TERAPIA NEURAL EL FUTURO ENCUENTRO MUNDIAL DE TERAPIA NEURAL Y ODONTOLOGÍA NEUROFOCAL JULIO CESAR PAYAN DE LA ROCHE BOGOTA Agosto

15, 16, 17 y 18 de 2.003

EL PASADO Y EL PRESENTE No se puede dejar pasar una ocasión como éste encuentro sin recordar a Germán Duque Mejía quien a la cabeza del equipo de Los Robles en Popayán introdujo, hace más de 30 años, la Terapia Neural (T.N.) en el mundo hispano parlante. Y es que la T.N. literalmente fue introducida en Colombia, por eso vale recordar un poco esta parte de la historia. A principios de la década del 70 en el siglo pasado Germán ejercía en Cali como médico de la alta sociedad de esa ciudad. Eduardo Oliveros, empresario, e hijo de Luis Horacio Gómez, miembros honorables de esa sociedad, presentó intensos dolores en la zona cervical y occipital que llegaron a inhabilitarlo, nada pudieron hacer contra ese mal los médicos colombianos como tampoco los de Estados Unidos. Acompañado por su médico particular, Germán Duque, viajaron a Alemania buscando la solución en los mejores hospitales de ese país. También fracasaron los médico europeos. Pero saliendo del hospital germano una enfermera les recomendó que visitaran al Dr. Peter Dosch quien según ella, con un método llamado T.N. curaba gente que no mejoraba con los métodos convencionales. Germán y Eduardo buscaron entonces a Peter. Al llegar a su consultorio se encontraron con ese hombrón de casi 1.90 metros de estatura quien al conocer la historia del paciente lo hizo desvestir completamente, lo colocó en posición ginecológica, y sin mediar más palabras,le “introdujo” un grueso dedo índice 1

enguantado y aceitado por el ano seguido de una aguja que impactó en el lóbulo de la próstata del desconcertado Eduardo, quien sea el momento de aclarar, no entendía nada del idioma alemán, el sólo pensaba que qué tendría que ver su intenso dolor de nuca con su inviolado, hasta ese momento, ano. También el espanto-sorpresa era compartido por Germán quien no recordaba que ese tipo de tratamiento se lo hubiera siquiera nombrado cuando estudiaba en la cercana Facultad de Medicina de la Universidad de Tübingen. La sorpresa se continuó cuando Peter retiró su dedo y obligó a Germán a que otra vez con mano enguantada “introdujera” su índice en el adolorido y ya violado orificio posterior de Eduardo y le aplicara otra vez una aguja de Terapia Neural en el otro lóbulo de la próstata del paciente – atónito. Se imaginan ustedes el asombroso dolor del paciente violado que en esa humillante posición y desnudo veía que su médico de confianza, su amigo, se confabulaba con el teutón violador? Germán comentaba tiempo después que él no entendía nada de lo que hacía pero que Peter lo había obligado a hacer esto pues le decía que aprendiera a ser un verdadero médico y a utilizar cualquier medicina que pudiera ayudar a sus pacientes. Pero con sorpresa, Germán y Eduardo vieron desaparecer la enfermedad horas después de la consulta. Creo entonces que Eduardo Oliveros fue el verdadero “introductor” de la T.N. en Colombia: puso la enfermedad, el ano y la próstata y por eso es que dije que literalmente la T.N. no llegó a Colombia sino que fue “introducida” en nuestro país y en el mundo de habla hispana. Y así se inicia esta historia. En esa época, como en la actual, el íntimo accionar de la T.N. se desconocía, todo se quería explicar con las energías, embeleco que ya había sido definido alguna vez por Lenín cuando dijo que “el comunismo es el socialismo más la energía”.

