You are on page 1of 18

Museo Nacional

de las Culturas del Mundo


CORREO

Vol. III, Número 29, 15 de noviembre de 2008. CEDICULT Director: Leonel Durán Solís

H O M E N A J E

a Claude Lévi-Strauss en el centenario de su nacimiento

correodelasculturas@gmail.com
Homenaje

Claude Lévi-Strauss a los 100 años

El viernes 28 de noviembre, con motivo del centenario de su nacimiento, el


Museo del Quai Branly rendirá homenaje a Claude Lévi-Strauss, consagrándole
una jornada excepcional.
Una programación continua, un momento inédito y único, se propone a los visi-
tantes del museo: lecturas de los más importantes textos de Claude Lévi-Strauss
por un centenar de personalidades en cinco puntos del área de las colecciones, en medio de
objetos que él ha coleccionado, entre otras actividades.
Los fragmentos escogidos han sido agrupados de acuerdo a cinco temáticas:
• Viajes, familia y parentesco
• La eficacia simbólica
• Chamanes, comediantes, mitos y música
• Humanismo y humanidad
• Pensar sobre el terreno.
Otra actividad es la proyección continua de colecciones de sus fotografías tomadas durante
sus trabajos de campo en América del Sur durante los años treinta, y también en la región del
Chittagong en 1950. La colección de fotografías realizadas por Claude Lévi-Strauss y que
se conserva en el Museo del Quai Branly proviene de los conjuntos depositados por su autor
en el Museo del Hombre al regresar de sus misiones. La parte más importante concierne a la
primera misión de campo en Brasil del etnólogo y su esposa Dina, entre noviembre de 1935
y marzo de 1936. Estas imágenes, algunas de ellas publicadas en Tristes Trópicos, muestran
diferentes aspectos de la vida de los indios Bororo, Caduveo, Guarani y Kaingang. Otro
conjunto menos conocido proviene de la encuesta que Lévi-Strauss realizó para la UNESCO
en 1950, en el actual Bangladesh. En 2007, Claude Lévi-Strauss hizo oficial la donación del
conjunto de sus fotografías al Museo del Quai Branly.
Además de la proyección de documentales y la programación de visitas guiada especiales,
entre el 28 de noviembre y el 28 de diciembre, el salón de lectura Jacques Kerchache expon-
drá las fotografías de campo realizadas por Claude Lévi-Strauss. Todos sus títulos en sus
ediciones originales serán igualmente presentados, entre los cuales estárán los más célebres,
Tristes Trópicos o Las estructuras elementales del parentesco, pero también separatas que el


Homenaje

joven Claude Lévi-Strauss dedicó a sus maestros, como Paul Rivet, a la sazón director del Museo
del Trocadero. Varios objetos que pertenecieron a Lévi-Strauss completan esta exposición.
Esta fecha dará ocasión asimismo para realizar el lanzamiento del nuevo volumen de La
Pléiade consagrado al etnólogo, el 28 de noviembre, con la participación de varios especia-
listas en su obra, entre los cuales se cuentan Marie Mauzé y Philippe Descola.
Por último, será develada en su honor una placa con su nombre a la entrada del teatro
del museo.
La colección Lévi-Strauss del Museo del Quai Branly consta de 1,478 piezas. Se divide en
dos grandes conjuntos: las colecciones de Brasil, que provienen de las misiones efectuadas
en los años 1930 y relatadas en Tristes tropiques; y las les colecciones de América del Norte
(Colombia Británica y Alaska).

Compendio bibliográfico:
* Vida familiar y social de los indios Nambikwara, 1948
* Estructuras elementales del parentesco, 1949
* Raza e historia, 1952
* Tristes trópicos, 1955 Lejos de ir perdiendo interés, los
* Antropología estructural, 1958 pueblos primitivos nos interesan cada
* El pensamiento salvaje, 1962 día más. Por ejemplo, la gran civilización
* Serie Mitológicas, 1964-1971 que enorgullece con razón al Occidente
* La huella de las máscaras, 1975 y ha fecundado toda la tierra habitada,
* “Raza y cultura”, 1983 renace por doquier cobrando una

* Palabra dada, 1984 forma “criolla” y, al extenderse por el


Cultura
* Desde cerca y desde lejos, 1988ibérica. Finales S. III, inicios S. II a.C.
mundo, se enriquece con elementos
morales y materiales ajenos, con los
* Mirar, escuchar, leer, 1993
que tendrá que contar en el futuro. Por
* Saudades [nostalgias] del Brasil, 1994
eso, los problemas antropológicos están
dejando de pertenecer en exclusiva
a una disciplina específica reservada
hasta ahora a científicos y exploradores
y se están convirtiendo, directa e
inmediatamente, en una cuestión que
interesa a todos los ciudadanos.
C. L.-S., 1961


