You are on page 1of 8

 

 

 

 

Los grupos de presión (actualización) 
Jesús de Andrés 

 

 

[Nota: El siguiente texto tiene como único objetivo la ampliación y actualización del capítulo 7 
del  libro  Sistema  Político  Español  coordinado  por  Paloma  Román  (“Los  grupos  de  presión”, 
escrito  por  la  profesora  Esther  del  Campo  García)  de  cara  a  la  preparación  de  la  asignatura 
Sistema Político Español II (segundo curso del Grado en Ciencia Política y de la Administración 
de  la  UNED).  No  se  trata  de  un  texto  autónomo  ni  desarrollado  y  por  lo  tanto  no  está 
autorizada su circulación ni puede ser citado.] 

 

Introducción 

Aunque  son  pocas  son  las  aportaciones  teóricas  que  el  estudio  de  los  grupos  de 
presión  ha  recibido  en  los  últimos  años,  sí  puede  destacarse  la  tendencia  cada  vez 
mayor a usar la denominación “grupos de interés” para hacer mención a los mismos. Si 
bien es habitual encontrar una u otra expresión, siendo intercambiable su uso, algún 
autor  ha  señalado  que  en  realidad  el  uso  mayoritario  durante  décadas  del  concepto 
“grupo de presión” se debe a una tradición propia de la academia española, que lo ha 
usado  preferentemente  al  contrario  de  lo  sucedido  en  otros  ámbitos  como  el 
anglosajón o el francófono (Jerez Mir, 1997). Pese a la existencia de dicha tradición, es 
importante  señalar  que  el  uso  de  la  denominación  “grupos  de  interés”  se  ha  ido 
expandiendo poco a poco, invirtiendo la tendencia.  

Los grupos de presión, o de interés, son hoy en día uno de los actores principales en el 
marco  de  la  discusión  y  toma  de  decisiones  públicas,  es  decir,  de  la  propia  dinámica 
política. Al igual que los partidos, son organizaciones encaminadas a la consecución de 
determinados fines. Se diferencian de ellos, sin embargo, por no pretender ni alcanzar 
el  poder  ni  situar  a  sus  miembros  en  puestos  públicos.  Su  objetivo  es  más  limitado, 
más concreto: tratan de influir sobre el poder, de ejercer presión en la defensa de sus 
intereses particulares. 


 

