La poesía por las nubes 

  
 
LAS CUATRO ESTACIONES 
 
 
Es colorida la primavera,
la estación más hermosa,
observando una madriguera
mientras contemplas una rosa.

En mi pueblo hay un manzano
que me recuerda al verano,
con más años que mi abuelo
me produce un revuelo.

En el otoño caen las hojas,
despacio como un caracol
mientras que no las recojas
caerán con descontrol.

Durante el frío invierno,
jugamos con la nieve
me pareció eterno
mientras veía cómo llueve.
LAS FRUTAS

Mis frutas preferidas son

Albaricoque pequeño fruto y el fresón

Naranja ácida y dulce frenesí…

Uvas para el año nuevo festejar

Especialmente.

Limón fruto limonero.

Rápidamente me viene a la memoria

Una fruta con u, ciruela y maracuyá

Indispensable, pomelo, plátano y mandarina

Zarzamora roja y negra.

Invierno, también en otoño y primavera,

Granada veraniega,

Lista para tomar

Esta macedonia de fruta tropical,

Sandía, melón, melocotón y piña,

Ingredientes de una ensalada frutal,

Aguacate, fresas y cerezas

Son fantásticas frutas para mi paladar.
Olvido
Ya no escribiré tu nombre en mi alma,
ya no le susurraré al viento por ti una palabra,
ya el mar se llevó las promesas
Que me decías al oído
Aquellas promesas,
Que decían que siempre estarías conmigo.

No veíamos el día
por tener la noche en mente,
y no apreciábamos las estrellas,
por ansiar el día siguiente.

Mirándome a los ojos,
me dijiste tales cosas,
Tan imaginarias e irreales
tan bonitas y preciosas.

Tan pronto se esfumaron,
como la luna en la mañana
Y tan pronto te marchaste
como tus halagos en tu voz aterciopelada.

Mi barco, naufragó en tu cielo de besos y caricias,
Se marchó buscando,
De cualquier forma
de aquel infierno, una salida.

Decidiste marcharte, por un camino
que no era el mío,
Decidí esperar
en aquel entonces, en cuerpo
y ahora mismo, en el olvido.