Ficha técnica

Autor: Marx, Karl.
Título: selección de lecturas de El capital. Capítulos leídos:
a. Libro I:

1.Capítulo I: La mercancía;
2.Capítulo II: El proceso del intercambio;
3.Capítulo IV: Transformación del dinero en capital;
4.Capítulo V: Proceso de trabajo y proceso de valorización;
5.Capítulo VI: Capital constante y capital variable;
6.Capítulo XVII: Transformación del valor (o, en su caso, del precio) de la
fuerza de trabajo en salario;
7. Capítulo XXII: Transformación de plusvalor en capital.
b. Libro II: Sección primera: Las metamorfosis del capital y el ciclo de las mismas.
c. Libro III:
1. Capítulo II: La tasa de ganancia;
2. Capítulo III: Relación entre la tasa de ganancia y la tasa de plusvalor;
3. Capítulo XIII: La ley en cuanto tal;
4. Capítulo XIV: Causas contrarrestantes;
5. Capítulo XV: Desarrollo de las contradicciones internas de la ley.
Editorial: Siglo XXI.
Año de edición: Libro I: ; Libro II; Libro III: ;
Años de edición original: Libro I: 1867; Libro II: 1885; Libro III: 1894.
Objeto del texto
Una investigación en abstracto del modo de producción capitalista, con el fin de
dilucidar las leyes que rigen su funcionamiento.
Elementos centrales de la argumentación
1. En la economía mercantil capitalista todo deviene mercancía 1, por ello el
análisis de esta forma social de producción debe comenzar con su estudio. La
mercancía tiene un carácter bifacético, por un lado es un objeto exterior que
aúna un conjunto de propiedades naturales que delimitan su utilidad social
(valor de uso) y, por otro lado, tienen un precio (valor de cambio). Si
abstraemos de los diferentes valores de uso todas sus propiedades, en las
mercancías sólo queda un elemento en común: la propiedad social de ser
producto de trabajo (trabajo humano indiferenciado). La magnitud de ese
trabajo (tiempo de trabajo social medio) constituye el eje sobre el que
pivotan los precios de las distintas mercancías en la economía capitalista.
Conclusión: teoría laboral del valor. (Añadir ley de la competencia?) (Leer
Anwar Shaikh y Louis Gill).

1 La riqueza de las sociedades en las que domina el modo de producción capitalista se presenta
como un “enorme cúmulo de mercancías”, y la mercancía individual como la forma elemental
de esa riqueza: p.43.

La explotación del trabajo se produce porque dominan determinadas condiciones sociales que hacen posible que el conjunto de los trabajadores trabaje demasiado. existente al margen de los productores: p. sino relaciones colectivas. el economista asigna propiedades supranaturales a la esencia natural de las mercancías. que únicamente implica al individuo que consume y que no depende tanto de sus propiedades como cosas). mientras que el valor de uso parece un atributo exclusivamente humano (la utilidad se observa sólo como algo subjetivo. un aumento de la dotación de capital por trabajador. Al aplicar la TLV a la mercancía humana. Las exigencias de valorización del capital espolea a los capitalistas a aumentar sus niveles de productividad. El problema es que se socava la fuente de creación de valor (el trabajo vivo). Con la teoría del fetichismo se disipa de la mente la fantasía que engendra la apariencia de los fenómenos en la economía mercantil. desembocándose en una situación en que la generación de plusvalía resulta insuficiente respecto de las necesidades de acumulación. promoviéndose una tendencia creciente a la mecanización de la producción. Esto significa que el desarrollo capitalista genera una presión cada vez más fuerte hacia la caída de la rentabilidad. revelando la ilusión en la conciencia humana originada en una economía mercantil. en el proceso de trabajo no sólo se produce la fracción del producto necesaria para la reproducción (valor de la fuerza de trabajo: salario). que asigna a las bienes características que realmente tienen su origen en las relaciones sociales que establecen los seres humanos entre sí en el proceso de producción 2. Conclusión: ley de baja tendencial de la tasa de ganancia. teoría de las crisis y del colapso. siendo la fructificación del capital cada vez más ardua para los distintos capitales que compiten entre sí. como una relación social entre los objetos. Conclusión: teoría de la explotación. 2 Lo misterioso de la forma mercantil consiste sencillamente pues en que la misma refleja ante los hombres el carácter social de su propio trabajo como caracteres objetivos inherentes a los productos del trabajo. sino también el que requieren los beneficiarios del sistema para su propio consumo y para la formación de nuevo capital (plusvalor). es decir. y la aceptación de esta apariencia como la esencia de los fenómenos económicos. Al no comprenderse esto. se piensa que el valor es un atributo de las cosas (que la mercancía tenga precio se considera una propiedad natural). Esto se refleja en un aumento de la composición orgánica del capital. y. Así como el fetichista atribuye características a su fetiche que no surgen de la naturaleza. como propiedades sociales naturales de dichas cosas. derivamos la cuestión de la explotación y el proceso de valorización en el modo de producción capitalista. por ende. 3. que sirve de base explicativa de la agudización y mayor reiteración de las crisis capitalistas (crisis de sobreacumulación) y de los límites del capitalismo. 2. como una tendencia a largo plazo. es decir.88. . Valoración personal Con su teoría del fetichismo de la mercancía Marx puso el foco en las relaciones humanas que subyacen a las relaciones entre las mercancías. en que también refleja la relación social que media entre los productores y el trabajo global. Las relaciones económicas no son relaciones entre cosas o entre personas y cosas.

