Titular: Autor: Fecha

:

El Espíritu de la verdad Daniel Kolenda Noviembre 2009

El Espíritu de la verdad contra el Espíritu seductor En su relato sobre su bautismo en el Espíritu Santo, Charles Finney cuenta lo siguiente: “Cuando entré y cerré la puerta detrás de mí, tenía la sensación de encontrarme con el Señor cara a cara. Ni en aquel momento ni más tarde se me ocurrió que se trataba sólo de un estado mental. Él no dijo nada, solo me miraba de una manera como para quebrantarme delante de sus pies. Me arrodillé a sus pies y derramé mi alma delante de Él. Lloraba en voz alta como un niño y pronunciaba cuan confesión me era posible entre sollozo y sollozo. Me parecía que estaba bañando sus pies con mis lágrimas…” Pienso que esta descripción es una característica de un encuentro con el Espíritu Santo. Nuestro amor por el Hijo y la revelación del Hijo crecerán y florecerán. ¿Qué debemos pensar de los ‘avivamientos’ y de las conferencias en los que se pone énfasis en el Espíritu Santo pero no se reconoce de la mas mínima manera a Jesús? Hablan de ángeles y milagros, de visiones, encuentros y experiencias en el tercer cielo, pero núnca hablan de Jesús. ¿Cómo puede ser? El Espíritu Santo no viene para hablar de sí mismo, sino que apunta a otro, ¡y ese otro es Jesús! En Juan 16:13 y 14 leemos: “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque NO HABLARÁ POR SU PROPIA CUENTA…ÉL ME GLORIFICARÁ: porque tomará de lo mío y os lo hará saber.”

El Espíritu de la verdad (Daniel Kolenda)

Página 1

Es imposible tener un verdadero encuentro con el Espíritu Santo sin tener un verdadero encuentro con Jesús. Si alguna vez llegan a ver algo así, tengan cuidado, ya que en este mundo hay muchos espíritus, ¡pero sólo existe un ESPÍRITU SANTO! En Génesis capítulo 24 leemos la historia de cómo Abraham envía a su siervo Eleazar para buscarle una esposa a su hijo Isaac. Es Eleazar quien reúne a Isaac con su novia Rebeca. Esta historia nos ofrece tantos prototipos: Abraham es un prototipo del Dios Padre, Isaac es un prototipo de Jesús, Eleazar un prototipo del Espíritu Santo y Rebeca un prototipo de la Iglesia. Podemos aprender muchas verdades espirituales de esta historia. Una, sin embargo, me saltó a la vista cuando leí este pasaje hace poco. Aún cuando Rebeca núnca había visto a Isaac, parecía amarlo profundamente. Tomó la decisión de dejar a sus padres y a toda su familia para estar con él. Nada más ver a Isaac, Rebeca bajó inmediatamente de su camello para encontrarse con él. Cuando por fin se vieron cara a cara, conectaron inmediatamente. No tuvieron citas románticas ni hubo cortejo. Tampoco se negociaron acuerdos matrimoniales ni se hicieron grandes preparativos para la boda. Celebraron en seguida su luna de miel. ¿Cómo puede ser que Rebeca amase a Isaac sin haberlo visto jamás? Creo que Eleazar es el responsable de todo. Nada más conocer a Rebeca, empezó ha hablar de su señor, describiéndolo con las palabras más halgüeñas, contándole lo maravilloso, lo guapo, amable y tierno que era. Durante todo el viaje en camello hacia este país en el Sur, Eleazar le contó a Rebeca historias de Isaac y le describió detalladamente. Rebeca estaba tan enamorada de este hombre tan increíble, y no podía esperar hasta verlo por fin cara a cara. “A quien amáis, sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso” (1 Pedro 1:8) En el versículo 53 leemos de Eleazar: “Y sacó el criado alhajas de plata y alhajas de oro, y vestidos, y dio a Rebeca …”. Estos obsequios que Eleazar dio tan generosamente a Rebeca son prototipos de los dones del Espíritu. No eran regalos de Eleazar sino de Isaac; eran muestras de su amor. Obviamente también tuvieron el efecto de embellecer a Rebeca. Su verdadero fin era, sin embargo, hacer que Rebeca se enamorase aún más de su novio. ¡Y funcionó! Cuando el Espíritu Santo se mueve y los dones del Espíritu fluyen, es esperar que las personas se enamoren más de Jesús.

El Espíritu de la verdad (Daniel Kolenda)

Página 2

Pero tengamos en cuenta lo siguiente: ¿Qué habría pasado, si Eleazar hubiera empazado a ligar con Rebeca, intentando atraerla con sus propios encantos? ¿Qué si Eleazar le hubiera obsequiado con sus propios regalos y le hubiera contado historias sobre su propia vida para convencerla? ¿Qué habría pasado si Rebeca se hubiera enamorado perdidamente de Eleazar y no de Isaac? Eleazar hubiera sido un siervo malo, infiel y seductor. Pablo nos advierte que en los últimos días también operarán “espíritus seductores”. Un espíritu seductor intentará apartar la atención de Jesús y atraerla a sí mismo. Donde la gente ame más a los dones que al novio, están operando espíritus seductores. Donde la gente busque más a las manifestaciones que al “Hombre”, a Jesucristo, están operando espíritus seductores. Siempre que un predicador esté usando la unción para atraer a las personas a sí mismo, se comporta como un padrino que intenta seducir a la novia en la boda. ¡Esto es suprema malicia! Nadie mejor para ilustrarlo que Simón el mago. En Hechos 8 leemos que había engañado mucho tiempo a los habitantes de Samaria con sus artes mágicas. Entonces escuchó predicar a Felipe, creyó y fue bautizado. Se supone que con ello terminó la vieja vida dedicada al ocultismo y a la magia. Cuando Simón, sin embargo, vio las señales y los grandes milagros que Pedro y Juan hacían, se acordó de cómo había sido cuando la gente hablaba de él, diciéndo: “Este [Simón] es el gran poder de Dios” (Hechos 8:10). Empezó a desear el poder y las alabanzas que había disfrutado. Empezó a pensar cuánta gloria le podía proporcionar la unción del Espíritu Santo y les ofreció dinero a los apóstoles, diciendo: “Dádme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo” (Hechos 8:19). Pensaba usar al Espíritu Santo para que él mismo fuera más atractivo y tener un negocio más lucrativo. Para él, el poder del Espíritu Santo era un producto comercial a comprar a modo de inversión. Hubiera abusado de la unción para su beneficio personal. No me sorprende que los apóstoles le trataran con tanta severidad: “Tu dinero perezca contigo dijo Pedro - porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.” Un anillo de diamantes en el dedo de una novia puede embellecerla, pero no está para atraer a nuevos amantes. Está, más bien, para indicar a cualquier posible pretendiente quién se lo regaló. El anillo la hace más atractiva, pero señala hacia el novio. De la misma manera, el Espíritu Sánto se nos muestra para revelar a Cristo, para ensalzarlo y para señalar hacia Él. Puede que la unción sea fragante y atractiva para los que nos rodeen, puede que incluso

El Espíritu de la verdad (Daniel Kolenda)

Página 3

nos haga ser más guapos, pero siempre tiene el propósito de dirigir la mirada de la gente a Cristo y no a nosotros mismos. Cuando alguien usa la unción para su propia gloria, hablamos de magia, de abuso y de seducción. En estos últimos días, en los que habrá poderosos derramamientos del Espíritu Santo, debemos ser vigilantes y tener cuidado de los espíritus seductores que procuran apartar del foco de atención a Cristo para promoverse a sí mismos. Siempre que no se enfoque a Jesús, que Él no sea el centro de toda la atención, que Él no sea lo más fascinante, el premio más valioso y el deseo más anhelado, ¡TENGAN CUIDADO! ¡El Espíritu Santo no tiene nada que ver en eso! El Espíritu Santo siempre hablará de JESÚS, glorificará a JESÚS, presentará a JESÚS y ensalzará a JESÚS, ¡nada más ni menos que JESÚS! “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí” (Juan 15:26). Recomendación de un libro
Pero Dios es más grande que los sueños, más fuerte que los temores, y más alto que cualquier expectativa. Obras aún mayores ofrece historias reales, conmovedoras y edificantes acerca de personas comunes de todas partes del mundo. Personas como tú, en quienes Dios realizó obras extraordinarias a pesar de sus sueños quebrantados, sus fracasos y sus debilidades. Su gracia nos es dada libremente … Serás tocado … Serás inspirado … Serás retado … a emprender obras aún mayores para Dios. Dios obrará maravillosamente a través de toda persona que se encuentre dispuesta a creer sinceramente en su Palabra. Reinhard Bonnke es un gran hombre de Dios quien, a través de este libro, Obras aún mayores, encenderá en ti la pasión por llevar a cabo “obras aún mayores” de lo que pudiéramos imaginar, para la gloria de Dios. Joyce Meyer, escritora y maestra bíblica. Titular: Obras aún Mayores Precio: 9,80 € ISBN: 978-1-933106-28-1 www.shop.bonnke.net

Otros estudios bíblicos en www.cfan.bonnke.net

El Espíritu de la verdad (Daniel Kolenda)

Página 4

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful