1

Álef Guímel

La edad de las Sombras breves

2

MONTEVIDEO 1992

INDICE

1. La edad de las sombras breves. 2. Una aventura imprevista con la hormiga periodista. 3. El Doctor Bigoteli 4. El valor de la esperanza. 5. Descubre tus dotes. 6. La insólita asamblea de Encareani. 7. La paloma mensajera. 8. Carta a una muchachita abochornada. 9. Las vacas han seguido adelgazando. 10.El toque final. 11.¡Con la vida no se juega! 12.Dios nos entiende a todos. 13.El más deseado encuentro. 14.Herencia feliz.

3

—La Edad de las Sombras Breves—
No hay familia completa sin niños. No hay país que perdure sin ellos. Son y han sido siempre el móvil indirecto de las grandes obras, que casi no tendrían razón de ser si no supiéramos que nacerán y crecerán otros que las disfruten. Mientras la muerte exista, la posteridad será la inspiradora de todo lo que se proyecta hacia el futuro. Por eso, es importante que hayas nacido tú, el pequeño lector o lectora que sostiene este libro entre sus manos. Tu vida nueva tiene un gran valor, aunque tal vez no lo hayas descubierto todavía. La Biblia nos dice que Dios puede leer el registro que contiene el embrión, el paquetito milagroso en que comienza la vida de cada niño. Es un código secreto que solo Él puede descifrar. Allí hay valores que deben cultivarse y cualidades que pueden ser la base de grandes logros. Cada niño que se forma y nace es una promesa, y Dios quiere verla totalmente realizada. No olvides que tu vida es tu más valiosa posesión. Cúidala, obedeciendo a los que te cuidan. Úsala sabiamente, con un noble propósito, porque sería muy triste descubrir un día que has vivido en vano. ¡Cómo nos gusta verte, en las calles, en las plazas, seguido por tu sombra inquieta y breve, jugando, riendo, como un afiche viviente del gozo de existir! Junto a ti pasan muchos que ya perdieron el deseo de correr y jugar. Se mueven con paso lento, proyectando una sombra cansada, porque a medida que el tiempo transcurre, la vida va poniendo sobre nosotros distintas cargas. Cuando Dios ideó el maravilloso arreglo de la familia, se propuso que la Niñez fuese una edad feliz y sin problemas serios. La misión de los padres sería detener y disipar las sombras que amenazaran el bienestar del niño. Generalmente es así, en los hogares donde el padre y la madre ocupan

4

dignamente el lugar que Dios les asignó. Entonces, en sentido espiritual también, esos niños disfrutan de la edad de las sombras breves. Pero, el sistema defectuoso en que vivimos, no les paga a todos los niños las monedas de gozo que les debe en esos años formativos. Algunos tienen que sentir la mordedura del dolor demasiado temprano, porque uno de los padres muere, o porque uno de ellos abandona el hogar y los priva de su amor y protección. Donde hay lucha económica y estrecheces, siempre hay comparaciones tristes entre la ropa de los niños pobres y la de los niños adinerados, entre los juguetes baratos y los juguetes deslumbrantes que otros tienen y exhiben. Hay un pensamiento muy consolador que queremos compartir contigo. Las cosas de enorme valor, están allí para todos: el sol, las estrellas, las flores, los árboles. Especialmente, algo cuya cotización es imposible medir en cifras matemáticas: el amor de Dios. En cuanto a esos bienes, no necesitamos ser más pobres que los demás. El Creador puso todo lo invalorable y lo imperecedero en medida plena a nuestro alcance, así como su amor y su ternura de padre. El rey David expresa muy bien esto en el Salmo 27:10: “En caso de que mi propio padre y mi propia madre de veras me dejaran, aún Jehová mismo me acogería”. Acepta la ayuda y la guía de los que te hablan bien de Dios y te enseñan a obedecerle. De ese modo, nunca perderás el beneficio de lo que aprendas en estos días, cuando estás caminando por la tierra con tu sombra movediza y cortita. Álef Guímel La edad de las sombras breves

Una Aventura Imprevista con la Hormiga Periodista - ( 7
Págs.)

5

Fabricio era muy estudioso y le encantaban los insectos. Pasaba horas observándolos y leía con gran placer los libros que hablaban de ellos y sus costumbres. Se encariñaba tanto con ellos al conocerlos mejor, que sufría si alguien les hacía daño. Cuando estaba de vacaciones de la escuela, en verano, pasaba horas en el jardín y en el parque, localizando insectos y consultando libros acerca de ellos. Cuando el jardinero quería matar hormigas, tenía que avisarle con anticipación a los padres del niño, para que lo enviaran a la casa de algún familiar a pasar unas horas, de modo que él ni se enterara de que tal trabajo había sido realizado, porque hasta lloraba de pena. Aparte de la máquina que el jardinero usaba para introducir profundamente el veneno cuando descubría la boca de un hormiguero, también tenía un aerosol para atacar insectos individuales. Una tarde, Fabricio vio que el jardinero se preparaba para fumigar una hormiga que descendía por el tronco del rosal que estaba junto a su ventana. Movido por un sentimiento que era más fuerte que él, corrió y cubrió con ambas manos al insecto que descendía, arrastrando un peso de hojas que era muy superior a su cuerpo. El jardinero se echó a reír y comentó:_ Si dependiera de ti, tu madre nunca tendría rosas. ¡Qué sentimentalismo exagerado! Cuando el verdugo se alejó, Fabricio contempló a la pequeña obrera y le habló cariñosamente: - Tal vez no te imagines que ese momento de oscuridad en que te viste atrapada te salvó de una lluvia tóxica que hubiera enfermado tu cuerpo y hubiera apresurado tu muerte. Si pudieras entender mi cariño y mi admiración, eso te haría sentir muy bien. Para sorpresa suya, la hormiga lo enfrentó y extendió sus patitas, como hacen cuando se acarician entre ellas. Una vocecita fina, como un hilo de plata, casi imperceptible, le respondió: - Estoy infinitamente agradecida por tu protección. Pocas veces encontramos un amigo verdadero fuera de nuestra raza, y aún dentro de ella, tenemos que cuidarnos de nuestros enemigos. Ese cariño de que me hablas es un aire cálido que me envuelve y me hace sentir apreciada. Lo percibo y lo valoro grandemente. Me gustaría recompensarte por el bien que me has hecho, haciéndote entender todo lo referente a mi pueblo, sus costumbres y sus logros. Si quieres venir conmigo te haré conocer mi ciudad. Lo único que necesitas es un par de pequeños prismáticos que magnifiquen las cosas insignificantes. - Tengo unos que uso cuando voy con mis padres al teatro o a algún espectáculo deportivo. Pero ¿cómo podría ver algo de lo que pasa en tu ciudad subterránea, si allí todo está oscuro, y yo por mi tamaño no podré entrar?

6 - Yo te proporcionaré unos cristales que se adherirán a los lentes de tus prismáticos. Es algo único en el mundo, que reaccionan en la oscuridad, revelando lo que existe donde la luz no llega. Verás muchas cosas que la mayoría de los humanos ni siquiera imagina. Fabricio corrió a su casa y volvió con los prismáticos. La hormiga lo esperó en el mismo lugar, junto a su ventana. El verdugo jardinero había dado el día por terminado y no había peligro en esperar allí. Fabricio no se demoró, emocionado por la invitación que acababa de recibir. - Hace menos de media hora que nos conocemos, pero ya somos grandes amigos, aunque no hemos sido presentados. Yo me llamo Fabricio. Quiero saber tu nombre, porque para mí es muy importante poder nombrar o que aprecio. - Mi nombre representa una de las cualidades más notables de mi raza. Me llamo Clemencia. Tendrás que seguirme muy lentamente, porque hay mucha diferencia entre tu paso y el mío. - No importa, Clemencia. El privilegio que me has ofrecido vale la pena, aunque tardemos horas en llegar a tu hormiguero. Pero, no fueron horas. Pronto estaban al pie de un árbol grande en la plaza que estaba frente a la casa de Fabricio. Entre las hojas secas que cubrían sus raíces salientes, estaba oculta la entrada del hormiguero. - Esta es la puerta de entrada a mi ciudad, Fabricio. Debo entrar y traerte esos lentes especiales de que te hablé. Luego enfocarás los puntos que yo indique. Me quedaré a tu lado para darte las explicaciones necesarias. - ¡Gracias Clemencia! ¡Me siento tan feliz por haberte conocido! Hay algo especial en ti. ¿Crees que cualquier hormiga podría enseñarme tanto como tú? - Tal vez no. Entre nosotras hay muchas obreras fieles que se concentran en su trabajo y obran sólo por instinto. Yo, en cambio, siempre tuve inclinaciones intelectuales. Me gusta el periodismo. Pienso que es útil informarse y poder informar a los demás. La vida tiene un sabor distinto cuando uno conoce el porqué de las cosas que suceden. Espérame aquí por favor. En breve tiempo Clemencia volvió cargando sobre sí algo que parecían dos minúsculas hojuelas transparentes, como los lentes de contacto que usa la gente, pero mucho más pequeños. Los lamió para que se adhirieran mejor y puso cada uno sobre el lente de los prismáticos. Luego, le indicó a Fabricio que apartara la hojarasca que ocultaba la entrada del hormiguero. Estaba cayendo el sol, por lo tanto, su luz no interfería con el destello suave que empezaron a emitir los misteriosos cristales que Clemencia aplicó

7 a los prismáticos del niño. Era algo parecido a la fosforescencia que tienen los números de algunos relojes en la oscuridad. - ¿Ves algo, Fabricio? - Solamente contornos borrosos. Parece que hay paredes divisorias. Si, las hay. Tus ojos tienen que acostumbrarse a mirar a través de esos lentes, para apreciar mejor los detalles. Coméntame todo lo que ves. - Parece que no hemos elegido un buen día para investigar tu ciudad, Clemencia. Veo un espacio amplio y una cantidad de habitantes luchando entre sí. Han formado un gran montón. ¡Con seguridad que las que están más abajo no van a salir con vida! ¿Habrá estallado una revolución? - ¡Lejos de eso, Fabricio! El espacio grande es nuestra plaza de deportes. Lo que están haciendo es un espectáculo deportivo para entretenimiento, y para estar en buena condición física. Se suben unas sobre otras, enredan las patas y las antenas, se levantan, se revuelca todo el grupo junto, pero jamás se hacen daño entre sí. No usan para nada el veneno que usan contra los adversarios. Jamás queda una compañera muerta ni herida a causa de estas formas de diversión. Ahora, mueve tus lentes de arriba hacia abajo para apreciar la profundidad del complejo habitacional. - ¡Es magnífico, Clemencia! ¡Tiene varios pisos! - Ciertamente. Fíjate en la cantidad de corredores y pasillos que unen las ramificaciones. - Es un verdadero laberinto. Me asombra que ustedes no se pierdan al ir de un lado al otro. - No, Fabricio. Eso le pasaría solamente a una obrera muy cansada, como por ejemplo las que vuelven de un largo viaje cargando pesos superiores a los de su propio cuerpo. Cada tanto alguna se desmaya al llegar a la puerta del hormiguero, como si hubiera estado controlando sus fuerzas para que le alcanzaran hasta el mismo momento de llegar y entregar su carga. En esos casos, las guardianas que están a la puerta la limpian del polvo del camino, la cepillan, la acaricia y ellas mismas la conducen a una de las habitaciones destinadas al descanso. Allí la dejan sola, durmiendo un profundo sueño para que se recupere de la extenuación. - ¡Le brindan el servicio de una clínica especializada, entonces! Ahora, permíteme hacerte una pregunta. Antes de llegar a tu hormiguero con su entrada disimulada, pasamos junto a varios cráteres que eran entradas a otros hormigueros. ¿Sabe cada hormiga cuál es el que le pertenece y son independientes a pesar de estar tan cercanos unos de otros? - Te explicaré, Fabricio. Son barrios de la ciudad, o aldeas con organización propia. Cada habitante conoce su barrio, y es tratada por las demás como miembro de la comunidad. La ciudad entera puede ser muy extensa. Un humano lo entendería mejor si dijéramos que debería caminar de sol a sol para cruzarla. Los que prefieren hacer una cúpula en vez de esconder la entrada, tienen un propósito práctico. Esos cráteres son incubadoras para las larvas, porque conservan el calor del sol y tienen una temperatura más elevada que a que hay al aire libre en el exterior. Pero, hay una desventaja en esto: los bebés están expuestos a cualquier ataque

