You are on page 1of 4

Área de filosofía

Hans Sanabria Gómez
29 de March de y

Los actos de habla desde la perspectiva de John Searle

1. El 'significado' en Actos de Habla.

La cuestión del significado, referido a los actos ilocucionarios, ha sido elaborada por
más de un filósofo del lenguaje. En sus conferencias, Austin, examina las expresiones
constativas y las perfomativas intentando dar respuesta a la pregunta de ¿cuándo al
decir algo se está haciendo algo? Las expresiones performativas, en un primer
momento, tienen un interés especial por ser las que permiten realizar una acción por
medio de la emisión de una tal expresión. Pero en el análisis de Austin puede verse
que hay un cambio de actitud, pues se esperaría que todo su esfuerzo estuviese
dedicado a las expresiones performativas, lo cual no ocurre pues, hechas algunas
constataciones, el esfuerzo de Austin se centra en los denominados ‘actos
ilocucionarios’. De la reflexión por las expresiones constativas y performativas se pasa
al análisis de los actos ilocucionarios, por considerar que este es un lugar más general
para el análisis. En la expresión ‘le imploro que me deje ver el mundial’, Austin
distingue varios componentes: En primer lugar hay unos ruidos que son emitidos; en
segundo lugar, se pueden distinguir ciertas palabras con un cierto orden
(construcción), ciertas palabras que se entienden; y por último, eso que se dijo tiene
un significado. Austin dirá que tal expresión es un acto ilocucionario que se compone
de otros actos que acompañan el decir algo: al primero lo llama acto fonético, al
segundo acto fático, y al tercero acto rético. El significado (acto rético), en este
análisis, es un acto que hace parte del acto ilocucionario; pero es también lo que
constituye el acto ilocucionario, porque pueden darse tanto el acto fonético como el
fático sin que se realice un acto ilocucionario. En el acto rético, en donde está presente
el significado, por el contrario, sí se da dicho acto ilocucionario, y supone que
previamente se de tanto la emisión, como una construcción lingüística, es decir, que el
acto rético supone los otros dos. Hay aquí un primer planteamiento de la cuestión del
significado en relación con los actos ilocucionarios. Ahora bien, Austin dice el lugar
que debe ocupar el significado y la importancia dentro de este análisis, pero no hay un
mayor análisis sobre qué es significado; lo único que dice es que el significado se debe
entender dentro de la lógica del sentido y la referencia.
Searle parece estar de acuerdo con Austin en algunos de sus planteamientos, y en
especial en los referentes al significado, ya que Searle cree también que lo que
diferencia un emitir ruidos de un legítimo acto de habla es la atribución de significado
en la expresión. Sin embargo, Searle considera de importancia tener en cuenta la
intención, algo que Austin parece no haber considerado. Un acto ilocucionario tiene
entonces dos componentes: las emisiones que se expresan tienen un significado; y
también, la intención de querer decir algo con dicha emisión. La investigación debe
responder entonces a las preguntas ‘¿qué es para alguien querer decir algo mediante lo
que dice, y que es para algo tener un significado? El procedimiento que Searle emplea
para avanzar en esta investigación consiste en retomar los planteamientos de Paul
Grice para encontrar posibles errores que puedan enmendarse y para reafirmar los
puntos en común. Este planteamiento es el que tiene en cuenta porque; primero que
todo, conecta el significado con la intención, que es el presupuesto del que parte el
análisis; y segundo, captura una de las características esenciales de la comunicación

