You are on page 1of 21

ADRIANA AMANTE

POÉTICAS Y POLÍTICAS
DEL DESTIERRO
Argentinos en Brasil en la época de Rosas

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA
México - Argentina - Brasil - Colombia - Chile - España
Estados Unidos de América - Guatemala - Perú - Venezuela

Primera edición, 2010

Adriana Amante
Poéticas y políticas del destierro : Argentinos en Brasil en
la época de Rosas. - 1a ed. - Buenos Aires : Fondo de Cultura Índice
Económica, 2010.
640 p. ; 23x16 cm. - (Tierra firme)

ISBN 978-950-557-847-4

1. Literatura Argentina. 2. Estudios Literarios. I. Título.

CDD A860 Agradecimientos ................................................................................................. 11
Prólogo, Sylvia Molloy ..................................................................................... 19
Introducción. Exilios y peregrinos................................................................ 25

Primera parte
SOCIABILIDAD EN TRÁNSITO

Este libro ha sido editado con la colaboración I. Correspondencias .................................................................................... 51
de la Embajada de Brasil en Buenos Aires.
II. Conversaciones de los emigrados argentinos ................................ 79
Ilustración de tapa: Paisagem no Rio de Janeiro, III. Mariquita o el Plata............................................................................... 121
Johann Moritz Rugendas, 1846, óleo sobre tela,
82 x 107 cm, colección particular, San Pablo.
Armado de tapa: Juan Balaguer
Foto de solapa: Alberto Amante
Segunda parte
SOCIABILIDAD POLÍTICA
D.R. © 2010, FONDO DE CULTURA ECONÓMICA DE ARGENTINA, S.A.
El Salvador 5665; 1414 Buenos Aires, Argentina
fondo@fce.com.ar / www.fce.com.ar IV. El proscripto de la victoria................................................................... 165
Av. Picacho Ajusco 227; 14738 México D.F.
V. Letrados y poder ...................................................................................... 213
ISBN: 978-950-557-847-4

Comentarios y sugerencias:
editorial@fce.com.ar
Tercera parte
Fotocopiar libros está penado por la ley. MUERTE Y VIDA EN EL DESTIERRO
Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier
medio de impresión o digital, en forma idéntica, extractada VI. Exiliados ilustres ...................................................................................... 247
o modificada, en español o en cualquier otro idioma,
sin autorización expresa de la editorial. VII. Familias errantes ..................................................................................... 297
VIII. El Oriente de América ........................................................................... 343
IMPRESO EN ARGENTINA - PRINTED IN ARGENTINA
Hecho el depósito que marca la ley 11.723

7

... Brasil o la nueva Eloísa ......... a quienes arrullo con “O leãozinho” y fatigo con emperadores y tigres de los llanos.................................. 433 y tan sarmientina que viví junto a ellos................ 381 Porque este libro es fruto directo de esa infancia tan feliz X.......... 605 Índice de nombres..... La Odisea de la pampa .................................. nada.......................................... 581 Fuentes ..... Antonio Amante y Sara Vespa............................................................. de la nación argentina XII............... Quinta parte Dialéctica del orden y el desorden en la formación Para mi amor.................... por eso: Poéticas y políticas del espacio Para mis padres........ todo.................... IX.......................... Porque sin él........... Porque por ellos.................................................... La educación por el exilio.............. 593 Bibliografía ........................................ El desorden (¿o el orden?) ...... y para mi hermano.................................................................. Paula y Tomás Oubiña....................................................... XI.................................................. El orden (¿o el desorden?) ...... David Oubiña.... 491 Para mis hijos................... 559 Conclusión...................8 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO Cuarta parte Este libro es tan largo que es como si fueran tres............................................................................................ Alberto...................... 535 XIII...... 623 ........................

como se diagnostica en Facundo. descubrí –junto con el hori- zonte venturoso de un tema interesante por desarrollar– el punto en que podía vincular dos universos que parecían destinados a no cru- zarse nunca: mi pasión por la cultura brasileña y la que tengo por la literatura argentina del siglo xix. Que “el mal que aqueja a la República Argentina es la extensión”. Sarmiento estaba al principio de todo. se me ofrecía la opor- tunidad histórica –insignificante para la humanidad. fundamental para mí– de ponerle un título a la ocasión y llamarla. Y como esas páginas tenían a Sarmiento en el centro de mis indagaciones sobre el romanticismo argentino (no sólo por la relevancia de su obra. Agradecimientos É hoje o dia da alegria. Diga espelho meu! Diga espelho meu Se há na avenida alguém mais feliz que eu. “É hoje” (cantada por Caetano Veloso). como la primera autobiografía del escritor. leyendo Campaña en el Ejército Grande Aliado de Sud-América. sino también por la fascinación que me produ- cen su estilo y su fe en el poder de la escritura). E a tristeza nem pode pensar em chegar. Mi defensa. es lo que claramente pudieron comprobar los jurados que leyeron las seiscientas páginas de la tesis de doctorado que defendí en la Universidad de Buenos Aires el 22 de mayo de 2006. 11 . porque la idea de este libro nació la tarde de noviembre de 1993 en que.

y la titular de la cátedra de Literatura Argentina i de la Cada momento de la investigación que hice para llegar a este libro Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (uba) está. y que mis tan estimulantes en que –solas las dos. en la conversación infinita que tuve el privilegio de mantener. y recupera para un ámbito tantas veces mezquino dernitos. Me refiero a una práctica de la lectura. el ensayo de alguna en el otro (para el otro). Londres). la cándida fascinación por el descubrimiento. por momentos bre todo en la maestra (en la más fundamental y por eso profunda di- una dicción que quisiera ser la narración de una aventura.12 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO AGRADECIMIENTOS 13 Aunque seguramente el verdadero origen de todo estuvo antes. y urdí mis propias imaginaciones geográfi. finísima escucha. cuya voz (lo que decía y el modo en que lo decía) En ocasiones jugué a identificarme con el material o con los escri. de escritura. tores que trabajaba y caminé (caminamos –David no deja de recor. de lectu- imágenes condensadoras. ras. diar aplicadamente el portugués porque yo quería hablar bien la len. como Sarmiento. museos y bibliotecas. una de las modalidades funda- tienen la marca de los diarios de viajeros o de los sketchbooks de los mentales del taller al seguir a sus aprendices acompañando e incenti- pintores románticos que tanto me impactaron. a juzgar por el desdén que el argentino había A Cristina Iglesia. parecía no querer tener fin. menor en apa- Iba registrando cada punto de ese recorrido como si se tratara de riencia. su trabajo crítico. gesto que luego se me revelaría –paradójica. el placer alerta y pertenencia y a quienes mi melancólico recuerdo les debe gratitud y que se experimenta en la marcha. los saberes adquiridos y todas las indagaciones posibles. transitorio que buscó probarse y mejorar. mente. Mis cua. supo cómo retenerme en esa Nueva York todavía fría y lejana para mí. cia este libro. amigos y es- gua que él cantaba. no sólo a sus pares. ante todo. pero notable en su generosidad y en los efectos que produce un viaje intelectual y anotaba. un libro de viajes. logrando que se volviera para siempre un lugar deseado para mi varia darlo–) por Catete o Botafogo. me entregué al estu. como souvenires que se traen al regreso. y por qué mensión del concepto) que esta estudiante aplicada que siempre fui no el acopio empecinado y a veces fetichista de pequeñas escenas o soñó encontrar en la vida. llenados a mano en horas de lectura. y por el modo cálida- mismo tuvo períodos trashumantes. tudiantes a los que quiero corresponderles. como Florencio Varela en la Biblioteca ser cuando sea (si hubiera. Porque Sylvia Molloy es el modelo de lo que me gustaría dio de la patria en el extranjero. cas (Nueva York. porque se convirtió no sólo en la amiga. vez lo fuera) grande. visible en la lectura entusiasta. cuando se resiste a descartar algo. Y quiero señalar que fue gracias a . Maestra de estilo. También a los compañeros de esa cátedra tierro tiene (creo –o al menos me gustaría que tuviera–). acaso. Son escritura en estado vando –militante– su crecimiento. como las que leía en los libros de A Noé Jitrik. ferviente y feliz- cuando llevada por mi fervor por Caetano Veloso me dispuse a estu. con ciudades. la remota posibilidad de que alguna Nacional de Río de Janeiro. y idea. de pensamiento. la estructura de la miscelánea las felices memorias intelectuales de nuestra primera juventud. y también con afec. sino so- la obsesión estética por el diseño visual de los espacios. así. por los veinte años de fecunda familiaridad tos. sistemáticamente. Y no lo digo por lo se pone en acto en geografía cultural con los que aprendí a pensar de nuevo la literatura. durante los diez años que duró el periplo. (mi) gran lector. en la que lo aprendí todo. e incluso hostil como el académico. los itinerarios gozosos del excursus. Por eso no puedo de. Lisboa. con emociones intelectuales. íntimamente relacionado con pasiones. de los libros que fue durante esos mismos años. lo cierto es que Poéticas y políticas del des. a lo mejor porque quise poner en mente persuasivo con que intentó ponerle término a una escritura que práctica la teoría que leía. Porque Noé lee como pocos a sus discípulos. juntas las dos– me ofreció su agradecimientos podrían delinear un mapa de la ternura. respetuosa y genero- Quizás por contagio de lo que estudiaba. tal vez porque el proceso sísima de las versiones finales de cada capítulo. intelectual y afectiva que atesoraré sintetizados en esos encuentros jar de fantasear con que es. imaginación. con maestros. inevitable. la directora de la tesis que fue en primera instan- manifestado respecto de la necesidad de aprender ese idioma. A Sylvia Molloy. mi (nuestro) espacio de formación de viaje. mente– antisarmientino.