no obstante. Es preciso pues plantear una alternativa al planteamiento utilitarista. Esta exposición pone de manifiesto la inconsistencia de los planteamientos utilitaristas del valor. Que las mercancías se intercambien en el mercado en proporciones más o menos constantes (hablamos de intercambios repetidos y sistemáticos) pone de manifiesto que los valores de cambio no son aleatorios. se trata de un planteamiento mucho más realista pues pone el foco en el proceso de producción. Además. Shaikh o Guerrero donde exponen argumentos tantos teóricos como empíricos de peso para su corroboración. que identifica la magnitud trabajo (socialmente necesario) como propiedad de las mercancías que está en la base de las comparaciones y relaciones de cantidades que se realizan en los mercados. De la búsqueda de las leyes sociales que regulaban los procesos económicos (propio de la economía clásica) pasamos a la construcción de leyes basadas en unos supuestos principios que guían la acción humana (la maximización de la utilidad) con carácter universal. podría considerarse como conjunto de precios normales del sistema. En este caso. el movimiento de los precios puede predecirse con cierta solvencia a partir de las cantidades totales de trabajo que se requieren en cada momento para reproducir las distintas mercancías. (Leer Shaikh y Gill) Buscar algo de Astarita . si atendemos a su medición o sus posibilidades de realización en el campo económico. Estamos pues ante una teoría de raigambre idealista. las relaciones sociales desaparecen y la unidad que se propone como base para el análisis es el individuo. dejando de lado el aspecto técnico-material del proceso de producción y su forma social. es fácil percatarse que los valores o precios obtenidos tras una construcción utilitarista tienen una validez temporal y son distintos para cualquier otro instante elegidos y para cada individuo. que me atrevería a decir que es extraeconómica. pues trata de explicar la formación de los precios comerciales con base en presupuestos subjetivistas y psicologistas. no va a ser realizada en esta ficha. considero importante reseñar los textos de autores como Brody. Además. En su marco explicativo. La propuesta de Marx fue la teoría laboral del valor. Debido al espacio que requeriría una demostración consistente de la validez de esta teoría. atendiendo a su forma social y al desarrollo técnico como factores determinantes de los precios. Debe buscarse entonces la ley que gobierne las proporciones de dichos cambios. siendo estos infinitos. Ochoa. de manera tal que se carece de cualquier medio para la determinación de qué conjunto de precios resultantes. Las relaciones sociales quedan conformadas por un sumatorio de comportamientos individuales no estructurados como ser social.