You are on page 1of 6



CAPÍTULO 1 - SIMPOSIO 1

UNA PROPUESTA ANALÍTICA Y CLASIFICATORIA PARA LAS FRACTURAS
EN ARTEFACTOS LÍTICOS FORMATIZADOS POR TALLA

Celeste Weitzel*

Introducción
El interés en el estudio de la fractura de los artefactos líticos, sin duda no es nuevo en arqueología, así como
tampoco lo es el análisis de los artefactos formatizados fragmentados. Sin embargo, ambos temas preocuparon
de diferente manera y con distinta intensidad a los investigadores. Los instrumentos fracturados fueron los que
recibieron menos atención. Probablemente, una razón de ello sea la ausencia de un cuerpo organizado y
detallado de información para abordar este aspecto del registro lítico.

En este trabajo, se enfoca específicamente el problema de los artefactos formatizados fracturados. Se presentan
los distintos pasos metodológicos llevados a cabo con el fin de reconocer distintos tipos de fracturas, caracterizar
los atributos para su identificación y evaluar las variables relevantes en la rotura de los artefactos formatizados.
A partir de ello se realiza una propuesta de clasificación de las fracturas que combina la descripción de los
atributos específicos con los criterios para la descripción de las fracturas principales elaborados por Aschero
(1975, 1983). Finalmente, se discute la incorporación de las fracturas a distintas propuestas relacionadas con los
patrones de descarte, estrategias tecnológicas, planes de aprovechamiento de las materias primas y funcionalidad
de sitios.

Antecedentes
Desde los inicios de la disciplina existió la necesidad de comprender los mecanismos involucrados en la fractura
de las rocas, porque esto estaba estrechamente ligado a la posibilidad de aislar los atributos que permitieran
diferenciar las “herramientas” creadas por los primeros hombres, de aquellos restos que eran resultado de la
acción de agentes naturales (Johnson 1978; Weitzel y Colombo 2006). Mucho tiempo después, a partir de la
década de 1960, se incorporan los desarrollos de la mecánica de fracturas. Esta incorporación se dio
principalmente en dos vías analíticas: la tecnología lítica experimental y la experimentación en el marco de
análisis funcionales con el “método de los bajos aumentos”. También brindaron información respecto a las
fracturas los trabajos experimentales que se ocuparon del pisoteo.

En el campo del análisis funcional, el método de observación de “bajos aumentos” se basó principalmente en el
reconocimiento de microlascados y daños microscópicos en los filos de los instrumentos. Distintos
investigadores, incorporaron nociones teóricas de la mecánica de fracturas de sólidos frágiles a los estudios
arqueológicos (Cotterell y Kamminga 1979, 1987; Lawn y Marshall 1979; Tsirk 1979). Son estas nociones las
que se destacan como relevantes en el estudio de los artefactos líticos rotos. Esta base teórica permite
comprender las fuerzas y los mecanismos involucrados en la rotura de los artefactos, según las variables que
intervienen, y asociar estas variables con determinados atributos que se observan en los fragmentos.

Las experimentaciones de pisoteo humano se enfocaron en dos temas de interés general: la perturbación de las
secuencias estratigráficas resultantes de la dispersión vertical y horizontal de los materiales (por ej. Gifford-
Gonzalez et al. 1985; Nielsen 1991; Pintar 1987, 1989) y la posibilidad de distinguir los daños sobre los filos
para diferenciarlos de aquellos resultantes del uso de los artefactos (por ej. Fischer et. al. 1984; Mansur-
Franchomme 1983; McBrearty et al. 1998; Pryor 1988). Aunque en estos enfoques la rotura del cuerpo de los
artefactos no es el interés principal, también brindaron información al respecto.

