Introducción

A continuación abordaremos los aspectos más importantes sobre los principales
organismos financieros internacionales, en primer lugar describiremos una de las
organizaciones más importantes y con mayor impacto en el mundo la cual se caracteriza
por tratar de aliviar la pobreza en el mundo, el Banco Mundial y en segundo término
describiremos los mismos puntos de otra organización que es una de la más relevantes del
mundo, el Fondo Monetario Internacional.
Banco Mundial
Historia
Desde su concepción en 1944, el Banco Mundial ha pasado de ser una entidad única a un
grupo de cinco instituciones de desarrollo estrechamente relacionadas. Su misión
evolucionó desde el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) como
facilitador de la reconstrucción y el desarrollo de posguerra al mandato actual de aliviar la
pobreza en el mundo, coordinándose muy de cerca con su afiliado, la Asociación
Internacional de Fomento, y otros miembros del Grupo del Banco Mundial: la Corporación
Financiera International (IFC, por sus siglas en inglés), el Organismo Multilateral de
Garantía de Inversiones (MIGA, por sus siglas en inglés) y el Centro Internacional de
Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).

En principio, el Banco contó con un personal homogéneo de ingenieros y analistas
financieros ubicados exclusivamente en la ciudad de Washington, pero hoy en día, dispone
de un amplio abanico de profesionales multidisciplinarios, entre ellos economistas, expertos
en políticas públicas, especialistas sectoriales y científicos sociales. Más de un tercio de
ellos se desempeña en las oficinas de los distintos países.

Objetivo
Actualmente el Banco Mundial tiene ocho objetivos a realizar llamados
“Objetivos de desarrollo del milenio” a continuación abordaremos
brevemente cada uno de los ocho objetivos:

1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre para 2015

Durante más de 60 años, el Banco Mundial se ha asociado con Gobiernos
de todo el mundo para reducir la pobreza mediante la entrega de ayuda
financiera y técnica. Desde el año 2000, los países en desarrollo han
disminuido la pobreza extrema a la mitad, logrando el primer ODM cinco
años antes de lo programado. Sin embargo, en gran parte de África y
Asia meridional no se ha conseguido la meta. Más de 1.000 millones de
personas en todo el planeta siguen viviendo en la miseria y muchos más
sufren hambre y son vulnerables a las crisis ambientales o las
perturbaciones de los precios. El Grupo del Banco Mundial está
trabajando con la comunidad internacional para poner fin a la pobreza
extrema en el curso de una generación y elevar los ingresos del 40%
más pobre en cada país. Debido a que la seguridad alimentaria es una
parte fundamental de este esfuerzo, la institución aumentó el
financiamiento para la agricultura a US$8.000-US$10.000 millones al
año y está analizando múltiples maneras para mejorar la productividad
del sector agrícola y la adaptación al cambio climático.

2. Lograr la educación primaria universal para 2015

La enseñanza de los niños –en especial de las niñas– es el objetivo que
tiene el mayor efecto en la eliminación de la pobreza. Los estudios
muestran que en el caso de las niñas un año adicional de escolaridad
secundaria puede aumentar su salario en el futuro en 10 porciento a 20
porciento. El Banco Mundial ha puesto esta materia en primer plano en
su misión de lucha contra la pobreza desde 1962 y es el principal
financista externo del sector de la educación en el mundo en desarrollo.

3. Promover equidad de género y empoderar a la mujer para 2015

Empoderar a mujeres y niñas no solo es justo y correcto, también tiene
sentido en términos económicos. Los países que invierten en la
promoción del estatus social y económico femenino suelen tener menos
pobreza. Por ejemplo, un año adicional de escolaridad secundaria en las
niñas puede aumentar su salario en 10% a 20% en el futuro. Y las
pruebas demuestran que cuando las mujeres se hacen cargo de los
recursos familiares, los gastos de los hogares benefician a los niños. En
2012, el 83% del nuevo financiamiento y donaciones incluía este tema
en los proyectos. La igualdad de género también es una prioridad
fundamental para la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo
del Banco Mundial para los más pobres, lo cual ha permitido que más de
194 millones de embarazadas recibieran atención prenatal de un
proveedor de salud entre 2003 y 2013, entre otros resultados.

