You are on page 1of 2

Neuroeducación: El cerebro a la Escuela

FacebookTwitterLinkedInGoogle+CorreoImprimirWhatsApp
o1
Publicado el: 16 diciembre, 2016
Por: CARLISLE GONZÁLEZ TAPIA
Se el primero en comentar
Artículo Anterior
Máximo Sarraff estará buscando el título DTS
Artículo Siguiente
Los derechos de la mujer

Battro y Cardinalli (2002) cuestionan la ausencia del cerebro en los
currículos de estudios para la formación de Maestras y Maestros, con
lo cual se manifiesta un desfase tal que no aparece una sola
asignatura dedicada al estudio del cerebro. Sabiéndose que se
aprende con el cerebro y por tanto existe una conexión incuestionable
entre el cerebro y la educación, es inexplicable la distancia entre las
neurociencias y la educación, distancia que se advierte en el enorme
avance y desarrollo de la Medicina y los poquísimos cambios de la
Educación en los últimos cien años. Afirman que si despertáramos a
un médico de hace cien años, sería imposible que pudiera ejercer su
profesión con la tecnología y el instrumental de hoy, lo que sí podría
hacer el maestro en su profesión porque encontraría la misma tiza, el
mismo borrador, la misma pizarra y, grosso modo, unos textos que no
dificultarían demasiado su ejercicio.
Estiman estos autores que la ignorancia en torno al cerebro entre
maestras y maestros, fundamentalmente del nivel primario,
constituye una falla inexplicable de los planificadores de la educación
para la formación de docentes que se sirve en nuestros días, y es una
razón más que explica el quiebre de la educación tradicional y la crisis
mundial de la educación. Echan de menos y critican la ausencia
absoluta del estudio del cerebro en los currículos de educación dado
el caso de que el aprendizaje se realiza con el cerebro. Explican que
basta con leer el plan de estudios de cualquier facultad de educación,
de cualquier universidad, de cualquier país, del primero o del sexto
mundo, para comprobar la magra participación de las Neurociencias
en la formación de maestras y maestros.
Y ocurre que el conocimiento del cerebro no solo mejora la calidad de
la educación que fomentan los docentes. Numerosos estudios
recientes de sicología experimental (Blackwell, Trzesniewski y Dweck,
2007; Dweck, 2008, 2012; Moser et al., 2011) han demostrado que
también alumnas y alumnos se benefician al aumentar su

en tanto que el grupo control continuó con su conducta negativa (Blackwell et al. generalizándolos. Resultados: el primer grupo mejoró notablemente su rendimiento académico. con la gran ventaja de que este modelo no es excluyente: es multidisciplinario y recoge todo lo positivo que ha aportado la experiencia educativa del siglo XX. Y esta es la gran apuesta de la Neuroeducación. 2015) que despierten la curiosidad y con ello la motivación inicial. Uno de esos experimentos se llevó a cabo con 99 escolares que mostraban bajo rendimiento académico. si de pequeños grupos experimentales se traslada y se aplica a la masa educativa. Sí. divididos en dos grupos: uno formado por escolares que recibieron un cursillo sobre el funcionamiento del cerebro y otro grupo control que fue sometido a un cursillo sobre la memoria. somos capaces de generar nuevas neuronas. 3. El aprovechamiento de estos conocimientos para mejorar la educación solo es efectivo si se pasa del laboratorio al aula. 5. dedicando para ello los primeros momentos en diferentes clases: 1. este nuevo modelo neuroeducativo exige que se lleven los conocimientos del cerebro a las aulas porque los novedosos descubrimientos de las últimas tres décadas sobre el funcionamiento del cerebro han mostrado una altísima conexión y una favorable incidencia en el proceso educativo.. Que los errores forman parte natural del proceso de aprendizaje. Explicar a los escolares de cualquier edad que el cerebro es muy plástico y que nos permite un aprendizaje continuo. contrario a lo que se creía. Que con su esfuerzo pueden lograr grandes metas ya que el esfuerzo es más importante que la capacidad 6.rendimiento escolar. 2. con lo que se les transmite seguridad y confianza y se estimula la creatividad. Llevar el cerebro a la escuela implica la aplicación de estrategias (Guillén. Que las sinapsis se pueden fortalecer al aprender algo nuevo y esto nos hace más inteligentes. 2007). Esto tiene su explicación en la plasticidad del cerebro de la cual también se debe hablar en el aula. Si queremos salir de la crisis educativa actual hay una puerta abierta. Que. Que cada persona es única porque su cerebro es único . 4.