En lo que concierne específicamente a la rotura de los artefactos formatizados, la información más relevante
procede de una serie de trabajos que podrían agruparse, de manera laxa, en tres conjuntos. Uno corresponde al
campo de la tecnología lítica experimental, donde se encuentran descripciones de fracturas resultado de errores
de talla y que se centran exclusivamente en los bifaces (por ej. Crabtree 1972; Johnson 1979, 1981; Miller 2006;
Nami 1983; Rondeau 1981). Otra serie de trabajos experimentales están enfocados en el reconocimiento de las
roturas diagnósticas del uso de puntas de proyectil (Fischer et al. 1984; Odell y Cowan 1986; Titmus y Woods
1986; Truncer 1988 entre otros). Finalmente, un número acotado de investigaciones integran, con distinta
profundidad, el análisis de las fracturas de los artefactos formatizados y sus causas, con las estrategias de

*
CONICET/Área Arqueología y Antropología, Municipalidad de Necochea. E-mail: celweitzel@gmail.com

TOMO I - 91

errores de talla. Estos fueron analizados tomando como referencia todas las descripciones de fracturas reunidas de los trabajos mencionados en el apartado anterior. las fracturas de uso de puntas de proyectil incluyen: fracturas curvadas con distintas terminaciones -normal. En las fracturas accidentales se incluyen aquellas producto de errores de talla.92 . Todas las fracturas resultado de pisoteo son fracturas curvadas. Los artefactos experimentales analizados se fracturaron por pisoteo. Hay un trabajo que no entra en estas divisiones y que está dedicado al reconocimiento de distintas fracturas intencionales como parte del “sacrifico ritual” de los instrumentos (Deller y Ellis 2001). Aspectos metodológicos A partir de todas estas investigaciones. en estado seco). resulto útil organizar las series experimentales tomando como eje central algunas de las causas responsables de la rotura de artefactos. fracturas de cono completo y fracturas rectas o snap. quebrada. las variables que más influencia tuvieron en la fragmentación fueron el espesor de las piezas y la dureza del sedimento sobre el que yacían los materiales. se analizaron los fragmentos en conjunto. en charnela. por un lado la relación entre los distintos procesos que pueden generar fracturas y los distintos tipos de fractura resultantes y por otro lado. Como resultado de todas estas experimentaciones se obtuvieron 135 artefactos fracturados. algunas de las cuales fueron publicadas parcialmente con anterioridad (Flegenheimer y Weitzel 2007. Las fracturas de cono completo se produjeron mayormente en piezas de sección biconvexa (bifaces). En esta experimentación se produjeron tanto durante el adelgazamiento bifacial como durante el adelgazamiento y la reducción unifacial. en dos: fracturas intencionales y fracturas accidentales. Cabe mencionar otra vía de investigación vinculada al tratamiento térmico y las fracturas resultado del daño térmico (Ariet 1992. En las piezas que se rompieron por pisoteo. Resultados Los resultados del conjunto de experimentaciones se pueden dividir. Estas fracturas tradicionalmente fueron definidas para bifaces. 