You are on page 1of 7

Iván Illich y la reforma científico-tecnológica

Gustavo Giuliano
Facultad de Ciencias Fisicomatemáticas e Ingeniería de la Universidad Católica
Argentina “Santa María de los Buenos Aires”

Resumen
¿Es posible democratizar el diseño de la tecnología? ¿Es posible que la sociedad sea
capaz de ver y, en consecuencia, de reclamar y proponer la necesidad de una reforma
de la base científico-tecnológica? ¿Sólo la catástrofe preanunciada por Heidegger será
capaz de despertar a la sociedad de su ensoñación mística con los objetos? Si para
avanzar “democráticamente” hacia la democratización de la ciencia y la tecnología
debe existir previamente el convencimiento y el deseo de la mayoría ciudadana por
aumentar su grado de participación y poder en la sociedad ¿cómo movilizar hacia esa
responsabilidad?
Interrogantes no vanos frente a una realidad socio-ambiental compleja y preocupante,
que inquietan y a la vez estimulan a pensar nuevas formas de acción, no meramente
efectistas, sino fundamentadas sobre saberes reconocidos y plurales. Quien anunció
preclara y polémicamente esta necesidad, desde la realidad de su época, fue el
polifacético y controversial pensador austríaco Iván Illich sobre cuyas ideas acerca de
la ciencia y la tecnología se referirá este trabajo. Su relectura crítica, a casi medio siglo
de la creación del Centro Intercultural de Documentación de Cuernavaca, se considera
valiosa para la extracción de elementos de análisis que contribuyan a la conformación
de un discurso alternativo, seriamente fundamentado y con capacidad perlocucionaria,
de utilidad táctica, para propender hacia la democratización de los procesos científicos
y tecnológicos. En este sentido, serán presentados en este trabajo, conceptos tales
como el de “sociedad convivencial”, “investigación radical” y “constante K”, todos ellos
relacionados con su hipótesis del equilibrio multidimensional hombre-herramienta.

Introducción
En un trabajo reciente1 se sostenía que, para ejercitar la legitimación democrática de la
acción tecnocientífica desde sus propias bases interrelacionadas de diseño y uso, se
debe tanto crear nuevas formas de participación plural como revisar y potenciar
prácticas y mecanismos ya conocidos. Entre estos últimos resulta de crucial
importancia, dada la imposibilidad de modificar el rumbo actual sin contar con la
acumulación de fuerzas necesarias, la voluntad y el deseo colectivo de hacerlo,
repensar la retórica de las prácticas discursivas asociadas con las propuestas
tecnológicas alternativas. Con la intención de aportar otros abordajes tácticos en este
sentido, resulta potencialmente interesante relacionar el impacto social de una

1
Gustavo Giuliano, “Tecnología, desarrollo y democracia: hacia otra artificialidad posible”, Scientiae
Studia, V. 6, N. 3, p. 287-450, 2008.

se vuelve contra su fin. en Cuernavaca. México. este equilibrio de la vida humana corresponde a una escala natural determinada.” Su tesis general se fundamenta sobre el concepto de equilibrio multidimensional de la vida humana dentro del cual ocupa un lugar central la relación del hombre con la herramienta. En su prefacio relata que en enero de 1972 un grupo de latinoamericanos se encontraron en el Centro Intercultural de Documentación (CIDOC). En cada una de sus dimensiones.tecnología no sólo desde miradas enfocadas hacia la legitimidad política. sus posibilidades técnicas de implementación y su legitimidad en cuanto a su impacto social y ambiental2. La sociedad convivencial El pensamiento de Illich respecto de la ciencia y la tecnología está claramente expresado en uno de sus principales textos: “La convivencialidad”. “Mundos artificiales: Filosofía del cambio tecnológico”. hecho que torna irrelevante discutir la legitimidad social de tal máquina simplemente porque ella es imposible de construir con la leyes físicas de este mundo. pp. desde otras perspectivas tales como la inconsistencia física o la imposibilidad fáctica. de manera “racional”. Un ejemplo paradigmático de este proceso se encuentra en el abandono de la búsqueda del móvil perpetuo de segunda especie desde que se consolidó la teoría de la termodinámica moderna. Solamente echando abajo la sólida estructura que regula la relación del hombre con la herramienta. Paidos. su racionalidad de acuerdo al saber científico. Independientemente de acordar o no con su mirada o con lo viable de sus propuestas. la necesidad de una reforma. Cuando una labor con herramientas sobrepasa un umbral definido por la escala. Iván Illich exploró este camino con especial agudeza. amenazando destruir el cuerpo social en su totalidad. llevaría a inventar formas y ritmos de un modo de producción postindustrial y de un nuevo mundo social. . la que se desea poner de manifiesto en este trabajo es su estrategia argumentativa. Si para alcanzar una innovación científico-tecnológica se debe generar un espacio no vacío de intersección entre la posibilidad de su imaginación. Convivencial es la sociedad en la que el hombre controla la herramienta. Reconocer la existencia de escalas y de límites naturales. sino también. Illich llama “sociedad convivencial” a aquella en que la herramienta moderna está al servicio de la persona integrada a la colectividad y no al servicio de un cuerpo de especialistas. una alternativa táctica de oponerse a un diseño específico puede pasar por demostrar su inconsistencia lógica o su imposibilidad pragmática. Se trataría de demostrar hipótesis generales que permitan usufructuar la buena imagen del discurso científico para fundamentar. 121- 126. Sólo una sociedad que acepte la necesidad de escoger un techo común a ciertas dimensiones técnicas en sus medios de producción tiene alternativas políticas. 2000. La herramienta justa responde a 2 Ver Broncano. se podrá llegar a un nuevo orden social. para discutir la siguiente hipótesis: “existen características técnicas en los medios de producción que hacen imposible su control en un proceso político.

Según Illich. Pero hoy en día se pueden concebir herramientas que permitan eliminar la esclavitud del hombre frente al hombre. la sociedad continuará criticando su propio sistema político. la investigación científico-tecnológica debe ir en un sentido radicalmente opuesto al actual. 3 “Mientras se ataque al consorcio Ford por la única razón de que enriquece al señor Ford. sino en el descubrimiento del carácter de ciertas herramientas. se mantendrá la ilusión de que las fábricas Ford podrían enriquecer a la colectividad. En su discurso sostiene que tal crisis es un eufemismo que encubre una contradicción inherente al hecho de querer alcanzar. La condición para esta posibilidad es la reversión del cuadro de las instituciones que rigen la aplicación de los resultados de las ciencias y de las técnicas. ninguno de los tipos de instrumentos fabricados en el pasado posibilita un tipo de sociedad y un modo de actividad marcados a la vez con el sello de la eficiencia y de la convivencialidad. sin efecto destructor sobre el medio ambiente. cualesquiera que sean las manos que las detenten3. Supone la ilusión de que se puede sustituir indefinidamente la energía metabólica del hombre por la potencia de la máquina.tres exigencias: es generadora de eficiencia sin degradar la autonomía personal. La investigación radical debe perseguir dos objetivos: por una parte presentar criterios que permitan determinar cuándo una herramienta alcanza un umbral de nocividad. Sostiene que hay que entender que la crisis no encuentra su solución aún cuando se encuentren formas de producir energía abundante y limpia. por otra. Mientras la población suponga que el automóvil le reporta ventajas. El concepto de apropiación no se podrá aplicar a una instrumentación incontrolable. Mientras comparta la ilusión de que es posible aumentar la velocidad de desplazamiento de cada uno. un estado social basado sobre la noción de equidad y un nivel cada vez más elevado de crecimiento industrial. en saber que nadie podrá jamás poseerlas. Illich aplica su tesis al caso por entonces candente de la “crisis de energía” centrándose específicamente en el tema del transporte. Illich le da el nombre de “investigación radical”. inventar herramientas que optimicen el equilibrio de la vida y así maximicen la libertad de cada uno. Necesita de una tecnología que saque el mejor partido de la energía y de la imaginación personales. no de una tecnología que lo avasalle y lo programe. al mismo tiempo. no tendrá quejas contra Ford por construir automóviles. no suscita ni esclavos ni amos y expande el radio de acción personal. Sin embargo. Creer en la posibilidad de altos niveles de energía limpia como solución a todos los males es suponer que la equidad en la participación del poder y el consumo de energía pueden crecer juntos. Se debe tomar conciencia de que ciertas herramientas son siempre destructoras. y comprender que una herramienta incontrolable representa una amenaza insoportable. El hombre necesita de una herramienta con la cual trabajar y no de instrumentos que trabajen en su lugar. La cuestión urgente sería determinar qué herramientas pueden ser controladas en interés general. la solución está al alcance de la mano: no reside en una forma determinada de apropiación de la herramienta. sin someterlo a la máquina. en vez de imaginar otro sistema de transportes. Un caso específico de aplicación: “energía y equidad” En un texto publicado en mayo de 1973 en el diario parisino Le Monde. Para permitir al hombre realizarse.” .

Le consagra cuatro horas al día en las que se sirve de él. la gente se convierte en prisionera del vehículo que la lleva cada día de la casa al trabajo. determinar el límite de energía más allá del cual se ejerce el efecto corruptor del poder mecánico: “Existe una constante K. ante todo. multiplicando los destinos terminales. La máquina es una contribución positiva cuando su empleo conduce a expandir el radio de circulación para todos.” Si esta hipótesis es correcta. se ocupa de él o trabaja para él. en marcha o parado. se pone de manifiesto la contradicción entre justicia social y energía motorizada. entre la libertad de la persona y la mecanización de la ruta. para pagar la gasolina. existe en cada sociedad concreta un “nivel de energía de rendimiento mecánico” dentro del cual puede funcionar de manera óptima un sistema político participativo. En el momento en que una sociedad se hace tributaria del transporte. termina la posibilidad de mantener una distribución equitativa del control sobre el poder mecánico en la sociedad. los peajes. crea islotes de privilegios al precio de una esclavitud general: “El americano típico consagra más de 1. Con este fin es necesario. no sólo para los viajes ocasionales sino para sus desplazamientos cotidianos. las infracciones y los impuestos para las carreteras federales y los estacionamientos comunales. el tiempo pasado ante la televisión viendo publicidad automovilística. el . La extensión del radio de desplazamiento diario de los trabajadores tiene como contrapartida la disminución en la elección de puntos de destino. a no ser bajo la condición de que el consumo de energía por persona se mantenga dentro de ciertos límites. Cuando K pasa a ser mayor que el valor del límite superior. No puede existir aquella combinación de sociedad “socialista'”. Illich ejemplifica su tesis para el caso del transporte. el seguro. La sociedad debe ser considerada como subequipada para una forma de producción participatoria y eficaz. trabajando para pagarlo.La tesis que sostiene Illich es que no es posible alcanzar un estado social basado en la noción de equidad y simultáneamente aumentar la energía mecánica disponible. sin que por esto aumente la parte del tiempo social que se dedica a la circulación. las llantas. accesos.600 horas por año a su automóvil: sentado dentro de él. Quien va a pie al trabajo llega a crearse un ambiente a lo largo de su ruta. mientras K no alcance el valor del límite inferior. Pero. contactos. Esta constante indica la cantidad por la cual hay que multiplicar la energía mecánica utilizada para todos los fines en la sociedad. Aquí no se han tomado en cuenta todas sus actividades orientadas por el transporte: el tiempo que consume en el hospital. El orden de magnitud en que se da este nivel de energía es independiente del instrumental tecnológico o de la eficiencia en la transformación de la energía misma. Se debe superar la ilusión de que más energía es mejor. quien recorre el camino en vehículo está privado de una multiplicidad de opciones: paradas. en el tribunal y en el taller mecánico. en tanto K no quede entre los límites. Cuando la velocidad de los vehículos sobrepasa un cierto margen. el mismo transporte que para la mayoría crea nuevas distancias físicas y sociales.

Lo que diferencia la circulación en un país rico y en un país pobre no es una mayor eficacia. tiempo invertido en ganar dinero para viajar en avión o en tren. No cambia mucho el asunto si el transporte es público o privado. contribuyen a su circulación. Cuando la velocidad de los vehículos que cubren los desplazamientos diarios supera un punto de alrededor de los 20 km/h. que le da el mismo servicio. tiene que adaptar su día a los horarios de los diferentes medios de transporte público. Inevitablemente aumenta además la necesidad de programación: en vez de tener que añadir dos horas de trabajo como chofer de su propio coche al trabajo diario en la fábrica o en la oficina. Sin duda. es más bien la capacidad que tiene esta industria de convertir a todos en usuarios. procura trabajo a sus compañeros. Estas 1. o sea. y se arraiga irreversiblemente cuando se empieza a imponer a todos la obligación de consumir el quantum mínimo sin el cual la máquina no puede funcionar. los viaductos y aeropuertos cortan el acceso de un lado del barrio a otro. Pero. Las autopistas hacen retroceder los campos fuera del alcance del campesino que quisiera caminar. mientras el norteamericano consagra a la circulación una cuarta parte del tiempo social disponible.600 horas le sirven para hacer unos 10. la situación se ve diferente. el usuario trabaja dos o tres horas al día para pagar más impuestos en lugar de trabajar para pagar su auto. con estas actividades hace marchar la economía. ejerce un monopolio radical sobre la satisfacción de una necesidad. Este monopolio se instituye cuando la sociedad se adapta a los fines de aquellos que consumen el total mayor de quanta de energía. Es exactamente lo mismo que alcanzan los hombres en los países que no tienen industria del transporte.600 horas. Por su impacto geográfico. así igualmente ocupan más horas cada año e imponen su ritmo al proyecto de cada día: “La circulación nos sirve aquí de ejemplo para formular una ley económica y política general: cuando un producto excede cierto límite en el consumo de energía por cabeza. Así como los vehículos ocupan el espacio y reducen los lugares donde la gente puede vivir.” . Inevitablemente con el aumento de la velocidad crece la escasez de tiempo: pasando del coche al tren. 6 km en una hora. Pero si nos preguntamos de qué manera estas 1. en definitiva.000 km de camino. en las sociedades no motorizadas se destina a este fin entre el 3 y el 8 por ciento del tiempo social. la industria del transporte moldea una nueva especie de hombres: los usuarios. ingresos a los jeques de Arabia y justificación a Nixon para su guerra en Asia. la escasez del tiempo relacionada con el desarrollo del transporte general comienza a aumentar. la industria del transporte dicta la configuración del espacio social.” Al superar determinado límite en el consumo de energía. sino la obligación de consumir en dosis altas las energías condicionadas por la industria del transporte. que son una estimación mínima. El monopolio radical ejercido por una industria sobre toda una sociedad no es efecto de la escasez de bienes reservados a una minoría de clientes. las ambulancias empujan las clínicas más allá de la corta distancia que se puede cubrir llevando un niño enfermo.

gastando en total cinco veces menos calorías por kilómetro que éste. si van en bicicleta. esto sucede por una razón obvia y es que no se pueden identificar las condiciones para una circulación óptima sin decidir de antemano que la circulación en cuestión debe ser la locomoción de las personas y no la de los vehículos. el ciclista es tres o cuatro veces más veloz que el peatón. El transporte de un gramo de su cuerpo sobre esta distancia no le consume más que 0. prevalentemente basado en el tránsito. a cierto nivel. el hombre rebasa el rendimiento posible de cualquier máquina y de cualquier animal evolucionado. se necesita que éste tenga 138 m de anchura si viajan en coche. Caminando hace su sendero. En terreno plano. Exploró el mundo. en raros momentos de su historia. sostuvo comercios y. le consume 0. históricamente organizó su sistema de circulación. creó culturas. Además. calcula Illich. límite que. por cuanto podamos saber. Comparándolo a una máquina termodinámica. podría pasar esta cantidad de gente .5 por ciento del tiempo social en moverse fuera de su hogar o de su campamento. El tiburón o el perro le ganan. hace un siglo. 38 m si viajan en autobús y 20 m si van a pie. probablemente consagraron más de este porcentaje del tiempo común en moverse o en ocuparse con sus vehículos y motores animales. El uso de la bicicleta hace posible que el movimiento del cuerpo humano franquee una última barrera. la bicicleta no ocupa mucho espacio. tome la forma de restricción a la velocidad. para poder asentar las metas de un sistema de transportes en tal premisa. hay que tomar en consideración que las personas tienen una capacidad innata de moverse sin que para ello necesiten de la ayuda de políticos e ingenieros. pero sólo en poco. Además. Sólo algunos pueblos. Le permite aprovechar la energía metabólica disponible y acelerar la locomoción a su límite teórico.75 calorías.” Por otra parte. Únicamente un sistema de trenes rápidos. el puente no necesita más de 10 m de anchura. en cambio. es más eficiente que todos los animales de un peso comparable. Con este índice de eficiencia de menos de una caloría por gramo. por ejemplo los mongoles en sus guerras. Para Illich. La locomoción de cada gramo de su propio cuerpo o de su carga. una de las formas que garantizan el disfrute de la movilidad natural consiste en imponer un límite a la industria del transporte.000 personas puedan cruzar un puente en una hora moviéndose a 25 km/h. en vez de determinar las condiciones óptimas de la circulación. Para que 40. a 100 km por hora y sucediéndose a intervalos de treinta segundos. el hombre es más rentable que cualquier vehículo motorizado.Bajo estas consideraciones hay que preguntarse por qué la investigación insistentemente continúa orientada hacia el desarrollo de los transportes. no gastó más que el 3. continúa calculando Illich.15 calorías. que consume por lo menos 4 veces más calorías en el mismo trayecto. Ahora bien. sobre cada kilómetro recorrido en diez minutos. Con la bicicleta. El obstáculo mayor para la discusión racional del tema es el orden de magnitud de la velocidad en que se encuentra este límite: “El hombre se mueve con eficacia sin ayuda de ningún implemento. el hombre inventó una máquina ingeniosa que lo dotó de una eficiencia aún mayor: la bicicleta. Asentada la premisa de que el hombre nace con alta movilidad.

la postulación de hipótesis generales de trabajo que propongan relaciones funcionales entre realidades físicas y sociales representa un abordaje original al momento de pensar la posibilidad de construcción de alternativas tecnocientíficas. el propósito de este trabajo no es ni realizar una defensa ni un análisis crítico del pensamiento de Iván Illich. en limitaciones del espacio y del tiempo. también estacionado hay una diferencia enorme entre el espacio que ocupa el vehículo potencialmente rápido y la bicicleta: donde se estaciona un coche caben 18 bicicletas. Iván. “La convivencialidad”. La bicicleta permite a cada uno controlar el empleo de su propia energía.ivanillich. Para salir del estacionamiento de un estadio. pero las dos invenciones son símbolos de adelantos hechos en direcciones opuestas por el hombre moderno. sino poner de manifiesto una estrategia de abordaje metodológico y argumentativo.org. última visita mayo de 2009. Conclusiones Como se mencionó en la introducción.mx. como el del tiempo social dedicado para el transporte o la cantidad de calorías necesarias para el caminante. el espacio y el tiempo. Se trata de demostrar imposibilidades fácticas basadas en las leyes de la física que rigen nuestro mundo. Además las bicicletas cuestan poco. Bibliografía de referencia Illich. La bicicleta es un invento de la misma generación que creó el vehículo a motor. Independientemente de que la bicicleta sea o no el medio de transporte más racional.org. 10. No sólo en movimiento. Iván. última visita mayo de 2009. en http://www. “Energía y equidad”. si fuese verdadera su hipótesis de que existe una “constante K” que maximiza la relación existente entre el uso de energía mecánica y la distribución de la equidad social se dispondría de un argumento de peso al momento de defender diseños alternativos. Según una formulación de este tipo. pretender un mundo más justo a través de maximizar la producción de energía artificial es una quimera de la misma talla que perseguir la máquina del movimiento perpetuo. en http://www. . permite deducir corolarios no triviales como los relacionados con la cuestión de la propiedad pública o privada de los medios o de la utilidad de disponer de más y mejor energía “limpia”.mx. o que efectivamente exista la posibilidad de marchar hacia una sociedad convivencial. Desde este lugar.ivanillich. Illich. el vehículo a motor inevitablemente hace de los usuarios rivales entre sí por la energía.000 personas en bicicleta necesitan una tercera parte del tiempo que necesita el mismo número que abordan autobuses. Demostrar hipótesis generales por intermedio de cálculos objetivos.por un puente semejante en el mismo tiempo.