porque compañeros. los primeros itinerarios seguros para la búsqueda. proveedora de libros. El nos del tesista. imaginativa e incansable de modo claro y distinto la estructura que debía tener la tesis y pude. que me recibió una tarde en la Casa Rui Barbosa. a Adriana Di Nápoli y a Sus libros hicieron el resto. cuando vuelva a doctorarme. A mi hermano. Agradezco el modo mi. candorosamente. dir de mucho. nuestra vida afectiva. de quien ya no podría decir si es el más refinado bra. de ideas. de la facultad está ocupada por ella. y que a partir del escrito que le entregué vi A Natalia Brizuela. A atreverme a decir contagiosa?). formación profesional fue –es– decisivo. desprendida. sus ingeniosos y sionalmente. Alberto Amante. a quien le debo. claro. tan aguda (¿y puedo pre apostó por mí más –mucho más– de lo que yo debía merecer. defensa de mi tesis. me enseñó a leer la literatura argen. Por la historia de nuestra entonces. gada investigación les debo más de lo que puedo incluso reconocer a A Flora Süssekind. la generosidad con que promovieron cada nuevo paso de esta prolon- vincente insistencia para que lo hiciera. por la lúcida más profunda pasión. casi herma- interesada. y la deuda intelectual que tengo con su Alejandro Weber. a tornos más deseados para el trabajo intelectual: el de la interlocución los dos juntos y a cada uno. de culminación. porque la primera memoria emotiva que tengo miración que le tengo. perspicaz. entrañable amistad. brí lo proteico que podía ser para mi investigación tomar la conversa. colegas. compañeros de formación. que es mi sileñista argentino o el más erudito argentinista brasileño. la amiga incondicional que siem- A Julio Schvartzman. cálido y magnánimamente celebratorio con que hicieron sus Brasil. de tendencias. siempre. Él sabe que en la próxima vida. ción como uno de sus ejes. Él fue también. A Silvana Daszuk. el jurado de la y fue creciendo junto a él. A los de la Facultad de Filosofía y Letras y a . Y también.14 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO AGRADECIMIENTOS 15 su curso de doctorado sobre los “concentrados semióticos” que descu. que coincide casi por completo con la de este libro Noé integró. tal vez de casi todo. ese momento de ex. por su cámara lúcida y la produc- gaz. la que justifica todo lo que soy –si algo– profe- senda trazada. en una marcha que ha sabido superar cada obstáculo con cariño. las primeras guías. por fin escribirla. o si tenemos las mismas pasiones porque siempre comentarios. la hospitalidad con conciencia. el otro guía de mi investigación porque su influjo en mi tra adolescencia. el amigo eterno que abrió generosamente todos tina y me dejó creer. ante todo: nucioso. junto con Silvia Barei y Susana Zanetti. Guillermo Saavedra. su con. Porque –ellos lo saben– en la vida puedo prescin- A Raúl Antelo. A la inteligencia de sus escritos y de sus diálogos y a pulsó a buscar editor para el libro de mi tesis su interés activo. el interés colaborador con mi trabajo. porque tuvimos siempre las mismas pasiones (entre tantas. nuestra vida profesional no puede desligarse de la intensidad de peto por lo que significa. sin los pergaminos oficiales pero con los honores ción de fotos que me hizo esa tarde que se pareció tanto a las de nues- que le caben. A mis amigos: Florencia Garramuño y Álvaro Fernández Bravo. El clima que generaron me regaló uno de los en. lucharé por tener el privilegio de que también integre mi jurado. cuya inteligencia creativa. de puesta a prueba. porque los quiero inten- ni a qué iba a Río de Janeiro esta argentina que seguía arrebatada y samente y porque a nuestro vínculo se le suman los insondables cami- expectante las huellas de los peregrinos antirrosistas en la corte. nos. primero. para el que se doctora. el de la valoración del esfuerzo o del hallazgo y el del res. veinte años con él podía volverme a mí misma acaso un poco más sa. sin saber quién era A Claudia Torre y a Pablo Ansolabehere. y que motoriza todo lo que hago para intentar supe- divertidos intercambios epistolares y la inmediata buena disposición rarme intelectualmente. pero nunca de dar clases. estuvimos juntos. el siglo xix). A mis alumnos. y entonces ya no puedo saber si estamos juntos pectativa. de doctorado y ante todo de trazo eficaz y dadivoso de su letra me regaló en una hojita de libreta vida. que la interlocución de estos los ámbitos que pudo para que yo garrapateara mis argumentos. sinceridad y comprensión. Y quiero volver a decirle a Susana Zanetti cuánto me im. obra quizás sólo pueda ser compensada con (o disculpada por) la ad.

y Eleonora. francés urgente. Aires auspiciara su publicación. A Arcadio Díaz Qui. por el sorprendente honor que sellamos el pacto. de que debía publicar el libro. el libro). ñones. A Wander Melo Miranda. A Inés los premios que me otorgaron: Centro de Estudos Brasileiros. sino porque tuve el envidiable privilegio de formarme en la quien le cupo la concreción del apoyo. Cristina Piña y Jorge Monteleone le dio a este libro cuando era de Literatura Hispanoamericana. A Silvina Carrizo. y junto a Diego Manzano. del libro de Lilia Moritz Schwarcz. A Marina Califano. A Este- lando para la tesis. y a Lúcia Helena. porque acompañaron todo el conseguir ese sotaque carioca que yo hubiera querido tener por naci- proceso y supieron cómo apoyarme. de su misión diplomática en Argentina me confirmaron no sólo la ñas. A Judith Némethy. a con fervor. además. reveladora. A Otília Arantes. universidad pública en que ellos eran profesores. que –además– apenas editado me sugirió cuentros de diálogo intelectual que tuve con él en los últimos tiempos la lectura. Susan Kramer Y también a mis colegas y amigos de la Escuelita: Jorge Vidal. Le agradezco sobre todo la sincera alegría que irradiaba cuando der pensar. A Marina Alves Costa. una grande que se tomó en serio lo que había abierta y agradecida hospitalidad de los brasileños para todos los que escrito esta chica. A Elena Laplana. mis tentativas. por la recepción activa. A Beatriz. mica. porque su amigable curiosidad me hace tantas veces confiado en que podía ser publicable por el Fondo de Cultura Econó- formular con más claridad cosas que ni siquiera estaba segura de po. André Maciel. A Frida Triskier y ción Navarro Viola. A Jussara Menezes Quadros. por poder esperar. ban Rubinstein y Gabi Santiago. Fa.16 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO AGRADECIMIENTOS 17 los de la Escuela Superior de Creativos Publicitarios (la Escuelita). un inédito). New York University. . A Francine Masiello por su lectura. porque me veo un poco a mí en ella. por su apoyo inmediato a nos dedicamos al estudio de su cultura. hospes generosa. Funda- de Mendonça. Fue Alejandro Archain el otro artífice de este libro. mis búsquedas. Birkbeck College. A John Kraniauskas. ahora una colega amiga). por el minucioso que pusiera a prueba junto a ellos y con ellos todo lo que iba acumu. momentos más intensos (y desbordantes) de la investigación o de la A la voluntariosa y dedicada gestión de Julia Tomasini (antes mi escritura. porque él me dio la primera y crucial oportuni. Instituto Camões. A Adalia Duarte. A los colegas y amigos del Instituto Saítta. alumna. A Carlos Altamirano. dejando dia Roman y Sandra Gasparini. A Mariana Rey: por su templanza y su buen criterio. el intercam. Gladys Balerga y Laura Puig. no sólo por los cursos de doctorado en los que aprendí nes. sino también el invalorable un libro que también quiere ser leído en portugués. Beatriz Barros. A Abel Barros Baptista. dad de Buenos Aires (Facultad de Filosofía y Letras e Instituto de Lite- de manera especial. incondicionales. que vaya si alentaron. que dispuesta ayuda hubiera sido imposible. que logró convencerme de que ya A Marcos Mayer. El interés que manifestó inmediata- fuera de la patria. las dos doctorandas. que apoyaron e hicieron posible la investigación gracias a las becas o porque si no habría sido aún más largo todo (el tiempo. Fondo Nacional de las Artes (por la beca de inves- Jorge Oubiña. era hora. Quiero dejar constancia de mi reconocimiento a las instituciones A Nora Domínguez y a Adriana Rodríguez Pérsico. por el intenso intercambio que tuvimos. sin cuya valiosa y siempre bien ratura Hispanoamericana). Él recibió mi porque fue por ella y con ella que leí Julie ou la Nouvelle Héloïse. A Ariana Hu. las queridas maestras de portugués que me ayudaron a bio Vidal. y cuya entusiasta lectura fue dad. A Clau- se bancaron mis obsesiones. Los en- A Maria Antonieta Pereira. Universi- bio permanente y los muchos aportes: a Celina Manzoni y Elsa Noya. alentarme y sostenerme en los miento y ellas me dieron por adopción. A manuscrito (estaba tentada de decir mi “mamotreto”) afectuosamente María Negroni. Universidade Nova de Lisboa. También le agradezco a su sucesora en el puesto. Marta Peixoto y Miriam Ayres. mente su agregado cultural. A Vida Kamkaghy. A Tulio Halperin Donghi. lo hizo posible. mi carta de presentación para que la Embajada de Brasil en Buenos berman. por saber comprender. Silvina Oubiña tigación y por la mención de honor que el jurado integrado por Sylvia y Eduardo Crespi. A David Vi. significó para mí que se interesara en leer mi tesis. A Beatriz Sarlo y papel que André ha cumplido en el estímulo de nuestras produccio- Ricardo Piglia.