4. Reducir la mortalidad infantil para 2015

La mortalidad infantil casi se ha reducido a la mitad en las últimas décadas gracias a mejor
nutrición, atención de salud y calidad de vida. En 1990, más de 12 millones de niños en los
países en desarrollo murieron antes de cumplir 5 años debido a enfermedades como diarrea,
malnutrición, neumonía, sida, paludismo y tuberculosis. En 2012, la cifra había disminuido
a 6,6 millones. Sin embargo, las tasas de mortalidad entre los menores de 5 años continúan
siendo inaceptablemente altas, en especial considerando que la mayoría de los decesos son
por causas evitables o tratables.

El ODM sobre mortalidad infantil es uno de los objetivos más rezagados: más de la mitad
de todos los países no están bien encaminados para reducir la tasa de mortalidad de
menores de 5 años en dos terceras partes antes de fines de 2015, y menos del 20% de los
países de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) cumplirán el objetivo. El Banco
Mundial está redoblando sus esfuerzos en materia de nutrición, atención de salud,
infraestructura y demás áreas que pueden ayudar a salvar la vida de estos niños.

5. Mejorar la salud materna para 2015

De todos los ODM, el vinculado con la salud materna es el que registra
menos avances. Cada día, casi 800 mujeres mueren en todo el mundo
debido a complicaciones en el embarazo y el parto; 99% de estos
decesos ocurren en países en desarrollo. Por ende, mejorar la salud de
las mujeres es una prioridad para el Banco Mundial. Los proyectos de la
institución permiten a este grupo de la población acceder a sistemas
sanitarios eficaces y funcionales, con personal calificado y motivado. Las
inversiones de la institución también apoyan infraestructura y
mecanismos innovadores de financiamiento. Mediante dichos recursos,
el Banco continúa respaldando programas de salud reproductiva y
planificación familiar, iniciativas de nutrición, partos en centros de salud,
prevención de enfermedades y métodos modernos para prestar más
asistencia a las madres.

6. Luchar contra el VIH/sida, el paludismo y otras enfermedades para
2015

Un impactante 99 porciento de las personas que mueren de sida,
paludismo o tuberculosis (TB) vive en países en desarrollo. Aunque las
nuevas infecciones por el VIH están disminuyendo y la cantidad de
individuos que reciben tratamiento antirretroviral está aumentando, aún
hay 34 millones de personas contagiadas. El foco de la epidemia sigue
ubicado en África al sur del Sahara, donde vive el 69 porciento de las
personas infectadas con el virus. Por su parte, el paludismo causa la
muerte de unos 660.000 individuos anualmente, significando una
pesada carga a las economías y hogares africanos. Los economistas
piensan que esta última enfermedad impone una penalización al
crecimiento de hasta 1,3 porciento en varios países africanos, factor que
limita gravemente el desarrollo de la región. El mundo está en vías de
reducir a la mitad la mortalidad por TB antes de fines de 2015, en
comparación con el nivel de 1990, pero todavía se registraban casi 9
millones de casos en 2011.

7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente para 2015

El desarrollo sostenible reconoce que el crecimiento debe ser inclusivo y
al mismo tiempo ambientalmente racional para poder reducir la pobreza
y generar prosperidad, tanto para quienes viven en el planeta en el
presente como para las futuras generaciones. Al mismo tiempo, las
pautas de crecimiento han desatendido a cientos de millones de
personas: 1.200 millones de habitantes aún no tienen acceso a
electricidad; 870 millones están desnutridos y 780 millones aún carecen
de agua potable segura y limpia. Si bien las acciones destinadas a
ampliar el acceso a este último recurso están bien encaminadas para
lograr la meta en la mayoría de las regiones, 2.500 millones de personas
siguen sin servicios de saneamiento. La tierra sigue degradándose, se
pierden bosques y las especies están en peligro de extinción a medida
que las emisiones de carbono continúan cambiando el ambiente en el
que vivimos. Con apoyo del Banco Mundial, más países están abordando
las relaciones entre tierra, bosques, agua y seguridad alimentaria de una
manera más integral y sostenible.

8. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo para 2015

El octavo ODM exige a los asociados en el desarrollo trabajar en
conjunto para garantizar un comercio justo, que los países altamente
endeudados reciban alivio, que existan fondos suficientes para abordar
la pobreza, que se disponga de medicamentos esenciales a precios
asequibles y que los países pobres se beneficien de las nuevas
tecnologías de la información y las comunicaciones TIC). En 1996, el
Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) pusieron en
marcha la Iniciativa para los Países Pobres muy Endeudados (PPME), de
modo que estas naciones pudieran recuperarse. En 2006, se lanzó la
Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral (IADM) con el propósito
de entregar recursos adicionales para que los PPME alcanzaran los ODM.
Hasta junio de 2010, se habían comprometido US$76.400 millones en
alivio de la deuda de los PPME para 36 países, de los cuales 30 habían
recibido una suma adicional de US$45.800 millones en el marco de la
IADM. En los 36 países beneficiarios, los gastos en salud, infraestructura
rural, educación y otras necesidades aumentaron en promedio de 6,3%
del producto interno bruto (PIB) en 2001 a 8,8% del PIB en 2011.

Financiamiento
El Banco Mundial administra diversos mecanismos de financiamiento orientados a otorgar
donaciones directamente a organizaciones de la sociedad civil. La mayoría de estos
esquemas se administra desde lugares distintos a la sede central del Banco, aunque algunos
también se gestionan desde las oficinas de los países. Varios de estos mecanismos se
financian en asociación con otros organismos donantes de Gobierno, como la ONU y
entidades bilaterales (por ejemplo, PNUD, DFIC y CIDA), mientras que otros sólo apoyan
a OSC o financian propuestas enviadas por dependencias gubernamentales y empresas.
Finalmente, estos fondos apoyan iniciativas de la sociedad civil a nivel mundial, regional y
nacional en varios sectores.

A través de los Gobiernos, el Banco también financia indirectamente a las OSC por medio
de mecanismos como los proyectos de fondos sociales y desarrollo impulsado por la
comunidad (CDD, por sus siglas en inglés), los cuales apoyan diversas actividades locales,
entre ellas desarrollo rural, salud comunitaria, distribución de agua, prevención del
VIH/SIDA y promoción de la pequeña empresa. El Banco calcula que un 5% de su cartera
anual, o US$1.000 millones, se destinan a estos fondos con sede en los países.

Además, la institución entrega donaciones a entidades locales sin fines de lucro que
proveen caridad y servicios sociales en el área metropolitana de la ciudad de Washington o
a ONG internacionales que respaldan el desarrollo comunitario, los derechos humanos y la
protección del medio ambiente en todo el mundo a través del Programa de extensión
comunitaria.

Impacto del Banco Mundial en el mundo

El Banco Mundial es una de las instituciones financieras más importantes que ejerce sus
funciones, tal como lo dice su nombre, en todas las regiones del mundo debido a ser
internacional y no estar limitado a un país o a un gobierno. El Banco Mundial es un
organismos de gran importancia debido a que es aquel que permite que países en desarrollo
puedan recibir préstamos y créditos para diferentes obras y proyectos. Sin su ayuda,
muchos países no podrían haber llevado a cabo grandes planes de modernización, aunque
también es importante señalar que, como toda institución capitalista y financiera, sus
préstamos pueden significar endeudamientos muy difíciles de llevar en algunos casos.

El Banco Mundial fue fundado en el año 1944, cuando se preveía la finalización de la 2da
Guerra Mundial y muchas naciones buscaron establecer los límites a posibles crecimientos
ilimitados de algunas regiones. Así, el Banco Mundial como la Organización de las
Naciones Unidas surgió como una de los organismos que tendría por objetivo controlar los
vínculos entre las diferentes naciones así como también estimular la reactivación
económica posterior a la guerra. El Banco Mundial cuenta hoy en día con 187 países
miembros que están adheridos a sus políticas.

Una de las funciones principales del Banco Mundial es la reducción de la pobreza, aunque
se reconoce que muchas veces la ayuda monetaria de organismos como este tiene como
consecuencia la generación de deudas entre los países a desarrollar y el banco.
Históricamente sus presidentes han sido siempre ciudadanos estadounidenses, lo cual
demuestra que el definitiva no es más que Estados Unidos la potencia mundial que decide
en muchos aspectos de las economías regionales.

La importancia del Banco Mundial no radica solamente en el hecho de que a través suyo se
pueden realizar numerosos y cuantiosos préstamos, sino que también el Banco Mundial
puede contribuir con los gobiernos de cada región en la realización de planes de lucha
contra la pobreza. Así, se les brinda a los gobernantes diferentes estrategias que deben ser
seguidas para obtener los mejores resultados. Estas estrategias se adaptan a cada necesidad
particular ya que el Banco Mundial conoce que cada área o región del planeta presenta
rasgos muy diversos del resto del mundo.

El Banco Mundial no es un banco; es más bien un organismo especializado. El Banco
Mundial no es un "banco" en el sentido ordinario del término. Es uno de los organismos
especializados de las Naciones Unidas y está integrado por 184 países miembros. Estos
países son conjuntamente responsables de la manera en que se financia la institución y del
destino que se da a los fondos. El Banco Mundial, igual que el resto de la comunidad
dedicada a la tarea del desarrollo, centra sus iniciativas en lograr que se alcancen los
objetivos de desarrollo del milenio, que fueron acordados en 2000 por los miembros de las
Naciones Unidas para lograr una reducción sostenible de la pobreza.

"Banco Mundial" es la denominación que se ha adoptado para designar al Banco
Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y a la Asociación Internacional de
Fomento (AIF). Estas dos organizaciones otorgan préstamos con intereses bajos, créditos
sin intereses y donaciones a los países en desarrollo.

En la sede del Banco Mundial en la ciudad de Washington y en sus 109 oficinas en los
países trabajan unos 10.000 especialistas en desarrollo procedentes de casi todos los países
del mundo.

Asistencia por valor de US$9 millones. Los países de ingreso bajo generalmente no pueden
conseguir préstamos en los mercados internacionales o sólo pueden obtenerlos con tasas de
interés muy elevadas. Estos países reciben contribuciones directas y préstamos procedentes
de países desarrollados, y también préstamos sin interés y asistencia técnica del Banco
Mundial para poder prestar servicios básicos. En el caso de los préstamos, los países deben
reembolsarlos en un plazo de entre 35 y 40 años y cuentan con un período de gracia de 10
años.

En el ejercicio de 2004, la AIF dedicó más de US$9 millones al financiamiento de 158
proyectos en 62 países de ingreso bajo.

La AIF otorga créditos sin intereses y donaciones, y es la principal fuente de asistencia en
condiciones concesionarias del mundo. Unos 40 países ricos aportan los fondos para este
tipo de financiamiento mediante contribuciones cada cuatro años. La reposición más
reciente de recursos de la AIF tuvo lugar en 2002 y comprendió aportes de donantes por
valor de casi US$9.000 millones y recursos del Banco por valor de US$6.600 millones más.
Al mismo tiempo, los donantes acordaron que se destinara a donaciones un mayor
porcentaje (hasta el 21%) de los recursos para ayudar a resolver problemas concretos, como
la epidemia del VIH/SIDA, a los que se enfrenten los países más pobres y vulnerables.

Aproximadamente la cuarta parte de la asistencia financiera del Banco corresponde a
créditos de la AIF. Si se exceptúan los fondos de la AIF, sólo una parte muy reducida de los
ingresos del Banco procede de los países miembros.

Préstamos por valor de US$11 millones. Los países en desarrollo de ingreso más alto
(algunos de los cuales pueden obtener préstamos de fuentes comerciales, pero generalmente
sólo con tasas de interés muy elevadas) reciben préstamos del BIRF.