Entrevista

Una rara entrevista a Claude Lévi-Strauss


por Michel Zlotowski

El jueves 24 de abril de 1997, en el suplemento “Cultura y Nación”, el diario argentino


Clarín publicó una entrevista a Claude Lévi-Strauss. El entrevistador fue Michel Zlotowski,
y destaca que aunque el antropólogo francés no concede entrevistas, hizo una excepción ya
que se considera amigo de la Argentina. En ese momento tenía casi 90 años y el artículo se
tituló “Desencantos de un mito del siglo XX”. Éste giró principalmente sobre la etnología, la
función de la tecnología en esta disciplina, el desencanto de la sociedad actual e incluso
la ecología y una mirada hacia sí mismo.

M.Z.: - ¿Su campo de estudio no se redujo singularmente desde que usted comenzó a trabajar?
LÉVI-STRAUSS: -Por supuesto, pero ya se había reducido singularmente desde los
comienzos de la etnología cuando yo comencé a trabajar. Cuando a fines del siglo XVIII se
constituyó una Sociedad para el Estudio del Hombre, uno de los grandes argumentos en su
declaración de fundación era que el mundo estaba transformándose con tanta rapidez que
pronto las sociedades “exóticas” dejarían de existir. Cuando el año mismo de mi nacimiento
(1908), Frazer inauguró en la Universidad de Liverpool la primera cátedra en el mundo lla-
mada Antropología Social, dijo exactamente lo mismo. Esto se remonta a mucho antes. En
Montaigne, en el siglo XVI, ya se encontraba la idea de que estas civilizaciones americanas
que se acababan de descubrir estaban condenadas a desaparecer. No hay nada de nuevo en
esto, y es cierto que nuestros campos de estudio no dejan de limitarse, pero, al mismo tiem-
po, nuestros métodos de investigación y de trabajo son cada vez más finos y, en cierto modo,
esto funciona como una especie de compensación.
M.Z.: - ¿La aparición de nuevas herramientas tales como la cámara digital cambiará el tra-
bajo de los etnólogos?
LÉVI-STRAUSS: - Cuando yo ejercía en la investigación, el grabador todavía no existía.
Nació durante la última guerra. Es cierto que yo tenía entre las manos una pequeña cáma-
ra que manejaba como amateur, con película de 8 mm. Pronto la abandoné, porque era

Entrevista

necesario elegir entre mirar intentando comprender o ver con el ojo fijo en el objetivo de
la cámara para tratar de hacer un buen encuadre. Para mí, el equipo ideal es un cuaderno
de notas y un lápiz. Pero debo decir que si tuviéramos aunque sea un cuarto de hora de
película hecha en la Atenas del siglo V antes de nuestra era, comprenderíamos más de
Grecia que todo lo que se escribió sobre ella desde el Renacimiento…
M.Z.: - ¿La observación no sería más objetiva con la utilización de este material? ¿El
hecho de tener que trabajar sobre datos escritos recogidos por otros no dio lugar a distor-
siones subjetivas?
LÉVI-STRAUSS: - Pienso que nada cambiaría. El hombre que estuviera detrás de la
cámara también influiría, nada más que con su elección: ¿Qué elegiría mirar, que intenta-
ría escuchar? Sería similar, siempre habrá un intermediario humano…
M.Z.: - Usted consagró su vida al estudio de sociedades, como se dice, primitivas. Sin
embargo, publicó muy poco sobre las sociedades occidentales. ¿Por qué?
LÉVI-STRAUSS: - Razones subjetivas… Muchos etnólogos, entre los que me incluyo, se
inclinan por sociedades diferentes porque no se sienten perfectamente a gusto en la suya. Si
bien es cierto que para estudiar una pequeña sociedad de Melanesia o del centro de Brasil
no tenemos muchos medios de investigación más que ir allí a ver, cuando se trata de socie-
dades como la nuestra, la observación directa puede aportar muy poco en comparación
con lo que la historia y los archivos nos ofrecen… hay que ser historiador… el estudio
etnográfico luego podrá agregar pequeños fragmentos. Mientras que cuando se trata de
sociedades sin escritura y sin archivo, casi todo recaerá en el trabajo etnológico. Esto es
cada vez menos así, porque hay pocas poblaciones en el mundo que no hayan sido vistas
desde hace treinta, cincuenta, a veces cien o incluso doscientos años. Cada vez hay más
archivos que consultar.
M.Z.: - ¿No hay urgencia para las sociedades occidentales?
LÉVI-STRAUSS: - No, no es eso lo que quiero decir. Siempre existe la misma urgen-
cia, ya que estas sociedades cambian… la sociedad en París, en Buenos Aires, no será la
misma mañana.
M.Z.: - Usted pasó su vida estudiando los mitos, las creencias, las religiones. ¿Tiene fe?
LÉVI-STRAUSS: - Nunca experimenté ningún sentimiento religioso, ni siquiera en la infancia.


Entrevista

M.Z.: - ¿Qué reemplaza, en usted, el sentimiento religioso?


LÉVI-STRAUSS: - Habría puntos de contacto, diría, pero no serían ni con el judaísmo ni
con el cristianismo. Más bien con el sintoísmo. El único sentimiento de lo sagrado que puedo
tener, o que puede acercársele, es el que siento por el espectáculo de las especies animales
y vegetales, de la diversidad, de la complejidad del mundo, de la belleza de las bestias e
incluso de las piedras…
M.Z.: - ¿No hay, a la larga, un riesgo de reducir el pensamiento a un simple fenómeno mecá-
nico, químico?
LÉVI-STRAUSS: - No, sería el mismo tipo de reproche que me hacen cuando me dicen
“usted suprime a la persona, suprime el sujeto”. Muchas veces utilicé, y sigo utilizando, la
imagen del microscopio. En el microscopio hay una plataforma con objetivos de distintos
espesores. Según el espesor que uno elija, en una gota de agua se ven cosas totalmente
diferentes. O bien se ve solamente el agua si uno la mira sin lente, o bien polvillos y sales
si utiliza un espesor delgado. Con
un espesor más grueso ve pequeñas
bestias que circulan dentro y con un
espesor mucho mas importante, verá
las moléculas de las que están hechas
estas pequeñas bestias y las pequeñas
bestias mismas ya no existirán. Es
exactamente lo mismo en las ciencias
humanas, ya sean cognitivas, etnología
u otra. Usted elige un cierto espesor.
Fotografía tomada por Lévi-Strauss
Eso no quiere decir que los otros niveles no existan.
Quiere decir que para las necesidades de su investigación, usted hace “como si” no existie-
ran. Y, más tarde, todo eso será reintegrado y volverá a formar un todo.

Fuente: Clarín/ palimpsestovirtual.blogspot.com/ Editado por el Correo


Antropología

Raza e historia (fragmento)


Claude Lévi-Strauss

H ablar de la contribución de las razas humanas a la civilización mundial podría causar


sorpresa en una serie de capítulos destinados a luchar contra el prejuicio racista. Sería
vano haber consagrado tanto talento y tantos esfuerzos en demostrar que nada, en el estado
actual de la ciencia, permite afirmar la superioridad o inferioridad intelectual de una raza con
respecto a otra, si solamente fuera para devolver subrepticiamente consistencia a la noción
de raza, queriendo demostrar así que los grandes grupos étnicos que componen la huma-
nidad han aportado, en tanto que tales, contribuciones específicas al patrimonio común.
Pero nada más lejos de nuestro propósito que una empresa tal, que únicamente llevaría a
formular la doctrina racista a la inversa. Cuando se intenta caracterizar las razas biológicas
por propiedades psicológicas particulares, uno se aleja tanto de la verdad científica defi-
niéndolas de manera positiva como negativa. No hay que olvidar que Gobineau, a quien la
historia ha hecho el padre de las teorías racistas, no concebía, sin embargo, la «desigualdad
de las razas humanas» de manera cuantitativa, sino cualitativa: para él las grandes razas
primitivas que formaban la humanidad en sus comienzos —blanca, amarilla y negra— no
eran tan desiguales en valor absoluto como diversas en sus aptitudes particulares. La tara
de la degeneración se vinculaba para él al fenómeno del mestizaje, antes que a la posición
de cada raza en una escala de valores común a todas ellas. Esta tara estaba destinada pues
a castigar a la humanidad entera, condenada sin distinción de raza, a un mestizaje cada vez
más estimulado. Pero el pecado original de la antropología consiste en la confusión entre la
noción puramente biológica de raza (suponiendo además, que incluso en este terreno limita-
do, esta noción pueda aspirar a la objetividad, lo que la genética moderna pone en duda) y las
producciones sociológicas y psicológicas de las culturas humanas. Ha bastado a Gobineau
haberlo cometido, para encontrarse encerrado en el círculo infernal que conduce de un error
intelectual, sin excluir la buena fe, a la legitimación involuntaria de todas las tentativas de
discriminación y de explotación.


Ideas

Editorial del Correo de la UNESCO sobre las


aportaciones de Lévi-Strauss
“El esfuerzo de la ciencia no debe ser tan sólo ayudar al progreso de los hombres; es nece-
sario que trabaje también por su unión y solidaridad”, afirmaba en 1951 Claude Lévi-Strauss
en su primer artículo para “El Correo”, revista con la que iba a colaborar regularmente en
el decenio de 1950, exponiendo ideas que más tarde desarrollaría en obras hoy célebres en
el mundo entero.
En otro artículo, al preconizar la unificación de los métodos de pensamiento de las ciencias
humanas y las ciencias exactas, señalaba que “las especulaciones de los primeros geómetras
y aritméticos apuntaban más al hombre que al mundo físico”. Citaba el caso de Pitágoras,
que “estaba totalmente impregnado de la significación antropológica de los números y las
figuras geométricas”, y el ejemplo de los sabios de China, la India, la América precolombina
y el África precolonial, que “se interesaron por el significado y las virtudes propias de los
números”.
Esta idea irá madurando en la mente del padre de la antropología estructural hasta conver-
tirse en toda una tesis sobre las “matemáticas humanas, que ni los matemáticos ni los soció-
logos saben todavía dónde ir a buscar y que sin duda distan mucho aún de estar construidas,
[pero que] serán en todo caso muy diferentes de las matemáticas mediante las cuales las
ciencias sociales han tratado antaño de dar una forma rigurosa a sus observaciones”. Así se
expresaba Lévi-Strauss en 1954, en un artículo publicado, en el Boletín de Ciencias Socia-
les, una de las fuentes de este número especial.
“En un primer momento nuestras ciencias se han aislado para profundizarse, pero, una
vez alcanzado un determinado nivel de profundidad, consiguen volver a agruparse. Así se
va verificando paulatinamente –en un terreno objetivo– la vieja hipótesis filosófica de […]
la existencia universal de una naturaleza humana”, decía el antropólogo en un documento
de 1956 conservado en la Unidad de Archivos de la UNESCO, que nos ha facilitado el pleno
acceso a sus fondos para que este número especial, a falta de ser exhaustivo, pudiera ser lo
más diversificado posible.
La idea del papel fundamental de las ciencias en la evolución de la humanidad, y más
concretamente la de la interacción entre las ciencias humanas y las exactas, constituye uno
de los centros de interés esenciales de este pensador fuera de lo común, que colaboró con

Ideas

nuestra Organización desde su fundación, inmediatamente después de la Segunda Guerra


Mundial, como podrán ver nuestros lectores en el artículo “Claude Lévi-Strauss y la UNESCO”
del antropólogo Wiktor Stoczkowski.
Desde 1950, el autor de “Raza e historia” –texto escrito a petición de la UNESCO que ha
llegado a ser una obra clásica del pensamiento antirracista– se dedicó a demostrar que era
inútil combatir la idea de desigualdad de las razas, si se dejaba perdurar la tesis de la apor-
tación desigual de las distintas sociedades al acervo común de la humanidad.
Año tras año, en sus artículos para “El Correo” reproducidos en este número especial,
Claude Lévi-Strauss remachó esa idea, señalando sucesivamente que Occidente no había
tenido en cuenta las enseñanzas de Asia, que los pueblos llamados primitivos trataban a
los dementes con métodos muy parecidos a los del psicoanálisis cuando en Europa se les
encadenaba, que una comida ritual de los kwakiutl –pueblo que no practica la caza ni la
agricultura– no difería mucho de los banquetes de los países llamados civilizados, que todo
hombre es tal porque habla, fabrica instrumentos y ajusta su conducta a una serie de reglas,
y no porque el material con el que fabrica su casa sea de uno u otro tipo… Con estos y otros
ejemplos el antropólogo apoyaba las tesis defendidas por la UNESCO desde su creación.
Wiktor Stoczkowski relata también el conflicto que se produjo en 1971 entre Lévi-Strauss
y la Organización con motivo de la intervención del antropólogo en el acto inaugural del
Año Internacional de la Lucha contra el Racismo y la Discriminación Racial. El texto de esta
intervención sobre el tema “Raza y cultura” se haría después famoso en el mundo entero.

“No hay nada que indique que los prejuicios raciales estén disminuyendo. En
cambio, sí hay indicios de que, tras breves períodos de calma en algunas par-
tes, vuelven a resurgir en otras con intensidad redoblada. De ahí que la UNES-
CO haya creído necesario entablar periódicamente una lucha cuyo resultado
es, por lo menos, incierto”.
Claude Lévi-Strauss, “Raza y cultura”, 1971.

El 16 de noviembre de 2005, Claude Lévi-Strauss volvió a la UNESCO para participar en


los actos de celebración del sexagésimo aniversario de la Organización. Fue un momento de
excepcional emoción que los lectores podrán descubrir en las diferentes secciones de este
número, junto con algunos documentos manuscritos y un testimonio inédito del antropólogo
aportado en una entrevista concedida a la UNESCO el 20 de noviembre de 2006, una semana
después de que cumpliera 98 años.