con creces. más entidad a mi trabajo intelectual que su mirada. Ojalá cuando lo lean en. Él es su lugar de origen. absoluta y defini. en alguna imagen. con que poblaba –tal vez injusta pero siempre riamente interlocutivos. Su investigación la ha llevado a examinar. no sólo metafóricamente sino. todos. en la mayo- ría de los casos. el que sabe cómo conducirme siempre más allá el aprendizaje del lugar nuevo. Cuando todo empezó. sin duda. yo era una joven estudiante de doctorado El exilio argentino en Brasil en el siglo xix esperaba su cronista y en que planeaba tener hijos cuando terminara la tesis. El exi- tivamente todas las ideas de este libro fueron descubiertas junto a él. los escritos de los mismos exiliados que dan testimonio tantas veces impacientes y en general intrigados. de escrituras. a todos mis desbordes. ¿qué decir? Sólo el pudor me obligará a la sín.18 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO A mis padres les debo todo lo que soy y les agradezco todo lo que Prólogo hicieron para que yo pudiera llega a ser lo que quería. y este libro cuidadosamente atiende a nada me hace más plena que estar a su lado. los reajus- de mis imposibilidades (de viajes. la melancolía del trasplante. Todas. aunque quizás todavía no lo aprehendía todo. el temor a la muerte extranjera. la escritura de ese li. a quien el amor más profundo le hizo aplaudir aquello en lo que se estaba convirtiendo esa hija que por qué no abogada. pese a estar lejos de tesis. el punto de llegada. pero sobre todo textos prima- picos y de viajeros. un no aposentarse en un solo lugar. en alguna escena. precisamente. Nada le da tes ideológicos. apunta en varias direcciones y se abre a innume- impulsadas por él. nos de Rosas: textos literarios. A mi papá. amorosamente– las noches de sus cuentos. Por suerte. el lugar o los lugares del exilio. y de sobre todo escuchar lo que la historia a veces calla o descuenta por Paula. mensajes diversos. por otro lado. sabe seo se anticipó y los nacimientos de Tomás. lo cotidiano vuelto extraño. Ellos acompañaron. o se va primero a Río y luego se va a Chile (si se logra pasar el malhadado 19 . varios libros. hace este libro es. y es mi lectora incondicional. como todo viaje. Y para nombrar sólo unos pocos. Amante sabe leer. y la sociabilidad a la que remiten esas voces que. en julio de 2000. que su lectura. capturar las conversaciones del exilio Y de David Oubiña. en enero de 2005. Todo este viaje no hubiera sido siquiera imaginable sin él. Se parte a Montevideo. lio. juguetones. Lo que alguna idea. Él es el que sabe cómo darles cauce rables desvíos: la partida. no quieren callar. el lugar de origen. escandieron con sendas epifanías la larga insignificante. ciencia sin par. de límites). de las diversas emigraciones en Brasil durante y después de los gobier- bro infinito de donde mamá sacaba historias de emperadores. el sueño del regreso. Por un lado. ya que la partida inaugura una itinerancia. de sus preguntas o de sus juegos en que busca a un tú para establecer la comunicación directa. chismes. de tró. pulidas con él. A mi mamá. que creó el espacio más enternecedoramente cuidado y propiciatorio Sylvia Molloy para el desarrollo de la fantasía literaria. o a Chile y de allí a Río de Janeiro. cartas. el hogar que se deja atrás y al que ya no se puede volver. Poéticas y políticas del destierro es. y cuya aceptación más rotunda pude ver en sus ojos el día que. escritos autobiográficos. consiguió entender lo más importante. o se parte directamente a Chile. en realidad. en la más estricta realidad. por así llamarlos. el que ocupa el centro de mi carte du tendre. el de. con una pa- duración de mi trabajo intelectual. del placer de la lectura y de las ganas de escribir. textos todos en una primera persona cuentren algún eco de sus risas. la inadaptación. Adriana Amante lo ha encontrado.

jocosos. que el otro está allí. para ser. hay otro y que no se ha. forzosa (y gustosamente). dos o revelaciones de un envío a otro. rituales de la corte y sucumbiendo al glamour imperial cuando se en. cuando se le hace notar el error. situar a los exiliados en un pasado sino para mostrar cómo ese mundo Amante muestra sutilmente la múltiple utilidad de estas conversa- es parte de su presente) y nos habla también del mundo del todo ciones epistolares. Entre estos polos se plantea el vaivén que es el mal estar del gran cortesía”. inesperado destinatario: ya el gobierno argentino. la corte de Pedro II. el gran relato de la oposición al rosismo […] no habría que buscarlo en la acaso más simple. derecha y. las adaptan. Así por ejemplo Sarmiento. es decir. en todo momento. que como en un folletín suspende ciertos esta- el clima de Río). “nos encontramos tan cerca que fue pre. cultura intelectual cuyas semejanzas con la propia apenas enmascaran La observación de la nueva realidad en la que procura insertarse el diferencias profundas que desconciertan. sino en la summa conformada por epístolas que bla en el vacío. cuando habla de la epidemia de fiebre amarilla en Río de Janeiro. re- mente. el de su escritura. Los autores de las cartas que analiza Amante transmi. es decir. e indaga. para Observa además el peligro que amenaza a estas cartas. el poder comprobar. Quiero decir: este libro entra. en el ir y venir del sentarme en público vestido de cotorra”. con Atento a ese vaivén. Como bien liado tiene que contar. a establecer comparaciones relaciones que los exiliados mantienen con los dos mundos en ese desfavorables al gobierno argentino. ciso que supiera quién era yo. narran eventos. nente para ubicarse por lo menos en un espacio. perfidia de sus autores. –de manera fragmentaria. cuando se las intercepta y en- pintoresca o el detalle cómico: así Mariquita Sánchez describiendo los cuentran un nuevo. el exiliado recurre a esa conversación perma. procuran explicar sistemas culturales que apenas co. en las relaciones que los exiliados mantienen entre sí. . pero rápidamente se la cambia a la izquierda “en medio de la sala. admirable. y una caces como fuentes de información o vehículos de crítica ideológica. “llamose aquella enfermedad degüello”. en su conversación. no sólo para del contacto familiar y de un código compartido. No escatiman la diversión. exilio. o Carlos Guido y Spano contando lo aquí y el allá. opuesto. como también dejado atrás (por ejemplo. el libro de Amante recrea admirablemente el su peculiar desenvoltura”. ya la prensa adherida al régimen que las hace públicas denunciando la cuentra junto al emperador. con carga dramática y ma- todo las faltas de ese lugar o sus excesos: recuérdense las quejas sobre nejo del tempo narrativo. murmura “Es lo mismo”. El toque patético aparece en los seudónimos. que Roman Jakobson llamaba la función fática del mensaje. polifónica. en el baile del emperador con su flamante condecoración en la solapa dicarse del todo aquí. Indaga en la compleja red de exiliado lo lleva. el estar entre: sin poder volver allá pero sin poder ra. nos habla a la vez del mundo que se ha la petite histoire del emigrado abundan en estas cartas. o Andrés Lamas recordando cómo Sarmiento aparece exiliado. errática y hasta fluctuante o contra- ten información al que se quedó atrás. describen el lugar nuevo (sobre dictoria– terminan conformando una historia. Son informantes y a la vez traductores: trans- miten sus observaciones y a la vez las condicionan. Buenos Aires y Río de Janeiro. es decir. pro. el giro siniestro beneficio del que quedó allá. cuerda a su interlocutor que no menor epidemia sufrió Argentina en Para darse realidad en un contexto nuevo. Amalia de José Mármol. la minucia al que ocasionalmente se las somete. Se levantó de su asiento y me hizo una versa. Los detalles triviales. prolongado estar de paso que es el destierro. El texto del exiliado necesita confirmar aquello dice Amante. el exi.20 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO PRÓLOGO 21 cabo de Hornos) o se va a Montevideo y luego se vuelve a Río: o vice. nocen. cómo nunca quiso ser presentado en Petrópolis porque rehu- curando reflejar tanto la continuidad como la ruptura que viven los saba ponerse la casaca y el calzón de terciopelo verde de rigor y “pre- exiliados. él mismo. comprobar que. Petrópolis y Palermo. escuchando. en efecto. reproduce admirablemente los lugares y las esa forma suprema de crear complicidad que es el chisme. época de Rosas. reafirmador maneras de la sociabilidad en el Buenos Aires de Rosas. aliviadoras por un lado de nostalgias y a la vez efi- nuevo que es para estos exiliados Brasil.

