You are on page 1of 139

La Documentación

de Obra
El rol del arquitecto entre el layout y la obra

Alicia Carballo

Juan O'Gorman
L I B R E R I A S

nobuko
LA DOCUMENTACIÓN
de
OBRA
el rol del arquitecto
entre el layout y la obra

ALICIA CARBALLO

nobuko
Juan O ’Gorman
L I B R E R I A S
Carballo, Alicia

La documentación de obra: el rol del arquitecto entre el layout y la
obra. - 1° ed. - Buenos Aires: Nobuko, 2004.

138 p.; 21x15 cm.

ISBN 987-1135-87-4

1. Arquitectura. I. Título

CDD 720

Hecho el depósito que marca la ley 11.723
Impreso en Argentina / Printed in Argentina

La reproducción total o parcial de este libro, en cualquier forma que sea, idén-
tica o modificada, no autorizada por los autores, viola derechos reservados;
cualquier utilización debe ser previamente solicitada.

ISBN 987-1135-87-4

© 2005 nobuko

Febrero de 2005

En Argentina venta en:
LIBRERIA TECNICA
Florida 683 - Local 13 - C1005AAM Buenos Aires - Argentina
Tel: (54 11) 4314-6303 - Fax: 4314-7135
E-mail: ventas@nobuko.com.ar - www.cp67.com

‹ FADU - Ciudad Universitaria
Pabellón 3 - Planta Baja - C1428EHA Buenos Aires - Argentina
Tel: (54 11) 4786-7244

En México venta en:
LIBRERIAS JUAN O'GORMAN
Av. Constituyentes 800 - Col. Lomas Altas, C.P. 11950 México D.F.
Tel: (52 55) 5259-9004 - T/F. 5259-9015
E-mail: info@j-ogorman.com - www.j-ogorman.com

Sucursales:
‹ Av. Veracruz 24 - Col. Condesa, C.P. 06400 México D.F.

Tel: (52 55) 5211-0699

Esta edición se terminó de imprimir en bibliografika de Voros S.A
Av. Elcano 4048, Buenos Aires. www.bibliografika.com
Agradezco a los arquitectos

JORGE KENNY y HÉCTOR RISSO

la cordial colaboración brindada
ÍNDICE

INTRODUCCIÓN _________________________________________7
GENERALIDADES ________________________________________11
EL ARQUITECTO COORDINADOR ___________________________15
PRESUPUESTANDO UNA DOCUMENTACIÓN __________________19
ORGANIZANDO EL TRABAJO_______________________________21
SELECCIÓN Y CONTRATACIÓN DE ASESORES __________________23
ESTUDIO DE SUELOS _____________________________________27
RELEVAMIENTO PLANIALTIMÉTRICO_________________________31
CLASIFICACIÓN DE ÁREAS DE RIESGO ________________________35
ARQUITECTURA ________________________________________37
PLANO DE IMPLANTACIÓN _________________________________41
DEMOLICIÓN _________________________________________42
REPLANTEOS __________________________________________43
REPLANTEO PLANTA TECHOS _______________________________48
CORTES _____________________________________________49
VISTAS _____________________________________________50
PLANTA DE CIELORRASOS _________________________________53
PLANTA DE PAVIMENTOS Y NIVELES ___________________________56
DETALLE DE GRUPOS SANITARIOS_____________________________58
DETALLES CONSTRUCTIVOS ________________________________59
PLANILLA DE CARPINTERÍAS ________________________________62
PLANILLA DE EQUIPAMIENTO _______________________________65
PLANILLA DE LOCALES ____________________________________66
ESTRUCTURA RESISTENTE _________________________________71
INSTALACIÓN ELÉCTRICA _________________________________77
INSTALACIÓN SANITARIA _________________________________81
INSTALACIÓN DE GAS ____________________________________85
AIRE ACONDICIONADO___________________________________87
INSTALACIÓN CONTRA INCENDIOS _________________________91
PRESENTACIÓN MUNICIPAL Y ANTE PRESTADORES DE SERVICIOS __93
CONDICIONES DE CONTRATACIÓN__________________________97
ESTIMACIÓN DE COSTOS __________________________________99
ESPECIFICACIONES PARTICULARES _________________________103
ESPECIFICACIONES GENERALES ____________________________107
NOTAS FINALES ________________________________________111
BIBLIOGRAFÍA _________________________________________113
APÉNDICE 1 ___________________________________________115
APÉNDICE 2 ___________________________________________133
CURRÍCULUM__________________________________________137
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 7

INTRODUCCIÓN

Estos apuntes están fundamentalmente dirigidos tanto a estudiantes de Arquitectura
como a jóvenes arquitectos que aún no han tenido oportunidad de hacer oficio en la
tarea de documentar un proyecto, sea este propio o de terceros.
Si bien, se ha enfocado desde el lugar del Arquitecto Coordinador, espero sea de utili-
dad para cualquiera de las posiciones que alternativamente pueden ocuparse a través
del ejercicio profesional, es decir, que aporte una información básica para desarrollar efi-
cientemente tareas como las de dibujante; dibujante proyectista; proyectista; corrector;
coordinador de documentación o asesor de alguno de los rubros tratados.
Creo conveniente incluir en esta introducción el comentario de que, producto del aná-
lisis del trabajo de Arquitectura, es común y legalmente aceptado que el camino para
arribar a la concreción de una obra se divide, a grandes rasgos, en tres etapas a las que
habitualmente llamamos:
1- Anteproyecto;
2- Proyecto y
3- Dirección de Obra.
Los alcances de estas etapas, muy someramente descriptos son:
„ Anteproyecto, equivale a la presentación de una obra de Arquitectura. Para ser
más clara, es el equivalente de lo que se presenta en un concurso de Arquitectura
o... en una “entrega” de diseño de la Facultad.
„ Proyecto, equivale a las Documentaciones, de Licitación, y de Obra.
„ Dirección de Obra, supone la supervisión de trabajos in situ.
8 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

Recuerdo también, que, según lo aceptado por los Colegios Profesionales, de la totali-
dad del honorario, o sea de lo mucho o poco que cobremos, el 20 % corresponde a
Anteproyecto; el 40 % a Proyecto y, el 40 % restante a Dirección de Obra.
El trayecto que intento describir es el comprendido entre el cierre de la etapa Antepro-
yecto, y el llamado a licitación, es decir el Proyecto, la Documentación, el 40 % del honorario.
Los temas expuestos están tomados en su gran mayoría de las preguntas recibidas de
clientes, asesores, dibujantes proyectistas, dibujantes, computistas, sobrestantes y jefes
de obra, durante los últimos 10 ó 12 años.
Tanto por experiencia personal como por la observación de profesionales cercanos, me
animo a decir que cuando ingresamos al ejercicio de la profesión, tenemos relativamen-
te clara la etapa de Anteproyecto, que es sin duda, aquella para la que mejor nos pre-
para la Facultad.
Parece ser que, el formular ideas en función del programa de necesidades y el análisis del
entorno, graficarlas del modo más atractivo posible y presentarlas al Comitente, no
implica demasiadas dudas o dificultades, sí, de seguro, problemas del más variado tipo.
Pero esto, es tema para otro libro.
Superada la instancia Anteproyecto, se inicia la etapa Documentación, es decir el tra-
bajo de hacer “construibles”, “entendibles” y perfectamente valuables económicamente
aquellas magníficas ideas generadas en la etapa anterior.
Elaborar una buena Documentación requiere una tarea metódica e interdisciplinaria,
nutrida en interminables horas de trabajo, dotadas de una actitud entusiasta; —no
siempre fácil de mantener—, necesita también, un arraigado espíritu de colaboración y,
en la medida de lo posible, renunciar a la competencia desmedida y hasta a veces encar-
nizada entre miembros de un mismo equipo, que puede hacer perder de vista el objeti-
vo común y principal, que no es otro que el de conseguir la excelencia en la materiali-
zación del proyecto, en pos de auto afirmar cuestiones individuales.
Es importante tener en cuenta y enfatizar, que para el Arquitecto Coordinador y el
grupo de profesionales que se ocupa de la Documentación de Arquitectura propia-
mente dicha, la etapa de Documentación no es o no debe ser un proceso de ingeniería
excluyente, es parte del diseño de Arquitectura, en la que cada elemento, de construc-
ción, instalación y equipamiento merecen el análisis y elaboración suficientes para con-
seguir no sólo su eficiencia técnica sino su composición armónica con la Arquitectura
del proyecto. El Arquitecto no puede responder con la expresión: “...se hace así...”, todo
tiene que ser diseñado, en función de cada proyecto que se aborda.
En algunas oportunidades he percibido en diversos profesionales una concepción bas-
tante difundida y desde mi punto de vista errónea, basada, en que, elaborar una
Documentación de Obra no es una tarea de diseño, no es una labor creativa, no impli-
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 9

ca propuesta. Realmente, creo que todos los contenidos de la Documentación, todos
los rubros especificados requieren ser diseñados. He escuchado más de una vez, pre-
guntas tales como: “¿Ésto cómo se hace?”, ...o... “¿Ésto dónde se pone?”... se hace como lo
decidamos, como lo diseñemos, se “pone”, donde el criterio del diseñador lo determine.
Todo aquello que dejemos sin diseñar, sin decidir, sin resolver, a la larga, será “diseñado”
por alguien, y corremos el riesgo de que a ese alguien sólo le interesen aspectos técni-
cos, operativos o exclusivamente económicos del proyecto, ya que el “diseño,” simple-
mente, no es su responsabilidad.
Cabe aclarar, que de ninguna manera se está negando o disminuyendo la importancia
de la Dirección de Obra o de la presencia del Arquitecto proyectista en obra las cuales
posibilitan completar y/o modificar satisfactoriamente lo graficado, pero, no por eso
hay que perder de vista que si postergamos “problemas” y dejamos que se resuelvan en
obra, nos exponemos a que se solucionen sin consultar a quienes corresponde dando
como resultado en muchos casos, un desagradable “grano” en la obra, o, a que la falta
de definición, demore los trabajos ocasionando pérdidas económicas que como bien
sabemos, nunca son bienvenidas.
En síntesis, de ese intenso trabajo interdisciplinario que intentaré describir, obtendre-
mos pilas de planos y carpetas con escritos, que conforman en un principio la Docu-
mentación para Licitación de Obra y, a posteriori, más allá de lo que se incorpore duran-
te el desarrollo de los trabajos de construcción efectivos, cuanto menos, sino ella
misma, las bases fundamentales de la Documentación de Obra.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 11

GENERALIDADES

TIPOS DE DOCUMENTACIÓN
Habitualmente se distinguen dos tipos de documentación diferenciados más por su
finalidad que por sus contenidos.
A estas tipologías las llamamos:
1- Documentación para Licitación, y
2- Documentación de Obra.
1- La Documentación para Licitación incluye todas y cada una de las partes que com-
ponen el Pliego de Licitación de una obra de Arquitectura, y que es entregado a cada
empresa constructora oferente, con el objeto de que disponga de la información nece-
saria a los fines de elaborar la cotización más certera posible.
Llamamos Licitación de Obra, a un concurso de precios, es decir a implementar los
mecanismos adecuados para disponer de varios presupuestos a comparar, a los efectos
de la construcción de un proyecto. La, o las Empresas Constructoras cuyas ofertas se
consideren más convenientes, tanto por costos como por antecedentes o cualquier otro
considerando oportuno, serán las adjudicatarias, es decir la, o las que tendrán a su cargo
la construcción del proyecto cotizado.
2- Cuando hablamos de Documentación de Obra, nos referimos a todos los documen-
tos que serán utilizados para comprender y concretar el proyecto oportunamente acor-
dado entre el Proyectista y el Comitente.
Dado que la Documentación para Licitación es la información a utilizar por las empre-
sas oferentes para calcular los presupuestos del caso, cualquier modificación que se
12 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

introduzca en la misma en tiempos posteriores a la cotización, de seguro modificará los
valores de contrato, y originará los tan famosos como molestos adicionales de obra, por
los que el Comitente y el Contratista, indefectiblemente culparán al Arquitecto.
De lo dicho en el párrafo anterior se infiere que para evitar complicaciones a futuro es
conveniente la mayor coincidencia posible entre la Documentación para Licitación y la
Documentación de Obra, aunque esto implique más horas de trabajo y esfuerzo en el
lapso que precede al llamado a licitación.
Si bien lo expresado se encuadra principalmente en el tipo de encomienda que deter-
minados comitentes hacen a estudios de Arquitectura para proyectos de mediana o
gran escala, entendemos oportuno aclarar que para proyectos chicos, es igualmente de
gran utilidad disponer de una Documentación de Obra lo más completa posible antes
de comenzar los trabajos in situ, así como también, contar con presupuestos concretos
de cada uno de los rubros y gremios intervinientes.
Elaborar la Documentación nos ayudará a detectar las dudas e indefiniciones tanto en
lo referente a diseño como a tecnología y terminaciones y, también permite conocer
con relativa precisión los montos de inversión que se están manejando, en una etapa en
que aún es posible buscar las respuestas más convenientes y adecuadas al presupuesto
de que se dispone, y realizar los cambios o ajustes de proyecto necesarios para que la
obra se llegue a concretar.

ACUERDOS CON EL COMITENTE
1- Para comenzar el desarrollo de la Documentación propiamente dicha, es indispensa-
ble contar con un anteproyecto, o layout, acordado previamente con el, o los Comiten-
tes. Es aconsejable conservar un juego de copias de los planos que conforman el ante-
proyecto firmados por el Comitente, ya que nos servirá de ayuda memoria para ambas
partes, —Comitente-Profesional—, respecto a lo oportunamente convenido.
El desarrollo de la Documentación, implica sin duda, incontables decisiones de diseño
emergentes de la resolución de lo planteado en el layout de origen. En la mayoría de los
casos esas decisiones no alteran la imagen ni el funcionamiento global resultante, pero,
ocasionalmente, aparece la necesidad de cambios de partido o bien de imagen ya sea
por comprobaciones técnicas, económicas o de funcionamiento. En estos casos es reco-
mendable gestionar el acuerdo del Comitente para evitar tanto malos entendidos como
discusiones futuras.
2- Otro punto insoslayable y la mayor parte de las veces definitorio, consiste en esta-
blecer con el Comitente una base y un tope de la inversión prevista, que dependerá de
razones de disponibilidad o de programación económica según el caso. Contar con esta
información nos faculta a que, si en el desarrollo de la Documentación advertimos que
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 13

estamos excediendo los límites previstos, tenemos un motivo válido para convocar una
urgente reunión con el Comitente, ponerlo al tanto de cómo ha evolucionado el pro-
yecto y arribar a los acuerdos posibles y deseables, es decir, a aquellos que no perjudi-
can ni al proyecto ni a la economía del Comitente.
Cabe comentar que los sobresaltos de presupuesto se pueden originar tanto por los tan
mentados “delirios del Arquitecto”, como por circunstancias particulares que no nos es
posible prever sin contar con elementos tales como, por ejemplo, estudio de suelos, o
análisis de cargas, entre otros.
De lo antedicho se desprende algo obvio, pero que nunca está de más recordar, y es que,
más allá del trabajo creativo y técnico de la profesión del Arquitecto, en ningún
momento hay que descuidar la comunicación con el Comitente, y que, cuanto más flui-
do y claro sea el diálogo entre ambos, mayores son las posibilidades de arribar a resul-
tados satisfactorios para cada una de las partes.
3- Fecha de entrega de la Documentación. Establecer un acuerdo respecto a la fecha en
que se entregará la Documentación para proceder al llamado a Licitación evita discu-
siones a futuro, —siempre y cuando se cumpla lo acordado por las partes—. Por lo
tanto, es de gran importancia evaluar que tiempos insumirá el desarrollo de la
Documentación y cuales son las urgencias del Comitente para arribar así a un acuerdo
factible y beneficioso para las partes del caso.
4- Una cuestión que suele o puede generar controversias es la conveniencia de especifi-
car marcas comerciales de materiales, equipos y artefactos a utilizar o limitarse a men-
cionar los requerimientos técnicos de cada componente dejando las marcas por cuen-
ta de la Empresa Constructora.
La duda surge porque cualquiera de las dos alternativas puede dar lugar a actitudes del
Proyectista o del Contratista que resulten un perjuicio para el Comitente.
En efecto, si se incluyen marcas comerciales en las referencias y el Proyectista tuviese
acuerdos económicos con determinados proveedores y/o fabricantes, especificar los
productos por ellos suministrados, podría ser más en su propio beneficio que, en bene-
ficio de la obra. Por otro lado, la simple notación de requerimientos técnicos de un pro-
ducto puede ser insuficiente para garantizar los resultados formales o de funciona-
miento buscados, y también dificulta la comparación de ofertas dado que al analizarlas
conjuntamente, no queda en claro que producto de los disponibles en el mercado se
está cotizando.
Además, existen elementos con diseño propio que juegan un papel muy importante en
el resultado de una obra, me refiero por ejemplo a los artefactos de iluminación.
Obviamente si no especificamos marca, modelo, artículo, etcétera, difícilmente conse-
guiremos el efecto deseado. También los solados y revestimientos constituyen en gene-
14 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

ral un rubro de características en cierta medida dependientes del fabricante. Por este
tipo de razones entiendo que es preferible especificar marcas y, por experiencia perso-
nal, recomiendo antes de hacerlo explicar la motivación al Comitente y gestionar su
conformidad.
Si contamos con el acuerdo correspondiente para especificar marcas comerciales vale
recordar que es conveniente verificar que lo que estamos solicitando se pueda conse-
guir en plaza. Suele ocurrir que seleccionamos productos ofrecidos en muestrarios y/o
folletos que nos han sido provistos por los fabricantes en un momento dado y que,
cuando pretendemos utilizar algo de lo allí mostrado, eso, precisamente eso, se dejó de
fabricar, de importar, o de armar. La cuestión es que es imposible conseguirlo, y tene-
mos que buscar otro producto que ocupe su lugar. Esto conviene verificarlo antes de
entregar la Documentación a cotizar, así evitaremos extensas explicaciones y cambios
apresurados... y sobretodo, cierto grado de exposición al ridículo.
Un último comentario en lo que hace a marcas comerciales es que la mención de las mis-
mas nos permiten incluir en las especificaciones la leyenda: “instalar de acuerdo a indi-
caciones del fabricante”, que resulta altamente efectivo por ejemplo para equipos de aire
acondicionado, tabiques y cielorrasos de tabla roca de yeso, carpinterías, etcétera.
Es así mismo conveniente armar una carpeta con folletos de los materiales que figuran
con marca comercial en la Documentación, para que forme parte de los pliegos de
Licitación a entregar a los oferentes.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 15

EL ARQUITECTO COORDINADOR

Ya que como dije en la introducción el presente texto está enfocado desde el lugar del
Arquitecto Coordinador de Documentaciones para Licitación y/u Obra, comenzaré
caracterizando sus funciones.

1. INTERLOCUTOR
Explícita o tácitamente el Arquitecto Coordinador es el responsable final de todo lo docu-
mentado, en consecuencia asume el papel de interlocutor válido frente al Comitente; los
Proyectistas, (cuando no es él mismo el único proyectista o parte del equipo de proyec-
to); los Asesores; los Dibujantes y las Empresas Constructoras oferentes.
Desempeñar esta función hace imprescindible que el Coordinador conozca íntegra-
mente el proyecto en todos sus aspectos, y fundamentalmente como interactúa cada
aspecto con relación al resto, de modo tal que pueda explicar y transmitir con exacti-
tud a cada interlocutor aquella información que éste necesita conocer para desarrollar
su tarea o desempeñar su rol. Conviene no perder de vista que, la sobreabundancia de
información puede ocasionar confusiones y/o complicar el trabajo, y, por otro lado, la
falta de información dará origen a errores y omisiones.
Así mismo el Coordinador debe mantener actualizado permanentemente a la totalidad
del equipo de trabajo acerca de la evolución del proyecto, es decir, informar a asesores
y dibujantes acerca de los cambios, incorporaciones, supresiones, etcétera, que afectan
puntualmente lo que cada uno de ellos está elaborando.
Para esto es en general recomendable arbitrar reuniones periódicas de actualización e
16 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

intercambio, lo que paralelamente facilita mantener la cohesión del equipo de trabajo,
y el protagonismo del proyecto en su totalidad, evitando que distintos rubros se des-
arrollen por caminos disímiles unos de otros hasta tornarse incompatibles.
Obviamente para actualizar a los demás, el Coordinador necesitará permanecer abso-
lutamente actualizado, informado e involucrado con el avance del trabajo. Esto impli-
ca, además de la labor personal, requerir de continuo, informes y repuestas a asesores,
proyectistas y dibujantes.
Por lo común, y si reina un ritmo de trabajo adecuado, el Coordinador recibe a diario
un sinfín de preguntas y consultas. Es conveniente solicitar desde un comienzo, que
éstas sean formuladas por escrito. Esta formalidad consigue por un lado, que los inte-
rrogantes sean convenientemente elaborados y, por otro, garantiza la posibilidad de
tener constancia del carácter de la consulta y de la fecha en que fue presentada. Así
mismo y por iguales razones, extender las respuestas por escrito evita reclamos injusti-
ficados o malos entendidos, y a su vez permite al Coordinador una mejor administra-
ción de los tiempos y no caer en retrasos u olvidos.
En función de cumplir los plazos acordados es indispensable que el Arquitecto
Coordinador mantenga una rígida autodisciplina y agilidad operativa tanto en el sumi-
nistro de información como en responder las consultas recibidas.

2. “CUIDADO” DEL PROYECTO DE ARQUITECTURA
Si bien la etapa de Documentación requiere un sólido intercambio interdisciplinario, es
a la vez fundamental mantener el control adecuado del proyecto evitando así que la
estructura resistente o las instalaciones, por mencionar lo más corriente, se “apropien”
del mismo, a veces por simple celo profesional del que las encara, pero no pocas por dis-
minuir la cantidad de trabajo a realizar, o por simplificar el mismo. Aclaro que me refie-
ro al trabajo del asesor del caso, no al de obra concreta todavía.
En la medida en que ya se ha acordado una imagen y una escala para la totalidad de la
obra, para cada uno de sus locales así como para los espacios exteriores, y que estas
características, seguramente obedecen a satisfacer distintos requerimientos del proyec-
to, no podemos olvidarlas o despreciarlas en función de la infraestructura, o de la
estructura resistente en sí misma.
Siempre hay una solución, a la que se arriba por medio de un responsable y perseve-
rante trabajo en equipo que nos permita dotar a los resultados de las mejores condi-
ciones técnicas, formales y funcionales.
Resulta altamente aconsejable plantear una propuesta de Arquitectura para la resolu-
ción de cada rubro antes de derivar la realización del mismo al especialista del caso.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 17

Esto es particularmente definitorio en el desarrollo de la estructura de sostén, las insta-
laciones eléctricas, de datos y telefonía, sanitarias y aire acondicionado.
A medida que la Documentación avanza es imprescindible comparar y relacionar periódi-
camente los planos de cada una de las instalaciones con los de Arquitectura y con los de
estructuras, e ir detectando las interferencias que pueden tanto dificultar las instalaciones
como debilitar la estructura o arruinar una Arquitectura cuidadosamente diseñada.
En efecto, las instalaciones tanto sanitarias, como eléctricas, de aire acondicionado,
incendios o música funcional, generan cañerías, cajas, pases, difusores, embudos, mon-
tantes, bajadas, etcétera, que ocupan espacios que requieren ser tenidos en cuenta y
compatibilizados tanto entre sí como con la estructura y la Arquitectura en general.
Pueden surgir quejas, de parte del Comitente o de los Asesores respecto de que se pre-
vió y que no se previó en la formulación del Anteproyecto para cada uno de los rubros
involucrados.
Esto, si bien no descarto que puede deberse a descuido, olvido, o desconocimiento, hay
que tener en cuenta que la mayor parte de las veces “la primera línea” de un proyecto
de Arquitectura es solicitada con una urgencia desmedida y una incertidumbre de con-
creción que no permite a los proyectistas elaborar un análisis profundo al respecto,
cuanto menos, a las superficies mínimas necesarias para albergar estructuras, instala-
ciones y servicios.
El Arquitecto Coordinador de una Documentación no puede nunca olvidar que nada
es obvio mientras no esté dibujado en plantas, cortes, vistas y demás planos, así como
también, cuidadosamente detallado en las memorias descriptivas de cada rubro.
Resumiendo, el Arquitecto Coordinador es el responsable de que cada uno de los
rubros que componen la Documentación sea absolutamente compatible con el resto de
los rubros del caso y que esa compatibilidad se logre de la manera más conveniente para
obtener el mejor resultado arquitectónico.
Este tema lo volveremos a tratar puntualmente para cada rubro.

3. UNIFICAR LA PRESENTACIÓN
Otro aspecto a controlar por el Arquitecto Coordinador es arbitrar unidad, identidad y
coherencia de criterios en aspectos tales como alcances y precisión de las especificacio-
nes, así como también en las cuestiones formales de la representación, evitando en la
medida de lo posible que planos y memorias de la misma Documentación no puedan
ser relacionados a simple vista.
18 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

4. REVISIÓN Y CORRECCIÓN
Posiblemente la función más antipática del Arquitecto Coordinador sea la de revisar y
corregir la totalidad de la Documentación.
Aclaro que corregir no significa rehacer lo documentado por un especialista sino más
bien controlar que la información volcada sea absolutamente coincidente, completa y
compatible, considerando la totalidad del proyecto y no los diferentes rubros de mane-
ra aislada. Obviamente, de existir algún error, se hará el reclamo del caso.
Por lo general se hace necesario corregir varias veces cada documento, si bien se pue-
den ir revisando periódicamente los archivos digitales y devolverlos con todas las
correcciones anotadas, y hacer una o dos correcciones finales sobre papel impreso.
Aclaro que este tema también será tratado puntualmente en el desarrollo de cada rubro.

A continuación incluyo, en forma separada, los temas de presupuesto de una
Documentación y selección de asesores que pueden ser parte de las funciones del
Arquitecto Coordinador o no, dependiendo ésto del modelo de organización operativa
del estudio o empresa de que se trate.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 19

PRESUPUESTANDO UNA DOCUMENTACIÓN

Una instancia previa al inicio de la Documentación puede ser presupuestar la realiza-
ción de la misma. Esta situación se dará si no se hubiese acordado en oportunidad de
pactar la encomienda, un porcentaje del costo de obra, o bien un porcentaje del hono-
rario, como costo de la Documentación. También se da el caso de recibir el pedido de
confeccionar una Documentación para un anteproyecto generado por otro Estudio u
otro Profesional.
Nuestro presupuesto, indefectiblemente presentado por escrito, deberá incluir una
breve descripción del proyecto en cuestión, un detalle de los rubros que se abarcarán,
un listado de planos, y la cantidad y el alcance de los pliegos a redactar que estamos
cotizando.
Así mismo debemos detallar en qué forma entregaremos la Documentación, es decir si
a través de correo electrónico, de archivo digital, o impresa, y si es impresa, en qué tipo
de papel y cuántas copias de cada documento.
Para arribar a un valor económico es necesario tomarse el tiempo y el trabajo de anali-
zar los alcances de lo que nos estamos comprometiendo a realizar; consultar a terceros
con los que necesitaremos contar, (ver: Selección y Contratación de Asesores); verificar,
si disponemos de la infraestructura necesaria, y calcular costos de mantenimiento de la
misma; contabilizar las horas de trabajo personales y de colaboradores según los valo-
res de mercado; las cargas impositivas que nos devengará la facturación; viáticos y todo
aquello que nos permita conformar un valor justo para todas las partes involucradas.
Como pauta orientativa podemos usar de base el porcentaje del 40 % del Honorario
20 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

total por Proyecto y Dirección de Obra, que las normas de los Consejos Profesionales
proponen como asignado a la Documentación.
Recomiendo también que cuando se esté desarrollando un proyecto, se lleve un control
minucioso de las horas de trabajo que insume a cada integrante del equipo de
Documentación la realización de cada componente de la misma. Esto nos suministrará
bases ciertas para calcular las horas/hombre a aplicar en futuros presupuestos.
También dejaremos lo más claro posible y detallado, siempre por escrito, cuál es la infor-
mación que el Comitente se compromete a entregarnos, en qué tiempo y en qué forma,
(es decir si será impresa, en qué tipo de papel, o si se trata de archivo digital, cantidad
de copias, etcétera), la fecha en que nos comprometemos a entregar la Documentación
especificada o el tiempo que nos demandará la elaboración de la misma, y una pauta de
pagos.
Es habitual, encontrar cierta resistencia del Comitente a aceptar los costos de una
Documentación de Obra, dado que cuando ve los planos del Anteproyecto o layout,
por lo común comenta: “—Pero si ya lo tenés todo resuelto—”.
Es conveniente en estos casos disponer de ejemplos, (me refiero a planos y especifica-
ciones), tomados de obras anteriores, para ilustrar acerca de lo que significa, y que
importancia tienen en la concreción de una obra elementos tales como un detalle cons-
tructivo; el replanteo; el cálculo; diseño y documentación de estructuras e instalaciones,
así como también el detalle escrito de las responsabilidades del Contratista; formas de
liquidación de pagos; plazos de entrega; multas; etcétera.
La visualización directa del volumen y los contenidos de una buena Documentación de
Obra, por lo general y si fuera necesario descomprime la situación.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 21

ORGANIZANDO EL TRABAJO

Bueno, llegó el momento, tenemos frente a nosotros plantas, vistas, perspectivas,
maquetas, etcétera, del layout o anteproyecto que tanto trabajo costó. Tenemos tam-
bién una fecha de entrega, por lo común impostergable, sea por razones de fechas de
inauguración preacordadas o puesta en marcha de exposiciones, congresos, o visitas
internacionales; cuestiones presupuestarias; o, muy pocas veces por suerte, por simple
capricho del que va a pagar nuestros servicios. Pero eso no nos importa, lo que nos
importa es cumplir un contrato comercial con la mayor calidad y eficiencia posibles, y
hacer nuestro aporte a desarraigar esa fama de incumplidores que los Arquitectos,
merecida o inmerecidamente tenemos al menos aquí en Buenos Aires.
Vamos a tratar de puntualizar una serie de pasos a seguir, aclarando que el orden de los
mismos no es necesariamente inalterable, y variará según las circunstancias particulares
de cada proyecto que se aborde.
En primer lugar, confeccionaremos un listado de los rubros a especificar y/o documen-
tar, o bien tomaremos el que se detalló al presupuestar la Documentación.
Para orientación podemos utilizar el siguiente listado:
1. Estudio de suelos.
2. Relevamiento planialtimétrico.
3. Clasificación de áreas de riesgo.
4. Arquitectura.
5. Estructura.
6. Instalación eléctrica.
22 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

7. Instalación sanitaria.
8. Instalación de gas.
9. Instalación de aire acondicionado.
10. Instalación contra incendios.
11. Presentación municipal.
12. Presentaciones ante prestadores de servicios.
13. Estimación de costos.
14. Condiciones de contratación.
15. Especificaciones generales.
16. Especificaciones particulares.
17. Compendio de folletos.

Reitero que el listado que precede tiene carácter orientativo porque según el caso pue-
den aparecer rubros complementarios así como también suprimirse algunos de los
mencionados que no tengan razón de existir. Por ejemplo, no tenemos porque hacer
una clasificación de áreas de riesgo para vivienda unifamiliar.
Clarificar el detalle de los rubros a documentar permitirá configurar el equipo de tra-
bajo que mejor se adecua a los requerimientos de cada oportunidad, y, en consecuen-
cia, contactar, comprometer o confirmar a cada integrante de dicho equipo. También
será beneficioso incluir en estos primeros movimientos, el armado de una biblioteca de
consulta que constará de material bibliográfico, folletos, direcciones de Internet... es
decir, información a la que recurriremos durante el desarrollo de la Documentación.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 23

SELECCIÓN Y CONTRATACIÓN DE ASESORES

Analizando el listado incluido en el punto anterior, observamos que si bien dependerá
de la envergadura de la obra, hay ciertos rubros que resulta conveniente, cuando no
imprescindible, delegar en asesores especialistas, por ejemplo: estudio de suelos; cálcu-
lo de estructuras; etcétera.
Así las cosas, una vez detectados los rubros necesarios para obtener una documenta-
ción completa pasamos a seleccionar los colaboradores y asesores más capacitados y
mejor predispuestos para la oportunidad.
Conviene tener en cuenta que si bien encontraremos especialistas que se adaptan con
facilidad a distintas situaciones o condicionantes, también podemos dar con aquellos
que por decirlo de alguna manera se “instalan” en una tipología de trabajo y no dispo-
nen del entusiasmo necesario para enfrentar situaciones diferentes. Por ejemplo podrí-
amos mencionar el caso de un proyectista de instalaciones eléctricas que durante
muchos años había trabajado exclusivamente en el desarrollo de Documentaciones
para estaciones de servicio, tarea que cumplía satisfactoriamente, pero cuando se lo
convocó a trabajar en la Documentación de un laboratorio, ocasionó una larga serie de
contratiempos debido a la resistencia que oponía a hacer el esfuerzo de entender “nue-
vas” necesidades.
De este simple comentario se desprende que más allá de la capacitación y habilidad téc-
nica para desempeñar determinada función, los factores humanos o emocionales sue-
len jugar un papel muy importante para el desarrollo del trabajo.
Otro factor determinante para la elección de asesores es indudablemente el costo que
deviene de su contratación.
24 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

Aclaro que la solicitud de presupuestos a asesores pudo haber sido hecha al cotizar la
Documentación —ver capítulo anterior—, o no, en cuyo caso nos hubiésemos maneja-
do con valores estimados en función de costos de plaza o de trabajos anteriores.
Para contar con un presupuesto claro y conciso, es imprescindible seleccionar y ordenar
cuidadosamente la información a transmitir a cada asesor, así como también detallar, lo
más exactamente posible, que documentos deben formar parte de la presentación de
cada rubro, o en su defecto, exigir que se incluya en cada presupuesto a recibir, el deta-
lle de planos y memorias considerados, así como también la fecha en que el especialis-
ta se compromete a entregarlos.
No importa el grado de amistad y/o familiaridad que nos una al posible asesor, ni tam-
poco que el proyecto que nos ocupa parezca extremadamente pequeño.
No dejar lo pactado asentado por escrito y firmado por las partes, nos puede conducir
al fracaso. Además, si:... “no hay razones para hacerlo”... tampoco las hay para no hacerlo.
Como se estila para la contratación de cualquier rubro en cualquier actividad, se puede
considerar adecuado solicitar 3 presupuestos para cada uno de ellos. Esto nos permiti-
rá comparar no sólo los valores de las ofertas sino, qué se incluye en cada una, detalle
del que podemos inferir hasta donde el asesor oferente ha comprendido las implican-
cias y plazos del proyecto. También, una revisión de currículums y antecedentes, nos
ayudará a seleccionar en cada especialidad aquel que está mejor preparado, o es más
apto para los requerimientos y escala del caso.
Una vez conformado el equipo de asesores, es recomendable clarificar nuevamente con
cada integrante, los alcances del trabajo de cada uno, dado que con cierta frecuencia y
originando contratiempos, se suscitan situaciones en las que se superponen dos o más
rubros, y lo más habitual, es que lo que pensamos que van a abordar dos o más espe-
cialistas, no lo resuelva ninguno. Si la situación, o las diferencias de criterio lo ameritan,
convendrá reunir al equipo de asesores y arribar a un compromiso sobre las responsa-
bilidades de cada uno.
Más allá de estas diferencias posibles es imprescindible que cada asesor, disponga y
sobre todo utilice diversos modos de comunicarse con el resto del equipo, es decir vía
teléfonos, correos electrónicos y reuniones periódicas.
Aunque suene casi estúpido decirlo, es una parte compleja del trabajo del Arquitecto
Coordinador conseguir que los asesores se comuniquen entre sí.
Una vez más, insisto en que parte de los mecanismos a articular variarán según la esca-
la y características del proyecto.
No es lo mismo documentar el Guggenheim de Bilbao, que las Torres Petronas, o la casa
de fin de semana de un amigo. Pero para todas ellas puede llegar a ser insoslayable con-
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 25

tar con un estudio de suelos y un cálculo de estructuras entre infinidad de otras cosas.
Cabe mencionar aquí, que en el caso de que por distintas razones posibles, un único
profesional decida asumir todas las responsabilidades del proyecto, como es obvio que-
daría excluida la selección de asesores, pero no hay que perder de vista la importancia
de no descuidar ningún rubro, dado que la mayor parte de las veces es la falta de reso-
lución de detalles que nos parecen ínfimos, aquellos por los que decimos: —“Bueno...
después se ve”— lo que lesiona la calidad de terminación de los trabajos, y la relación
Arquitecto-Cliente.
A continuación incluyo un pequeño ensayo descriptivo de cada uno de los rubros enu-
merados con el objeto de puntualizar la finalidad y los contenidos de los documentos
mencionados. No me propongo en ningún caso una exposición de técnicas constructi-
vas, sino la descripción del “management” de una Documentación.

De mi consideración:
De acuerdo a los antecedentes disponibles en la zona se aconseja ejecutar:
Se realizarán dos sondeos de 20 metros.
*Tipo de cimentación más conveniente.
*Plano de fundación.
*Presiones admisibles para el dimensionamiento de los cimientos.

El estudio completo, traslado de equipo, mano de obra, laboratorio, infor-
me y honorarios profesionales se cotiza en la suma de $2.500 + IVA (pesos dos mil quinien-
tos más IVA).
De dicho monto corresponde un 55% a la extracción de muestras, 35%
a los análisis de laboratorio, 10% a los honorarios profesionales.
Adicional por metro ante la necesidad de profundizar los sondeos:
75$/metro + IVA. El precio unitario válido para la ejecución de nuevos sondeos, que solicite la
Dirección de Obra, hasta 20 metros será de 50$/metro + IVA.

TEXTO TOMADO DE UN PRESUPUESTO POR ESTUDIO DE SUELOS
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 27

ESTUDIO DE SUELOS

El Estudio Geotécnico o Estudio de Suelos tiene por objeto establecer el nivel de pro-
fundidad aconsejado como plano de fundación, y, especificar los parámetros de resis-
tencia del terreno de implantación, a los efectos de dimensionar y diseñar correcta-
mente la estructura de sostén de la construcción proyectada.
Es conveniente contar con el Estudio de Suelos lo más pronto posible una vez confir-
mada la Documentación.
Debemos tener en cuenta que habiendo ya contratado los servicios profesionales espe-
cializados, y que por lo común se trata de Ingenieros Civiles avocados a esta área, en
líneas generales requerirán entre 10 y 15 días para remitir los informes acerca de los nive-
les de resistencia y las características del suelo.
Esto se debe, a que el asesor del caso, necesita organizar y procurar la disponibilidad de
operarios, equipos de perforación y herramientas en general, para realizar las extraccio-
nes de suelo y, una vez que dispone de las muestras obtenidas, analizarlas en laborato-
rios habilitados a tales fines.
Para encarar su trabajo, el especialista en suelos, necesita contar con información sufi-
ciente acerca del proyecto. Para ello el Arquitecto Coordinador le entregará los planos
de planta general, cortes y vistas, y atenderá todas las consulta que le sean formuladas.
Para definir los puntos donde se realizarán las perforaciones conviene trabajar sobre el
plano de implantación del proyecto conjuntamente con quien está a cargo del estudio
de suelos. Como punto de partida, podemos solicitar extracciones de muestras en un
punto medio y en los puntos extremos, dejando abierta la posibilidad de que en caso
28 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

de detectarse diferencias importantes entre los puntos mencionados se realicen perfo-
raciones adicionales.
El informe que recibirá el Arquitecto Coordinador debe contener el detalle de los tra-
bajos realizados, las características del subsuelo, la especificación de nivel del plano de
fundación y capacidad de cargas del terreno, recomendaciones respecto al tipo de fun-
daciones que conviene utilizar y al tratamiento a aplicar en la sub-base de considerarla
necesaria.
En caso de que el proyecto incluya sectores con pavimento para circulación vehicular,
sea este asfáltico o de hormigón armado, el Estudio de Suelos incluirá un detalle de pro-
fundidad, composición y espesores de la subrasante, la sub-base y el pavimento propia-
mente dicho, así como también, recomendaciones acerca de que es más conveniente
construir en función de duración, resistencia y la relación costo-beneficio económico.
Una copia completa del Estudio Geotécnico será entregada al Calculista de estructuras,
salvo obviamente, en caso de que ambos trabajos los realizara el mismo profesional.
También formará parte del pliego de Licitación y de la Documentación de Obra, consti-
tuyendo uno de los puntos contenidos en las Especificaciones Técnicas Particulares o sea
de aquellas referidas a cuestiones inherentes en forma puntual al proyecto que nos ocupa.
A continuación se incluyen párrafos tomados de un ESTUDIO de SUELOS:

RECOMENDACIONES
Tomando en cuenta las observaciones, conclusiones, tipos de estructuras a construir y
la presencia de arcillas se recomienda lo siguiente:
1. El tipo de fundación a diseñar serán fundaciones superficiales zapatas.
2. El nivel de desplante mínimo considerado será de 0,50 m, sin embargo debido a la
presencia de material arcilloso en las dos perforaciones a los niveles de (1,50 m,
pozo 94/2002) y (0,60 m, pozo 95/2002), deberá excavarse hasta la profundidad
de 1,80 m y retirarse este suelo y rellenar con otro material de mejores caracterís-
ticas (SM arena limosa, SP arena mal gradada, GM grava limosa) compactando
adecuadamente hasta alcanzar el 95 % de la densidad máxima del Proctor T-180
modificado en capas no mayores a 0,25 m.
3. Realizada la operación del punto 2, adoptar una tensión admisible del suelo igual
a 1,00 kg/cm2 y un ángulo de fricción interna de 25°.
4. Antes de asentar las bases de las fundaciones colocar una capa de hormigón
pobre en un espesor mayor o igual a 0,05 m.
5. La acción de las aguas pluviales es la principal causa de la saturación de los suelos,
para minimizar este efecto, se recomienda construir un adecuado sistema de dre-
naje, de modo de disminuir la infiltración de las aguas.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 29

6. Si el Ingeniero calculista opta por diferentes alternativas de fundación deberá
basarse en los perfiles geotécnicos adjuntos en el anexo correspondientes.

SUB-BASE PARA PAVIMENTOS Y CAJA EDIFICADA
Obtenido los resultados de laboratorios y conclusiones se recomienda lo siguiente:
1. En la zona circundante a los sondeos 94/2002, 95/2002 se recomienda retirar la
cobertura vegetal existente y escarificar el suelo subyacente (del tipo A-2-4 (0)
sondeo 94/2002 y A-4 (0) sondeo 95/2002) en un espesor como mínimo 0,60 m y
compactar adecuadamente en capas no mayores a 0,20 m hasta alcanzar el 95%
de la densidad máxima del Proctor T-180 modificado.
2. Sobre la subrasante mejorada deberá colocarse una capa de sub-base conforma-
da por un suelo (A-1b, A-3) con un CBR mayor a 30% con un espesor de 0,40 m y
una capa base con un espesor mínimo de 0,20 m del tipo (A-1a, A1b) con un CBR
mayor a 70% para pavimento rígido y para pavimento flexible mayor a 80%.
3. Estos materiales de préstamo sub-base y capa base deberán ser compactados ade-
cuadamente en capas no mayores a 0,20 m hasta alcanzar el 95% de la densidad
máxima del Proctor T-180 modificado.
4. Para el diseño del pavimento en la subrasante natural mejorada adoptar los
siguientes valores:
Subrasante
Proctor T-180 modificado CBR K
natural
AASHTO Hum. Opt. D. Max. 100% 95% Kg/cm3
A-4 (0) 9,70 % 1.928g/cm3 31,50 21,00 7,0

5. Utilizar el equipo de compactación convencionalmente adecuado.
6. En caso de no utilizar capa base y sub-base granular conformada por (A-3, A1b y
A-1a) y utilizar el suelo estabilizado suelo-cemento como capa base y sub base,
deberá utilizarse una mezcla de suelo granular del tipo A-2-4 (0) con un 7 % de
cemento en peso.
7. Para evitar infiltraciones excesivas en los suelos de las aguas de las precipitaciones
pluviales, se recomienda realizar un sistema de drenaje adecuado.
8. Se debe realizar un control de compactación periódico y sistemático mediante el
conocimiento de la densidad en campo, este control puede realizarse a través de
la toma de densidades en sitio, mediante algún método convencional vigente
para este tipo de control, (cono de arena o volumenómetro).
Si el calculista opta por otras soluciones deberá basarse en los perfiles geotécnicos
adjuntos.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 31

RELEVAMIENTO PLANIALTIMÉTRICO

El relevamiento planialtimétrico constituye el documento que nos permitirá ajustar el
proyecto a dimensiones y circunstancias exactas, reales y hasta en algunos casos legales
dado que detectará las diferencias si las hubiese entre títulos, planos, y catastro, así, es
conveniente, cuando no imprescindible derivarlo a un profesional de la mensura, es
decir a un Agrimensor.
Respecto a la información que el Arquitecto Coordinador debe suministrar al Agrimen-
sor vale en principio lo mismo a lo expresado en el caso del Estudio de Suelos, sumado
a la documentación disponible de todo lo existente sobre el terreno, es decir planos y
fotografías, más copia de la plancheta de catastro municipal.
Considero oportuno mencionar los ítems que vale la pena puntualizar claramente al
contratar los servicios de mensura, ya que éstos, necesariamente deben formar parte del
relevamiento, y, por razones diversas, muchas veces son obviados por los Agrimensores,
aún cuando, suelen ser muy importantes para el desarrollo de la Documentación de
Arquitectura.
Me refiero a:
„ perfil y características de medianeras y muros divisorios existentes si los hubiera;
„ ubicación y características de árboles, arbustos, y canteros, en el terreno y en vere-
das internas y externas;
„ anchos de veredas externas;
„ ubicación y altura de equipamiento urbano, léase: semáforos, columnas de alum-
brado, postes de electricidad, transformadores, postes telefónicos, etcétera;
32 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

„ ubicación y nivel de tapas de cámaras de acceso a instalaciones, en el terreno pro-
piamente dicho y en las veredas;
„ verificación de la existencia o no de servicios, es decir: agua corriente; red de gas
domiciliaria; cloacas; electricidad; y telefonía.

El plano de relevamiento consta de: dimensiones lineales, dimensiones angulares,
(de los encuentros entre las distintas líneas que delimitan el predio y entre planos
de cerramiento de las construcciones existentes si las hubiera), y niveles de todo lo
relevado.
Los niveles relevados tanto en veredas y calles, (si las hay), como en el terreno, deben
estar ubicados de manera tal y con tal proximidad que nos permitan comprender y gra-
ficar con exactitud las pendientes y/o desniveles existentes.
La revisión y corrección de este plano pasa fundamentalmente por constatar que con-
tenga toda la información necesaria, expresada de manera clara y precisa, y controlar
que ésta sea coherente.
Como el Coordinador conoce el terreno, ya sea por haberlo visitado o a través de mate-
rial gráfico, fotográfico o fílmico, le resulta relativamente sencillo detectar errores grue-
sos en las proporciones y geometrías resultantes del relevamiento.
El plano de Relevamiento Planialtimétrico formará parte de la Documentación, tanto de
Licitación como de Obra.

PUNTO Nº Y X COTA DESCRIPCIÓN

26 4.544 -14.458 9.869 PROX. PORTÓN DE ACCESO

42 -46.182 -14.904 11.239 INTERSECCIÓN DE ALAMBRADOS
47 -5.87 -2.335 10.437 TAPA DE CÁMARA

48 -0.006 -7.590 10.216 TAPA DE CÁMARA

51 12.003 -2.962 9.915 VEREDA

61 -12.766 10-673 10.390 TAPA DE CÁMARA
68 -18.324 29.455 10.468 TAPA DE CÁMARA

72 18.940 22.842 9.949 VEREDA

95 9.377 -14.651 10.005 VEREDA

EXTRAXTO DE PLANILLA DE COORDENADAS DE RELEVAMIENTO PLANIALTIMÉTRICO
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 33
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 35

CLASIFICACIÓN DE ÁREAS DE RIESGO

Este “diagnóstico” se torna de gran utilidad cuando estamos abordando proyectos donde
se manipularán materiales explosivos o altamente ignífugos, o en los que se desarrollarán
ensayos físico-químicos que exponen a los usuarios a altos riesgos de incendio y explosión.
La Clasificación de Áreas de Riesgo la podemos confiar a ingenieros en seguridad indus-
trial, ingenieros químicos o ingenieros industriales especializados en el tema, o, prefe-
rentemente, a equipos interdisciplinarios.
Estas clasificaciones se ajustan a normas locales, en nuestro caso: nacionales, provinciales,
municipales, IRAM (Instituto de Racionalización Argentino de Materiales), etcétera, y tam-
bién, muchas veces a otras normas como las NFPA, (National Fire Protection Association,
www.nfpa.org), que por uso y difusión han adquirido cierta vigencia internacional.
La Clasificación de Áreas delimitará las zonas de riesgo de grado cero, (mayor riesgo), uno y
dos, e informará acerca de los posibles recursos constructivos para reducir el factor de riesgo.
Así mismo posibilitará adoptar los recaudos de seguridad adecuados pero no excesivos.
Cabe aclarar que en muchos casos construidos se puede observar un derroche de ins-
talaciones antiexplosivas y sistemas contra incendio. Es decir que ante el temor no ana-
lizado en sus causas, se “sobreprotegen” las instalaciones, lo que complica la construc-
ción y el mantenimiento, y genera un derroche económico injustificado.
La Clasificación de Áreas de Riesgo nos permitirá arribar a una propuesta con instala-
ciones contra incendios, instalación eléctrica y materiales de construcción antiexplosi-
vos y/o resistentes al fuego ajustados a la realidad; ni sobredimensionados, ni con índi-
ces elevados de riesgo.
36 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

Para que realice este informe, suministraremos al especialista un juego de planos de ante-
proyecto donde se detallen los equipos a instalar, y la ubicación de los depósitos de mate-
riales peligrosos. Para completar la información es preferible que quien será responsable
de la operatoria del proyecto una vez construido, explicite el tipo de actividades que se
desarrollarán en el mismo, y, también determine si es requerimiento del Comitente, el
cumplimiento de otras normas más allá de las vigentes para la localización del caso.
Creo que puede ser útil comentar que diversas plantas industriales, como laboratorios
tanto nacionales, como extranjeros o multinacionales, por lo común, y en cuanto a
seguridad, certifican normas ISO, en consecuencia requieren que los proyectos cumplan
determinados sistemas de normas además de las vigentes a nivel nacional, provincial y
municipal. Estas normas pueden ser internas de la compañía o pertenecientes a deter-
minado ente del exterior como las mencionadas NFPA.
La información básica a recibir por el Arquitecto Coordinador consta de planos y espe-
cificaciones. En los planos se definen los límites y los grados de las Áreas de Riesgo. Las
especificaciones relatan las precauciones a tomar en la construcción, instalaciones y
funcionamiento para que el proyecto se adapte a las normas de seguridad requeridas.
Es altamente conveniente incluir esta información en los pliegos de Licitación y en la
Documentación de Obra, esto nos releva de reiterar infinitamente que normas hay que
cumplir y las líneas generales de como se efectúa este cumplimiento.
La revisión y/o corrección así como el aprovechamiento de este tramo de Documentación,
implica corroborar que la información que suministramos haya sido correctamente inter-
pretada, (qué equipos, qué materiales, en qué lugar, etcétera), y luego, implementar en el
proyecto todos los requerimientos de seguridad establecidos por las normas a cumplir.
Estos requerimientos pasan por los rangos de resistencia al fuego de los materiales a utili-
zar, (F30, F60, etcétera); la cantidad de renovaciones de aire por hora o minuto de deter-
minado ámbito; la especificación de instalación eléctrica antiexplosiva y el grado de la
misma; necesidades de enclavamiento del sistema eléctrico; inclusión de detectores de
mezclas explosivas, detectores de flujo; detectores de humo; sprinklers, etcétera.
Implementar en el proyecto el pautado emergente de la Clasificación de Áreas de
Riesgo implica entregar copia de este informe a los encargados del proyecto de insta-
lación eléctrica, a los responsables de instalación contra incendio, a los que se ocupan
de la instalación de aire acondicionado, y adaptar la Arquitectura y la construcción a
dichas pautas.
Posteriormente se verificará la Documentación de estas áreas, comprobando que se
cumplan todos y cada uno de los requerimientos recomendados en la Clasificación de
Áreas de Riesgo. Sin olvidar en ningún momento compatibilizar Arquitectura con este
posible arsenal de limitaciones técnicas, económicas, funcionales, etcétera.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 37

ARQUITECTURA

Posiblemente el modo más práctico de comenzar a trabajar en la Documentación de
Arquitectura propiamente dicha, sea la formulación del listado de planos necesarios
indicando la escala de cada uno. Si bien, podría decirse que la generalidad del listado de
planos se repite de una documentación a otra, cada proyecto tiene sus propias carac-
terísticas y condicionantes que determinan variaciones en estos listados.
Para definir que planos hacer, es necesario identificar concienzudamente los conte-
nidos del proyecto con el objetivo de que todo aquello a materializar sea graficado y
especificado de modo tal, que pueda ser entendido en forma completa y rápida por
aquellos que no han tenido intervención alguna en la generación del mismo, pero,
que sí la tendrán, en el cálculo del presupuesto y en la ejecución de los trabajos de
construcción.
Un primer listado de planos será completado y/o modificado en sucesivas revisiones,
a medida que avanza la Documentación, esto nos permitirá detectar tanto los ele-
mentos que no están mostrados porque no han sido resueltos, como aquellos que sí
sabemos como son pero no están incluidos o mostrados, ya sea por falta de tiempo o
por simple olvido.
La Documentación resultante, siempre y cuando se apunte a la búsqueda de la excelen-
cia, no poseerá puntos oscuros, indefinidos o ambiguos.
El listado de planos nos permitirá también delimitar áreas para distribuir el trabajo en
el equipo de profesionales y dibujantes con que contemos, o, en todo caso definir el
número de personas necesarias para elaborar la Documentación de Arquitectura.
38 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

El armado del equipo de trabajo dependerá también de los tiempos de que disponga-
mos. Si éstos son escasos, obviamente tendremos que armar un equipo numeroso, pero
vale aclarar que un aumento descontrolado en la cantidad de participantes puede difi-
cultar la coordinación y el intercambio de información haciendo perder agilidad y/o efi-
ciencia y corriéndose mayor riesgo de imprecisiones y contradicciones.
Lo óptimo, es armar un equipo con las características y la cantidad de integrantes que
maximicen el rendimiento del total de las horas de trabajo. Esto contribuirá, tanto a no
hacer excesivos los costos a cargo del Comitente como a no contratar numerosos pro-
fesionales pretendiendo que trabajen por honorarios insignificantes. Esto último se jus-
tifica principalmente por razones éticas, pero también porque genera riesgo de inco-
modidad en el trabajo y falta de compromiso con la tarea encomendada, y, en conse-
cuencia magros resultados de calidad y eficiencia.
En líneas generales se puede decir que resulta conveniente asignar los replanteos a una
persona o a un subequipo, esto dependerá de la escala del proyecto. A otro, los cortes
y por ejemplo: detalles de escaleras, a otro, vistas y planillas de carpinterías, a otra per-
sona o subequipo, detalles sanitarios, a otro u otros, detalles constructivos y por último
un paquete, o los necesarios, con planos más generales como implantación, cielorrasos,
planilla de locales, etcétera. Obviamente dependerá de la envergadura de la obra la can-
tidad de “paquetes” y “subpaquetes” que armemos.
Una vez conformado el equipo de profesionales para concretar la Documentación de
Arquitectura, el Coordinador deberá poner al tanto a los integrantes del mismo res-
pecto del trabajo que se encara. Un camino comúnmente adoptado consiste en:
1- exponer una descripción del proyecto; 2- comunicar que información está disponi-
ble, —me refiero a planos, archivos de CAD, Word, Excel, etcétera, material fílmico y
fotográfico— y como acceder a ella; 3- puntualizar los tiempos para desarrollo y repre-
sentación, así como las fechas de entrega pactadas; 4- entregar un cronograma de tra-
bajo tentativo, que especificará las fechas en que se recibirá la información de los ase-
sores contratados.
A continuación es conveniente combinar o acordar modalidades de trabajo, tanto en
cuanto a cuestiones operativas como formales. Por ejemplo, como se canalizarán las
dudas e indefiniciones para ser resueltas o si se trabajará sobre planos “xref” o similares,
y en todo caso a cargo de quienes estarán.
Ampliando lo que precede creo oportuno comentar, (por más obvio que parezca), que
lo habitual es que, al menos parte del equipo que desarrolló el Anteproyecto, forme
parte del que elaborará la Documentación. También, y por lo general, el equipo que
hace la Documentación es bastante más numeroso que el que desarrolló el
Anteproyecto, ya que éste, suele ser producto de un trabajo sumamente personalizado.
Por lo tanto, el Arquitecto Coordinador, se encontrará más de una vez, con equipos de
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 39

trabajo integrados conjuntamente por profesionales que desconocen por completo el
proyecto, algunos que lo saben de memoria y otros que han tenido cierto contacto con
él, pero no con profundidad.
Considero conveniente realizar una explicación unificada para todos los profesio-
nales del equipo, exhibiendo, como se puntualizó más arriba, los planos e informa-
ción de que se dispone, y así tratar de que todo el equipo se mueva dentro del
mismo proyecto con igual base de conocimiento. Además de describir aquello que
sabemos como es, es importante detallar todo lo que se encuentra aún en estudio
o a definir por terceras personas y/o entidades y todo aquello cuya resolución pasa
por lo que se proponga y/o resulte de la elaboración de la Documentación de
Arquitectura, ésto proporcionará al equipo cierta claridad y coherencia para
comenzar a trabajar.
Es importante también convenir los mecanismos para que la información que se va
incorporando y/o modificando llegue a los que están trabajando en el mismo proyecto
y sea tenida en cuenta por todos sin excepción.
Por ejemplo, cuando comenzamos a elaborar la Documentación no disponemos del
cálculo de estructuras pero en determinado momento del proceso de elaboración
es recibido y de seguro ocasionará ajustes, desplazamientos y cambios en plantas,
cortes, cielorrasos, detalles constructivos, etcétera, y porque no, reclamos al calcu-
lista. Suele ocurrir que la información es retenida por algún “subequipo” o que no
es tenida en cuenta por otro. Si bien será tarea y responsabilidad contínua del
Coordinador verificar que la información circule por los caminos correspondientes
y sea incorporada a tiempo a la Documentación en proceso a fin de completar y
facilitar el rediseño de los espacios afectados, no está de más clarificar y enfatizar en
los comienzos la necesidad de no retener información ni descartarla sin haberla ana-
lizado a conciencia.
Otro punto a acordar en estas “reuniones iniciales” es la implementación de los
mecanismos para dar curso a aquellas dudas y/o aspectos que requieran diseño, redi-
seño, y/o definición de materiales, terminaciones, dimensiones, ubicaciones, etcéte-
ra. Si bien estos mecanismos deberán ser adaptados en cada caso a la escala del pro-
yecto que se esté manejando, es práctico para el Coordinador pedir que todas las
consultas sean formuladas por escrito, consignando la fecha en que son presentadas
y el nombre de quien solicita la aclaración. Este mecanismo permitirá elaborar las
respuestas en forma completa y ordenada y constituir un archivo del proceso de
armado de la Documentación. Así mismo posibilita disponer de las herramientas
para controlar las consultas recibidas y, volcar las respuestas tanto por escrito como
gráficamente, dando a todo el equipo la misma respuesta o información, al mismo
tiempo. Esto sin duda agilizará verificar como, lo resuelto para un aspecto de la obra
afecta al resto de los rubros.
40 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

Supongamos por ejemplo que quien está elaborando el detalle de un grupo sanita-
rio observa que dada las dimensiones de “x” columna no es posible abrir la puerta
que estamos especificando en “x” inodoro, resolvemos entonces reducir el ancho de
paso de esa puerta. Este cambio, desde cierto punto de vista podríamos decir casi
“estúpido”, afectará u ocasionará modificaciones en el detalle de sanitarios; en la pla-
nilla de carpinterías; en el replanteo correspondiente a esa planta; en cortes genera-
les, si alguno muestra esa puerta; en las planillas de cómputo y en las planillas de esti-
mación de costos, ya que, si no volcamos el cambio a todos estos documentos el
resultado será contradictorio.
A continuación detallo un listado de planos que deberá ser ajustado y/o completado
para cada proyecto puntual. Debajo, se podrá encontrar una breve descripción de cada
uno de los planos mencionados.
1. Plano de implantación;
2. Demolición;
3. Replanteo subsuelos;
4. Replanteo planta baja;
5. Replanteo pisos superiores;
6. Replanteo planta de techos;
7. Cortes;
8. Vistas;
9. Planta de cielorrasos;
10. Planta de pavimentos y niveles;
11. Detalle de sanitarios;
12. Detalles constructivos;
13. Planilla de carpinterías;
14. Planilla de equipamiento;
15. Planilla de locales.

Si bien los planos de Documentación y en la mayoría de los casos, dependen unos de
otros, lo habitual y operativamente positivo, es que se comiencen a desarrollar en
forma conjunta, y, paralelamente a dicho desarrollo se vayan compatibilizando unos
con otros.
Cuando se enumeran o enuncian planos de la Documentación que servirán de linea-
mientos del que se está describiendo, no significa que, por ejemplo, tiene que estar ter-
minado el replanteo para graficar los cortes, sino que son interdependientes unos de
otros y que al desarrollarlos paralelamente es imprescindible el Intercambio de infor-
mación continuo entre los integrantes del equipo de trabajo a fin de garantizar y man-
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 41

tener la unidad coherente de la totalidad de lo especificado.
1. Plano de implantación. La finalidad de este plano es mostrar el lugar preciso donde
se realizarán los trabajos. También resultará ilustrativo para el Contratista acerca de la
accesibilidad al sitio, y de las características de los espacios circundantes disponibles,
que puedan ser de utilidad en el desarrollo de la obra, cuestiones estas que gravitan en
un presupuesto de construcción.
El plano de implantación o planta general se justifica cuando las construcciones se asen-
tarán en terrenos de gran extensión o cuando la superficie del terreno es tal, que no es
posible incluir la totalidad en un solo plano de dimensiones manejables, y trazado en
las escalas que usamos para replanteo (1:100 ó 1:50), o bien, cuando, y aunque se trate
de una obra pequeña, es ampliación de una construcción existente de proporciones
mucho mayores.
La información básica a incluir en este plano pasa por la orientación (“el Norte”); la
vegetación existente y/o proyectada; las calles y/o rutas adyacentes al terreno indican-
do los nombres de las mismas y las respectivas manos de circulación; las calles y veredas
internas existentes a mantener y a construir; el contorno de las obras a construir y el de
las existentes a mantener, (si las hubiera), diferenciadas por grafismo y/o color; la ubi-
cación de los ejes de replanteo con las cotas que permitan ubicarlos en el terreno, es
decir, acotados respecto a elementos fijos existentes.
Para definir cuales son estos elementos fijos existentes y ubicarlos, recurrimos al plano
de relevamiento planialtimétrico.
Si la combinación de las dimensiones del terreno con el lugar de implantación de las
obras dentro del mismo, no admite la graficación del conjunto en una escala legible,
como para que podamos mostrar la posición de circulaciones exteriores y públicas, es
imprescindible ubicar elementos fijos existentes que permitan, que aquél que no cono-
ce el tema, ni el predio pueda hacerse una composición de lugar a través de la lectura
del o de los planos. No descartemos tampoco la posibilidad de hacer más de una plan-
ta por ejemplo una de localización en escala 1:1000 acompañada de una planta en 1:500
ó en 1:250 referenciada a la anterior, dado que son estas últimas escalas más adecuadas
a un plano de implantación.
42 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

SECTOR PLANTA DE IMPLANTACIÓN

2. Demolición. La finalidad de este plano es mostrar que es lo construido existente, y, de lo
que es existente que se saca, mejor dicho que se demuele, y que se mantiene y/o recicla.
El punto de partida o la base para su desarrollo proviene de compatibilizar el proyecto
a construir con las edificaciones e instalaciones existentes.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 43

Las plantas, cortes y/o vistas de demolición mostrarán entonces las construcciones exis-
tentes y en ellos indicaremos qué se demuele y qué se mantiene utilizando los grafismos
tradicionales, (línea punteada para mampostería o estructura a demoler; rayado a 45º
lo existente que se mantiene).
Así mismo indicaremos la altura de los locales, tanto en los casos en que se mantienen
como en los que se demuelen; detallando por escrito en el mismo plano instalaciones a
retirar, revestimientos y solados a picar, aberturas a desmontar, etcétera.
También aclararemos los casos en que los muros o tabiques no se demuelen totalmen-
te, por ejemplo cuando se agregará una abertura.
Dado que nunca hay que olvidar que todo aquello que implica trabajo y/o provisión de
algún elemento significa una erogación económica y, que tiene que estar claramente
documentado, tanto para ser valuado como realizado, resulta obvio que es imprescin-
dible especificar el tipo de materiales que contiene la construcción a demoler, (por
ejemplo: tabique de ladrillo hueco 8 x 15 x 20 cm; mampostería de ladrillo común, espe-
sor = 0,30 m) así como también incluir cotas generales, y orientación. La escala habitual
en que se imprimen los planos de demolición es 1:100, si bien no descarto que deter-
minadas situaciones requieran el empleo de escalas mayores o menores.
Los planos a realizar variarán según el volumen y el tipo de items a especificar. En
muchos casos la información a transmitir puede ser contenida en planta o plantas sola-
mente, en otros se hará necesario incluir cortes y/o vistas según el caso.
La descripción de los trabajos de demolición se incluirá en las Especificaciones Técnicas
Particulares, explicitando cuál es el destino de todo aquello que se retire así como de los escom-
bros. Es decir, y por ejemplo, si el retiro de la demolición corre por cuenta del Comitente o del
Contratista, si de haber equipos de aire acondicionado o artefactos sanitarios a retirar deben ser
entregados al propietario o la Empresa Constructora puede disponer de ellos, etcétera.
Para corrección de estos planos se compararán concienzudamente los planos de
Anteproyecto, los de relevamiento, los antecedentes, (es decir, planos de lo existente de
que dispongamos), y, contaremos con la ayuda de fotografías y/o filmaciones para veri-
ficar la coherencia y factibilidad de lo allí especificado.
3 a 5. Replanteos. Las plantas de replanteo son planos fundamentales en una
Documentación. En general son los más consultados tanto para la cotización como
durante el transcurso de la obra.
Como contenidos básicos e indispensables se pueden enumerar los siguientes:
Cotas generales y acumuladas; cotas de nivel; obviamente, ejes de replanteo; cerra-
mientos y estructura resistente diferenciados gráficamente; referencias a planos com-
plementarios; indicación de detalles constructivos que forman parte de la
Documentación; señalización de los cortes; nombres y números de locales; especifica-
44 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

ción de materiales y terminaciones, interiores y exteriores; representación y nombre de
las carpinterías; arcos de abertura de puertas; proyecciones de cielorrasos; escalones;
escaleras; solias; umbrales; notas aclaratorias y todo aquello que resulte útil tanto para
la cotización como para la ejecución de los trabajos.
Respecto a la inclusión o no de información en forma de texto, es decir, lo que en general
llamamos “las leyendas del plano”, tanto en replanteos, como en cortes y vistas, de segu-
ro encontraremos opiniones disímiles. Para algunos profesionales no se justifica explicitar
mediante un texto escrito, materiales, terminaciones, o circunstancias tales como:
„ qué es a construir, y con qué materiales;
„ qué es existente, y de qué materiales;
„ qué es a reparar, y cómo;
„ qué es a reubicar;
„ qué línea indica proyección de qué elemento, etcétera.

Se suele aducir que esta información está contenida en planos y documentación com-
plementarios como son planillas de locales, detalles constructivos correspondientes,
especificaciones técnicas generales y/o particulares, etcétera, y, que por ende, resulta
redundante referenciar todos los elementos graficados en replanteos, cortes y vistas.
Cabe aclarar que redactar, tipear, y ubicar leyendas en planos insume cierta cantidad de
tiempo, es decir que resulta un volumen de trabajo para nada despreciable, tanto en
cuanto a esfuerzo como en cuanto a costos. Para otros profesionales, “lo que abunda no
daña”, e, indefectiblemente todo lo dibujado deberá estar explicitado en forma escrita.
Desde la experiencia personal, lo que puedo decir es que tanto para cotizar como para
trabajar en obra, contar con planos donde figuren las especificaciones de materiales y
terminaciones, así como también la explicación escrita de diversas cuestiones inheren-
tes a los trabajos, clarifican, agilizan y facilitan el desarrollo de las tareas evitando con-
fusiones o malos entendidos que pueden originarse a raíz de disponer de información
demasiado fragmentada. En caso de estar muy ajustados en los tiempos, podemos
valernos de leyendas sintéticas que nos remitan a los documentos donde el tema se
encuentra ampliado y/o complementado.
En conclusión, creo conveniente evaluar en cada circunstancia cuestiones prácticas y
económicas y decidir en consecuencia, cual será el volumen y tipología de la informa-
ción escrita a incluir y, que planos, contarán con ella.
En cuanto a la representación gráfica, sea desde la coordinación, la revisión o la tarea con-
creta de dibujar, es necesario, (aunque suene tonto decirlo), no perder de vista nada de lo
que se ve, es decir, no omitir ningún elemento que forme parte de la obra, tanto porque se
incluya en los trabajos a realizar o porque interferirá o facilitará la concreción de los mismos.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 45

En general, y por lo que llevo visto, puedo decir que solemos sufrir de cierta resistencia a
tomar conciencia de la necesidad, no sólo de graficar, sino, y fundamentalmente, de
diseñar, definiendo en todos los componentes y detalles algunos aspectos particulares de
la obra, por ejemplo, los espacios exteriores. Suele ocurrir que se dejan de lado indefini-
damente cosas tales como veredas, zócalos e iluminación exteriores; canteros; maceteros;
cordones; rampas; pendientes de solados; carteles de identificación, etcétera. Otro
aspecto “difícil” de conseguir que sea incluido y explicitado en los replanteos; cortes, vis-
tas y detalles, son aquellos elementos de obra gruesa concebidos en función del equipa-
miento y/o decoración. Por citar un ejemplo podría mencionar tabiques de ladrillo o de
tabla roca de yeso previstos como laterales de una estantería. En las planillas y detalles de
equipamiento los tabiques figuran como una línea gruesa –lo cual supone que están
especificados en replanteos y demás planos de obra– y en los replanteos directamente
no figuran, porque según parece, “son muebles,” esta situación conduce por lo menos a
un nefasto adicional y puede complicarse por circunstancias tales como y por decir algo
una pileta de patio ubicada precisamente debajo del tabique en cuestión.
Es importante no perder de vista en ningún momento que por más grande y monu-
mental que sea la obra no podemos desligarnos de ninguno de los elementos que com-
ponen el todo por innumerables que éstos sean. Cuando digo: no podemos, me refiero
a que no es conveniente tanto para conseguir la excelencia en el resultado de la obra,
como para evitar costos adicionales.
Para comenzar una planta de replanteo o en todo caso el “xref” correspondiente, si trabaja-
mos con Autocad, o el equivalente del programa que se esté usando, tomaremos como
punto de partida las plantas dibujadas para presentación del Anteproyecto. A este antece-
dente habrá que quitarle en principio toda la información y/o graficación que es útil para una
presentación visualmente efectiva pero que para licitación y/o construcción es irrelevante,
inoperante y en algún caso molesta, me refiero a todos aquellos recursos que habitualmente
utilizamos para “vestir” un plano, por ejemplo: grafismos de autos, vegetación, personas, etcé-
tera. A continuación se comenzarán a ajustar las dimensiones superponiendo el citado ante-
cedente con el relevamiento planialtimétrico. Una vez que disponemos de una planta que, en
cierta medida, “define” al resto de las plantas, y que en general es la planta baja, ajustada a las
dimensiones reales de que disponemos, se comenzará a precisar la ubicación y dimensiones
de muros; tabiques; aberturas; escaleras; escalones; umbrales, solias; cambios de solados; can-
teros; maceteros; mesadas; artefactos, etcétera, teniendo en cuenta los espesores y/o dimen-
siones de los materiales que en definitiva se van a utilizar, así como también, los requeri-
mientos exactos de espacio para equipamiento, artefactos e instalaciones a ubicar.
Con este grado de avance ya es factible comenzar a volcar cotas generales y ubicar los
ejes de replanteo para anotar cotas acumuladas.
Los ejes de replanteo y por ende las cotas acumuladas son herramientas de gran utili-
dad para la concreción de los trabajos en obra, no obstante, para la Licitación, pueden
46 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

ser una herramienta de verificación de las dimensiones indicadas, pero no constituyen
un elemento indispensable. Aclaro esto dado que depende del cronograma que este-
mos manejando, incluirlos en la primera emisión de planos para Licitación o en una
emisión posterior, es decir en una emisión de Obra.
Para ubicar los ejes de replanteo, analizaremos detenidamente la geometría y dimensio-
nes del proyecto. Esta observación nos permitirá decidir en principio que cantidad de
ejes indicaremos y a que directrices del proyecto, serán ortogonales o paralelos.
Hago estos comentarios dado que en un terreno ortogonal de 8,66 x 25,00 m, donde
estamos graficando un proyecto ortogonal al terreno, resulta evidente que indicaremos
dos ejes de replanteo ortogonales, pero, por suerte, no todos los proyectos de
Arquitectura son así y me ha tocado ver y/o participar en largas deliberaciones, cuando
no discusiones acerca de cómo y donde ubicar ejes de replanteo.
Los mejores resultados los obtendremos ubicándonos en el rol del operario que realiza
los trabajos e imaginando donde nos resultaría más útil, indicativo y práctico, disponer
de los ejes de replanteo; qué lugares son de fácil acceso y permanecen visibles durante
el desarrollo de la obra o, en su defecto, la mayor parte de tiempo posible.
En la medida en que el “xref” o su equivalente de cada planta haya sido conveniente-
mente ajustado, siempre desprovisto de cotas y leyendas, lo enviaremos o entregaremos
su copia a los asesores de estructuras, instalaciones y presentación municipal, imple-
mentando los mecanismos de archivo que nos permitan controlar:
1. que la información ha sido suministrada;
2. la fecha en que fue remitida y
3. de qué manera se notificaron avances, cambios o ajustes.
La escala comúnmente utilizada para planos de replanteo es 1:50, de todos modos es
conveniente analizar cual será la más adecuada a las características de cada obra. A
veces nos encontramos con plantas tan cargadas de detalles que será aconsejable tra-
bajarlas para imprimir en escala 1:25 ó 1:20, en otros casos, advertimos que una planta
escala 1:50 resultará poco más que un enorme papel en blanco, y que un plano 1:100 ó
1:200, será mucho más ilustrativo y manejable.
Incluyo este tipo de comentarios con el propósito de enfatizar la idea de que, más allá
de seguir ciertos lineamientos generales de procedimiento, se conseguirán mejores
resultados y un empleo eficiente de los tiempos disponibles, si se estudia cada
Documentación como lo que en definitiva es: un proyecto único.
Suele no resultar positivo, instalarse en un modelo conocido y repetirlo sin verificar
hasta donde es aplicable, en cada caso concreto.
La revisión de los replanteos, nos llevará a comparar punto por punto lo especificado
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 47

en ellos con lo que expresa el resto de la Documentación, es decir, y fundamentalmen-
te, con planos complementarios de Arquitectura, Documentación de estructura, planos
de instalaciones y memorias o especificaciones técnicas.

SECTOR DE PLANTA DE REPLANTEO
48 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

SECTOR DE PLANTA DE REPLANTEO -OBSERVAR COTAS, GRAFISMOS Y LEYENDAS-

6. Replanteo planta de techos. Para delinear la planta de techos recurriremos al per-
fil del, o de los, más elevados niveles cubiertos; a planos de cortes y vistas; planillas
de carpinterías, planos de instalaciones y planos de estructuras; es decir a todos los
documentos que contienen o contendrán información complementaria a la planta
de techos.
La información a especificar en esta planta incluye las pendientes de cubiertas,
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 49

terrazas, azoteas, y balcones; mostrará canaletas y/o embudos de desagüe; remates
de ventilaciones y chimeneas; barandas, muros y/o pantallas de protección o ter-
minación; accesos; instalaciones si las hay, como por ejemplo unidades exteriores
de equipos de aire acondicionado, tanques de reserva, extractores de aire, artefac-
tos de iluminación, etcétera, y todo aquello que se pueda ver en un corte horizon-
tal practicado a una altura superior al nivel de todas las cubiertas y lo que ellas
contienen.
La escala a utilizar dependerá del volumen de información a incluir en el plano, pero en
líneas generales se imprimen en 1:100. Se anotarán cotas parciales, y en cuanto a las de
replanteo, bastará con indicarlas en los puntos extremos.
Respecto a leyendas, notaciones y referencias se utilizarán para clarificar lo graficado,
especificando fundamentalmente, pendientes, canaletas, embudos y bajadas, termina-
ciones, carpinterías, pasarelas, equipos y ventilaciones.
Para la revisión de este plano hago especial énfasis en controlar que las ventilacio-
nes y/o chimeneas se encuentren dibujadas en el lugar que se corresponde exacta-
mente con lo graficado en las plantas de los pisos inferiores, y en los cortes y vis-
tas, y, si así no fuera, verificar que las desviaciones propuestas dispongan de los
espacios adecuados para ser materializadas de manera eficiente, tanto técnica
como visualmente, también es imprescindible no perder de vista que el tiraje de
aire de ventilaciones y/o chimeneas, no se halle obstruido por barreras tales como
tanques de reserva, equipos de aire acondicionado, máquinas de ascensores o
cualquier otro elemento.
Completando la revisión controlaremos la coherencia entre todo lo expresado en los
documentos mencionados como base para realizar la planta de techos, es decir plantas
de los pisos que cuentan con cubierta, cortes, vistas, planilla de carpinterías, instalacio-
nes y estructuras. Todas las contradicciones detectadas se subsanarán corrigiendo y/o
modificando el proyecto en la manera que menos afecte la imagen, el funcionamiento
y la economía del Anteproyecto acordado con el Comitente.
7. Cortes. Para elaborar los cortes de Arquitectura que formarán parte de la
Documentación, partiremos de cortes y/o vistas que han integrado la presentación del
Anteproyecto y comenzaremos por ajustarlos de acuerdo a las plantas de replanteo, o
al “xref” o equivalente de las mismas.
La finalidad de los planos de corte será mostrar el desarrollo del proyecto en altura.
La elección de los puntos por donde es conveniente mostrar este desarrollo, así como
la definición de la cantidad de cortes necesarios en función de no dejar cuestiones sin
mostrar o sin resolver, implicará un análisis de la geometría y la espacialidad del pro-
yecto que nos permita determinar los lugares donde tanto la una como la otra presen-
50 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

tan cierta complejidad en su elevación. Es decir, buscaremos plantear aquellos cortes
que nos permitan graficar y explicitar claramente la totalidad de la obra sin que queden
puntos indefinidos o ambiguos. De ser necesario, se incluirán cortes quebrados y/o par-
ciales de determinado sector, en la misma o en distinta escala que la elegida para los cor-
tes generales, siempre, según resulte más claro y demostrativo.
Así, en los cortes mostraremos preferentemente escaleras, ascensores o huecos de los
mismos; rampas; encuentros de distintas pendientes de cubierta; encuentro de
cubiertas disímiles; vacíos y balconeos; subsuelos; remates; áticos; lucarnas; alturas de
revestimientos u otras terminaciones; alturas y espesores de cielorrasos; sección y
materiales de vigas y losas o entrepisos; alféizares y dinteles; molduras; carpinterías;
umbrales; etcétera.
La información a incluir además de la graficación, consta de cotas de nivel acumula-
das y cotas de alturas parciales; indicación de detalles; referencias; notas aclaratorias;
etcétera. No debemos olvidar anotar los nombres y números de locales por donde
pasa el corte ni tampoco la nominación de las carpinterías que vemos en corte o en
vista de manera tal que sea posible leer conjuntamente con los cortes las planillas de
locales y de carpinterías.
Respecto a las leyendas reitero todo lo expresado al hablar de los planos de replanteo.
Así mismo, también podemos hacer válido para los cortes lo dicho allí con relación a
elegir escalas de representación.
En la revisión de los cortes pondremos especial atención en la coincidencia de éstos con
todo lo indicado en planos y planillas de estructuras, en su correspondencia con las
plantas de replanteo, plantas de cielorrasos, vistas, planillas y detalles, extremando los
recaudos para eliminar cualquier tipo de contradicción.
8. Vistas. Las vistas son en general planos que no implican tantos detalles en los conte-
nidos como los replanteos y los cortes.
Sin embargo suelen ser definitorias en muchos sentidos. Son las que, por ejemplo, más
van a acusar la desproporción visual originada por la altura de una viga y, entonces,
habrá que proceder a rever el esquema y el cálculo estructural en función de mantener
las proporciones de partida, es decir de Anteproyecto. Así mismo, las vistas segura-
mente van a ser determinantes en la elección y dimensionamiento de aberturas exte-
riores, barandas, revestimientos, colores y texturas, etcétera.
Obviamente vamos a comenzar a trabajar a partir de las vistas y/o perspectivas que se
hayan incluido en la presentación del Anteproyecto, las que habrá que completar, ajus-
tar y desarrollar según plantas de replanteo y cortes, verificando no haber variado la ima-
gen de la propuesta original, o bien, que si se hubiese variado, el resultado obtenido,
denotará superioridad respecto del anterior. De no ser así, surge la necesidad de rever los
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 51

SECTOR DE CORTE DE ARQUITECTURA -OBSERVAR COTAS, GRAFISMOS Y LEYENDAS-

ajustes generados y encontrar las respuestas que satisfagan tanto la realización de la obra
como la calidad de la imagen final, cuidando no contradecir la imagen acordada con el
Comitente sobre la base del Anteproyecto elaborado. Cuando hablo de realizar ajustes,
éstos pueden significar tanto modificar las vistas de Anteproyecto o bien mantenerlas sin
cambio alguno, haciendo que estructuras, e instalaciones, se adapten a ellas.
52 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

SECTOR DE VISTA DE ARQUITECTURA -OBSERVAR COTAS, GRAFISMOS Y LEYENDAS-

Esta instancia de la Documentación puede implicar volver a las maquetas, perspectivas
o 3 D elaborados con anterioridad, así como también generar nuevas versiones para
resolver los puntos en conflicto.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 53