Ideas

Por primera vez en su historia “El Correo” recurre simultáneamente al sonido, la imagen
y la escritura, para enriquecer el contenido de este número especial en homenaje a esta ilus-
tre personalidad que cumple cien años en 2008. Por primera vez también, la gran mayoría
de los artículos publicados por Claude Lévi-Strauss en nuestra revista se han traducido al
árabe, el chino y el ruso. La elaboración de este número especial nos ha ofrecido también
la oportunidad de revisar las traducciones al español y el inglés publicadas antaño. A este
respecto, queremos agradecer a nuestros colaboradores Francisco Vicente-Sandoval y Cathy
Nolan sus traducciones y el trabajo de revisión realizado en estos dos idiomas.
Por último, queremos agradecer también a nuestros colegas Jens Boel y Thierry Guednee
la labor realizada para seleccionar y digitalizar documentos de archivo como el informe del
13 de marzo de 1964, en el que Lévi-Strauss formula una serie de reparos acerca del pro-
yecto de la UNESCO de realizar una encuesta sobre las tendencias de la investigación en las
ciencias sociales y humanas. Ese informe se acompaña con otros documentos que muestran
el debate suscitado por este tema en aquel entonces: el “esquema del capítulo antropología”
redactado un año después por Lévi-Strauss, un texto complementario del antropólogo belga
Luc de Heusch y unos breves comentarios ásperos del profesor soviético Tokarev.

Jasmina Šopova

10
Homenaje

México honra a Claude Lévi-Strauss

México se suma a las celebraciones en torno a Claude Lévi-Strauss para conmemorar


el centenario de este notable pensador francés. El coloquio internacional “Un siglo de
reflexión” se abrirá con la conferencia magistral “Claude Lévi-Strauss, fundador del
postestructuralismo”, impartida por el antropólogo Eduardo Viveros de Castro (Brasil);
también se contará con la participación de Joan Bestard (Barcelona), de Michel Perrin y
Anne-Christine Taylor (Francia), y de 20 especialistas más que discutirán sobre los diver-
sos aspectos teóricos que aborda el autor de Antropología estructural, La alfarera celosa
y Tristes tópicos, entre sus principales libros.
Al anunciar el inicio de este ciclo de conferencias, que será del 19 al 21 de noviembre en
el Museo Nacional de Antropología, Eugenia Olavarría, investigadora del Departamento
de Antropología de la UAM-Iztapalapa, se refirió a Lévi-Strauss como un “filósofo mue-
ble”: “El boom del estructuralismo tuvo tal impacto en distintas áreas que a estas alturas
podemos aplicar lo que Michel Foucault decía de Marx y de otros pensadores: Lévi-
Strauss es un filósofo mueble, una especie de mesa sobre la cual los demás se sientan a
reflexionar”.
A lo largo de su vida, Claude Lévi-Strauss expuso y practicó el método estructuralista.
Cuando abordó los grandes problemas de la antropología social, desde las reglas del
parentesco y el matrimonio hasta los ritos y prácticas de la magia, puntualizó sobre la
necesidad de entablar un diálogo multicultural. Tomando en cuenta las aportaciones que
Lévi-Strauss hizo en áreas como la lingüística, la psicología, la etnología y, claro está, la
antropología, Saúl Millán, de la ENAH, recordó que varios especialistas han definido al
siglo XX como un siglo levistraussiano.
De forma paralela al coloquio convocado por el INAH, la UNAM, la UAM-Iztapalapa y la
Embajada de Francia en México, se realizará una exposición bibliográfica en el vestíbulo
de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, en la cual se mostrarán las primeras
ediciones del etnólogo, entre ellos Las estructuras elementales del parentesco, libro que el
11
Homenaje

propio Lévi-Strauss dedicó al INAH cuando vino a México, en 1979, a recibir un doctorado
honoris causa que le entregó la UNAM.
Por otra parte, las editoriales Paidós y el Fondo de Cultura Económica, que han publicado
varios títulos del filósofo francés, se adelantaron a las festividades sobre Lévi-Strauss al
convocar a tres analistas a la conferencia “Homenaje a Claude Lévi-Strauss. A 100 años
de su nacimiento”, en donde Raymundo Mier Garza, del posgrado de Ciencias Sociales
de la UAM-Iztapalapa; Gabriel Luis Bourdin, del Instituto de Investigaciones Antropoló-
gicas de la UNAM, y Eugenia Olavarría (quien también participará en el ciclo “Un siglo
de reflexión” con la ponencia “Diferencias e invariancia del parentesco contemporáneo”)
conversaron en la librería Octavio Paz del FCE sobre la actualidad en la obra levistraussiana.
Fuente: Milenio/Mary Carmen S. Ambriz

12
Medicina

Los hechiceros y el psicoanálisis


Claude Lévi-Strauss

E l psicoanálisis es, para el hombre contemporáneo, una conquista innovadora de la


civilización del siglo XX que se coloca en el mismo plano que la genética o la teoría
de la relatividad. No obstante, hay algunas personas que, más impresionadas sin duda por
el mal uso del psicoanálisis que por sus verdaderas enseñanzas, persisten en considerar
esta disciplina como una extravagancia del hombre moderno. En ambos casos, se olvida
que el psicoanálisis no ha hecho sino volver a encontrar y traducir en términos nuevos una
concepción de las enfermedades mentales que se remonta probablemente a los orígenes de
la humanidad y que los pueblos que llamamos
primitivos no han cesado de utilizar, con un arte
que sorprende con frecuencia a nuestros mejores
profesionales.
Hace años, algunos etnólogos suecos reco-
gieron y publicaron un largo ritual de curación
utilizado entre los indios cunas de Panamá en
casos de parto difícil. Ese ritual consiste en una
letanía que el hechicero de la tribu –o como
dicen los especialistas, el chamán– declama ante
la paciente para mejorar su estado. El hechicero
le explica que su mal proviene de la ausencia
momentánea del alma que preside a la creación,
ya que ésta ha sido atraída al más allá por espí-
ritus maléficos. En efecto, los indios cunas creen en la existencia de una multitud de almas
dotadas con una función particular cada una de ellas. El hechicero cuenta a la enferma, con
lujo de detalles, el viaje sobrenatural que él emprende en busca del alma perdida, los obstá-
culos que encuentra, los enemigos con quienes combate y cómo los domina por la fuerza o
la astucia, antes de lograr la captura del alma cautiva, liberándola y haciéndola retornar por
fin al cuerpo doliente que yace a su lado.

13
La cura chamánica, precursora del psicoanálisis.
Analicemos brevemente las características de esta curación, de la que no hay motivos para
suponer que sea ineficaz, por lo menos en ciertos casos. Su primera característica obedece a
su naturaleza puramente psicológica: no hay ninguna manipulación del cuerpo de la enferma,
ni tampoco administración de medicinas. El hechicero no hace otra cosa que hablar o can-
tar. Se confía exclusivamente en el discurso para inducir la curación. En segundo lugar, el
tratamiento supone un diálogo entre dos personas: el enfermo y el médico. Esto no significa
–como veremos más adelante– que los demás miembros del grupo social no puedan formar
un auditorio. Ahora bien, de esas dos personas, la primera –el hechicero, cuyo poder es reco-
nocido por toda la tribu– encarna la autoridad social y la potencia del orden, mientras que
la segunda –la enferma– padece de un desorden que llamaremos fisiológico, pero que entre
los indígenas se considera el efecto de un abuso perpetrado por la sociedad de los espíritus
contra la de los humanos. Dado que estas dos sociedades deben estar aliadas normalmente y
que el mundo de los espíritus es de la misma naturaleza que el de las almas reunidas en cada
individuo, en la mentalidad indígena se trata verdaderamente de un desorden sociológico
provocado por la ambición, la malevolencia o el rencor de los espíritus, es decir por motivos
de carácter psicológico y social.
Finalmente, al exponer las causas de la enfermedad y al contar sus aventuras en el más allá,
el hechicero suscita en su auditorio representaciones familiares atribuidas a las creencias y
los mitos que son patrimonio del grupo social en su totalidad. Por otra parte, los adolescen-
tes, al asistir a curaciones de carácter público, se inician de forma detallada en las creencias
colectivas.
Algunas de estas características tienen una extraña semejanza con las de una curación psicoa-
nalítica. En este caso, se considera también que la enfermedad es de origen psicológico y que el
tratamiento aplicado es exclusivamente de esta naturaleza. Por síntomas que no puede dominar, o
más sencillamente por la turbación de su espíritu, el enfermo se siente excluido del grupo social
y llama al médico, cuya autoridad es reconocida por el grupo, para que le ayude a reintegrarse
en él. Por último, el tratamiento no tiene otra finalidad que extraer del enfermo la narración de
acontecimientos enterrados en su subconsciente que, a despecho de su antigüedad, siguen rigien-
do sus sentimientos y representaciones de las cosas.
Ahora bien, cabe preguntarse cómo definir una historia asignada a una época remota –tan que a
menudo se ha perdido incluso su recuerdo– que sigue explicando, empero, las “características” de
lo que sucede actualmente de una forma mejor que los “acontecimientos” más recientes. Habría
14
que definirla para mayor exactitud con el término de “mito” utilizado por los sociólogos.
Convergencias y divergencias
La diferencia principal entre una curación chamánica como la que acabamos de analizar y
una curación psicoanalítica reside en el hecho de que, en el primer caso, es el médico quien
habla, mientras en el segundo caso esa tarea tiene que realizarla el paciente. Se sabe que un
buen psicoanalista permanece prácticamente mudo durante la mayor parte del tratamiento.
Su misión consiste en ofrecer al enfermo el estímulo de la presencia de otra persona –podría-
mos decir, incluso, la provocación– a fin de que el enfermo pueda investir a ese “otro” anó-
nimo con toda la hostilidad de que se siente inspirado. En ambos casos la curación consiste
en la producción de un mito, con la diferencia de que entre los indios cunas se trata de un
mito totalmente construido, conocido de todos y perpetuado por la tradición, que el hechice-
ro se limita a adaptar a un caso determinado, o mejor a traducir en un lenguaje que tenga un
sentido para el enfermo permitiéndole nombrar –es decir, comprender y quizás dominar– los
dolores que hasta ese momento eran inexpresables tanto en sentido propio como figurado, ya
que en un concepto semejante de la enfermedad ambos sentidos se confunden.
En el psicoanálisis, por el contrario, el enfermo se encarga de elaborar su propio mito.
Pero, si se reflexiona un instante, la diferencia no es tan grande como se cree, ya que el
psicoanálisis atribuye el origen de los desórdenes psíquicos a un número reducido de situa-
ciones posibles entre las cuales el enfermo sólo tiene libertad de escoger. Esas situaciones
se hallan vinculadas a las primeras experiencias de la vida y las relaciones del niño pequeño
con su ambiente familiar. En este caso también, el enfermo se sentirá liberado cuando llegue
a traducir sus trastornos inexpresables o inconfesables en términos de un mito adecuado a su
historia particular.
No obstante, que los psicoanalistas y sus partidarios se tranquilicen. En efecto, al hablar
de mito no queremos afirmar en modo alguno que las historias sean falsas o inventadas.
Muchos mitos se fundan sobre acontecimientos o hechos reales y–como ya se indicó al
principio–su transformación en tales depende de su capacidad de conferir una significación
al presente y no de la fidelidad con que reconstituyan una situación inicial.
Después de las analogías que hemos observado, no nos sorprenderá el hecho de que algu-
nos psicólogos muy expertos, al visitar algunas sociedades indígenas para efectuar encuestas
valiéndose de los más modernos procedimientos de investigación, se hayan encontrado
en igualdad de condiciones con los hechiceros indígenas y hayan sido a veces superados
por éstos.
Tal fue la aventura del Dr. Milton Stewart, narrada con gran amenidad por él mismo en una
15
obra publicada recientemente con el título “Pygmies and dream giants” (Pigmeos y gigantes
del sueño, Nueva York, 1954). Stewart había viajado al país de los negritos, pigmeos muy
primitivos del interior de las Islas Filipinas, para estudiar su estructura mental mediante
procedimientos análogos a los del psicoanálisis. No solamente los hechiceros del grupo le
dejaron una total libertad de acción, sino que enseguida lo consideraron uno más de ellos.
Más aún, intervinieron de oficio en sus análisis, en calidad de especialistas competentes y
perfectamente enterados de los métodos utilizados. Milton Stewart llegó incluso a consi-
derar que, en ciertos aspectos, la psicoterapia de los hechiceros estaba más adelantada que
la nuestra.
Las curaciones chamanísticas –como ya se ha dicho antes– tienen un carácter público.
Todos los miembros del grupo llegan progresivamente a la creencia de que sus propios
malestares, cuando se produzcan, requerirán procedimientos de curación idénticos a los que
han visto aplicar con tanta frecuencia. Por otra parte, al prever todas las etapas del tratamien-
to, participarán voluntariamente en todas ellas, acompañándolas con sus voces de estímulo,
ayudando al enfermo a agrupar sus recuerdos y manifestando un entusiasmo comunicativo
a medida que avanza la curación.
El Dr. Stewart hace notar a este propósito que no nos hallamos aquí en el terreno del psi-
coanálisis, sino en el de una de sus conquistas más recientes: la psicoterapia colectiva. Una
de las formas más conocidas de ésta es el psicodrama, en el que varios miembros del grupo
acceden a encarnar las figuras de los personajes del mito del enfermo para ayudar a éste a
representárselo mejor y poder llevar así el drama hasta su desenlace. Esta participación sólo
es posible a condición de que el mito del enfermo presente un carácter social. Los demás
miembros del grupo consiguen participar en el mito porque éste es suyo igualmente o, más
exactamente, porque las situaciones críticas a las que nuestra sociedad expone al individuo
son, en gran medida, las mismas para todos.
Se ve, pues, cuán ilusorio es el carácter íntimo y personal de la situación olvidada que el
psicoanálisis ayuda al enfermo a recordar. De este modo se desvanece incluso la diferencia
con la curación chamanística a la que no habíamos referido antes.
“Como en París o en Viena –escribe el Dr. Stewart– los psiquiatras de la tribu negrito ayu-
dan a los enfermos a rememorar situaciones e incidentes pertenecientes a un pasado lejano
y olvidado, así como acontecimientos dolorosos enterrados en las capas más antiguas de esa
experiencia acumulada que expresa la personalidad”.

