You are on page 1of 2

7.

Celebramos - Nos comprometemos
San Pablo nos abrió horizontes: “esta es la voluntad de Dios:
nuestra santificación”. (1 Ts 4,3)
11 La voluntad salvífica de Dios
Luego el que cumple la voluntad de Dios se santifica.
Compromiso personal y comunitario. Hágase tu voluntad y resucítanos contigo
Reflexionemos sobre esta cita bíblica y preguntémonos:
1. Bienvenida
¿Nos estamos santificando? Discernir en comunidad ¿Cuál es la Queridos hermanos y hermanas, iniciamos las reflexiones so-
voluntad de Dios según la realidad que actualmente estamos vi- bre la tercera petición del Padre Nuestro: hacer la voluntad de
viendo? Dios. ¿Que significa hacer la voluntad de Dios?, ¿Cuál es la
voluntad de Dios?, hemos de entender bien este deseo, porque
 Celebramos en muchas ocasiones encontramos que no hacemos lo que
A. Proclamamos el Salmo 40 (39) “ Aquí estoy Señor para hacer Dios quiere, sino que hacemos la voluntad propia que no siem-
tu voluntad” pre coincide con la de Dios.
B. Hacemos resonancia de la frase que mas nos conmueva
C. Recitamos tomados de la mano el Padre Nuestro y terminamos 2. Cantemos juntos
con el gesto de paz.
2. Tu ves a la gente llena de
Señor Jesús
Confiad siempre en Dios, de codicia,
Tú has venido para anunciar el Reino, y nos llamas a seguirte. trabajar tan sólo para ganar
No quieres seguidores individuales que vivan en solitario su aventura. confiad siempre en Dios,
oro.
Por eso, nosotros queremos ser comunidad. Ayúdanos a formar una
es el camino recto.
Tu también sientes ganas de
comunidad viva, en la que todos nos saludemos y nos queramos, en la tener como ellos,
que celebremos y compartamos la Fe y pongamos a disposición de los A menudo nada sabes del ma- pero tú sabes que tu oro es
otros las cualidades de cada uno, en la que nos sintamos todos ñana, el Señor.
evangelizados y evangelizadores, en la que vivamos concretamente el estás desorientado y lleno de 3. Estás sin descanso hasta
misterio y la responsabilidad de ser verdadera Iglesia. cuidado. por la noche,
Señor Jesús: Queremos seguirte juntos para anunciar Nada ves, todo te parece estar todo acobardado y te falta
y construir el Reino. sin salida, ánimo.
¡En comunidad ayúdanos! pero tú sabes que el Señor te Siempre vas muy deprisa,
Amén ayudará. siempre vas
como huyendo, pero tú sola-
mente
hallas paz en Él.
3.Evoquemos la realidad 5. Reflexionamos.
La voluntad de Dios es aquello que Dios quiere que se cumpla y se
Quizás hemos escuchado alguna vez que el crecimiento espiritual verdadero pasa por
haga realidad. Es cierto que en la tradición bíblica se habla con
borrar nuestro ego, llegar a la muerte de nuestro yo, vencer a nuestra propia voluntad,
frecuencia de las exigencias de la alianza y de los caminos que
reemplazándola por nuestra total entrega a la Voluntad de Dios.
Dios quiere que el pueblo siga fielmente. Pero todo ello esta orien-
Ser instrumentos de Dios en la tierra implica vencer a nuestro propio interés, hacien-
tado a la salvación querida por Dios para todos. Ese es el
do que nuestros pensamientos y nuestras acciones estén totalmente inspiradas por “misterio de su voluntad” (Ef 1,5) revelado plenamente en Jesucris-
la Voluntad Divina, por el deseo de obrar en beneficio del interés de Dios, ya no el nues- to. Dios “ quiere que todos los hombres se salven y lleguen al co-
tro. Sin dudas que esto implica dejar atrás todos los apegos que tenemos al mundo, ya nocimiento de la verdad” (1 tim 2,4).
que por allí pasa toda la manifestación de nuestro interés personal. Cuando uno llega En el evangelio de Juan se afirma una y otra vez que esa es la vo-
a entender que sólo Dios cuenta, entiende que ni siquiera los afectos más profundos por luntad del Padre: que no se pierda ni uno solo. Este es el único
nuestros seres queridos, pueden ser interpuestos a la realización de la Voluntad de designio de Dios. “Dios no envió a su Hijo al mundo para conde-
Dios. narlo, sino para salvarlo por medio de él” (Jn 3, 17).
¿Cuántas veces hemos rezado “hágase Tu Voluntad, así en la tierra, como en el Cielo”, Con esta petición, hágase tu voluntad” repetimos y reforzamos la
Y hemos realmente entendido el profundo sentido de esta oración hecha por Jesús? anterior: “Venga a nosotros tu Reino”. Este es nuestro gran deseo,
repetido una y otra vez, que el Reino de Dios vaya creciendo y lle-
gue cuanto antes a su plenitud. Que el proyecto salvador de Dio se
4. Nos dejamos Iluminar por la Palabra haga realidad. Que nadie se pierda, y Menos los pequeños, pues
“no es voluntad de vuestro Padre del cielo que se pierda uno de
 Leemos: Jn 6, 38– 40
estos pequeños” (Mt 18, 14) (Cfr. Pagola J.A. Padrenuestro, Orar
“Porque yo he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha con el Espíritu de Jesús, PPC, Madrid 2012, 47)
enviado. Y la voluntad del que me ha enviado es que yo no pierda nada de lo que él me
ha dado, sino que lo resucite en el último día. Sí, ésta es la decisión de mi Padre: toda 6. Que nos dice el Catecismo de la Iglesia católica (CEC)
persona que al contemplar al Hijo crea en él, tendrá vida eterna, y yo lo resucitaré en el 2822 La voluntad de nuestro Padre es “que todos los hombres [...]
último día.” se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad” (1 Tm 2, 3-
4). El “usa de paciencia [...] no queriendo que algunos perezcan” (2
 ¿Qué dice el texto? P 3, 9; cf Mt 18, 14). Su mandamiento que resume todos los de-
más y que nos dice toda su voluntad es que “nos amemos los unos
 ¿Que nos dice?
a los otros como él nos ha amado” (Jn 13, 34; cf 1 Jn 3; 4; Lc 10,
 ¿Cómo le respondemos a Dios? 25-37).
2823 Él nos ha dado a “conocer [...] el Misterio de su voluntad
Este es el alimento que el pueblo debe buscar: hacer la voluntad del Padre del según el benévolo designio que en Él se propuso de antemano
cielo. Es éste el pan que sustenta la vida de las personas y les da rumbo. Aquí [...] hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza [...] a Él, por quien
comienza la vida eterna, vida que es más fuerte que la muerte. Si estuviésemos entramos en herencia, elegidos de antemano según el previo de-
verdaderamente dispuestos a hacer la voluntad del Padre, no tendríamos dificul- signio del que realiza todo conforme a la decisión de su Volun-
tad en reconocer al Padre presente en Jesús. tad” (Ef 1, 9-11). Pedimos con insistencia que se realice plenamen-
te este designio benévolo, en la tierra como ya ocurre en el cielo.