar, o que sólo

215
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

podía ayudar durante unos minutos o unas horas o unos pocos días. Y luego
estaban aquellos cuyas vidas hacían una verdadera diferencia. Había recibido
una buena carta de un soldado hace unos meses, dándole las gracias por
trabajar en él, por salvar su vida. Estaba aprendiendo a caminar de nuevo, pero
estaba vivo, y estaba agradecido por eso. Y hace apenas un mes en el trabajo,
una mamá había enviado una cesta de fruta al hospital, dando las gracias a
Logan por tratar la pierna rota de su hijo y por hacerlo sentirse tranquilo y
cuidado.

No se trataba de gratitud, sin embargo. Se trataba de hacer el mejor trabajo que
podía, y que significaba no sólo el cuidar a las personas, sino preocuparse por
las personas. Logan no podía hacer ese tipo de trabajo en cualquier parte. Sólo
donde estaba Jillian. Sin la presencia cotidiana del amor de Jillian, su trabajo se
sentiría vacío.

"Tú," Logan dijo, abriendo los ojos y mirando fijamente a Jillian. "Eso es lo que
me satisface. Contigo soy la persona que realmente soy por dentro. La persona
que siempre quise ser — y una mejor doctora. Gentil, cariñosa, compasiva,
competente, paciente."

"Eres todas esas cosas, Logan. Incluso sin mí. Esas fueron las cualidades que
me atrajeron de ti en primer lugar."

"Pero contigo, es seguro ser todas esas cosas, Jill. Contigo quiero ser la mejor
persona que pueda ser. Contigo, puedo ser todo y hacer todo lo que pudiera
desear hacer."

"Oh, Logan." Jillian la besó suavemente. "Sólo quiero que seas feliz."

Logan era feliz. Más feliz de lo que había sido o esperado ser. Porque ahora, en
este mismo momento, era la culminación de todo lo que siempre había hecho, en
todas partes que alguna vez había estado, todo lo que ella era. Todo estaba justo
aquí. No había nada más que buscar. Había trabajo por hacer aquí, y diferencias
por hacer — o no. No tenía que viajar al otro lado del mundo para volver a los
lugares que ya había estado y cosas que ya había hecho, para buscar su
futuro. Su futuro estaba aquí. Ahora mismo.

Una lágrima se deslizó por la mejilla de Logan, sólo una solitaria esta
vez. Devolvió el beso de Jillian con una intensidad que provenía de lo más
profundo de su alma. "Soy feliz. Tan feliz, porque te amo, Jillian Knight. Y estoy
profundamente enamorada de ti."

216
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Los ojos de Jillian se ensancharon por un segundo. Ella sonrió y lágrimas de
alegría brotaron de sus ojos. "Oh, Dios, Logan. Yo también te amo. Y estoy tan
profundamente enamorada de ti."

Logan la besó de nuevo, luego se rió. "Quieres mostrarme, mi amor?"

"¡Sí! Quieres mostrarme, mi amor?" Jillian bromeó en respuesta. "Ahora que es
un reto que estoy más que feliz de tomar."

Hacer el amor fue más intenso todavía. Se tomaron su tiempo, explorando el
cuerpo de la otra con los dedos y la boca. Había besos y toques que eran rápidos
y lentos, ligeros y ásperos. La fricción que era alternativamente como una pluma
e intensa. Tomaron la alegría de la otra y la devolvieron. Dejaron que sus
cuerpos expresaran sus sentimientos, transmitieran su amor y el deseo,
comunicando su necesidad.

El segundo orgasmo de la noche de Jillian la hizo llorar lágrimas de alegría y
alivio. Nadie había alcanzado dentro de ella así antes y tocó esa parte sagrada
de ella, la parte que estaba llena de maravilla y belleza. Pero Logan lo
hizo. Logan era dueña de ese lugar ahora. Estar con ella era como volver a
casa. Sí, estoy en casa con ella. Ella es mi hogar.

