You are on page 1of 6

REGÍMENES ESPECIALES DE REGULARIZACIÓN DE LA POSESIÓN INSCRITA

Existen dos regímenes especiales de regularización de la posesión inscrita:

a.) La ley 16.741 de 1968 que establece normas para el Saneamiento de los títulos
de dominio en poblaciones de situación irregular.

b.) El D.L. 2695 de 1979 que fija normas para la Regularización de la posesión de
la pequeña propiedad raíz y para la constitución del dominio sobre ella, cuyo
Reglamento es el D.S. Nº 541 DEL Ministerio de Bienes Nacionales de 17 de
Octubre de 1996.

D.L. 2695 DEL AÑO 1979

OBJETO DEL DL 2695 Y MOTIVOS DE SU DICTACIÓN

El objeto de este D.L. es regularizar la situación del poseedor material que


carece de títulos o que tiene títulos imperfectos y su dictación encuentra su
justificación en el hecho que la legislación vigente sobre la materia no ha
permitido dar una solución eficaz al problema. Es necesario modificarla,
adecuándola a la realidad y estableciendo un nuevo procedimiento que dé
facultades a la autoridad administrativa para ordenar la inscripción de los predios
a nombre de los poseedores materiales que reúnan los requisitos establecidos por
ley y que contemple la intervención de la justicia sólo en los casos de legítima
oposición o para garantizar los derechos de terceros.

PROCEDIMIENTO DEL DL 2695

Los sujetos que se pretendan dueños de bienes raíces rurales o urbanos cuyo
avalúo no exceda de las cantidades que señala la ley (esto es, sea inferior a 800 o
a 380 UTM, respectivamente) y que carezcan de título inscrito pueden solicitar a
la Dirección de Tierras y Bienes Nacionales que se les reconozca la calidad de
poseedores regulares de dichos bienes para llegar a adquirir el dominio por
prescripción, de acuerdo con el procedimiento que estable este decreto. (Art. 1
inc 1).

A.) REQUISITOS PARA EJERCER ESTE DERECHO

Según el Art. 2 para ejercer este derecho deben concurrir 2 requisitos:


1. Estar en posesión del inmueble, por si o por otra persona en su nombre, en
forma continua y exclusiva, sin violencia ni clandestinidad, durante 5 años a
lo menos,
2. Acreditar que no existe juicio pendiente en su contra en que se discuta el
dominio o posesión del inmueble iniciado antes de la solicitud.

No es obstáculo par el ejercicio de este derecho la circunstancia de que existan


inscripciones de dominio anteriores sobre el mismo inmueble.

¿Cómo se acredita el cumplimiento de estos requisitos?

La posesión material del inmueble debe acreditarse en la forma establecida en el


Art. 925 del C.C. y el solicitante deberá acompañar una declaración jurada
prestada ante notario, o en su defecto, ante el oficial del Registro Civil en cuyo
territorio jurisdiccional se encuentre el inmueble o ante el funcionario que el
Servicio determine, acerca del hecho de cumplir con el requisito nº 1 del Art. 2,
sobre el origen de su posesión y respecto de los antecedentes legales y de hecho
de los poseedores anteriores, si los conociere, como asimismo sobre el
conocimiento que tuviere de la existencia de inscripciones que se refieren al
inmueble y de las otras personas que pudieran tener derechos sobre el predio.
(Art. 5).

El cumplimiento del requisito de no existir juicio pendiente se acreditará


mediante declaración jurada que deberá prestarse conjuntamente con la
declaración antes referida (Art. 6)

Cabe destacar que el Art. 9 sanciona al que maliciosamente obtuviere el


reconocimiento de la calidad de poseedor regular de acuerdo con el
procedimiento establecido en este decreto con las penas del art. 473 del Código
Penal, presumiendo el dolo cuando el interesado tuviere, en la fecha de
presentación de su solicitud, la calidad de arrendatario o mero tenedor o haya
reconocido dominio ajeno mediante un acto o contrato escrito.

B.) TRAMITACIÓN

La tramitación de esta solicitud consta de las siguientes etapas:

1. Presentación de la solicitud.

Presentada la solicitud ante el Servicio éste la admitirá cuando a su juicio


fuese difícil u onerosa la Regularización de la posesión inscrita mediante los
procedimientos establecidos en otras leyes. (Art. 10).

2. Informe del S.I.I..

Admitida a tramitación la solicitud el Servicio oficiará al S.I.I. para que este


organismo informe dentro del plazo de 15 días hábiles siguientes a la fecha
de recepción del oficio respectivo, sobre el nombre, rol único tributario y
domicilio de quien aparezca según sus antecedentes como propietario del
inmueble.