8 enemigo por otras castas de hormigas delincuentes que toman por sorpresa a las aldeas con el fin de llevarse a las larvas, terminar de criarlas, y convertirlas en esclavas que trabajan hasta la muerte para enriquecer a sus raptores. - No me imaginaba que las hormigas se tuvieran que enfrentar a tal piratería, Clemencia. - Sí, entre nosotras hay toda clase de dramas, violación de derechos, asaltos y crimen organizado. Como sucede entre los hombres, tenemos aliados y enemigos. Sabemos en quienes confiar y contra quienes estar en guardia. A veces se producen sitios y bloqueos y podemos caer en emboscadas. La defensa puede ser pasiva, excepto cuando nos encontramos ante un ataque en masa. Aunque produzca una retirada sorpresiva del enemigo, es necesario seguir vigilando. De pronto, el peligro de invasión vuelve a aparecer y la vigilancia se convierte en defensa heroica. No podemos tolerar que otras colonias, a las cuales no hemos provocado, vengan a quitarnos la paz sorpresivamente. Lo que más nos indigna son las razzias de las castas más fuertes que atacan a las comunidades más débiles para llevarse a los bebés no nacidos, con el fin de tener esclavos que trabajes para ellas, como ya te mencioné. - Me has dejado asombrado, Clemencia. ¿Cómo preparan esos ataques los pueblos más fuertes? - Aprovechan la naturaleza hospitalaria de los demás. Nosotros rara vez nos inquietamos si entran dos o tres extrañas en la aldea, pretendiendo ser turistas curiosas que andan de vacaciones. Las tratamos bien y no las atacamos. Más tarde, nos enteramos de que eran espías, cuando vemos varios escuadrones de la misma casta sitiando nuestro hormiguero, listos para una invasión. Entonces, organizamos urgentemente el contraataque. Sin pérdida de tiempo, juntamos los granitos de arena que haya adentro para tapiar la entrada. Pero, las invasoras siempre logran su objetivo. Se amotinan por medio de señales y atacan todas juntas, haciendo ceder las barricadas, y revolcando por el suelo a las guardianas que defienden la puerta, con el fin de pasarles por encima. - Por lo que veo, es el mismo procedimiento que se usaba antes, en la guerra cuerpo a cuerpo, para hacer caer los castillos y las fortalezas. - Lo que te puedo afirmar, Fabricio, es que los resultados son siempre desalentadores, porque las que organizan invasiones con el fin de robar, son más fuertes y más astutas que las colonias sosegadas, que están contentas con vivir en su lugar, cumpliendo con su trabajo y cuidando de la nueva generación sin codiciar la tierra de las otras ni secuestrar larvas para esclavizarlas desde el nacimiento. - ¡Me imagino, Clemencia, como se preocuparán ustedes por esas larvas cuando se acerca una invasión! - Es verdad. Las que estamos en pie nos apresuramos a las habitaciones de las ninfas, las hormigas no nacidas aún, que están envueltas en los pañales blancos que tejemos para protegerlas. Las cargamos sobre nuestra espalda y tratamos de escapar con ellas para salvar

9 tantas como sea posible. Ingenuamente, tratamos de burlar la vigilancia del enemigo, apostado en las sandalias del hormiguero. Pero es un vano intento. Dejan salir a las madres fecundadas y a las que van sin carga, pero nunca a las que cargan ninfas para salvarlas de la esclavitud. Es triste verlas alejarse con los bebés no nacidos envueltos en sus telas blancas. Valiosa carga de futuras esclavas que trabajarán para enriquecer a sus secuestradoras, trayendo alimento a la tribu delincuente con gran esfuerzo, desde la cuna hasta la tumba. - ¿Qué sucede con las que quedan con vida, y con esas futuras mamás que dejan pasar sin hacerles daño? - Las dejan tranquilas para que preparen la futura cosecha de ninfas que las agresoras se llevarán en una próxima invasión. - ¿Saben ellas cuidar de las ninfas de otra casta cuando las raptan? - Las que las cuidan amorosamente hasta que nacen, son las esclavas de la misma casta, que fueron secuestradas en una razzia anterior, cuando ellas mismas eran ninfas en pañales. Así siguen en ese humillante sometimiento, generación tras generación. - ¿No se rebelan contra sus opresores ni forman conspiraciones cuando son tan numerosas dentro de una aldea enemiga? - No, no actúan de esa manera, porque no son maltratadas y tienen libertad para entrar y salir. Se acostumbran y no tratan de cambiar su condición. Nacieron en la esclavitud y no conocieron el hormiguero que es su verdadera patria. - Entonces, ¿se puede decir que son esclavas voluntarias, o conformistas que no tienen iniciativa? - Yo diría que no es simple conformismo o resignación ante lo inevitable, Fabricio. Por naturaleza, las hormigas amamos nuestro hogar, sea el que nos da la vida o el que nos adopta antes del nacimiento. Amamos la congregación donde echamos raíces, sea uno reina, madre o esclava. Si pertenecemos a una colonia pobre, saqueada por los más fuertes, la reconstruimos y la cuidamos aunque sepamos que la historia va a volver a repetirse. A pesar de vivir en peligro, las comunidades pequeñas tienen espíritu progresista, siempre reconstruyen lo perdido. - Cuéntame algo más de las dependencias de un hormiguero, Clemencia. Veo muchas habitaciones al mover los prismáticos de un lado a otro. - Es cierto. Tenemos almacenes, graneros, salas comunes, piezas para criar los bebés y también instalaciones sanitarias. Según el tamaño de la colonia, se destinan varios compartimientos para depositar residuos orgánicos. Se considera un pecado craso ensuciar el hormiguero. - Son fanáticas por la limpieza, igual que las abejas. - También nos interesa mucho el arreglo personal. Es una forma de intercambiar estímulo al acariciarnos cuando nos encontramos. Nos hacemos masajes y tratamientos de belleza una a otra, varias veces por día. Todo esto nos ayuda a sobrellevar la carga del trabajo rutinario, que no es poco. Continuamente lamemos los huevos, porque eso los fortalece debido

10 a las sustancias que contiene nuestra saliva. Cambiamos de lugar las larvas para que no sufran frío y crezcan mejor. Tejemos los pañales para envolverlas cuando se acerca el nacimiento. En cuanto a lo que viene de afuera, granos, fruta y legumbres, es necesario prepararlo para conservarlo para el invierno. Algunas de estas provisiones las convertimos en líquido, otras en pasta, otras en picadillo. - Ahora, cuéntame algo sobre la preparación que hacen para la guerra, Clemencia. ¿Cuáles son las armas de tu pueblo? - Usamos las mandíbulas para cortar el cuello de los enemigos. Tenemos un aguijón para clavar y un saco lleno de veneno. Algunas castas tienen un bolsillo trasero lleno de veneno mortal para lanzarlo al aire como vapor en los casos extremos, cuando les va mal en un combate decisivo. Pero, no matamos por matar, o para jactarnos de las bajas. Si ese veneno nos alcanza a nosotras mismas, también nos mata. Pero, preferimos no llegar a los extremos. Nuestra solidaridad con nuestros congéneres siempre resurge. A veces, en medio de un combate violento, si nos damos cuenta de que una enemiga está hambrienta y desfalleciendo, detenemos la lucha y la alimentamos. - Ahora entiendo mejor porqué, según dijiste, tu nombre, Clemencia, representa una de las cualidades más notables de tu especie. Estaba pensando, ¿sucede entre ustedes como entre las abejas, que al encontrarse dos reinas se desata un combate furioso en que una de las dos tiene que morir? - Eso no existe entre nosotras, Fabricio. A veces, las reinas de hormigueros vecinos se buscan para consultarse y hacer decisiones sobre problemas que afectan al pueblo obrero. Puede que decidan abandonar la casa paterna, o emigrar en busca de alimento. Cualquier circunstancia adversa puede afectar a varias comunidades y la decisión final va a surgir de una consulta entre las reinas. Me entusiasma mucho saber todo esto, Clemencia. Quisiera hacer una pregunta más, si no estás cansada del interrogatorio. ¿Cómo aprendieron sus técnicas de defensa? Ustedes tienen una sabiduría que a los militares humanos les lleva años abarcar en sus estudios. Las hormigas tenemos dos desventajas notables. Una, es la vista deficiente, que es cosa natural en nuestra especie, y la otra, es la edad limitada. - Si, eso lo sabía. Las hormigas son casi ciegas, y algunas privilegiadas, como las reinas, pueden alcanzar una edad de quince años como máximo. Sé que las hormigas, sean machos o hembras, conservan las alas mientras son vírgenes. En el vuelo nupcial, como en el caso de las abejas, los machos mueren al fecundar, cuando caen a tierra al perder las alas. Por eso viven sólo cinco o seis semanas. De modo que, no pueden aprender por observación ni por experiencia, como nosotros los humanos. Entonces, debe ser por instinto.

11 - Si; creo que esa es la palabra con que ustedes defienden la conducta que Dios le señaló a cada poblador del Reino Animal. - A mí me enseñaron en la escuela que cada animal y cada insecto, tiene circuitos mentales implantados que los hacen proceder de ciertas maneras para subsistir, defenderse y procrear. - Bueno, ustedes usan definiciones complicadas para lo que nosotros consideramos simple rutina, Fabricio, está cayendo la noche. Tú ya deberías estar en tu casa. Ha sido un placer conocerte y disfrutar de tu compañía. Lo mismo digo, Clemencia. Este será uno de mis días inolvidables, porque aprendí tanto y de una manera tan grata. Luego de la cordial despedida, Fabricio corrió la distancia que lo separaba de su hogar, llevando los prismáticos a los cuales Clemencia había adherido los pequeños lentes que le habían permitido ver el interior del hormiguero. Se sentía enriquecido mentalmente, y muy privilegiado por aquella singular aventura. Cuando iba llegando a su hogar, se encontró con sus padres que salían a buscarlo, preocupados por su tardanza. Con entusiasmo burbujeante les contó todo lo que había visto y oído. Cuando entraron en la casa quiso mostrarles los lentes que habían hecho posible la minuciosa investigación. Pero con tristeza, comprobó que los había perdido al cruzar la plaza corriendo. Sus padres le dijeron: - Ahora es noche, y sería imposible encontrarlos. Mañana nos levantaremos todos al amanecer y te ayudaremos a buscarlos cuidadosamente, recorriendo de nuevo el camino hasta el hormiguero. A esa hora no hay gente en la plaza. Difícilmente alguien nos ganará de mano en encontrarlos. Así lo hicieron y toda la familia cooperó en la búsqueda, pero fue un intento inútil. Aquellos minúsculos lentes, transparentes, cristalinos, no fueron hallados. ¡Y Clemencia le había advertido que eran únicos en el mundo!
(Basado en el libro de Mauricio Maeterlinck "La Vida De Las Hormigas")

Álef Guímel La Edad de las Sombras Breves

12

EL DOCTOR BIGOTELI
(3 Págs.)
Las ambiciones desmedidas han sido causa de ruina para los que no supieron mantenerlas dentro del marco que les correspondía. Las dejaron llenarse de efervescencia y rebalsar el envase, como sucede con los vinos espumantes cuando los agitan. El que entiende su lugar y lo conserva se ahorra grandes desilusiones. El mundo sintetiza esto en un conocido refrán: "El que mucho abarca poco aprieta". La Biblia lo describe con otras palabras: " Es correr tras el viento". Y a propósito de esto, quiero contarle la historia de un gato muy ambicioso que soñaba con fundar una república y ser presidente vitalicio, candidato único de un solo partido político que no toleraría rivalidad, como se ve en algunos países del mundo hoy en día. Sabía por donde empezar, pero no sabía cómo iba a terminar, igual que aquel aviador loco que después de las primeras lecciones de vuelo se elevó a las alturas para sentir esa nueva emoción, y cuando estaba arriba, se acordó de que no había aprendido a aterrizar. Antes que nada, debía convencer a los que lo escucharan y formar un grupo de leales seguidores. Era necesario emitir algunas promesas tentadoras, aunque no llegaran a cumplirse. Luego, era imprescindible fijar un lugar de encuentro para que tales partidarios disfrutaran de la encendida oratoria del candidato exclusivo. El próximo paso sería cambiarse de nombre. Siempre le habían llamado "El Manchado", pero no podía presentar su candidatura con un nombre tan vulgar. Ahora estaba muy consciente de su apariencia. Se lavaba la cara con esmero y se alisaba el bigote varias veces por día. Por eso, uno de sus admiradores sugirió que se presentara como "El doctor Bigoteli". Después de todo, es normal en el mundo usar el título de Doctor para actuar en política, aunque uno nunca haya completado una carrera. Tanto el Manchado como sus seguidores se habían criado en un barrio pobre de casas de madera y techos de cinc. Tal vez, si hubiera sido un gato fino, mimado por los dueños de una casa lujosa, se hubiera sentido tan satisfecho de la vida, que nunca hubiera pensado en escalar posiciones entre la sociedad gatuna. Intentaron fijar diferentes puntos de reunión, pero los techos de cinc son por demás sensitivos a las pisadas de cualquier intruso. Los vecinos, enojados, los corrían a pedradas y no los dejaban organizar sus asambleas. Al fin tuvieron la felicidad de descubrir el techo de don Raimundo. El era un hombre de edad que había quedado viudo y vivía solo. Sus hijos ya estaban

