You are on page 1of 8

Términos geología estructural.

Fábrica: disposición geométrica repetitiva y penetrativa de los minerales y agregados de
minerales en las rocas. La foliación tectónica es una fábrica mientras que una estriación no lo es.
En geología estructural se emplea este término para definir la distribución geométrica de los
componentes característicos en la roca. La fabrica de una roca puede ser lineal, planar o ambas.

Fabrica planar; cuando la roca contiene minerales tabulares, laminares o planos con una
orientación común. Disposición penetrativa plana = minerales planos o tabulares que muestran
con una orientación preferencial.

Fábrica primaria; disposición penetrativa que se forma durante la génesis de la roca (fábrica
sedimentaria, magmatica) son indispensables para comprender las fabricas que resultan de una
deformación.

Fábrica lineal; cuando la roca posee elementos alargados con una orientación preferencial.
Disposición penetrativa lineal = minerales alargados o estirados que muestran una orientación
lineal.

Fabrica plana lineal; minerales alargados o estirados que muestran una orientación preferencial
y forman un plano. Gneis cuarcito.

Fábrica tectónica; disposición penetrativa que se forma de un proceso tectónico (deformación) y
generalmente con metamorfismo.

Orientación de las estructuras tectónicas: son diferentes elementos que nos permiten definir y
clasificar las estructuras tectónicas se pueden representar como planos o líneas orientadas en las
superficies terrestres, para ello se utilizan dos sistemas de referencia; el norte geográfico
(dirección) y el plano horizontal (buzamiento o inmersión). El buzamiento, es el ángulo de
inclinación máxima que forma un plano estructural con respecto a un plano horizontal. El
buzamiento y la inmersión son valores angulares que pueden variar entre 0º (horizontal) y 90º
(vertical).

Foliaciones. Estructura en láminas propia de las rocas metamórficas. (Foliación según RAE).
La foliación es una disposición penetrativa plana en una roca sin perdida de cohesión. Las
fallas, diaclasas, etc. No son foliaciones. Las foliaciones pueden ser fábricas primarias o
secundarias. Las foliaciones forman parte de las estructuras planares (aquellas definidas por
fabricas planares o curviplanares). Por tanto, la foliación es un término general para describir
una fábrica planar o curviplanar en una roca. Al ser un término tan genérico, la foliación
puede ser tanto una estructura primaria (estratificación sedimentaria, magmatica S o) como
una estructura secundaria (foliaciones tectónicas S1, S2, S3, etc.).
Tipos de foliaciones. Se entiende como foliación el desarrollo de estructuras planares
orientadas, diferenciándose tres tipos básicos de foliación: la pizarrosidad, la esquistosidad, y
el bandeado genéisico.

Las dos primeras se caracterizan por la orientación paralela de minerales laminares
(filosilocatos como las micas) o primaticos (como los anfiboles) que hacen que la roca sea
fácil de partirse; dependiendo del tamaño del grano de la roca se diferencian la pizarrosidad y
la esquistosidad. El tercer tipo de foliación se manifiesta en la segregación de diversos tipos
de minerales en capas, que le confieren un aspecto bandeado a la roca.

Foliación primaria. Es aquella que se crea durante la formación de la roca. Rocas ígneas;
bandeamiento de flujo, estructura schlieren, estructura eutaxitica. Rocas sedimentarias; foliación
diagenética. Se han formado antes de la litificación de las rocas: Estratificación, flujo laminar de
magma.

Bandeamiento de flujo: ocurre durante la cristalización de las rocas ígneas plutónicas como
consecuencia de un flujo planar no uniforme. Se define como una intercalación de capas de
mayores y menores concentraciones de cristales que conjuntamente, definen una foliación.

Estructura schlieren: concentraciones tenuemente orientadas de minerales maficos en una matriz
mas leucocratica. Puede formarse por: 1) acumulación de plagioclasa tabulares en el piso de la
cámara magmatica. 2) compactación de un arreglo aleatorio de cristales tabulares, por su propio
peso. 3) flujo planar del magma que orienta las pligioclasas tabulares.

