You are on page 1of 32

historia ~

INFORMACION E HISTORIA, S L. PUBLICIDAD MADRID Pilar Tarija.
PRESIDENTE: Isabel de Azcárate IMPRIME Rivadeneyra, S. A
ADMINISTRADOR UNICO: Juan Tomás de Salas. DISTRIBUYE INDISA Rufino González, 34 bis.
DIRECTOR: David Solar. Teléfono 58631 OO. 28034 Madrid.
SUBDIRECTOR: Javier Villalba. ISBN 84-7679-271-9
REDACCION: Isabel Valcárcel, José María Solé Mariño Depósito legal M-25847-93
y Ana Bustelo.
CONFECCION Guillermo L10rente
FOTOGRAFIA: Juan Manuel Salabert. - La historia más reciente patrocinada
Es una publicación ael Grupo 16. por la empresa
REDACCION y ADMINISTRACION Madrid. Hermanos más avanzada.
Garcia Noblejas, 41, 6.'. 28037 Madrid. Teléfonos
4072700-40741 OO.
Barcelona: Paseo de San Gervasio, 8, entresuelo.
08022 Barcelona Teléfono 418 47 79.
SUSCRIPCIONES: Hermanos Garcíá Noblejas, 41.
28037 Madrid. Teléfonos 268 04 03 - 02.

CUADERNOS DEL

MUNDO ACTUAL
Coordinación:
Angel Bahamonde Magro, Julio Gil Pecharromán,
Elena Hernández Sandoica y Rosario de la Torre del Río
Universidad Complutense

1. L~ historia de hoy.• 2~ Las frágiles fronteras de Europa .• '3. bá sociedad española de los años 40 .• 4. Las revolu·
ciones científicas .• 5. Orígenes de la guerra fría.• 6. La España aislada .• 7. México: de Lázaro Cárdenas a
hoy .• 8. La guerra de Corea .• 9. Las ciudades .• 10. La ONU.• 11. la España del exilio .• 12. El Apart-
heid .• 13. Keynes y las bases del pen~amiento económico contemporáneo .• 14. El reparto del Asia otomana .• 15. A·
lemania 1949·1989 .• 16. USA, la caza de brujas .• 17. Los padres de Europa .• 18. Africa: tribus y Estados, el mito
de las naciones africanas .• 19. España: «Mr. Marslialb.. 20. Indochina: de Dien Bien Fu a los jmeres ro-
jos .• 21. Hollywood: el mundo del cine .• 22. La descolonización de Asia .• 23. Italia 1944-1992 .• 24. Nas-
ser .• 25. Bélgica .• 26. Bandung .• 27. Militares ypolítica .• 28. El peronismo .• 29. Tito .• 30. El Japón de McArt-
hur .• 31. El desorden monetario .• 32. La descolonización de Africa.• 33. De Gaulle .• 34. Canadá .• 35. Mujer y
trabajo ..• 36. Las guerras de Israel. .37. Hungría 1956 .• 38. Ghandi. e 39. El deporte de masas .• 40. La Cuba de
Castro .• 41. . El Ulster .• 42. La Aldea Global. Mass media, las nuevas comunicaciones .• 43. China, de Mao a la Re-
volución cultural. • 44. España: la emigración a Europa .• 45. El acomodo vaticano .• 46. Kennedy .• 47. El feminis-
mo. e 48. El tratado de Roma. e 49. Argelia, de la independencia a la ilusión frustrada. e 50. Bad Godes-
berg .• 51. Nehru .• 52. Kruschev .• 53. España, la revolución del 600 .• 54. El año 1968. e 55. USA, el síndrome
I del Vietnam. e 56. Grecia, Z. e 57. El fenómeno BeatIes. e 58. Praga 1968. e 59. El fin del mito del Che. e 60. W.
Brandt. e 61. Hindúes y musulmanes. e 62. Portugal 1975. e 63. El Chile de Allende. e 64. La violencia política en Eu-
ropa. e 65. El desarrollo del subdesarrollo .• 66. Filipinas. e 67. España, la muerte de Franco. e 68. La URSS de Brez-
nev. e 69. La crisis del petróleo. e 70. La Gran Bretaña de Margaret Thatcher. e 71. El Japón actual. .72. La transi-
ción española. e 73. USA en la época Reagan. e 74. OJof Palme, la socialdemocracia sueca .• 75. Alternativos y ver-
des .• 76. América, la crisis del caudillismo. e 77. Los países de nueva industrialización. e 78. China, el postrnaoís·
mo. e 79. La crisis de los países del Este, el desarrollo de Solidarnosc en Polonia. e 80. Perú, Sendero Lumino-
so. e 81. La Iglesia de Woytila. e 82. El Irán de Jomeini. _ 83. La España del 23 F. e 84. Berlinguer, el eurocomunis-
mo. e 85. Afganistán .• 86. España 1982-1993, el PSOE en el poder. e 87. Progresismo e integrismo. e 88. El peligro
nucIear/la mancha de ozono. e 89. Gorbachov, la perestroika y la ruptura de la URSS.• 90. La sociedad postindus-
trial. e 91. La guerra del Golfo.• 92. Los cambios en la Europa del Este: 1989 .• 93. La OTAN hoy.• 94. La unifica-
ción alemana .• 95. El SIDA. e 96. Yugoslavia .• 97. Hambre y revolución en el cuerno de Africa. e 98. Las últimas mi·
graciones. e 99. Clinton .• 100. La España plural.
INDICE
6
El cordón sanitario

8
Guerra y paz

9
La hora del reparto

10
De aliados a adversarios

16
El caso de Polonia

18
Hungría y Checoslovaquia

20
La Europa occidental

24
Democracias y dictaduras

28
La política de contención

30
Un nuevo orden mundial

31
Bibliografía
t
\

"
Arriba, los Tres Grandes: Churchill, Truman y Stalin, en la Conferencia de Potsdam (agosto de 1945). Aba-
jo, los generales aliados Montgomery, Eisenhower, Zhukov y Delattre de Tassignyen Berlín (mayo de 1945)
Orígenes
de la guerra fría
Por Gabriel Jackson
Historiador

Durante la SegundaGuerraMundial, derivado de la recién inventada bomba ató-
a partir del momento de la invasión alema- mica que había destruido las ciudades japo-
na de la URSS en junio de 1941, hasta el nesas de Hiroshima y Nagasaki en agosto de
triunfo final y total sobre la Alemania nazi 1945. En 1949 los soviéticos experimenta-
en mayo de 1945, el Reino Unido, Estados ron su primera bomba atómica y, a partir de
Unidos y la URSS cooperaron lealmente y ese momento, la nada hipotética posibilidad
de manera eficaz en el marco de la alianza de que una guerra entre la URSS y Occiden-
militar que impidió que Hitier conquistase te podría destruir la vida del planeta actuó
Europa. Los pueblos y los gobiernos de esos como un poderoso freno respecto a su hos-
tres países, y también los gobiernos en el exi- tilidad mutua. Iban a combatir con armas
lio y diversos movimientos de resistencia de económicas e ideológicas; mantendrían
los países ocupados por el Eje, como Fran- alianzas militares opuestas (la OTAN y el
cia, Polonia, Países Bajos, Dinamarca y No- Pacto de Varsovia); gastarían mucho más
ruega, todos ellos, esperaban que la alianza dinero en espionaje que en cualquier otra
de tiempos de guerra contra el régimen más época; pero se detendrían siempre a las
brutal y agresivo de la historia moderna eu- puertas de la guerra abierta. La Guerra Fría
ropea pudiera ser el preludio de una era de terminó a fines de los años ochenta, cuan-
paz y cooperación entre las democracias oc- do la flexibilización interna de la dictadura
cidentales y la URSS. soviética, la propuesta de desarme de Mijail
Pero a los dos años de la victoria militar, Gorbachov, y la aceptación por parte de Ro-
la cooperación había acabado dando lugar nald Reagan de tales propuestas, sustituye-
a una intensa desconfianza mutua, y a una ron la glacial hostilidad por una atmósfera
virtual ruptura de las conversaciones diplo- de cooperación.
máticas sobre el futuro de Europa. Los cua- Con el fin de comprender los orígenes de
tro decenios que van de 1947 a 1987 han la Guerra Fría, y sobre todo la rapidez con
sido considerados, acertadamente, como la que la cooperación bélica dio paso a la hos-
era de la Guerra Fría - fría más que calien- tilidad del tiempo de paz, es importante ana-
te por dos razones principales: el agotamien- lizar las causas básicas a largo plazo y tam-
to de las potencias beligerantes en las recién bién los incidentes concretos del período
terminadas hostilidades, y el temible poder 1945-1947. En el primer párrafo me refería
a la leal cooperación y a las grandes espe- rios que luchaban para evitar la consolida-
ranzas de colaboración futura suscitadas por ción del régimen bolchevique. Por su lado,
la coalición militar de los años 1941-1945. los bolcheviques instaro.n a sus seguidores
Pero, en realidad, los regímenes capitalistas de los países occidentales a que se retiraran
democráticos y el régimen comunista sovié- de la Segunda Internacional de partidos so-
tico se habían mostrado muy activos en su cialistas y se uniesen a la recién creada Ter-
hostilidad mutua desde el mismo instante de cera Internacional formada por los partidos
la victoria de la Revolución bolchevique en comunistas, que deberían aceptar ellideraz-
noviembre de 1917 hasta, por lo menos, go indiscutido de Moscú.
1936, cuando la amenaza del rearme ale-
mán y la totalmente previsible agresión nazi,
atenuaron lo que puede calificarse también
de guerra fría de los años 1917-1936. En las
páginas que siguen estudiaremos la natura-
leza e importancia de esa hostilidad mutua A fines de 1920 los bolcheviques habían
que precedió a los años de la lucha defen- derrotado a la contrarrevolución, pero entre
siva común contra la máquina de guerra tanto, como resultado de la Conferencia de
nazi. Paz de París, se había creado un conjunto
Cuando los bolcheviques, encabezados de países independientes (Finlandia, Esto-
por Vladimir Lenin, tomaron el poder en no- nia, Lituania, Letonia, Polonia y Checoslo-
viembre de 1917, anunciaron que se trata- vaquia) en el este de Europa. Una de las ra-
ba del primer paso en dirección a la revolu- zones declaradas, y legitimadas, de la crea-
ción mundial que habría convertido a la ción de estos Estados eran la de proporcio-
guerra mundial imperialista en curso (entre nar una estructura estatal y soberanía a di-
los Imperios alemán, austro-húngaro y tur- versas naciones que durante siglos habían
co por un lado, y Gran Bretaña, Francia, la sido gobernadas por los ahora difuntos Im-
Rusia zarista y los Estados Unidos por el perios ruso, alemán y austro-húngaro. Pero
otro) en una revolución comunista mundial, una finalidad secundaria muy evidente era
una revolución que habría puesto fin al crear un cordón sanitario de Estados no co-
capitalismo y al imperialismo y a la explota- munistas con el fin de aislar a Rusia del Oc-
ción de la clase obrera industrial y de los cidente y que debería depender económica
campesinos por medio de la destrucción de y militarmente de Gran Bretaña y Francia.
la burguesía y de la creación de una socie- En los años veinte la Rusia soviética se ha-
dad sin clases. Los bolcheviques confiscaron llaba demasiado ocupada con sus proble-
las propiedades de los capitalistas, rusos y mas internos como para constituir un peli-
extranjeros, se negaron a pagar la enorme gro real para los occidentales, aunque pro-
deuda acumulada por el régimen zarista, y tegió y subvencionó a partidos comunistas
se retiraron de la coalición aliada. cuya meta declarada era la destrucción de
Las potencias occidentales se considera- los Estados capitalistas. Pero mientras la Ru-
ron traicionadas en la lucha común contra sia soviética era en realidad un Estado dé-
la hegemonía de la Ale- bil, la lentitud de su re-
mania imperial, y de cuperación económica
modo totalmente natural después de la Primera
interpretaron los planes Guerra Mundial y la fra-
hechos públicos por los Los bolcheviques gilidad política y econó-
bolcheviques como una mica de los nuevos Esta-
amenaza directa contra confiscaron las dos, llevó a las potencias
sus sistemas económicos propiedades de los occídentales a temer la
y sociales. Tras la rendi- influencia del ejemplo y
ción de Alemania en no- capitalistas rusos y de la propaganda sovié-
viembre de 1918 las po- extranjeros y se negaron a ticos sobre su clase obre-
tencias de la Entente en- ra. En 1923 las poten-
viaron una notable ayu-
pagar la enorme deuda cias occidentales dieron
da económica y peque- acumulada por el régimen la bienvenida al régimen
ños contingentes milita- zarista de Mussolini, que decla-
res en apoyo de los ejér- raba explícitamente que
citos contrarrevoluciona- había salvado a Italia del
comunismo. Cuando, a lo largo del decenio, era la verdadera amenaza para la URSS por
el sufrimiento económico, la inestabilidad ser ésta la base de la esperada revolución
parlamentaria y los numerosos problemas mundial, y que la URSS debería tratar de
suscitados por las minorías nacionales fue- formar una alianza defensiva con las poten-
ron. minando la democracia en todos los cias democráticas capitalistas. Propugnaron,
nuevos Estados, las potencias oq::identales para cada país, un Frente Popular que reu-
apoyaron a las dictaduras militares o presi- niera a todas las fuerzas progresistas contra
denciales de derechas que se instauraron en el fascismo, y, en el campo internacional,
Polonia, los Estados bálticos y Finlandia. En propugnaron una política de Seguridad co-
1933, al final de la Gran Depresión, acep- lectiva, es decir, una alianza militar defensi-
taron la instauración en Alemania de una va que permitiese proteger a la URSS y a los
dictadura que proclamaba abiertamente que países democráticos occidentales de.la agre-
su fin era acabar violentamente con el co- sión germano-italiana.
munismoy con los países capitalistas demo- Pero los gobiernos de Gran Bretaña y de
cráticos. Francia, seguidos pasivamente por los Esta-
Dos importantes acontecimientos de los dos democráticos menores y por .Estados
años treinta parecieron generar esperanzas Unidos, decidieron apaciguar a las potencias
de que e-staspolíticas de hostilidad declara- fascistas, en vez de enfrentarse a ellas. En
da podían cambiar: la guerra civilespañola España el temor al comunismo, y el deseo
de 1936-39 y la crisis checoslovaca en la pri- de apaciguar, impidió que las potencias oc-
mavera y el verano de 1938. En ambos ca- cidentales ayudaran a la República. En Che-
sos las potencias fascistas, con la Alemania coslovaquia temían enfrentarse a Hitler mi-
hitleriana en cabeza, seguida de la Italia litarmente, y esperaban que sacrificando
mussoliniana, estaban decididas a destruir esta república (que disponía del mejor equi-
los gobiernos democráticos pro-occidenta- pado de los pequeñEls ejércitos europeos)
les. La opinión pública en··Occidente era podrían -dirigir las ambiciones militares de
muy favorable a la España republicana y a Hitler hacia el Este, es decir, hacia la con-
Checoslovaquia. En 1935 la Internacional quista de la URSS. El Pacto de Munich de
Comunista había decidido que el fascismo . septiembre de 1938 destruyó el Estado che-
coslovaco y puso fin a cualquier posibilidad vado a la muerte a millones de sus ciudada-
de un eventual cambio en la política occi- nos en las purgas de 1936-39 fue pintado
dental hacia la República española. Los so- como un estadista sabio, bondadoso y fu-
viéticos aprendieron la lección. La política mador de pipa. En la práctica, las políticas
de Frentes Populares y de Seguridad Colec- de Frentes Populares y de Seguridad Colec-
tiva, había muerto. Stalin firmó un pacto de tiva que deberían haber parado a Hitler an-
no agresión con Hitler, en agosto _de 1939. tes de la guerra, se aplicaban ahora a la de-
Ambos dictadores se repartieron también, sesperada para contrarrestar sus victorias, y
en secreto, los territorios polaco y de los Es- su aplicación originó una fuerte corriente de
tados bálticos, lo que liberaba a Hitler de buena voluntad y de esperanzas para el fu-
una guerra en dos frentes, y dirigía su má- turo durante los años 1941-45.
quina de guerra hacia el oeste. De todos modos, como hemos visto, los
antecedentes de estos años de cooperación
bélica consistieron en una historia de hosti-
lidad y traiciones poco usuales incluso en el
Guerra y paz desarrollo normal de la diplomacia interna-
cional. Esta historia incluía la intervención
Entre septiembre de 1939 y junio de 1940 internacional contra la revolución bolchevi-
Hitler conquistó Polonia, Dinamarca, No- que, la propaganda de la III Internacional,
ruega, Países Bajos, Bélgica y Francia. La el apoyo a las dictaduras antisoviéticas de la
URSS y los partidos comunistas occidenta- Europa oriental, la política de apacigua-
les pretendieron creer que estas conquistas miento del fascismo y la consiguiente des-
eran meros incidentes en el contexto de una trucción de las repúblicas española y checos-
guerra imperialista en la que la clase obrera lovaca, los intentos de dirigir a la Alemania
no tenía ningún interés. Sólo cuando Hitlér nazi contra la URSS, y el brillante desquite
atacó a la URSS en junio de 1941, los so- de Stalin al dirigir a Hitler contra los países
viéticos, de repente, interpretaron la guerra occidentales, seguido de la desesperada
como una defensa de todas las fuerzas pro- alianza de circunstancias (junio de
gresistas contra la barbarie fascista. Las vic- 1941-mayo de 1945) entre la URSS y Occi-
torias de Hitler habían dejado como única dente con el fin de salvarse de la conquista
base de resistencia de Occidente contra Ale- alemana.
mania al Reino Unido, y las potencias an- Trataremos ahora de l6s orígenes de la
glo-sajonas enviaron ayuda para rescatar. a Guerra Fría de 1947-87, en realidad, la se-
una URSS cercada que, repentinamente, los gunda guerra fría si tenemos en cuenta los
medios de comunicación calificaban de fir- acontecimientos acaecidos entre 1917 y
me y honorable aliado de la democracia. El 1941, que hemos visto anteriormente. En
pueblo soviético se convirtió en combatien- Yalta, en febrero de 1945, los dirigentes de
te por la libertad y el dictador que había lle- los Tres Grandes -el presidente Franklin D.

Josif Stalin
Nació en Gori, Georgia, en 1879, en el seno de una familia humilde. Es-
tudiante en el seminario, muy pronto sus actividades revolucionarias le
llevaron al destierro en Siberia. En vísperas de la Revolución ocupó des-
tacados cargos y, tras los hechos de Octubre, fue Comisario de las Na-
cionalidades y secretario del Comité Central del Partido Comunista.
Tras la muerte de Lenin su ascenso fue imparable y en 1927 tenía en sus
manos el poder. Impulsó los planes quinquenales e implantó una dicta·
dura del partido extremadamente rígida. Entre 1936·38 las purgas que
dirigió acabaron con toda posible disidencia entre sus compañeros de
partido. Decidido a ganar tiempo, pactó en 1939 con Hitler, aliado con·
tra natura. La invasión alemana de 1941 inició la Gran Guerra Patria y
le convirtió en mariscal y padre de la patria. Con la guerra fría fue el ver·
dadero demonio de los occidentales. Sus últimos años conocieron un re-
crudecimiento de los métodos dictatoriales. Murió en 1953.
Roosevelt de Estados Unidos, el primer mi- esfuerzo para determinar, casi aldea a aldea,
nistro británico, Winston Churchill, y el dic- dónde la mayoría era polaca o dónde era
tador soviético Josif Stalin- se reunieron rusa o ucraniana. La idea era trazar la nue-
para discutir el futuro de Alemania y de la va frontera soviético-polaca de acuerdo, lo
Europa oriental. La guerra no había termi~ más posible, con esas complejidades étni-
nado todavía con la victoria aliada, aunque casoPero un año más tarde, cuando los oc-
estaba claro que faltaba poco para su fin. El cidentales sólo se preocupaban de aislar a
Ejército Rojo había liberado todo el territo- la Rusia bolchevique del resto de Europa,
rio soviético y la mayor parte de Polonia, trazaron la frontera varios cientos de kilóme-
Checoslovaquia y Hungría de la ocupación tros hacia el este. Stalin se basó en esta rea-
alemana; y los aliados occidentales habían lidad histórica para reclamar la denomina-
liberado la mayor parte de Francia y Bélgi- da Línea Curzon (del nombre del diplomá-
ca. tico británico que había sido presidente del
Roosevelt esperaba sinceramente que se comité para el trazado de fronteras).
estableciese una cooperación a largo plazo Pero Polonia debía ser compensada, y así
con los soviéticos y, de manera algo inge- se le ofreció territorio en gran parte alemán.
nua y en contraste con la historia, pensaba Dado que Polonia había sido víctima de la
que Estados Unidos y la URSS eran poten- agresión nazi, y que nadie, en Yalta, estaba
cias no-imperialistas que se mostraban más dispuesto a echar a perder la atmósfera exis-
inclinadas a tomar en consideración las ne- tente sacando a relucir la partición nazi-so-
cesidades de las naciones jóvenes que el viética de Polo-
Reino Unido o Francia. Churchill se mostra- nia de 1939, se
ba más escéptico respecto a las motivacio- consideró per-
nes soviéticas, y mucho más partidario que fectamente justo En Ya/tal en febrero
Roosevelt de mantener la influencia occi- trazar la nueva de 1945 1 los
dental en la Europa meridional y oriental. frontera sobre la
Stalin creía que el futuro político-económi- línea Oder-Neis- Tres Grandes
co de los países europeos dependería de qué se (en polaco -Cbllrcbilll
ejército ocupase cada territorio. Combinaba Odra-Nysa). El
una ya prolongada convicción de que los re- Reino Unido y Roosevelt y Stalin-
gímenes comunistas y capitalistas no podían Estados Unidos discllten el futuro
coexistir en última instancia, con una caute- estipularon que
la personal y una predisposición a llegar a se trataba sólo de Alemania y de la
acuerdos con Estados Unidos al ser, obvia- de un arreglo Ellropa oriental
mente, el Estado más poderoso del mundo administrativo
en 1945. temporal, pen-
diente de la fir-
ma de un tratado de paz. Pero la URSS, y
todos los posteriores gobiernos polacos,
La hora del reparto consideraron las nuevas fronteras como de-
finitivas. Además, tal decisión significó que,
En Yalta se tomaron decisiones cruciales una vez llevada a cabo por los soviéticos a
por lo que respecta al futuro de los distintos lo largo de 1945, varios millones de alema-
territorios. Polonia vería trasladar sus fron- nes se vieron expulsados por la fuerza de sus
teras hacia occidente, y la URSS recibiría las tierras históricas y se vieron constreñidos,
provincias orientales de este país, que tenían después de la guerra, en una Alemania cuyo
una población mixta polaco-ruso-ucrania- territorio había disminuido.
na; Polonia adquiriría la Silesia, Poznan, Además de las decisiones específicas so-
Danzig (hoy Gdansk) y buena parte de la bre Polonia, los Tres Grandes hicieron pú-
Prusia oriental, cuya población, en todas es- blica, en Yalta, una Declaración sobre la Eu-
tas provincias, era en gran medida alema- ropa liberada por la que se comprometían a
na. La decisión se tomó, naturalmente, sin establecer autoridades gubernamentales in-
consultar a los habitantes de esas regiones, terinas ampliamente representativas por lo
todas ellas ocupadas a la sazón por el Ejér- que respecta a los elementos democráticos
cito Rojo. En el este el cambio fronterizo se de la población, y propugnaban una instau-
justificaba incluso para los propios aliados. ración, lo más pronto posible, a través de
Ya en 1919 habían realizado un verdadero elecciones libres, de gobiernos sensibles ante
la voluntad popular. Según las memorias de cipal beneficiaria de las reparaciones. Tales
los presentes en las conversaciones, no hubo reparaCiones tomaron la forma de equipa-
muchas discusiones antes de adoptar la de- miento industrial y de recursos naturales.
claración. Sin duda, Roosevelt y Churchill
consideraron esto como una garantía de
elecciones libres en el sentido occidental de
la expresión. Stalin, en aras de la futura coo-
peración, prefirió, temporalmente, tener ele-
mentos progresistas no comunistas en la Los soviéticos transportaron, desde su
vida política de los países ocupados por sus zona, fábricas enteras a la URSS. Tenían ya
ejércitos. bastante experiencia en este tipo de trasla-
En el momento de la victoria militar de dos, adquirida cuando habían evacuado sus
mayo de 1945, los tres principales aliados propias fábricas de la Rusia europea y Ucra-
compartieron lo que era su principal preo- nia a emplazamientos que se hallaban más
cupación: el futuro de Alemania. Mientras allá de los montes Urales, en 1941, con oca-
todavía se combatía en diversos frentes, los sión de la retirada ante la invasión alema- '
aliados no habían tenido dificultades en nao Además de las fábricas transportaron
ponerse de acuerdo sobre varios puntos: grandes cantidades de vías, vagones de mer-
había que· convertir a cancías, locomotoras, y
Alemania en una poten- equipo eléctrico y mecá-
cia militarmente débil nico de todo tipo. De
para los años venideros; Tal decisión significó que acuerdo con sus aliados,
la influencia soviética debían recibir una cuar-
debía ser preponderan-
varios millones de ta parte del equipo in-
te en la Europa oriental alemanes se vieron dustrial existente en las
y en los Balcanes (ex- expulsados por la fuerza regiones occidentales, y
cepto en Grecia); y la grandes cantidades de
influencia occidental de sus tierras históricas y carbón y acero del Ruhr.
debía ser la dominante
en Francia, Italia y los
se vieron constreñidos en En un primer momen-
to, la enorme cantidad
países del Benelux. unaAlemania cuyo de reparaciones en be-
Pero Alemania era el territorio era menor neficio de la URSS no
país en el que, inevita- provocó conflictos. Los
blemente, iban a com- franceses estaban muy
partir las responsabili- contentos de ver cómo la
dades de la administración diaria. capacidad industrial alemana había sido re-
En Valta se había dividido a Alemania, ya ducida de forma drástica y permanente. Asi-
a punto de ser derrotada, en cuatro zonas mismo, los Estados Unidos apoyaban firme-
que deberían ser ocupadas por los ejércitos mente el Plan Morgenthau (así llamado por
británico, francés, estadounidense y soviéti- el nombre del secretario del Tesoro de la ad-
co. Los cuatro comandantes de las fuerzas ministración Roosevelt), que consistía en re-
de ocupación deberían constituir un ejecuti- ducir a Alemania a un país de economía
vo que se suponía debía cubrir toda Alema- fundamentalmente agrícola. Los aliados ha-
nia, y cuyas decisiones deberían ser unáni- blaron también, en los primeros meses, de
mes. En la Conferencia de Potsdam deju- que no había que permitir que el nivel de
lio-agosto de 1945 quedaron confirmadas vida de Alemania alcanzase al de sus veci-
las ideas de unanimidad, y el trato a dar a nos y ex víctimas. Estas ideas reflejaban la
Alemania como unidad económica. El revulsión moral que había invadido a los
derrotado Estado nazi, a causa no sólo de aliados cuando se habían conocido los
su agresión, sino también de su explotación horrores de los campos de concentración y
despiadada de los territorios que ocupó du- el genocidio en toda su enormidad; y todo
rante la guerra, debía pagar reparaciones a esto explica muy bien la inicial disposición
sus víctimas. La URSS, al ser el país que, de Occidente para aprobar unas reparacio-
con enorme diferencia, más había sufrido en nes tan gigantescas en beneficio de la URSS.
destrucciones bélicas y pérdidas humanas Pero pronto se puso de manifiesto que el
en comparación con el Reino Unido o Fran- problema no era determinar si Alemania de-
cia, debía ser, por consenso común, la prin- bía o no alcanzar un nivel de vida más alto
que sus vecinos: el problema real era si po- un callejón sin salida. En abril de 1946 el se-
día llegar a ser mínimamente autosuficiente cretario de Estado norteamericano, James
si continuaba el desmantelamiento total de F. Byrnes,trató de romper el punto muerto
su industria e infraestructura. Las inmensas y propuso un calendario para la retirada
reparaciones significaban, a su vez, que el progresiva de todas las tropas extranjeras de
Reino Unido y Estados Unidos se iban a ver Alemania en un par de años. La propuesta
ayudando eternamente a la recuperación reflejaba el persistente optimismo del presi-
soviética, dado que ellos no tenían demasia- dente Truman que creía que todavía se po-
dos problemas de reconstrucción en sus pro- dría cooperar con Old Joe (el Viejo Pepe,
pios países. como se llamaba en privado a Stalin), y
Se hizo evidente también, a los pocos me- también el muy fuerte deseo de Estados Uni-
ses del fin de las hostilidades, que las ideas dos de retirarse lo más rápidamente posible
de la URSS en política y en economía eran de sus obligaciones militares en Europa.
completamente diferentes de las de los alia- Molotov, ministro soviético de Asuntos
dos occidentales. La regla de la unanimidad Exteriores, que era uno de los pocos viejos
significaba, en la práctica, que casi todas las bolcheviques que había sobrevivido a las
decisiones importantes habían de ser pos- purgas stalinianas de los años treinta, y que
puestas debido a las diferencias entre occi- era un servidor testarudo e incondicional de
dentales y soviéticos. En mayo de 1946 el Stalin, se negó a discutir una retirada gene-
general Lucius Clay, comandante estadou- ral de tropas e indicó que la URSS no tenía
nidense de la zona, cogió al toro por los prisa en firmar los tratados de paz con Ale-
cuernos y decidió poner fin unilateralmente mania y Austria. Un mes más tarde (mayo
a la entrega de las plantas industriales de la de 1946) se reanudó la guerra civil en Gre-
zona occidental a los soviéticos. Las autori- cia, país que había sido asignado a la esfera
dades soviéticas respondieron confiséando de influencia occidental. Estaba claro que
unilateralmente unas 200 fábricas y suspen- los soviéticos apoyaban la rebelión izquier-
diendo la entrega de alimentos de su zona dista griega, y tras el verano de 1946 las reu-
a Occidente. niones de los ministros de Asuntos Exterio-
Los acuerdos de Potsdam de agosto de res se hicieron menos frecuentes y se con-
1945 habían estipulado asimismo que los virtieron principalmente en un foro de acu-
ministros (fe Asuntos Exteriores de la URSS, saciones mutuas de mala fe entre los diplo-
Reino Unido, Francia y Estados Unidos se máticos soviéticos y los occidentales.
reunirían periódicamente para estudiar los El destino de la Europa del Este fue tan
conflictos entre las autoridades militares, importante como el de Alemania para el co-
para garantizar que Alemania fuese tratada mienzo de la Guerra Fría. Los países más
como una única unidad económica, y para desarrollados del Este, Polonia, Checoslova-
preparar un tratado de paz. Pero ya desde quia y Hungría, miraban hacia el Occidente
sus comienzos las reuniones terminaron en por lo que respecta a sus ideales políticos y

Harry S. Truman
Nació en Lamar, Estados Unidos, en 1884. Senador democráta desde
1934, fue miembro de la iglesia Baptista y de la masonería. Elegido vi-
cepresidente con Roosevelt en 1944, asumió la presidencia en 1945 a
Ja muerte de éste y participó comonno de los grandesoel1 la conferencia 00

de Potsdam. En agosto de 1945, desoyó los consejC)s de IQs científicos
y aceptó los argumentos deJos jefes militares,ordenando ellanzamien-
to de bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki.
En 1947 personificó en la llamada Doctrina TrumilDla política de con-
tención contra eheciente aliado sól(iéticó. Impulsor del Plan Marshall,
su obsesión por el comunismo' acabó favoreciendo la intolerancia del
o

