You are on page 1of 1

La verdad los hará libre. Jn.

8: 31
Hay ideas que tienen cautiva a las personas, las ideas tienen presa a las personas; las
personas no se dan cuenta que están presa, que son esclavos de sus ideas. Hay ideas que son
equivocadas, hay ideas que son erróneas, hay ideas que están en contra de la Biblia, en
contra de todo lo que Dios estableció. Alguien dijo una vez, acerca de la pobreza: “Muchos
interpretan la pobreza mayormente en términos económicos, por lo que invierten mucho
dinero para luchar contra ella. La correcta lucha contra la pobreza significa luchar contra
las ideas que la provocan. Las ideas tienen consecuencias”. Darrow L. Miller
Las ideas tienen consecuencias, así como lo dijo Miller, todo lo que vemos hoy en día:
pobrezas, engaños, injusticas, mentiras, robos, abusos, maltratos, guerras, conflictos,
corrupción, etc. En el fondo es porque tienen una mente reprobada, una mente
entenebrecida, un corazón corrupto, lleno de, pecado. Es aquí donde es relevante lo que
nuestro Señor Jesucristo le dijo a los judíos de ese tiempo (Juan 8: 31) las personas
necesitan conocer la verdad, la Palabra de Dios, necesitan conocer sus enseñanzas,
necesitan conocer lo que Dios dice sobre la vida, sobre las personas, sobre el futuro, sobre
la moral, sobre el matrimonio, sobre la familia, sobre el amor, sobre todo lo que hay en este
mundo. Hay que cambiar esas ideas que ellos tienen, ideas erróneas, por ideas bíblicas, por
principios bíblicos, por ideas extraídas de la Palabra de Dios, por la verdad. La Verdad (que
es la Palabra de Dios) es lo único que hará libres a las personas del pecado, de la muerte y
de la condenación. La verdad contiene el evangelio, a Jesucristo, su obra salvadora,
contiene la promesa de permanecer en el reino de Dios y ser copartícipe de la herencia con
Jesucristo. Las personas del todo el mundo, necesitan conocer la verdad, necesitan conocer
de Jesucristo, necesitan conocer del evangelio; porque al conocer la verdad, serán
verdaderamente libres. (Juan 8: 36).