2

Porque la energía lo explica todo y no dice nada, hay energías que suben, que bajan, entran o salen, se arremolinan, hacen figuras, son buenas y malas, al fin y al cabo: “la energía es el principio, la materia es la hipótesis”. Pero el hecho era y es que la Terapia Neural funciona con o sin explicaciones, funciona si uno sabe física cuántica o si la ignora, si antes de aplicarla ha visitado un burdel o una iglesia, si tiene buenas o malas intencionalidades, la Terapia bien concebida y aplicada funciona y armoniza al ser humano con la vida y con su destino teleológico, o sea con un destino no único y lineal o individual sino con un destino compartido con el resto del universo, es decir con un destino relacionado con el universo, por eso hablamos de Singularidades interdependientes. Porque la Terapia Neural se comporta como esa amante ideal buscada y deseada, juguetona y vaporosa que sólo se encuentra una vez en la vida. La T.N. como lo hace una amante, se nos entrega sin recato, desnuda y amorosa, nos da sus saberes, nos contagia su magia y como buena amante es fuente de alegrías, de tristezas, de amores y desamores, de angustias, de esperas, de llantos y en fin, en una relación en donde no se sabe dónde termina uno y comienza ella, nos facilita el vivir la vida en ese caótico sentimiento de estar vivos, pertenecer a la vida y pensar la vida desde ella misma. Pero cuando esa amante es traicionada se ausenta aunque no se vaya, deja de entregarnos su magia, permanece a nuestro lado pero se torna lejana y se hace inaccesible. He visto muchos neural terapéutas perderla cuando no vibran ya por los enfermos o las enfermas sino con los dólares, euros o pesos, y cuando en vez de volverla liberadora de seres humanos la convierten en esclavizadora de ellos utilizándola como una mera “arma del arcenal terapéutico”. Y es que a la Terapia Neural, como lo enseñaron los pioneros, Huneke, Dosch, Germán Duque, Adler, Hopffer, Speransky los Vischñevsky y tantos y tanto más, hay que entregarse de una manera total.

3

Así fue como aprendimos que cuerpo, espíritu, procaína, aguja, médicos (as) y enfermos (as) somos uno solo, hacemos parte de una sola conciencia y formamos como podemos decir ahora un sistema de alta complejidad. Estas últimas palabras, eso de sistema y complejidad, no tienen sentido y no son más que palabras gélidas si no aclaramos que ellas quieren decir amor, cooperación, solidaridad, agradecimiento, compromiso y desobediencia vital que nos permiten comportarnos como seres libres y auténticos en una sociedad (y esto es válido para América y Europa), que se mueve dentro de unos paradigmas que confabulan contra la alegría y la esperanza y se oponen a procesos integradores entre los seres vivos que poblamos el universo. La T.N. no es técnica ni arte, es un estado de ánimo y una opción de vida. Pero tenemos la obligación ética, moral e histórica de enseñarla, de compartirla y de permitir que otras personas accedan a ella y a sus concepciones y es por esto que necesariamente tenemos que buscarle y darle explicaciones (que siempre serán incompletas) que permitan un diálogo de saberes e ignorancias con la ciencia actual, es decir que permitan ver los conocimientos y los planteamientos de la heterodoxa T.N. desde la ortodoxia. Tal vez fue en 1944 el año en que Ferdinand Huneke lo planteó cuando en una entrevista radial dijo que la T.N. en el futuro se podría explicar por la física cuántica y por la metafísica, y que conste que eso lo pregonaba en una época donde estas disciplinas apenas estaban en sus albores. Por eso desde los años 70 del siglo XX nos encaminamos a buscarle explicaciones, innecesarias para ella, pero necesarias para nuestra manera de razonar, así que nos metimos en los vericuetos de la física cuántica, la biocibernética, las matemáticas de la no linealidad, la complejidad, las teorías sistémicas, la geometría de fractales, la física de los estados sólidos o cristales, las concepciones de género, las visiones orientales, la sabiduría ancestral y la neurobiología entre otras.

