You are on page 1of 19

J U D Í O S , M O RO S

Y CRISTIANOS BAJO
L A AU T O R I D A D
DEL REY

.

aquellas comunidades religiosas que ejercieron el poder. el príncipe o simplemente el señor. el rey. Sin que 1 García Iglesias 1978 (1). BANGO TORVISO Judíos. Las relaciones entre los sefardíes y los reyes pasarán por dos fases muy diferenciadas: el rey es el principal enemigo de la comunidad judía. Las minorías judías que alcanzaban un poder delegado del rey o del califa se sometieron a los soberanos y ejercieron su autoridad con dureza incluso con su propia gente. Las palabras de Jeremías siempre fueron esgrimidas por los judíos para justificar su entrega y lealtad al reino en el que se encuentran: «Laborad por el bien de la ciudad a que os he desterrado y rogad por ella a Yahvé. se una política activa en su contra. 183 podamos precisar. la interpretación de la coexistencia de judíos. moros y cristianos bajo la autoridad del rey Universidad Autónoma de Madrid Como con tantos otros temas de nuestra historia. los judíos son propiedad del rey. tres religiones». incluso en determinados 2 Véase el apartado titulado «Iglesia momentos fue el agente más radicalizado en promover un estado de opinión que facilita- frente a Sinagoga». cristianos y musulmanes. Desde la conversión de Recare- do en el III Concilio de Toledo se inicia una continuada persecución de los judíos por Escudo de armas en la sinagoga parte de los reyes que. no es otra cosa que una aplicación benevolente de ex- presión politicocorrecta. Incluso algunos han ido más lejos y no han dudado en acudir a términos ético/estéticos como tolerancia. 29. Su condición de minoría etnicorreligiosa les obligó en todo momento a buscar el apo- yo directo del máximo responsable de la comunidad. 7). «tres culturas. A este respecto no admiten que se hable de convivencia y tan sólo aceptan el término de coexistencia. muy alejada de la cruda realidad sociológica de nuestro medievo. pues su bien será vuestro bien» (Jeremías. en según qué momento impusieron sus criterios. Aunque en la actualidad existe una cierta tendencia a comprender la actitud de los musulmanes hispanos a la vez que se realiza una dura crí- tica de los cristianos. Toledo sivamente2. Lo mismo habría que decir de la actitud de la comunidad hebrea en relación con cristianos y musulmanes: con ambos se adaptaron. va creciendo progre- de Semuel ha-Leví. sobre las demás. Para algunos esa especie de eslogan que alude a una situación idíli- ca. El rey Flavio Egica se dirige a los padres del XVII Concilio de Toledo (694) 259 . Sin lugar a dudas. moros y cristianos en un determinado tiempo y espacio ha dado lugar a una en- conada controversia. no se convirtiesen en protectores de las comunidades judías. pp. es evidente que en relación con los judíos ambas comunidades tu- vieron actitudes muy similares en lo comprensivo y en lo represivo. en ambos casos la Iglesia siempre actuó intentando que los monarcas y ss. Durante el período hispanovisigodo los monarcas llegaron incluso a mostrarse más ra- dicales con los judíos que algunos sectores eclesiásticos1. Evidentemente.ISIDRO G. aunque conoce algunas fases de moderación. más o menos coercitiva- mente. la radicalidad de estos criterios varió de forma sus- tancial según las épocas: pasando de la tolerancia más benévola a la más intransigente in- comprensión y consecuente reprensión.

Los judíos de esta época. salus et amor»5. moros y cristianos. En las ciudades de los reinos hispa- nos era habitual encontrarse con documentos públicos redactados en la lengua de la comu- nidad mayoritaria. Los monarcas se dirigen a los municipios alu- cuatro barras de gules». Or. y sobre todo porque poco ha por confesiones inequívocas y sin género alguno de duda. 183] o el epitafio monumental de un monarca. se aliarán con todos aquellos que atenten contra el poder establecido personifi- cado por el príncipe gobernante4. 260 ISIDRO G. Este mismo trilingüismo se re- produce en una serie de elementos emble- máticos para la monarquía: las llaves de una ciudad [cat.3 Vives 1963. Incluso. 2884. Londres. del año 1271. y este es un fenómeno casi exclusivo hispano. al alcalde et a la justicia et a los jurados et a todo el conceio de los cristianos et de los judios et de los mo- ros de Tudela. las tres comunidades bajo la dirección del monarca son capaces de producir maravillosas síntesis culturales: las obras del scriptorium real de Alfonso X son una monumental manifestación de tres cul- turas colaborando en una asombrosa creación. algunos [judíos] se han rebelado contra sus este catálogo. 27v) amados et fideles vassaillos.º 89. pero al ser suscritos por miembros de las tres religiones cada uno re- curre a su propio idioma y promete por su propio dios. n. Esta expresión utilizada por el rey nava- rro Enrique I en una concesión al concejo de Tudela. como no volverá a ocurrir en ningún otro momento de nuestra historia. es la misma que desde el siglo XII podemos ver reproducida en los do- cumentos reales de la Corona de Aragón o de los Reinos de Castilla y León. p. 524. acusando a los hebreos de infidelidad y considera que esto se produce en el contexto de 4 Véase el epígrafe «De la España ro- un movimiento internacional generalizado contra los príncipes cristianos: mana a la hispanogoda» en el apar- tado «Iglesia frente a Sinagoga» de Porque se afirma que en algunas partes del mundo. doc. 5 Carrasco et al. Las cosas cambiarán radicalmente con los reinos hispanos de la Reconquista. príncipes cristianos y que muchos de ellos fueron muertos por los reyes por justo juicio de Dios p. BANGO TORVISO . 1994. fol. Por esas cir- cunstancias no es extraño que ya a Alfonso VI se le reconociese como el «rey de las tres reli- giones». Las tres constituyen la población del reino y en principio con pleni- tud de derechos. Las cartas pueblas y los fueros más antiguos no señalan diferencia algu- «Escudo de Aragón de oro con na entre los pobladores cristianos y judíos. 92. Sister Hagadá. La po- blación responde a tres comunidades claramente diferenciadas por su religión: judíos. The British diendo de manera muy precisa a este carácter heterogéneo de sus habitantes: «A nuestros Library (Ms. hemos sabido que éstos han aconsejado a los otros judíos de las regiones ultramarinas para todos de co- mún acuerdo combatir al pueblo cristiano3.

mandamos. por son cosa mía» lo que el pueblo recitaba el salmo «Benedictus qui venit in nomine Do- De esta manera los judíos se convierten en los «hombres del rey» o «los siervos del rey» mini. defendemos que de aquí adelante quando los judíos ovieren de salir a nuestro recibimiento non lieven vestiduras de lienço sobre las rropas salvo el que llevare la Torá».». pero que al final terminará La tradición antigua cristiana con- sideraba que el rey era recibido co- queriendo imponer por la fuerza la unidad confesional. carácter sociológico más complejos.. entre otros de mo enviado de Dios. MOROS Y CRISTIANOS BAJO L A AUTORIDAD DEL REY 261 . (homines regis o servii regis). Al igual que los cristianos de una ciudad salían a recibir al rey con la cruz alzada6. los reyes terminaron por considerar a los judíos co- mentos más antiguos al monarca se mo cosa suya.«Castillo de Castilla con tres torres». Sólo. fol. La circunstancia de que los judíos formen una minoría religiosa produce ciertas ten- siones con el resto de la comunidad. los judíos también realizaban igual ceremonia portando la Torá de su sinagoga mayor. Kennicott 2. hubo ciertas restricciones en el lujo de estas fiestas y solemnidades: «ordenamos. así en los mo. Oxford. No debemos buscar en esta expresión otra significación que JUDÍOS. Por estos motivos. será en el quehacer día a día de las ciudades o de los campos donde la síntesis cultural se hará claramente manifiesta. Bodleian Library (Ms. surgiendo así expresiones tan personales como «mis judíos» o «los judíos le consideraba el ángel de Dios. cuando se difundieron las limitaciones judaicas. 15r) Aunque este tipo de obra es extraordinario.. tensión que será alimentada desde las esferas de la Igle- 6 sia. que primero pretende realizar un proselitismo misionero. Biblia Kennicott.