países “hermanos”. Los exilios de la naturaleza”. o Juan Andrés Fe. o busca trabajo (son elocuentes las citas so- La diferencia se acusa. por lugar. el proscripto se extranjeriza adicional. sus escritores se han formado en el romanticismo europeo pero no se larmente desconcertante. la de la tertulia o del salón. embargo. otro el lugar (el clima. un tanto presuntuosamente. Roberto Schwarz citado por Amante. Otros exiliados. donde no se conciliar el proyecto brasileño con el argentino. es estar en otro lugar. Es el exilio sin la completa extranjería. como sutilmente anota Amante en el caso de los Cantos del peregrino. tras los cuales se escudan los proscriptos: la conversación. procurando en cambio época rosista son a Uruguay o a Chile. convive y conversa con otros exiliados. en un primer contacto en el cuerpo. es indis- encontrar referente directo en la situación presente para apuntalar ese pensable para fortalecer una comunidad dedicada a pensar la patria a pensamiento: es un pensar en traducción. De ahí la incomodidad para más de un letrado argentino de misma lengua. En Brasil. en castellano. lo hacen mente para poder ser él mismo en sus cartas. distancia. escribe. deo. Luego trabaja. en quien las nociones de exceso. es profundamente otro. otras las costum. se vuel- Juan María Gutiérrez que se firma Brian en cartas a su novia. de aprovechar el uno corta la conversación. cepciones. tiene un monarca ilustrado y a la vez sanciona la esclavitud. Pero la mayor extrañeza es sin Belgrano. propone Amante siguiendo a Edward Said. como dijimos. el “pensar la patria en el exterior” que. Si la conversación epis- sobre todo. donde uno se encuentra. particu. como Juan María Gutiérrez. a través bre la dificultades del letrado en ese sentido). Brasil se quiere liberal y a la vez es Estar exiliado no es estar desconectado. niega esa natu- está políticamente en la misma longitud de onda y donde se habla la raleza. Es pero la diferencia de Brasil subsiste. tolar es importante para mantener vivo un entre nos desde lejos. en buena parte. deshecho” por el calor cuando se detiene en Río rumbo a Eu. como agudamente entiende (como Mármol en artículos que dirige a un público brasileño). Su práctica literaria se ve condicionada por el exilio. para ellos sinónimo de barbarie. se intenta. . para usar la expresión de afectado a la crítica. es misión de todo exilio político. estudia –Florencio Va- de un clima tropical. Mariquita Sánchez considera san de ser características del hiperbólico paisaje brasileño a ser princi- que lo habla porque dice “bocadiño” o inserta un “muito” cada tanto en pios de una estética y una política que llaman a la acción: “Extenderse. Pregunta este libro: ¿qué hace el exiliado en su exilio? En primer bres. es pensar sin conversación real. no por descuido sino más bien porque hay algo que no cabe den. salvo ex. para el proscripto argentino. benéfico para otros: Mariquita Sánchez. una len. aprecia la mejora general de su salud: ya no se le cae el pelo por no sólo en su temática sino en su estética y en su producción mismas. los argentinos buscan desmitificar una “Argentina sólo tro de la concepción habitual del exilio en esa época. desmesura pa- el portugués “no requiere aprenderse”. la nacionalidad. duda política y cultural. Gutiérrez.22 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO PRÓLOGO 23 ostentosamente extranjeros. rela trabaja con Rivadavia sobre “muchos y muy preciosos documen- trado. quien responde firmándose Miss Wilson. y no dema. para uso por lo menos en casa de parientes (a veces literalmente). desconcierto que también parece haber sublevan contra el poder imperial. Y es otra. Sarmiento dice que de Mármol. nervios o agotamiento. maligno para algunos –así Sarmiento queda “pos. la como observa Amante. donde se construir una civilización urbana que. para construir el otro. de vuelta en Montevi. otro el proyecto nacional. argentinos en el exilio están “cartografiando sus patrias” a base de las Extranjero en su lugar de exilio. la naturaleza abrumadora). en la lengua. siempre. Como bien dice la autora de este libro. corregir lo que no se siado desorientado. de manera radicalmente distinta. la lengua. En cambio Brasil es el oriente. no se suele estudiar Brasil como lugar de exilio en el siglo Los brasileños postulan un “Brasil sólo naturaleza” como comienzo de xix. Carmen ven estudiosos de la literatura brasileña. mismas lecturas de la ilustración y el romanticismo europeos. Sin imperio. Se acusa. desborde. propio. la otredad de Brasil es. Si tanto los intelectuales brasileños como los rrera que en carta a Sarmiento se nombra Augusto o Adolfo Fisher. sobre literatura brasileña– y por fin. Se traduce y adapta lo que se puede. un lugar de “ideas fuera de lugar”. y ropa–. para ellos inasimilable. si no en casa propia. otro su régimen político. Brasil es. gua que algunos –pero no todos– tienen en menos. tos” de Argentina.

una situación política o un conflicto ideológico. como los mejores exiliados de la época rosista. La tarea que ha emprendido en este libro. Tiene el don de encontrar la anécdota elocuente y de sacar partido de ella. sabe contar. tico menos persistente. “A Roma sepultada con gusto. a las conversaciones que Adriana Amante magistralmente en sus ruinas”. Eu não vim aqui para ser feliz Cadê meu sol dourado e cadê as coisas do meu país. concebidos en tiempos de la Revolución de Mayo y hombres activos durante el segundo gobierno de Juan Manuel de Rosas (1835-1852). Caetano Veloso. 25 . “If you hold a stone” . 1. buscaron allí formas de pensamiento que –pasibles de traducción– incorporaran a Argentina en el progreso de las naciones civilizadas. Ni unitarios como la generación de sus padres –que tuvo que preceder a ésta en el exilio–. cumplir una misión de esclarecimiento. peregrino!. La escritura del exilio hace patria. de rescatar la frase justa.24 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO irse a lo que parece ajeno. ni federales como su época. ser Introducción. Francisco de Quevedo. que por cierto desanimaría a un crí. Me detengo en un mérito más porque condiciona todo el libro. de rela- cionar episodios. ria americana de manera más profunda: nos lleva a abandonarnos. Dar cuenta de la extraordinaria riqueza crítica y documental de este libro es tarea imposible. mejor que cualquier explicación. padeció los rigores del destierro. Adriana Amante. Exilios y peregrinos un guía”. Buscas en Roma a Roma. pero su- mando –en muchos casos– a las punzantes críticas de sus producciones escritas un tono nostálgico impuesto por la distancia y la imposibilidad. Expulsados del país. pensaron el país desde un lugar incómodo por su excentricidad ideológica y geográfica. y en Roma misma a Roma no la hallas. entabla con nosotros. ¡oh. siguieron esgrimiendo razones desde su peregrinación. no sólo lleva a repensar una etapa de la histo. de armar escenas que cifran. El exilio La generación de los escritores románticos. Influenciados por las corrientes intelectuales europeas.

deben ser excluidos los trabajos de Martín García Orgía de la naturaleza que se derrama en maravillas botánicas.2 sobre todo después de la que fecha en Monte.3 Por el contrario. En Brasil. Archivos. que el emigrado había escrito durante su exilio en material informe que se le ofrece ante los sentidos. aunque con bibliografía nuestra pobre organización cuando se ha aventurado más allá del lí- menos copiosa. el ción del Facundo. desorganizándolo. p. en la actualidad. Llama la atención la ima. EXILIOS Y PEREGRINOS 27 Uruguay y Chile son los países que han atraído a los investigado. Bolivia. y las ideas allí generadas pudieron circular en Argentina pese a nas. y por Río de Janeiro. Viajes por Europa. ape- países. lo ha abordado también el argentino Raúl Antelo. niente. y tal vez para paliar cualquier desorden. y es una aventura desorganizarse. que seguirá hacia Europa y terminará en Estados Unidos. siento que tura argentina. Asombra el cambio de luye en una negativa. En su Historia de la litera. en la que hace un análisis minucioso y propuestas políticas que ces –previsibles. el detalle. por su parte. Fondo de Cultura Económica. Sarmiento intenta abordar por versias que comienzan a suscitarse con Rosas después de la publica. Sarmiento.. alrededores de Río Janeiro. El cuerpo se di- sintetiza en términos económicos o literarios. África y América.26 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO INTRODUCCIÓN. social que ablanda los intentos de civilización. 2 Domingo F. los estudios his. Sarmiento es enviado por el gobierno de nicen la experiencia escurridiza de la aventura. aquel país. fue el historiador Pedro Calmon quien más se dedicó al tema y. En el terreno de esta Chile en misión pedagógica a Europa con el fin de acallar las contro. 3 Ibid. inmovilizándolo. La ortografía fue modernizada. 1845-1847. Y cuenta ese goce gen que de sí mismo ofrece Sarmiento en la carta desde esta ciudad que escribe marcas en el cuerpo. una analogía impúdica: trae a la página el sabor de otros go- video. 56. 1 Del estado inorgánico en que se halla el estudio de la producción de los exiliados El viajero da nombre a esos placeres tropicales llamándolos “orgía”. ánimo cuando se traslada a Río de Janeiro. susurrados. porque en carta a Miguel res para estudiar con mayor detenimiento las producciones de los exi. Sarmiento 2. y a cada detalle del espectáculo. premisas del viajero. pasa por la Montevideo sitiada La carne es blanda y en ocasiones se lanza más allá de lo conve- por las fuerzas de Oribe. orgía Mérou y Ernesto Quesada en el ámbito literario de finales del siglo xix. y ya estoy postrado. Abotagado. aunque no llega a sistematizarla para el caso del exilio en Brasil. Es una aventura viajar. 1993. Domingo F. Buenos Aires. Aventurarse es una de las merecer –apenas– comentarios al paso sobre ciertos textos o una dis. como queda la férrea política rosista al respecto. Con este sol intentará conjuras: anotando minuciosamente un diario de gastos. y en la tropical Río de Janeiro. ha franqueado gentino. col. ofrece una visión bastante abarcadora de la proscripción. Sarmiento canta una tóricos y políticos de José María Rosa y Liborio Justo. Piñero (con fecha del 20 febrero de 1846) Sarmiento muestra que ha liados de la generación romántica. mi querido amigo. deshecho. también mereció la atención de los críticos. 4 Ibid. Ricardo Rojas.1 vas sensaciones y saberes. Sarmiento ha entrado en el terreno de la desmesura. Sarmiento señala. y los críticos de Félix Weinberg en retahíla: “Me pone miedo el sol de aquí”. mite permitido de los goces”. epístola. carnales– y se desordena. penetrar en tierras desconocidas en busca de nue- persa lista de nombres. en el camino literario que señala el destierro ar. Las vías de acceso y un pasado sido ganado por una confusión del espíritu. y adquiriendo mapas y gramáticas como llaves hermenéuticas que orga- A fines de 1845. En ese viaje hacia Europa. En ese periplo. Brasil suele ser relegado por la bibliografía crítica y parecería un límite que lo confunde. El viajero goza con la naturaleza tropical. se deshace y detiene el movimiento porque el ímpetu de la aventura se frena en una consecuencia que recuerda el lí- mite: queda postrado. da cuenta del compartido promovieron la emigración hacia ciudades de esos dos entorno tropical. argentinos en Brasil y la poca atención que la crítica argentina prestó a las relaciones culturales entre ese país y Argentina.4 “[p]aséome atónito por los el xx. entonces. . incluida en sus Viajes. que lo desarticula: “Son las seis de la mañana. con menos orden pero no con menor deseo de precisión.

quizá. se deleita. Mamarrachos. fuera de sí. basta con creer lo que otros –confiables– nos han transmitido. la comparación permita dar Faltan pocos años para que Sarmiento se aproxime a una imagen más cuenta de lo que amenaza con ser inenarrable. p. pese a algunas concesiones que de adjetivos. Quiere poner y ponerse orden en el relato de su viaje y. 5 Sarmiento. excitado. el Corcovado. por barco. que tado. como un guía turís. se escuda en poner límites. y según el testimonio de un personaje distinguido. aunque su juicio está retardado por la falta tico que no puede sin embargo dejar de ser absorbido por ese paisaje. Eludiendo la primera persona (singular o plural) con la dencia en ese momento de don Pedro II. Eso son.. Morros y vegetación digna de la edad de oro: sólo basta estirar el Es el emperador un joven. clasifica. 60. En. Funciona por medio de un saber social que no 3. aquí sus imitaciones me parecen mamarrachos y parodias necias”. resi- Río de Janeiro. Y la enunciará cuando. de espectáculo. Sarmiento recurre a lo que ha leído De todos modos. me guardo para ir a verlas en su cuna. una traducción que habla de modelos 6 Ibid. y permite medir los deslices pro- goce incomoda al viajero. tienda– con Saint-Germain. hace en materia de economía política. devotí- brazo para tomar los frutos de una tierra generosa. muy dado a la lec- paseo por la ciudad. Pero ésta es una perio brasileño y de su pueblo. Pero ya puede que narra la percepción del desborde espiritual y físico. 7 Ibid. a Con todo. A continuación. toca el turno al emperador: fusión de islas. por ahora. lo deslumbran. O. que no carece de inteligencia.. del letargo tropical y se afirma con conocida contundencia. mapa ciudadano de la desmesura que está trazando con proliferación la cultura y la política brasileñas para él. para diseñar un itinerario. Los antiguos barrios aristocráticos de Catete y Bo. La bahía de Guanabara es necesario comprobar por cuenta propia. primer encuentro personal con él. y las malas ideas de una educación desordenada. 4. los barrios positiva del emperador. tura.5 El culturales: Europa ordena. Esta primera apreciación da cuenta.28 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO INTRODUCCIÓN. y a sus espaldas. 67 y 68. y el horizonte claro marcado por la Sierra de los Órga- nos. impersonal. necedad. El exhausto y excitado Sarmiento ha ido emergiendo una enunciación en tercera. op. un simo y un santo en el de su confesor que lo gobierna. Siente pla. p. vista del Pan de Azúcar. retrocediendo veinte días. idiota en el concepto de sus súbditos. Y aquí aparece París como modelo del ante todo. Es reveladora esta imagen sarmientina: se lo ve ago. establezca el aristocráticos de Río de Janeiro son comparados –para que se en. describe lo que ve el que llega. La aproximación de Sarmiento es toda- traducción necesaria para él. dos empieza a detenerse frente a algunas certezas: “En materia de be- cer. pro. cit. llas artes y de monarquía. Ahora le trada por barco a la Bahía de Guanabara.. de un desconocimiento de la verdadera naturaleza del Im- mundo. pp. 68. Preso de su cuerpo. Porque la exaltación de los senti- los límites para percibir lo que se desborda y lo desborda. Por eso. EXILIOS Y PEREGRINOS 29 mis facultades de sentir no alcanzan a abarcar tantas maravillas”.7 ¿Cómo traducir la exaltación de los sentidos con el código del len- guaje? ¿Cómo ordenar el caos si se percibe simultáneamente lo que no va a poder escribirse sino en la sucesión del sintagma? Tal vez la pro.6 El conocimiento opera por adelantado y el prejuicio burgués de Sar- miento le permite ahorros. Se ordena. los jardines del Palacio Imperial de San Cristóbal. en 1852. excelente joven tafogo. Sarmiento intenta recuperarse y quiere ordenar ese para contrarrestar lo que ve. . Las huellas del peregrino fusión de comas o la enumeración de objetos ayuden a codificar lo que se derrama de sus bordes. un París que Sarmiento no ha pisado aún. sabe que debe expandir pios de la organización americana.

El panegírico que hace de Mármol es una lectura social del destierro que pone a la cabeza al poeta. con cierta liviandad del viajero que –aunque inteligente– no se detiene todavía a comprobar por sí mismo la validez de los testimonios que re. que ha vía periférica. pese a que en la carta de Montevideo se ha manifestado claramente sobre su inutili- dad al argumentar que los poetas argentinos pierden el tiempo contando sílabas mientras hay quienes que.8 Como si no pudiera olvidar su pasado de minero. aféale considerar síntomas de algunas dolencias políticas que aún no conoce. Santa Cata.10 Lo que me interesa de la obra es ver qué desplazamien- Y si bien Sarmiento no se instala en esas tierras. motiva la escritura del poema y en el análisis de los temas que aborda firman su idea del atraso argentino debido al poder de Rosas. p. los puntos donde mayor número de emigrados se han acogido. Porque la De la época carioca de Mármol. cada canto. ruda senda que has tomado. 5. Los cantos del peregrino coge. a bordo de la Rumena. 9 gentino. cuentan patacones. ya que ciertos progresos económicos de Brasil le con. Sarmiento enuncia el hallazgo de una piedra preciosa: un poeta y un poema que se escribe contra el mismo régimen que él combate. cit.. Pero hay algo importante en este gesto: el exiliado piensa la pa- tria de los otros para seguir pensando en su propia patria. p. En febrero de 1844 se embarca rumbo a Chile y. emperador de Brasil. 8 Sarmiento. que completará en su segundo pasaje por Río de Janeiro des. D. Ibid. Pedro II. me divisarás a lo lejos siguiendo tus huellas de Peregrino! ¡Sed el Isaías y el Ezequiel de ese pueblo escogido. sus delitos! La posteridad y la historia te harán justicia. EXILIOS Y PEREGRINOS 31 lina y San Pedro son. en esa permanente conciencia de la propia patria de la que el exiliado fue expulsado. op.30 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO INTRODUCCIÓN. Sarmiento está de paso. Aquí Sarmiento pierde el con- trol de su propio sistema de pensamiento y valoriza la lírica. mi querido Mármol! ¡Si alguna vez vuelves atrás la vista en la 1. Una joya encontré en Río Janeiro. ciertos signos que no duda en renegado de la civilización y adorado al becerro de oro! ¡Sin piedad. A la altura del cabo de Hornos el . Mármol. productivos. comienza a de vez en cuando algún resto del antiguo partido unitario. 10 Mármol se instala en Río de Janeiro en agosto de 1843. escribir las primeras versiones de Cantos del peregrino. Sarmiento encuentra en el poeta José Mármol –casi como una epifanía– la explicación de un destino. De todos modos. la crítica se ha encargado de estudiar política del Imperio le permite pensar su propia nación (de la que ha sus Cantos del peregrino. 70. por ahora. como símbolo: ¡Coraje. 73. cuando no hay oídos sino orejas en su patria para escucharlo”. Y pasa. sin embargo. procedente de Montevi- pués de la batalla de Caseros: “La emigración argentina enseña aquí deo. el joven poeta que preludia su lira.. percibe y anota las primeras señales de un sistema en la ruta brasileña del exilio ar. Sólo verifica. y ha abundado en el relato del naufragio que sido expulsado).9 porque no ha indagado en profundidad.

Buenos Aires. [. pero esto proviene de nuestro Esa estética de la composición no desatiende las condiciones de modo de comprender la época y la misión de sus poetas en América. pronto empiezan a evidenciarse síntomas de intranqui- lidad”. el undécimo. 33. mente a toda la composición– había dicho: Mármol pone de manifiesto de ese modo su estética de la composi- ción. 1843: lo que las batallas no consiguen debe hacerse por otros medios si el fin lo “santi. la búsqueda afanosa de la rima. 1992. ser. en Cantos del peregrino.11 políticas y que parecen ajenas a la poesía. p. por lo que vuelve al punto de partida. p. Profesional. Peu. a otras puramente no es un poema dramático. Mármol canta allí las maravillas de la naturaleza. Tanto.. entonces. co. Imperio brasileño desde mayo de 1844 hasta abril de 1846. vi. prolijo. op. Escribe. Cantos del peregrino. según Ricardo Rojas (Historia de la literatura argentina. Mármol sabe que la relación entre [L]os poetas americanos tienen más que nadie el deber. por eso enuncia que “yo tenía deseos rioso. 469). y cae hacia la prosa. cit. quien había publicado Es acción santa matar a Rosas en diciembre de lo más significativo y productivo de su composición. 1958. triste pero impe- escritor y editor es complicada. la verdad de las desgracias que éste desconoce. Su poema se convierte. (Trabajo con la edición de Mármol parece ser consciente de las sospechas que caen sobre las Elvira Burlando de Meyer para Eudeba. 1965. Es otra forma de la cha contra Rosas que es el deseo generalizado entre los proscriptos. La nota al pie se le derrama de la medida exacta de los versos. bara. Buenos Aires. Permanecerá en la capital del los géneros) haciendo un uso político de esa estética. cit. o “aceleración en el desencadenamiento de la lu. ser un guía. “Grito de desesperación”.. de acuerdo con lo que sostiene Nicolás Lucero en La máquina infernal.. [. 232. efectivos. y deja vislumbrar la infinidad la creación y. Kraft. t.32 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO INTRODUCCIÓN. op. nuevamente. de introducir con la música de sus palabras. Pero cuando el género pauta sus límites y medidas exactas. agenciamiento lo lleva. Zanjar proble- mas de estética pura (ante la imposibilidad de evitar los desajustes de barco casi naufraga. para su estética. . p. es himno desbordado frente a la contemplación de papeles acumulados y la de los que ha ido dejando al paso de su de un paisaje “hiperbólico”. cimiento..] circulación de la obra. porque no hay una fibra incapacidad política para la espera haya surgido también la idea del en nuestro corazón que no esté herida por las espinas de nuestra época. El orden estético no parecería ser para él un desidera. y si empiezo la publicación por el blo. Parecería que. fiebre las imprentas”. irse a lo que parece ajeno.12 Está apurado. uba. que su creación se sale de los límites de los géneros. y el ruido de las cade- principio no lo veo nunca. no podríamos escribir de otro modo. al pie.) posibilidades de la poesía en una época marcada por la premura de ser 11 José Mármol. necesidad (o la imposibilidad) de manejar la desmesura sin cambiar de rrige. A Mármol le atrae el riesgo de la exagera- peregrinación. EXILIOS Y PEREGRINOS 33 tos hace Mármol en su práctica estética en relación con la teoría de los miento. ya que “nuestro poema A veces nos extendemos a consideraciones históricas. Filosofía y Letras. Prefacio al canto xii. No puede esperar. Éstos son los deseos de Mármol. está dedicado a Extenderse.. Buenos Aires. de fica”. a la vez. Se va del género y 13 Mármol enuncia la necesidad del tiranicidio en El puñal. reescribe.] no hay unidad en sus cuadros”. Si en el 37 la liber. Y a caballo de este método de escritura. 1960. Como Sar. a la postulación de una teoría esboza teorías para su estética: en 1846 decide publicar un canto com. altera secuencias. 348 y 349. cuando la argumentación política se hace necesa- tad y el progreso son pacientes. en un himno a la desmesura de Mármol es desprolijo en su escritura. en el corazón del pue- de ver impreso el fin de mi poema. Y es en esas notas al pie del Peregrino donde está Rivera Indarte. fuga. Apuntes sobre Rivera Indarte.. 12 Citado por Rafael Arrieta en Historia de la literatura argentina. Con respecto al canto xii –pero trasladable absoluta- pleto de su extenso poema y elige el último (canto xii) para empezar. pule. p. 348. ción. al considerar cada canto como autónomo. Tal vez de esa Además. La tum.13 El penúltimo canto del Peregrino. cumplir una misión de esclare- Brasil. 14 José Mármol. antes de llegar al fin me habrían muerto de nas que no siente. queda deslumbrado con el trópico y con la Bahía de Guana- géneros vigente en su época y qué valor político adquieren. publica fragmentaria y desordenadamente. pp. composición publicada en Río de Janeiro en enero de 1844 y en la que le disputa la originalidad de la idea a anota. Buenos Aires.14 tiranicidio como una solución rápida a los males del país. busca una coartada para encaminar su desvío.

de todos modos. desde Porto Alegre. Cantos del peregrino. Las entregas de Juventude progressista do Rio de Janeiro aparecen en los números 44 a 48. puede la iglesia al fin llamarle santo. Epistolario. pero sin el atenuante de estar ofreciendo un testimonio de –el estudioso más sistemático de la literatura brasileña– sostiene en segunda mano– contra el emperador Pedro II: carta a Esteban Echeverría: “la juventud brasileña hace fuerzas por la independencia de la literatura. necientes a Brasil”. coincide con lo que Juan María Gutiérrez miento.. en Archivo del Doctor Juan María Gutiérrez. s/d. pero. Biblioteca del Congreso de la Nación. Mármol no desaprovecha la veta práctica en el des. epistolario es riquísimo para la reconstrucción del sistema del exilio en el trópico. para que leño. La juventud progresista Mármol. 331. con rosario al seno y que huye y teme el femenil encanto.. 18 El Ostensor Brasileiro (1845-1846) es el nombre de un “Jornal literário e pictoreal”. p. Mármol editará una versión en castellano. de los que pasarán parte de su exilio en Brasil. pero ya no de modo directo).19 Rey de veinte años. La declaración programática de la revista enuncia clara y definidamente los lími- pero el pueblo jamás llamarle bueno. [. aportando datos. haciendo un análi.16 En estos ensayos publicados por Mármol en portugués en el Osten- Enuncia. en el canto xi anotará en versos los tual de la capital del Imperio: en una serie de artículos titulados Juven- progresos de la política imperial brasileña.15 se sujeta y No es simple el sistema imperial para los ojos de estos exiliados sugiere –brevemente– un camino de acción política. Por eso. aunque en la zona riograndense. . la más democrática del mundo”. Archivo JMG). uso exclusivo de la prosa ensayística para estudiar la situación intelec- borde de su vena poética. Buenos Aires.18 al anali- tivo: presentar lo “bello y aplaudible” de Brasil. Su 17 Ibid. como integrante de la generación del 37.. un melancólico lamento (el lamento –tibio– acepta lo que parece irre.. se vuelve necesario explicar al lector no brasileño algunas cuestiones (Examen crítico de es mejor que se eduque entre los bailes. p. –“bien sostenido. en prosa.). tiene una misión es- clarecedora. pero tienen algo de flojo los ensayos”. cit. 19 Carta del 7 de agosto de 1844. riocas el impulso liberador. En versos marca la argentinos. tude progressista do Rio de Janeiro va a proponer un plan de verdadera sos serán reescritos al pie. no se privará de ejercitar la injuria –muy parecida a la de Sar. Gutiérrez es otro 15 José Mármol. 282 (en adelante. la explicitación y la claridad se vuelven imperativos de la creación. 394. publicado por Vicente Pereira de Carvalho Guimarães y João José Moreira. como un médico que diagnóstica y receta: cará a demostrar la anacronía de un poder absoluto en una América “Puede que hasta un riego de sangre sea necesario algún día para que el que está encontrando las formas de independizarse. op. sor Brasileiro y fechados en Río de Janeiro en marzo de 1846..17 la Juventud Progresista del Río Janeyro [sic]. la apertura de la prosa le gana la pulseada Esta injuria va a encontrar su argumento político cuando Mármol haga al límite de la lírica. Y con reparos frente al modo constitucional de la monarquía lo adopten (Francia sigue siendo modelo. Mármol quiere exportarles a los letrados ca- sis político de la factores que contribuyen al proceso civilizatorio brasi. árbol de su civilización dé en última sazón sus frutos exquisitos”. p. si no puedo decir bien experimentado”–. Ya en Montevideo. sin embargo. Sarmiento dejará caer el vocable). 1847). 393. EXILIOS Y PEREGRINOS 35 ria. Montevideo. generación del 37) en Brasil. zar el papel de la juventud (sinónimo de progresismo intelectual para la coro. el límite de un presupuesto construc. por Río de Janeiro es fugaz y tiene como propósito salir desde ese puerto hacia Chile. 1979-1981. Raúl Moglia y Miguel García (eds. y en ese ámbito. t. Su paso 16 Ibid. emancipación para Brasil.34 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO INTRODUCCIÓN. traducido a la manera argentina. insuficientes. en nota al pie abandonará el tono contenido para mayor peso de su condena en el sistema esclavista y Mármol se dedi- hacer una apuesta al futuro. algunas modificaciones porque no tiene el original en portugués en su poder y porque hoy que el tiempo lo llama hijo del suelo. 6. hijo del cielo. con ayer el niño rey. Pero a pesar del de. i. esos ver. como en cuyo desarrollo es producto directo de “su monarquía representativa. Sin embargo. No pueden dejar de reconocer ciertos progresos de un país falta de “brillo militar” en el proceso de liberación brasileño. en Río de Ja- neiro. p.] tes de la materia: “nos impusimos tratar exclusivamente sobre objetos relativos o perte- Y era bien se educase entre los frailes.

cimos nosotros–. de Magalhães como el primero que importa a Brasil la entonación y la Porque. y desde la tribuna del pueblo hablando en nombre de propaganda (doctrina. Después de afirmar que la inteligencia debe Las ideas no tienen patria. las ideas no tienen patria. El movimiento litera. pero parece haber patrias que tienen más ideas. libertad). Este primer romanti- que dividen un territorio de otro. leña.36 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO INTRODUCCIÓN. Traduzco del original en portugués. en definitiva. porque rios que cambian de lengua pero siguen expresando el mismo con- tiene por objeto romper con la organización antigua y darse una nueva cepto: “Asquerosos. imundos”. Es la hermandad por la civilización la que él plantea. joven y altanera. recoge de diarios brasileños los improperios contra los unita- España– al país de origen portugués) es similar a la francesa. tes bien marcados de los pueblos americanos. selvagens. Mármol rescata a Domingos José Gonçalves siste en un llamado al juvenilismo. Mármol habla de la misión de la juventud y que “cuando vemos en el santuario de la ley brasileña alzarse una frente enuncia los puntos básicos de la revolución intelectual: asociación. propias. y decidme dónde están los lími- rio necesita el auxilio de todo el movimiento social. La explicación penetración del sistema de Rosas en una parte de la sociedad brasi- viene por Europa: la revolución americana (y Mármol se afana por in. Mármol no las filia con la cabeza ferencias (a veces menores. pero sintomáticamente Mármol sostiene sustituir a la espada. sin embargo. tra América meridional”. de pioneros. Si. La revolución americana es –debe ser– sólo una: no importa el medio –república o monarquía– por el que ha de conseguirse. pero siempre significativas). que está en castellano. es verdad. dría citar por la edición de Montevideo. 22 Ibid. Porque frente a la revolución formal y temática que pro- enuncia para América un diseño ideológico: “pasad los ojos sobre una dujeron los textos de Echeverría. salvo indicación expresa. Mármol decons. y se sorprende con la inscrip- forma para la constitución de una nación civilizada. los suspiros poéticos à la page del carta de América y encontraréis. incluso. 21 En el Ostensor Brasileiro. él a la sociedad brasileña. cristianismo.21 curso de las entregas. 48. en ocasiones. tolerancia. Fuera de esa dicotomía.20 Insiste en vincular la revolución americana con la europea más allá de la ley. Para eso remarca la alianza entre la revolución farroupilha y el cluir en esta América –esencialmente hispanohablante y ex colonia de rosismo. enuncia finalmente: quiere que los brasileños Confirma esta postulación. Todas las traducciones de citas intelectual de la generación del 37 y la enunciación hace aparecer las palabras como cuyas referencias se encuentran en otra lengua me pertenecen. es el emigrado argentino que no reconoce otro poder volución. ción de un lema conocido en un árbol del Jardín Botánico: “Morram Y se despacha con el credo grupal de su generación e ilustra con os selvagens unitários”. como un bajo continuo insinuado en el trans. la analogía no explica más que el carácter sola frontera cultural entre campo y ciudad. ni ley cuyo espíritu no sea la libertad”. europeo son uno solo. la libertad llamar al poder para que baje la cabeza ante la ley. núm. pasad otro golpe de cismo tropical es un intento débil que la propia tradición crítica brasi- 20 Por supuesto. por medio del rastreo de la encuentren el malestar sordo que existe en el pueblo. A Mármol lo im. especialmente en nues- pulsa un deseo que. . Pedro II y Rosas obtenerse la libertad civil y política. EXILIOS Y PEREGRINOS 37 Ambos denuncian la falta de ideas rectoras. En el área de la literatura. Este hombre de su época in. prefiero mantener las di- en enero de 1839 y que reescribe en agosto de 1846. bien –de- sacrificio individual y fraternidad americana en todo lo relativo a re. Si bien po- ciación de Mayo que Echeverría publica por primera vez en El Iniciador de Montevideo. los límites accidentales brasileño no hacen más que anunciar el cambio. ojos sobre el mapa moral de las ideas. tanto él como Gutiérrez lo truye los límites que la geografía impone y postula –sarmientino– una comparan con Echeverría. forma del romanticismo. conciliación. y la fraternidad debe darse en toda la juventud progresista de América. en estas ideas son reconocibles las del Dogma socialista de la Aso. Debe 7.22 Las ideas al sostener que el pueblo civilizado americano y el pueblo civilizado pueden no tener patria.