Respecto a los contenidos de los planos de vistas, voy a enumerar en primer lugar aque-
llos elementos que parecen despertar una mayor resistencia a graficar. Son más o menos
los que siguen: cordones y desniveles de veredas exteriores; escalones; columnas de
alumbrado; artefactos de iluminación; barandas; conductos, caños y remates de venti-
laciones; tanques de reserva; unidades exteriores de equipos de aire acondicionado y
extractores de aire (eléctricos y/o eólicos); e instalaciones particulares como equipos
contra incendios. Todo esto, sumado a las vistas del edificio propiamente dicho, en las
que se nombrarán las carpinterías; se indicarán detalles complementarios; notas aclara-
torias; cotas de nivel acumuladas y cotas de alturas parciales, conforma las vistas de
Documentación.
Con respecto a leyendas y escalas, reitero lo enunciado al tratar estos puntos en el ítem
referido a plantas de replanteo.
La revisión y corrección significa verificar la concordancia con plantas y cortes; instala-
ciones; planilla de carpinterías; planilla de locales y especificaciones técnicas.
9. Planta de cielorrasos. Las plantas de cielorrasos nos servirán para resolver y mostrar,
por un lado, parte de las instalaciones, me refiero a como se distribuyen artefactos de
iluminación; bocas aire acondicionado; parlantes; sprinklers; detectores de humo, etcé-
tera, por otro, lo que es el diseño del cielorraso en sí mismo, es decir: molduras, —con
la indicación de los detalles correspondientes—; distintos tipos de cielorraso, (por ejem-
plo: aplicado, armado, de tablillas, etcétera), tratamiento, color; niveles, cambios de
nivel y/o de geometría; como así mismo cualquier instalación, elemento estructural o
detalle que determine la apariencia de los cielorrasos.
Por lo común, y salvo en proyectos muy particulares, los cielorrasos no constituyen un
tema abordado por el Anteproyecto. Así es que el proyecto de los mismos pasa a ser,
en cierta medida, una responsabilidad de la Documentación. Si es ésta la situación,
partiremos de los perímetros determinados por las plantas de replanteo, sumados a
los esquemas de estructuras, ya que vigas, losas, entrepisos y cubiertas serán deter-
minantes de las alturas y espacialidades posibles, así como también, en caso de cielo-
rrasos suspendidos, son definitorios para la ubicación de conductos y artefactos o
equipos embutidos. Igualmente determinantes para la organización y diseño de los
cielorrasos serán: la disposición del equipamiento interior; la zonificación de distintas
actividades a realizar; los elementos de decoración o ambientación a enfatizar y, por-
que no, situaciones a disimular, como ser accesos a circulaciones de servicio desde
lugares públicos.
En conclusión, y básicamente, es necesario conciliar layouts; replanteos; planos de estruc-
tura, planillas de equipamiento y proyectos de decoración y luminotecnia si los hubiera.
En cuanto a la representación de los planos de cielorrasos creo oportuno hacer un
comentario puntual respecto a la manera de acotarlos. Si nos ubicamos en el desarrollo
54 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

de los trabajos de obra, advertiremos que cuando se materializan los cielorrasos, cuan-
do se colocan los artefactos de iluminación y demás, ya la obra se encuentra suficiente-
mente avanzada como para que no tenga sentido incluir cotas de replanteo, incluso y
salvo en algunas situaciones particulares, carece de sentido acotar con valores precisos,
es mucho más seguro en función de obtener los resultados de diseño buscados, indicar
el criterio con que se han ubicado distintos elementos (molduras, artefactos de ilumi-
nación, rejas de aire acondicionado, etcétera). Me refiero a acotar con fracciones, (1/2;
1/3; 1/4...) y/o letras, (a; b; c...), que definan proporciones en lugar de medidas, verifi-
cando que en todos los casos quede suficientemente claro en función de que elemen-
tos estamos acotando, por ejemplo un artefacto de iluminación centrado con respecto
a una puerta.
Así mismo se anotarán también los niveles de cielorrasos, referenciándolos preferente-
mente a los niveles del piso terminado sobre el cual se extienden. Es decir que tomamos
como +,- 0.00, el nivel de piso terminado de la planta de la que estamos graficando el
cielorraso.
El proyecto de cielorrasos forma parte de la información imprescindible a suministrar a
los encargados de la Documentación de instalación eléctrica y de aire acondicionado,
por lo tanto, es necesario encararlo con celeridad una vez confirmada la
Documentación, evitando así el retraso en la elaboración de estos rubros. Si no conta-
mos con plantas de Arquitectura y estructuras definitivas, de todos modos es conve-
niente elaborar un primer planteo a ajustar, que permita iniciar el desarrollo de la
Documentación de instalación eléctrica y aire acondicionado.
Respecto a la iluminación, dependerá de la complejidad y alcances del proyecto así
como también del presupuesto disponible, solicitar los servicios de un especialista en
luminotecnia. Comento, para aquellos que pueda ser de utilidad, que, al menos en el
mercado de Buenos Aires, las firmas fabricantes e importadoras de artefactos de ilumi-
nación poseen en su mayoría, un buen equipo de profesionales en los departamentos
de asesoramiento técnico, los cuales colaboran eficientemente con los estudios de
Arquitectura. Esto sumado a una completa y actualizada folletería facilita el trabajo a
los Arquitectos que no somos especialistas en luminotecnia.
La revisión se realizará verificando la coherencia entre todos los planos y documentos
mencionados como punto de partida para elaborar el proyecto de cielorrasos, sumados
a los detalles del mismo incluidos en la Documentación e indicados en el plano de cie-
lorrasos, controlando, que las cotas expresadas definan la ubicación exacta de los ele-
mentos proyectados y constatando también, que las referencias de todo lo indicado
sean tan claras como completas.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 55

AECTOR DE PLANTA DE CIELORRASOS E ILUMINACION
56 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

10. Planta de pavimentos y niveles. El plano de pavimentos y niveles formará parte de
la Documentación en aquellos proyectos que incluyen calles internas, estacionamien-
tos, o cualquier otro tipo de circulación vehicular.
La información de estos planos servirá tanto para definir las superficies a pavimentar
como para indicar las pendientes a respetar, con el objeto de que el agua de lluvia y/o
de limpieza, no se estanque en lugar alguno.
Es este, otro de los planos de Arquitectura cuya definición en el Anteproyecto no exce-
de de la delimitación de perímetros, la mayor parte de las veces, aproximados.
Para resolverlo, partiremos entonces de layouts, Anteproyecto y plano de implantación
donde seguramente están indicados los perfiles generales de los pavimentos, y utiliza-
remos la información del relevamiento planaltimétrico para definir los niveles de pro-
yecto. Si la especificación es: pavimento de hormigón armado, determinaremos tam-
bién los paños en que se dividirá el mismo e indicaremos las juntas correspondientes. Si
se trata de pavimento asfáltico, obviamente no habrá juntas y los paños se determina-
rán exclusivamente por el cambio de pendientes.
Definiremos y graficaremos así mismo cordones y veredas, con la especificación de nive-
les, materiales y terminaciones.
Además de los niveles existentes, el relevamiento planialtimétrico, nos indicará la ubi-
cación de cámaras, tapas de cámaras, tendido de cañerías aéreas y/o enterradas, colum-
nas de alumbrado, cartelería, etcétera, que tendremos en cuenta tanto para ajustar el
perímetro de los pavimentos como para especificar el traslado, anulación o tratamien-
to de determinados elementos existentes. A estos últimos, sumaremos todo aquello que
incorpore el desarrollo de las instalaciones y terminaciones del proyecto que nos ocupa,
ubicándolo debajo o sobre el pavimento proyectado.
La composición y espesores de la sub-base del caso serán especificadas por el especia-
lista que realice el estudio de suelos. En los proyectos con pavimentos de hormigón
armado, encargaremos al calculista de estructuras el cálculo de los espesores, composi-
ción y armadura de las losas a construir.
Los espesores y composición aconsejables para pavimento asfáltico se incluirán en el
mismo estudio de suelos mencionado anteriormente.
En algunas situaciones puntuales, la acumulación de líquidos se evita simplemente por
mecanismos de libre escurrimiento, pero lo habitual es que se recurra al sistema de des-
agüe pluvial previsto para la totalidad del proyecto, entonces es imprescindible compa-
tibilizar pavimentos y niveles con la planta general de instalación sanitaria o viceversa.
Aparecerán entonces graficados en los pavimentos y en la documentación de instala-
ción sanitaria, las rejillas lineales ubicadas sobre las canaletas de desagüe.
En la planta de pavimentos y niveles precisaremos dimensiones, pendientes y niveles de
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 57

cada paño de pavimento. Las cotas de nivel las anotaremos en los puntos extremos de
cada paño, y la notación de las pendientes se aclarará preferentemente paño por paño.
En la revisión controlaremos fundamentalmente la factibilidad geométrica de la pro-
puesta, (es decir que no estemos, por ejemplo, especificando sectores de paraboloide
hiperbólico); que estén convenientemente detallados las dimensiones y niveles de todos
los elementos que forman parte de las superficies de circulación vehicular; la no exis-
tencia de cambios de nivel exagerados, por ejemplo, entre veredas y calles, y por supues-
to, la concordancia con el resto de la Documentación inherente.

SECTOR DE PLANTA DE PAVIMENTOS Y NIVELES
58 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

11. Detalle de grupos sanitarios. Siempre y cuando las marcas y los tipos de arte-
factos, pisos, revestimientos, grifería y accesorios estén anotados en las planillas de
cotización, (de las que hablaremos más adelante), los planos de detalles sanitarios
serán más utilizados para la ejecución de las obras que para elaborar las ofertas de
Licitación.
Más allá de esta circunstancia, constituyen la oportunidad de completar o desarrollar el
diseño de los locales sanitarios corroborarando si se están o no eligiendo equipamien-
to, terminaciones y carpinterías que aportarán los mejores resultados tanto visuales
como de funcionamiento.
Dibujar con precisión milimétrica los artefactos, carpinterías, espejos y accesorios con-
juntamente con estructura, mamposterías y/o tabiques, pisos, zócalos y revestimiento
nos conduce a ajustar, rever y/o modificar ubicaciones y dimensiones, tanto como
modelos de artefactos o diseño general.
Para dibujar estos planos tomaremos como base los lineamientos del Anteproyecto
ajustados en medidas y características según los replanteos del caso. Las escalas habi-
tuales con que se emiten son: 1:20 ó 1:25, si bien pueden darse casos extremadamente
simples para los que 1:50 es suficiente.
Los gráficos que formarán parte de estos detalles serán: plantas y cortes-vistas, donde
se dibujarán los artefactos y accesorios respetando las medidas que figuran en los
folletos impresos, o en archivos de CAD, que se consiguen por Internet o solicitándo-
los al fabricante o distribuidor del modelo seleccionado. Así mismo se dibujarán las
carpinterías con sus barridos y nomenclaturas, según lo especificado en planillas de
carpintería, replanteos, y cortes; se acotarán espesores de muros y tabiques; dimen-
siones de locales; alturas de cielorrasos; alturas de revestimientos y frisos, centros de
artefactos y centros y alturas de accesorios; se indicarán arranques de pisos coloca-
ción en planta y de revestimientos en vistas, enfatizando los mecanismos que clarifi-
quen la concordancia de la propuesta entre pisos, zócalos, revestimientos, aberturas,
accesorios y espejos, o la ubicación de guardas y/o dibujos tanto en pisos como en
revestimientos si los hubiera.
En la revisión verificaremos, además de la coherencia de los contenidos en sí mismos, la
existencia de una total concordancia con todo lo especificado en los distintos planos
complementarios más arriba enumerados, así como también con los planos de instala-
ción sanitaria, de cielorrasos correspondientes al local que estamos analizando, especi-
ficaciones particulares y planillas de cotización. En caso de detectar contradicciones se
arbitrarán las soluciones más adecuadas para eliminarlas.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 59

SECTOR DE PLANTA DE DETALLE SANITARIO

12. Detalles constructivos. La mayor parte de los detalles de construcción que requie-
ren ser estudiados y graficados se irán detectando a medida que avanzamos en el des-
arrollo de la Documentación. Si bien algunos de ellos ya aparecerán determinados en el
primer listado de planos, al precisar materiales, dimensiones y geometrías se detectan
situaciones particulares de armado, encuentros y terminaciones que, de no ser específi-
camente diseñados y volcados a planos de detalles impresos en escalas que permitan su
completa lectura, pueden conducir a malos entendidos, tanto en la cotización como en
la realización de los trabajos.
Cabe aclarar que ciertos detalles pueden completarse durante el transcurso de la
obra, pero, y como ya ha sido expresado anteriormente, cuanto más precisa sea la
información sobre la que las Empresas Constructoras elaboran sus presupuestos, dis-
minuyen los riesgos a futuro de que aparezcan costos adicionales una vez contratados
los trabajos.
En líneas muy generales, podríamos decir que, existen ciertos elementos de la construc-
ción de los que habitualmente se hacen detalles, y ésto, no es simplemente por cos-
60 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

tumbre, sino, más bien por necesidad. Entre estos elementos se incluyen: cubiertas;
muros y tabiques; carpinterías y molduras si las hay. Estos serán el tipo de detalles que
seguramente incluiremos en el primer listado de planos. Las situaciones de encuentros
particulares y las soluciones puntuales para determinadas instalaciones tanto de servi-
cios como de equipamiento, se detectarán analizando conjuntamente replanteos,
techos, cortes, vistas, cielorrasos, estructuras e instalaciones.
Creo útil recordar, que para distintos rubros como por ejemplo: aberturas de aluminio;
cubiertas de chapa metálica; tabiques y cielorrasos de tabla roca de yeso; aislaciones;
placas cementicias, etcétera, los fabricantes cuentan con departamentos de asesora-
miento técnico que son atendidos por profesionales especializados en un tema puntual.
Estos departamentos cuentan con archivos de detalles constructivos de sus productos
para las situaciones de aplicación más comunes, y elaboran en general sin cargo, los
detalles para situaciones particulares en las que se emplean los materiales por ellos
comercializados.
Por experiencia personal recomiendo solicitar los detalles a los proveedores del caso,
revisarlos, y, si fuera necesario, adaptarlos al proyecto que nos ocupa e incluirlos en la
Documentación.
Las escalas a adoptar variarán aproximadamente entre 1:1 y 1:20, dependiendo de las
dimensiones y complejidad de elementos de lo que se quiere mostrar.
Es importante poner particular atención en el ordenamiento de los detalles y los planos
que los contienen. En principio agruparemos por rubros dentro de un mismo plano. Por
ejemplo, un plano (o los necesarios), para detalles de cielorrasos, otro para detalles de
cubierta, otro para carpinterías de madera, etcétera. En cada plano cuidaremos que los
detalles estén expuestos de manera que facilite su comprensión, separando los que son
cortes verticales de los que son cortes horizontales y exhibiéndolos numerados en una
secuencia coherente.
En los planos de detalles, todo lo que se dibuja se acota y, por supuesto, se explicita, con
el texto correspondiente lo que representa cada línea, cada grafismo, o cada vacío.
La revisión de los planos de detalles implicará fundamentalmente verificar que lo grafi-
cado es factible y efectivo tanto técnica como visualmente, que no se contrapone con
lo expresado en otros planos y documentos, y, que contienen la información adecuada
y suficiente para ser correctamente interpretados.
Otra fase de la revisión de los detalles constructivos pasa por corroborar fehaciente-
mente que todos los detalles dibujados estén correctamente referenciados en los pla-
nos generales como replanteos, cortes, vistas, cielorrasos, etcétera, garantizando que
sea tan claro como sencillo interpretar la localización de los mismos.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 61

DETALLES CONSTRUCTIVOS
62 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

13. Planilla de carpinterías. En las planillas de carpinterías incluiremos todas las partes
de la obra que se fabrican en taller, sea éste dedicado a carpintería de aluminio, carpin-
tería de madera, herrería, cristalería o productos de PVC. Así, estas planillas, estarán
ocupadas por las vistas y plantas de puertas, ventanas; tabiques; lucarnas; frentes de
placards; interiores de placards; barandas y/o pasamanos de: terrazas, balcones, entre-
pisos, rampas y escaleras; rampas y/o escaleras de madera; rampas y/o escaleras metá-
licas; mamparas; alacenas; muebles bajo mesadas, etcétera.
Como se desprende de este listado, y dependiendo de la envergadura de la obra, pue-
den resultar una gran cantidad los elementos a resolver e incluir en las planillas de car-
pinterías. No perder de vista ninguno de ellos será el resultado de un análisis laborioso
y detallado de la totalidad del proyecto.
Estas planillas servirán y serán utilizadas tanto en el proceso de cotización como en el
desarrollo de la obra.
La elaboración de las planillas de carpinterías, servirá a su vez para puntualizar y defi-
nir cada elemento a diseñar, detallar, especificar e incluir en las mismas.
El estudio pormenorizado, y el cuidadoso diseño de cada carpintería, tanto desde lo
técnico como desde lo visual, tendrá una importancia gravitacional en la calidad del
proyecto resultante.
Me parece oportuno puntualizar que la inclusión de estos planos formateados como plani-
llas, en los pliegos de Licitación y en la Documentación de obra, se justifica entre otras cosas,
en el hecho de que grafican partes que llegan ya elaboradas a la obra donde serán instala-
das. Esto significa que el taller que cotiza y fabrica una abertura no necesita, o no utilizará
aunque le sea dada, información precisa acerca del proyecto donde se colocará la misma, en
consecuencia, agrupar las carpinterías, separadas de otros rubros agiliza y facilita los traba-
jos, tanto de cotización como de fabricación. También, durante el transcurso de la obra es
muy útil contar con planillas de carpinterías que se complementan directamente con las
plantas de replanteo, ya que en éstas las carpinterías están nombradas, pero no tenemos
imagen de elevación, ni cotas de detalle, ni especificaciones de materiales, pero, sobre la base
de la nomenclatura es posible ubicarlas en la planilla correspondiente y así completar la
información necesaria para la correcta colocación de carpinterías en obra. Así mismo son de
gran utilidad para controlar y recepcionar o bien rechazar los envíos de talleres a obra.
La información básica a incluir en este plano, por lo común, a imprimir en escala 1:50, se com-
pone de la vista de cada carpintería, acompañada de planta en los casos en que resulte necesa-
rio. Se notarán las cotas de anchos y alturas, totales y parciales, las alturas referidas al NPT (nivel
de piso terminado), y, los anchos, clarificando cuando se trata de aberturas, cual es el vano y cual
la hoja. En las vistas indicaremos mediante grafismo y nominación los detalles de carpintería que
forman parte de la Documentación, también se especificará la cantidad a proveer de cada ele-
mento graficado, y las manos correspondientes, en los casos de las puertas de abrir.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 63

Para aberturas, se especificarán por separado y para cada una: 1- materiales y terminacio-
nes de hojas y de marcos; 2- materiales y tipos de herrajes, como bisagras, tiradores, pica-
portes, manijones, cierrapuertas; 3- cerraduras; 4- materiales y tipos de cortinas; 5- forma
de cierre, (simple o doble contacto, pivotante, corrediza, guillotina, proyección, etcétera).
Para otro tipo de carpinterías detallaremos materiales, terminaciones, elementos de
fijación, etcétera.
Así mismo es conveniente, por no decir imprescindible, especificar condiciones tales
como: 1- verificar cantidades en obra. 2- todas las carpinterías deberán ser replanteadas
en obra, antes de proceder a su fabricación. 3- el Contratista presentará planos de deta-
lles y muestras de perfiles y otros materiales a la aprobación de la Dirección de Obra,
antes de proceder a la fabricación. 4- cada carpintería llevará todos los accesorios indi-
cados por el fabricante. A estos ejemplos sumaremos todas las recomendaciones emer-
gentes de un proyecto puntual, y restaremos las que no correspondan.
La revisión de estos planos impondrá al Coordinador un concienzudo análisis comparativo
entre las planillas de carpinterías y lo expresado en vistas, cortes, plantas, detalles, especifi-
caciones particulares, y planillas de cómputo, corroborando la concordancia y coherencia
de la información volcada en todos ellos así como también la no existencia de omisiones.

VISTA Y NOTAS DE PLANILLA DE CARPINTERÍAS
64 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

PARTE DE REFERENCIAS Y VISTA DE PLANILLA DE CARPINTERÍAS
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 65

14. Planilla de equipamiento. No siempre se incluye en forma conjunta la obra grue-
sa con la compra y/o instalación del equipamiento en una única Licitación. Aunque,
esta modalidad, es relativamente frecuente, en rubros como hoteleria, oficinas, educa-
ción y salud.
En caso de que se opte por incluir el equipamiento, sea este diseñado especialmente o
standard, en la Licitación de la totalidad de la obra, lo graficaremos separadamente de
la obra gruesa, eligiendo las escalas convenientes para cada situación. Llamaremos a
estas representaciones, planos o planillas de equipamiento.
El equipamiento sin duda forma parte del Anteproyecto, es más, en la mayoría de los
casos tiene un peso definitorio en el dimensionamiento de los locales. Pero esto, por lo
común, no hace que se elabore con profundidad su diseño en la etapa previa a la
Documentación. Simplemente se estima la posición y volumen que va a ocupar, sin defi-
nir sus características técnicas ni formales, a no ser que se trate de un proyecto en el que
la decoración es excluyente.
De lo dicho, se deduce que el diseño y la completa definición del equipamiento será
otro de los tópicos a desarrollar en la etapa de Documentación.
Para realizar este desarrollo partiremos de las líneas planteadas en el Anteproyecto,
ajustando las dimensiones según los planos de obra definitivos y formularemos las pro-
puestas generales a ser consideradas por el Comitente.
Aclaro, que otro camino posible, por decisión del Comitente o en obras sin límite de
presupuesto y/o con urgencias de tiempo, es la derivación de este rubro a un estudio
especializado en decoración, con el que se trabajará conjuntamente solucionando y/o
evitando desajustes y contradicciones.
En cierta medida y según las características de la obra, el equipamiento puede consti-
tuirse en una Documentación casi o totalmente independiente de la Documentación
de Obra gruesa.
Si lo que estamos detallando se limita a muebles, lámparas, u objetos de fabricación
standardizada, bastará con plantas, digamos escala 1:50, donde se especifica marca, tipo
y modelo del elemento graficado. Completaremos acotando alturas en vistas de aque-
llas superficies donde se ubicarán por ejemplo percheros, cuadros, etcétera.
Pero, en algunos casos, el equipamiento, o parte de él, por requerimientos de índole
diversa, puede ser tan específico y particular que no exista en plaza, o bien que el exis-
tente en plaza no satisfaga al Comitente o al proyectista o a ambos.
En estos casos, se hace imprescindible graficar, plantas, vistas, cortes y detalles, en las
diferentes escalas apropiadas para que cada elemento especificado sea exactamente
comprendido tanto para la cotización como para la fabricación e instalación. Así, las
plantas pueden significar cortes horizontales a distintas alturas de un mismo elemento,
66 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

las vistas mostrarán todas las caras posibles, los cortes verticales graficarán cada situa-
ción, aunque las diferencias entre ellas sean relativamente sutiles, y los detalles especifi-
carán las soluciones generales y las particulares, siendo estas, mayoritariamente, los
encuentros, tanto de diferentes planos como de distintos materiales.
En esta parte de la Documentación, conviene omitir información “importada” de los
planos de obra gruesa, en la medida en que antes que clarificar, complica o confunde a
herreros, carpinteros, artesanos, etcétera.
La revisión de los planos de equipamiento pasará fundamentalmente por controlar que
no estén quedando elementos o información omitida. Esto, suele ocurrir, tanto por sim-
ple descuido, como por falta de resolución. Por otro lado controlaremos la concordan-
cia de todos los planos referidos al equipamiento, tanto entre sí como con los planos de
obra, pliegos de especificaciones y planillas de cómputo. Al comparar los planos de equi-
pamiento con los de obra, es decir, Arquitectura, Estructuras e Instalaciones, verificare-
mos y solucionaremos si es necesario, la compatibilidad de las dimensiones anotadas en
unos y otros, así como también que no se produzcan interferencias y/o superposiciones
de elementos que dificulten la instalación y/o el mantenimiento de los distintos compo-
nentes de la obra. Por ejemplo, y para mencionar un caso simple, nos podemos encon-
trar con que la “pata” de un mueble que será fijado al piso, y, según lo dibujado y acota-
do en distintos planos, pasa por el medio de la tapa de una pileta de patio, bueno, posi-
blemente lo más sencillo será decidir desplazar las cañerías e indicarlo en los planos
correspondientes, lo cual nos evitará sin duda problemas y quejas indeseados.

15. Planilla de locales. La planilla de locales contendrá en forma de texto, la enumeración
y nombre de los locales que componen el proyecto y la especificación de materiales, com-
posición y espesor de las terminaciones, reservando una columna para observaciones
donde se anotarán las características atípicas detectadas en los rubros considerados.
Cuando decimos locales, no nos referimos exclusivamente a ambientes cerrados, o a
ambientes divididos por cerramientos. Consideraremos como items del listado a situa-
ciones tales como: escaleras, veredas, azoteas o terrazas, pasillos, medianeras, piscinas,
solarios, lobby, lobby bar, hall, alero, etcétera.
En líneas generales, los rubros a enumerar incluyen: contrapisos, carpetas, pisos, zócalos,
revoques, revestimientos, cielorrasos y pinturas, detallándose en distintas columnas dentro
del mismo rubro cada una de las tipologías de ese rubro que forman parte del proyecto.
Respecto a la revisión de estas planillas, creo conveniente advertir que suele ser un tra-
bajo sumamente aburrido, pero aún así verificaremos cuidadosamente la conveniencia
de lo especificado así como también la concordancia con lo expresado en el resto de la
Documentación, adaptando, corrigiendo o modificando las incompatibilidades y/o
incongruencias que encontremos.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 67

CELDA DE PLANILLA DE EQUIPAMIENTO
68 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

DETALLE DE INSTALACIÓN DE EQUIPAMIENTO
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 69

ALGUNAS CELDAS DE PLANILLA DE LOCALES
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 71

ESTRUCTURA RESISTENTE

El asesor de estructuras, o el calculista del caso, necesita comenzar a elaborar su área,
con una indicación clara de ubicación, forma, materiales y predimensionado de los ele-
mentos estructurales a utilizar. Este planteo será proporcionado por el Arquitecto
Coordinador.
Aclaro que cuando me refiero a definir materiales desde el proyecto de Arquitec-
tura, lo estoy haciendo con un alcance podríamos decir primario, por ejemplo defi-
nir si se trata de hormigón armado, acero o madera. La especificación final de las
calidades y composiciones se determinarán en función del cálculo a realizar por el
estructuralista.
En aquellos casos en que la estructura de sostén no constituye el partido mismo del pro-
yecto de Arquitectura, el equipo proyectista del Anteproyecto y/o sus colaboradores
más directos, son los realmente capaces de articular los esquemas de columnas, vigas,
ménsulas, losas, cubiertas, entrepisos, tensores, etcétera, que no afecten o alteren las
características del resultado arquitectónico.
Además de esquemas predefinidos y predimensionados, es decir el delineado de plan-
tas, cortes y vistas de la estructura, el calculista solicitará indefectiblemente en primer
lugar el estudio de suelos, y, dependiendo de la localización de la obra, consultará acer-
ca de la velocidad máxima de vientos registrada en la zona; si en el sitio se registran
nevadas y en todo caso con que intensidad, si la zona es sísmica y si así fuera grados de
los sismos registrados.
En caso de que el calculista no solicite información, y de no haberse pactado previa-
72 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

mente que datos aportarán cada una de las partes, corre por cuenta del Arquitecto
Coordinador verificar que posea los datos necesarios y, sobre todo, que los esté tenien-
do en cuenta para realizar el cálculo.
La información a transmitir se irá completando paulatinamente, a medida que se des-
arrollan otros rubros. Por ejemplo: características y dimensiones de tanques de reserva
de agua, para los que solicitaremos la estructura de sostén del caso, carteles de identifi-
cación que requerirán bases de fundación, etcétera.
Todas aquellas situaciones que se decida solucionar con pases en losas y/o vigas de hor-
migón armado, como los elementos que se opte colgar o apoyar puntualmente en la
estructura, deben ser consultados con el calculista quien los verificará y especificará en
la documentación de estructuras.
Especial atención requieren las instalaciones de aire acondicionado central, debido al
desarrollo y dimensiones de los conductos y al tamaño y peso de los equipos.
Lo más probable, es que en el desarrollo del cálculo y la Documentación de la estructu-
ra, surjan incompatibilidades, inconvenientes técnicos y/o económicos que serán plan-
teados al Arquitecto por el asesor del caso, la mayor parte de las veces acompañados
por una sugerencia o una contrapropuesta, y si no, solicitando la adaptación de la
Arquitectura a la estructura.
Se pueden llegar a dar innumerables idas y vueltas, pero sin duda, en la medida en
que se cuente con un alto grado de compromiso con la tarea emprendida, y una
productiva relación interpersonal en el equipo conformado, se arribará a un buen
resultado.
La entrega de la Documentación de estructuras se compone de:
„ planta de fundaciones,
„ planta sobre planta baja,
„ plantas sobre cada uno de los niveles superiores,
„ memoria de cálculo,
„ planilla de doblado de hierros, si las hay,
„ detalles constructivos.
A lo detallado puede sumarse documentación adicional requerida por alguna situación
particular, así como también es posible que por las características del proyecto algún
plano o planilla mencionado no resulte necesario.
La corrección y/o revisión de los citados documentos implica fundamentalmente com-
parar los planos, memorias y detalles de estructuras con los planos de Arquitectura e
instalaciones, verificando que las dimensiones acotadas en unos se correspondan con
las detalladas en el resto.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 73

Comenzamos por comparar las plantas de replanteo de Arquitectura con los replante-
os de estructuras, continuamos analizando alturas de vigas, losas, escalones, etcétera,
constatando que en cortes y vistas de arquitectura se detallen las alturas necesarias para
albergar los elementos estructurales indicados. Si esto no se cumple optaremos entre
modificar la Arquitectura o solicitar un redimensionado de los elementos estructurales
no compatibles con el proyecto. (En general se encuentran soluciones intermedias
modificando ambos planteos y/o soluciones).
Cuando superponemos las instalaciones, es decir sanitarias, eléctricas, aire acondicio-
nado y gas con la estructura, revisaremos que cañerías, conductos, cajas, cámaras, trin-
cheras, etcétera, estén ubicados de manera que no debiliten la estructura y también que
las dimensiones de unas y otras sumadas dispongan de los espacios necesarios no sólo
para poder ser dibujadas sino también para que sea posible materializarlas. Si encon-
tramos incompatibilidades, el camino será igual al expuesto más arriba, se modifica una
cosa o se modifica la otra, o se modifican ambas.
Toda la documentación enumerada más arriba formará parte de los pliegos de
Licitación y de la Documentación de Obra.
74 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

ESQUEMAS DE LINEAMIENTOS DE ESTRUCTURAS
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 75

SECTOR DE REPLANTEO DE ESTRUCTURAS
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 77

INSTALACIÓN ELÉCTRICA

Los rubros de instalación eléctrica, telefonía y datos, son por lo común abordados por
un mismo equipo proyectista. La información básica a suministrar al equipo que des-
arrollará esta área estará conformada por: el proyecto de cielorrasos e iluminación más
aquellos planos de layout donde se observa definida la ubicación del equipamiento y en
los que detallaremos la cantidad y ubicación de tomas a instalar, salidas de telefonía y
de datos necesarios; ubicación de los equipos que conforman la infraestructura de un
edificio y que requieren alimentación eléctrica, léase equipos de aire acondicionado,
equipos de bombeo de agua, centrales de alarma, salas de máquinas de ascensores;
espacios previstos destinados a tableros de electricidad, etcétera.
Otro dato que solicitará el proyectista de instalación eléctrica es el rango de la potencia
necesaria a instalar y, según la circunstancia, la potencia disponible. Esto se da puntual-
mente cuando el tipo de equipos o maquinarias que se prevé instalar no son los de uso
doméstico corriente, en estos casos, y si se trata de elementos existentes creo adecuado
encomendar el relevamiento de potencias a los mismos encargados de desarrollar el
proyecto de instalación eléctrica, y si esto no fuera, pedir la información al fabricante
que corresponda. De la evaluación de esta información unida a una constatación de la
simultaneidad extrema, más las consultas con la Compañía proveedora del servicio, y si
no se supiese previamente, surgirá la necesidad, o no, de la instalación de cámaras trans-
formadoras y/o subestación.
En caso de confirmarse la necesidad de incorporar estos locales, y de no haber sido
advertidos en la generación del Anteproyecto, requerirán la toma de decisiones del
Arquitecto tanto respecto a la ubicación de los mismos como a la resolución de su ima-
78 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

gen formal, respetando siempre las indicaciones de seguridad y superficie suministradas
por los especialistas, y respetando las características del proyecto.
Otro tema, en general a resolver o al menos a ajustar en la etapa de Documentación,
suelen ser los espacios que ocupan las instalaciones eléctricas, sobretodo los destinados
a tableros en obras de cierta envergadura.
Del cálculo y proyecto de la instalación eléctrica surgirán las dimensiones y cantidades
de las cañerías así como también las medidas de los gabinetes de los tableros, (que
requieren siempre un cómodo acceso); la ubicación y características de las cajas de pase;
de las tomas de alimentación; medidores, etcétera. La revisión de planos y memorias de
instalación eléctrica nos permitirá proyectar, verificar y/o adaptar las dimensiones y for-
mas de los espacios necesarios.
La Documentación de instalación eléctrica que formará parte de la Documentación
para Licitación y de la Documentación de Obra, incluye en líneas generales:
„ plantas de iluminación,
„ plantas de fuerza motriz,
„ plantas de corrientes débiles,
„ vistas exteriores e interiores de tableros,
„ detalles constructivos,
„ especificaciones particulares,
„ especificaciones generales.

Los planos y memorias mencionados contendrán el detalle de materiales, secciones, y
tipos de conductores, cañerías, llaves, interruptores, artefactos, etcétera.
Las revisiones se realizarán comparando conjuntamente planos de Arquitectura, de
estructuras, de otras instalaciones y de electricidad. Ésto, pondrá en evidencia por
ejemplo para estructuras de hormigón armado, que pases y de que dimensiones pre-
ver en losas y vigas, los cuales tienen que ser verificados por el calculista y especifica-
dos en los planos de estructuras, también, permitirá controlar la ubicación de artefac-
tos de iluminación en relación con las losas, vigas y alturas de los cielorrasos, en los
casos en que estemos previendo artefactos embutidos. Es importante no olvidar la
revisión del proyecto de iluminación exterior, teniendo en cuenta que comprende
desde apliques y spots, a columnas de alumbrado, reflectores y cartelería. Lo mencio-
no puntualmente porque si bien, así expresado parece demasiado obvio, es habitual
que estos elementos no aparezcan por olvido o indefinición, en vistas, cortes, plantas
de implantación, etcétera, y por consiguiente, tampoco aparecen en los planos y
memorias de instalación eléctrica.
La revisión y corrección pasará también por comprobar la coherencia entre equipa-
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 79

miento, equipos y artefactos a instalar, con cantidades y ubicaciones de tomas e inte-
rruptores y verificar cuidadosamente la calidad, concordancia y coherencia de lo mos-
trado y especificado en la totalidad de la Documentación.

-INSTALACIÓN ELÉCTRICA- SECTOR PLANTA DE CORRIENTES DÉBILES
80 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

VISTAS EXTERIOR E INTERIOR DE TABLERO ELÉCTRICO
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 81

INSTALACIÓN SANITARIA

Sobre la base de la experiencia personal, creo que es conveniente transmitir al proyec-
tista de instalación sanitaria un lineamiento general para estas instalaciones.
Seguramente, las ubicaciones de los núcleos sanitarios y los servicios con que contarán,
han sido planteados en el Anteproyecto. Pero, más allá de los ajustes que sea necesario
realizar a este primer planteo, existen otros lineamientos de ubicación y forma a definir
desde la Arquitectura, entre ellos menciono: tanques de reserva y de bombeo, llaves de
paso, piletas de patio, cámaras de inspección, pozo negro, etcétera. Esta indicación pre-
via tenderá a evitar conflictos de forma y/o de uso.
Otro camino posible es entregar los planos de anteproyecto o de layout al asesor del
caso solicitando la confección de una propuesta. Una vez que contamos con esta pro-
puesta, la ajustamos y/o modificamos del modo que se adapte lo más eficientemente
posible a la Arquitectura del proyecto.
Al proveer al proyectista de Instalación Sanitaria de la información básica para que
genere su propuesta, es imprescindible especificar y detallar la ubicación en planta y en
alzada de todos los equipos, artefactos y áreas que requieren alimentación de agua,
aclarando si ésta es fría, caliente o ambas así como también los requerimientos de de-
sagües y el tipo de residuos que se volcarán en los mismos, cuidando no olvidar ningún
elemento de proyecto que de una forma u otra involucre a la instalación sanitaria, por
ejemplo los desagües de equipos acondicionadores de aire.
La Documentación de Instalación Sanitaria consta en líneas generales de:
82 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

1. Planta general;
2. Plantas subsuelos;
3. Planta baja;
4. Plantas pisos superiores;
5. Planta de techos;
6. Cortes;
7. Detalles constructivos;
8. Memoria descriptiva;
9. Folletos de materiales especificados.

Estos documentos formarán parte de los pliegos de Licitación y de la Documentación
de Obra.
En la revisión y corrección de la instalación sanitaria es sumamente importante contro-
lar por ejemplo que las pendientes de los desagües especificadas puedan ser contenidas
en los espacios disponibles, teniendo en cuenta los espesores de recubrimiento necesa-
rios; otro punto que no puede ser descuidado por el Coordinador, son los recorridos de
montantes y bajadas y sus dimensiones, decidiendo la conveniencia de agruparlas even-
tualmente con otras instalaciones en plenos verticales (los que habitualmente llama-
mos shafts) o no; controlar la ubicación de piletas de patio, bocas de desagüe o cáma-
ras de inspección y repartirlas de manera coordinada con las características del solado
adyacente. No está demás verificar que la ubicación de las llaves de paso sea conve-
nientemente accesible y especifique la altura en la que se instalarán, cuidando tanto la
fácil maniobrabilidad como el efecto visual que ocasionan.
Además de ser compatibilizada con la Arquitectura y la estructura de sostén es funda-
mental compatibilizar la instalación sanitaria con los servicios contra incendios, los que
por lo general requieren de abastecimiento de agua, y también, con la instalación eléc-
trica en el caso de estar previendo por ejemplo bombas, termotanques eléctricos,
hidromasajes, lavarropas, lavaplatos, filtros, etcétera, que requieren tanto instalación
sanitaria como alimentación eléctrica.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 83

SECTOR DE PLANTA DE INSTALACIÓN SANITARIA
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 85

INSTALACIÓN DE GAS

Dado que el tendido de estas instalaciones es en general limitado a pocos locales y a
que, existiendo red de distribución domiciliaria, el espacio requerido es relativamente
escaso, bastará con transmitir al proyectista de la instalación de gas, aquellos puntos
donde necesitamos alimentar artefactos, la tipología de los artefactos a instalar, la ubi-
cación que recomendamos para las llaves de paso tanto generales como de cada boca
de salida y la albañilería prevista para gabinetes de medidores. Aunque decirlo parezca
una obviedad y se encuentre además convenientemente reglamentado, prefiero recor-
dar que es importante garantizar la accesibilidad a elementos tales como llaves de paso
y medidores, aún cuando nos veamos en la necesidad de ampliar por ejemplo el gabi-
nete previsto para un termotanque o la circulación en una sala de máquinas. Otro
punto que hace al correcto “acabado del diseño” de estas instalaciones es especificar no
sólo la ubicación en planta sino también las alturas en las que creemos conveniente que
aparezca una conexión o una llave de paso.
Hago estos comentarios, —(que salvando las diferencias pueden ser extensivos al resto
de las instalaciones)—, porque muchas veces, en el estudio de Arquitectura se decide,
o mejor dicho se evita decidir argumentando: “eso se ve en obra, eso se hace en obra”,
pero, con un poco de buena suerte de por medio, las obras pueden ser extensas en
superficie y en tiempo de desarrollo y, cuando el operario del subcontratista de la
Empresa Constructora contratada, va a ejecutar la instalación, en general, no pregunta
nada a nadie, y si no hay especificaciones precisas en los planos con que trabaja, por lo
común ubicará la llave de paso donde le resulte más cómodo y en todo caso más bara-
to a él, realizar el trabajo y no al futuro usuario. Al mismo tiempo es muy posible que
no armonice con el diseño de la superficie donde se va a instalar. Claro está, que la
86 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

Dirección de Obra puede solicitar las modificaciones que considere oportunas, pero, si
no existiera especificación en planos, esto dará lugar a discusiones, adicionales y otros
problemas que, desde mi punto de vista, es preferible evitar.
Existen situaciones en las que la provisión de gas requiere mayor infraestructura.
Cuando no se dispone de red de distribución domiciliaria nos veremos en la necesidad
de diseñar un gabinete o ámbito para albergar cilindros, garrafones, “chanchitas” o lo
que resulte más adecuado de lo disponible en el mercado, en las cantidades en que los
requerimientos de uso lo determinen.
Hay que tener en cuenta que estas instalaciones implican un área con alto riesgo de
explosión por lo tanto su ubicación no pasa solamente por la resultante visual de su
inclusión, o por el espacio disponible o por “meterlos donde menos molesten”, sino
también por elegir aquellas localizaciones que impliquen menores riesgos, sobre todo
personales, y prever los elementos de instalación contra incendios del caso.
Por otro lado, cabe comentar que existen circunstancias de uso donde las instalaciones de
gas adquieren cierto protagonismo, por ejemplo las estaciones de servicio de gas natural
comprimido y ciertas plantas industriales. Frente a estos casos lo conveniente es derivar el
proyecto de instalaciones de gas a un especialista en esa aplicación en particular.
La información a incluir en los pliegos de Licitación y en la Documentación de Obra se
compone en líneas generales de planta general; planta baja; planta de cada uno de los
niveles que reciben el servicio; detalles constructivos y memoria descriptiva.
La revisión y en todo caso corrección de la documentación de instalación de gas reque-
rirá fundamentalmente controlar la ubicación de medidores, llaves de paso y picos, con-
trolando principalmente lo adecuado de cantidades y posiciones en función de seguri-
dad y comodidad de uso.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 87

AIRE ACONDICIONADO

En la información que se suministra a los encargados de desarrollar el proyecto de aire
acondicionado se incluirán plantas, cortes y una especificación inicial, en todo caso a
confirmar de: 1- materiales y espesores de cerramientos exteriores, es decir tipos de
vidrios y/o cristales a utilizar, componentes, espesores y terminación de cubiertas, así
como también de los cielorrasos de los niveles inmediatos bajo cubiertas a construir; 2-
materiales y espesores de cerramientos de aquellos locales donde por concentración de
usuarios, tipo de actividades o funcionamiento de máquinas, equipos o instalaciones,
se producen importantes variaciones de temperaturas en relación con las medias acep-
tadas; 3- cantidad de usuarios simultáneos y actividades a desarrollar en cada uno ellos.
Esta información permitirá a los especialistas del caso comenzar a trabajar sobre un
balance térmico por lo menos aproximado al definitivo.
Entiendo oportuno comentar que, sobre todo en obras de escala intermedia, suele tor-
narse complejo definir los modelos de equipos de aire acondicionado a instalar me refie-
ro fundamentalmente a decidir entre equipos centrales e individuales. Digo escalas inter-
medias dado que en proyectos de poca envergadura se piensa “naturalmente” en equi-
pos individuales, por el contrario, cuando la obra es de gran escala, los grandes espacios,
la cantidad de usuarios, etcétera, hacen obvia la necesidad de equipos centrales.
En aquellos proyectos intermedios donde puede surgir la duda, lo más conveniente,
parece ser evaluar los costos de cada alternativa, así como también las diferencias que
originará en el proyecto la incorporación de una u otra; tener en cuenta como se mane-
jará el mantenimiento de las instalaciones una vez finalizadas las obras, y, con toda esta
información a la vista, y la propia opinión al respecto, convenientemente redactada,
88 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

comentar el tema al Comitente requiriendo su aprobación al sistema elegido.
Los resultados del primer balance térmico que se realice nos permitirán verificar si es
ventajoso o no modificar espesores y materiales de los cerramientos especificados en un
principio. Evaluaremos en general y fundamentalmente, la conveniencia económica de
los caminos posibles, comparando la incidencia en los costos de obra entre aumentar la
potencia de los equipos de aire acondicionado a instalar o disminuir la transmisión de
temperatura a través de paramentos exteriores e interiores y cubiertas utilizando mate-
riales y/o diseños de mayor sofisticación.
Cuando estamos previendo equipos centrales, si bien no es imprescindible, podemos
incluir, con la primera entrega de información al asesor del caso un esquema primario
de ubicación de equipos y desarrollo de conductos de inyección y retorno de aire. Una
vez que recibimos la primera propuesta, ajustada a los resultados del balance térmico,
donde encontraremos detalladas las dimensiones y cantidades de equipos, conductos y
rejillas, se hace necesario evaluar cómo estas instalaciones intervienen (o no) en la espa-
cialidad del proyecto; cómo armonizarlas, principalmente con la iluminación; verificar,
que los puntos donde se indican rejillas de inyección o retorno no puedan resultar obs-
truidos en su funcionamiento por elementos que completarán la obra, como por ejem-
plo equipamiento, columnas de sonido, parrillas de iluminación, etcétera.
Para los equipos que ubicamos en azoteas debemos tener en cuenta una vez definidas
sus características y dimensiones cuestiones tales como, el diseño y cálculo de los ele-
mentos estructurales que los soporten; constatar comparando por ejemplo con planos
de instalación sanitaria y de arquitectura qué no se los esté apoyando sobre ventilacio-
nes o chimeneas u obstruyendo embudos de desagüe pluvial; prever la accesibilidad
para mantenimiento y/o reparaciones; dejar libre de obstáculos las dimensiones reque-
ridas por el fabricante para las tomas de aire; especificar en la instalación sanitaria los
desagües para agua de condensación de los equipos; incluir en la documentación de
electricidad los recaudos necesarios de alimentación, llaves y tableros.
Si se prevén equipos individuales, del tipo “split”, será importante determinar en función
del proyecto, los recorridos de las mangueras de conexión entre unidad interior y uni-
dad exterior, los desagües y la conexión eléctrica y, por supuesto, la ubicación propia-
mente dicha de cada una de las unidades, con relación a imagen exterior e interior, cie-
lorrasos, ventanas, iluminación, etcétera.
Coordinar y hacer factible todo lo antedicho seguramente acarreará cambios, ajustes
y/o ampliaciones en la primera o segunda o tercera o... propuesta de cielorrasos, ilumi-
nación, pluviales, etcétera, pero, siempre y cuando exista una buena idea generadora, es,
justamente la cuidadosa armonización de la inserción y eficiencia de cada uno de los
componentes, por más trabajoso que resulte, lo que permitirá arribar a una buena
materialización del proyecto.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 89

La Documentación de aire acondicionado a incluir en los pliegos de Licitación y en la
Documentación de Obra, consta en líneas generales, de cada una de las plantas dota-
das de este servicio donde se detallen recorridos, dimensiones, rejillas, materiales a uti-
lizar, aislaciones, etcétera, la planta de localización de los equipos con el detalle de las
salidas de inyectores y retornos y la memoria descriptiva, que incluirá el balance térmi-
co definitivo, la explicación detallada de los trabajos a realizar, y, las normas a las cuales
debe ajustarse la instalación.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 91

INSTALACIÓN CONTRA INCENDIOS

La complejidad de las instalaciones contra incendios, varía notablemente de un pro-
yecto a otro, estas variaciones se producen fundamentalmente en función del desti-
no y la escala de la obra a construir. Las instalaciones contra incendios toman mayor
envergadura y se hacen más determinantes, en la medida en que aparece por ejemplo
la manipulación de materiales explosivos tanto en plantas industriales, como locali-
zaciones de expendio o cualquier otro “uso conforme”, en que se manipulen materia-
les explosivos.
En lo que hace a normas, creo oportuno comentar que cuando se trata de usos relati-
vamente standardizados como viviendas, oficinas, educación, salud o espectáculos, es
decir, que no implican manipulación de explosivos, será suficiente cumplir la normati-
va vigente en la localización del caso a nivel municipal, provincial y nacional. En cambio,
cuando nos ocupa un destino en el que se manejarán materiales explosivos, para evitar
confusiones o malos entendidos, convendrá consultar al Comitente, o al especialista
que lo represente en este rubro, acerca de qué normas respecto a prevención contra
incendios, tienen vigencia internamente dentro de la organización comitente.
Encontraremos así que más de una vez, además de cumplir con las normas establecidas
por organismos estatales, debemos respetar las ya nombradas NFPA, o, en todo caso,
disposiciones exclusivamente internas de determinado ente o empresa, o lo establecido
por determinada certificadora de ISO 14.000, etcétera.
Al asesor o equipo especialista que realizará la Documentación de instalación contra
incendios, informaremos convenientemente acerca de la Arquitectura del proyecto,
los usos que se desarrollarán en él y si existen normas adicionales a respetar por indi-
92 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

cación del Comitente. En la medida en que se esté previendo la instalación de sprin-
klers y/o detectores de humo, será necesario compatibilizar la ubicación de los mis-
mos con los artefactos de iluminación y con los conductos de aire acondicionado. En
general, resulta operativo solicitar una propuesta de tendido y bocas de sprinklers y
detectores de humo y ajustarla al diseño de cielorrasos. El mismo criterio puede apli-
carse al resto de las instalaciones contra incendios, es decir a: matafuegos, pulsadores
manuales de alarmas, centrales de alarmas, detectores de mezclas explosivas, hidran-
tes, tanques espumígenos, cañerías enterradas, cañerías aéreas, tanques de reserva
contra incendios, etcétera.
Recomiendo revisar cuidadosamente la propuesta de los asesores del tema, buscando
conciliar de la forma más satisfactoria las instalaciones necesarias con la Arquitectura
del proyecto y, verificando la factibilidad de lo especificado. Aclaro ésto debido a que sé
de casos en que la Documentación pedía matafuegos “fijados” a paños vidriados, cañe-
rías aéreas ubicadas a 20 ó 30 cms. de distancia del suelo atravesando una circulación
vehicular... etcétera.
La Documentación de instalación contra incendios a entregar por el asesor y que for-
mará parte de la Documentación tanto de Licitación como de Obra, constará de las
plantas dónde aparezca la misma y la Memoria o Especificaciones Particulares.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 93

PRESENTACIÓN MUNICIPAL Y
ANTE PRESTADORES DE SEVICIOS

Resolver quien se ocupará de las presentaciones ante el municipio y los prestadores de
servicios correspondientes seguramente pasará por la envergadura del proyecto, tiem-
pos y presupuesto de que se disponga, y, los colaboradores con que se cuente.
De todos modos, y en líneas generales lo habitual es contratar a profesionales que se
ocupan exclusivamente de estos menesteres en cada uno de los aspectos a cubrir, es
decir y en líneas generales: Arquitectura; Impacto Ambiental; Prevención contra
Incendios; Instalación Sanitaria e Instalación Eléctrica, los que seguramente variarán
según el lugar de asentamiento de las obras.
No debemos olvidar que es necesario haber realizado la presentación municipal para
comenzar los trabajos in situ sin exponerse a multas, suspensión de trabajos, sanciones
al matriculado responsable, etcétera.
En lo que hace a normas municipales vigentes, y a veces también a reglamentaciones de
la provisión de servicios, es inexorable conocerlas para formular el layout o
Anteproyecto factible en el terreno de implantación. De no contar con los códigos de
la localidad del caso, (si bien en la mayoría de las veces son accesibles por Internet),
habrá que hacer las averiguaciones necesarias ya sea personalmente o delegando la
tarea a los terceros más arriba mencionados.
Comento esto para clarificar que cuando comenzamos la Documentación, y si se ha tra-
bajado responsablemente, ya se conocen al menos los lineamientos de las presentacio-
nes administrativas a realizar.
94 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

Ampliando lo antedicho agrego:
1. Las disposiciones municipales entre otras muchas cosas establecen retiros de línea
municipal o ejes medianeros, alturas máximas, factores de ocupación total y de
superficie, etcétera, lo que obviamente hace imprescindible elaborar la propuesta
de layout o Anteproyecto cumpliendo con la normativa vigente.
2. En el caso de la instalación eléctrica, las características y/o escala de determinadas
obras ocasionarán que tanto la empresa prestadora como el ente regulador del
servicio solicite la implementación de una subestación y/o cámara transformado-
ra. Mantener la unidad formal y funcional del proyecto hace preferible que estos
locales sean incluidos en el layout generador del proyecto.
3. Para ciertos usos es imprescindible constatar que la presión de gas existente en el
ramal que abastece al predio en cuestión, sea suficiente para la alimentación de
determinados equipos.

Así, al comenzar la Documentación algunos requerimientos legales o administrativos ya
han sido considerados, y lo que resta, es completar y ajustar los planos a las normas de
presentación, además de llenar las solicitudes; planillas y contratos exigidos por los dis-
tintos controladores, y, por supuesto, el pago de los derechos de construcción.
Si derivamos las gestiones a un tercero, no debemos olvidar clarificar cuidadosamente,
por escrito y antes de aceptar un presupuesto, los alcances de los servicios que presta-
rá, y el elaborado que nos comprometemos a suministrar. Son por poco habituales las
discusiones que rondan alrededor de:...“yo entendí que eso lo hacían ustedes”... “no, no,
no, no, eso quedamos que lo hacían ustedes”...
También es conveniente acordar de antemano con los asesores de estructuras e instala-
ciones que se les solicitará información, planos base y detalles para armar las presenta-
ciones necesarias.
La revisión de la documentación a presentar ante distintos organismos, pasa funda-
mentalmente por verificar que los contenidos se correspondan exactamente con lo que
se está manejando para licitación y construcción. De detectarse diferencias entre una
Documentación y otra, habrá que determinar cuál es la correcta o la que mejor se adap-
ta conjuntamente al proyecto y a las normas a respetar, y obviamente, dar curso a las
indicaciones que eliminen la contradicción, tanto en la presentación legal como en la
Documentación.
Creo oportuno agregar un comentario que conviene tener en cuenta con relación a las
gestiones municipales. Para determinados usos, características y localizaciones de obra,
la tramitación municipal incluye un pedido de factibilidad, por lo común a solicitar ante
la Dirección de Planeamiento del municipio correspondiente. Estas solicitudes de facti-
bilidad se formulan por escrito, acompañadas de plantas, cortes y vistas del
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 95

Anteproyecto en cuestión. Recibir la respuesta a estas solicitudes puede demorar entre
2 meses y 2 años. Una vez recibida la confirmación de factibilidad, en caso de que así
fuera, recién estamos habilitados a formalizar la presentación municipal.
De lo antedicho se desprende que antes de avanzar sobre una primera idea es acon-
sejable efectuar las consultas adecuadas ante los organismos que correspondan, lo
que evitará inversiones de tiempo y dinero no rentables, así como también posibles
frustraciones.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 97

CONDICIONES DE CONTRATACIÓN

En esta parte de la Documentación se explicitarán por escrito los aspectos legales, con-
tables y administrativos que pautarán la contratación, ejecución, garantías y pago de los
trabajos.
Cuando tratamos con un Comitente que constituye al mismo tiempo una organización
de cierta envergadura, lo relativamente habitual es que se disponga de un modelo base
de contrataciones que se adapta a cada circunstancia, o bien que disponga de un área
o departamento legal que se ocupe puntualmente del tema.
En estos casos el papel del Arquitecto Coordinador se limita a verificar en primer lugar
que no haya aspectos inherentes a los trabajos que no estén contemplados, así como
también que lo propuesto sea en efecto factible, y por último, proveerá ítems tales
como planillas modelo de cómputo y presupuesto. Estas planillas no incluirán resulta-
dos de cómputo, ni precios. Estarán conformadas por rubros e ítems idénticos a los usa-
dos para la estimación de costos. La metodología generalizada implica que las empresas
oferentes llenen estas planillas con los resultados del cómputo por ellas efectuado y los
precios de su oferta.
Si la redacción y contenidos de las Condiciones de Contratación están a cargo del
Estudio de Arquitectura, es altamente recomendable que se ocupen de su desarrollo,
profesionales con cierta experiencia o especialización en estas tareas, además de contar
con el asesoramiento oportuno tanto de Abogados como de Contadores.
En líneas generales, los principales puntos a tratar son:
98 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

1. Características de la Licitación: condiciones, plazos y fechas;
2. Plazo de ejecución;
3. Multas;
4. Mediciones y certificados;
5. Forma de pago;
6. Fondos de reparo;
7. Garantías;
8. Cronograma de obra;
9. Rescisión del contrato;
10. Planilla modelo de cómputo y presupuesto;
11. Sellados;
12. Subcontratos;
13. Seguros;
14. Condiciones de trabajo;
15. Seguridad de obra;
16. Dirección de obra;
17. Reuniones de coordinación;
18. Libro de órdenes de servicio, etcétera.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 99

ESTIMACIÓN DE COSTOS

Para formular la Estimación de Costos trabajaremos sobre las planillas para cómputo y
presupuesto incluidas en los pliegos de Licitación, más puntualmente en las
Condiciones de Contratación.
Es aconsejable, cuando no imprescindible, completar una primera Estimación de Costos
conjuntamente con el desarrollo del Anteproyecto. Ésta, servirá para informar al
Comitente acerca de los montos que se manejan, y, en caso de entenderse conveniente,
realizar los ajustes de materiales superficies y/o geometrías de proyecto que posibiliten
económicamente la concreción de la obra.
Una vez superada esta instancia, y habiendo completado la Documentación de Licitación o
bien, en forma paralela al desarrollo de la misma, verificaremos aquella primera estimación,
a los efectos de realizar las correcciones emergentes de la completa definición del proyecto.
Por si hay alguna duda, creo conveniente aclarar que la Estimación de Costos no for-
mará parte de los pliegos de Licitación, ni de la Documentación de Obra.
Este es un documento de uso interno que será utilizado por el Arquitecto Coordinador,
o en su defecto por el Comitente como base, para realizar el análisis comparativo de las
ofertas obtenidas en la Licitación, permitiendo detectar desviaciones tanto de cómpu-
tos como de precios.
Como es sabido por todos los que estudiamos o trabajamos en el área de las cons-
trucciones, distintos programas de computación han agilizado y facilitado la defini-
ción del cómputo, así como la del presupuesto una vez que tenemos los precios uni-
tarios o globales del caso.
100 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

Obviamente, y más allá de cualquier equipo o programa cibernético de vanguardia, lo
que resulta a la vez tan difícil como riesgoso, sobre todo en un mercado inquieto e ines-
table como el de la Argentina, es encontrar los precios precisos y posibles.
Creo que no está demás comentar, que para obras de características standard, ubicadas
en medios urbanos, encontrar valores de costo se simplifica notoriamente empleando
los números que se consignan en distintas publicaciones periódicas especializadas y
locales.
De todos modos, y por experiencia personal, entiendo recomendable verificar estos
valores en el mercado, ya que, las fluctuaciones intempestivas y las oportunidades de
precios cuasi “irracionales”, (en un sentido o en otro), que más de una vez se produ-
cen o se hallan, tanto en lo que respecta a Empresas Constructoras como a fabrican-
tes, son producto, la mayor parte de las veces, mucho más de planes y/o circunstan-
cias particulares, que, de resultados obtenidos a través del análisis del proyecto o los
materiales a cotizar, procedimientos que distorsionan considerablemente los valores
esperados. Por otro lado, corroborar precios con proveedores locales nos permite
verificar la disponibilidad o no de los productos y materiales especificados, en la plaza
donde se desarrollará el proyecto, pudiendo prever así adicionales por fletes u otros
gastos de traslado.
Cuando nos ocupa un proyecto en cierta medida ambicioso, sea por envergadura y/o
por diseño, que implica construcciones y/o instalaciones de carácter no muy standard,
o bien, cuando la localización será distante de áreas urbanas, o, ¿por qué no?, ambas
situaciones, acercarnos a una cifra medianamente posible hace imprescindible consul-
tar a potenciales proveedores y evaluar propuestas antes de arribar a conclusiones y vol-
carlas en nuestras planillas de Estimación de Costos.
Potenciales proveedores, por si hace falta aclarar, son los que conocemos por trabajos
anteriores; los que nos recomiendan amigos y/o colegas; los que detectamos por publi-
cidad en exposiciones o publicaciones relacionadas con la construcción; los que figuran
en guías de la industria, en el Registro de Materiales para la Construcción del INTI,
(Instituto Nacional de Tecnología Industrial, www.registrointi.com.ar), en las Páginas
Amarillas, etcétera.
Respecto al formato de las planillas, y en líneas generales; en horizontal enfilará los
rubros, y verticalmente, encolumnará unidades de cómputo; cantidades; valores unita-
rios; valores por ítem y valores totales. Una enumeración de rubros, como siempre a
corregir para cada caso particular, incluye:
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 101

1. Trabajos preliminares;
2. Demoliciones;
3. Movimiento de suelos;
4. Hormigón armado;
5. Muros y tabiques;
6. Capas aisladoras;
7. Contrapisos;
8. Pisos;
9. Zócalos;
10. Revoques y revestimientos;
11. Cielorrasos;
12. Pinturas;
13. Vidrios;
14. Carpintería metálica;
15. Carpintería de madera;
16. Artefactos sanitarios y grifería;
17. Instalación sanitaria;
18. Instalación de gas;
19. Instalación eléctrica;
20. Instalación contra incendios;
21. Aire acondicionado;
22. Equipamiento;
23. Pavimentos;
24. Parquización.