macarthysmo, que en los últÍmos tiempos de su presidencia impuso la
caza de brujas. En 1951 destituyó al general McArthur, cuandó éste pre-
tendió extender a China el"éÓnflietocoreano. Retirado de la política en
1952, murió veinte años más tarde.
culturales. La mayoría de sus poblaciones húngara era maltratada por ambas naciona-
era católica, y había notables minorías de lidades mayoritarias. Hungría estaba preo-
protestantes cuyos antepasados espirituales cupada por el status de inferioridad en que
eran Lutero y Calvino. Sus economías no se hallaban los húngaros en Rumania, Yu-
eran tan prósperas como las de Occidente, goslavia y Checoslovaquia.
pero sus métodos industriales, agrícolas y Tanto las clases conservadoras gobernan-
comerciales eran los de la Europa capitalis- tes como los campesinos húngaros eran más
ta. Las diferencias entre ricos y pobres eran bien antisemitas. En los tres países los cam-
mayores que en los países occidentales, pero pesinos estaban fuertemente apegados a sus
los niveles educativos y artísticos eran tan al- exiguas propiedades rurales, y en política
tos como los de Francia o el Reino Unido, eran derechistas y xenófobos. Se oponían
y la población tendía a admirar a Occidente firmemente a las colectivizaciones que se lle-
y a despreciar a los rusos, a quienes consi- vaban a cabo en los países vecinos del este,
deraban culturalmente inferiores. y por tanto eran anticomunistas. Todos
En los años de entreguerras, en los tres ellos, salvo los checos, eran antirrusos en sus
países, con la excepción parcial de Checos- reacciones espontáneas y culturales.
lovaquia, la democracia parlamentaria de La diplomacia occidental había explota-
estilo occidental se había visto minada por do estos sentimientos anticomunistas y an-
una combinación de conflictos de clase y tirrusos durante el período de entreguerras.
problemas minoritarios graves. Polonia tra- En aquellos años, al contrario de lo que
taba de asimilar por la fuerza a sus minorías ocurre hoy, no había una conciencia gene-
judía, lituana y ucraniana. La mayor parte ral tan desarrollada sobre los derechos hu-
de los puestos clave en la economía y en la manos, y los gobernantes occidentales no
política en Checoslovaquia estaba ocupada consideraban que los conflictos étnicos y el
por checos, no por eslovacos, y la minoría antisemitismo en esos pequeños y remotos
países fuese un problema que les concer- pia Alemania, las violaciones y los lincha-
niese. Los soviéticos, comunistas o no, eran mientos quedaron impunes, como vengan-
perfectamente conscientes de la despectiva za natural contra el invasor que además ha-
actitud de los países del este de Europa ha- bía desencadenado la guerra.
cia ellos. Sabían, además, que en el verano Durante la guerra el régimen de Stalin se
de 1941 una buena parte de los polacos y había comportado de manera menos dog-
ucranianos acogió, en un primer momento, mática en el interior. Implícitamente recono-
a los invasores alemanes como liberadores, ció que sus súbditos habían sido más nacio-
y que un número no pequeño de ellos ha- nalistas que comunistas cuando se refería a
bía colaborado con la administración alema- la lucha llamándola la Gran Guerra Patrió-
na en los territorios ocupados. Checoslova- tica. Pero en'cuanto se consiguió la victoria
cos y húngaros se habían mostrado más es- restableció todo su dogmatismo y todo el
cépticos respecto a los alemanes, pero no terror del régimen de los últimos años trein-
habían. ofrecido ninguna resistencia signifi- ta. Miles de soldados que volvían a la URSS
cativa. quedaron automáticamente bajo sospecha
En 1944-45, cuando el Ejército Rojo libe- al haber tenido la oportunidad de ver Occi-
ro estas regiones, fue recibido como si las li- dente directamente. Típico fue el caso del
berase de los ahora odiados alemanes, pero . luego famoso escritor Alexander Solzhe-
por desgracia, el comportamiento de una nitsyn, que cometió el error de escribir una
parte de las tropas soviéticas revigorizó los carta a su casa en la que vertía algunas ob-
viejos prejuicios. El Ejército Rojo saqueó la servaciones favorables sobre Alemania y
relativamente poco bombardeada ciudad de menos favorables sobre el régimen soviéti-
Budapest, confundiendo los bloques de co; la carta le costó ser detenido y pasar un
apartamentos de. la clase obrera con casas decenio en el gulag.
de la burguesía. Y cuando llegaron a la pro- Los militares y diplomáticos británicos y

Una utopía para Alemania
En el verano de 1945, bri- que más había sufrido era el El denominado Plan Mor-
tánicos, norteamericanos y so- de las comunicaciones, objeti- genthau contemplaba la dis-
viéticos pactan en Potsdam el vo principal de los bombar- gregación del territorio ale-
reparto de la Alemania derro- .deos. Pero Alemania seguía mán en una docena de Esta-
tada. Poco más tarde una constituyendo en 1945 una dos de base agraria. Ello con-
Francia que se ha sabido su- formidable potencia industrial, JJevaba la necesidad de des-
bir al carro de los vencedores conservando intacta o en esta- mantelar o inutilizar los miJJa-
obtiene también su porción de do de uso la mayor parte de res de instalaciones industria-
territorio germano. Es una su entramado de producción. les, muchas de eJJasmodélicas
compensación a la permanen- Esta comprobable realidad en su género, que habían con-
te amenaza y agresión lanza- es 10 que JJevó a hacer pensar vertido a Alemania en el prin-
das desde la otra oriJJadel Rin a muchos en el riesgo que su- cipal país del continente.
desqe varias generaciones ponía -para dentro de muy Una idea muy difícilmente
atrás. Y Francia será, debido a pocos años- la existencia de practicable, altamente reac-
una extendida reacción emo- una Alemania renacida, sus- cionaria e incluso podría de-
cional de compensación, el ceptible de erigirsenuevamen- cirse que utópica, que la razón
país que en los próximos años te en amenaza para la paz. arrumbó entre tantos otros
plantee más trabas a la inelu- De entre todas las propues- proyectos reñidos con la reali-
dible solución del caso ale- tas lanzadas al considerar esta dad de los tiempos. Por aque-
mán. crucial cuestión, destaca la de llós mismos momentos, Wins-
Contra todo 10 que pudiera Henry Morgenthau, secretario ton Churchill sostenía la idea
parecer, dadas las grandes norteamericano del Tesoro. de separar a Prusia -símbolo
destrucciones que aparecían Este efectivo colaborador del del militarismo alemán - y
por doquier, los masivos bom- presidente Roosevelt, verdade- crear al sur y alrededor de Vie-
bardeos aliados no habían ro señor rural de Nueva Ingla- na una Alemania católica, he-
sido capaces de afectar de for- terra y tratadista teórico de sis- redera de los principios de
ma irremediable a ninguna temas de cultivo, aportó una aquel Sacro Imperio, eje du-
instalación vitalpara la econo- idea que cuanto menos mere- rante siglos de la historia de
mía del derrotado. El sector ció el calificativode original. Europa ...
Arriba, patriotas polacos durante la insurrección de Varsovia en agosto-septiembre de 1944. Abajo, cartel
alemán aparecido en la Francia ocupada sobre la matanza de oficiales polacos en el bosque de Katyn
estadounidenses en las conferencias de Yal- Tomemos el ejemplo específico del mayor
ta y Potsdam no estaban al corriente de la y más importante país de la región, Polonia,
mayoría de los hechos narrados en los que ocupa un territorio de llanura casi en su
párrafos anteriores. Conocían muy poco so- totalidad, entre Alemania y la URSS.
bre la historia de la Europa oriental, y esta-
ban predispuestos a admirar al mariscal Sta-
lin como gran líder de los pueblos que más
habían hecho para derrotar a los nazis. Sa-
bían por la práctica que las tropas de aquél
se hallaban en todos los países liberados de El Reino Unido y Francia habían declara-
la Europa centro-oriental, excepto en Yu- do la guerra el 3 de septiembre de 1939 so-
goslavia y Grecia. Sabían asimismo que los bre todo para salvar a Polonia de lo que en
Estados Unidos deseaban poner fin a la ayu- cambio se había permitido en el caso de
da econqmica lend-lease y repatriar a sus Checoslovaquia. Aun cuando se vieron im-
tropas lo antes posible. 'Pero los hechos re- posibilitados para impedir la victoriosa
lativos a la Europa oriental y el esperanza- Blitzkrieg alemana y la división de Polonia
do optimismo respecto a la cooperación de entre Alemania y la URSS, acog~eron a un
los Tres Grandes son elementos importantes gobierno en el exilio polaco en Londres. Los
para comprender el comienzo de la Guerra polacos de Londres representaban a la dic-
Fría. tadura militar derechista y virulentamente

Los orígenes de la OTAN
En 1947, en la simbólica de 1949 consagra el nacimien- en definitiva, la contención del
ciudad de Dunkerque, los go- to de la Organización del Tra- posible expansionismo comu-
biernos de Francia y Gran tado del Atlántico Norte, que nista al precio que fuese.
Bretaña firman un tratado de anuncia como su objetivo bá- En el momento de la crea-
defensa mutua con una vali- sico la defensa colectiva de las ción de la OTAN, la Unión So-
dez de cincuenta años. Meses libertades democráticas a tra- viética solicitó -lo que puede
más tarde, se decide en Bru- vés de una estrecha colabora- parecer altamente sorpren-
selas un acuerdo que extiende ción política y económica. Los dente- el ingreso en la mis-
aquel tratado a Bélgica, Ho- países firmantes son, además ma. Solicitud ésta que le fue
landa y Luxemburgo. Son los de los Estados Unidos y Cana- denegada. Algunos tratadistas
momentos en que se plasma dá, Gran Bretaña, Francia, han apunmdo m po~bilidad
en la práctica la división del Italia, Bélgica, Holanda, de que esta intención, real-
continente según los planes de Luxemburgo, Dinamarca, Is- mente antinatural, tendría por
los vencedores en la guerra. landia, Noruega y Portugal. finalidad organizar desde el in-
Polonia es entregada al cam- Más tarde, todavía dentro del terior un sistemático boicot del
po oriental, a cambio de la período de guerra fría, se funcionamiento de sus estruc-
permanencia en el occidental agregarán Grecia, Turquía y la turas. Al no ver aceptado su
de una Grecia que se desgarra República Federal de Alema- país, el representante soviético
en sangrienta guerra civil. nia. La adhesión de España ante las Naciones Unidas acu·
Mientras el resto de los paÍ- queda ya fuera del espacio de só a la OTAN de constituir una
ses balcánicos pasa a organi- tiempo tratado. amenaza para la paz y de ser
zarse según modelos colectivis- La OTAN, autoproc1amada una alianza agresiva.
tas, la ya abierta situación de escudo y lanza de Occidente Para entonces, ya el Plan
guerra fría y la consolidación además de defensora de los MarshalJ estaba contribuyi:m-
de las posiciones hegemónicas principios de la democracia, do decisivamente a la recons-
obligan a una adecuada toma no tuvo reparo alguno en ad- trucción de los países de la Eu-
de posiciones. En lo que los mitir en su seno a una dida- ropa occidental, a excepción
propagandistas norteamerica- dura abierta como la portu- de la España de Franco. Mien"
nos denominan ya mundo li- guesa y, más adelante, tampo- tras, las autodenominadas de-
bre, se plantea una vertebra- co pondrá objeciones al régi- mocracias populares se estan-
ción de fuerzas de posible opo- men de los coroneles griegos caban en situaciones negati-
sición a una agresión proce- o a los sucesivos gobiernos de vas que cuatro décadas de
dente del reciente aliado. fuerza que se sucederán en dictadura comunista no ha-
El Tratado de Washington Turquía. Lo importante era, rían más que agravar.
De izquierda a derecha, el general Giles, el secretario de Guerra, Stimson, .v el general Marshall acuden a
informar a Truman sobre Japón (1945). Marshall fue el principal impulsor del Plan que llevó su nombre