2009. rotura intencional. En cuanto al espesor. Se reconocen tres tipos de fracturas intencionales. de una manera amplia. 2003). En segundo lugar. se registraron porcentajes mayores de fragmentación sobre sedimento duro (ladrillos). así como fracturas múltiples que no se registraron sobre sedimento limo-arenoso (con vegetación. Finalmente. se analizaron los 343 fragmentos individuales obtenidos en los experimentos. evaluando la representación de cada uno de los atributos según la causa. Por ello. pero las radiales ocurrieron principalmente en piezas golpeadas sobre una superficie dura y las snap sobre el suelo blando. Patterson 1995. pisoteo y fracturas producto de daño térmico. los atributos específicos que caracterizan a cada una de estas fracturas. caídas accidentales. Finalmente la integración de todos estos datos. 1997/98. definidas como aquellas que se producen por un golpe voluntario sobre una de las caras de la pieza: fracturas radiales. Asimismo. que no serán tratadas aquí. Estas fracturas pueden presentarse tanto en el ápice como en otros sectores de la pieza. los procesos que se reconocen como generadores de fracturas macroscópicas en los artefactos formatizados incluyen errores de talla. uso. Weitzel y Colombo 2006). Las variables que resultaron relevantes en la producción de cada tipo de fractura fueron la sección transversal de los artefactos y la dureza del sedimento sobre el que fueron golpeados. pisoteo e impacto. realizadas con artefactos formatizados mayormente sobre ortocuarcitas Grupo Sierras Bayas (GSB). Nami et al 2000. fractura derivada. Surovell et al. Estos se analizaron en primer lugar individualmente. para cada tipo de fractura. Root et al. Domanski y Webb 2007. Además se analizaron las variables que tuvieron mayor influencia en la rotura de las piezas. Con respecto a la dureza del sedimento. Las roturas de manufactura incluyen las fracturas curvada. 1999. siendo únicamente esta última diagnóstica-. Cattaneo et al. Celeste Weitzel aprovechamiento de las materias primas en sitios particulares (Frison y Bradley 1980. Purdy 1975). caracterizar los fragmentos producto de cada una de ellas y asociarlas con los atributos propuestos en la tipología de Aschero para el análisis de las fracturas. Las fracturas de uso se asocian TOMO I . Se destaca además que no se registraron índices elevados de fractura como resultado de este proceso. a partir de los criterios establecidos por Aschero (1975. fractura intencional y uso de puntas de proyectil. 1983). Las fracturas radiales y las snap fueron más frecuentes en piezas con sección transversal triangular. Uno de los componentes principales de la investigación presentada en este trabajo recayó en el desarrollo de una serie de experimentos orientados a conocer. recta. perversa y lateral. Se analizaron cuatro series experimentales. permitió obtener descripciones más detalladas de los distintos tipos de fracturas. evaluando la representación de cada uno de los atributos y profundizando las descripciones recopiladas de la bibliografía. acanaladura de impacto y burinación de impacto. las fracturas presentaron hasta 7mm. mediante tests estadísticos. principalmente sobre superficies duras. Flegenheimer et al.

En el cuadro a continuación se resume brevemente la propuesta clasificatoria para las fracturas de artefactos formatizados y sus causas de origen: Tipo de Fractura Causa Perversa Error de talla Lateral Error de talla Recta o Snap Intencional Radial Intencional Cono Completo Intencional Curvada Error de talla. En cambio. que se asocian más estrechamente con el pisoteo. Khun 1989). Franco 2004) y nos informan acerca de la vida útil de los materiales y de las elecciones tecnológicas para el aprovechamiento de los recursos líticos (Khun 1989. Uso. Root et al. los cazadores-recolectores organizados logísticamente. con la excepción de fracturas curvadas de posición múltiple no diferenciada. Para sociedades con alta movilidad residencial y una estrategia de aprovisionamiento de individuos se postuló que los instrumentos son retenidos hasta que están exhaustos y su utilidad se explota al máximo antes de descartarlos. A su vez. descartando una menor cantidad de instrumentos fragmentados (Bamforth 1986. Hasta el momento no se encontró ningún criterio que permita diferenciar el origen de las fracturas curvadas. de cono completo y snap. modos de uso y maximización de la materia prima (Odell 1996. Pisoteo. piedra). Borrazzo 2004. Se plantearon diferentes expectativas respecto a los patrones de descarte y el estado de fragmentación de los instrumentos. también se postuló que una disminución en la movilidad puede llevar a implementar una estrategia expeditiva TOMO I . pero no se encontró una asociación entre un tipo de fractura y una superficie de impacto particular. la acanaladura y la burinación de impacto son diagnósticas del uso de puntas de proyectil. En cuanto a la posibilidad de identificar distintos tipos de fracturas se observó que las fracturas radiales. Impacto -con terminación normal -con terminación recta -con terminación en charnela Curvada con terminación quebrada Impacto Fractura Derivada Impacto. En cambio. especialmente ante la escasez de materias primas. las derivadas. Hiscock 2001. incluso algunos fragmentos de fracturas intencionales que no presentan los atributos diagnósticos pueden confundirse con este tipo (Weitzel 2009). sino que pueden ser resultado de distintos procesos. La fractura perversa y la fractura lateral son diagnósticas de errores de talla. reemplazarían los instrumentos con anticipación. generan varios fragmentos que permiten reconocerlas como fracturas intencionales y que presentan como atributo diagnóstico la iniciación de la fractura en una de las caras y rasgos sobre la superficie de fractura. resultando en el abandono de una alta frecuencia de instrumentos fracturados y agotados. El índice de fragmentación también ha sido evaluado en relación con otras variables. el estado de fragmentación y el índice de fragmentación tienen implicancias tecnológicas (Nami y Bellelli 1994). Las fracturas curvadas con terminación quebrada. Frison y Bradley 1980. un problema particular lo representan las fracturas curvadas. como la disponibilidad de materias primas y los patrones de movilidad de las sociedades.93 . 1999). que se incrementa cuando aumenta la distancia a las canteras.SIMPOSIO 1 con el impacto sobre superficies duras (hueso. de uso. Por otro lado. Pisoteo. madera. Estas no sólo son las más frecuentes. en relación con las estrategias de movilidad y/o a la disponibilidad de materias primas. para evaluar la integridad de los mismos y los procesos tafonómicos y de formación de sitio (por ej. Ramos y Merenzon 2004). CAPÍTULO 1 . aunque esto tampoco es diagnóstico. Manufactura Acanaladura de Impacto Impacto Burinación de Impacto Impacto Fracturas y modelos La fractura de los materiales usualmente se usa para definir el estado general de los conjuntos.

