EL PRECIO DEL AMOR

página 1

ACTO ÚNICO Escena Uno Plaza de la ciudad. Hay bullicio en la calle. SALOMÉ camina y JORGE la sigue. SALOMÉ (fastidiada) NO MOLESTES. Ya dije que no. JORGE Pero si solo quiero acompañarte a tu casa. SALOMÉ ¡Basta! JORGE No te pido nada más. SALOMÉ se detiene. SALOMÉ ¿Qué quieres? Dime. JORGE Ya te dije, Salomé. Acompañarte y conversar. SALOMÉ ¿Ah? ¿Cómo sabes que me llamo Salomé? JORGE (pícaro) Ah lo sé pues. SALOMÉ Ya no molestes. No te conozco. JORGE Ya pues. SALOMÉ YA BASTA. Si me sigues grito. Adiós. SALOMÉ quiere avanzar. JORGE la retiene. JORGE No por favor. Solo escúchame. Ya no te molesto más. ¿Está bien?

1

EL PRECIO DEL AMOR

página 2

SALOMÉ (irritada) Aishhh ya pues. A ver dime de una buena vez. JORGE Ya. (tiempo) Ya, mira. (tiempo) Yo. SALOMÉ Apúrate ¿no? JORGE Sí. Ya. Es que… SALOMÉ (interrumpiendo) ¿Es que qué? JORGE Yo… me llamo Jorge. SALOMÉ Ya ¿y? JORGE Y te he visto varias veces por aquí y… me pareces una chica… SALOMÉ (interrumpiendo) ¿Linda? Eso ya lo sé. JORGE Sí linda. Muy linda. SALOMÉ Ya te dije que no es novedad. (tiempo) ¿Qué más? JORGE Bueno… que me gustaría conocerte. SALOMÉ Ya me estás conociendo ¿no? 2

EL PRECIO DEL AMOR

página 3

JORGE Sí claro, pero… SALOMÉ (interrumpiendo) ¿Pero qué? JORGE Es que me gustaría que siquiera me dejaras acompañarte a tu casa. SALOMÉ (fría) Yo puedo sola gracias. JORGE Pero si caminamos y conversamos mejor. SALOMÉ Estamos conversando. JORGE Pero si te acompaño y te invito un helado mucho mejor. SALOMÉ Estoy resfriada. JORGE Ah ya. Entonces podríamos comer algo por ahí. SALOMÉ Ya comí. Lo siento. JORGE Ah, está bien. No sé. ¿Qué se te antoja? SALOMÉ Irme. JORGE No pues. SALOMÉ Me dijiste que querías conversar nomás. JORGE Si, pero es que… 3

EL PRECIO DEL AMOR

página 4

SALOMÉ (interrumpiendo) ¿Es que qué? JORGE Es que… SALOMÉ Es que nada creo. Me estás haciendo perder el tiempo. Tengo cosas que hacer. Chau. SALOMÉ camina. JORGE No Salomé. No te vayas. SALOMÉ (burlona) Ya me voyyyy. Chaucitoooo. SALOMÉ sale. JORGE Salomé. No. Salomé TE QUIERO. (tiempo) Te quiero. (tiempo) Te quie… ro. Escena Dos Casa de JORGE. JORGE y JOEL están sentados conversando. JORGE (triste) No quiere nada conmigo. Creo que soy un fiasco con las mujeres. JOEL No digas eso. Siempre hay una oportunidad. JORGE (irónico) Oportunidad, oportunidad. Vamos Joel. Tú que me conoces desde que entraste a trabajar con mis padres hace miles de años. ¿Cuándo me has visto bien con una chica? ¿Ah? 4

EL PRECIO DEL AMOR

página 5

JOEL Mmm, pues… A ver, a ver. (tiempo) Y esa chica de…. ¿Cómo se llamaba? Rosa, sí Rosa. Ah no esa no. JORGE ¿No ves? JOEL No pues y ¿Carmen? La de… Ah no esa tampoco. JORGE No tengo suerte. JOEL ¡Ahí está! ¿Y Luchita? JORGE Joel. Luchita se murió. JOEL Sí, pero estaban ¿no? JORGE (irónico) Pero se murió pues. (tiempo) Ay que en paz descanse Luchita. JORGE ¿No ves? Estoy maldecido. JOEL No digas eso Jorge. (tiempo) Mira, yo como buen criado que soy de esta familia, estoy dispuesto a sacarte esa nube negra que tienes encima. (le señala la cabeza) JORGE (se agarra la cabeza) ¿Y cómo? No me vas a volar los sesos ¿no? JOEL Jajaja. No no no.

5

EL PRECIO DEL AMOR

página 6

JORGE ¿Entonces? JOEL Es cosa de hablar con la persona indicada nomás. JORGE (asustado) ¿Qué? ¿Alguien me va a volar los sesos? JOEL No pues. Se trata de algo mágico, especial, fuera de este mundo. Tú déjame a mí nomás. JORGE No entiendo. JOEL Ya entenderás. Yo conozco a una mujer que puede hacer que Salomé sea tuya por siempre. JORGE ¿Por siempre? JOEL Sí, por siempre. JORGE Pero no ves que ni siquiera quiere escuchar lo que le digo. JOEL Bueno, la magia lo puede todo. JORGE ¿La magia? JOEL Sí, la magia. JORGE ¡Ah ya caigo! (tiempo) No, pero no creo en esas cosas.

6

EL PRECIO DEL AMOR

página 7

JOEL No te queda otra ¿no? JORGE Bueno, no, pero… JOEL (interrumpiendo) No pierdes nada si lo intentas. JORGE Pero ¿y si Salomé se da cuenta? JOEL Esta señora sabe hacer bien su trabajo pues. (tiempo) Y tú confía en mí. Porque, confías en mí ¿verdad? JORGE Bueno… sí… pero… JOEL (interrumpiendo) Pero nada. (extendiendo la mano) Son ochocientos solcitos. JORGE ¿QUÉ? JOEL Es lo que cobra la vieja por hacer hechizos. JORGE ¡ES MUCHO! JOEL Bueno… Eso cobra. Business son business. JORGE Asu. ¿Tú no me puedes prestar? JOEL Tus papás aún no me han pagado el mes. Más bien tú sácales dinero.

7

EL PRECIO DEL AMOR

página 8

JORGE ¿Que les robe dices? JOEL ¡Claro que no! (pícaro) Pídeles prestado sin que se den cuenta, nada más. JORGE Pero no sé dónde esconden dinero aquí en la casa. Toda la plata la tienen en el banco ¿no? JOEL (pícaro) Nah nah. Te equivocas. JORGE ¿Ah no? ¿Tú sabes? JOEL ¡Bah Jorge! ¿Para qué estamos los amigos? (tiempo) Tú sígueme nomás. JORGE y JOEL salen. Escena Tres Casa de SALOMÉ. SALOMÉ atiende a SOFÍA en la puerta. JORGE y JOEL observan escondidos detrás de un árbol. SALOMÉ Ya le dije que no señora. Gracias. SOFÍA Pero hijita, es un producto maravilloso. SALOMÉ Lo siento señora. Yo no consumo esos productos. Además nunca había escuchad hablar sobre uno que se llame… SOFÍA Unilife. SALOMÉ Sí. Unilife. Nunca lo había escuchado. 8

EL PRECIO DEL AMOR

página 9

SOFÍA Ah es nuevo. Aun no tiene publicidad, pero ya ha hecho milagros con las mujeres. (tiempo) La señora Jiménez nomás ¿La conoces? SALOMÉ Sí. SOFÍA Ella no se ha hecho la cirugía como anda diciendo a todos. (“secreto”) No tiene plata para hacérsela. Ella me compró a mí Unilife. SALOMÉ ¿Ah sí? SOFÍA Sí hijita. Créeme y prueba de las bondades de Unilife. (“slogan”) Unilife: un producto natural para la mujer de hoy. SALOMÉ ¿Y cuánto cuesta el tratamiento? SOFÍA Baratito nomás. Doscientos solcitos. SALOMÉ ¿QUÉ? SALOMÉ trata de cerrar la puerta. SALOMÉ NO. Lo siento, pero no… SOFÍA (interrumpiendo) No, no, no. Te hago una rebaja. Te lo dejo a cien. SALOMÉ Lo siento, pero no tengo…