 chantajes o amenazas. Además.  Al  reconocer  la  libertad  de  expresión  sobre  la  vida  pública  y  la  posibilidad  de  realizar  peticiones  al  poder.  Otra  cuestión  introductoria  que  cabe  señalarse  es  la  dificultad  de  los  científicos  sociales  para  medir  la  repercusión  de  la  actividad  desarrollada  por  estos  grupos.  los  grupos  de  presión  “son  los  encargados  de  transmitir  demandas  ‘pragmáticas  específicas’ a los partidos políticos.  el  funcionamiento  del  “mecanismo”  de  actuación  de  los  grupos  de  presión.  por  tanto. mientras que los Parlamentos y  las  burocracias  las  traducen  en  leyes  y  políticas  y  las  llevan  a  la  práctica”.  Tal y como explica la profesora Del Campo en el manual de Sistema Político Español.  en  líneas  generales.  dependiendo  del  tipo  grupo  y  del  interés perseguido. por el número de sus miembros.  cuestión sobre la que se ha discutido en la literatura sobre el tema pero sin obtener  2    .  manifestaciones.  Ese  es.  para  gestionar  el  conflicto  que  su  no  atención podría suscitar. acciones ilegales como sobornos.  Otros  tipos  de  actuación  serán  directos:  cartas  y  visitas  a  políticos  o  instituciones.  No  deben  descartarse. su capacidad financiera y el  prestigio social tanto de sus componentes como del propio grupo.  En  cuanto  a  sus  mecanismos  de  actuación  cabe  destacar  que  su  acción  estará  determinada.  y  especialmente  al  complejizarse  las  sociedades  y  crecer  el  intervencionismo  estatal.  por tanto.Los grupos de presión surgen y se consolidan a la vez que lo hace el liberalismo político  y  el  Estado  liberal  articula  definitivamente  sus  mecanismos  de  funcionamiento.  Es  decir.  se  permitió  el  ejercicio  de  la  influencia.  etc. 1988). las integran  en un programa general y consiguen apoyo para ellas.  los  grupos  de  presión se han convertido en elemento clave para la articulación de demandas desde  la  sociedad  civil  hacia  el  Estado  y.  estos  grupos  son  asociaciones  organizadas  (que  pueden  serlo  de  múltiples formas) que comparten una misma posición sobre un asunto en particular (o  sobre  varios  a  la  vez)  y  que  pretenden  alcanzar  la  satisfacción  de  sus  demandas  mediante la propagación de sus ideas (presionando o influyendo con ellas) y a través  de la influencia en las administraciones públicas..  persuasión  y  presión  en  distintos  grados  sobre  los  poderes  públicos.  que  por  elevación  presionará  sobre  los  poderes  públicos.  etc.  financiación  de  partidos  o  candidatos.  Entre los elementos que han permitido el surgimiento de los grupos de presión ya se  ha citado su imbricación en el marco político de las democracias liberales.  De  esta  forma. no  hay  que  pasar  por  alto  la  creciente  complejidad  social  y  política  de  las  sociedades  contemporáneas.  o  la  creciente  legitimidad  de  los  mismos  (Berger. la expansión de las esferas a las que llegan los poderes públicos (y. la ruptura de la cultura  política  tradicional. ante todo. el incremento del número de intereses afectados).  donde  la  gestión  de  las  demandas  se  realiza  a  través  de  las  relaciones  de  parentesco. Dichos mecanismos  consistirán  principalmente  en  la  acción  a  través  de  la  opinión  pública.  clientelares. los partidos agregan esas demandas.

. ante los poderes públicos: es el caso. cabe clasificar también a los grupos de presión a partir de otros criterios:  su carácter público o privado.  De  esta  forma.  A  la  hora  de  clasificarlos  podemos  adoptar  distintos  criterios.  en  ocasiones.  3    .  sindicatos  de  trabajadores. por ejemplo) o defienden a colectivos específicos (las mujeres.  los  grupos  de  vocación ideológica o interés público.    Clasificación  La  amplia  variedad  de  grupos  de  presión  existentes  aconseja  una  clasificación  previa  de los mismos.). etcétera. Téngase en cuenta que  distintas organizaciones u organismos.  están  compuestos  por  las  organizaciones  profesionales:  agrícolas  y  ganaderas.  grupos  de  presión  especializados  para  la  actuación en aquel medio político. que al contrario que los primeros abogan por la  defensa  de  determinadas  causas  ideológicas  o  políticas. cabe  hacer  mención  específica  a  los  lobbies.  están  integrados  por  un  variopinto conjunto de grupos que defienden valores confesionales o laicos. sectores económicos. de una agencia de espionaje. su tipo de organización. 2009).  asociaciones  patronales. sin embargo.  Medina.  colegios  profesionales.  no  debe  relegar  a  un  segundo  plano  la  importancia  de  los  grupos organizados en el desarrollo de la política (Medina. desde los sindicatos  hasta las iglesias. entre los más destacados. dada la importancia que tienen en el sistema político estadounidense.  1986.  obtiene  resultados.. por ejemplo. en determinados momentos. la pena de muerte.  podemos  diferenciar  entre  “grupos  de  interés”  (económico)  y  “grupos  de  vocación ideológica”. pasando por los colegios profesionales.  por ejemplo. como sostiene la  mayoría  de  los  autores. el racismo  o el aborto. aunque no lo sean.  1987.resultados positivos.  más  complicado  es  considerar  hasta  dónde llega y cómo se plasman dichos resultados.  2009). Si bien es perceptible que la actividad de los grupos de interés es  continua  y.  Jerez  Mir. de las fuerzas armadas.  Además.  etc.  Por  su  parte.  grupos étnicos o religiosos. de una embajada. pueden funcionar  como un grupo de presión.  El  que  más  éxito  ha  tenido  entre  aquellos  que  han  tratado  la  cuestión  es  el  que  atiende  al  interés  defendido..  Los  primeros.  que  defienden  intereses  materiales. tal y como los denominó Meynaud (1978).  la tercera edad.  No obstante. o “grupos de interés  económico  especializado”  frente  a  “grupos  de  interés  público”  (tal  y  como  los  han  denominado  otros  autores:  Von  Beyme. los jóvenes. Ello. además de otras muchas asociaciones de tipo político. Los lobbies son organizaciones con un alto grado de  especialización  técnica  destinada  a  conseguir  los  objetivos  concretos  que  persiguen:  por lo general la defensa de los intereses de grupos financieros. los grupos ecologistas o las  asociaciones  que  defienden  los  derechos  de  los  homosexuales. Pensemos que grupos de presión son.. están en  contra de una cuestión concreta (las centrales nucleares.

  Por  otra  parte. periodistas. Su finalidad es introducir nuevos temas en la agenda pública o que  se mantengan los que ellos defienden. hoy en día  participan en la elaboración de la política económica.  ‐Sindicatos: defienden los intereses de los trabajadores y sus asociaciones. Tienen más interés ideológico que económico (aunque este último puede ir  junto al primero). 2009):  ‐Organizaciones  empresariales:  defienden  los  intereses  de  los  empresarios  y  de  sus  asociaciones  (patronales.A  partir  de  unas  y  otras  clasificaciones  se  pueden  señalar  los  principales  tipos  de  grupos (Medina. Tienen una proyección pública importante por ser foros  de discusión y debate entre especialistas de distintos ámbitos.  al  igual  que  los  empresarios.  se  trata  de  organismos  o  centros  de  investigación que elaboran materiales de discusión sobre temas de su interés con el fin  de modelar la opinión pública.  Disponen  de grandes cantidades de recursos y de medios de influencia entre la clase política. farmacéuticos.  De  hecho. reconocidos legalmente. La huelga. contribuyen a la regulación de las  condiciones  de  trabajo  y  forman  parte  de  la  gestión  de  empresas  y  organismos  públicos.  como  pueden  ser  determinados  grupos  de  profesionales  cualificados.  organizaciones  de  base…).  su  efectividad  ha  dado  lugar  a  su  utilización  por  parte  de  colectivos  ajenos  a  la  tradición  sindical.  cámaras  de  comercio. participando en las negociaciones con éstos y  con el Gobierno.  el  tradicional  instrumento  de  lucha  de  los  trabajadores. En los últimos años su  4    .  Sobre  los  sindicatos.  ‐Think‐tanks:  muy  ligados  a  los  anteriores.  que  han  pasado  de  ser  movimientos  sociales  con  proyectos  políticos  propios  a  grupos  de  presión  integrados  en  el  sistema.  de  una  gran  capacidad  mediática  y  de  presión  a  los  gobiernos  de  las  diferentes  administraciones  públicas. De esta forma.  cabe  añadir  que  sus  métodos de actuación. abogados.  el  incremento  de  las  prestaciones  sociales  por parte del Estado ha permitido a los sindicatos desempeñar una serie de funciones  que  incrementan  su  participación  más  allá  de  la  simple  defensa  de  los  derechos  e  intereses de los trabajadores en el marco de las empresas. Disponen.  Junto  a  los  empresarios  están  considerados como “agentes sociales”. recogen un amplio abanico.  continúa  siendo  utilizada  en  algunos  casos.  ‐Grupos  de  promoción  de  intereses  (o  al  “servicio  de  intereses  públicos”):  defienden  determinadas  causas  o  credos  (sirvan  como  ejemplo  los  grupos  ecologistas  o  las  iglesias).  pescadores…)  así  como  de  profesionales  liberales (médicos.  ‐Grupos  profesionales:  defienden  los  intereses  de  determinados  colectivos  de  trabajadores  (agricultores. lo  cual les permite estar presentes muy a menudo en los medios de comunicación y hacer  llegar sus demandas al Gobierno. arquitectos…) bajo la fórmula  de colegios profesionales.  ganaderos.