4

Por eso vale la pena enfatizar en el diario y alegre asombro que nos abraza cuando vemos que modernos descubrimientos de la ciencia no hacen más que explicar y respaldar el accionar de medicinas como la Acupuntura China, la Homeopatía, la T.N., o las medicinas ancestrales, y es que hay que aceptar que ellas trascienden las explicaciones que les queramos dar. Por eso pienso que la mejor forma de entender su íntimo accionar es reverenciarlas como la manera mágica y milagrosa como se nos presenta la fuerza de la vida. La T.N. nos reconcilia con el milagro de la vida y trasciende todas las explicaciones que le queramos dar. Me parece pertinente recordar a Foucault, nombrado por Armando Moncada Calixto1 que plantea cuatro niveles o umbrales en el proceso de formación de los discursos científicos y que son: 1. 2. 3. 4. Umbral de positividad, que corresponde al momento en el cual se individualiza Umbral de Epistemologización, cuando la formación discursiva entra en una Umbral de Cientificidad; es el momento en el cual la reflexión se hace ya Umbral de Formalización; momento en el cual el discurso científico se

la práctica discursiva y adquiere vida propia como sistema de enunciados. etapa de reflexión y trata de ejercer funciones de verificabilidad. sobre un mínimo sistema formal, se abandonan las normas empíricas, y constituye como tal, es decir cuando ha definido su propio sistema conceptual. Creo que la Terapia Neural ha llenado estos cuatro umbrales y es el momento indicado para abrir un diálogo de saberes e ignorancias con otras manifestaciones de la ciencia, con otras racionalidades, y también con nuestros conocimientos ancestrales. Hechas estas aclaraciones quiero presentar muy a vuelo de pájaro algunos avances científicos que sustentan nuestro deseo de explicación racional.

1

FOUCAULT, En: MONCADA CALIXTO, Armando. Escuela y Discurso Académico. Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Tunja, 1986

5

AVANCES CIENTÍFICOS Y T.N. Voy a enumerar algunos avances científicos que respaldan los postulados de la T.N., quiero recalcar que la T.N. nació, creció y ha demostrado su veracidad y efectividad antes de que se dieran estos avances, así que ellos la respaldan pero no son ni su razón de ser ni su origen. ENMARAÑAMIENTO CUÁNTICO Y CONDENSADOS DE BOSSE EISTEIN El experimento de Clauser y Aspect o el de enmarañamiento cuántico, consiste en que al lanzar dos fotones en direcciones diferentes cuando se cambia el espín de uno el otro también lo hace en igual sentido de manera simultánea no importa a cuántos años luz estén de diferencia. En la Figura 1., se aprecia el esquema del experimento inicial. Hay que recalcar que lo hacen simultáneamente así que el proceso no es de información sino que podemos decir que los dos fotones o electrones (el experimento también se ha hecho con electrones), se mantienen unidos entre sí, a esto es lo que se ha llamado el enmarañamiento cuántico.

CORRELACIONES ENTRE LAS POLARIZACIONES DE DOS FOTONES. Se producen cuando estos se hallan en un estado llamado Psi (del alfabeto griego). El nuevo estado se forma de la manera siguiente: El estado en que ambos fotones se encuentran linealmente polarizados según un eje vertical se 6

superpone con el estado en que lo están según un eje horizontal. El estado Psi contiene así cantidades de ambos estados. Imaginemos ahora que se insertasen, en las trayectorias de los fotones, láminas polarizadoras con los ejes de transmisión orientados horizontalmente. Porque posee idéntica cuantía de ambos estados, habrá una probabilidad del 50% de que ambos queden bloqueados. Lo que no puede suceder es que se transmita un fotón y el otro se bloquee: los resultados de los experimentos de polarización lineal guardan una correlación estricta. De hecho, no importa cual se la orientación respectiva de las laminas, siempre y cuando ambas coincidan; diríase que el segundo fotón de la pareja “sabe” si debe atravesar su lamina polarizadora para concordar con el paso, o bloqueo, del primer fotón, incluso cuando los fotones estén alejados, no importa a cuantos años luz. Hay que recordar que los mecanismos enzimáticos intracelulares responden a impulsos cuánticos y electromagnéticos. Al mirar el enmarañamiento desde el punto de vista de la T.N. ya podemos comenzar a pensar que nuestro sistema cuántico en el organismo de cada uno de nosotros, no se encuentra aislado formando órganos o individuos por separado sino que existe una red de unidad de todo ese sistema cuántico y no sólo en el organismo mismo sino también que esa red teje al organismo con todo su entorno, se nos revela una especie de armonioso baile cuántico universal que es al que en algunos de nuestros escritos hemos llamado la quinta dimensión que hace que el ser humano sea una singularidad interdependiente (2) con procesos de auto-ecoorganización explicables también por el carácter termodinámicamente abierto de todos los seres vivos. Pero la cuestión cuántica no se queda aquí. Roger Penrose (3) plantea que en estos procesos de enmarañamiento cuántico: “No lo debemos buscar simplemente en los efectos cuánticos de partículas, átomos o incluso moléculas pequeñas 7