3. Notificación de la solicitud al supuesto propietario del inmueble.

Con estos antecedentes el Servicio notificará la solicitud por carta


certificada al supuesto propietario del inmueble, adjuntando copia íntegra de
ella.

4. Comprobación de la concurrencia de los requisitos del art. 2.

Cumplido los tramites anteriores el Servicio dispondrá que el personal


técnico de su dependencia compruebe en terreno la concurrencia de los
requisitos del Art. 2 y reúna los datos necesarios para individualizar el
inmueble, levantando el respectivo plano si procediere, dejando constancia
de esta visita en la unidad de carabineros más cercana.

5. Pronunciamiento del Servicio.

De acuerdo al Art. 11 cumplidos los requisitos que la ley establece y previo


informe jurídico el Servicio debe pronunciarse aceptando o denegando la
solicitud.

a.) Si acepta la solicitud la resolución respectiva deberá disponer que ella se


publique por dos veces en un diario o periódico de mayor circulación en
la región que determine el Servicio los días primero y quince del mes o
en la edición inmediatamente siguiente, si no se publicara en estos días y
ordenará fijar carteles durante 15 días en los lugares públicos que él
determine.

Estos avisos y carteles contendrán en forma extractada la resolución del


Servicio, la individualización del peticionario, la ubicación y deslindes del
inmueble, la denominación que éste tuviere, su superficie aproximada y la
respectiva inscripción si fuere conocida, y en ellos deberá prevenirse que si
dentro del plazo de 30 días hábiles contados desde la publicación del último
aviso no se dedujere oposición por terceros se ordenará la inscripción a
nombre del solicitante en el Registro de Propiedad del Conservador de
Bienes Raíces respectivo.

b.) Por el contrario, si la rechaza el interesado puede recurrir al Subsecretario


de Bienes Nacionales que resuelve sin ulterior recurso (Art. 13).

6. Oposición de terceros

Puede ocurrir que efectuadas las publicaciones y avisos antes referidos se


deduzca oposición de terceros ante el Servicio dentro del plazo de 30 días
hábiles contados desde la publicación del último aviso.

Si así acontece la oposición sólo podrá fundarse en alguna de las causales


indicadas en el Art. 19, a saber:
a.) Ser el oponente poseedor inscrito del inmueble o de la porción
determinada de él siempre que su título le otorgue la posesión exclusiva.
b.) Tener el oponente igual o mejor derecho que el solicitante, esto es,
reunir los requisitos señalados en el Art. 2, respecto de todo el inmueble
o un aparte de él.
c.) No cumplir el solicitante todos o algunos de los requisitos del Art. 2º
d.) Ser una comunidad de que forme parte el oponente poseedora inscrita
del inmueble o de una determinada porción de él, siempre que ella se
encuentre en liquidación al momento de presentación de la solicitud.

Esta oposición deberá contener la individualización de Él o los oponentes,


sus fundamentos, documentos y demás medios de prueba en que se apoya y
las peticiones concretas que se formulan.

Presentada la oposición, que se entenderá como demanda, el Servicio


deberá abstenerse de continuar la tramitación y remitirá de inmediato los
antecedentes al juez de letras en lo civil del territorio jurisdiccional en que
se encuentre el predio, lo que será notificado tanto por carta certificada al
oponente cono al peticionario. (Art. 20)

Recibida la demanda, el tribunal examinará si ésta invoca alguna de las


causales del art. 19 y cumple con las exigencias del art. 20, declarándola
inadmisible si careciera de alguno de ellos y ordenando en la misma
resolución la inscripción a nombre del solicitante, el que será apelable de
acuerdo a las reglas generales.

Si, por el contrario, el tribunal estima que la demanda aparece revestida de


fundamento plausible y reúne los requisitos legales, citará a las partes a una
audiencia de contestación en un día y hora determinado que deberá verificarse
entre los 10 y 30 días hábiles contados desde su ingreso, con el fin que las
partes se exponga lo que convenga a sus derechos. Si fuera necesaria prueba
se rendirá en la forma y plazo establecido para los incidentes y se apreciará en
conciencia.

Cumplido el procedimiento antes referido el juez dictará sentencia dentro del


plazo de 10 días hábiles contados desde el vencimiento del término probatorio
o desde que se hayan cumplido las medidas para mejor resolver que se
hubiesen decretado. (Art. 23).