 Grupo de Estudios Estratégicos   7.    Para aquellos alumnos con interés en estos think‐tanks. CIDOB   4. De acuerdo con la encuesta de Interglobal. se adjunta en la plataforma aLF la Guía de Think Tanks en España.     ‐Asociaciones  políticas  o  grupos  de  interés  intergubernamentales:  forman  parte  de  ellas  todos  aquellos  organismos  públicos  y  organizaciones  gubernamentales  que  buscan la mejora de la imagen ante otros gobiernos o que intentan persuadirlos ante  determinados asuntos.  estos serían los diez think‐tanks más influyentes en España hoy en día:  1.  5    . Instituto de Estudios Económicos   6. Círculo de Empresarios   5.  sobre  todo  a  la  crisis  económica  que  acompañó  a  la  transición  política  y  al  estado  embrionario  de  sindicatos  y  organizaciones patronales. Entrarían en esta clasificación las agencias. así como en sus características  y orientación.proyección en España ha sido muy grande.  atenderemos  a  continuación  a  la  evolución  del  modelo  corporatista  español  (al  que  dedica  buena  parte de su texto) así como a los dos grupos de presión que destaca particularmente:  la Iglesia y las Fuerzas Armadas.  estableciendo  un  modelo  de  concertación  que  dio  lugar  a  diferentes  pactos  sociales. De esa forma. Instituto Europeo del Mediterráneo   11. FRIDE   3. que defienden los intereses e imagen de un  determinado Gobierno. Fundación Alternativas  9. organismos semiestatales. empresas públicas. Real Instituto Elcano   2.    Siguiendo  el  planteamiento  del  capítulo  de  la  profesora  Del  Campo.  academias. FAES  8. Casa Árabe   10. escrita  por Marta Tello y publicada por la Fundación Ciudadanía y Valores. se alcanzó a firmar los Pactos de la Moncloa  antes  incluso  de  la  elaboración  y  aprobación  del  texto  constitucional  de  1978. Casa Asia.    El modelo corporatista español  La  particularidad  del  modelo  de  negociación  de  intereses  desarrollado  en  España  desde  la  transición  obedeció  a  diversas  causas. etc.

