You are on page 1of 4

Magaña Rodríguez, Silvia Elena

“Faith, Love, Hate: The National Socialist Politics of Emotions”

Usando el termino étnico y racial de “comunidad de personas”, el nacionalsocialismo
exalta a los grupos para marchar juntos; estos grupos están sumergidos en discursos de
amor y fe que a su vez están inmersos en programas culturales y educacionales de
contenido emocional y que pueden convertirse en contenidos ambivalentes: la población
alemana había de estar influida emocionalmente para movilizarse e instruirse, y a pesar
de que amor y la confianza eran utilizados, asimismo el orgullo, el fanatismo, odio y
desprecio eran recursos políticos válidos.
Se hacen valer por el arte y la propaganda para inculcar estas emociones, aun sabiendo
de los efectos políticos que podían acarrear: emociones incontrolables, desviadas de su
objetivo.
Sin embargo, el nacionalsocialismo no inventó la política de emociones, ha sido un
proceso histórico desde Machiavelo (miedo en vez de amor), Federico II de Prussia
(amor en lugar de miedo), etc. Max Weber definió la política de las emociones como “la
probabilidad de que una orden con contenido específico sea obedecida por un grupo de
personas” (Frevert, p. 480), la probabilidad de sumisión voluntaria. Para esto es
necesaria la comunicación de un líder carismático, inyectar confianza y ganar en favor
de los seguidores; el éxito de este tipo de dominación necesita entonces mover
emocionalmente a los seguidores y obtener su admiración, poner a los ideales el
dominador como algo “sagrado” para la nación, uso de la demagogia.

Hitler se valió de esto, de la publicidad política, para persuadir y alienar a las masas…
su propaganda había de ser llevada a las casas. Su proyecto consistió en buscar una
fórmula psicológica apropiada para llamar la atención de muchos, para apelar a sus
corazones, sobretodo de la población femenina (población mayoritaria y a las que,
según Hitler, llegaban más las emociones), en lugar de utilizar argumentos “razonables”.
Él poseía espontaneidad, violencia, ferocidad, entusiasmo y heroísmo, y supo manejar
sus instintos. El secreto de su éxito no fue sólo su experiencia personal, sino también su
completo domino de la retórica: “afirmación, repetición y contagio” (Frevert, p.481), los
métodos aprendidos en el ejército y sus aprendizajes del Bolchevismo y Marxismo;
ensayó cada uno de sus discursos, su elección de palabras, modulación y volumen, fue
capaz de leer el estado emocional de su público y adaptarse a él, era flexible analizando
aspectos de la hora y el lugar que pudieran condicionar su discurso. Si las masas
atendían a su discurso, se generaba proporcionalmente más sugestión de masas,
convirtiendo a individuales en miembros de comunidad, a través de marchas y
canciones, de elementos simbólicos como banderas, uniformes y decoraciones.
Persiguió la disciplina pero también el honor y la lealtad, generó compulsión en sus
militantes para unirse a sus filas, puesto que era consciente que es más difícil cambiar
aquello que viene de las emociones que aquello que viene del conocimiento y la razón.
Sus oponentes, no dispuestos a convertirse eran tratados con un régimen de violencia.
La distinción entre amigo y enemigo era radical, por lo tanto, después de la toma de
poder, el Nacional Socialismo había de buscar maneras de sostener a sus seguidores que
no fueran movidos solo por el castigo y el terror sino ganando nuevamente su amor:

1

o bien porque eran muy moderados. ingeniería social y violencia de masas en el fascismo alemán La trayectoria de la vida de Ohlendorf permite realizar un estudio de caso para analizar la experiencia fascista. Sin embargo. defendía un sistema que “restableciera la armonía tradicional entre miembros de una comunidad.. Entre 1929 y 1930. Lo que llevo a Ohlendorf a la militancia fue la fuerza de la ideología que “daba” significado a su participación en el mundo. Como buen contra-revolucionario. esto era de preocupación para Ohlendorf. Algunas de las prácticas para sostener las emociones eran las festividades. Hubieron dos elementos que fueron cruciales para la toma de conciencia de Otto Ohlendorf: el primero fue el lugar donde se desarrolló su adolescencia. además tenía una amplia experiencia familiar en cooperativismo. su interés en la política fue temprano y vio en el nacionalsocialismo una forma de abordar los problemas sociales desde una perspectiva nacional. pero al mismo tiempo un asesino. estuvo llena de conflictos. un brillante funcionario. alejado en estructura social y cultural. Ohlendorf tuvo que vivir la conversión del nacionalsocialismo en el partido hegemónico en el movimiento nacional. Radicalismo ideológico. populistas sin ideología. las marchas llenas de entusiasmo y lealtad. Los aspectos importantes de su trayectoria ayudan a entender los problemas centrales en el desarrollo del nacionalsocialismo alemán y de la experiencia fascista europea. disciplina. su espacio de socialización fue el movimiento universitario. era necesario guardarse de los efectos de habituarse a estas prácticas. alegría e incuso odio cuando se necesitaba. rechazaba los principios marxistas y tenía algún interés en el antisemitismo. la intrusión de personas con poco espíritu nacionalista. era parte de una generación que había asumido un aprendizaje en la vida civil marcado por sentido de responsabilidad pero liberado del romanticismo de los combatientes. un producto de doble personalidad. Fue un gran ejecutor de extermino y un gran intelectual. se percató que “lo propio del nacionalsocialismo alemán era la primacía de la comunidad. era obvio que la juventud Nazi se cansase de las actividades tan monótonas que no generaban más que emociones. p. El ministro de propaganda incitó a añadir más prácticas como la producción de entretenimiento de diversa información sobre la vida cotidiana. en contraposición con su actividad en el partido conservador.crearon empleos. camaradería. pero más importante aún. sin embargo en asuntos extranjeros tomaron una política de fuerza. además tenían suma importancia los cantos colectivos para generar la ilusión de una participación activa que generara sentimientos internos de orgullo. poder. 238). en la que cada individuo encontraba el sentido final de su existencia”(Gallego. el segundo factor es el momento en el que inicia su militancia. acompañadas de una arquitectura inteligente de luces y sonido. Otto Ohlendorf en perspectiva. lo que conllevó a que fuera una organización en convivencia con organizaciones patrióticas post-guerra y en los inicios de la revolución. incluso el encargado de su juicio lo llamó. a través de mitos movilizadores que le 2 . asimismo un campamento que generara liderazgo. La conversión del fascismo en una organización de masas. por esto. etc. donde se fundó tardíamente y prohibió precozmente el nacionalsocialismo. entre la tensión entre un proyecto común y la heterogeneidad. o bien radicales elitistas. y su trasformación al total movimiento nacional. otorgaron ayudas a la caridad.

sino ponerlos de relieve para justificar haber emprendido un esfuerzo de aquellas dimensiones. podía así mantener sus recelos ante el poder absoluto del Estado frente a la comunidad. como: «honor.defendió principios esenciales que debían encontrarse en las concepciones económicas del nacionalsocialismo. libertad. Ohlendorf se presenta con toda su fuerza representativa. Comentario Personal  Del análisis de los textos anteriores se puede explicar una diversidad de alternativas ideológicas que había en el seno del movimiento nazi. Ohlendorf no dudó en presentar sus propias objeciones. implicó nuevos conflictos entre agencias. justificó cualquier clase de administración de violencia. al servicio de un proyecto ideológico. p.250) A lo largo de 1942.247). lo que quiere decir que había una estrecha relación entre la defensa de los intereses de los pequeños empresarios y la expansión en territorios orientales como una manera de asegurar que los valores y los intereses de quienes llevaban en su forma de vida el espíritu nacionalsocialismo pudieran ser satisfechos y protegidos. responsabilidad personal. esclavizador y exterminador. honestidad y autenticidad. “a él pertenecían tareas como procurar zonas de asentamiento a pequeños propietarios. una tarea a realizar. encontró identidad.permitieran concebir su destino y mediante recursos administrativos que organizaran su trayecto” (Gallego. La constitución del fascismo de masas solamente pudo realizarse cuando quienes habían permanecido al margen de las primeras asociaciones de excombatientes y estuvieron al margen en grupos 3 . promoviendo la constitución de un centro de estudios económicos para formar cuadros nacionalsocialistas en la administración. La tensión se materializó entre tecnócratas y radicales. En 1936 encontró un académico que compartía sus posiciones ideológicas y su actitud crítica (Alfred Mahraun) y participó en investigaciones económicas. p. y la voluntad de consumar una carrera personal. p. expropiador.” (Gallego. “La conciliación entre ideología y tecnocracia era lo que le había llevado a su abnegado entusiasmo por las posibilidades del SD” (Gallego. 244). ministerios y organismos del partido. la defensa de los “ideales del nacionalsocialismo”. Para el comienzo de la guerra en 1939. Ohlendorf trató de resolver sus problemas en el partido. unos académicos y administrativos moderados y los otros populistas radicales y elitistas. y continuar considerándose al margen del populismo de los funcionarios. y hasta culminar en el decreto del Hitler en septiembre de 1943 sobre la concentración de la economía de guerra. mejorar la calidad de vida de los consumidores obteniendo alimentos mediante el saqueo del sur de Rusia y llevar adelante la construcción de una Volksgemeinschaft protegida por una política social que se identificaba con la práctica de un moderno racismo. la guerra no podía cancelar los objetivos del nacionalsocialismo. sino eran más bien la concretización de las múltiples interpretaciones de lo que era el espíritu nacionalsocialista. sin embargo fue frustrado por problemas con las autoridades. con la sobriedad y la eficacia de la preparación técnica. que se reproducían en el seno de cada una de estas instancias lo cual requirió una nueva organización. cuya explicación va más allá de si eran distintos grupos.

más aún. Love.  Gallego. orgullo. Nerdinger. Radicalismo ideológico.  Las ideas vinculadas al nazismo despiertan un particular interés porque revolucionan la política de las emociones y la propaganda. Hate: The National Socialist Politics of Emotions”. ingeniería social y violencia de masas en el fascismo alemán”. valentía y lealtad. conservadores. estos regímenes destacan por tener un núcleo acotado que tiene la totalidad del poder político. Historia y Política. 35. Verlag C. Catalogue of Munich Documentation Centre of the History of National Socialism. El nacionalsocialismo. el heroísmo.): Munich and National Socialism. pues reemplazó todo razonamiento con sentimientos… utilizó deliberadamente la distorsión de emociones e indirectamente creó un adormecimiento en sus seguidores que en realidad “no sentían nada” para realizar las practicas crueles en pro de los objetivos políticos. corrompió muchos conceptos y sentimientos. 4 . Beck.. así como otros regímenes totalitarios.  Por todo lo anterior es necesario un estudio de las emociones para el análisis de los regímenes totalitarios. sino llegar hasta su “alma”. Ute: “Faith. no sólo pretendió tocar las emociones de las masas. unifican masas “marchando” a un mismo ideal y justificando incluso un sistema de extermino que no era de contingencia. Referencias Bibliográficas  Frevert. 2015. núm. pp.. Winfried (ed.  El nazismo aglutinó a tantos sectores sociales e ideológicos tan diversos de la sociedad alemana porque apeló con psicologismos a sus emociones y las encausó a un objetivo común. 479-486. La constitución del fascismo alemán nos ofrece la visión del proceso constituyente del nacionalsocialismo. (2016). H. Ferran: “Otto Ohlendorf en perspectiva. 231-259. y a su vez éste se extiende a la totalidad de las esferas de la vida humana. pp. culminado en la formación de un gran movimiento de masas hegemonizado por el NSDAP al llegar la crisis de los años treinta. supieron conectar y movilizar la estructura psíquica del proletariado y las clases medias mediante una propaganda muy eficaz. se volcaron a cambiar la estrategia política y formas de lucha y así constituir un movimiento nacional. Munich.