simples, sino en los efectos de sistemas cuánticos que mantienen su manifiesta naturaleza cuántica en una escala mucho mayor. Si no hay implicada la coherencia cuántica a gran escala, entonces no habrá posibilidad de que alguno de los sutiles efectos del nivel cuántico, tales como la no localidad, paralelismo cuántico (varias acciones superpuestas y simultáneas) o efecto de contra facticidad, tengan la menor importancia cuando se alcanza el nivel clásico de actividad cerebral”. No es únicamente la relación fotón – fotón o electrón – electrón, Penrose lo que plantea es una danza masiva de electrones, que es lo que se ha llamado un condensado de Bosse – Eistein que es “como si el sistema entero que contiene un gran número de partículas se comportase globalmente de forma muy parecida a como lo haría el estado cuántico de una simple partícula, excepto que todo queda reescalado de forma apropiada” (3) La danza entre electrones – fotones ya no es por parejas sino que deviene en un comportamiento global, condensado y molecular Hay evidencias, según las citas bibliográficas del mismo Penrose, que son los microtúbulos intracelulares los organelos en los que se efectúa esta danza de coherencia cuántica. Ya en 1975 Fröhlich, citado por el mismo Penrose, planteaba que “Mientras la energía del impuso metabólico sea suficientemente grande y las propiedades dieléctricas de los materiales interesados sean lo bastante extremas, entonces existe la posibilidad de coherencia cuántica a gran escala similar a la que tiene lugar en los fenómenos de superconductividad y superfluidez, a veces mencionados como condensaciones de Bosse – Eistein”. Recordando las propiedades biológicas, no eléctricas, de la procaína (dieléctrico biológico), tendremos que un impulso procaínico en un momento dado puede desencadenar dentro de la célula procesos de coherencia cuántica que actuarían sobre todos los mecanismos enzimáticos intracelulares de muchísimas células 8

produciendo cambios cuánticos y químicos inmediatos en todo un gran sistema orgánico, esto explicaría una acción cuántica de la T.N. que conformaría y explicaría tanto el fenómeno en segundo como la iniciación de una curación. Quiero recordar que los microtúbulos en las células se agrupan en una forma espiralada siguiendo la fórmula matemática de Fibonacci que se encuentra repetida en las semillas del girasol y en otros fenómenos en espiral de la naturaleza. El mecanismo de acción cuántica de la T.N. sería un fenómeno de resonancia armónica con todo el universo, y se puede visualizar como un fenómeno de autoeco-organización del organismo consigo mismo y con su entorno, el Cosmos. Creo que se abre un futuro de investigación para explorar la acción de la T.N. que no se presenta únicamente en los cambios neurales y clínicos sino que tiene que ver con cambios cuánticos que le darían otra explicación. EL CAMPO DE LA CIBERNÉTICA Cuando hablamos de estos procesos de enmarañamiento y coherencia cuántica estamos refiriéndonos a que hay una red de conciencia y conocimiento intrínseca a todo el sistema cuántico, es decir, hay un proceso de información , retro y reinformación que nos lleva al campo de la biocibernética entendida como los mecanismos de información y control de los seres vivos. En la Figura 2., vemos esquemáticamente un mecanismo biocibernético en el cual queremos resaltar que lleva el ruido dentro de sus mecanismos de transmisión, o también el ruido puede venir desde el exterior de ese mismo mecanismo biocibernético.

9

Retroinformación
Receptor Emisor 2

Información

Receptor Emisor 1

Termodinámicamente
Abierto

Transmisión Codificación y Decodificación Codificación y Decodificación

I N F O R M A C I O N

M O D I F I C A D A

La retroinformación que va del receptor emisor 2 al 1 no cierra el circuito ya que el 1 y el 2 se modifican continuamente entre sí mismos y por ser termodinamicamente abiertos. Se forma un espiral o bucle. Sus fuentes de ruido pueden estar en, o fuera del circuito. El ruido en un sistema biocibernético corresponde a interferencias o irritaciones

cuya modulación adecuada por parte del organismo, es impulsada por la procaína. Recordemos que la membrana celular actúa como un filtro de ruidos y que ella precisamente tiene receptores que actúan o que reciben tanto impulsos positivos como negativos (dieléctrico biológico, procaína) así que además de tener aquí una acción biocibernética de la procaína (moduladora de ruidos) tendremos su acción neural terapéutica (no anestésica) en la membrana celular. Al producirse cambios en lo cuántico y en lo cibernético como lo he tratado de explicar hasta aquí, la T.N. reflejará beneficios en el todo del enfermo, no sólo en lo somático sino también en lo mental ( somático y mental son caras de la misma moneda, moneda que al final creo que sólo tiene una cara). Se produce entonces la auto-eco-organización; para mí esto configura más que un proceso de curación

10

o mejoría, uno de sanación. Así que no es lo mismo “quitar” una artritis con antiinflamatorios o una jaqueca con analgésicos que impulsar una sanación con Terapia Neural. La T.N. no es entonces otra “arma” en el “arcenal terapéutico”, es un estado de ánimo y una opción de vida como ya lo he planteado. TEORÍA DE SISTEMAS Si Usted ha seguido con cuidado este resumen se podrá dar cuenta que con los experimentos de enmarañamiento cuántico, de coherencia cuántica, de condensados de Bosse – Eistein, y los procesos cibernéticos en un organismo termodinámicamente abierto lo que se nos presenta es un universo en el que todo lo viviente está en relación como lo hemos planteado antes, es un baile armonioso cuántico. Desde este punto la enfermedad, y el estar enfermo adquiere otros significados (2), la enfermedad no es un desvío sino una forma como el organismo y los entes vivos buscan una armonía que en un momento han perdido, pero buscan esa armonía dentro de un orden que le es propio es una singularidad interdependiente, no una individualidad. El buen terapista neural debe de entender esto en toda su extensión, complejidad, significado y responsabilidad, ya ven ustedes que no se trata de hacer lo mismo que se hace en la ortodoxia, que impone un orden según un modelo de salud pre-establecido con sus valores químicos y sus significados clínicos. Con la terapia neural se tratan de buscar cambios y procesos de sanación que permiten la trascendencia del ser (2). Todo este fenómeno es posible en un mundo en que los procesos vitales están relacionados entre sí, los eventos no están causados ni al azar, están relacionados entre sí, esto nos lleva a la Teoría de Sistemas y de Complejidad a las que me referiré enseguida. En la Física Mecánica Ortodoxa siempre se habla de componentes, de cimientos, de partes, de ladrillos básicos, pero si tenemos en cuenta el relacionamiento (Clausser, Aspec, coherencia cuántica, etc.), nuestra visión cambia, ya que vemos 11

que un átomo, electrón o fotón, no existe por sí mismo sino en relación con los demás. De esta manera la visión del TODO cambia ya que de un todo formado por partes que se ensamblan como en un rompecabezas o mecanismo de relojería pasamos a un todo de relaciones fluyentes en donde el todo como tal es una emergencia de esas relaciones de sus antes llamadas partes. Decimos entonces que el todo emergente es más que la suma de las partes (4). En los años 60 del siglo XX Ludwig Von Bertalanffy presentó este tipo de relaciones como su Teoría de Sistemas ya que él llegó a la conclusión que en lo biológico la visión lineal de simple ensamblaje mecanicista no funcionaba. Además en lo biológico para mantener ese juego de relaciones los sistemas deben de mantenerse alejados del equilibrio violando así la segunda ley de la termodinámica que en lo vital no funciona como sí lo hace en lo mecánico. Si miramos al organismo como un proceso sistémico alejado del equilibrio vemos claramente que cualquier alteración en cualquiera de sus puntos repercute en todo él y se presenta entonces un todo emergente diferente. “No somos sino remolinos en un río de incesante corriente” decía N. Wienner en 1950 citado por Capra (4) para referirse al flujo incesante de información que se mueve en un sistema. El sistema se puede definir como un organismo o formación que se comporta como un todo integrado cuyas propiedades esenciales emergen de las relaciones y el interaccionar de sus partes que se comportan como sucesos con un conocimiento del todo y de ellos mismos. Sus propiedades por tanto se pierden al disecarlo, diseccionarlo, dividirlo, analizarlo y querer estudiar sus partes por separado. En un proceso sistémico entendemos por qué cualquier alteración en el flujo de información produce cambios en todo él (emergentes) presentándose situaciones de auto-eco-organización que según como las miremos pueden aparecer como

12

caóticas. (Caos Determinista: Comportamientos imprevisibles e irregulares, pero deterministas, que aparecen en un sistema (5) (6)). La T.N. en el proceso sistémico permite el flujo adecuado de información para que el sistema orgánico encuentre un nuevo orden emergente armonioso para él mismo y para el universo. Vale la pena, para terminar esta parte, definir lo que se llama propiedades emergentes que se han estudiado en procesos como los hormigueros (7): Propiedades emergentes son comportamientos cooperativos, coherentes y solidarios que sólo pueden observarse en ciertas escalas. No pueden inferirse a partir de los elementos constitutivos de los niveles anteriores. El análisis no describe las propiedades emergentes, por el contrario las destruye e invisibiliza. Los sistemas complejos se auto-eco-organizan y auto-eco-controlan, así que lo emergente tiene una relación con sus propiedades dinámicas internas ajustándose además a sus relaciones ambientales cósmicas. Es el surgimiento del NOSOTROS. Como vemos la terapia neural también fue un descubrimiento sistémico en una época presistémica, por eso una y otra vez lo digo, estos avances de la ciencia la explican, pero no la origina, su accionar va mucho más allá de los sistemas cuánticos, cibernéticos o sistémicos.

MEMORIA FLUYENTE Pero dentro de todo este relacionamiento y fluidez hay permanencia: “No somos materia perdurable, sino pautas que se perpetúan así mismas”, decía el ya citado Wiener esa perpetuación requiere de una memoria que tenga como característica el adaptarse a la fluidez.

13

Estamos acostumbrados a tener memorias estáticas, fijas, que permanecen, aquí tenemos que buscar memorias con la suficiente plasticidad que permitan permanecer en el fluido mismo. Por una parte los modernos conceptos de neurobiología nos ayudan mucho en esto ya que el sistema nervioso se estudia como un proceso emergente (7), muy de acuerdo con la visión y el pensamiento de la terapia neural, y por otra parte tenemos en frente el reto de buscar conductores de memoria que transporten información según el lugar en que se encuentren y según su propia estructura cuántica molecular. Esos sistemas de transporte son los cristales, principalmente los cristales líquidos, denominados también por algunos Shechtmanita (8) y descritos hace varios años a partir de la cristalización del colesterol. La pregunta a hacernos es el papel que juegan los cristales de procaína en este proceso sistémico de memoria fluyente. Hay pocos estudios al respecto pero allí tenemos un gran campo de investigación. Vale la pena recordar que la dentina y el colágeno también son cristales, así que el interrogante se amplía. Es posible que los cristales orgánicos lleven otro tipo de información diferente a la que llevan el Sistema Nervioso o a la que se maneja a nivel cuántico. MAS ALLÁ Como hemos esbozado hasta aquí los más modernos avances científicos respaldan una y otra vez la visión de la T.N., no nos hemos referido en este escrito a los avances de la neurobiología ya que estos se encuentran implícitos en las bases de la terapia neural, no sólo en los planteamientos de Huneke sino también en los de Speransky, Pavlov, Vischñevsky y otros pioneros. Pero para entenderlos adecuadamente es necesario que revisemos los paradigmas en los que se ha asentado la racionalidad de la ciencia ortodoxa (2) ya que esos paradigmas basados en el mecanicismo lineal y positivismo no permiten que la grandeza de la T.N. emerja con toda su fuerza. 14

