You are on page 1of 2

Pavié, Alex (2011).

Formación docente: hacia una definición del concepto de
competencia profesional docente. REIFOP, 14 (1), 67-80.

Rosalinda López Cruz (Cuarto cuatrimestre).

Lévy-Leboyer (2003) (citado por Pavié (2011)) nos indica que el desarrollo de
competencias es una evolución lógica de la formación por la naturaleza de las
evoluciones en el contexto de trabajo.

• En una etapa inicial la formación era un requisito para el trabajo y siempre se daba
antes de la actividad, es decir, luego de la formación es que se va a la práctica.
• En una segunda etapa, la formación está también dirigida a aquellos profesionales
que están ocupando un puesto dentro de una organización. En otras palabras la
formación va acompañando al trabajo diario de la persona.
• En una tercera etapa, las organizaciones no sólo se preocupan por formar, sino
también por establecer entornos favorables para adquirir competencias. Es decir, las
organizaciones se preocupan por la formación de las personas tratando de ayudar al
máximo para que adquieran las competencias necesarias.

En consecuencia para la formación docente es importante destacar que la adquisición
de las competencias no solo se desarrolla antes de comenzar a ejercer la profesión
docente, sino en plena actividad; los profesores deben cada día intentar desarrollar
las competencias necesarias para el mejoramiento de la educación educativa. Por lo
cual las TIC deben estar presente en esta actualización constante de los docentes ya
que esto contribuye al desarrollo de las competencias de los docentes y por lo tanto a
un mejor aprendizaje por parte de los alumnos.

Por otro lado, Tobón (2006) describe algunos cambios en la formación basada en
competencias
1. Del énfasis en conocimientos conceptuales y factuales al enfoque en el desempeño
integral ante actividades y problemas:

“Esto implica trascender el espacio del conocimiento teórico como centro del quehacer
educativo y colocar la mirada en el desempeño humano integral que implica la
articulación del conocer con el plano del hacer y del ser”.

tal es el caso de las TIC. relacionarlo. más que la enseñanza. preparando a los docentes. identificar como puedo utilizar el contenido. cuáles son sus expectativas. De la enseñanza al aprendizaje. 3. Entre otros. cuáles son sus estilos de aprendizaje y cómo ellos pueden involucrarse de forma activa en su propio aprendizaje. que han aprendido y que no han aprendido. ahora el reto es establecer con qué aprendizajes vienen los estudiantes. aplicación y transferencia”. Esto significa que en vez de centrarnos en cómo dar una clase y preparar los recursos didácticos para ello. . para la formación de los docentes se debe tener en cuenta el desarrollo integral del individuo y no el aprendizaje de ciertas partes aisladas las unas de las otras sin tener ningún tipo de relación ya que esto impediría la conexión de las partes y por lo tanto las competencias no se desarrollan sino que solo se aprenden ciertos contenidos aislados. Del conocimiento a la sociedad del conocimiento: “La educación debe contextualizar el saber en lo local. comprensión. el valor que tiene dentro de una sociedad. se focaliza en lo que quiere enseñar el docente y no en lo que le interesa al estudiante. crítica. selección. A partir de ello se debe orientar la docencia. Muchas veces el docente dicta una clase de la misma forma como lo ha realizado por años y no observa que las nuevas generaciones de estudiantes exigen nuevas estrategias que incorporen cosas nuevas que les agraden. analizarlo. “El aprendizaje comienza a ser el centro de la educación. 2. estudiantes y administrativos para ir más allá de la simple asimilación de conocimientos y pasar a una dinámica de búsqueda. sistematización. evaluación y estrategias didácticas”. sino como ubicarlo. La formación de los docentes no debe focalizar el aprendizaje de contenido como tal. lo regional y lo internacional. Por lo tanto se debe cambiar la concepción de que los alumnos aprenden lo que los docentes dispongan. creación. con metas.En consecuencia.