Estructura eutaxítica: estructura planar que se forma en las rocas ígneas volvanicas como
consecuencia de la compactación gravitacional de piroclastos y de la eliminación de espacios
porosos en la matriz volcánica.

Foliación secundaria. Producido después de la litificación de las rocas: por ejemplo diaclasas,
fallas, esquistosidad. Se forma durante la deformación de la roca, por tanto es una foliación
tectónica que se desarrolla generalmente perpendicular al esfuerzo principal máximo. Existen dos
tipos principales 1) la foliación de las rocas metamórficas. 2) el clivaje en los pliegues.

Como ya se ha mencionado, la foliación resulta de la orientación casi paralela de micas o
minerales prismáticos, donde el resultado de esta orientación perpendicular a las fuerzas
compresivas, se debe a la presión y la recristalización. Las rocas pueden ordenarse según el
tipo de foliación y tamaño del grano.

Litificación. Aunque puede usarse como sinónimo de lapidificación, se suele referir a un estado
superior a esta, pues mientras que en la lapidificación hay una perdida de humedad o presiones,
la litificación comprende a esta y otros fenómenos, como metamorfismo, grandes presiones,
enfriamientos.

Durante la diagénesis los sedimentos pasan a ser rocas sedimentarias, al experimentar una serie
de transformaciones: compactación, cementación, recristalización, etc., que son consecuencia de
cambios en los parámetros físicos (presión, temperatura) y de las reacciones químicas que estos
propician, entre sus componentes y los iones presentes en el agua intersticial.

Durante la diagénesis se van a suceder una serie de procesos: compactación, cementación,
disolución, reemplazamiento, recristalización y neomorfismo. El conjunto de compactación y
cementación son los responsables de la litificación de las rocas.

Mediante la compactación los sedimentos adquieren consistencia. Se debe a los pequeños
movimientos en la posición de las partículas que forman el sedimento, las cuales se desplazan
para ocupar los huecos que hay entre ellas, cerrando la textura. Su importancia depende de la
composición del sedimento y del tamaño de sus partículas. Por ejemplo, un deposito sedimentario
detrítico formado de fango y otro compuesto por arena. En ambos casos el sedimento consiste en
partículas solidas y espacios porosos, vacios entre partículas; cuando estos depósitos son
sometidos a la compactación por el peso de un sedimento que se deposita encima de ellos
(presión litostatica) reducen la cantidad de espacio poroso y el volumen del deposito. Nuestro
hipotético depósito de fango puede tener un 80 % de espacio poroso lleno de agua, pero después
de la compactación su volumen se reduce como mucho a un 40 %. El depósito de arena con un
50 % de espacio poroso también se compacta, pero mucho menos que el deposito de lodo, de
manera que los granos se juntan.

Solo la compactación es suficiente para litificar (convertir en roca) el fango, pero para litificar la
arena o grava es necesaria una cementación. Esta consiste en la formación de minerales en los
poros, los cuales traban las partículas existentes y dan coherencia al sedimento. Estos nuevos
minerales precipitan a partir de los iones presentes en las aguas que se encuentran o circulan por
los poros de las rocas y precipitan en estos nuevos huecos comenzando por tapizar los bordes de
las partículas que forman el sedimento, uniendo así las partículas sueltas y crecen hacia el
centro de los poros rellenándolos y cerrándolos.

La composición mas común de los cementos es carbonato cálcico (CaCO3) o el dióxido de
silicio (SiO2), y en menor proporción los óxidos e hidróxidos de hierro (hematiles Fe2O3 y limonita
FeO(OH), NH2O). Los cementos de óxidos e hidróxidos de hierro dan a las rocas sedimentarias
los colores rojos, amarillos o marrones que en muchas zonas caracterizan a las areniscas.

En sedimentos químicos, la litificación tiene algunas pequeñas diferencias. Los sedimentos
químicos mas comunes son el fango de carbonato cálcico y las acumulaciones de granos de
carbonato cálcico de tamaño arena o grava y de las conchas o fragmentos de conchas. La
compactación y cementación también se producen en estos sedimentos, convirtiéndolos en rocas
calizas, pero en ellas la compactación es menos efectiva, ya que la cementación comienza poco
después del depósito.

El paso de sedimento a roca comporta una serie de procesos que en conjunto reciben el nombre
de litificación. 1) la compactación consiste en la perdida de volumen del sedimento, que por el
peso de los materiales suprayacentes sufre disminución de su porosidad. 2) la cementación da
coherencia al sedimento al unir los diversos constituyentes por la precipitación de alguna
sustancia que se encontraba en el medio de disolución (la calcita, el sílice son los cementos mas
comunes, si bien, a veces, pueden desempeñar este papel sustancias realmente infrecuentes). 3)
la diagénesis engloba todos los cambios en su naturaleza química que experimenta el
sedimento. La diagénesis comienza en etapas tempranas, antes de que el sedimento haya
llegado a su asentamiento definitivo; así, los fragmentos que forman las rocas detríticas pueden
haber quedado cubiertos por patinas de óxidos de hierro, y algunos minerales se degradan y
forman arcillas. Posteriormente se pueden producir reacciones entre minerales o entre estos y el
medio, con la aparición de especies nuevas, recristalizaciones, etc. La presión y temperatura
favorecen los procesos diagenéticos , que son mas intensos cuanto mayor es la profundidad, y
también las diferencias entre el sedimento original y la roca resultante. El límite entre las ultimas
fases de la diagénesis y el metamorfismo es arbitrario; se conviene aceptar que este limite
corresponde al grado en que se forma grafito a partir de los carbones naturales y se volatilizan los
hidrocarburos.

Estratificación. Disposición de las capas o estratos de un terreno. (RAE). Capas de diferentes
materiales hechas por procesos de deposición. Generalmente los estratos inferiores muestran
una edad mayor como los estratos superiores.

El estrato es la unidad básica de la estratificación y se define como un cuerpo de roca,
diferenciable de manera visual, de forma aproximadamente tabular, carácter homogéneo o que
cambia gradualmente, de origen sedimentario, depositado bajo condiciones constantes, y que
esta separado de los estratos supra e infrayacentes por dos superficies de estratificación. Los
estratos se caracterizan por su espesor, litología, color, estructuras sedimentarias, contenidos
fosilíferos y superficies de estratificación.

Espesor o potencia del estrato: es la distancia que separa a las dos superficies de estratificación
que delimitan un estrato. Es muy variable, puede ir de cm a mts.

Litología: tipo de roca que constituye el estrato, aporta información sobre el medio sedimentario.
Color: proporciona información sobre las condiciones del ambiente sedimentario y diagenético. El
color se tiene que observar en una superficie de roca reciente, ya que los afloramientos rocosos
presentan alteraciones superficiales de color, debido a la alteración y a la vegetación.

Estructuras sedimentarias: rasgos o propiedades de los sedimentos, que se pueden observar en
el terreno a escala microscópica y mesoscópica; su tamaño varia desde unos cms a decenas de
mts y se forman cuando los elementos que constituyen los sedimentos adquieren una disposición
geométrica determinada.

Contenido fosilífero: restos de seres vivos que aparecen en el estrato. Pueden encontrarse
enteros (conchas, huesos, etc.) o rotos (fragmentos de conchas, huesos, etc.). El tamaño es
variable, desde unos cms a mmts, esto significa que pueden aparecer desde tamaños
macroscópicos hasta microscópicos.

Superficie de estratificación: limite entre dos estratos, y representan interrupciones en la
sedimentación, que pueden ser debidas a un cambio brusco en las condiciones de
sedimentación, procesos de erosión, etc. La superficie de estratificación inferior inferior sobre la
que comenzó la sedimentación, se llama muro del estrato y la superior con la que finalizo la
sedimentación, se denomina techo del estrato, el techo de un estrato es a su vez el muro del
estrato siguiente o suprayacente.