et rescibo en mi guarda. La mando bajo su protección a los ju- díos (Amador de los Ríos 1875. prendiese y facilitase muchos de los deseos del pueblo de Israel. Sevilla. banqueros12. Este sentido de protección. fue siempre manifestado por los monarcas. El interés del rey por la comunidad judía radicaba básicamente en dos aspectos: en su conjunto y en la relevancia de alguno de sus miembros. La influencia judía sobre el monarca se hizo sentir fundamentalmente a través de sus más directos colaboradores: 7 Pragmática emitida en Arévalo to- médicos personales9. Los judíos constituían un grupo social unitario8 y leal a la corona y siempre dispuesto. pp. ca Yo los tomo. etc. El fuero de Teruel de 1176 nos transmite la fórmula en expre- Capilla Real de la Catedral sión de la época: «Los judíos son esclavos —servi— de la Corona y pertenecen exclusiva- mente al tesoro real». et defendimiento Real»7. altos funcionarios11. proximidad de estos funcionarios a la intimidad del rey propició que el monarca com- 1876. et so mi seguro et amparo. BANGO TORVISO . tal como vemos en este documento de Juan II. aunque a veces a regañadientes. Sin embargo. nas de Agustín de Hipona. 992-993). miembros del consejo10. aunque hubo ciertos momentos de tibieza.Inscripción hebrea del mausoleo una fórmula de vasallaje que tenía un fundamento remoto de tipo teológico en las doctri- de Fernando III. la actua- 262 ISIDRO G. del año 1443: «los judíos et moros son propios et cosa mía et de mi cámara. a sufragar las numerosas necesidades económicas del monarca.

Una anécdota histórica. banqueros y arrendado. reprimiendo con dureza a la secta de los caraítas que rechaza- La trascendencia de esta anécdota se puede relativizar. internamente. 9 La lista de médicos judíos de los re- dad judía por ser legitimista quedó grabado en su memoria histórica: yes es amplísima. Así pues. pa. el colaborador judío perdía el fa- 8 vor real. mano cuanto le apetece. vertida ya en una fabulación popular. ninsulares está plagada de la fidelidad de los judíos para con su rey. pidió a los Ju- la doctrina. La historia de los reinos pe- ley de la supervivencia así lo exigía. que el Rey Don se vio obligado a intervenir en temas Pedro. Y la ham ben Warkar en la corte de San. y Pueblos de España. los judíos tomaron partido por el rey legítimo. etc. o la familia de los Vives en el reino de Va- Ni siquiera en los momentos más difíciles. la en el que vivían el destierro al que les había condenado Dios. fue un món Berenguer IV o Ishaq y Abra. En no pocas ocasiones. pero el costo que pagó la comuni- ban el Talmud. 10 En la corte de Jaime I figura una Pocos se libraron de la muerte y el rey les obligó a un impuesto tal que no quedó un trozo de amplia nómina de judíos entre sus pan a sus habitantes14. Las di- ferencias de intereses entre grupos Trastámara. nos permite una aproximación interpretativa a la ros. mostraban su ha-Leví. sino también de prácti- las compañías francesas asolaron la judería de Barcelona en el año 1366. Diferencias que se acu- saban aún más con las clases aco. ha-Leví campean sobre sus muros los leones y castillos reales. los reyes pudieron acusar a «sus judíos» de traición15. alo qual respondieron que ellos no conocían otro Señor. sufrió el doble hasta el punto de que se comieron cho IV. en 1360 sufrieron las consecuencias las juderías de Nájera y Miranda de Ebro. tiempo de gran amargura para todas las comunidades judías en todo el reino de Castilla. el qabal de Toledo. nadie levanta mano ni pie. Baste citar aquí a Abraham Alfaquim al servicio de Ra. 11 Entre los más famosos. La reacción de éstos era muy dife- rente: para los hebreos. éstos Como decíamos al principio. ante él inclinan el JUDÍOS. carne de sus hijos y de sus hijas y murieron en el asedio ocho mil judíos. el Príncipe Ne- ca religiosa. los cris- tianos culpaban a la comunidad judía de lo que en muchas ocasiones no era otra cosa que la voracidad de las arcas reales. como pudieron ser aquellos en los que se ges- lencia. funcionarios. que haviendo muerto el Rey Don Pedro su hermano. los judíos se sentían obligados a la lealtad con el reino se manifestaban siempre unidos. 12 lealtad al rey rezando por él en sus sinagogas. mató al rey su hermano. y se- versas ocasiones para mediar en dis- putas estrictamente relacionadas con ñoreándose de todos sus Reynos. en pleno cumplimiento de las recomendaciones de Jeremías. en cuyos muros no dudaban en poner con Con Pedro III (1276-1285) des- tacaron Astrug y Yosef Ravaya. El rey Enrique. Jefudá de la Caballería. Recordemos aquí tan Sin embargo. y sin contar con él. tó la expulsión. En la sinagoga toledana de Semuel dre e hijo. contra el Rey Don Enrique. ayudado por Yehudá tamente la vida13. aclamado de los Grandes. De cara a la opresión que ejercían los cristianos sobre los judíos. gro castigó las comunidades judías de Aguilar y Villadiego. mientras que el texto del res de impuestos.. don Pedro Manuel. banque. con- modadas de comerciantes. MOROS Y CRISTIANOS BAJO L A AUTORIDAD DEL REY 263 . hijo del rey don Alonso. ción de estos oficiales en numerosas ocasiones comportaba la aplicación de medidas nada populares para el pueblo. santa comunidad judía. 14 EL REY DON PEDRO: ¡sea Dios en su ayuda y acreciente su fuerza y su gloria y guárdelo cual un Yosef ben Saddiq. entre éstos la actitud de los judíos en los sucesos de esta contienda civil: tibieza religiosa era duramente cri- ticada por sus correligionarios. Alfonso VII (1126-1157) díos que se les entregasen. 84. En la guerra civil que estalló entre Pedro I y Enrique de sensiones eran muy fuertes. epígrafe no duda en proclamar al rey don Pedro como salvador del pueblo de Israel: 13 Citado por Bunes Ibarra 1988. sus hermanos se manifestaban como «perros cristianos». ya fuesen judíos o cristianos. y que por defender esta causa todos perderían resuel- de ortodoxia. económico. se fortificaron los Judíos en la parte que les tocaba en la Ciudad de mismo rey tuvo que intervenir en di- Burgos. las di- sólo como muestra un botón. 58-59. El En los Reynos de Castilla. y no sólo de carácter toledana. pp. y el pueblo cometía algún exceso en la judería. Semuel Los judíos. don Pedro. tesorero de Pedro I. ben Ezra. el Rey lo ha engrandecido y exaltado y ha elevado su trono por cima de Koch 1992. Los trastamaristas agrícolas y urbanitas artesanales eran les hicieron pagar duramente su apoyo a la legitimidad: en 1355 fue saqueada la judería muy grandes. asesores más estrechos: Benvenise de Porta. mayores y pequeños. o al que legítimamente le sucediese. en Moreno pastor su rebaño! Así pues. 15 Nada de esto figura en el mismo todos los príncipes que están con él [y por su mandato se rige todo su pueblo] y ha puesto en su documento del decreto de expulsión. p. pleno orgullo las armas emblemáticas de su señor.