13 casados y cada uno tenía su propio hogar. Don Raimundo sufría de ciática y le costaba mucho trabajo arrimar una escalera a uno de los lados de la casa y subir para correr los gatos. Pero no dejaba de fastidiarse oyendo aquel ir y venir sobre sus techos y los largos intercambios de opiniones y comentarios que los gatos hacían en su idioma. Sobre la casa de don Raimundo tuvieron tranquilidad y privacidad para realizar sus reuniones. Las mejores ideas prosperaron y al fin dieron forma a un gran programa de gobierno. El entusiasmo de todos ascendió al punto máximo cuando se anunció la próxima fundación de la R.U.A.F. (República Unida de la Asociación Felina). Se adoptaron varios lemas: Mejorar el suministro de leche. Pescado irrestricto. Remuneraciones especiales a los que más contribuyen a la propagación de la especie. Se votó por unanimidad la fundación de S.E.G. (Servicio de Espionaje Gatuno ) que se encargaría de localizar a las amas de casa que no tenían por costumbre cerrar las puertas y ventanas de sus cocinas, y descubrir pistas certeras que conducen a las colonias de ratones. El doctor Bigoteli sentía que la respuesta de sus co-partidistas era cada vez más cálida. Les estaba ganando el lado del corazón. El abrazaba a los bebés y les lavaba la cara con su lengua, lo cual casi derretía el corazón de sus padres. Como conferenciante era cada vez más hábil. Llegó a ser un orador de tres adjetivos. Por ejemplo al describir las carencias de los gatos sin dueño, el no decía simplemente: "Esta es la pura verdad". Sino "Esta es la pura, la amarga, la triste verdad". "Cuando triunfe nuestra causa, noble justa y soberana, todos tendremos un físico envidiable. Hasta las más golosas, molestas e insaciables pulgas, sentirán respecto por nuestra lustrosa, opulenta y bien plantada presencia". Aquellas reuniones políticas eran cada vez más emotivas y el número de los concurrentes iba en aumento. Don Raimundo estaba llegando al punto de saturación. Un día lo visitó uno de sus hijos y él comentó: "Estoy cansado, aburrido y réquete harto de estos gatos que pasan, que pesan, que pisan y posan sobre mi techo. Tengo que encontrar la forma de ponerlos en su lugar. Estoy seguro de que el Manchado es el que los hace venir a todos acá, porque en la calle todos lo rodean como si fuera un caudillo". El hijo preparó una trampa y volvió al día siguiente. El mismo la colocó sobre el techo y puso mucho pescado en ella. Casualmente, era esa la noche más esperada, cuando iba as ser proclamada la fundación de la R.U.A.F., la nueva república. Al caer la tarde, los concurrentes de costumbre vieron a un hombre joven sobre el techo, colocando una caja de alambre, como una jaula grande. Desconfiaron y se mantuvieron a distancia. El Manchado llegó cuando era noche cerrada. El siempre se demoraba a propósito. Era más distinguido hacerse esperar, y luego sentir la emoción de estar ante un auditorio lleno de expectativa. Esa noche especial se

14 sorprendió al no encontrar a nadie. ¿Qué estaba sucediendo? ¡No era posible que hubieran perdido fe en la nueva república! De pronto, lo envolvió un irresistible olor a pescado. Posiblemente, allí estaba la explicación. Habían preparado una fiesta sorpresa para agasajarlo, y estaban escondidos para aparecer de golpe y rodearlo y vivarlo. Todo era un poco extraño. Parecía que se estaban cumpliendo las promesas que él mismo había hecho con la seguridad de que sólo por un milagro podrían lograrse. Sin embargo el pescado era real... ¿Quién lo merecía más que él después de elevar el estado de ánimo del pueblo y revivir sus mustias esperanzas? Entró en la trampa sin calcular que estaba cambiando su libertad por el placer pasajero del estómago. Se sintió muy sorprendido y confundido cuando saltó el resorte y cayó la tapa. Al otro día, el hijo de don Raimundo entregó la trampa a un amigo que viajaba en su camión hasta la frontera de un país lejano. Hasta allá fue el Manchado y en un campo lo soltaron, con la esperanza de que nunca hallara el camino de vuelta. En el exilio, sus ambiciones se desinflaron y volvieron al tamaño normal. Más de una vez pensó con nostalgia en sus hijos que lo estarían buscando sobre los techos de la vecindad. Ahora no tenía nada para legarles, ni un nombre ilustre, ni fama, ni títulos. No encontró ninguna pista que lo orientara para volver. Había querido abarcar tanto sin apretar nada. Había corrido tras el viento para llegar adónde no quería ir.

Álef Guímel La Edad de las Sombras Breves

15

El valor de la esperanza

(3 Págs.)

Un señor llamado Claudio pasaba caminando lentamente frente al vivero "Siempre verde", cuando oyó la voz melodiosa de un canario. Se detuvo y entró para ver si podía comprarlo. El vivero exhibía pequeñas jaulas entre sus impactantes plantas y flores, y muchos clientes compraban allí esos minúsculos prisioneros nacidos y criados en cautiverio, que cantaban por instinto, no por gozo de corazón. Cantaban para olvidar el malestar de sus alas ansiosas del cielo, que no se movían mucho porque se herían chocando contra los alambres que las detenían. El señor Claudio amaba los pájaros y estaba construyendo una enorme jaula, tan grande como el vivero mismo, para soportarlos allí y dejarlos vivir una vida más natural, sin que se sintieran oprimidos. A la vez, no estarían solos, sería una maravillosa congregación llena de felicidad, en que cada habitante estimularía a los demás a expresar melodiosamente el gozo de vivir. Claudio entendía que los habitantes del Reino Animal igual que el hombre, necesitan la compañía de los de su propio género, y les resulta duro y difícil vivir aislados. Con la imaginación, estaba gozando anticipadamente del éxito de su proyecto. Se veía a sí mismo entrando y saliendo de aquella enorme jaula que ya estaban construyendo de acuerdo a su diseño, y disfrutando de la felicidad de aquellos pájaros que vivirían protegidos en su libertad relativa. El sería el dueño de todas aquellas almitas con alas; él los había comprado uno por uno, por un precio convenido. El dueño del vivero guió a Claudio hasta la morada de Noni, el canario que lo había atraído con su canto. -¿Por qué los tienen en jaulas tan pequeñas? Eso los hace sufrir mucho. Este tiene un cuerpecito insignificante. Parece que no se alimenta bien.

16 -Noni es mañoso para comer- respondió el dueño-, por eso es tan menudito. Pero tiene una hermosa voz para cantar. Los tenemos en jaulas chiquitas porque el comprador ya lo tiene listo para llevárselo en ella. Este hace bastante tiempo que está aquí. Lo ven tan flaquito que no se deciden a comprarlo. Tal vez piensen que está enfermo y no va a vivir mucho. Pero el mal de Noni es melancolía. Si alguien lo pusiera en una jaula grande y lo mimara un poco, su ánimo mejoraría y se alimentaría adecuadamente. Claudio se acercó a la jaulita y le habló con dulzura al menudo prisionero. Aquella ternura especial fue algo nuevo, que le dio al pajarillo ganas de vivir. Una esperanza reconfortante inundó su pecho. Quizás había llegado la hora de tener un dueño amoroso que lo liberara de aquella jaula demasiado estrecha. La esperanza le dio fuerzas para cantar y soltó al aire sus mejores trinos. Claudio estaba convencido de que debía comprarlo, pero no podía ser en ese momento. Le explicó al dueño del vivero: -No puedo llevármelo ahora porque ando sin el auto y tardaré muchas horas en llegar a casa. Voy a una reunión de directorio aquí cerca, y luego tengo que acompañar a otros a ver unas tierras que queremos comprar fuera de la capita, para trasladar nuestra fábrica. Pero mañana sin falta volveré al caer la tarde y me lo llevaré. La vida de Noni cambiará radicalmente. A propósito, ¿por qué le pusieron ese nombre? -En todas las jaulitas figura un nombre con la primera sílaba del mes en que nacieron -explicó el dueño-. Este nació en noviembre. Allí hay tres que nacieron en diciembre, Dili, Dino y Diki. Más allá están Eni y Febi. Lamentablemente, Noni no entendía el lenguaje humano. Cuando vio que aquel hombre de mirada tierna se alejaba sin llevarlo, su pequeño corazón se llenó de sombras. Pensó que Claudio lo rechazaba por su físico insignificante, como los otros compradores. La esperanza recién implantada empezó a marchitarse como una planta que no ser riega. Cayó la noche y su pesimismo se hizo más profundo. Cuando amaneció el nuevo día, la luz del sol y el canto de las otras aves encendió en él una chispa de ilusión. Tal vez el hombre bueno volvería para llevarlo con él. Pero las horas pasaban y Noni no tenía ganas de comer ni de beber. Era un día húmedo y pesado. Escondió la cabeza debajo de una de sus alas y permitió que la modorra de la siesta lo aplastara por completo. El agua y el alpiste estaban allí en vano. Dejó morir la esperanza y ya no tenía motivo ni para comer ni para cantar. Cuando Claudio vino a buscarlo ya era demasiado tarde. El comprador, desilusionado, se lamentó contándole al dueño del vivero: -¡Cómo me hubiera gustado sacar a Noni de aquí y verlo feliz en la jaula que estoy construyendo! Está en el medio de la finca que heredé de mi padre, y hay varios árboles frondosos que quedarán dentro de ella. Allí nunca faltará alimento. En el medio habrá una fuente para beber, en que el agua será continuamente renovada. Es un lugar en que ningún ave buscará la muerte por no poder soportar la vida.

17 Te he contado esta historia para dejar impresa en tu mente una ilustración muy importante acerca del valor de la esperanza. Noni cometió dos errores muy serios que tanto los mayores como los niños debemos aprender a evitar. 1- Menospreció el valor del alimento y se condenó a sí mismo al raquitismo. Esto es grave, tanto en el caso del alimento material como en el alimento espiritual. Nuestra fe necesita riego constante y cuidados sabios. 2- Dejó morir su esperanza, sin la cual nadie tiene fuerzas para seguir adelante. Hoy, casi todos los humanos vivimos en jaulas demasiado estrechas, mirando de lejos una cantidad de cosas hermosas que no podemos alcanzar. Casi cada viviente suspira por una vocación frutada, por oportunidades perdidas que le tiempo en su eterno correr hacia adelante, puede que no vuelva a poner en su camino. La lucha inevitable por el pan de cada día causó que muchas aspiraciones quedaran a su lado del camino, amordazadas y sin fuerzas para manifestarse. No tendremos nunca la libertad total, absoluta, como la tiene Dios, porque no cuadra a nuestra condición humana. Jamás podremos desafiar el fuego introduciéndonos en él, ni bajar al fondo del mar sin un traje de buzo conectado a un tanque de oxígeno, ni hacernos dueños del espacio sin estar dentro de un aparato volador. Esas y muchas otras son nuestras limitaciones. Pero dentro de ellas podremos vivir una vida plena y gozosa, como dentro de una gran jaula protectora. Nuestra libertad relativa tendrá sus máximas ventajas en el Nuevo Paraíso. Allí cantaremos por gozo de corazón. Nunca nos faltará el alimento ni el agua que sostienen la vida, ni el compañerismo saludable, como lo planeaba Claudio para sus pájaros. Es muy importante saber esperar. El que nos compró con el valor de su sacrificio quiere vernos luchando por la verdadera vida, aunque estemos momentáneamente con las alas plegadas, dentro de la jaula opresiva e que tenemos que probar nuestra integridad. El nos conoce por nombre, y nos compra por un precio de rescate convenido de antemano. Hoy no sabemos qué se habla en el cielo acerca de nuestra redención, pero debemos defender y conservar nuestra esperanza, porque nuestro Redentor seguramente vienen a la hora señalada.

Álef Guímel La Edad de las Sombras Breves

18

Descubre tus dotes
Consta de 4 Págs.
Desde que entramos en el mundo, cada uno de nosotros es una unidad sellada, una combinación de elementos que producen un diseño exclusivo, el cual difícilmente se repetirá en otro cuerpo. Aun entre varios hermanos del mismo padre y de la misma madre, es raro encontrar dos personalidades idénticas. Dentro de ese esquema único que produce en cada uno de nosotros la ley de herencia, están señaladas las habilidades que podremos cultivar. Millones, oprimidos por el sistema deficiente en que vivimos, no llegan siquiera a descubrirlas. Otros, lamentan toda la vida el no poder cultivarlas después de haberlas descubierto. En tus años escolares, te enseñarán a apreciar una cantidad de cosas que la humanidad ha hecho a través de los tiempos. Quizás en un momento dado, tu corazón latirá con fuerza, con un ansia casi hiriente, por alcanzar un logro señalado. Entonces, estarás descubriendo tu vocación. No cedas a sus demandas si no armoniza con el propósito de Dios para la humanidad. Desde ser noble, constructiva, capaz de enriquecer espiritualmente a otros. Eso podríamos decirlo apropiadamente de la música, la poesía, la pintura artística, la escultura, la jardinería, la arquitectura y tantas otras ocupaciones sanas del talento humano, que son, a su vez, idiomas que nos comunican grandes ideas y nos inspiran para apreciar la vida y enaltecerla. Por encima de todas las vocaciones nobles que el hombre puede cultivar, debe estar la de servir al Dios verdadero y ayudar en su obra de salvar vidas. Las más nobles aspiraciones humanas deben armonizar con esa vocación superior. En cambio, las que choquen con ella, te dejarán vacío y frustrado, como un pájaro que se aparta de su migración, igual que el pez cuando pierde su cardumen. ¿Recuerdas lo que le sucedía a los indígenas que poblaban nuestras tierras? Porque ignoraban el valor de lo que poseían se deslumbraban con objetos insignificantes y cambiaban el oro por espejitos y chucherías de colores que los hombres civilizados ponían ante ellos. Es preciso aprender a cotizar, a justipreciar las oportunidades que Dios nos dio, para no permitir que nadie nos obligue a rebajarlas. Si no es ahora, en el mundo del futuro

19 que ya está tomando forma entre el pueblo de Dios, tus dones naturales tendrán aplicación junto con tantas cosas que Dios no dio para embellecer nuestra vida y la de los demás. Un antiguo refrán dice: "De poetas y de locos, todos tenemos un poco". ¿Te gustaría probar tu capacidad para escribir? Pídele a tus padres que te cuenten la vida de tus abuelos y elige los rasgos más destacados, para narrarlos usando estos versos como bosquejo.