Se propone que esto puede responder a la función de los sitios dentro del sistema. Por otro lado. en los que muchos artefactos que funcionaron dentro de una estrategia conservada. PICT 717/BID 1728 y PIP 112-200801-02979. Por otro lado. Parry y Kelly 1987) descartando instrumentos con una baja inversión de trabajo y posiblemente con poca fragmentación. como el pisoteo o el peso de los sedimentos en materiales enterrados. 1983. 1975. Esto sin embargo. los índices de fragmentación siguen presentando una limitación importante. Buenos Aires.sino que los distintos tipos de fracturas nos informen acerca de los procesos. Tratamiento térmico en grupos tempranos de la Región Pampeana. a las técnicas de reducción empleadas como parte de distintas estrategias.a los que se emplazan en lugares sin rocas. Pero también hay evidencias de otros sitios arqueológicos Folsom. CONICET. Agradecimientos Este trabajo fue realizado gracias a los proyectos PICT 15015. Wilsem y Roberts 1978) hay evidencias de fracturas intencionales para reciclar instrumentos y lascas. W. 1999). Isabel González y Antonio Ceraso. así como también de fracturas intencionales provocadas con la finalidad de crear nuevos filos útiles. I. las elecciones tecnológicas y las actividades realizadas en esos lugares. Si tomamos por ejemplo. Es por esto que se plantea la necesidad de reconocer las distintas fracturas y su génesis. 1994. Raw material availability and the organization of technology. debemos tener en cuenta. que implican una secuencia de reducción más larga y elaborada y a la recurrencia de eventos de reactivación y reciclaje. Manuscrito. Manuscrito. Resulta entonces indispensable poder diferenciar unos tipos de fracturas de otros. sería esperable encontrar una alta proporción de fracturas resultado del uso. Buenos Aires. que pueden actuar generando roturas. Ensayo para una clasificación morfológica de artefactos líticos aplicada a estudios tipológicos comparativos. Celeste Weitzel ya sea mediante el emplazamiento en cercanías a las fuentes de materias primas o mediante el aprovisionamiento de lugares (Bamforth 1986.con un promedio de 30%. donde existe disponibilidad inmediata y a escala local de materias primas de buena calidad. Aschero. que se ajustan sólo parcialmente a estos postulados. Bibliografía Andrefsky Jr. presentan un índice de fracturas mucho menor. Odell (1996). Estas propuestas se discuten con ejemplos de casos arqueológicos de la Región Pampeana. no sería relevante en contextos en los que las decisiones ante los problemas de disponibilidad de materias primas se orientaron al aprovisionamiento de lugares. descartados con poco o ningún mantenimiento y poca fragmentación. siguen actuando otros procesos depositacionales y post-depositacionales. cuando la estrategia de aprovechamiento implementada es la economía o maximización de la roca ante la escasez de la misma. ya que serían instrumentos utilizados durante períodos prolongados. instrumentos con baja inversión de trabajo. aquellos artefactos o instrumentos descartados con bajos índices de fragmentación en situaciones de predictibilidad y disponibilidad de materias primas. A modo de hipótesis se espera que en aquellos instrumentos que participan dentro de una estrategia conservada y que forman parte del equipamiento de individuos en áreas con disponibilidad de materias primas. Apéndices A-C. A Nora Flegenheimer. TOMO I . C. observa que los sitios con disponibilidad de materia prima. American Antiquity 59: 21–35. fueron reciclados mediante fractura intencional para crear puntas burilantes y filos de características determinadas (Root et al. a la recurrencia de ocupación del espacio. 1992. En varios sitios Folsom alejados de las fuentes de materias primas (Frison y Bradley 1980. lo más importante no es la posibilidad de colaborar con la adscripción funcional de los sitios –aunque esto es posible en ocasiones. sociedades con alta movilidad residencial pueden implementar estrategias expeditivas cuando se encuentran con materias primas inmediatamente disponibles (Andrefsky 1994) con las mismas consecuencias materiales. etc. Sin embargo. La fractura intencional de los artefactos es discutida en este contexto como parte de una estrategia tecnológica expeditiva habitual. que presentan un promedio del 70% de fracturas. Odell 1996). que una vez descartados. El cuadro es aún más complejo. haya por un lado fracturas por errores de talla debido a la mayor inversión en la fabricación de estos instrumentos.. se planteó que esto debe resultar en una alta fragmentación de los instrumentos (Franco 2004. En archivo Cátedra de Ergología y Tecnología (FFyL-UBA). diseñada para cumplir tareas inmediatas. Shincal 3: 140-144. M. Ensayo para una clasificación morfológica de artefactos líticos aplicada a estudios tipológicos comparativos.94 . Ariet. Ante la escasez de materias primas o ante una estrategia que favorezca un aprovechamiento intensivo de las materias primas sería esperable encontrar una elevada incidencia de fracturas resultado del uso de los instrumentos. Revisión. De la misma manera. La configuración que resulta en cuanto a la distribución de distintos tipos de fracturas es entonces compleja y a su vez presenta serias superposiciones.