Alfonso VI (1072-1109) fue amonesta- do por Gregorio VII por su inclinación a favorecer a los judíos. poeta cortesano. Pero el cerco antijudaico se fue estrechando cuan- do de la cuerda tiraban no sólo las autoridades eclesiásticas. Que los judíos no usassen de privillejos que toviesen ganados de Reyes nin de Príncipes seglares. Por todos los reinos se ha difundido su fama y se ha convertido para Israel en su salvador16. Una relación tan estrecha como era la del rey con «sus judíos» necesitó que todas las fuer- zas del reino se concitaran para romperla. 202-203. sobre que non pudiesen ser vençidos en juiçios en ningunt tiempo por testimonios de cristianos. nin guarden los otorgados19 264 ISIDRO G. Aunque en la larga historia de esta relación hu- bo momentos difíciles en los que los reyes tuvieron serios problemas para evitar el cerco que le tendían los enemigos de los judíos. nunca vieron bien esta relación de los reyes hispanos con los judíos. 19 Sobre este sínodo ver lo que de. El papa Clemente V había vuelto a insistir en el concilio de Viena (Vienne) en el tema. Al venir a serviros. a vuestra majestad traigo una copa con un poema grabado. cimos en el apartado «Iglesia frente et amonesta a los dhos. 203. Su voluntad se cumple cuando algo decreta18. celota y antisemita. dirigidas por los pontífices romanos. Durante la primera mitad del siglo XIV se busca por to- dos los medios que los judíos pierdan los privilegios que les habían concedido los reyes. hasta que los Reyes Católicos terminaron por aceptar lo que se había convertido ya en un clamor popular seguramente bien instrumentado por una minoría clerical. 16 Cantera Burgos 1973 (1). ahora sí. pp. rostro los nobles [y los magnates. p. le ofreció una copa labra- da en la que grabó el siguiente poema: Jamás ha visto la fidelidad castigo desde que Don Alfonso como rey fue investido. Según nos cuenta. Los reyes hispanos se opusieron a llevar a la práctica la totalidad de las medidas represivas que los pontífices ro- manos elaboraron a lo largo del siglo XIII. Toda amargura Don Alfonso aleja. Todros ben Yehudá ha- Leví Abulafia (1247-1306). Reyes et Príncipes seglares que daquí adelant non otorguen tales previ- a Sinagoga». nos ha transmitido diversos retratos poéticos de Alfonso X. Las autoridades eclesiásticas. los ecos en la Iglesia hispana son grandes tal como podemos comprobar en el co- 108. presidido por el arzobispo compostelano: Citado por Sáenz-Badillos 1991. siempre terminaron por superarlos. sino cuando grupos sociales importantes también lo hicieron. pp. Frente a estas manifestaciones monumentales de acatamiento al rey. al presentarse al monarca para entrar a su servicio. BANGO TORVISO . llejos. Numerosos libros sagrados mues- tran sobre sus páginas las armas de los diferentes monarcas de los reinos peninsulares. ¡Que al mandato de mi señor nunca se levante vacía»!17. 18 Ibidem. Tampoco faltan las loas por parte de los hebreos palaciegos. La lisonja cortesana de Todros todavía va más lejos en un poema estrófico dedicado al mismo monarca. dedicado a los placeres de la vida y a los asuntos financieros. incluyendo estrofas como esta: Cuán hermoso es la orden del rey obedecer. 17 nocido sínodo de Zamora del año 1313. 107. también existen otras más íntimas que pueden ser consideradas más sinceras. siendo su señorío en todo el país reconocido y entre las gentes].

los nobles. Un siglo después. que algunos omes clérigos e legos gana- ron para ellos contra algunos judíos del arzobispado de Toledo. la obligación de asegurarles la libertad para practicar las tres religiones. todo lo relacionado con ellos no sólo debe pensarse en función de Dios. MOROS Y CRISTIANOS BAJO L A AUTORIDAD DEL REY 265 . arzobispo de Toledo. se ven obligados a aceptar la demanda de que «judío ninguno non aya offiçio en casa del Rey nin en la nuestra». él tenía 21 Ibidem. don Gonzalo. durante esta cen- turia todavía los reyes devolverán a los sefardíes muchas de sus prerrogativas. Posiblemente estas palabras sean una de las últimas manifestaciones de un rey medie- p. pp. El problema es que esta petición también llega a los reyes por otro conducto. Queda claro que el monarca le recuerda al pontífice que al ser los judíos cosa suya. la reina doña María y el infante don Pedro. el clero medio e incluso el pro- pio Papa. sino en función del rey. 20 Amador de los Ríos 1875-1876. Así y todo. En relación con la bula pontificia informa que en breve pien- sa enviar «mi suplicaçion ser. con motivo de una reacción en cadena de rescisión de derechos de los judíos a partir de una bula pontificia. por que aquellas sean declaradas. en rassón de las usuras»20. no dudando en expresarse con dureza frente a los municipios. por indicación de Fernando IV. Juan II reacciona duramente dejando en suspenso o suavizando dichas medidas. JUDÍOS. segunt cumple a serviçio de Dios et mío et a bien de mis Regnos et a guarda de mi dro»21. recuerda al cabildo «que bien sabien ellos cómo nuestro Señor el Rey les avia enviado dos veces mandar e defender firmemente por sus cartas que ninguno dellos non fuese osado de usar de las cartas de Nuestro Sennor el Papa. 992-995. En 1307. del reino y respetando los derechos del propio rey. et limitadas. el de las Cortes. ello a nro. 932. Santo Padre. Se sucederán las peticiones y el cerco jurí- dico a las libertades y derechos de los judíos se va estrechando. Precisamente el mismo año. pese a todas las dificultades. val que todavía concebía su reino con súbditos que. como tu- tores de Alfonso XI.

rá. II. esta llave la tenía don Antonio López de lo Argote de Molina.os 112/68 y 112/69) rado con castillos y leones. 196. Luis de Peraza y Diego Ortiz de Zúñiga. p.5 cm y 7 x 0. pp. Sanz Serrano 1976.L. caballero Veinticuatro de Sevilla que la había heredado de su pa- esta entrada el rey Axataf.5 cm decorado con una estrella de ocho puntas. le entregó la lla. dad». 172. presenta el anillo 10 x 0. el día de Mesa. y en la orla del 458-459. recogida por los historiadores Gonza. liya y la entrega del Alcázar. gote de Molina y otros historiadores del mismo período que piensan en tandarte real —pendón— en el alminar de la mezquita aljama de Ysbi. al parecer. suceso de quien la donó a este templo. 224. después de un sitio de varios meses. Presenta una factura más sencilla. Catedral (inv. Según Ortiz de Zúñiga. que salió a recibirlo. el rey de toda la tierra entrará». perfil existe otra que pone en caracteres hebreos: «el rey de los Reyes abri- p.P. rey entrará». En el vástago hay una inscripción calada con BIBLIOGRAFÍA: Ortiz de Zúñiga 1795. Palomero Páramo 1992. arrodillado ante Fernando III. están unidas por un cordón de seda Mediados del siglo XIII rojo y llegaron a la catedral de Sevilla en dos momentos distintos. con caracteres arábigos. Martínez Montiel 1998. le dio la llave de su judería. En el siglo XVI esta llave ya se conserva- ba en el relicario de la catedral de Sevilla y según los inventarios de este El 23 de noviembre de 1248 la ciudad de Sevilla capituló ante el rey de período había sido un regalo de los electores del Imperio a Alfonso X Castilla Fernando III. rada con temas de lacería y en el texto calado. pp. pp. [CAT. La otra llave es de hierro. n. dre y perteneció. y también la Llaves de la ciudad de Sevilla comunidad hebrea. p. T. Las llaves conservadas son dos. y un nudo esférico o bucelón deco- Sevilla. Esta opinión contradice las de Gonzalo Ar- gran trascendencia que tuvo como reflejos políticos la colocación del es. 183] 266 CATÁLOGO . caracteres latinos en la que se lee «Dios abrirá. Gestoso 1892. 190-191. está deco- La entrega de la antigua capital del imperio almohade y la entrada so. al Cabildo secular de la ciudad. un dado que tiene grabados una galera y un navío en cada frente. Núñez de Castro 1944. un regalo de vasallaje de la comunidad judía a Fernando III. lemne de Fernando III con sus tropas fue postergada hasta el 22 de diciembre puede leerse: «Concédanos Allah el beneficio de la conservación de la ciu- del mismo año. 41-48. Según la tradición.183 ve simbólica de la ciudad de Ysbiliya en señal de vasallaje. Hierro y plata dorada La llave de mayor tamaño es de plata sobredorada.