16
Transfigurar el trastorno en obra de arte
“Las pulsiones y emociones no explican nada, ya que son siempre el resultado de la potencia
del cuerpo o de la impotencia del espíritu. Son consecuencias en ambos casos, pero nunca
son causas. Estas últimas sólo se pueden buscar en el organismo como sabe hacerlo exclu-
sivamente la biología, o en el intelecto, y esta es la única vía abierta tanto para la psicología
como para la etnología”. C. Lévi-Strauss: El totemismo en la actualidad, 1965.
La técnica indígena parece ser más audaz y fecunda que la de los países occidentales, en
un punto por lo menos. El Dr. Stewart relata una experiencia que hubiera podido realizar en
cualquier parte del mundo, en uno de esos pueblos que solemos llamar primitivos. Cuando
quiso sacar a un enfermo de un estado de “sueño despierto” –en el que narraba de manera
desordenada episodios de su pasado, como el conflicto con su padre transpuesto míticamente
en visita al país de los muertos– sus colegas indígenas se lo impidieron. Le explicaron que,
para curarlo definitivamente, era menester que el espíritu de la enfermedad hiciese al paciente
una dádiva en forma de un nuevo ritmo de tambor, de una danza o de un canto. Según la
teoría indígena, no basta con eliminar la inferioridad social originada por la enfermedad,
sino que ésta debe transformarse en una ventaja positiva, esto es, en una superioridad social
de índole semejante a la que reconocemos al artista creador.
No cabe duda de que esta relación entre un equilibrio psíquico inhabitual y la creación
artística no es ajena a nuestras propias concepciones. Hay muchos genios a los que hemos
tratado como dementes: Gerard de Nerval y Van Gogh, entre otros. En el mejor de los casos,
consentimos a veces en excusar algunas locuras porque son cometidas por grandes artistas.
Pero incluso los negritos de las selvas de Bataan han sido mucho más perspicaces en este
ámbito. Han comprendido que la forma de remediar un trastorno mental, perjudicial para
el individuo que lo sufre y para la colectividad que necesita la sana colaboración de todos,
consiste en transfigurarlo en obra de arte, método utilizado raramente entre nosotros, al que
debemos, no obstante, la obra de Utrillo, por ejemplo. Hay mucho que aprender, por lo tanto,
de la psiquiatría primitiva. Siempre adelantada con respecto a la nuestra en muchos aspectos,
su modernidad fue aún más extraordinaria en una época –todavía reciente y de tradición
muy difícil de borrar– en que no sabíamos hacer con los enfermos mentales otra cosa que
cargarlos de cadenas y condenarlos al hambre.

Fuente: El Correo de la UNESCO/5-2008

17
Directorio

INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA

DIRECTOR GENERAL
ALFONSO DE MARIA Y CAMPOS CASTELLÓ

SECRETARIO TÉCNICO
RAFAEL JULIO PÉREZ MIRANDA

SECRETARIO ADMINISTRATIVO
LUIS IGNACIO SÁINZ CHÁVEZ

COORDINADOR NACIONAL DE MUSEOS Y EXPOSICIONES


JOSÉ ENRIQUE ORTIZ LANZ

DIRECTOR DEL MUSEO NACIONAL DE LAS CULTURAS


Y DEL CORREO DE LAS CULTURAS DEL MUNDO
LEONEL DURÁN SOLÍS

ESTA ES UNA PUBLICACIÓN DEL


CENTRO DE ESTUDIOS SOBRE LA DIVERSIDAD CULTURAL (CEDICULT)
DEL MUSEO NACIONAL DE LAS CULTURAS

COORDINACIÓN EDITORIAL
MARIANO FLORES CASTRO
correodelasculturas@gmail.com

©TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS POR LOS RESPECTIVOS AUTORES


DE LOS ARTÍCULOS, NOTAS Y FOTOGRAFÍAS.

MÉXICO, D.F., 15 de noviembre de 2008.

18