  el  cual  consiguió  sin  grandes  dificultades.extendiéndose  lo  que  pretendía  ser  un  arreglo  obligado  por  la  crisis  hasta  bien  entrados los años ochenta.  los  secretarios  generales de UGT y Comisiones Obreras.   Cabe  resumir  que  la  concertación  y  los  pactos  sociales  que  funcionaron  durante  la  transición no han conseguido pervivir (por la propia naturaleza de dichos pactos y por  la  propia  evolución  económica  y  política  de  España). la  tercera legislatura de Felipe González (que venció de nuevo por mayoría absoluta en  1989) aceptó incrementar el gasto social.  opuestas  a  cualquier  tipo  de  reforma  sistémica.  Algo semejante ha ocurrido en las dos legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero: su  primer mandato se caracterizó por el crecimiento económico y. Su pistoletazo de salida fue la  huelga general convocada en mayo de 1992 por UGT y CCOO. De esta forma.  especialmente  con  los  sindicatos. la implantación de políticas sociales que trajeron consigo la paz social y las buenas  relaciones  con  los  sindicatos.  condujeron al PSOE a la derrota en 1996.  La etapa de crecimiento económico iniciada a partir de 1984 supuso el fin del modelo  corporatista  cuyo  último  exponente  fue  el  Acuerdo  Económico  y  Social. se alargó hasta 1995. lo cual tuvo como consecuencia el aumento  del  déficit  y  el  freno  del  crecimiento  (Jiménez.  Una  nueva  oleada  de  crisis  económica. El  intento de reformar el mercado laboral acabó en una nueva huelga general convocada  el 20 de junio de 2002.  Por  el  contrario.  que  exigían  la  traducción  del  crecimiento  en  políticas  sociales  y  de  empleo.  2010).  por  el  contrario.  la  virulenta  crisis  económica  desatada  en  2008  acabó  con  las  políticas  puestas  en  marcha  en  los  años  anteriores  y  provocó  una nueva fase de conflictividad que alcanzó su punto máximo en la huelga general de  septiembre  de  2010.  la  delicada  situación  económica.  6    .  la  segunda  legislatura  del  Partido  Popular  (2000‐2004).  en la que Aznar consiguió la mayoría absoluta.  No  obstante. la conflictividad se desató de nuevo.  El gobierno de Aznar. buscó el acuerdo con los  actores  sociales. el presidente de la patronal y el presidente de  CEPYME). Esta nueva crisis. los escándalos de corrupción y la guerra sucia contra el terrorismo.  las  presiones  internacionales  y  la  necesidad  de  asegurar  el  sistema  de  pensiones  dieron  lugar  a  la  firma en febrero de 2011 del Pacto Social y Económico firmado por el Gobierno y los  agentes  sociales  (el  presidente  del  Gobierno.  acusándose  en  la  actualidad  un  bajo nivel de institucionalización y una fuerte dependencia de la situación coyuntural. junto al  desgaste del poder.  que  tuvo  vigencia hasta 1986. preocupado por su falta de mayorías.  el  ministro  de  Trabajo. Esta etapa de crecimiento económico se prolongaría hasta 1992 y  en  ella  se  dispararon  las  exigencias  sindicales. como consecuencia de  él. iniciada en 1992 a la vez que se celebraban las olimpiadas en Barcelona y  la Exposición Universal de Sevilla. la conflictividad laboral fue en aumento: la huelga general de  diciembre de 1988 fue  su mayor exponente. Como resultas del éxito de la huelga.

  reconociendo  el  Estado  la  importancia  de  la  Iglesia  Católica  para  la  sociedad española y aceptando la Iglesia la no injerencia.  El  Vaticano  mostró su rechazo a la ley y el cardenal vaticano Alfonso López Trujillo.  cuestiones  todas  ellas  que  abrieron una fase de conflicto con la Iglesia Católica.  la Iglesia Católica apoyó la manifestación –a la que seguirían otras muchas‐ convocada  por el Foro Español de la Familia en contra de esta ley. como consecuencia de ello. de la  aprobación  de  la  ley  contra  la  violencia  de  género. es un ejemplo de los  problemas señalados.  de la elaboración de una ley para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. No hay más que releer la conclusión final  de la profesora Del Campo: “las relaciones (Iglesia‐Gobierno) tendieron a normalizarse  con  el  tiempo.  tramitación  y  aprobación  de  la  denominada  Ley  de  Memoria Histórica provocó el rechazo de la jerarquía católica.. no fue hasta su  discusión y aprobación cuando la Iglesia se movilizó en su contra por considerar que se  trataba de un ataque al matrimonio como institución.  Si  bien  es  cierto  que  el  programa  del  PSOE  ya  incluía  el  compromiso  de  “posibilitar  el  matrimonio  entre  personas del mismo sexo y el ejercicio de cuantos derechos conlleva”.  Antonio  María  Rouco  Varela. en particular de la baja institucionalización del modelo (Jiménez. De esta forma. cabe señalar el  cambio experimentado en los últimos años. más complicado es hacerlo a  las dos últimas del PSOE bajo los gobiernos de Rodríguez Zapatero. llamó a la objeción de conciencia de los funcionarios  católicos que tuvieran que tramitar los matrimonios aunque les costara el empleo. presidente del  Pontificio Consejo para la Familia.    La evolución de otros grupos de presión  En cuanto a la evolución de la Iglesia Católica como grupo de presión. Una de las líneas de  gobierno  en  la  primera  legislatura  del  presidente  Zapatero  fue  la  extensión  de  derechos civiles a través de la modificación de la ley del divorcio (para eliminar trabas).  Si  bien  esta  conclusión  puede  extenderse  a  las  dos  legislaturas del Partido Popular (1996‐2000 y 2000‐2004).  2010). como norma general.  por  7    .  etc.  la  discusión. contando con la presencia de  dieciocho  obispos  y  el  cardenal  de  Madrid. en junio de 2005. en los  asuntos  políticos  del  Estado”. la ley que mayor rechazo provocó en el seno de la Conferencia Episcopal fue  la  aprobación  en  junio  de  2005  de  la  reforma  del  Código  Penal  que  permitía  el  matrimonio entre personas del mismo sexo y modificaba.  De  igual  forma.  Sin duda.  Así. y su limitado perfil. En las sucesivas ceremonias de beatificación de mártires de la guerra civil  celebradas  en  El  Vaticano  se  hizo  mención  a  esta  particular  interpretación.  otros  derechos  como  los  de  adopción.La puesta en marcha del Consejo Económico y Social en fecha tan tardía como 1992 (a  pesar de estar recogido en la Constitución). que inscribió el conjunto  de leyes aprobadas por el gobierno socialista en un renacer del anticlericalismo de los  años treinta.  herencia  y  pensión.