Cada uno de los rubros del caso se desglosará en tantos ítems como sea necesario.
La revisión de las planillas base, es decir, las que incluyen rubros y desglose de los mis-
mos, pero no precios, ni valores de cómputo, y que formarán parte de los pliegos de
Licitación, así como la revisión de la Estimación de Costos, requerirá una comparación
acabada de todo lo detallado en planos y especificaciones, con los rubros e ítems que
figuran en las planillas, verificando que no falte ni sobre nada.
102 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

RUBRO ITEM DESCRIPCIÓN UN. CANT. PR. UNITARIO PR. RUBRO PR. RUBRO
6 MUROS Y TABIQUES
1 En elev. esp. 12 cm huecos m2 36.40 19.18 898.15
2 Durlock provisorio m2 40.00 29.27 1,170.80
3 En elev. esp. 8 cm. huecos m2 93.80 13.00 1,219.40
4 De ladrillos comunes esp. 0.30 m m3 20.60 116.73 2,404.64
5 De ladrillos comunes esp. 0.15 m m3 9.10 116.73 1,062.24
7 Subtotal Ítem 6 6,555.23
CAPAS AISLADORAS
1 Horizontal sobre contrapisos m2 470.00 3.55 1,668.50
2 Horizontal y vertical en mampostería m2 165.00 3.55 585.75
3 Impermeabilización de pases en cubierta gl 1.00 3,200.00 3,200.00
Subtotal Ítem 7 5,454.25
8 CONTRAPISOS
1 Contrapiso sonbre terreno natural esp. 0.15 m m2 102.00 13.80 1,407.60
2 Sobre contrapiso existente esp. 0.20 m m2 340.00 16.50 5,610.00
Subtotal Ítem 8 7,017.60
9 PISOS
1 Alisado de cemento rodillado m2 9.15 9.15 83.72
2 Baldosón de 40 x 40 m2 194.00 20.70 4,015.80
3 Mosaico granítico m2 330.12 35.30 11,653.24
4 Demarcación de playa gl 1.00 127.00 127.00
Subtotal Ítem 9 15,879.76
10 ZÓCALOS
1 Granítico ml 160.00 8.05 1,288.00
2 Cordones de hormigón ml 180.00 11.50 2,070.00
3 Zócalo de cemento alisado ml 85.00 5.60 476.00
Subtotal Ítem 10 3,834.00
11 REVOQUES Y REVESTIMIENTOS
1 Completo a la cal interior m2 595.00 14.00 8,330.00
2 Completo a la cal exterior c/hidrófugo m2 260.00 18.70 4,862.00
3 Jaharro b/revestimiento c/ad/hidrófugo m2 98.50 10.15 999.78
4 Cerámica esmaltada m2 98.50 20.30 1,999.55
5 Molduras exteriores ml 168.20 9.80 1,648.36
Subtotal Ítem 11 17,839.69
12 CIELORRASOS
1 Durlock desmontable m2 345.00 25.60 8.832.00
2 Metálico suspendido Luxalon PS300 m2 112.00 34.51 3,865.12
Subtotal Ítem 12 12,697.12
13 PINTURAS
1 Granoflex m2 595.00 6.60 3,927.00
2 Látex en muros exteriores m2 260.00 6.60 1,716.00
3 Esmalte en estructuras varias gl 1.00 2,300.00 2,300.00
4 Esmalte sintético en carpinterías gl 1.00 913.00 913.00
5 Esmalte sintético en cañerías gl 1.00 1,825.00 1,825.00
6 Látex en cielorrasos m2 470.00 4.90 2,303.00
Subtotal Ítem 13 12,984.00

CARILLA DE ESTIMACIÓN DE COSTOS
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 103

ESPECIFICACIONES PARTICULARES

Es éste un documento escrito que ocasionalmente y de considerarse necesario, conten-
drá páginas con aclaraciones gráficas.
Lo compondremos con un formato tipo libro, es decir: portada; índice, y contenido.
El índice de los contenidos, obviamente variará según las características del proyecto,
pero como aproximación podemos enunciar el siguiente listado:
1. Notas Preliminares;
2. Memoria Descriptiva del Proyecto;
3. Documentación a realizar por el Contratista;
4. Trabajos Preliminares;
5. Demolición y Desmonte;
6. Estudio de Suelos;
7. Memorias de Cálculo de Estructuras;
8. Muros y Tabiques;
9. Capas Aisladoras;
10. Contrapisos y Carpetas;
11. Pisos;
12. Zócalos;
13. Revoques y Revestimientos;
14. Cielorrasos;
15. Pinturas;
104 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

16. Vidrios;
17. Carpinterías;
18. Artefactos sanitarios y Grifería;
19. Desagües Cloacales e Industriales;
20. Desagües pluviales;
21. Especificaciones de Instalación de Gas;
22. Especificaciones de Instalación Eléctrica;
23. Especificaciones de Instalaciones Contra Incendio;
24. Especificación Técnica de Aire Acondicionado y Ventilación;
25. Parquización;
26. Pavimentos;
27. Equipamiento;
28. Listado de Planos.

Las Notas Preliminares enunciarán todos los comentarios y/o advertencias oportunos
para el caso que nos ocupa, es decir conceptos tales como: “Estas especificaciones son
complementarias de los planos adjuntos. Ambos documentos deben interpretarse en
forma conjunta”, o: “Previo a la cotización, los oferentes deberán visitar el terreno donde
se materializará la obra, en fecha y horario a convenir con la Dirección de Obra”.
La Memoria Descriptiva del proyecto se compone de un breve enunciado referido a la
implantación y destinos de la obra, a los que agregaremos el listado de locales.
En el punto Documentación a realizar por el Contratista, describiremos fundamental-
mente los alcances de la misma.
Ésta, se compone indefectiblemente de los planos finales de obra de Arquitectura;
Estructuras e Instalaciones, los que serán archivados por el Comitente en función de
reclamos o de futuros trabajos de mantenimiento, reparaciones y/o modificaciones.
Dependiendo de los alcances de la contratación, puede solicitarse al Contratista la tra-
mitación municipal de los “finales de obra”.
En los ítems 4 a 23, se dejará constancia escrita de toda aquella información que no esté
explicitada en forma gráfica y/o escrita en el resto de los documentos que conforman
los pliegos de Licitación. Si se han incluido en los planos de la Documentación leyendas
indicativas de materiales, terminaciones, etcétera, encontraremos rubros en que no
exista información complementaria, en estos casos, a continuación del título referire-
mos donde encontrar la especificación correspondiente. Si no se hubiesen incluido las
leyendas citadas, detallaremos en las Especificaciones Particulares, materiales, acceso-
rios, terminaciones, técnicas y circunstancias de construcción y/o instalación y todo
aquello que procure el completo entendimiento de trabajos y provisiones a realizar.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 105

Habitualmente plausibles de desarrollo, podemos citar, a título de ejemplo rubros tales
como Trabajos Preliminares, en el que especificaremos las características y tendido del
cerco de obra, conexiones para agua y electricidad de obra, descripción y esquema grá-
fico del obrador y detalle de servicios a instalar en el mismo, etcétera; el rubro
Demoliciones seguramente servirá para detallar el destino de cada uno de los elemen-
tos a retirar; o, el de Parquización incluirá la enumeración de ejemplares a proveer, tra-
tamiento del terreno, tiempo de mantenimiento a cargo del proveedor, etcétera.
Las Especificaciones de estructuras e instalaciones serán confeccionadas por los aseso-
res de dichos rubros. En general cada una se compone de: 1- Alcances o Generalidades;
2- Normas, Leyes, y/o Reglamentaciones; y, 3- Memoria Descriptiva o Listado de Tareas.
Para encarar la revisión de estos documentos conviene llegar prevenido y verificar que
todo lo allí expresado se corresponda con el proyecto que se licita. Hago este comenta-
rio dado que muchas veces por falta de tiempo o de recursos, o de lo que sea, se trans-
cribe textualmente o sin la totalidad de las actualizaciones adecuadas, una especifica-
ción realizada para otro proyecto, lo que por lo menos nos expone y en el mejor de los
casos, a que, a mitad del desarrollo de la obra, la Dirección de Obra, pase un desagra-
dable ridículo.
Respecto a secciones tales como Memoria de Cálculo de Estructuras, Estudio de Suelos
y Listado de Planos, entiendo que no requieren mayor aclaración, si bien no me parece
fuera de lugar recomendar un cuidadoso control de que estén detallados todos los ele-
mentos estructurales del proyecto, con idénticas dimensiones y formas a las incluidas
en las documentaciones gráficas tanto de Arquitectura como de Estructuras.
Respecto a la totalidad de las Especificaciones Particulares la revisión implicará verificar
o en todo caso arribar a la concordancia perfecta entre lo en ellas escrito, lo graficado
en planos y lo resuelto por los diseñadores y/o el Comitente.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 107

ESPECIFICACIONES GENERALES

Las Especificaciones Generales configuran una suerte de manual de la construcción,
barriendo exclusivamente todos los rubros necesarios para la materialización del proyecto.
Los rubros detallados en este documento serán aplicables a cualquier obra que los
incluya.
Por ejemplo y para clarificar el carácter de los contenidos de estas Especificaciones,
transcribo una síntesis de los párrafos para el rubro Replanteo en los pliegos de
Licitación de una obra en cuya coordinación intervine:

REPLANTEO
a. Tareas a realizar: el Contratista está obligado a efectuar los trabajos necesarios
para obtener un correcto Replanteo, recibiendo de la Dirección de Obra la indi-
cación de los puntos de referencia planialtimétricos que utilizará de acuerdo a lo
indicado en planos.
b. Alcances: los puntos de referencia se materializarán por el Contratista de manera
que garanticen la permanencia estable y exacta de los mismos durante la ejecu-
ción de la obra.
El Contratista se ocupará de limpiar, desmontar, despejar, demoler y de todas las
tareas necesarias para que los lugares donde se efectuará el Replanteo se encuen-
tren libres de obstáculos. No se reconocerán costos adicionales por la realización
de estas tareas ni tampoco por errores de medición.
Cualquier diferencia en las dimensiones lineales, angulares o de niveles del terre-
108 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

no entre las reales y las anotadas en planos deberá ser comunicada por el
Contratista a la Dirección de Obra antes de iniciar los trabajos y ésta última indi-
cará las modificaciones a realizar.
c. Tolerancias: no se aprobarán diferencias superiores a + - 1,5 cm en altura y a + -
1,5 cms, en superficies horizontales.
d. Equipos de medición disponibles en obra por la Dirección de Obra y a proveer
por el Contratista: teodolito, cintas métricas metálicas, caballetes, alambres de
acero delgados, escuadras, reglas, plomadas, niveles de burbuja de agua.
e. Se cotizará y pagará por ajuste alzado según lo indicado en Planilla de Cómputo
y Presupuesto de Contrato.

Con un criterio similar al expuesto se desarrollará la explicitación de los rubros que for-
man parte de los trabajos a contratar.
A continuación se enuncia una guía de rubros posibles a tener en cuenta para confor-
mar las Especificaciones Generales, variando los mismos de acuerdo a las características
del proyecto que se esté documentando.
1. Obrador y cerco de obra;
2. Ayuda de gremios;
3. Replanteo;
4. Demoliciones;
5. Excavaciones para fundaciones, cámaras y zanjas;
6. Movimiento de suelos;
7. Hormigón armado;
8. Estructuras metálicas;
9. Capas aisladoras;
10. Mamposterías;
11. Contrapisos y carpetas;
12. Cubiertas;
13. Zinguería;
14. Sellado de juntas;
15. Carpintería de hierro;
16. Carpintería de madera;
17. Carpintería de aluminio;
18. Vidrios, cristales, espejos y policarbonatos;
19. Revoques, revestimientos y marmolería;
20. Tabiques;
21. Solados y zócalos;
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 109

22. Cielorrasos;
23. Pintura;
24. Instalación sanitaria y accesorios;
25. Aire acondicionado;
26. Instalación eléctrica.

Dado el carácter de las Especificaciones Generales resulta sencillo inferir que se trans-
miten de una obra a otra, de un Arquitecto a otro, de una generación a otra... en con-
secuencia la revisión se concentrará particularmente en que no se estén incluyendo
rubros que no vienen al caso ni omitiendo aquellos que sí forman parte de la contrata-
ción, así como también que los textos se han actualizado convenientemente, es decir
que no estemos indicando procedimientos perimidos.
Si bien, y en líneas generales, durante el transcurso de la obra rara vez se consultan las
Especificaciones Generales, constituyen por un lado, un ayuda memoria o clarificador si
surgieran diferencias de opinión entre la Dirección de Obra y el Contratista y por otro
lado, el hecho de que formen parte de lo contratado, las convierte en una protección legal
tanto para el Comitente como para la Dirección de Obra en caso de que defectos de cons-
trucción o incumplimientos por parte del Contratista deriven en acciones judiciales.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 111

NOTAS FINALES

La totalidad de los documentos descriptos conforman tanto los Pliegos de Licitación
como la Documentación de Obra, lo que no significa que indefectiblemente deban ser
idénticos el uno a la otra, aunque ésto es altamente recomendable como ya se comen-
tó en la Introducción.
Una copia completa de los Pliegos de Licitación se entregará a cada una de las empre-
sas oferentes.
Una copia completa de lo contratado, es decir de la Documentación, permanecerá en
el obrador desde el primero al último día de la ejecución de los trabajos de obra, estan-
do en todo momento la totalidad de los documentos a disposición del Comitente, de
la Dirección de Obra y del o de los Contratistas.
Conservar un juego de copias de la Documentación servirá como referencia al
Propietario para reparaciones, remodelaciones y/o ampliaciones futuras.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 113

BIBLIOGRAFÍA

GOLEMAN, DANIEL, La inteligencia emocional en la empresa, Buenos Aires, Vergara,1999.
MINTZBERG, HENRY, Diseño de Organizaciones Eficientes, Buenos Aires, El Ateneo, 1992.
SERRA, ROBERTO; KASTIKA, EDUARDO, Estructuras Empresarias Dinámicas, Buenos Aires,
Ediciones Macchi, 1991.
AIA, CHARLES NELSON, TQM and ISO 9000 for Architects and Designers, Singapur, McGraw-
Hill, 1995.
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 115

APÉNDICE 1
ILUSTRACIONES COMPLEMENTARIAS
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 117

Me dirijo a Uds. a los efectos de presupuestar el estudio de la referencia que con-
sistirá en:
„ Ejecución de 4 perforaciones hasta 8 m de profundidad c/u, con extracción de tes-
tigos y ensayo SPT cada metro o cambio de estrato, ubicadas según croquis.
„ Ejecución de ensayos de identificación y caracterización de los testigos extraidos.
„ Ejecución de ensayos triaxiales no drenados sobre muestras representativas de
los estratos investigados.
„ Los resultados de las investigaciones se presentarán en planillas resumen donde
se volcarán los valores de los parámetros de los ensayos in situ y de laboratorio.
„ Se presentará un informe detallando los trabajos realizados, planos de ubicación
de sondeos, resultados obtenidos, tipo de fundación apropiada, alternativas de
plano de fundación, tensiones de diseño y recomendaciones generales para la
construcción de las fundaciones.
En caso de que hasta los 8 m previstos de perforación el ensayo SPT arrojara valores sig-
nificativamente bajos, se continuarán las perforaciones hasta alcanzar y penetrar en un
estrato resistente.
Precio de los trabajos: $ 2.200 + IVA
Por metro adicional de perf.: hasta 10 m de prof. $ 50 + IVA
más de 10 m de prof. $ 55 + IVA

TEXTO TOMADO DE UN PRESUPUESTO POR ESTUDIO DE SUELOS

ESQUEMA DE SONDEOS P/ESTUDIO DE SUELOS
118 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

SECTOR PLANO DE DEMOLICIÓN
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 119

SECTOR PLANTA DE REMODELACIÓN
120 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

SECTOR DE CORTE DE ARQUITECTURA
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 121

SECTORES DE VISTAS DE ARQUITECTURA -OBSERVAR COTAS Y LEYENDAS-
122 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

SECTOR Y TEFERENCIAS PLANTA DE ILUMINACIÓN Y SIELORRASOS
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 123

SECTOR DE PLANTA DE PAVIMENTOS Y NIVELES
124 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

SECTOR DE CORTE DE DETALLE SANITARIO
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 125

SECTOR DE CORTE DE DETALLE SANITARIO
126 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

DETALLES DE CARPINTERÍAS ESPECIALES
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 127

ALGUNAS NOTAS DE PLANO DE CARPINTERÍAS ESPECIALES
128 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

SECTOR DE REPLANTEO DE ESTRUCTURAS
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 129

SECTOR DE REPLANTEO DE ESTRUCTURAS
130 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

NOTAS TOMADAS DE PLANO DE REPLANTEO DE
ESTRUCTURAS

DETALLE DE PASES EN LOSA
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 131

-INST. ELÉCTR.- SECTOR DE PLANTA DE ILUMINACIÓN
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 133

APÉNDICE 2

A continuación detallo nombre, rubro en que se desempeña y datos para contactarse,
de algunas de las muchas empresas proveedoras del mercado nacional que cuentan con
departamento de asesoramiento técnico.
Como he comentado en más de una oportunidad, en el desarrollo de una Documen-
tación de Obra constituyen muchas veces una gran ayuda para arribar a la especifica-
ción más conveniente. Ayuda que es a la vez gratuita, y de gran valor.
Incluyo estos nombres porque en una o más oportunidades me han dado la informa-
ción que necesitaba o me han sacado del apuro, y, también porque muchas veces no se
los consulta por desconocimiento de su existencia o por algún mecanismo del temor a
exponerse... aunque en realidad los que se exponen son ellos.

IGGAM
Revestimientos; Aditivos; Aglomerantes; Premezclados; Morteros Proyectables; Imper-
meabilizantes y Pinturas.
0800-333-44426
laboratorio@iggam.com
www.iggam.com

HYDRO
Aberturas de Aluminio; Perfiles Industriales; Frente de Placard; Frente Vidriado.
02322-496060
asistencia@hydroaluminio.com.ar
www.hydroaluminio.com.ar
134 LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA

INDICO ARGENTINA
Pisos Técnicos; Conductos bajo Piso; Zócalos Técnicos; Bandejas Portacables; Perisco-
pios; Accesorios Instalación Eléctrica.
www.indico.com.ar

SIKA
Impermeabilizantes; Selladores; Adhesivos; Morteros; Hidrófugos; Membranas; Reves-
timientos; Pisos Cementicios; Pisos Epoxídicos; Pinturas.
suc.capital@ar.sika.com
info.gral@ar.sika.com
www.sika.com.ar

Vidriería Argentina S. A. VASA
Servicio de Asistencia Técnica:
Teléfono: 4239-5000
Fax 4239-5105
juan.niilus@vasa.com.ar
www.vasa.com.ar

ALUAR
Aberturas de Aluminio.
Teléfono: 4630-7030
Fax: 4630-7091
asistenciatecnica@aluar.com.ar
www.aluar.com.ar

ETERNIT
Placas para Exteriores; Placas para Interiores; Cubiertas; Tanques de Agua.
4480-6000
info@eternit.com.ar
www.eternit.com.ar

ORDAPLASTIC
Revestimientos Plásticos; Pintura.
ordaplastic@ciudad.com.ar
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 135

DECIBEL
Ingeniería Acústica y Acústica Arquitectónica; Paredes Móviles Acústicas.
acustica@decibel.com.ar
www.decibel.com.ar

ROTOPLAS
Rotomeldeo Plástico; Tanques de Agua.
info@rotoplas.com.ar

ESTISOL
Aislación Térmica; Aislación Acústica; Molduras; Encofrados; Agregados Livianos; Pane-
les; Entrepisos y Cubiertas.
4911-8111
isopor@estisol.com.ar
www.estisol.com.ar

GALILEO S.A.
Sistemas Modulares de Compresión para Estaciones de Servicio de GNC.
4712-8002
www.gelileoar.com
LA DOCUMENTACIÓN DE OBRA 137

ALICIA CARBALLO se graduó de Arquitecta en la Universidad de Buenos Aires a mediados
de 1978 realizando posteriormente diversos talleres, cursos y jornadas de aprendizaje y
perfeccionamiento. A la fecha, continúa su formación universitaria cursando el ciclo
profesional de la Licenciatura en Administración de Empresas en la Facultad de Ciencias
Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Esto último, con el objeto de comple-
mentar ciertos aspectos puntuales, de lo aprendido a través del ejercicio profesional,
con un marco teórico adecuado.
A.C. ha trabajado como Arquitecta desde 1977 tanto en forma individual como inte-
grando grupos profesionales, en los que ha desempeñado alternativamente alguno de
los múltiples roles que conforman el equipo de trabajo que desarrolla y materializa un
proyecto de Arquitectura.
Casi 25 años de ejercicio profesional, le han permitido participar en obras de las más
diversas escalas, desde la remodelación de viviendas unifamiliares hasta complejos
hoteleros de 40.000 m². Así mismo, ha intervenido en la gestión de proyectos de impor-
tante complejidad técnica como laboratorios para ensayos físico-químicos de produc-
tos explosivos y también en proyectos donde las deliberaciones acerca de colores y pro-
porciones que tendrá un trompe l'oeil duran semanas y hasta meses, acumulando de
este modo una dilatada experiencia en el terreno laboral.
Durante los últimos 10 ó 12 años ha coordinado y/o liderado equipos de trabajo para
el desarrollo de Anteproyectos de Arquitectura o bien para la realización de Documen-
taciones de Obra, elaborando tanto desde la teoría como desde la práctica el complejo
equilibrio de las relaciones interpersonales en el terreno laboral.
Para completar esta síntesis cabe comentar que ha desempeñado tareas docentes en la
Universidad de Bs. As. en el área de morfología de la Facultad de Arquitectura Diseño y
Urbanismo y actualmente colabora en el dictado de la materia Microeconomía en la
Facultad de Ciencias Económicas de la misma Universidad.