You are on page 1of 6

MITOS Y TRADICIONES DE LOS MAYAS

Las leyendas mayas como todas las leyendas y mitos en las diversas culturas son un retrato de la cultura popular. Contienen aspectos mágicos o sobrenaturales que las distinguen. Resaltan temas como su cosmovisión, sus creencias y deidades. Pero como son relatos tradicionales que pasan de boca en boca se han transformado con el paso del tiempo, y más aún con la influencia religiosa y social de los conquistadores. Los mitos o leyendas mayas más conocidas son las del origen del mundo y del hombre que se encuentran en el libro del Popol Vuh o Popol Wuj, pero hay otras historias que también resultan igual de importantes para el conocimiento de las raíces culturales mexicanas que construyen una identidad nacional.

Se realiza entre los 3 y 4 meses de los niños. Se dan nueve (numero mágico) vueltas alrededor de una mesa, a horcajadas en la cadera del padrino o madrina, llevando en brazo los implementos del trabajo u oficio ( cocina, bordado, carpintería, agricultor, etc.) que se pretende que el ahijado se dedique cuando sea maror.

Cha- Chaac

Ceremonia en la que se pide la lluvia para propiciar una buena

._ cosecha. Chac, el dios de la lluvia, homenajeado en la milpa con ofrendas y

bebidas. Los niños participan haciendo ruidos de sapos mientras se realizan los rezos el Hmen ( curandero).

Hanal-Pixán ._

( Comida para espíritus) Se prepara un altar en la casa en la que el

objeto principal es una cruz y la ofrenda principal es un tamal de maíz grande

rellena de pollo en sacol, envuelta con hojas de plátano y cocida en horno bajo tierra.

AH KULELOOB

Entre los antiguos MAYAS, los AH KULELOOB, eran los funcionarios que estaban directamente a las órdenes de los BATABES.

ALMEHEN Era el nombre que el pueblo MAYA daba al noble que “tiene padre y madre”, semánticamente muy semejante al calificativo de “HIDALGO” en ESPAÑA lo que revela una tradición aristocrática en que priva la idea del “LINAJE” la filiación familiar, o en otras palabras el culto a los antepasados.

ALTAR CONMEMORATIVO MAYA

En una ESTELA MAYA hallada en COPÁN, HONDURAS, se encuentra petrificada la excelencia en los conocimientos astronómicos y matemáticos de sus astrónomos. Este monolito tiene grabado la fecha de su último “CONGRESO ASTRONÓMICO” Fue el 3 de SEPTIEMBRE del año 503 D. DE JC.

ALUXES Es el nombre que el pueblo MAYA le da a los duendes o gnomos de los bosques y los cuales viven en pequeñas oquedades de la selva, casi siempre en las raíces de los árboles secos.

LAS ANALOGÍAS ENTRE LAS PIRÁMIDES

En este tipo de monumentos, construidos en BIRMANIA, SIAM e INDOCHINA y los encontrados en GUATEMALA, YUCATÁN y CHIAPAS en MÉXICO, existen curiosas semejanzas no obstante estar separados por el tiempo y el espacio. De esta forma, según el investigador PIERRE HONORÉ:

“Lo más interesante y sorprendente de estas construcciones es su estilo peculiar.

Leyendas Contemporáneas

Existen otras leyendas que son aún más conocidas por su trama mística y aún más tenebrosa como la de los Aluxes y la de la Xtabay. La primera habla de seres que juegan y hacen travesuras a los hombres cuando anochece, sus averías van desde esconder o arrojar objetos hasta destruir milpas si se les confunde con malos espíritus. Pero la Xtabay es aún más malévola pues es una hermosa mujer que seduce a los hombres y después los destruye dejando un rasguño o una mordida y el pecho abierto con marcas de garras.

La ceiba

Este último espíritu misterioso siempre habita bajo los árboles de ceiba. La ceiba es un árbol que no solo se menciona en esta leyenda, sino en casi todos los relatos de la civilización en cuestión, por mencionar una, sería la de “La princesa y el Maquechque relata un juramento de amor que se hace bajo un árbol de ceiba entre Cuzán, una princesa que ha aceptado el mandato de su padre de casarse con el príncipe Ek Chapat, y Chalpol, un joven de pelo rojo.

El padre de Cuzán decide matar a Chalpol, pero la princesa promete que dejará de verlo a cambio de que le perdonen la vida a su amante. Un día un hechicero le entrega un maquech o escarabajo a la princesa y le confiesa que su padre le perdonó la vida a Chapol, pero decidió convertirlo en insecto. Cuzán lo lleva siempre como la joya más preciada, siempre cerca de su corazón, cumpliendo así la promesa de amor que les hicieron a los dioses. Los secretos de la cultura maya

no son algo inextensible. Cualquier persona puede tener acceso al pensamiento, la cultura y la tradición de esta ancestral civilización. Todo está dentro de esas maravillosas historias que no deben ser olvidadas.

TRADICIONES MAYAS

Sus tradiciones fueron parte importante de su cultura, ya que se crearon muy en sus creencias, cuando un miembro de su familia moría se enterraban justo debajo de su casa, en caso contrario, los ricos fueron enterrados en tumbas acompañados de algunas de sus pertenencias, como joyas, cerámicas o alimentos. En la cultura Maya era común hacerles culto a los antepasados, especialmente a la familia real, el pensamiento para reunirse con los dioses al morir.

Otra de sus tradiciones comunes fue los sacrificios con humanos a los dioses, lo que hacían era arrancándole el corazón y quemarlo, luego apuñalaban el cuerpo inerte para que derramara más sangre para los dioses, o tirarlos por un barranco. La idea de utilizar los humanos como sacrificio era los pensamientos de que los dioses necesitaban más sangre para crecer más fuerte, sin embargo otra de sus tradiciones y parte de su cultura fue de practicar aveces la auto-tortura, en los niveles más delicado y hacerlo diario.

Entre algunas de las tradiciones en los mayas existió el matriarcado en algunas ciudades como Uxmal, donde las mujeres imponían la ley a los varones, con singular rigor las referentes al castigo para el marido infiel y a la prohibición de usar licores embriagantes antes de los sesenta años; la dote era obligatoria para el novio y después del matrimonio los esposos se radicaban en la casa de los padres de la novia donde hombre debía trabajar para pagar su alojamiento por espacio de cinco años, vencido este tiempo, podían trasladarse a casa propia; los hijos pertenecían a la madre hasta la edad de veinte años, salvo en las familias gobernantes, donde el mando se traspasaba siempre de padres a hijos.