Mi abuelo Juan
A los 7, mi abuelo era un simpático pebete. A los 10, sacaba buenas notas mes a mes. A los 14, Ya dominaba el alfabeto Morse. A los 15, cablegrafiaba en el crucero "Princess". A los 18, la vida para él era un bizcocho. A los 25, atendía su trabajo con ahínco. A los 32, fundó su hogar con el favor de Dios. A los 40, llevaba registrados varios chicos. A los 50, su tienda reportaba buenas ventas. A los 61, narraba historias de antes cual ninguno. A los 68, sus once nietos lo tenían chocho A los 69, “Quédate en casa, que hace frío y llueve”. A los 76, nada distinto de lo que sabéis. A los 82, comidas suaves, sémola y arroz. A los 83,

20 entendía muchas cosas al revés. Después de los 90, su nombre en bronce, ¡cuánto representa! Ya tendría más de 100… ¡Dulce recuerdo que nos hace bien! También la vida simple y llana de las abuelas puede ser fuente de inspiración como en el caso de ...

Mi abuela Rosa
¡Feliz quien conoció a abuela Rosa! Su sonrisa era amplia, su mano generosa, al repartir los frutos que producía su huerta, al socorrer a tantos que venían a su puerta. Fue una hija obediente y cariñosa, bien dispuesta y sumisa a los mayores, y más tarde, una madre irreprochable. En su vida, sin sombras de horas huecas, se dedicó a sus hijos con la misma ternura que de niña volcaba en sus muñecas. Su imagen siempre acude a encender los recuerdos de los días más plácidos, de los años tempranos. ¡Con qué anhelo mirábamos aquel horno de barro en que crecían las tortas que batían sus manos! Para cualquier dolencia conocía un remedio; Quizá un té de hojas secas guardado en la alacena. Para cualquier angustia tenía una palabra. Su querida presencia era un bálsamo grato Que disipaba sombras y evaporaba penas. El vecindario era una casa muy amplia; un solo hogar, colmado por los amigos fieles. En los atardeceres llenaban las veredas, mujeres que tejían o bordaban manteles. Allí la abuela Rosa lucía con deleite sus pulcros delantales con puntillas de encaje, mientras contaba historias repletas de advertencias. Y las diestras agujas subían y bajaban fijando sobre telas bosquejos de paisajes. Un día fue a reunirse con los que ya dormían junto a las más armadas imágenes de antaño.

21 ¡Qué desolado estaba aquel caserón viejo donde sus manos buenas mecieron tantas cuna! Ya el jardín no era el mismo bajo la misma luna, pues se hicieron más serios y exigentes los años.

No necesitamos escribir literatura de alto vuelo para satisfacer una vocación que se despierta. En las formas más simples y con las palabras más sencillas, se pueden describir grandes hechos que la rima ayudará a recordar. Como prueba de eso quiero compartir contigo estos versos. Mi hermano menor, que hace años está en la memoria de Dios esperando la resurrección, los escribió para sus hijos cuando eran niños.

Los días de la creación
Si tú quieres recordar que hizo Dios en la Creación, bien te puedes ayudar aprendiendo esta canción. El primer día la luz, el segundo una expansión. El tercero tierra y mares y también vegetación. En el cuarto hizo lumbreras, en el quinto peces y aves. En el sexto hizo al hombre y también los animales. Y una vez que todo hecho muy bueno, lo declaró, cesó Dios de su trabajo, y el séptimo descansó. Líber (Hermano de Álef )

22

Álef Guímel Del libro “La Edad de las Sombras Breves”

La insólita asamblea de ENCAREANI
ta de 9 Págs.

Cons

¿Estás buscando esa palabra rara en el diccionario? No la vas a
encontrar, ni tampoco en algún mapa, porque no se refiere a una ubicación geográfica. Es una sigla formada con las primeras letras de cuatro palabras muy abarcadoras: Encuentro Casual Reino Animal. ¿Le has oído decir a los mayores que la adversidad une a la gente y a veces hasta reconcilia enemigos? Así suele suceder tanto entre los humanos como entre los animales, y eso quedó demostrado en esta ocasión. Nada había sido planeado, nadie había sido invitado, no se había hecho publicidad, pero acudieron representantes del Reino Animal de diferentes partes del planeta. Sin proponérselo, convirtieron la ocasión en un hecho memorable y provechoso. En una extensa zona de la tierra se hizo sentir un terremoto de gran intensidad, el peor que se haya registrado en este accidentado siglo veinte. Movidos por el instinto de preservación, que dota a los animales de un sistema interno de alarma, representantes de casi todas las especies se habían dirigido velozmente hacia una gran llanura, abandonando ciudades y fincas, donde los hombres afanosamente trabajaban, ajenos a la tragedia que se avecinaba, sintiéndose tal vez decaídos, con dolor de cabeza y pesadez en las extremidades, con la presión sanguínea un poco baja y la circulación entorpecida, sin saber a qué atribuirlo. Los animales en cambio, pueden descifrar ese enigma. Dios les hace sentir la necesidad de huir del peligro, buscando refugio en zonas más seguras y poniendo su prole a salvo cuando es posible. Me contaron unos misioneros alemanes que años atrás, en un diario de Alemania, se publicó la fotografía de una perra con sus cachorros. Encima de la foto había un título: "la perra que salvó a su familia". Un breve artículo explicaba: los dueños de la perra vivían en una zona rural y la vieron llevar sus cachorros recién nacidos, uno por uno, a terreno descampado, lejos de la casa.

23 Cuando llegó la noche, quisieron hacerla volver bajo techo, pero fue imposible. Entonces, ellos mismos sacaron algunas sillas cómodas y algunas cosas de valor que no querían perder, y esperaron junto a la familia canina. Pocas horas después, aconteció un terremoto que derrumbó la casa. En memorables sismos del siglo pasado y del actual, la gente observó que gatos, perros y caballos, huían de las casas hacia los bosques. Antes de los dos grandes terremotos de Chile, a mediados de nuestro siglo, la gente vio un éxodo de aves marinas volando hacia el interior del país. Esta privilegiada llanura, donde se celebró la imprevista asamblea de Encareani, abrió un enorme círculo hospitalario para recibir animales de varias regiones. Llegaban abatidos, fatigados, anhelando refugio. Algunos miraban a su alrededor con insistencia, buscando algún hijo desobediente que se había apartado de la familia. Era la muchedumbre más variada, más colorida y multiforme que uno pudiera imaginar, llegando desde los cuatro puntos cardinales, usando cada uno sus habilidades naturales para cubrir distancias. Algunos sorprendieron a los que ya estaban congregados con saltos espectaculares, elevándose más de diez metros, como el canguro. Los ciervos, las gacelas y las liebres también se hicieron admirar por su facilidad para saltar. La gacela africana, con la cabeza gacha y el lomo arqueado, se lució con sus elegantes saltos de tres metros y medio. Pero, el que más admiración recibió fue el impala, el más estilizado y distinguido de los ciervos, con su color pardo rojizo y sus grandes ojos claros. Su ligereza para saltar ha hecho difícil que los grandes felinos lo tengan como presa. Una gran manada de ñúes, los que también son llamados bueyes salvajes, se acercaba en fila india, con su apariencia especial, moviéndose perezosamente. Parecían indiferentes a todo y sin interés en sus compañeros, empujándose, atropellándose, pisoteando al que caía, y hasta causándole muerte, sin detenerse para condolerse por ninguno de su especie. Sus estridentes mugidos formaban un coro impresionante que se oía desde lejos. Su barba larga en el cuello, y su crin y cola de caballos, les daban una apariencia singular. ¡Quién sabe cuánto hacía que venían andando! La vida de ellos es un viaje, y cada viaje puede ser la vida, o la antesala de la muerte. Las hembras dan a luz sus crías durante la peregrinación y el nuevo miembro de la comunidad marcha con todos, sin conocer un lugar fijo, quizá para morir atropellado por los que se amontonan frenéticamente para beber cuando ven un río. A pesar de su indiferencia hacia los demás, los ñúes habían obedecido el llamado interno del instinto de preservación, y estaban allí. Junto a ellos venían las cebras, que siempre los acompañan en sus peregrinaciones por las llanuras africanas. Más atrás se veían venir jirafas, búfalos y jabalíes. También los animales que habitan en las más altas montañas, algunos de ellos desconocidos hasta hace menos de un siglo, como el niala, sintieron el impulso de bajar antes del cataclismo. El niala, emparentado con los antílopes, tiene cuernos espirales que miden más de un metro. Muchos animales de las llanuras, que nunca lo

24 habían visto, lo observaron con curiosidad. Junto con ellos venían vicuñas, llamas y los gigantescos gorilas, que conviven en las cumbres con las águilas y los halcones. Un chimpancé adolescente contemplaba fascinado a su pariente, un gorila grande de impresionante aspecto. Con aire juguetón se acercó a él, buscando su amistad y lo saludó: - ¡Hola, tío Gori! Me alegro de verte por aquí, porque yo no me animo a subir donde tú vives. Cuéntame algo de tu vida, de tu comunidad. ¿Se entienden bien entre ustedes? ¿Pueden realizar cosas en grupo? - Si, querido Chimpi. Nos entendemos muy bien, porque tenemos mucha comunicación. Cuando estamos contentos, con algunos gruñidos suaves contagiamos, nuestro buen estado de ánimo a los demás. Si algunos en el grupo se hacen desordenados, o quieren dispersarse para vivir su propia vida, los más ancianos exigimos respeto con gruñidos severos que los hacen volver atrás y continuar con el grupo. A veces se arma una gritería estruendosa y desagradable, si algunos de los mayores no se ponen de acuerdo en cuanto a lo que hay que hacer, pero la pelea se disipa sin grandes consecuencias. Nunca peleamos a muerte entre nosotros. Aún los bebés, se hacen entender si están en peligro, o si la comunidad esté en marcha y alguno de los más pequeños fue dejado atrás. Tienen un chillido agudo particular de ellos, que les hace comprender a los mayores, que deben volver atrás a buscarlos. Por lo general, la madre es la primera en reconocer el reclamo y correr a localizarlo. Todas las conversaciones se cortaron al oír a lo lejos, la risa histérica de una hiena. Al acercarse parecía un leopardo por sus manchas. La hiena manchada es la única que ríe, y su carcajada produce escalofríos. Al llegar, y ver tantas especies reunidas en paz, pidió disculpas por haberlos inquietado y se echó sobre unas piedras como una simple espectadora. - De un canal cercano, salieron algunos castores y nutrias a enterarse del motivo de tan gran reunión. Junto con ellos, un ornitorrinco australiano, asustado ante tantos representantes del Reino Animal. Llamó mucho la atención por sus características que no parecían armonizar entre sí. Era un bosquejo caprichoso, como dibujado por un niño. Varios lo rodearon y le hicieron preguntas molestas: - ¿Quiénes son tus parientes aquí? Te pareces a varios y a ninguno. Tienes pico de pato, cola de castor, patas palmeadas y piel parecida a la de la nutria. ¡No entendemos esta adivinanza! - Una nutria añadió: Hay más rarezas respecto a nuestro amigo, que no se aprecian a primera vista. Orni pone huevos como gallina, pero amamanta a sus pequeñísimos hijuelos. Tiene espuelas como el gallo, que inyectan veneno, como los dientes de una víbora, cuando tiene necesidad de defenderse. Crece hasta adquirir nuestro tamaño, pero come tanto como un caballo. A él apenas le bastan 1200 lombrices por día y 50 cangrejos, aparte de todos los renacuajos, escarabajos y larvas que pueda conseguir. Para escapar del grupo de curiosos que era cada vez más numeroso, el ornitorrinco se tiró de nuevo al agua, pero como no puede vivir sin

25 respirar oxígeno, sacaba la cabeza del agua cada dos o tres minutos y observaba la escena. Casi inmediatamente, una delegación de cucaburras, los alegres pájaros reidores de Australia, irrumpieron en la improvisada asamblea. Para algunos más que risa, parece un rebuzno lo que emiten, por eso se les llamó cucaburras que quiere decir "burros que ríen". Otros le llaman Martín cazador, por su habilidad para cazar pollitos recién nacidos para alimentarse, y meter el pico en las peceras para llevarse los pececitos. La gente los critica por esas malas costumbres y también por la insistencia con que golpean las ventanas temprano de mañana, con la esperanza de que alguien les de algo de comer. Son sólo un poco más grandes que una paloma, pero tienen muy buen apetito. Algunos observaban con interés al armadillo que, a pesar de su pequeñez, estaba tan bien resguardado por su coraza dura. Un equidna, pariente cercano del erizo, hablaba con deleite de sus banquetes de hormigas con el oso hormiguero, que compartía sus satisfacciones. Un cuagga, el mamífero africano tan parecido a la cebra, estaba haciendo amistad con un Kudú, el antílope con admirables cuernos en espiral, parecido al niala que habita en las montañas. Varias madres marsupiales se habían agrupado para examinar las bolsas en que llevan a sus crías. La zorra mochilera les mostraba que podía abrir y cerrar a voluntad su bolsa. La pequeña zarigueya, parecida a la zorra, cargaba con orgullos sus hijos, y una mamá canguro, observaba complacida. Una mangosta estaba contando un combate encarnizado que había tenido con una cobra. Pero, modestamente aclaró: - No quiero decir que puedo vencer a cualquier clase de víbora ni que estoy ansiosa por entrar en un combate así, pero, si debo enfrentarme al desafío, lo acepto. El jerbo, distinguido pariente del ratón, consideraba algo con una liebre y una tortuga, que había sido la última en llegar. Buscando la forma de poner un poco de orden, para que la improvisada asamblea tuviera un final provechoso, un león de edad madura se subió sobre un promontorio de rocas y rugió enérgicamente. Los corrillos se silenciaron y la atención de todos se dirigió al rey de la selva. Su memorable discurso podría resumirse así: Amigos: la vida está llena de acontecimientos imprevistos que pueden convertirse en experiencias provechosas. Nosotros estamos aquí hoy, sin habernos propuesto encontrarnos, movidos por una fuerza irresistible que nos impulsa a cuidar de nuestra vida. Usemos esta ocasión para tener compañerismo, conocernos mejor, y compartir nuestras preocupaciones. Me gustaría escuchar a algunos de ustedes, nuestros amigos de lujosa piel manchada, que se agruparon como buenos parientes, a la sombra de los arbustos.