9

EL PRECIO DEL AMOR

página 10

SOFÍA (interrumpiendo) Ya está bien. Te daré una muestra gratis entonces. SALOMÉ ¿Gratis? SOFÍA Sí una muestra gratis y con yapa incluida. Pero primero necesito que me des tu mano. SALOMÉ ¿Mi mano? ¿Para qué? SOFÍA (titubeando) Es que necesito tu mano para… para.. SALOMÉ ¿Para qué? SOFÍA Ah sí, mejor dicho necesito solo tu dedo. SALOMÉ (asustada) ¿Me va a sacar el dedo? SOFÍA ¡No hija! Necesito tu dedo para que lo coloques en este pomito. SALOMÉ ¿Y para qué lo tengo que poner en ese pomito? SOFÍA Es que debo medir tu ph. SALOMÉ ¿Mi qué? SOFÍA Tu ph. P H, tu grado de acidez. SALOMÉ ¿Me está diciendo que soy ácida?

10

EL PRECIO DEL AMOR

página 11

SOFÍA No muchacha, no. Es que debo medir el grado de acidez de tu piel primero. SALOMÉ (desconfiada) Mmm, ya. SOFÍA Es rápido. SALOMÉ Ya. SOFÍA Ya dame tu mano. SALOMÉ se le da, pero la quita al instante. SALOMÉ ¿Y qué sustancia es esa? SOFÍA Hijita, no es nada de otro mundo. Tú solo hazme caso. (haciéndose la inocente) ¿O es que acaso no vas a confiar en esta humilde y anciana vendedora de Unilife? SALOMÉ Ya. SALOMÉ le da la mano y pone el dedo en el pomito. Se escucha un sonido celestial, mágico. SALOMÉ se queda hipnotizada. SOFÍA Ahora sí. (tiempo) Alapum, chin chin. Alapum chinchón. Con este dedo empapado te habrás profundamente enamorado del primer hombre que te toque el corazón. SOFÍA va corriendo hacia donde están JORGE Y JOEL y lleva a JORGE al lado de SALOMÉ. Luego SOFÍA se interpone entre SALOMÉ y ellos.

11

EL PRECIO DEL AMOR

página 12

SOFÍA La chica no me pagó nada. (a Jorge) ¿Cómo es? JORGE Pero si yo ya le pagué lo que usted pidió. ¿Hace falta más? SOFÍA ¡Por su puesto que hace falta! ¿No ves que las cosas suben a cada rato? JORGE Sí, pero igual ahorita no tengo plata en el bolsillo. JOEL trata de tocarle el corazón a SALOMÉ. SOFÍA no lo deja. SOFÍA ¡Hey! ¿Qué te traes? ¿No ves que el que debe tocarle el corazón es este? JOEL (avergonzado) Eh, sí, sí. SOFÍA Ya anda. Tócale el corazón, pero promete que me vas a dar los impuestos que me debes. JORGE Sí, está bien, lo que diga. SOFÍA ¡Promételo! JORGE (ansioso) Sí, lo prometo, lo prometo. JORGE le toca el corazón a SALOMÈ. Ella sale del hipnotizo. Se abrazan. JORGE Salomé, mi amor, soy Jorge, tu futuro esposo.

12

EL PRECIO DEL AMOR

página 13

SALOMÉ Jorge. JORGE Sí mi amor. Oh, Salomé. SALOMÉ Oh, Jorge. JORGE y SALOMÉ se abrazan aún más. SOFÍA y JOEL cuchichean. JORGE No sabes cuánto tiempo he esperado este momento. SALOMÉ No lo sé, pero me imagino. JORGE No sabes lo bien que me siento a tu lado. Siento que he vuelto a nacer. SALOMÉ Yo también siento que recién hoy he nacido. JORGE Mi amor por ti más grande que el sol y que el mar. Más grande que todo el planeta entero y que todo el dinero del mundo. SOFÍA Hey. Pzzz pzzz. (molestosa) No te olvides de… Ya sabes. JORGE Sí ya lo sé. (tiempo) Mi amor por ti Salomé es más fuerte que todos los huracanes y terremotos. Más potente que un rayo. Más peligroso que un… SOFÍA (interrumpiendo) Más peligroso que un raticida. Jajaja. JORGE 13

EL PRECIO DEL AMOR

página 14

Mi amor, para mí eres la mujer más bella que he conocido. Nunca antes había estado con una flor tan bonita como tú. Tus cabellos son los ríos que bañan el jardín lleno de flores que es tu rostro. SALOMÉ (suspirando) Ay mi amor ¡Qué cosas tan dulces dices! SOFÍA ¡Bah! Floro barato. SALOMÉ Tú para mí eres el sol que me da calor. Tu voz es como el cantar de un pajarillo que me endulza la mañana… SOFÍA (interrumpiendo) Hey. ¿Ya? JORGE ¡Ay mi amor! SALOMÉ y JORGE suspiran y se abrazan. SOFÍA interrumpe y los separa. SOFÍA ¡Ya basta! Tengo que irme por si no lo sabes. JORGE (a Salomé) Un ratito amor, ya vuelvo. (a Sofía) Ya, pero ahorita no tengo. JORGE y SOFÍA hablan aparte. SOFÍA Sí, pero no puedo esperar más. JORGE Espéreme hasta la noche. Yo le mando el dinero con Joel. SOFÍA Uhmmm. No confío en Joel. 14

EL PRECIO DEL AMOR

página 15

JORGE Ya, entonces yo mismo se lo dejo en su casa. SOFÍA No confío en ti. ¿No ves que estás muy entretenido con la chiquita esa? JORGE Confíe. Yo le doy mas tarde. Además usted no me había dicho que le tenía que dar más plata. SOFÍA Nah. Nah. Chiquillo: el precio de las cosas sube a cada rato. ¿Tú qué sabes de lo que vale la magia hoy en día? JORGE No sé nada. Lo único que sé es que usted no entiende. SOFÍA Ah, ¿yo no entiendo? JORGE Sí. Y me está molestando a cada rato. No me deja disfrutar de mi futura esposa. SOFÍA (burlona) Jajaja. Futura esposa, sí sí sí. JORGE Sí. Además no me da razones suficientes para pagarle dinero extra… SOFÍA No tengo por qué dártelas. Yo hice bien mi trabajo. Tú págame los doscientos nada más. JORGE ¿DOSCIENTOS MÁS? SALOMÉ ¿Qué sucede amor?

15

EL PRECIO DEL AMOR

página 16

JORGE Nada cariño, nada. JORGE ¡Pero si ya le pagué ochocientos por el trabajo! ¿Por qué quiere doscientos más? SOFÍA Aguanta. Tú no me has pagado ochocientos. Yo solo cobro seiscientos por cualquier amarre. ¿De dónde sacas que son ochocientos? JOEL (interrumpe tosiendo) ¡Ejem!¡Ejem! JORGE Joel me dijo que eran ochocientos. ¿Verdad Joel? JOEL (aparte, a Jorge) Jorge: esta vieja está loca, no sabe ya ni lo que cobra. No le hagas caso. SOFÍA ¡Pues no lo sé! Yo quiero mis doscientos y punto. Business son business pues muchacho. JORGE No. Ni loco le pago doscientos más. Pensé que era un sencillo lo que quería. Doscientos más me parece mucha plata y sinvergüencería. SOFÍA Ah, ¿no me vas a pagar? JORGE No. No le pago nada. SOFÍA Ah entonces tú te lo buscaste. JORGE ¿Qué cosa?