46 y 56. románticos. esto es. de escritura se diferencia del apoyo que reciben los escritores románti- cartables”. “As idéias fora do lugar”. Por eso. Así. en Ao vencedor as batatas. Pero si el primer romanticismo brasileño clase de los hombres libres una clase en rigor dependiente. tura brasileira (Momentos decisivos).25 Le faltaría a Brasil una efervescencia social y política que acom. Belo Horizonte/Río de Janeiro. en la década de 1830. 1992.38 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO INTRODUCCIÓN. respectivamente. EXILIOS Y PEREGRINOS 39 leña ve como la inauguración de un movimiento que sólo profundi. los románticos respecto de sus relaciones con la monarquía. Buenos Aires. que merecen ser estudia- Absurdo Brasil. también. t. ii: 1794-1855. sistema de mecenazgo que se irá ajustando y perfeccionando con el zará su autonomía y originalidad hacia 1850. ii: 1836-1880. 1993. cit. este país con monarquía y cuyo romanticismo no se enfrenta al sistema rico y Geográfico Brasileño en 1838 y la institución de becas para que de poder? La lista de los que –en los caminos del exilio– estuvieron en los artistas realicen estudios en el exterior. Zamora. Aunque su “Canção do exilio” esté fechada en 1843. oscilan entre la alabanza al monarca –exacerbada en el gé- estén en vías de ser– ex románticos. “las ideas li. al considerarlos fuera de la literatura. al menos. San Pablo. Inicia –con la creación del Instituto Histó. Biblos. claro. Véase Antonio Candido. los exiliados argentinos –afincados o de paso– en del movimiento intelectual. y las ideas del liberalismo europeo”. estar en consonancia con los aires renovadores importados de Europa. En Argentina. pp. cipada intentaba sostener como ideología. Polémicas en la cultura brasileña. Incluso en el terreno de las innovaciones nen cargos en el Imperio. (La traducción al castellano se incluye en Adriana Amante y Florencia Garramuño. Formação da litera. desafina. 2000. Hay. Forma literá. un grupo que incluye también a Manuel de Araújo 25 La ayuda económica del emperador fue pacientemente solicitada por los primeros Porto-Alegre y a Francisco Sales de Torres Homem gesta el primer romanticismo brasi. tores adscriptos al sistema del poder de Rosas. Véase. Brasil. Pudieron conseguir ese beneficio reclamándole a Pedro II –con argumen- leño. Wilson Martins. entre otras iniciativas– un tierra tropical reúne representantes de diferentes posiciones políticas y 23 En París. –en general calmo– no se instituye como un contrapoder. Pedro II es la condición de posibilidad del primer romanticismo brasileño al apoyar la emergencia ¿Qué hacen. Este sistema vicario berales no podían ponerse en práctica. existe una “disparidad entre la sociedad brasileña. Brasil como motores del movimiento. meros escribas de la barbarie. en Coimbra. Pero la consolidación del movimiento vendrá en la etapa que inaugura Antônio tos acerca de su trabajo intelectual desinteresado en procura de la consolidación de Gonçalves Dias. y los escrito- con el uso europeo. T. en la medida en cionarios y antimonárquicos producidos en varias zonas del país. . diferencias entre 1992. Companhia das Letras. el esclavismo y el “sistema de favor”. en el plano de las creencias Justo José de Urquiza (o. obtener la aceptación pública. res que lo apoyaban. San Pablo. Rosas es la condi. Buenos Aires. 1990. En Brasil pa- recería no haber desajuste y oposiciones políticas a la monarquía 8. 1972. O Brasil não é longe daqui. siendo al mismo tiempo indes.26 que el sistema rosista permite pensar –desde el punto de vista de los románticos– la producción intelectual como contrapoder. 26 Véase Esteban Echeverría. editor del Archivo Americano”. lta. Véase Flora Süssekind.) vol. y. que hacía de la cos brasileños del Imperio. gelis. no deja de ban con las ideas liberales europeas que el resto de la América eman. Livraria Duas Cidades. en Obras completas. tiaia.24 Lo que esos escritores pretendían era oficializar la reforma literaria y Muchos de los escritores del primer romanticismo brasileño tie. San Pablo. Formação da literatura brasileira. 47 y 48. pp. Antonio Candido. Recordemos con cuánta ironía descalificaba Echeverría a los escri- pañe y sustente los procesos de renovación literaria.23 correr del siglo. cuestionando su calidad berto Schwarz. Rosas sería en rigor –para el 37– clavista. Los románticos argentinos los tendrán con estéticas mantienen algunas viejas ideas. Como señala Ro. se dio una idea de patria– los favores que los viajantes extranjeros sí recibían de la corte. das particularmente. Queiroz. entonces. y ria e processo social nos inícios do romance brasileiro. el ofrecimiento) cuando ya sean –o políticas. “Literatura mashorquera” y “Cartas a don Pedro de Án- 24 Roberto Schwarz. op. História da inteligência brasileira. nero de las dedicatorias– y la simpatía por ciertos movimientos revolu- ción de posibilidad más fuerte para el romanticismo. es. Descentradas en relación el verdadero autor (dictador) de todos los escritos rosistas. las ideas están fuera de lugar. A. a publicación en Río de Janeiro en 1847.

Así. Poco he cosechado aquí sobre el Brasil. por otros medios. de la naturaleza y no dejan de cantarle en sus producciones literarias.28 sista en estética) cree que se ha cortado el hilo que la vincula con las ideas de la Revolución de Mayo y sus integrantes se arrogan la misión Es preciso reubicarse y repensar el desgaste y las pérdidas en la disper- patriótica de retomarlas. tanto materiales como útiles a nuestras ten- generación del 37 (a la que Varela adhiere en política aunque se le re. Floren- cio Varela. Desde un punto de vista geográ- deano por prescripción médica. Es necesario conjurar la disper- Aunque probablemente exagerado. rencias que separan a los viejos unitarios de los antirrosistas jóvenes. fico. es necesario ponerse en movimiento. Mucho espero sacar de esto. pero también se diseminó –quizás en mayor proporción– por época de la inteligencia y la organización.. Gutiérrez y Sarmiento–: Juan Bautista Alberdi. Y la diáspora busca la unión gos bibliográficos. [. se dedica allí a estudiar con fruición. José Rivera Indarte. en otra clave. siga pensándola y obrando sobre ella. Archivo JMG (las cursivas pertenecen al original). Me da los documentos.. .] ¿Qué hace usted en el Río Grande? No. posee muchos y muy preciosos documentos Janeiro: la belleza tropical. No es la Montevideo riamente algunas horas con Rivadavia.. mucho. con Varela vuelve a ponerse de sión. incluso. Mariquita Sánchez. [. Mármol le había escrito a Gutiérrez desde Río de Janeiro: manifiesto la posibilidad de seguir pensando obstinadamente la patria en el extranjero. Perdida porque el exiliado ha sido expulsado y no puede perma.. estar afuera es seguir pensando la nación per. de estu. la patria se sale de sus bordes y continúa allí donde la diáspora deo–. están absolutamente afuera. desde el punto de vista polí- En carta a Gutiérrez –que en ese momento todavía estaba en Montevi. dencias. ésta debe ser la relevancia. muy Brasil es un lugar de encuentro (posible) para los jóvenes de este nuevo y muy útil sobre la Revolución de nuestra patria. porque la dispersión atenta contra la nación que se piensa en el exilio y desde el exilio. impacta a Már- que no han de hallarse en otra parte [. entre otros. actor en todos los sucesos como Chile.27 Sin embargo.]. De ahí que en la reunión de San Pedro. o pasaron por allí –ade. Pero bien concebirá usted que dida.] [T]rabajo dia. Santa Catarina y Pelotas.. 9. Varela y Rivadavia pueda leerse un intento de superar. dotado de prodigiosa resistente de la legión argentina. Por eso. tomo mol y tampoco le es indiferente a Gutiérrez: todos quedan prendados notas de lo que hablamos y a la noche las reduzco a apuntes metodiza. Hay algo que imanta en Brasil y –sobre todo– en Río de notables de la Revolución. Archivo JMG (las cursivas pertenecen al original). Estuvieron. fue la etapa de la espada y la desorganización. Pero si la nación se imagina –según Benedict Anderson– como 27 Carta del 1º de mayo de 1842. entre el continuo pedido de libros y la narración de sus hallaz. de invariable respeto por la verdad.. destierro: un punto en la cartografía de la fuga. La patria peregrina Es con Florencio Varela que podemos encontrar la síntesis que res- ponda el interrogante. para ahogar en el trabajo el recuerdo diarla para saberla. Tampoco. Pero. los exilia- dos sienten que es preciso reubicarse. un terreno político propicio memoria. La patria los expulsa de sus límites. O más aún: la posibilidad de pensarla mejor. más de Mármol. pese a las maravillas que los deslumbran. pero en cambio. Juana Manso. amargo de nuestras pasadas esperanzas. Ya lo vimos con Sarmiento. anota: política fuera de los límites de la patria. no es el Brasil el teatro aparente para nosotros y que las Repúblicas del necer dentro de sus límites geográficos. tico. El exilio en Brasil tuvo en Río de Janeiro su centro de mayor ellos.40 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO INTRODUCCIÓN. José María Paz y Bernardino Rivadavia. 28 Carta del 27 de julio de 1844. Este hombre. Y perdida también porque la Pacífico nos ofrecen ventajas. las dife- tenecen a la generación romántica. dos. Es preciso moverse. Trasladado a Brasil desde su exilio montevi. EXILIOS Y PEREGRINOS 41 estéticas. Carlos Tejedor. No todos los exiliados en Brasil per. para sión. Mayo.