Diaclasas.

Cuando se produce la deformación frágil el material se rompe a favor de un plano de fractura que
define dos bloques. Cuando se produce un movimiento relativo entre ambos bloques a la fractura
se le denomina falla y, cuando no se ha producido un movimiento entre los bloques se denomina
diaclasa. Se define entonces, como una fractura de carácter frágil y dimensiones reducidas
(centímetros a pocos metros) que afecta a las rocas y presenta muy escaso o ningún movimiento
paralelo al plano de fractura. Las diaclasas pueden generarse por cambios de volumen de la roca
debidos a procesos de enfriamiento o desecación, por procesos de descarga asociados a
procesos de desenterramiento y erosión o por procesos tectónicos. Un conjunto de diaclasas con
origen y orientaciones comunes forman un sistema diaclasado. Dichos sistemas pueden contener
dos o más conjuntos de diaclasas dispuestos de forma sistemática en relación con el eje de
esfuerzo principal del campo de esfuerzo regional. Las diaclasas de enfriamiento, como aquellas
que parten la roca en prismas alargados o columnas (disyunción columnas), generalmente en
lavas, son debidas a cambios de volumen durante el proceso de enfriamiento y contracción del
magma. Los diaclasas de descompresión se producen generalmente de la descarga producida
por la erosión de las capas superiores de la corteza, y forman sistemas de diaclasado
subhorizontales; por ejemplo, las diaclasas en capas de cebolla típicas de los plutones graníticos.
Las diaclasas constituyen fracturas en las que no existe desplazamiento apreciable.
Generalmente no se presentan de forma aislada, sino en sistemas de diaclasas paralelas entre si,
y es habitual que unos sistemas se crucen con otros cuarteando la roca y debilitándola ante el
ataque de los agentes externos físicos y químicos. Cuando las diaclasas son abiertas pueden ser
rellenadas por minerales de neoformación que han cristalizado en su interior a partir de
disoluciones o magmas (normalmente se trata de calcita o cuarzo, pero a veces minerales de
interés económico) formando vetas o filoncitos.

Las diaclasas pueden formarse por la actuación de fuerzas de compresión o de distención, o por
simples descompresión, cuando la erosión libera la roca del peso de los materiales que yacían
sobre ella. También se forman en las rocas ígneas a consecuencia de la concentración que se
produce debido al rápido enfriamiento del magma.

Fallas. Fractura de la corteza terrestre acompañada de deslizamiento de uno delos bordes.
(RAE). Una falla que rompe un volumen de roca define dos bloques que se mueven entre ellos. Al
plano que define la rotura se le denomina plano de falla. El bloque que se apoya sobre el plano de
falla se denomina bloque de techo, y el bloque que queda por debajo del plano de falla se
denomina bloque de muro. Cuando a ambos lados de la fractura se produce un desplazamiento
relativo de los bloques paralelos a la fractura, se habla de falla. Cada uno de los bloques se llama
labio (labio superior el que se ha elevado respecto al otro y labio inferior el hundido) y la superficie
según la cual se ha producido el movimiento se llama plano de falla, mientras que su intersección
con la superficie es la línea de falla.

El plano de falla corresponde frecuentemente a una zona de trituración de la roca y, en otras
ocasiones, a una zona lisa y pulimentada por el movimiento y roce de los bloques; en este
segundo caso se le da el nombre de espejo de falla. En ocasiones sobre el espejo de falla se
encuentran unos arañazos, las estrías de fallas, que evidencian en que dirección se produjo el
movimiento de los bloques. En muchas ocasiones, las fallas son difíciles de localizar, porque la
erosión actúa preferentemente sobre el labio elevado y anula el escape de falla. En estos casos
la fallas se detectan por el contacto lateral brusco de materiales de diferentes edades; los
materiales más antiguos corresponden al labio elevado.