Si la sentencia rechaza total o parcialmente la oposición ordenará la


inscripción del peticionario de la totalidad del inmueble o la porción
determinada del mismo respecto de la cual hay acreditado el cumplimiento de
los requisitos del Art. 2., sentencia que será considerada como justo título.
(Arts. 24 inc. 1 y 25)

Si acepta la oposición ordenará la inscripción a favor del oponente si


procediere. Art. 24 inc 2.
Cabe destacar que sin perjuicio del derecho de oposición de los terceros, éstos
podrán dentro del plazo de 1 año contada desde la fecha de la inscripción
del inmueble practicada por resolución administrativa o judicial, deducir
ante el juez de letras en lo civil competente las acciones de dominio (acción
reivindicatoria) que les corresponda cuya tramitación se regirá por las reglas
del juicio sumario. Si el tribunal acoge esta acción ordenará la cancelación de
las inscripciones practicadas, conservando plena vigencia las inscripciones que
existían sobre el inmueble con anterioridad (Arts. 26 y 27).

Si ésta acción no fuera ejercida oportunamente, o bien s se alega la calidad de


comunero sobre el inmueble o la titularidad de otro derecho real que lo afecte,
estos terceros podrán exigir que tales derechos les fueran compensados en
dinero en la proporción que les corresponda hasta la concurrencia del valor
del predio, manteniendo para estos efectos sus respectivos privilegios, dentro
del plazo de 5 años contados desde la fecha de la inscripción ante el juez civil
competente y se tramitará de acuerdo a las reglas del procedimiento sumario
(Arts. 28 y 29).

7. Inscripción del inmueble

Cumplidas las medidas de publicidad, sino se deduce oposición por terceros,


el Servicio dicta resolución ordenando la inscripción del inmueble en el
Registro de Propiedad del Conservador de Bienes Raíces respectivo a
nombre del solicitante.

El Conservador practicará la inscripción de acuerdo a las indicaciones de la


resolución dictada por el Servicio y agregará al final del Registro de
Propiedad una copia autorizada de dicha resolución, junto con el plano
correspondiente en su caso y practicará la inscripción de la prohibición a que
se refiere el Art. 17. (Prohibición impuesta a los poseedores de los inmuebles
inscritos de gravar y enajenar dichos inmuebles por el plazo de un año
contado desde la fecha de la inscripción)

La resolución del Servicio que acoge la solicitud se considera como justo


título y practicada la inscripción el interesado adquiere la calidad de
poseedor regular del inmueble y transcurrido un año se hace dueño por
prescripción. Art. 15

Como consecuencia de ello, transcurrido un año prescriben las acciones


emanadas de derechos reales que se puedan tener sobre el inmueble (Art. 16)
y los poseedores de los inmuebles inscritos no pueden gravarlos ni
enajenarlos durante el plazo de un año contado desde la inscripción (Art. 17).
CONSTITUCIONALIDAD DEL DL 2695

En relación al D.L. 2695 se ha interpuesto el recurso de inaplicabilidad por


inconstitucionalidad de la ley regulado en el Art. 80 de la Constitución Política
del Estado, lo que ha dado lugar a dos discusiones doctrinales:

1. La Corte Suprema ¿puede declarar inaplicables Decretos Leyes que son


anteriores a la C.P.E.?

Una primera doctrina ha sostenido que la C.S. no estaría facultada para declarar
inaplicables decretos leyes anteriores a la C.P.E., por tanto le correspondería
conocer a jueces del fondo y no a la C.S.

Una segunda doctrina opina, en cambio, que la Corte Suprema puede declarar
inaplicables Decretos Leyes que son anteriores a la Constitución, en razón de las
siguientes consideraciones:

a.) La Corte Suprema tiene la facultad de declarar inaplicable este D.L. aunque
sea anterior a la C.P.E. porque el Art. 80 no distingue entre preceptos
anteriores o posteriores.
b.) La Corte Suprema no puede renunciar a su facultad de conocer los recursos
de inaplicabilidad, pues se trata de una facultad irrenunciable.

Hoy la tendencia de la C.S. es aceptar que ella tiene facultades para conocer de
éste recurso.

2. La Corte Suprema tiene facultad para declarar inconstitucional ¿todo el


precepto legal o sólo algunos preceptos legales?

La jurisprudencia de la C.S en esta materia ha sido oscilante; en ciertos casos ha


declarado una ley íntegramente inconstitucional y en otros casos ha sostenido
que no se puede declarar inconstitucional una ley íntegramente considerada.