Logan estaba todavía dentro de ella. No se estaba moviendo, sólo estaba allí,
cuando el orgasmo de Jillian se redujo. Era un momento que Jillian deseaba que
pudiera durar para siempre. Justo de esta manera. Besó a Logan en la nariz y le
dijo que si muriera en este mismo instante, su vida estaría completa.

"Wow." Logan sonrió. "Nunca antes una mujer me dijo eso después de hacer el
amor."

"¿No sabes que ahora ya no soy cualquier mujer?"

Logan retiró lentamente su dedo y sostuvo a Jillian.

"Tienes razón en eso, amor. Tú eres mi mujer. Para sienpre."

"Oh, me gusta como suena eso!"

Se quedaron en silencio abrazadas. Las velas encendidas en las dos mesitas de
noche. Una sirena distante cortó a través de la noche, un presagio de pena o una
tragedia o dificultades en la vida de alguien, pero no en la de ellas. Nada podía
tocarlas aquí. La sirena se había desvanecido hace mucho tiempo cuando Jillian

217
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

finalmente dijo con timidez, "Entonces entiendo que no vas a volver al
ejército?" Por favor, por favor, no después de todo esto, no me digas que vas.

"Cariño, todo lo que podría desear está aquí. Contigo y Maddie. Mi hermana y
Dorothy. Mi trabajo."

"¿Sin arrepentimientos?"

"No. Tengo que dejar mi pasado justo donde está."

Logan salió de la cama y fue a su armario. Ella sacó una caja del estante
superior. Jillian se incorporó, observando como Logan sacaba su uniforme de
gala. Lo sostuvo, no a Jillian, sino a sí misma. Los botones de bronce y las
medallas brillaban incluso en la luz de las velas parpadeantes.

"No lo he sacado de esta caja desde que regresé," Logan dijo en voz baja, su voz
impasible.

"¿Por qué no?"

"Tenía miedo, supongo. Temía que traería demasiados recuerdos, buenos y
malos."

"Pero los recuerdos están ahí, y salen si se les quiere o no."

"Ahora lo sé." Logan colocó cuidadosamente el uniforme en la caja, alisándolo,
sacudiendo un pedazo de pelusa. "Estaba preocupada, también, que al verlo me
llamara de vuelta de alguna manera."

Jillian contuvo la respiración. "¿Lo hace?"

Logan volvió a colocar la caja en su lugar en el armario, luego se volvió hacia
Jillian. Estaba demasiado oscuro para ver la expresión de su cara, y Jillian tenía
miedo de la respuesta. "No." El tono de Logan fue definitivo. Jillian sintió que el
aire volvía a sus pulmones. Gracias a Dios. Logan se arrodilló al lado de la
cama."He tomado una decisión. No tienes que preocuparte, ¿de acuerdo? Te
amo, y planeó pasar el resto de mi vida contigo."

Jillian dejó que la alegría de las palabras de Logan se arrastraran sobre ella. Era
como una cálida caricia. "Te amo, también, Logan. Y estoy tan feliz de que
sientas que tienes todo lo que quieres aquí. Porque yo también lo tengo." Logan
se inclinó para darle un beso, y Jillian felizmente acepto. "¿Puedo preguntarte
algo Logan?"

218
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Logan asintió mientras se sentaba en la cama junto a Jillian.

"¿Tiene recuerdos o pesadillas?"

Logan se encogió de hombros. "A veces."

"En serio, que tan malos son?" Este no era el momento de ser evasiva. Si Logan
estaba sufriendo, Jillian quería ayudarla.

"No es están tan mal. Tengo una pesadilla cada par de semanas. Recuerdos,
casi nunca ahora. Excepto a veces si hay un ruido fuerte, inesperado, como un
tubo de escape de un coche o algo así. Me asusta cuando eso sucede."

"Sin embargo estabas tan tranquila y fría en Afganistán cuando estuvimos bajo
ese ataque con cohetes en mi primer día en la base."

"Lo sé, pero todo ese estoicismo desgasta a una persona."

"Sé que lo hace, cariño." Jillian acarició el brazo de Logan. "¿Has visto a
alguien?"

"No, pero he leído mucho."

"Sabes, hay un grupo de apoyo que se reúne a las afueras de Detroit todas las
semanas. Es para cualquiera que haya trabajado en una zona de
guerra. Soldados, profesionales de la salud como tu, periodistas, trabajadores
civiles. Fui a unas cuantas sesiones y me pareció muy útil. ¿Quieres venir
conmigo alguna vez?"

Logan se quedó en silencio durante un largo rato. "Muy bien."

"Wow, eso fue fácil."

"Simplemente no le digas a nadie que soy tan fácil de convencer en lo que a ti
concierne."

"Está bien, no lo haré. Pero por qué no vuelves a meterte en esta cama
conmigo? Creo que tenemos algunos asuntos pendientes," Jillian ronroneó.

Logan se lanzó sobre la cama junto a ella. "Este es exactamente el tipo de
negocio que espero que nunca se termine."

Jillian se rió. "No en esta vida, no lo será."

219
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

Epílogo
Tres meses después

Era el tipo de día de finales de Septiembre que podría engañarlo pensando que
el verano estaba a punto de llegar a su cenit, en lugar de estar en declive. Hacía
calor pero sin el distintivo bochornoso tan común en la zona.

Dorothy estaba jugando con Maddie en la piscina a pocos pies de distancia. Lisa
estaba asando. Jillian sentada en el regazo de Logan en la silla de Adirondack de
cedro en la cubierta de la piscina, mirando a su hija chapotear. Era el tipo de
momento del que Logan deseaba poder tomar una instantánea y sólo mantenerla
en su corazón y su mente para siempre. Esta era su familia, y no quería que una
sola cosa cambiara. Nunca. Bueno, tal vez una cosa.

"Sabes," Lisa dijo, señalando con su volteador de hamburguesa. "La vieja casa
de McKenzie que esta a la vuelta de la esquina acaba de salir a la venta."

Jillian se animó. "¿Es ese hermoso edificio de tres pisos de estilo victoriano con
el grandioso vitral doble en la puerta del frente?"

"Esa."

Logan miró a su amante. "Has estado estudiando las casas por aquí o algo así?"

"Oh, Dios mío, Logan, esa casa es preciosa. Siempre he querido una casa así."

"Y siempre he querido una mujer como tú."

Se besaron hasta que Dorothy y Lisa comenzaron a hacer ruidos burlones.

"¿Quién dice que no se puede tener todo," Jillian bromeó.

"Exactamente," Logan añadió. "Por lo tanto, Jillian. Mi amor."

"Sí, Logan, cariño."

"¿Qué te parece que compremos esa casa."

Los ojos de Jillian se iluminaron. "¿En serio?"

"En serio."

220
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Y vivir juntas?"

"Bueno, sí, esa es un poco la idea."

Jillian echó la cabeza hacia atrás y se rió, y Logan quiso mordisquear en la suave
piel de su cuello expuesto. "Es una idea maravillosa, Logan. Pero también
podemos encontrar hermosas casas victorianas para vivir en el otro lado del río."

"Sí," Dorothy respondió. "Pero ellas no estarán en nuestro vecindario."

"Cierto."

"Hay otra buena razón para vivir en este lado de la frontera, corazón."

Jillian le dio a Logan una mirada escéptica. "El cuidado de la salud universal?"

Fue el turno de Logan de reírse. "Entre otras cosas, sí."

"¿Qué otras cosas tienes en mente?"

Logan se apartó cuidadosamente de debajo de Jillian. Nada de esto estaba
planeado, ni un solo segundo de ello. De hecho, era tan contrario a Logan, sopló
su mente por un instante. Pero sólo por un instante, porque entonces estaba
demasiado ocupada preocupándose por la reacción de Jillian.

Oh, qué demonios, se dijo. Ya era demasiado tarde, ya estaba de rodillas, y
Jillian tenía la más extraña mirada en su cara — desconcierto, confusión,
curiosidad, preocupación. Logan sintió los ojos de todas sobre ella, sabía que
estaban todas preguntandose si acababa de perder la cabeza. Bueno, estaban a
punto de averiguarlo.

"Jillian Knight, cariño." Logan se tragó su repentino nerviosismo, pero logró
mantener la mirada de Jillian. "¿Quieres casarte conmigo?" No había ni un
sonido, ni un movimiento, sólo su propio latido del corazón en sus oídos. Había
empezado a preguntarse si no había sido un gran error, cuando una amplia
sonrisa dividió la cara de Jillian. El corazón de Logan bailó cuando Jillian le echó
los brazos alrededor, riendo salvajemente, cubriendo su rostro con besos
ásperos. Lisa y Dorothy estaban aplaudiendo y gritando, e incluso Maddie estaba
chillando de la emoción.

"¿Es eso un sí?" Logan arriesgó, medio en broma, medio en serio.

"Oh Dios mío. Sí!" Jillian apoyó la frente contra la de Logan.

221
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

"Sí, Logan Sharp, me casaré contigo. Y sí, vamos a comprar la casa a la vuelta
de la esquina, astuto demonio."

Logan se rió y felizmente saltó desde el suelo. "Hey, la venta de esa casa fue
pura coincidencia."

Jillian echó una mirada de duda a Lisa, quien simplemente se encogió de
hombros.

"No tenía idea de que mi hermana estaba a punto de hacer la pregunta, pero si
quieres darme parte del crédito, lo tomaré felizmente."

Jillian negó con la cabeza. "Tengo la sensación de que las hermanas Sharp
hacen un dúo muy potente cuando ponen juntas sus cabezas."

"Oh, Dios," Dorothy gritó. "Jillian, cariño, tú y yo vamos a estar en problemas con
ustedes sólo viviendo a la vuelta de la esquina."

Todas se rieron, pero la perspectiva de vivir tan cerca de Lisa y Dorothy, en su
antiguo vecindario familiar no menos, complació a Logan sin fin.

"Va a ser difícil, quiero decir legalmente, que Maddie y yo nos mudemos aquí?"

Logan con confianza sacudió la cabeza. Ya había hecho la investigación durante
una noche lenta en el trabajo recientemente. "Obtendrás un estatus de residente
permanente tan pronto como te casas conmigo."

"¿Qué hay de Maddie?"

Logan se puso nerviosa otra vez. "Ella también lo hará si legalmente la adopto."

Jillian la miró durante un largo momento, sin expresión. Logan pensó que lo
acababa de echar a perder cuando Jillian rompió repentinamente en una
sonrisa. Sus ojos estaban bailando. "Me encantaría eso y creo que Maddie
también lo haría."

El alivio barrió a través de Logan, con tanta fuerza que se tambaleó por un
instante. "¿Qué pasa con Steph, causara algún problema?"

Jillian negó firmemente con la cabeza. "Steph no tiene derechos legales con
Maddie, gracias a nuestras leyes arcaicas. Sin embargo, ella es una gran parte
de la vida de Maddie, y durante el tiempo que Steph quiera, me gustaría que
tuviera derechos de visita."

222
Tracey Richardson - Sin reglas de compromiso Traducción – Martha Lo 2017

A Logan no le gustaba especialmente, pero no se podía evitar el hecho de que
Steph sería parte de sus vidas durante mucho tiempo. "Muy bien. Lo
solucionaremos, cariño. Ahora, vamos a llamar a ese agente de bienes raíces,
¿de acuerdo?"

"Whoa," Lisa contrarresto. "Es Domingo. Creo que es posible que tengas que
esperar hasta mañana."

"No en tu vida," Logan dijo. "No voy a darle a Jillian otro minuto para cambiar de
opinión acerca de esto."

Jillian echó los brazos alrededor del cuello de Logan. "De eso, querida, no tienes
que preocuparte nunca."

FIN

223