anticomunista (y antidemocrática) que ha- que reconoció como legítimo una vez que el
bía ocupado el poder durante varios años Ejército Rojo hubo liberado una parte del
antes de la invasión alemana. Entre ellos es- territorio polaco.
taba el líder del mayor partido parlamenta- A lo largo de la guerra y de las negocia-
rio polaco de preguerra, el Partido Campe- ciones diplomáticas posteriores, nadie podía
sino, de Stanislaw Mikolajczyk. Este gobier- - esperar hablar en favor de Polonia a menos
no en el exilio organizó unidades militares que aceptas e la versión soviética, es decir,
que jugaron un papel significativo en la que quienes habían asesinado a los 14.000
campaña aliada de Italia. polacos habían sido los alemanes. Y ello,
Dos incidentes ocurridos en los años de pese a que los hechos habían ocurrido más
guerra hicieron literalmente imposible que de un año antes de la invasión alemana de
los polacos de Londres pudiesen colaborar la URSS. Casi cincuenta años más tarde el
con los soviéticos. Uno de ellos fue el des- gobierno de MijauGorbachov reconoció que
cubrimiento, efectuado por los alemanes, en Stalin había sido quien había ordenado las
1943, de las fosas comunes en que se halla- ejecuciones con el fin de diezmar al cuerpo
ban enterrados más de 14.000 oficiales del de oficiales polacos, hacia el que siempre ha-
Ejército polaco, de cuyas muertes violentas bía sentido un odio patológico (y viceversa).
acusaron a los soviéticos, en el bosque de El segundo incidente que envenenó las re-
Katyn, cerca de Smolensk. Los soviéticos laciones entre polacos y soviéticos fue la in-
anunciaron, con justa indignación, que se surrección de Varsovia de agosto-septiem-
trataba ni más ni menos de una ultrajante bre de 1944. A fines de julio el Ejército Rojo
mentira como otras muchas propagadas por había alcanzado ya el río Vístula, al otro
los nazis. El Gobierno polaco en el exilio exi- lado del cual se halla la capital polaca. El
gió una investigación internacional de la ejército clandestino polaco, que seguía las
Cruz Roja. Los desconcertados británicos directrices del gobierno en el exilio de Lon-
trataron de silenciar el asunto, argumentan- dres, había organizado una insurrección que
do que nadie puede hacer resucitar a los esperaba coordinar con la llegada de las
muertos. Stalin aprovechó la ocasión para fuerzas soviéticas; y los soviéticos, por me-
romper relaciones con los fascistas polacos, dio de la radio, habían instado a la pobla-
y formó un gobierno comunista fantoche al ción a levantarse contra el ocupante ale-
mán. Pero cuando la población de Varsovia Partido Comunista aestalinistas completa-
inició sus ataques contra los ocupantes, el mente fieles, no purgaron físicamente a los
Ejército Rojo no hizo ningún intento de cru- opositores y no intentaron colectivizar com-
zar el río, y dejó que las guerrillas urbanas pletamente la economía polaca.
se desangrasen hasta morir. Según los so- Más duro fue el destino de Hungría y Che-
viéticos, la insurrección se había iniciado sin coslovaquia, el primero ex enemigo, el otro
su aprobación y se pretendía con ello situar- el país más pro-soviético de la Europa cen-
los ante el hecho consumado una vez que tro-oriental. Hungría había experimentado
hubiesen penetrado en Varsovia. Según la quizá las más radicales formas de hostilidad
mayoría de los observadores occidentales, entre los soviéticos y Occidente en el perío-
Stalin había alentado deliberadamente la in- do de entreguerras.
surrección que dio lugar a la destrucción por
parte de los alemanes de la resistencia no
comuni?ta partidaria del Gobierno en el exi-
lio de Londres. Pero, como en el caso del Hungría y Checoslovaquia
bosque de Katyn, los aliados no pudieron
expresar públicamente ninguna duda res- Había conocido una breve y ajetreada re-
pecto de las razones soviéticas. volución comunista en 1919, seguida por
Una vez instaurado un gobierno interino una serie de dictaduras de derecha. Hasta
polaco controlado por los soviéticos en Var- 1944, cuando Hitler ya no podía ganar la
sovia, Stalin permitió que el líder del Parti- guerra, el gobierno húngaro había colabo-
do Campesino polaco, el conservador Miko- rado con Alemania. Cuando trató de zafar-
lajczyk, volviese a Polonia. Las primeras se de la colaboración, los alemanes ocupa-
elecciones demostraron que su partido tenía ron el país, e infligieron fuertes pérdidas al
mucho más apoyo popular que los comu- Ejército Rojo antes de retirarse. Por ello,
nistas, tras lo cual la policía, controlada por para los soviéticos, Hungría era un país ene-
éstos, hostigó a Mikolajczyk hasta que éste migo, al que había que exigir reparaciones.
se vio obligado a abandonar Polonia en oc- Además era un país cuya lengua no tenía
tubre de 1947. ninguna relación con las lenguas eslavas, y
Desde la perspectiva de los aliados occi- cuyos terratenientes y gitanos se considera-
dentales, el dominio soviético sobre Polonia, ban, todos ellos, culturalmente superiores a
aunque fuese una desgracia desde el punto los eslavos.
de vista de los polacos, era comprensible de- La mayor organización política era el Par-
bido a su situación geográfica. Además, tido de los Pequeños Propietarios, de ten-
aunque los soviéticos intimidaban a los par- dencia conservadora, formado por campe-
tidos no comunistas y reservaban todos los sinos y notables municipales, y dirigido por
cargos importantes en el Gobierno y en el Ferenc Nagy. El Partido Comunista, ilegal

Klement Gottwald
KlementGottwald (Dedice, 1896-Praga, 1953). Político checoslovaco.
Descendiente de campesinos, trabajó como carpintero y se afilió al Par-
tido Socialdemócrata en 1912. Movilizado por el Ejército austriaco du-
rante la Gran Guerra, desertó. En 1921 se adhirió al nuevo Partido Co-
munista checoslovaco y dirigió su órgano de prensa. Secretario general
en 1927, dos años después fue elegido miembro del Parlamento. En
1935 fue miembro del presidium del VII Congreso de la Komintern. Tras
la ocupación nazi de Checoslovaquia, se refugió en la URSS. Vicepresi-
dente del Gobierno checo en el exilio, a su vuelta a Praga en 1945 con-
tinuó ostentando el cargo en el Gabinete de Unión Nacional. En julio de
1946, tras el triunfo electoral de los comunistas, se convirtió en jefe del
Gobierno, cargo desde el que p.reparóel establecimiento de un régimen
comunista. Rechazó el Plan Marshall y en febrero de 1948 dirigió el gol·
pe de Praga. Elegido presidente de la República tras la dimisión de Be-
nes, trabajó para convertir a Checoslovaquia en un Estado socialista.
Murió poco después de asistir a las exequias de Stalin.
desde 1919, estaba dominado completa- tradicional (católica y luterana) y en la con-
mente por el grupo de exilados llegados de tinuación en términos generales de un siste-
Moscú para dirigirlo a fines de 1944. Antes ma económico capitalista.
de que se celebraran elecciones los comu- Los comunistas establecieron un Consejo
nistas, conscientes de su falta de apoyo po- Económico Supremo, para el que nombra-
pular, alentaron la formación de un Partido ron a sus partidarios. Por medio de una
Nacional Campesino rival de los Pequeños combinación de experiencia técnica y miti-
Propietarios; y formaron un frente unido ficación, apoyo soviético al Consejo, y con-
con los socialdemócratas. Y propugnaron tinuas críticas y amenazas personales a va-
una rápida reforma agraria que afectaba a rios miembros del gabinete, acabaron inti-
los latifundios que habían dominado la vida midando al gobierno de Nagy y obligándo-
rural húngara durante siglos; y el Ejército lo a aceptar un grado mucho mayor de so-
Rojo distribuyó semillas y aperos para la cialización de lo que ellos o sus votantes ha-
siembra de primavera. brían aprobado nunca voluntariamente.
Dado que la reforma agraria, junto a la Cuando el presidente del Partido Nacional
democracia, había sido también la principal Campesino, considerado pro-soviético, Bela
exigencia de los Pequeños Propietarios, y Kovacs, se resistió a algunas de las peticio-
dado que el Partido de los Pequeños Pro- nes comunistas, los soviéticos lo secuestra-
pietarios estaba minado ron en febrero de 1947 y
por el faccionalismo, del acabaron llevándolo a la
que se aprovecharon los URSS.
comunistas, estos últi- Casi cincuenta años En mayo de ese año el
mos esperaban ganar las primer ministro Ferenc
elecciones que, debido a después el gobierno de Nagy marchó a Suiza
los acuerdos de Yalta, Mijaíl Gorbachov para unas breves vaca-
estaban obligados a ce- ciones, en gran parte
lebrar. Pero en las muni- reconoció que Stalin para escapar a las pre-
cipales de Budapest de había sido quien había siones de las acusacio-
octubre de 1945, la lista nes constantes en la
combinada Partido Co-
ordenado las ejecuciones prensa contra él para
munista-Partido Social- para diezmar al cuerpo de preparar su anunciada
demócrata obtuvo el 43
por 100 de los votos,
oliciales polacos defensa contra tales acu-
saCiones. Algunos ami-
mientras que los Peque- gos le aconsejaron que
ños Propietarios obte- no volviese a Budapest,
nían el 50 por 100. El mes siguiente, en las pues podían detenerlo. Al mismo tiempo, te-
elecciones más libres de la historia húngara nía un hijo adulto en la capital, y estaba
(gracias a la insistencia de los miembros bri- preocupado por su futuro. En negociaciones
tánicos y estadounidenses de la Autoridad con la policía, controlada por los comunis-
Aliada de Ocupación) los Pequeños Propie- tas, accedió a anunciar su dimisión y su sa-
tarios obtuvieron el 57 por 100 de los votos lida voluntaria del país a cambio de ver li-
y el Partido Comunista el 17 por 100. bre a su hijo, que había sido detenido. Al
Así pues, los soviéticos aceptaron un go- cabo de unos meses, y sin pretensiones de
bierno en el que Ferenc Nagy era primer mi- legitimidad parlamentaria, el Partido instau-
nistro, pero insistieron en obtener el Minis- ró una dictadura en la persona del leal pro-
terio del Interior. El control de la policía les soviético Matyas Rakosi (inventor de la fa-
permitió hostigar los mítines ajenos y chan- mosa frase sobre la técnica del salchichón
tajear a los dirigentes de los partidos no co- para describir la toma del poder en gobier-
munistas. El gobierno de Nagy emprendió nos de coalición).
la reforma agraria y la nacionalización de las Checoslovaquia era el país que ofrecía las
minas y de las comunicaciones que, prácti- mejores- posibilidades para que los soviéti-
camente en todos los países, tanto del Este cos establecieran unas relaciones verdadera-
como de Occidente, parecía tener sentido mente cordiales con un vecino al que aca-
desde el punto de vista económico después baban de liberar. Tradicionalmente, por la
de la guerra. Pero también insistieron en el lengua, la literatura y el arte, los checoslo-
establecimiento de libertades políticas de vacos se habían mostrado más amigables
tipo occidental, en una educación religiosa que otros países del este de Europa con los
Comunismo en los Balcanes
Cuatro países balcánicos muy reducido, en compara- de poder en octubre de 1944,
entran en la guerra fría inclui- ción con el protagonismo que no conoció siquiera un perío-
dos, además de los tratados en tuvo en sus vecinos. Josip do de transición hasta la insta-
el texto, en la órbita soviética. Broz Tito y Enver Hoxha ha- lación del nuevo régimen, que
Pueden ser clasificados dentro bían sido capaces de conser- se llevó a efecto de forma in-
de dos modelos de diferentes var bajo su mando a la prác- mediata. Yugoslavia, por su
características. tica totalidad de las fuerzas de parte, no necesitó más que un
Yugoslavia y Albania confi- la resistencia y, llegada la hora interregno de seis meses hasta
guran el primero. Estos dos de la liberación, fueron reco- que el provisional Gobierno
países vivieron su transición nocidos por la población de coalición fuese sustituido
de un modo que puede ser ca- como sus únicos salvadores. por el control de los jefes par-
lificado de autónomo. En ellos Albania, donde la retirada de tisanos. Dos sistemas que Sta-
el papel del Ejército Rojo fue los alemanes produjo un vaCÍo lin no podría controlar.

