You are on page 1of 2

Utopía.

Historia de una idea
Octavio Martínez López 1017332
El concepto de utopía es, en todas las épocas, una variación sobre un presente ideal, un
pasado ideal y un futuro ideal, y sobre la relación entre los tres. La prehistoria del concepto
es principalmente religiosa y se compone de mitos de creación y una eventual vida después
de la muerte. Pero puede tener una dimensión histórica especulativa.
La evolución del pensamiento utópico podría dividirse de forma aproximada en tres
etapas: la mítica, la religiosa y la positiva o institucional. Las dos primeras fases enlazan la
vida después de la muerte con esta vida, mientras que la tercera, en lo esencial, no lo hace.
Cuando nuestra vida en este mundo se deteriora o está amenazada, reaccionamos
cultivando un reforzado sentimiento de armonía familiar e idéntica étnica, nacional y/o
religiosa. Algo próximo al concepto de Utopía, la célebre obra de Tomás Moro, para
equilibrar el conflicto dando preferencia a lo colectivo, habitualmente haciendo mucho más
igualitarias la propiedad y las clases sociales. Esta igualdad es el dogma social crucial, con
frecuencia considerado por definitivo, del programa utópico. A la última fase de la utopía,
la más institucional o constitucional, le interesa menos imaginar el ideal que crearlo, y llega
a su apogeo en la modernidad.
A la última fase de la utopía, la más institucional, le interesa menos imaginar el
ideal que crearlo, y llega a su apogeo en la modernidad. Aunque se tiende a relacionarla con
el socialismo moderno, sería un error dejar fuera al liberalismo. En su forma más extrema,
sus elementos han sido entendidos como utópicos cuando se combinan dando lugar a la
fantasía de un mercado no regulado que aspira a superar la soberanía nacional, mediante un
régimen de corporaciones multinacionales cuasi omnipotentes que impone a la población
mundial una estrategia económica, política y cultural de globalización.

La delimitación de la utopía
El estudio de la utopía se centra en tres ámbitos: el pensamiento utópico; el género de la
literatura utópica y los intentos prácticos de fundar comunidades mejoradas. Para que el
término utopía tenga sentido, no puede abarcar todas las aspiraciones a la mejora social;
tampoco se puede reducir la utopía a un impulso psicológico, sueño, fantasía, proyección,
deseo o anhelo; tampoco significa la búsqueda de la vida perfecta. Más bien, más que

aunque explora el espacio que hay entre lo posible y lo imposible. contrario a lo que sucede en las eras mitológicas o religiosas. . podemos contraponer las utopías ascéticas y las que satisfacen deseos. Las utopías antiguas y de comienzos de la modernidad casi siempre aceptan la inevitable escasez de los bienes y la absoluta insuficiencia de los recursos. la humanidad nunca habría avanzado en su luchar por mejorar. tal como se ha perfilado desde la Utopía Tomás Moro. La utopía es definida por los límites de la humanidad misma. la sociedad ideal trata de conservar la pureza de su forma originaria. En la era utópica. así como a concebir hasta qué punto es realizable y a distinguirla de lo meramente imaginario o de lo totalmente imposible: la utopía no es el ámbito de lo imposible. Muchas utopías antiguar y algunas posteriores son jerárquicas y se basan en la creencia en la inevitable desigualdad de los seres humanos. reconoce una tendencia inherente hacia la evolución histórica y construye mecanismos para hacer frente a esos cambios. o. por el contrario. la raza humana se apodera de su propio destino. 3) Finalmente. La mayoría de las utopías modernas incluyen un grado sustancial de igualdad. se trata de restringir el uso del término “utopía” y un modo de hacerlo es postular que Utopía de Tomás Moro nos proporciona una versión cuasi realista de una sociedad muy mejorada que puede servir como definición básica “realista. donde dioses y fuerzas mantienen el control sobre la humanidad. podemos contrastar las utopías jerárquicas con las igualitarias. El criterio de plausibilidad permite restringir y especificar la utopía.definir. 1) En la primera se oponen las utopías estáticas y las dinámicas: una vez formada. 2) En segundo lugar. Sin él. Tres variaciones fundamentales del impulso utópico.