 Jean (1978).  garantiza  la  enseñanza  de  la  religión  católica en la escuela y mantiene el arzobispado castrense. Ministerio de Trabajo. Madrid. Los grupos de presión.  La  organización  de  los  grupos  de  interés  en  Europa  Occidental.  en  Rafael  del  Aguila  (coord.  el  elitismo  y  el  nuevo  institucionalismo). Eudeba.  En  cuanto  a  las  Fuerzas  Armadas.  No  obstante. Iván (2009). Tirant lo Blanc.  el  mantenimiento  del  Concordato  entre  España  y  El  Vaticano  (que.  Jerez  Mir.  fusilados  en  agosto  de  1936. la  presencia de la Iglesia en los medios de comunicación públicos.  Los  acuerdos  sobre  la  financiación  de  la  Iglesia.  Medina. entre otras cuestiones). Buenos Aires. Madrid.ejemplo. McGraw‐Hill. Alberto (2004).  WP  nº  279. y un largo etcétera de  prerrogativas contribuyeron a alcanzar esta nueva fase en la que la desconfianza sigue  latente pero se ha sustituido la movilización social por la crítica moderada.  firmado  en  1978.  “Los  grupos  de  presión”.).  Jiménez.  la  segunda  legislatura  de  Rodríguez  Zapatero  (iniciada  en  2008)  se  ha  caracterizado  por  la  mesura  y  la  cordialidad  en  las  relaciones  Iglesia‐Estado.  el  oficiante.  Oliet.  Meynaud.  Barcelona.    Bibliografía  Berger.  en  la  beatificación  (en  octubre  de  2005)  de  José  Tapies  y  seis  compañeros  suyos.  “El  sistema  político  español  contemporáneo”. Trotta.  la  completa  profesionalización  (alcanzada  como  parte  de  la  negociación  con  los  nacionalistas  catalanes  –que  la  incluían  en  su  programa‐ para la formación del primer gobierno de José María Aznar) ha terminado  de  completar  el  proceso  de  profesionalización  y  alejamiento  de  cualquier  veleidad  política de los militares españoles.  Manual de ciencia política.  8    .  Miguel  (1997).  Suzanne  (comp. ¿Cómo medir la influencia de los grupos de interés? (Propuestas  desde  el  pluralismo.)  (1988). Política y Ciencia Política. Madrid. Valencia.  insistió a los asistentes –entre ellos ministros y representantes del Gobierno español‐  en la necesidad de actos como aquel para evitar dicho renacer.  Fernando  (2010).  el  cardenal  José  Saraiva  Martins.  en  Michael  Sodaro. quienes están volcados en su actividad profesional  (destacando la participación en misiones internacionales de pacificación). La concertación social en la democracia española: crónica de un  difícil intercambio.  ICPS.