a los argentinos. EXILIOS Y PEREGRINOS 43 una comunidad política inherentemente liberada. Porque el destierro reformula los límites de la co. en Cristina Iglesia (comp. de cualquier dato que no pudiera ser utilizado ahí de inmediato”. Buenos Aires. 1998. soberana y limitada. ros en el Río de la Plata puede ser consultada en Adolfo Prieto. Românticos. Los viajeros ingleses y la emergencia de la literatura argentina. Se pretende un paisaje no pueden dejar de incluir en esa imaginación colectiva el colectivo del atemporal. de lo que agruparse en puntos donde puedan volver material la idea de nación ‘sirve’ al proyecto de afirmación de una literatura nacional.42 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO INTRODUCCIÓN. p. 1993. Porque origen y escena primitiva de descubrimiento. un diálogo crítico entre esos primeros autores de ficción brasileños y tes geográficos de las naciones que los cobijan intentando reintegrarse. bargo. Süssekind señala el proyecto romántico de fundar un “Brasil la nación desde afuera y siguen imaginándola. Se constituye una imagen precolonial. La comunidad imagi. 1996. porque si la utopía de la 29 Flora Süssekind no incluye. Porque los románticos brasileños encuentran allí el imaginar la nación. la prosa Entonces. en la consideración del asunto. sin em- expulsó fuera de sus límites geográficos. el exilio es el lugar no de. Le debo a ella el conoci- miento del trabajo de Brito Broca y el dato acerca de dichas menciones. Brasil se diseña como el país de las maravi. en otra forma de realidad a Brasil. La cita es de O Brasil não é longe daqui. y llas de la naturaleza.). Véase también Flora Süssekind. Letras y proscriptos –sumándose o contraponiéndose a la idea del desierto y la divisas. Süssekind ha seado desde el que la enuncian. y Santiago Arcos. Sarmiento escribe el resca y localista como conjura de los movimientos separatistas que se Facundo y que. Pero dentro de las variaciones de género. para seguir el sueño político de la nación que los el país original por su vegetación en asuntos ficcionales que. Pero –sostiene Flora Süssekind– “no hay exactamente por el poder al que se oponen.29 Hay. Buenos Aires. porque desbordan los lími. entonces. ufrj. para los exiliados de la política rosista una represen. 1979. los relatos de viaje. 128. desarrollaron durante la regencia y que continúan –acentuándose en La constitución de una nación “civilizada”. op. quien hace mención a los románticos argentinos que pasaron por Brasil. 10.. sus itinerarios de destierro y los peregrinos. es el objeto del deseo. Pero. los que se quedan –incluido Rosas o sobre todo Rosas– tam. en la ciudad tropical. que produce un desajuste en la pretensión de incluir rutas de encuentro. San Pablo. 2004. imaginar desde afuera la nación. “Buenos Aires. “Brito Broca e o tema da volta à casa no romantismo”. en Chile. Mármol canta su peregrinaje. no trabajan la especificidad nacional y podrían desarrollarse en lan y se vuelven políticos al expandirse. pero nación constituida es el no lugar deseado. Polis. y trazan rutas de fuga y sólo naturaleza”. Por un lado. Los exiliados reformulan espacio. y su exuberancia encuentra en los escritos de los en Claudia Torre. como esencia metahistórica para la consolidación de un exilio. trabajado particularmente los estudios del crítico brasileño Brito Broca. pré-românticos. ultra-románticos. Y exclusión propia que transportan en su errancia. de la comunidad de la que han sido expulsados rario y nacional. org. Y también. . Pero esos límites se reformu. pampa– otra configuración del espacio como paisaje estética y política- ¿qué pasa cuando esa nación está siendo imaginada tanto dentro como mente productivo que se imbrica con el discurso sobre la patria perdida. por un lado. Por su parte. la visión extranjera de la naturaleza tropical le da El peregrinaje del exilio se convierte. cit. la utopía a cuya realización se lanzan los románticos bajo el signo de una paradoja. La nación brasileña también se está pensando en relación con el tación peregrina de la comunidad imaginada. 1820-1850. y Brito Broca. muchos casos– en los primeros tiempos del segundo reinado. Estado-nación imperial. pinto- nada desde el rosismo no desconoce que. bién expanden los límites de la nación que están imaginando. en Papéis colados. Sino sobre todo absorción programática. “Brasil naturaleza” que están buscando para consolidar un sistema lite- munidad. Vida literária e romantismo brasileiro. opuesta al sistema ro. cualquier otro lugar. Eudeba. fuera de sus límites geográficos? Por otro lado. La nación sista. Sudamericana. la relación de la literatura argentina con los textos de los viajeros extranje- En el ensueño de esa utopía. cartografía punzó”. constante en un propósito geográfico: la demarcación de un centro. no los desconoce. de Alexandre Eulalio. Cartógrafos de las maravillas Río de Janeiro. por de ficción brasileña en las décadas de 1830 y 1840 encuentra una otro lado. entonces.

Mármol le sirve al proyecto romántico intento de convertir un claro comienzo histórico. más que un modelo anterior o apriorístico. Ambas literaturas están cartografiando sus patrias. Pero allí donde los 30 José Mármol. MUITO ROMÂNTICO barie de los campos. dades del movimiento romántico brasileño. Si Brasil busca su origen en el Brasil sólo naturaleza. sería restaurar (como lo hace Rosas). Pero si bien la naturaleza tropical y su desborde origen de la patria). percibe. para reflexionar acerca del genio sil sólo naturaleza. En el caso de los exiliados argentinos. gún los mandatos de su propia teoría de la constitución de una na- antes de ellos. surgida de la intelectualización de los males que la afec. los argentinos persiguen la poesía. Cartografían una patria que debe ser reelaborada. la Argentina bárbara de Rosas. No hay monárquica. siguen pensándose parte de una patria expulsora que hay que Mármol no es un viajero de paso. desarrollar una acción política de emancipación respecto de la forma turo. americano. la postulación de un Bra. que no está a la altura de aquélla. des. Mayo. p. brasileño. sobre las mujeres y la moral moderna. que ellos están elabo.30 Pero tal vez sea su calidad de viajero la que le permite inser- pero no quieren una vuelta atrás. comienzo de nacionalidad que debe –de todos mo.31 todo lo que de comienzo histórico puede tener (incluso con la posibili. En ellos. pero de un proceso incompleto que ten también al extranjero pensar en la contraposición de esa natura- desembocó en la anarquía. bre la Juventude progressista do Rio de Janeiro– un modelo teórico para tan para establecer los bienes que la salvarán. No hubo. núms. 31 brasileños intentan. el argentino dad de que. un estado ideal que deba ser reconstruido o recuperado. 27 y 28. O ESTRANGEIRO. permita desfundar la Argentina sólo naturaleza. actividad intelectual que Mármol desarrolla en Río de Janeiro. Eso. No se trata de volver siquiera a Mayo. Cantos del peregrino. hacia un pasado preexistente. . pueda devenir maravillado le sirve. o un desideratum. que busca en el pasado los errores que hay que subsanar. miento opuesto al del Imperio. Es el y una identidad nacionales. op. con que publique algunos Fragmentos da minha carteira de viagem. sino un huésped que puede y rediseñar. 25. el movimiento romántico brasileño usa sus escritos se- nostalgia de lo que se perdió. El lugar de la utopía argentina es la tuales.44 POÉTICAS Y POLÍTICAS DEL DESTIERRO INTRODUCCIÓN. debe ser ordenada inteligentemente por la ciudad civilizada. que ser puestas en funcionamiento histórico. ción: el exiliado argentino entra como viajero extranjero en las necesi- Ese estado ideal. El proyecto de los romanticismo que está pensando en la constitución de una literatura románticos argentinos no es una vuelta a un origen inmutable. EXILIOS Y PEREGRINOS 45 se representa como paisaje y adorno tropical. quiere comprender la gramática social y decodificar el sistema que barie de adentro. terrados. Piensan la patria civilizada desde afuera para conjurar la bar. porque ésa es la bar- 11. lo que intentan es extender Esas dos modalidades del romanticismo pueden ser pensadas en la políticamente el concepto de nación para que en él entren los que. Se leza con el espacio de la propia patria. ofreciéndole –en las entregas so- nueva patria. 389. en un gesto fundacional. pero el Estado-nación imagen de una civilización asociada a los espacios urbanos que les imperial sigue –para su representación– modelos europeos.. en un eventual gesto de deshistorización. De ahí la posibilidad de delo contemporáneo de la civilización. sino dolor por lo que se padece. cit. Las ideas –como modelo de constitución de una nación– deben asimilación. Mientras el romántico argentino está ensayando una teoría rando e instituyendo en su lucha contra Rosas. la neutralización de todo desborde de la naturaleza. es un mo. Es un proyecto de fu. la dos– aparentar haber estado siempre allí. en el origen de una política para el país que lo hospeda. Es por eso que los exiliados argentinos necesitan rechazar de plano la posibi- lidad de postular una Argentina sólo naturaleza. También en el Ostensor Brasileiro. los argentinos harán un movi- trata de rescatar el proyecto de Mayo para conducirlo por vías intelec. se explaya sobre la naturaleza tropical –que mira con ojos extranjeros–. las ideas y el exilio. no es sino la muestra de que era parte del proceso sirven a un proyecto brasileño de constitución de nación y le permi- de conformación de una nación. de tarse en el campo intelectual brasileño y publicar en órganos de un alguna manera.