Los países que obtienen préstamos del BIRF tienen más tiempo para reembolsarlos que si
los obtuvieran de bancos comerciales: el plazo de reembolso es de entre 15 y 20 años y hay
un período de gracia de entre tres y cinco años antes de empezar a pagar el principal. Los
gobiernos de los países en desarrollo toman fondos prestados para programas concretos,
como actividades de lucha contra la pobreza, prestación de servicios sociales, protección
del medio ambiente y promoción del crecimiento económico, que permitan mejorar los
niveles de vida. En el ejercicio de 2004, el BIRF suministró préstamos por un total de
US$11millones en apoyo de 87proyectos en 33 países.

Movilización de capital. El BIRF obtiene casi todos sus recursos monetarios en los
mercados financieros mundiales. En el ejercicio de 2004 obtuvo US$13.000 millones en
esos mercados. Para conseguir fondos, el BIRF emite bonos y, gracias a su clasificación
crediticia AAA, luego traspasa las bajas tasas de interés a sus prestatarios.
El Grupo del Banco Mundial. Además de BIRF y la AIF, hay otras tres organizaciones
que forman parte del Grupo del Banco Mundial. Éstas son: la Corporación Financiera
Internacional (CFI), que promueve la inversión privada proporcionando apoyo en sectores y
países que presentan un riesgo elevado; el Organismo Multilateral de Garantía de
Inversiones (OMGI), que ofrece seguros (garantías) contra riesgos políticos a los
inversionistas y prestamistas que operan en países en desarrollo, y el Centro Internacional
de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), que soluciona las diferencias
relativas a inversiones entre los inversionistas extranjeros y los países en que éstos operan.
Bienes mundiales. Durante los últimos años, el Banco Mundial ha dedicado una cantidad
considerable de recursos a actividades destinadas a producir efectos de alcance mundial.
Una de ellas es el alivio de la deuda y, en el marco de la Iniciativa reforzada para los países
pobres muy endeudados (PPME), 26 países pobres se han beneficiado de medidas de alivio
de la deuda que, con el tiempo, les permitirán ahorrar US$41.000 millones. Estos países
podrán destinar los fondos que ahorren en concepto de reembolso de la deuda a programas
de vivienda, educación, salud y bienestar para los pobres.

El Banco Mundial, junto con 189 países y numerosas organizaciones, se ha unido a una
asociación mundial sin precedentes cuyo objetivo es combatir la pobreza. Los objetivos de
desarrollo del milenio establecen valores concretos para los objetivos relativos a la
matrícula escolar, la mortalidad infantil, la salud materna, las enfermedades y el acceso al
agua que deberán alcanzarse para 2015.

Entre otras muchas actividades en colaboración a nivel mundial, el Banco Mundial otorga
ahora la mayor importancia a la lucha contra el VIH/SIDA. Es la institución que otorga más
financiamiento a largo plazo para programas relativos al VIH/SIDA en todo el mundo.
Actualmente, los compromisos del Banco relacionados con el VIH/SIDA superan los
US$1.300 millones, y la mitad de esa suma se destina a África al sur del Sahara.

La labor sobre el terreno puede ser de tipos muy distintos. Actualmente el Banco Mundial
participa en más de 1.800 proyectos en casi todos los sectores y países en desarrollo. Se
trata de proyectos tan distintos como ofrecer microcrédito en Bosnia y Herzegovina y
promover la concienciación sobre el SIDA en las comunidades de Guinea, apoyar la
educación de las niñas en Bangladesh y mejorar la prestación de servicios de salud en
México, ayudar en la reconstrucción de Timor-Leste a partir su independencia o ayudar a la
India en la reconstrucción de Gujarat tras un terremoto devastador.

Impacto del Banco Mundial en México

A mediados de 2007, el Banco Mundial difundió su último estudio sobre el país, titulado México
2006-2012: Creando las bases para el crecimiento equitativo. En el informe se analiza el hecho,
muy preocupante, de que en lo que va del nuevo milenio la economía mexicana ha estado creciendo
inclusive a tasas inferiores al promedio de los otros países latinoamericanos, y esto a pesar de los
altos precios del petróleo que le han dado oxígeno al erario público. Este reporte pesimista contrasta
de manera radical con un informe anterior del Banco Mundial, circulado seis años atrás, a propósito
de la transición democrática que se dio a fines de 2000 en México.
En ese antiguo trabajo, el Banco Mundial presuponía, de manera particularmente ingenua, que el
entonces nuevo gobierno de Vicente Fox podría dar un golpe de timón en la conducción económica
del país. Pero justo sucedió lo contrario: el gobierno de Fox acabó siendo muy ineficaz, aún más
que los gobiernos de sus antecesores inmediatos. Una vez más, el Banco Mundial había hecho un
mal ejercicio de prospectiva económica y política en el caso de México.

Pero en su último reporte de 2007 el Banco ya no yerra. Y no lo hace porque en esta ocasión
participa de la opinión mantenida desde hace años por un buen número de economistas mexicanos
no ligados a la institución. ¿Cuáles son las razones del actual estancamiento económico de México?
La falta de reformas estructurales profundas en el ámbito fiscal, en el sector energético, en el sector
de telecomunicaciones, en el de impartición de justicia, etcétera. Y éstas no han sido hechas, señala
ahora el informe por primera vez, porque han sido obstaculizadas “por grupos de interés que
prefieren mantener el status quo”.
Esa observación es añeja. Ya en la década de los sesenta el economista inglés Nicholas Kaldor
observaba que aunque México requería de una reforma fiscal progresiva y profunda, ésta no se daría
porque sería fácilmente bloqueada por grupos de interés. Y ya en los noventa, cuando el Banco
Mundial no tenía remilgos en alabar los procesos de privatización que se daba en esos momentos en
México, muchos críticos dábamos la voz de alarma con escritos del siguiente tenor: “De acuerdo a
la revista Forbes, en México el número de multimillonarios, con una riqueza de más de mil millones
de dólares, aumentó dedos en 1991, a siete en 1992, a trece en 1993, a veinticuatro en 1994. Para
entonces, México tenía ya más multimillonarios que el Reino Unido e Italia. Cierto es que parte de
la razón fue que el peso estaba muy sobrevaluado en 1994 (‘sólo’ diez de los veinticuatro
permanecieron en la lista de Forbes en 1995). Pero, aun así, ¿cómo es posible que se haya registrado
un aumento neto de once multimillonarios en 1993, año en que la economía estuvo virtualmente
estancada? La razón obvia es que la mayoría de esos ‘empresarios’ obtuvieron rentas oligopólicas y
monopólicas de empresas privatizadas que no fueron posteriormente reguladas”.
En todo caso, y a modo de conclusión, sean bienvenidos los recientes cambios organizacionales por
los que está pasando el Banco Mundial. Aunque México se beneficiará poco con ellos: dado que el
país ya tiene en los mercados financieros internacionales un grado crediticio alto, la importancia de
la institución está destinada a volverse muy pronto insignificante a los ojos de los mexicanos. Sin
embargo, debe también añadirse que muchos países menos desarrollados seguirán teniendo
necesidad de un banco internacional de fomento económico que sea imparcial, analítico, efectivo y
siempre justo (similar al BIRF que imaginaba Lord Keynes en 1944). Ése es el papel que puede y
debe desempeñar el Banco Mundial de aquí en adelante

Fondo Monetario Internacional

Historia
El Fondo Monetario Internacional, como idea fue planteado el 22 de julio de 1944 durante
una convención de la ONU en Bretton Woods, New Hampshire, Estados Unidos; y su
creación como tal fue en 1945.

El FMI es una institución internacional que reúne a 188 países, y cuyo papel es: fomentar la
cooperación monetaria internacional; facilitar la expansión y el crecimiento equilibrado del
comercio internacional; fomentar la estabilidad cambiaria; coadyuvar a establecer un
sistema multilateral de pagos para las transacciones corrientes entre los países miembros y
eliminar las restricciones cambiarias que dificulten la expansión del comercio mundial;
infundir confianza a los países miembros poniendo a su disposición temporalmente y con
las garantías adecuadas los recursos del Fondo, dándoles así oportunidad de que corrijan los
desequilibrios de sus balanzas de pagos sin recurrir a medidas perniciosas para la
prosperidad nacional o internacional, para acortar la duración y aminorar el desequilibrio de
sus balanzas de pagos.

Esta institución fue creada en 1944 y en su origen, debía garantizar la estabilidad del
sistema monetario internacional después de la crisis financiera o quiebra de 1929. Después
de 1976 y de la desaparición del sistema de cambio fijo, el FMI heredó de un nuevo papel
ante los problemas de deuda de países en desarrollo y ante las crisis financieras
internacionales.

Su sede se encuentra en Washington, la capital de los Estados Unidos.

Objetivo

Las responsabilidades del FMI: El principal propósito del FMI consiste en asegurar la
estabilidad del sistema monetario internacional, es decir el sistema de pagos internacionales
y tipos de cambio que permite a los países (y a sus ciudadanos) efectuar transacciones entre
sí. Este sistema es esencial para fomentar un crecimiento económico sostenible, mejorar los
niveles de vida y reducir la pobreza. Recientemente, el FMI ha clarificando y actualizado su
cometido a fin de cubrir toda la problemática de la macroeconomía y del sector financiero
que incide en la estabilidad mundial.

Financiamiento
El FMI otorga financiamiento con el fin de dar a los países miembros margen de maniobra
para corregir sus problemas de balanza de pagos. Las autoridades nacionales, en estrecha
colaboración con el FMI, formulan un programa de políticas respaldado con financiamiento
del FMI, y la continuidad del financiamiento está sujeta a la implementación eficaz de ese
programa. Ante la crisis económica internacional, el FMI fortaleció rápidamente su
capacidad de préstamo al aprobar en abril de 2009 una reforma profunda (i) de los
mecanismos de apoyo financiero, y en agosto de 2010 y diciembre de 2011 se adoptaron
aún más reformas.

En las reformas más recientes, los instrumentos del FMI para la concesión de préstamos
fueron objeto de nuevas mejoras a los efectos de brindar herramientas flexibles para la
prevención de crisis a una amplia gama de países miembros que mostraran solidez en sus
parámetros fundamentales, políticas económicas y marcos de política institucional. En el
caso de los países de bajo ingreso, el FMI duplicó los límites de acceso al crédito y está
ampliando los préstamos (i) a los países más pobres, respaldado por las utilidades
extraordinarias de las ventas de oro, eximiéndolos del pago de intereses hasta fines de 2014.

Impacto del Fondo Monetario Internacional en el mundo

El Fondo Monetario Internacional, institución con una importancia cada vez más creciente
en todos los aspectos de la política nacional e internacional, al ser una de las garantías de la
estabilidad económica, facilitar el comercio internacional, promover un alto nivel de
empleo o de luchar activamente contra la pobreza en el mundo.

Que la práctica totalidad de los países del mundo formen parte en la actualidad del FMI
pone de manifiesto cuál es la influencia y peso de esta institución en el mundo. No en vano,
el hecho de pertenecer a esta institución garantiza a los países una serie de beneficios a los
que de otra forma les resultaría caro o difícil acceder.

Como bien dice la primera letra de sus siglas, el FMI es un fondo, y como tal se nutre de las
aportaciones de sus participantes. Su financiación principal corre a cargo de las cuotas de
cada uno de los 181 países que participan en él, cuyas contribuciones dependen en gran
medida en el tamaño y peso de la economía de cada uno de los países en comparación con
el total de la economía mundial.

Como si de una comunidad de vecinos se tratara, las cuotas se revisan como mínimo cada
cinco años, decidiendo si hay mayores necesidades de financiación o no y a quien deberían
subirse esas cuotas. Esta es la forma principal que tiene el FMI para financiarse, pero no es
la única. A partir de 2009, la institución emite pagarés que permite a los países invertir en
valores del FMI, y constituye un suplemento de financiación al margen de las cuotas de los
países.