indica que el documento redactado caía bajo la jurisdicción del al- calde mozárabe de Toledo. En la primera columna firma de su mano el testigo Çulemán Aben Yahex. tre Oriente y Occidente en el proceso del trasvase de los saberes árabes o go se han visto obligados a emigrar a Toledo. hijo de don Çag Yahión. Don Jacob. como lo demuestran los numerosos ve con soltura en el árabe. Los judíos conocen muy bien el idioma romance y además durante la Edad Media. Catedral de Toledo – Archivo Capitular (n. doña Marina. estaban intensamente alfabetizados. Pero. en castellano y en hebreo. y lo hace en castellano y en árabe. Esto lo hace en pago de cuanto don Jacob debe a su vez a doña Urra- ca. Con dicha carta se traspasa a doña Urraca la parte de la deuda que Ruy Gutiérrez y su mujer debían aún a don Jacob. n. hombres y mujeres.185 maravedís que les había prestado el 29 de agosto de 1300. Mantienen la fidelidad a sus tradiciones familiares tal en la historia de Occidente. y en castellano.2. Los mozárabes de Toledo. minoría cristiana a la que pertenecía la cono- cida familia toledana de los Gómez Barroso. hace entrega a doña Urraca. 100. en castellano y en árabe. sobre todo. en tanto que esta lengua se ha revelado útil ductores de Toledo. Los otros dos son cristianos mozárabes de Toledo. Todos los que intervienen en el documento se expresan muy bien Judíos y mozárabes son las minorías más cultas y activas de Toledo por escrito. Debajo firma Pedro López. En los primeros años del siglo XIV el castellano ha pasado a ser ya una lengua literaria y no sólo documen- tal. p. Unos y otros sirvieron de puente en- de familias que han vivido siglos antes bajo el islam en al-Andalus y lue. que conocemos como Escuela de Tra- y siguen hablando el árabe. En la segunda columna firma Abraham Aben Co- ta. sobre todo por parte del escriba- no. R. pero han rechazado la ambas minorías hizo posible la existencia de este fenómeno fundamen- religión musulmana. El alto nivel cultural de ba la tolerancia. dirigentes conocen además el latín.G. vertidos al árabe de la cultura griega y oriental. adeudan a di- cho judío la cantidad de 4. 184] Los que han puesto su firma al final demuestran un alto grado de im- pregnación de la cultura dominante. Debajo de él estampa su firma el escriba- no Ruy Pérez. O.184 Un judío de Toledo transfiere la deuda de un tercero en beneficio de una señora mozárabe de Toledo Toledo. También por la inten- sidad de los contactos que mantienen los cristianos y los judíos de Tole- do.3 x 15 cm Toledo. Muchos judíos y mozárabes proceden Lo mismo sucedía con los judíos. de la cual quedaban por saldar todavía 2. las lenguas árabe y hebrea. ciudad donde se practica.010 mara- vedís.º 338.R.C. En primer lugar.º inv. hija de don Pedro Gómez de Barroso. La minoría mozárabe toledana se desenvuel. sus documentos todavía existentes que produjeron a lo largo de dos siglos. [CAT. Doña Urraca acepta la operación a su propio riesgo. que es su lengua materna. por la originalidad que demuestra su contenido. Los dos testigos que encabezan ambas columnas son judíos. de una carta en la que consta que Ruy Gutiérrez Tello y su mujer. Este documento es notable por muchos conceptos. JUDÍOS. El hecho de suscribir en árabe. MOROS Y CRISTIANOS BAJO L A AUTORIDAD DEL REY 267 . Han asimilado la lengua árabe.7) BIBLIOGRAFÍA: León Tello 1979. llama la atención por la forma y el sistema de vali- dación del documento. por razón del dinero que le entregó para comprar paños. como vehículo de cultura. Intervienen tres testigos y un escribano. judío de Toledo.1. también en castellano y en árabe. 3 de septiembre de 1315 Pergamino 30.

P. de las ciencias. En paralelo. Klein. 7 primero.] y buscar siempre lo Scarborough. 120-121 (ci- tado por Márquez Villanueva 1994. y la moderación de ponden a una voluntad política de conocimiento Castro 1984. González— en la sen. no fue un mero «autor de compilaciones nado por un proyecto político. Montoya y A. A. bo sin interrupción a lo largo de treinta años.M. najes más importantes de Europa. amar la verdad [. Por otro lado. la crisis derivada de la expansión producida en tiem. nueva. p. culturales y artísticas —tarea aún de referencia a los reinos hispánicos y europeos pendiente en gran parte—. de Castilla como reino hegemónico de España y el lósofo [. Snow. C.] y hallarse bien dotado para el estudio M. sentes en todo su quehacer cultural.. cuestión sucesoria planteada por la muerte de su Así. cos que buscaban a un tiempo la consolidación que debía «combinar las dotes de rey. pos de Fernando III. Leaman 1988. J. Occidente»5. siendo líder de la Europa gibelina. p. el scriptorium alfonsí debe ser entendido p. el califa cordobés fomentador cal. coordinado por los profesores J. introduciendo a Cas. F. de Oriente y de Un ejemplo muy destacable de es- tos intentos de aproximación global universales de la Edad Media. to sus derechos al trono imperial alemán en el «Fe- Este cambio tan significativo se ha producido cho del Imperio». 29. J.. baría con la guerra civil en los últimos años de su nado de Alfonso X de Castilla (1252-1284) marcaran vida. Por ello. González Jiménez. separarlas de su tiempo kam II. sino que fue un estudioso incansable. Universidad Complutense celebrado moderno»3. p. García Avilés. 63. como descendiente directo de los li- toriografía medieval ha variado muy sustancialmen. fi- Montoya. rada la de un precursor cuya inmensa tarea sirvió sas científicas. Huseby. J. profundos cambios administrativos y económi. La figura del rey fue muy controvertida por ser a la figura de al-Hakam II y de la Córdoba del si- Domínguez Rodríguez. 23). y abordó una profunda reforma legislativa y fis. 15. ra de toda actividad. hallarse interesado en indagaciones Ordóñez. el promotor en tiempos especialmente difíciles de glo X que de Federico II Stauffen o Luis IX6. primogénito. Domínguez Rodríguez. en los últimos cincuenta años a medida que se Todo ello justifica que su figura sea conside- profundizaba en el conocimiento de sus empre. con la par. entendió tas como A. p. Véase su publicación: Para ello. por medio del control de la fonso X. El Scriptorium alfonsí 1999. Pero. necesidad ética. tos no solo evidencian la necesidad de valorar la to. I. G. 473: «Su voluntad de ilustración nos hace pensar más que precios. sino también la ni de specula de heredados saberes latinos. apoyó en unos conceptos esenciales que están pre- junto de los trabajos emprendidos en el scripto. papel de mecenas de la cultura o de protector de las alfonsí fue el curso de verano de la da de lo que los historiadores llaman el «Estado artes a la manera de otros monarcas medievales. ticipación de prestigiosos especialis. más próximo en El Escorial en 1999. don Fernando de la Cerda que aca. en el sentido más amplio del término. la his. reformó la administración y se insertan en su proyecto político como una en un soberano del siglo XIII en al-Ha. sembraron de sombras y fracasos la segunda una distinción rotunda entre su «fracasada» política parte de su reinado. hasta donde era viable. Corti. y sus indiscutibles logros culturales y artísticos. Fernández afianzamiento de la monarquía como catalizado. a partir de 1264 la sublevación mudéjar y de su idea de gobierno las vacía de una parte esen- de toda clase de sabiduría». Yarza.. Sus empresas científicas y culturales res- 5 Ibidem. y pre- La diversidad de asuntos estudiados. tal y como afirma Márquez Villa- talidad de sus obras como un conjunto cohesio. teóricas. su rigor sididos por un marcado racionalismo y un senti- metodológico y la novedad de sus planteamien. legislador. 6 inflación y del gasto suntuario. puso en marcha una política que por bueno y lo bello»7. pp. 1. do laicista que en ocasiones rozó la heterodoxia4. como el con- 268 CATÁLOGO . No desempeñó como gobernante el de carácter multidisciplinar a la obra tilla —según palabras de M. Schaffer. 2 al monarca e hizo de él uno de los hombres más abarcador. Su proyecto de gobierno se conocimiento permitía el análisis global del con. Siguiendo el pensamiento averroísta. un lado intentaba frenar con gran pragmatismo Es desde esta perspectiva desde la que debemos 4 Márquez Villanueva 1994. sino el altura de miras que como gobernante caracterizó padre de un vasto proyecto de renovación cultural 1 González Jiménez 1999. seguida de la cial de su contenido.. A. aproximarnos a la valoración del scriptorium de Al- 34. y a medida que este de los siglos siguientes.ª VICTORIA CHICO PICAZA El scriptorium de Alfonso X el Sabio Universidad Complutense de Madrid Desde que en el siglo XVI los juicios acerca del rei. pp. la crisis nobiliaria después. reivindicó sin éxi- 1 te la valoración del monarca castellano . llevado a ca- 2 rium alfonsí . 3 González Jiménez 1999. El monarca.

scriptorium10. re. af any of contemporaries and sur- passing even that of the Hohehs. ma expresa el hecho de que el monarca fue un me. rídica. homad de Sevilla. las obras de carácter científico se menciona de for. Murcia. es especial. 120: «The friend. y en menor especialmente conectados con la ciencia natural. el monarca trevista con el papa que resolvería de. p. Bernardo El idioma castellano fue adoptado como he- tauffen emperor Frederik II». Entre ellos Yehudá ben Mosé. siglo XIII y de los cánones específicos del IV Con- scriptorium todas las localidades en tes a las tres religiones. nio de la lengua árabe esencial para la labor tra- extended to jewish scholars a hos. Semuel ha-Leví. medida musulmanes. Vena de Córdoba y un largo etcétera que demues- do en lugares diferentes de su reino —algunos fi. La relación de referencias a colaboradores ju. el Arábigo. tran la evidente contradicción entre esta realidad do- jos. junto de sucesivos y variados grupos de trabajo aglu. Cantigas de Santa María (edición facsímil del ejemplar conservado en la Biblioteca del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. la realidad cotidiana nos presenta como es el caso de Toledo. Alquibitio de Toledo. has. una situación de hecho diferente en la que. 5. IX. detalle). ro coordinador del trabajo y se cita a continuación renunciar a la exclusividad cristiana. traductores y autores. breos. ri contradictorio. p. de un modo a prio- las que el rey residió más de un año. otros itinerantes— dependiendo de las tareas cumental y una determinada posición de Alfonso X de gobierno del momento y de la ubicación de las con respecto a las minorías de su reino. en las obras aplicó la llamada «laxitud hispana» por la cual la finitivamente el Fecho del Imperio históricas. MOROS Y CRISTIANOS BAJO L A AUTORIDAD DEL REY 269 . sin so Beaucaire. el monarca sí se considera responsable tanto en la Y muy especialmente. Abraham Alfaquí. y activo a lo largo de toda su vida. sintió una profunda admiración por los sabios he- Wise and the Jews. ello responde a una postura 8 Montoya 1999. por su erudición científica y por su domi- self a scholar and patron of learning. Se consi. a compiladores. díos y en menor medida musulmanes. 10 Baer 1961. cortes. Yosef ben-Halí o Jacob Aven- tinados por la figura del propio monarca. Aben-Ragel. oficial explicable en el contexto de la Europa del dera que fueron emplazamientos del dores en su mayor parte anónimos y pertenecien. deración de equipos anónimos de trabajo de los que en gran medida9. Ma. The king him. quiriendo la participación de numerosos colabora. en la miniatura de las Cantigas de Santa María des- 8 ta su muerte en Sevilla en 1284 . extended beyond the realm of politics. desde sus Si bien en el ordenamiento de las Partidas o últimos años como príncipe heredero en 1250. Arremón d’Aspa. con ocasión de la en. mente significativa. I. Sin embargo. Sevilla. jurídicas y artísticas la escasez de datos ley y la filosofía de la ley existían como doctrina ju- en contra de los intereses del rey cas- tellano. Fernando de Toledo. rramienta de trabajo de una Castilla lingüística- JUDÍOS. Si bien en los prólogos de cilio de Letrán. Segovia. taca el trato discriminatorio y en algunos casos Los temas desarrollados fueron muy diversos y vejatorio ante hebreos sobre todo. ductora que está en la base de todo el trabajo del pitality not to be found in the courts Ishaq ben Sid. Valladolid e inclu. pero su aplicación y su vigencia diferían 9 Romano 1982. fol.«Alfonso X y su corte». concretos es muy notable y nos remite a la consi. radica. el entorno del monarca ly relations between Alfonso X the concepción como en la ejecución del trabajo.