Tipos de fallas. Si el movimiento relativo de los bloques es fundamentalmente en la vertical
podemos diferenciar dos tipos de fallas: fallas inversas y fallas normales. Si el movimiento es
en la horizontal la fallas se denominan fallas de desgarre; y si es una mezcla de ambos
movimientos las fallas se denominan oblicuas.

-Falla normal; cuando la falla se debe a fuerzas de tensión, el desplazamiento se produce en el
sentido de la pendiente, el conjunto sufre un estiramiento. El esfuerzo máximo es vertical, por lo
que se produce una distención horizontal. El desplazamiento de los bloques se produce a favor
de la gravedad terrestre, las fallas normales suelen presentar altos buzamientos del plano de
fallas. Se suelen producir en zonas en las que se están produciendo esfuerzos extensivos. Dentro
de este tipo de fallas podemos distinguir una serie o tipo de asociaciones que reciben el nombre
de fallas lìstricas; son fallas o conjunto de ellas que disminuyen progresivamente su buzamiento
en la profundidad hasta disponerse prácticamente horizontales, produciendo rotación de los
diferentes bloques. Se producen en zonas se esta produciendo una extensión importante.

Los horst y grabens son asociaciones de fallas normales que forman zonas elevadas llamadas
horst, y zonas deprimidas o hundidas denominadas grabens (fosas tectónicas).

-Falla inversa; cuando se produce una compresión, el labio hundido se oculta bajo el labio
elevado. El esfuerzo de mayor intensidad es horizontal; se origina un acortamiento horizontal.

- Falla de desgarre; los esfuerzos máximo y mínimo son horizontales; se produce entonces un
desplazamiento lateral.

- Falla oblicua; seria aquella que tiene un movimiento tanto en la horizontal como en la vertical, la
mayor parte de las fallas que nos encontramos en la naturaleza son de este tipo, ya que raras
veces se produce movimientos puros en la vertical o en la horizontal.

Esquistosidad. Roca de color negro azulado que se divide con facilidad en hojas. (Esquisto
RAE). El esquisto se forma cuando la clorita y moscovita de la filita recristalizan a tamaños
mayores, su alineación casi paralela da lugar a lo que se denomina esquistosidad, rompiendo a lo
largo de su foliación. Con frecuencia contiene cristales de mayor tamaño (porfidoblastos) de
cianita, granate, sillimanita o estaurolita, que permiten clasificar con mayor precisión la roca (por
ejemplo, esquisto sillimanitico, esquito estourolito, esquito granatìfero). Cuando es predominante
la mica, se denomina micacita o esquisto micáceo.

Planos de Clivaje. Superficie por la que ciertos tipos de roca tienden a escindirse. Debe tenerse
en cuenta que un plano de clivaje solo corta una única vez con la superficie plegada y que tiende
a ser perpendicular a la estratificación en la zona de charnela.

El clivaje forma parte de la terminología de la foliación en rocas metamórficas. Es la foliación de
la filitas y pizarras, rocas formadas antes de alcanzar facies esquisto verde (temperaturas < 300º).
El clivaje también hace referencia a la capacidad de la roca de romperse en planos subpareleles.
El clivaje es la tendencia que poseen algunos minerales a romperse en planos lisos, llamados
planos de clivaje, conforme a direcciones que corresponden a los de mínima cohesión en sus
cristales. En los minerales que carecen de clivaje, se habla de fractura.

Clivaje en pliegues: tipo particular de foliación secundaria que se forma paralelamente al plano
axial del plegamiento. Al inicio del plegamiento pueden desarrollarse estructuras perpendiculares
al esfuerzo principal máximo que, en el doblamiento, formaran el clivaje. Algunas veces, cuando
hay contraste en la competencia de los estratos, el clivaje puede sufrir rotación debido a la
deformación diferencial en los estratos. Esto se conoce como refracción de clivaje. Dado que el
clivaje es casi siempre paralelo al plano axial del pliegue, este puede emplearse para deducir la
geometría completa del plegamiento.