El FMI podría representar perfectamente nuestro asesor financiero particular. Una de sus
funciones principales sería realizar un estudio sobre nuestra situación económica y
patrimonial y nos recomendaría la inversión que mejor se adaptase a nuestras necesidades
con el objetivo de lograr el mayor bienestar posible.

Este es precisamente uno de los objetivos del FMI: aconsejar a los países de cuáles son las
directrices a seguir para lograr una mejor estabilidad económica y de esta manera lograr un
mayor bienestar en el país. Este fue el caso de la economía japonesa, una de las más
complejas del mundo y diferente a la de cualquier país occidental que, tras 13 años sin
apenas crecimiento, logró volver a crecer de manera significativa en el año 2003 después de
que el FMI le aconsejara revitalizar su sistema financiero.

Pero también puede representar un amigo que nos ayuda cuando estamos atravesando una
mala situación económica. Cuando un país está atravesando por problemas causados por un
suceso transitorio ofrece ayudas y préstamos para poder suavizar esa mala situación. En
Kenya, en el año 2000, y después de una grave sequía que afectó a las cosechas de miles de
agricultores, fue ayudada con un crédito por valor de 52 millones de dólares, y que se
integraba con otro que se había concedido previamente al país africano para la lucha contra
la pobreza de 193 millones de dólares.

De todos modos, la mayor importancia del FMI para los países occidentales como España
radica en el cálculo es en las previsiones de las variables macroeconómicas principales,
sobre todo las que tratan de medir la evolución del crecimiento de un país. Esta medida es a
menudo la más fiable y la que más tienen en cuenta los gobiernos para llevar a cabo sus
políticas económicas.

Y esto son solo varios ejemplos de cuáles han sido las aportaciones del FMI a la economía
mundial durante los 68 años de su existencia. Pero no son los únicos. Si echamos un vistazo
rápido a cualquier periódico o medio de comunicación, casi con toda seguridad
encontraremos dos o tres noticias diarias relacionadas con el FMI. Bien sea en su labor de
asesoramiento, de previsión de variables macroeconómicas, de supervisión o de ayuda al
desarrollo, el FMI está cada vez más presente en la economía mundial, y por tanto en
nuestra vida cotidiana.
Impacto a nivel nacional en México

La relación de México con el FMI es de especial importancia, porque este país parece tener
tanta influencia sobre la agencia prestamista como ésta entidad sobre él. Sólo basta
recordar cuando México anunció en 1982 que no podía cumplir con el pago de la deuda,
este hecho fue suficiente para que se desencadenara la crisis de la deuda en el tercer mundo,
y también para convertir al Fondo en una agencia de manejo de deuda. A pesar que la era
de los rescates oficiales comenzó durante estos años, la era de rescates masivos no comenzó
sino con la crisis del peso en 1994-95, un evento que transformó al FMI. (No hay duda que
la desproporcionada influencia que México ejerce en el mundo, particularmente en el
mundo en desarrollo, se debe principalmente a su tamaño y a su proximidad a Estados
Unidos).

De forma que, una evaluación adecuada de la relación entre México y el FMI debe incluir
las experiencias de los años 80. Pues fue en esta época en que las fallas del enfoque del
FMI empezaron a aparecer. Durante este tiempo, el propósito del crédito de emergencia del
Fondo era evitar una crisis financiera internacional (los bancos más grandes de Estados
Unidos habían otorgado préstamos que sobrepasaban su capital) y dar un respiro a México
y a otros países endeudados para que pudieran poner en orden sus finanzas. Con el paso de
los años durante esta década, el Fondo confió aún más en el otorgamiento de préstamos
condicionados en un esfuerzo por promover un cambio en las políticas. En la práctica, el
rol del FMI como acreedor y como tercer parte negociadora desincentivó a México y a sus
acreedores en el sector privado para lograr una solución a la deuda, lo que solo atrasó la
reforma