26 Efectivamente, varios tigres y leopardos, estaban allí rodeando a un guepardo que llamaba la atención por su hermosa piel amarilla con manchas negras. Este no se hizo rogar: -Estábamos comentando con tristeza los estragos que han hecho en nuestras especies, los ambiciosos cazadores que buscan nuestra piel para enriquecerse con ella. En un tiempo nos llamaban "el lujo de la India" porque nuestra presencia resplandecía en los lugares salvajes. Hoy, hay gente en la India que nunca ha visto un guepardo. Uno de los visones que escuchaba reafirmó su declaración: -Nosotros también hemos sido víctimas de la codicia comercial y de la vanidad humana. Hasta noventa compañeros tienen que morir para cubrir el cuerpo de una mujer. Un toro, emitió un lánguido mugido pidiendo la palabra: -Nuestro infortunio ha sido un medio de ganancia y una forma de diversión. Han llenado enormes plazas de espectáculos para ver como hombres con trajes resplandecientes, nos enfurecían, nos clavaban banderillas y nos obligaban a una lucha a muerte que podía ser definitiva tanto para nosotros como para ellos. Para no ser menos, un gallo cacareó fuerte para hacer oír su testimonio: A nosotros nos han tratado de una manera parecida. Nos enardecen para hacernos reñir entre nosotros, aunque no tengamos motivos personales, ni nos hayamos odiado antes, mientras ellos apuestan su dinero al posible ganador. - Un rinoceronte viejo, levantó una pata, pidiendo la oportunidad de expresarse y dijo: -Mi especie está casi extinguida a causa de la superstición humana. Nos matan para arrancarnos este pequeño cuerno en la nariz, porque hicieron correr la voz de que, convirtiéndolo en polvo y bebiéndolo, el hombre adquiere poderes físicos más allá de lo normal para seguir disfrutando de la vida cuando ha decrecido el vigor juvenil. Ha sido muy doloroso ver grandes manadas de rinocerontes muertos para usar ese pequeño cuerno, como hacen con los elefantes para vender sus colmillos de marfil. Un oso habló por todos sus compañeros: - Nosotros somos fuertes y hemos sobrevivido a muchos ataques despiadados de los cazadores, pero hemos vivido hasta la muerte con balas incrustadas en nuestros cuerpos. Nos han corrido de nuestros bosques, nos han quitado nuestros lugares naturales de habitación para convertirlos en campos de batalla. Los odios humanos y sus despiadados ajustes de cuentas, han causado muchas víctimas no sólo ente sus congéneres, sino también en el Reino Animal. Sobre un montículo había una familia de conejos siguiendo atentamente el desarrollo de la asamblea. El jefe de la familia también tenía algo que decir: - Nosotros hemos sido víctimas del hombre en otras maneras, sirviéndoles para experimentos médicos, como las ratas y los ratones. Nos han inyectado gérmenes perniciosos para observar nuestras reacciones, y también hemos tenido que soportar sus remedios y experimentar con sus

27 vacunas. Es la vida de ellos la que importa, por eso nos exigen que sacrifiquemos la nuestra en esos experimentos, como si fuera algo que no tiene valor. Un búfalo africano hizo una aclaración interesante después del conejo: - Si la vida no nos importara no haríamos ningún esfuerzo por curarnos cuando estamos enfermos. Por ejemplo, cuando una manada es atacada de sarna, practicamos una forma de ayuno, comiendo muy poco, y buscamos los pantanos lodosos para revolcarnos en ellos porque el barro tiene poder curativo. Cuando el pelo vuelve a crecer sobre las escaras y nos sentimos bien, salimos del barro y volvemos a comer normalmente. Una pareja de pavos silvestres añadió algunos detalles interesantes: - Nosotros también tenemos nuestros baños medicinales. Para algunos el baño de agua es una gran medicina, en cambio para los pavos, como para nuestras amigas las codornices, el baño ideal es el del polvo. Algunos pensarán que es un placer raro y sin sentido el revolcarnos constantemente en el polvo, pero es una manera de librarnos de parásitos, prevenir infecciones y hacer más difícil que los insectos lleguen a nuestra carne para picarnos. Cuando nuestros hijos son jóvenes tienen menor resistencia a la enfermedad, por eso las madres obligan a los pequeños pavos a comer hojas de benjuí que, aunque son amargas y les cuesta comerlas, son un tónico que los fortalece. Un oso negro también tenía algo instructivo que agregar: - nosotros tenemos problemas en la primavera, al despertarnos de la hibernación. Como nuestro organismo no ha funcionado normalmente durante el largo sueño del invierno, es un momento crítico en que necesitamos una buena limpieza intestinal para empezar otra vez la vida normal. Es por eso que salimos a buscar moras y comemos las más posibles. Además, excavamos la tierra en busca de bulbos de ciertas plantas que tienen propiedades laxantes. El gibón, un mono de Indo malasia, habló después del oso, explicando como ellos acostumbran curar cualquier herida amasando barro con hojas de plantas curativas, para ponerlas como emplastos sobre la parte dañada. Un perro explicó porqué los perros y los gatos lamen frecuentemente su pelaje, como medicina preventiva. La razón es que en sus comidas no obtienen vitamina D, pero la luz del sol la produce sobre su piel, de modo que, al lamerla, trasladan la vitamina D al estómago. Otros animales hablaban de cómo proceden cuando tienen fiebre, acostándose a la sombra de los árboles, cerca de algún río, comiendo poco y bebiendo con frecuencia. En caso de tener diarrea, buscan hojas y ramitas tiernas de roble para comer, porque éstas tienen propiedades astringentes. Varias especies, constantemente amenazadas de extinción, hicieron resaltar sus protestas y afirmaron que amaban la vida y deseaban defenderla. Un zorro dijo: - nosotros no somos como los lemmings, los pequeños turones de Noruega, que planean su propia destrucción. - ¿Cómo es eso? - preguntaron varios: - ¿Hay algún lemming aquí que pueda explicar esta acusación?

28 Un grupito de lemmings que había pasado completamente inadvertido, pasó al frente para exponer sus problemas. Uno que hacía las veces de capitán asumió la defensa de su especie. Todos se fijaron en su cuerpo pequeño, parecido a un conejo de orejas cortas. Su piel es parda, amarillenta a los costados, con una raya negra a lo largo del lomo. En voz calmada explicó: - Lo que el señor zorro comentó sucede una vez cada tantos años, y no es un suicidio en masa, ni una protesta contra la vida. Es necesario entender nuestra situación. Somos muy prolíficos, cada uno de nosotros se multiplica por cinco o por seis dos veces al año. Somos vegetarianos, pero no hibernamos, por lo tanto tenemos que seguir buscando qué comer debajo de la nieve, a la vez que los halcones, las lechuzas, los zorros y las comadrejas, nos buscan como comida deseable. Cuando llegamos a un punto máximo de población ya no queda nada verde que comer en las montañas, que son nuestros lugares predilectos de habitación. Entonces tenemos que empezar a descender en busca de granjas y plantíos, para consumir nosotros y los que van naciendo en la marcha. Entonces acontece la tragedia. Como estamos acostumbrados a nadar en ríos y arroyos pequeños, al llegar al mar no sabemos que no hallaremos la otra orilla y que tendremos que dejarnos hundir cuando se nos terminan las fuerzas. Tenemos que elegir entre dos males, ser consumidos por los más fuertes que nos buscan en las montañas, o morir por extenuación luchando contra el mar. - ¡Qué historia triste! -comentó un uapití, el alce norteamericano, elegante, lleno de dignidad-. - Nosotros somos de los pocos que hemos aumentado en número y no estamos en peligro de extinción. - Nos alegra saberlo, amigo. Necesitamos algunos informes animadores como broche final de la asamblea - comentó el león que presidía. - En ese momento, una pareja de halcones empezó a volar en círculo sobre la asamblea y la paloma buscó refugio en el hombro del buey. Este la tranquilizó diciendo: - No temas, hermanita. Aquí todos estamos dispuestos a portarnos como amigos, unidos por la adversidad. El halcón no es hoy tu peor enemigo. Un bisonte hizo una sugerencia interesante: - Que el avestruz nos cuente porqué entierra la cabeza para huir de la realidad. - Con mucho gusto, compañeros. Esto me da la oportunidad de aclararles que no entierro la cabeza, simplemente la escondo, formando un montículo con mi cuerpo. Cuando se acerca un enemigo peligroso me hago el muerto, o finjo estar rengo, andando como si tuviera una pata lesionada. Porque no me gusta que me obliguen a pelear y me cambien el estado de ánimo. En las ocasiones especiales, como cuando encuentro la chica de mis sueños, bailo ante ella para expresarle mi alegría, y cuando me acepta, me pongo de rodillas para demostrarle la sinceridad de mis sentimientos. Cualquiera puede notar que esto es de verdad, porque hasta mi plumaje se pone más brillante y colorido cuando estoy enamorado.

29 Un carpincho hizo una solicitud especial: -que un representante de las marmotas nos cuente como busca novia y construye su hogar después de la hibernación. Bien -dijo mister Marmota, complacido ante el privilegio de hablar sobre su especie-. - Les diré que quizá sea gracioso para ustedes, pero es una preocupación seria para nosotros. Uno se despierta del largo sueño invernal y recuerda inmediatamente el sagrado deber de la continuación de la especie. Aunque el tiempo no esté muy bueno todavía, aunque no estemos sintiendo el impuso romántico de la primavera, algo nos dice que es necesario cumplir nuestro propósito en la vida. El primer problema es encontrar una dama bien dispuesta que lo acepte a uno como su galán, hasta que el invierno nos obligue a dormir de nuevo. Allí termina el idilio de ese año, y en la próxima primavera habrá que buscar una nueva heroína, recorriendo madrigueras y olfateando, moviendo la cola con gran alegría cuando aparece una posible compañera, y sufriendo humillaciones si ella lo rechaza violentamente. Entonces, hay que seguir probando hasta que alguna lo acepta a uno. Juntos construiremos nuestra propia madriguera de tres aventuras. Está la entrada principal señalada por un montón de tierra excavada, la salida trasera, bien disimulada, por donde nos asomamos a vigilar si todo está normal y en calma alrededor, y un hoyo por donde uno puede deslizarse a unos pasadizos inferiores en caso de ser perseguido por un enemigo, en el cual un invasor se perdería sin poder alcanzarnos. Nuestro hogar subterráneo tiene un dormitorio principal y varios cuartos para bebés. Los hijuelos nacen pronto, en primavera. La flamante mamá es tan celosa de su papel, que no le permite al padre entrar en los cuartos en que se les coloca por separado. Ella los alimenta en la oscuridad hasta el día especialmente señalado en que salen a conocer la luz y la vegetación. A algunos les cuesta dejar de mamar la leche tibia de la madre, pero sus dientes han crecido y ella ya no puede tolerarlos, de modo que, enérgicamente, a empujones, los obliga a comer vegetación. Pronto, ésta les gustará más que la leche y crecerán dejando atrás la infancia. Luego vendrá el invierno de nuevo y ellos despertarán de su sueño, para salir a buscar novia como su padre, y excavar su propio hogar subterráneo. -Muy linda historia -comentó el león-. Ahora recuerdo que, al principio de nuestra reunión, nos llamó la atención un grupo de pájaros reidores de Australia. Necesitamos una nota alegre, optimista, para cerrar nuestra asamblea, ahora que está cayendo la noche. Por favor, amigos, vuelvan acá, expliquen cómo se ponen de acuerdo con sus agradables risas, si es por contagio, o por razones que los demás no entendemos. Un cucaburra anciano, respetado por todos, tomó la palabra: -Es muy oportuno que nos llames a esta hora para volver a escucharnos, porque el amanecer y el atardecer son nuestras horas predilectas para reunirnos en grupos y echar la cabeza hacia tras para dar rienda suelta a la risa, en diferentes tonos que armonizan. Eso en sí es una fiesta, y la disfrutamos. Pero también tiene un sentido práctico. Nosotros, de común acuerdo, nos marcamos ciertos límites territoriales, bastante extensos, como espacio vital

30 para la familia. Todos los que pertenecemos al grupo familiar, cooperamos para patrullar el territorio auto asignado y hacerle saber a cualquier intruso que esa región ya tiene dueños. La caída de la tarde es la hora en que más pájaros extraños aparecen, por eso estamos vigilando nuestros dominios y proclamando a voz en cuello nuestros derechos. Eso no quiere decir que no somos hospitalarios con los forasteros. Si un pájaro extraño anda solo y no viene como enemigo, con intenciones de pelear o de atacar nuestros nidos, le permitimos permanecer con nosotros y lo tratamos como un miembro de la familia. Estos forasteros pueden participar en incubar huevos, cuidar de los recién nacidos, y patrullar el territorio. Nos gusta hacer huecos en el tronco de los árboles y allí poner a resguardo nuestros nidos. Depositamos en ellos tres o cuatro huevos, que necesitarán alrededor de veinticinco días de incubación. Si en una familia muere el padre, uno de estos forasteros que se han hecho querer y respetar, ocupará el lugar del progenitor. Pero, mientras el padre vive, nadie tratará de usurpar su lugar. Todos respetamos los arreglos sociales y sabemos quedarnos en el lugar que nos corresponde. ¡Y ahora, compañeros, con todas nuestras fuerzas, unámonos en un coro que sea un himno a la vida, como el amigo león nos sugirió! Hoy se habló de muchas penas e injusticias, pero todo esto tendrá un final feliz. Llegará el día en que todos gozaremos de nuestra amada libertad, y no habrá más prisioneros en los zoológicos de mundo, porque Dios nos dio la vida para disfrutarla plenamente y para contribuir a la felicidad de otros. El coro de los cucaburras fue un concierto de risa gozosa, inolvidable, que levantó el ánimo de todos, mientras las sombras de la noche se cernían sobre aquella llanura. Así concluyó la singular asamblea de Encareani, donde nadie había sido invitado, donde nada había sido planeado, donde la fuerza activa de Dios había movido a tantas de sus criaturas para que huyeran de la adversidad.

Cuando me encuentre con mis pequeños amigos, después que hayan leído esta historia, es posible que algunos me pregunten: - ¿Fue real la asamblea de Encareani? ¿Estuviste allí o lo soñaste? Les diré: -No lo sé, realmente. Pudo haber sucedido, o pude haberlo soñado. Cuando uno lee sobre un tema, es natural, que la mente represente en sueños todo lo que ha asimilado. Este pasado invierno he leído mucho sobre animales, sus angustias y las injusticias que han soportado desde que el hombre se rebeló contra Dios. He sufrido con ellos, anhelando su rescate. Como dice el apóstol Pablo en Romanos 8: 21, 22, la creación entera gime, esperando ser libertada de la corrupción, para disfrutar de la gloriosa liberación de los hijos de Dios.

31 Una cosa sí puedo asegurarles: -Todo lo que se dijo en la asamblea de Encareani es verdad. Es lo que cada uno hubiera dicho acerca de sus costumbres, sus preferencias y sus luchas, si hubiera podido hablar y estar reunido con los demás en esa memorable ocasión, real o soñada, como ustedes quieran.

Álef Guímel Del libro “La Edad de las Sombras Breves”

La paloma mensajera
Desde que Gualberto era niño sintió una gran atracción por las palomas. En la finca campestre de sus abuelos había un palomar. A el le fascinaba verlas pasearse sobre el brocal del aljibe, en el alféizar de la ventana o en el borde de la azotea. Les arrojaba alpiste y trigo para verlas reunirse en grupos bajo los árboles. Consiguió toda la información posible sobre ellas. Diferentes enciclopedias y libros consultados le dieron un cuadro completo sobre esa asombrosa avecilla y sus diferentes clases. Las palomas podrían ilustrar muy bien el ideal del matrimonio humano. Buscan un cónyuge cuando tienen entre cuatro y seis meses de edad, y por lo general les son fieles de por vida. Trabajan juntos para construir su nido y se turnan para cuidarlo, la señora paloma pone dos huevos y los incuba toda la noche hasta las primeras horas de la mañana. El palomo completa el turno de incubación hasta las primeras horas de la tarde. Dieciocho días después nacen los pichones, y ambos padres participan en alimentarlos con la “leche de pichón”, que se forman en sus mismos buches, y que estos depositan en el pico del bebe. Después de nutrirlos así por durante dos semanas, los pichones empiezan a comer lo mismo que los padres. Son un ejemplo de cooperación como pareja, así como de fidelidad marital. La paloma es muy confiada y dócil, por eso es tan fácil encariñarse con ella y disponer de sus servicios. Antes de que existiera el telégrafo había un servicio de palomas mensajeras entre Londres y Amberes, Bélgica a través del Canal de la Mancha para transmitir las cotizaciones de la bolsa. Durante la guerra han llevado mensajes cifrados, planos y croquis, cruzando

32 territorios enemigos que los humanos difícilmente hubieran atravesado con vida para cumplir una misión igual. En Inglaterra, actualmente usan palomas para llevar muestras de sangre y tejido en tubitos plásticos desde el hospital Devomport al laboratorio Fridoom Fielsd de Plymounth. Este recorrido de tres kilómetros las palomas las palomas lo hacen en cuatro minutos, mientras que un taxi tarda doce minutos para ir del hospital al laboratorio. Sus cónyuges las esperan en el piso superior del laboratorio, por eso jamás yerran su destino. La “Gran enciclopedia Universal” bajo la palabra colombofilia, informa que la paloma mensajera es un medio muy antiguo de comunicación que ha prestado grandes servicios, tanto en tiempos de paz, en catástrofes y en operaciones de salvamento, como en tiempos de guerra, por su fidelidad y amor al nido, que la hacen regresar a él desde cualquier punto, por remoto que sea. Su sentido de orientación ha sido por siglos un electrizante misterio para el hombre. La primera noticia que se tiene de un servicio valioso prestado por una paloma, tiene que ver con el arca de Noé, cuando la paloma al volver con un ramito de olivo en su pico, notificó que las aguas del diluvio habían bajado, hasta descubrir la copa de los árboles. El rey Salomón las usaba para comunicarse con las distintas regiones de su reino. Ciro de Persia y Julio César las usaban en operaciones bélicas, y los griegos las enviaban para trasmitir los nombres de los vencedores en los Juegos Olímpicos. Aunque no se aconseja intentar que recorran más de 160 kilómetros en cada viaje, algunas han batido records de más de 1000 kilómetros en un día, a una velocidad de 90 kilómetros por hora. Una paloma traída desde Saigon a Francia, al soltarla allí regresó a su antiguo palomar en Saigon en 22 días, después de recorrer doce mil kilómetro sobre terreno que no conocía. Una mensajera de las Islas Canarias cubrió 750 kilómetros sobre el mar. Se ha descubierto que estas cualidades de heroísmo y aguante pueden ser heredadas, por la prole, por eso algunos aficionados han pagado miles de dólares por ejemplares campeones para tener una cría con tales virtudes. Esta misma enciclopedia agrega que el entrenamiento paciente, comenzando con vuelos cortos a la mañana, al medio día, y al atardecer, han logrado estos asombrosos resultados, junto con la alimentación adecuada y el cuidado amoroso del cuidador. Algunas palomas son entrenadas para vuelos nocturnos también, cuando tienen experiencia, y para viajes de ida y vuelta. En las competiciones, son llevadas en jaulas a los lugares donde serán soltadas, y se anota el minuto exacto de la suelta. Ellas describen dos círculos en el aire y luego se dirigen velozmente al palomar, que tiene un dispositivo automático que registra el momento exacto de la entrada, al fin de calcular el tiempo invertido por cada paloma y la velocidad que desarrolló al cubrir esa distancia. En un tiempo se pensó que se orientaban por la posición de las estrellas pero pueden volar de día sin perder el rumbo.

33 En estudios recientes, los investigadores han hallado una pequeña masa de tejido magnético, compuesto por hierro y, entre los ojos y los sesos de la paloma. Células parecidas han sido halladas en ciertas clases de abejas y mariposas. Esto ha llevado a la conclusión de que sienten el campo magnético de la tierra. ¡Tienen una brújula intraconstruida que siempre marca el norte! Son un testimonio sin palabras de la insondable sabiduría del Creador. El entusiasmo de Gualberto lo llevó a concurrir a algunas reuniones de la Asociación Colombófila y a visitar algunos grandes palomares. El dueño de uno de ellos le preguntó sino quería trabajar allí como cuidador. Le dijo – las palomas necesitan mucho amor y paciencia. Saben quien las quiere y responden a su cuidado. Hay gente que no las miran bien porque ensucian las plazas las estatuas, pero toda criatura viviente produce alguna suciedad. Dejando eso a un lado, dan muchas satisfacciones y buenos momentos. Tú pareces ser una persona ideal para tener palomares de mensajeras a tu cargo. Si trabajas conmigo yo te enseñaré lo que te falta saber para evitar que enfermen y para tratar cualquier dificultad que se presente.

Gualberto aceptó con gran alegría, y se dedicó con todo corazón a sus nuevos privilegios. Al poco tiempo nació un pichón y el dueño le dijo: --“Esta va a ser tuya, para que la entrenes y hagas de ella una excelente mensajera”. Fue registrada en la Asociación Colombófila, local desde donde se solicitó a la Asociación Colombófila mundial, el número de registro que le correspondía. Este llegó de Europa grabado en una anilla de plástico que contenía también su fecha de nacimiento, el cual fue colocado en una de sus patitas. Ahora tenía su cédula de identidad, y un lugar legítimo en el registro global de las palomas mensajeras. Pero a Gualberto le parecía muy frío llamarla por un número, como hacen con los prisioneros. Le hacía falta un nombre y la llamó Rut, esperando que su fidelidad y heroísmo la llevaran muy lejos, del lugar donde había nacido, para cumplir misiones abnegadas. Así se parecería a la muchacha moabita del relato bíblico, que dejó atrás su pueblo y su parentela, para seguir a su anciana suegra que había soportado, un periodo de intenso sufrimiento en el exilio. Rut realizó muchos pequeños viajes de entrenamiento diurno, desde algún palomar cercano, donde la soltaban, y siempre encontró por instinto el camino de vuelta al suyo. Le colocaban el tubito plástico con un anillo a presión para que se acostumbrara a llevarlo, y en él ponían cualquier mensaje sin importancia para los otros cuidadores. Le hacían hacer viajes a distintas horas del día, y sabía que al llegar al palomar encontraría el premio de una buena comida. Cuando tenía cinco meses, aceptó los requerimientos amorosos de un palomo joven, y comenzó una nueva vida junto a su primero y único amos. Para toda criatura viviente llega el momento de probar que no ha nacido en vano, que puede ser merecedora del lugar que ocupa en el arreglo universal, por humilde que esta parezca.

34 Todo lo que existe y todos los vivientes estamos relacionados en una coordinación mundial en que hasta la más mínima pieza tiene una misión que cumplir, como en una gran máquina, en que la ausencia de un tornillo o una tuerca podrían entorpecer el funcionamiento general. Para Rut también llegó el día en que debía demostrar su razón de existir. Esto sucedió en Puerto Amparo y se acercaba el invierno. Allí solía llover torrencialmente y se inundaban las partes más bajas. Casi todos los años había que evacuar gente. Unos 110 kilómetros hacia el sus estaba la ciudad de Río Puma, llamada así por estar edificada junto al río del mismo nombre, de tanto en tanto, esa pequeña ciudad quedaba incomunicada a causa de las inundaciones, y las tormentas que dañaban las instalaciones telefónicas y telegráficas. Alguien en las esferas del gobierno, sugirió la conveniencia de llevar palomas mensajeras de puerto Amparo a Río Puma y viceversa, de modo que pudieran comunicarse y pedir auxilio si se presentaba una emergencia. El Río Puma empezó a crecer a causa de las lluvias que se producían a cientos de kilómetros, y el mal tiempo se acercaba. Rut y otras mensajeras

fueron enjauladas para enviarlas a la zona amenazada, a la vez que las mensajeras de Río Puma fueron llevadas a Puerto Amparo. Aquel invierno se presentó con un rostro muy severo, en toda la región abundaban desastres naturales. Llegaron las lluvias y las tormentas eléctricas con vientos huracanados a Río Puma, y la ciudad quedó incomunicada. El puente que obligatoriamente debían cruzar lo vehículos que venían del norte, había sufrido daños, y las vías del ferrocarril que venían de la capital pasando antes por Puerto Amparo, prácticamente no existían. Desde el amanecer habían notado que ni el teléfono ni el telégrafo funcionaban. El tren que venía de la capital con su invalorable carga de vidas humanas, debía llegas a Río Puma en las primeras horas de la noche. Pero había que evitar que saliera de Puerto Amparo y llegara al tramo dañado de las vías, donde había peligro de descarrilamiento. El estado del tiempo hacía descartar la idea de enviar algún helicóptero. En ese momento, las palomas iban a prestar su maravillosa colaboración. Dado que Rut era inexperta y nunca había volado más de cien kilómetros, decidieron enviar tres palomas con el mismo mensaje, para que la integridad física de tanta gente no dependiera de una sola. Como sucede en todo tren de pasajeros, en él viajaba una cantidad de gente que vivía una vida vacía, y sin propósito y algunos que perjudicaban a muchos con actividades al margen de la ley. Pero también viajaba una buena cantidad de gente útil que cumplía misiones humanitarias, médicos, enfermeras, maestros industriales que habían puesto en marcha fábricas importantes, asegurando el sustento de muchos obreros. Viajaban niños con sus padres, que confiaban en llevar salvos a destino, y sus vidas nuevas tenían mucho valor.

35 En las primeras horas de la tarde, después de comprobar que el daño hecho por el temporal tardaría por lo menos tres días en repararse, las tres palomas fueron enviadas con el mismo mensaje breve y al punto. “Zona inundada. NO teléfono. NO telégrafo. Vías arruinadas. Imposible reparar antes fin de semana. Detengan tren de la capital. Gran peligro”. La tormenta había pasado y estaba brillando el sol. Los campos se veían intensamente verdes después de la lluvia, aunque en los lugares más bajos, el agua estaba estancada todavía. Algunos árboles habían sido abatidos por el temporal, otros estaban en pie con algunas ramas quebradas. Los que habías salido ileso parecían más hermosos que nunca. Los pájaros que habían sobrevivido en sus frágiles nidos, cantaban y revoloteaban en grupos, mostrando su alegría de vivir. Rut no pudo resistir la tentación de descender un poco para mirarlos y participar de su contagiosa algarabía. Se encontraba en una casa de campo, y allí también había palomas que se acercaron revoloteando. En su arrullador idioma la invitaron a bajar y merendar con ellas. La guiaron hasta la puerta de un galpón donde había trigo en el suelo. Un grupo de gallinas amigables también picoteaba. Se veía

que se llevaban bien con las palomas y estaban acostumbradas a estar juntas como buenas vecinas. Todo marchó muy bien por un rato, hasta que salió del galpón un gallo agresivo y prepotente que, con aires de “aquí mando yo”, empezó a examinar el grupo y se fijó insistentemente en Rut y su tubito plástico donde estaba colocado el mensaje. Se acercó a ella, que descuidadamente seguía comiendo y le pisó la patita para que no pudiera huir de él. Luego enganchó una de sus uñas en el anillo a presión que aseguraba la pata de la paloma y tiró con fuerza, de modo que el anillo se aflojó dejando caer el mensaje. El gallo picoteó el tubo inútilmente, pues no pudo romperlo pero se entretuvo haciéndolo rodar de un lado al otro. Rut quedó desconcertada y con la patita muy dolorida. No había nadie que pudiera colocarle de nuevo el tubito para que ella cumpliera su misión. Tenía el buche muy lleno y pesado, con aquella comida extra que no necesitaba. El viaje le había proporcionado algunos buenos momentos, pero no la satisfacción del deber cumplido. Tenía que presentarse en su palomar sin el mensaje, y defraudar a su dueño. Las otras dos palomas llegaron casi una hora antes que Rut, y el comunicado fue entregado a tiempo a las autoridades de modo que el tren de la capital terminó allí su viaje, sin intentar acercarse a Río Puma. La gente fue informada de lo sucedido. Unos pocos decidieron esperar allí hasta que las vías fueran reparadas. Otros se dirigieron a lugares cercanos donde tenían amigos y parientes. Pero la mayoría prefirió tomar el mismo tren de nuevo y volver a la capital. Con el transcurso del tiempo, Rut recobró la confianza de Gualberto y llegó a ser una mensajera muy confiable, que disfrutó de importantes

36 hazañas, alegrando el corazón de su dueño. Hasta el fin de su vida, tuvo asegurado el amor de su fiel palomo y gozó del apego de sus pichones. La historia de Rut se parece a la del profeta Jonás, cuyo nombre en hebreo significa “paloma”. Él trató con negligencia su primera comisión importante. Jonás fue una paloma mensajera que dudo de su comisión. Le parecía que era inútil predicar en Nínive, y tomó un barco que iba en sentido contrario. Después de un naufragio y muchas peripecias, entendió que era preferible obedecer a Jehová y cumplió felizmente su cometido. Nos va hacer bien detenernos y pensar en la historia de la paloma mensajera. El error de Rut no fue jugar, sino dedicar a la diversión un tiempo en que había deberes ineludibles que cumplir. A todos grandes, y chicos, nos hace bien jugar un poco para aflojar las tensiones del mundo en que vivimos, y sentirnos niños otra vez. Pero no es bueno entretenernos con los que tienen otro propósito en la vida y no le dan valor al mensaje de Dios. Todos necesitamos amigos, pero no debemos buscarlos entre los que intentan desviarnos del cumplimiento de nuestros deberes. En cualquier lugar podemos encontrarnos con los gallos agresivos de este mundo, que quieren quitarnos el mensaje que tenemos que entregar.

La humanidad esta dentro de un tren que se encamina al desastre. Sus pasajeros deben bajarse antes de que eso ocurra, pero no lo harán, sino saben porqué y si no creen en lo que les espera. La vida de la gente no depende de nuestra diligencia o negligencia. Si nosotros como palomas mensajeras de Dios, fallamos, personalmente en cumplir con nuestra comisión, otros lo harán. Pero, ¿Quién pierde entonces? Nuestro dueño podría arrepentirse del nombre que nos dio cuando nos llamó para ser sus testigos. El mundo lleno de atractivos, te puede llenar el buche, como a Rut, pero no te puede dar la paz que produce una buena relación con Dios. No te puede dar nada que se parezca al gozo de sentirse resguardado entre las manos amorosas y firmes de tu Dueño celestial, hasta el tiempo de recibir su aprobación final.

Álef Guímel
Del libro “La edad de las sombras breves”

37

Carta de una muchachita abochornada
Querido papá: Cuando yo era pequeña esperaba ansiosamente cada visita tuya. Cuando había un desfile militar mamá me llevaba y yo me enorgullecía. Parecía que ningún padre era tan importante como el mío, luciendo su uniforme con botones dorados y galones. Pero, muchos niños que conocía, tenían más felicidad que yo, porque sus padres, obreros o campesinos, venían a su casa cada noche y les contaba como les había ido, en su trabajo. Comían en la misma mesa y dormían pared por medio. A medida que fui creciendo mamá añadía más colores al cuadro, aclarándome lo que yo no entendía. Entonces supe que tenías una esposa con un apellido importante, una señora de la alta sociedad, con la cual no eras feliz, ni te llevabas bien, pero tu carrera y tu buen nombre exigían que siguieras a su lado. Muchas veces le aseguraste a mamá que ibas a divorciarte para casarte luego con ella. Mamá se conformó para vivir en un pequeño apartamento y ajustarse a una cantidad limitada de dinero todos estos años, pero siguió siéndote fiel y criando a tus dos hijos, mi hermanito menor y yo. Esa señora que se fotografiaba a tu lado en todos los acontecimientos sociales, murió hace cinco años. Desde entonces cultivo la esperanza de verte un día casado con nuestra madre, que nos des tu apellido y que tengamos el derecho de llamarte papá en cualquier lugar y delante de quien sea.

38 Pero los años van pasando y tú eres solo una visita en nuestra casa; ¡la más deseada de las visita! Yo tengo catorce años ahora. Cada vez que he tenido que usar una partida de nacimiento, me da dolor ver en el lugar destinado a tu nombre, esas dos palabras que detesto: “padre desconocido” ¿no merecemos tu nombre ni mi hermanito ni yo? ¿Te hemos dado algún motivo para sentirte avergonzado de nosotros? ¿No merece mamá tomarte del brazo y ser presentada como tu esposa? Dentro de dos meses los Testigos de Jehová tendrán su congreso anual, te agradezco muchísimo papá, que hayas cambiado la actitud que tenías al principio, y que hayas llegado a comprender que necesitamos una religión y que tenemos el derecho a elegirla. Yo estoy convencida y decidida, por eso espero bautizarme en esa asamblea. Mamá también quisiera hacerlo pero no puede, porque no esta en limpio delante de Dios, a menos que se case o rompa esta relación ilegítima contigo. Se que ella te lo ha explicado todo claramente. He oído algunas discusiones amargas entre ustedes. Pero tus respuestas son simples evasivas. Jamás hay una promesa, ni un paso adelante para solucionar las cosas. Tengo mucho miedo de dejar de mirarte como el padre querido de siempre y empezar a verte como un obstáculo que separa a mi madre de Dios. Muchas veces te hemos dicho que la ley de Dios es suprema. Sería mejor que esa ley nos uniera como una familia legal y no nos separara como enemigos. Papá: le pido a Dios que te abra los ojos y el corazón. Dijiste que estamos bien como estamos y podemos seguir así. Pero no es cierto no podremos seguir como antes, porque la herida se hace más profunda cada día. Tu indiferencia no la va a curar. Tampoco vas a seguir disfrutando de tu posición cómoda. Tus acusadores han crecido, física y espiritualmente. Mi hermano y yo te estamos pidiendo cuentas claras. Es muy triste no poder continuar ignorando lo que pasa a nuestro alrededor. Éramos más felices cuando no entendíamos nada. Todo tiene remedio pero esta en tus manos. No te imaginas cuan grande será nuestro reconocimiento si te decides a normalizar la situación de nuestra familia. Ahora tengo una razón más para desearlo. Días pasados cuando me preguntaste porqué era necesario que me bautizara, te expliqué que el bautismo es un pasaporte que acredita nuestra condición de ciudadanos del nuevo mundo. Ese va a ser el día más importante de mi vida. Me duele que en ese pasaporte simbólico, yo siga figurando como hija de madre soltera y padre desconocido. Perdóname si esta carta te parece dura. Tenemos que enfrentar la realidad aunque nos duela. Dios quiere que comprendas nuestra posición y nos hagas justicia. Tu hija

39 Carina

Álef Guímel
Del libro “La edad de las sombras breves” www.alefguimel.net

Las vacas han seguido adelgazando
El Faraón de Egipto, en el tiempo de José, el hijo de Jacob, tuvo un sueño que llegó a ser mundialmente conocido y comentado. El vio siete vacas gordas sobre la tierra, a orillas del Nilo, y luego siete vacas flacas, feas y desnutridas. Según el relato del Faraón, nunca había visto otras de tan mala apariencia. Estas últimas devoraron a las gordas, pero su lastimoso aspecto no mejoró nada. José le dio al rey de Egipto una explicación inspirada. Las vacas gordas representaban siete años de abundancia que se aproximaban. Las flacas, eran siete años de hambre, que arruinarían el progreso de los años buenos. Algo muy parecido le está pasando al mundo de hoy. Sus épocas buenas y prósperas son un lindo sueño de pasado. La inflación devora la seguridad. Hay sequías en vastas zonas de la tierra. Hay desastres naturales que destruyen propiedades valiosas y grandes cantidades de alimento, como sucede en los terremotos y las inundaciones. Las guerras han empobrecido a las naciones y han retrasado el progreso. De todos modos, no debemos añorar con dolor el tiempo de las vacas gordas, porque no se fueron para

40 siempre. Además, todo lo que Dios permite tiene un buen propósito, que al final resulta en entrena miento provechoso, para ayudarnos a alcanzar experiencia útil y madurez espiritual. Un antiguo refrán inglés dice: ‘ mar en calma no sirve para entrenar buenos marineros”. En español, tenernos un dicho que encierra la misma idea, al referirnos a los que no saben actuar frente a cualquier tribulación, como “marineros de agua dulce”. Nos hace falta cultivar el temple necesario para enfrentar nos a días difíciles. En la mayor parte de los países ahora, la prosperidad económica y la despreocupación, han llegado a ser una historia del tiempo en que “aire” se escribía con y griega. Ya no se habla de los que venían aquí a “hacerse la América”, porque ahora los que nacen en América buscan la oportunidad de emigrar a otros continentes, para hacer lo que puedan y sin muchas ilusiones, porque las vacas han seguido adelgazando. Quiero contarte una breve historia que muestra cómo las desventajas pueden convertirse en ventajas, cuando uno aprende a cultivar el lado positivo de la adversidad. La familia Brandt, que vivía en Río Riev, una pequeña ciudad en algún país de Europa, gozaba de una posición muy desahogada. Jamás tenían que preocuparse por lo que pondrían sobre la mesa al día siguiente, ni tampoco se detenían a pensar en los menos agraciados que hubieran deseado recibir algo de lo que ellos tiraban cada día. Cuando les gustaba algo, ni preguntaban el precio, y nunca calculaban el costo de la nafta que quemaban en sus tres autos. En la casa de los Brandt todo se hacía humo, el tiempo, la energía, el dinero y los halagos de la vida. Sin que se dieran cuenta, otras cosas se estaban quemando en el altar de la autocomplacencia: la unión familiar, el cariño mutuo, el compañerismo edificante. Sin advertirlo, estaban llegando a ser un grupo de desconocidos consanguíneos, unidos por conveniencias materiales. En el caso de ellos, cabía muy bien la ilustración que se ha hecho de tales hogares. El de ellos era como las estaciones de servicio automotor, donde la gente acude a llenar el tanque para poder seguir andando. La familia Brandt usaba su casa como un paradero para comer y dormir, pero cada uno de los cinco tenía algo más importante que hacer en otro lugar. Edgardo, el padre, pasaba casi todo su tiempo en la fábrica de heladeras. Nancy, la madre, tenía a su cargo muchas obras sociales y tenía puestos honorarios en varias instituciones de beneficencia, junto a otras distinguidas damas de la región. Joaquín, el mayor de los hijos, había emprendido la carrera de abogado, y todo su tiempo libre lo empleaba en el club con sus amigos. Sofía, tenía muchas cosas entre manos; estudiaba inglés y francés, era encargada de una boutique céntrica, y no perdía ninguna fiesta social de importancia. Carolina, la menor, estaba aún en la escuela secundaria, y pasaba muchas horas en casa de una compañera de estudios, preparando con ella las lecciones para el día siguiente. Le atraía esa casa, porque allí no estaba sola