16

EL PRECIO DEL AMOR

página 17

SOFÍA Si no me pagas, entonces la magia se acabará. JORGE No lo creo. SOFÍA Créelo. Y no solo eso, sino que la nube negra volverá a tu cabeza y tanto Salomé como tú morirán. JORGE No creo nada de lo que me dice. Además mire a Salomé, está perdidamente enamorada de mí. SOFÍA Por ahora nomás. JORGE No le pago nada. Usted es una vieja chantajista. SOFÍA Bueno, es tu decisión. SOFÍA sale lentamente mirando a JORGE fijamente. SOFÍA (continuación) Créelo. Créelo. Créelo. JORGE No le creo nada. Es una vieja alcahueta aprovechada. JOEL No le hagas caso. JORGE Claro que no. Además mira a Salomé. (abrazando a Salomé) ¿Dime si esto no es amor? Salomé está muerta de amor por mí. ¿Verdad Salomé? ¿Estás loquita por mí? SALOMÉ Sí mi amor. 17

EL PRECIO DEL AMOR

página 18

JOEL Sí ya lo veo. JORGE Ahora nada ni nadie va a impedir que nuestro amor sea eterno. ¿Verdad mi amor? SALOMÉ Sí mi amor. JOEL Hicimos un buen trabajo Jorge. JORGE Claro que sí, pero… (con malicia) …aun tienes que hacer un último trabajo. JOEL ¿Un último trabajo? JORGE Así es. (Hace ademán de disparo) ¡Pum! Para que todo sea color de rosa. JOEL Ah ya entiendo. Para que no exista piedra en tu camino. (Hace ademán de disparo) Hombre prevenido vale por dos. Ya veo. Pero por ahí dicen también que quien quiere azul celeste, que le cueste. JORGE Ah pero por su puesto, de eso no te preocupes. JOEL A buen entendedor, pocas palabras. Escena Cuatro Casa de JORGE. JOEL y SOFÍA conversan. SOFÍA Creo que Jorge no va a venir. ¿Para qué me has citado aquí? Yo solo quiero mi plata.

18

EL PRECIO DEL AMOR

página 19

JOEL Ahorita la vas a tener. SOFÍA Mmm. Esto me huele mal. JOEL Snif, snif. ¿A qué huele? SOFÍA ¡Bah! Solo espero que no sea una emboscada. SOFÍA mira con recelo a JOEL. JOEL saca tímidamente una pistola y está a punto de disparar a SOFÍA. SOFÍA se percata de eso. Se escucha un sonido celestial, mágico. SOFÍA Alapum, chin chin. Alapum chinchón. Que el dinero mal habido que por mi vida te han prometido se convierta en tu tentación. JOEL deja caer el arma al suelo. SOFÍA ¿Cuánto es lo que va a costar mi cabeza? JOEL (sorprendido) Pues… Pues… SOFÍA Habla. Dime ¿Cuánto es? JOEL Pues… (tiempo) Yo… O sea… SOFÍA ¡Habla ya! JOEL No hay dinero de por medio. Lo hago por lealtad.

19

EL PRECIO DEL AMOR

página 20

SOFÍA Jajaja. ¿Lealtad? ¡Vamos! Entre gitanos no nos vamos a leer las cartas. ¿Cuánto es lo que te va a pagar por matarme? ¿Mil? JOEL No. SOFÍA ¿Dos mil? JOEL No. SOFÍA ¿Tres mil? ¿Cinco mil? ¿Diez mil? ¿Cuánto es? Habla de una buena vez. JOEL No lo sé. SOFÍA ¿Cómo que no lo sabes? JOEL No lo sé. No hemos fijado precio aún. SOFÍA camina, pensativa. SOFÍA Así que no sabes cuánto. JOEL No. SOFÍA Mmm. Vaya, vaya, vaya. Yo te podría dar mucho más de lo que piensas si… JOEL (interrumpiendo) ¿Tú a mí? SOFÍA ¿Lo dudas? JOEL No creo que tengas el dinero suficiente.