soviéticos. No olvidaban que éstos se habían Para fines de 1947 Polonia, Hungría, Ru-
ofrecido a defenderlos en 1938 cuando los mania y Bulgaria habían todos ellos comple-
aliados occidentales estaban preparando la tado la técnica del salchichón al convertir
infame traición de Munich. El presidente coaliciones democráticas en dictaduras do-
Eduard Benes, del gobierno en el exilio ins- minadas por los comunistas, denominadas
talado en Londres, había viajado hasta Mos- cínicamente democracias populares. Ya a
cú en 1943 para firmar un tratado de amis- comienzos de 1948, los comunistas checos-
tad por veinte años con la URSS. Los che- lovacos presionaban para que abandonasen
coslovacos habían recibido bien al Ejército el Gobierno los ministros no comunistas que
Rojo. El presidente del Partido Comunista, quedaban. El presidente Benes se negó a
KIement Gottwald, fue miembro del primer aceptar las dimisiones, y la policía, contro-
gobierno posbélico, y a cambio de lo que lada por los comunistas, realizó incursiones
parecía ser una genuina predisposición de en los cuarteles generales de los demás par-
los comunistas para aceptar las reglas demo- tidos parlamentarios y anunció haber en-
cráticas, una vez restaurado el gobierno Be- contrado documentación sobre traicioneras
nes, éste aceptó nacionalizaciones a gran es- conspiraciones (traicioneras según el dicta-
cala, la reconversión del comercio checoslo- do paranoico de Moscú).
vaco del Occidente al Este, y tina purga, di- En mayo deberían haberse celebrado
rigida por los comunistas, contra los colabo- elecciones, y el Partido Comunista temió,
radores en la Administración. quizá con razón, que sus votos iban a dis-
En las elecciones parlamentarias de la pri- minuir. Para evitar esta posibilidad precipi-
mavera de 1946, los comunistas obtuvieron taron una crisis de gobierno. Gottwald
el 38 por 100 de los votos. Al ser, con mu- anunció la composición del nuevo gobierno,
cho, el partido más votado, un comunista formado por comunistas y socialistas de la
ocupó el cargo de primer ministro, y con la facción pro-soviética, que, juntos, habían
cooperación de una buena parte del Parti- obtenido el 51 por 100 de los votos en 1946.
do Socialista, se hallaban en la situación idó- Benes no se pronunció (tanto él como Gott-
nea, conseguida democráticamente, para wad estaban enfermos del corazón), no re-
llevar a cabo una rev,plución socialista. Pero sistió ni aprobó, pero el golpe de febrero
en el verano de 1947 el gobierno de Gott- acabó con el sueño de una revolución legal
wald acogió favorablemente el Plan Mars- y con el papel de Checoslovaquia como
hall, patrocinado por Estados Unidos, plan puente entre el Este y Occidente.
de recuperación económica que, por defini-
ción, estaba abierto a todos los países de Eu-
ropa. Pero Stalin obligó a Gottwald a cam-
biar su postura ya rechazarlo, tras lo cual el La Europa occidental
primer ministro comunista checoslovaco es-
timó que era necesario ser muy cuidadoso El golpe checoslovaco acabó con la poca
con los deseos de los soviéticos. fe que quedaba en las buenas intenciones
soviéticas, y en la posibilidad de una coope- zaban de buen nombre y eran admirados
ración real entre comunistas y no comunis- debido a su papel dirigente en los movi-
tas en la Europa posbélica. mientos de resistencia desde junio de 1941.
Los acontecimientos en Francia y en Ita- En los dos países habían obtenido entre un
lia no fueron tan dramáticos como en los cuarto y un tercio de los votos en las prime-
países situados en la esfera de influencia so- ras elecciones posbélicas. En ambos países
viética. En ambos países los comunistas go- la opinión pública era favorable a la nacio-
nalización de numerosas industrias clave. Y tra la amenaza de una dominación alema-
en ambos países las administraciones muni- na, combinado esto con la admiración por
cipales comunistas habían proporcionado la victoria soviética y por el papel de los co-
servicios locales honrados y eficaces. munistas en la Resistencia francesa. Pero
Pero en el ámbito de la política nacional, Francia estaba agradecida también a los Es-
la opinión pública no aceptó elliderazgo co- tados Unidos por la liberación, que no ha-
munista. Esto se hizo evidente durante las bría sido posible sin la ayuda económica y
discusiones sobre la nueva Constitución. En militar estadounidense en los años
octubre de 1945 los comunistas eran la de- 1941-1945. Por si fuera poco, la leche en
legación más numerosa en la Cámara de los polvo, la carne y los vegetales enlatados, y
Diputados, y esta cámara preparó una las vacunas que salvaron a millones de per-
Constitución que podía dar el poder a un le- sonas de morir de desnutrición o de enfer-
gislativo con mayoría comunista. Pero la medades graves, provinieron casi en su to-
opinión ·pública rechazó el borrador de la talidad de Estados Unidos.
Constitución en mayo de 1946, y en las Francia no había enviado tantos emigran-
elecciones de junio se dio un apoyo mayo- tes al Nuevo Mundo como habían hecho
ritario a un partido católico centrista, el otros países europeos, pero para el francés
Mouvement Républicain Populaire (MRP) medio, lo mismo que para otros europeos,
de Georges Bidault, que había sido uno de los Estados Unidos eran la tierra de la opor-
los más importantes dirigentes de la Resis- tunidad para el hombre de la calle. Al mis-
tencia. El MRP Y el Partido Socialista, par- mo tiempo, los intelectuales tenían una larga
lamentario, cooperaron en redactar una tradición de desprecio hacia los Estados Uni-
Constitución que fue aprobada en octubre y dos, considerados el país en que los capita-
que dio el poder a una mayoría de centro- listas sin escrúpulos podían hacer millones, y
izquierda, pero no a los comunistas. . donde los valores culturales del pasado eu-
Los años entre 1945 y 1947 fueron años ropeo estaban completamente ausentes.
difíciles de búsqueda de sí mismos por par- Pero a medida que se iba consolidando el
te de los franceses. Existía un sentimiento si- punto muerto entre las cuatro potencias
lencioso, pero no por ello menos poderoso, ocupantes de Alemania, y que los partidos
de vergüenza por el recuerdo de la fulmi- no comunistas iban siendo eliminados de los
nante derrota de 1940 y por la pasividad de gobiernos de la Europa del Este, la mayoría
la gran mayoría durante la ocupación ale- de los intelectuales franceses interpretaba
mana. Varios miles de colaboradores fueron los acontecimientos de manera favorable
asesinados por los grupos resistentes victo- para los soviéticos. Si los Estados Unidos
riosos, sin que se llevase a cabo algún tipo presionaban para que se restringiesen las re-
de juicio. Francia había considerado siem- paraciones a la URSS, esto se interpretaba
pre a la URSS como su aliada principal con- como un intento imperialista para detener la

Palmiro Togliatti
Palmiro Togliatti (Génova, 1893-Yalta, 1964). Político italiano. Miem-
bro del Partido Socialista, colaboró en Avanti y Ordine Nuovo, fundado
por Gramsci. Tras el congreso de Liorna (1921), se separó del Partido
Socialista para fundar el Partido Comunista italiano. Detenido en varias
ocasiones durante el fascismo, en 1926 huyó a Francia. Secretario ge-
neral del pel desde 1927, fue uno de los secretarios del Komintern, ac-
tuando en España bajo los seudónimos de Alfredo y Ercole Ercoli. En
1940 se estableció en Moscú, desde donde dirigía emisiones radiofóni-
cas a la resistencia italiana. En 1941 regresó a Italia, formando parte
del Gobierno Badoglio (1944). Ministro de Justicia en los Gobiernos
Parri y De Gasperi hasta su exclusión, en 1947. Un año más tarde sufrió
un atentado del que salió ileso. En 1950 se enfrentó a Stalin, que pre-
tendía hacerle presidir una Kominform renovada. Aunque apoyó la in-
tervención soviética en Hungría, fue el primer comunista occidental que
propició la conquista del poder por medios pacíficos. Murió mientras se
encontraba de vacaciones en la URSS.
recuperación soviética. Allí donde los sovié- empresarios, diplomáticos y congresistas es-
ticos se negaban a cooperar con los parti- tadounidenses dejaron claro que Estados
dos campesinos mayoritarios, como en Po- Unidos invertía en el futuro de una Europa
lonia o en Hungría, se afirmaba que estos democrática capitalista, o al menos social-
partidos no eran partidos democráticos de demócrata, pero no en su comunistización.
buena fe, sino que en realidad tramaban Los Estados Unidos estaban dispuestos a
conspiraciones fascistas con el fin-de defen- aceptar alcaldes comunistas en las ciudades
der los privilegios de las antiguas clases' francesas, pero no la participación comunis-
terratenientes gobernantes. Sin duda había ta en el gobierno de la nación.
un elemento de verdad en tales interpreta- A partir de mediados de 1947 ya no ha-
ciones, pero por término medio mostraban bía ministros comunistas en el gobierno.
una tendencia clara a atribuir todos los de- Francia se unió a los fundadores de la Unión
sacuerdos a los Estados Unidos y a apoyar Europea Occidental en 1948; se trataba de
la interpretación comunista sobre quién me- una alianza defensiva formada por el Reino
recía o no ser considerado democrático o Unido, Francia y los países del Benelux. Los
progresista. comunistas continuaron obteniendo aproxi-
Por otro lado, la mayoría de los agricul- madamente el 25 pór 100 de los sufragios
tores y empresarios franceses independien- en las elecciones generales, pero una nueva
tes no compartía los prejuicios de los inte- ley electoral de 1951 redefinió los distritos
lectuales en contra de la cultura estadouni- electorales de tal manera que redujo mucho
dense. Además, los Estados Unidos carecían el número de diputados comunistas.
de un. partido político que defendiese direc-
tamente sus intereses de la manera en que
el Partido Comunista defendía los de la
URSS. La influencia estadounidense sé sen- Democracias y dictaduras
tía más bien en términos económicos .. En
1947 el Plan MarshaJI de créditos e inversio- Italia era claramente un país más pobre
nes para la reconstrucción de las maltrata- que Francia o que el Reino Unido. Era un
das economías de Europa se pensó para to- país en el que la democracia parlamentaria
dos los países, y sin ninguna de las estrictas no había funcionado nunca muy bien, y
condiciones impuestas por los soviéticos en desde 1922 a 1943 había vivido bajo la dic-
la Europa del Este. Pero, naturalmente, los tadura fascista de Mussolini. Además, era un

El caso de Bulgaria
El segundo modelo es el rey niño, debió abandonar el país - y llego a decidir la eje-
que presentan Bulgaria y Ru- país. cución, acusado de traición,
mania. En la primera, aliada El 15 de septiembre fue pro- de su máximo dirigente.
de Alemania pero sin cortar clamada una República Popu..: La Constitución de Dimi-
nunca relaciones con Moscú, lar, de la que la legendaria fi- trov -4 dé diciembre de
un Gobierno de Frente Patrió- gura de Georgi Dimitrov era 1947- se inspiró en la sovié-
tico l1egó al poder mediante indiscutida cabeza. Fiel segui- tica de 1936 y sentaba las ba-
golpe de Estado en septiem- dor de las directrices de Stalin, ses para la reconstrucción del
bre de 1944. Formado por so- no tardó en apartar de los Estado sobre fundamentos co-
cialdemócratas, agrarios y co- puestos de gobierno a.los ele- lectivistas. Muy pronto, la po-
munistas, obtuvo una gran mentos progresistas no comu- blación en todos sus sectores
victoria en las elecciones de nistas. La puesta en práctica comenzaría a conocer los efec~
noviembre de 1945, tras ha- de un inicio de reforma agra- tos de la nueva situación. La
ber procedido a la depuración ria había granjeado al partido persecución, las presiones, los
de los elementos colaboracio- comunista un señalado apoyo encarcelamientos y ejecucio-
nistas con el viejo régimen. En entre la población, pero cuan- nes, la permanente delación.,..
otoño de 1946, un referén- do controló ya todo el poder todo el10pasó a ccmfjgurar la
'tium decidió -por el 92 por no tuvo reparo alguno en pro- vida cotidiana del pueblo búl-
100 de los votos- la abolición ceder contra el partido agrario
garo, que empez,aba a despe.:J
...
r-
de la monarquía. Simeón, el -el más importante del tar de un secular letargo. . .
------------_.- ~~_- ~~
país de sentimientos pro-estadounidenses La .aplastante mayoría de los partisanos
muy fuertes. Los italianos habían sido uno italianos habían sido comunistas o socialis-
de los grupos más numerosos y exitosos en- tas. El Partido Comunista Italiano era el ma-
tre los que habían emigrado a Estados Uni- yor de Europa, y a fines de los años cuaren-
dos desde fines del siglo XIX en adelante. Sus ta había gozado de la cooperación parla-
intelectuales, como la mayoría de los inte- mentaria de los socialistas de izquierda de
lectuales europeos, mostraban una actitud Pietro Nenni. La experiencia de Nenni en
condescendiente respecto a Estados Unidos, las Brigadas Internacionales durante la
pero no manifestaban un antiamericanismo guerra civil española había producido en él
tan acentuado como los franceses. una admiración sincera y no dogmática ha-
Los ejércitos aliados se abrieron camino cia la democracia política. Togliatti, que era
combatiendo a lo largo de la península ita- funcionario de la III Internacional, se había
liana, en dirección norte, en los años visto involucrado directamente en las purgas
1943-1944, confraternizando con una po- estalinistas en el seno de las Brigadas, pero
blación -a la que también hubieron de ali- su comportamiento en el período posbélico
mentar- que nunca se había mostrado de- demostró que valoraba la alianza con los so-
masiado entusiasta de la alianza con la Ale- cialistas democráticos y no permitió que el
mania nazi. El gobierno provisional posfas- dogma estaliniano aislase a los comunistas
cista de la primavera de 1944 incluía al filó- italianos de la izquierda democrática. Quizá
sofo de renombre internacional y antifascis- Togliatti tenga la rara particularidad de ha-
ta Benedetto Croce, al pro-demócrata y di- ber sido el único dirigente comunista que
plomático antifascista exilado conde Sforza, mantuvo su autoridad en el partido sin ser
y al presidente del Partido Comunista Italia- un estalinista ciegamente dogmático.
no, que había llegado recientemente de Como en el caso francés, en Italia los Es-
Moscú, Palmiro Togliatti. tados Unidos estaban dispuestos a aceptar
alcaldes comunistas, diputados comunistas, occidentales en cuanto a una extensión de
líderes sindicales comunistas, una prensa co- la cooperación del tiempo de guerra a la
munista, pero no dirigentes comunistas en posguerra. Los soviéticos le devolvieron la
el gobierno de la nación. La opinión públi- hostilidad de manera cumplida. En Checos-
ca, al igual que en Francia, estaba agrade- lovaquia oriental y en partes de Polonia y
cida a los Estados Unidos por su ayuda eco- de Ucrania existía una importante Iglesia,
nómica, y prefería un sistema democrático conocida por Iglesia Uniata, cuyo ritual era
parlamentario a una democracia popular el de la Ortodoxa, pero que reconocía al Va-
como las impuestas en el Este por los sovié- ticano como centro de la Cristiandad. En
ticos. El propio partido, bajo la dirección de 1946 Stalin obligó a la Iglesia Uniata a tras-
Togliatti, se comprometió a emplear méto- ladar su lealtad del Vaticano al Patriarca de
dos de acción no revolucionarios, sino par- Moscú. Ese mismo año, el régimen comu-
lamentarios. nista (y por esas fechas plenamente estali-
Una 'Característica especial, y difícil, de la nista) de Yugoslavia sometió a juicio y en-
situación italiana era el hecho de que el Va- carceló al arzobispo católico de Croacia: no
ticano, centro mundial del catolicismo, esta- estaba demostrado que el obispo Stepinac
ba ubicado en Italia. El Papa del momento, hubiese apoyado activamente al régimen
Pío XII, era un aristócrata romano archicon- fascista ustacha, tal como decía la acusa-
servador que, como jefe de la diplomacia ción, pero en última instancia nunca había
vaticana, había negociado el Concordato criticado abiertamente sus atrocidades, ni
con Alemania de 1933, el primer tratado había intentado limitarlas.
que había dado respetabilidad internacional En Hungría, entre 1945 y 1949, el Prima-
al régimen nacionalsocialista recién instau- do, cardenal Jozsef Mindszenty, desarrolló
rada. La Iglesia había sido tratada de mala una activa resistencia contra el Partido Co-
manera· por los nazis en diversos casOs en munista. Pidió a los creyentes que votasen
los años siguientes, pero Pío XII,que se con- a los Pequeños Propietarios, y alentó a las
virtió en papa en 1939, nunca adoptó pú- escuelas católicas a hacer huelgas contra los
blicamente una postura antinazi clara a lo sistemas de enseñanza impuestos por los
largo de la guerra. Ahora era pro-estadou- marxistas ateos. Después de la dimisión-exi-
nidense; pero sin ser mínimamente demo- lio forzado de Ferenc Nagy y el estableci-
crático. miento de una dictadura comunista sin ta-
Para el Vaticano, el comunismo había pujos, prohibió el repicar de las campanas
sido siempre una amenaza peor que el fas- de las iglesias mientras Hungría estuviese
cismo o el nacionalsocialismo. La jerarquía gobernada por los excomulgados. A co-
de la Iglesia nunca compartió, ni remota- mienzos de 1949 fue detenido y procesado
mente, las esperanzas democráticas de los por varios presuntos delitos. No había ver-

Maurice Thorez
Maurice Thorez (Noyelles.Godault, 1900-Mar Negro, 1964). Político
francés. Minero desde los doce años, se afilió primero al Partido Socia-
lista y más tarde al Partido Comunista, desde el momento de sU cons-
titución en el Congreso de Tours (1920). Miembro del Comité Central
(1924), fue elegido secretario general en 1930. Diputado en 1932 y
1936, fue uno de los artífices del Frente Popular francés. Llamado a fi-
las en 1939, huyó a Moscú, por lo que fue juzgado en rebeldía, conde-
nado a muerte y privado de la nacionalidad francesa. Regresó a Francia
en 1944, siendo elegido diputado en la Asamblea Constituyente de
1945. Ministro con De Gaulle (1945-46) y vicepresidente del Consejo
en los Gobiernos tripartitos de Bidault y Ramadier (1946-47). Se opu-
so al Plan Marshall, siendo excluido del Gobierno, al igual que los de-
más ministros comunistas (1947). En 1956 consiguió que el PCF apro-
base una resolución favorable a la desestalinización. En 1958 fuer,ee-
legido diputado, aunque renunció poco después por motivos de salud.
Cuando realizaba un viaje de Marsella a Odesa, murió a bordo del tran-
satlántico Litva.
daderas pruebas contra él salvo sus contac- realmente un reaccionario beligerante, y
tos ilegales con el embajador estadouniden- una persona a la que incluso sus defensores
se y cierta utilización oscura por parte de la encontraban de trato difícil, pero en ningún
Iglesia de contribuciones financieras extran- régimen democrático podría haber sido acu-
jeras. Fue condenado a cadena perpetua, li- sado, ni siquiera remotamente, de delitos
berado por los revolucionarios de 1956, y que mereciesen la cárcel.
se refugió en la embajada estadounidense En Checoslovaquia, después del golpe de
cuando los tanques soviéticos penetraron en los comunistas de febrero de 1948, el Vati-
Budapest a fines de octubre. El cardenal era cano amenazó con excomulgar a todo cató-
lico que cooperase con el régimen comunis- anticomunismo estridente de la era
ta, y el gobierno checoslovaco, por su lado, maccarthyana (1948-1952) y solían sospe~
amenazó con procesar por traición a todo char de los gobiernos francés, alemán fede-
sacerdote que llevase a la práctica el decre- ral, italiano y belga, todos ellos gobernados
to. El clero checoslovaco no intentó desafiar por partidos católicos, aunque democráti-
al gobierno, pero los dos decretos simboli- cos. Pero los conflictos entre las fuerzas de
zan el estado de hostilidad constªnte entre ocupación en Alemania, la' estalinización
la Iglesia católica y el régimen comunista. forzada de la Europa del Este y la depen-
dencia económica de Estados Unidos, lleva-
ron al Reino Unido a la Guerra Fría, en ca-
lidad de aliado de Estados Unidos.
La política de contención En los primeros dos años tras la rendi-
ción de Alemania, de mediados de 1945 a
En Italia, el Partido Democristiano era el mediados de 1947, los Estados Unidos ca-
mayor partido parlamentario, seguido por recieron de una interpretación coherente
los comunistas. El Vaticano apoyaba a los de sus dificultades con la URSS en Alema-
democristianos, y en las elecciones de 1948, nia y en la Europa oriental. Los soviéticos,
un año después del Plan Marshal1,los Esta- ¿eran brutales sin más en su esfera de in-
dos Unidos pidieron a fluencia? ¿Creían de
los italo-norteamerica- verdad en su propia
nos que escribieran a Ita- propaganda según la
lia a sus parientes, y que cual las minorías comu-
los pusiesen sobre aviso nistas y sus aliados in-
públicamente diciéndo- condicionales se habían
les que la ayuda econó- convertido en las únicas
mica estadounidense fuerzas realmente de-
podría terminar si el Par- mocráticas en esas re-
tido Comunista obtenía giones? ¿Podría habér-
la mayoría en las eleccio- seles permitido partici-
nes. Los democristianos par en la vida política de
obtuvieron el 49 por 100 las democracias occi-
de los sufragios, y los co- dentales, o habrían in-
munistas, junto a los so- tentado tomar el poder'
cialistas de izquierda de en un determinado mo-
Pietro Nenni, obtuvieron mento elegido por ellos,
el 31 por 100. Estas elecciones iniciaron un como habían hecho en Checoslovaquia?
período que durará tres decenios durante el Tales temores pueden parecer exagera-
cual los democristianos dominarán el go- dos, y tales preguntas, ingenuas, cuarenta
bierno del país; los comunistas serán la se- años después, pero en 1945 los Estados Uni-
gunda fuerza política en el Parlamento y go- dos tenían muy poca experiencia de la po-
bernarán también algunas de las ciudades lítica mundial. Los soviéticos habían sido los
industriales del norte. malos cuando predicaban la revolución
En el Reino Unido, el comienzo de la mundial en el periodo de entreguerras, y ha-
Guerra Fría tuvo muy poco que ver con la bían sido los buenos cuando habían llevado
política interior. Existía mucha admiración y a cabo la principal contribución en vidas y
buena voluntad hacia. el aliado soviético, y esfuerzo para derrotar a la Alemania nazi.
se había llegado a un amplio consenso so- La mayoría de los estadounidenses, sin ex-
bre la necesidad de crear un Estado de bie- ceptuar a los diplomáticos profesionales, no
nestar que incluyese la nacionalización del sabía nada de la historia de Rusia ni de la
Banco de Inglaterra, de los servicios médi- situación y el pensamiento político en la
cos, las minas de carbón, y las industrias si- Unión Soviética. Pero en junio de 1947, uno
derúrgica, eléctrica y de comunicaciones. El de los pocos diplomáticos y estudioS06 esta-
gobierno laborista ofreció ampliar a cin- dounidenses que conocía la lengua y la his-
cuenta años la alianza defensiva firmada toria rusas publicó un artículo que contenía
con la URSS en 1942. Los británicos políti- los principales razonamientos que iban a ca-
camente conscientes no eran en absoluto racterizar desde entonces a la política esta-
antinorteamericanos, pero no les gustaba el dounidense, desde ese momeoto hasta las
reuniones en la cumbre sos de Moscú de
entre Gorbachov y Rea- 1936-1938, confesó crí-
gan, que pusieron fin a Debido a la teoría menes increíbles contra
la Guerra Fría. completamente errónea el glorioso liderazgo de
El anónimo Mr. X, Stalin. Su principal deli-
identificado luego como sobre la inevitabilidad de to real fue el hecho de
George Kennan, pensa- la revolución comunista, que no había vivido en
ba que, por un lado, los Moscú durante la Segun-
soviéticos creían, como la política internacional da Guerra Mundial y no
marxistas científicos, que de los años 1947-1987 formaba parte, por ello,
la historia estaba de su de la facción estalinista
lado, que inevitablemen- estuvo dominada por la del Partido.
te el capitalismo mundial Guerra Fría En noviembre de
.daría lugar al comunis- 1951, en Checoslova-
mo mundial. Pero, por quia, Rudolf Slansky, ex
otro lado, tenían un sa- secretario general del
ludable respeto por el poderío estadouni- Partido Comunista, fue juzgado y ejecutado
dense, y no deseaban correr riesgos que pu- por alta traición. Se trataba de un judío lai-
diesen desencadenar la tercera guerra mun- co que siempre había sido enemigo del sio-
dial. Dejando a un lado las ambiciones teó- nismo, pero ahora confesó su crimen sionis-
ricas, la URSS siempre había evitado provo- ta: la confesión no reflejaba sino el crecien-
car una guerra real contra sus contrarios ca- te antisemitismo de Stalin en sus últimos
pitalistas. Su fe en la inevitabilidad de la re- años.
volución significaba que no tenían qUE3dar- La primera impresión- que se recibía del
se prisa. En todo caso Stalin siempre se ha- ya anciano dictador soviético por la enormi-
bía mostrado más cauto y más racional que dad de tales purgas era simplemente de lo-
Hitler y Mussolini. Kennan recomendaba cura, y de temor y misterio por su evidente
por ello que se adoptase una política de con- habilidad para obtener tan increíbles confe-
tención, que Occidente debería estar prepa- siones no sólo de sus adversarios burgueses
rado para emplear la fuerza militar o econó- o curas, sino de veteranos y duros revolu-
mica donde fuese necesario para prevenir cionarios comunistas.
una ulterior expansión del Imperio soviéti- Pero, desde el punto de vista del desarro-
co, y que bajo tales circunstancias la URSS llo de la Guerra Fría, más importante es la
no sería agresiva. A la larga, decía, la URSS, sensación de irreversibilidad. Si, en nombre
ante los hechos, dejaría a un lado su fe me- de la democracia popular, y ante la impo-
siánica, y podría acabar disolviéndose sin tente mirada de los diplomáticos y periodis-
más; reflexión que ha resultado ser una ex- tas occidentales, los secuaces de Stalin po-
traordinaria anticipación de lo que realmen- dían primero apartar a todos los represen-
te ocurrió en 1991. tantes de la izquierda no comunista, luego
purgar a todos los comunistas considerados
no totalmente leales a Stalin, luego naciona-
lizar toda la economía y eliminar a todas las
personas con experiencia como empresarios
o comerciantes capitalistas, ¿cómo podía ser
Pero todavía no hemos acabado de con- reversible una revolución así?
tar historias de horror. En todos los países En Occidente, muchos estudiosos y co-
del Este de Europa, pero de manera más mentaristas comprometidos con la democra-
dramática en Hungría y Checoslovaquia, la cia y con el pluralismo que debería ser par-
instauración plena de los regímenes comu- te de cualquier democracia significativa, co-
nistas fue seguida de purgas en el seno de menzaron a creer que las dictaduras de la
los gobiernos comunistas. En septiembre de Europa del Este eran peores que las nume-
1949 Laszlo Rajk, viejo comunista, veterano rosas y terribles dictaduras militares que
de las Brigadas Internacionales, ex ministro eran una plaga en Latinoamérica, Africa, In-
del Interior, principal hostigador del gobier- donesia, etcétera. Y el argumento era que
no Nagy, y perseguidor legal del cardenal las dictaduras fascistas o militares de dere-
Mindszenty, fue procesado por traición y chas, al menos, eran reversibles. Tales dic-
ahorcado. Como los acusados de los proce- tadores explotaban brutalmente a sus pue-
blos y torturaban y asesinaban a sus adver- su gobierno a hacer otro tanto. Las grandes
sarios políticos. Pero no destruían delibera- inversiones públicas y privadas que exigía la
damente a toda una clase de personas que producción de tales armas, cuyo uso único
poseían la capacidad de organizar y admi- y exclusivo era la muerte masiva a una es-
nistrar una economía de mercado; y care- cala desconocida hasta la fecha, crearon un
cían de la voluntad de Stalin, y del poder de conjunto poderosísimo de poderes fácticos,
una policía organizada, para acabar con to- tanto en Estados Unidos como en la URSS,
das las manifestaciones de opinión que no interesados en el mantenimiento de las ten-
fuesen las del marxismo-leninismo tal como siones de la Guerra Fría que, por sí sola, po-
la predicaba el Amo. Aquellos que critican día justificar los costes de la carrera de arma-
duramente a Estados Unidos por su apoyo mentos.
a dictaduras de derechas (como ocurrió con Finalmente, para concluir este ensayo so-
la de Franco) deberían intentar comprender bre los orígenes de la Guerra Fría creo que
lo que significaba tratar con un enemigo po- merece la pena destacar lo perjudiciales, y
lítico cuyas victorias eran claramente irrever- erróneas, que fueron las bases ideológicas
sibles. de esa guerra. Muchos historiadores, desde
Una última contribución a la Guerra Fría, los más variados puntos de vista políticos,
más difícil de valorar que los aspectos diplo- han apuntado que en términos geográfico-
mático o político, la hizo lo que el presiden- estratégicos, no ha habido casi razones para
te republicano conservador Dwight Eisenho- la hostilidad existente en las relaciones en-
wer llamó el complejo industrial-militar. La tre soviéticos y estadounidenses. Ambos paí-
producción, pruebas y almacenamiento se- ses disponían de enormes cantidades de ma-
guro de bombas nucleares y misiles es algo terias primas y de grandes mercados inter-
muy caro. Las armas químicas y biológicas nos. No tenían fronteras comunes ni mino-
son más baratas, pero igualmente caras en rías insatisfechas de ciudadanos del otro
términos de investigación científica, pruebas país. En las dos guerras mundiales de este si-
y almacenamiento. La capacidad para llevar glo compartieron el objetivo común de im~
a cabo una guerra nuclear, que ya poseían pedir que los alemanes conquistasen el con-
la URSS y Occidente en 1949, condujo a tinente europeo. Pero debido a una teoría
una costosa carrera de armamento que re- completamente errónea sobre la inevitabili-
flejó las tensiones de la Guerra Fría y au- dad de la revolución comunista, contenida
mentó los temores mutuos de los soviéticos en la versión soviética del marxismo, y de-
y de los occidentales. En los Estados Uni- bidoa un temor igualmente irracional sobre
dos, el físico Edward Teller, nacido en Hun- la expansión del comunismo en los países
gría, fue tan sólo el más importante de los económicamente avanzados de Occidente,
científicos que alentaban a Estados Unidos la política internacional de los años
constantemente para que fabricase y proba- 1947-1987 estuvo dominada por la Guerra
se nuevas armas. Sin duda había también Fría.
en la URSS muchos físiCosque alentaban a

B 1 B L. 1 O G R A F 1 .
A

Aran, R., The Century of Total War. Boston, The nea. Barcelona, Bruguera, 1981. H' del Mundo, vol. 6.
Beacon Press, 1954. Kriegel, A, Los grandes procesos en los sistemas
Black, C. E. (y otros), Rebirth, a Históry of Euro- comunistas. Madrid, Alianza, 1973.
pe since World War Il, Oxford, Westview Press, Laqueur, W., Europa después de Hitler. Barcelo-
Boulder (Colorado), 1992. na, Grijalbo, 1974.
Brown, J. F., Easterh Europe and Communist Laqueur, W., Europe in Our Time. Harmonds-
Hule. Landon, Duke Univ. Press, 1988. worth, Penguin, 1992.
Fejto, F., Historia de las democracias populares. Renauvin, P., Historia de las relaciones interna-
Barcelona, Martínez Roca, 1971. cionales. Madrid, Akal, 1982.
Fontaine, A, Historia de la guerra fría. Barcelo- Salom, J., La guerra fría. Barcelona, 1975.
ná, Caralt, 1970. Toynbee, A J., El reajuste de Europa. Barcelona,
Fonvieille-A1quier, P., El gran miedo de la post- Vergara, 1969.
guerra. Barcelona, Dopesa, 1974. Tumer, H. A, Germany from Partition to Reuni-
Garraty, J. A y Gay, P., La Edad Contemporá- fication. London, Vale Univ. Press, 1992.
7é/efónica