PRIMER BORRADOR 1

la explicación del significado no muestra la conexión entre lo que alguien dice queriendo decir eso que dice. porque es posible pensar que el significado consiste en un asunto de reglas o convenciones. Un sentido de significar sería el que uso cuando digo ‘el llanto significa dolor’. se puede decir algo queriendo decir ni más ni menos eso que se dice. En el segundo caso. La definición a la que se llega al final está hecha sobre la de Grice pero parece que explica más hechos y es resistente a cualquier contraejemplo. Tercero. según Searle. Searle presenta un contraejemplo que desvirtúa parte de lo que pensaba Grice. pero no interesar si se cree o no por parte del oyente. La definición de Grice es como sigue: ‘Decir que un hablante H quiere decir algo mediante X. pretende producir en el oyente el conocimiento de que está siendo saludado. y es el significado no natural el que interesa a Grice y el que realmente interesa para entender cómo es que podemos esperar que alguien comprenda que queremos comunicarle algo sin tener que decirle. Lo que equivale a decir que si el oyente comprende lo que dice el hablante tan pronto como se da cuenta que su intención es decir lo que esta diciendo. cuando un hablante dice esto. el acto rético. Segundo. primero. Pero lo que detecta Searle es que Grice utiliza ejemplos que tienen efectos perlocucionarios. como para Austin. alguien no cree en una emisión por el sólo hecho de que quien la dice tiene la intención de que la crea. es defectuoso por dos motivos. La segunda objeción tiene que ver con la aparente definición de significado como producir un efecto perlocucionario. y le critica. Parece que la crítica que le hace Searle a Grice en el primer aspecto. mientras que un sentido no natural de significado sería el que uso cuando digo ‘te prometo que vendré’. el efecto que se quiere producir con el acto ilocucionario parece ser de la misma naturaleza que la de los actos perlocucionarios. que sepa que es saludado por el hablante. entonces el oyente adquiere ese conocimiento. y su PRIMER BORRADOR 2 . porque incluso puede ser obviado. En el primer caso. pero también a cierta convención que es dada por el lenguaje que se habla. El ejemplo de Searle es la expresión ‘Hola’. está comprometida con el análisis de Austin que se presentó arriba. Aquí el significado no natural adquiere un sentido diferente del puro significar. y lo que significa realmente lo que está diciendo. equivale a decir que H intentó que la emisión de X produjese algún efecto en un oyente O. no es suficiente para que el significado deba depender de él. su formulación no da cuenta del papel que juega la convención en la definición del significado. En primer lugar. hay que saber lo que se está diciendo par poder tener la intención de lograr la comprensión del oyente. pues sería posible dar a conocer una intención en un idioma del que se conoce muy poco. además de la emisión de la oración. pareciera que Grice define el significado como intentar realizar un acto perlocucionario. Para Searle. Al no hacer esta aclaración. lo cual significa que se lograría dar significado a unas emisiones que apenas se entienden desconociendo lo que esa emisión significa.lingüística. que es la pretensión de que el oyente se percate de aquello que estoy intentando comunicar. pues como ya se dijo. otras oraciones que le expresen qué significa la primera. Tal planteamiento tiene. Grice distingue ‘significado no natural’ de sentidos de significar. Y es un modo de ‘tomar prestadas’ las ideas de Grice para completar el análisis que se inició con Austin. Si el oyente reconoce que ésta es la intención. supone un acto fático y fonético previo. En Segundo lugar. Es decir. incluso si la emisión pudiera estar acompañada de un efecto perlocucionario correlativo. el significado también depende de las construcciones lingüísticas que se usen (acto fático). El efecto que se logre con la emisión ha de ser conseguido ‘en virtud del hecho de que las reglas para el uso de las expresiones que emite asocian la expresión con la producción de ese efecto’. Un ejemplo de esto es que si alguien quisiera que yo creyese que Argentina es mejor equipo que Alemania. donde se da la significación. Searle parece apuntar a que el significado depende de la intención. lo cual no parece abarcar la definición de Grice. por medio del reconocimiento de esta intención’. desconocer que hay expresiones que no tienen dicho efecto.

Además de ser el punto clave para la consideración de los actos ilocucionarios. Un clase importante de tales casos es aquel en el cual el hablante emite una oración. otro tipo de acto ilocucionario. pero también significando algo diferente de eso que dice. en adición. 2. puede ser emitida para realizar. Actos de habla indirectos A continuación presento en líneas muy generales la reflexión que hace Searle acerca de los actos de habla indirectos. Searle afirma que allí la emisión es accidentalmente significada como un enunciado. la petición es hecha. hay algunos casos. ha de ser claramente distinguido de los casos en los que. haciendo que O reconozca la intención por parte de H de producir EI. tal efecto se denomina efecto ilocucionario. como las sugerencias. es simplemente la comprensión por parte del oyente de la emisión del hablante. Pero no todos los casos de significado se pueden describir tan fácilmente. como por la intencionalidad. y pretende que también reconozca su intención de producir este efecto en virtud del conocimiento que el oyente debe tener de ciertas reglas que gobiernan la emisión de las oraciones. y es que se pueden dar dos actos ilocucionarios que se pueden clasificar como principal [primario] y secundario). el hablante quiere que el oyente haga algo. Searle. El efecto que se logra en el oyente. En tales casos una oración que contiene el indicador de fuerza ilocucionaria para una clase de actos ilocucionarios. significando lo que esta diciendo. Hay también casos en los cuales el hablante puede emitir una oración y significar lo que se dice. no porque yo reconozca su intención voy a creerlo. Tales casos en los cuales la emisión tiene dos fuerzas ilocucionarias. El efecto que se quiere lograr con el significado no es un efecto perlocucionario sino que se quiere lograr la comprensión. De esta manera el significado queda determinado tanto por las reglas lingüísticas. Yo digo realmente algo si cuando intento decir algo a una persona y esa persona reconoce que intento decirle algo por medio de las palabras que le estoy diciendo y es exactamente lo que intento decirle. afirma que ‘los casos más simple de significado son aquellos en los cuales el hablante emite una oración y significa exacta y literalmente lo que él dice’. precisamente. ironía y metáfora. muy contrario a lo que piensa Grice. Por ejemplo. por medio de la emisión de ese enunciado. Cómo es posible para el hablante decir una cosa significando lo que dice y adem ás otra cosa. insinuaciones. en este caso he dicho algo de manera completa. y cómo es posible que el oyente comprenda el acto de habla indirecto cuando la oración que él escucha y comprende significa otra cosa. Sin embargo. El hablante intenta producir un cierto efecto ilocucionario en el oyente.intención fuera lograr que yo lo crea. Estas preguntas son de las que parte la reflexión de Searle y la hipótesis que da para explicar los actos de habla PRIMER BORRADOR 3 . e intenta producir este conocimiento por medio de conseguir que el oyente reconozca su intención de producirlo. Por ejemplo al emitir la oración ‘quiero que lo hagas’. en donde el significado de la emisión y el significado de la oración se dan en diferentes vías. hechas estas correcciones queda así: ‘el hablante H intenta producir un efecto ilocucionario EI en el oyente O. pero primariamente significada como una petición (ya hay aquí una constatación en los actos de habla indirectos. En un acto ilocucionario se trata de lograr que el auditorio reconozca lo que estamos intentando hacer. La reformulación de Searle. como también significar otra ilocución con un contenido proposicional diferente. esto es. por ejemplo. casos en los cuales un acto ilocucionario es realizado indirectamente por medio de la realización de otro. Los casos que serán discutidos son los actos de habla indirectos. En tal caso se debe enfatizar que la emisión es significada como una petición en su significado primario. el hablante intenta producir en el oyente el conocimiento de que se le ha hecho una petición. en la emisión de la oración ¿puede usted pasarme la sal? no sólo puede significarse como una pregunta sino que también puede significar una petición.

Veamos en un ejemplo la ocurrencia de los dos actos ilocucionarios que convergen en el acto de habla indirecto: 1. Para una explicación de estos actos de habla se debe tener en cuenta. Después propone unos hechos sobresalientes de las oraciones de los seis grupos que corresponden a ciertas observaciones de esas oraciones. y lo que se realiza en la misma emisión como acto ilocucionario secundario es el enunciado mismo que dice que debe preparar el examen. junto con el poder general de la racionalidad e inferencia por parte del oyente’. Desde este punto de vista se puede observar que el acto ilocucionario secundario corresponde mejor a un acto literal. pueden realizar un acto con una fuerza ilocucionaria diferente’ Lo que hace Searle es comparar la lista de las condiciones de satisfacción de los actos ilocucionarios indirectos con las oraciones usadas para realizar actos indirectos. Queda aquí demarcado en pocas palabras el campo teórico en el cual se puede hacer un análisis de los actos de habla indirectos. mientras que el primario no parece tener esta significación literal. (Sofía): Tengo que estudiar para un examen. En este aparato teórico debe incluirse la información común del trasfondo. la teoría de los actos de habla y ciertos principios generales de la conversación. las cuales tienen una fuerza ilocucionaria como parte de su significado. el trasfondo común y la capacidad del oyente de hacer inferencias. lingüístico y no lingüístico. la teoría de los actos de habla en general.indirectos es: ‘En los actos de habla indirectos el hablante comunica al oyente más de lo que actualmente dice contando con su mutua información de trasfondo. lo cual me puede hacer concluir que Sofía está rechazando la invitación de Eduardo. Dice Searle ‘Pienso que la teoría de actos de habla nos habilitará para suministrar una explicación simple de cómo estas oraciones. Esta lista es reunida en seis grupos donde se resalta una cierta generalidad del enunciado que no se percibe en el ejemplo de arriba. primero que todo. PRIMER BORRADOR 4 . Una explicación de los actos de habla indirectos debe estar de acuerdo con la totalidad de los hechos descritos. también ciertos principios generales de la conversación. y en especial resta importancia al uso de postulados de conversación para este análisis. Aquí el acto ilocucionario primario realizado en la emisión de Sofía es el rechazo a la propuesta hecha por Eduardo. por medio de el análisis de estos casos (como los del ejemplo). La pregunta con la que se parte esta investigación ahora se puede reformular en otros términos: ¿Cómo comprende Sofía el acto ilocucionario primario no literal de lo comprendido en el acto ilocucionario secundario literal? Searle hace una reconstrucción de lo que puede estar ocurriendo en esa breve conversación y muestra que hay un número significativo de inferencias que deben hacerse y que culminan con una conclusión que en ningún modo es definitiva sino probable. Lo que quiere Searle es. No presento en este texto los resultados de hacer efectiva la reflexión Searleana. Searle advierte que no se necesita nada diferente de lo mencionado. Así. A continuación Searle hace una lista de algunas oraciones que ‘convencionalmente’ son usadas en la realización de directivos (petición) indirectos. (Eduardo): Vamos a cine esta noche 2. argumentar que un aparato teórico que de razón de las estrategias de inferencia es suficiente para explicar el fenómeno de los actos de habla indirectos. en el ejemplo se puede mencionar que una de esas inferencias que se llevan a cabo es que estudiar toma algún tiempo y que ir a cine también.