You are on page 1of 5

UNIVERSDIAD “ETAC”

ALUMNO:

PASCUAL HERNANDEZ MARQUEZ

TRABAJO:

ENSAYO

MATERIA:

FILOSOFÍA Y SOCIOLOGÍA DE LA EDUACIÓN.

ASESORA:

EDITH ALEJANDRA DONATO FLORES.

FECHA DE ENTREGA

24- SEPTIEMBRE-2015

del desgaste de las instituciones otrora fuertes. el ser humano cada vez es tomado menos en cuenta para que repercutan en su beneficio dichos avances. de las luchas internas en algunos países o regiones. quiero recibir mucho y dar poco o nada. como la familia (el cambio de roles en esta célula social). la tolerancia de un pensamiento débil que G. a grado tal que cada día hay más pobres en el mundo. Tal pareciera que están en una relación directamente proporcional: a mayor avance tecnológico. mayor pobreza o más aún. mayor cantidad de pobres. y como muestra es la que a diario nos enteramos en los medios de comunicación acerca de los conflictos internacionales. ya ni siquiera de convivencia. la religión. la escuela. cada vez los seres humanos nos estamos favoreciendo menos con esos avances. se ha debilitado su vigencia. es difícil o mejor dicho imposible. de los cambios tan repentinos y tan apresurados. INTRODUCCIÓN Podemos iniciar mencionando que las tendencias posmodernistas sitúa al hombre sobre todas las cosas desde los avance tecnológico que estamos viviendo. y ese es un gran problema porque a pesar de ese progreso y cambios tan vertiginosos. hacen imperativo un ajuste en todo el engranaje social. de los rápidos cambios en el avance tecnológico. la verdad . Podemos estar en un estadío de la humanidad en que estén por llegar nuevas formas del pensamiento ya que las que están predominantes. que se pueda dar una relación de colaboración o ayuda recíproca. donde lo que importa soy yo. Recuerdo algunas: el final de los grandes relatos que nos describió Lyotard. o sea una actitud egoísta sobre cualquier otra virtud o característica humana. han perdido fuerza. Las condiciones actuales del rápido y cómodo acceso a cualquier tipo de información. En este momento en el que el narcisismo es lo predominante.Vattimo reflexionaba como resultado del final de la metafísica. ANALISIS La postmodernidad tuvo muchas definiciones.

falta de actualización pedagógica o incapacidad personal. hemos incorporado sin un análisis de los mismos. leyes y prácticas pedagógicas) fue sustituyendo progresivamente la importancia central del conocimiento por otras habilidades o competencias. Frente al conocimiento fuerte. se desdeñaba con argumentos como anacronismo. pasan inadvertidos. Conocer e La postmodernidad educativa sustituyó la cultura del esfuerzo por una cultura del juego. Cuántas veces hemos escuchado esa jerga educativa que menosprecia los contenidos como memorismo vacío. solo queremos verlos en conjunto para dar una síntesis adecuada de lo que analizamos. antes que nada. la postmodernidad. Recordar una obviedad: conocimiento es lo contrario de memorismo. que Baudrillard fue narrando sucesivamente. Seguramente hay otros que pueden ampliar y profundizar lo que se inicia en esta rápida reflexión. la habilidad de adaptarse continuamente. esa postmodernidad reconoce la fragmentariedad de los procesos económicos y sociales. Siguiendo una línea kantiana: la razón educativa debe comprender sus límites y posibilidades. frente a una educación de contenidos. Esa sustitución nunca fue completa. Hemos vivido una época educativa. pero son argumentos que sintetizan esos cambios profundos que. donde todo tenía que ser divertido. más preocupante. Estos argumentos necesitan matizaciones que no pueden defenderse en este espacio.como simulacro. que al menos se puede enunciar en tres argumentos: ninguno es original. Si un contenido o procedimiento no cumplía ese objetivo. La postmodernidad educativa en sus diferentes modalidades (corrientes. autocrítica. esfuerzo implica la negación del . Lo que sigue es una hipótesis que quiere acercar el discurso filosófico y el discurso educativo. una educación de habilidades y actitudes. Si las sociedades industriales tenían una continuidad y linealidad que nos permitía construir nuestra biografía personal y profesional como una narración continua. Toda crítica es. pero jerarquizó el conocimiento en un lugar secundario. Esfuerzo implica la construcción de una voluntad. O. muchas veces. de ahí que los procesos educativos se transformasen en coherencia. esa verdad paradójica que constituye nuestra sociedad mediática. La idea que defenderé es que hubo una postmodernidad educativa.

asumir que hay objetivos que se consiguen a medio y largo plazo. El peligro de los sistemas educativos es evidente: su lentitud para el cambio profundo puede ser su anacronismo anunciado. Kairos. El desarrollo de las nuevas tecnologías transformó todos los campos y ámbitos de producción. sobre todo desde cierta endogamia universitaria. ahora transformen rápidamente sus presupuestos: también existe el oportunismo educativo. CONCLUSIONES Comprender esta postmodernidad educativa es comprender una época que comienza hace poco más de treinta años.cortoplacismo. ET. La sociología y la filosofía reflejó inmediatamente estos cambios que estaban transformando nuestra vida individual y social. Es curioso como muchos de los que defendían estas tendencias. Lo hemos dicho y lo repetimos: también hubo especulación educativa. La educación es una parte de un todo. Este se define como la adaptación de un discurso a lo que tu época quiere escuchar. Es fácil ser contemporáneo. Lo importante era construir sujetos técnicos que necesitaba este nuevo capitalismo. Hoy vivimos otro cambio de época: nuestra sociedad conectada lleva nuestras preguntas que aún están siendo formuladas. también hubo una educación postmoderna. . AL 1968. Jurgen. Barcelona. La postmodernidad es la sincronía filosófica y social de un cambio de modelo de producción: de una sociedad industrial a una sociedad del conocimiento incipiente. BIBLIOGRAFÍA Habermas. La postmodernidad educativa sustituyó el ideal humanista y educativo de persona por un ideal tecnológico y economicista.0la postmodernidad.

año XXVII. Universidad Iberoamericana. en revista de Filosofía. . numero 70.Etica y postmodernidad. Enero-Abril 1994.