Esos paradigmas en los cuales hay un gran componente antropocentrista se están resquebrajando, la Terapia Neural, es una medicina de nuevos paradigmas, por eso trasciende los actuales conocimientos. Cuando el paradigma antropocéntrico se reevalúe, así como se reevaluaron los paradigmas cuando se comprobó que el geocentrismo de la Edad Media era incorrecto, y que la tierra no era plana, recuperaremos el valor de los sentimientos, tales como el amor, la solidaridad, la cooperación, el sentirnos sucesos, no partes del universo. que como un sistema nos une a todos los seres vivos de la naturaleza Es que esa red sistémica o tejido sin costuras que relaciona al terapeuta con el enfermo (a) no es sólo cuántica, es de sentimientos y de conciencia, ese es el futuro, el presente y el pasado de la Terapia Neural. Por eso siempre recordemos que: OTROS MUNDOS ESTAN PRESENTES Quedaría incompleta esta presentación si el futuro de la T.N. lo referimos únicamente a disciplinas científicas que sólo explican, pero no son génesis del accionar de la T.N.. Caeríamos otra vez en el banal reduccionismo científicomecanicista que hemos criticado. El futuro verdadero de la T.N. está en su génesis, desconocida aunque siempre presente, como son las potencialidades de la vida, de ésa jodida vida que renace y emerge continuamente entre los resquicios que dejan las paredes abandonadas, es esa matica que nace en las cuerdas de la energía, esa brizna de hierba que crece a pesar del viento huracanado que le grita que se calle, la jodida vida está tanto en la selva que se recompone en su auto-eco organización después del descomunal ataque de la civilización, como en el amor que recompone al ser humano después de las tragedias, o el agradecimiento diario de todos y todas las que vemos salir el Sol en las mañanas.

15

Pero es que infiltrándose en medio de esa jodida vida está ese DiosVida, así, juntos, que ya no es el Imperator que creó leyes y castiga su incumplimiento o premia la obediencia o la domesticación, sino ese Dios juguetón, cotidiano, maestro y aprendiz diario que relaciona y conjuga el destino compartido de todos los seres vivos y que cree en EL NOSOTROS en la misma medida en que nosotros creemos en ÉL. Es el UNO presente y emergente en todas las manifestaciones de la vida y de la muerte que es la vida en reposo. Y allí está la T.N., ese es su futuro, su pasado y su eterno presente en el milagro diario de la vida...., y allí estamos nosotros y nosotras atónitos, asombrados, ignorantes, alegres, agradecidos, hermanados con la vida, y participantes..... BIBLIOGRAFÍA 1- Shimony A. Realidad del mundo cuántico. Investigación y Ciencia Temas 10 Primer Trimestre 1.997 2- Payán J.C. Lánzate al Vacío Se extenderán tus alas Mc Graw Hill Bogotá 2.000 135 3- Penrose R. Las Sombras de la Mente. Drakontos Barcelona 1.994 480 4- Capra F. La trama de la vida Anagrama Barcelona 1.998 358 5- Schifter I. La Ciencia del Caos. Fondo de Cultura Económica de México 1.996 6- Escohotado A. Caos y Orden. Espasa Madrid 1.999 390 7- Goddwin B. Las Manchas del Leopardo. Tusquets Barcelona 1.998 307 8- Nelson D. Cuasicristales Física del Estado Sólido. Libros de Investigación y Ciencia Prensa Científica Barcelona 1.993

16