POLITICA EN VENEZUELA

La CRBV como norma suprema que rige en Venezuela, es quizás la más viva expresión de la política anti humanitaria que ejecuta el régimen, ya que en sus artículos 2 y 3, define como fines la defensa, desarrollo de la persona y el respeto por su dignidad, reconociendo así mismo el ejercicio democrático de la voluntad popular, por medio de la construcción de una sociedad justa, prospera y de bienestar, a través de procesos de trabajo y educación, Cosa que solo se puede lograr por el intermedio de la proclamación y defensa de valores de orden superior, como la libertad, justicia, democracia, igualdad, pluralismo y la participación entre otros, los cuales a todas luces sirven para indicar que el estado Venezolano hace caso omiso de la constitución que tildo alguna vez de ser la más moderna y justa del mundo. No obstante, el régimen desatiende su obligaciones y trata de imponer un modelo político, económico y social claramente inhumano, mismo que ha sido negado en reiterados oportunidades, actuación que claramente se orienta hacia el discurso de Lenin en el cual justifica utilizar la mentira, el engaño y cualquier otro medio para evitar comprometerse formalmente con el pueblo, pues su objetivo es la revolución socialista. Vemos como se busca la utopía inalcanzable, el régimen tiende a negar fácticamente los principios que se declaran en la constitución, orientándose hacia la eliminación del pluralismo, la subrogación del municipio como núcleo de la sociedad política en pro de la comuna, misma que en claro contraste es a vez subordinada al municipio en la misma Cuba, elemento claramente orientado a la construcción de un comunalismo al más puro estilo soviético, pero es de allí que surge el comunismo, la comuna es el soviet del extinto régimen. El socialismo por definición es la etapa previa al comunismo y su acción implica la destrucción del sistema existente, para crear de las cenizas sociedad declara por ellos decadente las bases de la nueva sociedad, de allí que el aparato productivo, toda la economía y por ende los trabajadores sean las silentes victimas de estas maniobras políticas orquestadas en contra del ciudadano, acá vale la pena destacar que lo triste no es que el régimen sea socialista o comunista, lo realmente triste es que los factores opositores se abrazan al mismo proyecto negando este sea comunista o socialista y proclamando esa como la salida o solución. La democracia en pleno siglo XXI ya no es simplemente interpretada como una forma de gobierno, sino como un derecho humano natural, por tanto preeminente y digno de ser defendido y respetado, por lo que si la sociedad es democrática no importa que talante tiene le régimen de turno, pues la sociedad por medio de la constitución puede poner freno a sus desafueros. Para eso se requiere un alto grado de madurez política y situacional, cosa que no hemos logrado ver en nuestros dirigentes quienes se comen los trapos rojos, dedicando tiempo a lo rutinario y no a lo importante, si bien lo electoral es importante, lo urgente es hacer política y política de ver dad.

Msc Francisco González Presidente COPEI Cabimas.

DOCUMENTO DE APOYO AL CARDENAL UROSA Y LA IGLESIA CATÓLICA VENEZOLANA
Quizás una de las expresiones más violentas y radicales de los comunistas es su marcado odio por la iglesia, sea cual fuere, sin embargo, es importante destacar que el común de la gente ignora que el comunismo como tal, es una religión antropocéntrica de tipo secular que es profesada por el estado, por lo cual es por definición intolerante con cualquier tipo de expresión religiosa. Como religión secular se basa en el activismo militante y tiende a monopolizar la participación y uso de los espacios y medios, de allí que deseen hacer con el discurso único en su búsqueda de ganar la aceptación del ciudadano común a pesar de su clara orientación anti- humanitaria, es por ello que agentes próximos o propios del régimen hacen dinero especulando en el mercado internacional con alimentos próximos a su vencimiento, los cuales son traídos a Venezuela para ser olvidados en apartados rincones de nuestra geografía o peor aún a la vista de todos nosotros, simplemente porque lo pueden hacer y cada vez que los hacen las arcas de los jerarcas del régimen aumentan su volumen. Sabio señalamiento del pueblo al llamar por su nombre a esta degeneración PUDREVAL y alegar que el Rey Zamuro es el primero que pica donde están los alimentos podridos, pero destapar este paquete es exponer a la luz pública las miserias de los hombres que capitanean la revolución y para tapar esto no hay nada mejor que señalar y atribuirle culpas a nuestra Santa Madre la Iglesia Católica y los hombres quienes fungen como su voceros, esto con independencia que están investidos con la representación del estado Vaticano. El Cardenal Urosa no es sino la victima ideal que el régimen necesita para tapar su desnudez, el chivo expiatorio que se requiere para ocultar la crueldad y sadismo que día a día el régimen ejercita y despliega al propiciar criminales políticas eugenésicas orientadas a la limpieza social de los grupos humanos y étnicos, cuya expresión es el dramático y sistemático asesinato de los jóvenes entre 14 a 34 años de edad, con la finalidad de reducir los posibles opositores al régimen. La Doctrina Social de la Iglesia representa la antítesis de la onerosa necesidad del régimen de degradar al trabajador, para quien cada día las opciones de empleo con salario justo, que propicie el desarrollo del hombre y la sociedad escasean, la institución religiosa del Catolicismo no puede sino ser el mortal enemigo del comunismo ateo profesado por el régimen, por ello debe ser señalado, insultado, vejado e incluso satanizado, como se ha hecho costumbre en el verbo de quien ocupa hoy la primera magistratura Venezolana. Es necesario ver la obra de la Iglesia, expresada en la atención de indigentes, enfermos, ancianos, la alta y competitiva formación que dan a los jóvenes que estudian en los numerosos centros que son atendidos por intermedio de las diversas órdenes religiosas quienes contribuyen con la formación de ciudadanos de provecho y valor para la sociedad futura, acciones que se oponen a las metas y objetivos del régimen. Todos los sátrapas tienen el mismo destino y allí ese ultimo día, cuando podrido por sus inmundicias y oculto de la vista del colectivo inquisidor y con de sed de justicia, el único ser que probablemente esté a su lado sea un sacerdote católico dispuesto a perdonar sus terribles crímenes y darle la última comunión o una monja quien le atiende en su lecho de enfermo, pues nadie ni su familia desean reclamar algún derecho sobre ese pobre despojo humano que languidece por algo de respeto a su dignidad, que de paso nunca respeto en otros, es así como termina la historia, Dios castiga sin palos y sin piedras y la justicia si bien tarda llega y cada uno al final recibe ni más ni menos sino aquello que merece .

Msc Francisco González Presidente COPEI Cabimas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful