You are on page 1of 5

DE SABADO EN SABADO: ¿Cómo Leer Isaías 66:23, 24 en el Siglo XXI?

1

Pr Emmer Chacón, PhD

Creyentes de todas las edades han encontrado en el mensaje del profeta Isaías
presentaciones poderosas y sublimes del evangelio que sustentan la fe y proveen
esperanza. En años recientes, la erudición se ha aproximado al libro de Isaías con
metodologías literarias que han permitido redescubrir la belleza de su mensaje. 2 En esta
ocasión nos acercamos a los últimos versos del último capítulo del libro para
preguntarnos cómo pudo haber sido leído por su audiencia y cómo leerlo y entenderlo en
el siglo XXI.
El mensaje de los capítulos 56 al 66 de Isaías se mueve constantemente con una
temática de juicio. Este juicio se caracteriza por implicar la recompensa y bendición de
aquellos que sirven al Señor y la maldición y destrucción para aquellos que adversan a
Dios y oprimen a su pueblo. El juicio entonces implica dos resultados, la vindicación y
bendición del justo y la destrucción del impío. Adicionalmente, estos capítulos abundan
con promesas acerca de la restauración futura del pueblo de Dios luego del exilio que ya
ha sido anunciado (Isa 39:5-8). Es importante que recordemos y entendamos que estos
mensajes fueron pronunciados para el pueblo de Dios en los días del profeta Isaías.
El capítulo final de Isaías se presenta en poesía desde el verso uno hasta el verso
17, en prosa desde el verso 18 al 21 y de nuevo en poesía del 22 al 24. Por otra parte hay
dos marcadores mayores de discurso en el verso uno y el doce. Es la expresión “Así dice
el Señor” que es usada para introducir los discursos del Señor. Así las cosas, tenemos dos
discursos, uno en Isaías 66:1-11 y el otro en 66:12-24. Nuestro interés está entonces en
los versos doce al 24.

1
Este artículo fue publicado en Emmer Chacón, “De Sábado en Sábado: ¿Cómo
Leer Isaías 66:23, 24 en el Siglo XXI?,” Ministerio Adventista 71, no. 3 (Mayo – Junio,
2014), 10-12.
2
Véase Roy F. Melugin, “Form Criticism, Rhetorical Criticism, and Beyond in
Isaiah,” in Claire Mathews McGinnis and Patricia K. Tull, eds., “As Those Who are
Taught”: The Interpretation of Isaiah from the LXX to the SBL (Atlanta, GA: Society of
Biblical Literature, 2006), 263-278.

vida. . Evidentemente la historia recorrió un camino diferente en función del rechazo de parte de Israel a los planes de Dios para ellos. posiblemente a causa de la dispersión. Es la forma como Dios esperaba obrar la restauración de su pueblo en el futuro. el derrotero de los eventos cambia. Una vez que el profeta anuncia que “La mano de Jehová para con sus siervos se dará a conocer. Es en este contexto que las palabras de los versos 23 y 24 se encuentran. Isaías 66 se escribió siglos antes del nacimiento. Isaías 66 está mirando hacia el futuro desde los días del profeta. Estas palabras fueron pronunciadas para el pueblo de Dios en los días de Isaías y Dios tenía toda la intensión y el poder de hacerlas realidad para ellos después del exilio en los días 3 A menos que se indique lo contrario. Revisión del 1995 de la Antigua Versión de Casiodoro de Reina (1569). Una vez Israel se encuentra con el Señor Jesús y toma su decisión al respecto de la oferta divina (Mateo 27:25). De hecho las promesas de Isaías 60-66 no se cumplieron con Israel al regreso de Babilonia y ahora ya no se cumplirían con ellos del todo.” El verso 18 hace una nueva transición en el tono del vocabulario para anunciar los planes de Dios de alcanzar a las naciones gentiles (Hebreo yAG) con el conocimiento de su gloria. la Iglesia. muerte y resurrección del Señor Jesús. El verso 20 introduce de igual manera el concepto de las ofrendas que las naciones y luego el pueblo de Dios traería ante el Señor. El verso 20 anuncia que las naciones gentiles traerían a los miembros del pueblo de Dios que estuviesen entre ellas. Lo interesante de esta perspectiva es que es la perspectiva divina acerca de la futura restauración.” Este tono en el vocabulario se mantiene hasta el verso 17. Isaías 39:5-8 ya ha anunciado el exilio futuro. Ahora los discursos del libro de Isaías miran aún más allá del exilio hacia la restauración. Estas reflexiones nos permiten ahora aproximarnos a Isaías 66:22-24. Isaías 66:12-14 abunda sobre las promesas de prosperidad de las que los versos siete al once ya han discursado. Antiguo y Nuevo Testamento. del exilio. Revisada por Cipriano de Valera (1602). las referencias al texto en español son tomadas de La Santa Biblia. se da la transición del Israel antiguo al Israel de Dios (Gálatas 6:16) del Nuevo Testamento. En el verso 16 el texto anuncia que como resultado del juicio del Señor sobre los impíos “los muertos por Jehová serán multiplicados.”3 el texto continua diciendo que el Señor “se enojará contra sus enemigos. Como se ha dicho ya. Al final del verso 14 tenemos una transición.

más de dos mil años más tarde estamos leyendo el libro de Isaías incluyendo el capítulo 66. a las ofrendas que el pueblo de Dios traería ante él y se mencionan como modelo para las ofrendas de las naciones. liberación y bendición a sus siervos que le aman y le sirven. 4 Pero el texto ya se había escrito siglos antes.de la restauración posterior a este. MI: Andres University Press. El verso 22 es una hermosa promesa acerca de la descendencia de estos fieles. el Señor promete tomar de entre estos siervos fieles para que sirvan al Señor como sacerdotes y levitas. ante la presencia de Dios. El rechazo del Mesías por parte del pueblo Judío completó el escenario y las profecías del Antiguo Testamento dirigidas al pueblo de Israel quedarían sin cumplimiento en lo que a ellos como pueblo se refiere. en armonía con esto. The Israel of God in Prophecy (Berrien Springs.” Las expresiones traducidas en nuestras versiones castellanas como “de mes en mes” y “de sábado en sábado. y de sábado en sábado. Con la transición del Israel del Antiguo Testamento a la Iglesia del Nuevo Testamento el programa de Dios en cuanto a los últimos días varía. Isaías 66:22-24 participa de la temática del libro entero y del énfasis de los últimos capítulos el juicio divino que traerá vindicación. Como ya hemos mencionado. entre otras cosas. El pueblo no respondió a los planes de Dios y este escenario prometido por Dios quedó sin cumplimiento en ese entonces. El vocabulario del verso 20 introduce la idea de la ofrenda que eventualmente traerían las naciones.” aparecen literalmente en el hebreo de Números 28. No había manera de cambiarlo y ahora nosotros. . Es ahora que entra en escena el verso 23 diciendo: “Y de mes en mes. La segunda parte del verso 20 hace referencia. Ellos permanecerán ante el Señor tanto como los nuevos cielos y la nueva tierra que el Señor planeaba hacer. esta ofrenda traída por las naciones consiste en traer a los fieles del Señor que estaban entre ellos probablemente como resultado del exilio. LaRondelle. La frase “de sábado en sábado” aparece literalmente en el texto hebreo de Números 4 Véase Hans K. dice Jehová. vendrán todos a adorar delante de mí". En el verso 21. Este mismo juicio tiene otra dimensión que implica la condenación y aniquilación de los impíos. a ofrendas traídas a Dios en forma de granos y animales. La palabra hebrea (hx'n>mi) traducida aquí como “ofrenda” es usada en el Antiguo Testamento para referirse. 1983). los gentiles.

Estas ofrendas serían traídas ante el Señor cada sábado y cada inicio de mes. La referencia a los cielos nuevos y la tierra nueva la entendemos muy bien y la ubicamos después de los eventos descritos en Apocalipsis 21:1 con la tierra totalmente restaurada luego de la purificación y recreación de la misma. bendiciones y prosperidad final de los siervos que temen. El capítulo 66 participa de la temática del juicio con sus dos dimensiones. Al final del capítulo los versos 18 al 23 nos presentan las bienaventuranzas. Aquellos que viniesen a la presencia del Señor en Jerusalén a traer sus ofrendas ante Dios podrían asomarse al valle del Hinón y contemplar cómo los cadáveres de los impíos arderían junto con la basura que ardía de continuo. a la vigencia de la observancia del sábado como día de adoración al Señor. ¿Cómo leer Isaías 66:23-24 en el siglo XXI? Evidentemente el orden y la ubicación de los eventos varían. Una vez más debemos recordar que esta es la lectura que legítimamente podía darle un hebreo de los días del Antiguo Testamento. El destino final de aquellos que adversan a Dios y agreden a su pueblo: maldición y destrucción. Por lo tanto podemos . La mención del sábado en Isaías 66:23 es entonces incidental. aman y sirven al Señor mientras que el verso 24 nos presenta de manera gráfica y dramática el destino final de los impíos. Esto en armonía con la observancia del sábado y de la festividad de la luna nueva por parte del pueblo en la antigüedad. El énfasis primario está en la presentación de las ofrendas por parte de las naciones y de los fieles del Señor ante él. Allí se habla de las ofrendas sacrificiales que debían presentarse cada mes ante el Señor. De Igual manera la frase “de mes en mes” aparece literalmente en el texto hebreo de Números 28:14. ¿Dónde pues encaja el verso 24 en este escenario? El vocabulario del verso 24 debe entonces entenderse en armonía con lo expuesto hasta aquí. de manera alguna. Aunque la forma como se conocía el Valle del Hinón en los tiempos bíblicos daba muy bien esa impresión. Cabe destacar que esta conclusión no le resta vigor. El sábado estaría en vigor luego del exilio en el tiempo planeado por Dios para la restauración de su pueblo. Evidentemente no se está hablando de un fuego inextinguible. El sábado tiene su origen en el Edén y antes del ingreso del pecado. Es interesante notar que en ambas ocasiones se está hablando de la ofrenda de un holocausto.28:10 donde se habla de las ofrendas sacrificiales que el pueblo de Dios debía presentar ante Dios cada sábado.

La escena del verso 24 evidentemente debe ser ubicada al final de milenio y al final del juicio en armonía con lo presentado en Apocalipsis 20:11-15. Los redimidos tendrán la oportunidad. Ese mismo fuego purificará la tierra por completo y volvemos a la escena de Apocalipsis 21:1. . En ese momento el “Valle de Hinón” se extenderá y cubrirá toda la tierra para consumir a aquellos que eligieron rechazar al Señor de la vida. de observar desde los muros de la nueva Jerusalén como fuera de los muros de la ciudad los cadáveres de los impíos arden en el lago de fuego y azufre. triste sin duda.seguir adelante y ubicar la observancia del sábado como día especial de adoración al Señor aún después de la nueva creación.