cialmente compleja la adscripción o no de deter. las obras realizadas en el scriptorium de Alfonso X. así como de meras traducciones «nuevo mester historiográfico»15. tanto en el latín cuanto en el árabe. el desarrollo de unos contenidos cultos que que. peración de la primera. pp. para constituir un legado que. así como la autoría del yecto de unificación legislativa que quería supe- Márquez Villanueva 1994. así como en la dificul- tad añadida de las obras desaparecidas de los diferentes proyectos con el deseo de am. el conocimiento del pasado. usándolo para mayor gloria de Dios14. empresas jurídicas. históricas. Alfonso X no Igualmente. La Otra característica destacada del escritorio real vigentes. 14 García Avilés 1999. redacciones del Espéculo. ferencia obligada para legisladores hispanos y eu- de las que tenemos constancia. De ahí la importancia que Alfonso X de. ropeos de los siglos siguientes. lo que justifica las la inclusión en dicho catálogo de sidades y nuevos tiempos. existentes en dife- obras que se conocen a través de co- servan múltiples copias del Fuero Real. 141. haciendo hin. ción de las sucesivas redacciones de Las Partidas en- listas a la hora de elaborar un catá- logo de la obra alfonsí. propio monarca. propio monarca en cada una de ellas12. rar la heterogeneidad de antiguos ordenamientos 12 Schaffer 1999. por ejemplo. históricos e iconográficos permitirán avanzar en rían ser igualmente novedosos y servir de cohesión esta dirección13. 187]. Hoy por hoy. Las Partidas constituyen uno tor de traducciones o promotor de mas de una determinada obra sino reelaboraciones de los pilares esenciales del Derecho europeo y re- obras nuevas. Aunque capié en la diferencia entre Alfonso mos de varios textos diferentes —varias ediciones su vigencia como ordenamiento legal se produjo como recopilador de textos. hasta tres rentes lenguas. mejorarlos o acomodarlos a nuevas nece. La labor jurídica del Rey Sabio. bajos de investigación pluridisciplinar que per- tió en un vehículo nuevo de comunicación para mitan cruzar datos codicológicos. mente plural en la que —a diferencia del resto de o recopilaciones de obras preexistentes. o co. 35- 42. las Partidas y del Setenario y tres ediciones de Can. versiones sucesivas de La obra histórica del scriptorium se compone ción de trabajos en los que el rey par. entre todos sus súbditos cristianos. neamente bajo la supervisión real a partir de 1270 los que él dirige o simplemente pa- A la hora de elaborar un catálogo riguroso de y hasta su muerte. ya sea su tarea como recopilador enciclopédi. Fuero Real y el Espéculo y se cierra con la elabora- disensiones entre diferentes especia- ta al día de las obras. pp 127-148. Se trata de la Estoria de Espan- trocina sin que haya una interven- ción directa de su persona. historia particular de los reinos his- 13 Ibidem. narca y a la consideración de obras creadas por el Ambas significan una aproximación nueva. ber recibido. tal y como afirma el dia. entorno alfonsí un importantísimo conjunto de La obra alfonsí destaca por su carácter didac. Y de esta forma la lengua castellana se convir. pues- Europa— la mejor tradición culta descansaba no tas al día y perfeccionadas por dicho escritorio. p. de dos «estorias» en las que se trabajó simultá- ticipa personalmente como autor. La autora nos remite al los historiadores se encuentran con numerosos pánicos. historia universal que en un principio se creyó su- Medieval Studies de la Universidad y relativos a la autoría más o menos directa del mo. o de pliarlos. paleográficos. como promotor de traducciones. a través de manuscritos posteriores hace todavía tica aceptada «de facto» por las gentes de su rei. legislativa. Y es precisamente dolo del alcance de los ignorantes y maliciosos. usándolo con prudencia. se con. de Madison (Wisconsin). debe conservarse honrando el sa- co del saber. Así. el conoci- radas aisladamente. pias posteriores. y esta diversidad de actuaciones la que hace espe. Tanto en las de carácter ju. una vez abandonada ésta. proyecto del Hispanic Seminary of problemas ya tratados en las líneas que preceden. tras la muerte del rey. rídico como las históricas y artísticas. numerosas copias posteriores. se inicia en los años 1254-1255 con el autora llama la atención sobre las fue su deseo constante de perfeccionamiento y pues. tre los años 1256 y 1255 y 1282-1284. si se quiere— que no son repeticiones en sí mis. dispone. y de la Grande e General Estoria [cat. 188]. eso sí. Igualmente señala la dificultad que entraña la diferencia. Solamente tra- no. de tigas de Santa María. ambicioso pro- 11 minadas obras a su círculo. se consideran obras salidas del 11 sulmanes . el conocimiento de algunas de ellas hacía sino institucionalizar una realidad idiomá. judíos y mu. figura entre las más universales de la Baja Edad Me. más compleja dicha catalogación. harían destacar por sí solas a su miento de la realidad y el desarrollo de las artes. preserván- mo promotor de obras originales. p. científicas y artísti- tista y por la calidad y veracidad de las fuentes que cas expresivas del interés real por profundizar con utilizó. na [cat. una finalidad política práctica en la coherencia dicó a actividades complementarias que. entorno alfonsí. 103. conside. promo. un 15 Márquez Villanueva 1994. en el que se con- 270 CATÁLOGO .

Cor- ti 1999 y Huseby 1999. características to- Llorens Cisteró 1972 y 1982. que para ilustrar con gran realismo las propieda. sentan a uno o dos músicos tocando un variado 17 bajo de El Lapidario . de las ediciones. compilados medieval hispánica20. real— con partituras musicales que a su vez com. ración pictórica El Lapidario. 1987. realizado al final de los años 1270. el Libro de Astromagia y el Libro de las For. trucción narrativa de los mismos. ello significa el desarrollo de el volumen crítico de cada una de ellas. La universalidad de los planteamientos de sus das ellas en las que se percibe de nuevo el talante tudio de la miniatura. este caso. a visualizar la trama de los diferentes milagros de tro de estudios y a la presidencia de des de cada una de ellas. toriadas nos ofrecen un corpus pictórico cuantita- 18 Véase Domínguez Rodríguez junto se completa con una pequeña colección de tivamente muy amplio en el que se percibe cómo los 1982. el tigas Historiadas. siendo referencias indispensables las edicio. reúne ya 16 Toledo . las obras de empresas culmina en este caso en una obra que aú. sólo iniciada en su segundo volumen floren- 16 Pérez Higuera 1984. 1986. sigue aunar el máximo rigor en la utilización de las la Baja Edad Media europea. de Coincy o Gonzalo de Berceo19. la pintura alcanza el mismo rango que de la Imperial Ciudad de Toledo y su taca muy especialmente por el interés de su deco. el Libro del Quadrante Senne. el mayor rigor posible en la datación de a través de la miniatura con que se completan dos los hechos y una excelencia literaria en la recons. na poesía en lengua gallega —hecho lingüístico ex. bertad y frescura iconográficas. Por último. 1976. Para el es. En este caso se trata de creación poética en torno a del scriptorium. el lógico excepcional. ponen uno de los repertorios más importantes de tores del Trecento italiano. 112. indiscutible del monarca. una iconografía astral de cada una de ellas. 31-43. sean del carácter que sean. p. Para el estudio literario de los se revela como coordinador de un grupo de poetas un estilo pictórico muy novedoso en la valoración poemas véanse Filgueira Valverde entre los que se cuenta él mismo. están formadas por dos có- en tres grandes enciclopedias del saber astral cons. tonizado con contemporáneos suyos como Gauthier fías en las que se desarrollan las escenas y en una li- tudio musicológico Anglés 1958. pueden ser consideradas la perla de la miniatura ro. des. y los datos facilitados por ésta relati. pp. rísticas de claridad expositiva y de aproximación al nes facsimilares de los códices Rico yen sin duda uno de los leitmotiv más significativos. tratado de las piedras poema de una página entera en la que se procede vos a los colaboradores de dicho cen. las llamadas Can- Libro Complido en los Judizios de las Estrellas. y Chico Picaza 1984. 83-103. perfectamente sin. de un valor arqueo- Sus principales escritos son El Lapidario. de una primera edición de cien poemas acompa- fonsí se apoya esencialmente en la creación de un ñados de sus correspondientes melodías compila- centro de estudios y observatorio astronómico lo. El con. pp. incorpora una colección la Virgen. cuatrocientas dieciséis cantigas con su música. do después de 1260. y con arte pictórica fuentes. de los volúmenes. 1993-1994 y 1999. repertorio de instrumentos. servadas de las Cantigas de Santa María constitu. 186]. situando a la miniatura Domínguez Rodríguez 1973. que según Domínguez Bordona Libro de las Cruzes. El Códice Toledano de las Cantigas es fruto La gigantesca obra científica del scriptorium al. en el realismo de las escenogra- 1972. completa con un conjunto de cuarenta y una minia- se a los estudios alfonsíes. dices —el Códice Rico y el Códice de Florencia— tituidas por los Libros del Saber de Astrología [cat. anónimos pintores de la Corte de Alfonso X plas- 19 La bibliografía de las Cantigas de Dentro de la obra alfonsí las tres ediciones con. el llamado Códice de los Mú- calizado en las Casas de Galiana del Alficén de sicos. En La autora cita la Historia Eclesiástica Dentro de las obras de carácter científico. mundo natural que se detecta en todos los trabajos y de Florencia editados por Edilan. tino cuando se produjo la muerte del Rey. faceta en la que el rey castellano Y en este caso. maron a través de sus pinceles las mismas caracte- Santa María es extensísima. mas e Ymagenes que son en los Cielos [cat. las sesiones de trabajo cuando el mo- de miniaturas de hallazgo de las piedras así como Tanto las Cantigas de los Músicos como las His- narca estaba ausente. Guerrero Lovillo 1949 cepcional a destacar en el contexto del escritorio vación pictórica hacia el realismo que se produci- y 1972. y Mettmann 1986. ría unas décadas más tarde de la mano de los pin- 20 Domínguez Bordona 1976. Para su es. primera y segunda parte de una última edición 189]. y Chico Picaza 2002. MOROS Y CRISTIANOS BAJO L A AUTORIDAD DEL REY 271 . JUDÍOS. y en una ingente labor turas distribuidas cada diez poemas y que repre- traductora comenzada ya en el año 1250 con el tra. de Román de la Higuera. 18 decoración marginal . en la existencia de una importante bi. 17 García Avilés 1999. y se blioteca astromágica en la Corte que sirvió de ba. la poesía y la música gracias a la inserción en cada Tierra. así como los estudios que componen la devoción mariana. las Tablas de Azarquiel y el Picatrix. castellana como un claro precedente de la reno- 1979 y 1982.

Dados y Tablas Sevilla. acerca de la importancia de razón y gras noches y blancos días en el que el Destino 22 Poema citado por el maestro de aje.5 cm Patrimonio Nacional. p. dados y juegos que. Dados y Tablas tiene una extraordinaria importancia por ser la única obra fechada y ubicada en un lugar concreto. llamente ilustrados con miniaturas de extraordi- Dados y Tablas [cat. un año antes de su muerte (Alfonso X 1987). debió de ser esencial. a diferencia del ajedrez europeo. los ajedrecistas islámicos del entorno del monarca recurrie- ron a compilaciones y traducciones de textos en lengua árabe preexistentes. Omar Yayyam: «El mundo es un tablero de ne- 21 Domínguez Rodríguez 1987. llegada a al-Andalus desde los tiempos del califato abbasí y difundida igualmente por Europa con diferente fortuna. 32. se buscaba una determinada belleza en el desarrollo de las mismas en lugar de primar su rapidez y efectividad (Alfonso X 1987.I. Y sin duda la la- bor de los traductores hebreos del árabe. la Nada»22. Be- documentada de dicho taller: El Libro de Ajedrez. y que puede interpretarse da una cultura aristocrática de raigambre orien- como una melancólica reflexión del monarca en tal a través de la que parece ilustrarse el poema de los últimos años de su vida y en la ciudad que siem. aunque en realidad se trata de tres tratados independientes que compilan y completan toda una cul- tura aristocrática de origen oriental. p. En su conclusión se dice que fue em- pezada y terminada en la ciudad de Sevilla por orden del monarca caste- llano en 1283. Esto es. Solamente un tercio de los juegos incluidos en el tratado son conside- rados como aportación de los especialistas de Alfonso X. 185] 272 CATÁLOGO . naria libertad iconográfica y un estilo mucho más mo consta en su conclusión— en la ciudad de Se. de tablas.6) El Libro de Ajedrez. otros procedentes a su vez de los «mansubat». Mosé de León elabo- raba una de las obras cumbres de la cábala hebrea. repertorios de jugadas en los que. terminado —tal y co. nervioso. juega con los hombres como si fueran piezas de drez Ricardo Calvo en el estudio que El también llamado Libro de los Juegos es un ajedrez: los mueve de aquí para allá. de todas las promovidas por el Rey Sabio. Es conocida también como el Libro de los Juegos. 185]. el Zóhar. Finaliza esta aproximación a los trabajos del dos islámicos traducidos por mandato real y com- scriptorium real con una referencia a la única obra pletados por los ajedrecistas contemporáneos. los diferentes juegos ponen en valor to- villa en el año 1283. los mata y los arroja uno a uno al cajón de p. Biblioteca del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (T. [CAT. 132). 185 El Libro de Ajedrez. En su mayoría. del azar en la vida de los hombres21. compendio de tratados de ajedrez. les da ja- acompaña a la edición facsímil de dicho libro. Véase Alfonso X 1987. pre le fue fiel. 150. inspirados en su mayor parte en trata. precisamente en los mismos años en los que en las juderías de Castilla. algunos de ellos de gran prestigio como el de al-Suli. 1283 Manuscrito sobre pergamino 41 x 31 x 5. al igual que en otras muchas empresas del scriptorium real.

en los cielos dico es. 39. su terminación al final de la vida del monarca constituye. terísticas de la miniatura islámica de la corte de Bagdad contemporá- nes en sí naturalmente porque pudiessen soffrir las coytas i los trabaios nea. una refle- xión melancólica del rey en un momento muy triste de su vida en el 186 que sólo la ciudad de Sevilla le ha sido fiel. de marineros en la mar e incluso de posición de la miniatura europea. y jugando los unos con los otros. y las tablas significan en cierto modo un compromiso en. se ilustra con diez mi- niaturas en las que aparecen personajes especialmente desaliñados y con aspecto de alborotadores. 1276-1279 no. tal y como nos indica el rey en el Estas miniaturas ocupan en unos casos la mayor parte de la página y prólogo. este tratado aparentemente lú. 150). los dados y las tablas son.V. 32). en un reflejo perfecto de la pluralidad cultural real del reino castellano a fina- les del siglo XIII. El ajedrez es expresión del voluntarismo. es muy homogéneo y se caracteriza por un dibujo algo tosco. La pri- mera de ellas está dedicada al ajedrez y se compone del mismo número BIBLIOGRAFÍA: Fernández Montaña 1881. h-I-16) El códice consta de siete partes muy desiguales en extensión. Do- de folios que número de cuadros tiene el tablero correspondiente. mientras que en otros se ciñen a un pequeño recuadro sencillo o quando les viniessen». La valoración de este tratado y sobre todo. pero muy nervioso y expresivo. religión y sexo. para los que se requieren siete jugadores muy instruidos en astronomía. acerca de la importancia de la razón a veces. más próximo a la tradición de com- en sus casas. [CAT. del azar en otras ocasiones. Concluye el tratado con cuatro partes de menor desarrollo pero idéntico interés dedicadas respectivamente al gran aje- drez. como afirma Ricardo Calvo. p.5 x 30 x 2 cm tra existencia. guez 1992. de mujeres con enmarcamiento arquitectónico. de la fuerza de la razón. Libro de las formas et de las imágenes que están Pero. de niños. una aproximación a las formas simbólicas en que el hombre puede interrogarse sobre su propio desti. MOROS Y CRISTIANOS BAJO L A AUTORIDAD DEL REY 273 . Biblioteca del Real Monasterio de San Lorenzo de tre ambas fuerzas (Alfonso X 1987. Cárdenas 1986 (1). con sus indumentarias respectivas. actividades deseables que justifican por sí mismas la empresa em. El ajedrez. García Avilés 1996. 186] JUDÍOS. en la vida de los hombres (Do- Alfonso X (1224-1284) mínguez Rodríguez 1987. de trazo grueso muy remarcado. y con las instrucciones para la correcta elaboración del ta- blero y de las diferentes piezas. que si bien resulta de calidad técnica algo inferior a la de otros códices alfonsíes como el Lapidario o las Cantigas de Santa María. lo que evoca carac- prendida «por que toda manera de alegría quiso Dios que oviessen los om. de ancianos. por su parte. nos transmite de un modo más directo y vital el pulso de una sociedad pal- pitante plagada de hombres y mujeres de toda condición y «ley». Domínguez. ranga hindú. La segunda parte —más breve— está dedicada a los dados y se es- tructura de idéntica forma con justificación e información sobre los di- ferentes elementos que intervienen en el juego. gentes en prisión. a otros juegos varios. sentados ante un tablero en perspectiva aba- tida para la mejor comprensión por parte del lector de la jugada clave de cada problema. Patrimonio Nacional. La tercera parte desarrolla quince jugadas de tablas diferentes. M. los Manuscrito sobre pergamino dados. Domínguez Rodrí- inicia con una historia del juego y su filosofía que nos remite al chatu. a los juegos de alcorque y a juegos astronó- micos. se mínguez Rodríguez 1982. siendo por ello «espejo de príncipes». Diman y Winget 1980. son ejemplo del poder del azar. en opinión de A.C. acompañados de otras tantas miniaturas con personajes de toda edad. p. sin enmarcamiento alguno que los separe del texto. El estilo pictórico de este conjunto de miniaturas formado por ciento cincuenta composiciones. El Escorial (Ms.P. del fatalismo en nues. García Avilés 1997 (1). Está compuesto por ciento tres problemas diferentes con un texto que de modo claro y conciso presenta cada uno de ellos y su correspon- diente solución. por encima de esta justificación.

entre 1282 y de Espanna. abandonado ante un 1284.2) una perspectiva «secularista» (Márquez Villanueva 1994. incluyen en ella fragmentos de traducciones alfonsíes anteriores.G. se suceden en el dominio de la Península. Aunque tradicionalmente los estudios de las dos Estorias se han hecho La Estoria de Espanna. la Gran e Ge. que se distancia de la tradición de las crónicas latinas 43 x 31.139-141). lo que justificó la hipótesis de que una de ellas. Y. 187-188 Las Estorias 187 El conjunto formado por la Estoria de Espanna y la Grande e General Es. que comprenden desde los [CAT. en la actualidad el estudio integrado de ambas defiende la te- que con este título fue recopilada para Alfonso X entre 1276 y 1279. pero es lógico pensar que la imagen de presentación conservada utilizaron en algunos casos las mismas fuentes. pero fueron totalmente no fuera la única ilustración. Estoria de Espanna toria constituyen dentro de la Edad Media un «nuevo mester historio- gráfico» en el que se percibe una nueva sensibilidad en el estudio de los Manuscrito sobre pergamino hechos humanos.I. pp.A. A finales del siglo XIV se tradujo al francés coincidentes en idéntico planteamiento y métodología queriendo hacer por orden del duque de Berry. y aunando una muy destacable frescura estilística con el mayor rigor posible en el manejo de las fuentes y en la datación de los hechos (Fernández Ordóñez 1999. con dos equipos de redactores diferentes que figuras. estructura una historia hispánica en una serie de «sennorios» que proyecto más universal que supondría el inicio de la segunda. abordándose su estudio desde de El Escorial (n.Sólo se conserva un detallado índice de la gran enciclopedia astromágica neral Estoria. y que concibe la His.5 x 7 cm contemporáneas e incluso posteriores al monarca. pp. la Estoria y 1274 y en su segunda versión conocida como versión crítica. El sumario sólo describe las utilidades de las mente a partir de 1270. una reconstrucción narrativa e integrada del pasado. na. en lengua castella- A. 187] 274 CATÁLOGO . redactada en su primera versión entre los años 1270 separadamente. que pudiera fundamentar la política que el monarca intentaba llevar a la práctica con mejor o peor fortuna. 111-114). Se sis de un trabajo llevado a cabo a un tiempo (Fernández Ordóñez 1998). Biblioteca del Real Monasterio de San Lorenzo toria como obra directa de los hombres. como el Por tanto. aunque tampoco se conserva esta versión.º inv. el scriptorium alfonsí trabajó en ambas obras simultánea- Lapidario y el Liber Razielis. Patrimonio Nacional. fuera un primer proyecto en el tiempo. 187] [CAT.

Cárdenas 1974. 189 rente de los hechos históricos (Márquez Villanueva 1994. intenta simultanear la historia biblíca con la profana y también po- ner de acuerdo fuentes discrepantes con el fin de crear una versión cohe.I. junto a una serie de tratados técnicos sobre la construcción y el uso de diversos instrumentos desti- nados a resolver gráficamente pro- blemas de astronomía esférica. Ca. JUDÍOS. Las fuentes que utiliza son muy diversas.126). Alfonso X (1224-1284) Trata de todos los pueblos de la Antigüedad desde los hebreos. la Historia Romana de Pablo Diácono y otras fuentes is- de El Escorial (n. 53v-54r] A. M. 142-152). Jose.P 188 Gran e General Estoria [CAT. 1999. Sánchez Mariana et al. MOROS Y CRISTIANOS BAJO L A AUTORIDAD DEL REY 275 .G.5 x 6 cm Madrid. Consta de un catálogo de estrellas derivado de la obra de Al- Sufi. Biblioteca de la Univer- sidad Complutense (MS. pp. Ovidio. la Farsalia de Lucano. 1276-1277 fo.V. Orosio.tiempos de los griegos hasta Bermudo III y sólo la versión crítica en bo- rrador a partir del reinado de Fernando I (Fernández Ordóñez 1993).A. [CAT. Cár- denas 1986. griegos y romanos hasta los hispanos. 189. 188] Pergamino 47.V.º inv. M. 156) B I B L I O G R A F Í A : Rico y Sinobas 1863-1867.C.2) lámicas como la obra de Abu Ubayd al-Bakrí. Plinio. De todas las obras que salieron del scriptorium alfonsí la Estoria de Es- panna es la que más interesó a las generaciones que siguieron.5 x 36 x 10 cm Patrimonio Nacional. egip- cios. destacando especialmente De Rebus Hispaniae de Ximénez de Rada y el Chronicon Mundi de Lucas de Tuy. más ambiciosa como proyecto que la Estoria de Es- panna. apoyándose en un nuevo y Libros del saber de astronomía muy variado repertorio de fuentes entre las que destacan la Biblia. Biblioteca del Real Monasterio de San Lorenzo bio de Cesarea. los Cánones de Euse- Manuscrito sobre vitela 43 x 31. I. fols. Los judíos al servicio de Alfonso X prepararon esta enciclopedia astro- nómica (que debió de llamarse ori- ginalmente Libro del saber de astro- logía) a partir de textos que se habían comenzado a traducir en la década de 1250.P Esta historia universal. Comes et al.C. p. 1987. siendo uno de los textos más destacables de la historia de la literatura española (Fernández Ordóñez 1999.