England. Pocatello. The Formation of Flakes. Fisher.y J. Luna.95 . N. Damrosh. 1980.. Current Anthropology 19(2):337-372. R. y C. El caso del sur y oeste de Lago Argentino. pp. B. 1978. Johnson. Deller. L. Vemming Hansen y P. Flegenheimer. Serie Cs. Kamminga. Tools Underfoot: Human Trampling as an Agent of Lithic Artifact Edge Modification.y C. Academic Press. Hojas. E. B. Nami. Bellelli. Idaho State University Museum. J. 1979. Flegenheimer.. Nami. American Antiquity 52(4): 675-708. Canada. 2007. 28: 315-329. L. 63-82. Dewar y N. A. G. 1972. Johnson. E. Damrosch. Ellis. 1986. H. Conrad. 1979. Cuadernos del Instituto Nacional de Antropología 15: 199-223. UBA. Crabtree.C. R y D. J. Mauldin. Editado por M. Bradley .. CAPÍTULO 1 . D. Nami. 1984. A. Further Additional Biface Production Failures. 33-47. L. Martínez y M. La experimentación aplicada a la interpretación de artefactos bifaciales: un modelo de manufactura de puntas de proyectil de los niveles inferiores del Alero Cárdenas. C. Argentina). 1998. Folsom Tools and Technology at the Hanson Site. pp. Investigaciones experimentales sobre el tratamiento térmico en algunas materias primas de Pampa y Patagonia. Tesis de Doctorado. 2007. 2004. Pupio. Loponte y M. Hacia una tafonomía lítica: el análisis tafonómico y tecnológico de los conjuntos artefactuales líticos de superficie provenientes de los loci San Genaro 3 y 4 (Bahía San Sebastián . J. American Antiquity 56(3):483-503. 1981. Technological efficiency and tool curation. Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XXII-XXIII: 343-361. Lawn. Journal of Archaeological Science 29: 251- 258. los artefactos fracturados de Cerro El Sombrero”. Academic Press. A Review of Heat Treatment Research. Evidence for Late Paleoindian Ritual from the Caradoc Site (AfHj-104). K. S. Anales del Instituto de la Patagonia. Hiscock. N. 1991. Facultad de Filosofía y Letras. 1985. An Experimental Study of Lithic Biface Manufacture: Toward Understanding the Perverse Fracture. 2009. pp. 2001. Lithic use-wear analysis. A. J. 2004.. Hunter-Gatherer Foraging Organization and Strategies of Artifact Replacement and Discard. 101-144. Berón. Gifford-Gonzalez. Hayden. Frison. Editado por D. 1983. Occasional Papers nº 28. Bishop. M. P. New York. Pupio. American Antiquity 50(4):803-818. Cotterell. New Mexico University. Master of Arts dissertation. Weitzel. Experimental Results and Prehistoric Examples. Provincia de Santa Cruz. Barna. Implicaciones arqueológicas para la Patagonia Centro-Septentrional. Mamül Mapu pasado y presente desde la arqueología pampeana. Traces d´utilisation et technologie lithique: exemples de la Patagonie. Thunen. Editado por A. 1979. Editado por B. M. New York. pp. Lithic Technology 32 (2):153-194. Southwestern Ontario. 2000. Bonomo. T. Jujuy. 97-112. Miller. Cattaneo. Hayden. American Antiquity 66(2): 267-284. An Introduction to Flintworking. T. Webb. Trampling the Archaeological Record: An Experimental Study. The Third Dimension in Site Structure: An Experiment in Trampling and Vertical Dispersal. G. M. 1987. 1997-98. Amick y R.Tierra del Fuego. Pryor y R. Tesis de licenciatura en Ciencias Antropológicas. Domanski M. S. Macro and Micro-Wear Traces on Lithic Projectile Points. Alteración térmica en dos tipos de rocas silíceas: resultados experimentales y aporte de datos para el análisis arqueológico. M. Tesis de Licenciatura. Lithic Technology 10(2): 26-28. Journal of Danish Archaeology 3:19-46. G. XVI Congreso Nacional de Arqueología Argentina Tomo III: 263-267. A Chronicle of the Misbegotten. A History of Flint-Knapping Experimentation. D. P. “Caminar sobre piedras. Libros del Espinillo. La organización tecnológica y el uso de escalas espaciales amplias. Mecanisms of Microcontact Fracture in Brittle Solids. TOMO I .y B. Manuscrito. K. 1838-1976. D. R. D. L. American Antiquity 63(1):108-129. Una Experiencia de Lanzamiento de puntas cola de pescado. B. University of Exeter. L.. B. Carrera Aizpitarte. Aranda y M. Temas de Arqueología. 215-232. R. Colombo. Lithic Technology 10: 25-35. D. Análisis Lítico. N. H. The Mechanics of Flaking. C. G. Nielsen. pp.L.SIMPOSIO 1 Bamforth. R. Mansur-Franchomme. Marshall. BAR International Series S28. K. Hs. Franco. Cattáneo y A. 1994. Rasmussen. 2006. B. 2000. Lithic Use Wear Analysis. D. New Mexico Press. Université de Bordeaux. experimentos y análisis de desechos de talla. y C. Kuhn. McBrearty S. Montalvo.. J. Quantifying the Size of Artefact Assemblages. y J. Plummer. G. D. E. Editado por B. American Antiquity 51: 38-50.P. H. Wyoming. Experiments in Lithic Technology. Facultad de Filosofía y Letras. Acosta. Valente y A. Ramos. 1983. B. Borrazzo. Archaic Biface Manufacture Production Failures. V. 1989. UBA.

Roberts. Truncer. Lithic Technology 17(1):45-50. International Monographs in Prehistory. pp. L. Mouton Publishers. Tsirk. Archaeological Series 12. The effects of human trample damage on lithics: a consideration of crucial variables. 1979. Lithic Technology 20 (1): 72-80. Weitzel. A. An Additional Failure Type During Biface Manufacture. 1987. Folsom Ultrathin Biface Radial Break Tools in the Knife River Flint Quarry Area. 1996. C. Temas de Arqueología. Purdy. 1995. pp. Rondeau. Kay y L. 145-191. pp: 133-141. Folsom Lithic Technology. Swanson. 185-195. La Zaranda de Ideas 2: 19-33. Editado por B. Experiments with Spears and Arrows on Animal Targets. Universidad de Buenos Aires. C. B. 1981. M y J. pp. Lindenmeier 1934-1974: Concluding Report on Investigations. Lithic Technology 10: I0-II Root.. The Organization of Core Technology. En G. y F. Ensamblajes. Stone Tools. H. Morrow. H. Surovell. M.y J. Controles experimentales de desplazamientos y alteraciones de artefactos líticos en sedimentos arenosos: Aplicaciones arqueológicas. Facultad de Filosofía y Letras. N. Waguespack y M. Michigan. Buenos Aires. y M. Fractures for the Archaeologist. Entre pasados y presentes II. Plenum Press. Wilsem. Shifrin. Odell. J. 2009. A Note on the Functions of Folsom Ultrathin Bifaces. D. D. Análisis Lítico.A. T. Lithic Technology. J. Patterson. Westview Press. A. Merenzon. M. Jr. Hecht y N. New York. Bozzutto.. Odell (ed. Editado por D. 1989. W. Weitzel. H. Acosta. 1978. Economizing Behavior and the Concept of “Curation”. Colorado. Kelly. C. tecnología lítica y análisis espacial del Primer Componente de Túnel I. 2006. Academic Press. K. Regarding Fracture Iniciations. 83-96. E. Making and Using Stone Tools. 1975. 1988. Smithsonian Contributions to Anthropology Nº24. William. Lithic Use Wear Analysis. Artefactos líticos fracturados: una propuesta para su análisis e interpretación. Journal of Field Archaeology 13: 195-212. Crespo. 2003. 2004. M. Parry W. Colombo. G. H. L. ¿Qué hacemos con los fragmentos? Un experimento en fractura de artefactos líticos tallados. G. C. Editado por A. Woods. Washington DC. Journal of Middle Atlantic Archaeology 4: 61-70. Amick. pp. Una experiencia de pisoteo: ¿perturbación del registro arqueológico? Shincal 1: 61-71 Pryor. E. Perkiomen Points: A Functional Analysis of Terminal Archaic Point Type in the Middle Atlantic Region. Loponte y M. Celeste Weitzel Odell. New York. 144-168. Fundación de Historia Natural Félix de Azara. 285-308. Current Research in the Pleistocene 20: 75-77. 1986. Theoretical Insights into Human Prehistory: 51-80. 1999. Boulder. Kornfeld. Ramos. C. An Experimental Study of Projectile Point Fracture Patterns. Pintar. Editado por J. Cowan. Editado por E. G. Titmus.96 . Kuperszmit. Ann Arbor. Johnson y C. 1987. Journal of California and Great Basin Anthropology 8(1): 37-49. Thermal Damage of Chert. Paris. y R. 1988. A. TOMO I . pp. M. J. Tesis de Licenciatura en Ciencias Antropológicas. J. 1986. Hayden. D. Expedient core technology and sedentism.). Smithsonian Institution Press. Estudios contemporáneos en Ciencias Antropológicas Editado por T. Ramos. y F. N. Bourlot.