20

EL PRECIO DEL AMOR

página 21

SOFÍA Podría ser que no lo tenga ahora, pero… Recuerda que tengo otro tipo de poder. Quizá a ti te sirva saber cómo hacer hechizos. Podrías cambiar la voluntad de las personas a tu antojo. JOEL ¿Hechizos? SOFÍA Así es. Te puedo entregar mis pócimas más famosas. ¿Qué quieres? ¿Amor? ¿Dinero? ¿Salud? ¿Fama? Todo a la vez si quisieras. JOEL ¿Si quisiera? SOFÍA Todo a la vez y te convertirías en dueño de todo. Incluso en dueño de la voluntad de las personas. JOEL ¿A cambio de qué? ¿De que no te mate? SOFÍA Por su puesto. Pero debes hacer alguito más pues. JOEL ¿Alguito más? SOFÍA Así es. Te pido la cabeza de Jorge. JOEL ¿QUÈ? SOFÍA Que mates a Jorge. JOEL No puedo. SOFÍA Sí puedes. Piensa que él es un estorbo en tu futuro. Siempre le has servido. Has sido su criado y él nunca te ha tratado como lo 21

EL PRECIO DEL AMOR

página 22

mereces. Ahora tienes la oportunidad de ser dueño de muchas cosas. ¡Piensa! ¡Piensa! JOEL ¡No puedo! SOFÍA Además. Si lo haces te verás muy bien recompensado. Ya te dije lo que te puedo dar. JOEL ¡No, no puedo aceptarlo! ¡Se trata de Jorge! SOFÍA Ay no te hagas ahora el leal. Te has pasado robándole dinero tanto a él como a toda su familia. JOEL Sí, pero una cosa es robar y otra es matar. SOFÍA (irónica) ¿Ah si? ¿Y qué es lo que ibas a hacer conmigo? ¿Jugar a las pistolitas? JOEL No pues. Es que es distinto. Tú eres una bruja. SOFÍA Sí soy bruja y a mucha honra. Y si no lo haces te juro que la vas a pagar muy caro, pero muy caro. JOEL ¿Me estás amenazando? SOFÍA Sí. Recuerda que puedo cambiar tu voluntad. JOEL recoge el arma y apunta a SOFÍA. Se escucha un sonido celestial, mágico. SOFÍA Alapum, chin chin. Alapum chinchón. 22

EL PRECIO DEL AMOR

página 23

SOFÍA sale lentamente. SOFÍA Recuérdalo. Recuérdalo. Recuérdalo. JOEL No puedo. No, no. ¿Matar a Jorge? No, no. Entra Jorge. JORGE ¿Ya está? ¿Lo hiciste? JOEL Sí. JORGE ¿Escondiste el cuerpo de la vieja donde quedamos? JOEL No. JORGE ¿No? ¿Entonces dónde lo escondiste? JOEL No lo escondí. JORGE (asustado) ¿Dónde está? Rápido, hay que deshacernos de la vieja. JOEL No Jorge. No la mate. JORGE ¿QUÉ? JOEL Es que ella ha robado mi voluntad. JORGE ¿Te ha hechizado? JOEL Sí.

23

EL PRECIO DEL AMOR

página 24

JORGE No. JOEL Sí. ¡Es una bruja! Tiene poderes. JORGE No puedo creer que te hayas dejado llevar por… JOEL ¡Ella roba la voluntad de las personas! ¡Hace que la gente haga lo que ella quiere! JORGE ¡Es pura sugestión! JOEL No lo sé, pero no puedo negar que es una bruja. Mira lo que hizo con Salomé. Ella ahora te quiere. Está hechizada. JORGE Bueno claro que está hechizada, pero yo voy a hacer que se enamore de mí de verdad. JOEL ¿Y cómo lo harás? JORGE Ya verás. A las buenas o a las malas, pero yo no pienso renunciar a Salomé. JOEL Bueno ahora preocúpate por Sofía. Esa vieja hechicera nos tiene en su mano. JORGE Ya te dije. ¡Mátala! ¡Mátala y nos olvidamos de ella! JOEL ¡Es que no pude! Justo cuando iba a disparar, la pistola cayó de mi mano. JORGE Eso es pura sugestión nomás.