41 con el personal de servicio. La madre de Doris, su amiga, siempre estaba esperándolas cuando llegaban, y les hacía preguntas sobre la marcha de sus estudios y los pormenores del día. Allí había calor de hogar. La vida de los Brandt siguió así por algún tiempo, hasta que estalló la segunda guerra mundial. De pronto, el panorama cambió radicalmente, porque se encontraban en una zona estratégica, donde se suponía que podía producirse una batalla encarnizada. Ese podía ser el punto en que chocaran dos ejércitos contrarios que serían apoyados por aviones de combate. Se dio aviso a los civiles sobre la conveniencia de abandonar el lugar y buscar refugio en el norte del país, a fin de alejarse lo más posible de la zona de peligro. En momentos así, de nada valdría aferrarse a lo material ni tratar de salvar las posesiones. Lo único sabio sería huir con lo poco que pudieran cargar. La familia se repartió en dos autos, llevando todo el dinero que tenían a mano, las joyas, alguna ropa y algunos objetos de arte que se podían vender bien. Se marcharon sin saber qué les deparaba el futuro. Tenían una leve, débil esperanza de volver a encontrar en pie lo que habían dejado. Después de mucho andar, llegaron a una pequeña villa llamada Valle Verde, que era el lugar donde Nancy había pasado su infancia y parte de su adolescencia. Sus padres habían muerto, pero quedaban dos tías viejitas viviendo en la antigua casa de la familia. Allí se instalaron los Brandt, provisoriamente, esperando las noticias que decidirían su futuro. Edgardo no albergaba ningún optimismo, ni hacía esfuerzos por ocultar su pesimismo. Su fábrica y su hogar estaban demasiado cerca de la frontera, que sería un punto muy vulnerable mientras durara la guerra. Aunque no sucediera nada esta vez, no seria sabio continuar viviendo allí. Sus temores se confirmaron casi un mes m tarde, cuando se supo que Río Riev estaba casi en ruinas después de una batalla y un intenso bombardeo. Todas las perspectivas y los planes de los Brandt cambiaron radicalmente. Después de comunicarse con las autoridades de Río Riev sobre el estado de su hogar y su fábrica, supieron con certeza que aquella vieja casa de campo, que por tantos años nadie se había preocupado de mantener en buenas condiciones, y estaba en parte arruinada por la humedad. La acción del tiempo y el abandono de sus herederos, era ahora el único refugio que les quedaba. Tenían que hacer de ella su hogar, y olvidarse del confort, el lujo, y las comodidades modernas. Las tías ancianas, conocían sólo de oídas lo que era una lavadora eléctrica, una aspiradora, una heladera moderna, o las docenas de ayudas mecánicas que un ama de casa podía tener en su cocina. El lujo de ellas seguía siendo el brasero, la cocina a leña, y lo que cosechaban en su pequeña huerta, que cultivaban tanto como sus huesos doloridos les permitían. Ahora, en vez de espectáculos costosos y fiestas sociales, la familia Brandt tenían la radio para entretenerse, y los juegos de mesa, como el ludo, el dominó, y el ajedrez. Pasaban muchas horas libres en el amplio comedor,

42 tomando té y comiendo tortas caseras. Las tías, María y Josefina, estaban encantadas. Hacía muchos años que no veían un grupo reunido alrededor de aquella mesa grande. Era una parte de la casa que últimamente se abría sólo para limpiar y ventilar. Era un lugar lleno de recuerdos, donde el pasado se hacía real y las ausencias definitivas todavía parecían tener un lugar. La cabecera rememoraba a los abuelos, que en días especiales gozaban tanto contemplando a la familia reunida. Había dos sillitas altas para que los más pequeños estuvieran a la altura de los mayores. En una de ellas se había sentado muchas veces Nancy en sus primeros años, junto a su madre. Los antiguos muebles de roble con sus artísticas molduras, volvían a tener razón de ser. Las paredes volvían a tener calor de hogar. Edgardo y Joaquín buscaron trabajo en una ciudad cercana, a la vez que se empeñaban en cuidar el huerto y plantar lo más posible, ya que era una fuente segura de sustento. Nancy recuperó sus conocimientos de cocina junto a las tías, Sofía y Carolina aprendieron a ordeñar la vaca y multiplicaron la cría de gallinas. Aprendieron a limpiar la casa con los instrumentos más primitivos. Aprendieron a lavar, planchar, coser y hacer durar la ropa. Todos dejaron de exigir y se dispusieron a cooperar. Nunca se recuperaron totalmente de lo perdido ni volvieron a la posición de brillante bienestar que tenían antes, pero ganaron algo de más valor. Luchando juntos, aprendieron a pulir sus mejores cualidades, a quererse y conocerse uno a otro como nunca antes. Disfrutaron plenamente de la unidad de familia. Ya no había discordias entre los hijos, sacando cuentas de lo que los padres gastaban para uno y para otro, ni discutiendo sobre quién lo merecía más. El alimento que ponían sobre la mesa representaba el esfuerzo de todos, y lo apreciaban mucho más que antes, cuando daban todo por sentado. Una noche, Nancy abrió la Biblia del abuelo, un ejemplar grande, encuadernado en cuero, donde las páginas amarillas de notaban la acción del tiempo. Había muchos versículos prolijamente subrayados. Algunos, en el libro de Proverbios, le impactaron especialmente: En el capítulo 23: 4 y 5, decía: “No te afanes por obtener riquezas. Cesa de tu propio entendimiento... Porque sin falta se hacen para sí alas como las de un águila y vuelan hacia los cielos”. Y unas páginas más adelante, en el capítulo 28: 19: “El que cultiva su propio terreno tendrá su suficiencia de pan, y el que sigue tras cosas que nada valen, tendrá su suficiencia de pobreza”. Muchos podrían reconocer la sabiduría de esos proverbios bíblicos ilustrándolos con sus propias experiencias. Vale la pena tenerlos en cuenta, porque las vacas seguirán adelgazando hasta que seamos introducidos en la era feliz y llena de abundancia del Milenio.

43 Puede llegar un tiempo en que ya no sea cosa de rutina comprar un helado “King Size” a la vuelta de la esquina, o ver a papá y a los abuelos sacando tabletas de chocolate de sus bolsillos para premiar tu buen trabajo en la escuela. De vez en cuando, las noticias nos hacen acordar de los millones de niños en África y Asia, que apenas tienen una comida de arroz al día. Esa es una realidad que hiere el corazón de Jehová. El nos dio una tierra maravillosa que nos devuelve multiplicado con creces todo lo que plantamos en ella. Nos dio el ganado, los peces y las aves como alimento, la infinita variedad de frutas, y el trigo que podemos trabajar con nuestras manos, dándole una interminable diversidad de formas y gustos. Ha sido la mala administración humana la que ha causado que el hambre galope por la tierra, nunca la negligencia del Creador. No te angusties cuando las vacas flacas anden cerca. No han venido para quedarse. Dios no las llamó ni las quiere. Son sólo una parte del cuadro triste de los últimos días y muy pronto se borrarán para siempre.

Álef Guímel El toque final
Hay dichos de la gente que a uno lo dejan pensando, y decide darles una ubicación preferencial en la memoria. Eso me sucedió con las palabras de un anciano que de tanto en tanto decía: —Si una cosa vale la pena hacerla, entonces vale la pena hacerla bien. Mirándolo desde otro ángulo, podríamos expresarlo así: —“Si no vale la pena hacerlo bien, ¿es sabio hacerlo para que salga como salga?” “Si no vale la pena terminarlo, ¿valía la pena haberlo comenzado?” Es cierto, a veces empezamos algo muy ilusionados, y más tarde comprendemos que le hemos asignado un valor que no merecía y hemos esperado un resultado que no podía producirse. Entonces es lógico decir” basta” y transferir el entusiasmo a una empresa mejor. Pero, lo que no nos da gozo ni provecho, ni satisfacción de conciencia, ni vindicación ante nuestros propios ojos, es lo que uno no termina por dejarse estar, aunque valía la pena lograrlo. Hay una antigua ilustración muy conocida: “Por falta de un clavo se perdió una herradura, por una herradura se perdió un caballo, por un caballo se perdió un jinete, por un jinete se perdió una batalla, por una batalla se perdió un imperio”. Aunque las cosas que dejemos a medio hacer, no puedan abarcar tanto en sus últimas consecuencias como aquel clavo que no estaba en su lugar,

44 muchas veces nos vemos obligados a admitir el valor de los pequeños detalles. Una llave es un objeto diminuto, pero tiene mucho que ver con la seguridad de la casa: una píldora es algo insignificante, pero puede tener gran influencia en la salud si es el remedio acertado, o en los peores trastornos, si es un remedio equivocado. Cosas pequeñas pueden cambiar el final de un drama, tal como aquel clavo que faltaba en la herradura, podía haber cambiado una página de historia. Tu maestra se disgustó porque llevaste a la escuela un mapa sin terminar. Faltaban algunos ríos y no habías coloreado las manchas en verde que representaban las zonas agrícolas. ¿Te imaginas cómo afectarían nuestra vida las creaciones más importantes, si Dios las hubiera dejado sin terminar? ¿Para qué serviríamos nosotros mismos, si no tuviéramos el acabado perfecto? No pude menos que hacerme estas preguntas, leyendo un artículo sobre el milagro que es nuestro cuerpo. No habría fin de hablar de las actividades que nos permiten disfrutar nuestros huesos y de las obras asombrosas que logran nuestras manos, jamás igualadas por ninguna herramienta que se haya inventado. De las células se ha dicho que cada una de ellas es más complicada que una gran ciudad. Las venas, las arterias, y la circulación de la sangre, son maravillas que ocupan capítulos enteros en las enciclopedias. Pero, ¿qué habría sido de toda esa obra de ingeniería, si Dios no le hubiera puesto el toque final, una invalorable vestidura de piel, que crece de continuo para adaptarse al tamaño del cuerpo, y ha demostrado poder durar más de cien años, si un humano alcanza a vivirlos. y podría durar eternamente por su sistema de zurcido invisible y auto re- novación? La piel se clasifica como un órgano, el más grande de todos. A pesar de los admirables logros de la industria textil, el hombre jamás ha hecho un tejido tan flexible, tan fuerte y durable como la piel humana. Es tan importante para la vida como el cerebro, los pulmones y el corazón. A pesar de estar perforada por millones de poros, esto, en vez de debilitarla, resulta en que sea más fuerte. Puede resistir el frío, el calor, las inundaciones, las sequías, los ácidos y las substancias alcalinas. Tiene la propiedad de eliminar toxinas y desperdicios del cuerpo a través de los poros, y produce pigmento para defenderse de los rayos solares. Los mismos poros que se abren cautelosamente hacia afuera, para dejar salir lo que no se necesita, se retienen cautelosamente en cuanto a lo que van a dejar entrar. No permiten la afluencia del agua y otras substancias, porque si no. seríamos como esponjas que se hinchan y pierden su forma y su peso normal. Nuestra piel se compone de más de veinte capas de escamas, que son células muertas. Las células nuevas, que se forman en la parte inferior de la epidermis, empujan hacia afuera a las que van muriendo. Al lavar la piel, o con el roce, estas células muertas se van desprendiendo y van siendo reemplazadas por las nuevas. Las vemos en la ropa, o flotando en el agua

45 del baño. A pesar de este continuo movimiento, la piel no se pone seca y escamosa, porque hay glándulas aceiteras que la mantienen lubricada. Si en una parte del cuerpo la piel se desgasta demasiado, esa zona delicada se llena de agua para proteger la piel nueva que se está formando. A esto le llamamos una ampolla. Se presentan muchas veces por el roce del zapato en los pies, o en las manos por el roce de una herramienta que no es tamos acostumbrados a usar. Por eso, no es sabio pinchar las ampollas. Cuando la piel nueva ya no necesita estar protegida por esa agua, la ampolla, se abre por sí misma y la deja correr. La piel también hace las veces de despensa de primeros auxilios, guardando una provisión adecuada de grasa, agua, azúcares, sal y otros materiales, con el fin de descargarlos en la sangre para que esta alimente a las células agotadas que han perdido estos elementos. La sangre y la piel son aliadas que trabajan juntas en perfecta armonía. Cuando hace mucho calor y los órganos internos necesitan refrescarse, envían la sangre a los vasos sanguíneos de la piel donde se ventila y pierde temperatura. Así se normaliza la sensación térmica del cuerpo. Si hace frío, los vasos sanguíneos se cierran para que la sangre no afluya a la superficie y se mantenga el calor interno. Es lo mismo que hacemos nosotros en casa, cuando hace frío, no abrimos las ventanas como en verano. Si el Creador no nos hubiera puesto este traje perfecto y admirable, como toque final de su obra, habríamos quedado indefensos, anulados para un sin fin de funciones. Ningún forro de hechura humana podría sustituirlo. El que deja las cosas sin terminar, es alguien que olvida que Dios nos hizo a su imagen y semejanza. De acuerdo a nuestras limitaciones, a nuestra pequeñez, que desde todo punto de vista no tiene comparación con la grandeza de El, debemos esforzarnos por imitarlo como Modelo supremo, y grabarnos en la mente esta importante resolución: ‘Si vale la pena hacerlo, merece el toque final”. Álef Guímel

46

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful