You are on page 1of 2

ULISES Y EL CÍCLOPE

Algún entendido querrá negar que el cíclope que encontró
Ulises no era una bicicleta. Si no fue una bicicleta es porque
en el sueño de Homero las bicicletas de un solo ojo las
imaginaba de carne y hueso, pero qué más da la metáfora en
un pasaje mítico como la Odisea. Véase si no la rima nítida de
Odisea y Orbea. Estoy convencido de que Ulises y sus
compañeros, como si de un turdefrancia se tratara,
deambularon por el Mediterráneo, que en realidad es una
enorme plaza azul donde se asoman los vecinos y ya
inventaron aquello de la serpiente multicolor. Una serpiente
multicolor es una imagen que en nada destiñe los colores de
la mitología grecorromana. Como no desentona una subida a
Alpe d´Huez frente a las gestas de Hercules o Prometeo. El ojo
único de la bicicleta que deslumbra en la noche es un ojo
ciclópeo y su manillar, cuernos propios del Minotauro. Y es
que la bicleta es parte de la mitología. Sin duda.
El carro de Apolo era una bicicleta refulgente que se dirigía al sol mirando con
su ojo fulgurante. El caballo de Troya en realidad era la reproducción de una
enorme bicicleta –hay arqueólogos que dicen que era un barco, ilusos-
levantado en madera, como homenaje a la caballería ligera, guerreros en
bicicleta, que sembraban el terror en el Peloponeso. Pegaso no era un caballo
alado, sino una ligera bicleta que era capaz de subir pendientes del 20 % sin
que su jinete realizase mas esfuerzo que cambiar de piñón y lo montó Perico
Delgado durante cierto tiempo. Los escarabajos de oro egipcios renacieron en
las montañas colombianas. Los ojos de Medusa, que dejaban petrificados a
aquel que osase mirarla eran sin duda dos faros de bici. Cástor y Pólux, los
temibles guerreros gemelos, viajaban en tándem. La nave de los Argonautas
era un hermoso convoy de bicis en perfecta fila india. El flechazo en el talón
de Aquiles fue en realidad una distensión de ligamentos tras un sobresfuerzo
cuando ganó el premio de montaña subiendo el monte Olimpo. Y el rayo de
Zeus, es sabido, una bicicleta de aleación.

ese deambular tranquilo. como la bicliceta de Ulises. todas las bicletas son mitos vivientes que pasean arrinconadas por las ciudades. que queda dicho. era el Cíclope domesticado. buscando algo sin prisa. siempre buscando el camino de vuelta a casa. Alfonso Salazar . evitando ser aplastadas por los titanes de metal y carrocería. Porque sobreviven en el paseo.Ahora.