24

EL PRECIO DEL AMOR

página 25

JOEL No es sugestión. En verdad tiene poderes y además ella… JORGE (interrumpiendo) Un disparo puede más que todos sus poderes juntos. JOEL No es así. JORGE Sí es así. ¡Anda! ¡Busca y mata a la vieja! Ya sabes que hay un buen dinero. ¡Mátala! Te vas a ganar todo mi dinero y mi aprecio por siempre. ¡Mátala! JOEL ¡Ella me ha pedido que te mate! JORGE ¿QUÉ DICES? JOEL Me va a dar sus poderes si te mato. JORGE Tú no serías capaz ¿O sí? JOEL Claro que no, pero… JORGE ¿Pero qué? ¿Qué quieres a cambio? JOEL No lo sé. JORGE Anda, dímelo. Tu pon el precio. JOEL No lo sé Jorge. JORGE Dime, todo en esta vida tiene un precio.

25

EL PRECIO DEL AMOR

página 26

JOEL ¿Qué me ofreces? JORGE Mi casa, mi herencia, todo lo que quieras. JOEL Quiero los millones de tu familia y los de la familia de Salomé. JORGE ¿Qué dices? JOEL Lo que escuchaste. JORGE Eso es mucho dinero. JOEL Bueno, tú me pusiste la tentación ¿no? Me preguntaste qué quería. JORGE Sí, pero es prácticamente todo el dinero del mundo. Es mucho. JOEL Dijiste que todo tenía un precio. JORGE Sí, pero… Entra SALOMÉ. SALOMÉ ¡Basta ya! JORGE ¡SALOMÉ! ¡MI AMOR! SALOMÉ Ningún mi amor. Se acabó la farsa. JOEL Uy se acabó el hechizo.

26

EL PRECIO DEL AMOR

página 27

SALOMÉ No puedo creer lo sucios que pueden ser. ¡Me engañaste Jorge! Querías mi amor a toda costa y no te importó hechizarme. JORGE Salomé, yo… SALOMÉ ¿Tú crees que todo lo puedes comprar con dinero? Qué equivocado que estás. JORGE Pero mi amor… SALOMÉ Ningún mi amor. Pensaste que no me iba a dar cuenta ¿no? Querías tenerme como sea y elegiste el peor camino Jorge. Además querías matar a Sofía ¿Qué te pasa? JOEL ¡Uy la que se armó! JORGE Pero Salomé. Yo... SALOMÉ ¡Eres un delincuente! (señalando a Joel) Y tú también. JOEL ¿Yo? SALOMÉ La señora Sofía me contó todo. El hechizo se acabó justo a tiempo. No quiero saber nada de ti ni de tus cochinas movidas de dinero ni chantajes. JORGE Salomé, yo… SALOMÉ Tú nada. Y ahora te voy a dar una cucharada de tu propia medicina. ¡Adelante señora Sofía!

27

EL PRECIO DEL AMOR

página 28

Entra SOFÍA. . Se escucha un sonido celestial, mágico SOFÍA Alapum, chin chin. Alapum chinchón. Como todo lo que se hace se paga, el pecado de estos dos hombres se pagará con intereses de superinflación. Y como son uña y mugre, quedarán trece meses unidos como siameses. JORGE y JOEL se juntan espalda con espalda como siameses. JORGE ¡NO! JOEL ¡MALDITA BRUJA! JORGE ¡Salomé haz algo por favor! SALOMÉ (ríe) Jajaja. Trece meses. Como siameses. Jajaja. SOFÍA Y pueden ser trece más si no recapacitan eh. JORGE Por favor, no nos dejen así. JOEL Me voy de aquí. Esto es por tu culpa Jorge. JORGE ¿Te vas? Nos vamos dirás. JOEL Por allá. JORGE No, por acá. Coordina ¿quieres? SALOMÉ y SOFÍA ríen.

28

EL PRECIO DEL AMOR

página 29

JOEL No puedo. JORGE Yo tampoco. SALOMÉ (ríe) Vayan. Corran si pueden. Me muero por saber cómo van a hacer cuando vayan al baño. Jajaja JORGE y JOEL salen. SALOMÉ ¡Ay! Lo que hace el dinero ¿verdad? SALOMÉ Así es hijita. Lo que hace el dinero. (tose) Ejem. Ejem. Por cierto. (extiende la mano) Son quinientos soles. TELÓN Lima, 16 de junio del 2008

29